Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5309681
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 122 - Ver ahora
Transcripción completa

Me di cuenta de lo que hice mal.

Hablaba mucho y hacía muy poco, no solo en el trabajo.

-No vuelvas a irte.

Es Ángel.

¿Sabes dónde está?

Lo ha atropellado un coche.

Está muy grave.

El conductor se dio a la fuga.

Justo ahora que me dijo que iba a hacer todo bien.

¿A qué te refieres? Justo antes

del accidente hablamos y me dijo que me lo contaría todo.

"Que estaba arrepentido y avergonzado y que quería dejar

todo eso atrás y que no hubiera más secretos".

Estoy dispuesta a subir mi oferta.

No pierdas el tiempo, Victoria.

No voy a vender.

Te ofrezco un 20 % más.

Me quedo.

Conseguiré que este bufete sea un ejemplo de transparencia

como quería mi padre.

Soy el abogado de tu futura exmujer.

-Lourdes quiere el divorcio.

-Hombre, Francisco,

no creo que te pille de sorpresa.

-No.

Bastante menos que te haya escogido como abogado.

-Ella quería el mejor.

"Si mamá se quiere"

divorciar, lo hará, no la puedes obligar a seguir casada.

-Podías haberme avisado. No me hubiera llevado este chasco.

-¿Qué chasco?

Mamá lleva toda la vida mal contigo, tenía que haberlo hecho antes.

¿Quién es Carlos?

¿Perdona?

(BALBUCEA) ¿Y a qué viene esa pregunta?

No tengo que darte ninguna explicación.

Una marca de champú para la crecida y para la caída del pelo

ha usado mi imagen sin permiso.

-Te han dejado calvo.

-Hombre, precisamente tú

que lo veas divertido. Me equivoqué de abogado.

-Yo encantada de ser tu abogada.

¿Cómo que qué tiene que ver? Sé de lo que es capaz Francisco.

Jorge, no te sigo, ¿capaz de qué? Pues...

capaz... Mira lo que le hizo a mi padre.

Era su mejor amigo, su socio y acababa de morir,

¿y qué hizo?

Intentar implicarle en un delito.

"Hecho"

a baja temperatura, sobre brasa virgen,

con una fina cama de clorofila de acelgas

y un bombón de queso.

Guau. Maravilloso.

Aunque también tenemos

la opción de ir al teatro...

y tomarnos un perrito caliente a la salida.

Mucho mejor. ¿Sí?

Lo hablamos después, me tengo que ir.

Claro, vamos juntos. No, Jorge, no.

No es que... no quiero que empiecen los cotilleos.

Eh...

Prefiero que primero llegue uno y después el otro.

Vale, pero puede llegar uno y después el otro,

si vamos muy juntos, pegaditos, todo el camino

y cuando queden unas manzanas,

pues nos separamos, llorando... Ya, ya.

No se lo vamos a poner tan fácil.

Bueno.

En ese caso, si no...

vamos a ir juntos, pues

habrá que despedirse, va a ser muy duro el trayecto.

Ya, ya.

Porque mi jefe se puede enfadar mucho.

Uh...

No creo que tengas ningún problema con tu jefe, ¿eh?

Bueno, por si acaso. Es un tío muy simpático.

(Sintonía "Derecho a soñar")

-Pues esto es Z. L. y D.

-Ajá.

-(BALBUCEA) Ahí... está la recepción -Sí.

-Donde suele estar la... -Recepcionista.

-La recepcionista. Macarena, es muy maja.

Y ahí está el correo, siempre venimos aquí a buscar las...

las cartas y eso.

Mira, pasamos dentro.

Reprografía. -Sí.

-Que es donde hacemos fotocopias y...

documentos... bueno, ya sabes cómo funciona.

-Guau. -Sí.

-Qué bonito bufete. -¿Te gusta?

-Sí.

Mi madre diría que eres un buen partido.

-Bueno, somos varios socios. -Sí, si lo sé.

Les trato a diario.

-Pero, bueno, tú eres el hijo del fundador, ¿no?

-Sí, de uno de los fundadores, sí.

-Lo sé.

Me gusta este lugar.

-¿Ah, sí? -Sí.

-¿Crees que si me decido a abandonar los tribunales,

no sé,

podría incorporarme aquí?

-Me estás tomando el pelo.

-No. Así...

podríamos estar...

más juntitos...

Imagínatelo.

Puerta con puerta.

-Pues ya has visto...

un poquito el bufete. -Sí.

-Como querías verlo, yo trabajo aquí.

-¿Y tu despacho?

-Está ahí.

-¿Ahí? -Sí, pero...

¿Sabes qué pasa? Ahora vendrán los empleados...

y yo creo que es mejor que nos despidamos.

-¿Así?

Ya, ¿no?

-Sí.

Así. -Así.

Hola.

(AFÓNICA) Buenos días.

¿Y esa voz?

Un catarro de muerte.

Y... Si no te encuentras bien, ¿por qué no te vas a casa?

No, estoy bien, gracias, solo es la garganta.

¿Seguro? Sí.

Bueno.

Yo venía a pedirte un favor.

Sí, dime.

Pero, al igual que cuando te pedí que recuperases

los archivos del ordenador de mi padre,

necesito pedirte... máxima discreción.

Lo entiendo.

¿Podrías tener acceso a la cartera de clientes de victoria?

¿La cartera de Victoria? Sí.

A ver, es que...

ella se ha mostrado un poco...

celosa, como con mucho misterio, muy rara con el tema, bueno...

Me gustaría saber unas cuantas cosas y había pensado que tú con tu...

pericia,

podrías tener acceso.

Ya.

Veo que cada vez somos más en el "comando Antivictoria".

¿El comando qué?

No es la primera vez que me piden algo así.

Ya...

¿Y quién te lo pidió? No, no, no.

No te lo puedo decir, es confidencial.

No me han pedido exactamente lo mismo, pero...

sí el mismo objetivo:

Victoria.

Ya.

¿Crees que me puedes echar un cable? Podría.

Pero una cosa es desbloquear un ordenador

y otra muy diferente es...

acceder a los archivos de una socia y sacar información confidencial.

No solo me jugaría el puesto de trabajo,

sino que cometería un delito.

Tienes toda la razón.

Disculpa, mejor... Pero...

hay socios y socios.

Podría ocurrir que, por esos misterios de la informática,

llegase a tu ordenador...

unos archivos que no deberían.

Sí, esas cosas pasan. Sí...

Además, yo soy muy torpe con el ordenador,

yo me equivoco siempre y soy un manazas,

así que a veces aparecen cosas que no entiendo...

Puede pasar.

Cosas más raras se han visto.

Bueno, vale.

Pues... cuento contigo.

Y...

si te encuentras peor, vete a casa.

Yo te he dicho que te vayas. No, gracias. Además, tengo

más de un trabajo para eso. Bueno, mejórate.

Gracias.

Venga, Mata Hari, vamos a trabajar.

-¿Piensas representar a tu padre en el divorcio con tu madre?

-No. No, no, no.

Estoy aquí en calidad de oyente, mi posición es imparcial.

-Vale, me parece mucho más lógico.

¿No esperamos a nadie? ¿Ningún representante por tu parte?

-No, espero que no haga falta.

La verdad es que podíamos haber quedado con Lourdes directamente.

-¿Para qué? -¿Para qué? Pues para convencerla

de la inutilidad de todo esto.

-A ver, Francisco,

si en algún momento decidís dar marcha atrás,

es cosa vuestra, pero estoy aquí para plantear la demanda, ¿lo entiendes?

-Sí, completamente lo entiendo.

Claro que lo entiendo.

Llevo décadas en esto.

No hace falta que vengas a explicarme lo que es un divorcio. ¿Qué quiere?

¿La casa familiar? ¿La de la playa?

-Eh... Bien.

Vuestra sociedad conyugal se estableció en régimen de gananciales.

Por lo tanto, ahora en la liquidación,

los bienes serán... -Mira.

Me aburro. Me aburro.

Por favor, al grano, la teoría ya me la sé.

(CARRASPEA)

-Bien, pues tenemos

dos propiedades, dos coches

y una importante cuantía en joyas y cuadros.

-Todo eso lo he pagado y lo he administrado

mientras ella jugaba a la brisca con tu madre.

-Os casasteis en gananciales. -¿Qué? ¿Qué? ¿Qué pasa?

Quiere la mitad de todo,

pues muy bien, me quedo la parte de arriba de la casa.

-Papá, por favor, sé un poco razonable y escucha.

-Habla.

-Hay circunstancias que impiden una repartición a partes iguales, además,

hemos visto en el registro que todo está a nombre de Lourdes.

-Sí, cuando se compró la casa, se puso a su nombre,

en agradecimiento a todos los años de matrimonio,

pero estábamos en régimen de gananciales, con lo cual,

la titularidad no importa.

-Y ella te agradece que no la dejaras sin nada.

Por eso está dispuesta a ser generosa

y accede a compartir los bienes, con la salvedad

de la casa familiar,

las joyas y los cuadros, que ella misma adquirió

y que forman... -¿Y mi sangre no?

¿Eh?

-Así como la mitad de la casa de la playa,

uno de los coches, cediéndote el de alta gama

y una pensión compensatoria de 6000 euros al mes.

Como ya he dicho, prefiere resolverlo de manera amistosa.

-Creo que es una buena oferta, papá.

¿No te parece?

Como abogados hemos visto litigios matrimoniales,

que llegaron lejos para nada.

Tú no quieres lo mismo, ¿no? -Estoy de acuerdo con Jesús.

Además, Francisco,

estás conviviendo con otra mujer,

te va a ser más fácil... -¡No! ¡No!

¡Y no!

¡Estoy harto! ¡Harto de ceder!

¡De ceder y que me manden a la cárcel!

¡De ceder y que me quiten el bufete!

¡Así que no!

¡No y no! Esa es mi respuesta, díselo.

¡Esto no va a ser amistoso!

Buenos días. Estás

guapísima, sencillamente bella. -No empieces.

-Claro que... ¿Puedo sentarme?

-¿Qué?

-(SUSPIRA)

Mi versión favorita tuya es otra.

-¿Otra?

-Sí.

Recién despierta.

Totalmente despeinada.

Casi diría yo, salvaje. Así me encantas, Carlota.

-Antonio, estamos en la oficina. -Claro.

Y detrás de esa mesa de caoba.

-Para ya, ¿eh?

-Vale, soy tu servidor.

-(SUSPIRA)

A ver, Antonio,

tengo mucho trabajo,

tengo los casos de Ángel también.

-¿Qué se sabe?

-Está en la UCI.

Sigue en coma.

-Lo siento.

-Joe, un accidente, qué absurdo.

-Pues sí, la verdad es que es horrible.

-Pero, bueno,

vamos al asunto tuyo.

Lo único que he podido averiguar sobre ese producto...

de...

¿Cómo era?

Para la... anti...

Sí, para la caída del pelo, ¿no?

Que está usando tu imagen.

Es que lo distribuye una empresa

muy pequeñita, desconocida,

que está ahí en un pueblo perdido.

-Encima una empresa pequeña. Ya podía ser una multinacional.

-He conseguido el teléfono

y llevo toda la mañana intentando localizarlos,

pero ni lo cogen, ni tienen contestador.

-El asunto del crecepelo me está empezando a fastidiar.

Pues no me ha preguntado un cliente

que si funcionaba, pensaba usarlo.

-No te rías,

no me hace gracia.

-No.

Este asunto me va a afectar laboralmente.

-Ya veo a mis compañeros: "Mira, el letrado 'crecepelo'"

-No es crecepelo.

Es un producto para evitar la caída.

-Carlota, como si es para que te crezca la barba.

-Tranquilo.

Lo vamos a solucionar.

-Lo que quiero es que retiren mi imagen.

Si luego les sacamos algo, pues mucho mejor.

Derecho al honor: art. 18 de la Constitución.

-Bueno, eso si conseguimos localizarlos.

-¿Y el registro mercantil? -Sí...

Pero todo eso lleva su tiempo.

Sobre todo, cuando se trata de una marca tan...

tan poco conocida.

Y además,

no sabemos ni a quién pertenece.

-A un listo.

A un listo que se aprovecha de mí.

Bueno...

De todas formas,

tampoco te llevará mucho tiempo, con lo eficiente que eres.

-Cuanto antes empiece...

a lo mejor lo acabo pronto.

-Claro, claro.

Pero, bueno, ya que estamos... ¿Mañana por la noche podemos quedar?

-Pues mira, a este ritmo, no te puedo prometer nada.

-Muy bien, Carlota. Eh... pues nada...

No te voy a molestar. Por favor, mantenme...

al tanto de todo. -Lo haré.

-Adiós, guapísima.

Ay, Dios...

¿Qué tal?

¿Sabes algo más?

No.

Los médicos no son muy optimistas.

¿No se ha despertado?

No.

Sigue en coma y...

las constantes vitales son muy bajas.

Lo siento.

¿Y tú qué tal estás?

Pues hecha polvo.

Me gustaría poder hacer algo más por ti, la verdad.

Temo que todo esto acabe por consumirte, no tienes buena cara.

Aguanto como puedo, Jesús.

¿Tú qué tal?

Bueno...

Supongo que...

lo del divorcio de mis padres me afecta más de lo que creía, pero...

nada...

¿Tanta tensión hay entre ellos?

Están atrincherados con sus reproches y hasta con deseos de venganza.

Es muy desagradable.

Y papá está...

Papá está perdiendo los papeles.

Me lo puedo imaginar.

Hoy va a venir mi madre al bufete,

hemos quedado para ir al juzgado.

Sí.

Yo preferiría no cruzarme con ella, no estoy preparada.

Será mejor, sí.

No me los imagino siendo capaces de mantener una conversación

como si fueran adultos.

Sí...

El encontronazo va a ser inevitable.

¿Tan enfrentados están? Sí.

Más que eso.

Es algo completamente visceral, sobre todo él.

Supongo que no te queda otra que aguantar.

Como yo.

Sí.

Y poner algo de cordura en todo esto,

¿no?

Pero lo que me preocupa eres tú.

¿Por qué no te coges unos días?

¿Segura?

Gracias.

Pero no.

Si me quedo en casa, estaré dándole vueltas a la cabeza,

llorando...

Si necesitas algo, me lo dices, ¿vale?

Y tú a mí.

-La muy asquerosa ha puesto un cortafuegos.

-¿Quién? -¿Quién va a ser? Victoria.

-¿La estás espiando otra vez?

-Sí, pero esta vez me lo ha pedido otra persona.

El "Comando Antivictoria"

se está expandiendo.

-A ver, necesito ideas para el regalo de Macarena.

-Yo no tengo pasta. -Va a ser

un regalo grupal, no será mucho. Rebusca.

-Oye, lo más práctico sería una cubertería, ¿no?

Hay unas que son de acero inoxidable que duran

toda la vida, buenísimas. -Hasta que la muerte los separe.

-¿Tú por qué estás tan encantadora?

-Charly, cree un poco en el amor.

-(CUCHICHEA PENSANDO)

-Bueno, ¿qué? Yo podría buscarla.

-¿Qué le pasa a esta?

-Sus cosas del ordenador.

-Bueno, ¿qué me decís de la cubertería?

-Puf, a mí es que...

me parece un poco clásico.

-Oye,

¿y qué os parece un home cinema?

He visto varias ofertas de segunda mano que están bien.

-Me parece cutre.

-El prestigioso bufete Z. L. y D. le regala a algo de mercadillo.

-Tú sí que eres de mercadillo.

-Y a los jefes les parecerá

indigno de su nivel.

-¿Ya estáis con secretitos? -No, no, no.

-Hablábamos de cine.

-Ya...

-Macarena, ¿a que

te encantaría una increíble cubertería de acero inoxidable?

Sería nuestro regalo.

-Mmm...

-Para toda la vida.

-Mmm...

No, preferimos dinero.

Queremos hacer un viaje chulísimo,

a Maui y las Seychelles, y si no, no podemos.

Además mi suegra me ha dado un montón de cosas,

cubertería también. -De toda la vida.

-¿Por qué dice eso?

-Déjala que hoy se ha levantado

con el día irónico-festivo.

-¿Y cuándo no?

Eso tampoco sé muy bien cómo se hace.

¿Lo normal es una cuenta común?

¿Pongo la mía y la de José Luís? No sé.

-Podrían dártelo

en sobres como los mafiosos.

Me lo imagino, haciendo cola para la mesa

presidencial, dándote los sobres de uno en uno.

"Sea felice". Y el novio cagado de miedo.

-Muy graciosa.

En serio, ¿cómo se hace?

No... No sé lo que es normal.

-Vamos a ver, Macarena,

coges una tarjetita con la invitación,

con tu número de cuenta y una frase del tipo: "Gracias por hacer

realidad nuestro viaje soñado". Y ya.

-Ah, eso me gusta.

A partir de ahora, te preguntaré

a ti, se ve que sabes. -Pues claro.

De relaciones sociales sé más.

-Me va a ayudar con la distribución de las mesas.

Todavía no lo tengo cerrado y no sé dónde colocar a Carlota, vendrá sola.

-Yo paso. -¿Dónde va a ir sola, Carlota?

-A mi boda.

-¿Qué le pasa?

-Que no te enteras de nada, hija.

-Bueno, venga, ayúdame.

-Que no, que paso de las mesas.

-Muchas gracias, ¿eh?

Compañeros. -A ti por venir.

-Escucha esto, ¿eh?

(LEE) "Menuda basura de artículo".

"¿Pretende ser más feminista

que nadie?". Ni caso.

-Es que...

He tenido que bajar a tomar el aire

porque estaba que no podía...

Estaba...

Mira, mira este.

"Lo único interesante que dices es

sobre tacones y minifaldas". -Eso lo dirá un machista.

O una machista, que también las hay.

-Mira, este lo dice un tal "Argui".

¿"Argui"? No sé por qué la gente se pone esos nombres.

"Déjate de darte aires de intelectual,

eres una pija con ínfulas".

-Esa es una pija con ínfulas.

-Pero ¡jolines!

-Berta, ¿jolines?

Tía, renueva el argot.

-Es que... puf... no sabía que estos comentarios iban a llegar a...

Es terrible, de verdad.

-Tómate la tilita.

Y tranquila, que eso es una chorrada.

Internet está lleno de gente aburrida.

Y se ensañan al ser anónimo.

-Ya...

Ya...

Eso es lo más suave, ¿eh? Porque hay quien...

Quien ha dicho que soy una zorra engreída.

(Pedorreta)

-Que les den... ¡Pero un pedo para ellos!

¡Envidia pura! -Buenas.

-(AMBAS) ¡Hola! -¿Qué haces aquí?

-He quedado con Lourdes, pero tengo un rato aún.

-Ah...

-¿Y a ti qué te pasa?

-La gente se está ensañando conmigo en "Fotopic" por el artículo.

-Vaya.

-Si yo solo había hecho una reflexión

sobre la cosificación de la mujer,

no entiendo por qué

me dicen todo esto, sobre todo,

me están insultando, no lo entiendo. -Ya.

-¿Ya? ¡Ya!

Solamente se te ocurre decir "ya".

-Bueno...

-¿Bueno?

-¿Tú eres uno de ellos? -¡No!

¿Tú también piensas que he despreciado a mis seguidores,

que son superficiales y me creo más lista?

¿Es eso lo que pasa? -Claro que no. Es que...

-¿Qué? -Bueno, pues... Berta, que...

Que me lo esperaba. -¿Que te lo esperabas?

-Ah, ya sé lo que pasa, claro.

Claro, por eso

pusiste esa cara cuando lo leíste, no porque

hiciera una falta de ortografía, evidentemente.

Piensas igual que ellos.

-No, cómo voy a pensar eso.

No dije nada porque te vi ilusionada.

Ya está. -Entonces, di lo que piensas.

-A ver... -¿Qué?

-Pues... Creo que hay mucha gente en las redes

que esperaba una ocasión como esta

para atacarte. -¿Y eso

por qué?

-Pues...

A ver, te lo digo desde el cari...

desde el cariño que te tengo. -Sí.

Creo que...

la imagen que proyectas,

que no es la realidad, pero la que proyectas

en el "Fotopic" es un poco superficial.

-¡Ah!

Superficial, ¿no? Qué callado te lo tenías.

-La imagen que proyectas.

-¿Para eso te digo

que leas mi artículo?

Yo creo que tu opinión es importante porque me gusta tu opinión,

porque eres mi amigo, ¿eh?

Y vas y me dices que está bien,

pero eres un ¡falso! Eres un falso.

-Hombre, eso es verdad. Falsete eres.

-No te metas.

-Estoy aquí y me meto.

-¿Quieres saber mi opinión? -¡Sí!

Lo primero, -¿Qué?

Creo que estás enganchada.

-¿Qué? -Sí. Lo segundo,

escúchame, lo segundo.

La imagen que proyectas en Internet...

son superficiales.

-Un poquito.

-¿Y lo dices tú?

¡Perfecto!

El abogado frívolo es lo que eres.

Sí, que no pierdes ocasión para...

para hacer el payaso con una chica

para ligotear, ¿eh?

(BALBUCEA) ¿Eh? Eh... ¡Tonto!

-¿Quieres una tila?

-Sí, anda, trae lo que...

¿Qué haces acá?

-¿Qué voy a hacer? Mi trabajo.

-¿Qué trabajo? ¡Levántate!

-Una revisión ordinaria.

-¿Una revisión ordinaria de qué? -Sí...

De los switchs que...

conectan con los ordenadores

del bufete para comprobar su compatibilidad.

-¡Vergonzoso! -Sí.

Es muy vergonzoso...

que me exploten con estos trabajos rutinarios

cuando con mi nivel, podría hacer cosas más importantes.

-¡Salid de acá, venga!

¿Y a este qué le pasa hoy?

No sé.

-Hola, hijo. -Hola, mamá.

-Está muy rarito, ¿no?

Bueno, él es un poco... raro, ¿no?

Ya, lo es, pero hoy especialmente. Bueno...

Creo que es por su madre.

Ah, claro.

-¿Está aquí la chica?

-¿Te refieres a mi hermana?

-Jesús, no puedo.

No me sale llamarla "tu hermana".

¿Está o no está? -Sí.

Oye, si quieres subimos, así no coincides con ella.

Da igual.

Es la que está hablando con Sofía.

¿La ves?

Si antes o después, coinciremos.

-Vamos, quiero conocerla. -Mamá.

¡Mamá!

-¿Se llama "Lourdes" o "Lurdes"?

(SUSURRA) Lourdes.

Ay... -Sofía.

Hola. Qué bien verte.

Lourdes, cuánto tiempo.

Una cara conocida. Sí.

Bueno... Bueno, espero que...

esto, pues... no sé...

Se solucione pronto. Seguro.

Claro. Hola.

Voy un momentito yo que...

Hola.

Eres muy guapa.

No has salido a tu padre. -Mamá, por favor.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás, Jesús?

-¿Qué tal?

-Alba. ¿Os parece si vamos tirando

para el juzgado? -Sí. Sí.

Encantada.

Vamos.

Hasta luego. -Hasta luego.

¿Qué tal?

Mal.

Bueno, ya está.

Es muy importante, Jorge.

Perdona por entrar así.

No, no, dime, claro. ¿Qué pasa?

Eh... No te preocupes,

puedes hablar delante de Julia, está al corriente.

¿Seguro? Sí.

Vale.

Conseguí acceder a los archivos de Victoria, casi me pilló.

Un momento, ¿cómo que casi te pilla?

¿Lo has hecho desde su ordenador?

Sí.

Me dijiste que lo harías desde el tuyo.

No podía porque ha instalado un cortafuegos personal superpotente

y lo he tenido que hacer desde su despacho

y cuando ha entrado, estaba tan pancha en su ordenador.

Casi me muero.

¿Y?

¿Qué?

¿Que qué ha pasado? He disimulado como he podido.

¿Se ha dado cuenta? ¿Te ha dicho algo? ¿Te ha mirado?

Yo creo que no.

(SUSPIRA)

Pues esperemos porque si no...

¿Y qué has encontrado?

Vale. Voy a ir al grano.

Victoria y Ángel comparten la misma cartera de clientes.

¿Cómo?

Los clientes de Victoria son los de Ángel.

Comparten todos los archivos.

Y además... lo hacen...

en un servidor ajeno al bufete.

Y...

Lo más fuerte es que ya lo hacían antes de que ella llegara.

Madre mía.

Entonces eso quiere decir que...

Pues que la llegada de Victoria no...

no es casualidad.

Y eso no es todo.

La mayoría de la cartera de clientes de Victoria...

son sociedades anónimas

y las he investigado.

¿Y?

Charly, venga, que me da un infarto.

Todas ellas están vinculadas con cuentas en paraísos fiscales.

Y también tiene relación con sociedades pantalla...

que probablemente hayan creado ellos.

Joder.

No está nada mal, ¿no?

No, no, no. No me hagas caso.

Un trabajo impecable, Charly, muchas gracias.

Nada.

Por favor, ya sabes, discreción absoluta.

Sí, sí, sí. No te preocupes.

Gracias. De nada.

Y... ¿eso quiere decir

que ellos se conocían antes de entrar?

Sí.

Esto es mucho peor de lo que pensaba.

Paraísos fiscales, sociedades pantalla...

Una trama. Una trama organizada, eso es lo que tienen.

Una trama.

Sí, una trama con el bufete como tapadera.

Al final somos el contexto perfecto para ese tipo de empresas.

Somos su coartada.

Y a saber desde cuándo hacen todo esto.

Berta, ¿estás bien? (LLORANDO) Sí. Sí, sí.

¿Segura?

Estoy hundida.

Me siento sola.

Berta, pero ¿qué ha pasado?

Pues por el artículo.

Es que...

antes mis...

mis amigos de "Fotopic" me daban fuerzas para seguir, pero ahora...

¿Sabes? Era como cuando un futbolista

sale a jugar y están jaleándole.

Pues ahora no.

Ahora me siento sola.

Ya, pero...

A lo mejor los amigos importantes son los de fuera de "Fotopic".

No... Sí, claro.

Como vosotros pero es distinto.

Además, tengo otros amigos que usan "Fotopic"...

(SUSPIRA)

Que estoy sola, da igual.

Y abandonada totalmente.

Y...

¿Todo esto ha sido por el artículo?

Exactamente.

A ver, ¿qué ha pasado?

¿Te han borrado?

No, bueno... me han menospreciado.

No, no, me han insultado, Julia.

Insultado, Julia. Me han in-sul-ta-do.

No sé, los amigos que insultan es mejor no tenerlos en "Fotopic",

ni en ninguna parte. No, no, por supuesto. Mira...

Las relaciones en Internet, Julia...

son...

volátiles.

¿Sabes?

Así que ahora pues estoy sola.

Vacía.

Mi vida no tiene sentido.

Y...

Berta, a lo mejor te vendría bien...

No sé, ayuda de un profesional.

¿Te has puesto de acuerdo con Rodrigo?

¿Con Rodri? No, ¿por qué?

Pues porque me acaba de decir lo mismo

que estoy enganchada, bueno,

también me ha dicho que mi imagen es muy frívola.

Y...

¿Tú crees que estás enganchada a las redes?

(SUSURRA) No...

A ver... un poquito sí.

Hemos hecho un pacto Rodrigo y yo,

él se va a desenganchar en...

ligotear con todas las chicas. ¿Rodri?

¿Ligotear? Sí.

Pues le queda trabajo por delante. Ya.

Lo de la ayuda profesional te lo decía de verdad.

No sé, a lo mejor,

te viene bien alguien...

que desde fuera, pues, no sé...

te ayude a ver las cosas más claras...

A verte cómo eres.

Estás muy puesta en el tema.

¿No te parece buena propuesta? No. Sí, sí.

Totalmente.

Conozco un "coach" muy bueno, te puede ayudar.

¿Has ido al "coach"?

¿En serio?

¿Y eso por qué? ¿Por qué fuiste? No, no.

Es una historia muy larga. Ahora no.

Vale. Eh...

Pero a mí me vino muy bien, no sé, me...

Me ayudó a ver las cosas más claras y a poner un poco de orden.

¿Con Jorge?

No... Vale, bueno.

Vale, perdón.

Eh... Pásame el teléfono, total, no tengo nada que perder.

Vale.

Después te lo doy. Mucho ánimo.

Adiós, guapa.

Ciao. Ciao.

-Esa es la lista de bienes en régimen de gananciales,

señalados los que mi cliente reclama.

-Prácticamente todos. -Sí.

No esperaba menos.

Los bienes que yo aporté

al matrimonio.

-Menudo matrimonio.

-Bien contenta estabas por pescarme.

-Era una joven inexperta.

Ingenua. -Desde luego,

inexperta.

-¿A qué viene eso?

-Tú sabrás. El caso es que quieres todo

lo que he construido todos estos años.

-¿Construido?

Dirás más bien amasado.

Y ya sabemos todos con qué malas artes.

-Te mantuve durante toda la vida. ¡Toda!

Ya no pienso seguir haciéndolo.

Ha sido tú la que has pedido el divorcio.

-Mira, Paco,

dejé los almacenes de mi padre cuando nos casamos

porque para ti era inapropiado.

Te ayudé a levantar el bufete.

Crié a tu hijo

completamente sola porque tú siempre estabas muy ocupado.

Bueno... A uno de tus hijos.

Porque ahora resulta que tienes dos.

¿Hay alguno más? -Yo no tengo

por qué aguantar esto. -¿Seguro que no hay más?

-No tengo que aguantar esto. -Perdona, lo principal es la casa.

Es de lo poco que queda.

Bueno, yo creo

que deberíamos considerar

convertirla en un orfanato. Sí,

para tus hijos ilegítimos. -Si seguimos

por ahí, será imposible un acuerdo.

-(CARRASPEA) Eh...

Mi cliente no tiene medios

para vivir de manera independiente,

ya que dedicó su vida a su hogar.

-Y menos mal que no nos la quitaron

porque está a mi nombre.

Ya te olías algo entonces, ¿no?

Ya sospechabas que tendrías problemas con la justicia.

Paco, no nos queda prácticamente nada.

Hemos perdido casi todo nuestro patrimonio

porque tú eres...

Porque eres un corrupto.

-Mira, mira, estoy hasta las narices. No tengo que aguantar insultos.

-¡Es la verdad!

Eres un mentiroso y lo has sido toda la vida.

No me engañarás más.

-(BURLA) Engañar. Engañar. -Estaría bien

que entre los dos... -Tú no te metas.

-Papá, haz el favor de contenerte, ya está bien.

-(CARRASPEA)

-Eh... Bien, estábamos con el tema de la vivienda.

-Qué tonta he sido.

Ponerla a mi nombre no fue más que una artimaña, ¿verdad?

-Será posible...

(RÍE)

-¿Sabes lo que te digo?

Que la artimaña te va a salir por la culata.

Me voy a quedar con la casa.

-Lourdes, por favor. Así no hay manera

de llegar a un acuerdo.

-Acuerdo, pero, bueno, qué tontería

es esa, no te vas a llevar nada porque no tengo nada.

-¿Y piensas que me lo voy a creer?

Ya no soy la misma.

Me voy a quedar con todo.

¿Estás bien, Carlos?

Te veo un poco así como... Bueno...

Pero... por algo...

Ya sabes.

Ya...

José, ¿no?

Si yo lo entiendo, pero...

Tu marido ha vuelto y no sé en qué situación me deja esto.

Pero, bueno, a ver,

que José no ha vuelto en el sentido que tú le quieres dar.

Y, además, es que tú estás, pues...

Pues donde estabas antes.

Conmigo.

¿Estás segura?

Claro que estoy segura.

A ver, José es el padre de mis hijos y los niños necesitan verlo

y ya está. No, si yo

por los niños lo entiendo.

Pues ya te conté

que cuando él desapareció,

yo estaba a punto de separarme, así que...

La relación con José está...

terminada, acabada. Vale.

¿Vale? Vale, vale.

Solo que... Bueno,

el día a día...

Las cosas cambian...

Y luego...

¿Pero qué? No hay peros.

¿Te has acostado con él?

¡No, Carlos, de verdad!

Esto no me lo esperaba de ti, pensaba

que eras distinto... Lo siento.

Vale.

Lo siento, perdóname.

Es que no sé cómo llevar todo esto y...

Creo que estoy celoso.

¿Estás celoso?

Me encanta que estés celoso.

Va, por favor, ven aquí.

No tienes ningún motivo para estar celoso.

-¿Qué te pasa?, que estás ida.

-Tengo cosas más importantes en las que pensar.

-¿Ah, sí?

¿Y qué cosas?

-Cosas importantes. -Guárdatelas, me parece bien.

Y sigue haciendo los deberes porque

mamá te echará la bronca y con razón.

-Estoy preocupada.

-¿Por qué?

-Oye, Álex,

¿papá y mamá están divorciados?

-No.

No.

-¿Y por qué papá vive donde la tía Matilde?

-Bueno...

Porque...

estar separados...

sin estar divorciados es casi lo mismo.

-Pero no, no es lo mismo, ¿no?

-Exactamente no.

Supongo que no, no sé.

-Es que yo quiero...

que todo vuelva a ser como antes,

que papá vuelva y vivamos todos juntos.

-Ya...

Sí...

Eso estaría genial, pero... -Yo voy a hacer

lo que sea para que volvamos a estar juntos.

-¿Ah, sí?

¿Y qué vas a hacer?

-¿Ah...?

-Ella es Julia Rojas Oliver, mi abogada.

-Encantado. Igualmente.

-Le explicará el asunto con más precisión,

más profundidad... más profesionalidad...

Sí.

Eh...

-Bueno, la cosa es que no tengo más remedio

que hacer una salida de humos en mi local,

porque si no, no cumplo la ordenanza del Ayuntamiento.

O sea que...

Me...

-Pero es una obra seria.

-Mmm...

Tampoco tanto, ¿no? No.

Realmente tampoco tanto.

Lo único que necesitamos es un...

Una firma de cada vecino para poder realizar la obra

que nos piden.

Ya le digo que sería una obra muy fácil.

Lo que sí

le quería enseñar es que...

Eh...

Necesitaríamos una parte de la fachada de vuestro edificio.

Porque, como puede ver,

lo comparte con La Camioneta.

-Dos metros.

Sí, es algo muy simple. Una cosa así.

-Ya, pero habría que convocar una junta.

Sí, sí, claro.

Los estatutos requieren la unanimidad

precisamente para la modificación de fachada

Sí, claro, lo entiendo.

Eh...

Verá es que...

lo que nos pasa es que no tememos

a favor el tema del tiempo.

El Ayuntamiento nos da un plazo de 30 días para hacer la obra.

Y ya empezó a contar hace dos semanas.

Así que...

Bueno, estamos un poco apuradas

y por eso le queríamos pedir

si fuera tan amable de convocar una junta extraordinaria,

por ejemplo.

Es complicado. Sí, si lo entiendo perfectamente.

Y como abogada conozco cómo funcionan las comunidades y...

por eso es tan importante la figura del presidente, usted.

Es un poco el guía todas las opiniones...

Es como un pilar, ¿no?

Es el pilar, sí, exactamente, fundamental para que

se llegue a un acuerdo.

Y...

El presidente es clave para todas estas cosas.

Bueno... Cuenten con ello.

-Ay, muchísimas gracias. Sí.

Muchas gracias.

Se lo agradecemos muchísimo. De corazón.

De verdad. Y que se le nota

que usted sabe escuchar y que...

Es un buen presidente

de la comunidad de vecinos.

Muchísimas gracias, de verdad. -Encantado.

Estamos en contacto.

-"Bueno, creo que este caso..."

está bastante claro.

La demandante se apartó de su padre y cortó cualquier tipo de relación.

Razón por la cual, este la deshereda,

con total legitimidad.

-Cinco sueldos

febles o carlines por bienes inmuebles

y una robada de tierra en montes comunes.

Sí.

-¿Perdón?

-Es lo que dicta la Ley foral de Navarra.

Tengo antecedentes navarros y siempre me ha llamado

la atención este anacronismo que proviene de la Baja Edad Media.

Tan anacrónico que es la única comunidad donde

un padre puede desheredar por completo a sus hijos.

Hoy en día inaplicable, pero la ley es la ley.

-Efectivamente, y usted sabrá

que el padre de mi cliente vivió 11 años en esa comunidad.

-Prosigamos. -Sin embargo,

mi cliente, con buena voluntad,

no desea que este caso se sustancie en juicio.

Un juicio entre hermanos que

considera... -Desagradable.

-Por tanto estará dispuesto a ceder a su hermana,

la demandante, unas tierras,

a cambio de que se retire la demanda y se ejecute el testamento.

-¿Letrada?

-El caso es que el padre, el testador,

vivió sus últimos años en esta comunidad, donde,

como sabemos, existe la parte legítima, que impide desheredar.

-A mí también me gustaría

llegar a un acuerdo.

-Muy bien.

-Estudiaremos

el valor de las tierras que ofrece el demandado y contestaremos.

-Muy bien, así me gusta.

Siempre es mejor un acuerdo.

Además, esta sala, tan desbordada de trabajo, lo agradecerá.

Si me disculpan,

tengo que atender otros asuntos.

-Gracias, señoría.

-Voy para el bufete, ¿vas?

-No, creo que... Creo que no.

Oye, ¿qué tal Julia?

-Bien.

Bien, muy bien, supongo, está con mucho trabajo.

-Sabes que hemos roto, ¿no?

-Pues no...

No tenía ni idea. ¿Estás bien?

-Sí, bueno, eh...

Supongo que está con Jorge, ¿no?

-Mira, no sé, yo...

de asuntos personales como que no... -Sí, vale.

Vale, vale... Lo entiendo. Lo entiendo.

-Sí, sí.

-Dale recuerdos a Julia. -Claro.

De tu parte. Lo haré.

Bueno, ciao.

Hasta luego. -Hasta luego.

Hola, Maca.

Alba, hola.

¿Qué tal? Bien.

¿Has bajado a ver a Carlos?

Sí. Sí, sí.

¿Y qué tal? Bien.

Bueno, creo que bien.

Intentado sobrellevar la nueva situación.

Ya...

Hola.

Chicas, quería veros.

Mucho trabajo, ¿no?

Sí, sí.

Y la situación aquí está un poco rara.

Y bueno,

la visita de Lourdes no ayudó.

Bah...

Y...

¿Cómo está Ángel?

Estable.

Sigue en coma, pero...

estable.

Seguro que todo sale bien, verás.

Ya verás. Lo sé,

es todo tan...

tan frío y tan inhumano.

¿Qué quieres decir?

Todo el mundo sigue con su vida como si nada.

Hasta hace dos días Ángel era un compañero más.

Estaba aquí con nosotros...

¿Y ahora?

Está peleando entre la vida y la muerte.

A nadie le importa.

A ver,

las cosas no son así.

Tienes que entender que la gente no tiene una relación como la tuya

y además, mira,

a nosotras, que somos tus amigas, sí que nos importa eso.

Alba, ¿tú sabes si Ángel...?

¿Qué?

Nada, no, era una cosa de trabajo y ahora no...

Lo importante es que se ponga bien. Claro.

Venga, mucho ánimo.

Julia.

Me... voy un rato.

Y luego tengo reunión con Jesús y Carlota.

Lo digo porque mi despacho se queda libre.

Y tenías la reunión con Olivia. Sí. Sí, sí, sí.

Si quieres, es todo tuyo. Vale.

Hasta luego. Adiós.

Uh...

¿Estáis liados?

¿Cómo van a estar liados?, si está con Héctor.

Hombre...

Bueno, eh...

La verdad es que no...

Que ya no estoy con Héctor.

Bueno, me lo parecía a mí.

Y...

Sí.

Estoy saliendo con Jorge.

Por favor, chicas, no digáis nada.

Queremos discreción, ya sabéis que en el bufete estas cosas...

Y mezclar trabajo con... No.

No te preocupes por nosotras, no vamos a decir nada.

Gracias. Id con cuidado con las miraditas.

Sí... Tienes una sonrisa de tonta...

-Esto va a ser una pesadilla. -¿Tan enfrentados están?

-Completamente, solo les mueve el rencor.

-Y tú entre dos aguas.

-Mi madre y mi padre tirándose los platos a la cabeza y yo en medio.

Ya me he llevado unos cuantos platazos.

-¿Y no crees que podrán llegar a un acuerdo o algo así?

-No, ninguno.

Tenías que haber visto ahí dentro cómo estaban.

A ver si dejando pasar unos días,

la cosa se calma un poco.

No sé hablaré con ellos después...

a ver si consigo algo.

-Lo conseguirás, Jesús.

Ya verás. Ah,

Jorge, te estábamos esperando. Sí, perdonadme.

-Por la cara que traes...

Es algo grave.

Y tan grave.

Voy al grano.

Victoria tiene una cartera de clientes

que no ha puesto en conocimiento del bufete.

Eso lo sabíamos.

Sí... Lo que no sabíamos es

que la mayoría de esos clientes son

empresas vinculadas a paraísos fiscales.

Y simultáneamente, con sociedades pantalla.

-¿Cómo?

Como lo oyes. -¿Cómo lo has sabido?

De momento, es mejor que obviemos ese tema porque...

hay más.

¿Más?

Ajá.

Ángel está al corriente de todo esto desde el primer momento.

A ver... ¿Ángel? Ajá.

Victoria y Ángel están vinculados con esas empresas.

Y desde mucho antes de que Victoria se incorporase

A ver...

Jorge, dime que esto es una broma, por favor.

-O sea que Ángel

y Victoria se conocían desde hace tiempo,

desde mucho antes de que ella llegara.

Eso es.

Esto es una conspiración en toda regla.

Evidentemente, es una trama para usar el bufete.

¿Hasta dónde creéis que habrán llegado?

No lo sé, pero...

¿Sabéis la cantidad de delitos que esto puede suponer?

-Evasión fiscal, cohecho y a saber cuántas cosas más.

Delitos de los que...

como mínimo, seríamos cómplices.

Estoy convencida de que el atropello de Ángel no fue un accidente.

-Si esto es así...

es el fin del bufete.

-Te echaba de menos.

Y tú vas y me tratas

como a un cliente del que hay que librarse rápidamente.

-¿Qué haces? ¿Estás loco?

-¿Has visto la cobra que le ha hecho Carlota?

Hay dos vecinos que no han aceptado.

Entonces, ¿qué hago?

Pues... habrá que intentar convencerles, ¿no?

¿Y si me piden dinero? Es que parece

que todo se soluciona así.

-Qué curioso, ¿no?

Si no fuéramos gente civilizada,

no tendríamos que hacer

este paripé. Se llama evolución.

Por lo menos podría ser liberador liarse a golpes, ¿no?

A mí es que no me hace falta rebajarme a ese nivel.

¿Sabes algo de Ángel?

Que sigue igual.

¿Pudiste verlo?

¿Sabes que eres la única que se ha preocupado por él?

Es lo mínimo, somos compañeros.

"¿Tú crees"

que tu padre a lo mejor...

tiene algo que ver con Ángel y Victoria?

¿Has encontrado algo?

-Retomo las riendas del bufete y quiero ponerlo en primera línea.

Necesito a los mejores.

-¿Contarías conmigo?

-Depende de lo inteligente que seas.

Quiero la casa.

"Me siento..."

un poco culpable por la reacción de Héctor.

¿Tú?

Él me preguntó varias veces

si me gustabas.

Y no es justo que le mintiera.

Por eso he quedado con él.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 122

Programas completos (130)

Los últimos 132 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos