www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3754002
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 11/10/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Cuando la vida nos pone en situaciones difíciles

reconocer nuestro miedo,

muchas veces se convierte en el gesto más valiente.

Sea valiente y anímese a enviar a través de la caja del tiempo,

ese mensaje que nunca se atrevió a confesar.

Bienvenidos a "Cuestión de Tiempo",

el único programa en que el tiempo lo marca usted.

Macarena, para quién es esta caja.

Va para mis padres, desde que me adoptaron hasta hoy,

me han tratado como lo que soy su hija.

-¿Qué crees que puede ser? -Pesa mucho.

-Sé que es algo bueno, pero lo quiero saber ya.

¡Atentos!

Abierta está.

Macarena está orgullosa de sus padres,

y les adora, el estrés y los problemas

le hacen perder el control

y las formas con ellos, pero hoy con su caja,

les pedirá perdón.

Hola Macarena, qué tal.

Aquí estamos.

Necesitas una caja del tiempo, así que vamos a hablar.

Esta es la caja del tiempo que nos has pedido,

para quién es la caja.

Va para mis padres.

¿Por qué tus padres van a recibir esta caja?

Desde que me adoptaron hasta hoy,

y hasta los días que me quedan, me han dado todo su apoyo siempre,

y me han tratado como lo que soy, su hija.

¿Y tú crees que no has estado a la altura?

No.

Me dices que tus padres te adoptaron,

cuando eras un bebe, supongo.

Me adoptaron con cuatro meses,

por lo tanto yo no me enteré de nada.

Me lo fueron contando de tal manera,

que yo me lo tome lo más natural posible.

Qué es lo que les lleva a decidirse por la adopción.

Ellos me adoptaron con 40 años,

estaban al límite de que les diesen un bebe,

o un niño de un año en adelante.

Y les dieron un bebe.

Se quedaba embarazada pero tuvo 11 abortos.

Y no le sacaron el problema, y al final decidieron adoptar.

Estuvieron en lista de espera 5 años.

Y al cabo de los cinco años, pues le llamarón la asistente social,

y le dijeron que tenían una niña,

y fue pues una alegría muy grande para ellos.

¿Cómo te van contando que eres adoptada?

Cuando era pequeña, me empezaron a contar que era adoptado,

y que no había nacido de la tripita de mi mamá.

Y yo me lo tomaba como algo muy natural, absolutamente normal.

Para mí es más...

Decían las madres del colegio, que me hacía la chula,

porque yo era adoptada.

Y a mí madre le decían

que su hija se hacía la chula porque es adoptada,

y ahora los demás también quieren ser adoptados.

¿Y qué decía tú madre cuando contabas con total normalidad

y como tú dices en plan chulita, "yo soy adoptada"?

Pues mi madre, contenta pero a la vez como con miedo.

Porque me diese por irme a buscar a la familia biológica,

o que me faltase algo que ellos no me hayan dado

y lo buscase en la familia biológica,

pero es que no ha sido así para nada.

Di guerra,

a lo mejor cuando tengo un estado de ánimo muy bajo

y me empiezan a pasar cosas malas,

que no tienen que ver nada con mis padres,

y llegan mis padres y hacen algo...

por ejemplo, me quiero poner esto de ropa

y me lo habían metido en la lavadora...

Y sobre todo en la "época del pavo", 16-18, esa fue mi peor época.

Y con tus padres te enfadas, y mucho.

¿Cómo reaccionas con ellos? Me ciego...

¿Qué es eso?

Empiezo a decir cosas, "me voy a ir de casa".

¿Y lo has hecho? Lo he hecho.

En todos esos años que tienes un pronto fuerte,

y discutes con tu madre, tienes tus cosas,

¿tienes alguna amiga en la que te apoyas y le puedes contar todo?

Sí, realmente siempre he querido tener hermanos,

pero no me ha faltado, porque tengo una amiga,

que es como una hermana.

Se llama Ángela, llevamos juntas desde los dos años.

Y siempre igual, nuestras madres nos vestían igual,

hemos estado las dos siempre muy unidas.

Siempre la he intentado defender en todo,

siempre he hecho yo como protegiéndola a ella.

Te voy conociendo un poco, y sé que tienes

un gran estrés en el trabajo, que estás muy agobiada,

que eso también te provoca tener el carácter que salta enseguida.

Dejaste de estudiar muy joven, por qué.

Porque tenía que ayudar a mis padres,

a mis padres les despidieron.

Mi padre era camionero y la construcción...

Y a no tener el camión suyo propio, pues no.

¿Con qué edad empezaste a trabajar? Con 18,

y nada más que he estado en el paro un mes.

¿Qué te dicen ante esas reacciones tan viscerales que tienes?

Pues que me dijeron que están preocupados por mí,

porque últimamente solamente pienso en el trabajo,

luego también están preocupados en temas de la salud.

Porque he adelgazado siete kilos, en dos meses.

Incluso no me apetece salir de casa porque me veo muy delgada,

y quiero engordar, es todo.

Tienes a tus padres preocupados por diferentes cosas.

Veo que tienes que aclarar muchas cosas con tus padres,

tienes que pedirles perdón por todo eso que nos has contado.

Aquí tenemos la caja.

¿Qué es lo que quieres meter en la caja?

Este diario,

que aunque está un poco viejo, mi madre se va a acordar de mí,

cuando lo vea, porque estuvimos un año de vacaciones en Benidorm,

y me tire toda las vacaciones con el libro dibujando.

¿Cuántos años tenías? Unos ocho años.

Este ese el objeto que va destinado a tu madre, pero no es el único.

También mi obsesión por las cámaras de fotos,

para que mi padre recuerde, cuando venía del cole,

que todos los días traía una cámara de fotos de papel,

que mi obsesión viene por mi padre,

porque a él le encanta la fotografía.

Tenemos el diario y esa cámara de fotos... pero hay algo más...

Sí, me gustaría también agradecerle a Ángela

todo lo que ha hecho por mí,

y quiero también incluirla porque para mí es mi familia.

Va a saber que esto lo he hecho yo.

Pues ahí están los tres objetos, lo primero.

Vamos a meterlos, a ver cómo lo hacemos.

¿Cuánto tiempo quieres que esté la caja cerrada?

Yo creo que dentro de cuatro horas, estaría bien,

porque si no a mí padre le da algo.

Y después hacer punto y aparte...

Hacer las cosas mejor.

Sí, es lo que voy a intentar.

Pues voy a entregarles la caja a tus padres,

no voy a perder el tiempo, ¿te parece?

A ver.

Hasta luego.

(Timbre)

Hombre Patricia...

Hola, Mari Carmen, no te asustes.

¿Quién es? ¿Hola?

Hombre, Patricia.

Tú debes de ser Goyo. Voy a cerrar la puerta.

Pues os traigo una caja del tiempo, es un poquito raro, lo sé.

¿Hablamos un ratito?

Dejamos la caja.

Goyo y Mari Carmen, todos los días no le llega uno a casa,

una caja del tiempo,

y os veo cara de no sé de nervios o de preocupación.

Sobre todo a ti, Goyo.

No, para nada. No estoy preocupado.

Porque sé que una cosa mala no puede ser.

Vamos a ver quién puede ser,

¿Cuántos años lleváis casados vosotros?

Treinta y...

-Desde 77.

Unos cuantos. Tenéis una hija.

Creo que además es una hija muy deseada.

Os costó llegar hasta ella.

Tiene 24 años.

Recordarías ese momento en el que le veis la cara por primera vez.

Es inimaginable.

Nos llamarón que fuéramos,

y estando allí, nos dijeron que tenían una niña para vosotros.

Y claro yo la quería ver,

y me dijeron que nos esperáramos, porque la niña tenía un problema.

La niña tiene reflujo, y no oye bien.

Y entonces le dije yo a la persona...

"Yo creo que eso no es motivo

para que esa niña no pueda tener unos padres".

Y bueno, llegamos a casa y sin pensarlo,

llamamos automáticamente, y al día siguiente,

fuimos a por ella, me la pusieron en los brazos,

y se nos quedó mirando a los dos.

Y nos echó una sonrisa de oreja a oreja.

Yo el día que fui a por ella,

yo iba mentalizado de que,

mi mujer había dado a luz, e iba por mi hija.

¿Qué os gustaría que hubiese en la caja?

No sé.

¿Quién puede ser? Ya te digo que no tengo ni idea.

Yo pienso que puede ser mi hija, que nos quiera decir algo,

por la trifulca que hemos tenido.

¿Pero eso pasa a menudo? Sí, muchas.

Es muy nerviosa, si no le sale algo bien...

-Los problemas se los trae del trabajo a casa.

Entonces con nosotros se desahoga.

¿Y cómo os sienta eso a vosotros? Pues mal.

-Hay veces que a lo mejor la hemos tenido,

y luego nos ha pedido perdón.

Yo no quiero que cambie, la quiero como es.

Hombre con los años, se va templando un poquito, como nos pasa a todos.

Cuando tenemos 16 años,

nos da la impresión de que nos vamos a comer el mundo.

Os tengo que contar que la caja no se va a abrir, ahora.

Porque quién decide cuándo se abre la caja es quien la envía.

Y la persona que me ha hecho traeros esta caja del tiempo,

me ha pedido que la caja se abra dentro de cuatro horas.

Ha pasado ya un rato,

y ahora falta un poquito más de tres horas para que la caja se abra.

Toda vuestra, nos vemos en un rato.

¿Luego vuelves? Sí, paciencia.

¿Qué crees que puede ser? -Pesa mucho.

-No acabo de entender de qué se trata.

Goyo y Mari Carmen,

unos padres a punto de recibir la mejor de las sorpresas.

Las disculpas de su hija Macarena.

Macarena, qué tal estás.

Muy nerviosa.

No falta nada. Por eso mismo.

Estoy muy nerviosa.

Pues estate tranquila, para poder decirles todo eso que quieres.

Yo les he dejado hace casi tres horas,

queda muy poco para que se abra la caja.

Les he dejado intrigados y nerviosos, también.

Por eso mismo, no sé cómo van a reaccionar.

Subo, y en un rato subes tú, y ya...

Prepárate.

Vale.

¿Qué tal estás tres horitas?

Bueno, hemos estado haciendo fotos y haciendo cositas.

-Sé que es algo bueno,

estoy convencido de ello, pero quiero saberlo ya.

Atentos...

Abierta está.

Esta caja viene llena de cosas,

¿qué es esto?

Esto es lo que a mí hija le ha encantado siempre,

hacer cámaras de fotos. -Hecha por mi hija.

¿A quién le gusta la fotografía? A su padre.

Hay un pequeño diario. De ella.

Muchas cosas de ella.

Son dibujos pero de hace tiempo. De cuando era pequeña.

Hay un tercer objeto,

pero este no es para vosotros...

vamos a dejarlo a un lado de momento.

Y vamos a hablar un poco de lo que habéis recibido,

¿qué creéis que significa esto? A parte del genio que tiene,

de las broncas que hemos tenido, me consta que nos quiere con locura,

y no sé no te puedo decir nada más.

-Esto le recuerda a su infancia que era feliz.

-La que os he liado.

-Sabías que eras tú.

-Bueno ante todo, sabéis que os quiero mucho,

y que muchas gracias por todo lo que habéis hecho

por mí toda la vida,

y quería pediros perdón,

por lo cómo me he estado comportando últimamente,

porque he estado mal, pero no es excusa,

no es culpa vuestra,

ni quiero que os sintáis culpables de que me habéis malcriado,

y quería pediros perdón, porque a veces no me controlo,

los nervios, por lo histérica que me pongo a veces.

Que voy a intentar calmarme todo lo posible,

voy a intentar que todo vaya mejor,

y que para mí la palabra adoptada no existe,

la palabra que existe es familia.

Y vosotros lo sois todo.

-Igual que nosotros contigo. Eres lo único que tenemos.

-Y vosotros lo único que tengo yo.

-Te lo he dicho mil veces,

que no tienes que pedirnos perdón por nada.

Tú quieres hacerle llegar un mensaje a Ángela, a través de este muñeco.

¡No me lo esperaba!

Quería decirte que tú eres mi hermana de sangre y para siempre.

Aprovechar este momento,

yo creo que Macarena ha dado un paso,

que lo que quiere es estar más tranquila,

no tener esos arranques, a ti decirte todo lo que te quiere.

Aprovechar el momento, creo que es muy valiente lo que ha hecho ella,

así que disfrutar de esta caja del tiempo, y de este momento.

Un besito a todos.

Los padres son las personas que te dan todo el cariño,

todo el amor, y que nunca te dejan de lado, no hay más que decir,

es el tiempo del querer.

Y quién sabe si usted será el siguiente

en recibir la próxima caja del tiempo.

He pedido la caja del tiempo para dársela a mí marido Pepe,

le quiero agradecer todo el apoyo que me ha dado,

cuando toda la enfermedad estaba a flor de piel.

-Me han dado una caja para ti.

-No sabe quién puede ser.

-Puede ser algo bonito.

Isabel,

nunca ha tenido una vida fácil, por eso quiere enviarle

su caja del tiempo a la persona que desde el primer momento,

ha sido su apoyo más incondicional, su marido Pepe.

He pedido la caja del tiempo para dársela a mí marido Pepe,

para agradecerle el tiempo que ha estado a mi lado,

y que nunca me ha dejado.

Mi vida antes de conocer a Pepe, era de ser una madre pues separada,

trabajadora y bueno con ganas de vivir,

y de sacar a mi hijo adelante.

A Pepe le conocí en la despedida de soltero de mi cuñado

de mi hermana, en medio de la fiesta,

cuando todos nos lo estábamos pasando bien,

mi hermana desapareceré,

entonces llega un desconocido, para mí,

aunque eran íntimos de mi hermana y mi cuñado,

me abraza, y me dice que no me preocupe,

que todo el mundo va a buscarla que no le va a pasar nada.

Todo el mundo a buscarla, y vino el hermano de mi cuñado,

diciendo sobre las 6 de la madrugada, que ya la habían encontrado,

que estaba en el garaje del padre del novio,

que estaba plácidamente durmiendo en la furgoneta.

Entonces me volvió a abrazar esa persona desconocida,

en ese momento para mí, y bueno hasta ahora.

Pepe y yo no nos pedimos matrimonio en ningún momento,

la pedida de matrimonio nos la hace mi hijo Daniel,

estábamos viendo la televisión,

y vino Daniel y nos dijo que por favor apagáramos la tele,

que quería hablar con nosotros.

Al principio estábamos muy serios,

porque nos creíamos que era algo del colegio.

Y el niño nos pidió por favor, que nos casáramos.

Que veía muy feliz a mamá con Pepe, y que él quería ser feliz

y tener un hermano, y bueno él es el que inicia

que prepararemos una boda familiar.

Empezamos a buscar al bebe, pues desde el viaje de novios,

me enteró que estoy embarazada y al añito de nacer Carlos,

pues me voy notando,

cada día más cansada, y me iba encontrando cada día peor,

porque iba empujando el carro de mi hijo y gente muy mayor,

me adelantaba al andar.

Una noche me acuesto,

y al día siguiente me quise levantar y no pude.

Fue imposible. En ese momento,

empieza ya todo lo que es nuestro calvario como pareja,

porque yo estaba muerta de dolores y él único que estaba a mí lado,

aparte de mis hijos, era mi marido.

Él era el que me bañaba, el que me vestía,

el que me hacía la comida, el que todo.

Tengo espondilitis anquilosante,

se va soldando mi columna, y una artritis reumatoide.

Conlleva la inmovilidad, el estar con medicaciones muy fuerte,

como la morfina, antinflamatorios, antidepresivos,

y yo entro en una depresión, porque cuando era sumamente feliz,

que había conseguido tener a mi bebe,

y que me hijo mayor era superfeliz...

Si no llega a estar Pepe conmigo,

hubiera sido una carga para mis hijos,

y hubiera tenido que estar en una residencia.

Vinieron a hacerme una valoración para ver la incapacidad

por culpa de la enfermedad, me dicen que tengo dos opciones.

Irme a una residencia, o vivir aquí con mi familia, o un centro de día.

Y ahí él me dice que no se iba a mover de mi lado nunca.

Le debo mucho, todo.

Le debo otra vez el aprender a andar,

el aprender a disfrutar como respiro,

como me puedo hacer un café sola,

aunque necesito ayuda para muchas más cosas, todavía.

Pero, es la persona que me ha apoya las 24 horas del día,

hasta la noche, para cuando tengo un brote, él viene me abraza,

me acuerdo perfectamente del primer abrazo de él,

esa persona desconocida que entró a la fiesta, y que me abrazo.

Recuerdo la cara de Pepe, cuando me dijeron que me sentará

en una silla de ruedas, me dijo que ya saldría de ella,

que no me preocupará, que no lo viera como el final.

Pepe me decía que era tan cabezona y que tenía tanto amor propio,

que iba a ser capaz de salir de la silla de ruedas,

y volver a empezar a andar.

Y llevaba razón, lo he conseguido.

Recuerdo la cara de Pepe, cuando me levante de la silla,

lo has conseguido, lo sabía...

Hasta el pequeño, y el mayor igual.

Ese día fue muy importante.

Lo que quiero agradecerle a Pepe,

desde el minuto cero que le conocí,

hasta hoy, su apoyo, su cariño.

Mi compañero, mi amigo, mi cuidador, mi amante, mi marido.

Es que es todo.

Quiero meter en la caja este reloj, que significa mucho,

que es el que me regalo cuando éramos novios.

Y marca desde el minuto que nos conocimos,

hasta el minuto final, que estemos juntos.

Le voy a poner dos horas a la caja,

porque calculo que es lo que va a tardar, cuando salga del trabajo,

al sitio que le voy a citar y tenga un poco de tiempo, para la entrega.

Pepe está a punto de salir del trabajo,

y de encontrarse casualmente con Dani, el hijo de Isabel,

él será el encargado de entregarle la caja del tiempo.

Te voy a dar una caja,

y tiene una cosa dentro, no sé lo que es,

y tiene un temporizador y cuando llegue a cero.

Y ahí se abrirá la caja cuando llegue el contador a cero.

-¿Una hora? -Sí.

-¿Y por qué? -No lo sé, cuando se abra,

yo no sé nada. Bueno que me voy a trabajar.

Dos besos y ya lo verás.

-La madre que te pario.

Estoy emocionado por la sorpresa, vamos no me lo esperaba.

-Cuando le den la caja,

será una sorpresa, porque no sabe quién puede ser.

-Puede ser algo bonito, me han dado una dirección,

y tengo que ir a ella, y esperar a que se abra la caja.

La caja creo que me la ha enviado mi hijo Daniel,

pero ahora dudo, y ya no tengo ni idea.

-Creo que no va a sospechar de mí,

porque además le da la caja mi hijo, el mayor.

No creo que él sospeche de ninguno de casa y menos de mí.

-A mí mujer la conocí en una despedida de soltero,

de mi cuñada, y de mi cuñado.

Desde entonces no nos hemos separado, estamos aquí.

Llego en una época de mi vida que me hizo falta,

y la conocí y dije es ella.

-El primer beso que me da, lo hace en un sitio del pueblo.

Que le llaman "la matilla", y como aquel beso,

no me lo habían dado nunca.

-Es mi media naranja.

-Me dio la sensación de que le había encontrado.

-Siempre había estado enamorado de ella.

Incluso ahora mismo, más que nunca.

Lo malo que hemos pasado, la enfermedad de mi mujer,

pues ha sido muy duro,

en el sentido de que ella se vio con dos enfermedades reumáticas,

muy graves,

y ella fue la primera que ha tenido más fuerza que ninguno,

y la que ha querido luchar contra esta enfermedad,

y yo creo que lo está consiguiendo,

porque está muerta de dolores, pero aun así no para.

Y yo le convencí para que se sentará en la silla de ruedas, y digamos,

pues poder moverse, y no estar en la cama, y bueno fue duro.

Por parte de mi mujer,

no lo sé exactamente si ha sido ella la que ha querido tirar la toalla,

creo que alguna vez sí, pero yo no.

-Cuando me diagnostican la enfermedad,

se nos cae un poco el mundo encima.

Porque las articulaciones empiezan a inflamarse a tener fiebre,

empezamos con tratamientos fuertes, entro en una depresión.

Entonces en ese momento le digo que me quiero separar,

que cojo una residencia,

que no puedo ser carga para los tres,

y que yo entiendo que él puede ser feliz,

con otra persona, fue duro para él, se pensaba que no le quería.

-Qué momento borraría, yo creo que ninguno,

porque de todo se aprende, de las cosas buenas y de las malas,

y no creo que haya que borrar nada.

Si borras algo, hubiese cambiado a lo mejor, todo.

-Desde la silla, hubo muletas, hubo andador,

hubo no poderme levantar sola, no pude hacer pies nunca sola,

no me podía lavar las manos, no podía comer,

y a veces aunque sea tú familia, es duro, muy duro.

-Mi mujer nunca pide ayuda, ella...

Tenemos una chivata en casa, que es la perra,

Manchitas cuando está a su lado y no se mueve de su lado,

yo sé que mi mujer está mal.

-Pero hay que vivirlo.

Y el primer día que senté a mí hijo

en las piernas para llevarle al cole encima de la silla, igual.

Eso lo borraría.

-Estoy muy enamorado de Isabel, y espero que sea para siempre.

Sin ella, no seríamos nada, ninguno.

La apertura de la caja de Pepe,

es inminente y en cuanto vea el reloj sabrá.

Quién la envía.

Isabel su mujer está deseando darle el homenaje que él se merece,

por ser su fiel compañero en sus peores momentos.

Ahora estoy nervioso.

-No creo que deje de mirar el contador de la caja.

-Lo peor es el último minuto.

-Yo creo que él está más atacado que yo de los nervios.

-Mi mujer, el primer regalo de San Valentín.

Pues significa amor, cariño, una vida...

Recuerdo alegría, pasarlo bien continuamente, muchas cosas.

Quizás mi mujer lo que quiere decir

es que vuelva a ser todo como al principio,

es el pilar de la casa y la quiero mucho.

Sí estuviera aquí le diría que la quiero mucho.

-Pues nada, te entrego la caja porque...

hemos vivido muchas cosas juntos,

quiero que vivíamos igual que hasta ahora,

y el reloj que me regalaste, marca el tiempo de lo de atrás,

y el tiempo del futuro, que sigamos juntos,

y sobre todo gracias por cuidarme, y no dejarme.

Te mereces esto y mucho más.

-Tú te mereces más.

-Gracias.

-No hacía falta esto.

-Sí, yo creo que sí.

De alguna manera te lo tenía que decir,

espero que te haya gustado.

-Más me gustas tú.

Quién mejor que la persona amada

para combatir los momentos duros de la vida,

es el tiempo de luchar juntos, y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Estas dos cajas son para mis dos mejores amigas,

quiero agradecerles todo el apoyo incondicional

que estoy teniendo por su parte.

-Pues tengo una sorpresa, me acaban de dar esta caja.

-¿Para mí? -¿Pero qué es esto?

-Tienes que ir a esa dirección no te puedo decir nada.

-"Esta caja se abrirá en la dirección abajo indicada".

-Esta caja del tiempo, no sé quién me la puede enviar.

-Puede ser que alguien del pasado me quiere decir algo.

-¡Ya!

Ingrid quiere enviar dos cajas del tiempo,

con dos propósitos muy distintos.

La primera para su amiga Raquel,

la segunda para Jomane, también su amiga.

Ninguna de las dos sabrá, que hay dos cajas,

hasta el momento de la apertura.

(Timbre)

¿Ingrid?

¡Hombre, Patricia!

Oye vengo, cargadita, ¿puedo entrar? Un beso.

Que tú a falta de una, dos cajas.

¿Pasamos?

Ingrid nos has pedido dos cajas, no una.

¿Para quién son estas dos cajas? Las dos cajas,

son para mis dos mejores amigas, Jomane y Raquel,

que son dos personas, superimportantes en mi vida,

porque siempre han estado en lo bueno y en lo malo.

¿Qué mensajes les quieres hacer llegar con las cajas?

Quiero agradecerles, todo el apoyo que estoy teniendo por su parte,

en la música y en todo en general.

¿Cuándo conociste a Jomane?

La conocí hace ya bastantes años,

teníamos 14 años,

y la conocí en una academia de canto.

O sea, que la música nos une.

¿Os hicisteis amigas íntimas?

Nos consideramos como hermanas,

es una de las personas a las que más quiero en mi vida.

Las dos somos personas muy soñadoras,

tenemos muchas fantasías, y siempre hablábamos de todo,

de poder irnos fuera de España, para dedicarnos a la música.

Ella tuvo que dedicarse a trabajar desde bien pequeña,

dejo los estudios, dejo la música, y eso me dolió mucho.

Ella, cómo se lo tomo.

Yo sé que en el fondo se le ha quedado esa cosa,

de poder seguir en la música.

¿Ha llorado contigo de esas cosas? Sí.

A Jomane, ¿le hubiera gustado vivir profesionalmente de la música?

Sí, le hubiera encantando.

¿Sigue cantando? Ella canta,

cuando a lo mejor nos juntamos, o a lo mejor tenemos algún evento,

pues sí que canta conmigo.

Jomane qué momento personal está pasando ahora.

Un momento un poco difícil.

Está bastante mal de ánimo, porque ha ido dejando cosas atrás,

y esas cosas te hacen mella, uno a lo mejor se plantea una vida,

que luego no puede tener, y eso sí que te pesa.

Tú objetivo entre otros es animar a una amiga.

Sí, para que se dedique a la música que es lo que siempre ha querido,

y también para agradecerla todo lo que está haciendo por mí,

es que nos llamamos hermanas.

Tienes por otro lado, otra amiga, se llama Raquel,

y también le quieres enviar una caja del tiempo.

¿Desde cuándo es amiga, Raquel?

Nos conocimos en el 2012,

mi tía es clienta habitual de Raquel,

porque tiene una peluquería.

Raquel le comentó a mi tía,

que desde siempre ha querido cantar y dar clases de canto.

Mi tía le dijo que nos iba a presentar,

porque yo soy profesora de canto.

Te has convertido en su profesora.

Eso es.

¿Cómo es Raquel?

Raquel es fantástica, es una persona superalegre,

superdivertida, en clase siempre nos estamos riendo.

Ella es más mayor que yo, tiene más experiencia en la vida,

y siempre me dice que no me preocupe por nada.

Porque he tenido problemas de salud con mi familia, con mis padres,

y ella también ha pasado por algo parecido,

y me tranquiliza mucho, me dice que no me preocupe.

Raquel es tú consejera,

amiga, se quiere dedicar al mundo de la canción.

¿Es tú fan? Sí, mi fan número uno.

Me dijo que siempre me iba a seguir, a todos los conciertos,

y así lo ha hecho. No ha faltado a ninguno.

¿Cuál es el motivo de que le quieras enviar una caja a Raquel?

Para agradecerle todo lo que está haciendo por mí,

en la música, en los consejos.

Es una persona que me trasmite mucha positividad, me alegra la vida.

Vamos a empezar con la primera caja, la de Raquel.

¿Qué es lo que quieres meter en la caja?

Quiero meter una pulsera que es como un amuleto.

¿Dónde quieres que le entreguemos la caja?

Pues me gustaría entregársela en su peluquería,

que precisamente es donde la conocí. Y es donde le das clase...

Sí. Mete la pulsera en la caja.

¿Y cuánto tiempo quieres que esté cerrada esta caja?

Yo creo que cuatro horas.

La vamos a programar, y vamos con la caja de Jomane.

Ya tenemos una caja cerrada.

Qué quieres meter dentro de la caja de Jomane.

Quiero meter unos pendientes que son especiales,

porque a ella le encantan,

ella tenía unos que hace tiempo que perdió, son estos.

Además me dice que se identifica mucho con mi estilo.

El mensaje que lleva esta caja, ¿cuál es?

Decirla que tiene que estar bien, que la quiero animar,

que la quiero ver feliz, y que se dedique a la música.

Vamos a meter los pendientes.

¿Cuánto tiempo quieres que esté cerrada?

Pues más o menos, cuatro horas y diez minutos.

Primero se abrirá la de Raquel, diez minutos después la de Jomane.

Ya están cerradas las dos cajas,

tenemos que hacerlas llegar a su lugar.

Así que me las llevo, y prepárate para que el mensaje

que quieres hacer llegar a tus amigas,

llegue como tiene que ser.

Me voy que tengo trabajo.

Hasta luego.

Las cajas del tiempo

que Ingrid quiere hacer llegar a sus dos amigas,

están a punto de llegar a sus correspondientes destinos,

la peluquería de Raquel, y la casa de Jomane.

Veamos cuál de las dos se sorprende más.

(Timbre)

Jomane soy Mari,

¿puedes bajar un momento que tengo una cosa para ti?

-Vale.

-Qué tal.

-Bien.

-Tengo una sorpresa, me acaban de dar una caja del tiempo,

y que se la dé a Jomane.

Y me ha dicho que para que se abra, tienes que ir a esta dirección.

-Pues yo te cuento cuando sepa algo. Muchas gracias.

-Yo me voy.

-¿Tú qué haces aquí?

-Que te tengo que entregar una caja, que me han dado para ti.

Solo puedes abrirla en la dirección que te pone.

-¿Qué es esto? -No lo sé.

-Tiempo de espera cuatro horas...

¿Ya te vas? -Me tengo que ir.

-¿No puedo abrirla ni nada? -No.

-Tienes que ir hasta allí.

-3 horas y 45 minutos,

y no lo puedo abrir ni nada, y quiero saber qué es.

Yo creo que la caja del tiempo me la envía mi marido.

Él es muy cortado para estas cosas, pero yo creo que sí,

como siempre le estoy diciendo que no me quiere,

pues no sé, querrá darme una sorpresa.

-La caja del tiempo, no sé quién me la puede enviar,

pero no lo sé, alguna amiga, familiar no creo.

-Igual alguien del pasado me quiera decir algo, pero vamos.

-Me sorprendería mucho que fuera alguien de la infancia,

pero me gustaría mucho.

-Trabajo en una peluquería,

aquí estoy casi todas las horas del día.

He pasado recientemente un problema familiar,

lo he superado, y creo que todo va a salir bien.

-Yo nací en Iraq, en Bagdad,

vine aquí con mi familia cuando tenía un año y medio.

Estoy intentando levantarme poco a poco,

la verdad es que tengo el apoyo de mi pareja y de mis amigas,

y de mi familia, hay veces que me dan unos bajones,

que pienso que no soy yo, no me gusta quien soy,

pero otras me acuerdo de quien soy y digo a ver, tengo 23 años,

soy joven, así que voy a salir voy a dar una vuelta.

Me voy a despejar.

Mi pareja está a mi lado siempre.

Él me tiene que aguantar muchas cosas, porque no es fácil.

Yo no sé sí si fuera yo,

la que está con una persona con este problema, no sé...

Me imagino que lo aguantaría, pero es difícil.

Él es el apoyo que necesito, es lo único que me hace falta.

-Ahora mismo la persona más cercana a mí,

que me apoya en todo, es mi marido.

Ingrid es mi profesora de cante, siempre está ahí.

Me emociono.

Ingrid aparte de una supercantante, y una superprofesora

pues es muy buena persona, la verdad que la apreció mucho.

Siempre está animándome, porque además como soy tan negativa,

a la hora de cantar y todo, pero siempre me ánima.

-Cuando tengo estos bajones, aparte de mi pareja,

pues tengo a mi mejor amiga, que es como una hermana,

que es Ingrid, que siempre está conmigo,

me apoya me ánima, cada vez que hablo con ella, es como una paz,

que todo desaparece, la vedad es que sí,

es por ella por la que muchas veces me siento bien conmigo misma.

Lo del tema de cantar, es un tema que deje aparte,

porque empecé a trabajar desde joven,

canto solo para los amigos, la familia,

y para mí misma, y ya está, de momento.

Me dio pena, porque me gustaba mucho ir con Ingrid,

estar las tardes, cantar...

Luego nos decían de cantar en algún teatro,

y la verdad que bien, lo que sí me haría feliz, es cantar

aunque sea cuatro o cinco personas que me vayan a ver porque quieren,

y que me escuchen y que les guste, para mí eso es todo.

-Ya está me voy, voy a coger la caja y me voy.

-Ya es la hora, me voy a ir,

que está a punto de abrirse la caja y no me da tiempo.

Jomane y Raquel, están a punto de encontrarse en el lugar

que ha elegido Ingrid, para la apertura de ambas cajas,

¿atarán cabos hasta averiguar quién es su misteriosa remitente?

Es aquí la dirección.

Bueno, pues vamos a pasar, a ver qué ocurre.

-Esta es la dirección, voy a entrar.

-Ya por fin estamos aquí.

-Hola.

-¿Tú qué haces aquí?

-Eres Raquel, ¿no?

-Sí.

También tienes caja.

Ya se va a abrir esto.

-Entonces tiene que ser alguien que nos conozca a las dos.

-Yo creo que ya lo sé.

-Tú qué tal la espera.

-Muy nerviosa, deseando saber quién es.

-¿También hoy la has recibido? -Sí.

¿Qué habrá dentro? -A saber...

¿Tú sabías algo? -No.

De hecho llevo todo el día diciendo que era mi marido.

Sé que es Ingrid, pero quiero saber qué hay dentro.

-A ver qué es... Igual un mensaje.

-Me queda un minuto, quiero saber qué hay dentro...

35... 34.

-¡Ya!

-Ya está, es Ingrid porque esto se lo he regalado yo.

No sé qué decir, me he quedado...

Pues un poco emocionada.

Me hace ilusión que se haya acordado de mí.

Es muy buena amiga, le cuento muchas cosas.

Para mí es una persona muy especial.

-28 segundos...

Pues ahora que la he visto a ella, deseando que se abra.

Unos pendientes.

Son dos simples pendientes, pero que tienen su historia.

Le daría un beso y un abrazo.

Es que la quiero mucho.

-Hola, chicas.

-¡Qué guapa! -Dame un abrazo.

Os veo llorando, y entonces yo...

Bueno pues empiezo con Raquel.

Para mí,

esto parece una simple pulsera, pero no lo es.

Y bueno, quiero agradecerte todo el apoyo incondicional

que me has dado,

y eso, que siempre voy a estar para todo, que muchas gracias.

Te quiero mucho.

Bueno, y Jomane, pues ya sabes los famosos pendientes.

Quería decirte, que seas la Jomane de antes,

que te veo muy mal,

y bueno, que quiero que estés bien,

que muchas gracias por todo, y que quiero que siga con la música,

que yo te conocí en eso, y sé que vales para ello,

tienes que luchar por ese sueño, e intentarlo,

sacar el tiempo de dónde sea, y nada, que gracias de verdad,

que os quiero un montón.

Que sois personas muy importantes,

y que aquí tenéis una amiga para siempre.

-Igual.

La mejor medicina para aumentar la felicidad

y disminuir la tristeza es tener un buen puñado de amigos.

Es el tiempo de agradecer y apoyar a los que más te quieren,

y quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 11/10/16 (2)

Cuestión de tiempo - 11/10/16 (2)

11 oct 2016

Macarena, arrepentida por su mala actitud hacia sus padres adoptivos, les pide perdón y da las gracias por ser los pilares de su vida. Isabel envía la caja del tiempo a su marido Pepe tras una época complicada. Ingrid manda dos cajas del tiempo a dos personas muy especiales para ella.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 11/10/16 (2)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 11/10/16 (2)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios