Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5309580
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 126 - Ver ahora
Transcripción completa

Ángel y Victoria estaban utilizando el bufete

para blanquear dinero de clientes secretos.

Antes del accidente, quiso hablar conmigo.

A lo mejor, quería hablarme de esos negocios.

Dijo que quería dejarlo todo.

Ángel y yo nos conocíamos desde antes que yo entrara

en el bufete. ¿Erais amantes?

Sí.

Él no sentía nada por mí, nunca hubo amor entre nosotros.

Ángel, por vos, quiso cambiar su vida.

Y la cambió.

Necesitaríamos una parte de la fachada de vuestro edificio.

Como puede ver, lo comparte con la camioneta.

Dos metros... Sí, es algo muy simple.

Por la presente, la comunidad de propietarios autoriza...

Ay, Julia, cariño...

Diré que te beneficiaste de los dividendos de las actividades

y que no puedes decir que no lo sabías.

Y si Jesús se pone de tu parte contra mí en este asunto,

Haré lo mismo con él.

¿Serías capaz de meter en la cárcel a tu propio hijo?

Ponme a prueba.

Los bienes del matrimonio se repartirán a partes iguales

con usufructo de la casa para Lourdes.

Así como una pensión compensatoria en su favor

de setecientos siete euros con setenta céntimos.

Esto es todo.

-Así parece. -Adiós, Lourdes.

Mi padre murió asesinado.

Y tú lo has ocultado.

Jorge, te recuerdo que yo era íntimo amigo de tu padre.

Su amigo del alma, ¿cómo iba yo a ocultarte su asesinato?

Porque ser su mejor amigo no te importó una mierda

a la hora de manchar su nombre y acusarlo de un delito,

¿se te ha olvidado eso?

Mi padre puede tener todos los defectos que quieras,

pero no es un criminal.

No estoy diciendo que sea un criminal,

lo que digo es que tu padre cubrió un crimen,

ese crimen es el asesinato de mi padre.

No voy a aceptar que sigas repitiendo barbaridades

en mi presencia así que, por favor, te pido que te vayas.

Disculpe, pero estamos cerrados. Julia...

¿Os conocéis?

Soy su madre.

Perdón por venir tan bruscamente.

Sé que tiene que ser un shock ver a una madre

después de tantos años.

Me recordarás diferente, no sé, más joven, qué estupidez.

¿Qué quieres?

Quería verte.

¿Crees que te puedes presentar como si no hubiera pasado nada?

¿Dónde has estado todo este tiempo?

Julia... ¿Por qué nunca nos has contactado?

Voy a explicártelo todo, te lo prometo, por supuesto...

Pero no creo que este sea el momento ni el lugar.

Lo he imaginado muchas veces en mi cabeza

y me gustaría hacerlo con calma, tomar un café juntas,

normalizar esto, no sé... Ya... ¿sabes que papá murió?

Sí.

Y por eso, ni te presentaste al funeral, ¿no?

¿Sabes que tienes otro hijo?

Otro hijo que se llama Luis, ha estado en un centro de menores

¿Eso lo sabías? Julia, vamos a hablar...

Ni te acerques no tengo nada que hablar contigo, vete.

Julia...

¿Por qué no salimos de aquí, vamos a otro sitio

y si quieres, habláis con calma? Sí, tenemos mucho que hablar.

Las dos lo sabemos.

Pero ahora, no se me ocurre nada, lo siento.

Solo decirte una cosa, Julia...

La vida tampoco ha sido fácil para mí.

¿Cómo puedes tener la cara de venir aquí a decirme

que la vida no ha sido fácil para ti?

¿Sabes cómo está Luis?

¿Sabes qué ha hecho con su vida? No, no lo sabes.

No sabes ni qué cara tiene Luis.

¿Sabes qué he hecho yo con mi vida? No tienes ni... Vete, de verdad.

No tengo nada que hablar con ella.

Yo creo que lo mejor es...

Que se marche y hablaréis otro día. Sí, sí, lo entiendo.

Lo entiendo perfectamente, solo quería advertirle

de que mañana volveré por aquí.

Tengo una cita con un abogado de este bufete,

con Jesús Zabálburu.

Él se va a encargar de mi caso.

Estoy en un aprieto.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Qué pérdida de tiempo...

A ver cuándo inventan la secadora que también planche y doble.

¿Por qué no contratas a alguien que te eche una mano?

Porque es nuestra casa y son nuestras cosas.

Nadie va a doblar tus camisas con más cariño que tu madre.

Ya...

Vamos, que no te fías, ¿no? Pues no.

He conseguido hablar con la madre de Ángel.

Ah...

Dice que todo sigue igual. Vaya...

Mamá...

¿Crees que debería ir al hospital más a menudo?

No, cariño.

Siento que no sirve de nada y yo salgo destrozada.

¿Debería sentirme mal por sentir eso?

No, claro que no.

Ir más a menudo solo te provocará más sufrimiento.

No me gustaría que Ángel despertase y tardasen horas en avisarme.

Sé que sigues enamorada de él.

Pero...

Los médicos son pesimistas.

Las posibilidades de que despierte son...

Bueno, no quiero decir que...

Que vaya a tardar meses o...

O años en despertar.

Pero bueno, no sé... Gracias por tu apoyo.

Cariño, eres muy joven.

Tienes que retomar tu vida, que el tiempo pasa.

No puedes estar esperando un milagro.

No creo que seas la más adecuada para dar ese tipo de consejos.

Has estado toda la vida enamorada de Francisco

sabiendo que tiene otra familia

y no te ha importado ser la otra y esperar, ¿durante cuánto?

25 años, hasta que se ha cansado de ella.

¿Nunca has pensado cómo hubiera sido tu vida

si no lo hubieras esperado? ¡Pues claro que sí!

A lo mejor, tendrías más hijos.

Una familia, y no estarías tan sola.

Seguro que habrías podido encontrar a un hombre que no mintiera.

Pues seguro.

Pero precisamente por eso, quiero...

No quiero que cometas mis mismos errores.

Que te pases la vida esperando a un hombre que no despertará.

O, que si despierta, se queda medio tonto.

Ese comentario es horrible. ¡Lo sé!

¿Pero lo has pensado, Alba?

No hay nada que te ate a él, nada.

No tenéis hijos, no estáis casados.

Ni si quiera puedes visitarlo sin el permiso de sus padres.

No sois familia, Alba, no sois familia.

¿No es lo mismo que te pasa a ti con Francisco?

Si tuviese un accidente, no podríamos visitarlo.

Eso no es así. Sí es así, no somos familia.

No tenemos ningún vínculo ni derecho legal.

No me ha reconocido como hija. Lo ha hecho aquí y en el bufete.

¿Y en el registro?

Lo que ha hecho, a la hora de la verdad no es más que humo.

Nunca me lo había planteado así.

Pues despierta.

Has idealizado una historia de amor con un hombre que ni conoces.

-"No es fácil, necesito tiempo". -Tienes hasta final de mes.

¿Fin de mes? No, eso es imposible. Hay que blanquear seis millones.

Las facturas que tenemos no cubren ni la mitad.

Francisco, si tienes problemas, podemos recurrir a otro.

"No, no, no, no hace falta".

No, ya me encargo yo.

Sí, tranquilo, está todo...

Eh... Ha surgido algo, te llamo luego.

Pues que sean buenas noticias.

Espero que hayas venido a pedirme disculpas

por las graves acusaciones que has vertido sobre mí.

Pues no...

Más bien, vengo a todo lo contrario.

Quiero que te vayas del bufete que fundó mi padre.

¿Cómo dices?

Que si no te vas,

no me quedará más remedio que hacer todo lo que esté en mi mano

para demostrar que tú encubriste su asesinato.

Eso no lo vas a poder demostrar porque eso es mentira.

No te equivoques, Francisco.

Aquí, el único mentiroso eres tú.

¿Te das cuenta de las tonterías que estás diciendo?

Además, si fuera cierto, ¿cómo lo ibas a demostrar?

Tengo más pruebas de las que piensas.

Imposible...

¿El testimonio de una loca que se ha vuelto a Argentina?

No, es historia pasada, no tienes nada.

¿Y cómo sabes que se ha ido a Argentina?

Cuéntamelo, Francisco, a mí me interesa mucho.

Me interesa muchísimo sabes cómo la has presionado

para que no solo se vaya del bufete sino que también abandone el país.

Debe de ser impresionante el miedo que te tiene

para salir así, corriendo.

Jorge, me estás empezando a cansar, voy a perder la paciencia.

Sí, y...

¿Qué vas a hacer si pierdes la paciencia?

Más te vale no comprobarlo.

Por fin sale el auténtico Francisco Zabálburu.

Ya era hora de que te quitases la careta.

Tienes 24 horas para irte.

Si no, atente a las consecuencias.

No quiero ver más tu cara por aquí.

Si no quieres ver mi cara más por aquí,

lo que tienes que hacer es no aparecer por aquí.

Este bufete lo fundé yo.

Nadie me lo va a arrebatar.

Ni si quiera el hijo de Felipe Leiva.

Eso ya lo veremos.

A ver, esto ha tenido que ser un malware descargándote algo.

¿No habrás descargado series? Porque eso es ilegal.

Que no, que no, no me he descargado nada.

Julia, perdona.

Sagrario tiene cita con Jesús.

Pero como es tu madre, pensaba que te gustaría acompañarla.

Sí, sí, la acompaño yo, gracias.

Pasa.

¡Julia! ¡Sofi!

Sagrario, la clienta de Jesús.

Ah, ¿es tu madre? Sagrario, Oliver,

Sofía, secretaria de Jesús Zabálburu.

Mucho gusto, Sofía. Y buena amiga de Julia.

Tienes que estar muy orgullosa de ella.

Desde luego que sí.

¿Vamos? Sí, sí.

Por aquí es, gracias Sofi. Gracias.

¡Sofía!

Qué raro ha sido todo esto, ¿no? ¿El qué?

Julia está un poco seca, nos la podría haber presentado.

¿Por qué os la tenía que haber presentado a vosotros?

No sé, es su madre, ¿por educación?

Viendo las caras largas, aquí te digo que pasa algo.

¿Tú crees?

Hombre, vestir, va vestida un poco de mercadillo.

-Igual tiene problemas de juego... -Con las drogas...

O tiene una peluquería y hace cirugía estética clandestina

en la trastienda. -Y les mete grasa de cabra...

A ver, chicos, por favor, un poquito de respeto.

Es la madre de una compañera.

Si tiene la peluquería, igual te puede ayudar con esa cara.

¿Perdón?

A ti, a lo mejor, te puede arreglar otras cosas...

Más te gustaría a ti.

Jesús.

Sí, hola.

Tu clienta, Sagrario Oliver.

¿Por qué no la acompaña Sofía? ¿Cómo estás?

Bueno, eh... Sagrario es mi madre.

Tanto gusto, ¿cómo estás?

Bienvenida, siéntese, por favor.

Bueno, yo os dejo, que tengo mucho trabajo.

¿No te quedas?

No, lo que tengo es urgente.

Más urgente que esto, no creo. Yo hablo con Jorge después.

¿Sí? No, no Jesús, de verdad.

Va, Julia...

¿Sabe qué pasa? Su hija es muy buena.

Siempre he tenido ganas de trabajar con ella.

¿Qué mejor manera que con la defensa de tu madre?

No...

Julia, sé que has ayudado muchísimo a Jorge,

no me has a ayudar a mí. -Mi hija está dolida conmigo.

Vale...

Te agradezco mucho tu ofrecimiento, Jesús, de verdad.

En otra situación,

no tendría dudas en colaborar contigo.

Pero...

Prefiero no saber nada más de todo esto.

Como quieras.

Debe ser algo grave, porque la he visto muy seria.

Así como agobiada, no sé...

Se ha caído la hoja del Excel y no...

Oye, te das un aire a tu madre, ¿eh?

Tiene que estar orgullosa de que trabajes aquí.

¿Ya conocía el bufete? No.

¿Cómo es que le ha dado por venir hoy?

¿Tú por qué crees que la gente va a los bufetes de abogados?

A por asesoramiento legal, supongo. Muy bien.

¿Tiene algún problema gordo?

No... Vale.

A ver...

Espero que tú, tampoco.

Tengo trabajo, Daniel.

Lo decía solo por si te podía ayudar con algo.

Julia, ¿vienes a tomar un café?

No, Sofi, tengo mucho lío hoy. Julia, vamos a tomar un café.

La han denunciado por cometer un atropello con lesiones.

Supongo que usted ha podido revisar el informe, ¿se lo mandaron?

Sí, lo he leído varias veces, pero no...

Para ser sincera, no entiendo nada.

-Para eso estamos aquí. Ya...

Lo que nos interesa del informe es básicamente esto, dice

que a raíz del atropello,

ha perdido la facultad de andar de forma independiente

y nunca recuperará la movilidad total.

Es usted quien conducía y es...

La están acusando de conducción temeraria, es grave.

¿Qué significa exactamente? ¿Que no iba atenta?

Sí, significa que conducía sin tener en cuenta

la seguridad de los demás, ni las normas de circulación, ni...

La estrategia que vamos a alegar es imprudencia,

la pena es mucho menos que conducción temeraria.

¿Imprudencia?

Sí, que se distrajo, que no atendió a la carretera...

Sí, pero no ha sido imprudencia.

Yo no me despisté, el chico salió de la nada y...

Y se me cayó encima.

-¿Recuerda estar cansada? -No.

A ver, venía del trabajo, recuerdo que fue una guardia larga, pero no.

¿Y no iba mirando el móvil ni estaba pendiente de otras cosas?

No, no, eh...

Es que, realmente, no sé lo que pasó.

Solo sé que el chico no sé de dónde salió

porque cuando me di cuenta, lo tenía encima,

no tuve capacidad de reacción.

Lo pienso una y otra vez y no me explico qué pudo pasar.

Pero no me despisté.

Quiero que sepa que el informe médico

no es nada favorable.

Si Rubén no consigue volver a andar,

la pena aumentaría bastante.

¿Voy a ir a la cárcel?

Estaríamos hablando de una pena de hasta tres años de cárcel, sí.

Probablemente, la condena no va a ser tan alta

y si es de menos de dos años, no pasaría nada, no iría a prisión.

No tiene antecedentes penales, no excedió los límites de velocidad.

-No. -No conocía a la víctima.

Si no conoce a la víctima,

juega a favor nuestro porque no hubo intencionalidad.

Es que no hubo intencionalidad, se lo he expli... No hubo.

Vale.

Vamos a esperar, de momento.

Confiemos en que el denunciante se recupere.

¿Sí?

Bueno, cuando mi padre se puso enfermo,

tuve que contactar con ella para que firmara unos papeles

porque seguían casados.

Y nada, no conseguí dar con ella.

Nada...

Y cuando papá murió, ni se presentó al funeral.

Lo sabía y no se presentó. Ya, ya...

Es muy fuerte, no se presentó. No tiene excusa, para nada.

Cuando me lo contaste, pensé que no era tan fuerte,

pero sí que lo es, no tiene excusa para nada.

Y ahora, de repente, aparece así.

¿Y qué pretende? ¿Qué busca? Es que no lo entiendo, Sofi.

¿Quiere que le demos un abogado gratis? ¿Es eso?

Bueno, tampoco es eso. No, sí, Oli, sí.

Quiere que la saquemos de este lío.

No sé cómo puede tener tanto morro y cómo puede aparecer...

Pero os digo una cosa, de mí no va a conseguir nada.

Eso lo tengo clarísimo. A ver, Julia, una cosa...

Yo no soy nadie para decirte, pero igual está bien

que la escuches, que te explique por qué os abandonó,

sus razones... Sofi, es que ya es demasiado tarde.

Ya, ya lo entiendo, pero no sé, igual, si sabes qué hizo

o por qué lo hizo... No que la entiendas pero...

No hay nada que justifique que nos abandonara.

No, tienes razón, nada lo justifica, para nada.

Chicas, voy subiendo, os veo luego. Julia, pero...

No se lo tengas en cuenta, está llena de rabia.

Normal, se ha hecho cargo de su familia desde los 12 años.

La pobre...

Ya, pobre, la verdad es que es... No sé.

Peor fue cuando se murió el padre, no puedes imaginar

la que se lió en el entierro, eso fue de culebrón total.

Llegó la familia política... La veo y me da rabia la mujer.

Sí, entiendo. También me da un poco de pena,

Una cosa, me parece que te llaman. ¡Sí, sí, ahora voy!

Ya, ¿pero por qué no vas?

Bueno, porque para lo que me queda...

¿Que te queda de qué? Que igual tengo que cerrar, Sofía.

¿Qué dices? ¿Qué ha pasado? La vida, a veces, es puñetera.

Toda la ilusión que he puesto... Sí, sí...

Nada, el ayuntamiento no me acepta la prórroga

y no tengo dinero para pagar la obra y en fin, el banco me da un crédito

pero tardan en dármelo y he hipotecado la casa,

así que estoy en el hoyo. A ver, un momento...

Igual encontramos solución, puedes ir pagando a plazos

o pides un poco de tiempo... Que no, no me aceptan la prórroga.

Estoy que igual tengo que cerrar.

Así de fuerte, como te lo digo. Pero por favor...

No sé, si te puedo ayudar en algo...

-¿Querías verme? -Sí, sí...

Gracias por venir tan rápido.

¿Estás bien?

Tienes pinta de no haber dormido en días.

-Me han puesto una querella. -¿Cómo?

Hace tiempo me soplaron que me estaban investigando

y bueno, ya no hay dudas, se ha hecho efectivo.

-¿Por qué no me has dicho nada? -No quería preocuparte.

Bueno, yo tampoco sé cómo te va la vida.

A lo mejor, no te has ganado el derecho a saber de ella.

Pero no creo que sea el mejor momento para discutirlo,

¿me puedes explicar qué ha pasado?

El querellante es

Sergio Cárdenas López.

Se me acusa de realización arbitraria

del propio derecho,

coacciones, prevaricación y extorsión.

Con el agravante de prevalerme de mi carácter público

y de abuso de superioridad.

¿Te han acusado de extorsión, a ti?

Sí.

Deben tener pruebas reales, esto es muy grave.

Te acusan de mandar correos electrónicos

a gente cuyo caso se sobreseyó.

Dicen que les pedias dinero

y que amenazaste con reabrir los casos

si no colaboraban.

Papá, ¿qué ha pasado?

No lo sé.

Yo nunca he mandado un mail de ese tipo.

Bien...

Tendremos que pedir los expedientes de los casos

que supuestamente chantajeaste.

A ver si los puedo tener para mañana por la mañana

y empezar a analizarlos contigo.

Entonces, ¿aceptas mi caso?

Por supuesto que sí, papá.

¿Cómo me puede estar pasando esto? ¿Quién es el responsable?

¿Quién puede odiarme tanto?

A ver, papá...

Papá, escúchame, no puedes perder los papeles así.

-No aquí. -Pero es que es mentira.

Ya, pero...

La realidad es

que están extorsionando a gente que fue juzgada por ti.

Y si todo esto sale mal y te condenan,

te pueden echar de la judicatura. -¿Crees que no lo sé?

¿Qué?

-Nada. -Eres mi hija.

Sé cuando te pasa algo.

Antes de comenzar con tu defensa, me gustaría saber algo.

Dime.

Necesito saber que todo esto es mentira.

Que todas estas pruebas están manipuladas.

¿Esa es tu manera de creer en mí?

-¿Dudando a las primeras de cambio? -No es eso, papá, por favor.

Te lo acabo de decir y te lo repito.

Es falso.

Pero si tú, que eres mi hija, dudas de mí,

quizás deba buscarme otro abogado.

Papá...

-Entonces, ¿ha ido bien? -Sí, sí, ha ido bien.

A ver, no, no, tan... No, Sebas, ha ido fatal.

Por una parte ha ido bien,

porque he estado el finde sin tocar el móvil

pero eso me ha generado muchísima ansiedad.

Aunque, por suerte, he tenido la ayuda de mi amigo Rodrigo,

que está "super a full" conmigo para que me desenganche...

Bueno, objetivo cumplido y...

-¿Quién es Rodrigo? -¿Rodrigo? Pues...

Un amigo de toda la vida.

-Háblame un poco más de él. -¿De Rodri?

Pues no sé, no sé qué contarte.

A ver...

Rodri es el típico amigo baboso, no baboso de...

Sino que, a ver, ha estado siempre detrás de mí.

Y no lo digo por... A ver, es que es así y punto.

Pero yo me decanté por Jorge, pero eso es otra historia.

Y Rodrigo ha estado siempre...

Pico y pala. -Ah...

Lo que pasa esque, bueno, una noche, me...

¿Sabes estas noches que tienes de autodestrucción?

Terminé acostándome con él.

Que fue una noche, solamente, y fue hace tiempo.

Dormí esa noche con él... Me lo pasé, no es que me lo...

-No sé porque no me acuerdo. -Pero quieres decir...

Si no hubieras estado borracha, ¿no te hubieras acostado con él?

No, yo creo que no. A ver, no lo sabemos porque...

-¿Te arrepientes de que haya pasado? -No, no...

A ver, no, sí, sí que me arrepiento.

Sí que me arrepiento porque él se obsesionó conmigo

y bueno, yo no lo traté muy bien, la verdad...

Dices que no lo trataste bien pero me cuentas que lleváis

una relación de hace años, con lo que ya hay un vínculo, ¿no?

-Sí, hay un vínculo. -Y...

-Sí. -¿Y no crees que ese vínculo

se ha podido convertir en algo como que te sientas atraída por él?

No...

No.

No, a ver...

Sí que es cierto

que me apetece mucho estar con él.

Pero me apetece estar con él como con cualquier otra persona.

Pero como que, de repente, voy caminando por la calle y ¡pum!

Me aparece el pensamiento de Rodrigo y es como: "¿perdón? ¿qué pasa?"

No pasa nada porque no me gusta. A ver, es Rodrigo, sería muy fuerte.

No, no me gusta, pero sí que...

¿Sabes esto que ni si quiera lo puedes controlar?

Y no quiero que pase, porque no estoy preparada para...

-¿Qué es esto? -Eh...

Es la tarjeta de una coach amiga mía, una gran profesional.

Está especializada en temas de nuevas tecnologías.

Eh... Me gustaría que siguieras tratando el tema con ella.

Pero esto, ¿por qué? ¿He subido el nivel de adicción?

No, no, que va, no. No tiene nada que ver con...

Contigo, no.

Pero espera un momento, yo estoy muy cómoda aquí, Sebas.

Ya, y yo también estoy muy cómodo, pero no puedo seguir tratándote.

¿Ha sido por algo que he dicho? ¿Ha sido por...? ¿No te viene bien?

-No. -No me dejes sola.

No, escucha, no es cosa tuya, de verdad.

-Es un problema mío. -Ya, pero Sebas...

Yo no puedo dejar de venir, puedo cambiar la hora...

Lo siento si he dicho algo mal, hablo demasiado...

Ya, no Berta, de verdad, a ver...

Eh, mira...

-Yo soy una persona muy profesional. -Sí, si eres un crack.

Con mi trabajo y...

Y hay veces, que se traspasan límites que no...

Que no son lógicos y no se pueden evitar y...

Y en este caso, yo he superado...

Mira Berta, que me gusta ser sincero.

Eh...

Que me siento atraído por ti, vale.

Mucho.

-Demasiado, ya lo he dicho. -No, no...

¡Ah!

(Quejidos)

¡Ah!

¿Qué te pasa? ¿Te duele el pecho?

Siéntate, que llamo a una ambulancia

No, no, tranquila, es la mano, me he quemado con la cafetera.

Ah, ¿con agua hirviendo? Sí.

En el botiquín hay pomadas, pregúntale a Macarena si quieres.

Gracias por preocuparte por mí.

Me he preocupado igual que por cualquier otra persona.

Ya, pero yo no soy cualquier otra persona.

Por mucho que te pese, soy tu padre, me gusta que te preocupes por mí.

La palabra "padre" te queda un poco grande.

Ya...

El cariño que yo te tengo, el sentimiento que siento por ti,

eso es de padre.

El cariño y los sentimientos no son cosas que domines muy bien.

Hija, no seas así. Así, ¿cómo?

Llevo toda la vida sin un padre

y ahora que lo tengo, no sé si puedo quererlo.

Pues dame otra oportunidad.

¿Eh? Ayúdame a ser el padre que tú siempre has querido tener

El que tú te mereces. No es tan fácil.

No se trata de quererte o no.

Es que...

No sé si puedo confiar en ti. Lo que te han contado es mentira.

Ha sido Victoria, se ha dedicado a sembrar el veneno

entre todo el mundo, con Jorge y contigo pero todo es mentira.

No me lo ha parecido. Está despechada porque la eché.

¿Por qué está despechada contigo y no con Jorge o con Carlota?

Porque he sido yo el que la ha puesto en su sitio.

De verdad, ¿qué tengo que hacer para que me creas?

No lo sé.

Con que no hagas daño a mamá, me vale.

Porque como se lo hagas, me vas a tener en frente

igual que tienes a Jorge.

-Qué mono, ¿quién se casa? -Macarena.

Ah, no sé quién es.

La recepcionista del bufete.

¿Qué dices?

¿Cómo es que Paco no me ha dicho nada?

Lo habrán invitado, digo yo.

Pues no sé...

-Nos vemos luego. -Hasta luego, Carol, guapa.

-Chao. -Chao.

Cómo es Paco, de verdad...

Para un evento social en el que podemos disfrutar...

-Maricarmen... -¿Qué?

-Que no la conoces de nada, tía. -¿Y qué?

Paco es el jefe, el dueño de todo esto.

Una boda es un buen momento para presentarnos en sociedad.

Creo que Alba también va, el otro día, estaba mirando vestido.

Es que de verdad, ¿eh?

Bueno, ¿qué? ¿Qué es eso tan grave que no podías contar por teléfono?

Pues que, esto, eh...

-Bueno, que había pensado... -¿Oli?

-Quieres echarme. -No, ¿qué te voy a echar?

-Si estoy encantada contigo. -Ay, por favor...

Es por la movida que tenemos de...

De la salida de humos, el ayuntamiento me pide hacer obras

que no puedo afrontar económicamente.

Cómo son los ayuntamientos, siempre sacándonos el dinero.

Pero a la hora de pagar, si te he visto, no me acuerdo.

Bueno, pues eso, que...

Me cuesta muchísimo trabajo y sin ningún compromiso, ¿vale?

No te quiero poner en ese aprieto y tenemos confianza.

¿Me podrías dejar un poco de dinero?

¡Ay, cariño! ¡Cómo lo siento!

Ay, de verdad, esto me parte el corazón, Oli.

Claro que te lo prestaría,

si no hubiese tenido que ceder tanto para la fianza de Francisco, pero...

-Ya... -Un millón de euros.

-Imagínate. -Ya...

Pensaba que te quedaba bastante todavía...

Bueno, tanto como bastante...

Piensa que no puedo quedarme sin ahorros.

¿Cómo pagaría la vejez? ¿Con una pensión de 400 euros?

A ver, Maricarmen, te pido que me prestes el dinero,

no que me lo regales, te lo devolvería a plazos

porque el banco tarda en darme un crédito.

No podría hacer la obra, el ayuntamiento cerraría el negocio

y me quedo sin trabajo.

A ver, Oli, cariño, escúchame...

-Tú dices que me lo devolverías. -Sí.

¿Pero cuándo sería eso?

¿En un año? ¿Dos?

Pues no sé, fíjate, yo pensaba, pensaba, ¿eh?

Que en todos estos meses nos habíamos hecho amigas.

De hecho, cuando necesitabas un trabajo,

bien que te di el trabajo cuando sabía que eras

un desastre en la cocina y que tus albóndigas eran

malas, no, malísimas. Todos hablan de lo malísimas que son

tus albóndigas, Maricarmen.

-¿Oli? -¿Maricarmen?

Oli, yo trabajé para ti en el bar, no es lo mismo.

Si somos amigas, entenderás mis razones.

Tengo una hija.

Tengo que mirar por su futuro, si me pasa algo, se queda sola.

Y mis albóndigas están buenísimas.

Otra cosa es que no te gusten.

Y eso no es problema mío.

¡Uy! ¡Hola! ¡Hola!

Menudo día movidito hoy, ¿eh?

Sí, es un día un poco raro. Sí...

Sí, sí, sí...

Hace mucho que no subes nada al Fotopic.

Ya, bueno, es que estoy bastante liada y...

Que sepas que te echamos de menos.

Tus publicaciones son las mejores, los demás suben siempre lo mismo.

Gracias.

Realmente, es que me estoy desenganchando.

¿En serio? Sí.

Sí, sé que suena un poco estúpido, pero...

Se ha convertido en un problema, soy una yonqui de las redes.

No suena estúpido, estamos más enganchados de lo que creemos.

Tiene mérito, no sé si podría vivir sin mi móvil.

¿Tú también?

El otro día llegué tarde a trabajar porque me dejé el móvil en casa

y volví a por él. Ya...

La idea de pasar el día sin el teléfono me angustiaba.

Ay, perdona, ¿eh? No...

En estos momentos en los que estoy lo único que me entretiene es

ver lo felices que son los demás en las redes.

Realmente, eso es fachada, te lo digo por experiencia.

Oye, Berta, me gustaría hacerte una consulta.

Claro, lo que quieras.

¿Qué derechos legales tengo como hija no reconocida?

Bien...

En el caso de que Francisco, no va a ocurrir, pero...

Si muriese alguna vez, que ocurrirá, pero no ahora,

y tú quisieras reclamar su herencia,

tendrías que... Te pedirían que...

Te te abrieses una cuenta de Fotopic.

Que no, que es broma. No, esto es muy serio, perdón.

No, te... Perdón, qué tonta. Nada...

Te pedirían una prueba de ADN.

Pero no me refiero al dinero. No, mis dudas van por otro lado.

Con todo lo que le ha pasado a Ángel, pues...

Al no ser un familiar directo, no pude entrar en la UCI

hasta que su familia lo autorizó

y si no me hubiera llevado bien con la familia, no habría entrado.

Ya, ya, en ese caso, si le hubiese ocurrido a Francisco,

no tendrías ningún derecho. Ya...

Pero, por ejemplo, si Francisco estuviese grave

y se debatiese entre la vida y la muerte,

en ese caso,

sería su familia legal quien decidiese...

qué hacer. Entiendo.

Y ni mi madre ni yo lo somos. No, me temo que no.

Tiene su parte positiva, no solo no tienes derechos...

(Teléfono)

Perdona, cada vez que recibo... No, no...

Una notificación, me asusto. ¿Por?

Ángel. Ah, perdón, claro...

Eh... Ah, no, es Rodrigo. Ha subido una foto con su ligue.

¿Perdona?

Parece que va en serio, no suele subir estas fotos.

Qué fuerte, ¿quién es? ¿La conoces? No, y no la ha etiquetado.

Tampoco es nada del otro mundo. Bueno, no es nada, no...

Pero... No, no, quiero decir...

Ya...

Bueno, voy a... ¡No! Un momento.

Déjame ver más. Ah, es que tiene más.

¿Quién es ella?

Tengo que ir a... Tiene una sonrisa bonita.

Eso no lo hay que decir, sí.

A ver, ¿por qué?

¿Cuándo te has enterado? Fue hace unos días.

Vino Victoria a mi casa y me lo contó.

¿Qué tiene que ver Victoria en todo esto?

Ni si quiera estaba en el bufete.

¿Se te ha olvidado ya que era socia de Ángel?

Él la trajo aquí.

Por lo que sea, no han acabado bien y ella ha cantado.

No... Sí.

Me dijo que a mi padre lo habían asesinado

y que tanto Ángel como Francisco lo sabían.

Que no puede ser, Jorge. No, sí es.

Yo ya no me creo que lo de Ángel fuera un accidente.

La primera en sembrar esa duda fuiste tú, no te olvides.

A ver, Jorge...

Es verdad que Francisco ha estafado, ha blanqueado,

casi lleva este bufete a la ruina...

Pero era el mejor amigo de tu padre.

Se conocían desde niños.

Estamos hablando de encubrir un crimen.

Francisco nos mintió una vez,

¿quién te dice que no lo está haciendo ahora?

Bueno, ¿y qué quieres hacer? ¿Qué quieres?

Le he dado un ultimátum a Francisco de 24 horas para irse del bufete.

Si no, reuniré todas las pruebas que pueda y lo denunciaré.

Cosa que voy a hacer de todas maneras.

Pero así, al menos, me evito verle la cara todos los días

y en un gesto de gratitud,

le permito marcharse del bufete con cierta dignidad.

Y si se queda, ¿qué?

Si se queda, me tendré que enfrentar con él

con todas las consecuencias.

Esto no va a acabar bien.

Puede ser.

Pero a mí no me queda otra opción.

¿Puedo contar contigo?

Claro.

¿Llegaremos bien a recoger a Cris? Yo creo que sí.

A estas horas, apenas hay tráfico y la profesora es una pesada.

Vale, bien.

¿Has encontrado sitio al final? Sí.

No, está muy difícil. Ah, ¿no?

Los sitios que hay por aquí están muy bien,

tienen de todo, están reformados... Mira, vamos a ver este.

Este es el que más me gusta.

La verdad es que es precioso. Está aquí al lado, pero mira...

¿Eso de abajo es el precio?

Lo que pasa es que tendría que ser a compartir con tres socios.

¿Cómo, compartir? Es una cosa nueva que llaman...

"Crowdfunding". Ah, ya...

O "Coworking". Sí, sí, bueno...

Compartir los gastos y el alquiler de toda la vida.

Ah, vale, pues eso. ¿Con quién tendrías que compartir?

Con un carpintero.

Es el único que he conocido.

¿Un carpintero y zumos? No tiene nada que ver.

Ya, ya... No te metas en líos otra vez.

Piensa que ahora, el ayuntamiento está poniendo muchos problemas.

De permisos y tal... No lo voy a coger.

Te lo he enseñado para que lo vieras.

Ya sé que es imposible. Ya...

Bueno, no sé, yo... Cuesta más la reforma

que el alquiler. ¡Buf! Eso, seguro.

Mi amiga Olivia, la de la terraza,

ahora tiene que hacer una reforma que le va a salir carísima.

Tiene que hacer una salida de humos o no sé qué

y si no, no le dan el permiso del ayuntamiento.

Total, que no sabe si podrá pagar la reforma.

No sabe cómo va a hacerlo para quedarse aquí.

Julia, perdona... Tu madre sigue en recepción.

Quiere hablar contigo.

Gracias, Macarena, pero tengo mucho trabajo.

Ya, ya, si se lo he dicho.

Pero insiste, dice que no se va hasta que hable contigo.

Solo quería que lo supieras. Gracias.

Sagrario, lo siento, es que está muy ocupada

y todavía va a tardar.

No sé, igual prefiere usted esperarla fuera

o llamar dentro de un rato... -No, está bien, esperaré aquí.

Gracias.

Macarena, acompaña a Sagrario al despacho de Jorge, por favor.

Así podremos hablar tranquilamente, ¿vale?

Gracias.

Gracias, Macarena.

Siéntate...

¿Crees que tiene derecho a aparecer así, como si nada?

Es que no, no lo entiendo, no... ¿Qué pretendes?

¿Qué te estuviera esperando con los brazos abiertos?

Me ha costado muchísimo venir hasta aquí para hablar contigo.

Pero era necesario.

Necesario, ¿para quién?

¿Qué quieres?

¿Cómo está Luis?

Supe que salió del centro de menores.

Hace mucho tiempo que perdiste el derecho a saber cómo estamos.

Sí...

Eso es así, tienes toda la razón.

Pero no voy a cometer el mismo error dos veces.

¿Y tú qué te crees, que esto es una segunda oportunidad?

Tengo mucho miedo de entrar en la cárcel.

Sí...

Todos hemos sentido miedo en algún momento.

Eh...

He estado revisando el caso y si Jesús puede demostrar

que hubo una imprudencia, no vas a entrar en la cárcel.

Eso sí, tendrías antecedentes penales.

No tengo miedo por mí.

Sino por Marcos.

¿Y quién es Marcos?

Tu hermano.

¿Cómo?

Tuve otro hijo, sí. Tiene 14 años.

¿Catorce?

Julia, no puedo ir a la cárcel.

Él solo me tiene a mí.

Y no tiene culpa de nada.

¿Quieres ver una foto? No.

Me gustaría que os conocierais.

No, todo es...

Márchate, por favor.

Vete.

¿Estás bien? ¡No!

¿Ha pasado algo? ¿Quieres que te ayude?

¿Puedes cerrar la puerta y dejarme en paz?

"¿Qué pasa, hermanita? ¿Cómo estás?" Bien, bien, ¿y tú?

Bien, acabo de salir de trabajar, estoy molido.

Voy para casa directo.

"Quién lo iba a decir, tu hermano, responsable".

Si yo siempre he sabido que eres responsable.

¿Pasa algo, Julia? Sí.

Luis, eh...

Nuestra madre ha vuelto. "¿Cómo?"

¿La has visto? "Sí, sí".

Eh...

Ha venido al bufete y he estado hablando un poco con ella.

¿Pero ha vuelto para quedarse? ¿Cómo ha sido? ¿Cómo ha sido?

No, tampoco tengo mucha información.

Ha venido al bufete porque...

Esta... Bueno, tiene un lío legal.

¿Cómo?

¿Es algo grave? "No lo sé.

Luis, ahora mismo, esto es lo que menos importa".

Quiero decir, ha aparecido aquí, de repente,

como si no hubiera pasado nada y yo no...

No sé cómo tengo que gestionar todo esto, no...

No sé cómo hablar con ella, no sé ni lo que siento, Luis...

¿Te preguntó por mí? "Sí".

Me...

Me ha preguntado que cómo estabas y dónde estabas.

"¿Querrá conocerme?"

Yo creo que sí, si ha ido al bufete, es que sabe que trabajas allí.

Eso es que quiere conocernos. "No lo sé, no lo sé".

Ha pasado mucho tiempo y han pasado muchas cosas.

Y...

Quiero decirte algo importante y...

Quiero que te enteres por mí.

¿Qué pasa? No me asustes.

Tenemos un hermano.

(Respiración)

(Tos)

-Igual tengo que cerrar. -No, no, no...

-Vendes zumos naturales, ¿no? -Sí.

-¿Los haces tú, aquí? -Sí.

Pérdida de tiempo. No me fío de ti.

No quiero que a Olivia le hagas, yo qué sé, le arruines el negocio.

Es buen negocio para mí y buen negocio para Olivia.

Así de fácil.

Lo único que espero es que todo salga bien, ¿vale?

Eso espero yo también.

Felipe murió de un paro cardíaco y murió aquí.

No lo mató nadie y mucho menos, mi padre encubrió su muerte.

¿Tú crees de verdad que mi padre sería capaz

de encubrir la muerte de un amigo suyo?

Somos abogados, ¿dónde están las pruebas de Jorge?

Me has jurado que no se lo contarás a nadie.

Que no, a nadie. ¡A nadie!

Sí, sí, no te preocupes.

Francisco me intentó chantajear.

¿Qué? Sí, para que fuera en contra

de los intereses de Lourdes con lo de su divorcio.

No fue lo que dijo, sino cómo lo dijo.

¿Sabes el tono con el que lo dijo? Me pareció como de...

Como de mafioso.

Yo iba camino del trabajo

y vi unas luces que se abalanzaron contra mí.

Y ya está, lo siguiente es que estaba en el hospital.

¿Reconoce a mi clienta como la conductora?

No.

¿Cree que mi clienta puede tener algo en su contra?

No hay nada que incrimine directamente a don Francisco.

Si hubiera un juicio, él saldría libre.

No hay pruebas ahora mismo. ¿Por qué confías tan poco en mí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 126

Programas completos (130)

Los últimos 132 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios