278731
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 163

Cuéntame, tú que has vivido,... ...si has conocido la felicidad. Cuéntame,... ...tú que has sentido... ...en el camino... ...de un tiempo que nos unió. Buscarás... ...ese destino... ...que tan perdido... ...está en nuestro corazón. Háblame de qué estás esperando... ...en tu nuevo caminar. Cuéntame, tú que has vivido,... ...si has conocido la felicidad. Vivirás... ...nuevas caricias... ...que con recelo... ...guardabas en un portal. Cantarás... ...a un nuevo día... ...con valentía... ...y con ansias de libertad. Háblame de qué estás esperando... ...en tu nuevo caminar. Cuéntame. "1976 fue el primer año de la apertura". "Del destape, de los pelos largos, de los Rolling en España... ...y de películas como "El erotismo y la informática"... ...o "Cuando Conchita se escapa, no hay tocata". "Había algo en el ambiente que se contagiaba como un catarro". "Unos lo llamaban ilusión. Otros, esperanza". "Y los más lo definían como un deseo de cambio". "España era una fiesta". "Y los españoles queríamos disfrutar de aquello que nos prometían". "Pero no fue hasta la dimisión de Arias en julio... ...y el nombramiento sorpresa del joven Adolfo Suárez... ...cuando nos empezamos a convencer de que el cambio era posible". "Y de que la democracia llamaba a la puerta". "Por adaptarse a los nuevos tiempos,... ...mi padre estrenó imagen afeitándose el bigote". "En San Genaro, todo cambiaba a ritmo de vértigo". "La máxima de renovarse o morir estaba más vigente que nunca". "Todos se apuntaban al carro de los nuevos tiempos". "Pero a algunos les costaba aceptar que las cosas no eran como antes". "Nuevos tiempos para la mujer". "Pisaba más fuerte que nunca". "Los jóvenes queríamos comernos el mundo". "Y algunos, lo que se les pusiera por delante". "Los Alcántara nos pasábamos el día haciendo planes". "Nos tomamos al pie de la letra... ...que 1976 iba a ser el año del cambio". "Mi tío Miguel y Paquita dieron finalmente el paso... ...y compraron a Tinín el bar, que se llamó Bistró París Nalón". "Estaba llamado a revolucionar el mundo del menú en el barrio". ""Mi hermano Toni se había tomado en serio su relación con Juana". "Sentó la cabeza para alivio de mi abuela". "En lo profesional, empezaba a sentir las sacudidas... ...de una crisis que dejó a España con casi 900 000 parados". "Mi padre creía que se abría una época de grandes oportunidades... ...que nos permitiría dar un salto adelante,... ...que ríete del de Armstrong pisando la Luna". "Aunque seguían con la idea de prosperar,... ...su máxima preocupación era otra: Inés". "Moderna y adelantada a su tiempo, fue la primera separada del barrio". "Y, para más inri, del cura". "Como en tantas otras, no les quedó otra que tragarse el sapo". "Pero para sapo, el que se tuvieron que tragar Miguel y Paquita". "Después de meses pleiteando con Marie Chantal,... ...mi tío tuvo que pagarle todo lo que le debía". "Aunque pronto comprobaron que ese no era su mayor problema". "Y es que el hombre propone y Dios dispone". ¿Qué le debo, Damián? 235 pesetas. -La hija del Matamulas casándose con Miguel, el de la Pura. Hija, cosas que pasan. -Yo la he notado más gordita, ¿no? En Madrid, se anda muy poco. Se viaja en metro y se cogen kilos. -Tome, la vuelta. Hasta luego. ¡Abuela! Hola, hijo. ¿Has visto a Toni y a Juana? No. Ya han llegado. Ah. ¿Sabes que van a dormir juntos? ¡Chist! Mamá les ha preparado el cuarto. ¡Calla! Me voy con mis amigos. Hasta luego. Buenos días. Buenos días. No, espere. ¿Qué pasa? Que me aprieta mucho la faja. ¿Cómo no te va a apretar, hija? No puedo respirar, tía. Si te quito la faja, te van a notar la tripa. Te voy a pinchar. La faja. Te la puedes quitar. Lo saben. No me asuste, Herminia. ¿Por qué lo dices? Porque he nacido aquí. Pues yo la veo más gordita. ¿Piensan tener hijos? Lo saben, vaya que si lo saben. Si se entera el Matamulas... Herminia, no me asuste. Y Toni y la novia van a dormir juntos. Siempre damos la nota. Ya hablaremos de lo de Toni. ¡Dios quiera que no ocurra una desgracia! Yo me conozco el percal. ¿Se me nota? No. Mira qué guapa está. Está preciosa. Sí que lo está. Vamos a ver. Antonio, Maurín no va a elevar la oferta. Estas tierras valdrán la mitad el año que viene. Y así, hasta que no valgan nada. Pero no quiero, es nuestro. Tenemos enterrados a padre y a madre. Si lo vendemos, no volvemos. ¿Quieres que te diga qué pasará si no lo vendemos? Que todo este pueblo desaparecerá. Como han desaparecido otros tantos. ¿Y entonces qué? Pero si tienes razón. Si madre viese que estamos vendiendo las tierras de padre a Maurín... No me salgas con lo de Mauro, que los tiempos cambian. Es el pasado. ¡Qué pronto olvidas el pasado! ¡Que yo le tengo apego a esto, pero nos cuesta mucho mantenerlo! Que me voy a arrepentir. Que no. Todo está cambiando, Sagrillas ha cambiado. Nosotros hemos cambiado. Ahora somos dos señores. Míranos. Dos señores en el campo. ¡Anda! ¡Anda, la Encarna! Hola, Encarna. -¡Cuánto bueno por aquí! ¿Qué tal está Paquita? -Muy bien, muy ilusionada. -¿Iréis pronto por el niño? -Bueno, yo creo que ahora es un poco pronto. -Vámonos. -Nos marchamos. -Pues nada. -Adiós. -¡A pasarlo bien! ¡Adiós, guapas! ¡Qué jodía la Encarna! Y dices que las cosas no cambian. ¿Cuándo se ha visto dos mujeres en moto y enseñando la cacha? Cuidado con lo que dices. ¿No te has dado cuenta del cachondeo con lo del niño? ¿Quién, la Encarna? Sí. Figuraciones tuyas. ¡Qué ingenuidad! Que no se entere tu suegro o nos dará un verano de primera. ¡Joder, Antonio, de verdad! Música Esta sí que está buena. -¡Y qué tetas tiene! -Las del cine tienen más. -Mentira. -¿Y por qué los actores no salen desnudos? Me gustaría ver a Sandokán en cueros. -Y a mí, a Junior. -Y a mí. -Para esto no hacía falta que muriera Franco. -¡Qué dices! -¡Qué tías más buenas! -¡Madre mía! Pensaba que no venías. Mi padre encontró tus cartas. ¡Joé! Como siempre dibujas corazones, se ha mosqueado. No sé por qué registran mis cosas. Verás cuando lea lo de los besos. No le he dicho que fueran tuyas. No me ha dado la gana de decírselo. Si quieres, hablo con él. No, que todavía se acuerda de la yogurtera. Ya se le pasará. ¿Sabes una cosa? ¿Qué? Que se van a Albacete. ¿Cuándo? Esta tarde. Me quedo sola con la criada. ¿Qué te parece? Pues... ¿Y la criada? Se va con el novio. A dar una vuelta. Bueno, una vuelta... Ya me entiendes. Me voy a tener que ir. Me esperan mis padres. Yo también me voy. ¿Nos vemos luego? "Desde que salía con Julia, era el hombre más feliz". "Era guapa, simpática, cariñosa, lista". "Y estaba por mí hasta los huesos". "Solo de pensar en esa tarde se me hacía la boca agua". "Íbamos a estar solos, en su casa". "Para poder hacer lo que hacen los novios". "O sea, quererse". "¿Se podía pedir más?" ¡Ay, Dios mío! ¡Esta mañana estuve barriendo y estaban separadas! Han venido y las han juntado. Hija. A veces, es como si no te conociera. ¿Te parece bien que Toni y esa chica...? Se llama Juana. Pues eso. ¿No te importa que duerman juntos? ¿Qué hacen en Madrid? Pero esto no es Madrid, esto es Sagrillas. Lo que nos faltaba, que alguien se entere. Venga. No me extraña que hablen cosas de nosotros. Menos mal que no saben que Inés se ha separado. Si no se hubiese separado, se lo habrían inventado. Pues espera que se entere Froilán de lo de Paquita. No seas agorera. ¡Ay, Señor! Inés, separada y en las Chimbambas. Paquita, embarazada y sin casarse. Y Toni y Juana van a dormir juntos y les estamos haciendo la cama. Y el caudillo hace nueve meses que murió. ¿Cómo se van a tomar que durmamos juntos? -Ya ves cómo es todo esto. Imagínatelo, no muy bien. Pero se tendrán que acostumbrar. -Pero juntar las camas... -¡Hola, Toni! -¡Hombre, prima! -¿Qué, para la boda? -Sí. Te voy a presentar. Esta es mi prima Luisa. -Ya me acuerdo de tu novia. Eres Marta, ¿no? -No, no soy Marta, soy Juana. Marta debe de ser otra. -Sí. -Bueno, pues encantada igualmente. Ya nos veremos. Y perdone. -No pasa nada. -Hasta luego. -Adiós. Era mi prima Luisa. Vamos a ir a la iglesia, que es del siglo XVI. Preciosa. -¿Quién es Marta? -Juana. -Tu padre también me llamó así. -No empieces. -¿Quién es? A mí también me viene bien. Con este impulso,... ...a lo mejor les compro a mis socios toda la imprenta. ¿Y entonces? Al final, me voy a arrepentir. Pero bueno. Dile a Maurín que firmamos. Pues ya está, dicho y hecho. No te vas a arrepentir. Dame un abrazo. ¡Anda! De los gastos de notaría y del Registro me encargo yo. El que más necesita vender soy yo. En todo lo demás, siempre a pachas. A pachas. Tampoco te empeñes en pagar todos los gastos ahora. ¡Cuántos gastos! Hazme un favor. Vamos a hacer las cosas bien, que es la última oportunidad. Sí. Me quedo más tranquilo. ¿Me das otro abrazo? Joder... ¡Que me des otro abrazo, hombre! Esta gente está a punto de llegar. Yo a Maurín le apretaría. Yo le aprieto. Este es el precio que nos pagará Maurín o cualquier otro. Tiene que faltar poco para llegar. Que si falta poco para llegar. -No sé. -Y con este calor, se pega la ropa. ¡Qué ilusión me hace! A ver si llegamos pronto, que te tiene que dar el aire. ¡Ay! Claxon Claxon Para, para. ¿Adónde va? ¡Merche! ¡Merche, ya están aquí! Merche. ¡Eh! ¿Dónde vas? ¡Hombre! ¿Qué tal el viaje? ¡Si vienen todos en procesión! Que viene el peligro. Que viene el peligro. Bienvenidos todos. Desi. -¡Vaya carreterita! ¡Hombre! -¿Y Froilán? -Se ha encontrado con el párroco y están hablando. -Cosas de curas. ¡Bueno! -¡Qué maravilla! ¡Cuánto campo! ¿Os gusta mi pueblo? Mucho. Huele que alimenta. -A mí me huele a vacas, ¿no? -¡Parece mentira! Hola. -¿Qué tal el viaje? -Un poco agobiada con tanto meneo. -¡Estás verde, macho! -Pobre. -¿Quieres devolver? -No. -Te empeñas en ir en la roulotte. -¿Dónde está la novia? -En sus cosas. Está guapísima. -Es lo que tienen las futuras madres. ¡Chist! Cállate. Quiero decir que lo suyo es tener hijos y cuantos más, mejor. Id entrando. Tengo un vino buenísimo. -Tendremos que hacer una buena despedida de soltero. -¿Contigo? Estás bueno. ¿Por qué le has puesto un banderín del Madrid? ¡Qué bonito! ¿Bonito? -Te lo voy a explicar. Porque la mitad del coche es mío. -¿Por qué no te lo pones en mitad de los cuernos? -¿Has oído? Mala leche colchonera. Ponlo ahí por si viene una mula. No me voy a Madrid porque es su boda. Preñada. -Poco, nadie lo va a notar. -Preñada. Y lo sabe todo el pueblo. Y tiene la desfachatez de decirme que quiere casarse de blanco. -Sea usted indulgente. Ha confesado su pecado y cumplido penitencia. El hecho de querer casarse demuestra su arrepentimiento. -¿Y por qué no se casa en su parroquia? -Han nacido aquí y les hace ilusión casarse en el pueblo. -Ya, pero no con su párroco. Tienen que buscarle a usted. -Gustosamente le cedo el sitio. -Eso sí que no. Yo no pienso casarles. -Permítame que sea yo quien lo haga. Indulgencia, padre. -Indulgencia, perdón, caridad. ¿Y la castidad qué? "Non concupiscendo sed intelligendo". -San Agustín predicaba la castidad... ...hasta en el matrimonio. -¿Y del novio qué me dice? No ha pisado una iglesia en años. Yo creo que es ateo. Como me descuide, me quema el templo. -Me lo va a decir a mí. -¿Lo sabe? ¡Dios mío, qué tiempos! ¡Qué tiempos! Ríen -Adiós, don Benito. -Adiós. -Y compañía. -Adiós. -Adiós, hijas. ¿Se ha fijado cómo van vestidas? ¿Dónde vamos a llegar? -"O tempora o mores". -Cáselos, si quiere. Allá usted con su conciencia. -Gracias, don Benito. Que Dios se lo pague. -¿Sabe usted si el gobierno va a aprobarnos el aumento de sueldo? -En Madrid, hablan de darnos 15 000 pesetas. -¿Y para los de pueblo también? -Claro, y 14 pagas más la extraordinaria. -¡Bendito sea el gobierno! Que tenga que venir la democracia para que nos aumenten el sueldo... Te digo que está preñada. -¿Cómo lo sabes? -Tiene cara de preñada. -¿Se puede pasar? -A la buena de Dios, Anselmo. -Dame un Bisonte. -¿Cómo se encuentra tu hija? -¿Por qué? -Por nada, por preguntar. -¡Ah, bueno! -Igual te hace abuelo. -¿Y eso? -Un nieto es una alegría. -A mí el Suárez no me gusta. -Traerá la democracia. -¿Y para qué necesitas eso? ¿No vives bien? -No, si yo... -¿Vendes guarrerías? -Todas vienen así. La Conchita Velasco está esperando un niño. Y no dice quién es el padre. -¿La de "Las chicas de la Cruz Roja"? -¿Esa? -Anda, vámonos. -Si no te veo, felicidades por la boda y por lo que venga. -No hay mayor ciego que el que no quiere ver. Dame esos platos. ¿Cuántos somos? Somos 12. -¿Me podéis ayudar con esto? ¡Cuánto ayuda mi niña! ¿Qué os falta aquí? -De todo. Ramón, que no para de zampar. -Buenísimo el chorizo. Aprovecha. Aparte de ser un triste,... ...Arias Navarro ha dimitido porque el Rey ya tenía a otro. -Arias Navarro quería quedarse mandando toda la vida. -No le basta con el apoyo de la señora de Meirás. -¿Y Suárez de dónde ha salido? ¡Amigo! -No sé, pero ha sido una sorpresa. Yo sí que me lo esperaba. Ya verás qué bien habla. Y con sentido. -Hola. Tengo que decir una cosa. Escuchadme. He hablado con el párroco. Me ha dicho que sí. Me deja la iglesia para hacer un ensayo a las seis. ¿De acuerdo? -¡Qué gran noticia, toda la tarde ensayando! ¡Vamos, una bicoca! ¿Quiere un poco de chorizo? Es buenísimo. -Bueno. Ponedle una copa de vino. -El presidente debería ser Fraga. No puede ser, está inhabilitado después de lo de Vitoria. -Debían dejar que volviera Carrillo y ofrecerle un cargo, Antoñito. A Carrillo, a Líster, a la Pasionaria. -Por favor, no me habléis de comunistas. Te pagan fuego a los templos. -¿Ya estamos con eso? No vamos a cambiar en la vida. -¿Dónde está el baño, primo? -¿El baño? ¿Te encuentras bien? ¡Qué jaleo! Un poco cansada. ¿Cómo va a estar con tantas emociones juntas? Siéntate un rato y descansa. Ya llevo yo esto. ¿Qué notas? Una presión en la tripa. ¡Se va a hogar el niño con esa faja! Que se quite la faja. -¿Usted lleva faja? En cuanto llega junio, me la quito. Yo no llevo faja. Saque esto. Madre, saca pan. Que no coman mucho, que voy a echar las tortas del gazpacho. Menos mal que no ha venido tu padre a la comida. Se habría dado cuenta. ¡Qué ganas tengo de que acabe esto! Hemos dormido juntos todo el viaje. ¿Juntos? Bueno, ella dormía y yo miraba. ¡Menudos muslos! ¿Se los has visto? Durante 100 km. Mientras dormía, se le subía la falda. ¿Qué más has visto? Durante 70 km, el canalillo. ¡Joder! ¡Madre mía! -¡Josete, Carlos, a comer, que está la mesa puesta! Desi silba ¡Dios mío, Desi! Esto es una locura, está ahí mi prima. Tú no sabes lo que es para mí verte todos los días y no poder abrazarte. Y comerte a besos. ¡Qué sufrimiento! -Desi, ¿dónde estás? Puerta ¡Desi! -Escóndete. -¿Estás aquí? -¡Desi! -Sí. -Abre. -Voy, voy. -Desiderio. -Voy. -¿Estás bien? ¿Qué te pasa? -La tensión. -¿Qué tensión? -Se me pone por las nubes. -¿Desde cuándo padeces de la tensión? -De toda la vida. -¿Y de la cabeza cómo estás? ¡Deja el tintorro, que le estás dando mucho al tintorro! Vamos a vender las tierras de madre. ¿Lo dices en serio? Totalmente en serio. Después de haber vendido las viñas, esas tierras no valen para nada. ¿Y de quién ha sido la idea? ¿Tuya o de tu hermano? De mi hermano, pero yo pienso lo mismo que él. Están como locos por comprar tierras porque quieren hacer un coto. O vendemos ahora o luego igual no quieren y esto se muere. Si cada día están mejor. Tienen lavadora, televisión. ¿Y los jóvenes, que son el futuro? Hay muchos. ¿Sí? Pues será en verano. Que no, Merche. Se van a trabajar a Madrid o a Barcelona. ¿Quién os las va a comprar? Mauro. ¿Se las vais a vender a Mauro? Es la mejor oferta. Si tu madre lo viera... Pues tendría que acostumbrarse. ¿Te crees que me hace gracia? No pongas esa cara y no me mires así. Échate, que no descansas ni en verano. Pues sí. Porque estoy molida. Por lo menos he colocado a todo el mundo en las casas. ¿Y cómo se ha comido? Parecía un Parador. ¡Qué bueno sale el gazpacho! Muy bueno. ¿Dónde hemos metido a Froilán y a Ramón? En casa de tu madre. ¿Y Pili y Valentina? Donde Paquita. Ah. ¡Qué calor hace aquí! -Me ha entrado un sofoco. Seguro que por la noche refresca. -A ver si no nos da un patatús. -Os traigo toallas limpias. -Gracias. -¿No os importa dormir juntas? -No, aquí nos arreglamos bien. -Sí, yo solo ronco un poco. -Muy bien, entonces me voy a descansar. -Las toallas, perdona. -Si yo fuera Paquita,... ...me quedaba aquí a vivir. Lo que más le gusta son los pueblos. -Pues a mí no. -Me gusta el aire puro. El paisaje. Los pájaros. -Las moscas. -¡No! Pero aquí hay algo que no encuentras en la ciudad. -¿El qué? -Los hombres huelen a hombre. -No coge el metro. -No es lo mismo. Aquí huelen a tierra. A trigo. A músculos. Bueno. Si yo encontrara un viudo, me quedaba aquí para siempre. -Aquí no hay nada que hacer. -Muchas cosas. -Si un viudo se enamorara de mí, iríamos a segar juntos. A coger patatas juntos. A hacer la matanza juntos. Mira, ¿te gusta? La liga, qué bonita. -Preciosa. -En las bodas, llevo una con un lacito azul. -La liga la lleva la novia. -Pero yo me la pongo porque nunca se sabe. Me sienta muy bien. -Señoras. Agua por si quieren refrescarse. Refrescarse. -Gracias. -Perdón. -¡Ay! Pili. ¿Has visto cómo me ha mirado? -¿Cómo? -Con arrebato. Me parece que le gusto. ¿Te imaginas si sintiera algo por mí? -¿De dónde se saca eso? -Yo podría ser... ...la madrastra de Paquita. ¿Te pasa algo, hija? -No, ¿qué me va a pasar? -No tienes buena cara. Muy mala la tienes. -Es el calor. Los nervios y todo eso. -¡Ay, ay, ay! Tan cabezota como tu madre. -¿Por qué me dice eso? -Por casarte con ese. ¿Qué prisa te ha entrado? -Padre, ya se lo he contado. Le quiero. -Le quieres. Si tiene casi mis años. Y casado con otra. Y en Francia. -Padre, está divorciado. -¡Peor! Divorciado y mayor que yo. ¿Tú le has visto bien? -Pues claro que le he visto. -Cualquier día te quedas viuda. -No me diga eso. -Si tu madre viviera, te habría buscado un mozo. -Pero si no quedan. No hay más que gallinas. -¡Y decencia, Paqui! ¡No sé cómo no he cogido la escopeta! -Me va a amargar la boda. Bueno, me voy a echar un rato. Y no beba usted tanto. Ruido Ven aquí. -Ahora no, Toni. -¿Por qué? -Porque es la casa de tu abuela. Porque se oye todo. Y porque... -¿Qué? ¿Qué me ibas a decir? -Una tontería. -Algo estabas pensando. -Por favor. ¿Quién es Marta? -Lo sabía. ¡Qué más da! -Yo quiero saber quién es. -Pues es una chica. -Eso me lo imagino. ¿Quién es? -Una compañera de facultad. Hace mucho que no la veo. Solo sé que está casada y que vive en París. -Pero ¿qué fuisteis? ¿Novios? ¿Amantes? -Eso es agua pasada, ni me acuerdo. -¿La quisiste? -En su momento, creo que sí. Fue la primera chica con la que estuve. -¿Y qué más? -No hay más que contar. -¿Estuvo aquí contigo, en este pueblo? -Vamos a ver. Marta militaba en el PC, tenía que esconderse y vinimos aquí. -Y dormisteis en estas camas. -¡Juana! -Perdón. -Estás muy tonta. ¿Estás celosa? ¿Eh? Antonio. Antonio. ¿Qué? ¿Sabes qué edad tiene Carlos? ¿Eh? ¿Sabes cuántos años tiene? ¿El pequeño? Va a cumplir 16, Merche. Y el año que viene, 17. Y luego, 18. ¿Qué quieres? Que ya no es un niño. ¿Y para eso me despiertas? Ya sé que no es un niño. ¿No lo comprendes? Está enamorado. Habla con él. ¿Del matrimonio? De esas cosas. ¿De qué? Me vas a volver loco. ¿De qué cosas va a ser? Hay que contártelo todo. Esa chica ya es una mujer. A ver si nos dan un disgusto como el de Paquita. ¡Ah! Acabáramos, te refieres a eso. No creo que esté en eso. ¡Huy! Sí, ¿no? Como salga a su hermano... ¿Qué le digo? Habla con él como tu padre habló contigo. Mi padre no tuvo tiempo, me lo mataron antes, Merche. ¿Qué te enseñó a ti tu madre? ¿A mí? Sí. Lo que me enseñó lo sabes tú. Mira que me gusta esta iglesia para casarse. -¿Qué te pasa, hija? -Que hace un calor... -Horrible. -Juani. ¡No te muevas! -Se está poniendo mala. -Tienes mala cara. -Tengo ganas de vomitar. -No puede ser por el embarazo. Estás de cinco meses. Eso es por los chorizos. Es normal. No le pasa nada. -¿Qué te pasa, sigues mal? -Es un flato de calor, a mí ya me han dado siete. ¡Están esperando! -¡Qué calor! Vamos. ¿Dónde se ha visto que haya que ensayar? -Apague el cigarro, por Dios. Cuando tenía tu edad, me gustaban mucho las chicas. Y a mí. Ya. Pero cuando yo tenía 16 años, era distinto. Las chicas no se dejaban. Ni ahora. ¿No? Conmigo no. Besos sí, pero nada más. ¡Ah! No se dejan. Bueno. ¿Te digo una cosa? Sí, hijo. Yo estoy a favor de las relaciones prematrimoniales, pero Julia no. Por eso quería hablar contigo. Debo explicarte algunas cosas. ¿Qué? No se pueden hacer las cosas porque sí. Anda con mucho cuidado. ¿Me entiendes? ¿Sabes cómo se pueden quedar embarazadas? ¿Cómo no lo voy a saber? ¡Ah!, ¿lo sabes? Bueno, más o menos. ¿Cómo más o menos? ¿Lo básico lo sabes o no? No se puede quedar embarazada... Exacto. No hace falta hablar más. Si tienes dudas, me lo preguntas a mí. Soy tu padre y tu mejor amigo. Claro. Bueno. ¿Tienes alguna pregunta? Yo creo que no. ¿No? ¿Está todo claro? Bueno, sí. ¿Por qué tengo que tener cuidado? La propia palabra lo indica. Cuidado, que viene... Cuidado... Viene del latín. "Cogitatus". Es mirar de hacer bien algunas cosas. Hacer bien algunas cosas. ¿Entiendes? Sí. Bueno, más o menos. Pues ya está. Lo entiendes más o menos. ¿Algo más? No. Bueno, sí. ¿Puedo no ir a la iglesia? ¿Has quedado con Julia? Sí. Vaya. Bueno. Por esta vez, vete. Pero "cogitatus", Carlos. Muchas gracias, papá. Oye. Me ha gustado mucho hablar de hombre a hombre. Y a mí. Por cierto, recuérdame... Los asistentes en el templo estarán en silencio. La novia y el padrino... ...se colocarán en el pasillo. Detrás, el novio y la madrina. Cuando suene el órgano, empezáis a caminar despacio hacia mí. ¿Entendido? -Eso me parece una gilipollez. Y perdone que se lo diga. ¡Estamos en la iglesia! -Si habláis al mismo tiempo, no terminaremos. Cuando suene el órgano,... Tararea la marcha nupcial Camináis. -Padre. -¿Qué? -Tengo que decirle una cosa a mi hermano. -¿No se lo pue...? -Es urgente. ¿Esperamos fuera? ¿Qué pasa? Hemos quedado con Maurín. ¿No estaba en Albacete? No, se vuelve para hablar. ¡Qué prisa! ¡Qué le voy a hacer! -¿Podemos seguir ya? Colocaos y hacemos el ensayo. En el orden que os he dicho. Ramón. ¿Adónde vas? -Al pasillo. -No, tú no. -¿Por qué? -Por ahí van los novios y los padrinos. -No sé por qué habéis venido todos. -Ya ha empezado. Perdón. -¡Vamos, vamos! ¿No viene Desi? -No, dice que está malo. -¿Seguimos el ensayo? ¡Gregorio! ¡Adelante! Marcha nupcial Tararea Poco a poco. "Estamos aquí nada más que por vosotros". "Los niños españoles". "Queremos veros siempre sonrientes". "Necesitamos vuestra alegría". "Queremos que los niños españoles abran la boca... ...y en sus ojos se refleje la alegría". "Eso". -"Esa es la única razón por la que estamos aquí". -Josete, digo yo... ¿Por qué no te llevas a María a cazar gamusinos? -¿Ahora? -Es la hora buena. -O al ensayo de la boda. A María le tiene que encantar. -Yo quiero ver los payasos. -"Es un circo que presentaremos nosotros". -¿Y Carlos dónde está? -Por ahí. -Id a cazar gamusinos, a pescar o a coger castañas. ¡No podéis ver tanta tele! -Cinco minutos más y a la calle a jugar. -Ya nos vamos. -"Una cosa muy importante". "Fofó no está aquí con nosotros... ...porque en el cielo hay muchos niños que lo esperaban". "Y él se ha ido al cielo... ...a cantar canciones a los niños". -¿Se ha muerto Fofó? ¿Se ha ido al cielo? -Pues sí. ¡Qué cosas! -No te preocupes, porque hace ¡chan!... ...y alegra a los niños. -¡Qué hombre más bueno eres! Tu padre es un pedazo de pan. ¿Y tú qué le dijiste? A todo que sí. ¡Qué corte! Hablar de eso con mi padre. Te toca. Se piensan que somos tontos. La camisa. Está bien. ¡Tarará! Verás cuando me toque elegir. Se creen que solo pensamos en eso. Están obsesionados. La camisa. No. Es el juego. Vale, pero echa las cortinas. Si las echo, no veo nada. O las echas o nada. Vale. Os leeré lo siguiente. Queridos amigos, estamos aquí para acompañar... -Tengo que decirte una cosa. ¿Recuerdas aquella vez cuando nos enfadamos? -¿Cuál de todas? -Por lo del piso. -Por lo del piso, sí, pero eso fue hace mucho tiempo. -No puedo quitármelo de la cabeza. Debo contártelo. Me estuviste buscando durante un día y no me encontrabas. -Fue hace mucho tiempo. No tiene importancia. -¿Sabes dónde estuve? En casa de Raúl. -¿En casa de Raúl? -Es que nos acostamos. -¿Por qué me cuentas esto ahora? -No lo sé. Bueno, sí lo sé. Porque... Porque no puedo tenerlo dentro ni un minuto más. Tenemos que ser sinceros. Lo siento. -¿Qué le pasa a la novia de Toni? -La emoción de la boda. -Y pidamos juntos al Señor que derrame... ...su bendición sobre ellos y sobre los frutos... ...del amor que van a guardarse. ¿Por qué llevas biquini? ¿Qué más da? Estoy en calzoncillos. Podías llevar sujetador. Vas listo. ¿Tiro? No, creo que ya hemos visto suficiente, ¿no? No hacemos nada malo. No sé. ¿Has oído eso? ¿El qué? Un ruido. No he oído nada. Venga. -¡Julia! ¿Estás en casa? -Mi padre. ¿No se había ido? ¡Yo qué sé! Corre, escóndete. Cariño, hemos traído helado. ¿Estás aquí? ¿Qué haces a oscuras? -Estaba durmiendo. -¿No te habrás enfriado? -No, estoy bien. -Estás ardiendo. -¿Cómo llegáis tan pronto? -Voy a cerrar un trato con los Alcántara. Se han decidido a venderme sus tierras. ¡Cómo tienes la habitación! ¿Y ese zapato? -¿Eh? Hola. Si ha quedado claro y no tenéis ninguna duda,... ...nos vemos mañana. -¡Un momento! Olvida algo. Si alguien tiene algún impedimento,... ...que hable o calle para siempre. -Eso es en las películas. En la parroquia,... ...están colgadas las amonestaciones. -Pues vaya sosería de boda. -¿Llego tarde? Es que me estaba vistiendo. ¿Se ha acabado el ensayo? -¡Valentina! ¡Que esto era un ensayo! -Pues por eso. El ensayo se hace con el vestuario. -Sí, está guapísima. -Tú sí estás guapa. No se te nota nada. Como si llevaras faja. Anselmo, cálmate, que así no arreglas nada. ¡Me habéis mentido! -Padre, ¿qué quería que hiciera? -Calla y no me llames padre. ¡No exageres! Punto en boca. -Tu padre no está hablando en serio. -Me habéis deshonrado. ¿Cómo dice que le han deshonrado? No quiero hablar contigo. Te va a entrar el pronto. -Venga. -Saca tus cosas de mi casa. Vale que te haya pillado de sorpresa. Pero ¿echar a tu hija? La culpa la tenéis vosotros. ¿Nosotros? Sí, me marcho o haré un disparate. -Paquita. ¡Será posible! ¡Vete por ahí! ¡Desagradecido! ¡Será posible! ¡Valentina, de verdad, decir lo de la faja! -Creí que su padre lo sabía. Hay que ser más discreta. Perdona, se me ha escapado. -Cuando le he visto, he dicho: aquí se va a liar. -No llores más. Tú y yo mañana nos casamos. Estamos dando el espectáculo. -Tenemos la maleta en su casa. Vosotras callaos. Cerrad la boca. Esto se veía venir. ¿No conocéis a Anselmo? Tómate esto. ¡Tía, qué vergüenza! ¿Qué le he hecho? -Si quieren, me acerco a hablar con él y lo tranquilizo. No, padre, que este pueblo es mucho pueblo. -Sí, mucho pueblo. Cálmate. No has tenido la culpa del todo. -Entonces, ¿os caso o no? Si no hay boda, me voy. Tenían que estar casados al menos hace dos meses. -¿Sabes lo que te digo? Me alegro de que haya pasado esto. Es una mala bestia. -Cuidado con lo que dices. -Paquita, está para que lo encierren. -A ti hay que encerrarte. No habría pasado si no hubieras insistido tanto. -¿Se puede? Buenas tardes. Mauro, ¿qué haces tú aquí? Alcántara, aquí te traigo a este elemento. ¿Qué ha pasado? -¡Ay! ¿Crees que mañana habrá boda? -Vete a saber. -No me cabe en la cabeza que pretendiera que no se dieran cuenta. Ni con faja ni sin faja. Tu tío tendría que haber hablado con el padre de Paquita. ¿No crees? -¿De verdad estuviste con Raúl? -No empieces con eso. -Perdona. No me lo quito de la cabeza. ¿Tenía que ser con Raúl? -Lo siento, de verdad, pero me alegro de habértelo dicho. Era como una losa. -¡Mira qué bien! ¿Y a mí quien me la quita? -Verdad por verdad. -Yo no quería que me contaras nada y menos delante de todos. Estoy harto de la verdad. -Debemos ser sinceros. -¡Me cago en la sinceridad! -¡Toni, fue solo una vez! -Déjame tranquilo. Necesito tiempo para digerir tanta franqueza. No hacíamos nada malo. ¿En calzoncillos? Estábamos jugando. ¿A qué, a médicos? ¡Te voy a dar! ¿Qué le has explicado al niño? Nada. Te dije que fueras con cuidado. No he hecho nada. Menos mal que entró a tiempo. ¿De qué? De lo que tú ya sabes. ¡Y no te hagas el tonto, ya está bien! Dile algo, hombre. Te quedas sin ver la calle una semana. ¡Encima! ¿Encima de qué? ¡A ver! ¡No quiero oír nada y se acabó lo de campar a tus anchas! ¿Por qué le hacéis más caso a él? ¡Cállate ya! ¡Te dije que lo ataras corto! No me has hecho caso. ¿Quieres que lo mate? Perdonad. ¿Podéis salir un momento? ¿Qué pasa, Herminia? Una escopeta así de grande. Para cazar elefantes. ¿Dijo dónde iba? -¡Como para preguntar! -Su hermana dijo que al monte. -A cazar. A cazarle a este. Cállate. -Y Desiderio y los niños sin aparecer. ¿No pasará nada? ¡Qué va a pasar! -Propongo una cosa. Tenemos cura, invitados. ¿Por qué no nos casamos en Madrid? -¿Y mi padre qué? -¡Paquita! Paquita tiene razón. Ese es capaz de cometer una locura. -A mí me parece que lo mejor sería marcharnos ya. -Me gustaría quedarme más. Si no hiciéramos tanto caso de Anselmo... Lo volveremos loco. -Era negro el pajarillo como el sobaco de un grillo. ¿Cómo están ustedes? ¿Cómo ha ido el ensayo? -¿No estabas tan malo? ¡Psss! ¡Julia! ¡Julia! ¿Qué haces aquí? Me he escapado. ¿Estás loco? ¿Qué te han dicho? Me llevan a Madrid. No me quiere ver cerca de ti. No puede ser, me quedo en Sagrillas hasta agosto. Mañana cojo un autobús a Madrid. Espérame, ahora bajo. ¿Qué haces, estás loco? Quería pedirte perdón. Anda, vamos. No vayas, Antonio, por Dios. No hay necesidad. No dormiremos tranquilos hasta que no sepamos dónde está. Avisamos a la Guardia Civil. No tienen otra cosa que hacer. -¿Ha pasado algo? Hola, hijo. Anselmo está con una escopeta. Estáis de broma. Que no, hijo. Cojo una cazadora y voy. Date prisa. El salvador de todo. -Déjame ir contigo. Es mi suegro. No se lo pongas tan fácil. Llévate a Paca a casa. Que no he visto una cosa igual. Todo por culpa mía. ¡Sí, por culpa tuya! No te enteras porque eres un terco. Vámonos, que aquí no pintamos nada. -¿Y nosotras? -Venid a casa de mi madre. ¡Toni! -¡Voy! Si no le veis, os volvéis. Que sí, Merche. Sí, mamá. Tampoco es el lobo feroz. A ver si nos enteramos. -Tened mucho cuidado. Sí, padre. Vamos, hijo. Mucho cuidado. ¿Quién quiere un caldito? -Yo. ¡Anselmo! ¡Tío! ¡Anselmo, soy yo, el Parriba! ¡No hagas el tonto y sal, que las cosas se arreglan hablando! Vaya nochecita. ¡En el pueblo dicen que te volviste loco! Tú provócale. A ver si sale. ¡Anselmo! ¡Joder! ¡Anselmo! "No representa opciones de partido". "Se constituirá en gestor para establecer el juego político". -¡Pues vaya cambio! Aunque solo sea por lo joven que es. -A mí me recuerda a Kennedy. -"...que he asumido... ...radica en el propósito..." -Paqui. Mira qué bien cortado tiene el pelo. -Como un artista de cine. -Esta tila te sentará bien. Venga. "Suárez posee dotes de juventud, inteligencia... ...y energía necesarias para su difícil compromiso". -Se da un aire a Desi. -¿Sí? -Bueno, pero tú eres más guapo. -¡Ah! Se lo dije. Habla con tu padre, Paqui. Pero no me hizo caso. Y eso de casarse aquí. -Le hacía ilusión. Yo quería casarme en mi pueblo. Y yo, en los Jerónimos. Pero no se puede y ya está. ¿Hace cuánto se han ido? No hace una hora todavía. Tranquila, que no va a pasar nada. Sois familia. Claro. Y los Galindo. ¡Madre! -Yo no aguanto más. Voy a buscarles. Que no conoces el pueblo. Desi sí que se lo conoce. -¡Venga ya! Es contraproducente que vayamos tanta gente. -¿Y tú te llamas amigo de Antonio? Vivir para ver. -Desiderio. -Está bien, lo hago por mi amigo. Pero aguanto fatal las leches. Saliendo del pueblo, camino del río. Correcto. Vamos por la caravana. -Con lo valiente que es. -Sí. Ya le ha hecho efecto el valium. -Bueno, yo voy a salir un momento. Decidle que he ido a casa de mi hermano. -El Matamulas a quien más ganas tiene es a ti. -Perro ladrador, poco mordedor. -Basta con que muerda una vez. -Yo me voy. Chitón. -Miguel. -¡Anselmo! ¡Anselmo, por Dios! ¡Sal, que no son horas de estar en el monte! ¡Anselmo! ¡Hay que fastidiarse! No hay verano que no la montemos desde el primer día. Papá, no empieces. Tengo razón, hijo. Se muere Franco y todos a hacer lo que estaba prohibido. Tardó en encamarse dos minutos. Es lo natural. Natural será hoy. Hace menos de un año, primero había que casarse. Papá, las cosas tienen que cambiar algún día. Ya lo sé, pero no todas a la vez. Esto no hay quien lo pare. No dejarán títere con cabeza. La gente está harta. ¿Quién será la gente? Yo vi gente en la Plaza de Oriente. ¿Esa gente dices? Pues sí, papá. Toma. Todos quieren cambios. ¿Sí? Hasta Matamulas. Pero aún no lo sabe. Pues a ver si se entera de una vez. ¡Anselmo! ¿Y este Adolfo Suárez, el nuevo presidente,... ...qué te parece? ¿Qué me va a parecer? Hasta hace dos días estaba en la sombra. Es una novedad y es joven. ¿No era el cambio que querías? Cambio... Era vicesecretario de la Falange. ¿Y qué? De algún sitio tiene que salir. Vamos a tirar por ahí. ¡Anselmo, sal, que está la familia preocupada! ¡Anselmo! -¡Anselmo! -¡Matamulas! -¿Quieres que nos vuele la cabeza? -Yo creía que era cariñoso. -Me cago en tus riles. -¡Don Anselmo! ¡Anselmo! -¡Anselmo! ¿A que se ha ido a casa? ¡Anselmo! ¡Sal, que no son horas! ¡Anselmo! Disparo -Esto me pasa por enamorarme de la hija de un fascista. -Me gustaría Carmen. ¿Y si fuese chico? Si fuese chico, Carlos. Como el padre. Como vamos a tener más de uno, ya pensaremos en los nombres. ¡Anselmo! -¡Anselmo! -¡Matamulas! -¡Qué suerte hemos tenido! Sí, así nos dejan en paz. Te voy a echar mucho de menos. Y yo a ti. Te llamaré todos los días. Mañana, tarde y noche. ¡Qué tonto! Se me olvidaba. Te he traído esto. Es de la Comunión. Pone mi nombre. Póntelo, si quieres. ¡Qué bonita! Es para que no te olvides de mí. No me voy a olvidar nunca de ti. Ni yo de ti. Nunca. Pero nunca nunca. Te quiero mucho, Carlos. Y yo. Más que a nadie en el mundo. "El mundo se podía hundir,... ...que nada importaba más que vivir el momento". "Era nuestra última noche juntos". "Y yo me agarraba a cada segundo". "Pensaba en cómo demonios podía pasar el verano sin Julia". ¡Anselmo! ¡Anselmo! Anselmo. Ha sido un accidente. Yo la quiero. -Somos nosotros. -¡Coño, Miguel! -¡Casi me matas de un infarto! -Y tú a mí. -¡Tira! -Alumbra, que no veo. ¡Ay! ¡Anselmo, Anselmo! ¡No dispares, soy el Parriba y mi hijo! ¡Asomaos que os vea! ¡Que os asoméis os digo! Ya voy. Si quisiera, ya os habría matado. Anselmo, que venimos solos y desarmados. ¿Qué queréis? Hablar contigo. ¿Hablar de qué? -Hablando se arreglan las cosas. -¡Y una leche se arreglan! Estoy harto de tanto hablar. ¿Qué sois, políticos? ¡Me cago en...! Disparo ¿Qué ha sido eso? ¡Mercedes! ¡Que nos los matan! Llama a la Guardia Civil. Voy a por ellos. Te acompaño, Mercedes. No, acompañe a mi madre. Acuérdate de Casas Viejas. ¡Déjate de Casas Viejas! No se entretenga. Quedaos aquí. -Tened cuidado. ¡Dios mío, que no les pase nada! -Por lo que más quieras. Disparos ¿Y Miguel? ¿Dónde está Miguel? -Ha salido. A casa del hermano, ha dicho. Ha dicho a casa del hermano, ¿no? -Sí. No sé. Sí. -¡Ay, mi padre! Es eso, ¿verdad? Mi padre se lo ha cargado. Me lo deja huérfano. -Qué desgracia, un hijo póstumo. -¡Que todavía no lo ha matado! -¿Cómo que todavía? -No le debimos dejar ir. -¿Dónde se ha ido Miguel? Ahí está Toni. -¿Estás tonto? Te dijo que te quedaras. -Todo esto es por mi culpa. -Ahí. -¿Y tu padre? -Ahí. -¿No le pasó nada? -No, están hablando. -Voy con ellos. -¿Quieres que te mate? -¡Quieto, que es como John Wayne! Dispara y luego pregunta. ¡España se rompe, Antonio! Tanto esfuerzo. La hicimos una, grande y libre. ¿Y qué nos queda, me lo quieres decir? Yo no veo que se rompa nada. Tú me romperás la crisma. ¿Que no se rompe, estás ciego? Mira a tu alrededor. Unos quieren independencia. Ya. Divorcio, mujeres despelotadas. Y los curas ya no quieren ser curas. Y mi hija. Mi hija, soltera y más preñada que una vaca. Y de tu hermano, un rojo. ¡Cómo me ha engañado! Que no te ha engañado, que ha sido un accidente. Están apesadumbrados. Primero se peca y se piensa después. Ya. Escucha. Acércate. Apaga eso. Quita la escopeta. ¿Tú...? En Madrid, hay boites donde hay hombres que se visten de mujeres. Sí. Hasta pechos tienen. Te hablo de tetas. Ya. Como las de las mujeres. Incluso creo que más grandes. ¿Sabes de qué estoy hablando? Pues claro. ¿Y te parece bien? ¿También eres demócrata? Vamos a ver, yo no soy nada. Pero si los que mandan tiran a la democracia, no queda otra salida. Como no te queda otra salida, el verano que viene divorciado. Yo no me divorcio, estoy muy a gusto con la mía. ¡Pues eso es lo que nos espera con la democracia! Hombres que no son hombres y mujeres que se acuestan con cualquiera. Y comunistas, Antonio, comunistas. ¿Te parece bien? Lo mismo que te parece a ti. Yo no quiero que mi mujer se vaya con otro. Además, no me voy a poner dos tetas como dos carretas. ¡Pues entonces, coño,...! No todos son como nosotros. ¿Qué quieres decir? Lo que he dicho. Que no todo el mundo es igual. Imagínate uno que no se lleva bien con la suya y quiere divorciarse. ¿Quién soy para llevarle la contraria? Un español, Antonio. Yo soy español. Un español, sí. Habrá que echarse a la calle como en el 36. ¡No digas bobadas! Y menos ahora, que tendrás un nieto. -¡Padre! -¿Adónde vas? -Padre. -Ahí está esa. ¿No decías que venías solo? Venía solo, Anselmo, pero habrán escuchado los tiros. Se van a asustar. ¿Estás bien? Esa es la mía. ¡Merche! Estoy aquí con tu primo. Estamos hablando de política. -¿Qué? -Sale usted o voy yo. Anselmo. -¡Quieta! ¡Y que no se acerque nadie! Vete, Paqui. Vete al pueblo. -No me voy. -No te quiero volver a ver. Vámonos. -Lo siento, pero me va a tener que ver. A mí, a su nieto y a su yerno. Miguel, ven. -Paquita. -Miguel. -Todos a la vez no, que va a ser demasiado. ¡Don Anselmo! ¿Qué tal por ahí dentro? ¿Todo bien? -Está bien. ¡Anselmo! -¡Cuidado! -¡Paqui! -¡Y ahora, marchaos! ¡Primo, no fastidies! Bájala. -Que no me voy. ¡Paquita! -¿Cómo dices? -¡Se acabó el ordeno y mando! ¡Quiero que le quede claro que me voy a casar! Le guste o no. Si no le gusta que esté embarazada, ajos y agua. ¡Son muchos años haciendo lo que le da la gana! ¿Me oye? Ya está. Vámonos. ¡No! Escúcheme una cosa. Igual es la última vez. Yo a usted le quiero. Le quiero tal como es. Con sus himnos, sus brazos en alto y su cruzada de liberación. ¿Se va enterando? Solo le pido una cosa. Que me quiera como soy. A mí, a mi marido y a mi hijo. -¡Qué bien habla la jodía! Parece Calvo Sotelo. ¡Me cago en la mar! ¿Y ahora qué hago? Aplausos ¡Vivan los novios! -¡Viva! -Tome, padre, páselo hasta el final. -¡Qué guapa está! -Gorda. -Se acabó. Con cada boda nos lucimos más. No bromees con eso. ¡Qué bodorrio ha hecho siendo ateo! -Hasta San Pablo vio la luz. -¿No se ha casado con la insignia del Atleti? -Colchonero, como tiene que ser. -Otra. -¿Qué? -Me gustaría que fuéramos nosotros esos novios. -Calla, que me comprometes. -Toma. -Sí. -Juana. -Pasé mucho miedo anoche. -Y yo, pero no por lo que te imaginas. -¿Por qué? -Porque tenía miedo a perderte. ¡Ay, Señor, Señor! -¡Qué bonitas son las bodas! -Tengo unas ganas de casarme... -Y yo. -Ahí está. Música ¡Vivan los novios! (TODOS) ¡Que se besen! -¡Socio! ¡Para, para! -¡Guapa! ¡Guapa! Si es un adelanto de lo que viene, que Dios nos pille confesados. No todo el mundo es como mi primo. ¡Menos mal, Merche! ¡Ay! ¿Qué miras? Tu hijo. Que me tiene frita. Andará por ahí con Josete. No viene ningún coche. Viene un Mercedes. Son ellos. ¡Julia! ¡Que te quiero! ¡Julia! ¡Que te quiero! ¡Julia! ¡Te quiero! "Como en 'Casablanca', aquello era el comienzo de algo grande". "Una escapada con pancarta y declaración". "Confesiones cargadas de culpa, llantos,... ...enfados con tiros... ...y una boda con novia de blanco y embarazada". "El verano de 1976 lo empezamos a lo grande". "Poniendo los puntos sobre las íes". "El año del cambio a los Alcántara no nos cogía desprevenidos". "Y estábamos dispuestos a darlo todo". Atrás quedan temores. Solo la soledad. De dónde me conoce. ¡Qué extraño!, pensé yo. ¡Qué estilo aquel, qué suerte! Pude reconocerte. Strumming my pain with his fingers. Singing my life with his words. Killing me softly with his song. Killing me softly... ...with his song. Telling my whole life with his words. Killing me softly... ...with his song. Pedazo de mi vida...

Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 163

04 sep 2008

Verano de 1976. Todo está listo en Sagrillas para la boda del año entre Miguel y Paquita. Después de meses de espera -porque la ex mujer de Miguel se negaba a concederle el divorcio- la pareja está a punto de hacer realidad el sueño de convertirse en marido y mujer. Sagrillas será el escenario elegido para celebración del enlace, que contará con la presencia de los Alcántara y muchos vecinos de San Genaro. 

El encuentro de Antonio y Miguel en Sagrillas será determinante para que los dos hermanos tomen la decisión de vender las tierras de su madre. Ambos necesitan el dinero de la venta -Antonio para comprar la parte de sus socios de la imprenta y Miguel para la reforma del bar de Tinín- por lo que deciden ir a medias y arreglar la venta cuanto antes.

    

Testamentos a parte, Paquita tiene un secreto que no todos conocen: se casa embarazada. Durante todo este tiempo, la sobrina de los Alcántara ha ocultado su estado a su padre -"El matamulas"- porque le conoce muy bien y porque sabe que nunca aceptaría que su hija se casase "preñada". A pesar del intento de todos por mantenerlo en secreto, "El matamulas" se acaba enterando para disgusto de Paquita. Antonio tendrá que salir en su busca y convencerle de que los tiempos han cambiado y que ya va siendo hora de que acepte a su hija tal y como es.

Carlos, por su parte, está más centrado en Julia que en otra cosa. Aprovechando que el padre de la chica está fuera decide quedar con ella en su casa, pero Maurín se presenta por sorpresa y descubre a Carlos debajo de la cama. Como castigo Julia es enviada de vuelta a Madrid, y ni Carlos ni nadie pueden hacer nada para evitarlo.

La pareja que tampoco pasa sus mejores momentos en Sagrillas es la formada por Toni y Juana. Durante un paseo por el pueblo, una vecina confunde a Juana con Marta, por lo que a Toni no le queda más remedio que explicarle quien es ella. Tras la confesión de su novio, Juana decide sincerarse también con él y le cuenta algo que Toni hasta el momento desconocía.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 163" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 163"

Los últimos 1.657 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios