Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5272113
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 105 - ver ahora
Transcripción completa

Sabemos que tú estás detrás de los perfiles que acosan a Montse.

Ellos retirarían

la demanda por acoso

si tú retiras la demanda por estafa. Deberías confesar

que todos los perfiles son tuyos.

¿No sabe quiénes son Albaricius, Koke25...?

-No, lo siento.

No les he visto nunca, ni he quedado con ellos

ni nada. -Muy bien.

Pues entonces... nos veremos en los tribunales.

Había pensado pasar más tiempo aquí con vosotras.

Con Alba y contigo.

-Pero de eso ya hablamos, ¿recuerdas?

Y yo no estoy lista todavía para formar un nido contigo.

-Hemos pensado que sea Carol quien le dé el regalo a don Francisco,

porque necesita que le renueven la beca y...

-Eh... No. No, porque lo estoy organizando todo yo, y no.

Yo le renovaría.

Le falta ganar confianza, pero tiene potencial.

-Sí. Yo también lo creo.

Pero no se le puede

volver a contratar de becaria. Debe ser un contrato normal.

Y tal y como está la economía en este bufete, no sé...

¿Te quiere sentar en ese taburete y compartimos comida?

No. Ya sabes que no es muy buena idea

que las partes contrarias coman juntas.

¿Has visto a tu amiga?

¿Tú crees que esta chica es trigo limpio?

Porque me la imagino sacándose la carrera yendo de sol a sol.

Oye, no te pases.

A ver, yo solo digo lo que veo.

No es lo más ético reunirte con la otra parte en público.

Debemos defenderle a él, por mucho que nos guste...

¡Ya está! Lo defiendes tú y punto.

Pero ¿qué te pasa? ¿De qué vas?

Voy de que ya no es nuestro cliente, es tu cliente.

¿Qué pasa, que dejas el caso así? ¡Sí, dejo el caso!

Aquí no habrá ninguna boda.

Ya me lo estaba yo figurando.

Ni una boda... ni nada.

(Pasos acercándose)

¿Qué, pensando en tu abogado guapo?

¿En cuál de los dos?

Pues en el nuevo. El viejo está ya más manido...

Pues no, justo estaba pensando en el viejo.

Pues olvídate del viejo y céntrate en el nuevo.

Hazle caso a una mujer sabia.

O rota... como el junco,

que se dobla pero siempre sigue en pie.

¿Y qué, vas a ver hoy a Héctor?

No. Hoy tiene la vista previa.

Y yo no iré al juzgado.

¿Y eso?

Porque he dejado el caso.

¿Por qué? ¿Has tenido algún encontronazo con él?

No, no.

Jorge, que está celoso.

Madre mía. Los tienes a todos loquitos, ¿eh?

Sí. Sobre todo loquitos.

Pero ¿Héctor sabe que dejarás el caso?

No. No creo que lo sepa.

Pues le parecerá un poco raro, ¿no?

Imagino.

Vamos, que no vas porque Jorge sabe que le pones ojitos al otro.

Bueno, y porque me gusta más el otro cliente que el nuestro.

Ya, eso suele pasar.

Uno no decide quién llama a su puerta.

Nuestro cliente es un impresentable. No, un cerdo.

Un cerdo que se dedica a acosar a las chicas en las redes

y que cuando ellas pasan de él las denuncia.

Si lo tuviera delante, le partiría la cara.

No sé qué les pasa a los tíos a veces, que son tan raros.

¿Hablas de alguien en particular?

No, hablo de todos en general.

De tu "panini", de Jorge, de nuestro cliente... De todos.

Pues a Héctor te lo has dejado fuera.

Bueno, de momento. Pero tú dale tiempo.

Nos vemos esta noche. Vale.

(Sintonía "Derecho a soñar")

(Llaman a la puerta)

Madison, perdona... Es que tengo que coger ropa.

Coge lo que quieras.

Estás en tu casa.

Oye, que no tienes que... irte ya. Que...

si quieres tomarte un tiempo... ¿Que me tome tiempo, Jorge?

¿De verdad? ¡Mi tiempo aquí ya se ha pasado!

No digas eso. ¡Claro que lo digo!

Horas, días, semanas, minutos. Da igual.

¡No pienso seguir tirando toda mi vida a la basura!

Ya, bueno, pero... no sé, lo hemos intentado, ¿no?

No sé...

No creo que todo esto sea una pérdida de tiempo.

Era una oportunidad que nos debíamos, y...

A ver, Jorge: que las cosas no van

de cómo empiezan las historias, sino de cómo acaban.

Y esta historia no va a acabar nada bien, así que...

A ver. No me toques. No te me acerques.

¡No!

¡Que lo he dejado todo en Chicago!

¡Toda mi vida, mis cosas, para estar a tu lado, contigo!

Y me voy con las manos vacías, Jorge. Que me dejas rota.

La cena ha sido excelente, Carol. Puedes estar muy contenta.

Todos coinciden en señalar lo mismo:

entrega, disposición, eficiencia... -Gracias.

-Además, ¿sabes qué valoran también muy positivamente?

Tu integración en el equipo del despacho.

-¿Y tú? ¿Qué opinión tienes tú de mí?

-Yo estoy muy orgulloso de ti.

Y... ¿sabes? No me ha sorprendido para nada.

-¿Entonces? -Entonces...

Como becaria no puedes seguir. Así son las cosas.

Además, el convenio con la universidad nos lo impide.

Pero... habría una pequeña opción.

Nosotros no queremos perderte,

pero no podemos contratarte como abogada. Y no se justificaría,

porque te falta experiencia.

Pero... existe la modalidad de contrato en prácticas.

Cobrarías muy poco, y no podría ser

para siempre, pero podrías quedarte una temporadita más.

¿Te interesa?

-Claro que me interesa. -¿Sí?

-Sí, Jesús. Muchísimas gracias.

Muchas gracias. -De nada.

Creo que vamos tarde.

Si quieres... -Vamos, sí.

(CARRASPEA)

¿Y tu compañera no va a venir?

Pues no. No va a venir.

Vaya...

Siempre puedes ir luego a comer a la terraza

de Olivia, al lado de nuestra oficina.

Sí. Desde luego, siempre es una opción.

Va mucho por allí, ¿no?

Vamos todos, sí. Vamos todos.

Sí, algo me comentó Olivia.

Estas sillas...

-Disculpen, señores.

Vamos a ver. Buenos días.

-Buenos días. Buenos días, señoría.

-Veamos. "Causa instada

por don Juan Pedro Carrión Vázquez

contra doña Montserrat Borrego Veracruz".

"La acusa de estafa por importe de 580 euros

y de daños morales conexos".

Señores, ¿me pueden decir qué estamos haciendo aquí?

Bueno, mi cliente reclama

su derecho a ser resarcido.

Su cliente es Carrión entonces, ¿no?

Así es. Antecedentes del caso.

Mi cliente le compró a la denunciada

un billete de avión con destino Praga, donde ellos

habían quedado para encontrarse.

Y la denunciada... no se presentó.

No se presentó a la cita. Eso es.

Ah...

¿Y cuál es el supuesto ilícito penal?

Pues que mi cliente compró ese billete

con la única finalidad

de que ellos se encontraran allí, y esto no sucedió.

Pero ¿le obligó ella a hacerlo?

No. ¿Le obligó alguna otra persona?

No. Nadie obligó a nadie. Es una cosa

de que había un compromiso

entre los dos. Pues cambiar de opinión

todavía no es delito. Caso sobreseído.

Su cliente deberá abonar las costas judiciales.

Hemos terminado.

-Me gustaría aportar un dato adicional.

-¿Para qué, si ya está visto el caso?

-Señoría, es importante.

-Bueno...

"Tengo que verte para despedirme, Vic. He roto con Jorge".

"Estoy destrozada. Vuelvo a Chicago. 'I'll miss you'".

-Así que es cierto, han roto. Madison vuelve a Chicago.

Eso quiere decir...

-Que Jorge se queda.

-Una variable muy a tener en cuenta, porque...

-Porque si se queda en España, no venderá sus acciones del bufete.

-No.

Salvo que le motivemos a ello... -Haciendo desagradable su estancia.

¡Pasa! ¡Ven!

-Francisco.

-Vengo a que me rindáis cuentas.

-No. Las cosas ya no son así, querido.

-Te lo venimos diciendo, pero no nos haces caso.

-Vosotros os dedicáis a jugar con fuego,

pero el que se quema soy yo.

No estoy de acuerdo con el reparto de funciones.

-Sentimos lo que te pasa, y yo luché por sacarte de la cárcel,

pero aquí cada uno tiene su función. -Sí.

Y vosotros usáis el bufete como pantalla.

Y ya no estoy solo. También está mi hijo.

-¿Qué pasa con Jesús?

-Que no quiero que acabe en la cárcel por vuestros manejos.

Con un Zabálburu que haya pasado por ella basta en la familia.

-Por eso no te preocupes, que haremos mejor que vos las cosas.

Con mucho más cuidado. -Sí.

Sí, como traicionar a la gente que confía en vosotros.

-Bueno, quizá no hay que confiar tanto.

-Tranquila, yo no confío más en nadie.

Eso lo aprendí pronto en la cárcel. -No todo fue tan malo entonces.

-No me toques las narices, que ya no tengo edad.

Vengo a deciros que ya no acepto hablar con intermediarios.

-¿Qué quieres? -Contacto directo con la cúpula.

-No. Eso no va a poder ser.

-Me he tragado la cárcel por ellos, y de mi boca

no ha salido ni una palabra. Creo que lo merezco.

Y vosotros no sois quién para negármelo.

Sois tan mindundis como yo.

-Que no, Francisco. Vos ya no sos el que eras.

-Voy a hacer todo lo posible por recuperar el control.

Quedáis advertidos.

Ah, Carlota ha convocado una reunión del consejo. ¿Vienes?

-Sí. Sí, claro.

Antes quería darte una cosa.

Esto es tuyo. Te lo estuve cuidando. Para que te sientas

como en los viejos tiempos.

Gracias, que pesa.

¿Me está diciendo que el denunciante hostiga a la denunciada?

-Ajá. En todo tipo de redes sociales, señoría.

Bueno, vamos a ver. Vamos a ver,

porque no hay ninguna prueba de que él sea el autor de ese acoso.

Suponiendo que ese acoso exista. El acoso existe, ya lo creo.

Y mi colega bien lo sabe. Como también sabe según revelan

los peritajes informáticos

que todos los mensajes de acoso parten de la misma dirección:

la del cliente de mi colega.

-¿Qué dice usted a eso?

Pues que... ¿dónde están esos peritajes? Me gustaría verlos.

Que si estuvieran aquí, podríamos comentarlos, verlos...

-Los de mi parte podrá verlos en el momento oportuno.

Por el momento puedes entretenerte

examinando los que ya le habéis hecho en vuestro bufete.

¿Qué sabes tú de nuestros informes? Nada.

Pero imaginaba que los tendríais.

-¿Es eso cierto?

Yo, con la venia, me guardaré la respuesta para la vista.

Pues hace muy bien en guardársela.

Porque esa vista no tardará en estar fijada.

Deduzco testimonio...

contra don Juan Pedro Carrión por esta denuncia.

Salvo que convenza a su cliente

de que llegue a un acuerdo de conformidad

con la parte perjudicada.

Bueno, hemos terminado.

-¿Cuándoprefieres que nos encontremos?

Pues esta tarde mismo. Cuanto antes, mejor.

¿En tu oficina?

Sí. Sí, en mi oficina,

que te gusta mucho el barrio.

-Me parece muy bien que arreglen sus diferencias,

pero ni en mi despacho ni en mi hora de comer, que es esta.

Señores. -Señoría.

Señoría, gracias.

Lo de Carol ya está. -¿Y le ha parecido bien?

-Vamos, bien. Está feliz...

-¿Sí? -Sí.

Sí. Hasta me ha dado un abrazo y todo. Está...

-Me alegro mucho. -Estaba muy contenta.

-Buenas. -Hola.

-¿Qué tal?

-¿Qué? -(SUSURRA) Es el sitio de Carlota.

-¿Qué?

-Que es el sitio de Carlota.

-Ah. Ah, perdón. La costumbre.

-Sí, bueno.

Todos tenemos costumbres adquiridas, pero...

Creo que va siendo hora de que vayamos cambiándolas.

Y aprovechando el baile de sillas, quiero atacar con el primer asunto:

la distribución de despachos.

-¿Otra vez con lo mismo?

-No. Esta vez vamos a acabar con esto.

Bueno, claramente

hay uno de los despachos

que todos sabemos que es el mejor, y no es el que ocupo yo.

-Acabáramos. Quieres quedarte con mi despacho, ¿no?

-Ni es tu despacho... ni quiero ocuparlo yo.

Pero claramente es el más visible

y el mejor dotado de todos los que tenemos.

Creo que no es lo mejor que lo ocupes tú.

Al menos de momento.

-Yo creo que Carlota tiene razón. No daría buena imagen.

Y más ahora que la estamos recuperando

no merece la pena arriesgarse.

-¿Tú qué opinas, Jesús?

-A mí los despachos me dan igual.

Yo voy a apoyar a Carlota

en todo lo que decida. -Ya.

Entonces entiendo que Jorge también estará de acuerdo

en esconderme en cualquier sitio, ¿no?

-Creo que imaginas bien.

-Cómo han cambiado las cosas.

-Sí. Y las más importantes empezaste a cambiarlas tú.

-Entonces... ¿qué hacemos con el despacho?

-Vuelve a Jesús.

-No, Carlota. De verdad, no hace falta.

No. -Jesús, es lo que he decidido.

Y si tú has dicho que ibas a apoyarme, debes hacerlo en esto.

-Muy bien.

-Yo, si me permitís, querría hablar del tema de Sofía.

-No, no. Por eso sí que no paso.

Sofía se queda conmigo.

Lleva 20 años conmigo, y así va a seguir.

-Ya me acostumbré

a trabajar con ella, y la necesito tanto o más que tú.

Tendremos que ponernos de acuerdo. -¿Y qué sugieres?

-Que la compartamos.

Pero con una condición. -¿Cuál?

-Que se le suba el sueldo.

No puede llevar dos agendas en lugar de una y seguir cobrando igual.

-Bueno, me parece justo. -A mí también.

-A mí también me parece justo.

-Pues hala, muy bien. Todo el mundo a trabajar.

-Pues eso, a trabajar.

Cuscús. Ah, el cuscús. Igual sí.

Buenas. Buenas. ¿Qué tal?

¿Tienes un minuto? Sí, claro, claro.

Dime.

Es que quería ser yo el primero en darte la noticia.

¿Qué noticia?

Vas a trabajar un poco más.

Bueno, lo que haga falta.

Pero vas a ganar... bastante más también.

¿Qué me estás diciendo?

Seguirás siendo mi asistente personal y volverás a ser la de mi padre.

Ah. Y a más trabajo, mayor salario.

Ay, por favor. Qué ilusión, Jesús.

Qué bien. Además, sabes que lo necesito, ¿no?

Claro que lo sé. Por eso me alegro doblemente.

Hay algo que no te convence.

No.

A ver...

Jesús, es que...

Tú no estarás haciendo esto por... por mí,

¿no?

Claro que lo hago por ti.

Ya, pero... ¿Por quién lo voy a hacer si no?

¿Por mí... por mí?

¿Entiendes?

No. ¿No?

No. No, no, no, no.

Sofía, no. Ah.

No... No. No es que yo qui...

Ya. Yo lo único que quiero es que...

Que no. Que no.

Que no, que no. Vale, vale. No, no.

Yo te quiero mucho. Mucho. Yo también.

Sí, sí. Pero no de esa manera.

¡Uf! ¿Vale?

Vale, sí. Ay, Jesús.

Gracias. Dame un abrazo.

Gracias. Que...

Que... gracias.

Hasta luego. Hasta luego.

¿Una "cupcake"? -No, gracias. No tengo hambre.

-Son caras.

Bueno, pues aquí puedes quedarte

dos días, dos meses... Lo que necesites.

Faltaría más. -Muchísimas gracias.

Eres una amiga de verdad.

-Pues hecho. A colocar tus cosas.

-No, pero serán solo dos días. El lunes vuelvo a Chicago.

-¿Para siempre? -No.

No para siempre, pero vuelvo a mi hogar,

de donde nunca debí haber salido.

-No digas eso.

Si no hubieras venido, no nos habríamos conocido.

-Eso es cierto.

Sabes que eres una gran mujer y una gran amiga.

Aquí también he conocido a gente muy maja y muy buena.

Lástima que Jorge no...

-Los hombres son muy egoístas. Siempre piensan en sus intereses.

Se olvidan de las que les da amor.

-¿Eso crees?

¿Lo dices por Francisco? -No.

Francisco le ha visto las orejas al lobo,

y ya sabe quién no le dejará en la estacada.

Lo digo en general.

Y lo digo por Jorge.

-Bueno, no toda la culpa es suya.

-Encima síndrome de Estocolmo. -No.

A ver, yo le daba amor,

pero también le daba muchas otras cosas que no necesitaba.

-¿Qué cosas?

-Pues un futuro juntos, estabilidad...

Muchas cosas. Todas esas cosas.

-Ya. Se asustó.

-El caso es que... -Te dio puerta

y si te he visto no me acuerdo.

Pues no me parece bien, la verdad.

-Pues es lo que hay.

Es lo que hay.

-No llores.

¡Ay! Me acaba de dar la alegría del día, del mes, del año.

Cuenta. Jesús me ha dicho

que me han subido el sueldo. ¿Qué?

Pues muy bien. Hurra por él.

Qué bien. Me ha dicho

que trabajaré para él y para Francisco.

Así que doble trabajo, doble sueldo.

¡Qué maravilla! Ay, sí.

Qué ilusión. Enhorabuena.

Podré devolverte el dinero antes.

Bueno, no pienses en eso ahora.

Vamos a brindar. Claro.

Brindemos por Sofi.

Y por todo. Sí. Salud, dinero y amor.

Chinchín.

Ya solo te falta encontrar el amor.

Uf. No, eso no. Bueno, y a la Juli.

Sí. ¿La Juli? Si ya está en ello.

Ah, ¿sí?

¿En serio?

Pero bueno... No.

Qué calladito te lo tenías.

Que no le hagáis caso a Oli, que ella va muy deprisa.

Eso, tú restriégame

lo de Pietro, como si no tuviera yo suficiente.

Ahí metiendo el dedo en la llaga.

Oli, que es broma. Tranquila.

Tranquila. Y lo mío con Héctor

no es nada, además.

¿Cómo que lo tuyo con...?

Si es "lo tuyo con", es que hay algo.

¿Quién es Héctor? Serás la única que no lo sabe.

Yo tampoco.

Pues es un abogado. Otro abogado.

Sí, otro abogado. Trabajo con abogados, conozco abogados.

Si fuera astronauta, pues astronautas.

Y yo he hecho de celestina.

Pues podías hacer algo conmigo. No, no.

¿Por qué crees que te llevo este finde al campo?

¿Para fortalecer los gemelos?

Ay, por favor...

¿Y cómo está tu... web de citas?

Nada, me deshice. Me di de baja. Fuera.

¿Por qué? Sí.

Porque a mí esas cosas no... A mí me gusta más el hablar,

el conocer... El "montañeo".

Hombre, el "montañeo" nos gusta a todas,

pero antes hay otras fases, ¿no?

Sí. La del "playeo".

Sí, mira la que habla. La que conoció a Ángel en el bufete.

Pues no. Le conocí en el bufete,

pero empezamos a tontear en el Acorde.

Pero ya sabías quién eras, qué cara tenía y que era Ángel.

¡Ay! Alba es más de "despacheo".

Y tú más de "terraceo".

Habiendo sido invalidada como prueba de cargo,

la grabación digital efectuada

por la cámara de seguridad del establecimiento llamado Crupier

y en ausencia de otras pruebas

demostrativas de su eventual responsabilidad

en el hurto de dinero y prendas de vestir

del comercio en el que prestaba servicios como empleada,

venimos a absolver y absolvemos

a la denunciada doña Cayetana Antúnez Montes de Oca

de la acusación de hurto y apropiación indebida dolosa.

Se levanta la sesión.

Que tengan un buen fin de semana.

-Pues en estas condiciones se ha hecho

lo que se ha podido. -¿Tendré que readmitirla?

-Eso debe decidirlo la Magistratura de Trabajo.

Pero... bueno, supongo que pagando lo que corresponde

por despido improcedente... -Improcedente.

-Es lo que hay.

-Oye, ¿qué ha pasado?

-Eh... Has... ganado.

-Pero si salgo en la tele.

-Eh... Bueno, ya te mandaré un "mail" y te lo explico.

Así que vamos a seguir aguantándote. -Eso parece.

Tienes todo el fin de semana para asimilarlo.

Hasta el lunes. -Anda que voy a pensar en eso.

-¿Qué tal la siestecita?

-¿Siesta? No, vengo de hacer unas gestiones muy, muy aburridas.

-Ya...

-Venga, papá. Deja que te ayude. -Que no, deja.

Qué me vas a ayudar.

¿Has visto las nóminas?

No. No he recibido nada.

Pues... son muy interesantes.

¿Las dejaste en mi despacho?

¡Ángel! ¿Qué, ya no sabes jugar? ¿No entiendes nada?

Que estás hablando en nuestro código. Ni en código ni nada. Me voy.

¿Cómo que te vas, si yo no he terminado aún?

Pues te quedas y terminas.

¿Nunca? ¿De verdad? -Nunca, de verdad.

Es que quería... Vamos que si quería.

-¿Y qué pasa, que tú no querías? Porque no te creo.

-Claro que quería. No digas chorradas.

-Entonces ¿qué pasó?

-Pues que no podía. -¡Ah!

Turururu.

-Eso ni de broma. Por favor, Berta.

-Entonces, ¿qué fue lo que... te lo impidió?

-Hola, Olivia. ¿Me pones un gin-tonic, por favor?

-Vale. -Yo quiero...

un vino. No, no, no.

Yo... le voy a dar un traguito al gin-tonic

de Rodri, y si me apetece te pido un gin-tonic,

y si no, un vino,

o ya veremos.

Gracias. Lo siento.

Bueno, cuéntame, ¿qué pasó?

-(SUSURRA) Cándida. -¿Cándida?

-¡Calla! -¿Eh?

¿Me habéis llamado?

-No, no. -No.

-Ah.

-Pero ¿quién es, una amante con nombre de abuela?

-No, candidiasis.

-¡Ah! -Hay que explicártelo todo.

-¿Tú o ella? -Yo.

-¿Tú? -Sí.

-Anda. Así que el pobre

tiene candidiasis. en el pito. -No te rías, que no es de risa.

Haz el favor. -No, no.

No. Pero tampoco vamos a hacer un drama, ¿no?

-Dios, qué mala suerte. -A ver, Rodri. Hiciste lo correcto.

Se lo pegas a alguien y te mata. -Sí, ¿no?

-Sí. -Menos mal que tú me entiendes.

-Que corra el aire, no me lo pegues. -No exageres.

-No, quita, quita. -Además, ya casi no tengo nada.

-Déjame. -No, en serio.

Yo creo que mañana estoy como nuevo. -Pues mejor para ti.

-Berta. -¡Ay!

Qué susto. -Hola, Rodrigo.

Perdona. -¿Qué tal?

Aprovecho y llamo a Jorge.

-Sí, claro. -Perdonad de nuevo.

-Hasta luego. -¿Qué tal?

-¿Qué tal ha ido?

-Bien.

-¿Sí? -Sí.

-Pues por la cara que pones, parece

que hubieran condenado a tu cliente a la muerte.

-No, qué va. Si le han absuelto.

-Bueno. Eso lo has conseguido tú.

-Bueno, Carlota, realmente yo no,

porque al fin se han dado cuenta

de que había un corte en la grabación del vídeo

que la demandante manipuló. -¿Por qué lo manipuló?

-Pues al parecer...

se probó ropa en su tienda

y no quería que la viesen desnuda. Bueno,

Eso se lo sonsacó Rodrigo más tarde.

Pero se quedó muda cuando vio

que nos habíamos dado cuenta de que lo manipuló.

Por lo tanto, pues... he tenido un golpe de suerte.

-No digas eso. No te quites importancia.

Tú has hecho lo que debías. Has buscado

un resquicio en el caso, y lo has encontrado.

Así que muy bien. Enhorabuena.

-Gracias. Pero de verdad, lo siento. Es que yo... no he hecho nada.

-¿Sabes lo que te pasa?

Que tienes el síndrome del impostor.

-¿Y eso en qué consiste?

-Que una siempre piensa que está donde está

porque los astros se han alineado o por cualquier otra cosa rara,

menos por méritos propios.

-Pues... sí que creo yo que tengo ese síndrome, ¿eh?

Sí.

-No te preocupes. En eso las mujeres somos especialistas.

-¿Tú también lo tienes?

-Bueno, lo tenía. De eso ya me he curado.

De otras cosas, no.

-¿Estás bien?

-Sí. Que tengas buen fin de semana. -Tú también, Carlota.

-Gracias.

Ay, gracias, Olivia.

-¿Se ha ido Rodrigo? -No, ahora viene.

Ahora le doy el trago y a ver qué me apetece.

No lo tengo claro. Igual no bebo alcohol.

Yo no me puedo escapar del trabajo, Rodri.

Me quedan cosas por hacer aquí. Una reunión...

Vale, escúchame una cosa. Vamos a hacer esto: eh...

Quedamos en mi casa en dos horas e improvisamos algo, lo que sea.

Unas cervezas, unas patatillas... Lo que sea. ¿Vale?

Bueno, tú compra lo que quieras.

Lo que sí te pido es que avises a Berta, que yo no puedo.

Venga, chao.

Dime, perdona. La documentación de Héctor Moliner.

Está todo. Gracias.

Que tengas buen finde. ¿No te quedas a la reunión?

Te recuerdo que salí del caso.

Bueno saliste porque quisiste, no porque yo te quitara.

Y pensaba que era una cosa del calentón de la discusión,

que no iba en serio.

Que sí, Jorge. Lo que tú digas.

Nos vemos el lunes. ¿Tienes un momento?

La verdad es que no, ya me iba. Va a ser

solo un minuto.

Dime.

Bueno, pues que...

me gustaría...

eh...

Pedirme disculpas.

Sí, me gustaría pedirte disculpas... por ayer.

Me puse nervioso.

Me... Se me fue. No sé qué me pasó.

Vale.

Vale ¿qué?

Que sí, que acepto tus disculpas.

Agradezco que hayas recapacitado.

¿Eso es todo?

Ya, pero estás como muy cortante, muy fría.

No, que me quiero ir a casa.

Eh... Jorge, me gustaría hablar contigo.

Os dejo solos. Buen fin de semana. Adiós.

Lo siento, no puedo. Tengo una reunión.

No digo que no sea verdad, pero...

llevas toda la semana esquivándome. ¿Te sorprende?

No, pero antes o después tendremos que hablar,

¿no?

Deberíamos afrontar esto como hombres.

Puede ser.

Pero no ahora, Francisco.

Bien. Bueno, pues que te vaya bien la reunión.

Siento ser tan pegajosa. -Ya.

Estoy supercontenta. Me alegro muchísimo.

El bufete necesita gente como tú.

-Gracias, Charly. Eres un amor.

-Eh, para el carro. Por ahí no sigas.

-¿Unas patatitas?

-Gracias. -De nada.

-Es que no me apetece ponerme elegante.

Un vaquero, me hago un moño y vamos a casa de Jorge.

-Vale. -Unas palomitas, una cerveza...

-Hola, Olivia. -Hola.

-Me gustaría pedirte un favor.

-Hija, qué mala cara traes.

-Sí, bueno... Pero ya se me pasará. Lo sé.

-¿Puedo ayudarte?

-Sí. ¿Podrías darle esto a Jorge? -Sí, pero está en el despacho.

Se las puedes llevar tú. -No. Es que no quiero verle.

-¿Habéis discutido o algo?

-Hemos roto.

-Hola, Madison. -Berta.

-Eh... -Me gustaría agradecerte

lo del evento benéfico de anoche.

Que colgases las fotos en tu foropic.

Gracias a eso tuvimos más donaciones.

-Claro que sí. Si era obvio. Me alegro.

Pero... ¿estás bien?

-No. Me vuelvo a Chicago.

Jorge y yo hemos roto.

-¿Cómo? -Sí.

-Y... ¿y eso cuándo?

-Pues esta mañana, ayer...

Bueno, el caso es que se acabó. Hemos roto.

-¿Y no hay vuelta atrás?

-¿Podrías darle tú las llaves?

Será mejor que se las des tú.

-¿Tú crees? -Sí.

(Pasos)

Así todo queda entre amigos.

-Hola.

Hola.

Hola. -Hola.

-Seguro que es para bien. Ya verás.

-Sí.

Su cliente retirará la denuncia a mi cliente,

y reconocerá por escrito haberla acosado por las redes.

¿De acuerdo en eso?

Sí, de acuerdo.

¿De acuerdo?

-De acuerdo.

-Abonará a mi cliente una cantidad por daños y perjuicios

que ciframos en 8000 euros. -¿8000?

-8000.

-¿Es el precio que le pones a nuestro amor?

-Es el precio de su libertad.

Y sepa que es muy barato.

Juan Pedro, esto no es una historia de amor. Asúmelo ya.

Sí. Otra cosa: eh...

Pediremos una orden judicial de alejamiento.

Si su cliente la incumple,

ya sabe a lo que se expone. Muy bien.

Me parece muy bien. Que los jueces decidan.

Perfecto. El lunes por la mañana

tendréis el documento listo.

Yo mismo lo llevaré a sede judicial. -¿Y eso para qué?

-Lo suscribirá un juez y emitirá un auto con valor de sentencia.

¿Hemos terminado entonces?

Sí, hemos terminado.

Pues... encantado. Nos volveremos a ver, ¿no?

Quién sabe.

Encantado. -Gracias.

-Juan Pedro...

No sé por qué no le gusto. Pues porque no,

Juan Pedro.

¿No te das cuenta que no?

¿Y no te parece que va siendo hora de olvidarse de todo esto?

Bastante cara te está saliendo la bromita.

Entre los billetes a Praga, la indemnización,

las costas judiciales, mi minuta...

Praga...

Praga... habría sido tan hermoso.

En Praga habríamos tenido una oportunidad.

Sí, una oportunidad kafkiana. ¿Kafkiana?

Sí, Kafka, el autor checo.

Déjalo, mejor.

Entonces, esto de la regla de oro ¿cómo era?

-¿La regla...? Da igual, déjalo.

Me he quedado sorprendida con lo de Jorge y Madison.

-Bueno, ya ves. -Qué raro.

-Mejor, ¿no? -¿Lo sabes?

-Mejor. -Hombre, sí.

(OLIVIA) Hasta luego. -Adiós.

Adiós. -Chao.

Si no te queda mucho, te espero. Media horita. Espérame, anda.

¿Media hora? No, estoy muy cansada.

Quédate, quédate. ¿Qué?

¿Cómo? ¿Qué te pasa?

Hola.

Hola. Se te ha echado de menos hoy.

Gracias.

¿Tú no estabas en el caso?

Digamos que de aquella manera.

¿De qué manera?

Yo no soy abogada.

Sí, soy abogada, pero en este bufete trabajo como secretaria.

Vaya, quién lo diría. ¿Por?

Porque me parece que tienes más empaque que tu jefe.

Porque Leiva es tu jefe, ¿no? ¿O no?

Sí. Sí, es mi jefe.

¿Y al final ha habido acuerdo? Ajá.

Y la verdad, ha sido más suave de lo que podría haber sido.

Ya, me imagino. Os teníamos contra las cuerdas.

Podríamos haber sacado lo que fuera, pero yo he sido piadoso

y mi cliente tampoco quería excederse.

Muy bien. Y...

Pues nada... Espera.

¿Te volveré a ver?

Bueno, ya sabes dónde trabajo.

Pónmelo un poco más fácil, por favor.

Bueno, también sabes dónde desayuno. Eso está mejor.

Pero... este fin de semana ¿qué haces?

¿Este fin de semana? Ajá.

Doy una conferencia en el Ateneo.

¿Sobre? Sobre...

lenguaje no verbal en el interrogatorio.

Guau. Eres experto en lenguaje no verbal.

Bueno, sí, algo sí.

Empecé leyendo algunos libros y...

Bueno, pues todo cuenta.

Si una persona se pone la mano sobre la nuca,

o si se toca el pelo...

Si se muerde los labios,... Claro.

...está expresando algo.

Es interesante. Sí.

Suena muy interesante. No sé

si sabías algo del tema. No, nada.

Yo empecé a leer a Paul Ekman,

después seguí con Flora Davis... ¿Te suena?

No. Vale, bueno.

Y después fui practicando, me fui picando un poco y...

Y...

Y hasta ahora. Muy bien.

Pues no lo sé. No sé qué haré el fin de semana.

Pero bueno, eh... Esto es el sábado.

Vale. Vale.

Ya veo si...

Es que no sé si tendré mucho lío.

Claro.

No, que espero a Oli para irnos. Sí, claro.

Si yo estoy esperando porque iba a tomarme algo.

Ah, pues no sé, porque creo que ya iba a cerrar.

Ajá.

¿Qué?

Pero mamá, ¿qué vas, a las fuentes del Nilo?

¿Qué pasa, voy mal?

No. No. De hecho, creo que vas demasiado bien.

Ah... A ver. No puedes ponerte todo eso.

A ver qué llevas. Una camiseta térmica,

una camisa de leñador, un chaleco, un forro,

un chubasquero, guantes, gorro... Pero mamá...

¿Qué pasa? Es lo que os pongo cuando vais de excursión.

Si está bien, pero no te pongas todo ahora.

Lo que vayas necesitando lo sacas de la mochila.

Pero eso ahora no.

Guárdalo dentro. ¡Ay, la mochila!

La mochila.

-¡He dicho!

Vale.

La mochila es esta. ¿Está bien? -Sí, sí.

Vale, perfecto.

-¿Dónde estuvo entonces?

-¿Has preparado la comida?

No tengo que preparar nada. Vais a estar fuera.

La tuya, mamá.

Ay, la mía no. Ahora me haré bocata. No hay pan...

Sí, te lo compré yo. Además, del que te gusta.

No puedo creerlo. ¿Has comprado tú el pan?

Cariño, muchas gracias. Es que eres un solete.

Un solete no. Es que tú vaya tela.

¿Qué? Que siempre estás

a lo que necesitan los demás

y deberías pensar más en ti.

Ya. Sí, tienes razón. Es verdad.

¡Uf, qué calor! ¡Por favor!

Quítate todo eso.

¿Vas a pelar tú las patatas? -No.

-Pues fuera.

A ver, a mí en el fondo, fondo... me dio penita.

-A ver, pero siempre ha ido como a su rollo, a su rollo...

Ya, sí, pero también hay que entenderla a ella.

Y yo soy el principal perjudicado,

pero si quiera de vosotros estuviera fuera de su país,

sin amigos, sin raíces,

sin familia, igual haces cosas que no harías normalmente.

Primero, yo no sería tan absorbente todo el rato. "Conmigo,

conmigo, no pienso en otra cosa...". Bueno...

¿Qué? ¿Tú qué toses? -Nada. Nada, nada.

Yo te voy a decir una cosa: conmigo ha sido mala.

Luego me pidió perdón, se dio cuenta.

Si lo sé, Berta. ¿Crees que no hablamos aquí

de eso? Pues conmigo no. Yo soy tu amiga.

Yo qué sé, no sé.

Bastante tenía. -Yo lo hablaría.

¿Por qué seguimos hablando de ella?

Que ya está, ¿vale?

-¿Y ahora qué vas a hacer?

¿Qué voy a hacer? Pues lo que toca:

estar soltero, solo en la vida.

-¡Bum! -Eso de estar solo no va contigo.

Quiero decir, que tú tiendes a ir de flor en flor.

-No, no. Aquí el picaflor soy yo.

-Bueno, sois los dos. No, perdona. Somos los tres.

¿Perdona? -¿Eh?

-Eso sí que me suena...

-Bueno, tú últimamente...

Tú muy paradita no has estado. ¿Y ayer?

-Calla. ¡Calla! Eso, eso.

¡Calla! -¿Te acuerdas...?

-No, no. Cuéntame.

Valerio. Valerio, el italiano. -¡Vaya cuadro!

-O sea, prometía ser el hombre de mi vida.

Y cuando... Bueno, en fin...

No, no.

Que te cuente él, que solo hablamos de mí.

Ah, ¿tú también? ¿Qué tienes que contarme?

¿Eh? -Qué desastre.

De verdad, qué desastre. La tenía a tiro como nunca.

Pero ¿a quién? ¿Cómo que a quién? A Victoria.

Eso son imaginaciones tuyas. Te da largas todo el día.

-Estaba "on fire". -La llevé a su casa...

Me tuve que ir. ¿Y ella?

¡Ella quería que subiese!

Espera un momento. ¡Tuve que irme!

O sea, Victoria Iturbe te dijo:

"Sube". Bueno: "Subite a mi apartamento".

-"Subite al apartamento". -Y me fui. Me fui.

Por los bichitos, claro. Por los bichitos.

"¿No lo lees?". -"¿Eso? ¿De qué vas?".

-"Mira, no sé, pero algo de la lista tendrás que hacer. No te puedes...".

(Teléfono)

Ya pensaba que te habías olvidado de mí.

Pues aquí en casa, aburrida. ¿Y tú?

¿En serio? Pero a ese ya fuimos. ¿Por qué no vienes a casa?

Es más íntimo.

No, mi madre está con Madison. Son sus últimos días.

(Timbre)

Espera.

¿Cómo lo has hecho? Sorpresa.

¿Y esto?

No sé. Mete la mano, a ver qué encuentras.

¿Un secador?

Porque no tienes.

Sí que tengo, tonto.

En mi casa no.

¿Puedo seguir? Por favor.

¿Un cepillo de dientes?

Así es. En mi casa tampoco tienes.

Qué mono eres.

¿Te gustan? Mucho.

Como decías que yo era un chico previsible,

pues aquí estoy, sorprendiéndote.

Veo que sabes escuchar. Eso me gusta.

Y rectificar.

Te quiero.

Te quiero.

(SUSURRA) Te quiero.

Qué bien suena, ¿eh?

Ya me he enterado de lo de Madison.

Bueno, ya... parece que es vox populi.

Habría querido contártelo en persona.

¿Y si Ángel está tramando algo?

¿A qué te refieres?

¿Ha escuchado algo, ha visto algo?

Sea lo que sea, debemos tener los ojos abiertos.

¿Cómo está tu madre? -Haciendo cajas como una posesa.

-¿Cajas? ¿Os mudáis? -Tus cajas.

Paco, que va a venir a comer aquí. -¿Y qué?

-Que no le gusta que esté trabajando.

Si me monta una escena... -No. La escena se la monto yo.

-No. -Vamos, a venir un señor

en el siglo XXI aquí a decirte lo que puedes trabajar.

-No le digas nada.

¿Le renovaron el contrato a Carol?

Sí, bueno, lo hicimos todos. No.

Todos no. Yo me acabo de enterar. Increíble.

¿Me puedes decir quién hizo tu contrato de prácticas?

-Creo que lo firmó Carlota, la jefa. -Ah...

Si te apetecía que... tomáramos algo.

Julia. Hola.

Hola. ¿Qué tal?

Bueno, que habíamos quedado en...

¿Qué estáis, con un caso o algo?

No. Ah.

¿Tú te expones tanto siempre?

O sea, ¿eres tan simpática? ¿Sirves a todo el mundo igual,

o solo a este par de babosos?

-¿Perdón? -¿Te vas a sentar o no?

Lo siento, Héctor. No...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 105

Derecho a soñar - Capítulo 105

10 jun 2019

Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Colomer, acaba de irrumpir en la vida de nuestra protagonista. Precisamente ante Héctor pierde Jorge el caso que defendía esta semana, pero el disgusto no es grande, pues el cliente se lo tenía bien merecido. En cambio, Berta sí consigue ganar su caso incluso cuando todo parecía estar en su contra. Carlota, que impone el regreso de Jesús al despacho principal y el desalojo del mismo por parte de Francisco, la felicitará por su victoria. Expirada la beca de Carol, Jesús le ofrece un contrato en prácticas que le permitirá continuar en el bufete. Asimismo, Jesús consigue un aumento de sueldo para Sofía debido a que, en lo sucesivo, será asistente tanto de él como de su padre. Rodrigo lamenta su mala suerte por haber tenido que rechazar un lance amoroso con Victoria a causa de la infección por hongos que le aqueja. Ángel asume las críticas que le hace Alba y empieza a luchar por que la monotonía no se apodere de su relación. Olivia ha invitado a Sofía a pasar con ella y sus amigos un fin de semana en la montaña. Sofía se prepara para la excursión concienzuda y emocionadamente. Francisco abandona el hogar familiar y, provisionalmente, se instala en el bufete.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 105" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 105"
Programas completos (116)

Los últimos 118 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 116 Completo 55:21 8% ayer
    Capítulo 116 ayer Alba se refugia en casa de Sofía. Jorge no se puede creer lo que acaba de hacer: declararse. Maricarmen le pide a Francisco que hable con Alba, cosa que este hace. Sofía descubre que su deuda est&aa...
  • Nuevo Capítulo 115 Completo 52:30 78% pasado lunes
    Capítulo 115 pasado lunes Olivia saca a Rodrigo (con el que pasó la noche) de casa sin que Julia se entere. Carlos y Sofía siguen afianzando su relación. Ángel intenta solucionar las cosas con Alba pero todo em...
  • Nuevo Capítulo 114 Completo 53:43 68% pasado viernes
    Capítulo 114 pasado viernes Ángel toma por asalto la casa de Alba en un intento de evitar lo inevitable, pero Maricarmen lo saca por piernas. Más zorro, Francisco pasa de mentor a discípulo y le pregunta qué debe...
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 66% pasado jueves
    Capítulo 113 pasado jueves Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Nuevo Capítulo 112 Completo 53:16 63% pasado miércoles
    Capítulo 112 pasado miércoles Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Capítulo 111 Completo 52:02 75% 18 jun 2019
    Capítulo 111 18 jun 2019 Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Capítulo 110 Completo 51:36 77% 17 jun 2019
    Capítulo 110 17 jun 2019 Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Capítulo 109 Completo 53:27 69% 14 jun 2019
    Capítulo 109 14 jun 2019 El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% 13 jun 2019
    Capítulo 108 13 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...