www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3737021
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 27/09/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Ni demasiado pronto ni demasiado tarde,

ni demasiado cerca ni demasiado lejos,

la caja del tiempo llega al lugar exacto en el momento justo

y siempre con el mensaje oportuno.

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el único programa en el que el tiempo lo marca usted.

He pedido una caja del tiempo para mis padres,

han sido mi gran apoyo.

No era obsesión, me gustaba el alcohol.

Quiero meter las llaves de mi casa,

ellos han aportado mucho más en esa casa que yo.

-Me la han dado abajo para vosotros. -Me tiene intrigadísima,

porque no sé qué puede haber en esa caja.

-Yo he pensado que es una sorpresa, pero no sé de quién,

me gustaría adivinarlo.

Ya está, Jesús.

Paloma tomó caminos en su vida de los que ahora se arrepiente,

caminos de los que no solo le dañaron a ella,

sino también a sus seres queridos.

Por eso quiere enviar esta caja del tiempo a sus padres,

con un único objetivo: conseguir su perdón.

He pedido una caja del tiempo para mis padres

porque he pasado una mala época de mi vida,

ellos han sido el pilar fundamental, han sido mi gran apoyo.

Quiero que sepan que, gracias a ellos,

hoy ese percance lo dejé atrás,

no quiero que vuelva a formar parte de mi vida,

todo ha sido gracias a ellos,

porque sin ellos no lo hubiera superado.

Yo he sido una persona que siempre he estado

muy involucrada con el alcohol, no era obsesión,

me gustaba el alcohol.

Yo empiezo a trabajar con 16 años, yo ya soy más independiente,

sales con tu jefe a tomar unas cervecitas al bar de al lado,

eso ya se va haciendo al mediodía, por la tarde.

Hay veces que tu jefe se va y tú te quedas con otras personas

y eso fue agravándose,

el alcohol empezó a formar parte de mi vida,

todos los fines de semana, pero puntualmente

y entre semana siempre alternaba con mi jefe y mi compañera.

Había veces que tenía que ir mi madre a buscarme al bar.

Había veces que me iba de fiesta y tenía que ir mi madre

al trabajo a ver si había llegado, porque por casa no había aparecido.

El alcohol me abría más, me hacía ser otra persona diferente,

no me importaba nada.

Hacía cosas que ahora mismo las pienso y digo:

"¿Cómo he sido capaz de hacer eso?".

Y todo ha sido motivado por el alcohol.

Para mí ha sido el despertar de esto, yo me creo que es un sueño,

que yo he estado soñando durante años,

porque han sido muchísimos años

en los que yo he estado metida en eso.

Yo no he consumido sustancias alcohólicas

nada más que la cerveza, a mí me gustaba mi cerveza.

Era de las personas que me acostaba bebiendo cerveza

y mi desayuno era la cerveza.

Yo tenía que pagar hipoteca y no la pagaba porque me daba igual.

¿Qué hago? Voy a llamar a mi padre.

Le decía: "Mira, papá, con lo que gano no llego

y he tenido que dejar de pagar la hipoteca".

Y todo era así, yo pedí un crédito, lo ha tenido que pagar mi padre.

Traicioné a mucha gente, porque mentí muchísimo,

todo lo que pude y un poco más, negando lo evidente.

Mi hermana me propuso ir a un psiquiatra, yo acepté.

Son muy buenos profesionales y, como tal, me dijo: "Lo siento mucho,

contigo no puedo hablar y tengo que hablar con tu hermana".

Se lo dijo muy claro: "Lo siento mucho,

pero tu hermana tiene una depresión autodestructiva sobre su persona

y si no la ingresáis en algún sitio no contéis con ella".

Ahí me ingresan en la sala de psiquiatría.

Recuerdo las palabras de mi hermana, me dijo:

"Tú no sabes el daño que nos estás haciendo

y todavía te ríes".

Yo no sentía nada, a veces llamaba mi familia por teléfono

y no sabía quiénes eran.

Tuve pérdidas de consciencia, de memoria,

entonces hay cosas que todavía no llego a recordar.

Mi padre, cuando me iba viendo mejor,

le pedía a la psiquiatra que me dejara salir un ratito.

Consiguió que un día me dejaran salir un ratito,

y mi padre la convencía al otro día,

le decía: "Yo la veo muy bien, mi hija está muy bien".

Y la psiquiatra le decía que sí, que era verdad,

que era el momento de que me diesen el alta.

Mi padre ha sido fundamental, lo ha vivido conmigo,

hasta tal punto que tuvo que ir al psiquiatra.

La vida es muy bonita y yo quiero vivirla como estoy ahora,

no quiero vivirla como la tenía antes.

Antes era una pesadilla, yo quiero vivir así.

Desde entonces no he vuelto a probar el alcohol.

Ahora mismo, lo principal es demostrar a mi familia

que tengan confianza

de que yo no voy a volver a dar un paso atrás,

y que todo ha sido gracias a ellos.

Hace dos semanas que tuvimos una discusión y me fui de mi casa.

Me devolvieron las llaves de mi casa.

Yo quiero que tengan las llaves de mi casa

porque mi casa siempre va a estar abierta para ellos.

En la caja del tiempo quiero meter las llaves de mi casa,

porque quiero que la tengan mis padres

y porque ellos han aportado mucho más en esa casa que yo,

por eso quiero que tengan las llaves de mi casa.

La caja del tiempo quiero que se abra en dos horas,

porque quiero que vean el mensaje cuánto antes.

La caja del tiempo quiero que sea entregada en su domicilio,

y que se la haga llegar mi hermana Mari Carmen,

porque es un pilar fundamental en esta historia,

quiero que sea ella la que la entregue.

Mari Carmen y Jesús están a punto de recibir

la caja del tiempo de su hija Paloma.

Una caja llena de arrepentimiento y de buenas intenciones

que quiere compensar todo el dolor que les causó en el pasado.

La encargada de entregar la caja será su hermana.

Hija, qué sorpresa.

¿Qué es esto? -Tú pasa conmigo al comedor.

¿Está papá? -Sí, ahí está papá en el comedor.

-Y ahora hablamos. Hola, papá. ¿Qué tal?

-Hola.

-Esto es la caja del tiempo, me la han dado abajo para vosotros,

es una sorpresa.

Tenéis que esperar a que el tiempo acabe

para saber quién os manda esta caja.

¿Os imagináis quién puede ser? -Yo no sospecho de nadie.

Ahora mismo estoy en blanco, no sé quién puede ser.

-Ni yo tampoco.

-Esperaba a Paloma, que podría darnos alguna alegría.

-Tenemos que esperar

a que la caja se ponga en cero y ya sabemos quién es.

De momento, yo os dejo, que tengo que ir a comprar.

Dame un beso, que me voy.

Venga, mamá. -Que sea bueno.

-Eso espero, que sea buena sorpresa.

-Ya que nos ponemos nerviosos, por lo menos que sea cosa buena.

¿No será mi nieta que me quiere dar una sorpresa?

-Alba, lo mismo te lleva a Francia con tu hermana.

-Lo mismo.

-Podría ser Fernando también, que hubiese traído algo de Badajoz.

-Podría ser. -Es una intriga.

-Todavía queda.

Me tiene intrigadísima,

porque no sé qué podrá haber en esa caja.

-Yo he pensado que una sorpresa pero no sé de quién es,

me gustaría adivinarlo.

-Tenemos tres hijos, tengo a Mari Carmen,

mi Jesús, que ese niño, por no ofender, no habla,

es un niño que no te da ni chispa, es buenísimo.

Paloma también es buena, lo que pasa que ella tiene otro temperamento.

-Si le dices: "No hagas eso".

No sé si es por darte en el hocico o lo que sea, te lo hace.

-Para ellos ha sido difícil desde que he sido pequeña,

porque he sido muy rebelde.

-Yo quiero muchísimo a mi hija, que no le pase nada.

Porque por mi hija, doy la vida.

Pero ella tiene un temperamento muy fuerte y me hace sufrir.

Pero es mi hija,

y como mi hija que es la perdono todo lo que me hace.

Porque es pasión lo que tengo por ella.

-Sé que los he arrastrado,

sé que han tenido momentos muy malos en su vida,

noches eternas, mucho sufrimiento.

-Yo sufro pero no lo demuestro como lo hace Mari Carmen.

Me lo como yo, por eso hay veces que boto.

-Ellos nunca han podido decirme: "Te estás pasando".

Porque si me lo decían,

no te puedes imaginar lo que Paloma les liaba.

-Que se pase el tiempo ya.

-Lo mismo es el amigo del de la tienda, el de la quiniela,

también puede ser José, podría ser. A ese no lo descartaría tampoco.

Faltan muy pocos minutos para que se abra la caja del tiempo

que Paloma ha enviado a sus padres.

Una caja con un mensaje lleno de arrepentimiento

y muchas ganas de empezar de cero.

¿Estás nerviosa? Un poco.

Faltan muy pocos minutos para que se abra la caja del tiempo

que has enviado a tus padres.

¿Cómo crees que van a reaccionar cuando la abran

y vean que dentro están las llaves de tu casa?

No lo sé, espero que con alegría.

¿Algo más? Yo creo

que es una cosa que lo necesitan porque he hecho bastante daño,

necesito que sepan cómo me siento y lo importante que son para mí.

Tengo que dejarte, tú tienes que esperar aquí,

yo voy a hablar con ellos.

Si de verdad es lo que quieres hacer,

hazlo de verdad.

Eso haré, gracias. Que vaya bien y te veo enseguida.

Hola, pasa. Mari Carmen.

Hola. ¿Qué tal? Bien, ¿y tú?

Pasa para dentro.

Muchas gracias. ¿Y tú marido? En el comedor está.

Vamos para dentro. Mira, Jesús, Patricia.

Hola, ¿qué tal? Bien.

Con ganas de veros, nos sentamos.

Vamos a ver, alguien tiene mucha prisa

en que recibáis esta caja del tiempo.

¿Quién puede ser? Estamos en duda.

-María de la Paloma.

¿Quién es? Mi hija.

¿Por qué?

Yo creo que sería la única que nos diera una sorpresa buena.

Es lo que a ti te gustaría.

Sí, a mí me gustaría eso.

¿Por qué crees que ella querría daros una sorpresa?

¿Tiene algún motivo para hacerlo?

Para que se portara mejor con nosotros.

¿No se porta bien?

Conmigo regular, pero con su madre no.

Pensáis que esto puede encerrar un mensaje positivo.

Es lo que me gustaría. Que ella me dijese: "Voy a cambiar".

¿Cómo ha sido vuestra vida?

Muy tranquila, con altos y con bajos, como todo.

¿Cuál ha sido el momento más difícil?

Lo de mi hija. Lo de Paloma es el problema.

Sí.

Me han dicho que estáis nerviosos con la apertura de la caja.

Mucho.

-Estoy que me pinchan y no sale sangre.

¿Tenéis miedo a algo? No, miedo a nada.

-La intriga, es una intriga que te tiene en vilo.

Yo no me puedo explicar quién puede ser.

No te lo explicas. No me lo explico.

Atentos, diez segundos.

Se va a abrir. Que sea para bien.

Ya está, Jesús. Unas llaves.

-Las de tu hija Paloma.

-Esta es de mi hija Paloma. -Porque tú se las devolviste.

Estas son las llaves de la casa de Paloma, que estaban aquí.

Y yo se las di.

¿Por qué? Porque nos enfadamos.

¿A una hija se le perdona todo? Se le perdona siempre.

Pero cuando ella haga caso a sus padres.

Y no lo hace. No.

¿Crees que además de un perdón es un: "Voy a empezar de cero,

voy a cambiar"? Lo dudo.

Porque a mí siempre me ha engañado y a su madre igual,

nunca nos ha dicho la verdad, nunca.

¿Habéis hablado después de ese momento sobre esa discusión?

No, nada. Ha llegado el momento de que sepáis

qué hay detrás de todo este mensaje y de esas llaves.

¿Estáis preparados? Sí.

-Para esto no hace falta.

-Yo estoy aquí para que sepáis

que os devuelvo las llaves de mi casa,

porque aparte de ser mía,

vosotros habéis pagado mucho más que yo en esa casa.

Las personas que hemos jugado mucho con el alcohol

tenemos un periodo de rehabilitación que cuesta mucho avanzar,

pero gracias a vosotros lo voy a conseguir,

porque sin vosotros no podría.

Y que siento mucho el trataros así por como soy,

soy más de echar cosas en cara que de agradecer.

Pero que os quiero y que lo siento mucho.

-Yo también, hija.

¿Crees en este gesto de Paloma? ¿Alguna vez te había pedido perdón?

No, nunca.

Hoy lo ha hecho. Sí.

-El día que tuve la discusión he sentido a mi padre

que fue por una cosa que él me dijo, y no fue así.

Fue porque me dijo que yo seguía bebiendo

y eso me dolió muchísimo.

-Sí, te dolió mucho.

Pero me podrías haber dicho: "Papá, no bebo".

-Que no confiara en mí.

-Te dije que siempre me estabas engañando.

Te dije: "Me estás engañando,

siempre nos has estado engañando y nunca nos has dicho la verdad".

Fue lo que te dije.

-Sabes que yo no bebo, que es lo que yo quiero que sepáis.

-Mucho mejor. Pero la confianza hay que ganársela.

Tengo tanto dolor dentro que todavía me cuesta avanzar.

Poco a poco.

Me has dicho antes que jamás

les dices nada positivo a tus padres.

Nunca.

Hazlo ahora. Que todavía no soy feliz.

-Y te queda mucho.

-Lo voy a conseguir porque me he quitado la peor mierda

que tenía en mi vida, que era el alcohol,

que me estaba matando y ha llegado casi a destrozar a mi familia.

Porque yo los podría haber llevado a la muerte,

incluso los podría haber arruinado económicamente.

Porque todo el dinero que cogía era para ello.

No me importaba si no tenía para comprar pan,

yo solo quería beber, no quería a nadie más.

Yo me encerraba en mi casa y necesito quitarme eso.

Esto es difícil pero habéis dado el primer paso.

Siguiente paso, un abrazo, por favor.

Aquí os dejo, me alegro de haberos conocido.

Y yo también.

Mucha suerte, Paloma. Muchas gracias.

Hay que tener mucho valor para hacer lo que has hecho.

Muchas gracias. Hasta luego.

El arrepentimiento es el primer paso necesario

para volver a empezar de cero.

Es el tiempo del perdón y las segundas oportunidades.

Quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

La caja del tiempo es para mi mujer,

para demostrarle que voy a estar con ella para siempre.

Cuando yo conocí a Mariela ella tenía 21 años y yo tenía 50.

-Me lo han dado para ti.

-Yo pensaba que vendría para tres años,

trabajar y volver con mi madre, con mi familia.

Cosas de la vida, me he enamorado y me he quedado aquí.

Desearía que fuese mi madre la que está aquí,

estoy deseando ver quién es.

Filiberto buscó el amor y,

cuando estaba a punto de desistir, apareció Mariela.

A sus 50 años,

y con 26 de diferencia, Mariela, por fin, le hizo comprender

el verdadero significado de la palabra "amor".

La caja del tiempo es para mi mujer, para Mariela.

Es para demostrarle el cariño que le tengo

y que ella ha estado siempre a mi lado en los malos momentos

y ha estado siempre apoyándome.

Quiero demostrarle el cariño que le tengo

y que sepa que voy a estar con ella para siempre

y que nunca voy a dejarla.

He buscado el amor en todas partes, en la noche, viajando,

en las redes sociales, en el trabajo, en todas partes.

Incluso he salido fuera de España,

pero no lo he encontrado hasta ahora.

Llegué a organizar una especie de casting

en las redes sociales con toda la gente que tenía apuntada

en las redes sociales para conocer una a una.

Conocía a una o dos diarias. Quedaba para comer o para cenar.

Pero no encontré a nadie que llenara,

era gente muy superficial

y no llegué nunca a conocer a nadie que me llenara.

Me he casado tres veces,

los dos primeros matrimonios resultaron muy mal.

El primero duró un mes, anulamos el matrimonio

y ya no he vuelto a ver más a esa persona.

El segundo matrimonio fue la madre de mi hija mayor,

estuvimos ocho años.

Al principio estuvimos estupendamente, muy felices,

pero después se torció la cosa, ella perdió el amor y lo dejamos.

Cuando cumplí 50 años creía ya

que no iba a tener más relaciones serias,

creía que ya no había más gente en mi vida.

Cuando conocí a Mariela

tenía 21 años recién cumplidos y yo tenía 49.

Había una gran diferencia de edad

y por eso no le di importancia a la relación.

Ella había venido a España a trabajar

y coincidió en casa de mis padres, la conocí, era muy joven,

yo no tenía ánimo ni de conocerla ni nada.

Mi padre insistió:

"Saca a esta chica y le enseñas Sevilla".

Conocimos la Giralda, el Alcázar, la catedral,

le estuve enseñando todo el barrio antiguo.

Después de dar ese paseo nos despedimos y nos dimos un beso

y surgió una chispa, y esa chispa es la que ha perdurado hasta ahora.

Cogimos la moto para ir a Sevilla y tuvimos un accidente gravísimo,

que dejó muchas secuelas en el cuerpo y casi mortal.

Me rompí el hombro, la mano, el brazo,

la pierna izquierda destrozada, casi no lo cuento.

Durante el tiempo que estuve en el hospital,

los médicos me daban muy mal futuro.

Ellos me decían que no iba a poder andar,

que iba a estar siempre en silla de ruedas.

Aunque ellos no me lo decían a mí, se lo decían a Mariela,

pero yo sabía que estaba muy mal y que lo iba a pasar mal.

Verte sin poderte mover nada,

solo podía mover la cabeza y la boca, me sentía fatal.

Mariela me hizo sentir muy bien, ella no se separaba de mí para nada,

fue fantástica, fue el apoyo más grande que he tenido en mi vida.

Decidimos casarnos cuando yo me recuperé un poco,

al año, que ya iba con muletas.

Decidí casarme porque ya sabía que era la mujer de mi vida.

Ahora vamos a hacer cuatro años de casados.

Después de la boda tuvimos que superar bastantes problemas,

estábamos a cero de dinero, yo no me podía mover,

no teníamos nada de dinero, ella no trabajaba.

Después mi madre murió,

mi padre murió a los cuatro o cinco meses.

Tuvimos que separar muchísimas cosas.

En la caja del tiempo quiero meter el primer regalo que le hice

el día de los enamorados a Mariela, es un llamador de ángeles.

Quiero mandarle una carta que resume nuestro amor.

Quiero que esta caja del tiempo se abra en seis horas.

Quiero que se abra desde el mirador de las Setas.

Se lo voy a poner en este globo para que ella sepa dónde es.

Filiberto ha metido en la caja del tiempo

el primer regalo que le dio a Mariela,

para recordar que, tras su incansable búsqueda,

por fin, hace seis años encontró

a la que sería su eterna compañera de vida.

¿Eso qué es?

-Que estoy esperando, que me lo han dado para ti.

-¿Para mí? -Sorpresa, no sé qué es.

-¿Quién te lo ha dado? -Mira qué pone.

-"Mirador de las Setas". ¿De quién será?

-Sorpresa, yo solo tenía que dártelo.

Así que disfrútalo. No sé qué será.

Suerte.

-Vale, gracias. Hasta luego.

¿Quién será?

-Cuando reciba la caja no sé cómo va a reaccionar,

es una persona muy sensible, es muy emotiva.

Imagino que llorará, que se pondrá muy nerviosa.

-No tengo ni idea de quién me podrá enviar esta caja,

algún familiar mío.

He pensado que podría recibir esta caja

porque llega el aniversario de mi boda

o porque mi familia me quiere dar una sorpresa,

hace mucho que no los veo. Tal vez una broma de un amigo.

-Tiene amigas en Mallorca y en Barcelona,

puede ser que alguna de ellas le mande la caja.

-Nací en Paraguay, a los 13 me fui a Argentina,

y va a hacer 6 años que estoy en España.

Me enamoré, me casé y aquí sigo, ya voy por seis años.

Con mi madre me comunico casi todos los días,

porque como soy la más chica y la más apegada a ella,

me comunico casi todos los días.

Es a la persona que más echo de menos.

Estar con ella 21 años todos los días,

de repente venirme y quedarme aquí sin pensar.

Yo pensaba que venía por tres años,

trabajar y volver con mi madre y mi familia.

Cosas de la vida, me he enamorado y me he quedado aquí.

Estoy casada, el día 29 va a hacer 4 años.

Hace seis años que lo conozco, muy bien, muy feliz.

Nos conocimos hace seis años en mi trabajo.

Me invitó a salir, a conocer Sevilla.

No entendí nada de Sevilla, no sabía nada.

Solo lo miraba a él y lo escuchaba,

inundó mi corazón y mi cabeza, no presté más atención en otra cosa.

Me ha cambiado la vida un montón,

hemos pasado un montón de cosas,

de estar muy bien a tener un accidente

y cambiarnos la vida por completo.

Él tuvo la pierna, el hombro y la mano rota,

estuvo un mes y medio en el hospital,

nadie lo quería operar, porque estaba muy mal.

Con él día y noche, recién conocidos.

Ahí fue cuando me enamoré de él.

-Si no hubiera llegado Mariela a mi vida,

mi vida sería ahora una vida vacía,

bastante monótona, no tendría ilusión,

no tendría futuro, no tendría una meta como ahora.

-Sin lugar a dudas me volvería a casar con mi marido,

lo tengo muy claro, lo volvería a elegir.

-De Mariela estoy mucho más enamorado que antes,

antes estaba muy enamorado pero ahora no puedo vivir sin ella.

Estoy seguro que Mariela es la mujer de mi vida.

La caja del tiempo de Mariela no se abrirá en su casa,

el contador llegará a cero

en un lugar desde el que se ve toda Sevilla,

allí recibirá el mensaje de amor de su marido Filiberto.

Espero que sea muy bueno, porque estoy ansiosa

de que se abra la caja y ver quién es el que está detrás.

Qué ansiedad.

Tengo que esperar una hora para que se abra esto.

-En estos momentos muy nervioso por ella,

porque imagino que estará muy nerviosa

esperando que abra la caja.

-No tengo palabras, tengo un ataque de ansiedad.

Desearía que fuese mi madre la que está aquí.

No me lo creo, esto es un sueño, no me creo que me esté pasando a mí.

¿Quién será que me quiere tanto?

-No sé cómo va a reaccionar,

hasta que no lleguemos arriba no lo sé.

-El único que está es mi marido y mi madre, mi familia cercana.

Pero de mis amigos, si yo no les escribo, no escriben.

Si yo no les llamo, no me llaman. Y si necesitan sí llaman.

Espero que sea alguien que me quiera de verdad,

estoy deseando ver quién es.

-Tengo muy claro que lo que quiero es decirle lo que la quiero,

el agradecimiento por todo lo que ha hecho por mí,

y que le quede claro

que quiero estar con ella hasta que me muera.

Me voy para arriba, porque la caja está a punto de abrirse,

así que hasta luego.

-"Hola, mi amor.

Te preguntarás qué es todo este alboroto y porqué estás aquí".

-No sabía cómo agradecerte todos los momentos

de estos casi seis años que llevamos juntos.

Ojalá te hubiera conocido antes.

-"Ahora me dices que yo te quiero, pero es la verdad,

te quiero más que nunca.

Dentro de unos días cumplimos cuatro años de casados,

a mí me parece que fue ayer".

-Recuerdo lo guapa que ibas, la ilusión que tenías.

Quiero decirte que siempre voy a estar contigo

y que te quiero con toda mi alma y mi corazón.

Aunque no tengas a nadie de tu familia

siempre me tendrás a mí para todo, como yo te tuve a ti.

Gracias por estar a mi lado.

-Te amo.

-Te lo mereces.

-No me lo esperaba.

Qué bonito, mi amor. Gracias, cariño, gracias.

No podía imaginarme, esperaba todo menos esto.

-¿Te ha hecho feliz? -Sí, un montón.

Te amo.

-Tengo mucho que agradecerle

y esto no está pagado con nada lo que ha hecho por mí.

Creo que esto no es nada para lo que ha hecho ella.

Es mi vida, es toda mi vida.

No puedo estar sin ella ni cinco minutos.

Ya te lo he dicho.

A veces, cuando dejas de buscar

es justo cuando estás en disposición de encontrar.

Es el tiempo de las oportunidades y el amor.

Y quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

-Esta caja del tiempo es para mi hermana María Rosa.

Creo que nunca les he agradecido lo que han hecho por mí.

-Hola.

-No creo que ella piense que soy yo.

-¿Esto de qué es? -No lo sé.

-Tiempo de espera: 18 días. Me siento un poco nerviosa,

intrigada de quién me la puede mandar.

Se va a abrir.

A los 19 años, Rosa se quedó con la tutela de su hermana Esther,

y gracias a eso fue una niña feliz.

Enviar esta caja del tiempo

es la mejor manera que ha encontrado para decir gracias.

Esta caja del tiempo es para mi hermana María Rosa,

para agradecerle que me acogiera ella y mi cuñado

cuando estaba pasando por un momento difícil

y para ellos fui como una hija.

Gracias a ellos creo que he crecido como persona

y les debo parte de lo que soy hoy en día.

En mi familia éramos ocho hermanos,

mi familia se dedicaba al espectáculo,

éramos cómicos, de los que iban por los pueblos trabajando.

Hacíamos obras de teatro, circo,

dependiendo, todo era familiar y los artistas éramos

los hermanos y los padres y nos venía ya de nuestros abuelos.

Era algo especial, una vida diferente, pero muy bonita.

El mejor recuerdo que tengo de aquella época es mi madre,

aunque es un poco difusa,

pero hoy en día todavía la echo de menos.

La imagen que me viene a la mente es la última,

que estaba en el hospital y tenía que despedirme de ella.

Me faltaron las fuerzas para esperar hasta el último momento.

Me sacó mi padre y ahí acabó todo.

Una vez que falleció mi madre todo se deshizo,

cada uno cogió un camino y las dos que quedábamos

éramos María Rosa y yo.

Desde entonces ha sido un vínculo muy especial.

Cuando perdí a mi madre se me fue la infancia,

fue un poco traumático para mí.

María Rosa era la vedette, ella era la chica de la revista.

Yo hacía lo mismo, teatro, hacía canciones de ese tiempo,

un poquito más modernas, y yo era Esthercita Quirós,

fácil, como nos llamamos.

Yo me sentía una estrella.

Yo creo que para mi padre fue difícil

reponerse de la muerte de mi madre, pero tuvo que coger

las riendas de su vida, hizo su vida con otra persona.

Al no aceptar vivir con ellos, porque era una relación fría y seca,

mi padre decidió que yo ingresara en un internado.

Mi época en el internado la recuerdo triste,

porque me faltaba lo esencial, el cariño de los míos,

no tenía de adaptarme a aquello.

Aun sabiendo que era bueno para mí

era superior a mis fuerzas estar allí.

No lo resistía, porque, para mí, era una cárcel.

Mi sufrimiento terminó de la manera que tenía que terminar.

María Rosa se enteró donde yo estaba y fue a buscarme a Cuenca,

me recogió, me aceptó en su familia, con su marido, con sus niños,

y con ella estuve hasta el día que me casé.

Con ella estoy todos los días de mi vida,

porque no hay un día que pase

que no esté con ella en el pensamiento.

En la caja del tiempo voy a meter los guantes de mi boda,

que también fueron los de la boda de mi hermana,

y también voy a meter unas fotos

que simbolizan nuestra unión desde niñas

y nuestra época de artistas.

Quiero decirle que la quiero con toda mi alma,

que le estoy muy agradecida y no tendré vida suficiente

para agradecerle a ella y a mi cuñado

lo que han hecho por mí.

Quiero que esta caja se abra en 19 días.

Simbolizan los años que tenía mi hermana

cuando se hizo cargo de mí.

Rosa está a punto de recibir su caja del tiempo,

otra de sus hermanas será la encargada

de entregársela en su domicilio.

-Mari, hola.

Soy yo, tu hermana. Me han dicho: "¿María Rosa Quirós?".

Digo: "Yo voy para arriba, que soy su hermana".

"Tenemos que entregarle esta caja". "Yo se la subo".

-¿Qué es? -No lo sé.

-¿De qué puede ser esto? -Algo que tú habrás comprado.

-Yo no he comprado nada.

-¿Qué pone ahí? -Tiempo de espera: 18 días.

¿No te han dicho si tengo que devolverla ni lo que tiene dentro?

-Nada, a mí solo me han dicho que era para ti.

-¿Te atreverías a cantar "El Cordobés" todavía?

-Claro que me atrevería a muchas cosas en esta vida.

La luna se está peinando en los espejos del río

y el toro la está mirando entre las jaras escondido.

-Me siento un poco nerviosa,

intrigada de quién me la puede mandar.

No puedo saber quién es.

Puedo pensar que pueda ser un hijo, una nuera.

Perdí a mi marido, le dio un infarto

y a mí me han operado de la espalda también,

estoy pasando una mala racha.

-Nuestra familia se dedicaba al mundo del espectáculo,

del circo, las variedades.

Era una vida errante, pero muy bonita,

donde fui muy feliz.

-Tuvimos mucha suerte,

se nos daba muy bien, a la gente le gustaba muchísimo,

estábamos en un pueblo siete u ocho días haciendo obras de teatro.

Mi marido también era artista, cantador de flamenco.

-Este traje se lo ponía mi hermana María Rosa,

era la primera vedette de la compañía.

-De actuación a actuación dormíamos en los baúles.

Lo recuerdo muy bonito.

-Este era mío, que era de la chica "yeyé",

yo era la chica "yeyé" de la compañía.

-Nosotros perdimos a mi madre muy jóvenes,

yo tenía 14 años y ella tenía 9.

Seguimos con los hermanos que estaban solteros,

pero enseguida se fueron casando.

Nos quedamos solo con mi padre. Mi padre rehízo con otra pareja,

yo no estaba muy de acuerdo con ello y me casé.

Nos casamos y nada más casarme

me traje a mi hermana a vivir conmigo.

Desde entonces ha estado viviendo conmigo,

se casó en mi casa y seguimos juntas hasta ahora mismo,

mi amiga, mi confidente, mi hija para todo, la tengo ahí,

sé que cuento con ella para todo, como ella conmigo.

Nos casamos las dos con dos hermanos también.

Él era hermano de mi marido, somos hermanas y cuñadas.

-Yo conocí a mi marido a través de mi cuñado,

como era cantador de flamenco y actuaba con nosotros,

lo conocí a través de mi cuñado.

Yo tenía 14 años, él tendría unos 20,

pero enseguida me di cuenta que estaba enamorada de él

y que sería el hombre de mi vida y el padre de mis hijos.

-Cajita, a ver cuánto te queda para abrirte.

Ya te va quedando menos.

Muy contenta, desde que ha venido la caja estoy muy contenta.

Quien me la haya mandado me ha dado un subidón de alegría y de moral.

Para relajarme, hacer ganchillo.

Dos días que lleva la caja en mi casa

ya me he hecho casi dos colchas, así que la mar de contenta,

porque es lo único que me relaja.

Me encanta pintar cajas de colores muy llamativos,

amarillo, verde, rosa.

A esta le pintaría unas flores, unas ramas.

Hola, hijo. ¿Has visto qué caja?

-La llevo viendo ya 11 días.

La llevas a todos los sitios.

-No se vaya a abrir y me pierda lo que hay dentro.

-Pareces Tom Cruise en "Misión Imposible",

que la caja no se va a autodestruir en cinco segundos,

a todos los sitios. -Voy con ella a todos los sitios,

porque si se abre y no veo lo que hay dentro.

-Deja un poquito la caja,

tómate un café, que yo vengo a tomar un café contigo.

Te vas y te preparo un café. -Vale, pero me la llevo.

-Ya me doy cuenta que te la llevas a todos los sitios.

Rosa está a punto de asistir a la apertura de su caja del tiempo,

en unos minutos su hermana aprovechará este momento mágico

para decirle todo aquello que siempre quiso decir.

¿Qué tal, Esther? Esperando, muy nerviosa.

Claro, ha llegado el momento. Por fin, cuántos días de espera.

Eso lo elegiste tú, 19 días.

¿Crees que eso le puede dar una pista?

Supongo que sí, pero no estoy segura de nada.

Porque lo de 19 días es por algo. Sí,

fueron los años que tenía mi hermana cuando se hizo cargo de mí.

Ha llegado el momento, solo me queda subir,

tú te quedas esperando un poquito, porque todavía no vamos a desvelar

quién está detrás de la caja del tiempo.

Primero hablo con ella. Vale.

Rosa, soy Patricia, ¿me abres? Claro que sí.

¿Qué tal?

¿Qué tal? Con ganas de hablar contigo.

Yo con mucha ganas de abrir la caja.

¿Vamos a sentarnos a algún sitio? Vamos, pasa.

Qué nervios.

Aquí veo tu caja.

Aquí está la caja sorpresa. Que ya es parte de la familia casi.

Desde que la tengo. 19 días con la caja.

Sí. Has hecho de todo con ella.

De todo, me la he llevado para todos los sitios,

para la cocina, para la habitación.

Has tenido mucho tiempo para pensar.

Sí, pero no doy con quién puede ser el que quiera darme esa sorpresa,

tengo un pensamiento, que puede ser una hermana.

¿Por qué?

Porque esa hermana y yo tenemos mucha unión.

Piensas que podría ser esta hermana con la que tienes un vínculo.

A mis hermanas las quiero muchísimo, a las tres.

A las otras las quiero como hermanas,

pero a la pequeña la quiero como si fuese una hija.

-¿Qué estará pensando?

No sé si habré hecho bien, creo que sí.

Tú has pensado en tu hermana.

¿Has pensado en las cosas que han pasado en tu vida?

Porque habrán pasado muchas. Sí.

Algo pendiente o alguien con quien te has enfadado.

No, porque novio solo tuve a mi marido,

y ya toda la vida con él, hasta hace cuatro años que falleció.

¿Te apoyó tu hermana?

Me apoyaron mis dos hermanas muchísimo, mis hijos.

Igual son tus hijos.

¿Tus hijos no podrían hacerte algo así?

También podrían ser los hijos.

-Qué nervios, estoy yo más nerviosa que ella.

En esa vida que ha llevado tu familia durante tantos años,

viajando por tantos sitios, dedicándote al mundo del arte,

tendrás mil anécdotas que contar.

Teníamos un circo, yo era la vedette.

Triunfábamos mucho,

porque en aquellos tiempos mi familia, está mal que lo diga.

Eso de vedette me encantaría verlo.

Mi familia hacía obras de teatro.

¿Ya suena? Qué bien.

Se va a abrir. Estupendo.

¿Lista? Sí.

Te ha cambiado la cara. A ver qué es, estoy nerviosa.

¿Qué es todo esto? Soy yo y mi hermana pequeña.

¿De cuándo son esas fotos? Actuando,

aquí estaba cantando "El Cordobés", y aquí estábamos mi tío,

un hermano, mi hermana pequeña y yo.

Son unos recuerdos muy bonitos.

¿Y esos guantes? Son de mi boda.

Un pañuelo de tu boda,

unas fotos de cuando eras niña, de cuando actuabais como vedettes.

Solo puede ser ella.

¿Por qué? Porque quiera darme una alegría.

¿Y por qué estos recuerdos?

Porque llevo una temporada muy mala.

¿Por qué? Lo principal, mi marido,

que ha sido mi vida y lo sigue siendo.

Encontré el amor de mi vida,

era él, se ha muerto y se ha ido el amor de mi vida.

Lo echas de menos cada día. Muchísimo.

¿Qué significa para ti tu hermana pequeña?

Parte de mi vida también.

Los guantes de tu boda, el pañuelo de tu boda.

Pero detrás de todo esto hay algo más.

¿Qué es? Pero ya no te lo puedo decir yo,

tiene que ser la persona que te ha enviado la caja del tiempo.

Así que ha llegado el momento.

Sabía que eras tú.

-Te quiero, cariño. -Yo también te quiero.

Sabía que eras tú. -Tengo que decirte algo.

-¿Qué? -Quiero darte las gracias

por vuestro corazón de puertas abiertas.

Porque gracias a vosotros mi vida dio un cambio

y soy la mujer que hoy soy.

Muchas gracias a ti y a José, que te quiero con toda mi alma,

que te voy a querer siempre

hasta el día que me muera y después también.

Mi alma gemela, te quiero.

-Sabes que yo te quiero lo mismo, que te queremos todos.

No quiero interrumpir, porque os he visto muy bien.

Da gusto ver a dos hermanas que se llevan de esta manera.

Aquí tengo todas estas cosas y tengo esta foto

que yo no puedo dejar atrás, ni esta,

de cuando vosotras os dedicabais a esto.

Pero la que es artista, es artista siempre.

Siempre.

¿Y no podríais recordar un poco ese momento de artistas que teníais?

Cantarnos algo. Ella canta muy bien.

-¿Quieres que cante? Claro.

Te admiro por tu comprensión, por ser como eres,

belleza por dentro y por fuera es lo que tú tienes.

Quiero agradecer todo lo que yo siento,

tú sabes, hermana, que llevo la música dentro.

Y que bueno sentir que el cariño no ha cambiado,

yo quiero tenerte siempre,

María Rosa, a mi lado.

Qué bueno, muy bien. Gracias.

Os voy a dejar aquí, me alegra mucho haberos conocido,

que sigáis así de estupendas y de buenas hermanas.

Muchas gracias por todo.

Hace muchos años Rosa llevó a cabo un auténtico acto

de generosidad y de amor hacia su hermana Esther,

en ese momento la vida de esta mujer cambió.

Es el tiempo de la familia, y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 27/09/16 (2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestión de tiempo - 27/09/16 (2)

27 sep 2016

Paloma quiere pedir perdón a sus padres por todo lo que les ha hecho pasar debido a sus problemas. Filiberto quiere agradecer a Mariela que a sus 50 años le haya enseñado el significado del amor. Esther envía una caja del tiempo llena de ánimo a su hermana tras haber enviudado ambas en poco tiempo.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 27/09/16 (2)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 27/09/16 (2)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios