Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5258680
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 100 - ver ahora
Transcripción completa

Tu hermano quiere algo, ¿no?

Yo no puedo permitir que mi hijo cargue con esto.

-Razón de más para que lleguemos a un acuerdo.

Si sale a la luz, usted saldrá muy mal parado.

-Bastará con pagar la indemnización del despido.

También exigimos esta cantidad.

Por daños y perjuicios. -Está bien.

Está perfecto.

-Ajá.

-Mi cliente te los firmará esta tarde.

Echegaray tiene varias financieras potentes.

Me juego la cabeza a que está acostumbrado al blanqueo.

¿Por qué le interesa exactamente

conocer las tripas de mis empresas?

-Queremos invertir, pero los tres sabemos

que no es algo convencional.

Tienes que ir. Sin ti, no sería lo mismo.

Intento no acercarme demasiado... A Jorge.

Y encima, Madison me ha pedido

que le vigile, así que ya me dirás tú.

Por eso tienes que venir.

Para vigilarle de cerca.

¿Por qué sabes que son de tu vecino?

-Porque las he visto crecer. Si sé hasta sus nombres.

Berta y Catalina.

La cuestión es saber si tu vecino tiene un móvil

para deshacerse de ellas.

Traigo unas declaraciones firmadas de la mujer

y de los hijos de mi cliente

en las que aseguran que el demandado

se dirigió a ellos

para pedirles que cuidaran a las tortugas.

No podía con el tormento que es seguir aguantando

estos bichos repugnantes.

Lo de hoy no es ni una cena ni una fiesta.

Es, simplemente, quedar después del trabajo

donde Olivia a tomar algo y ya está.

¿Bailas?

Sí.

Estás un poco tensa.

No, ¿por qué?

¿Es porque estamos bailando juntos?

No, no es por eso.

(Despertador)

Buenos días.

¿Estás bien?

No.

¿Te encuentras mal?

¿No has dormido bien, te pasa algo?

Mírame, que te estoy hablando. Me estás asustando.

No puedo más, Jorge, no puedo más.

A ver, pero...

¿No puedes más con qué? Anoche.

Fue humillante.

A ver.

Ayer, cuando volvimos a casa, lo estuvimos hablando.

Nos dijimos lo que pensamos y quedó todo zanjado.

Sí, y sé que por más que lo hablemos, no servirá de nada.

Anoche se te iban los ojos.

A ver. No me lo quito de la cabeza.

Cariño.

Ayer estábamos en un ambiente distendido,

con gente, bebiendo, bailando, todos juntos.

Estábamos ahí los dos.

No tienes ningún motivo para ponerte así.

Mi percepción y mi instinto me dicen lo contrario.

Tengo todos los motivos para sentirme como me siento.

Me voy a duchar y me voy a trabajar.

¿No quieres saber cómo me siento?

Y no quieres saber qué he descubierto.

Bueno, a ver.

¿Cómo te sientes y qué has descubierto?

Creía que el problema era Berta.

Pero después de unos días, tuve una intuición.

Me di cuenta de que no.

Pero hice la prueba de fuego.

¡Pero qué prueba de fuego!

¡Estás loco por Julia!

No sé... ¿Qué estás diciendo?

No, Julia es mi compañera de trabajo, mi secretaria...

Pues ya tenemos el tópico.

El jefe y la secretaria.

Madison, te juro que con Julia, no pasa nada.

Si te creo, pero también creo

que te mueres por tener algo con ella y ella también.

¿Por qué hablas sin saber?

Julia acaba de dejar una relación de muchísimos años.

No creo que esté con ganas

de flirtear con su jefe ni todas esas tonterías.

Ahora conoces hasta detalles de su vida privada.

Pues sí, los conozco porque es mi compañera de trabajo.

¿Os habéis acostado?

¿Qué?

Te he hecho una pregunta sencilla.

Se contesta con sí o no.

¿Os habéis acostado?

Que a mí no me importaría.

Porque no estábamos juntos.

Pero ahora, necesito saberlo.

Necesito confiar en ti.

Y necesito que seas sincero.

Cariño, no está pasando nada entre Julia y yo.

¿Os habéis acostado?

¡Mírame, Jorge, por favor!

¡Mírame a la cara, mírame a los ojos!

Dime la verdad. ¿Os habéis acostado?

¡Pues sí!

Sí, nos acostamos una vez. ¿Vale?

Y se quedó en eso, en una vez.

¿Ya estás contenta?

(Portazo)

(Sintonía "Derecho a soñar")

(Despertador)

Oli.

Olivia, déjame un momento.

¿Has podido descansar un poco?

Fatal.

He tenido un montón de pesadillas.

(SUSPIRA)

Mira que me lo advertiste.

Que esto no importa.

Soy una imbécil.

No, nada de martirizarse.

No eres ninguna imbécil.

El imbécil es él por no decirte

que mañana se marchaba a Italia.

No, Julia, soy tonta.

¿Cómo no se me ocurre preguntarle cuándo se iba?

Di por hecho que se iba a quedar.

Es normal, es a lo que estaba jugando.

Él nunca te dijo que se iba a ir a ningún sitio.

Me ha tomado el pelo.

Lo que tienes que hacer ahora

es ducharte y olvidarte de Pietro.

¿Cómo me olvido de él?

Solo han sido cuatro días.

Seis.

Ánimo, que tenemos que ir a trabajar.

Yo no voy.

(SUSPIRA)

Escúchame un momento.

Oli, mírame.

No puedes parar tu vida por culpa de un capullo.

Me gustaba más "el tal Pietro".

A partir de ahora, es el tío capullo.

¿Y si él da por hecho que yo sabía que se iba a Italia?

Te ha mentido, no intentes justificarle.

A lo mejor me lo ha dicho.

No, es un capullo y punto.

Lo sé, pero me gusta adornar

la cruda realidad para aliviar el dolor.

Ya lo sé y es normal, claro que sí.

Pero también sé

que eres fuerte y lo vas a superar.

Tienes el Acorder que echa humo.

No sé, Julia.

¿Sabes lo que más me duele?

¿Qué?

Que yo pensaba de verdad que había algo especial.

Como que...

Que me quería, que estaba empezando...

una relación conmigo.

Y resulta que no, que se aburría

e igual se sentía solo

y quería exprimir sus últimos días en España.

Y me ha utilizado.

Es que es un capullo.

Muy bien, esa es la actitud.

Sacar la rabia ayuda a superarlo.

Igual ha sido un malentendido.

Igual se arreglan las cosas.

Algunas relaciones a distancia funcionan.

No, no nos desviemos.

Pietro igual a capullo.

Me voy a duchar.

Cuando salga, quiero que te hayas levantado.

Aquí es donde trabajo. -Qué bonito.

-Hola, buenos días. Que...

Sara, muchas gracias por traerme.

-Zaira.

-Zaira, perdona. Muchas gracias.

-¿Por qué no me enseñas tu despacho?

Seguro que tienes un sofá supercómodo.

-No, qué va. No tengo sofá.

Lo único que tengo es una mesa.

Una mesa muy dura. -Me vale.

-Pero ¿cómo te va a valer?

Cojea y todo. Es un desastre de mesa.

-No pasa nada.

-Que...

Tengo que rellenar informes... -Trabajar ahora, no.

Se me ocurren cosas más interesantes.

-Me encantaría, pero tengo que trabajar.

-Va, venga, trabajar, no. Hagamos algo más dinámico.

-Dinámico.

-Sí.

-Eh... mira.

Tienes razón.

Vamos a tomarnos un buen batido de frutas.

Natural, un buen batido. -Pensaba en otra cosa más...

-No, pero ¿sabes lo que pasa?

La terraza de abajo es de una amiga mía.

Están buenísimos. Vamos a... ¿Vale?

Vete llamando al ascensor. -Pero ¿vienes?

-Sí, claro.

(RÍE)

Ahí.

Mmm.

Que...

Una amiga mía.

Sandra se llama.

-Rodrigo, Zaira.

-(RÍE)

Zaira, que...

Que ya sabes cómo es esto.

La noche, los "dancing".

Uno se va viniendo arriba.

Una cosa lleva a la otra.

Por la noche, todos los gatos son pardos.

Pero por la mañana...

Que no me apetecía

que supiese dónde vivo ni dónde trabajo.

Seguro que te ha pasado.

-No.

-Rodri, ¿vienes?

-Sí, voy, Sonia.

Zaira. -Zaira.

Se me olvida.

Vaya carita.

Estoy muerta, casi no he dormido.

¿Y tú? Agotada.

Pero lo pasamos muy bien.

Sí. Gracias por convencerme.

Me lo pasé mejor de lo que esperaba.

Estuve muy a gusto.

Y hasta bailé con Jesús.

Solo te faltó bailar con Madison.

¿Te imaginas? No, no me lo imagino.

No sé cómo habrán terminado estos dos.

En un momento, los vi discutiendo.

Pues no sé, a saber.

La que acabó fatal es Olivia.

¿Y eso por qué?

Porque el italiano no le dijo que hoy regresa a Italia.

¿En serio? Mm.

Se pensaba que vivía aquí. Sí, sí.

Y cuando le propuso irse de acampada,

no tuvo más remedio que confesárselo.

¿Los tíos por qué no serán claros desde el principio?

A lo mejor porque nunca tienen las cosas claras.

Eso depende de quién estemos hablando.

Por ejemplo,

se me ocurre, no sé, alguien

que conozcamos las dos...

Jorge. ¿Jorge, qué?

No te quitó los ojos de encima.

No, eso no es verdad. Estaba Madison controlándole.

¿Por qué te crees que discutieron?

Era un canteo. Sobre todo, por lo que me contaste.

Una artimaña para que le vigilaras.

Claro, era para que no te cortaras. Pero muy bien.

No te cortaste ni un pelo. ¿Yo?

Pero si Madison me estaba controlando.

A lo mejor se nos escapó alguna sonrisa o alguna mirada.

Sí, una mirada, una sonrisa, solo eso.

¿Me lo dices en serio?

Si tienes ocasión, habla con Jorge.

A ver cómo le ha sentado.

Estoy segura de que está deseando desahogarse.

Y si no, ya me cuentas.

Buenos días.

¿Se puede? Sí, claro, sí.

¿Qué tal la mañana? Bueno.

¿Tan cansado como los que trasnochamos?

Sí, no...

No me puedo quejar de falta de sueño

porque tengo para repartir.

¿Tú qué tal?

Bien.

Con el trabajo muy avanzado. Si necesitas ayuda...

Perfecto.

¿Puedes sentarte un momento?

Claro.

No es nada de trabajo.

Pues entonces, tú dirás.

¿Te lo pasaste bien anoche?

Sí, muy bien.

Al principio, no tenía claro si ir o no.

Al final, me animé.

Pues me alegro de que te animaras.

Y...

¿Eso es todo lo que me querías comentar?

No, no, no.

Te quería hacer una pregunta.

¿A ti ayer te dio la sensación

como que durante el "afterwork", yo te...

te miré mucho?

(RÍE)

No sé, Jorge.

Esto es una cosa que tendrías que decir tú.

Si a ti te parece que me miraste...

Bueno, no lo sé, es que...

Madison está obsesionada, con un ataque de celos.

Diciendo que no paré de mirarte en toda la noche.

Ya que hablamos de Madison, quiero comentarte una cosa.

Vale.

Le han concedido la libertad bajo fianza.

-Pues vamos a buscarle.

Que no esté solo.

Que la siesa de Lourdes... -La cosa no es tan inmediata.

No entra en vigor hasta las tres de esta tarde.

-Ah. Entonces, sale a las tres.

-No, entonces, podremos hacer el ingreso.

Pero los bancos estarán cerrados. Hay que esperar al lunes.

-¡Menudo lío!

Esto es como en el hospital. Te dan el alta el viernes,

pero no puedes salir hasta el lunes porque no está el médico.

-Algo así.

-Bueno.

Tendrá que pasar el fin de semana entre rejas.

Uno más.

Y tendré que dejar enfriando el champán hasta el lunes.

Y tendré que hacer un esfuerzo

por no gastarme todo el dinero.

Qué le vamos a hacer.

(RÍE)

-(RÍE)

Por un momento, te he creído.

-Una cosa.

¿Puedo darle yo la noticia?

-Sí, por mí, perfecto.

-Estoy deseando ver su cara cuando sepa que va a salir.

-Maricarmen...

Sé que has decidido que Alba lleve tu contabilidad.

-Bueno, sí, sabe de números.

¿Algún problema? -No.

No, Alba está perfectamente capacitada.

Pero si tenéis alguna duda sobre fiscalidad

u otra cosa, aquí me tenéis. -Eres muy amable.

-No hay de qué.

Ah.

Lo del impuesto de transmisiones patrimoniales.

-Vaya, esto es de pagar.

-Sí, la sombra del fisco es muy alargada.

Así que mejor se lo das a Alba.

Que lo tenga controlado. -Vale.

-Hola a los dos.

-¿Qué tal?

-Estamos hablando de tu padre.

-Es hoy a las tres, ¿no?

-Sí.

-Pero hasta el lunes, nada.

-Hasta el lunes, nada.

-Sí, tu padre va a tener

que pasar dos jornadas y media de reflexión.

-No le vendrán mal.

-(RÍE)

-Muchas gracias por todo.

Tu gesto ha sido muy...

Ha sido muy generoso.

-No hay de qué.

Es lo que tenía que hacer.

Tu padre compró esas naves, es lo justo.

Y no se me ocurre mejor manera de gastar ese dinero.

Bueno, sí se me ocurre.

Pero esta está bien.

-Gracias.

-Nada.

Hija.

Traigo buenas noticias.

¿Qué pasa?

Ya está, tu padre es un hombre libre.

Bueno, casi, el juez ya ha firmado.

Vamos al office y me lo cuentas allí.

No puedo, tantas emociones, no me entra ni un cortado.

Mi hombre por fin va a volver a ver la luz del sol.

Juro que nunca más verá la sombra.

No seas peliculera y baja el tono.

Cualquiera diría que no te alegras de que tu padre salga.

Claro que sí, pero no hace falta que se enteren.

Pues precisamente.

Tu padre es uno de los fundadores.

Y tendrán que enterarse, digo yo.

¿Verdad, Jesús?

-Sí.

Sí, sí.

Sí.

Tino.

-¿Qué?

-¿Te importaría avisar a Macarena y a Charly?

-Sí, claro.

-Gracias.

-¡Maca!

Charly.

Un momento, no sé si estoy entendiendo bien.

Te pidió que me vigilaras.

Sí.

Lo que me pidió exactamente

es que controlara si mirabas a otras

y tonteabas con ellas.

Es acojonante.

Y te lo pide a ti.

Madison desconfía de mí.

Y es su manera retorcida de advertirme.

Y tan retorcida.

Lo siento.

Hablaré con ella... No.

No hace falta. ¿Por qué quieres hablar con ella?

¿Para volver a discutir?

Sí que hace falta que hable con ella.

De todas, esto sería una conversación muy normal

comparada con la bronca de esta mañana.

Imagino que ayer por la noche discutiríais.

No sabía que esta mañana... Fueron cuatro palabras.

Esta mañana ha sido ya el drama, el drama absoluto.

Es que lo que no entiendo

es por qué tiene tantos celos de mí.

Tú y yo somos compañeros de trabajo, no tenemos nada.

Solo nos vemos aquí. ¿Por qué tiene tanto miedo?

Bueno, digamos que a partir de la bronca de esta mañana,

sí que tiene algún motivo.

Eh...

¿Por qué, qué le has dicho?

Pues eso, estábamos discutiendo

y ha habido un momento en que se ha empecinado

a hacerme preguntas y preguntas.

Que si había pasado algo entre nosotros.

Y me ha preguntado que si nos hemos acostado.

¿Y no le habrás dicho que sí?

Sí, le he dicho que sí.

Porque al final... Ya, Jorge, ¿y por qué?

Porque no sabes cómo se ha puesto.

Ha habido un momento que ya estaba arrinconado

y no podía hacer más que reconocérselo.

Y le habrás dicho...

que ya no hay nada entre nosotros.

Sí, claro.

Es que es muy importante que se lo dejes claro.

Ya.

¿Y también quieres que le diga

que no valió la pena?

¿Que ojalá no hubiera pasado?

No, no hace falta entrar en detalles.

Ya.

Eh...

¿Qué es lo que te pasa?

Que creo que sigo enamorado de ti.

No, no, Jorge, no sigas.

¿No, qué?

Que no me pongas las cosas más difíciles.

(RESOPLA)

¿Cómo fue anoche la reunión con Echegaray?

-Muchísimo mejor de lo que esperaba.

Entiende lo que queremos.

Tiene empresas atractivas.

Estuve revisando sus cuentas y yo no puedo con todo.

Pero me dijo que tiene al contable perfecto para esto.

No es la primera vez que utiliza sociedades pantalla.

-Te dije que entendía de lo que estábamos hablando.

Es lo que necesitamos.

-Es un buen fichaje.

Podremos mover el dinero rápido gracias a él.

-Tendrás que darme algo de mérito y confiar en mí.

-Siempre he confiado en ti y lo sabes.

-Igual tenemos que ser especialmente cautos

y estar muy unidos.

Las cosas van a cambiar mucho, hay que estar atentos.

-¿A qué te refieres?

-A la vuelta de Francisco.

Va a cambiar todo. -No.

No creo que cambie nada.

-Yo estoy bastante nerviosa.

-¿Por qué, exactamente?

-Tengo miedo de que Francisco

cometa alguna torpeza o quiera inmiscuirse en nuestros asuntos.

-Eso no va a pasar.

Ya le advertí que cuando salga, no va a ser el que mande.

-Yo también se lo advertí cuando fui a visitarlo.

Hay que esperar a ver cómo se dan las cosas.

Uno no manda porque dice que manda.

A lo mejor tiene una carta guardada.

-No tiene nada de nada.

Mandamos tú y yo y Francisco lo sabe.

-Eso está muy bien, pero hay que ser cautos.

No le cuentes lo de Echegaray.

No quiero que se meta. -Estoy contigo.

Cuanto menos sepa, muchísimo mejor.

Mamá, no hace falta que te quedes a esto.

Si alguien tiene que estar, soy yo.

-Perdón, no las encontraba.

-Yo estaba en mi tiempo de descanso.

-Yo estaba con...

-No pasa nada.

Seré rápido.

Bueno.

Os quiero comunicar algo

sobre Francisco.

Sobre mi padre.

Eh...

Todos sabéis que Francisco

es uno de los socios principales del bufete

y fundador.

Y que bueno, que ha estado en la...

Ha estado fuera

bastante tiempo.

Por motivos ajenos a su voluntad.

Han sido unas circunstancias muy duras para todos.

Y han puesto a prueba la estabilidad

y la credibilidad de este bufete.

Aunque supongo que más duro ha sido para él.

¿No?

Que ha estado en...

Quiero decir...

No ha pasado una muy buena época, que digamos.

Eso es lo que quería decir.

Eh...

-Lo que Jesús quiere decir, si me permites,

es que la noticia tan esperada ha llegado.

Francisco Zabálburu, vuestro guía,

muy pronto estará entre vosotros.

Mamá, por favor. ¿Qué?

No he dicho nada que no sea cierto.

¿Verdad, Jesús? -Sí.

Sí, es eso, exac... más o menos,

lo que yo quería deciros.

La próxima semana, mi padre

volverá a estar aquí.

Y supongo que eso

va a provocar, probablemente, una serie de cambios.

Cambios que tampoco

es momento de inquietarse.

No pasa nada.

Os informaremos de los cambios.

No hay que angustiarse.

En cualquier caso, los cambios que van a producirse

van a ser a mejor.

¿Vale?

Pues ya está.

-Un aplauso para el hijo del fundador.

¡Bravo!

-Ya está, gracias.

Podéis hacer lo que estabais haciendo. Hasta luego.

-Cuántas emociones.

¡Buenas!

¡Hombre!

¿Te quedan fuerzas para venir a hacerme una visita?

Ya no soy el cabra loca de antes.

He madurado. Para que veas que me acuerdo de ti.

Recién hecho. Gracias.

Todo un detalle por tu parte.

Y gracias por mancharme el documento.

¿Qué celebran?

¡Ay!

Ni lo sé ni me importa.

Si quieres, date una vuelta...

Estoy cansadísimo.

Y los zumos de Olivia, vaya timo, no me han hecho nada.

¡Ah!

Necesito echarme un rato.

¿Se te alargó mucho la noche ayer?

Vaya pesadilla de tía.

No se cansa nunca.

Quizá está abajo, esperándome en la puerta.

Ayer estabais un poco tensos los dos.

¿Cómo se llamaba...?

Eh...

Eh... Z...

Zaira. Zaira, Rodrigo, Zaira.

Sí. Es bonito el nombre.

Sí.

Por si acaso, me quedo un rato. No te importa, ¿no?

No, ya sabes que este es tu despacho B.

Tu segunda residencia.

Así nos hacemos compañía, que tampoco tienes buena cara.

Pues no.

Y hoy, menos que nunca.

¿Qué ha pasado?

Ya sé, no me digas.

Que Madison vio ayer las miraditas

que te traías con Julia y se ha puesto celosa.

¿Sí?

A ver, un momento.

¿Tú también viste las miradas?

Es que era difícil no verlas, macho.

A ver, una cosa.

Tú nos viste, ¿no? Y...

¿La miraba yo a ella o ella también me miraba?

Pues...

Tú la mirabas a ella y ella te miraba a ti.

Y Madison os miraba.

Era bastante divertido desde fuera.

Pues anda que me dijiste nada.

¿Te digo a quién debes mirar, tengo que vigilarte?

No, pero ayudar a tu amigo.

Hablando de vigilar.

¿Sabes a quién le pidió Madison que me vigilara?

¿A quién? A Julia.

¿Qué?

¿Cómo...?

¿Madison le pidió a Julia que te vigilara?

Julia dice que ella cree que es

una manera de marcar territorio.

Un toquecito, una especie de... ¿Cómo dijo?

De manera retorcida de darle una advertencia.

Alucino con las tías, macho.

Eh...

Espera, espera. ¡Ay!

¿Me estás diciendo...

que Julia te ha dicho a ti

que Madison le dijo a ella que te vigilara?

Sí, me lo ha contado Julia.

Últimamente, nos estamos contando muchas cosas los tres.

Yo le he dicho a Madison que me acosté con Julia una vez.

¿Qué? Sí.

Espera, y a Julia

le he contado que Madison ya sabe que nos acostamos.

Pero ¿ha estallado todo?

Ha estallado mi verborrea.

Me he puesto a hablar y...

¿Por qué le dices que te has acostado con ella?

Porque me presionó.

No paraba de preguntarme.

¡Eso no se dice nunca, que pareces nuevo!

Si una persona te pregunta 100 veces...

¡No le dices nada!

Espera un momento.

¿Quieres dejar a Madison por Julia?

¿Qué tendrá que ver? Esa pregunta no es importante.

Sí, es importante. Contéstame, haz el favor.

No te voy a contestar.

Señor Leiva, conteste al letrado.

¿Está colado por Julia? Sí.

¡Estoy colado por Julia! Vale.

Tampoco hace falta que se entere todo el mundo.

Ya me da igual, se lo he dicho hasta a ella.

¿Que le has dicho a ella qué?

Estuvimos hablando y no se me ocurrió una manera mejor

de terminar que diciéndole que todavía estoy enamorado de ella.

(RÍE)

Madre mía.

Madre mía.

Bueno, pues nada. ¿Y ahora, qué...?

(Puerta)

-Perdón. Rodrigo, está aquí Zaira.

Dice que quiere verte.

(SILBA)

-Gracias.

No vuelvo a hacer un "afterwork".

Yo tampoco.

Pero bueno, mucho ánimo.

Hola, Jesús.

-¡La madre que...!

Hola, Álex. ¿Qué haces aquí?

-No quiero que mi madre nos escuche.

-¿Ha pasado algo grave?

-Sí.

-¿Qué pasa?

-Que mi madre me ha ganado al ajedrez.

-¿Dónde está el problema?

-¿Cómo que dónde está el problema?

Mi madre me ha ganado al ajedrez.

Ayer no era capaz ni de mover una pieza

y hoy me ha ganado, que me ha ganado.

Estoy flipando, no sé qué hacer.

¿Qué hago?

-No lo sé, tendrás que aprender a jugar un poco mejor.

-¿Si no me da el cerebro?

-El cerebro te da para el ajedrez y para lo que tú quieras.

-Yo no estoy tan seguro.

Creo que hay personas que por mucho que se esfuercen,

no consiguen resultados.

Mi madre tiene unas capacidades para el ajedrez que yo no tengo.

-¿En qué te basas para decir eso?

-En la genética.

Yo he heredado rasgos de mi padre.

Y si por algo se caracteriza, es por ser muy impaciente.

Y soy muy impaciente para jugar al ajedrez.

-La genética no la vamos a cambiar porque no se puede.

Pero no tiene que ver con tu capacidad para aprender.

-Ya.

Si quieres, cuando pueda, te apunto algunas jugadas.

Vale. -Vale.

-En realidad, tiene que ser ahora.

-Ahora me pillas un poco mal. ¿No puede ser otro día?

-Es que al ser viernes,

no quiero que esté sola en casa.

¿Sabes?

Y si me quedo con ella, va a haber revancha.

Seguro que hay revancha.

-Pues sí, tiene que ser ahora.

Siéntate, anda.

¿Aquí? -Sí.

Apunta.

Lo primero...

El comienzo de una partida es como una carrera.

Hay que controlar el tablero

y poner a jugar todas las piezas de ataque.

Lo segundo.

Una jugada que nunca falla.

¡Apunta!

De la impresora.

-Gracias.

-¡Vaya, cuánta concentración aquí!

Y eso que la semana que viene no sabemos si seguiremos aquí.

-Ya decía yo que había gato encerrado.

-¿Tú crees?

-Jesús ha exagerado con eso de que todo va a cambiar.

-Yo le he visto muy convencido, a lo mejor sabe algo.

A mí me ha dejado más confusa que otra cosa.

-Es la primera vez que se dirige así al personal.

Por eso, no se le veía seguro.

-Yo creo que va a haber cambios.

Para empezar, Victoria sobra. Yo creo que la largan.

-No te lo crees ni tú. Imposible.

-Hará lo que sea para quedarse.

Yo no creo que haya grandes cambios.

-Alba.

Tú, que le conoces mejor, ¿no sabes nada?

Yo no le conozco mucho mejor que vosotros.

Lo mío con él es muy reciente.

Tienes razón, perdona.

No hace falta que pidas perdón.

Ser la hija del jefe ya era bastante incómodo.

Y ser la hija del jefe que sale de la cárcel...

No estoy en una posición

muy cómoda como para opinar.

No digas eso, Alba.

-Venga, a trabajar, que va a volver el fundador.

Hola. Hola.

¿Qué haces aquí?

He venido a hablar con Julia. Dime, Maricarmen.

Me extrañó ver que la terraza de Olivia estaba cerrada.

No contesta a mis llamadas.

He vuelto a pasar antes de ir a ver a Francisco y nada.

Le ha pasado algo.

No, no te preocupes.

No ha dormido bien y se ha quedado descansando.

¿Y por qué no me avisó? Hubiera abierto yo.

Pero ahora me voy volando a ver a Francisco.

Cuando la vea, se lo digo. Vale.

¿Qué, cómo me ves?

Muy bien, como esta mañana.

No te cambies cuatro veces al día.

Qué sosa eres, hija.

Hay un atuendo para cada ocasión.

Me voy, que tu padre me espera.

(SUSPIRA)

Que no, tío, que no puedo quedar esta noche.

Porque he quedado con una chica.

Sí.

A ti te lo voy a decir.

Venga.

Adiós.

Adiós.

Sabía que eras tú, te he reconocido la voz.

Hola. Hola.

¿Qué tal, qué haces por aquí?

Nada, he venido a hacer una cosa, pero...

Ah, te estás escondiendo de tu madre.

Pero no digas nada, que es un secreto.

No, yo... Le voy a dar una sorpresa.

Y...

¿Qué tal? El día de la cena casi no hablamos.

Pues bien.

Bien, como siempre, estudiando mucho.

Eres un chico listo, seguro que lo sabes aprovechar.

Pues nada, mucha suerte

con la sorpresa para tu madre. Gracias.

Voy a seguir trabajando.

Muy bien. Julia.

¿Sí? Eh...

Si tú quieres,

que si quieres...

esta noche...

ver en mi casa una película de miedo.

Ah.

Gracias, Álex, muchas gracias.

Pero justo esta noche

tengo que cuidar a una amiga.

No, que se venga también.

No está muy animada y una peli de terror...

Claro, obvio.

Pero gracias. De nada.

Nos vemos pronto. Seguro.

Cuídate. Adiós.

(SUSPIRA)

-¿Qué te pasa?

No hay mucho ambiente de trabajo en el bufete.

Está todo el mundo un poco disperso.

Con la cabeza en otro lugar.

-Puede que irse de "afterwork" un jueves no ayude.

Y se avecina tormenta la semana que viene.

-Me temo que sí.

¿Y tú cómo estás?

Porque te pasa algo.

Estás como...

atravesando una crisis existencial decisiva.

-Mira tú.

Ni yo lo hubiera definido mejor.

Jeremy me está persiguiendo, quiere volver.

¿Qué te parece?

-No lo sé.

No lo sé, Carlota, tampoco...

No sé mucho de estas cosas.

Es que no le conozco nada.

-Ya lo sé y me da igual, solo quería hablar contigo.

-Vale.

-Además, tú fuiste el que me ayudaste a preparar la sorpresa.

-Sí, sí, para lo que sirvió...

-Me ha servido para darme cuenta de lo que estaba pasando.

Y no quiero hablar de eso. ¿Qué te parece?

-Es que no tengo una opinión, no te puedo decir.

Me faltan datos, no sé si lo que te ha pasado está bien.

¿Cómo va a estar bien? -Pues está mal.

-Tampoco está mal del todo.

Me alegro de que él se haya dado cuenta

de que me ha engañado y que esté arrepentido.

Pero no hay nada que hacer.

-No, claro, no puedes hacer. ¿Qué vas a hacer?

-Porque tú crees que hay cosas que son imperdonables, ¿no?

-No, eso no lo creo, no.

-¡Me tienes que decir que sí!

-Sí, hay cosas imperdonables.

-¿No verás bien que lo perdone?

¿No? -No.

Para nada.

-Aunque todo el mundo tiene derecho a equivocarse.

¿No crees?

-¿Ahora qué tengo que decirte?

-No se puede hablar contigo de cosas sentimentales.

-No, claro.

Yo no tengo ni idea de estas cosas.

-(SUSPIRA)

Lo que podemos hacer es irnos a tomar un Bloody Mary.

Y así, aclaras las ideas.

-Sí, me parece muy bien.

-Muy bien.

Ya sabes que a mí las bebidas espirituosas

no acaban de sentarme...

Bueno, ya.

-Me voy a terminar una cosa y vengo a por ti.

Pero no huyas. -No huyo.

Ay, Dios.

¿Qué haces aquí, qué ha pasado?

¿Estás bien? Sí, sí.

He venido a verte, pero no estabas.

Me estaba yendo para casa ya.

Ya.

Me podías haber avisado.

¿No puede tu hijo darte una sorpresa?

No sé, un poquito raro.

Y para recordarte que tenemos la revancha.

Sigue en pie, ¿no?

Me lo podías decir en casa.

Sí, sigue en pie.

Pero es viernes. ¿No sales con tus amigos?

No, qué va. ¿No?

¿Te hace una peli de terror?

Ay, no, de terror, no.

(RÍE)

Pues hacemos una cosa. ¿Qué?

Si gano la partida, cosa que va a pasar,

cosa que va a pasar, vemos la película de terror.

No, hagamos otra cosa.

Si gano yo, que también podría pasar,

entonces, como premio de consolación,

vemos la película.

No tiene sentido, no te gustan las películas de terror.

Es igual, lo hablamos yendo a casa.

Estoy muy cansada.

Macarena, por cierto, esto lo tenía en el coche.

Muchas gracias por avisarme. Y que sepas

que si te quieres colar, seré la primera en enterarme.

De eso nada, serás la segunda. La primera soy yo.

Eso es verdad, seré la segunda.

Bueno, que gracias. Nada.

-Perdónala, siempre se tiene que enterar de todo.

Pasa para casa. Buen finde.

¿Entonces, soy libre o no soy libre?

-Lo eres desde hace tres horas y media.

Pero libre, lo que se dice libre,

es una libertad comprada por mí.

Pero todavía no la he podido comprar.

Es viernes y hasta el lunes, el banco...

-Maricarmen, sé lo que es la libertad bajo fianza.

Sé cómo funciona esto, soy abogado.

-Conmigo no te enfades.

-Que no es contigo.

Es por tener que pasar dos noches más aquí

pudiéndome ir a casa.

-Es como cuando te dan el alta en el hospital un viernes

y no puedes salir porque no está el médico.

¿Sabes lo que te quiero decir?

-Sí, sé lo que me quieres decir.

Pero si no se podía depositar el dinero hasta el lunes,

podrían haberme dado la libertad el lunes.

-¿A ti qué más te da?

Estarías en la cárcel de todas formas.

-No es lo mismo.

No es lo mismo estar sabiendo que eres libre

que siendo un preso, o sea que...

Soy perro viejo y sé por qué hacen esto.

Lo hacen para tocarte las narices, para fastidiar.

Estás muy guapa.

¿Has cambiado de estilo?

-No.

La elegancia es algo que se tiene o no se tiene.

Te fijabas poco en mí.

-Tú sabes que solo tengo ojos para ti.

-Sí, ya, aquí, sí, claro.

-A ver, ¿qué pasa?

¿Sigues enfadada porque no voy a vivir contigo?

-Bueno.

-¿Quieres que vaya a vivir contigo?

-Ni aunque me suplicaras te dejaría venir.

-Qué raras sois las mujeres.

-¿Yo y quién más?

-Las mujeres en general.

-A mí no me metas en el mismo saco que a otras.

-Que no te enfades, por favor.

-¿No te digo?

Los hombres, ni con un libro de instrucciones.

-Ahora me estás comparando tú con otros.

(RÍEN)

-¡Ay, Paco, estoy tan contenta de que salgas de esta jaula!

Y vengas a volar conmigo otra vez.

-¿Qué te ha dado con las metáforas de pájaros?

Pichoncita mía.

-(CARRASPEA)

-Vale.

Ah.

¡Aaaaah, no, no!

¡No lo soporto más!

Si no dejas de parar la película, no hay quien vea nada.

No puedo, paso muchísimo miedo.

Vamos a ver.

Dijiste que era el premio de consolación.

Ya, esperaba que me ganaras.

¿Qué quieres que te diga? Lo siento.

Tener que soportar eso... Yo quiero ver "El Caso".

"El Caso" está bien, a mí también me gusta.

Pero no lo compares con "White Mask".

No, claro, no lo comparo con "White Mask".

"The Case" también está muy bien.

¿Cómo?

Sí, sí.

Te doy de mis palomitas si me dejas ver "The Case".

¿Qué, sí?

Vale, venga. Qué planazo, bien.

Me encanta.

Una juerga tenemos aquí montada...

Me encanta.

Oye, mamá.

¿Jesús está soltero?

¿Por qué preguntas si Jesús está soltero?

No sé, por preguntar algo.

Sí, está soltero.

Mm.

¿Y es buena persona?

Pues sí, sí que es buena persona.

Pero oye, por favor, déjame ver

"El Caso", que me encanta.

Es el primer viernes de planazo con mi hijo.

Me encanta.

(TV) "¿Te gustan los churros?"

Hola. ¿Todavía estás aquí?

Sí.

Me he liado un poco.

¿Tú también tienes lío?

Sí, bueno, es que...

No ha sido mi mejor día

a nivel de concentración.

Así que estoy aprovechando un poco ahora.

Eh...

Quería pedirte disculpas por lo de antes.

¿Por qué?

Bueno, porque...

Porque no tenía que haber reaccionado así.

Si alguien tiene que pedir perdón por lo de antes, soy yo.

Hablé de más, no tendría que haberlo hecho y...

Lo siento.

Entonces, nos...

¿Nos damos por perdonados?

Sí.

¿Y qué te parece

si termino de trabajar

y nos tomamos algo, una cerveza?

Vale, genial.

¿Pero?

Que cuando acabemos, tendré que irme a cuidar de Oli.

¿Por qué, le pasa algo?

El italiano le ha roto el corazón.

Pero si ayer estaban que parecían unos tortolitos.

Sí.

Ahora te lo cuento. Vale.

Dejo esto en el despacho de Carlota y nos vamos.

Me lo tenía que haber esperado. Hola, Madison.

Yo esperando al señor y estaba aquí, contigo.

Estamos saliendo de trabajar.

No veo nada malo. ¿No lo ves?

Yo confiaba en ti.

He tendido puentes.

Te pedí que vigilaras a Jorge, confiaba en ti.

No, Madison, me lo pediste para tenerme controlada.

Si pensabas eso, ¿por qué no me lo dijiste?

¿Qué está pasando aquí? ¡Hombre, por fin!

¡Esperándote en casa destrozada e ibas a salir con esta!

No montemos un drama, salimos de trabajar.

Ella no respeta lo que tiene que respetar

y yo me llevo la bronca.

Nos vemos el lunes. No, Julia, quédate.

¿Me quedo a aguantar cómo me insulta?

Vamos a hablar las cosas... Buen fin de semana.

Julia. Es una cobarde.

Tenías que haberle dicho que se marchara ella.

Es una cobarde. Vete de mi despacho.

Jorge, ¿me estás echando?

No te lo quiero repetir. Por favor.

(SUSPIRA)

Joder.

A ver cómo aparece mi padre.

-¿Crees que querrá incorporarse al bufete enseguida?

-No lo hemos hablado.

No tengo ni idea.

¿Cómo no voy a estar nerviosa?

Puede que cambie mi posición en el bufete.

Entre nosotros, no va a cambiar nada.

O sí.

Conocí a una mujer en una web.

Decidimos quedar para conocernos.

Íbamos a encontrarnos en Praga

porque era la ciudad más romántica.

Pero como ella iba mal de dinero, me pidió un préstamo.

Pero...no vino.

Se me acaba la beca. -No te van a renovar.

Don Francisco vuelve, Victoria no se va.

Hay que sumar el sueldo de don Francisco.

¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

-Los papeles del matrimonio.

-¿Para casaros?

-Sí.

-Enhorabuena.

Tu hermano quiere algo, ¿no?

Algo conmigo, ¿no? Es un hombre.

Eso no le tira. ¿No?

Ah, no, él no.

Ella no tenía obligación de irse a Praga.

La típica que se hace pasar por modelo

para engañar a tipos como él y que le envíe dinero.

Como se dé cuenta de que es falso...

Es que no es ni una mujer.

Hemos trabajado mucho para enderezar esto.

No vamos a permitir que se vaya a pique.

Ya, pero Francisco es mucho Francisco.

Si nos mantenemos unidos, no va a poder con nosotros.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 100

Derecho a soñar - Capítulo 100

03 jun 2019

Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberación de Francisco es Maricarmen, que va a darle la noticia en persona. La relación de Jorge y Madison está cada vez más tensa. Después del afterwork del jueves Madison se ha dado cuenta de que la verdadera amenaza para ella no era Berta sino Julia, y se lo suelta en la cara a la propia Julia. Carlota busca la complicidad de Jesús con sus dudas amorosas: Jeremy, su antiguo novio londinense antes de engañarla, vuelve a querer algo con ella. Jesús no es el mejor de los consejeros sentimentales, pero sí se revela como un gran amigo. Además, ejerce de profesor de ajedrez para Alex, que se ha quedado tocado después de que su madre le ganara una partida. Sofía y Alex vivirán una velada especial de madre e hijo: con ajedrez, parte de una peli de terror y algún capítulo de “El caso”. Un planazo. Carlota, Jesús, Jorge y Rodrigo rematarán el día con un Bloody Mary. Y Julia cuidando a Olivia, que sufre por la repentina marcha de Pietro.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 100 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 100 "
Programas completos (116)

Los últimos 118 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 116 Completo 55:21 8% ayer
    Capítulo 116 ayer Alba se refugia en casa de Sofía. Jorge no se puede creer lo que acaba de hacer: declararse. Maricarmen le pide a Francisco que hable con Alba, cosa que este hace. Sofía descubre que su deuda est&aa...
  • Nuevo Capítulo 115 Completo 52:30 78% pasado lunes
    Capítulo 115 pasado lunes Olivia saca a Rodrigo (con el que pasó la noche) de casa sin que Julia se entere. Carlos y Sofía siguen afianzando su relación. Ángel intenta solucionar las cosas con Alba pero todo em...
  • Nuevo Capítulo 114 Completo 53:43 68% pasado viernes
    Capítulo 114 pasado viernes Ángel toma por asalto la casa de Alba en un intento de evitar lo inevitable, pero Maricarmen lo saca por piernas. Más zorro, Francisco pasa de mentor a discípulo y le pregunta qué debe...
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 66% pasado jueves
    Capítulo 113 pasado jueves Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Nuevo Capítulo 112 Completo 53:16 63% pasado miércoles
    Capítulo 112 pasado miércoles Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Capítulo 111 Completo 52:02 75% 18 jun 2019
    Capítulo 111 18 jun 2019 Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Capítulo 110 Completo 51:36 77% 17 jun 2019
    Capítulo 110 17 jun 2019 Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Capítulo 109 Completo 53:27 69% 14 jun 2019
    Capítulo 109 14 jun 2019 El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% 13 jun 2019
    Capítulo 108 13 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...