Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5022819
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 35 - ver ahora
Transcripción completa

-Hicimos lo que pudimos. Si quieres la llamo y que eche un ojo.

-No, no llames a nadie, ya llamo yo un fontanero.

-Justo esta noche habíamos pensado

en ir con unas compañeras a un garito del centro.

Es a las 21:00, en el Cinema.

-Málaga, Madrid, Sitges...

O sea que la sobrina tiene media docena de casas a su nombre.

-Con esto, creo que podemos desmontar

los argumentos de la denunciante.

Ha habido un... problema con el envío.

Era demasiado... voluminoso.

-Tuve un pequeño problemilla

y no pude venderlas todas. Vamos, compré demasiados.

-Intento colocarlos, pero no te prometo nada.

-¿De qué hablas? ¿Funcionan o no?

-Tienen un pequeño defecto, no tiran del todo bien.

Lo he encontrado debajo del frutero.

El préstamo es de 30 000 euros, no de 15 000.

¿Pensabas que me podrías engañar? -¿Cómo te voy a engañar, cariño?

Si yo te explico todo lo que tú me pidas.

Pero, de verdad... Ay, mira, José, vale ya, ¿eh?

Vale ya, y asume tus responsabilidades de una vez.

-Solo necesito que estés en una esquina,

con el motor encendido, listo, y cuando yo llegué,

nos vamos volando. -No sé si conseguiré una moto.

-Una de tu cuñado, que tiene en el taller.

-Está tu hermana, y le he comprado entradas para ir al cine mañana.

(LUIS) "¿Y cuándo vais?". (DANIEL) "A las 21:00, más o menos".

He visto los documentos que rescató Charly

del ordenador de mi padre.

En casi todos los archivos que están borrados

aparece la misma anotación. O.S.

O.S. es la abreviatura de Obrilservices.

Estoy seguro de que alguien ha querido borrar

el rastro del negocio de Fajardo del ordenador de mi padre.

Movimientos de dinero, números de cuenta,

y casi todo en paraísos fiscales.

-Se trata de información muy delicada

que afecta a un cliente, así que te pido prudencia.

¿Habéis sido vosotros?

Por ahora no te podemos contar nada,

pero cuando llegue el momento, lo haremos.

"Quiero sacarte de este lío",

pero me lo tienes que contar todo.

-Necesito saber que no se lo vas a contar a nadie.

¿Aceptas ser mi abogado?

Contéstame, Ángel, ¿aceptas ser mi abogado?

-Sí, sí acepto, pero creo que estás exagerando un poco.

-Pero ¿me garantizas que vas a mantener el secreto,

pase lo que pase? -¿Se puede saber por quién me tomas?

¿Acaso dudas de mi profesionalidad? -No, de ninguna manera.

Por eso he recurrido a ti, pero quería oírlo de tu boca.

-Respetaré el secreto profesional.

Y ahora dime qué está pasando,

porque nunca te había visto tan alterado.

-Estoy pasando los peores días de mi vida.

Obrilservices es una tapadera.

Supongo que no te sorprende.

Fajardo la creó para blanquear capitales

de otras actividades no tan lícitas.

-Sabía que había algo turbio.

Pero ¿blanqueo de capitales? -Ya, ya lo sé. Soy una mierda.

Sí, soy el testaferro de una empresa

que está en medio de una trama ilegal,

y encima... encima estamos en el punto de mira de la fiscalía.

-Lo importante es que Fajardo sabe de la gravedad este asunto.

Tenéis que ser una piña, ¿me oyes?

Tanto él como tú no queréis que este caso trascienda.

-No, no, Fajardo no es el problema, pero es que hay otros socios.

-¿Otros socios? -Ajá.

-¿Quiénes? -No sé, no me lo ha querido decir,

pero no hay que ser muy inteligente

para darse cuenta de que serán, pues... cárteles rusos o chinos,

gente que no se da con tonterías.

-¿Te han amenazado para que no colabores

durante la inspección fiscal? -Ni ahora ni nunca.

No me puedo desprender de las acciones.

Además, tengo que seguir siendo su representante legal.

-Hay que reconocer que ha sido una buena estrategia.

Eres el testaferro y al tiempo, abogado.

Debes mantener el secreto profesional, la boca cerrada.

Muy hábiles.

Estás jodido. -Muchas gracias.

-Pero podría ser mucho peor.

Ahora mismo simplemente eres el hombre de paja, nada más.

Porque no hay nada más, ¿verdad?

Dime, por Dios, que si el fisco tira del hilo, tú estás limpio,

que no has cobrado ni un solo euro. -Lo único que he hecho ha sido

ayudar a un amigo que se estaba divorciando.

Necesitaba a alguien que figurara como titular de las empresas

para que no se las quedará la mujer.

Ya está, he actuado de buena fe. -Lo sé.

Lo sé, pero no te he preguntado esto.

Te estoy preguntando si obtuviste algún beneficio.

Eso cambiaría mucho las cosas. -No he sacado un euro de la empresa.

-¿Fajardo solo te pagó tus honorarios como abogado?

-Es lo que te estoy diciendo.

-Tu integridad te va a salvar.

Es una posición muy complicada, pero defendible.

No te preocupes.

-¿Y qué pasa con Leiva?

Si sigue metiendo las narices, va a descubrir mi vinculación.

-Es un asunto delicado, desde luego. -¿Qué delicado? No, es grave.

-No te alteres.

Déjalo en mis manos.

Ahora soy abogado.

-Eres más que eso.

Eres un buen amigo. Muchas gracias.

(Sintonía "Derecho a soñar")

(Puerta abriéndose y cerrándose)

Hola, mamá.

Pensaba que estarías con Trini. -No.

No veas qué rollazo de "poetry session",

"jam" o como se diga.

Qué espesura, y luego dicen de las convenciones de muñecas.

¿Qué tal?

¿Qué te pasa, mamá?

Mamá, ¿qué ha pasado?

¿Te has enfadado con Trini?

Dime algo, mamá, por favor.

Nunca te había visto así.

Es que...

Tranquila.

Llora todo lo que necesites, estoy aquí.

Estoy aquí.

Tranquila.

(Ronquidos)

(Ronquidos)

(Ronquidos)

(MASCULLA) Esto es increíble.

(Ronquidos)

-¿Y si por un momento nos quitamos las máscaras?

-¿Sabes lo que pasa, Ángel?

La verdad que me lo paso muy bien con vos,

pero si cada vez que nos separamos, vas empezar con la misma pregunta...

me vas a aburrir. -Anoche tuve una conversación

con Francisco Zabálburu. -¿Me estás escuchando?

-Una conversación sobre Obrilservices.

-Ajá, muy interesante.

-¿No te dice nada ese nombre?

-No, no me dice nada, y además un avión me está esperando.

-Si no te dice nada, te cuento una historia.

-Pero que sea cortita, por favor.

-Había una vez... -¿"Había una vez"?

¿Empieza así? Es una historia larguísima esa ya.

-Te voy a contar la versión corta, pero escúchame.

-Te escucho. -Yo era joven.

Era mi primer caso importante,

el de un edil que había paralizado la obra de un hotel

por ciertas irregularidades.

Como yo era novato, me pasé horas y horas estudiando.

Estaba obsesionado con el rastro del dinero

del contratista de mi cliente.

Quería saber cómo habían financiado todo aquello.

-¿Encontraste algo?

Descubrí que durante la última semana,

ese dinero había pasado por tantos países diferentes,

por tantos paraísos fiscales,

que era prácticamente imposible descubrir su procedencia.

-Muy interesante tu historia, pero te pido que me la hagas cortita,

porque voy a perder el avión. -Gané el caso.

Y ese hotel no solo se financió con dinero legal,

sino que ahora es uno de los más prestigiosos de la ciudad.

-Ajá. ¿Y tiene alguna moraleja tu historia?

-Cada vez que paso por ahí, no puedo dejar de ver...

que es algo legal

financiado con dinero ilegal.

-Muy lindo final, sí, señor.

-¿Sabes qué es lo que pienso? -Me muero de ganas de saberlo.

-Que esto no es más que la síntesis de nuestra hipocresía.

El dinero limpio no existe, solo existe el dinero sucio.

-Brillante. Te felicito.

-Sé que Obrilservices blanquea dinero

que Fajardo está amenazado...

y que hay más socios.

-¿Qué más te dijo Francisco?

-Creo que es el momento de que hables tú.

¿No crees?

-¿Sabes qué pasa, Ángel?

Que a veces el dinero sucio está demasiado sucio,

y en algunos casos, es mejor no acercarse,

porque te puede complicar la vida.

-Demasiado tarde.

Felipe Leiva no murió de un infarto.

¿No?

-¿Crees que si yo lo supiera, te lo diría?

-De alguna forma, ya me estás contestando.

-Saca tus propias conclusiones.

Pero ¿te puedo pedir un favor?

No te pongas tan serio, de verdad.

Es que me entra un sopor...

Me voy a aburrir, y yo con vos me divierto.

-Está bien, no volverá a pasar.

¿Tú no ibas a perder un avión?

-Sí.

Buenos días, mamá.

¿Has descansado?

-Sí, bastante.

Pues ahora un té y como nueva.

Hay tostadas, mermelada...

¿Quieres huevos o... un zumo de naranja?

No, así está perfecto.

Siento que ayer me vieras así.

No tienes que pedir perdón, mamá.

No hay nada que sentir.

Es que a veces, una se da cuenta de ciertas cosas, y...

No siempre tenemos que ser tan fuertes.

Hay cosas que a veces nos afectan.

Y no hay que avergonzarse por llorar, no tiene nada de malo.

Yo siempre he sido muy llorona, desde pequeñita.

Tú siempre has sido un amor de niña.

Y ahora mírate, hecha toda una adulta.

A veces parece que te necesito más yo a ti que tú a mí.

No digas eso, porque no es verdad.

Te necesitaba entonces y te necesito ahora.

-Pero ya sé cómo va a terminar la visita, ¿eh?

Con manchas de grasa en la camiseta

y el tirillas frotándolo, a ver si consigue meterle mano.

Oye, pues nunca se sabe. A lo mejor le funciona.

Yo sé de una chica que se volvió loquita por un mecánico,

a pesar de los lamparones de grasa.

-Bueno, ¿y qué, esta noche vais al cine al final?

(AMBOS) Sí. -Tengo muchas ganas de ver

el dramón romántico de la Primera Guerra Mundial.

Segunda Guerra Mundial.

Bueno, perdón.

¿Es que no nos podemos quedar en casita viendo la carrera de motos?

Chema. Bueno, perdón. Era una broma.

-¿Y vais a los cines de aquí?

Sí.

Ah, guay. Así te puedes ir dando un paseo,

que siempre te quejas de que estás todo el día sentada.

Pues sí. Es buena idea, ¿no?

Podríamos salir a las 20:00.

-Sí, a ver si no te retrasan a ti.

Espero que no, que hoy es viernes.

-¿Y es de estas largas, la peli?

Pues no lo sé, un par de horas, imagino.

Bueno, me voy a cambiar que se me hace tarde.

-Bueno, yo también, ¿vale?

¡Álex! Oh.

Venga, que Julia nos está esperando.

Toma. ¡Ay! El "meu nen". Pero qué guapo estás.

Ay. ¿Y tu padre? -Pues tiene fiebre.

37,1. Sí, claro. Moribundo está.

Bueno, ¿no nos vas a contar qué pasó con el fontanero?

-No. -Tía, no nos dejes con la intriga.

¿Hubo temita o no? -¿En serio queréis saberlo?

(AMBAS) Sí. -Vosotros lo habéis querido.

-Hola, chicas.

-Hola. Hola.

Nada, que... Pues nos vamos, que tenemos que hacer unas cosas.

(CAROL) Eh... Sí, sí. ¿Verdad?

Sí, sí. Ahí. Vamos.

Eh... Justo ahí.

(IVÁN) Hola, bella.

-Si venías por el baño, está todo bien. No ha habido más quejas.

Si surge cualquier cosa, te llamaremos.

No, si venía realmente por ti.

-Ah.

-Anoche hubo como magia entre nosotros, ¿no crees?

Te conté cosas que no le había contado a nadie.

No sé, te mostré mi yo más oculto y personal.

Fue una pasada, ¿no? -Vamos, una cosa apasionante.

-Y esta mañana al despertarme,

he caído en que no nos dimos nuestros teléfonos,

y me he escapado de la obra para darte el mío.

Mira.

Aquí está.

¿El tuyo? -Ya... Ya te llamaré yo

y te lo guardas.

-Genial. Pues nada...

Llámame cuando quieras.

Por cierto.

(SUSURRA) Ya he arreglado todo con mi amiga portuguesa.

Soy libre para ti.

-Cuéntanos, porque estamos flipando.

-Pero qué tío más ñoño, por favor.

Con los juntitos que os dejamos... ¿No hubo "feeling"?

-Cero. -¿De verdad?

Pensábamos que había habido tema. -No, si temita hubo.

El problema es que me tuve que tragar el portfolio

del artista que el susodicho lleva dentro.

250 fotos.

Pero a ti te mola el rollo artistilla, ¿no?

Si es artista, sí.

Pero si es el careto de este tío

tapando el Algarve portugués, pues...

Sí, sí, sí, reíros.

Pero cada explicación de cada hora, para mí fue un infierno.

-Y aun así, os enrollasteis.

-Hombre, con algo me tenía que compensar, ¿no?

Pero ¿a quién se le ocurre?

El tal... Iván, muy bien con las tuberías,

pero no tiene medida.

-Hola.

Hola. Hola.

¿Quieres un café? No.

Es que tengo muchísima prisa.

Tengo que organizar todos estos documentos para la reunión de hoy.

Bueno, es que... he descubierto algo

que va a dar la vuelta al caso, Jorge.

Pero... Pero es que me ha venido como caído del cielo.

Ah, qué bien. Sí, pero bueno.

Ya te lo contaré con calma, porque veo que no me entiendes.

Sí. Y, bueno,

eh... también quería devolverte este libro.

Gracias. Ya te dije que no hacía falta,

que lo usaras lo que quisieras. No lo necesito.

Ya, pero es que... te he visto

y he pensado: "Mira, pues una excusa para saludarlo".

Eso, y estos cruasancitos.

De la panadería de la esquina.

Ah, genial. Muchas gracias.

Bueno, ¿qué?

¿Qué, de qué?

¿No me vas a desear suerte?

Sí. Ah, perdona. Tienes toda la razón.

Mucha suerte.

Adiós.

Adiós.

-¿Entonces?

-No sé. -Sí que sabes.

Hemos estudiado todas las declaraciones.

Conoces muy bien el caso, te lo sabes de memoria.

¿Qué te falta?

Ayer, antes de dormirme, pensaba en lo que diría,

y me salía un discurso perfecto,

superarticulado, que hasta me convenció a mí misma.

Pero es pensar que lo tengo que decir delante de gente, y no sé.

Es que se me empieza a liar todo, me trabo, y...

-Estamos en familia, aquí no hay público.

Yo no cuento como público, ¿vale?

Tómalo como si fuera un ensayo.

O como si estuvieras pensando en voz alta.

¿Qué le dirías al juez

para convencerlo de que el Conde Negro no secuestró a Antonella.

¿Qué le dirías?

Vale, vamos a plantearlo de otra forma, ¿te parece?

El Conde, como cualquier otro habitante de la comarca,

es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Tú no tienes que defender su inocencia.

Es la otra parte la que tiene que defender su culpabilidad, ¿sí?

Vale, ¿qué pruebas tenemos hasta el momento?

-Ninguna, solo la declaración de Antonella.

-¿Y qué hay en esa declaración?

-Que es contradictoria.

-Vale. ¿Entonces?

-Es que ya lo sé, parece muy fácil. Eso es lo que me agobia.

-¿Por qué? -Porque es humillante

perder un caso tan fácil. -No lo vas a perder, Carol.

Lo vas a ganar. Estamos aquí viendo cómo vas a ganarlo.

¿Vale?

¿Cómo ganas un juicio en el que no hay ninguna prueba

que demuestre la culpabilidad de tu cliente?

-Es que creo que ya sé lo que me está agobiando.

-¿Y qué es?

-Pues es que a mí, cuando la gente me dice algo, yo me lo creo.

A no ser que sea alguien que ya conozco y qué sé que no es de fiar,

lo que me digan me lo voy a creer.

-Bueno, pues... utilízalo a tu favor.

Tú creíste la declaración del Conde Negro, ¿verdad?

-Sí. -¿Qué quiere decir eso?

Que hay una parte de ti que cree en tu cliente,

y hay otra parte de ti que no, que cree en Antonella.

Desdóblate.

La Carol que acusa, allí.

La Carol que defiende, aquí.

Ahora estamos con la que defiende.

Eres la abogada defensora del Conde Negro.

Tú confías en él.

¿Sí?

Olvídate de la otra Carol.

Venga.

Habla.

-¿Ahora? -Claro, ahora.

Tú no puedes permitir que tu cliente vaya a la cárcel.

Él asegura que no ha cometido ningún delito,

y tú crees que dice la verdad. Defiéndelo.

¿Por qué no debe ir a la cárcel?

-Se estaría cometiendo en justicia. -Vale. Bien.

Esto es el juzgado.

Yo soy el juez.

¿Cuál es la injusticia que se estaría cometiendo?

Se estaría mandando a la cárcel a alguien solo por un testimonio,

sin ninguna prueba que lo sustente.

Y un testimonio que es contradictorio,

con poca credibilidad porque es titubeante.

Sería una injusticia tremenda, una afrenta al sistema judicial.

-Bien.

Bien. Bien, Carol.

A ver, lo de la afrenta, quizás es un poquito excesivo, pero bien.

Bien.

Te estás soltando,

has empezado a argumentar... De eso se trataba.

¿Sí?

¿Qué te pasa?

-Nada.

-Carol, a ver, sí te pasa algo. Dime.

¿Qué es lo que no te acaba de convencer?

-Que me habría gustado defender a Julia.

-Claro.

Y a mí me hubiera gustado parecerme a Paul Newman.

¿Repasamos lo que dicho la acusación?

-Yo siento mucho esta situación.

No es plato de buen gusto para nadie, pero...

veía que mi sobrina estaba sufriendo. No tenía otra opción.

-Gracias, señora Benjumea.

En fin, creo que ha quedado todo claro.

No hay margen de negociación.

Vuestra defendida, como hemos demostrado, ha incumplido la ley.

O paga o la desahuciamos. (BERTA) Perdón.

Solamente tengo una pregunta.

Señora Benjumea,

¿esperaba usted que Giselle Okoni pudiera acceder a una defensa

que se tomara en serio su caso?

-Claro.

Me parece perfecto

que todos tengamos derecho a una buena defensa.

Tanto ella como yo la tenemos. -Gracias por la parte que me toca.

No tengo más preguntas.

Pero sí me gustaría explicar

parte de las investigaciones que he realizado sobre este caso.

-¿Realmente le parece necesario? -Le prometo que seré muy breve.

Además, puede que le interese antes de ir a un tribunal.

Lo cierto es que no hay que ser Sherlock Holmes

para llegar a las conclusiones que he llegado.

Yo había pensado probar

que la señora Benjumea y su sobrina, la señora Benjumea Prieto,

que, por cierto, lleva en España ya cinco años.

Bueno, había pensado probar que ambas tienen una trama de pisos

que adquieren a precios irrisorios

de inquilinos al borde de la precariedad

o a punto del impago.

Pisos que después reforman

y lanzan de nuevo al mercado de compraventa o de alquiler,

obteniendo así grandes beneficios.

Hasta 14 he podido localizar.

-Vamos a ver... -Tranquilo, letrado.

Ya se lo digo yo.

La especulación, al menos de momento, no es un delito.

Por eso no creo que tenga que presentar estas pruebas.

Lo cierto es que los especuladores se sienten impunes,

porque no cometen ningún delito.

Pero también porque las víctimas de la especulación

pocas veces los vemos en los tribunales.

Y cuando llegan, no cuentan con más defensa que una de oficio.

Esta letrada que tienen aquí delante

anoche hizo una cosa que no había hecho nunca.

Anoche comí con las manos.

-¿Eso tiene alguna importancia? (CARLOTA) Antonio, deja,

que seguro que te interesa.

(BERTA) Gracias, Carlota.

Como le decía, anoche Giselle me invitó a cenar a su casa.

Me preparó un plato riquísimo de su tierra, Kenia.

Precioso, a juzgar por las fotos que me enseñó en la sobremesa.

Entiendo que para los inmigrantes...

tiene que ser muy duro dejar su familia, su tierra...

por necesidad.

Aparte de las fotos, me enseñó numerosos documentos,

montones de papeles,

de esos que todos pedimos para firmar, rellenar..

Los extranjeros lo tienen que hacer a menudo

en un idioma que aún no dominan.

Cualquiera dudaría de lo que firmó, ¿no?

En toda esa montaña de documentos,

me llamó la atención la carta certificada que recibió y firmó,

donde su propietaria le triplicaba el alquiler.

Me llamó mucho la atención, y mi sorpresa fue mayúscula

cuando comparé esta carta con la que ustedes presentaron ayer

como prueba para la denegación de la prórroga de desahucio.

Y pasa una cosa curiosa.

Ambas cartas certificadas no coinciden.

La carta que recibió Giselle

está fechada como recibida y firmada

después de que se venciese el contrato,

para ser exactos, un mes.

Sin embargo, la carta que presentaron ustedes es anterior.

Si esto no es una clara manipulación para perjudicar a mi defendida,

solamente podría ser considerado como un caso paranormal.

Y permítanme que les diga

que los tribunales poca estima tienen por estos casos,

por no decir ninguna.

-Lo mejor para todos es que hagamos un receso.

¿Vale? Luego, los abogados ya hablaremos las cosas.

¿Has sido tú?

Pues resulta que soy muy amiga del Ratoncito Pérez.

Nos conocimos cuando se me cayó mi primer diente,

y desde entonces hemos mantenido el contacto.

Me ha pedido que le haga un favorcito,

que le dé su parte esto a Cristina,

porque anda tan liado que no llega a todos los niños

a los que se les caen dientes en el mundo.

Así que, ya ves, me ha nombrado su ayudante,

que ya es más categoría de la que tengo en el bufete.

Ay...

Que yo no he sido, ha sido Ratoncito.

Eres un amor.

Qué ilusión le hará Cristina.

Espero que sí.

(FRANCISCO SUSPIRA) Buenos días, Fran...

-Qué susto. Ángel, no te había visto.

-Buenos días.

-¿Qué haces aquí?

-A ver qué te parece esto.

-Pues son...

dos firmas igual que...

Esta firmas es de Felipe Leiva.

-Me alegra que pienses eso, porque es justo lo que intento,

reproducir su firma.

Seguramente no pasaría un peritaje grafológico,

pero sí puede dar el pego con Jorge.

-¿Qué quieres hacer con esto? -Tranquilo, confía en mí,

que tengo un plan.

-¿Qué plan?

-No podemos hacer que Jorge olvide lo que sabe,

pero sí que se autoconvenza de que debe quedarse callado

y no seguir investigando. -Pero ¿cómo? ¿Qué tienes en mente?

-Cuando menos sepas de todo esto, mejor para ti.

Y...

también podrías poner un poco de tu parte.

-Sabes que tengo las manos atadas. -Me refiero a tu aspecto.

Hay que proyectar serenidad para no levantar sospechas.

¿Cuándo ha venido Francisco Zabálburu

con el nudo de la corbata sin arreglar?

Arréglatelo, si quieres yo puedo... -No deja, ya puedo solo yo.

Lo hago luego. -El aspecto es importante.

Pero aún es más importante convencerte

de que no tienes nada que temer.

Cuanto más convencido estés tú, más podrás convencerlos a ellos.

-Sí, como si eso fuera fácil.

-Ya verás que todo va salir bien. -Ángel.

Gracias por todo lo que estás haciendo por mí.

Sabré recompensarte.

-Jorge, te dejo esto para que le eches un vistazo.

Entiendo que estés así, pero no va a pasar nada.

¿De acuerdo?

Julia.

¿Puedes anularme la reunión que tengo a última hora, por favor?

Sí. Sí, sí, ahora lo hago.

Jorge.

A lo mejor no debería, pero... ¿pasa algo?

No, todo bien. Gracias.

He estado dándole vueltas a... ya sabes, el expediente.

Qué burocracia más complicada.

Me está costando un poco, la verdad.

Hay demasiada información que asimilar.

¿Tú podrías darme alguna clave o... o algo?

-Eres tú la que tienes que tomar tu propia decisión.

Ya te dicho lo que quiero, así que piénsatelo y me das una respuesta.

¿De acuerdo?

No tenéis ni idea. La gente que sabe lo hace con un melón.

-Tú sí que eres melón. -Es lo mejor.

-Los melones van fatal para eso. -Qué va.

Ah, chicos, chicos, que viene. -Chicos, aplauso, ¿eh? Aplauso.

No, no, no, que viene triste. Abrazo, mejor abrazo, ¿vale?

Pero si viene contenta.

No, yo creo que está disimulando que está triste.

-Olivia por favor deja que sea ella quien nos lo diga.

-Hola, ¿qué tal? -Hola.

-Pues en ascuas. Oye, ¿quién tenía la razón?

(RODRIGO) Está claro. Fue un secuestro, ¿no?

-Bueno, es que eso lo decides tú. Que hable la justicia.

-Creo que será mejor que los saques de dudas.

-¿No vamos a esperar a Jorge?

-Es verdad. ¿Jorge? ¿Jorge? Eh...

No sé, estaba liado. Creo que se quedó trabajando.

-Ya se lo cuento yo, tranquilos. Venga, suéltalo.

-Pues es una pena que no esté mi cliente.

Porque este tribunal declara al Conde...

inocente.

-¡Venga ya, hombre!

A ver, me alegro por ti, no me malinterpretes,

pero ¿en serio, inocente? -Rodrigo, ¿quieres dejar a la chica?

Que ha ganado su primer juicio. -A ver,

tampoco era un juicio, juicio.

-Has defendido a tu cliente delante un juez,

y lo ha declarado inocente.

Si eso no es ganar un juicio, yo me he perdido algo.

Claro que sí, Carol. Felicidades. Serás una abogada maravillosa.

(OLI) Cuéntanos cosas, no sé...

Hubiera dado el brazo por estar en el juicio de atrapada.

-Pues al principio, fatal. Estaba temblando, os lo juro.

Se me ha olvidado todo lo de esta mañana, pero...

de repente, el abogado defensor, o sea el tuyo,

se ha puesto a hablarle con una prepotencia a mi cliente,

que se me ha pasado de golpe. -Ahí estamos, claro que sí.

En el juzgado hace falta valor y pasión.

-Ole mi niña. ¡Ole! Un aplauso, ¿no?

-Bravo. -¡Muy bien!

-Ya, pero...

Gracias a vosotros, que me habéis ayudado muchísimo.

Jesús, en especial a ti, de verdad, que muchas gracias.

-Bueno... -Sí.

-Que no he hecho nada, de verdad. -¡Otro aplauso por el profe!

¡Grande! -Basta.

Basta. -¡Qué grande, Ben-Hur!

Qué grande. -Está bien. Está bien.

(OLI) Unas cervecitas, ¿no? -Venga, sí, ponme una a mí.

-No, ve tú, ve tú. -Sí, lo que me faltaba.

-Ya sabes dónde, en la primera nevera.

-Venga, vale. Saco entonces algo de comer.

-No, tampoco nos pasemos aquí.

-¿Qué nevera decías?

-De acuerdo, nos habéis pillado. ¿Qué queréis?

Como supongo que habéis desistido de ir a los tribunales,

queremos una prórroga del contrato por un año desde ahora,

donde solamente se repercuta la subida interanual del IPC.

Y por otra parte,

queremos que en ese año, su cliente deje de hostigar a Giselle.

Ella, por su lado, buscará otro sitio para vivir,

porque, como comprenderá,

no se siente muy cómoda viviendo en casa de alguien tan poco de fiar.

-De acuerdo. -Recuerde que tenemos una copia

de la carta certificada. -No te va a hacer falta, guapa.

Mi cliente ya no tiene ganas de meterse en más líos,

por lo menos con vuestra defendida.

-No se puede elegir a los clientes. -Yo creo que sí que se puede.

-Ay, qué jóvenes... Y qué bien le has enseñado, Carlota.

Enhorabuena. Señoras, nos volveremos a ver.

Hasta luego.

Adiós.

(GISELLE) ¿Ha ido bien?

Gracias, muchas gracias.

Ha sido un placer, Giselle.

-Enhorabuena, Berta.

Le has dado un vuelco a un caso que parecía perdido.

Gracias por tu confianza, Carlota.

-Habrá que ir a celebrarlo, ¿no? -Claro.

-Yo, la verdad, no... -Tú también, abogada, tú también.

-Quiero decirte que estoy

muy contento con el progreso de esta semana.

De verdad, te mereces haber ganado.

-Muchas gracias.

-¿Quién te examinaba? -La Verdugo.

La señora Navarro.

-¿La llamáis así?

-Algunos. (JESÚS RÍE)

Bueno, claro, a lo mejor yo también tengo un apodo, ¿no?

No, no quiero saberlo, no quiero saberlo.

Es algo que no me incumbe. Vosotros mismos.

Nosotros también nos inventábamos apodos.

-Imagino. -Va, fuera de batallitas,

¿te ha sido útil este simulacro?

-Sí. -¿Has aprendido algo?

-Sí, muchísimo.

-¿Qué has aprendido?

He aprendido a escuchar todas las versiones de algo,

para llegar a la verdad. -Ajá.

-A elaborar una defensa...

-Eso desde luego, claro, o sea...

¿Sabes qué? Creo que tú has aprendido algo mucho más importante.

-Ah, ¿sí? -Para empezar,

has aprendido a enfrentarte a un caso.

Pero lo más importante que has aprendido

creo que es que la justicia tiene claroscuros,

y que en muchos casos, los clientes

no son ni totalmente inocentes ni totalmente culpables.

Y a veces, como ha pasado en este caso,

nos toca defender situaciones moralmente bastante complejas, ¿no?

-Sí. Si es que aún soy un poco floja con eso, no sé.

No. Es necesario para los abogados.

No somos máquinas de defender, Carol.

Lo importante es que tengamos sentido de la justicia.

Por eso nos dedicamos a esto.

Y creo que es acertado de lleno

pidiendo ayuda a todos tus compañeros.

No conmigo, que soy un... un charlatán, un...

Solo hablo de teoría, profesor de universidad...

Entiendo que no te he podido ayudar mucho,

pero aquí si tienes a gente que son grandes profesionales.

Y mientras estés aquí, debes aprovecharlo.

-Sí, claro.

-Y ya está.

Voy a parar de aburrirte con mis consejos de abuelo cebolleta.

No, si ha sido una semana intensa y yo debo volver a mis fotocopias.

-¿Ahora?

Es viernes. Vete a casa, descansa

y disfruta de tus méritos, que te lo has ganado.

-Muchas gracias.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

-¿Ya os vais al cine?

Sí. ¿Tú no vas a salir?

-No, estoy reventado de toda la semana.

-Claro, debes estar agotado de tanto currar.

-"Ja, ja". Venga, pasadlo bien.

Descansa. -Hasta luego.

(Puerta abriéndose)

Ay, me he dejado mi bolso. -Ah.

Webo, voy para allá

-Por nosotras, nuevo brindis. -Eso. Chinchín.

-Yo me tengo que marchar. -¿Ya?

¿No te quedas más? -No puedo, tengo compromiso.

Lo siento. -Bueno, vale.

-Muchas felicidades de nuevo y encantada de conocerte.

-Muchas gracias, abogada. Ha sido todo muy bonito para mí.

Gracias a las dos.

-Ha sido un gran trabajo de Berta.

Pero recuerda que este pacto solo te da un poco de aire.

Tienes que buscar otra casa,

porque la casera no va a parar hasta que te eche.

Y la ley al final le va a dar la razón, no lo olvides.

-No lo olvido, pero... pero hoy, muy feliz.

¡Por nosotras!

-¡Por nosotras!

-Y porque hoy tengo techo,

y mañana y pasado, gracias a vosotras.

Por mis nuevas amigas. -Por nosotras.

-Siempre en mi corazón.

¿Ya has terminado? -Sí.

Pues vamos a los postres. Álex, recoge los platos,

que traigo un postre muy especial.

¡Tachán! ¡Es para mí!

-Hombre, un regalo del Ratoncito Pérez.

Sí. Sí, sí, es que tengo una amiga en el trabajo, que se llama Alba,

que es muy amiga del Ratoncito Pérez.

Y cuando el Ratoncito Pérez no puede repartir los regalos,

pues ella lo hace.

-Es como con los Reyes magos, es la ayudante del Ratoncito Pérez.

Exacto, ella es la ayudante del Ratoncito Pérez.

Porque te quiere mucho el Ratoncito, aunque...

haya llegado tarde el regalo, ¿verdad?

-Ajá. (ÁLEX) Pero venga, ábrelo.

-¡Me encanta!

Qué bien, una casita de muñecas.

-Eso es que el Ratoncito Pérez al final se ha acordado, ¿no, mamá?

Anda, vete a tu cuarto jugar, que lo estás deseando.

-Sí.

-Espero que esa casa no esté hipotecada.

(OLI) El signo del zodiaco.

¿Nunca te han echado la carta astral?

Te la hago aquí en un momento, que me apetece mogollón.

Ven, mira.

(GISELLE) ¿Cartas? -La carta astral.

Hola. -Hola.

Ya pensaba que no venías.

Perdona, me he liado un poco más de la cuenta.

Pero te dije que vendría, y aquí estoy.

Vamos, siéntate.

En realidad, no puedo quedarme.

Es que he quedado con Ángel a cenar

y tengo que pasar por casa a dejar todo esto.

Quería darte la enhorabuena en persona.

¿En serio? O sea...

¿que me vas a dejar por Ángel?

Es que habíamos quedado.

Bueno, pues tú te lo pierdes.

Te perdono si brindas conmigo.

A eso no me puedo negar.

Por tu victoria.

Enhorabuena. Por nosotros.

Estarás contenta, ¿no? Sí.

Es que...

tienes la corbata un poquito...

mal colocada.

Eh... Ya está.

Es que... me tengo que ir a la cena.

Ajá. Lo siento.

Eh...

Eh... Pásalo bien.

Disfruta.

Lo intentaré.

Adiós. Adiós.

¿Rodrigo? -Menos mal que te encuentro.

No puedo más.

-¿Qué ha pasado ahora? ¿Por qué no puedes más?

-Con la vida.

Contigo, conmigo, con todo esto.

¿Has pensado en lo que hablamos ayer?

-Rodrigo, es que no hay nada que pensar.

-Te lo deje bien claro, y las cosas no han cambiado mucho desde ayer.

-Pues para mí, sí. Para mí sí, porque cada día que paso sin ti,

es un día más de angustia insoportable.

-Eh... -Te lo pido por favor.

Necesito otra oportunidad, por favor.

-Rodrigo, por favor, te pido yo que no me hagas esto en público.

Por favor, ¿eh? -¿Qué más da la gente?

No existe la gente, solo tú y yo.

-Eh... Mira, Rodrigo, lo que vamos a hacer va a ser

correr un tupido velo con lo que pasó y seguimos adelante.

Y, por favor, me parece que por esta tontería,

no vamos a dejar de ser amigos,

por este... calentón momentáneo.

-¿Calentón momentáneo?

Pero ¿cómo puedes llamarlo así? (OLI) Rodrigo...

Espabila, hijo, ¿eh?

Calentón momentáneo, no pasa nada.

No te pongas melodramático, que la vida está para disfrutarla.

-Claro.

Venga, vamos a brindar y ya está.

-Me engañaste.

(OLI) Hasta luego.

-Adiós.

(DANIEL) No me trago que una enfermera coja un arma

por primera vez en su vida, y justo da en el blanco.

Yo no me lo trago. Pero es impactante.

Es lo chulo del cine.

Hola.

(Puerta cerrándose)

(Llaves sobre aparador)

¿Qué tal?

Bien. Y vosotros, ¿qué tal? ¿La peli bien?

Sí, entretenida.

-Bueno, yo me voy a la cama.

¿Todo bien? -¿Eh?

Sí, perfecto.

¿Por?

No, no, por nada. Te noto un poco raro.

No, estoy como siempre.

Buenas noches.

(Puerta abriéndose y cerrándose)

Hola, Ángel. Disculpa el retraso. -Ni te preocupes.

Es que me he pasado a celebrar el caso de desahucio,

y, bueno, luego he ido a casa y me he liado un poco.

He oído que Berta ha hecho un alegato digno del proceso Paradine.

Sí, eso creo. Tiene madera, desde luego.

Me he permitido la licencia de pedir al mejor reserva.

Pruébalo, a ver qué te parece.

Gracias.

Muy bueno, sí, señor.

Pero... supongo que no me habrás citado aquí para catar buen vino.

No.

¿Esto qué es?

Lo siento.

Sé que esto es un palo para ti.

Mi padre, testaferro de Obrilservices.

Una tapadera de blanqueo de capitales.

¿Cómo se puede caer tan bajo?

Si en algo se empeñó mi padre en inculcarme fueron principios.

Y luego se pone al frente de una...

una empresa radicada en las Islas Caimán.

No entiendo nada.

No seas tan duro con él.

Algo bueno sí que hizo.

Mírate.

Eres un abogado de una pieza.

Has descubierto algo raro

y has tenido la decencia de tirar del hilo.

¿Por qué, Ángel?

¿Por qué se involucró en algo así?

Supongo que por amistad.

¿Con Fajardo?

Estaba metido en un proceso complicado de divorcio.

Su ex quería arrebatarle el 50% de su empresa.

¿Me estás diciendo que mi padre se hizo testaferro de esta empresa

para ayudar a un amigo?

Eso imagino.

Jorge, tu padre era un buen hombre.

Generoso. Pero esto no es ser generoso.

Esto es un suicidio.

Podría haber ido a la cárcel.

Supongo que no sabía dónde se estaba metiendo.

Ni cuál era la actividad real de Obrilservices.

Eso solo lo puede contestar una persona.

No.

No. No, no hables con Fajardo.

Él no es el único socio.

Hay más gente.

Mafias chinas, rusas... Gente a la que es mejor no tocar.

Así que, si valoras tu integridad física,

es mejor que no le cuentes a nadie lo que has descubierto.

¿Me oyes?

Supongo que ahora entiendes por qué borramos los archivos

del ordenador de tu padre.

Porque te dije que era una situación mucho más complicada

de lo que parecía a simple vista.

Jorge, lo siento.

Lo siento.

No puedo ni imaginarme cómo te sientes tú ahora mismo.

No obtendrán ningún dato relacionado con tu empresa

hasta que la Comisión no llegue a las Caimán, y no será mañana.

Puedes estar tranquilo.

Necesito información sobre Obrilservices.

Y no quiero cuestiones superficiales.

-¿Sabes qué sientes por Jorge?

He decidido que quiero estar con Chema.

No me has respondido, Julia.

-¿Hasta cuándo va a durar esto?

No puedo olvidarlo, ni perdonarlo.

Me has mentido. ¿Has dejado de quererme?

-Buenas, soy Luis.

Que quería hablar... con el Web... con... con Edu.

¿Por qué?

No, no, yo no sabía nada.

Desde que pasó lo que pasó, no sé,

parece que no... que no quieres hablar conmigo como antes.

Prefiero que nos limitemos a lo profesional.

-No le quiero complicar más la vida a Julia.

No sé, estoy pensando largarme.

Lejos.

¿Qué edad tiene su padre?

-Ha cumplido 84 en junio.

¿Y es usted cuidadora única? No he hecho otra cosa en mi vida,

cuidarlo y estar pendiente de él.

No viene la identidad del denunciante.

Pues mi propio hermano.

-¿Aquí quien limpia?

El chico de la limpieza.

Siéntate, siéntate, Sofía.

¿Tú crees que puede ser un topo?

¿Un qué? ¿Un topo?

-No quiere quedar conmigo.

Digo que igual era buena idea dejarme caer por aquí

y encontrármela así, como si nada.

-Pero ¿tú eres idiota?

Es genial, pero para tocarle las narices.

-¿Y de qué trata el trabajo?

-Pues de los videos virales.

-Me has dado una idea fantástica:

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 35

Derecho a soñar - Capítulo 35

28 feb 2019

Julia vuelve al trabajo después de unos días enferma. En el bufete finalmente se llega a un acuerdo entre las partes en el caso de los Álvarez de Medina, con una consecuencia inesperada para Jorge; Rodrigo se planta en su casa para quedarse a vivir con él una temporada, porque sus padres le han echado de casa. Ángel le hace un regalo a Alba después de pedir consejo. A Jose le confirma su inversor que pondrá todo el dinero necesario para el nuevo negocio y lo celebra con la familia. A la vuelta del trabajo, Julia tendrá un mal momento con Luis, que les ha dado plantón a la cena.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 35" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 35"
Programas completos (52)

Los últimos 54 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 52 Completo 51:35 69% ayer
    Capítulo 52 ayer El caso sobre intercambio de niños da una espectacular vuelta de tuerca al descubrirse que el abogado de la parte contraria es Rodrigo, que en el juzgado vapulea sin piedad a Jorge, ya bastante maltratado ...
  • Nuevo Capítulo 51 Completo 51:45 73% pasado viernes
    Capítulo 51 pasado viernes Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a t...
  • Nuevo Capítulo 50 Completo 51:16 70% pasado jueves
    Capítulo 50 pasado jueves Berta y Jorge siguen conociéndose, pero a dos ritmos. Jorge lo pasa bien con ella, le gusta… Pero Berta ya publica en redes sociales que tienen una relación. Eso desatará su primera pe...
  • Nuevo Capítulo 49 Completo 51:54 73% pasado miércoles
    Capítulo 49 pasado miércoles Sofía decide tener la cita con su amigo Samuel, y después de dudarlo mucho, se lo dice a Jose. Francisco descubre que Jorge y Berta se han liado por un descuido de Daniel con su Feis. Jorge trabajar...
  • Nuevo Capítulo 48 Completo 51:41 72% pasado martes
    Capítulo 48 pasado martes Julia vive con Olivia pero se han calmado las tensiones con Chema, con el que quiere organizar un cumpleaños sorpresa. Chema y Luis disfrutan de una buena convivencia. En el trabajo Julia está plet&...
  • Capítulo 47 Completo 52:50 84% 18 mar 2019
    Capítulo 47 18 mar 2019 Carlota se enfrenta a un caso de violación de la intimidad que no está nada claro y requiere la ayuda informática de Charly para que investigue. Jorge sorprende a Julia encargándole un...
  • Capítulo 46 Completo 52:18 72% 15 mar 2019
    Capítulo 46 15 mar 2019 Julia decide trasladarse unos días a casa de Olivia para aclararse con sus sentimientos. En el fondo, le duele que Jorge esté con Berta. Ésta empieza a exponer su relación en las redes...
  • Capítulo 45 Completo 54:59 72% 14 mar 2019
    Capítulo 45 14 mar 2019 Julia, decepcionada con Luis, logra que la Jueza admita los documentos de la demanda de paternidad. Carlota despide a Luis, y Julia no hace nada por defenderle. Jorge gana el caso de Eva Esparza, pero no logra qu...
  • Capítulo 44 Completo 52:26 70% 13 mar 2019
    Capítulo 44 13 mar 2019 Ángel trabaja a destajo para dejar sus casos adelantados antes de su viaje a las Islas Caimán. Sofía lleva los preparativos del viaje con incomodidad, intuyendo algo turbio. Alba tambié...
  • Capítulo 43 Completo 53:03 72% 12 mar 2019
    Capítulo 43 12 mar 2019 El caso de Eva da un giro negativo al desvelarse que no siguió el protocolo de recuperación tras su operación. Julia se entera finalmente de que la cena que Jorge le mandó reservar ser...
  • Capítulo 42 Completo 54:57 72% 11 mar 2019
    Capítulo 42 11 mar 2019 En el bufete, Alba se entera de las supuestas vacaciones de Ángel; por otra parte, Carol vuelve a sentirse intimidada por Daniel. En el caso de negligencia médica que lleva Jorge, su clienta, Eva Es...
  • Capítulo 41 Completo 52:19 65% 08 mar 2019
    Capítulo 41 08 mar 2019 Un nuevo caso llega al bufete: Eva Esparza es una joven que se sometió a cirugía estética para aumentar el tamaño de sus pechos, pero una negligencia médica frustró su de...
  • Capítulo 40 Completo 51:34 68% 07 mar 2019
    Capítulo 40 07 mar 2019 Ángel y Alba intentarán disimular su romance en la oficina. Jorge logra convencer a Pilar, su cliente, de que llegue a un acuerdo extrajudicial con su hermano. Chema va a comer con Julia y Luis a do...
  • Capítulo 39 Completo 51:48 68% 06 mar 2019
    Capítulo 39 06 mar 2019 Es el día después de la obra de teatro de Carol y todos hablan de ello. Sofía tiene un mal día, la relación Jose pasa por un momento muy bajo por el tema del préstamo que...
  • Capítulo 38 Completo 51:41 70% 05 mar 2019
    Capítulo 38 05 mar 2019 Los problemas en casa de Sofía cada vez son más graves, ella termina arrastrándolos al trabajo y tras una serie de despistes Francisco la llama a su despacho. Jose tiene que decidir si invert...
  • Capítulo 37 Completo 51:44 79% 04 mar 2019
    Capítulo 37 04 mar 2019 Jorge está muy preocupado por lo que ha descubierto sobre su padre, no sabe qué pensar ni qué camino tomar. Entretanto continúa con el caso de inhabilitación que tiene entre man...
  • Capítulo 36 Completo 51:22 73% 01 mar 2019
    Capítulo 36 01 mar 2019 Julia es animada por su Coach a ser sincera consigo misma, sobre todo con respecto a la situación con Jorge. Ella acabará imponiendo a éste la necesaria separación entre lo personal y ...
  • Capítulo 35 Completo 51:54 72% 28 feb 2019
    Capítulo 35 28 feb 2019 Julia vuelve al trabajo después de unos días enferma. En el bufete finalmente se llega a un acuerdo entre las partes en el caso de los Álvarez de Medina, con una consecuencia inesperada para ...
  • Capítulo 34 Completo 51:50 83% 26 feb 2019
    Capítulo 34 26 feb 2019 Jorge deduce que muchos de los documentos borrados del ordenador de su padre están relacionados con Obrilservices, la empresa de Fajardo que está a punto de ser investigada por la Audiencia Nacional...
  • Capítulo 33 Completo 51:31 79% 25 feb 2019
    Capítulo 33 25 feb 2019 Luego de una cena de "reconciliación" con Jorge, Julia se confiesa con Olivia y ayuda a Sofía con los problemas que ella tiene en su casa con Jose. Berta y Carlota ayudan a pactar a su def...