www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3821678
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 05/12/16 - ver ahora
Transcripción completa

¿Quiere dar las gracias?

¿Pedir perdón o hacer una confesión sorprendente?

Nuestras cajas del tiempo están esperando

para guardar sus secretos y enviarlos a alguien muy especial.

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el programa donde el tiempo lo marcas tú.

Esta caja se la quiero enviar a mi mujer,

últimamente está un poquito decaída.

-¿Qué es esto? -¿Quién crees que ha podido ser?

-A veces me siento como que no le importo,

eso también es verdad.

¿Se lo has dicho? Sí.

Estás listo para darle el mensaje que quieres y para conseguir

lo que tú quieres, y es que ella esté feliz

y que volváis a estar mirando hacia adelante y no hacia atrás.

Levantarle el ánimo.

Es toda tuya.

Cuando Julián se casó con Luisa, hace 24 años,

sabía que era un amor para toda la vida

y que eso de "en lo bueno y en lo malo"

no era una frase hecha.

Con esta caja del tiempo,

Julián quiere decirle a su mujer que juntos pueden superarlo

todo y que ella, para él, es lo más importante de su vida.

La caja se la quiero enviar a mi mujer, a Luisa,

que últimamente está un poquito decaída

y quería darle una sorpresa.

Está decaída porque estamos pasando

algún problema financiero y tiene a su familia un poco pachucha.

Mi mujer no se espera ninguna sorpresa de mí,

porque no soy alguien que haga esto todos los días.

A Luisa la conocí porque ella vivía en Santander,

trasladaron al padre de trabajo, tuvieron que venir a Madrid.

Vinieron a vivir justo encima de mi casa, la vecina.

Por aquel entonces yo estaba en la mili, cuando la vi, dije:

"Qué santanderina más mona, esta para mí".

Fue un flechazo a primera vista.

Le pedí matrimonio, me dijo que sí,

compramos un piso en el portal de al lado,

para no irnos muy lejos, y ahí nos casamos.

Decido montar la empresa

porque antes estaba trabajando por cuenta ajena.

El negocio empieza a empeorar en 2009,

ya estaba la crisis bastante metida, empieza a flaquear.

Me quedé sin trabajo, sin dinero y con mucha pella.

Cuando la situación económica es delicada

hace mella en la familia,

siempre tienes algún encontronazo de que: "Tú no trabajas y soy yo

la que traigo el dinero a casa, la que sustento".

Mi mujer, aparte del tema económico,

está pasando un momento familiar desagradable,

tiene a su madre, están enfermos.

Le está afectando en que está muy nerviosa

y preocupada por no poder ayudar a su padre con su madre.

Su ilusión sería montar una repostería artesana,

que es lo que hace ella, repostería fina.

Se lo merece todo, porque ha dado mucho por la familia,

por mí y por su hija.

En la caja del tiempo voy a guardar este "cupcake",

porque es uno de los sueños que persigue mi mujer,

montar una repostería, cafetería, para que no deje nunca de soñar,

que siempre se pueden conseguir cosas, aunque a veces sea difícil.

Lo vamos a meter. Voy a meter el guante de la moto,

son los que utilizo para montar en mí moto,

porque es una cosa que me identifica mucho.

Cuando lo vea va a saber

que está sorpresa se la he mandado yo.

Quiero que le entregue la caja mi hija,

porque es una de las partes de unión más fuerte que tenemos,

es nuestra hija y me hace ilusión que participe también

en este detalle o en esta sorpresa.

Le voy a poner tres horas a la caja porque es el tiempo que estimo

en el que tardará mi mujer

en salir de trabajar y llegar a casa.

Ya está, caja cerrada.

Lidia, la hija de Julián y Luisa,

va a ser la encargada de entregar la caja a su madre en su casa.

Hoy le van a demostrar que, aunque su vida es complicada,

la van a afrontar unidos.

Hola, mamá. -Hola.

-Te traigo una caja del tiempo. -¿Qué es esto?

-Tienes un tiempo y tienes que abrirla.

¿Quién crees que ha podido ser? -Ni idea.

Vamos a sentarnos, además esto pesa. Tiempo de espera.

-Tú amiga Ana, por todo lo que habéis pasado.

-Ni idea.

-¿No tienes ni idea? -No.

-¿Quién crees que te quiere dar una sorpresa?

-Lo más importante de mi vida eres tú y tu padre, no lo sé.

-El tío Nacho, Ana, ¿quién crees que puede ser?

Piensa que esto es algo bueno, que tú te lo mereces

y que solo puede traer cosas buenas.

-Cómo sois. -Dame un besito.

Disfruta de tu sorpresa.

-Gracias, hija.

No sé qué decir.

Es muy bonito, es un detallazo.

Cuando vine a Madrid perdí bastante el contacto

con todas mis amistades que, por cierto, eran muy buenas.

La caja del tiempo no sé quién me la puede enviar,

se me pasa mucha gente por la cabeza,

pero estoy en blanco, no sé quién puede ser.

-Mi mujer no se espera una sorpresa, y menos que proceda de mí,

se puede imaginar de alguna amiga, pero mía no.

-Ana, mi amiga del alma, pudiera ser,

también se me ha pasado, pero no lo sé.

Ana es muy especial.

Pensando en la familia espero alguna noticia agradable,

pero no creo que esté relacionado con esto,

tengo a mi madre un poco fastidiada de salud, pero no creo que sea eso.

Soy una persona que vine hace bastantes años

de Santander a Madrid, me casé con un madrileño.

Felizmente casada, llevo 24 años ya.

Una familia normal, gracias a Dios, bien avenida, y feliz.

Pasamos también nuestros momentos malos,

porque los trabajos, tanto el de mi marido como el mío,

nos han dado momentos malos y buenos, pero como cualquier

otra familia de ahora mismo, que pasa momentos de crisis.

Te vas haciendo mayor y surgen otros problemas, como que tus padres

se van haciendo mayores, pero lo voy asumiendo poco a poco.

Anímicamente me afecta lo de mi madre, sí.

Mi marido es electricista y electrónico y lleva muchos años,

también ha tenido empresa propia y ha vivido la crisis

desde todos los ámbitos, como empresario como trabajador.

-Ella siempre me ha apoyado, lo bueno que ha tenido es

que siempre me ha apoyado en todas estas historias.

-Actualmente buscando trabajo también.

-La cosa era insostenible,

había que cerrar porque había más gastos que beneficios.

La angustia que vives es grande.

-En cuanto a mi hija, es mi tesoro, ya es una mujer adulta

y además me emociono al hablar de ella porque es mi tesoro.

Yo sería feliz si pudiera dedicarme a tener como una especie

de repostería especial y tener un local pequeñito

para estar a gusto cocinando y haciendo lo que me gusta.

-Es muy complicado que pueda abrir un negocio de estos,

porque el nivel económico que hay que tener para montar

este tipo es muy alto y es imposible.

-El contenido de la caja, creo que en todo caso me dará más fuerza,

creo que ha sido para darme ánimos y continuar.

Cuando Julián se casó con Luisa,

hace 24 años, sabía que era un amor para toda la vida.

y que eso de "en lo bueno y en lo malo"

no era una frase hecha. Con esta caja del tiempo,

Julián quiere decirle a su mujer que juntos pueden superarlo

todo y que ella, para él, es lo más importante de su vida.

¿Qué tal, Julián? Hola, Patricia.

Cuéntame, ¿estás nervioso? Mucho.

¿Cómo crees que va a reaccionar ella

cuando me vea y cuando llegue el momento de abrir la caja?

Se va a poner muy nerviosa, de alegría.

De emoción.

Se va a emocionar mucho, seguro.

Tú estás listo para darle el mensaje que quieres

y para conseguir lo que tú quieres, y es que ella esté feliz

y que volváis a estar mirando hacia adelante y no hacia atrás.

Levantarle el ánimo.

Te voy a pedir que esperes aquí y yo voy subiendo.

Muy bien.

Preparado. Hasta ahora.

-¡Pero bueno! ¿Qué tal?

Muy nerviosa. Me imagino.

¿Nos sentamos y charlamos? Sí, claro.

Tú me guías.

Sí, siéntate aquí si quieres. Tu caja del tiempo,

llevas unas horitas con ella, falta muy poquito para que se abra.

¿Quién crees que te ha podido enviar esta caja?

Sigo sin imaginármelo.

¿Por qué crees que alguien puede enviarte esta caja?

No lo sé.

Por darme ánimos, porque estoy un poquito bajita de moral.

¿Qué te pasa? Por problemas de la vida cotidiana,

de mis padres, que están malitos, mi madre, sobre todo.

Problemas económicos también, aparte de enfermedades.

Os está pasando de todo en este momento.

Un poco de todo, este año sí.

La enfermedad de mi madre no nos la esperábamos.

Os ha pillado descolocados y en el peor momento además.

¿Cómo va la relación con tu marido?

Porque cuando hay problemas sabemos qué pasa.

Hay altibajos.

A veces me siento como que no le importo,

eso también es verdad.

¿Se lo has dicho? Sí.

Háblame de él, ¿cómo es? Una persona muy cariñosa, divertido.

Para mí lo es todo.

¿Y no te hace reír siendo tan divertido?

Mucho, mucho. Gracias a él muchas veces.

¿Te ríes últimamente? Poco.

En este momento, con lo que estáis pasando,

¿cómo definirías tu relación con él?

Llega un punto que también te cansas,

dudas, quizás eso es el precio del tiempo también.

¿De qué te has cansado?

¿Qué dudas tienes? Me canso de la situación.

¿Qué dudas?

A veces tienes dudas de que la persona

con la que estás sienta lo mismo que sentía.

¿Tú lo dudas ahora? Ha habido días que sí.

¿Por qué? Él se está alejando de mí.

Está a punto de abrirse. A ver si es verdad.

¿Estás lista? Sí, lo estoy deseando.

Es toda tuya.

Cuéntame.

Es un postre, que creo que puede ser de mi amiga Ana.

¿Y este guante? Es de mi marido.

¿Qué querrá decir? No lo sé.

Con estos dos objetos, ¿quién crees que te envía esta caja del tiempo?

Supongo que las dos personas.

¿Seguro? No lo sé.

¿Quieres que lo averigüemos? Sí, claro.

No esperamos más.

He querido darte esta sorpresa para que sepas que te quiero mucho,

que nada tiene sentido sin ti y que tenemos malas y buenas rachas,

pero juntos sabes que podemos superarlo todo.

-No me lo imaginaba que lo iba a hacer nunca.

Ha sido una sorpresa muy grande y muy bonita.

Quieren verte sonreír, Julián y tu hija Lidia.

¿Lo van a conseguir? Sí.

-Hay que mirar hacia adelante, nunca quedarte estancado.

Que sepas que yo siempre voy a estar aquí para ayudarte

en todo lo que pueda.

No es Julián el único que tiene algo que decir,

hay más gente que quiere hablar contigo hoy, que quiere que sonrías.

¿Lista? Sí. Mi tesoro.

-Decirte que no estás sola, que lo vamos a superar los tres,

que esto son rachas, que te quiero, que eres la mejor madre del mundo.

¿Qué son ellos para ti, Luisa? Lo más importante.

Ya ves lo que ellos han hecho por ti y lo que te ha dicho tu hija Lidia,

que son rachas. Sí.

Entonces a ver si consigues lo que ellos quieren,

que dejes de llorar y ánimo.

Es lo más importante, la familia y el amor.

Que no hay mal que cien años dure.

Eso espero. A disfrutar de lo que tienes.

Muchas gracias.

Un abrazo a tu familia, yo os dejo aquí.

Hasta luego. En la vida hay muchos problemas,

pero el mayor de ellos es no tener a nadie con quien afrontarlos,

es el tiempo de estar unidos y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Le queremos enviar una caja del tiempo a Vicente,

porque nos pareció una forma original de agradecerle

todo el tiempo que ha dedicado al CAU.

-Mi abuelo lleva en estas instalaciones

trabajando unos 20 años.

-Seguiré disfrutando de mi campo de rugby

hasta que me tiren o me muera.

-Lo que más le gusta a mi abuelo de este deporte son

las relaciones que se hacen en él.

-En el rugby he hecho miles de amigos,

todos los que están aquí son amigos míos.

-Un segundo.

Vicente lleva toda una vida siendo el guardián

del Club de Rugby de Valencia,

desde hace 50 años está unido al club

y le ha dedicado sus mejores años.

He pedido una caja del tiempo en nombre del CAU Rugby Valencia

para agradecerle algo a una persona que queremos, a Vicente.

Le queremos enviar una caja del tiempo a Vicente

porque nos pareció una forma original

de agradecerle todo el tiempo que ha dedicado al CAU.

Al club lleva vinculado muchos años,

yo creo que toda la vida, más de 40 años.

Vicente, para nosotros, era el responsable de la instalación,

el que todo estuviese en orden, el que todo estuviese funcionando,

sabía dónde estaba lo que se había perdido,

era el amo de llaves de la instalación.

Si faltaba agua caliente era el que se encargaba

que la bomba funcionara, si había que regar el campo,

era el que se encargaba, era el responsable

de que la instalación estuviese en perfecto funcionamiento.

Vicente lleva jubilado unos 10 años y sigue viniendo todos los días

que yo vengo al campo, como si fuese un trabajador de 40 años.

El horario de Vicente es difícil de saber para mí,

porque siempre que vengo a la instalación, está.

Tiene 82 años.

Su vida ha sido, desde mi punto de vista, difícil.

El hecho de agradecerle cualquier cosa le emociona.

Hace poco, hicimos en la revista que tiene el club un artículo

dedicado a él y el abrazo que me dio después de que saliera publicado

el artículo, es como un abrazo de un padre a un hijo.

Las 400 personas que estábamos en el club saben que esta sorpresa

se la estamos haciendo a Vicente y está unido.

Pienso que a Vicente no le gustan mucho las sorpresas,

por lo poco que lo conozco.

Cuando Vicente reciba la caja creo que habrá un silencio

pensando qué significa, cuando la vaya a abrir,

qué puede haber.

Pero, sin duda, se emocionará.

Creo que Vicente imaginará que es su familia deportiva,

que es el club, o su familia de sangre.

Yo creo que Vicente no debe pensar que pueda venir de otro grupo

que sea su familia deportiva o de sangre.

Que en su corazón haya otras personas, seguro.

Pero creo que no puede pensar en nadie más.

No puedo imaginar lo que se imagina qué puede haber en la caja.

En la caja voy a poner dos cosas,

un llavero del club y un pin conmemorativo

del último año que el club estuvo en División de Honor.

Vicente sabrá que es del CAU.

Pienso que Vicente intuirá lo que queremos decirle con ello,

le queremos dar las gracias, que sabemos que nos lleva

en el corazón y nos va a llevar ahora fuera del corazón.

Quiero que le entreguéis la caja en la instalación deportiva,

en el campo de rugby donde tantas horas ha estado.

Queremos que le entregue la caja su nieto Salva,

porque es el nieto que llegó a jugar en División de Honor,

para él ha sido un orgullo muy importante.

Quiero que la caja se abra en cinco horas, es el tiempo

que necesito para conseguir gente para que esté conmigo en el momento

en el que la abra y darle un fuerte abrazo a Vicente.

Hola, buenas tardes, Salva. -Hola, Nacho.

-Menos mal que has podido venir.

Eres el encargado por parte de nuestro club

de entregarle esto a tu abuelo, a Vicente.

Es muy importante para nosotros,

pero es muy importante que lo mantengas en secreto,

él no sabe nada, tiene que ser una sorpresa.

¿Podrás hacerlo? -Intentaremos que no se entere,

haré todo lo posible para que no se entere.

-Seguro que está por aquí y en cualquier momento

nos puede pillar, guárdala.

-Vamos a guardarla. -Gracias.

-Vicente llega hace unos 50 años al mundo del rugby y es

porque sus hijos comenzaron a practicar este deporte

y a él le enganchó este mundo.

Mi abuelo nunca había sido jugador de rugby,

nunca había practicado deporte en general,

pero como mis tíos lo practicaron, a él le enganchó.

Uno de ellos llegó a ser árbitro nacional de rugby,

de la Primera División, yo he sido jugador

del Tecnidex Valencia, en la División de Honor B,

y he sido jugador en las categorías inferiores de la Selección Española,

sub-16, sub-17 y sub-18.

Mi abuelo, una vez se jubiló,

decidió ser colaborador del campo de rugby del Río Turia de Valencia.

Ayudaba a abrir la puerta de las instalaciones,

abría los vestuarios, recogía y ponía las protecciones del campo,

y así comenzó a dedicarse a cuidar las instalaciones de este campo.

Con 82 años sigue viniendo a este campo diariamente,

sigue cuidándolo y mimándolo como el primer día,

abre las instalaciones, los vestuarios, recoge material,

guía a los equipos visitantes que vienen,

a los árbitros, sigue sintiendo y tiene la misma energía

que el primer día que se inició en esto.

Creo que mi abuelo se va a sorprender muchísimo

al ver a la gente del CAU haciéndole este homenaje

y entregándole una caja, creo que va a ser algo muy bonito,

algo que lo va a emocionar muchísimo.

Vicente va a recibir una caja del tiempo

del Club de Rugby de Valencia, tendrá que esperar a que se abra

para recibir el gran homenaje que le quieren dar.

Su nieto Salva será el encargado de entregarle la caja.

Abuelo, ¿qué has hecho? Me han dicho que te diera esto,

¿sabes qué puede haber dentro? -No.

-Es una caja con un contador de tiempo,

me han dicho que te la diera. -¿Y yo qué voy a hacer con eso?

-¿Tú lo has pedido a alguien? -A nadie.

-Te la voy a dejar, que yo me tengo que ir.

-Ya veremos qué es después. Luego veremos qué es.

Tiempo de espera, dos horas, dos minutos, diez segundos.

Esperaremos a ver qué es esto.

Como no sea cosa de aquellos señores que hay allá,

que han organizado todo esto, no sé nada de nada.

César, cuídame esto y ahora lo vengo a recoger.

Que no lo toque nadie.

Esta caja del tiempo no tengo ni idea quién puede ser,

el motivo tampoco lo sé.

Si no sé quién me la manda tampoco sé el por qué.

-Creo que mi abuelo no tiene ni idea de lo que hay dentro de la caja,

pero sé que le va a gustar.

-No tengo ni idea qué hay dentro, todos que tengo conocidos han muerto

no creo que me lo manden del otro mundo.

-Yo creo que puede tener sospechas de que sea el CAU Valencia

el que le quiera hacer el homenaje,

ya que el rugby es lo que dedica la gran parte de su vida,

también puede ser que piense que es otra persona que conoció

en su juventud o en su trabajo.

-El campo de rugby, estoy siempre por aquí metido,

aunque no hago nada, pero vengo a distraerme.

Me llevo esto, que ya queda poco.

-Ya queda poquito para abrir la caja.

-Nunca he sido jugador de rugby, llego al rugby por mis hijos,

porque mis hijos jugaron al rugby y yo iba con ellos a Francia,

a Portugal, cuando salían a jugar, iba con un autobús con ellos,

en el instituto donde estaban se formó un equipo y se apuntaron.

En mi familia no juega nadie ya.

Mi nieto Salva sí que ha seguido la tradición del rugby.

-Desde pequeño, mi abuelo fue mi mayor fan,

acudía a todos los entrenamientos,

me llevaba a todos los entrenamientos,

acudía a todos los partidos,

incluso a muchos de la Selección Valenciana.

-A mi nieto lo llevaba cogido de la mano a entrenar,

cinco años tenía mi nieto.

Mi trabajo era montar silos metálicos,

por todo el mundo no he viajado, pero por tres cuartas partes sí.

Me jubilé con 62 años.

Esto lo llevaba el ayuntamiento y la Federación de Rugby Valenciana,

la federación quería que hubiera una persona

que se encargara de las llaves,

me preguntaron a mí si me interesaba,

pero sin cobrar nada, yo nunca he cobrado nada aquí.

-Lo que más le gusta a mi abuelo de este deporte son las relaciones

que se hacen en él, las amistades que se hacen, la caballerosidad,

que es lo que se demuestra después de cada partido en un tercer tiempo.

-Siempre lo he hecho por voluntad y porque me ha gustado el rugby

y porque así tenía más facilidades para que mis hijos vinieran a jugar.

Cambiaron todas las cerraduras, me dieron

las llaves de cada cerradura y no entraba nadie si no abría yo.

-Mi abuelo lleva en estas instalaciones trabajando

unos 20 años, coincide a la edad que se jubiló de su trabajo.

-Por estar aquí no he hecho ningún sacrificio,

que no he estado en casa, pero he estado aquí.

Como vivo muy cerquita, cuando me cansaba me iba a casa,

y luego volvía aquí otra vez. Mis hijos encantados de la vida,

no me dicen nada de dejar de venir, al revés,

me dicen que por qué no vengo a ayudarles más veces.

Pero mi mujer es la que se enfada un poquito.

-Mi abuela, muchas veces,

le reprocha o le echa en cara que dedique tantas horas

a estar en el campo de rugby y que no esté en casa

o acompañándola a ir a sitios o estar haciéndole compañía.

Mis abuelos se han quedado muchas veces sin poder

acudir a citas con amigos, sin poder irse de vacaciones juntos,

porque mi abuelo ha preferido venir

a estar con la gente del club y con la gente del rugby.

-Cuando está el campo cerrado no me dedico a nada,

estoy en casa viendo la televisión o saco al perro a pasear.

En el rugby he hecho miles de amigos,

todos los que están aquí son amigos míos.

Me dicen "el abuelo cascarrabias", pero da lo mismo.

-Lo que más le saca de quicio a mi abuelo en el campo de rugby

es la gente que no hace lo que él dice en cada momento

o que le desobedece y entra dentro del campo

cuando está entrenando otro equipo y no se puede hacer,

cuando algún niño intenta dañar las instalaciones,

eso es lo que más le puede molestar.

-Cuando dejan el material mal es cuando más los regaño,

vienen aquí y se dejan los grifos abiertos del agua.

-Mi abuelo nunca ha intentado dejar el campo de rugby,

nunca ha intentado dejar de venir aquí,

sigue con la vitalidad del primer día

y sigue deseando estar todos los fines de semana aquí.

-Seguiré disfrutando de mi campo de rugby

hasta que me tiren o me muera.

-Creo que mi abuelo se merece un homenaje

o unos cuantos homenajes por toda la entrega que le está mostrando

a este deporte, porque es conocido por todos los clubes de la ciudad

de Valencia y es muy bonito el reconocimiento

que le quiere hacer el CAU Valencia por su labor.

-La caja del tiempo me tiene un poco nervioso,

que no sé qué guarda ahí dentro.

Todo listo para que la caja de Vicente se abra

y vea los símbolos de su equipo, amigos, familiares

y el Club de Rugby de Valencia al completo están listos

para rendir homenaje al hombre que les ha dedicado su vida.

Puede ser mi hija quien me lo puede mandar,

la veo casi todos los días y como hoy es su cumpleaños

más todavía.

Un minuto queda, qué largo se hace este minuto.

-Estoy muy agobiado, porque ha sido un día largo, de nervios,

de saber si al final podríamos o no, pero con muchas ganas

de ver a Vicente y de disfrutar de este momento

que le queremos regalar. -Un segundo.

Esto es un llavero del CAU y una insignia del CAU.

-Vamos, chicos.

-¿Quieren que me jubile ya? Que ya no vuelvo más por aquí.

Estos son los culpables de todo, todos que hay aquí.

Gracias.

-Esto es un agradecimiento de todo el club.

-No tenéis que agradecerme nada, porque lo que hago, lo hago a gusto.

-Es un agradecimiento por todos tus años, por tu esfuerzo,

por todo tu trabajo, por toda tu dedicación, porque podrías haber

hecho tu trabajo hasta un momento y haber dejarlo de hacer.

El club no quiere esperarse a que tú no estés para hacerle

un homenaje a Vicente, y quería aprovechar de la suerte

que "Cuestión de tiempo" nos ofrece para regalarte estas dos cosas.

Un llavero, porque aparte de tu casa en el club,

que ya llevas todas las llaves del club,

quiero que tengas también en tu casa nuestro club.

Y un pin, que es conmemorativo del último año

que estuvo en División de Honor A, volverás a verlo.

-Ojalá fuera verdad. -Enhorabuena y muchas gracias.

Esto es para ti.

La grandeza de las personas se refleja en el cariño

y en el respeto que les tienen los demás.

Es el tiempo de rendir homenaje

a las grandes mujeres y grandes hombres

y quién sabe si usted será el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo.

¿Por qué la quieres? Porque le quiero dar una sorpresa

a mi padre, que estoy muy unida a él,

porque siempre está ahí, a lo largo del tiempo siempre ha estado ahí.

-Hola, ¿qué haces aquí? -Vengo a entregarte una caja.

-¿Y esa caja?

Con mis hijas he tenido una relación muy especial.

¿Qué quieres decirle? Para mí es todo.

-Dos, uno, cero.

Vanesa tenía unos planes marcados en su vida,

ahora su sueño está a punto de hacerse realidad

gracias a su padre Carlos,

por eso hoy le manda su caja del tiempo

con un mensaje lleno de amor.

¿Qué tal, Vanesa?

Estoy muy nerviosa, deseando que salga bien.

Seguro que sí.

Estoy segura de ello.

¿Pasamos? Adelante.

Aquí, de momento, dejo la caja.

Perfecto.

Nos has llamado porque querías una caja del tiempo,

¿por qué la quieres?

Le quiero dar una sorpresa a mi padre,

que estoy muy unida a él, porque siempre está ahí.

A lo largo del tiempo siempre ha estado ahí,

cuando era adolescente, con quien tenía las conversaciones

de pubertad era con mi padre, cuando tenía un proyecto,

algo que siempre dudas, al que primero llamo es a mi padre.

¿Qué quieres decirle? Que es especial, para mí es todo.

Hoy es un día de fiesta en tu casa, porque hoy se cumple tu sueño.

Sí. Estamos de inauguración.

¿Cuál es ese sueño? Una peluquería de autor,

que este salón, todo ha sido hecho a mano por mi padre.

Todo lo que vemos.

Todo, además necesitaba una pila,

trajo una pila para la zona de atrás, no tenía un mueble.

Después de trabajar se venía aquí.

Sale de trabajar y viene aquí.

Te ha hecho toda la obra.

Todo, fontanería, electricidad, los muebles, construcción.

¿Y esta pasión por la peluquería de dónde te viene a ti?

Mi madre es peluquera. Lo has vivido desde niña.

Yo practicaba todo lo que veía a mi madre

con mis amigas del colegio.

¿Les cortabas el pelo? Yo hacía de todo.

¿Por qué es tan especial tu padre? Es un superhéroe para mí.

Es una persona muy extrovertida,

muy divertido, puedes hablar de todo con él.

Digo yo que alguna vez habréis discutido,

que no todo va a ser maravilloso.

Claro, por supuesto. De hecho,

cuando yo tengo una discusión es mucho más fuerte con mi padre

que con mi madre.

¿Es porque hay más confianza? No, porque somos iguales.

Dime lo que más admiras de tu padre y lo que más admiras de tu madre.

De mi madre el amor que nos tiene a mi hermana y a mí,

y de mi padre no te lo sabría definir.

No hay palabras. No.

Le quieres muchísimo, se ve. Te han apoyado en todo,

esta es una buena muestra del apoyo que te han dado.

Aquí está todo lo que te ha enseñado tu madre y todo el apoyo

de tu padre, que hasta te ha hecho los muebles de la peluquería,

que inauguráis hoy.

Todo.

Pero antes de esto ha habido mucho más,

tú has tomado decisiones en tu vida.

Sí, yo me fui a Londres con mis hijos,

porque llegó un momento en el que laboralmente yo quería dar

un salto, quería evolucionar y eso forma parte de mi carácter,

yo necesito evolucionar constantemente.

Eso es una decisión complicada, porque es mover tu vida muchísimo,

moverlo todo, coger a tus niños, llevártelo a otro país,

ir tú sola con ellos, buscarte la vida,

los colegios, todo el follón que supone el cambiar.

Y sin saber inglés.

¿Ahí tus padres no te dijeron: Vanesa, ¿tú estás mal de la cabeza?

No. Mi padre, otra vez me entiende, porque él tiene también

muchas inquietudes, es una persona que también le encanta ver

cosas nuevas y me dijo: "Vamos a hacerlo bien, vamos a ayudaros".

Mi único amor,

que estoy enamorada de mi marido desde que tengo 12 años,

lo vi pasar por la calle, me quedé enamoradísima de él

y hasta que no lo conseguí con 17 no paré.

Y no hubo otro chico en tu vida.

Fue otro proyecto que lo tenía claro.

¿Cómo se tomó tu padre el que tuvieras novio?

Con esta relación que tenéis.

Mi padre le sacaba los colores a mi novio constantemente.

Cuando le dijiste: "Me voy a casar".

Ese momento fue muy divertido,

para esas cosas yo soy muy tradicional,

yo le dije a mi marido: "Para mí, mi padre es lo más,

yo te quiero mucho,

llevo enamorada de ti desde los 12 años,

pero tú le tienes que pedir permiso a mi padre para casarnos".

No te creo.

Créetelo.

Para mí, mis padres es algo elevado...

¿Y si tu padre llega a decir que no? Hubiera sido complicado.

No me digas que hubieras renunciado al amor de tu vida por tu padre.

No renunciaría al amor de mi vida, pero lo hubiera pasado muy mal.

Mi padre nunca me hubiera dicho que no,

porque mi marido es lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Quién te llevó al altar? Mi padre.

¿Crees que tu padre se puede imaginar una sorpresa

como la que tú quieres darle hoy en este día,

que es tan especial para ti y para él?

¿Qué pensará que hay dentro de la caja?

Yo creo que ahí sí que le voy a pillar totalmente descuadrado,

lo mismo se piensa que hay una carta.

Y no va a haber una carta. No.

¿Qué vas a meter en la caja? Una camiseta del Athletic.

Cuando abra la caja y vea esa camiseta,

¿crees que va a saber que eres tú o eso le va a despistar?

Hay pocas opciones, o es mi abuelo Teo, que es del Athletic,

tiene una edad y está en Murcia, no puede venir,

aunque le encantaría. Y la otra que queda soy yo.

Yo lo llamo "mi MacGyver", porque él es capaz de, de nada,

hacer todo esto.

¿Dónde vamos a entregarle la caja a MacGyver?

Me gustaría que fuera aquí.

¿Y quién quieres que le entregue la caja?

Mi hermana.

¿Cómo se llama? Bárbara.

¿Cuánto tiempo quieres que la caja permanezca cerrada?

¿Cuándo quieres que se abra? En una hora y media,

porque en hora y media está previsto que él venga a continuar

con su trabajo y su labor.

Como tiene que venir aquí se va a encontrar con todo este pastel.

Exacto.

No queda más que meter esa camiseta dentro de la caja,

programarla y cerrarla. Perfecto.

Venga, cógela.

Cerrada, me llevo la caja para MacGyver, para este superhombre

y que vaya bien el día, que lo tienes importante hoy.

Qué nervios.

Hasta luego. Hasta luego.

A través de su hermana Bárbara,

el padre de Vanesa recibirá la caja del tiempo

en la peluquería que hoy inaugura su hija.

Carlos vivirá un gran momento de alegría

cuando le demuestre lo importante que es para ella.

Papá.

-Hola, ¿qué haces aquí? -Vengo a entregarte una caja.

-¿Y esa caja? ¿Qué es? -Una sorpresa.

No te puede decir nada más.

-¿Una hora hay que esperar? -Sí, cuando llegue a cero se abrirá.

Yo me tengo que ir, que tengo que ir a buscar al niño.

-¿Dónde te lo han dado? ¿Cómo ha sido?

-Me la ha dado el programa, "Cuestión de tiempo".

-El que yo no tengo. -A esperar.

-Vale, si no queda más remedio. Me he quedado planchado,

porque no sé de qué va esto, ni idea.

No sé si es cosa de mis hijas o de quién,

no tengo ni idea de quién me ha podido mandar la caja.

Me tiene en vilo y además tengo que esperar una hora

para saber qué contiene la cajita. De admiradores mejor no hablamos,

porque mi mujer se puede poner de los nervios.

¿Mi mujer?

No se le da muy bien engañar, me dejaría alucinado si es mi mujer.

Como queda tiempo voy a seguir haciendo los mandados

de mi hija, que son importantes, que es la inauguración

del salón esta tarde, me voy la caja para controlar el tiempo,

no sea que esté de espaldas y me pegue un susto cuando se abra.

No tengo ni la más remota idea de quién me manda la dichosa cajita.

Es que no me imagino quién puede ser,

tuve un amigo muy íntimo de joven, pero tampoco lo veo,

ni por su carácter, ni por su forma de ser,

no lo veo llamando a televisión para que me den una sorpresa,

no lo veo.

-Esta sorpresa va a ser sorpresa, pero creo

que en el fondo no es sorpresa, porque soy igual que mi padre

y estoy convencida de que él sabe que soy yo.

Pero, como le tengo engañado, está un poco despistado,

pero en el fondo sabe que soy yo, no va a tener dudas.

-Tengo familia fuera, que me estoy acordando ahora.

-Yo creo que mi padre puede llegar a sospechar que es su hermano,

mi padre solo tiene un hermano y vive lejos, está en Murcia.

Como no nos podemos ver muy a menudo,

que piense que por la distancia, que se haya puesto melancólico.

-Tengo a mi suegra, que está en Asturias,

y allí tengo también una sobrina y un sobrino,

que son también bastante especiales.

-Un amigo que también vive fuera, en Andalucía,

para él es un amigo especial porque es un amigo de toda la vida.

Yo he intentado que se centre en estas dos personas,

pero creo que no cuela, sabe que soy yo.

-He estado siempre con mis hijas en todos los momentos, en los malos

y en los buenos, ellas saben que yo siempre estoy ahí para ellas.

Son diferentes de carácter, pero las dos tienen

una personalidad importante y arrolladora.

Yo creo que mis hijas se parecen a mí, sobre todo,

Vanesa, la mayor, ha sacado de mí la inventiva, la iniciativa,

está dispuesta a acometer la empresa que sea, como ahora este salón.

-La verdad que nunca tengo miedo

de decirles ninguno de mis proyectos,

porque en todos están para apoyarme, sea lo que sea o haga lo que haga.

-Lo mejor, desde luego, por orden cronológico,

fue conocer a mi mujer. A continuación, fueron mis hijas.

Vais a hacer que me emocione, esto me toca la fibra.

Yo llevé a mi hija al altar y lloré un poquito,

se me calló la lagrimilla un poco, pero es que soy de lágrima fácil.

Soy muy tierno para la edad que tengo.

Con mis hijas he tenido una relación muy especial y la sigo teniendo.

Ahora voy a esperar a que se abra la caja, a salir de la incertidumbre

y a ver qué pasa y espero que sea todo bueno y bonito.

Tengo confianza en ello, esperemos que sea así,

vamos a esperar a que se abra la caja.

Vanesa está en un sin vivir, quiere abrazar ya a su padre,

faltan solo unos minutos para que se abra la caja del tiempo

y Carlos descubra la camiseta que le ha enviado,

con este gesto verá recompensada toda una vida dedicada a ella.

No estoy nervioso, pero estoy intrigado, a ver cuál es

el resultado final de esta historia tan divertida, supongo.

-Cuando me vea va a llorar o, a lo mejor, lloro yo.

-Intuyo quiénes son los responsables,

a lo mejor me llevo una sorpresa y estoy equivocado,

pero yo creo saber que esto tiene que ver con mis hijas.

Y ya queda un minuto. Qué emoción.

-Ya queda poco. -Ya sí que queda poquito.

Nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero.

El Atlético de Madrid, esto sí que no me lo esperaba.

Es que soy forofo del Atleti.

Me hace ilusión.

-Ya ha visto la camiseta.

-Mi padre también es del Atlético de Madrid,

no sé, mis nietos o mi hija mayor.

Yo creo que mi hija mayor ha sido la que me ha regalado la camiseta

del Atlético de Madrid.

Yo creo que nos compenetramos bastante bien, que casi nos leemos

y sabe que puede contar conmigo y con su madre y lo es todo.

Vanesa, igual que Bárbara, para nosotros es todo.

A lo mejor, porque piensa que de alguna manera

me tenía que agradecer lo de aquí o lo del viaje.

Mira, qué tonta eres, el rato que me has hecho pasar.

Si sabes que te quiero y, algunas veces, lejos.

Ya te lo he dicho otras veces.

-Te he enviado esta caja del tiempo porque quiero agradecerte

que siempre estés ahí, que me ayudes a cumplir todos mis sueños.

-Me vas a hacer, otra vez...

-Contigo todo se hace realidad, incluso esto.

-Sabes que en todo lo que podamos tu madre y yo estamos ahí.

Compartir la alegría es lo mejor que nos puede pasar en la vida,

es el tiempo de las sorpresas y las emociones, y quién sabe si

usted será el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 05/12/16

Cuestión de tiempo - 05/12/16

05 dic 2016

Julián y Luisa están atravesando una mala racha y él quiere enviarle una caja del tiempo para que vuelva a sonreír. Vicente es un jubilado apasionado al rugby. El club con el que colabora ha decidido hacerle un homenaje. Vanesa ha logrado su sueño gracias a la ayuda de su padre: abrir su peluquería.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 05/12/16" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 05/12/16"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios