www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3772184
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 25/10/16 (1) - ver ahora
Transcripción completa

En este momento, cientos de cajas del tiempo

están siendo enviadas con un mensaje en su interior.

Quien la reciba no sabrá quién la envía

ni qué secretos esconde hasta que finalice la cuenta atrás,

¿lo resistirán?

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el único programa en el que el tiempo lo marcas tú.

Quiero enviar una caja del tiempo a mi madre Conchi,

porque cuando falleció mi padre y ella rehízo su vida,

yo no me puse a su lado y le quiero pedir perdón.

Desde que fallece mi padre hasta que mi madre empieza

a rehacer su vida no pasa ni un año.

-Sí que fue difícil, complicado. Adriana lo llevó peor.

¿Qué tal estás? Un poco nerviosa.

Escucha.

-Adriana perdió a su padre cuando era muy niña,

su madre, Conchi, luchó y se dedicó por completo a ella y a su hermana.

Cuando comenzó una nueva relación

le pusieron entre la espada y la pared porque no lo aceptaban.

Hoy, Adriana quiere pedirle perdón por haber sido tan egoísta.

Quiero enviar una caja del tiempo a mi madre,

porque cuando falleció mi padre y ella rehízo su vida yo no me puse

a su lado y le quiero pedir perdón.

Con esta caja le quiero decir que la quiero mucho,

que me perdone los momentos en los que no he estado con ella

y que tiene que seguir para adelante,

como siempre ha luchado.

Mi madre es una persona muy alegre,

es una luchadora desde que nació, una buena persona y una buena madre.

En 2004, mi padre fallece, y dejamos de ser esa familia feliz que éramos.

Cuando murió mi padre yo tenía 15 años y Paula tenía 9.

A nosotras, la enfermedad de mi padre nos la cuenta

mi tío al fallecer, porque hasta ese momento creíamos

que era una úlcera, se dieron cuenta que era cáncer.

Hubo un momento en el que muere y nos dicen que mi padre ha muerto,

directamente.

En esa época, cuando fallece mi padre,

yo soy una adolescente de 14 años y miro por mí.

Ha sido ahora cuando me he dado cuenta de que mi madre

también sufría y que tendría que haber estado a su lado.

De esa época lo que más se me ha quedado

fue el cambio tan brusco que hay de que haya

una persona en casa a que no haya,

estar esperándole todas las noches y que no viniera.

Desde que fallece mi padre hasta que mi madre empieza

a rehacer su vida no pasa ni un año.

Eso es lo que hace que yo no acepte su relación.

Conoció a Paco, yo noté que mi madre había cambiado,

ya no estaba tan triste, empezaba a sonreír,

parecía que nos iba otra vez bien en la vida.

A día de hoy me arrepiento de ser egoísta con mi madre,

no decirle alguna vez "te quiero",

no estar con ella cuando más me necesitaba, no decirle:

"Aquí tienes un hombro para llorar o para reír".

Este año ha sido duro para nuestra familia

porque mi abuela, la madre de mi madre,

que han estado unidas siempre y que, para mí,

ha sido una segunda madre, falleció de forma inesperada.

Ahora, cuando mi abuela ha fallecido mi madre vuelve a estar

un poco sin querer llorar delante de la gente, aunque creo que,

al ser nosotras más mayores, se apoya un poquito más,

pero sigue poniéndose su escudo y llorando a escondidas.

Cuando falleció mi padre no la apoyé,

era un poco más egoísta, ahora, al fallecer mi abuela, he madurado,

soy más mayor y ahora sí que la animo, la intento sacar,

intento abrazarla, decirle "te quiero"

cuando la veo un poco mal,

hacerle ver que estoy ahí para ella.

Creo que esta caja del tiempo puede

ser un empujón para decirle que sigo ahí.

Que, a pesar de que antes no estaba,

ahora sí y tiene que seguir hacia adelante.

Creo que esta caja la necesita, viene en el mejor momento.

En la caja del tiempo voy a meter una medalla,

que pone el nombre de mi abuela, es un regalo que le hice

cuando era su cumpleaños, al fallecer me la quedé yo otra vez.

Le entrego este objeto porque es algo importante para las dos

y va a saber que es mía porque siempre la llevo puesta,

sabe que es mía, seguro.

Cuando mi madre abra la caja,

creo que se va a dar cuenta cuál es el mensaje que le quiero dar,

que se anime, que no la queremos ver triste.

Voy a poner siete horas,

porque es lo que ella tarda en llegar de trabajar.

Un colgante y un perdón van en la caja del tiempo

destinada a Conchi, la madre de Adriana.

Paula, su hermana, será la encargada de entregársela.

Hola, mamá. Menos mal que te encuentro aquí.

¿Qué tal? -Muy bien.

-Mira, te traigo esta caja, que me han dado, es para ti.

Para que descubras qué tiene dentro.

-¿Quién te la ha dado? -Eso no te lo puedo decir,

yo solo soy una mandada, una recadera.

¿Quién crees que te quiere sorprender

o te quiera regalar algo? -No tengo ni idea.

-Te quedan seis horas para descubrirlo.

-¿Seis horas esperando?

-Para que estés pensando a ver quién te puede sorprender.

Ahora me tengo que ir.

-Habrá que esperar, pero, madre mía, seis horas.

-Paciencia, hasta luego. -Adiós.

Esta caja del tiempo no tengo ni idea quién me la habrá mandado,

puede haber dentro cualquier cosa.

Si pienso en la familia, creo que me lo podrían haber

enviado mis hermanos, mis hijas, no sé si alguna cuñada, no sé.

-Creo que no se puede imaginar

que detrás de esta caja del tiempo estoy yo.

-Como no hemos pasado una buena época,

creo que me la podría enviar alguien de la familia por eso.

-Creo que no espera una sorpresa como esta,

porque ella siempre ha hecho por los demás,

pero no se espera que lo hagan por ella.

-Vivo en pareja, se llama Paco, con paco llevo diez años.

De mi primer matrimonio tengo 2 hijas, que son ya mayores,

Adriana y Paula, que tienen 25 y 20.

Ahora vivo en pareja con Paco y tenemos un hijo en común

que tiene ocho años, se llama Rodrigo.

Cuando yo conocí a mi actual pareja, yo ya estaba viuda,

y empecé a salir a bailar con unas amigas, conocí a Paco.

Él se vino a vivir a mi casa, con mis hijas y conmigo,

luego tuvimos al niño. Los principios fueron difíciles,

porque hubo que acoplar hijas, muchas cosas.

-Ese momento, cuando me dicen que mi madre tiene pareja

y veo que va bien la cosa, para mí es muy duro,

porque hace que me recuerde más a mi padre y eso me puede.

-Al principio de empezar la relación,

sí que fue difícil, complicado. Adriana lo llevó peor.

-Cuando nuestra madre nos dice que tiene una nueva pareja,

mi hermana, al ser más pequeña, reacciona bien,

y yo se lo pongo más difícil, estoy en plan rebelde y no lo acepto.

-De hecho, hubo discusiones y lo llevó peor.

-Yo no quería que mi madre tuviera pareja en ese momento,

porque creía que esa persona iba a reemplazar a mi padre,

y padre solo tenía uno.

De hecho, me voy de mi casa a casa de mi abuela,

porque no acepto esa relación.

-Lo llevé mal, lo que pasa que sí que dije que era mi vida,

que yo iba a ser siempre su madre, pero solo iba a tener esta vida.

Yo no descuidé en ningún momento las labores de madre,

mi amor y mi cariño y todo lo que quieras, pero era mi vida.

Si en algún momento la cosa se hubiera puesto tensa

sí hubiera renunciado a ello, además me lo planteé, pero dije:

"Merece la pena intentarlo".

-Una vez vuelvo a casa, con mi hermano Rodrigo, con Paco,

con mi madre y con mi hermana, poco a poco la convivencia es mejor,

porque yo también maduro y veo que lo importante es

la felicidad de mi madre y que es feliz en ese momento.

Paco no quiere ser mi padre, sino la pareja de mi madre.

-El momento duro que pasamos cuando su padre enfermó,

pero además de una forma muy rápida.

Vieron que lo que tenía era un tumor,

que era incompatible con la vida y duró 15 días.

¿Cómo le dices a tus hijas, con 14 años y con 9:

"A tu padre le queda una semana de vida"? Eso fue muy duro.

-El fallecimiento de mi padre es el peor momento de mi infancia,

ya que yo lo había visto bien, y de un mes para otro,

dejo de verle porque ha fallecido.

-Para mí fue un golpe muy duro,

porque a él no le dijimos lo que tenía o no lo quería saber.

Yo entraba en la habitación, pintada,

haciendo planes de vacaciones, como si no pasara nada.

Salía, a mí me empezó a tratar un psiquiatra, salía del psiquiatra,

me lavaba la cara, me volvía a pintar

y volvía a entrar en la habitación como si no pasara nada.

Delante de las crías me hacía la fuerte,

por las noches me inflaba a llorar,

pero a mí no me vieron jamás llorando.

-A mi madre la he visto poco llorar,

la vi el día de entierro y pocas veces más.

Porque ella lloraba a escondidas.

-El año pasado, en noviembre,

mi madre se cayó y se rompió la cadera.

Cuando nuestra sorpresa fue que al ingresarla

y al mirarla en pruebas, en 18 días murió.

-Para mi madre es una falta de apoyo increíble, está triste,

vuelve a ser un poco la mujer que fue cuando falleció mi padre.

-Al haber una relación tan estrecha, yo creía que lo iba a pasar...

Bien no, porque es la muerte de una madre.

Pero no creía que lo iba a pasar tan mal.

Conchi vivirá en unos minutos la apertura de la caja.

Dentro encontrará el colgante de su madre,

pero también una hija arrepentida y dispuesta a pedir perdón

por haber sido egoísta

y no haber respetado el dolor de su madre.

Hola, Adriana. Hola.

Te veo cara de nervios y de espera.

Mucho. Sobre todo de nervios.

Sí, de nervios.

Adriana, me toca a mí, voy a encontrarme con ella.

Vamos a ver cómo reacciona cuando me vea

y qué pasa cuando abra la caja, encuentre lo que has metido dentro

y después tú hagas el resto. Vale.

¿Preparada? Sí.

Ya queda poquito, nos vemos enseguida, hasta ahora.

Hasta ahora.

Hola, Conchi. Hola.

¿Qué tal? Muy bien.

Qué sorpresa. Dame un beso, mujer.

¿Qué tal estás? Un poco nerviosa.

Claro.

Conchi, casi siete horas con la caja del tiempo.

¿Qué hay dentro? Eso, ¿qué hay?

¿Y quién la manda? No lo sé.

Algo habrás pensado. Un poco.

¿En qué has pensado? Desde alguien de la familia.

Por ejemplo.

Mis hermanos, una cuñada, mis hijas, no lo sé.

Porque hemos pasado un momento malo

y creo que nos hemos unido un poquito más.

¿Qué momento malo ha sido ese? El fallecimiento de mi madre

hace siete meses y todavía nos tiene muy doloridos.

Yo sé que este es un golpe reciente, me dices,

el de la muerte de tu madre, hace siete meses.

Pero no es la primera vez que te golpea algo así en la vida.

No, por desgracia no. Porque perdiste a tu marido.

Sí, con 38, muy duro.

¿Cómo lo vivieron tus hijas? Muy duro,

pero es verdad que tampoco estuve yo fuerte para hablarlo con ellas,

porque parece que lo que no se dice en voz alta no existe o no lo ves.

¿Hacías como que no ocurría nada? ¿Cómo si no hubiera pasado nada?

Como que nos apoyábamos un poquito, no se hablaba del tema.

Dijiste: "Tengo que salir de esta".

Y encuentras a otro hombre en tu vida.

Sí.

¿Cómo se toman tus hijas esa relación?

Seguro que no les gustó nada. Nada, no.

No lo aceptaron. No.

¿Te lo demostraron? Sí, se fueron a vivir con la abuela.

En ese momento, que te ponen entre la espada y la pared.

Me planteé, eché un pulso y dije: "Vamos a ver,

es verdad que son mis hijas, que yo estoy

aquí para lo que necesiten, pero es verdad que es mi vida".

¿Cómo consigues que acepten?

Yo creo que él se las fue ganando también poquito a poco.

Vieron que él no venía a ocupar el sitio de nadie.

¿Nunca te has sentado a hablar con ellas como mujeres, las tres?

No, nunca.

Escucha.

Se abre.

Ya sé de quién es.

¿Qué es eso? Es un colgante,

mi madre se llamaba Rosa y se lo regaló mi hija Adriana.

Con lo cual ya sé quién es.

-En primer lugar, pedirte perdón por todo lo que haya hecho mal.

Porque sé que cuando murió papá me porté mal,

porque fui una egoísta, porque no miré

que tú también estabas mal, solo miré por mí.

Decirte que te quiero, que no te lo digo nunca,

pero que te quiero y que gracias por luchar por nosotros.

-Es mi obligación.

-También te quería decir que no te queremos ver mal,

que ha pasado lo de la abuela, nos duele a todos,

pero hay que seguir adelante y aquí me tienes si me necesitas.

-Tiempo al tiempo, la herida hay que dejar que cicatrice para todos.

-Pero juntas.

-Juntas, como hemos estado siempre, todas juntas.

El amor de una madre no tiene fin

y perdona a sus hijos sin que ellos lo pidan.

Es tiempo de repartir amor del bueno,

quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Quiero enviarle la caja del tiempo a Santos

porque es una oportunidad especial.

En esta caja le quiero expresar

que los detalles que él ha tenido conmigo

no se han quedado olvidados.

Tengo una cosa para ti,

¿sabes qué es? No lo sé.

Mis padres no aceptaron mi relación con ella,

yo doy mi vida por ella.

Ahora estoy más nervioso.

-Creo que no voy a poder ni hablar.

La historia de Yesenia es la de una Cenicienta del siglo XXI.

Una historia de esfuerzo, de lucha, de miedo y de traición.

Pero que, como toda buena historia,

tiene un gran final feliz gracias a su príncipe azul Santos.

Pasa, Patricia, siéntate.

¿Aquí? Aquí, por favor.

Fenomenal, vamos a dejar aquí la caja y a charlar.

Querías una caja del tiempo, supongo que para alguien, ¿para quién?

Quiero una caja del tiempo para mi esposo Santos.

¿Por qué quieres enviarle una caja del tiempo?

Porque es una oportunidad especial, para decirle cosas muy bonitas.

¿Cómo qué? ¿Qué mensaje va a ir en esa caja?

Le quiero expresar que los detalles que él ha tenido conmigo

no se han quedado olvidados, que siguen ahí

y siguen haciendo cosas dentro de mí,

que solo significan amor.

Está triste porque ha tenido una lesión en un hombro

que le ha tenido que tocar su trabajo, porque es paracaidista.

En un salto se lo dañó

y no ha podido saltar desde que ha tenido esa lesión.

¿Cuánto tiempo llevas casada? Llevamos poco más de un año.

¿Juntos? Tres.

Lo que pasa

que hasta que os conocisteis tu vida ha sido de película.

Tú no eres española, ¿de dónde eres?

Nací en Honduras en una familia numerosa,

somos siete hermanos.

Es difícil que puedas llevar adelante

tu sueño de estudiar, porque sois muchos hermanos,

y eso te lleva a una situación muy complicada con 12 años.

Mi padre no puede darle económicamente estudio a todos,

entonces decidimos que los queríamos salir

a buscarnos la vida para trabajar y estudiar, podíamos.

¿Lejos de tu casa?

Sí, una ciudad lejos y consigo un primer trabajo.

¿Cuál era ese trabajo? Canguro.

Pero tú eras una niña.

¿Cómo puede una niña cuidar a otro niño,

irse de su casa, empezar a tener responsabilidades?

¿Cómo asume una niña de 12 años todo eso?

Desde pequeña he sido muy madura en cuanto a lo que quería y sabía

que no era un trabajo fácil,

porque era una responsabilidad muy grande.

¿No tenías miedo siendo tan joven?

Yo tenía terror de estar en la ciudad,

por los peligros a los que me enfrentaba.

¿Te sentiste muy sola? Bastante sola, demasiado.

Empezando de canguro, llegué a hacer de dependienta en una tienda,

luego en una cafetería en la que madrugaba un montón,

a las 04:00 estaba ya en la cafetería.

Trabajabas y estudiabas.

Yo sola me incitaba a hacer los deberes y a poder cumplir

con todo lo que se me venía encima, acostándome a las 02:00

o a la hora que tenía que hacerlo para poder compaginar mis deberes.

¿Eras buena estudiante? Era la mejor.

¿Cómo conseguiste llegar hasta España?

Al tener esas notas que tenía,

porque las conseguí hasta llegar a la Universidad,

eso me hace conseguir una beca para venir a España,

donde conozco a Santos.

Llegas a España con esa beca, con toda la ilusión del mundo

y sin tener muy claro cómo va a acabar ese viaje.

¿Qué pasa? ¿Dónde vivías? ¿A quién conoces?

¿Cómo decides quedarte aquí? En principio no pensaba

que iba a trabajar porque no tenía ganas de nada,

con la tristeza que traía encima no sabía qué iba a hacer.

¿Por qué tristeza? ¿Qué te había pasado?

Traía una gran tristeza porque antes de venir a España

lo que me impulsó a aceptar la beca para venir a España

fue una desilusión que tuve en Honduras con un noviete.

Te habían roto el corazón. Me habían destrozado.

¿Cuál era tu sueño? Mi sueño siempre fue, de pequeña,

la típica historia de princesas, casarme con un militar,

porque desde pequeña me gustaba el área de policía, de militar.

Te van los uniformes a ti. Y me gustaba desde pequeña.

Imagino que llega un día en el que conoces a Santos.

¿Cómo os conocéis?

Estoy en Atocha, ayudando a otra amiga que iba a su trabajo,

y alguien me roza con una maleta,

me golpea tanto que casi me echa a las vías.

Cuando me levanté, me quiso auxiliar y se portó muy amable.

Encuentras el militar de tu vida,

ese que andabas buscando te da con la maleta,

casi te tira al suelo y se para a pedirte perdón.

¿Qué te dice?

Cuando me ayuda a ponerme en pie, me dice: "Perdón, ¿estás bien?".

Pero yo lo que quería en el momento era abofetearle,

porque casi me echa a las vías,

pero a la vez le miraba a los ojos y me gustó.

Se presenta y me pregunta si me da un beso o dos,

le digo que me dé uno pero me lo da en la boca.

¿Así? Sin más.

¿Cómo te quedas tú ante ese desconocido?

Enfada por su atrevimiento,

pero un atrevimiento que quería que pasara, quería que fuera así.

Porque yo no me hubiese atrevido.

¿Cuándo se declara?

A los cuatro meses de estar saliendo en plan novios,

pero no era oficial, como en plan más que amigos.

Es cuando me dice que no puede vivir más tiempo tan alejado,

cada fin de semana nada más, decidimos que nos vamos

a vivir juntos para conocernos mejor.

Os casáis,

¿en esto también fue tan detallista y tan romántico como parece que es?

Santos es muy romántico.

¿Cómo te lo pidió? Fue impresionante,

porque tenía todo preparado en un restaurante muy cerca de casa,

donde vivíamos, me giro y está arrodillado,

me sentía avergonzada pero emocionada.

Es donde me suelta la pregunta. Y ahí no pudiste decirle que no.

No pude decirle que no ni que sí, por las lágrimas.

¿Cómo se toma la familia de Santos vuestra boda?

En principio,

bastante mal porque no les gustaba la idea de que una chica extranjera,

hace poco había llegado a este país: "¿Qué querrás con mi hijo?".

Nunca pensaron que una chica de otro país podría

enamorarse de un chico español, pensaban todo lo contrario.

Me has dicho que llevas un año casada ya.

¿Qué piensan ahora?

Me han pedido disculpas en varias ocasiones

y me han intentado compensar un poco.

En este momento, Santos está muy triste,

la culpa la tiene una lesión que tiene en el hombro

y que le impide hacer lo que más le gusta,

que es saltar en paracaídas,

que es lo que hace en su trabajo como militar.

Es probable que no pueda saltar más, porque le han operado una vez

y ha salido mal, le dijeron que podría salir mal,

ahora mismo le tienen programada otra operación,

pero también es posible que no le quede del todo bien.

Esta caja del tiempo le va a animar un montón.

La caja del tiempo está aquí.

¿Qué quieres meter dentro de esta caja?

Quisiera meter un libro.

¿Qué libro? "La Iliada" de Homero.

¿Os gusta leer?

Este libro es muy especial, a mí no me gustaba leer.

Y es un reto este libro, y me dice:

"Este sí lo vas a terminar porque es especial, es precioso".

¿Qué tiene de especial para ti este libro?

Es uno de los primeros regalos como casados,

la historia y la dedicatoria.

Cuando leí la dedicatoria me dice:

"No es posible que no te lo leas todo".

Léenos la dedicatoria que te hizo Santos en este libro,

para que todos entendamos de qué estamos hablando.

"Para Yesenia, eres el amor de mi vida,

y como esta historia, nuestro amor,

será eterno, aunque pasen los siglos seguirá vivo.

Te amo, mi dulce amor. Santos".

Con este libro quisiera decirle que es demasiado especial para mí

y no me importa como esté físicamente,

yo me enamoré de él por como es, por su manera de ser conmigo

y que voy a estar incondicionalmente con él toda la vida,

en contra de lo que sea.

¿Cuántas horas quieres que la caja esté cerrada?

Unas seis horas.

Solo nos queda hacer llegar esta caja a Santos,

así que tú prepárate para todo eso que tienes que decirle,

que es mucho, y para conseguir animarle de una vez.

De acuerdo.

Hasta luego. Hasta luego.

Estoy deseando conocer a Santos, el príncipe azul de Yesenia,

entregarle esta caja en la que, por primera vez,

hemos metido un libro.

Eso sí, un libro muy especial para él.

¿Quieres comer? Perdón, ¿Santos?

Hola, soy yo.

Hola, ¿qué tal? Soy Patricia.

Encantado.

Tengo una cosa para ti,

¿sabes qué es? No lo sé, estoy perdido.

Es una caja del tiempo,

es algo que te envía una persona, pero no puedo decirte quién.

De momento te la doy, todavía no la puedes abrir.

Todavía no, ella decidirá cuándo se abre.

Pero necesito hablar contigo en algún sitio tranquilo y a solas.

Vale, en mi casa, estamos al lado, si queréis acompañarnos.

Vamos a tu casa, guíame. Vale.

Vamos.

¿Qué tal vas con la caja? Bien, pensando quién puede ser,

pero no tengo ni idea quién puede ser.

Piensa un poquito, ¿quién podría mandarte una caja del tiempo?

Puede ser mi esposa o una de mis mejores amigas,

pero nada más.

¿Solo chicas? Mi padre o algún amigo mío,

amigos tengo dos o tres, puede ser uno de ellos,

pero no tengo ni idea ahora mismo de quién es.

¿Ya llegamos? Sí, es este portal blanco.

Muy bien.

¿Te sujeto la caja? Sí.

Abre y vamos para arriba. Listo.

¿A qué te dedicas? Militar.

¿De aire? ¿De tierra? De tierra, paracaidismo, saltos.

¿Eres paracaidista? Sí.

¿Cuándo fue la última vez que saltaste?

Hace ya casi un año, porque tuve una lesión hace un año.

¿Una lesión que te la hiciste al saltar?

Sí, me la hice trabajando, no saltando.

Estás fastidiado.

Exacto.

Que esta situación no te gusta nada. Lo de no saltar no te gusta.

Exacto.

¿Ya llevas un año así? Sí.

¿Pero estás de baja? Sí, estoy de baja temporal,

porque estoy esperando una operación.

En tu casa, con tu mujer, cuando te pasa todo esto,

cuando te das cuenta de que tienes esta lesión,

que esto puede fastidiarte un poco en lo que más te gusta hacer,

¿cómo lo has llevado con ella? Ella sufre mucho cuando yo

me enfado por la impotencia de no saltar o por otras razones,

ella siempre ha estado conmigo,

siempre ha estado apoyándome desde el primer momento,

cuando me operaron estuvo conmigo, ha estado animándome siempre.

Has estado decaído en casa.

Sí, gracias a Dios y a ella

he podido, muchas veces, seguir adelante.

¿Llevas mucho tiempo casado? Año y medio.

¿Cómo os conocisteis? Nos conocimos en Atocha.

¿En la estación?

Sí, yo llegaba de pasar un fin de semana con mi familia,

yo iba con la maleta y me choqué con ella.

Le pegaste un maletazo. Sí.

Se enfadó contigo. Sí.

¿Y de ahí cómo pasas? Al pedirle disculpas,

como en esa época era muy atrevido, le dije: "¿Te doy un beso o dos?".

Y le di un beso en los labios directamente.

Primero le pegas un maletazo y luego un beso.

Sí.

Tú venías de ver a tus padres, estabas en la estación de Atocha,

¿dónde iba ella? ¿Es de Madrid? Ella iba a Aluche.

Pero es de aquí.

Ella es nacida en Honduras pero vive aquí.

¡Es de Honduras! Y se vino a España hace unos años, imagino.

Sí, hace tres o cuatro años se vino.

Cuando dices en tu casa: "Tengo novia".

Hubo una época que mis padres no aceptaron

mi relación con ella, al final nos enfrentamos a ellos y,

como nos queríamos tanto, dijimos: "Vamos adelante".

Os casasteis. Sí.

¿Cómo estuvieron tus padres en la boda?

No fueron. Eso te dolería.

Me dolió bastante, no se presentaron,

al final no estuve feliz del todo porque me faltaba algo,

que eran mis padres. ¿Cómo has conseguido

que tus padres se dieran cuenta de que tu mujer te quiere de verdad?

Demostrándoles que el amor verdadero existe.

¿Es la mujer de la que más enamorado has estado?

Sí, yo daría mi vida por ella.

Imagino que ella tampoco lo habrá tenido fácil,

entre que tus padres no la aceptaban,

tuvo que venirse de su país a España,

habrá tenido que empezar de cero. Sí.

Ella no ha tenido una vida fácil. No lo ha tenido fácil.

Yo la admiro porque es una luchadora,

desde que era joven ha sido una luchadora,

lo que me gusta mucho es la fortaleza que tiene.

Es la que te está ayudando a ti a ser fuerte, a luchar.

Sí.

Tienes muchos frentes por ahí, por lo que veo,

así que esta caja puede venir de cualquier sitio.

Sí te digo una cosa, quien me ha dado esta caja

me ha dicho que tiene que permanecer cerrada seis horas.

Ha pasado tiempo, queda casi cinco horas por esperar.

¿Serás capaz? Sí.

Te dejo con la caja. Vale.

No sé quién la envía ni qué es.

Puede ser que me la envíen porque hace poco fue mi cumpleaños,

pueden ser 20 cosas, un mensaje de alguien especial,

de mi esposa, de alguien de mi familia,

incluso alguien del pasado, mis mejores amigos, no lo sé.

Me gustaría que fuera un mensaje, una noticia de que voy a ser padre.

Ahora mismo me va a costar esperar.

Santos está a punto de descubrir el libro que Yesenia ha guardado

en la caja del tiempo y seguir

con su propia historia de Cenicienta.

El tiempo no pasaba,

pero parece que ya poco a poco se pasa este tiempo bien.

A ver qué es. -La caja está que se abre,

faltan unos segundos y yo cada vez estoy más nerviosa.

-Si pudiera me encantaría pasar este momento con mi esposa,

compartirlo con ella.

Porque ella es mi compañera y sin ella me siento vacío.

-No sé cómo va a reaccionar

cuando sepa que soy yo la que le he preparado todo esto.

-Le queda menos de un minuto, a ver qué es.

-Está ahí él contando los segundos y yo contándolos también.

-Ahora estoy más nervioso. -Creo que no voy a poder ni hablar.

-Cuatro, tres, dos, uno.

Un libro de mis favoritos.

Le regalé un libro que era mi favorito a ella.

-Ya no puedo más, voy a salir.

He sido yo, amor.

Perdóname por tenerte en esta expectativa,

que sé que has sufrido mucho.

Nada por lo que tú estás sufriendo por lo que sea, físico,

va a impedir que yo termine el resto de mis días contigo

como te lo prometí en el altar.

Te preguntarás que por qué este libro,

es uno de los regalos que es más especial para mí,

porque me retaste con él a que no me lo terminaba de leer,

pero ha sido la mejor historia que he leído en mi vida,

porque he leído nuestra historia en ese libro.

Es más que un libro, es como la muestra de nuestro amor.

Quiero que sepas que eres lo más importante para mí,

te amo con locura.

Te amo. -Yo más.

-La entereza con la que tú enfrentas cada día la vida

eso me hace ver que eres un sueño para mí, que lo sepas.

-Te amo. -Y yo a ti.

En la vida hay que soñar, porque los sueños nos hacen avanzar

y ser mejores personas y, a veces, hasta se cumplen.

Es el tiempo de soñar y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

He pedido una caja del tiempo

para darle una sorpresa a mi amigo Nacho,

el mensaje que le quiero hacer llegar

es que siempre voy a estar ahí para lo que él necesite.

-¿Y eso? -Lo han traído para ti.

-Ahora mismo tengo unos nervios...

Tengo tanta gente en la cabeza que tampoco sé quién pensar.

-Yo creo que está nervioso,

porque cree que es un ex suyo que le va a pedir matrimonio.

Marta y Nacho pasaron de ser amigos a ser novios,

y de ser novios a ser amigos.

En ese camino de ida y vuelta pasaron muchas cosas.

Hoy, Marta le quiere decir que es el mejor hombre

que ha pasado por su vida.

He pedido una caja del tiempo

para darle una sorpresa a mi amigo Nacho,

es mi mejor amigo de toda la vida, hemos crecido juntos

y él siempre ha hecho todo por los demás

y creo que ya es hora de que alguien le hiciera algo bonito a él.

Es muy buena persona,

siempre está pendiente de los demás, de su padre, que está enfermo,

y creo que esto le va a dar un empujón

y le va a dar mucho ánimo.

Quiero enviarle esta caja del tiempo

porque es el mejor amigo que se puede tener y,

desde luego, estoy superorgullosa de tenerlo como amigo.

El mensaje que le quiero hacer llegar es

que siempre voy a estar ahí para lo que él necesite,

como siempre hemos estado el uno para el otro,

que tiene que quererse un poco más él mismo,

porque siempre está pendiente de los demás,

de lo que los demás necesitamos,

si necesitamos un favor él siempre está ahí.

Tiene que ocuparse un poquito más de él

y disfrutar un poco más de la vida.

Nacho y yo nos conocemos de toda la vida,

hemos crecido juntos, hemos sido vecinos toda la vida

y hemos hecho todas trastadas juntos,

él hacía una trastada y yo iba detrás.

Hemos salido de fiesta juntos, hacíamos todo.

Llegué un punto que yo confundí la amistad que tenía

con el amor y una cosa llevó a la otra

y al final acabamos dándonos un beso y todas esas cosas

y al final acabamos juntos.

Estuvimos saliendo unos meses, me empecé a dar cuenta

que le tiraban más los chicos que las chicas.

Al final la relación se rompió.

Cuando me enteré que era gay, algo me olía, algo sabía,

pero le dije: "¿Por qué no me lo has dicho antes?

Nos hubiésemos evitado toda esta historia".

Y me dijo: "No, es que es desde hace poco".

Eso es lo que más gracia me hizo.

Uno de los momentos más duros en la vida de Nacho

fue la muerte de su madre, en la cual yo estuve ahí 100%.

Fue duro también para mí, que para mí era como una madre.

Cuando yo rompí con mi pareja fue un momento muy difícil para mí

porque me iba a casar, tuve que deshacer boda y todo,

Nacho estuvo muy pendiente porque yo estaba muy destrozada

y al principio parecía que lo llevaba bien

pero llegó un punto en el que entré en un bajón tremendo.

En ese momento tan duro para mí,

Nacho fue uno de los pilares más importantes para que

yo pudiese salir hacia arriba, desde luego será una de las cosas

de las que le estaré agradecida toda mi vida.

El mensaje que le quiero dar es que tiene que levantar más el ánimo,

que no quiero verle tan triste, que es el mejor amigo

que se puede tener y que se deje querer un poquito por nosotros.

En la caja voy a meter tres cosas, una foto nuestra,

salimos los dos muy jóvenes,

es cuando salíamos de fiesta y nos lo pasábamos tan bien.

También voy a meter un dardo,

nuestro primer beso fue jugando a los dardos,

porque hizo diana y nos besamos por primera vez.

Por último, voy a meter una cámara de vídeo

porque nos lo pasábamos superbién

haciendo el ganso y grabándonos en vídeo

y hemos pasado muy buenos ratos grabando vídeos y viéndolos.

La caja del tiempo quiero que se la entregue

nuestra amiga Mila en su casa,

porque en casa de Nacho está su papá,

que como está malito tampoco quiero molestarle mucho.

Quiero que mi caja del tiempo se abra en dos horas,

que es cuando Nacho está en casa de Mila,

como todas las tardes.

Como todas las tardes, Nacho irá a casa de su amiga Mila,

lo que no sabe es la sorpresa que le espera hoy.

Porque Mila será la encargada de entregarle la caja del tiempo.

Abre, amor, que estoy llegando. -Te echo la llave como siempre.

-Vale, tírame las llaves. -Toma, Nacho, abre tú.

Qué nervios, ya está aquí. No sé qué le va a parecer esto.

-Hola, amor. -Hola, Nacho.

-¿Y eso?

-Esto es para ti, me lo han traído para ti.

-¿De qué? -No sé, es para ti.

-¿Pero quién te lo ha traído? ¿Tengo que esperar 1 horas y 25 minutos?

-Sí. -Cuéntame.

-No te puedo decir nada más.

-¿Mi familia? -No te lo puedo decir,

ya puedes decir nombres, que yo no te voy a decir nada.

¿Algún noviete? -No creo.

Eso terminó.

-¿Tú crees? -Sí, me has dejado en blanco.

Estoy nervioso, no puedo pensar.

¿No sabes qué hay dentro? Sí lo sabes.

-No sé nada. -Sí lo sabes.

-No sé nada.

-Dime una pistilla. -Que no sé nada.

-¿De verdad? -Sí, sí.

-Vamos a preparar un café o algo para que pase el tiempo

por lo menos.

-Un cafelito para despejarte un poquito.

-No tengo ni idea de quién me manda la caja, tengo varias opciones,

entre ellas está mi familia, que se preocupan

y están pendientes de mí y siempre están con nosotros,

también puede ser Mila, porque esta se calla y puede ser

que sea ella y que sea una sorpresa que me quiera dar,

porque la amistad que nos une, somos como hermanos,

hemos vivido mucho y pienso que también puede ser ella.

Es algo bonito que alguien de mi pasado,

que me tenga aprecio y cariño, me quiera dar un mensaje,

pero no lo sé tampoco,

hasta que no se abra no sabré qué hay dentro de la caja.

-No creo que se imagine qué hay dentro de la caja,

yo creo que él se piensa que es un viaje, un anillo de boda,

lo que haya dentro de la caja le va a despistar muchísimo.

-¿Algo pendiente con alguien? Sí, una conversación

tengo pendiente con una persona, porque ha sido

muy importante en mi vida, es mi ex, tenemos una conversación pendiente.

Si fuese él el de la caja, no sé qué pasaría.

Mi día a día cambió hace bastantes años

al fallecer mi madre, me tuve que ocupar de mi padre,

porque por su enfermedad no se vale por sí mismo.

Mi padre es una persona muy especial,

me dio todo de pequeño, se preocupó por nosotros,

es una persona maravillosa para mí y le quiero muchísimo,

y por él daría mi vida.

Momentos duros en mi vida, la muerte de mi madre,

fue de repente, no lo esperábamos nadie,

llegó y ahí nos hundimos todos.

-En ese momento perdimos una madre los dos y desde aquel día,

Nacho no ha vuelto a ser el mismo. De hecho, por desgracia,

yo he visto ese declive de Nacho y no ha vuelto a ser tan divertido,

no ha vuelto a ser igual.

-En el momento de fallecer mi madre,

había una persona muy especial, que fue mi amiga Marta.

-Ese momento lo vivimos bastante mal,

él me llamó para que lo acompañara para ver a su madre al hospital,

él no sabía que había fallecido, le acompañé al hospital,

fuimos en el autobús, y él me decía: "¿Pero tú sabes algo?".

"Yo no sé nada".

-Yo sé que fue duro para ella el no poder decírmelo,

cuando llegué allí es cuando ya me enteré.

-Fue superduro,

además fue una muerte muy repentina, ni estaba enferma.

Nacho, desde entonces,

no ha vuelto a levantar cabeza, desde que su madre falleció.

-Mis amigos son como un regalo de la vida,

porque siempre están ahí, en lo bueno y en lo malo

y te lo van demostrando día a día.

Por mi caso, es lo más grande que tengo, mis amigos.

Y si he tenido que llorar, ellas están ahí,

me han dejado su hombro para llorar y lo que hiciera falta.

De pequeño era muy trasto, siempre que pasaba algo venían a mi casa,

porque siempre la estábamos liando.

-Él era el malote del grupo, era el líder del grupo nuestro,

yo le seguía a todas partes.

-Aunque yo no fuese, siempre venían a mi casa,

a veces sí, pero otras veces no, pero yo me las llevaba todas.

Ahora que tengo la caja del tiempo y que está a punto de abrirse,

tengo muchos nervios y tengo tanta gente en la cabeza

que tampoco se en quién pensar realmente.

Hasta que no vea lo que hay dentro no saldré de dudas,

quiero que se abra ya.

Qué nervios.

-¿Estás nervioso? -Sí.

-No pasa nada, luego se abre y ya está, todo tiene arreglo.

Cuando te dé la sorpresa y veas qué hay dentro.

-Dime de quién es.

-No te puedo decir nada, ¿cómo te lo voy a decir?

-Diciéndomelo.

Dime, ¿un chico o una chica? -No te voy a decir nada.

¿Cuánto te queda? -Pocos minutillos.

-Yo me voy, porque este es tu momento y yo me tengo que ir.

-¿Me dejas solo? -Sí.

Venga, hasta luego. -Hasta luego.

Ahora, que falta muy poco, estoy muy nervioso,

tengo una rallada muy grande porque no sé qué hay dentro.

Ahora, cuando se abra, ya descubriré de quién será la sorpresa.

La caja del tiempo de Nacho está a punto de abrirse,

y descubrirá que es su mejor amiga de la infancia,

Marta, quien se la ha enviado.

Nacho va a recibir todo el cariño y el ánimo de la mujer

que ha estado y siempre estará a su lado.

Ya no queda nada, esperar, ya se abre, y a ver quién es.

Muy nervioso, ahora sí,

cada vez que se acerca sientes más los nervios por saber qué es.

-Estoy muy nerviosa, estoy atacada.

-En estos momentos pienso en muchas cosas,

se te pasan muchísimas cosas por la cabeza,

pueden ser recuerdos que hayas vivido con alguien.

-Yo creo que está nervioso,

porque cree que es un ex suyo que le va a pedir matrimonio.

-De tus amigos, que convives con ellos, o de la familia.

Se te pasan miles de cosas por la cabeza.

No sé si habrá un antes o un después

en el momento en el que se abra la caja.

Es tiempo al tiempo, se ven las cosas

y si hay un después, se verá.

Es mi amiga Marta, hemos crecido juntos.

Para mí es como mi hermana pequeña, hemos crecido,

éramos vecinos de toda la vida,

ella no ha tenido su vida tan fácil tampoco.

Hubo tiempos que nos hemos distanciado

por motivos, pero ante todo,

la amistad la hemos tenido y hemos estado ahí el uno y el otro.

Ella fue mi última novia, luego ya estuve con chicos.

La cámara tiene su significado,

yo tenía mi cámara y grababa nuestros vídeos,

yo tengo los vídeos de cuando lo grabábamos.

Y siempre dice ella: "Búscalos y un día los vemos".

Los dardos, yo jugaba a los dardos con mi familia, y ahí ya me lié.

Yo creo que tiene el significado

de cuando íbamos a jugar a los dardos

que no daba ninguna a ella, en vez de tirar a diana,

siempre se iba por fuera.

Así que por eso, la voy a matar cuando la vea.

Marta, para mí, es como mi hermana,

ella siempre ha estado en los peores momentos de mi vida

y en los buenos, pero que la quiero con locura.

-Y yo a ti también.

Siempre voy a estar, Nacho.

Te he hecho esta sorpresa porque sabes que te adoro,

que eres como mi hermano, eres de mi familia.

Sé que no estás pasando un buen momento y por eso quiero

decirte que siempre estoy ahí y siempre voy a estar

y que sé que tu padre es lo más importante para ti

en el mundo, pero también tienes que mirar por ti,

por tu futuro y por estar bien tú también y que siempre voy a estar

ahí para lo que tú quieras, para lo que necesites.

-Sabes que yo también estoy para lo que necesites,

en todo momento, y que me la has colado a tope.

Las penas del alma no se pueden olvidar,

pero si tenemos buenos amigos nos ayudarán a aliviarlas.

Es el tiempo de resurgir y vivir y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 25/10/16 (1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestión de tiempo - 25/10/16 (1)

25 oct 2016

Adriana quiere pedirle perdón a su madre por lo mal que se lo hicieron pasar su hermana y ella. Yesenia es una joven luchadora que llegó a España con una beca de estudio y encontró a su príncipe azul. Marta quiere enviar la caja del tiempo a su amigo Nacho para darle una sorpresa.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 25/10/16 (1)" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 25/10/16 (1)"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios