www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3762384
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 18/10/16 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Detener adelantar, o retrasar, instantes de tiempo, es posible.

Cientos de cajas del tiempo, están llegando a su destino,

y están a punto de sorprender a quienes la reciban.

Bienvenidos a "Cuestión de Tiempo".

El único programa en el que el tiempo lo masca usted.

Quiero agradecer a mi hija la fuerza que ha tenido,

de haber superado el linfoma de hodgkin.

Eso hay que vivirlo.

-Me muero, qué hago yo seis días con esto.

-Va a ser una semana de nervios, seguro.

-Pero no se abre.

-Preguntas a toda la familia. -¿Tú tienes llave de casa?

-A lo mejor se le saltan las lágrimas.

-Sea lo que sea,

yo sé que lo han hecho pensando en mí, que era lo más importante.

La vida a veces no es tan bonita como la soñamos.

A Gregorio casi se le parte el alma,

cuando vio que a su hija se le escapaba la vida.

Él sabe mejor que nadie que es cuestión de tiempo,

superar el dolor y volver a sonreír,

por eso la caja que enviamos hoy es muy especial.

Quería una caja del tiempo,

para agradecer a mi hija por la fuerza que ha tenido

de haber superado la enfermedad del linfoma de hodgkin,

que ha tenido y lo ha superado.

De cuatro hijas que tengo pues es la única que más cercana he tenido.

Yo me separé de su madre, pues siendo ella muy joven,

tenía cinco años.

Y bueno, pues he tenido mucho contacto, pues lo típico,

el padre que le toca todos los fines de semana.

Luego a ella le ha gustado mucho la gimnasia rítmica,

desde los siete años, me tocaba llevarla a todos los sábados.

Es mi ojito derecho, y aparte de eso, por lo que ha vivido,

hemos vivido juntos, y posteriormente lo que ha pasado.

Empezó a llevarla su madre, al médico,

porque notaba que tenía un bulto en el cuello.

Y le empezaron a hacer pruebas, y bueno,

pues en una de las pruebas, me dice su madre,

que nos habían citado a los dos, para la consulta.

Y yo recuerdo en el momento que nos dijo

que nuestra hija tenía un linfoma de hodgkin.

Y entonces ella tenía 19 años, estaba haciendo gimnasia rítmica,

superdeportista, no había fumado nunca,

la típica niña pues sana, recibes esa noticia y te vienes abajo.

En principio pensaban que los ganglios cancerígenos

que tenía solo estaban en la zona del cuello, y después nos dieron

la noticia de que era mucho peor, no podía comer, no podía beber.

Muy fuerte.

Gracias a Dios, ahora son tres años, y está completamente sana, es otra.

Pues en la caja del tiempo, voy a guardar esta fotografía

en la que estamos yo y ella de pequeña, cuando íbamos

al parque de atracciones, al Retiro, a la casa del campo.

Junto a la fotografía, por a poner una cinta

de gimnasia rítmica, la cual la acompaño tantos años,

y que a ella le ha gustado tanto hacer.

La dejaré en la mesa del salón de su casa,

quiero que para ella sea una sorpresa

y que lo vea con alegría y que no sepa de quién proviene,

esta sorpresa.

Yo creo que a lo mejor hasta se le saltan las lágrimas.

Quiero que se abra la caja en siete días,

para que no espere tanto.

Está claro que el amor de un padre,

no se puede encerrar en una caja del tiempo,

Elisa, está a punto de recibir su caja,

pero no se abrirá hasta el momento señalado.

A mí me gusta, pero el otro que dices...

Cierra la puerta.

¿Paula, esto es tuyo? -No, qué es... No se abre.

-Cuando reciba la caja,

se sorprenderá, porque no se lo espera.

Creo que para ella, es una sorpresa en toda regla.

-¿Esto es tuyo? -Que no es mío.

-Se tiene que abrir en seis días.

Me muero, qué hago aquí con esto seis días.

-Va a ser una semana de nervios, para ella,

una semana de preguntas a toda la familia.

-No me esperaba para nada, encontrarme una caja,

ha sido una sorpresa. Porque yo me ido a bajar el perro,

como me iba a imaginar que alguien iba a entrar en mi casa.

-A mí me va a llamar, más de dos veces...

y me mandara 40 mensajes,

intentando sacar de quién proviene esa caja.

-¿Tú tienes llaves de casa? Has tenido que ser tú.

Mira... Tengo dos personas en la mente, es mi padre o mi novio.

No me imagino que sea mi padre,

porque no lo veo capaz de hacer esto, para nada,

pero quién sabe.

Mi novio es superantento,

se preocupa mucho de mí, de hecho lo ha estado siempre,

en los momentos malos, en los buenos.

-Ella, tuvo novio muy joven. Es una relación,

que incluso nos choca a toda la familia,

porque se llevan como uña y carne, y llevan muchos años juntos.

-Es muy detallista, por eso digo que podría ser él.

No me lo esperaba para nada.

Me diagnosticaron un linfoma de hodgkin.

Lo hubiese pasado mejor, si no se me hubiese caído el pelo.

-Con el tratamiento, aunque ya te lo dicen,

que se va a caer el pelo,

pero lo vas viendo día a día, cómo sucede.

Y eso es superfuerte.

Eso hay que vivirlo.

-Porque al caerse el pelo, es lo que la gente ve,

porque el pelo de la cabeza, de las cejas,

todo el mundo te pregunta, cosa que no te apetece.

Mucha gente intenta protegerte tanto, que en realidad, empeoras.

Porque yo lo que necesitaba no era protección,

lo que necesitaba era diversión,

evadirme, salir de casa, porque yo estar en casa,

hacía que recordará, pensará en todo lo que me estaba pasando.

Y esas cosas no me venían bien.

-Iban le daban el tratamiento, y bueno,

pues teníamos que estar con ella, en la quimio por la vía.

Salía, pero esto fue poco a poco, o sea,

no es algo que sucede en una semana, ni en un mes,

es algo que sucede en tres años. El proceso es largo.

-Te cambia la forma de pensar, te hace madurar,

te hace darte cuenta de lo que realmente es valioso,

de lo que no, de lo que te tienes que preocupar,

de lo que no, o sea, totalmente me ha cambiado.

En ningún momento, me iba a imaginar,

que con 17 años, me iba a pasar eso.

Mamá, una cosa...

había como una caja, con un temporizador,

pero no se abre, ya sé que estás trabajando,

pero es que me estoy volviendo loca, no sé quién ha sido.

La espera no la estoy llevando bien, porque no avanza el tiempo,

y parece como que nunca se va a abrir.

Cuando me la encontré, llame a todo el mundo,

más que nada porque no sabía quién me la había puesto.

Creo que mi novio, está detrás de todo esto.

Pero tampoco estoy segura, porque cada vez dudo más.

Estoy todo el día pendiente de ella, no me puedo separar de la caja,

sobre todo ahora más que va llegando el día y estoy más intrigada.

Mis amigos, no paran de llamarme,

me están diciendo que el día que se abra la caja,

que los llame a todos. No puedo esperar más,

mira que he intentado abrirla, pero es imposible.

La fuerza de voluntad, mueve montañas.

Elisa, ha tenido que superar una enfermedad muy grave,

pese a ser muy joven,

ha demostrado a todos, que es una valiente y una luchadora.

Ella ha llevado la caja a un lugar muy especial,

porque solo allí se abrirá.

Bueno, Gregorio.

Tenemos a Elisa, aquí al lado con su caja.

Desesperada, porque creo que está muy nerviosa.

Tiene que estar como un flan. No sospecha que seas tú.

Se piensa que es su novio. Pero no, eres tú.

Yo sé lo que ha pasado tú hija, me imagino lo que has pasado tú,

como padre.

Que tan joven, haya pasado una enfermedad así.

Tú hoy qué quieres trasmitirle, lo tienes que hacer muy bien,

con todo el corazón.

Quiero que para ella, sea una gran sorpresa.

Y por el trance que ha pasado, y por el que hemos vivido nosotros,

tenerla aquí entre nosotros, cuando nos lo pusieron tan mal,

eso quiero agradecérselo por la entereza que ha tenido.

Respira hondo, y dale todo, que se lo merece.

Yo me voy a buscarla, hasta ahora.

Madre mía...

Elisa, hola qué tal.

Bueno, no te separas de la caja, en ningún sitio.

Bueno, sé que has estado hablando con tus amigas,

con la gente del trabajo. Con todo el mundo,

con mi novio, con mi familia, con mi padre, con mi madre.

Y tú novio, llevas mucho tiempo con él.

Sí, vivimos juntos también. O sea, que esto va en serio...

Y este lugar tan bonito, lo conocías.

Sí. Mi padre me traía aquí de chica, a montar a caballo.

Vamos a ver, falta muy poco para que se abra la caja,

tú eres una chica muy joven,

¿has tenido alguna experiencia que te ha enseñado?

Sí, yo tuve un linfoma de hodgkin, tuve un cáncer linfático.

¿Quién te apoyaba en esos momentos?

Todo el mundo se volvo conmigo, y sobre todo mi novio.

Estuvo día tras día...

¿Ya erais novios entonces? Sí, le acababa de conocer.

Le acababas de conocer, cuando tú empiezas con la enfermedad.

Para él menudo trago y para ti.

Yo tenía miedo a decírselo.

Tenías tus temores. Pero para nada.

Al revés.

Se me cayó el pelo, si no fuese porque se me cayó el pelo,

lo hubiera llevado bien, porque con 17 años...

Hay gente que no lo comprende, y gente que es mala.

¿Qué hacían?

Te miraban extraño, o hablaban entre ellos.

Verte sin pelo,

y que encima la gente no vea que es por una razón tan gorda.

Tú has madurado mucho, se nota.

Me ha hecho mirar las cosas de otra manera.

¿Qué crees que puede tener la caja? No lo sé, he estado pensando mucho,

pero yo pienso quién puede ser, y creo que mi novio.

¿Y qué crees que tu novio puede querer hacerte llegar con esta caja?

Porque sé, que piensas que te va a pedir que te cases con él.

Podría ser, pero no sé.

¿Te gustaría que fuera eso? Sí.

Pero y si no es...

Sea lo que sea, lo han hecho pensando en mí...

Disfruta de este momento, la caja se va a abrir,

es toda tuya, espero que la caja te traiga alegría.

¡Qué fuerte!

Esto es una cinta.

Elisa, has encontrado una foto dentro de esta casa,

en la que apareces con quién... Con mi padre, aquí.

¿Por qué esta cinta? Pues mi padre,

siempre ha estado conmigo, porque en las competiciones eran fuera,

y era él, el único que me llevaba a todos los sitios.

Tú me contabas lo que has pasado.

Entiendo también que tú padre sufrió mucho cuando te vio enferma.

¿Cómo lo vivió?

Pues yo me imagino que mal, como toda mi familia.

¿Qué significa para ti? Todo.

¿Cómo es tu relación? Muy buena.

Es único en realidad.

Se ha preocupado por mí, pues siempre,

mis padres están separados, y no se ha olvidado,

después de una separación, pues de mí, ni de nada.

Ha sido un padre, como debe ser, un pedazo de padre.

Tengo que decirte algo muy importante,

la persona que te ha enviado esto, está mucho más cerca de ti,

de lo que tú imaginas, y tiene mucho que decirte.

-Cariño. Te quiero mucho.

-Estás fatal.

-Te he querido dar esta sorpresa,

porque para mí has sido una campeona.

En la gimnasia y después por lo que has pasado.

Has tenido una gran entereza. Dame un beso. Te quiero.

Aquí tienes a esta campeona, valiente, madura.

¿Qué es ella para ti? Pues todo, para mí todo.

Lo sabe. Mi niña.

Me alegro mucho de ver a gente que se apoya de esta manera.

Padres, hijos... Que cuando hay que estar se está.

Elisa, enhorabuena, y a seguir así.

Gregorio, cuida de Elisa, que se lo merece todo.

Hasta luego. Gracias.

Decía Cervantes: "Confía en el tiempo,

que suele dar dulces salidas a amargas dificultades".

Porque es el tiempo de la esperanza y de la alegría,

y quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

Un ángel, pues me mandó a Dani, mi pareja, y futuro marido.

Y en esa caja del tiempo,

voy a meter la respuesta que tanto espera Dani.

-¿No sé qué será?

-No tengo ni idea, de quién puede ser.

-Tan solo decirle que le quiero con locura.

-Pueden ser mis padres,

o también pueden ser los padres de Blanca.

-Se va a quedar sin palabras.

El tiempo ha ayudado a Blanca,

a olvidarse de sus relaciones pasadas,

y por fin podrá convertir su gran sueño en realidad.

La caja del tiempo, va a cambiar la vida de Blanca,

y con suerte la de alguien más, su pareja.

Ahí dentro va algo muy importante para nosotros.

La caja del tiempo,

es para mí pareja y futuro marido, Dani.

Es una persona que ha llegado a mí vida,

en un momento muy delicado para mí, me ha sacado de un mundo

que estaba un poco oscuro, y me ha hecho ver la luz.

Con la caja quiero darle un mensaje que va a ser para toda la vida,

y entonces quiero envejecer a su lado,

y ahí en esa caja va a ir algo que nos compromete a ambos,

es algo especial para los dos. Es un paso importante.

La verdad que he pasado por varias relaciones,

varios fracasos sentimentales, bastante dolorosos.

Entonces, estaba en una época un poco hundida,

en todos los aspectos, laboral, sentimental,

y la autoestima la tenía muy baja.

Me sentía muy vacía, como en una jaula, como un pájaro.

Y apareció Dani.

Es un muchacho que yo conocí, a través de internet,

en una ocasión que recibí un mensaje de él,

y por contestarle a ese mensaje que me envió,

y quedamos para tomar un café y conocernos,

y me agrado mucho estar con él, me reía bastante.

Y fue haciendo que me olvidará de esos malos momentos,

que tuve en mis anteriores relaciones.

Él me hizo ver que hay mundo, y pues eso,

muchas cosas por las que disfrutar, por las que reír,

me cambio rápido la vida.

Yo cuando conocí a Dani, estaba con otra persona,

la relación que tenía con esa persona, no avanzaba.

Entonces, como digo yo, un ángel me mando a Dani,

hizo que esa relación un poco oscura,

terminará y empezará con mi gran amor.

Yo creo que ese ángel es mi abuelo.

Mi abuelo, Claudio.

Que yo creo que es el que me lo ha mandado.

De hecho, yo le digo a Dani, si Dios nos da un hijo,

le pondremos Claudia una niña, en honor a él,

porque sé que mi abuelo es una estrella que me protege,

seguro que él ha sido el que me lo ha mandado.

Pues conozco a Dani, la verdad es que yo al principio le vi,

como un muchacho normal, no me enamore de él,

pero fue el día a día, es fácil la vida con él,

y él espero que también opine lo mismo.

Fue Dani, quien dio el primer paso,

en un día estaba yo trabajando y me llamo por teléfono,

me pidió compromiso serio, me regalo un anillo,

y me pidió matrimonio, me dijo que quería casarse conmigo.

Me dio una caja y me dijo que la abriera,

ahí encontré el anillo. Y me puse a llorar.

Se puso de rodillas y me dijo que estaba segurísimo al 100%.

Que yo era la mujer de su vida, y quería estar conmigo,

entonces le dije "sí", pero no pleno,

un sí pequeño, pero a largo plazo.

Ya que mi padre anda delicado de salud,

entonces entendió perfectamente la situación,

de hecho me dijo que ha esperado tanto tiempo, hasta encontrarme,

que no tiene prisa, en esperar el tiempo que haga falta.

Y él me dice que su cometido es hacerme sonreír día a día.

Y que no pierda nunca esa sonrisa.

Bueno, anteriormente no me habían dicho eso,

entonces había tenido más lágrimas que sonrisa,

entonces me lo creí, y no estaba muy enamorada de él,

ha sido poco a poco, pero ahora estoy

plenamente enamorada porque me lo demuestra cada día,

estando a su lado, esas palabras tan tiernas cómo es él.

Su carácter, su forma de tratarme,

pues sentimientos y mirándome a los ojos,

simplemente sabe cómo estoy y cómo me siento.

Entonces qué más puedo pedir, no me voy a soltar nunca de su mano.

Me ha agarrado fuerte, como él me dijo.

Y no te sueltes, y no me voy a soltar.

Va a haber un ante y un después con esta caja del tiempo.

Porque en esa caja del tiempo,

voy a meter la respuesta que tanto espera Dani,

es el paso que él espera de mí. Y es una decisión tomada firmemente,

solo decirle que lo quiero con locura,

pues esta caja, quiero que se abra en cincos horas,

porque como llevamos cinco meses de relación,

pues tiene un poco que ver.

Ya no hay vuelta atrás nuestro equipo hará llegar la caja

a Dani, y para ello contaremos con un cómplice muy especial,

el padre de Blanca.

¡Qué pasa! -Esta caja que he venido antes,

y me la dado un mensajero, que no estabas.

Y para que te la entregue. No sé qué es...

Me han dicho que no la puedes abrir.

-No tengo ni idea, qué puede ser. A lo mejor algún alumno.

-Esto es un regalo, alguien que te quiere bien, desde luego.

-No tengo ni idea, es que me he quedado...

porque te lo den así sin decirte nada más.

-Los regalos son bien venidos, eres una persona que te lo mereces.

-Gracias.

-Te mereces una caja de esta índole.

-Realmente no tengo ni idea de quién me ha podido enviar la caja.

-Yo creo que está un poco liado, entonces no sabe quién va a ser.

-Tengo pareja, se llama Blanca. Vivimos juntos aquí,

nos conocemos hace seis meses, pero bueno.

Tenemos cierta edad,

para no estar jugando con el tema de las relaciones,

y ella sí que es una persona especial,

es la ilusión de mí día a día. La fuerza para levantarme,

para trabajar, y volver rápido a estar con ella,

para vivir, para compartir, para querer.

-Posiblemente piense, que puede ser mi madre.

-Pueden ser mis padres, o los padres de Blanca.

-También puede pensar a lo mejor que son sus alumnos.

-O también alguno de los alumnos, por la dedicación a ellos.

-Dani, cuando reciba la caja, se va a emocionar mucho,

porque él es muy sensible, entonces se va a quedar sin palabras.

-A la caja le quedan tres horas para que se abra,

y creo que serán las tres horas más largas de mi vida.

Estas cinco horas a Daniel, le han parecido una eternidad,

además la caja se va a abrir en un lugar muy especial,

el restaurante en el que él y Blanca, tuvieron su primera cita.

Me han dicho que tengo que abrir esta caja

en un lugar diferente de casa, puede ser un lugar nuevo para mí,

puede ser un lugar que representa algo importante en mi vida,

estoy nervioso, que queda poco tiempo

para que esta caja se abra después de tres horas de espera,

y estoy desenado saber cuál es la sorpresa.

En este restaurante tuvimos la primera cita,

Blanca y yo, cuando nos conocimos, y el hecho de que me lleves a él,

pues implica que estoy más que convencido de que es ella.

Significa un lugar importante para mí,

porque es el primer sitio que vine con Blanca, y venimos aquí a cenar.

A tomar algo, y bueno, es un lugar bonito y romántico.

Al entrar aquí he tenido la sensación de volver hacia atrás,

hacía ese día, y tener recuerdos muy bonitos,

una cena muy emotiva, y no tengo palabras.

Tres, segundos... Caja abierta.

Pues hay una tarjeta... Con un corazón.

"Sí, quiero".

Significa todo.

Pues, Blanca.

Tenemos planeado una boda en breve,

y yo en su momento le di una alianza de compromiso, y hace ya un tiempo.

Pues significa la ilusión, el compartir la vida,

el vivir con ella, el despertarme y verla al lado.

Su sonrisa, sus ojos.

¡Madre mía!

-Te quería decir algo importante...

Te he traído aquí para darte esta sorpresa,

para decirte que te quiero mucho cariño, te quiero con locura.

Y tú en su momento me diste un anillo de compromiso,

y te dije que sí que quería, pero no era el momento,

entonces he querido esperar un poco más,

pero creo que ahora ha llegado el momento,

yo quiero saber si tú te quieres casarte conmigo.

-Sí, quiero.

-Gracias por estar aquí, en los momentos difíciles.

Estoy temblando.

-Tú decidiste coger la mano. -Y no me soltare.

No se puede detener el tiempo, pero si apresar un instante,

que perdurará toda la vida, en el corazón,

es el tiempo de las declaraciones de los cambios y del amor,

y quién sabe, si usted será el siguiente

en recibir la próxima caja del tiempo.

Mi caja del tiempo es para una persona

que me ha acompañado siempre, es mi mejor amigo, Cristian.

Cristian.

¡Anda! Patricia. -Con ocho años éramos amigos.

La gente empezó a decir que éramos pareja.

¿Sabes qué es? No sé qué me traes.

-Igual se enfada, igual rompe a llorar.

-No tengo ni idea.

-Se ofusca, se enfurece, le entrará la risa nerviosa, no lo sé.

-No me hago la idea de quién puede ser

ni lo que puede tener ni lo que puede contener, no lo sé.

Qué injusta es, a veces, la vida.

Sergio, con 21 años, sabe lo que es ser rechazado desde niño.

Su caja del tiempo guarda todos los buenos recuerdos

de esa infancia a pesar de lo que tuvo que sufrir.

Mi caja del tiempo es para una persona

que me ha acompañado siempre y me ha apoyado,

que es mi mejor amigo Cristian, siempre ha estado ahí,

me ha apoyado, ha sido muy buen consejero,

un amigo diez, desde luego.

Nos conocimos hace muchísimo tiempo,

hace más de media vida.

Nuestras madres eran amigas y decidieron juntarnos,

desde mucho antes de la comunión, con ocho años éramos amigos,

ese vínculo ha ido fortificándose,

ha ido creciendo y hasta hoy, 13 años después,

que sigue siendo, es y será un pilar fundamental en mi vida.

Antes de conocer a Cristian mi vida era distinta,

lo puedo decir sin faltar a la verdad.

Yo era más introvertido, no tenía ese apoyo tan necesario,

tan importante y tan fuerte como ha sido Cristian.

Era una vida insulsa, era una vida a la que le faltaba algo.

Congeniamos muy bien y la gente empezó a decir,

en unos críos de siete u ocho años, que éramos pareja

y en un pueblo con tanto veneno en las lenguas que ahí habitan,

imagínate el daño que podrían haber hecho diciendo que éramos pareja.

Cuando realmente no hemos sido pareja

y nunca nos hemos besado.

Sí que era duro, sobre todo en esas edades,

después ya, cuando teníamos 13 años, nos hacía gracia, diciendo:

"¿De qué hablarán? Si no tienen conocimiento de la causa".

Pero ha sido duro, nos queríamos ir de ahí

y Cristian se fue y lo consiguió, se fue por otras razones,

pero deseaba irse y él consiguió irse de un pueblo,

que es tan bonito pero hay cierta maldad.

No nos sentíamos a gusto hasta el punto de tener

que presentar querellas, denuncias,

que posteriormente se celebraron los juicios a favor.

No ha sido agradable, pero se ha llevado bien

por ese apoyo tan necesario, importante y vital.

Ha sido una amistad con unos cimientos tan fuertes

que la gente ha intentado destruirla

y media vida después aún sigue estando.

Dentro de media vida seguirá estando esa amistad, confío en ello.

Claro que le quiero agradecer el haber estado ahí,

nunca haberse separado de mí y, sobre todo y ante todo,

algo que es muy difícil, el soportarme.

Algo que realmente le agradezco.

Hace tres años me dijeron: "No sois pareja".

No, realmente no somos pareja y nunca lo vamos a ser,

porque no hay atracción

y es imposible que se dé esa atracción,

es como un matrimonio, sin ciertas cosas.

Le quiero agradecer que nunca se haya separado de mí

en estos tantos años, que me haya aguantado,

tengo mis manías, como todo el mundo,

que me haya dado tan buenos consejos,

que me haya asesorado tan bien, que haya sido sincero con esto,

leal y transparente.

Quiero meter un documento gráfico, una foto en Santander,

en un viaje que nos encantó y que fue muy importante.

Nos reímos, nos olvidamos de los problemas,

fuimos libres, vivimos y es un viaje muy especial.

Seguramente ahora estará de compras, no sé lo que estará ahí,

con todo lo que suele tardar, que si conjunta,

que si eso es bonito, yo creo que en tres horas le podréis localizar.

Igual se enfada, rompe a llorar, igual se ofusca,

se enfurece, se pone a reír,

no sé si le entrará la risa nerviosa, no lo sé.

Estamos en Burgos porque Cristian

tiene que recibir por sorpresa una caja del tiempo,

no sabe quién la envía ni qué hay dentro.

Este chico de 22 años está a punto de vivir un momento

que no olvidará jamás.

¿Cristian? ¡Anda! Patricia.

Hola, ¿qué tal estás? ¿Qué haces aquí?

Ya sabía yo que te iba a encontrar de compras.

Porque me han dicho que te gusta mucho esto de las compras.

Me gusta mucho ir de compras. ¿Qué te parece esto que te traigo?

¿Sabes qué es? No sé qué me traes.

Te traigo una caja del tiempo, mira. Una caja del tiempo,

¿sabes qué es? ¿Sabes qué contiene? No tienes ni idea.

No tengo ni idea qué contiene.

¿Tú te pasas el día de tiendas? Digamos que sí.

¿Eres una "fashion victim"? Tanto como eso no, pero sí.

Lo que eres más largo que la Cuaresma.

Sí, soy muy alto.

¿Dónde tienes las piernas? Que no acaban nunca.

Si te quedan cortos hasta los pantalones.

Me gusta llevarlos así, me gusta enseñar el tobillo.

Como no estoy a la moda como tú... Ponte aquí que quiero verte bien.

¿Estás nervioso? Mucho.

¿Te gustan las sorpresas? Sí me gustan.

Pero a uno le inquieta. Me inquietan mucho.

Y que te traigan una caja del tiempo, más.

Más todavía.

¿Quién puede estar detrás de algo así?

No tengo ni idea, te imaginas mucha gente,

pero luego también piensas que quién te va a llamar a la tele.

Tú, que te has imaginado tanta gente, dime alguien.

No sé, la verdad.

Algún amigo, lo que más me imagino.

Dime un nombre, a ver si me suena de algo.

Mi mejor amigo.

¿Cómo se llama? Sergio.

¿Y por qué te iba a enviar una caja del tiempo?

Para agradecerme algunas cosas.

¿Pero tiene algo que agradecerte? Igual sí, no sé.

¿Puedes ser un poquito más concreto?

Algunos temas con sus amigos, lo ha pasado mal,

se han metido mucho con él.

¿Por qué se metían con él? Por ser diferente.

No me lo quieres decir.

¿Él te ha ayudado a ti también? Sí, también.

¿También se metían contigo? No, pero también lo he pasado mal.

¿En qué? Con el amor y cosas de esas.

¿Qué te pasa con el amor?

Como a todo el mundo, que no siempre salen bien las cosas.

¿Estás impaciente? Sí, bastante.

¿Estás nervioso? Sí.

No sabemos quién manda la caja, no sabemos que hay dentro,

pero lo que sí sabemos es que no la puedes abrir ahora.

Me dejas todavía con más nervios. La persona que te envía esta caja

quiere que se mantenga cerrada durante tres horas.

Para que tú la mires, la cuides, no intentes abrirla,

no se puede abrir

y pienses quién puede estar detrás de todo esto.

¿Te parece bien? Vale.

Por cierto, estabas mirando cositas.

Sí.

Enséñame alguna cosa, alguna duda que tengas, a ver si te resuelvo.

Hay una cazadora de ahí que me había gustado bastante.

¿Y los pantalones? También me gustan mucho.

¿Vamos a verlo? Vale.

¿Te gusta el verde o el beige?

¿Cuál te gusta más? Me gusta más el verde.

Para verdes, yo me iba a este verde ya.

Lo que pasa que la pana... Con el frío que hace en Burgos,

¿tú sabes qué bien te viene la pana? No me convence.

¿Para nada? Hola, Cristian.

-Hola. -¿Qué tal?

¿Eres amiga de Cristian? Sí.

¿A que es bonito el verde? Sí, bueno...

No te gusta. A mí no.

A mí sí.

Esta es mi recomendación, luego ya tú haz lo que quieras.

Aquí te dejo con los pantalones y te dejo con tu caja del tiempo.

Hasta luego. Me han enviado una caja

que contiene algo dentro y no sé qué es, estoy muy nervioso.

-Histérico perdido, conociéndote. -Muy nervioso.

-Oye, he visto unas cosas arriba que me han gustado mucho.

-Vamos a verlas.

¿Cuánto tiempo queda? -Dos horas y tres minutos.

-Mira qué cinturones.

A ver, este te queda más a ti.

Qué guapa.

¿Cuánto queda? -1 hora 50 minutos.

-Vámonos ya. -Sí, vámonos.

-Tengo unas ganas de ver la caja. -No queda nada.

-Estoy muy nervioso, la verdad.

Hola, Cristian. Hola, Patricia.

Te veo inquieto. Muy inquieto.

¿Qué cara es esta? De nervios, muchos nervios.

¿Qué es lo que te inquieta tanto? ¿Hay algo que te da miedo?

¿Qué estás pensando?

No me hago una idea de quién puede ser

ni lo que puede tener, no sé.

Has estado venga a pensar qué puede ser y quién puede ser.

Y no has llegado a ninguna conclusión.

Ninguna, no tengo ni idea.

Estamos en la cuenta atrás, quedan ya muy poquitos minutos

para que puedas saber qué hay dentro de esta caja.

¿Estás dispuesto a cualquier cosa? Sí.

¿Seguro? Sí.

Antes me has hablado de amor, me has hablado de amigos,

pero no me has hablado de familia.

Como en todas familias hay algún problemilla.

Pero antes me has hablado de críticas, de un amigo

con el que la gente se metía, también contigo.

Sí, alguna vez en algún tema de esos.

Pero yo siempre he pasado y me ha dado igual.

¿Qué tema? Se metían sin más.

De mis mejores épocas no era.

¿Cuánto tiempo nos queda? Muy poco, cuenta atrás.

Sí. ¿Quién será? Muy pocos minutos.

¿Qué me querrán dar? ¿Qué me querrán decir?

¿Qué te gustaría? Ni lo imaginas.

No, no tengo ni la más remota idea de qué puede ser, nada.

Has sospechado de alguien, seguro,

porque todo el mundo sospecha de alguien.

Igual de algunos amigos con los que he perdido el contacto.

¿Quién? No sé, algún amigo,

un amigo que se llama Javier, que conocí en la infancia.

¿Hace mucho que no lo ves? Sí, hace bastante.

¿Cómo va la cosa? Falta muy poquito.

¿Estás preparado para cualquier cosa?

Sí.

¿Qué notas en el estómago? Antes me has dicho que temblabas.

Sí, temblores, el estómago lo tengo ya...

Que tengo ganas de abrirlo,

que sea lo que Dios quiera y para adelante.

La caja está a punto de abrirse.

¿Estás preparado? Sí.

La caja se ha abierto, este es el momento

en el que descubres que hay dentro.

¿Preparado? Sí.

Mira.

¿Qué tiene de especial esta foto?

Que ese día estuvimos en Santander,

estuvimos con otros dos amigos más, nos lo pasamos muy bien.

Sin más. Sí.

Te has puesto muy nervioso, ¿por qué?

Ahora ya no lo estoy tanto, estaba más nervioso antes.

Pero me da la sensación que no acabas de entender

el porqué de la foto.

Sí y no.

¿Qué es para ti Sergio? Es un buen amigo.

¿De tus mejores amigos? Sí, de mis mejores amigos.

¿Cómo definirías la relación que tienes con él?

Buena, porque nos apoyamos el uno al otro.

Yo me olía que era él, pero no me lo imaginaba.

La foto es una foto en la que aparece él y tú.

Pero aquí todavía no ha aparecido nadie más.

Ya es hora de que aparezca la persona

que te ha enviado esta caja.

Hola, Sergio.

¿Nos sentamos? -Sí.

Venga, sentaos. Os hago un hueco.

Quería agradecerte todo este tiempo,

todo lo que has hecho por mí, todo lo que me has ayudado.

Ya sabes que has sido muy importante en mi vida,

siempre lo has sido y lo seguirás siendo

y creo que te mereces esta sorpresa, esta muestra pública

de mis sentimientos, que ya los sabes

y lo sabe Amalia también.

No creías que era yo.

-Sí que creía que eras tú, se lo he dicho a Amalia.

Os voy a pedir un hueco.

Pasa.

Porque tengo la sensación, Cristian, de que estás un poco molesto.

¿Qué pasaba cuando eráis pequeños, Sergio?

Que la gente veía nuestra amistad de otra forma que no era así.

Pensaba que eráis pareja. Sí.

Es lo que pensaba la gente.

Yo creo que a día de hoy lo siguen pensando,

pero es que Amalia, Natalia,

nuestros padres, Cristian y yo, sabemos que no es así.

Pero la gente, como hay ese buen "feeling", esa compenetración.

Parece que os da miedo decir eso.

No pasa nada, decirlo, no lo somos y ya está.

Es que no lo somos, tanta lucha cansa.

-Nunca he entendido por qué lo han dicho.

Dejadlo claro de una vez por todas, pero con todas las de la ley.

Ya lo dejamos claramente que no somos pareja.

Tanto si lo sois como si no lo sois. Para nada.

No hay que darle importancia a estas cosas.

En un momento dado fue duro para vosotros

y eso es lo que tú quieres agradecerle.

Sí, eso y mucho más.

Dale un abrazo a tu amigo.

Me voy a emocionar yo también.

Chicos, me alegro que tengáis esta amistad.

Espero que continúe durante muchísimos años

y que estéis siempre así de unidos,

que nadie diga nada que no tenga que decir, y el que lo diga,

que se aguante, allá cada cual con lo que diga.

Vosotros tenéis claras las cosas, ya está, eso es lo importante.

Me alegro mucho de haberos conocido y os dejo charlando

tranquilamente de vuestras cosas. ¿De acuerdo? Hasta luego.

La vida está llena de matices y cada uno de nosotros somos únicos.

Es el tiempo de la amistad y las sorpresas

y quién sabe si usted puede ser el siguiente en recibir

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 18/10/16 (1)

Cuestión de tiempo - 18/10/16 (1)

18 oct 2016

Gregorio quiere sorprender a su hija por ser una luchadora a pesar de lo dura que ha sido su enfermedad. Blanca responde por fin a la pregunta que le hizo su pareja: ¿Quieres casarte conmigo? Y Cristian recibe la caja del tiempo porque, para su amigo Sergio, es la persona más importante de su vida.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 18/10/16 (1)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 18/10/16 (1)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Marivi

    Que gesto tan bonito... Muy emotivo... te deseo lo mejor y mucha salud....

    20 oct 2016