Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4963478
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 17 - ver ahora
Transcripción completa

tus jefes necesitan que estés a la altura.

Quieres que tome el control de mi vida.

-Esta semana tenemos una cita con el notario

para firmar la constitución de la sociedad.

Faltan cuatro detalles,

pero ya está hecho. ¿Qué detalles?

Cuatro flecos, que los arreglo hoy.

Dile a tu mujer que esto es un negocio seguro.

La prueba es que no os estoy pidiendo nada, os estoy ofreciendo.

Nada, nada. Ni te preocupes, tan amigos.

Adiós.

Estoy sobrepasada con la información en papel

que llevaba Feli.

¿Podrías darme su número de teléfono?

Si no ha dejado ningún contacto.

¿Y... no te parece un poco raro?

Sí, sí, raro es.

-Hay que ser discretos.

La gente en el trabajo tiende a pensar mal,

y no me gustan los cotilleos.

-Si sigues así, tonteando, vas a acabar...

-Liada con un jefe.

-Acabo de representar a nuestra clienta Susana

en su proceso de separación. ¿Por qué litigan ahora?

Susana y su ex marido tienen una niña.

Susana se niega a la custodia compartida.

-Aquí, contigo, me falta...

un buen coñac, ¿eh?

Me voy a fumar este Veguero. -Sí, en otra parte,

porque aquí, todo tipo de tabaco, prohibido.

-¿Sabes?

Eres la única persona que puede prohibirme algo a mí.

-Pues el asunto de O.S., ¿eh?, que no me lo estáis cuidando mucho.

Francisco me dijo que esto sería una inspección de rutina,

que no tenía que preocuparme.

¿No se supone que vosotros os ibais a encargar de todo esto?

-Sí, lo estamos haciendo,

pero sabes lo pesados que son los de Hacienda.

-Necesito que me hagas un favor.

-Tronco, paso de historias. -Es solo guardarlo aquí unos días.

"Es mi hermano pequeño",

y no le puedo fallar, tengo que cuidarlo.

-Nadie lo cuidaría mejor que tú, pero tienes que dejarle su espacio.

-La niña es una enferma delicada que necesita cuidados constantes.

Pero este caso, en manos de Isabel Fuentes,

se va a convertir en una batalla sobre el machismo.

Uy, que madrugador.

-¿Te sorprende? No.

Bueno, sí, un poco sí.

Es que he quedado con Chema.

Le voy a echar una mano en el taller.

Pues me parece fantástico.

Así te vas adaptando al ritmo, ¿no?

Con Chema puedes aprender muchísimo.

Es un virtuoso de la mecánica.

Ya veremos.

Te puede enseñar el oficio, a lo mejor te gusta.

Molaría.

La verdad que me gusta lo de la mecánica.

Pero no creo que se gane mucho.

Bueno, mucho no se gana en ningún sitio, Luis.

Hay que ir poco a poco.

¿Y qué tal ayer?

¿Ayer?

¿Por qué?

¿Por qué, qué? Que por qué me preguntas.

Chema me dijo que no apareciste por el taller y que habíais quedado.

¿Exactamente qué te dijo?

Pues eso, que no pasaste por el taller en todo el día.

Luis, ¿pasa algo?

Se lo pregunté yo, quería saber...

quería saber a qué dedicabas tu día.

Quieres controlarme, ¿no?

No, no quiero controlarte, no fastidies.

Luis, por fin vivimos juntos.

Ahora somos una familia y nos preocupamos por nosotros,

como hacen todas las familias.

Últimamente no tengo experiencia en cómo funcionan las familias.

Pues a partir de ahora sí, ¿eh?

Eh, todo volverá a ser como antes, te lo prometo.

(Sintonía "Derecho a soñar")

-Hace seis meses firmamos un acuerdo de separación provisional.

Él insistió.

"Démonos un tiempo", me dijo, "Quizá arreglemos la situación",

y yo...

Yo ya sabía que el matrimonio se había acabado, pero cedí.

Y... ahora quiere plantear una demanda de divorcio

y solicitar la guardia y custodia exclusiva

de la hija que tienen en común. Sí, sí.

Y si pudiera, quisiera también que perdiera la patria potestad, pero...

-Es muy difícil que un progenitor pierda la patria potestad.

Tiene que haber motivos muy graves,

y un juez con predisposición... -Ya, ya, lo sé.

Si es que... es solo un deseo.

¿Y usted le ha planteado a su marido la...?

Ex marido.

Sí, disculpe.

¿Usted le ha planteado a su ex marido la posibilidad

de llegar a un divorcio de mutuo acuerdo?

Eso facilitaría mucho las cosas, reduciría los costes...

No hay posibilidad de mutuo acuerdo.

Mi marido se niega a concederme la custodia.

"Nos veremos ante el juez" fueron sus últimas palabras.

De hecho, él ya tiene abogada.

-¿Y no han sopesando la posibilidad de una custodia compartida?

-Él quiere, él quiere la custodia compartida,

pero yo no, yo me niego rotundamente.

No, no estoy dispuesta.

¿Por algún motivo en especial, alguna razón?

Mi hija está enferma, como saben,

y la hemocromatosis requiere de cuidados constantes,

de atención intensiva.

No, no... Es una enfermedad muy complicada.

Sé que Enrique tiene buenas intenciones,

pero en el estado en que se encuentra mi hija,

creo que nadie como su madre puede cuidar de ella.

¿Y cuáles son esos cuidados exactamente?

Se lo pregunto porque necesitamos conocer la situación

con todos los detalles.

Extracciones de sangre cada semana y análisis hepáticos

y control constante de páncreas, de corazón...

y un régimen dietético riguroso.

Todos estos cuidados, ¿su ex marido no se nos puede proporcionar?

Bueno, Enrique trabaja mucho.

No... No creo que pueda prestarle esa atención.

Bueno, la atención que yo le presto.

-Podría contratar una cuidadora que...

que ocupe su lugar en las horas en las que él está con trabajo.

Él mismo lo ha propuesto.

-Pero ¿una cuidadora en lugar de su propia madre?

No sé qué sentido tiene.

-Bueno, usted también trabaja.

¿Cómo se las arregla

para estar tanto tiempo en consultas y hospitales?

-Bueno, yo soy autónoma.

Puedo organizarme el trabajo como mejor me convenga,

y lo organizo para poder atender a mi hija

como hay que atenderla.

Buenos días. Buenos días.

¿Qué tal? Bien.

A toda prisa, pero bien.

¿Qué, te dormiste?

No. No, no. Siempre acabo de arreglarme aquí.

Es que salgo de casa escopetada y no me da tiempo.

Además, hoy la línea uno del metro estaba en obras

y he tardado el doble. Vamos, que me he retrasado.

Porque... ¿tú de dónde vienes?

De Miraflores. Ah, Miraflores, es verdad.

Me suena en tu ficha...

El nombre de tu calle era curioso, ¿no? Era como... Tumaca.

Sí. Sí, sí. Pan con tumaca.

No. No, no.

Mi calle se llama Tumaco.

Pero vamos, es un buen método para recordarlo.

Bueno, oye, con pan tumaca o sin pan tumaca, te propongo una cosa.

¿Y si vienes a casa, que te queda cerca,

y venimos juntas, en mi coche?

¿En serio? Claro.

Ay, Sofi, me salvarías la vida.

Y me olvido de las colas en el metro y los empujones,

los pasillos interminables...

Oye, pero te advierto que no tengo una limusina.

Bueno, pues mejor, porque, eso sí,

la condición es que la gasolina sea a medias.

Bueno, ya veremos. Luego te paso la dirección.

¿De qué manera influye en la relación el...

descubrimiento de la enfermedad de Laura?

-Influyó... Vaya si influyó.

Porque cuando Laura llegó,

nosotros éramos una pareja bien avenida.

Nos encantó su llegada.

Yo no sé si se puede decir que éramos felices,

pero bueno, más o menos.

-O sea que el declive de la relación se inició

con el descubrimiento de la enfermedad.

-Sí.

Sí, Enrique empezó a ponerse muy nervioso,

como... como si no fuera capaz de afrontar la situación.

Porque al principio fueron unas manchas amarillo pálido

que aparecieron en la piel,

y ahí empezó todo el calvario,

de pruebas, análisis, medicamentos que no funcionaban...

Al principio, los médicos creyeron que se trataba de una ictericia,

un trastorno hepático.

Hasta que descubrieron la maldita hemocromatosis,

que es un exceso de hierro en algunos órganos del cuerpo.

Es un caso muy raro,

porque no se suele dar en niños, y menos de tan corta edad.

Y ahí, Enrique recibió la noticia como un mazazo.

Bueno, y todo el cambio que supuso nuestras vidas, todo...

Y ya, discusiones,

gritos, malos modos entre los dos...

Hasta que... bueno, hasta que ya no podíamos soportarnos, y...

y decidimos separarnos.

Hola. -Hola.

¿Son para mí?

Eh... Pues... En cuanto termine con esto,

te las hago.

No te preocupes, las puedo hacer yo misma.

No, que no me cuesta nada, es mi trabajo.

¿Sabes qué? Hace tanto frío en la oficina

desde que alguien manipula el termostato que...

este es el sitio más calentito.

No se lo digas a nadie, pero vengo a por una reserva de calor.

No, tranquila.

Oye, pero... ¿quién ha bajado la temperatura?

¿Es por ahorrar? No creo.

No sé quién ha sido, pero alguien que quiere fastidiarnos

o que piensa que con el frío se rinde más.

Algo habrá que hacer, ¿no? Pues sí.

-Adelante.

-Ayer tuve la visita de un cliente un poco nervioso.

-Ah, ¿sí? ¿Quién?

-Nuestro viejo amigo Fajardo Chaparro.

Preguntaba por ti y estaba bastante cabreado.

Las inspecciones de Hacienda, decía.

-Fajardo es muy impresionable. Oye "Hacienda" y se pone nervioso.

Si no pasa nada, por Dios, una inspección rutinaria.

-Pues eso mismo le dije yo.

Pero me dijo que si era rutinaria, tenía que haber acabado ya,

y que, por algún motivo, este inspector andaba por aquí

como si buscara algo en concreto.

-Ya es un paranoico, hombre, por Dios.

Inspector. Es un...

un inspector de estos que les gusta tocar las narices

y que mete los hocicos en el último folio, en el último "pendrive"

o en donde puñetas busquen ahora.

-Pues él no pensaba lo mismo.

Intenté tranquilizarlo, pero fue imposible,

y no paraba de hablar todo el rato en voz alta.

-¿Qué decía?

-Pues palabras sin sentido, o al menos yo no las entendía.

¿Sabes a qué podía referirse?

-No, hombre, ¿yo qué voy a saber?

¿Qué voy a saber?

Hablaré con él.

No puede ir por ahí vociferando acerca de sus negocios.

-Tampoco paraba de repetir:

"Esos cabrones nos van a arruinar la vida,

y Paco debe saberlo".

-Ya, pues ya lo llamaré.

-Francisco, puede que tengamos un problema especial.

Si me pones al corriente, quizá pudiera ayudar.

-¿Qué problema especial ni qué niño muerto? Que no.

-Está bien.

Aquí me tienes para lo que necesites.

-¿Y cómo afrontó Laura el tratamiento?

-Ella un sol.

No se queja.

Vamos de un hospital a otro, venga tratamientos,

y no se queja nunca.

Lo lleva todo con una paciencia...

A veces, si me ve cansada, es ella la que me anima a mí.

Es... Es...

Es un sol, es como si...

como si para ella, la enfermedad fuera parte... de su vida.

Acepta que ya es así.

Y mi ex marido, Enrique, es un desastre.

Trabaja mucho, está siempre muy ocupado con algo,

pero es muy desorganizado.

Es como si siempre estuviera desbordado.

No sé cómo se va a hacer cargo él.

Ella necesita un plan de vida riguroso.

Y conmigo, lo tiene todo organizado.

Es que esto no se puede compartir.

Eh...

¿Y Laura cómo... cómo está llevando todo este tema del divorcio?

Bueno, ella es...

Ella es muy fuerte.

Esto se lo ha dado la enfermedad.

Y eso que ni siquiera habla de ella.

Me gustaría que esta situación la afectase lo menos posible.

Yo quiero protegerla todo lo que pueda, no sé...

Ella no tendrá que venir a declarar, ¿no?

-Es muy posible que sí.

El juez estudiará los informes médicos,

y es muy probable que...

que quiera conocer directamente

la opinión de la niña sobre el divorcio.

Seguramente, se citará con ella a solas,

sin sus padres, pero eso sí, en presencia de los abogados.

-Pero...

Es un procedimiento normal, no debe preocuparse.

Además, en estos casos,

los jueces de familia tienen siempre muy en cuenta a los menores

e intentan protegerlos a toda costa.

Y más aún en una situación como en la que se encuentra Laura.

Ellos solo quieren lo mejor para ellos

y, en definitiva, lo mejor para la familia.

Es que lo mejor para Laura soy yo.

Es que ya no hay familia, no...

Ese proyecto se ha roto.

-Pero si está aquí mi cuñado.

Mejor, así te vienes conmigo al taller.

-Claro.

-Bueno, no sé si estabas esperando a alguien.

Yo no me quiero meter en eso. -Que no, tronco.

No sé, me gusta venir aquí, para pensar.

-Sí, la verdad es que mola.

Y no sabes lo que te entiendo.

Este era nuestro sitio.

-¿Vuestro? -De tu hermana y mío.

Aquí hemos pasado un montón de horas,

y hemos hecho pellas, hemos... -Eh, espera.

¿Pellas? ¿Mi hermana?

-Sí. A ver, entiéndeme.

A veces ella y yo nos íbamos... -No me lo puedo creer.

Pellas, mi hermana. Toda la vida dándome la vara.

-Luis, que pellas, pellas no eran.

A ver, lo que te quiero decir es que, de vez en cuando,

pues tu hermana y yo nos fumábamos alguna clase.

Porque tu hermana sacaba muy buenas notas.

-Ah, ya, ya. -Tú,

como se te ocurra contarle lo que te acabo de decir, te mato.

-¿Yo? Pero si yo soy una tumba, Chema, por favor.

-Ni una palabra, tenemos un trato.

Bueno, que la cuestión, que este era nuestro sitio.

Y aquí nos escondíamos de nuestros padres.

-Pensaba que erais la pareja ideal. -Sí, pero eso fue más tarde.

Al principio, a mi padre no le caía nada bien tu hermana.

Pero eso eran movidas de mi padre.

Tonterías.

-Por mi madre, ¿no?, por lo que hizo.

-Bueno, pues supongo que algo tenía que ver.

Pero que se le quitaron todas las tonterías en cuando la conoció.

Y lo mejor... es que aquí le di el primer beso a tu hermana.

-Ah. Tampoco hace falta que me cuentas guarradas.

-Estaba muerto de miedo.

No sabía si le hacía gracia o me iba a pegar un guantazo.

Pero fue precioso, te lo juro.

Y así empezó todo.

Y menos mal que di el primer paso,

porque me contó hace poco tu hermana que estaba a punto de pasar de mí.

Porque, aunque no te lo creas, yo era muy paradito.

-No. ¿Tú, paradito? No.

-¿Tú me estás vacilando a mí? -No, no, no.

Bueno, lo que sí que sigues siendo es un poquito cursi, ¿no?

-Y tú eres muy listillo, ¿no? ¿Eh?

¿Nos vamos a currar o qué?

-Sí.

No vaya ser que me des un beso también.

-Mira que eres tonto, ¿eh?

-Documentos contables, revisar y clasificar.

Claro.

-Lo siento, Alba, lo necesito esta tarde.

A primera hora me pongo con ello.

Documentos contables, revisar y clasificar.

No, no, estos son documentos...

-¿Estás bien? Sí.

Parece que han venido los Reyes Magos

y me han dejado esta pila de regalos.

Vamos, que te echo una mano.

No, no te preocupes, que tú también tendrás mucho trabajo.

Ya ves cómo vamos aquí, por oleadas o por tsunamis.

Además, que son cosas de contabilidad.

No es tu especialidad, ¿no? Pero se me da genial.

El segundo año en Harvard hice un semestre de Contabilidad.

Venga, vamos a nadar contra el tsunami.

(Vibrador de móvil)

Ay.

Dime.

Te llamo ahora, ¿vale? Es que estoy trabajando.

Venga, un besito. Te quiero. Chao.

Chao, Chao.

¿Era Gonzalo?

¿Lo conoces? No.

Bueno, del Photopic.

Ah, ¿sí? A ver, vamos a mirárselo.

Es que tiene muchos seguidores.

¿Cuál es tu favorita?

Esta me encanta.

Ladera norte de Aspen, en Colorado.

Es que vino a visitarme a Harvard.

Nos fuimos esquiar con unos amigos

que tenían un chalé allí espectacular.

Ajá. Esta foto se la hice yo.

A ver las tuyas.

No, yo es que no... no subo fotos.

¿Qué iba a subir,

esta pila de papeles o las ojeras que se me van a quedar después?

Ahí sale gente guapísima en sitios chulísimos.

Nadie querrá verme a mí. Pero ¿qué dices? Eres preciosa.

Y, bueno, ya hablaremos de lo que puedes hacer, pero es preciosa.

Venga, vamos a ponernos con el tsunami.

-Es muy sencillo, el termostato se activa por horas.

¿Qué hora es? Las 12:00.

Pues... ¿a qué temperatura lo ponemos?

No lo sé, pero a una temperatura confortable, ¿no?

Que no parezca esto la tundra soriana.

-La temperatura en trabajos sedentarios

como oficina o similares

estará comprendida en invierno entre los 17 y 24 grados centígrados.

Real decreto 486/1997,

derecho del trabajo y la seguridad social.

-Guau. -Tercer curso,

o sea que nueve créditos. Bravo.

-Vaya con la chica matrícula de honor.

Aunque le sedentarios espero que no vaya por mí,

que me tiro todo el santo día de un lado para otro.

Bueno, a ver, ¿por qué no lo ponemos a 22 grados?

Para no provocar. Venga, hecho.

-¿Qué tenemos aquí? ¿Qué hacéis, arreglando el mundo?

-Solo el clima. -Ya.

El cambio climático, calentamiento global,

los polos se derriten... -El ecosistema se destruye...

Hasta los pingüinos pasan frío.

-La glaciación avanza sobre nosotros.

-Carol, Carol, Carol.

¿Qué han querido decir?

-Pues eso, que aquí estamos, arreglando el clima.

Bueno, solo de nuestro pequeño mundo.

El comité de medioambiente de este bufete

hemos concluido sobre la temperatura de la oficina,

22 grados, Real Decreto 400...

Bueno, da igual.

-¿Vosotras?

(CARLOTA) Mejor, porque el cruce ese...

Vamos, que yo cruzaba por el centro y me cogía unos atascos siempre...

Esa es Isabel.

-Vuelvo después de la reunión.

Jorge Leiva. Encantado. Isabel Fuentes. Un placer.

Carlota, me alegra verte. ¿Qué tal estás?

-Perfectamente. ¿Y tú?

-No puedo quejarme.

Bueno, aquí estamos de nuevo tú y yo, frente a frente.

Eh... ¿Va a venir tu cliente al final a la reunión?

Sí, en menos de media hora estará aquí.

¿Y... puedo preguntar qué le ha parecido la documentación?

Sí, se lo podéis preguntar a él mismo luego.

Aunque os puedo adelantar que así no vais a conseguir gran cosa.

Vamos, yo creo que vosotros sabéis

que los argumentos de vuestro cliente son muy poco sólidos.

-Eso habrá que verlo.

Hubo un acuerdo sobre cómo se repartirían las responsabilidades

tras la separación: el colegio, las visitas al hospital...

Un acuerdo mutuo.

No sé por qué vuestra cliente pretende

la guarda y custodia de Laura en exclusiva,

apartándola de su padre y acusándolo de ser un irresponsable.

Hombre, tampoco se trata de eso.

-Lo que pretendemos, por encima de cualquier cosa,

es el bienestar de su hija. -Ajá.

Habrá un régimen de visitas muy amplio.

¿Régimen de visitas? Por favor.

Creo que estamos aquí para llegar a un acuerdo entre las partes,

no para imponer las condiciones de una de ellas.

Mi cliente no considera suficiente un régimen de visitas.

Amplio o no.

Lo que él quiere es la custodia compartida,

ni más, porque podría reclamar la custodia exclusiva,

ni menos, custodia compartida.

¿Sabes lo grave que es que un niño crezca con un progenitor ausente?

No, claro que no, para eso hace falta ser padre.

O madre.

Os aconsejo que antes de seguir por este camino,

defendiendo a ultranza a vuestra cliente,

tratéis de convencerla para que llegue a un acuerdo satisfactorio,

que considere las opiniones y los deseos de mi cliente.

Un acuerdo justo.

Aquí la única víctima es Laura, tenedlo en cuenta.

Y otra cosa, no estoy dispuesta a perder el tiempo con reuniones.

Así que si vais a mantener esta postura,

creo que será la última que hagamos sin un juez.

-¿Nos estás amenazando, Isabel?

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

-Siento la muerte de su padre.

Eh... ¿Lo conocías?

Sí, claro. Era un gran abogado.

Debe ser duro sucederlo.

Bueno, yo no intento sucederlo. Solo intento hacer bien mi trabajo.

Encantada. Igualmente.

-A ver, la mecánica en sí tiene muchos secretos,

pero si hay algo que yo he aprendido en todo este tiempo

es que un tornillo te puede desembocar en una avería grave.

Pero ¿sabes qué también he aprendido?

A saber lidiar con los clientes,

que a veces, esos son peor que un motor gripado.

-Siempre tienen prisa, nunca están contentos con el presupuesto...

-Cuando quieres, aprendes muy rápido.

Pero no nos podemos olvidar de algo,

que son clientes y que son los que nos dan de comer.

Aparte, ponte en su lugar por un momento.

No solamente es que se quedan sin el coche unos cuantos días,

sino que tienen que aflojar la pasta.

O sea, no podemos esperar que lleguen contentos.

-Ya. Si esta mañana...

ha llegado el que ha venido con la caja de cambios hecha un cisco,

pues mientras estaba rellenando la ficha,

le he preguntado por el número de matrícula,

me dice: "Ustedes sabrán, con las veces que le hemos traído el coche".

Como si nosotros hubiéramos roto la caja de cambios.

-Que nada, Luis, que es lo que te digo.

Hay que saber lidiar con ellos y tener paciencia,

mucha paciencia, Luis.

-¿Te han dejado a deber pasta alguna vez?

-Sí. Sí, sí, alguna vez sí, sobre todo al principio.

Yo era tonto y me fiaba de todo el mundo.

Me decían: "Oye, que mañana te pago. Me llevo el coche ahora, ¿vale?".

Y, claro,

pues nunca venían.

Así que, conclusión:

aprendí a dejar las llaves después de que me pagaran.

Oye, que muchas gracias por echarme una mano en el taller.

Yo, con las fichas y todo eso, pierdo mucho el tiempo.

-Claro. Tú lo que necesitas es un ayudante.

Hay que expandir el negocio.

Y hablando de negocios, ¿yo cuándo cobro?

¿O voy a ser siempre el hermano de la novia?

-Tú eres muy listo, ¿no?

Pero se ha sido tu primer día y...

y habrás trabajado como mucho una hora.

Ya veremos, ya veremos, Luis. Todo se andará.

Tranquilo.

(Móvil)

(Móvil)

Es tu colega.

El Webo.

¿No lo vas a coger?

-No, paso.

Quiero comer tranquilo.

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Creo que todos estamos de acuerdo en que lo principal

es que prevalezcan los intereses de la menor.

Nosotros pensamos que lo mejor es que... se dejen a un lado

viejas rencillas y rencores

y hagamos un esfuerzo por centrarnos

en lo que importa de verdad: Laura.

-Nuestra petición es que la guarda y custodia se otorgue a la madre.

Eso sí, ella está dispuesta

a que el acceso del padre a su hija sea importante.

Podemos... acordar un régimen de visitas realmente generoso.

-Creo haber señalado que mi cliente no está dispuesto en ningún caso

a aceptar otra cosa que no sea la custodia compartida.

Es evidente que es capaz de cuidar a su hija tanto como la madre.

Sn padres por partes iguales

y merecen compartir por igual a su hija,

una hija que es el amor de su vida. -¿El amor de su vida?

Sería al principio.

Pero él se dejó absorber por su trabajo.

Le resultó muy cómodo dejarme a mí al cargo de todo.

Yo trabajaba para él,

pero cuando nos separamos, cambié de trabajo,

para poder hacerlo desde casa, para poder cuidar a mi hija.

-Nuestra hija.

-Su mayor amor es el trabajo.

-Mentira.

No estoy dispuesto a tolerar que...

A ver, yo he trabajado mucho

para que tuviéramos una buena posición,

que Laura tenga la mejor atención médica.

-¿Y yo? ¿Yo no he trabajado?

Más hubiera valido darle a nuestra hija la atención de su padre.

Llegabas cuando estaba dormida, la veías de Pascuas a Ramos.

¿El amor de tu vida? Hay que ser cínico.

-A ver...

Sinceramente, yo creo que este cruce de reproches

no nos lleva a ninguna parte.

Creo que lo mejor es que se limiten

a responder a nuestras preguntas, por favor.

Pues suerte, porque ella ni deja hablar ni escucha.

-Mira quién habla, el señor sabelotodo.

Tú sí que no escuchas.

Solo ves lo que te conviene.

Desde que se descubrió la enfermedad de Laura,

¿quién se ha hecho cargo de ella? ¿Quién?

Dejé mi trabajo para encargarme en cuerpo y alma a ella.

-Ya me dirás qué tal el pan de maíz, a mí me encanta.

A ver... El otro día,

lo probé en casa de mi tía Asunción, maja, y...

Buenísimo, ¿no? Ajá, muy bien.

Además, como apetecible, amarillito, como...

Está muy rico.

Hola, cariño. Hola.

Hola.

Uy, ¿se te ha olvidado el táper hoy?

No, la verdad es que no, pero me apetecía comer algo ligero.

Ah, bueno, mejor.

Así descansas de tanta fabada y tanto cocido y esas cosas.

¿Qué te pongo, cariño? Una ensalada, sin salsa, por favor.

Acostumbras a comer más tarde, ¿no?

Sí, pero bueno, es que esto luego se llena de gente.

¿Y hoy no comes con Charly y con Carol?

Es que... todo el día en el bufete, pues a veces me agobia.

Quería tomar un poco el aire.

Pues sí, tienes toda la razón.

A mí a veces también me agobia todo el ajetreo del bufete.

Y mira que me considero una persona sociable,

pero también me gusta a mitad del día salir a tomar el aire un poco.

Aunque si te digo la verdad, hoy me apetecía comer con Chema.

Pensarás que somos la típica pareja empalagosa,

pero es la verdad. No. ¿Empalagosos? No, qué va.

Yo pienso que hacer con tu pareja, no sé, cosas cotidianas, es...

es muy romántico.

Ay, Alba, eres encantadora.

¿Estás bien? ¿Te pasa algo?

No.

Bueno, nada importante.

Es solo que a veces me agobian las relaciones en el bufete.

¿Charly y Carol?

Más o menos.

Hay cosas personales que preferiría no compartir con ellas.

Y eso, pues... acaba creando fricciones.

No sé, tampoco quiero que todos en el bufete

estén al tanto de mis asuntos personales.

Pues sí, tienes toda la razón.

A veces, se entremezclan las cosas,

la vida personal con la vida laboral...

Pasamos tantas horas trabajando que al final, una se lía.

Pero oye, tú sabes

que puedes contar tanto con Sofía como conmigo.

Somos tus amigas y estamos aquí para lo que necesites.

Recuerda: las tres mosqueteras.

Gracias, Oli.

De nada, guapa. Que aproveche.

-Has podido atender a nuestra hija y llevarla al hospital y donde fuera

porque trabajabas conmigo.

Era tu jefe y lo permitía. -Me lo permitías porque te convenía.

Te convenía que yo me ocupara de Laura

y así, tú dedicarte a tu trabajo.

Te convenía porque... Te convenía porque soy tu mejor diseñadora,

y los clientes querían que yo hiciera el trabajo.

Me necesitabas. -No, no. No, señor.

No era solo por eso.

Yo dejaba que te organizaras a tu hora

para que estuvieras más tiempo con Laura,

porque quería lo mejor para ella. -Ah, ¿sí?

Querías que me ocupara de Laura porque era lo mejor para ella,

¿y ya no quieres que yo me ocupe?

Deberías haberte comportado como un padre de verdad

cuando ella lo necesitaba.

-No he venido aquí para que me insulten.

No te permito que me trates así.

Éramos un equipo. -Un equipo...

Éramos un matrimonio.

Y ahora ya no somos nada.

Discrepo absolutamente.

Sois los padres de Laura.

Y eso, en estos momentos, es lo más importante.

Eh...

Creo que lo mejor es que se tranquilicen, reflexionen y...

nos reunamos otro día.

-¿Todo bien?

Hasta arriba de trabajo, como bien sabes.

Sí, yo también estoy hasta arriba de trabajo.

Aquí se trabaja muy duro. Ya.

¿Qué haces?

¿Adónde vas?

Creía que querías mantener las distancias.

Yo lo que quiero es acortar distancias.

Pero aquí en el trabajo no puedo.

Vale.

Pero te voy a pedir una cosa.

Que me dejes trabajar.

¿Te queda mucho, Carol?

-Un poco. ¿Tú tienes mucha prisa?

Un poco también, pero ya lo hago yo, no te preocupes.

¿Te has enterado de lo que se comenta?

No.

¿Qué pasa? Amores de oficina.

¿Qué?

Es que aquí la gente raja que no veas, ¿eh?

Pero no digas que te lo he contado yo,

que luego van diciendo que cuento todo.

Vale, vale.

Ya está, suéltalo.

Se han enterado de lo mío con Ángel, ¿no?

Qué va. Ah.

¿Entonces?

¿A que no sabes con quién se ha liado Macarena?

¿Macarena?

Pues no.

Ni idea. Venga, di un nombre.

Ay, no sé. Eh...

¿Con Tino?

Sí.

Qué fuerte. Ya.

No tenía ni idea.

Es que aquí, cuando dos van juntos todo el tiempo...

o ha pasado algo entre ellos o va a pasar.

¿Y a ti quién te lo ha dicho?

Pues...

Mira, ahí la tienes.

Bueno, luego os veo.

-Adiós.

¿Qué, te ha contado lo de Macarena y Tino?

Me lo estaba contando justo ahora.

Si es que la peña no tiene ningún cuidado.

Van dándose besitos y palmaditas en el culo

en medio del bufete como si nada.

¿En serio? Como lo oyes.

Pero ¿tú los has visto?

Yo y medio mundo.

Es que al principio, lo llevaban con cuidado,

pero se ve que estas cosas no se pueden mantener en secreto

por mucho tiempo. Ya.

Un día ves una sonrisita y no pasa nada,

al día siguiente, te limpio la comisura de los labios...

con tu servilleta,

que toco una rodilla...

Y míralos ahora, tan felices.

Y lo peor de todo es que se piensan que no se ha enterado nadie.

Y lo sabe todo el mundo.

Si es que el amor...

es ciego y tonto.

-¿Qué tal, Jorge?

¿Qué tal, Ángel? ¿Cómo estás? ¿Cómo ha ido en el juzgado?

Bueno, he tenido días mejores, la verdad.

Ajá.

Oye, ¿tú conoces a Isabel Fuentes, la abogada?

Sí, de oídas.

Y creo que no es una oponente fácil.

No. El caso lo tienes con Carlota, ¿no?

Ajá. Creo que se llevan a matar.

Eso parece, sí.

Yo tampoco he querido meterme ni preguntar, no vaya a ser...

Pero sí, sí es dura.

Casi tanto como mi cliente.

¿Ha pasado algo? No.

Pero bueno, lo que llevamos es una demanda por la custodia de la niña,

llevamos a la madre, y no quiere ceder ni un milímetro.

No quiere compartirla. No.

Es más, lo que quiere es la custodia exclusiva.

Y me da a mí que va a ser prácticamente imposible conseguir.

Pero ella... No sé.

Lo está luchando con una decisión, una firmeza, que...

en el fondo me parece hasta admirable.

Yo sería incapaz.

Voy a poner esto.

¿Por qué las mujeres son especialistas

en sacarnos de nuestras casillas? Y son más duras que nosotros.

Ya, eso desde luego.

Quizá le den mil vueltas a las cosas,

peo cuando algo se les mete en la cabeza, al final lo consiguen.

Saben luchar.

Lo han tenido que hacer durante toda la vida.

Y cuando tienen algo claro...

van a por ello sin importarles las consecuencias,

y eso te lo digo por experiencia.

¿Ha pasado algo?

Nada, con...

Cosas con mi novia, bueno, ya ex novia.

Vino a verme este fin de semana de Chicago, así, en plan sorpresa,

y al final se ha pasado más tiempo en el avión que en España.

Discutimos, dijo que se iba, cogió la maleta... y hasta hoy.

Pues ya lo siento. Nada, no te preocupes.

Intento no pensar mucho en ello, porque si no...

se me hace la cosa muy cuesta arriba.

Si te sirve de consuelo, yo también he tenido mi dosis.

Eso de que la mujer es el sexo débil, será en las películas.

Y, sobre todo, no en el bufete.

Yo no sé cómo lo hacen,

pero al final siempre acaban teniendo la razón,

y nosotros, sintiéndonos culpables.

Eso no se lo digas a Carlota,

que al final vas a tener que darle la razón.

No, no, no, no.

Bueno, ¿y tú qué tal, mucho trabajo?

Bueno, tengo una demanda muy bonita esperándome ahora mismo.

Uh. Día movidito.

Sí, ya sabes lo que es.

Sí, sí.

-Acaban de traer dos sobres.

Toma. -Gracias.

-De nada.

-Dime, Rodri, que tengo mucho trabajo.

-Ya, ya lo veo, ya.

-Pero ¿qué haces aquí?

-Invitarte a fresas con champán.

Hora de comer. -¿Fresas con champán?

-Las fresas potencian el sabor del champán.

-Vamos, Richard Gere, que yo también quiero ser Julia Roberts, pero no.

El acontecimiento, otro día. -Oye, pero escucha.

Tanto trabajo... Hay cosas más importantes,

la amistad, por ejemplo.

-¿Sabes? Tengo una curiosidad. -Dime.

-¿Alguna vez te ha funcionado algo tan cursi

como las fresas con champán? -Me ofendes, Berta.

-¿Qué te voy a ofender? Si eres puro teatro.

No, en serio, ¿te ha funcionado alguna vez?

Vale, no, pero... no, pero, pero...

pero el triunfo es patrimonio de los osados,

de los que no nos rendimos jamás. ¿Vendrás a comer?

-No.

Así que búscate a alguien que trabaje tan poco como tú,

y sobre todo, búscate otra estrategia, porque si no...

-Me rompes el corazón, Berta.

-Mira, justo Berta me hablaba de ti. -Oye.

No creas a este sinvergüenza, o sea, nada de lo que diga.

Nada, tranquila, si nunca lo hago.

Y tú qué, no trabajas, ¿no?

-Bueno, ventajas de que el jefe sea tu padre,

te puedes tomar la tarde libre para reflexionar.

O más bien que el jefe te quiere perder de vista.

Oye, no seas ingrato, que te vengo a invitar a comer.

-Fresas con champán.

-Nada, que te vienes a comer conmigo.

No, no voy, que me haces perder toda la tarde.

Que no, hombre. Vamos, ven.

Hasta luego. -Adiós.

Déjame que deje esto del despacho.

Un poco mal sí que debo estar para seguir aguantándote.

-Pero ¿tú lo estás escuchando?

-A él sí, pero cuando hablas tú, prefiero desconectar.

-Joder, vaya dos, de verdad.

Mira, si su mejor amigo.

Si te contara de los líos que lo saqué en la facultad...

Todos estos años me los he pasado preocupado

porque estabas solo en esa capital del vicio y perversión

que es Chicago.

Y ahora, que está de vuelta, quiere pasar de mí.

Y eso que nunca vas a encontrar, escucha,

a dos seres humanos más afines.

¿Qué? -A ver, a ver. Cuéntame.

¿Cómo es eso de que sois tan afines?

Pues porque lo somos, Olivia, lo somos.

Años de amistad profunda me permiten asegurarlo.

Pero que, escucha, que tú y yo también podemos ser afines.

Si quieres, ¿eh? Lo intuyo. Bueno, más que intuirlo,

ha quedado demostrado, ¿no?, en alguna ocasión.

¿Eh?

Y tú, ¿qué, no dices nada? Estarás de acuerdo conmigo.

A mí me interesa la opinión de Olivia.

Y a mí, y a mí, y a mí.

-Signos del zodíaco. -Ah, yo aries y él sagitario.

Capricornio. Eso, capricornio.

Por esto nunca te acuerdas de mi cumpleaños, ¿no?

Que no, que me he liado.

-Aries. -Ajá.

-El carnero. -Ajá.

-Signo de fuego, cualidad cardinal,

te rige Marte, sois muy extrovertidos,

muy enérgicos.

Unos pesados de tomo y lomo, vaya.

Bueno, te diré más, absolutamente incompatible con Capricornio.

Sí, un desastre, vamos.

Afinidad abocada al fracaso más absoluto.

-Muy científico todo, vaya.

Así que es por eso...

-Perdona, pero es científico, ¿vale?

Está científicamente comprobado

que los astros influyen en nuestro destino.

-Vale, vale, vale.

Y no se puede superar la incompatibilidad

con los ascendentes o los descendentes

o una historia de esas? -"Ji, ji". No.

Descendente, descendente...

-Ay...

Oye, ¿tú no creerás en las chorradas estas de los astros, no?

Que para reírse un rato, bueno, pero...

¿Incompatibles tú y yo?

¿Será posible tamaño dislate? Hombre, algo de razón tiene.

¿No? Pues no.

Oye, cuéntame, ¿qué tal las cosas por el despacho?

Bien, como siempre.

Bueno, mi padre, que está ahí...

No sé, que lo veo regular.

Pero ¿por la separación o ha pasado algo de trabajo?

No, por el divorcio, supongo.

¿Y has hablado con él?

¿De cosas personales, con mi padre? Qué va.

Qué va, mi padre es como una cámara acorazada, macho.

Muchos don de gentes, pero de puertas para fuera todo.

Pues deberías, Rodri.

Venga, vamos a comer.

Sí, anda.

Ay, si no fuese por ti...

-Bueno, para eso estamos los compañeros, ¿no?

¿Cuánto te queda?

Pues... unos 20 minutitos.

¿Qué vas a hacer ahora?

Pues pienso llegar a casa,

meterme en la bañera con una copa de vino blanco y disfrutar.

La verdad es que no suena mal.

Después de la paliza que nos hemos pegado...

¿Y tú? Pues yo voy a meterme en la cama,

después de que mi madre me haga las preguntas del día:

qué has hecho hoy, cómo te ha ido...

¿Sabes una cosa?

Cuando no tengamos que escalar montañas de documentos,

nos vamos a ir tú y yo a tomarnos una copa por ahí, ¿te parece?

Sería genial.

Adiós.

Oye, y... gracias. Ha sido un placer.

-Que no me imites. ¿Qué haces?

-¿Dónde está mamá?

-Trabajando, supongo.

-Pero es supertarde.

-Bueno, es lo que tienen las supermadres,

que trabajan mucho.

-Como papá.

-Bueno...

La que trabaja es mamá.

Papá... No sé qué decirte.

Más o menos.

-¿Qué, ha llegado ya vuestra madre?

-No, las supermadres trabajan mucho.

-Pues claro. ¿Sabéis lo que vamos a hacer?

Le vamos a dar una alegría.

Vamos a pedir una pizza y así no tiene que trabajar.

-¡Sí! -No creo que le haga ilusión

que cenemos pizza.

-Pues mira, tienes razón.

Os voy a cocinar yo, porque tengo tres Estrellas,

más que el... Daniel Muñoz... ese.

Os vais a enterar. -David.

David Muñoz. -Ah.

Y no creo que seas capaz de hacer

marmitako de bonito en "causataki", versión tibia.

¿A que no? -Ja. Voy a ver.

¿Quién me ayuda? -Yo te ayudo, yo te ayudo.

Yo soy mejor que el David ese. -Hombre, claro.

-Tengo cuatro Estrellas.

-Mira qué bien. Pues entonces va a cocinar usted el menú.

¿Qué le parece? -Vale.

Vamos a ver qué hay.

¿Pasta?

-Eh... Vale.

-¿Con qué la hacemos?

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

-Por fin llegas antes que yo, ya era hora.

Mi amor, estoy hecho un asco. Déjame ducharme primero.

Me da igual.

Ay.

No me voy a poder mover de aquí en los próximos dos siglos.

Pues fantástico. Así haremos todo desde aquí,

tus juicios y mis reparaciones.

Aunque me muero del hambre.

Y este sofá no tiene cocina.

Pues... que la cocina venga a nosotros.

¿Y si pedimos algo por teléfono?

Muy buena idea. ¿Dónde tienes el móvil?

Aquí.

Ay. Vamos a morir de hambre.

Pero vamos a morir juntos.

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

Puede ser importante.

(Vibración de móvil)

Lo importante ahora es esto.

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

-Quería saber si estaba todo bien con Fajardo.

El otro día estuvo aquí, el lunes, y montó un escándalo intolerable.

Sé que es uno de los mejores clientes del bufete,

pero todo tiene un límite.

-¿Te tienes que ir precisamente ahora?

Llevo meses trabajando en el tema.

No los podemos dejar tirados. Hay mucha gente comprometida.

¿Qué les decimos, que se va todo al garete?

-La enseñanza es tan importante como estar defendiendo casos.

No sabes lo sacrificada que es.

Das lo mejor de ti.

Nunca sabes qué futuro gran abogado vas a tener delante.

-Pues mira, a lo mejor, ¿eh?, el próximo que ocupe esa silla, ¿eh?

Antes querías que estuviera contigo todos los días.

-Ahora tengo otras historias en la cabeza.

-¿Qué secretos te traes?

Lo más conveniente sería evitar ir a juicio y...

no causar más daño.

Sobre todo pensando en la niña.

¿Desde cuándo fumas? -¿Qué clase de pregunta es esa?

Ayer me encontré un puro.

Laura me ha contado algo muy curioso.

Cuando estábamos dibujando,

le he preguntado con quién solía ir al hospital,

y me ha empezado a hablar de un tal Marcos.

Susana no nos ha comentado nada.

Por lo visto, conoce muy bien la enfermedad de Laura.

¿A qué te refieres?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 17

Derecho a soñar - Capítulo 17

01 feb 2019

Un nuevo caso en el bufete ZL&D: Susana, madre de una niña de 8 años con una grave enfermedad quiere el divorcio y exige la custodia exclusiva. Su intransigencia y la de su marido, que reclama la custodia compartida, saca a relucir una complicada situación matrimonial. Entretanto Jorge se siente cada vez más atraído por Julia, aunque duda mucho en manifestárselo. A Julia le sucede algo parecido, lo que la hace sentir confusa, a lo que hay que añadir el ajuste a la nueva situación, con su hermano de regreso a casa. En el bufete la baja temperatura programada provoca un cierto conflicto.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 17" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 17"
Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 70% pasado viernes
    Capítulo 94 pasado viernes El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...

Añadir comentario ↓

  1. Anastasia

    La verdad es que la serie me tiene enganchada, pero también es verdad que me resulta muy plana, a las conversaciones les falta "chispa", es todo muy recto, un poco simple...

    04 feb 2019