www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3728758
No recomendado para menores de 7 años Cuestion de tiempo - 20/09/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Todas las intenciones, ilusiones y sorpresas,

caben en una caja del tiempo,

una caja que puede cambiar toda una vida.

Cualquiera puede recibirla, pero no sabrá ni quién la envía

ni qué hay dentro, tan solo el momento en el que se abrirá.

Bienvenido a "Cuestión de tiempo",

el programa donde el tiempo lo marcas tú.

Nos has pedido una caja del tiempo.

Sí. Agradecerle que ella me haya ayudado a continuar viviendo,

continuar con mi vida.

Hola.

¿Lorena? ¿Sorprendida? Mucho.

Y tú crees que esta caja contiene algo que viene de Valencia.

Yo creo que sí, pero igual me equivoco.

Alguien de allí.

Hay temporadas

en las que el tiempo transcurre sin que se produzca ningún cambio,

otras tu universo se vuelve del revés en un minuto,

y eso es precisamente lo que le pasó a Inma.

Hola, Inma. ¿Qué tal?

Me has llamado, me has pedido una caja del tiempo y aquí estamos.

Vamos adelante. Venga, vamos.

Nos has llamado porque quieres contarnos algo

que empezó a ocurrir en tu vida en agosto de hace cuatro años.

¿Qué es lo que te pasó?

Hace cuatro veranos empezaron a salirme moraduras por el cuerpo.

Yo lo achacaba a que era verano, vas en pantalón corto,

te has pegado un golpe...

Anteriormente, hace un año, había tenido un accidente de tráfico

y yo pensaba que era por la circulación.

No le di importancia porque me encontraba bien,

estaba bien de ánimo, ni cansancio ni nada.

Una médica de la urbanización donde veraneábamos me dijo:

"Eso parece algo de plaquetas, que estés débil o alguna cosa.

Vete a urgencias y a ver qué te dicen".

Me voy a urgencias.

Tranquila. Tranquila.

Teníamos comida de un cumpleaños y yo pensaba:

"Vamos a urgencias, no es nada y volvemos a casa".

La sorpresa es que me hacen análisis y me dicen que no me dejan salir

porque tengo bajo mínimos las plaquetas.

Me dicen que es lo que se temían, una aplasia medular.

Yo no sabía lo que era eso, es que tu médula deja de funcionar.

¿Y qué consecuencias tiene eso? No produces plaquetas,

entonces cualquier infección,

te puedes desangrar de cualquier herida,

no cicatrizas... Es peligroso porque cualquier constipado

puede afectarte, ya que estás muy flojo, muy débil.

En ese momento imagino que el mundo a uno se le cae encima

porque es consciente de que tiene una enfermedad grave

y en tu caso necesitabas además un trasplante de médula,

era tu salvación.

Sí, la única solución es un trasplante de médula

y un donante que sea compatible.

Todo esto mientras tú estás aislada,

porque como tienes las plaquetas tan bajas

tienes que tener mucho cuidado de no coger ninguna infección,

lo que te hace vivir tu enfermedad prácticamente en soledad

y con muy poco contacto con tu familia.

¿Eso cómo se vive? Se lleva mal.

Ingresas de urgencias y ya no te dejan salir.

Yo ya no vuelvo a ver la luz de la calle.

Yo tengo un niño que va a hacer ahora ocho años,

en esa época tenía cuatro, y no lo vas a poder ver.

Yo estaba en una habitación encerrada

y la gente pasaba con mascarilla, con guantes, con peúcos...

No podían contaminarme, ellos podían contagiarme cualquier cosa.

No me dejaban ver a nadie.

Yo entiendo que en ese momento el miedo tiene que ser aún mayor.

Hay que dar con la persona que sea compatible contigo

y encontrar esa médula.

¿Ahí temiste por tu vida y dijiste: "Tengo 32 años, tengo un hijo de 4,

necesito una médula y sé lo difícil que es conseguirla.

Tengo miedo a que esto se acabe aquí"?

Yo lo llevaba muy bien, pero luego empiezas a preguntar

y te enteras de que hay gente que está en habitaciones

esperando trasplantes desde hace tres años,

que tienen hermanos y que ninguno es compatible,

porque no por ser de la familia hay compatibilidad con esas médulas.

Me dijeron que la familia primero tenía que hacerse las pruebas

para ver si había un donante compatible

y luego ya, si no había compatibilidad,

buscar fuera.

Es como buscar una aguja en un pajar.

Sí, totalmente.

Llega el momento de que tu familia, que está viviendo

todo esto con ese miedo que se tiene en estos casos,

tiene que hacerse esas pruebas y lo hacen.

Tienes una hermana, ¿qué pasa con las pruebas?

Se las hace ella la primera y resulta

que somos compatibles al 99%. Increíble.

Ni los médicos se lo creían.

Pero había un problema.

Sí. Mi hermana había tenido un tumor y los médicos decían: "No sabemos

si eso es compatible con hacer el trasplante o no hacerlo

porque nunca se ha hecho ni se ha dado el caso".

Esa quimio está afectando todo el cuerpo de tu hermana,

incluida la médula. Claro.

Un donante que esté recibiendo un tratamiento de quimioterapia

no sabían hasta qué punto se podría hacer o no.

Las dos con enfermedades graves y además viendo que una de ellas

tiene que ayudar a la otra y es la salvación de la otra.

¿Esto cómo se vive en casa? Yo me imagino que sería el caos.

A mí intentaban ponerme buena cara, pero mis padres lo pasaron muy mal.

Mi madre decía: "No puede ser.

Las dos hijas, una primero y luego la otra".

¿Cómo reacciona tu hermana cuando le dicen que ella es la donante

perfecta para ti y que está en su mano salvar tu vida?

Ella dice que lo que sea, que lo que sea necesario,

que adelante. A ella no le importa ni su quimio,

ni su tumor, ni el no estar en su mejor momento de salud.

No le importa nada. Por un lado te preocupas,

por otro lado te alegras y por otro estás como diciendo:

"Por Dios, que pase todo esto.

Es un mal sueño, que acabe pronto".

Al estar tú hermana mal tuvo que ser difícil para ti

también pensar:

"Con lo que está pasando ella voy a meterla en un quirófano,

le voy a someter a una operación,

voy a hacer que interrumpa su tratamiento de quimio".

Ella es la que se lleva la parte más dura de la operación.

¿Cómo se vive esa soledad cuando uno se encuentra tan mal,

cuando no tienes a alguien que te agarre la mano y te diga:

"Tranquila, ya falta menos. Lo estás superando"?

Llega un momento que no quieres ver a nadie.

Es contradictorio,

pero quieres estar sola y no ver a nadie.

Piensas que cada vez que ves a alguien te hace más daño.

No quieres. No.

Lloraste mucho, me imagino. Es normal.

Sí. Es muy duro.

Se pasa mal.

Me dicen que soy fuerte,

que lo he llevado bien, pero tienes momentos de bajón.

Fueron muchos meses. Sí.

¿Tuviste ese momento en el que por fin puedes estar

con tu hermana después de lo que habéis pasado las dos,

después de haber estado aislada,

ese momento de sentarte con tu hermana a decir...?

Darle las gracias de una manera seria y de verdad, no.

¿Qué es ella para ti? Ella se piensa que nada.

¿Por qué? Porque no nos llamamos,

no hablamos casi, pero es mi hermana.

Es de mi grupo de amigas,

entonces aparte de ser mi hermana es mi amiga.

Tienes esa cosa de no habérselo dicho,

por eso nos has llamado.

Esa cosa de no haberle dado la importancia que crees

que tenías que haberle dado ante ella.

Sí, se lo merece.

Nos has pedido una caja del tiempo.

Te la he traído.

No sé qué quieres meter dentro de la caja,

supongo que algo importante

que para tu hermana tenga algún significado.

¿Qué es lo que quieres meter aquí dentro?

Estando en el hospital una compañera nos hizo dos imágenes de la virgen

y me la trajo estando allí.

Yo creo que eso es una manera de que ella...

Lo va a entender. Lo va a entender.

¿Qué le quieres decir?

Agradecerle que me deje continuar con mi vida, ese camino.

El que sepa lo mucho que... Lo importante que ha sido para mí

que ella me haya ayudado a continuar viviendo,

con mi vida, con mi día a día.

Esto te une a ella más que nada. Hombre, claro.

Más que a nadie.

Sí. Aquí está la caja. Enséñame qué quieres meter dentro.

Es algo que nos une a las dos porque es una imagen

de la Virgen de los Desamparados,

nosotros somos falleras de Valencia las dos,

y se lo hizo una compañera suya del trabajo

cuando yo estaba en el hospital.

Le hizo una a ella y otra a mí y me la trajo cuando yo estaba ingresada.

Hay algo también muy importante y es cuánto tiempo quieres

que espere tu hermana hasta que reciba esta caja.

Cinco horas como mucho, porque más o menos es el tiempo

que ella estuvo en quirófano entre preparación y todo.

Cinco horas también es algo que tiene

un significado importante para ella, el tiempo que estuvo en quirófano

para que tú pudieras seguir con tu vida y disfrutar de ella.

Solo tienes que darle a este botón cinco veces

para programar cinco horas. Perfecto.

Cerramos la caja,

damos a este interruptor y la caja está lista.

Si me la das, la caja es mía ahora,

te prometo que se la voy a llevar. Nos vemos.

Gracias.

Lorena hace cuatro años le regaló

tiempo de vida a su hermana donándole la médula.

Ahora Inma quiere mandarle esta caja del tiempo.

Veremos cómo reacciona.

Hola.

¿Lorena? Sí, soy yo.

Hola, ¿qué tal? Bien.

¿Sorprendida? Mucho.

Tengo muchas cosas que contarte.

¿Dónde nos podemos sentar? En el sofá.

Vamos.

Siéntate aquí. Dime.

Verás que no vengo sola, vengo con una caja del tiempo.

Ya te veo, ya.

La persona que me ha dado esta caja me ha dicho que no podías abrirla

antes de cinco horas.

Vamos a dejarla aquí y vamos a hablar un poquito.

Dime qué hace una valenciana como tú en Madrid.

Por amor y por trabajo.

Yo soy de Valencia y mi chico también,

lo mandaron a Madrid por trabajo y para aquí que me vine.

¿Tienes muchos hermanos o primos? Una hermana solo.

Que está en Valencia.

Sí, con su marido y mi sobrino. ¿Sueles ir a verles?

Sí, intentamos escaparnos una vez al mes por lo menos.

Yo quiero que hagas un poco de memoria y pienses quién ha podido

mandarte esta caja del tiempo y que pienses un poco en tu vida,

si en tu vida ha ocurrido alguna cosa especial,

diferente, buena, mala, que haya podido marcarte

o haya podido marcar a alguien que quiera mandarte esto.

Se me ocurre una persona.

Igual me equivoco, pero yo estoy...

¿Por qué piensas en ella? Hace unos años mi hermana sufrió

una aplasia medular y yo fui su donante de médula.

Era compatible y puedo decir que le salvé la vida.

Tú donaste médula a tu hermana. Sí.

Le salvaste la vida. Sí.

Me has dicho esto como si fuera lo más normal del mundo.

No es lo más normal, pero... No lo es en absoluto.

Cualquiera lo haría, digo yo, por una hermana.

Es por una hermana, pero no deja de ser una cosa importante.

Sí, ahora somos como hermanas gemelas prácticamente.

Eso os unió mucho.

Sí, la verdad es que sí Eso le ha pasado a tu hermana,

¿pero a ti te ha pasado algo especialmente difícil en la vida?

Sí, tuve una operación.

De rebote me encontraron un tumor.

¿Eso te pasó antes de donar médula? Me paso antes y mientras estaba

de tratamiento fue lo que le pasó a mi hermana de la médula.

Tuve que parar un tratamiento que llevaba.

Tú tuviste un tumor.

Sí, me operaron y todo ha ido bien. Estoy bien.

Y cuando estabas en ese proceso es cuando tuviste que...

Que donar la médula. Madre de mi vida.

Qué duro, ¿no? Sí.

Tú estás luchando contra tu propia enfermedad

y tienes que ayudar a tu hermana. Sí, eso es.

Madre de mi vida.

Por un lado te ha pasado eso, tienes a tu familia, a tus amigos...

Todos estaban allí.

Todos estaban en Valencia, echas de menos tu tierra.

¿Con quién te vistes tú de fallera?

Con mis amigas, mi falla, con toda mi gente.

Echo mucho de menos Las Fallas.

Cuando puedo también me escapo a mis Fallas en marzo.

Y tú crees que esta caja contiene algo que viene de Valencia.

Yo creo que sí, pero igual me equivoco.

Alguien de allí.

¿Qué te gustaría encontrar aquí? Qué pregunta más difícil.

Algo imagino que bonito y que me haga sentir cosas bonitas.

Alguna sorpresa chula.

No puedes abrirla todavía, porque esa persona que quiere

que tú tengas esta caja del tiempo ha marcado un tiempo concreto,

cinco horas.

No sé si eso significa algo para ti o no.

No, así a bote pronto no.

Cinco horas, no sé. Me dejas descuadrada total.

Tienes todo este tiempo para pensar en todo lo que hemos hablado,

para hacer memoria y para pensar o imaginar

quién puede haberte mandado esta caja.

Hasta luego. Muchas gracias.

Dos hermanas, casi almas gemelas, y supervivientes en una vida

en la que el tiempo corre muy deprisa

y si te despistas puede pararse ante tus ojos.

Yo creo que la caja me la ha podido mandar mi hermana,

pero igual es algún amigo de Valencia,

algún compañero o alguien de mi familia de allí.

Por la lejanía pienso que puede ser alguien de allí.

Estoy ya deseando ver la caja porque tengo mucha intriga.

Quiero ya saber lo que hay dentro porque estoy un poco nerviosa

ya de tanta intriga y tanta espera, así que deseando verla.

Lorena desconoce quién puede estar

detrás de la caja del tiempo

y no tiene ni idea de que va a vivir

uno de los momentos más emocionantes de su vida.

Quedan ahora mismo segundos, deseando abrirla.

Tres, dos y uno.

Sí que sé lo que es, es la Virgen de los Desamparados.

Es la patrona de Valencia.

Mi hermana tiene una y yo tengo otra.

Esto me lo regaló una chica del trabajo, Marta,

y yo le di una a mi hermana.

Estoy muy intrigada.

¿Ves? Ya lo sabía yo.

¿Qué haces aquí? -Siéntate y te lo explico.

Esto me lo diste cuando estaba en el hospital.

¿Y por qué todo esto?

Hemos celebrado que saliera bien, pero nunca te he dado las gracias

por permitirme continuar con mi vida.

Esto es para agradecértelo.

-No hacía falta.

Muchas gracias. -No, gracias a ti.

Si tu reloj ha estado a punto de pararse,

los momentos que te quedan se viven como si fuera el último

con tus seres queridos o con sorpresas como esta.

Nosotros volvemos a poner el contador a cero,

porque quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

La caja es para mis padre.

Volví a casa sin nada y en lugar de escuchar reproches

lo que recibí fue un abrazo. Cuando pienso en mis padres pienso

en la bondad de las personas y pienso que son extraordinarios.

-¿Estás seguro que es para nosotros? -Estoy mosca, Román.

-Más mosca estoy yo.

¿No será de algún novio tuyo que has tenido?

-Uy, hijo mío...

Una corbata.

José vivió en lo más alto del éxito para después caer en picado,

pero sus padres siempre estuvieron ahí para amortiguar el golpe.

Hoy quiere agradecerles una vida de apoyo incondicional.

La caja es para mis padres, Román y Josefa.

Han sido un pilar muy importante en mi vida,

de hecho, estoy aquí gracias a ellos porque desde pequeño

he tenido ciertas enfermedades y han luchado duramente

para llegar hasta donde estoy y por eso quiero agradecerles

todo lo que han hecho a través de este programa.

Cuando vean la caja van a pensar que este ejecutivo serio

que trabaja es incapaz de dar este paso y hacer algo así.

Creo que pueden pensar que puede ser cualquier persona,

pero no creo que piensen que la caja del tiempo soy yo.

En la caja voy a poner la primera corbata

que me regaló mi padre, que es esta.

Esta corbata para mí es todo,

el apoyo incondicional que he sentido por mis padres.

La caja la voy a programar dos horas,

que es lo que pasan mis padres en la cafetería todos los días

hablando de sus cosas.

Hoy voy a querer que estén dos horas pensando qué hay en la caja

y que piensen en mí.

José ha cerrado su caja y sus padres, Román y Josefa,

están a punto de recibirla.

El equipo de "Cuestión de tiempo" se la entregará en la cafetería

donde se encuentran ajenos a esta sorpresa.

¿Román y Josefina?

-¿Tú sabes algo? -¿Yo?

-¿Estás seguro que es para nosotros? -Me pilla de sorpresa.

-¿Tampoco nos puedes decir quién lo trae ni nada?

¿Qué te gustaría que hubiese en la caja?

-Un viaje a donde no haya ido.

A mí esto me mosquea, que tú me has preparado a mí algo.

Estoy mosca, Román. -Más mosca estoy yo.

¿No será de algún novio tuyo que has tenido?

-Uy, hijo mío...

Para mí ya no hay nadie más que tú en la vida.

-Ellos tuvieron que emigrar por circunstancias

en aquella época del país a un país extranjero, Bélgica.

-Me marché a Bélgica porque quería más.

Yo aquí tenía trabajo, pero no para comprarme un piso.

-Mi padre cuando empezó en Bélgica se las ganó como buenamente pudo.

El primer trabajo que consiguió fue en la mina

bajando a muchísimos metros debajo del suelo

para recoger carbón.

Mi madre colaboraba con familias ayudando sin saber el idioma.

Mis padres han dejado muchas cosas atrás,

han luchado de día y de noche para sacar a su familia adelante.

Mis padres han luchado de forma incondicional.

-Yo no sé nada de nada. -Sabían que íbamos a venir aquí.

-Bien tranquilo puedes estar, que yo no sé nada de nada.

-Como es la caja del tiempo

esperemos a que pase el tiempo para ver quién ha sido, tú o yo.

-Ya lo verás.

-Recuerdo mi infancia, que no fue justa.

Veías a todos los niños jugar y tú no podías esforzarte

porque te daba ese brote de asma.

Hacías cualquier esfuerzo, te daba el asma y veías cómo tus padres

rápidamente te cogían y te metían en el primer vehículo que conseguían

para llevarte a un hospital y estar ingresado una semana.

-Mi hijo José siempre estaba con algo.

Empezó con los bronquios,

siempre muy delicado, y luego todas las enfermedades

de niños que ha habido en la vida las tenía él siempre.

No comía nada, no había semana que no estuviera malo.

Ahí empezamos ya a tenernos que venir para acá.

-Mis padres deciden volver a España porque los médicos les comentan

que mi patología podría mejorar, pero necesitaba un clima cálido

y lo más cálido que había era España, de donde procedía.

No se lo pensaron, dejaron todo atrás por su hijo.

-Al llegar aquí desapareció muchísimo lo que tenía

y yo de verle a él que mejoraba, muy contenta.

-Lo más duro que recuerdo en mi infancia es ver

cómo un proyecto que se inicia para un futuro se recoge

en una maleta y se regresa al país de donde te fuiste.

-¿Que si se sufre? Muchísimo, claro que sí.

-Llegamos a España

y supuestamente todos los problemas estaban solventados,

cuando de repente diagnostican que hay un problema en los pies

que se llama pies cavos varos y hay que operar.

Se me abre el pie

desde el dedo gordo hasta el talón con 37 puntos en cada pie,

donde entro en un quirófano con un pie 38 y salgo con un 42.

Eso conlleva 6 meses de recuperación,

2 escayolas de rodillas hasta los pies con una edad

de 14 años y no poder caminar 3 meses postrado en una cama.

Se soluciona el problema y empiezan a investigar

que ese problema procede de un problema de huesos

que también se extrapola a la espalda.

Deciden escayolar durante un año de cintura hasta el cuello

con unas pesas en el cuello para estirar

y día tras día ves cómo haces rehabilitación

y tus padres están ahí, día tras día no se cansan.

Ya empiezas a tener conocimiento, ves que hay otros niños

que los padres no van todos los días y los tuyos no fallan ni uno solo.

Y aquí estamos,

soy una persona normal de 1,87 m gracias a ese tratamiento,

si no, mediría 1,60.

-No tengo ni idea

de quién nos puede enviar la caja del tiempo.

Es una sorpresa.

-¿Y tú dices que no tienes ni idea? Yo soy la que no tengo ni idea.

-No tengo ninguna sospecha de lo que puede tener

la caja del tiempo ni muchísimo menos.

-¿Cuando has cogido la caja qué creías que podría haber dentro?

-No sé.

Yo he visto que pone: "Apertura no sé cuánto tiempo" y mucho peso,

pero no te puedo decir más. -Estoy ahora mismo flipando.

-Ni llave ni nada. -Alguien me quiere decir algo.

Yo estoy que flipo y tú estás ocultándolo.

-Lo mismo pienso yo.

¿Qué puede ser? No tengo ni idea.

¿Qué te puedo decir? ¿Algo bueno o algo malo?

-No lo sé, malo no. -Malo no creo que sea.

-Malo no creo que vaya a ser.

-Creo que no tenemos nadie que nos pueda...

-Yo malo no espero nada. Es un misterio gordo esto.

-Tengo un amigo en Bélgica de toda la vida

que ha sido como un hermano para mí

y de ese no creo que pueda venir la noticia

ni me dé ninguna sorpresa de estas porque precisamente

estuve hablando con él antes de ayer

y no se ha referido a nada ni ha mencionado nada.

¿De otras personas? -El otro día hablamos con Emilio.

-Tú también tienes amigas. -Pero no, que yo sepa.

-El amigo más especial ahora mismo está en la provincia de Toledo,

un tal Juan. Tenemos una relación fenomenal.

Es posible que la caja del tiempo pueda pensar yo en él.

-¿Sí? -Sí, Juan.

Esto se está barajando así ahora.

-Cuando ya pasó todo lo de la infancia llevaba una vida

muy cómoda, bien posicionado, una muy buena estructura,

una solvencia económica...

En cuestión de 24 horas desapareció todo.

Empezaron a ir las cosas mal cuando empieza una crisis

y empiezas a darte cuenta de que hay ciertas cosas

que están a tu lado por interés.

-Porque mi hijo ganaba, estaba muy situado

con un chalet de tres pisos amueblado por mí de arriba abajo.

¿Y cómo se ha visto mi hijo?

Destrozado. Destrozado completamente.

-Como no llevan la vida que estás acostumbrado a llevar,

la gente se aparta de tu lado.

Y empiezas a darte cuenta que tú vida era una mentira.

Y te ves sin nada, simplemente con unos padres.

-Un hijo maravilloso, confiando en mí, y yo confió en él, en todo.

Pero lo reconozco, le han destrozado la vida.

Con eso te digo todo.

-Fracasado no es la palabra, lo que sí me sentí es humillado.

Te das cuenta de que tienes un entorno

que no es el más correcto, que te utiliza y que te usa.

-Yo he ayudado a mi hijo en todo, económicamente.

Darle el cariño, el apego, sobre todo económicamente,

porque no terminaba ya saber por dónde caer.

Y ha tenido que ser su padre el que ha tenido que salir enfrente.

-Había momento que era duro, que por tu casa,

pasaban muchas cosas.

Pero hay algo por lo que luchar, que son dos personas,

que son tus padres. Que lo han dado todo por ti,

y no les puedes fallar, y tienes que luchar por ellos.

-¿Cómo se siente una madre? Pues pasándolo muy mal.

Echando muchas lágrimas, y no dormir.

Y estar siempre detrás de él.

-Recuerdo tristemente el día que volví a casa, sin nada.

Volví a casa con lo puesto.

Y en vez de escuchar reproches, lo que recibí fue un abrazo,

y oí las palabras de mi padre que no se me olvidarán,

"esta es tu casa, y aquí estarás toda la vida".

Y me ayudaron desde ese momento y hasta hoy.

-No se pasa por lo que este chico está pasando.

No se puede creer lo que le están haciendo.

-Cuando pienso en mis padres, pienso en la bondad de las personas,

en el cariño de los seres queridos,

y pienso que son extraordinarios

y creo que para mí que son los mejores del mundo.

-Ya te digo, que al hablar de él, es buena persona,

tal vez se ha confiado mucho, demasiado bueno.

-Si los tuviera delante,

les diría una vez más que los quiero con toda mi alma,

que junto a mi hermana y mi pareja, es lo único que tengo,

lo más importante para mí, mi padre y mi madre.

Y les quiero dar las gracias por lo que han hecho,

y por dejarme estar dónde estoy.

A veces la vida,

castiga sin piedad, pero otras regala momentos inolvidables.

Como el que van a vivir Josefa y Ramón,

en uno instantes gracias a su hijo.

A mí se me está haciendo larguísimo.

Una corbata Román.

Esta corbata la conozco, es de José.

-Pues como dice mi mujer, es de nuestro hijo.

-¡Uy, mi hijo!

Cómo lo sabía yo...

-Gracias por ser mis padres.

Esa es la corbata que tú me compraste,

para empezar a trabajar.

Y te la devuelvo porque gracias a ti, me he comprado muchas.

Se la devuelvo muy orgulloso.

-Pensamos que te hemos ayudado en todo

y no te hemos defraudado en nada.

Que hemos hecho lo mejor lo que hemos podido...

-Sois los mejores padres que alguien puede soñar.

Cada uno hace lo que puede, y si estoy aquí es por vosotros.

Sabéis lo que ha pasado, y lo que ha habido.

Y por circunstancias de la vida, me quitaron todo lo que tenía,

y os he querido agradecer lo buenas personas que sois,

lo honrados,

y todo lo que habéis hecho por mí,

me habéis enseñado a ser un hombre, desde muy pequeño.

Y lo que habéis luchado para sacarme delante y estar aquí.

José perdió lo que tanto le había costado conseguir, sin embargo,

hoy ha querido dar las gracias, por lo que siempre conservo,

el respaldo de los que le dieron la vida.

Es el tiempo de la familia, y quién sabe si usted,

será el siguiente en recibir, la próxima caja del tiempo.

La caja del tiempo es para Ismael, me gustaría pedirle una disculpa,

por haberle dejado un poco abandonado,

dentro de la caja del tiempo voy una cejilla,

que utilizamos de pequeños, y espero que la reciba como algo bueno.

Está caja quiero que se abra dentro de 12 días.

-Esto para ti...

-¿Y esto qué es? Tienes sus temores.

Abrimos la caja del tiempo.

La caja del tiempo de Juan, guarda en su interior todos sus recuerdos,

los buenos y los malos,

y también la esperanza de conseguir el perdón

del que fue su mejor amigo.

Veremos si lo consigue.

La caja del tiempo es para Ismael,

y quería dejarle un obsequio que creo que me reconocerá por él,

y me gustaría pedirle perdón por no haberle hablado antes,

por haberle dejado un poco abandonado.

Y sobre todo, me gustaría que retomásemos nuestra amistad,

como éramos antes como Zipi y Zape.

Lo conocía del colegio,

de verle correteando jugando al baloncesto,

y cada uno tenía un poco su vida,

éramos amigos de colegio pero no era como la amistad que surgió después.

Todo empezó como un hobby, pero al ver que tocando en el metro,

o en el parque del Retiro, la gente como que le gustaba

lo que hacíamos, y empezamos a tomárnoslo un poco en serio,

y creamos el grupo Cerrado por Vacaciones, hace unos tres años.

Y fue como comenzó toda la historia.

Un niño enamorado se siente deseado,

andando entre azotea, volando entre tus brazos...

Las actuaciones iban muy bien,

pero poco a poco yo me sentía un poco incómodo,

como un poco agobiado por la música, y en una actuación en Extremadura,

pues me sentí un poco incómodo...

Y solamente tú, y tú...

Fue una sensación que yo al subirme me iba a desmayar,

era un agobio increíble,

ya lo había sentido más veces, y pudo conmigo.

Sabía que sí seguía por esa línea, no iba bien.

Quería evadirme de todo y separarme de la música, de él y de todo.

Yo creo que se sentía traicionado por una parte

porque según lo que he oído, que lo he dejado tirado,

se sentía traicionado.

Dentro de la caja voy a meter una cejilla.

Que la utilizamos de pequeños, era suya...

pone su nombre, y va a saber que soy yo.

Espero que le haga ilusión y la reciba como algo bueno.

Esta caja quiero que se abra dentro de 12 días,

porque así dentro de este tiempo, él no quisiese retomar la amistad,

pues pudiese asimilar la situación y si el dijese que no,

tener un poco asimilado el tema.

La caja me gustaría que Ismael se la encuentre,

en un bar donde íbamos d pequeños, íbamos a cantar,

hemos hecho unas cuantas actuaciones en ese sitio,

y yo creo que es el mejor sitio donde puede recibirlo,

porque le va a traer buenísimos recuerdos.

Ya no hay marcha atrás, la caja del tiempo de Juan,

va a ser entregada a Ismael.

Habrá cerrado el tiempo su herida, o por el contrario,

sigue abierta y aún no le puede perdonar.

Juan ha dejado la caja del tiempo,

en el bar al que iba con Ismael cuando eran amigos.

Mil canciones que cantante, con la mano...

Toma tu agua.

Y esto para ti.

-¿Y esto qué es? Qué haces con la caja fuerte del bar.

Que cosas más raras.

Apertura en 11 días, 23 horas, 50 minutos.

Yo me siento muy nervioso,

porque es la primera vez que me pasa algo así.

Y con lo impaciente que soy,

que me falta meterle el cuchillo y abrirla.

Es que puede ser un motón de gente, porque tengo gente en Sevilla,

que hace años que no la veo, tengo amigos chinos,

que se han ido a su país, que daban clase conmigo,

y a lo mejor pueden ser... O tengo un primo también,

que tuvimos una relación un poquillo mala.

Estoy muy inquieto, porque no sé quién puede ser.

Yo me llamo Ismael...

Todo empezó en Sevilla, pero vine a Madrid,

porque mis padres estaban trabajando aquí,

me fui empezando como vendedor de lotería...

Y termine en los trenes, en el metro de Madrid,

en las calles, porque es lo que me gusta,

levantarme cada mañana e irme a cantar y repartir alegría.

Dame la mano, sueña conmigo,

perdámonos en este sueño de niños.

Mi primer compañero de grupo,

no he vuelto a tomar contacto,

ya que él formó un grupo nuevo, me dio mucho coraje,

porque yo con él, era con la persona que más feliz me sentía.

-He roto a llorar muchas veces,

sobre todo cuando escucho canciones nuestras,

videos antiguos y es duro, recordarlo.

Pero solo por la amistad, no por el grupo.

-Llevábamos desde los 10 años, juntos en esto de la música.

Y empezamos con la tontería de los videos de Youtube.

Yo con él aprendí todo.

-Nos íbamos de vacaciones siempre.

He estado con él en los mejores momentos de mi vida.

-Poquito a poco se fue yendo la cosa,

porque él tenía como una especie de enfermedad, tenía agobios,

y tuvo que dejar el grupo, y me vi solo.

-Hace un año que no sé nada de él, y la verdad

que me lo encontré una vez en una discoteca,

le salude por educación, y le vi en la cara que estaba dolido,

y no tuve el valor suficiente para acercarme hacía él...

-Como que él montó otro grupo después de que se le paso eso,

y yo estaba muy celoso, porque me dejo tirado,

y bueno, me sentó muy mal,

y como que intentamos evitar...

Pero son las cosas de la vida,

que no hemos vuelto a remontar relación.

-Desde que estuve con él,

no he tenido a nadie que me diera ese apoyo,

la compañía como un hermano,

ningún amigo, que se me ha aparecido así.

-No sé qué puede haber en la caja,

cuando la he agitado parecía que había tornillos.

-Sí al abrir la caja,

él decide no retomar la amistad,

no sé me dolería, no sería fácil.

Después de decírselo delante de toda España, yo creo que...

debe ver que me importa de verdad.

-Pues me haría mucha ilusión, encontrarme en la caja,

algo que signifique mucho para mí, una Virgen del Rocío,

una pulsera que se me haya perdido en un concierto,

y la haya cogido alguna niña,

no sé, algo significativo.

Los días pasan, pero Ismael, sigue sin descubrir,

quién le ha mandado la caja del tiempo.

He llamado a medio Sevilla, para saber quién era...

he dicho, "¿Abuelo tú sabes algo?", y me ha dicho que no.

-Cuando reciba la caja, yo creo que él va a saber claramente,

que es de mi parte.

-Nadie sabía nada, se hacen los tontos, y como yo no lo sé,

pues aquí sigo con los nervios.

Qué pasa, cómo estamos. -¿Qué te cuentas?

-Pues nada, no veas el lio que me han hecho.

Me vinieron el otro día en el Bar de Lola,

con una caja de esas que no puedo abrir.

-Pero una caja de qué.

-No tengo ni idea, una sorpresa que me quiere dar alguien,

que no me quiero imaginar quién es, porque como sea una niña,

y lo vea mi padre me pongo rojo.

-Si me has llamado a mí, yo te digo que no he sido.

-Tendrías que haber visto a mis colegas, ahí en casa,

con los petardos, para intentar abrirla, y no había manera.

-¿No sabes quién puede ser? -No lo sé.

¿Tú no eres? -Yo no soy.

-Es que ya no me fio de nada.

-Bueno pues ya me contaras. -Venga, hasta luego.

¡Cuidadito! -¡Por la sombra!

Ya me queda menos de una semana.

Ya van los días pasando un poco más despacio.

Estoy de los nervios.

Aquí seguimos a ver quién será el que me ha hecho la sorpresa.

Mi familia lo primero que me dice es que si estoy colgado,

que he hecho por ahí para que me den una sorpresa.

Ismael está nervioso, 12 días con la caja del tiempo

en casa sin saber que hay dentro ni quien la manda.

Pero es que Jun no está mejor,

no ve el momento de que la caja del tiempo se abra.

Apenas unos minutos para saber si existe el perdón.

Hola Ismael, ¿Qué tal estas? Muy bien ¿Qué haces aquí?

Pues vengo a ver qué pasa con tu caja del tiempo.

¿Me dejas pasar? Claro hija.

Ismael, 12 días con tu caja del tiempo en casa.

¿Cómo se lleva? Muy mal.

¿Qué has hecho con ella? Mirarla, cuidarla.

He hecho de todo con ella.

La he intentado abrir con un cuchillo, no había manera.

Yo soy muy impaciente para esas cosas.

Has hecho todo eso y has estado pensando

quien puede ser la persona que te manda esta caja del tiempo.

¿Quién puede ser? Como sea una niña, de los trenes.

¿Cómo de los trenes? Yo canto en los trenes.

¿Tienes novia? No.

¿La has tenido? Sí.

¿Hasta hace cuánto? Hasta hace tres semanas.

Y llevas con la caja 12 días. No creo.

¿Y si fuera? Me desmayo aquí mismo.

No creo que sea.

Tendrás amigos también.

Y no sé si tienes cuentas pendientes con alguien,

si has tenido una discusión con alguien recientemente.

A lo mejor algún amigo de Sevilla o de Cádiz.

Que hay cosas pendientes.

Tú tienes líos por todas partes.

Por eso estoy nervioso, no sé lo que me voy a encontrar.

Tienes tu temores.

¿Estás preparado?

El tiempo acaba.

¿Listo? Abrimos la caja del tiempo.

Hostia. Ya sé lo que es.

Eso es de tu guitarra.

¿Dónde la perdiste? En un concierto que tuve.

¿Qué paso? Muchas cosas.

Yo estaba con un amigo tocando, yo tocaba con un chico.

¿Cómo se llama? Juan.

Con el empecé. Con lo de la música.

Nos quitamos de las clases, íbamos todo el día a tocar por ahí.

Y pasaron unas cosas súper bonitas.

¿Qué era para ti ese amigo? Él ha sido, antes todo.

¿Y ahora?

Ismael para mí era un grandísimo amigo.

Era prácticamente mi hermano y por eso

me encantaría que volviésemos a retomar la amistad.

-Tuve una discusión fuerte con él porque dejo el grupo.

-El concierto ese fue el final de nuestro grupo.

Y aparte también fue el final de nuestra amistad.

-Lo dejo porque estaba un poco enfermo,

tenía ataques de ansiedad.

Tenía problemas y me dijo de dejarlo.

Me tuve que buscar la vida.

-Y como no tuve la valentía de acercarme,

en este tiempo no hemos tenido ningún acercamiento,

ni palabras ni nada.

Erais como hermanos y ya no lo sois.

Pues esta cejilla quiere decir un montón de cosas.

Ismael, creo que ha llegado el momento

de que sepas quien es la persona que te ha dado esta caja del tiempo.

¿Qué haces aquí? -Quería que supieses

que todo esto que he liado es porque eres mi amigo de verdad.

Quería pedirte perdón delante de todo el mundo

y que vean que eres mi amigo, que eres un pedazo de persona,

un pedazo de artista y que eres lo mejor.

Me gustaría tener tu amistad.

Espero que no sea tarde. -No, tío.

Juan e Ismael. Dejarme que interrumpa un poco.

Creo que lo que ha hecho Juan hoy es muy importante, Ismael.

Ha estado un año arrepintiéndose de lo que paso entre vosotros.

Espero que te des cuenta del gesto que ha hecho.

lo valoras ¿no? Sí.

¿Amigos otra vez? Por supuesto.

-Me encantaría volver a retomar

toda la vida que llevábamos de salir por ahí.

Ismael, tu valora lo importante que es arrepentirse

cuando uno hace algo mal y saber pedir perdón.

Que es lo que te acaba de hacer tu amigo Juan.

Disfrutar de vuestra amistad. Enhorabuena.

Muchas gracias.

Muchas gracias por aceptar las disculpas,

de verdad que eres como mi hermano y si quisieras más adelante seguir

con el grupo estoy abierto a hablar contigo todo lo que quieras.

Encantadísimo de estar como antes 100%, como tu hermano.

De corazón.

Llena de esperanza mi reino.

Lo malo no es equivocarse, sino no saber reconocerlo.

Y peor aún es no perdonar a quien de verdad se arrepiente.

Es el tiempo de los amigos y de brindar por la amistad.

Y quien sabe si no será usted el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestion de tiempo - 20/09/16 (2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestion de tiempo - 20/09/16 (2)

20 sep 2016

Inma quiere sorprender a su hermana y agradecerle que fuese su donante de médula. Un hijo envía la caja del tiempo a sus padres para decirles cuánto les quiere y compensarles por haber sido su tabla de salvación. Juan quiere pedirle perdón a Ismael y recuperar su amistad.

ver más sobre "Cuestion de tiempo - 20/09/16 (2)" ver menos sobre "Cuestion de tiempo - 20/09/16 (2)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios