Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4967861
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 18 - ver ahora
Transcripción completa

Hace seis meses firmamos un acuerdo

de separación provisional, él insistió.

Ahora quiere plantear una demanda de divorcio

y solicitar la guardia y custodia exclusiva

de la hija que tienen en común.

Laura. Sí.

Chema me dijo que no fuiste al taller

y que habíais quedado. (LUIS) ¿Quieres controlarme?

No. Somos una familia y nos preocupamos unos por otros,

como hacen todas las familias.

Jorge Leiva. Encantado. -Isabel Fuentes. Un placer.

Me alegro de verte. ¿Qué tal estás? -Perfectamente.

-Aquí estamos de nuevo tú y yo frente a frente.

-Nuestro viejo amigo Fajardo Chaparro

preguntaba por ti y estaba bastante cabreado.

Las inspecciones de Hacienda, decía.

No paraba de repetir:

"Esos cabrones nos van a arruinar la vida y Paco debe saberlo".

-Pues ya lo llamaré.

-Está bien. Aquí me tienes para lo que necesites.

-Mi cliente no considera suficiente un régimen de visitas.

Quiere la custodia compartida.

(Vibración de móvil)

-Es tu colega.

El Webo. ¿Lo vas a coger?

-No, paso.

Quiero comer tranquilo.

Creía que querías mantener las distancias.

-Lo que quiero es acortar distancias,

pero aquí, en el trabajo, no puedo.

Vale.

Pero te voy a pedir una cosa,

que me dejes trabajar.

-¿Dónde está mamá?

-Trabajando, supongo. -Pero es supertarde.

-Eso tienen las supermadres, que trabajan mucho.

-Como papá. -La que trabaja es mamá.

-¿Puede ser importante?

Lo importante ahora es esto.

-He trabajado para que la familia tenga buena posición,

para que Laura tenga la mejor atención médica.

-¿Y yo? Desde que se descubrió la enfermedad de Laura,

¿quién se ha hecho cargo de ella?

Creo que lo mejor es que se tranquilicen, reflexionen

y nos reunamos otro día.

Has dormido bien, ¿eh?

Oye, ¿cómo ves a Luis en el taller?

Bien, superbién.

Tiene mucha predisposición, tiene ganas de ayudar,

muestra interés, superbién.

¿Qué pasa? ¿No te ha contado nada?

Poco, vamos, prácticamente nada.

Nada, que no suelta prenda el chaval, ¿no?

No sé, es que a veces es tan reservado...

Me encantaría que se sintiera en confianza

y que me contara sus cosas.

Pero es de un misterioso...

Dale un par de años y ya verás cómo cambia.

Eso es la edad.

Nunca sé lo que piensa ni lo que le pasa por la cabeza.

Antes cuando..., cuando era pequeño, siempre lo sabía.

Aunque no lo expresase,

sabía perfectamente lo que le estaba pasando.

En cambio, ahora...

No te preocupes, mi amor.

No sé, Chema, es que algo se ha roto entre él y yo.

Lo que se rompe se arregla y ya está.

Sí, pues no sé cómo.

A ver, que yo te entiendo perfectamente,

pero no tienes nada de qué preocuparte.

Además, siempre le encuentras solución a las cosas.

No me lo creo, pero... gracias por los ánimos.

¿Y hoy irá al taller?

Pues eso espero.

Ahora déjalo descansar y cuando se despierte,

pues él verá.

Creo que ahora no es bueno presionarlo.

Ese tipo de decisiones tiene que salir de él.

Sí, sí, tienes razón.

Oye, ¿qué tal en el trabajo?

Hace días que no dices nada.

Bien.

¿Bien o muy bien?

Bien, adaptándome.

¿Y el tal Jorge?

Bien, supongo que bien.

Estamos con muchísimo lío

y hace unos días que solo nos cruzamos.

Me voy que llego tarde.

Que tengas buen día. Que te vaya bien.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Pero, bueno, ¿qué horas son estas?

Buenos días. Creía que era el único

al que le sentaba bien madrugar y veo que no.

A ti te sienta muy bien.

Nada, me he comprometido en ir a recoger a Julia.

¿Sabes? Julia, la nueva secretaria de Jorge.

Ah, sí. Sí, la que sustituye a Feli.

Nada, somos prácticamente vecinas

He pensado que era buena idea recogerla, ¿no?

Me parece fantástico.

Una idea genial, como todas las tuyas.

Muchísimas gracias por la cena de ayer.

Estuvo fantástica.

En realidad, las gracias se las debes dar a tu hija,

que fue la artífice de todo.

Sí, creo que tiene talento.

Es más, te diré que ha salido a mí.

Sí, seguro. Y tu hijo, ¿qué? ¿También tiene talento?

Mi hijo...

Va, ¿qué pasa con tu hijo?

No lo entiendo últimamente. Lo veo muy apático,

muy pasota, ¿sabes?

Y no es normal en un chico de su edad.

Claro que es normal a su edad, José.

Que no, para un chaval de 14 años no tener ilusiones en la vida,

no saber qué hacer, no es normal lo mires por donde lo mires.

Que hemos hecho mucho por él, no sabe apreciarlo.

No digas tonterías, claro que lo aprecia,

pero somos sus padres, ahí está el quid de la cuestión.

Si tú fueras presidente del Gobierno

y yo la premio Nobel más reputada del mundo,

él seguiría pensando que somos los pesados de sus padres.

Pues no, primero porque yo sería presidente del Gobierno.

Segundo, porque no me trataría con este desprecio, la verdad.

Y luego, porque además me daría un poco más igual lo que dijera.

Venga, eres el adulto, que no te afecten esas cosas.

Oye, cariño, ¿qué? ¿Alguna novedad con el negocio?

Sí, que va todo fenomenal.

¿Y en qué consiste lo de "fenomenal"?

En que sigue todo sus pasos.

Creo que esta semana podremos reunirnos por fin con el inversor

y entonces ya es solo poner en marcha la cadena de producción.

Y, chica, el cierratodo universal es que va a ser imprescindible,

de verdad.

Es... ¿Cómo te diría yo?

Es la grandeza de los pequeños instrumentos cotidianos.

El imperdible. Ya.

Bueno, me voy. Te encargas tú del desayuno de los niños. Adiós.

No quiero llegar tarde. Pues claro.

Eres tan gracioso...

Es que te veo y me deprimo, de verdad.

Vaya cara tan pronto, ¿no?

No sé cómo aguantas el día

si empiezas mojando la depresión en el café.

Lo que no sé es cómo sigo aguantándote yo a ti.

Debes aprender a no agobiarte o acabarás con una úlcera.

¿Quieres dejarme en paz? ¿No ves que el que me agobia eres tú?

Me preocupo porque me importa mi trabajo

y no me gusta que se me escapen los detalles.

A veces las cosas salen, otras veces no

y hay que apechugar con lo que venga.

¿Te estás escuchando?

¿Qué? ¿Nunca te has involucrado personalmente en un caso?

¿Personalmente?

¿Cuánto de personal, pillín?

(RESOPLA) Cero, nunca, nada, jamás me he implicado.

¿Para qué? Aparte de ser inútil, es muy poco profesional, por favor.

No paro de pensar en la pobre niña

y en todo lo que ha debido sufrir con el divorcio de sus padres.

No sabes lo desagradable que fue ayer, ¿eh?

Al principio iba todo bien y de repente los padres

empezaron a echarse en cara cosas así, como locos.

Y es solo una niña.

Vaya monstruos de padres, ¿no?

Con lo difícil que puede ser una separación para un hijo.

La verdad, no sé qué pensar.

Y no quiero juzgarlos,

pero si me tengo que basar en lo que vi ayer...

Unos monstruos no, pero tampoco creo que sean el mejor ejemplo.

-Y una cosita que pregunte, Jorge.

Así, hablando de todo un poco.

¿Julia qué opina de esto?

¿Por?

Bueno, pues porque quiero saber qué opina Julia.

Su intuición es fundamental.

Sí, Olivia, si ya lo sé y seguro que lo es, pero...

es que esto no va de intuición.

Ya. Esto es otra cosa

que no se aprende en la universidad ni en ningún sitio.

Es cuestión de experiencia y práctica.

-Victorias y derrotas, maja, así se aprende en este oficio.

-Victorias y derrotas, majo. -Ajá.

-Pues tu secretaria sabe de eso un rato.

-Oye, pero espera, no te lo lleves que me queda un...

Oh, caga prisas.

-Adelante. -Hola, Francisco.

-Hola, Carlota, ¿qué tal? ¿Cómo va el día?

-Bueno, ha empezado bien, con mucho trabajo.

-Eso es muy buena señal. -Sí.

Muy buena señal.

-¿Necesitas algo?

-Quería saber si estaba todo bien con Fajardo.

Porque me han llegado comentarios ciertamente preocupantes.

-¿Preocupantes? -Ajá.

El otro día estuvo aquí, el lunes y montó un escándalo intolerable.

Ya sé que es uno de los mejores clientes del bufete

pero todo tiene un límite.

Creo que deberíamos intervenir de alguna manera.

-Ay, no, Carlota, no digas estupideces, por favor.

¿Intervenir? Si no fue nada, seguro.

-Porque tú no viste el escándalo que montó.

-Bueno, no sé lo que hizo el otro día aquí Fajardo,

pero seguro que no pasó nada.

-Francisco, puede que necesite... -No necesita nada.

-Pues no lo parecía.

Y me da igual las horas que le facturemos.

No es excusa para que se comporte como un auténtico energúmeno,

que es lo que hizo. -Carlota, escúchame.

Mira, Fajardo es, bueno, un cliente un poco especial del bufete,

pero nada más. -Que sea la última vez...

-Déjame, hablaré con él, ¿de acuerdo?

-De acuerdo.

Francisco.

Si no lo haces tú, lo haré yo.

¿Eh?

-¿Te encuentras bien, Alba?

Bien, sí, liada.

Me gusta mucho cómo te queda ese pañuelo.

Hay que ver lo fácil que es a veces encontrar

soluciones eficientes a problemas insignificantes, ¿no te parece?

Solo hacía falta abrigarse. Cuánto exageramos, ¿no?

¿No tienes nada mejor que hacer, Daniel?

Perdona.

Si no tienes nada mejor que hacer. Ah, sí, por supuesto.

Solo quería compartir mi satisfacción

por que hayamos llegado a un acuerdo y podamos trabajar a gusto.

Es satisfactorio ver que la democracia funciona.

¿Democracia? Democracia, sí.

Supongo que estarás al corriente de nuestro sistema.

Sí, claro, sé mejor que tú lo que es la democracia.

Y entre otras cosas se basa en tener libertad de elección.

Sí, efectivamente.

Elección de pañuelo, elección de fular,

elección de rebequita. Infinitas elecciones cada día.

¿Cómo estás? -Bueno.

¿Y Laura qué tal está?

Siento mucho haberla traído. Preferiría haber venido sola,

pero es que venimos directas del hospital.

No te preocupes.

¿Ha habido algún problema? No, qué va, si es...

Revisiones rutinarias para seguir la evolución de la enfermedad.

¿Aplazamos las reuniones y te puedes ir con la niña a casa?

No. De verdad,

no me importa hacer un hueco en la agenda y nos vemos otro día.

No te preocupes, no.

Susana.

Gracias.

Perdona, no me gusta ponerme así, pero es que hay veces que no...

Ni te preocupes, de verdad, no me pidas perdón.

Te entiendo perfectamente. ¿Tienes hijos?

No, todavía no.

Pues entonces no me entiendes.

No sabes lo que es verla crecer

con la angustia constante de que...,

de que le pase algo.

Con el miedo de que cualquier despiste, cualquier error

pueda provocarle una recaída. Esto...

es una tensión insoportable.

Me imagino.

A pesar de todo, ella...

parece una niña muy feliz. Sí, es un sol.

Es... Es una alegría, es...

Es la niña más buena del mundo.

Además, nunca se queja por nada, ni siquiera por esta separación.

Susana, sé que...

que esta situación no es fácil, pero...

procuraremos que todo esto sea por su bien, te lo prometo.

Si yo lo intento, de verdad,

y si saco fuerzas es por ella, por su ejemplo, pero...

no puedo evitar sentirme culpable.

Ven conmigo.

-Puedes sentarte si quieres.

-Vaya cantidad de libros, sí, señor.

Esto me recuerda mi época de estudiante.

Una de mis mayores preocupaciones era poder aplicar

toda la teoría acumulada esos años a la práctica.

Qué angustia pasaba.

Pero era otra época.

Menos mal que estaba ahí tu abuelo para echarme una mano.

Cuánto tengo que agradecerle de todos esos años.

Fue el primero que me consiguió una entrevista

en uno de los despachos más prestigiosos de Madrid.

Y no creas, en esa época no era tan fácil

hacer prácticas en un despacho, no.

No todos teníamos esa suerte.

Gracias a él conseguí experiencia.

Experiencia, y gracias a eso descubrí que mi auténtica vocación

era el Derecho.

Porque es fundamental

salir a la calle y conseguir verdadera experiencia.

¿Has descubierto ya cuál es tu vocación?

Oye, porque, Jesús,

tú has tenido mucha suerte, yo también.

Ahora tienes que pensar:

"Desde que estoy aquí,

¿qué he aprendido trabajando, qué he descubierto?".

-Muchas cosas.

-Como por ejemplo... -Por ejemplo,

que me siento mucho más cómodo

enseñando Derecho que ejerciendo como abogado.

-Bueno, pero dime algo que yo no sepa.

-Papá, tú historia y la mía tampoco son tan distintas.

Yo también he descubierto lo que quiero saliendo a la calle

y cogiendo verdadera experiencia.

-Yo creo que no me estás entendiendo, hijo, no.

-Salir a la calle

es poner en práctica tus conocimientos en la vida,

en hechos reales.

Y, a ver, ¿tú dónde has podido experimentar eso?

¿En la universidad o en este despacho rodeado con libros?

-La enseñanza es tan importante como estar defendiendo casos.

No sabes lo sacrificada que es.

Además, no solo me siento cómodo dando clases,

también me siento útil.

Das lo mejor de ti.

Nunca sabes qué futuro gran abogado vas a tener delante.

-Pues mira, a lo mejor, ¿eh?,

el próximo que ocupe esa silla, ¿eh?

¿Mejor?

-Sí, gracias.

A veces no te das cuenta de lo mucho que le exiges a tu cuerpo.

Estás...

tan preocupada que, bueno, que te olvidas

de cosas elementales como desayunar.

En el bufete vemos muchas situaciones de estrés emocional.

Hay muchos clientes que no entienden cuando les decimos

que aunque estén pasando un mal momento en sus vidas,

es solo eso, un momento.

Y al final pasará.

Por eso hay que prepararse y cuidarse,

porque la vida sigue.

Tienes razón, sí.

Pero es que a veces se mezcla todo.

Son demasiadas cosas.

Lo que no entiendo es por qué te sientes culpable.

Estás haciendo lo que crees que es mejor, ¿no?

Claro.

Pero aun así, no sé, cuando...

Cuando tus decisiones afectan a una criatura tan frágil,

es inevitable, es...

Es que no es solo lo del divorcio, ¿sabes?

También es la enfermedad.

Una se pregunta si es culpa suya.

Bueno, tú misma lo has dicho, es inevitable.

¿Cómo ibas a saber que podías trasmitírsela?

Ya, es verdad, si tienes razón, es...

No sé, no sé, me pregunto si...

si hubiera estado más preocupada por conocer antecedentes,

por preguntar, por...

No te tortures con eso.

No merece la pena, Susana.

Ahora lo importante es buscar una manera de solucionar esto

y que Laura sufra lo menos posible.

-Hola, Maca. -¿Qué tal, Carol?

Aquí, aprovechando el descanso para salir a por un café decente.

-Sí que estás dormida hoy, te los pides de dos en dos.

-No, este es para ti.

Este es para mí. -Gracias.

-Mientras me lo tomo me cuentas un poco.

-Qué mona, eres un encanto, muchas gracias.

¿Cómo va tu mañanita?

-A tope, como siempre.

Creo que este va a ser mi único rato libre.

Como me vea un jefe por aquí, se me acaba la paz.

-Si viene uno, te aviso y te escondes debajo del mostrador.

-Oye, pues a veces me dan ganas.

-Y tanto. ¿Y qué es eso de lo que quieres ponerme al día?

-Eres tú la que me tiene que poner a mí al día.

-¿Yo?

No te pillo, Carol.

-Pues...

que Tino y tú...

Que os habéis enrollado, ¿no?

-No me lo puedo creer. ¿A ti también te han ido con ese cuento?

-¿Qué cuento? Ahora soy yo la que no te pilla.

-¿En serio te has creído que Tino y yo estamos enrollados?

-Pues sí.

-No sé, Carol, a lo mejor de otra persona, pero ¿tú?

Me conoces perfectamente, hay confianza,

sabes que tengo novio y, sobre todo, sabes que somos amigos nada más.

-Maca, lo siento, no sé. Solo venía a felicitarte.

-Ya, ya, a felicitarme.

Pues eres la quinta persona que me felicita desde ayer.

No entiendo nada. Cuando pille a Tino, lo mato.

No sé qué habrá ido diciendo por ahí.

(Teléfono)

Espera un momento, me llaman.

Zabálburu, Leiva y Duarte, buenos días.

No, ahora mismo no está, ha ido al juzgado.

No, no sé a qué hora volverá, con esto de los juicios...

Sí.

Claro, le doy el recado a su secretaria.

Gracias a usted.

Anda, mira, pero si ha venido "mister" bocazas.

-Pero ¿qué he hecho yo ahora?

-Pues que se rumorea que estáis juntos.

-¿Quiénes? ¿Macarena y yo?

Pero ¿qué he hecho yo? No tengo la culpa.

-Ah, ¿no? Pues yo, desde luego, tampoco.

Y todos sabemos que eres un poco liante y te divierte inventar.

-¿No pensarás que soy yo el que va diciendo por ahí...?

Pero Maca tiene novio.

-¿Y qué que tenga novio? Y aunque no lo tuviera.

Pero espera, si no ha sido Tino,

entonces, ¿quién te lo ha contado?

(Golpes en la puerta)

-Si buscas a tu padre, no está.

-¿Sabes adónde ha ido?

-Ya conoces a tu padre, nunca se sabe.

-Con la excusa de la herida te pasas aquí todos los mediodías.

Ah, esto ya tiene mejor pinta.

¿Te duele? -Ah.

-Ay, qué exagerado, no te puede doler.

Ya está prácticamente curada.

-La verdad, nunca pude sospechar que llegara a molestarte.

-¿El qué? -Pues eso, venir a verte.

Estar contigo todos los días, comer juntos.

-¿Cómo me va a molestar, Paco?

-Pues antes querías que estuviera contigo todos los días.

-También te odiaba a veces. -Sí, bueno, sí,

pero me echabas de menos y me lo decías una y otra vez, ¿recuerdas?

-Ahora tengo otras historias en la cabeza.

-¿Qué secretos te traes?

-¿Secretos? Tu hija, Paco, tu hija, Alba, es mi única preocupación.

Aunque sí es un secreto, pero porque tú lo has querido.

Me habría gustado algo bien distinto.

-Bueno, nada, mira, si te va a molestar tanto,

dejo de venir y ya está.

-Puedes pasarte por aquí cuando quieras.

Siempre serás bien recibido.

Pero no vuelvas a dejarme uno de tus regalitos.

-¿Regalitos? ¿Qué regalitos?

-Guárdalo. Ya conoces las reglas. -Un puro no hace mal a nadie.

-No me gusta, guárdalo.

-Vale, vale.

-No quiero que lo vea la niña.

-Esa no es manera de tratar a un convaleciente.

-Si quieres fumar, te vas a tu despacho.

-Eh... ¿"Macarroni alla Maricarmen"?

-Verdaderamente esos puros te atrofian el olfato.

-Mira, me lo voy a reservar para después de los postres.

-Paco.

-Ay, perdón, perdón. -No tienes remedio.

Guárdalo.

Entonces, cuando se te acabe la beca, ¿qué vas a hacer?

-No sé, supongo que buscar trabajo, que tampoco quiero

abusar mucho de mis padres, me dan un poco de pena.

Te entiendo perfectamente.

¿En el bufete no te han dicho si te puedes quedar o no?

No. Ya sabes cómo son esas cosas. Depende de que necesiten a alguien,

de los informes que les pasen de mí, no sé.

Haré cuanto esté en mi mano para que te quedes, ¿vale?

Gracias.

A ver.

Bueno, ¿y tú qué? ¿Cómo entraste a trabajar al bufete?

Porque una amiga de mi madre se enteró

de que buscaban a alguien en contabilidad

y me organizó un encuentro con don Francisco.

¿Con él directamente? ¿No pasaste por las garras de Daniel?

No. Qué suerte.

La verdad, sí, tuve muchísima suerte.

No tenía ni currículum. Creo que le caí bien a don Francisco.

Cuando supo que me acababa de graduar

y que no tenía experiencia laboral, me dijo que había algo

que él valoraba más aún. ¿El qué?

La confianza. Me dijo que yo le inspiraba confianza.

Es verdad, sí que inspiras confianza.

Al día siguiente me llamaron y firmé el contrato.

Joder, parece un cuento de hadas.

Así es la vida, a veces parece un cuento.

Será la tuya, la mía a veces me parece una pesadilla.

¿Seguro que no quieres? Están muy buenas.

No, gracias. Están mejor que la semana pasada.

Seguro, pero he desayunado mucho, no tengo mucha hambre.

Creo que ha empezado a fumar.

¿Quién? Mi madre.

Puros, encontré un puro entre los cojines del sofá.

A lo mejor se lo han regalado en una boda.

No, no ha ido a ninguna boda.

Pues igual sí que ha empezado a fumar.

¿Por qué a estas alturas? Y encima, puros.

A lo mejor lleva fumando años a escondidas

y tú te enteras ahora.

No, eso sería muy raro.

Pues habrá empezado ahora. Justo leí un artículo

que decía que ahora la gente empieza más tarde a fumar.

Pero ¿por qué, si es malísimo?

Por curiosidad o por ansiedad

o porque llevan muchos años reprimiéndose las ganas.

¿Ansiedad?

¿Mi madre?

No sé. No creo.

Susana, lo que hemos hablado. Lo más conveniente

sería evitar ir a juicio

y no causar más daño.

Sobre todo, pensando en la niña. -Sí.

-Tú confía, deja que seamos nosotros los que hablemos.

Al fin y al cabo es nuestro trabajo.

Tú, lo único que tienes que hacer es intentar controlar las emociones.

Es normal que afloren, son situaciones muy complicadas.

Pero te aseguro que no ayudan en estos momentos.

-Perdón, siento mucho todo lo de ayer.

No te preocupes. No volverá a pasar.

De verdad.

(Golpes en la puerta)

¿Se puede? -Sí. Ya hemos terminado.

Bueno, calma, tranquilidad

y ya verás como todo sale bien.

-Muchas gracias por cuidar de Laura. Espero que se haya portado bien.

Sí, se ha portado de maravilla. Es una niña estupenda.

-No, deja, ya las acompaño yo.

-Gracias. Adiós, Susana.

Adiós, Laura. Gracias.

Muchas gracias, Julia. De nada.

Ya he visto que os habéis hecho muy amigas.

Íntimas.

Jorge, Laura me ha contado algo muy curioso.

Cuando estábamos dibujando,

le he preguntado con quién solía ir al hospital

y me ha empezado a hablar de un tal Marcos.

¿Tú sabes quién es?

Marcos...

Ni idea, no. Susana no nos ha comentado nada.

Por lo visto conoce muy bien la enfermedad de Laura.

¿A qué te refieres?

Él también la tiene.

No sé, creo que sería conveniente intentar saber

si hay algún Marcos en la familia y conocer quién es.

Vale, lo miramos.

(FRANCISCO SE RELAME)

-Bueno, lo del arroz, estupendo, pero...

-Risotto. -Ah, risotto, risotto.

Pero el café...

Qué mano tienes para el café. No conozco a nadie como tú.

Ni en los mejores restaurantes. -Es italiano, no hay mayor misterio.

El olor me trae buenos recuerdos. Me recuerda a Florencia.

Il Ponte Vecchio es de los mejores recuerdos que guardo en la memoria.

-Qué tiempos...

-En esa época ya era consciente. -Ah.

El café italiano es el mejor, sin duda.

-De nosotros, del lugar que ocupaba para ti.

-Eh... ¿A qué viene esto, Maricarmen?

-Ya sabía que te irías.

-Pero si estoy aquí ahora, contigo.

-Sabía que nunca acabaríamos siendo una familia normal.

-Ah, familia normal, familia normal, de verdad.

Lo de la familia normal está sobrevalorado.

Precisamente, el gran triunfo de nuestra relación

es no ser una familia normal. -¿Qué quieres que te diga?

No está mal, pero hubiera preferido que mi hija creciera con su padre.

¿Nunca te has preguntado qué pasaría si reconocieras a Alba como tu hija?

-Alguna vez, sí, sí.

-¿Y qué pasaría, Paco?

-Nada, nada, no pasaría nada, nadie se daría cuenta de...

Mi mujer no lo soportaría.

Tú eres mucho más fuerte que ella. -Mucho más.

Pero no deja de ser injusto, ¿no te parece?

-Eh... Mira, no sé, no sé lo que me parece.

Nada.

Aquí Marcos no figura por ninguna parte.

Normal, si es amigo de la familia no pinta nada en la custodia.

No solo es un amigo de la familia.

También es amigo de la madre

y tiene síntomas parecidos a los de la enfermedad de Laura.

¿No te parece llamativo? Me parece que no deberíamos

complicar más el caso con suposiciones.

He hablado con la niña y hay algo que no cuadra.

Eh... ¿Y si este hombre

es de un grupo de apoyo?

Alguien que ayuda a la niña con el tratamiento.

Sí, sí, sería una opción.

¿Lo ves?

Y entonces, ¿por qué no te ha dicho nada la madre?

Porque le he preguntado en qué consiste el tratamiento,

no le he preguntado por sus amistades.

A ver, ¿adónde quieres llegar?

No lo sé, la verdad, perdona.

Esa niña no es nada tonta.

Me refiero a que me habló de Marcos sin que yo se lo preguntara.

¿Y?

Creo que hay algo importante que se nos está escapando.

Venga, Julia, suéltalo, ¿qué estás pensando?

¿Cómo se llama la enfermedad de Laura?

Hemocromatosis.

¿Y es hereditaria?

Hereditaria, genética y no respeta ningún patrón.

Se hereda a través del padre,

pero en ocasiones puede saltarse generaciones.

Y me apuesto lo que quieras a que el exmarido de Susana no la tiene.

No, no la tiene.

¿Y el abuelo?

El abuelo falleció, pero...

creo recordar que tampoco.

Entonces, podría ser que...

el padre de la niña sí que la tenga.

Enrique no la tiene, eso te lo aseguro.

¿Sí? Ajá.

¿Podemos estar seguros de que el padre es Enrique?

-Florencia...

¿Cuánto hace?

Hace mucho que no viajamos. -Sí, bueno, ya sabes cómo está todo.

Yo estoy muy liado y me encantaría.

Pero es que no puedo.

-Pero no cuesta nada, un fin de semana.

-Ya, pero...

En este momento no sabría decirte cuándo.

Tienes razón, ¿eh? Tienes razón. Estaría bien un viaje, pero...

-No hacemos nada, Paco.

Estoy aburrida ya de... No sé, un poquito de...

-Si sabes que ando liadísimo y...

-Yo también estoy liada.

-Tienes razón. No puedo decirte otra cosa.

Mira, te prometo, en cuanto tenga un huequito,

planeamos un viajecito, ¿vale?

-Un huequito. -Ajá.

-De viajecito nada, yo quiero el viaje.

-Ya, pero no es fácil. ¿Y cómo digo yo en casa

que me voy, que adónde, con...? Ya sabes que no es fácil.

-Venga.

-Bien, pero lo organizas tú.

-¿Yo? -Sí.

Sí, claro. -Vale, vale.

-Yo no tengo tiempo para nada. -Nada, lo organizo yo.

-¿Adónde te gustaría ir?

-Croacia. -Ah.

Qué bonito.

¿Y para cuándo?

-No sé, ¿el próximo fin de semana?

-Oh, no, no, ya te digo que no. Tiene que ser con tiempo.

-¿Ves? No lo puedo organizar, porque tampoco me dejarás.

-No, habla con... Bueno, preguntaré a ver qué fechas tengo

y cuándo es posible.

¿Vale?

-Ay, no vamos a ir.

-Que sí vamos a ir.

-O Praga, mejor Praga, ¿no?

Praga. -Donde tú quieras.

Eso corre de tu cuenta. -Tan bonito...

-Tú tienes más tiempo que yo para organizarlo.

-Carol, ¿has estado en esa terracita?

Es que se está genial.

Hace un calorcito hasta para coger algo de color y todo,

no esta Siberia a la que nos tienen condenados aquí dentro.

-¿Qué me vas a contar? Oye, por cierto,

Ángel ha traído esto para ti.

-¿Y esto?

-Pues para que entres en calor.

-Y encima es para mañana.

-¿Sí? -Hola, Ángel, una duda.

-Dime, ¿qué quieres?

-Eh, ¿tú me has dejado unas carpetas?

-Sí, he sido yo, ¿algún problema?

-No, ninguno. -Perfecto.

Lo necesito para mañana a primera hora

tal y como te indiqué en un pósit encima de las carpetas.

-Eh... Precisamente, esa era mi pregunta.

¿Es tan urgente como para que sea mañana a primera hora?

-Es para mañana tal y como te lo indiqué.

-Está bien, para mañana.

-Ángel.

¿Se puede saber qué le has pedido a Berta?

-Unos informes que necesito con urgencia.

-Ya.

Ya le he dejado encargadas varias cosas que también son muy urgentes.

Y no puedes venir a última hora para pedirle lo que te dé la gana,

porque ella también tiene una vida y tiene que dormir.

Es imposible que le dé tiempo a todo, ¿entiendes?

-Que se busque la vida, es una pasante.

-Exacto, es una pasante y se acaba de incorporar al bufete.

-Si tiene que echarle horas, que las eche.

Cuando uno llega nuevo, tiene mucho que demostrar.

-¿Y Alba?

¿También tiene mucho que demostrar?

¿Cuánto tiempo hace que está Alba en el bufete?

Ayer hiciste con ella exactamente lo mismo.

Llegué yo, le di trabajo y luego tú, sin importarte nada,

le diste más.

Se tuvo que ofrecer Berta a ayudarla porque no daba abasto.

Se quedaron las dos hasta las tantas sin poder acabarlo.

-Eso está muy bien. -No, no.

Precisamente, lo que te intento explicar

es que eso no es así.

-Carlota, te lo repito, no es asunto mío.

Yo simplemente encargo trabajo, punto.

-Bueno, busca a otra persona que lo haga.

Ella ya está con lo mío y no se puede encargar de lo tuyo.

¿Entiendes?

-¿Y a quién se supone que se lo tengo que pedir?

-Eso no es asunto mío.

Te buscas la vida.

(JOSÉ) A ver, Emilio. (RÍE) De verdad, no lo entiendo.

¿Precisamente ahora?

¿Te tienes que ir precisamente ahora? Es que...

llevo meses trabajando en el tema.

No los podemos dejar tirados. Hay mucha gente comprometida.

¿Qué les decimos, que se va todo al garete?

Sí, nos hemos comprometido con mucha gente.

He dado mi palabra, Emilio.

¿Eh? Por cierto,

¿no tenías que presentar el contacto del distribuidor

de las tiendas?

No, yo no te estoy echando nada en cara, ¿eh?

Pero... Ahora no puedes hablar.

Sí, ya sé que para ti esto..., pero imagínate para mí,

ponte en mi lugar.

¿Eh?

No, no, no. ¿Cómo que...? Pues tenemos que hablarlo.

Venga, Emilio.

Luego lo hablamos.

Vale.

(Música de videojuego)

¿Qué haces? ¿No tendrías que estar estudiando?

Tenías un examen, ¿no? -Ya he estudiado.

¿Tú no tendrías que estar trabajando?

-Oye, mira.

A tu padre no se te ocurra volver a tratarlo así, ¿eh?

Te has quedado sin la máquina hasta próximo aviso.

-¿Qué haces? -Que lo sepas.

-He perdido por tu culpa. -Me parece muy bien.

-¿Muy bien? -Sí.

Así aprendes. -Aprendo.

-Sí. -A perder partidas.

-Álex, en la vida no se trata solo de perder

en los juegos estos absurdos a los que juegas.

En la vida real también se pierde y hay que estar preparado.

Te enseño una lección de vida: hay que saber perder.

-Déjame en paz.

-Y eso sí que es grave.

Perder en el mundo real.

-Se te va. -Que dejes el mando.

Hola, familia. Tienes prohibido jugar.

Suelta el mando. ¿Qué hacéis?

-El "looser" de papá me está enseñando a perder.

Álex, eres un impertinente.

¿Es manera de hablar a la gente? Pídele perdón a tu padre ya mismo.

-Vete a tu cuarto.

Venga, y estudia. -Ya he estudiado.

Pues estudia más.

¿Qué ha pasado?

-Lo de siempre, le quito la consola y se pone de los nervios.

¿Qué tal, cariño?

Ay, de verdad...

-¿Dónde está mi cerveza? ¿Me estás vacilando?

No, claro que no.

Me parece acojonante

el morro que le echas así, en general, a la vida.

Si quieres una birra, te levantas, te vas a la nevera y la traes.

Ah...

Y ya que vas, me traes una, anda. El que le echa morro soy yo, ¿no?

¿Qué pasa? ¿Has tenido un mal día? ¿Te ha ido mal en el curro?

Qué va, ha ido bastante bien.

Es más, creo que va mejor.

¿Ves como no hacía falta agobiarse?

Sabía que era innecesario tanto estrés.

Hay algo que no termina de casar.

Olivia tenía razón, Julia tiene muy buen ojo.

Si se confirma su sospecha, mañana debo hablar con la cliente.

No me entero de nada. ¿De qué tienes que hablar? ¿Qué sospecha Julia?

Nada, déjalo.

No quiero entrar en detalles, porque si no, no desconecto.

¿Echamos una partidita?

Ahí estamos.

Esto es lo que más me gusta de vivir contigo.

¿La consola? Sí.

Tuve buen ojo trayéndomela de casa de mis padres, ¿eh?

Es por ti, para que veas lo buen amigo que soy.

Sí, claro.

¿En América no tenías? Qué va.

Madison odiaba los videojuegos. Decía que creaban adicción.

Me parece un aparato imprescindible en cualquier casa.

Es casi más importante que la lavadora, la nevera

o, si me apuras, que el váter. Sí, ya te entiendo.

A ver cómo lo hago mañana.

¿El qué?

Lo del caso, lo de la custodia.

Tienes que aprender a desconectar, en serio.

No estés todo el día pensando en el trabajo.

Ya, lo sé, pero...

No paro de darle vueltas y me cuesta sacármelo.

A ver, ¿qué le tienes que decir?

Es ella la que me tiene que decir. ¿El qué?

Algo delicado.

Entonces no se lo preguntes.

Para que alguien te diga algo delicado lo mejor es no preguntar,

y menos si es una mujer, hazme caso.

¿Te puedo hacer una pregunta para que la respondas sinceramente?

-¿Qué pregunta quieres hacerme?

¿Desde cuándo fumas?

¿Qué clase de pregunta es esa?

No pasa nada, no tiene nada de malo.

Mucha gente mayor empieza a fumar por ansiedad,

por curiosidad

o porque durante muchos años han reprimido las ganas de fumar.

Yo no reprimo nada. No sé por qué me preguntas esto.

Ayer me encontré un puro.

¿Cómo que un porro?

Un puro, un puro, mamá, encima de la mesa.

Ay, se te va la cabeza, hija.

Sé perfectamente lo que vi.

Piensa lo que quieras, pero ahora calla, que sigue.

(MUJER, TV) "¿Es sorpresa? (HOMBRE) El marciano.

-¿Va incluido? -Sí, lleva la tarta

y canta y baila con los niños la canción".

No sabía que te gustaran tanto las verduras.

-No te flipes, tampoco me encantan.

De pequeño las odiabas.

No sabes lo que me costaba que te las comieras.

Bueno, la gente cambia,

más cuando están un tiempo separados.

Sí.

Oye, ¿qué tal el día con Chema?

Bien. Me gusta estar en el taller.

Estoy aprendiendo bastante. Ah, me alegro mucho.

Oye, ¿y las clases del F.P.?

¿Has pensado cómo te vas a organizar?

Me mola lo de ser mecánico, pero... por ahora estoy ocupado con Chema.

Ya.

Yo digo porque, cuando empiecen las clases,

será difícil que lo puedas compaginar todo.

Te lo digo por experiencia, Luis.

Pero, vamos, que puedes seguir yendo al taller

y le echas una mano a Chema cuando tengas ratos libres.

No me agobies, anda.

Se te cambia la cara cuando hablamos de estudios.

Te pones de un pesadito que...

Luis, tener un título es importante.

Mírame a mí.

¿Qué? ¿Qué pasa?

Nada, que no eres el mejor ejemplo a seguir.

Tienes un título de abogado y estás currando de secretaria.

Muy bien, a lo mejor no soy el mejor ejemplo del mundo,

pero tú dame tiempo.

Además, que lo importante es estar preparado

para cuando te llegue la oportunidad de trabajar,

ya sea en otro taller o en otro sitio.

Sí, o en otro país, no te digo. Pues ¿por qué no?

Nunca sabes dónde puedes acabar.

Y menos hoy en día.

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

¿Quién es?

(Vibración de móvil)

Ah, mi jefe.

(Vibración de móvil)

¿No se lo coges?

No me agobies, Luis.

Contestaré cuando acabemos de hablar tú y yo.

Tú y yo no acabamos de hablar nunca, con lo que te gusta hablar

y escuchar... Muy bien, muy bien.

Me callo y contesto,

pero tú acabas de cortar esto.

Jorge, hola. ¿Todo bien?

"He pensado en lo que hablamos esta tarde.

Le he dado muchas vueltas y creo"

que ya sé cómo resolver el tema.

Y todo gracias a tu intuición, no te creas.

Se me ha ocurrido una estrategia, pero me preguntaba...

A ver, a lo mejor es un poco lío para ti, pero...

Jorge, perdona, pero es un poco tarde

y además estoy cocinando.

Sí, perdona, voy al grano.

¿Te importaría que quedásemos mañana media hora antes,

nos tomamos un café y te cuento lo que he pensado?

Sí, sí, me parece estupendo.

"Tengo muchas ganas de escuchar tu propuesta.

Nos vemos mañana". Genial, perfecto, así hacemos.

Muchas gracias, Julia, y perdonas la horas.

"Buenas noches". Descansa. Buenas noches.

-No encuentro una llave que tenía guardada en mi cajón.

¿Podrías hacer el favor de devolvérmela?

¿Las llaves? Digas lo que digas me enteraré.

Entérate pronto, porque no me gusta que me acusen de ladrona.

-Las llaves del cajetín del aire acondicionado.

Estaban en el cajón de Daniel.

Lo tenía fríamente calculado.

-Claro que tengo tu paquete.

¿Vas a venir a por él?

No, no te lo guardo ni un día más.

Un día, ¿vale? Te lo aguanto un día.

Mira esto.

Esto es muy raro. Este expediente está incompleto.

Oye.

Esto, más que un despiste parece una irregularidad, ¿no?

Creo que eso deberías enseñárselo a Jorge.

Te parecerá una tontería lo que te voy a decir,

pero quiero dejarlo.

-Dejar ¿el qué?

Lo nuestro, lo que sea que tengamos.

¿Qué se supone que tenemos? Que yo sepa no estamos comprometidos.

En 20 minutos Susana vendrá al bufete

y, como sabes, necesito que me diga la verdad.

Si es cierto que esa mujer lleva años alimentando una mentira,

no confesará fácilmente. Mencionaré el nombre de Marcos,

a ver cómo reacciona. Y ahí es donde entras tú.

Necesito que seas algo más que mi secretaria.

-¿Qué tiene que ver Marcos con esto?

Si no nos has dicho nada, entiendo que el señor Gómez

es irrelevante para el caso y que la abogada de tu exmarido

no ha podido encontrar nada que vaya a jugar en nuestra contra.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 18

Derecho a soñar - Capítulo 18

04 feb 2019

Julia está preocupada por su hermano Luis y comparte su preocupación con su novio Chema. Acaba teniendo una charla con Luis sobre su futuro. En el despacho, Jorge y ella trabajan en el caso de Susana que busca tener la custodia exclusiva de su hija enferma, Laura. Hablando con la niña, Julia descubre la existencia de un amigo de la madre llamado Marcos y sospecha que él pueda ser el padre de Laura. Le traslada sus sospechas a Jorge que acaba dándose cuenta de que Julia tiene buena intuición y de que se trata de una pista a seguir. En el despacho, Carlota parece controlar todo lo que ocurre mientras Ángel satura de trabajo a Berta y a Alba. Francisco intenta entender a su hijo Jesús y le llama la atención sobre la manera en que está conduciendo su carrera. Con motivo de su herida de guerra, Francisco visita a Maricarmen muy a menudo. Juntos recuerdan momentos pasados. En casa de Sofía, las diferencias entre Jose y su hijo Alex se refuerzan y con más motivo, cuando Alex escucha que los proyectos emprendedores de su padre parecen fracasar de nuevo.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 18" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 18"
Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 70% pasado viernes
    Capítulo 94 pasado viernes El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...