www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
333507
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame, tú que has vivido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame,...

...tú que has sentido...

...en el camino...

...de un tiempo que nos unió.

Buscarás...

...ese destino...

...que tan perdido...

...está en nuestro corazón.

Háblame de qué estás esperando...

...en tu nuevo caminar.

Cuéntame, tú que has vivido,...

...si has conocido la felicidad.

Vivirás...

...nuevas caricias...

...que con recelo...

...guardabas en un portal.

Cantarás...

...a un nuevo día...

...con valentía...

...y con ansias de libertad.

Háblame de qué estás esperando...

...en tu nuevo caminar.

Cuéntame.

"En la España de aquellos años el que llevaba el pan a casa...

...era el padre".

"Trabajar y trabajar. Solo eso se esperaba de él".

"Quería dar a sus hijos lo que él no tuvo".

"Entre ellas, un piso, pero no como el de san Genaro".

"Uno con dos baños, plaza de garaje, ascensor de subida y bajada...

...y con seis habitaciones y salón".

"Y si estaba en un barrio elegante,...

...mejor que mejor".

"Gracias a la bonanza de la imprenta...

...en aquel noviembre del 76 mi padre tenía uno de sus sueños:

un Mercedes".

"El Mercedes y él seguían aparcados en el barrio de san Genaro".

"El barrio se le quedaba pequeño".

"Y también el piso en el que nos había criado...

...y en el que habíamos reído y llorado".

No es porque no te quiera.

Está celosa.

¿Quién es la más bonita de la casa?

María.

¿Y quién es la princesa del barrio? María.

Dale un besito a tu prima. -No.

¿Cómo que no?

-Dale un besito.

-Con cuidadito. Venga.

-Despacio. ¡Bien!

Muy bien.

Pongamos la mesa. Se llevan muy bien.

Somos diez.

¿Françoise va a venir? No lo sé.

Se lo he dicho.

Pero hace lo que quiere. ¿Sabe que hay paella?

Se lo he dicho, a las dos.

-Es francesa y no se entera.

Ya.

Yo aún no echo el arroz. No, si se pasa el arroz ya no vale.

-¿Dónde está Toni?

Toni. Dime.

¿Puedo preguntarte una cosa?

Pero de hombre a hombre.

Lo que quieras.

Pero no te cabrees.

¿La has dejado embarazada? ¿Os habéis casado de penalti?

¿Eso piensan todos?

No nos hemos casado de penalti.

Pues me alegro.

-¿Qué hacéis? -Hablar de hombre a hombre.

Entra, anda.

Ven aquí.

Oye.

Enhorabuena por la boda.

-Muchas gracias, cuñado.

¡Qué raro se me hace lo de cuñado!

-Acostúmbrate.

Bueno, que yo me voy.

-Guapo.

-Adiós, ¿eh?

Y que sepáis...

...que si algún día me caso, como vosotros, por lo civil.

¡Anda qué!

¿Qué tal?

-Son muy simpáticos. -¿Sí?

-¿Le vas a decir a tu padre lo de la nueva revista?

-No, hoy no, Juana.

No quiero que se enfade. -Me quitas un peso de encima.

-¿Sabes qué me ha dicho el mico este? -No.

-¿Que si nos habíamos casado de penalti?

-Lo piensan todos. ¿Qué te crees?

Nos lo habrían dicho. Y nos lo dijeron.

¿Cuándo?

Dijeron que iban a contarnos algo, pero eso no era.

No lo entiendo.

Si no está embarazada, ¿para qué se casan sin decirnos nada?

Como nosotros.

Tenían ganas de tener una familia.

A su manera. Como ahora toca llevar la contraria, ya está.

¿Cuánto hay ahí?

Hay 50 000.

50 000 pesetas, aunque haya sido por lo civil, es la boda de un hijo.

Ya.

Aquí hay 25 000 pesetas.

Venga.

Tienes razón.

Pensemos en lo que nos hemos ahorrado en el banquete y los puros.

Y se ha quedado sin trabajo. Porque a él le ha dado la gana.

Pero, bueno, sí.

Quita, quita, quita.

Voy a coger un sobre.

No puedes abrir el cajón hasta después de comer.

Mira que eres tonto.

¿Me has comprado un regalo por el aniversario?

Por supuesto. ¡Ay, de verdad!

Con lo feliz que fui el día de nuestra boda.

En la iglesia con todo el mundo.

No hay quien les entienda.

Tu hijo se ha casado en Gibraltar en inglés.

Dile que venga.

Debería comprarme un regalo.

"Bueno, bueno, no es para tanto".

Oye. -¿Qué?

-¿Por qué no se ve en color?

-Porque hacen programas en color...

...y otros en blanco en negro.

Tony, hijo.

Tu padre quiere hablar contigo.

¿Qué quiere? No sé.

Bueno, ¿Françoise viene o no?

No ha llegado. Y no es normal.

No. ¿Se ha estropeado el color?

No, hay programas en color y en blanco y negro.

Bueno.

O a tu marido le han venido una tele de pega.

No me extrañaría.

Voy a echar el arroz. -¿Te ayudo?

Bueno.

(TV) "Chicos, venid conmigo, todos".

"Vamos a ver una aventura,...

...una nueva aventura de 'Mis marcianos favoritos'".

-¿Y si se ha ido para Francia?

-Qué se va a ir, si no tiene un duro.

Esta niña no tiene vergüenza.

Pero cuando venga me va a oír.

Aquí se hace lo que yo digo.

Se come a la hora que digo, no hay discusión.

¿A que sí? -Sí.

-Claro que sí. -Bien.

Pero ¿por qué, papá?

Porque es de ley.

Bueno, será de ley...

Y te viene bien, andas flojo de trabajo.

No me dejes plantado como un chopo. Coge el dinero.

No nos hagas un feo muy grande.

Muchas gracias. De nada.

Ahora me han llamado para un trabajo y...

Hoy todo son buenas noticias. Ya me lo contarás.

¿Me puedes guardar esta carpeta hasta después de comer?

Es una sorpresa, un regalo por lo del aniversario.

¿Y esto?

Vale, felicidades.

Habíamos pensado en invitaros a cenar a casa.

Invitamos a mi madre y os conocéis.

Me parece muy bien. Ahora somos familia.

Ud. también vendrá.

Gracias, pero estoy muy ocupada.

Anda.

Bueno, yo sé que todo esto de la boda civil...

Les hubiera gustado que fuera de otra manera.

Ya que lo dices, a mí...

A nosotras nos hubiese gustado estar con vosotros.

Ya lo sé. Y lo siento.

Pero surgió así y lo importante era casarnos.

¿Lo de ir a Gibraltar era porque os queríais casar por lo protestante?

No, Herminia, por lo civil.

Y si queremos casarnos por la iglesia, podemos hacerlo.

¡Qué peso me quitas de encima!

Rezaré para que os caséis delante de Dios.

A ver si a esta nos invitan.

Todo llegará.

Solo te ido que me alegro mucho de que seas mi nuera.

Gracias.

Bienvenida a la familia. Gracias.

A la mesa, que se pasa el arroz.

Parece buena chica, desde luego. Sí.

"Cada día más niños se alimentan de forma natural con Hero Baby".

Teléfono

A ver esa paella.

Va. Vamos.

-Oler, huele. Dígame.

Luego hablas por teléfono.

No, soy Carlos.

Olé. Callaos.

¿Quién es?

Sí, ahora.

Tío, Françoise, para ti.

¿Françoise? A ver si viene.

Ya era hora.

Nos tienes a todos en la mesa esperando con la paella

¿Cómo?

¿En al aeropuerto?

¿A quién esperas? Marie Chantal, quiere fastidiarle.

¿Cómo que vas a venir en taxi?

Soy taxista, será mejor que yo vaya al aeropuerto...

No es Marie Chantal.

Que viene con retraso.

Pues nosotros vamos comiendo...

...y ya vendrás tú.

Sí, hija qué le vamos a hacer. Venga, "au revoir", adiós.

¡La madre que la parió!

¿Qué pasa?

¿Que qué pasa? Dice que viene con un novio francés.

-¡Joder!

Perdón, se me escapó.

Tranquila, se entiende. Joder.

Si lo digo yo, se arma.

Calla, hablamos de cosas de mayores.

¿Tu hija tiene un novio?

-Por lo que dice, sí.

-¿Y dónde le metemos?

-Por ella, en su misma habitación.

En Francia eso es normal.

Pero en la misma habitación...

¡Virgen Santísima!

-Estamos en España.

No me hace gracia que duerman juntos, lo que faltaba.

Qué diría todo el barrio.

-Pues como no se queden aquí...

¿Aquí?

¿Cuánto tiempo?

No sé, un día, dos como mucho, no creo que más.

No me lo metas aquí, hombre.

Siempre que llega uno me lo metéis aquí.

No.

No seas así.

Con tal de que no lo pongan en el salón...

Es novio de Françoise. Ya.

Que duerman juntos. Lo pongo con Carlos.

¿Te importa? No.

Ya está, que se quede.

Venga, ¿sirvo la paella?

A ver.

¿Conejito, conejito?

¿Conejito?

Habrá que brindar por los novios. Aunque sea con retraso.

Vamos a bridar por los novios y por el aniversario de los Alcántara.

Por los novios y por los matrimonios.

Carlos, los labios nada más. Tony.

Sí, voy.

28 años ya. Se dice pronto.

-¿Cuántos? 28.

28 años.

Se pasan volando.

Toma. ¿Qué es esto?

El regalo que te dije. -¿Un regalo?

Sí, hija.

El plano de una casa. No, de nuestra.

Nuestra casa.

Y dónde está situada, cerca del Retiro.

Nos vamos.

-¿Adónde os vais?

-A otra casa?

A una casa mejor.

¿Has comprado un piso?

Todavía no, he dado una señal, ni siquiera una entrada.

Ya.

¿Y esto? ¿Cuándo te has decidido?

Esta semana. ¡Qué barbaridad!

Qué dineral. Cuánto gastáis.

Y has dado una señal sin consultarme.

Pues no me parece bien.

He dado una señal para que no nos lo quiten de las manos.

Tú ahora lo miras.

Lo piensas. Que no te gusta, pues nada.

Perdemos la señal.

No, luego te lo explico.

Me lo explicas.

Quería darte una sorpresa. Pues menuda sorpresa.

¿Os fijáis cómo es?

Doy la entrada para un piso, y qué piso, y no está contenta.

Te va a gustar. ¿Cuánto cuesta?

Pues una barbaridad. Luego te lo digo.

O sea, que mucho.

Antonio, cómo eres.

¿Tiene plaza de garaje, y ascensor? Claro.

Nosotros estamos aquí, segundo piso.

"Celebrábamos el aniversario de mis padres".

"Fui consciente de que mis días en San Genaro...

...podían estar contados".

No conoceré a nadie. Contrátalo de camarero.

A fregar. "¿Qué iba a ser de mí?".

"¿Con quién iba a pasar las horas en la calle?".

¿Y tu madre qué dice?

Todavía no lo ha visto.

Pero mi padre dice que es al lado del Retiro.

Seguro que le gusta.

-¿Cuántos baños tiene?

Creo que dos.

-Qué suerte.

Me gustaría tener un baño para mí sola.

-Y a mí.

Oye.

Si te cambias de casa, también te cambiarás de instituto.

Pues sí.

Eso va a ser lo peor.

¿Pues sabes lo que te digo?

Que pase lo que pase, siempre seremos tus amigos.

Siempre.

-¿Y ya habéis pensado algo para el programa de radio?

-Sí. He pensado en un programa de música.

Alguien pide un disco por el santo de alguien...

-Y una especie de Elena Francis, la gente cuenta sus problemas...

¿Y quién contesta?

Pues nosotros.

-Yo tengo discos. Los puedo traer.

"Con mi marcha del barrio,...

...no estaba centrado centrado en mi carrera de locutor en la emisora...

...que nos pusieron en el instituto".

"La idea de no ver a mis amigos y no de pasear por esas calles...

...me amargó la tarde".

Tres millones y medio es una fortuna.

Tómalo como una inversión.

Si la imprenta va bien, es el momento de crecer.

Menuda inversión. A mí me da miedo.

¿Por qué no vamos a verlo?

¿Ahora? Claro.

Tenemos que ir a misa. ¡Ah!

Ahí está. Françoise con su novio.

¡Joder!

Pues parece que es negro.

¡Virgen del Amor Hermoso!

Es negro.

Sí, más bien.

-Y cómo está de bueno.

¿Ese es el novio de la niña? Sí.

El que nos ha colocado mi hermano en casa.

¿Tu hermano sabía algo?

No creo, mira qué cara.

"Bon jour, ma petite".

"Bon jour". -"Bon jour".

-Jean Luc.

-"Comment allez vous?".

-"Trés bien". "Je suis" Miguel Alcántara.

-Papá, Jean Luc "est de Côte D'Ivoire".

-"Côte" de Marfil, "fantastique".

"Trés jolie pays".

Ida a misa. Me quedo a ver en qué acaba esto.

Si se casan, los niños van a salir tan negros como Machín, ¿no?

Angelitos.

Pero negro, lo que se dice negro, no es.

-La verdad es que es un tiarrón.

-¿Quieres un vino, una cerveza? -No, gracias, no tomar alcohol.

-¿Te sienta mal? -No, yo de familia musulmana.

-Encima es moro.

-Pero ¿desde cuándo es moro?

-¿Te quieres callar? -Perdón, es moro de toda la vida.

-No has dicho de toda la vida.

-¿A ti no te gusta ni el jamón, ni el lomo ni los chicharrones ni nada?

-¿Chicharrones?

-¿No has catado una vez en la vida una loncha de jamón de Guijuelo?

-¿Os queréis callar?

-No pasa nada. La guardia de Franco era mora.

-Y los puso a picar.

-Mentira. -Franquista.

-Aquí se puede ser musulmán ya.

Eso intento decir hace rato. Se puede ser musulmán.

No metiéndose con Ceuta y Melilla.

Claro, ya se ha muerto el Caudillo.

-Yo no creyente, no bebo por respeto. No es creyente.

-No eres practicante, ¿verdad?

-¿No comprendes que es imposible?

No puede ser.

-Más vale que te vayas acostumbrando.

-Pues a eso no me voy a acostumbrar.

-Y voy a dormir con él. -¿A dormir con él?

-Sí, solo van a ser unos días.

-No te preocupes, aquí se grita mucho.

Vamos a ver, hija. Hazme caso, te lo digo como tu padre.

No puede ser. -Puede ser.

-Puede ser. Y vete acostumbrando.

-No me acostumbraré.

-Y pienso dormir con él.

-¿Con él? Métetelo en la cabeza.

Que estamos en España.

Es diferente. -Es reaccionario.

-¡Reaccionario!

Vamos a ver.

¿Qué diría la gente si lo supiese?

-¡No me importa!

¿Quién, la "police"?

-La policía no, la gente de la calle.

Los vecinos. -¡Ah!

Te dicen qué hacer en casa.

-Pues en este país sí.

-¿Tu problema con Jean Luc es si dormimos juntos o no?

-Sí, es el único problema que hay.

¿Qué otro problema podría haber?

-En Francia, mamá no me decía nada.

-Estoy hasta las narices de Francia. Estamos en España, coño.

Esto no es París.

-Ni tú pareces mi padre.

Lo siento, no me gusta nada, nada.

"Nous allons, cheri".

¿Qué pasa, hija?

Hija. -"Au revoir".

¡Me cago en la leche, se va!

¿Se va? -¿Y qué?

-Encima es moro, solo le gusta el mosto.

-No le gusta ni el jamón ni el chorizo ni ellomo.

-No sabe qué son los chicharrones

Ni el botillo.

-¿Qué come?

-Bastante tengo yo como para imaginar qué se come.

Bueno, ¿seguro que no quieres subir?

Podemos tomar algo más.

Tengo una música buenísima.

-No, mañana debo presentar unos papeles.

Voy a mirarlos. -¿También trabajas de noche?

-Sí, a veces tengo mucho trabajo. -Qué desprecio.

¡Madre mía! -¿Qué?

-Nada.

-Pili, Pili, no me toques.

-Bueno, si te tienes que ir...

Primero me tengo que ir yo.

-Sí.

-Oye, Jorge.

-Dime.

-¿Tú...?

¿Tú me vas a llamar?

-¿Cuándo?

-Pues...

...esta noche y mañana por la mañana.

En cuanto te levantes.

-Sí. Y a la peluquería también, ¿no?

-Sobre todo a la peluquería, todo el día.

-Sí, a todas horas, prometido.

-¿Sí?

-Pili, Pili.

-¿Sí?

-Me tengo que ir.

-Sí.

Perdona.

-Tranquila.

Chao.

Papá.

Papá.

Papá.

-Menos mal, hija.

Vale.

"Ma petite".

¿Qué horas son estas de llegar? ¿Por qué nos haces esto?

"Pardon", papá.

Todavía no me acostumbro que esto no es "la France".

-Por lo menos estás en casa, venga, vamos a la cama.

Ya mañana hablamos.

-Pero tú debes entenderme.

Le he echado tanto de menos...

Le quiero tanto...

Es tan especial y tan dulce...

Y a la vez...

...tan apasionado...

-Imagino que salvaje.

¿Ya está instalado en casa de los tíos...

...Jean Luc.

-"Mais oui". ¿Porquoi?

-Porque me parece bien que esté todo el mundo donde tiene que estar.

Jean Luc abajo y tú arriba. Mañana...

Mañana...

-Pero, papá, tú no entiendes.

"Asseyez-toi".

-Joder. -C'est trés important pour moi".

Creo que en Jean Luc he encontrado al hombre de mi vida.

Te contaré cómo lo conocí.

Era una tarde lluviosa y fría en el invierno en París.

"Tu sais?".

Yo paseaba con mi amiga Brigitte.

...por el paso "des Capucines", por el bulevar.

Y entonces fue cuando le vi.

Y me enamoré.

-Me encantó su voz, su cuerpo tan grande.

En Jean Luc todo es muy grande.

-Si me vas a contar lo que yo creo,...

...mejor que esperemos a mañana.

-"Mais" no, papá.

Yo quiero contarte que es todo un caballero.

Jean Luc es maravilloso.

Es tan sensible, tan...

Le encanta cantar y baila muy bien.

Es la envidia de "quartier".

"Je l'ecoute et il chante".

Me escribe poemas. Juega con los niños.

Tan agradable, tan maravilloso...

Se me rompió el zapato...

Cómo cocina. "Incroyable".

Me hace masajes en los pies.

Habla de Dios, de su familia.

Quiere mucho a su padre a su madre.

Él te quiere.

Él te quiere, te adora.

Le encantan los animales.

No he visto en mi vida a una persona tan respetuosa...

...con los conductores del autobús...

Su silencios son...

...son...

Es maravilloso.

Es...

Jean Luc.

Gracias.

Aquí tienes unas toallas.

Si necesitas algo, dínoslo.

Señora, "merci".

Buenas noches.

Buenas noches, madame. Buenas noches.

¡Eh!

Buenos libros.

¿Lo has leído?

Bien "sûr". Camus nacer en África, como yo.

Pensaba que habías nacido en Francia.

Vivo en París desde pequeño.

Pero soy de "Côte d'Ivoire". Costa de Marfil.

¡Ah! ¿No sabes dónde está?

No importa.

Yo tampoco sabía dónde estaba España cuando yo pequeño.

¿Tienes "carte", mapa?

Bueno, pues ya está.

Ya hemos colocado a Katanga.

No hables así, no me gusta. Lo he puesto donde Carlos.

Lo podía haber puesto en el salón.

No me lo pongas en el salón.

¿Si me despierto y me asusto? Qué tonto eres.

A oscuras no se les ve.

Ya está hecho.

He visto los planos del piso.

¿Y? No está mal, ¿eh?

Es un señor piso.

Y un señor precio también.

¿Qué quieres?

Tiene cuarto de invitados, estoy de camas supletorias hasta las narices.

Mañana vamos a verlo.

Bueno, pero vamos a verlo sin compromiso.

Si no lo compramos, ¿nos van a devolver la señal?

Todo es hablarlo.

El constructor es amigo de Jorge, si lo arreglamos...

Ya. De todas formas,...

¿Qué?

hago esto para darte una sorpresa y parece que te saco una muela.

No seas tonto.

A mí también me apetece cambiarme de piso.

¿Entonces?

Yo no he tenido ningún detalle contigo para nuestro aniversario.

Ya me he dado cuenta.

Pero estás a tiempo. ¿Sí?

Vamos, no sé si podemos.

Sí que podemos.

Gracias a Dios, con el calendario a favor.

Pues empieza a abrirme el regalo.

Qué tonto.

¿Os queda mucho?

Pues un poco, madre.

Si tuviéramos otro baño,...

...ahora estaríamos... ¿Te quieres callar?

¡Qué barbaridad!

Ya están otra vez. No se cansan, todos los días lo mismo.

No he visto una cosa igual.

Antonio.

Mira que hay franceses, y se enamora de este.

-Qué mala pata. -Sí, Paquita.

Estos africanos son muy suyos.

Y siempre andan a la cuarta pregunta.

¿Sabes que Jean Luc se hace abluciones?

-¿Se hace qué? -Abluciones.

Imagínate, a una hora por ablución, se pasa el día en el baño.

-¡Jesús!

-Menos mal que se lo he largado a mi hermano.

-Si ellos van en serio, a lo mejor piensan vivir aquí.

-Yo qué sé.

Si mi hija hace cuatro días estaba enamorada de Maurice Chevalier.

¡Por Dios! -Pregúntales cuánto van a quedarse.

-Va a parecer que quiero que se vayan.

-Si no tienes confianza con tu hija para preguntarle las cosas...

¿Por qué no se lo preguntas tú?

-¿Cómo quieres que se lo pregunte yo?

-¿A ti qué te cuesta?

-Pues mucho.

Porque yo soy su madre política, su madrastra.

-¡Madrastra!

Lo dices con ese tono... Tenéis casi la misma edad.

-Que no, Miguelón. Es tu hija, tienes que hablar tú con ella.

-¿Y qué le digo?

-Tú le preguntas los planes que tiene con él.

Yo creo que estás tiempo de hacerle que piense un poco.

Puedes hacer que entre en razón. -¿En razón?

Es igualita que su madre.

-Bastante tengo con mi hija como para ocuparme de la tuya.

Además, podría ser mi hermana.

-Muy bien.

Muchas gracias, de verdad.

Para una que te pido...

-Que sí.

Venga.

Venga.

Entonces no es un país pobre. No, Carlos.

Es uno de los países más ricos.

Pero la riqueza no es de la gente.

¿Y de quién es?

De los colonialistas franceses.

Ellos han puesto el gobierno.

Todo es suyo, el café, el cacao, la madera, el tabaco.

¿Por qué se fue tu padre?

Porque el dictador quiere matarlo. Mi padre es periodista.

¿Tenéis un dictador?

Presidente de partido único, Félix Houphouet Boignu.

Cuando él joven, ama África y a los africanos.

Ahora tiene mucho cacao, mucha madera.

Ahora es de los franceses.

"Para nosotros África era eso que salía en las películas de Tarzán".

"Escuchando a Jean Luc, el exótico novio de mi prima francesa,...

...descubrí que en otros sitios las pasaban canutas...

...por culpa de dictadores impuestos por países europeos y civilizados".

"Decididamente, el barrio entero tenía que saberlo".

Oye, Jean Luc. ¿Quieres hablar por la radio?

"Oui".

¿Lo vais a comprar? No sabemos todavía.

Esta tarde no sé si podré, tengo que ir a la facultad.

Pues saca un rato.

Bueno, lo vemos y así nos lo quitamos de encima.

Pero ¿cuánto cuesta?

Pues bastante.

¿Cuánto?

Que no lo sabemos. Qué barbaridad.

Ayer comprasteis el televisor en color, un cochazo, ahora un piso.

No sabéis en qué gastar el dinero, como manirrotos.

No es que vivamos mal.

Es que podemos vivir mejor. ¿A Ud. no le gustaría tener su baño?

Me gusta estar en mi parroquia, comprar en mi mercado.

Pienso en cambiar de barrio...

...y me angustio.

Cuando llegamos del pueblo fue duro pero para mejor.

Pero eso era por necesidad, porque el trabajo estaba aquí.

A mí no me hagáis caso.

Te hacemos caso.

Haced lo que os convenga. Ya haré lo que tenga que hacer.

¿Qué quieres decir?

Yo me entiendo, yo me entiendo.

Voy a hacer las camas.

No te preocupes, Merche.

En cuanto se pasee por el Retiro, estará en la gloria.

Buenos días. Hola, cariño.

Háztelo tú.

¿Se ha despertado? Qué va.

El cacao está en manos del capitalismo.

¿El qué? ¡Anda este!

Del cacao y del café a los africanos no les llega nada.

Por culpa de los capitalista. No empecemos, hijo.

La riqueza está en manos de las oligarquías neocolonialistas.

Es fruto de la explotación. ¿De quién?

Las oligarquías neocolonialistas. ¿Le oyes?

Parece Radio Nacional. ¿Dónde has oído eso?

Me lo dijo Jean Luc.

Jean Luc. Y el tabaco que fumas también.

¿También explotación?

Ya le daría a mi hermano por traerme al Lumumba ese.

¡Sh!

¿En el Congo a qué hora se levantan?

¿Al mediodía? ¿Quieres callarte?

No, dile que se levante, que ya están los leopardos en la pradera.

Pobrecita, la van a pinchar. Adiós, papá.

-¿No le dolerá?

-No, es un pinchacito de nada.

-Ya. ¿Quieres que te acompañe?

-Miguelón, solo es una vacuna.

Tú habla con ella.

Adiós, Françoise.

-"A tout à l'heure".

-Françoise.

-"Quoi?".

-Que...

...yo creo que tenemos que hablar.

¿Tú...

...qué planes tienes con Jean Luc?

-Ir a ver el Prado esta tarde.

-El Prado. No me refiero al Prado.

Me refiero a qué planes tenéis un poco a largo plazo.

-Papá. -¿Qué?

-¿Desde cuándo me preguntas eso?

-Perdona que me meta en tu vida.

Tengo que reconocer que me cuesta hablar contigo.

-"Quoi?".

-Que me preocupo por ti.

-Por Jean Luc.

-Bueno, también me preocupo un poco por Jean Luc.

-¿Qué es lo que te preocupa, que él es negro y yo blanca?

-Qué tontería, hija.

A mí es no me preocupa.

Vamos, me preocupa relativamente.

Yo os veo a vosotros, sois dos chicos jóvenes,...

...de culturas diferentes. Hablo de culturas.

Solo de cultura.

-Sí.

Somos diferentes.

Jean Luc estudió en la Sorbonne y no pasé del bachillerato.

-Bueno, habrá estudiado donde le haya dado la gana.

Quiero hacerte entender...

...que Jean Luc proviene de un continente...

...muy lejano y muy diferente.

Y tienen unas costumbres distintas a las nuestras.

-¿Comen gente? -No te pongas cínica.

Me cuesta hablar contigo.

-Por no decir que no sopotas que sea negro, como "maman".

-Estoy hasta los cojones de "maman". No me compares.

Yo no soy ningún racista.

Es lo único que me faltaba, que me llamen racista, ¿yo?

-Bastante.

-Dime una sola vez en la vida en la que yo haya sido racista.

-Ayer. -¿Ayer?

-Qué cara pusiste al verlo.

-Llegas con un armario negro de dos metros, eso se avisa.

-¿Me dijiste que tenías una chica de mi edad?

-Eso es distinto.

Para empezar, yo soy tu padre. -Claro.

Y te casas con ella embarazada.

-No se te puede hablar. -"Pourquoi?".

-Porque lo digo yo.

-¿Esa es la idea que tienes de hablar conmigo?

"Ça fait ci quoi".

Tu amor es una estrella fugaz.

Cualquiera diría que hoy es lunes. -¿Por qué?

-Porque estás radiante. ¿Te tocó la lotería?

-Mucho mejor.

No puedo parar... -¿Sales con alguien?

...de cantar. ¿Lo conozco yo?

¿Del barrio?

-¿Cómo va a ser del barrio?

Es un chico elegante, con dinero, con buena posición,...

...guapo, atento.

Y huele que alimenta.

-Pues no caigo.

-Se lo voy decir porque si no reviento.

Pero no lo cuente. -¿Quién es?

-Jorge.

-¿Qué Jorge?

-Pues Jorge.

-Ah, el de la imprenta.

-Guapísimo.

-Está como un tren, aunque casi no me he fijado.

Pero qué ojos tiene, qué labios y qué pestañas.

¿Es romántico o salvaje?

Los románticos me gustan, pero los salvajes...

...

-Tiene de todo, es romántico, apasionado, fuerte.

-Me pones los dientes largos. -Le conocí en el bautizo.

Ud. estaba ahí.

Me ha llamado alguna vez y ayer estuvimos juntos.

-¿Juntos y revueltos o solo juntos?

-Juntísimos. Más juntos imposible.

Me he enamorado.

-Déjate de amores.

Mejor el aquí te pillo aquí te mato.

Teléfono

-Es él.

Me dijo que me iba a llamar aquí.

Teléfono

Peluquería Espejos. Pilar Villuendas. Buenos días.

¡Ah!

Hola, Mercedes.

No, todavía no ha llegado nadie, es pronto.

Sí, bueno.

Sí, sí.

¿Qué ha pasado? -Lo sabréis, ¿no?

Lo del novio negro de la hija de Miguel.

Dicen que está en casa de Mercedes.

Es un paripé, seguro que se acuesta con la francesa y el padre consiente.

Las ondas hertzianas tienden a debilitarse.

Por eso necesitamos un amplificador...

...que ayudaría a mandar esa señal al resto del territorio.

No tenemos ese amplificador.

Y tenemos una señal limitada.

-¿Qué es capacidad de onda limitada?

-Qué burro eres. ¿Para qué llevo hablando media hora?

Siéntese, anda.

Significa que nuestra emisora se oirá fuera del instituto.

No mucho, pero bueno. Podrá ser captada en vuestras casas.

-¿Van a echar novelas?

Ríen

-No, no van a echar novelas.

Les dejo con la señorita Carola Cifuentes.

En su calidad de profesora de Lengua y Literatura,...

...se encargará de todo.

Le dejo con estas acémilas.

-A ver, chicos.

Puede que la emisora de radio que vamos a inaugurar...

...sea modesta, pero da igual.

En ella, os vais a poder expresar libremente.

Sin censura.

Os pedimos un ejercicio de responsabilidad.

Podréis decir lo que pensáis.

Pero con respeto.

Quiero que entendáis que la radio es un instrumento cultural...

...que va a llegar a vuestras casas.

Por ello, quiero que seáis conscientes de la responsabilidad...

...que vais a contraer.

-Quiero que sepan que estoy en contra de esta radio.

Pero es una cosa del ministerio y me aguanto.

Eso sí,...

...ojo con lo que decís.

Como escuche algo indeseable, cierro la emisora ipso facto.

Don Marcial.

¿Ipso facto es un programa concurso?

Risas

¡Silencio!

¡Silencio!

¿Cómo llamaréis a la emisora? -Radio Libertad.

Murmullos

-A mí me parece bien. ¿Y a usted?

-Regular.

¿De qué vais a hablar? De Costa de Marfil.

¿Qué? Costa de Marfil.

Se refiere a sus costumbres. Gastronomía, danzas.

Más o menos.

Pero estaré vigilando.

Le dejo con ellos.

Mucho ojo.

-Ya tenemos un nombre. Habrá que buscar una sintonía.

-Podemos usar "Libertad sin ira".

Claro.

Libertad, libertad, sin ira, libertad.

Guárdate tu miedo y tu ira.

Porque hay libertad.

Sin ira, libertad.

Y si no la hay, sin duda la habrá.

¡Callaos!

-¿Qué pasa?

¿Eh?

-Nada.

Estábamos haciendo una prueba de sonido.

Antonio.

¡Pablo! ¿Qué haces aquí?

¿Puedo sentarme?

Claro, siéntate.

¿Algo de la revista? No.

Es personal.

Y además, es un tema delicado.

¿Qué pasa?

Me ha llamado el editor de "Dossier 76", esa nueva revista.

Es un viejo amigo mío.

Ya. ¿Y qué te ha dicho?

Me ha preguntado por un joven periodista que será su director.

¿No sabes quién?

No, he oído hablar de "Dossier 76". Tu hijo Toni.

No, mi hijo Toni no. ¿No?

¿Antonio Alcántara Fernández, periodista, no es tu hijo?

¡Joder, le van a contratar!

¿Y qué le has dicho?

¿Qué voy a decirle? Es tu hijo.

Me daba no sé qué decirle que nos dejó en la estacada.

Tú me dirás.

¿Le digo que le contrate o que no?

Espera un momento.

Deja que hable con él.

¿No sabías nada?

¡Qué coño voy a saber, si no me entero de nada!

¿Desde cuándo no le ves?

Ayer estuvo en casa y no me dijo ni palabra.

Dicen que es muy guapo.

-A mí me han dicho que los negros tienen...

Bueno, mucho más que los blancos. Ya me entendéis.

-Eso son habladurías.

-No, una amiga se casó con uno de Guinea.

-¿Ves?

Es muy educado.

Si a mi sobrina le gustan negros...

-A mí me gustan verdes.

-A mí no me atraen los negros.

Pero si está enamorada, que digan misa.

Que no sea un réquiem.

A mi cuñado le dio un pasmo.

Teléfono

Yo lo cojo. No, lo cojo yo.

¿A esta qué le pasa?

Peluquería Espejos, buenos días.

¡Aquí no vendemos lavadoras!

-Mercedes, tu madre está con ese chico.

-Cualquier día nos enteramos...

...de que vivís en Serrano.

No se me ha perdido nada en Serrano.

Yo creo que esto es importante. Salta a la vista.

No digo que no, pero no me gusta apelotonar las cosas.

Si pones esto aquí... -Me lo imaginaba.

Así destacamos más... -Hola.

-Mira quién está por aquí. ¿Qué tal? -Tirando. ¿Y tú?

-También tirando. Me alegro de verte.

No vale para nada. Hola, Toni.

-Me avisas cuando termines. Espera un momento.

Hablé con los socios sobre el ajuste al alza que me pediste.

No va a haber ningún problema.

Tenemos posibilidades.

Hay que hacer unos números...

En cinco minutos, los tienes.

No hay tanta prisa.

¿Cómo estás? -Bien, papá.

He pasado a ver si te tomabas un café conmigo.

Pero si estás liado... Como siempre.

Cómo va a estar uno, con tanta competencia.

Pues sí, venía porque te quería decir algo.

Lo de "Dossier 76".

Sí, venía a contártelo. Un poco tarde.

Toda la profesión sabe que la vas a dirigir.

Te lo pensaba decir ayer.

¿Para qué voy a cabrearle? Porque es para cabrearse.

Depende, no es para tanto.

¿Cómo que no es para tanto?

Vas a dirigir una revista que me hará la competencia.

¡No me contestes!

Eres como una navaja. Le ves el brillo y te roza.

Es para estar dolido y decepcionado.

Me dices a mí que no me aceptas y a otro le dices que sí.

Te expliqué mis razones en su momento.

Sigo sin entenderlas.

Pero te digo una cosa. Y que no se te olvide.

El mejor jefe será un extraño y mirará por sus intereses.

Es lo que tiene que hacer. Y yo siempre he mirado por ti.

Siempre por ti.

Déjame que te explique. No tienes nada que explicar.

Nada.

Que llame ya, por favor.

-¿Qué te pasa? -Que no me llama, Valentina.

-Estará trabajando. -Y yo.

Cada vez que suena...

-Pues llámale tú.

-No, que me da mucha vergüenza. No tengo ni el teléfono.

-¿No trabaja con Antonio?

Mercedes tiene montones de tarjetas de la imprenta.

Seguro que aparece alguna.

Mira, Alcántara Rotopress.

Llama.

¡Llama!

Venga.

¡Ay!

-Llamo, ¿no? -Claro.

-Llamo.

-Que sí, que llames.

¡Ay, qué niña!

-¿Y qué le digo?

-Espera que te conteste.

¿Qué? -Pues que no lo cogen.

Con la hora que es... -Llama a su casa.

-¿A su casa? Tampoco tengo el número.

No sé ni dónde vive ni con quién. Es que no sé nada de él.

-Estás enamorada y no le has pedido el teléfono.

-Ya lo sé.

-Para las cosas importantes no llegáis.

¡Qué cabeza de chorlito!

Que te enteres por otro... No le entiendo.

Si fuera a trabajar de otra cosa...

Pero va a dirigir una revista.

¿Y no te lo dice teniendo tú una?

Pues eso mismo pienso yo.

Podíamos ir a ver el piso ese.

¿No vas a la facultad? No, ya iré mañana.

Se me han quitado las ganas.

Vemos el piso y luego nos damos una vuelta por el Retiro.

Que no, mujer, que no. Que sí.

No te pongas así. Papá.

¿Qué pasa?

No está el horno para bollos.

Está para bollos. ¿Qué quieres, hijo?

¿No te vas a cabrear? ¿Estoy cabreado todo el día?

Venga, siéntate.

¿Qué es lo que pasa?

¿Qué es lo que pasa?

Que yo tampoco me quiero ir.

¡Vaya, hombre, otro con la matraca de siempre!

Espera un momento, hijo.

No me des la espalda.

¿Podemos hablarlo tranquilamente? Pues siéntate.

¿Por qué crees que me pongo pesado con lo de cambiar de barrio?

¿Por tener dos baños? No, por eso no me voy.

Para vivir en un barrio mejor. Por ti.

¿Por mí? Sí.

Y por María, la abuela y mamá.

Tú piensas que si nos cambiamos, no podrás ir al instituto ese.

Que tendrás que cambiar.

No te preocupes por el colegio, será el del Pilar.

Y conocerás a gente nueva. Y perderé a mis amigos.

Y ganarás amigos nuevos.

Gente que está a otro nivel. Tú estarás a otro nivel.

Me ha costado una vida de esfuerzo.

Y de trabajo y de sacrificio.

"Si mi padre solo pensaba en mí,...

...¿por qué le daba igual lo que yo pensara?"

"¿Tenía yo la culpa de todos esos esfuerzos?"

Eres muy joven. Cuando seas mayor, lo entenderás.

Un día no sabes por qué y ¡zas!

¡Qué razón tenía mi padre!

"Ahí le di la razón, no lo entendía".

"Pero no cambiaría de opinión".

"Lo mejor era esperar".

"Esperar a la mudanza para largarme de casa...

...e ir donde me diera la gana".

¿Tú me entiendes? Sí, papá.

¿Me entiendes? ¡Vaya, hombre!

Por fin alguien que me entiende.

Invita a tus amigos. Que se note que estás a otro nivel.

Gracias.

Está aquí.

Claro, aquí sigue. Mercedes y Antonio.

1953. Fue en mayo.

¿Por qué te acuerdas? El segundo día en el ministerio.

Sí, estabas guapísimo.

Música

Ahí es. ¿Ahí?

Claro, mujer. No está mal.

Este es un barrio señorial y lo demás son tonterías.

Y a un paso del Retiro.

Mira qué soportales y qué tiendas.

Aparcas donde te dé la gana.

El piso tiene garaje. Eso es para dormir.

Pero ¿no lo notas? ¿El qué?

El aire puro de rico. Muchos árboles.

Sí, y también hay mucho tráfico.

A las seis se queda desierto.

No, si es agradable.

Fíjate.

Risas

Hablan en francés

En esto, el novio de tu chica te sale barato.

-Pues él se lo pierde.

Este jamón está para ponerle un piso.

-He oído que es musulmán.

-Viene de familia musulmana, pero él no practica.

-¿No será ateo? Eso es peor.

-Lo ignoro.

-Miguel, tráelo a la iglesia. -Eso.

-No cuente conmigo para eso.

-Tal vez tiene sus inquietudes.

La alegría que tendría el obispo...

...si se cristianara a un infiel.

-Que se cristiane él solito.

-Cuando le he visto, me ha recordado a la guardia mora de Franco.

Me lo imagino montado a caballo.

-¿Te lo imaginas montando...?

-Vosotros estáis sembrados hoy.

-¿Qué pasa? -Que estoy hasta aquí.

¡Me tenéis negro!

Teléfono

París-Nalón, dígame.

¿Cómo?

¿No se habían ido al Prado?

Gracias. ¡La madre que los parió!

La propiedad tiene unas zonas comunes excelentes.

Mira qué piscina más grande.

¿El nuestro cuál sería? Este.

No es un bajo ni un ático.

En la segunda planta.

Tiene ascensor, dos baños y vistas al Retiro.

Vistas al Retiro por aquí y por aquí, Merche.

Y se lo quitan de las manos.

Han dado la entrada de otros dos.

Vaya.

Me dijo que hace tiempo fue del gremio.

Sí, fui de Construcciones Nueva York.

Construcciones Nueva York.

Pues sabrá mejor que nadie...

...que algo así te lo quitan de las manos.

Claro. Y más las de lujo.

¿Y la forma de pago? Lo normal.

El 20% de entrada.

O sea, 700 000 pesetas. Sí.

Y luego, una serie de pagos.

Con lo que quede, letras mensuales.

La casa es muy bonita.

Y la zona, pero es mucho dinero.

¿Eso es un sí o un no?

Eso es...

...que debemos hacer cuentas.

Es muy sencillo. Vendemos el que tenemos.

Lo que nos falta se lo pedimos al banco.

Es lo que se suele hacer.

Mejor lo hablamos en casa.

Disculpe, no solemos gastarnos este dineral todos los días.

Lo entiendo.

Perdona, pero...

¿Me lo guardas?

Dos días, muy bien.

Si lo sé, no te llamo. -Has hecho muy bien.

-Vamos a dejarlo pasar, que son jóvenes.

-¿A mí qué me importa si son jóvenes? A ver si nos entendemos.

Mi hija vive en nuestra casa.

Y hay unas normas que hay que cumplir.

Si le dejamos pasar esto...

-¿Qué pasa?

-¿Que qué pasa?

Que tenemos que hablar, hija.

-Vamos al salón, se ha dormido. -¿Se ha dormido?

¿Qué te estaba diciendo?

-¡Chist! -¡Soy tu padre y vives en mi casa!

¡Y en mi casa mando yo!

¡Y si este tío no se ha despertado ya,...

...le despiertas y le dices...

...que le quiero fuera de mi casa!

¡Venga! -Ah.

¡Si él se va, yo también me voy!

-"D'accord".

Haz lo que tengas que hacer.

Venga.

Llanto

-Mi amor. -¡Ni mi amor ni mi amor!

¡Es muy bueno que los niños lloren!

¡Si no, se les malcría y acaban como esta!

¡Estarás contenta!

¡Has despertado a tu hermana!

-Mi niña.

-¡Ni mi niña ni nada!

¡Vamos, que vamos tarde!

-"Pardon, monsieur Miguel".

-"Pardon?"

¡Desgraciado!

¡"Desolée" te voy a dejar!

¡A tomar por culo!

¡Y tú también!

¡Venga, ya está bien!

¡Toma!

Pero yo solo he visto gente que sufre y calla...

...dolor y miedo.

Hola, San Genaro, les hablo desde la radio...

...del instituto Valle Inclán.

Esto es Radio Libertad.

Libertad, libertad, sin ira, libertad.

Guárdate tu miedo y tu ira.

Porque hay libertad.

Sin ira, libertad.

Y si no la hay, sin duda la habrá.

Cada tarde, los alumnos del instituto prepararán...

...programas de actualidad, noticias culturales y música.

Como esta dulce canción de amor.

Música pachanguera

La Ramona es la más gorda de las mozas de mi pueblo.

Ramona, te quiero.

Bueno, así es la radio.

Son las cosas del directo.

Como he dicho, estamos en pruebas. Que entre nuestra música.

Música lenta

¿Puedo hablar ya? Sí, ahora está la música.

¿Qué tal lo he hecho?

Muy bien. Muy bien.

"La sonrisa de Carola me hizo sentir muy seguro".

"¿Le parecería más maduro?"

"Yo había demostrado tener más tablas...

...que el locutor más experimentado".

A ver.

Sinceramente, ¿cuánto crees que nos darían por este piso?

¿Por este?

Por este saco 500 000. Eso sí, con facilidades.

Me doy con un canto en los dientes.

Bueno, como hay crisis,...

...450 000. 450 000 pesetas.

No tenemos ni para la entrada.

Llevo tres años pidiendo dinero en los bancos y no me ha ido mal.

Hay que avalar con algo.

¿Y para qué queremos la peluquería y la imprenta?

¿Nuestra vida? Pues sí.

Quieres poner en riesgo todo para pedir un crédito.

Al 15 por ciento.

Si lo pido en mi caja de ahorros, yo lo saco al 12.

Me da igual.

Querrás amueblar aquella casa.

Porque no querrás llevarte los muebles de este piso.

Y quieres llevar a Carlos a un colegio mejor. Y a la niña.

Y el coche, que nos costó un dineral.

Y lo que has invertido donde tu hermano, que es un desastre.

Ahora van muy bien la imprenta y la revista.

Sí, hasta que se tuerce.

No sería la primera vez que se tuerce un negocio.

Este no.

Si los militares siguen en Argentina, necesito más máquinas.

¿Por qué no nos quedamos en este piso?

Lo reformamos y quedará como nuevo.

¡Porque no, yo quiero vivir en el Retiro!

¿Es tanto lo que pido?

¡Que no somos ricos, Antonio!

Algún día, quizá, pero me da igual.

Tendremos que seguir viviendo aquí y celebrando aquí la comunión.

Y yendo al pueblo de vacaciones.

Me siento muy orgullosa de esta casa.

La compramos peseta a peseta con nuestro trabajo.

Y hemos criado a nuestros hijos.

¡No te pongas de plomo derretido!

¡Solo pienso en nosotros!

¡No dices que es por nosotros, no es cierto!

¡Estoy harta de oír eso!

Lo haces pensando en ti.

¡Que ya está bien!

No nos uses como excusa.

Ya que piensas tanto en nosotros,...

...hablas con el de la inmobiliaria, que ya he hecho el ridículo.

Es que...

Mamá.

¿Qué? ¿Se ha ido Jean Luc?

No sé, hijo.

¿Y papá?

Estará a punto de llegar.

Anda, vete a la cama.

Estaba a punto de cerrar.

¿Qué?

¡Vaya día he tenido!

Pues si te cuento el mío...

He discutido con Françoise.

¿Ah, sí? Pues yo, con Mercedes.

¡Bueno! Por lo del piso.

Y mi hijo Toni va a dirigir una revista de la competencia.

¿Qué me dices?

Después de rechazar la mía. ¡Joder!

Y yo que creía que había pasado un mal día.

Por nosotros, peque.

¿Tú te acuerdas de padre?

¿De padre?

¿A qué viene eso ahora?

De cuando éramos pequeños.

Claro que me acuerdo. ¿Cómo no me voy a acordar?

¿Era un buen padre?

Era un hombre recto, era muy estricto.

Era muy suyo.

Padre si te tenía que zurrar la badana te la zurraba.

Y se quedaba más ancho que largo.

Sobre todo a ti. Es verdad.

¡Jo!

¿Sabes lo que pasa?

¿Qué coño te pasa?

Que aparte de ser padres, hoy en día,...

...hay que ser amigos de nuestros hijos.

Ahí está, ahí está, Antonio.

Con mis amigos no discuto.

Con mi hija me paso el día discutiendo.

De verdad te lo digo, parece que no la conozco.

¿A ti te parece normal que tenga un novio negro?

Coño, menos mal, joder.

Creía que era yo. A mí tampoco me parece normal.

Pues a esta niña no se lo metes en la cabeza.

Igual que la mía, hombre.

La cómica.

A ver.

¡Joder!

Qué susto me has dado.

¿Qué haces aquí a estas horas?

Perdón, he dejado a Françoise en casa de su hermano.

¿Puedo pasar?

Pasa, no te voy a dejar fuera.

Con permiso, debo hacer mis abluciones.

Pues hazlas.

Habla en francés

Al fondo, joder, al fondo.

¡Dios!

Katanga, ¿me puedes abrir un momento, por Dios?

"Un moment, monsieur" Antonio, "s'il vous plaît".

No sé qué coño está haciendo. "Moment, moment".

Por Dios, ¿qué es lo que se lava tanto este hombre?

Joder, me bajo, porque no aguanto.

Jean Luc, Jean Luc, despierta.

"Oui, mon frére?".

Tienes que venir a la radio.

"Oui, pas probléme".

Hola. Hola.

Jean Luc viene a la radio conmigo. Mi nieto en la radio.

¿Dónde se coge?

Antes me ayudará con la compra. "Oui, madame".

"Oui, madame".

Gracias. Buenos días.

Buenos días. Estuvimos ayer aquí.

Sí, es usted la esposa del señor Alcántara.

Siéntese. Gracias.

Viene a decirme que no compra.

¿Cómo lo sabe?

Uno sabe que cuando la esposa no está convencida, no hay venta.

Bueno, pues usted me dirá.

Quería hablarle de la señal.

Por eso no se preocupe.

Hay lista de espera, se la puedo devolver.

Pues muchas gracias.

Ha sido por el precio, ¿no?

Su marido tuvo ojo. Era una oportunidad entre cien.

Pero era mucho dinero para nosotros.

Y estamos muy bien en nuestro piso de San Genaro.

Hombre, vaya.

Qué casualidad.

¿Vive en San Genaro?

Sí.

¿Te llamó o no te llamó?

-No, y ahora tampoco. Pero le voy a hacer caso.

Y voy a llamarle. -Ya no puede ser.

-Me marea Ud. ¿Por qué ahora no?

-Porque hoy sería perder la dignidad.

-¿Y si le pasó algo cuando me dejó en casa? Ha podido caerse.

¿Sabe cuánta gente se cae?

-Qué se va a caer. Se le ha pasado el arrebato.

-No me diga eso.

-Sí.

-Tenía mucha ilusión. ¿Y voy a ser un "si te he visto no me acuerdo"?

-Que te quiten lo bailado. Ojalá me pasara.

-¿Sabe lo que le digo?

Como aparezca, no le pienso hablar.

-Pili.

-Muy bien. -Me quemo.

-Pili. -¿Qué?

-Me quemo. -Corre.

¡Corre, que me quemo!

Quita lo de transportes.

Muy bien.

Perdona si te hago una pregunta impertinente.

Dime. ¿Cómo te llevas con Arias Terreros?

¿Por qué?

Es que nunca hemos hablado de él.

Ni sé si vive. Vive, ¿no?

Sí, pero no me llevo bien con él.

¡Ah!

¿Y eso?

Cosas de familia.

¿Recortamos algo más?

Sí, perdona.

Lo siento.

Mira, Antonio.

Mi padre y yo no tenemos una relación normal.

Pasé la infancia en internados, los mejores.

En Zurich.

Pero siempre fuera de casa.

Para mí mi padre es un completo desconocido.

Sí.

Cómo lo siento.

Eso ya te lo he dicho antes. Perdona.

Antonio, ayer no sé muy bien qué hablaste con tu hijo.

Pero no entiendo por qué no quiere trabajar contigo.

Y quería decirte que...

...aparte de ser un buen jefe,...

...seguro que eres un gran padre.

Muchas gracias, Jorge.

Aunque siempre vemos mejores padres en los demás.

Teléfono

Perdona.

Teléfono

Dígame.

"Antonio, soy yo". Hola.

¿Pasa algo?

No, qué va.

¿Tienes para apuntar?

¿Una dirección para qué?

Tú apunta.

Calle Júcar, número 17.

Calle Júcar, 17.

¿No es un barrio que hacen al lado del nuestro?

Sí.

¿Podrías pasar a verlo?

¿Ahora?

Vamos con la música.

-Se dice "entra sintonía".

-Pues entra sintonía.

Libertad, libertad, sin ira libertad.

Guárdate tu miedo y tu ira.

Porque hay libertad,...

...sin ira, libertad.

Hola, San Genaro.

Les hablo desde Radio Libertad, del Instituto Valle Inclán.

"Nuestro invitado es Jean Luc Checherie".

"Viene de Costa de Marfil, ¿no?". "Sí, Carlos".

Me llamo Jean Luc. Soy de la "Côte d'Ivoire", de la tribu Akan.

-Tribu.

Ha dicho tribu, ¿no?

-Mogambo.

-¿Sabías que tu novio viene de una tribu?

-Claro, ¿de dónde va a ser?

-A ver si es una tribu de caníbales. -Qué escabechina en casa.

-Callad, que no oigo nada.

Es duro que te obliguen a irte de tu país.

Sí, pero Francia ser un buen país.

Son "trés" hospitalarios, y las mujeres son simpáticas.

Entonces vives en Francia, ¿no?

"Sí, mi padre se fue allí hace años..."

...con sus dos esposas y mis hermanos.

¿Dos esposas?

"Oui", los maridos pueden tener dos esposas.

Ser como la bigamia.

-Dos esposas.

Vamos, que tiene dos esposas.

¿Sabías que su padre es bígamo?

-Una de bígamos. -¡Sh!

-No es bígamo, es musulmán.

Los hombres pueden tener a las mujeres que quieran.

-Pues lo que yo digo, un bígamo.

-¿A ti eso no te molesta?

-Entre los akan es normal tener dos esposas.

"Doble trabajo".

Y doble placer.

Muchos europeos también tienen allí dos esposas.

"Algunos tienen esposa blanca y concubina negra".

"Un misionero tiene tres concubinas".

-¡Tres concubinas! -"Se adaptan a nuestra cultura".

Igual que nosotros nos adaptamos a la vuestra.

"Alguno de nuestros oyentes...

...quizá esté bebiendo café".

"Quizá ese café sea de tu país".

"Pero no sabrán que ese café es fruto de la explotación".

"El dinero solo llega a los franceses y a su presidente,...

...que es un dictador". "Sí".

¿Cómo se mete este niño en esos líos?

Sí, desde 1960.

Para que lo entiendan, mi presidente es como un Franco, pero africano.

-Hasta aquí hemos llegado.

Eso es por intereses de neocolonialismo.

Intereses... -Basta ya.

Esto es una vergüenza.

Niño, corta eso. -Voy, voy.

-¡Utilizar la radio para propaganda!

¿Dónde está?

-¡Coño!

-"Eso es mentira".

Ya está. Ya llegó la Guardia Civil.

Meted música ya.

¿Lo tienes?

-Sí.

-Alcántara, se te va a caer el pelo.

La que ha organizado, Carlitos.

Señorita, un expediente como que me llamo Marcial Sáenz.

-¿Ah, sí? A ver qué dice el abogado de mi sindicato.

-Y usted...

Delante de un español,...

...nadie compara al Caudillo con un reyezuelo del Congo.

Fuera de mi instituto.

No le hagas caso.

Es un fascista y un racista.

Hay muchos, pero los peores son los racistas como tu tío.

"Van de modernos y son racistas".

-¿Qué coño dice este desgraciado?

-Que te las das de moderno, pero que no.

-Lo dice por la radio.

Tiene sus costumbres y no las va a cambiar.

Con eltiempo, quizá esto cambie.

¿Y mientras dejo de estar con Françoise?

-Esto está enchufado.

Pero ¿qué haces? Apágalo.

Hay muchos botones. Que no nos oigan.

Ramona pechugona...

...tiene dos cántaros por pechos.

¡Ay, Señor, Señor!

Teléfono

Teléfono

Espejos. -"Hola".

-Valentina.

-"Pili".

-Es él. -Habla.

Va a colgar.

-Hola, sí, perdona.

Es que tenemos tanto lío aquí...

-"Perdona que no llamara".

"Estoy hasta arriba de trabajo". -No pasa nada, no me di cuenta.

-Me gustaría mucho verte.

-Yo también.

-¿Ah, sí?

Mira, te va a parecer una locura.

Pero quiero verte en una hora en la puerta del Ritz.

-¿El Ritz?

-"¿Qué te parece?".

-¿No es carísimo?

-Sí, habrá que amortizarlo.

No hagas planes para el resto del día.

"Ni de la noche".

Te veo ahora.

"Pili".

-Adiós.

-"Hasta ahora".

Me marcho.

-¿Adónde?

-Pues al Ritz. -¿Y qué le digo a Mercedes?

-Que mi tía está mala o mi abuela, o yo.

Pero yo me voy.

Valentina, creo que me quiere.

-Inventaré algo.

-Yo luego llamo.

-Pili. -¿Qué?

-Que seas feliz.

Hola, Milano.

Hola, cariño.

¿A que tiene buena pinta?

¿Esto?

No está mal.

Pero no sé qué tiene que ver con nosotros.

He venido a la inmobiliaria.

Y le he hablado de la señal.

Y me ha dicho que estaban construyendo aquí.

¿Y qué?

Qué pisos más bonitos.

Tienen los mismo metros, garaje, dos baños...

...terraza balconada.

Y cuestan la mitad.

Sé que esto no es el Retiro.

Pero están cerca de mi peluquería, del instituto, de la parroquia,...

...de las tiendas donde compra mi madre, de nuestro barrio.

Sería mejor para todos.

Para todos sí.

Y para ti. -¿También por mí?

No vas a ser más feliz paseando solo por el Retiro.

Vas a estar solo.

Allí vas a ser uno más.

Ni te aprecian ni te conocen.

Ni te respetan.

Mientras que aquí vas a seguir siendo Antonio Alcántara.

O sea, que quieres vivir aquí.

Cuando esto esté terminado va a ser una de las mejores zonas de Madrid.

Lo has arreglado, solo falta que yo diga sí.

No, podemos pensarlo una semana.

¿Y esto por qué lo haces?

Yo no sé por qué lo dije, porque no es verdad.

Yo sé que piensas en nosotros.

Algunas veces.

Siempre.

"Al menos, de momento, mi madre parecía haberle sacado a mi padre...

...de la cabeza lo del piso en un barrio noble".

"Y es que las mujeres tienen la última palabra en este asunto".

Ya fuera una cueva prehistórica o una apartamento en La Manga".

"Pero estuviera donde estuviera el piso, mi mudo era aquella plaza".

¡Joder!

"¿Serían los Alcántara los mismos fuera de ese rincón de San Genaro?".

"¿Podría aquel rincón de San Genaro ser el mismo sin los Alcántara?".

Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 172

06 nov 2008

Antonio tiene muy claro que ha llegado el momento de buscar un piso más grande y en una zona mejor. Hace tiempo que tenía la idea en la cabeza, pero ahora parece más cerca que nunca aunque Merche no tiene muy claro que quiera mudarse. 

Las cosas no marchan muy bien para Miguel. La llegada de su hija Françoise está siendo más difícil de lo que él pensaba, y más ahora que se ha traído a su novio de Francia. Los que tampoco se adaptan muy bien a la presencia del novio de Françoise son Mercedes y Antonio, que tienen que acogerle en su casa estos días.

El único que parece estar contento con Jean Luc es Carlos, que decide llevarle al instituto para que cuente, en la radio que han montado, cosas sobre su país.

Por otro lado, Toni no sabe como contarle a su padre que tiene nuevo trabajo en una revista de la competencia.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 172 " ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 172 "

Los últimos 2.300 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos