350327
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 175

Cuéntame, tú que has vivido,... ...si has conocido la felicidad. Cuéntame,... ...tú que has sentido... ...en el camino... ...de un tiempo que nos unió. Buscarás... ...ese destino... ...que tan perdido... ...está en nuestro corazón. Háblame de qué estás esperando... ...en tu nuevo caminar. Cuéntame, tú que has vivido,... ...si has conocido la felicidad. Vivirás... ...nuevas caricias... ...que con recelo... ...guardabas en un portal. Cantarás... ...a un nuevo día... ...con valentía... ...y con ansias de libertad. Háblame de qué estás esperando... ...en tu nuevo caminar. Cuéntame. ¿Está de acuerdo con la democracia? -Sí. -¿Ha votado alguna vez? -Muchas veces. -Cuando tenía 25 años, ¿qué votaba? -El partido que me parecía. Había liberales. Yo voté por los liberales. -¿Y ahora va a votar? -Sí, señor, se lo he dicho ya. ¿Qué le parece la democracia? -A mí, muy bien. ¿Usted sabe que va a haber partidos? -Sí, y ya votaré a lo que me parezca. "En diciembre de 1976,... ...el referéndum era más popular y más aclamado... ...que Nadiuska, los contoneos de Raffaela Carra,... ...los goles de Quini o el 'Un, dos, tres'". "Todos estaban pendientes de su celebración". "Entre la curiosidad y el morbo de lo desconocido, del cómo será". "Aunque para mí,... ...estaba lejos de urnas, papeletas y propaganda". "Los Alcántara estábamos echándole pasión... ...a los cambios que cada vez estaban más cerca". (TV)Habla, pueblo, habla, este es el momento. No escuches a quien diga... ...que guardes silencio. Habla, pueblo, habla. Habla, pueblo, sí. No dejes que nadie decida por ti. ¡Qué bien te la sabes! No hacen más que ponerla. Pues a los del PC no les dejan ni rechistar. ¿Tú lo oyes? Lo oigo. Es calcadito a Toni. Calcado. (TV) "Numerosos empresarios vascos... ...han recibido cartas de amenaza de ETA". "Exigen el impuesto revolucionario. Mediante esta extorsión,... ...se exigen elevadas cantidades de dinero..." Y Antonio se va a las Vascongadas. Lo que haces mañana por la mañana... ...es apilar los palés para que los lleven al barco. ¿Con quién hablas? Con Curro. Y les dejas bien claro... ...que los esperan antes del martes por la noche. ¿Por qué no me planchas la azul con las iniciales? Sí. Bueno. Si no tienes otra cosa, te llamo desde Bilbao. A las 12. Adiós. ¡Qué cable más largo tiene! Es un teléfono de larga distancia. Es cómodo para andar por casa. ¡Ah! ¿Lo estás oyendo? "Asesinado después de meses de cautiverio". "Las amenazas están creando inseguridad entre la población,... ...que piensa que cualquiera puede ser víctima". Un artículo excelente. -Muchas gracias. -¿Cómo hiciste la foto en ropa interior de este cabronazo? ¿O es un montaje? -No. -A mí me han contado que al facha ese... ...le pillaron en la frontera intentando sacar más de un millón. -Sí, a mí también me lo han contado. Espero que le caiga un paquete. -Juana. -¡Hola! -¿Qué te parece la exposición? -Muy interesante. ¿Cómo se llama el autor de esto? -Es Pedro. Un artista canario muy guapo. Luego te lo presento. Tengo que hablar contigo. Javier. -¡Mara! Una exposición divina. -¿Te gusta? Ella es Juana, es fotógrafa. -Hola. -Javier hace cine experimental. -Toni. -Hola. -¿Has hecho algo? -Un par de cortos y estoy preparando un largo. -¿Sabes cómo se va a llamar? -No. -El arrebato de Minerva. -El arrebato de Minerva. -Erotismo mitológico. -Yo tengo un papel, ¿verdad? -Claro. -Hago de Afrodita. Venid conmigo. -Chao. (TV) "Las fuerzas del orden público... ...garantizan que los terroristas no enturbien la paz ciudadana". "Hoy se ve alterada por la extorsión e intimidación". ¡Virgen santísima! ¿Y te tienes que ir mañana, no puede ser más adelante? Mira cómo están. Yo voy a Bilbao, no a la guerra. Lleva razón mi madre. A ver si te metes en un lío. Pues ya me dirás cómo. Yo ni siquiera soy vasco. Teléfono ¿Diga? Sí, ¿qué pasa? ¿Quién es ahora? Curro. ¿Otra vez? ¡Qué jaleo os lleváis! Sí. Si no estoy yo, tú eres el encargado. Debes tomar decisiones. Si llega la hora y no han llamado, telefonea a otros. Eso tiene que estar antes del martes por la noche en la naviera Gescomar. A mí me gusta. Pero el cromatismo que impera es un poco umbroso. Y evanescente. -¿Por qué es umbroso y evanescente? -Porque todo parece sumergido en una atmósfera inaccesible. ¿No crees? -Sí, la verdad es que sí. -Hola. -Hola. -¿Me compráis una papeleta? 20 duros. -¿Qué rifas? -Un cuadro de Quirós. -Entonces, danos una. -En cuanto las venda todas, hago la rifa. -Muy bien, gracias. ¿Quién era? -Se llama Sandra. Dice que es hija de Negrín. Fue la novia de Viola, pero acabaron mal. -Ahora vive de rifar cuadros que le regalan los amigos. -¿Has visto? -Sí. -¿Nos vamos? -Sí. Nos tenemos que marchar. -Una pena. -Nos vamos. -¿Os vais? No te olvides de mi propuesta. -No. Adiós, Mara. -Adiós. No hace falta que vayas al aeropuerto, cojo un taxi. Dame el nombre del hotel. ¿Conde Duque, nada más? Bueno. Sí. Sí, sí. Cuelga ya, Antonio. Jorge, ¿has visto alguna máquina o algo interesante? ¿Y eso? ¡Ah! ¿Y es muy cara? No, no te preocupes. La forma de pago y los plazos déjamelo a mí. A esos vascos les hago un lío en un verbo. Si no quieres nada más, hasta mañana. Que duermas bien en el tren. Adiós. Adiós. ¿Y por qué se va en tren? Porque tiene miedo a volar. ¡Anda! Una debilidad. ¡Qué milagro! ¡Qué mala baba tienes cuando quieres! No es mala baba, es que para ti todo lo hace bien. ¿A quién llamas? A Curro, no le he dicho algo importante. ¿No se lo puedes decir mañana? Se te va a enfriar la tila. Desde que se ha largado Pablo, no doy abasto. Este tampoco está, se habrá ido al cine. Algún día me va a reventar... Venga, venga. ¡Joder! Me canso y no puedo dormir. Se me pone en el estómago. Pues eso. Te vas cargando. Por cierto. Cuando vuelva, vamos al notario a hablar del testamento. ¿A qué viene el testamento ahora? Por lo que pueda pasar, Merche. Carlos, ¿todavía tienes la luz encendida? Venga, apaga. Si no, mañana no hay quien te levante. Ya está bien. Estás sudoroso. ¿No tendrás fiebre? No, fiebre parece que no tienes. Hala, duérmete ya. Si no duermes suficiente, luego no rindes. Venga. Cierra los ojos y duérmete. ¡Ay! Miguelón, de verdad, cómo eres. Siempre pensando en lo mismo. ¡Qué obsesión! -¿Cómo no voy a pensar en lo mismo? Desde que nació la niña, nada. -Qué quieres que le haga, se me han quitado las ganas. -Podrías poner algo más de tu parte. -Mira que eres egoísta. -¿Egoísta? Encima soy egoísta. Paquita, soy un hombre, no soy de piedra, tengo mis necesidades. -Pues a lo mejor tendrías que pensar más en mí y menos en ti. -O sea, que esta noche, como todos los días: nada de nada. Ya lo sabía yo. -No te pongas así. -Me voy, Paquita. -¿Cómo que te vas? -Me voy a dormir al sofá. ¿Qué? -Desde luego, cómo eres. -¿Encima cómo soy? Buenas noches, Paquita. -Buenas noches, cariño. -¡Que no me llames cariño! -No te llamo cariño. No te he contado lo de Mara. -¿Qué pasa? -Nos ha invitado a una fiesta mañana. -¿Dónde, en la galería? -Sí, me ha dicho que va a ir un grupo de gente selecta. -¿Qué gente selecta? -Escritores, algún político. Deberíamos ir. Me ha propuesto llevar fotos a una exposición colectiva. -¿Te ha propuesto exponer? -Sí, y tengo que elegir lo que llevo. Por cierto. -¿Qué? -Cuando hablabas con ella, te comía con los ojos. -¿A mí, Mara? Yo no me he dado cuenta. -Anda, vamos a dormir. -Tienes un marido que no te lo mereces. "Aquel invierno de 1976... ...los de mi clase teníamos una preocupación". "Perder la virginidad". "Yo sabía que España se enfrentaba a un momento crucial". "Y el referéndum era uno de ellos". "Pero yo solo pensaba en chicas y en el día que lo haría". (RADIO) "Un grupo de alborotadores separatistas en Bilbao..." ¿Lo ves? La Guardia Civil. ¡Y tú te tienes que ir ahí! Y además, en avión. No sé cómo montas en esos cacharros. En el tren, se pierde un tiempo precioso del que no dispongo. No conozco un solo hombre que sepa hacer una maleta como Dios manda. Ya está. A ver. Sí. Esta noche tendrás que quedarte con los chicos. Voy a terminar un trabajo a casa de Arturo. ¿Te vas a ir a pasar la noche a casa de un hombre? Es un compañero. Una compañera, más bien. No se preocupe, que su hija está muy segura. Otra cosa sería si tuviese que ir yo a casa de Arturo. Me pondría celosa yo. Pues sí. ¿Sabéis una cosa? Si le digo a tu padre que voy a casa de un hombre,... ...me pone de patitas en la calle. Hemos dicho que una. Una, la primera. Estás muy guapo. Gracias. A ver si os sale bien el negocio. Tira por lo bajo. En cuanto llegue a Bilbao, te llamo. (ALTAVOZ) "Por la democracia". "Vota". -¿Qué te pasa? ¡Qué cara llevas! He dormido poco. ¿Qué te ha pasado? Cosas mías. -Adiós. -Adiós, Esther. ¿Os habéis enterado de lo de Esther? No, ¿qué ha pasado? Que ya lo ha hecho. Ya ves tú, lo normal. -¿Es que tú también...? Yo no hablo de esas cosas. ¿Lo ha hecho? -No sé, a lo mejor. -Solo pensáis en eso. ¿Nunca habéis visto unas piernas? Como esas, no. -Ni yo. -Siempre estáis igual. -Desde que vi a Loli desnuda, ya ni duermo. ¡Anda que yo! -¿También la viste? No, pero la he visto con ropa. Me la puedo imaginar desnuda. Si es que... Ya era hora, a ver si crees que te va a esperar el avión. ¿Qué pasa, que no duermes bien? Tómate una pastilla para dormir. Por lo menos, dame un beso. Si ves jaleo, te cruzas de acera. No te preocupes, yo no me meto en nada. Cuando es de política, te enciendes. ¡Venga, vamos! ¿Me dejas 30 segundos para despedirme de mi mujer? Cuando llegue a Bilbao, te llamo. Prométemelo. Sí. ¿Eh? ¡No te pongas como un loco! Si no sabes la hora del avión, ¿para qué dices que llego tarde? Traigo un certificado para usted. Me tiene que firmar aquí. Vaya. De la junta municipal de distrito. ¿No será una multa? Gracias. Qué mala espina me da. ¿Seguro que pone adjunta? Ha sido nombrada adjunta de mesa... ...en el referéndum del 15 de diciembre... ...de 1976. Pensé que era una multa. Pues sí, claro, vas a ser adjunta. Pues a mí me nombran presidenta de mesa. ¿Presidenta? Me ofrecí voluntaria y me han elegido. No sé qué me voy a poner. El traje de chaqueta. -¿No hay que tener estudios? No. ¿Cómo preguntas eso? No sé. ¿Y qué diferencia hay entre presidenta y adjunta? -¡Huy, muchísimas! Presidenta es la que preside. Y dice a la adjunta lo que tiene que hacer. Ya sabes, el día 15... ...no vayas a llegar tarde. ¿Cuándo llego tarde a algún sitio? Por si acaso. Pues lo mismo le digo. Aquí, a llegar a la hora, que la presidenta soy yo. ¿Hemos pagado los sifones? Ayer. Carnicería. Nos pasa la factura a primeros de mes. Primeros de mes. Cervezas. ¿Qué les pasa? Que si has pedido mucho. El fin de semana toman mucha cerveza. Lo que me faltaba, que te pongas en plan controlador. ¡Por favor, déjame en paz! ¿A ti qué te pasa? ¡No me pasa nada! Bueno, sí, me pasa. ¿Te pasa o no te pasa? Me pasa. Desde que nació la niña, Paquita y yo, nada. Nada de nada. En ayunas, ni pan ni agua. Eso es normal, Miguel. Se les queda aquello, que no... A algunas. Todas. En Francia, a ninguna. ¿Qué pasa en Francia? ¿Pensáis todo el día en eso? ¿Sabes lo que tienes que hacer? ¿Qué? Llévala a un hotel. Ya nos ocuparemos del bar. Como nado en la abundancia, me la llevo a un hotel. ¡No tengo un duro! ¿Con quién dejo a la niña? Pues os la lleváis. Por el dinero, no te preocupes. Para eso está tu socio. Parece que no te oyes. ¡Qué tostón, todo el día con el dinero! ¡Métete el dinero por donde te quepa! Date un poco de prisa. Quiero coger el periódico, ver los letreros. Tira por ahí. Esta no. Esta no me convence. Me gusta esta, me quedo con esta para la portada. ¿Ha llegado el artículo de Umbral? -Sí y también los chistes. -Cuando puedas, me los traes. -Muy bien. -Una cosa. ¿No habrás oído hablar de las fiestas de Mara? -¿Qué Mara? -González, dirige una galería. -¡Ah, sí! -Nos ha invitado a una fiesta de gente selecta. -¿Vas a ir tú solo o vas a ir con tu mujer? -Con mi mujer. ¿Por qué? -¿No sabes qué se comenta de esas fiestas? -Pues no, por eso te pregunto. Si no, no me entero. -¿No sabes que acaban en orgía? -¡Qué coño dices de orgía! -LO sabe todo el mundo. Oye, enhorabuena. Os ha elegido para su grupo íntimo. Ya me contarás cómo os ha ido. Infierno quiere decir lugar bajo, subterráneo. Se utiliza para significar... ...el estado de los condenados. ¿Qué me miras? -¿De verdad lo has hecho? ¿El qué? Eso. ¿Qué? Eso que has dicho antes. ¿Es verdad? -¿De qué habláis? -Cosas nuestras. -¡Silencio! En el Evangelio, el infierno también se llama "gehenna". Viene del valle de Ge Hinnom, lugar cerca de Jerusalén... No he dicho que lo haya hecho. -Lo has sugerido. Con Julia, ¿no? -¿Sales otra vez con Julia? No. No me gusta hablar de estas cosas. -Si no quieres hablar, lo entiendo. -Con la existencia del infierno, ocurre lo mismo que con el cielo. No son objeto de experimentación ni de comprobación. -Si no fue con Julia, ¿con quién? ¿Qué tal fue? ¿Qué tal fue qué? Eso, tú y esa chica. No me gusta hablar de estas cosas. Tú también lo has hecho en Inglaterra. Tampoco me gusta hablar de eso. -¿De qué cosas habláis? No te importa. ¡Callaos, ya está bien! Decíamos que la comprobación del infierno... ...se puede conseguir por dos caminos. Por la palabra de Dios y por las razones de conveniencia... Tome. Muchas gracias. De nada. Un mechero muy bonito. Por más que vuele, no me acostumbro. No se preocupe, el método más seguro para viajar es el avión. Mire las alas. Eso es lo que nos mantiene en el aire. Aparte de la gasolina, claro. Aunque se paren los motores, no pasa nada, el avión planea. Y puede llegar a un aeropuerto. ¿De verdad? Sí, está científicamente comprobado. Pues me deja usted más tranquila. Me alegro. ¿Va a la feria de muestras? Sí, ¿y usted? Voy a un asunto de herencia. Mala cosa las herencias. El problema son los testamentos. Si se hace, la gente se enfada. Y si no se hace, el estado se lleva la mitad y no sabes qué es mejor. ¿Entiende? La herencia es de mi marido. Pero no puede venir por el trabajo. Tener trabajo es una suerte. Sí. ¿Le gusta Bilbao? Es la primera vez que voy. Dicen que es muy bonita. Lo es, lo es. También dicen que es elegante el puente colgante. Y colgante sí es colgante. Pero elegante, la gente que lo cruza. Vaya. No se preocupe, son turbulencias. ¡Ah! Ya no vamos a poder fumar hasta que lleguemos a Bilbao. Ya. (ALTAVOZ) "Por la democracia". "Oui, oui". -¡Qué pesaditos con la cancioncita! ¿Qué pasa con mi caña? -Habla en francés -¿Quieres colgar el teléfono? Llevas hablando más de una hora. -Pero si me ha llamado él. -Le dices lo importante y cuelgas. -Habla en francés -¿La tapa? -Cuando bebas la primera caña. ¿Quieres colgar el teléfono? -Ahora voy. -Desde que me levanto hasta que me acuesto, la misma monserga. Podían haber elegido otra canción. "Yo tenía un camarada". O "Montaña nevada". -Claro. -¿Y mis berberechos? -Hija, por favor. -Habla en francés -¿Quieres colgar y ponerle los berberechos a Ramón? ¡Lleva una hora pidiéndotelos! -¡Deja el teléfono! -Habla en francés -¿Qué tal, compañeros? Ya soy rojo oficial. Aquí traigo mi carné socialista. -El hombre cambiachaquetas. -No te lo consiento. He sido socialista toda mi vida. Igual que mi padre. ¿Qué vas a votar? -Yo no voto. -¿Y eso? ¿Tú no eras demócrata? -Sí. Mientras la izquierda siga en las catacumbas,... ...yo no voto. -Habla como el "Mundo obrero". Se te ve el plumero. -Calla, facha. -A mucha honra. -Sus berberechos. -Gracias. ¿Te acuerdas de la máquina alemana? Sueño con ella, Jorge. Pues la tengo. ¿Tienes una? Cuatro colores, 11 000 pliegos hora, telemando, velocidad compensada. Es tu segundo Mercedes. Ya. ¿Y es nueva? Tiene año y medio, pero está casi sin usar. ¿Y por qué la venden? Los dueños se marchan. La ETA les ha mandado una carta. Eso hay que hablarlo, a lo mejor hay una oportunidad. -Su documentación y su llave. ¿Sabes lo que quiero decir? -Buenas. Una reserva a nombre de Amparo Iturriaga. Qué casualidad, venimos al mismo hotel. ¡Hombre! ¿Qué tal? -¿Me deja su DNI? -Sí. Me voy. Adiós. -Acompaña al señor. -¡Qué guapa! Sí, la he conocido en el avión. Viene a un asunto de herencias. ¿A qué hora vamos a la feria? Por la tarde, pero antes, te quiero invitar a comer. Subo, hablo con Merche y bajo enseguida. Date prisa. ¡Voy! (TV) "Es posible que las temperaturas desciendan aún más". "Vimos imágenes de Vizcaya". "Podemos extenderlo a toda la costa cantábrica". "Es rarísimo que nieve cerca del mar". "En Marín, por ejemplo, ha nevado". A ver si se desprende una cornisa y le cae encima a Antonio. ¡Por Dios, no seas agorera! Recuerda que esta noche llego tarde. Me voy sin que llame Antonio. Come. ¿Vas a llegar tarde? Voy a llegar un poco tarde. Voy a estudiar. No me gusta que vayas a casa de ese compañero. Aunque sea de la acera de enfrente. ¿Quién va por la acera de enfrente? ¿Tienes un compañero homosexual? Ya tuviste que hablar. Si no habla, revienta. Un hombre siempre es un hombre. También voy con Carmen. No sea así. Teléfono Dígame. Hola, soy yo. "¿Ya has llegado?". Ya estoy en Bilbao. "¿Qué tiempo hace?". Chispea, como siempre. Dile que tenga cuidado. Está chispeando. "Es una ciudad muy bonita". Es un hotel muy elegante. Dicen que hay manifestaciones y ha intervenido la Guardia Civil. Aquí no, esto parece el extranjero. "Muy bonito". Timbre Hijo, abre tú. Venga, hombre. Nada. Sí. Hola, ¿podemos hablar? Sí. ¿Habéis terminado de comer? Sí, ven a mi cuarto. Bueno, no sé por qué. ¿Adónde vais? A mi cuarto. No cerréis la puerta. Dicen que han tirado cócteles molotov. Aquí la gente toma chiquitos. ¿Qué plan tenéis? Ahora lo estaba mirando. Voy a la feria de muestras a ver una máquina. A ver si le saco unas buenas condiciones. Te llamo esta noche. Adiós. Un beso, milano. "Adiós, cariño". ¿Ese chico de Londres y tú no...? Pues no, nunca. Se abre la puerta Me voy a la universidad. ¿Qué tal los estudios? Muy bien. Me alegro. Hasta luego, chicos. Adiós. O sea, que no lo hicisteis. No. Lo siento. ¿Por qué me cuentas esto? Porque... Porque mañana es mi cumpleaños. ¿Y qué tiene que ver? Puerta ¿Hoy no tenéis radio? No. ¿Qué tal, Karina? Bien. Estamos hablando. Sí, ya me voy. Pues adiós. Adiós. Bueno. Mañana es mi cumpleaños. Ya. Y... No pienses mal. Pero es que... ¿Qué? Que he decidido no ser virgen más tiempo. Ah. Puerta Os podéis quedar encerrados. Y había pensado que podíamos hacerlo juntos. Tú tienes experiencia en eso. Además, tú me gustas. Somos amigos desde pequeños. La virginidad es reaccionaria. Ah. Entonces, ¿te parece bien que lo hagamos? No es un encerrona para que seamos novios. Ya sabes lo que pienso. Te lo pido sin compromiso. Claro, sin compromisos. ¿Te importa si me lo pienso? Sí, pero no tardes. Mañana es mi cumpleaños. No, luego te doy la respuesta. No se lo cuentes a nadie. No, queda entre nosotros. Bueno. Adiós. Adiós. "Del amor libre me sabía la teoría". "Pero que Karina me propusiera ponerlo en práctica... ...no lo había imaginado ni en mis sueños". "Podían decir lo que quisieran, pero la democracia era la bomba". O sea, que piensas ir. -No tengo más remedio. -Bueno... -Mara me ha propuesto exponer. -Ya veremos si no te metes en una orgía. -No te creas los chismorreos. -Me lo han dicho dos personas distintas. -¡Qué estrecho eres! -¿Estrecho? Pienso ir a esa orgía. Se me rifan en las orgías. -Ten cuidado, porque te saco esos ojos verdes. -Verás la cara de Mara. -No juegues con fuego. Seca. -Estoy secando. ¿Qué es lo que me pides, crees que es por fastidiarte? -¡Te pido lo normal que le pide un marido a su mujer! ¡Tenemos mucho trabajo! -¡Eres un egoísta! ¿Me has preguntado qué me pasa? -¿Qué te pasa, Paquita? -¡No puedo más! -¡Cojona! ¿Qué les pasa? -Están siempre a la greña. Tendrían que irse unos días y olvidarse de todo. -¡Qué buena idea! -¡Siempre piensas en ti! -¡Mira quién fue a hablar! -¡Ya la has despertado! Lo único que sabes hacer es dar gritos. -¡La niña se despierta porque tiene tendencia natural a despertarse! ¡Por sueño, por hambre! -¿Puedo decir algo? -Según, Desi. -¿Te has fijado qué temperatura? Esto parece primavera. -¿Y qué? -Podías coger a la parienta y hacer un fin de semana romántico. Te dejo la roulotte. -Claro, qué buena idea. Yo puedo encargarme de todo. Solo serán dos días. -Ya. Habéis hablado con mi hermano. -Perdona, yo no he hablado con Antonio. Te lo digo para que te relajes con tu mujer. -Claro, podéis iros esta noche. Si mañana es sábado. -¿Y la niña? -La cuidamos Clara y yo. -¡Qué la vas a cuidar tú! Es muy pequeña, está todo el día pegada a la teta de Paquita. -Pues te la llevas. La caravana es muy confortable. Además, podéis hasta cocinar. -Os va a venir estupendamente pasar unos días juntos... ...y cambiar de aires. -Hombre, visto así... Siendo así, ya les llamaré. Pronto, porque nos vamos... -Mañana. Por la mañana. -¿En qué hotel andáis? En el Conde Duque. Si me interesa el precio, os llamo. Ya sé el teléfono. Nos llama al hotel. -Muy bien. Con lo rica que es esta tierra, con las industrias que tiene,... ...y que se tenga que marchar usted. No podrá saberlo ni la policía. Un poco de discreción. -En Castilla, no sabéis cómo estás esto. Nada. -¿Quién tiene la culpa? ETA. Franco, que nunca tuvo fundamentos. Ni él ni otros. -¿Qué pasa? -Como dicen esos, han entrado "txakurras". ¿Curas? -"Txakurras". En euskera, quiere decir perros. -Policías. -Ah. ¡Ah! ¿Y? No, no. Pues bien, como ya sabemos, la concepción inmanente del estado... ...no puede ser una interpretación suprahumana. ¿Está entendido? ¿Alguna pregunta? -¿Eso significa que estas formas de la realidad... ...solo significan algo para el comprender humano? -En efecto, así es. Aquí lo dejamos por hoy. Seguimos la semana que viene. ¿A qué hora vas a casa de Arturo? -En cuanto pueda. Primero tengo que preparar la cena a los chicos. Qué suerte tienes de que tu madre te eche una mano. -Tú llega cuando puedas. -Pero voy seguro. Me apetece muchísimo. Quiero ver tu casa. ¿Prefieres que tomemos algo? -No, mi madre ha preparado cena. ¿Vives con tu madre? Sí, os va a encantar. Seguro. Hola. Hola. ¿Ya lo has pensado? ¿Y qué? Bueno, que lo hacemos. ¡Cállate! ¿Quieres que se entere toda la escalera? ¿Y dónde lo hacemos? No sé, eso es cosa tuya. Será cosa de los dos, ¿no? ¡Qué pronto sale lo de los dos! Dijimos que sin compromiso. ¿Te firmo un contrato? A ver si crees que te vas a convertir en mi novio. A ver si te lo crees tú. ¿Cómo? Déjalo, me he equivocado contigo. Que no. Estoy un poco nervioso. Es la primera vez que me lo piden. Bueno. ¿Por qué no le pides la buhardilla a tu hermano? Qué dices, qué corte. En mi casa, imposible. Mi madre lo ha dejado con el novio y cualquiera la saca. ¡Chist! No le habrás contado nada. No. Hola. -Hola. Oye, Josete. Tenemos que pedirte una cosa. Vale. ¿No te habrás puesto la camiseta? Por si hay orgía, para que no hagamos el ridículo. -Soy un puma erótico. -Hola. -Hola. -¡Qué nervios, una orgía! Gracias por acompañarme. -A ti te iba a dejar sola. -¡Hola! No os asustéis. No digáis nada, a ver si lo averiguo. Tú eres Juana, la fotógrafa. -Sí. -¡Patata! Y tú, Toni, el periodista. ¿Cierto? -Sí, sí. -Pasad, no os quedéis aquí. Ya veréis qué bien lo pasamos. ¡Mara, han llegado los que faltaban! -Gracias. -Adelante. -Querida. -Hola. -Hola, ¿qué tal? -Hola. -¿Queréis tomar algo? -Sí, sí. -Pasad. Si nos aceptan la oferta, tendremos que aumentar la línea de crédito. Tienen que vender rápido y para nosotros, es una oportunidad. Ya lo sé, pero no me gusta presionar a una gente que se tiene que ir... Para, para. A río revuelto, ganancia de pescadores. En este caso, sí. Levanta ese ánimo. Te invito al mejor restaurante. Merluza, bacalao y angulas. ¡Qué más quisiera! Invito yo. ¿Me invitas? Pues entonces, angulas. Que sea la última vez. Sube tú, voy a ver una cosa para Merche. Todavía quedan románticos en el mundo. ¡Qué bonita es! ¡Hola, Amparo! La pulsera es preciosa. Ya. Ojalá mi marido mirase los escaparates como usted. Solo miraba por curiosidad. ¿Qué tal le ha ido? Si llego a saber que me va tan mal, me quedo en Madrid. ¡Vaya por Dios! ¿Y a usted? Estoy a punto de hacer un negocio. Me alegro. Voy a comprar una máquina. ¿Una máquina? No una cualquiera, mi máquina. ¿Se la enseño? Sí. Mire qué bonita. A mí me parece preciosa. Yo la sacaría a bailar. ¿Le gusta? Muy bonita. ¿Qué es? Es una ofset de imprenta. No le he dicho que me dedico a las artes gráficas. Esta es mi novia alemana y se llama Heidelberg. Enhorabuena. Grandota. Sí, es grande. ¿Has tenido en cuenta la matriz? Sí. Puerta -Mirad. Mirad. He tenido una idea muy golosa. Pastelitos de Viena Capellanes. No tenía que haberse molestado. No es molestia. ¡Qué guapa! ¡Qué amiga tan guapa tienes! -Mamá, por favor. -Siempre ha sido muy reservado. Tiene un corazón tan grande como una plaza de toros. Seguro. Ha tenido mucha suerte con su hijo. Y tanto, es un sol. A ver dónde se encuentra un hombre que quiera seguir con su madre. -Mamá, tenemos muchas cosas que hacer. -Con la de chicas que quisieran a un chico tan guapo. -Que vas a perderte el "Un, dos, tres". -Hasta lueguito. -Lo siento, Mercedes. No está acostumbrada a que traiga chicas. ¿No sabe lo tuyo? Sí. Sí y no. Se hace la tonta. No se resigna. Por eso se pone así. -Ahora, que una cosa te digo. El día que te quieras casar o arrejuntar... ...cojo mis bártulos y me voy con tu tía a Pernambuco. La casada casa quiere. -Mamá, por favor. -Hasta luego. Están buenísimos. ¿A Pernambuco? Carlos, ¿estás ahí? Sí, voy. ¿Por qué te encierras? ¡Voy! No me gusta que te encierres. Puede haber un incendio en la casa. ¿A santo de qué va a haber un incendio? Hay que ver las cosas tan malas que cuentan. ¿Qué hace por ahí esa ropa, adónde vas? A casa de Abel. ¿A casa de Abel? ¿Has pedido permiso? No, pero voy a preparar un examen. ¿A qué hora vuelves? Pronto, no sé. Bueno. ¿Por qué no estudiáis de día? Todo lo hacéis de noche. Bueno, abuela, me voy. ¿Y el libro? Me lo deja Abel. ¿Cómo? Esto no me gusta nada. ¡No me gusta ni un pelo! ¿Les apetece un poco más de rosbif? -¿Cómo dices, Mara? -Que si quiere más carne. -No, muchas gracias. Luego no puedo dormir. -Cuando empiece la orgía, pídete a esta. -Ríete, pero hay uno que no te quita ojo. -Porque está bizco. -Entre el bizco, la vieja que está medio sorda... ...y el cura que tiene una pluma. -Eran suposiciones tuyas. -Tu marido es muy guapo, muy guapo. -Será por eso que me he vuelto tan celosa. -La fidelidad es un concepto caduco. Y trasnochado. -Pero necesario. ¿Qué sería de nuestra sociedad sin el ancla de la familia? -¡Qué cínicos llegáis a ser los curas! -¿A que sí? -¿Puedo hacer una pregunta? ¿Usted es cura de verdad? -¿Y usted qué cree? -¿Has pensado el tema de tu exposición? -Toni y yo... -Toni y yo. ¡Cómo se nota que están recién casados! -Hemos hablado de utilizar parte del material que he ido haciendo. De hecho, he traído unas fotos. -Sí, las ha traído. -Son de políticos en situaciones poco corrientes. Hay muchas sin publicar. -¡Qué interesante! ¿No has pensado en la fotografía de estudio? Como Hamilton. Klein. ¿Conoces el trabajo de Schumann? -Sí, claro. -Quizá podrías hacer retratos de estas figuras... ...de la política y el periodismo. Habría que darles un toque distinto. ¿Y si posaran completamente desnudos? Sería como despojarlos de sus atributos. Mostrarlos indefensos, pero llenos de una energía pura... ...y espiritual. -¡Es fantástico! ¡Pura fuerza! Con ese gran pene enhiesto. -Mari Nieves, por favor, no se dice pene. -Perdón. Siendo de Balzac, pensé que estaba permitido. -¡Qué cosas, cómo es Mari Nieves! Es de un amigo de mi padre que apenas lo utiliza. Por aquí. A ver, entrad. -¡Qué frío! -Aquí tenéis una manta. Juntaos y entraréis en calor. Aquí tenéis la cocina. El baño. Y... ...la cama de matrimonio. Josete, muchas gracias, pero ya te puedes ir. Ah, bueno. Cuando terminéis, lo dejáis como estaba. como se entere mi padre... No te preocupes. ¿Tus padres no cogerán la caravana? No, solo la usan en verano. ¡Qué envidia! Ya me contarás. Que sí. Anda, vete ya. Adiós. Hola. Hola. ¡Cuánto achiperre! ¿Vais de fin de semana o a reconquistar Jerusalén? -No sabes la que he tenido con Paquita para que dejara la trona. -¿Has cogido el carrusel? Si no, no se duerme. -Sí, con los biberones. Anda, métela aquí. ¡Ay, mi guapetona! -Aquí cabe todo. Si te acuerdas, le echas un vistazo a la temperatura. -¿No decías que está perfectamente? -Está perfectamente. Pero creo que se calienta. -¿Tiene calefacción la caravana? -En cuanto se pone en marcha. Estará como una reina. ¿Te pasa algo? -Que esto no lo veo por ningún sitio. -¿Qué es lo que no ves? -Nada. Ni el viaje a Alicante ni la caravana. Ni la noche romántica. No estoy preparada. -¿Preparada para qué? -¿Para qué va a ser? Para eso. -Paquita, cielo, mira la hora que es. Voy a por la roulotte y nos instalamos en la plaza? -¡Ahora voy! -¡Dejad de comadrear, que vais a llegar a las mil! -Ahora le das a la sin hueso. -Déjalas que cotilleen. ¿Sabes desatrancar las zapatas? -Soy un profesional. Quita. -Eso espero. -Yo estoy hecha un flan. Creo que no voy a poder. -¿Cómo no vas a poder? Es como montar en bici. Luego va todo rodado. -La primera pedalada me da miedo. -Ya. ¿Tú has probado a hacer con Miguel lo del...? Claxon -¿Cómo? -Lo que has oído, que si has... Claxon ¡Ya va, que esto es importante! -¿Eso se puede hacer? -Pues claro. Puedes hacer lo que quieras. A ver cómo te lo explico. -Es increíble. Claxon Has puesto... Las matemáticas. -¿Aún trabajando? Tenemos que entregarlo el lunes. Así me gusta, una chica responsable. Buenas noches. Se acabó el "Un, dos, tres". Buenas noches. Buenas noches. Me voy donde Menchu a echar una partida. -Pásalo bien. Gracias por los pasteles. A ti por venir. Es una mujer muy especial. A veces, se pone un poco pesada. ¡Qué va! Deberías hablar más con ella. ¿De qué? ¿Cómo que de qué? De lo tuyo, de tu... Homosexualidad. Sí, de eso. ¿Tanto miedo te da que no lo dices? Claro que puedo decirlo. Homosexualidad. Sí, pero reconoce que te pones un poco incómoda. Pues sí, no te lo voy a negar. A Antonio le resulta raro que tenga un amigo homosexual. Merche. Si ponemos para ilustrar el uso... ¿Qué me ibas a decir? Nada, no sé si vas a querer contestarme. ¿Cómo que no? Tú pregunta. ¿Tú me puedes contar cómo es con una mujer? ¿El qué? El sexo. ¿Para qué quieres saber eso? Porque nunca he estado con una. ¿Nunca? No. Y me produce curiosidad... ...saber cómo es con una mujer. Pues... Pues qué quieres que te diga. No sé qué decirte. Es natural. ¿Cómo es con tu marido? ¿Cómo? Vamos a dejarlo, porque te pone un poco violenta. Pues sí, la verdad. ¿Y no me dices nada? Para mí, esto es algo muy íntimo. No me gusta hablar de eso. Vamos a seguir, que se nos va a hacer tardísimo. Pero a él le gusta. ¿Cómo te voy a decir eso? Dime solo sí o no. Somos amigos y los amigos se cuentan estas cosas. Pues sí. Le gusta. Se acabó, no sigas, porque me voy a mi casa y no terminamos. Vale, ya lo dejo. ¿Por dónde íbamos? Correspondencias unívocas. Esta mujer, que nunca llega. Merche, no te enfades. Si no me enfado. Venga, vamos. Bueno, ¿qué? ¿Nos quitamos la ropa? ¿Cómo? La ropa, que si me la quito. Sí, claro. ¿Y tú? También. ¿Y si nos damos un beso? ¿Un beso? No sé, yo creo que es lo mejor. Pero bueno, tú tienes más experiencia. Sí, claro, un beso. Espera, apaga la lámpara. Si la apago, no vemos nada. Apágala, por favor. Me da un poco de vergüenza. Bueno, pues sin luz. ¿Qué es eso? Ha sonado como un coche. ¿Quién es? ¡Mi tío Miguel y Paquita! -Esto lo engancho yo en un periquete. -¿No te lo había explicado? -Sí, pero no se me ha debido quedar en la cabeza. -¿Y qué hacen aquí? ¡Yo qué sé! -Tenía que haber venido Desiderio. -No podía venir, estaba muy ocupado. Tenía una reunión. -¿Ya está? -Sí. -Ya nos vamos. Espérate. Voy a dejar las bolsas en la caravana. -¿Cómo vas a dejar las bolsas? ¡Que viene Paquita! -¿Dónde vamos? Al baño. -Anda, que... ¡Es más pequeño que una cabina de teléfonos! -¡Deja de quejarte! ¡Apura, que vamos tardísimo! -¡Voy! -¡Venga, Paquita! -¡Ya voy! -¡Apurando, que es tardísimo! -¡Ya voy! ¡Madre mía! -Venga. -Esto no son ni vacaciones ni nada. -Vamos. Correspondencia equívoca es la que se establece de forma... ...que a cada elemento le corresponde una imagen. Eso está fácil. En un país donde está prohibida la poligamia,... ...a cada hombre le corresponde una esposa. ¿Por qué me miras así? Porque mi madre tiene razón. Eres muy guapa. Muchas gracias. A un hombre casado le corresponde una esposa y no puede tener más. La regla permite... Me sigues mirando. Lo siento. No lo puedo evitar. Tu marido tiene suerte. Tengo ganas de acabar, es muy tarde. ¿Tú crees que a mí me gustaría? ¿El qué? Pues eso, las relaciones heterosexuales. ¿Sigues con eso? Es que te miro... ...y a lo mejor mi problema es que no he conocido a una mujer como tú. ¿Otra vez estás con lo mismo? ¿Tú crees que tú y yo podríamos? ¿Tú y yo, el qué? Timbre Están llamando. Voy a abrir. Hola, Carmen. -Hola. ¿Tu madre está dormida? -No, jugando una partida. -No he podido llegar antes. ¡A buenas horas! Anda, venga. -Siéntate. Me tiene frita este hombre. -¡Pasteles! Tampoco ha sido para tanto. -Sí, muy civilizado. Ni orgía ni nada. -Me han encargado una exposición. -¿Vas a hacer fotos a políticos desnudos? -Y a jueces y a periodistas. Pensaba empezar por ti. -Sí, lo que me hacía falta. Ni lo sueñes. -No seas antiguo. -Que no. -Ponte a tono con la modernidad. -Te acompaño a tus orgías. -Como sean todas así... La carpeta. -¿Te la has dejado? -Sí. -¡Qué cabeza, no tardes! -No. Buenas noches. ¿Nos ha llamado alguien? No, señor Alcántara. Eso es que no venden. -Seguro que llaman mañana. Les dijimos que nos íbamos. Compramos otra y se acabó. Ya, pero más cara. Sí. ¿Tomamos una copa? Sí, pero he quedado con unos amigos. Ya he visto cómo gateabas con la azafata. Yo me quedo por si llaman. Pues espera sentado. Tú te lo pierdes. ¿Y la carpeta? -Ya la recogeré mañana. -¿Qué ha pasado? -Nada. Ya habían empezado. -¿El qué? -La orgía. Vamos a parar a preguntar. -Sí, pararé. Pero llevo una caravana, no puedo parar fácilmente. -Tú lo sabes hacer muy bien. -Venga. -Ahí está. Si hubieras tirado por donde yo te dije,... ...no estaríamos perdidos. -Claro. Estaríamos en el centro de Ciudad Real. -Ni tú sabes dónde te has metido. -Lo sé perfectamente. Lo sé perfectamente. Las señales están puestas a mala idea. -Yo estaba dando de mamar a la niña. -Te lavas las manos. -A ver si podemos salir de aquí. Oiga. Vámonos. ¿Dónde estamos? Yo qué sé. ¿Vamos hacia Madrid o no? ¿Te crees que sé adónde iban? ¡No te pongas así, a mí tampoco me hace gracia estar perdidos! ¿Y si buscamos una cabina de teléfono o algo? ¿Para llamar a tu madre o a mis padres? Habíamos quedado para acostarnos en la caravana de Desi. Sí, muy bien. Si lo sé, no te hago caso. ¿Sabes lo que te digo? Que eres el chico más imbécil. Si lo sé, no te pido que te acuestes conmigo. Lo siento. Eres un egoísta. Señor, su coñac. Muchas gracias. Usted dirá. Ahí está bien. Gracias. De nada. Buenas noches, qué sorpresa. Hola. ¿Usted también es insomne? Bastante, bastante. Y dicen que con los años, se duerme menos. Sigue lloviendo. Por todas las noches lluviosas. Eh... Salud. A usted le gusta mucho la lluvia. No. Lo que pasa es que Bilbao sin lluvia no sería Bilbao. No tendría esa melancolía ni esa calidez. Y lo bien que se come. Eso sí. Se come muy bien. -Perdone. ¿Es usted Antonio Alcántara? Sí. Tiene una llamada. Gracias. Vuelvo en un minuto. Dígame. ¡Hombre, qué alegría! Ya creí que no llamaba. Sí, sí, sí. Bueno, muy bien. Si quiere, hablamos mañana. Ahora se ha hecho tarde. Muy contento, gracias. Adiós. ¿Su mujer? No, no, la máquina. ¿Qué máquina? La máquina que le he enseñado. Sí. Tenían que llamarme y me han dicho que me la venden. Pensé que volvía a Madrid con las manos vacías. Me hace mucha falta. Enhorabuena. Gracias. Yo le invitaría a otra copa para celebrarlo. Por supuesto. A ver dónde está este chico. ¡Oiga! -¿Señor? ¿Tiene champán francés? Por supuesto, señor. ¿Y caviar? Faltaría más. Pues sírvanos una botellita fría de champán y caviar. Que no se diga que Bilbao es menos que Moscú. ¿De qué se ríe? De todo, Antonio. Yo me iba a dormir hace un minuto. Y voy a terminar la noche con champán y caviar. Y lluvia. Mucha lluvia. Se cierra la puerta Mercedes. Sí, madre. ¿Eres tú, hija? Sí. Pensé que vendrías más tarde. Hemos terminado antes. Mira qué bien. Estaba lloriqueando y la he pasado a mi cama. Carlos ha ido a casa de un amigo. ¿Un viernes? Las matemáticas no tienen día. No me fío un pelo. Me la voy a llevar a la cama. ¿Antonio ha llamado? No. ¿No? No habrá encontrado el momento. Hasta mañana. Perdona por lo que te he dicho. Perdóname tú a mí. Somos tontos. Sobre todo, yo. Y yo. Nunca olvidaré esta noche. Karina. No te he dicho la verdad. Yo no lo he hecho. Ya lo sabía. Viene un camión. ¿Lo paramos? Sí, vamos. ¡Eh! ¿Va usted para Madrid? -Sí. ¿Podemos subir? Atrás. Vale. "Karina y yo vivimos una primera vez diferente". "Un estreno muy distinto a lo que habíamos imaginado". "Fue la primera vez que hablamos con sinceridad,... ...que nos enfadamos, que decidimos estar juntos". "Y fue la primera vez que nos quisimos. Nuestra primera vez". ¡Oh! ¡Ay! Paquita. -Miguelón. -Pensaba que se nos había olvidado. -¡Qué tonto! -Paquita, dime una cosa. ¿Esto que me has hecho dónde lo has aprendido? ¿Eh? No lo cuentan ni en las revistas de mi hermano. -¿Te ha gustado? -¿Que si me ha gustado? Ya lo creo. -¿Sí? -A ver si te gusta esto. Llanto -Miguelón. Es la hora de comer. -Paquita. ¡Ay! ¡Oh! ¿Qué le vas a decir a tu madre si te ve a estas horas? Los sábados siempre se despierta más tarde. Me alegro de que no haya pasado nada. ¿Por qué lo dices? Porque me gustaría que fuera muy romántico. Contigo siempre será muy romántico. Ya hemos llegado. ¡Por aquí vale! Muchas gracias por todo. -De nada. "De vuelta de nuestra búsqueda de lo desconocido, no éramos los mismos". "Habíamos hecho camino al andar". "Iniciamos un trayecto que nos hacía sentir diferentes". "Como la mayoría de los españoles". "Más maduros, más curtidos... ...y más protagonistas de nuestras vidas". Que sepas que la factura ya está pagada. Mejor guárdala tú y gracias. Sí. ¿A qué hora tienes el tren? En media hora. Podías volar conmigo. Me da miedo volar. Muchísimas gracias. -La señora ha dejado esto para usted. No es para mí, gracias. -Vas a perder el vuelo. Sí. "En nombre del comandante Cano y su tripulación,... ...les damos la bienvenida al vuelo de Spantax 737 con destino Madrid". "El vuelo durará una hora". "Y les será servido un refrigerio. Les deseamos un feliz vuelo". Pitido ¿Me da fuego, por favor? Sí. Hace años, tuve un mechero como este. ¡Anda! Quédeselo. ¿Cómo? Que se lo regalo. De ninguna manera. Acéptelo. Quiero dejar de fumar y quiero deshacerme de los cómplices. Pues muchas gracias. De nada.

Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 175

27 nov 2008

En diciembre de 1976 la propaganda sobre el Referéndum para la Ley de la Reforma Política inunda todos los hogares españoles. 

 A pesar de que el Referéndum está en boca de todos, a Antonio en estos momentos lo único que le preocupa es el trabajo y más ahora que tiene que dejar unos días el negocio porque se va con Jorge a una Feria de Muestras en Bilbao. Toda la familia está preocupada por el viaje de Antonio, ya que la situación en el País Vasco anda revuelta por las amenazas de ETA a los empresarios.

 Una vez en Bilbao Antonio y Jorge consiguen cerrar un buen acuerdo con un empresario que les vende una máquina. Antonio decide celebrar la compra en el bar del hotel donde coincidirá con Amparo, una atractiva mujer con la que casualmente se ha cruzado desde que salió de Madrid.

 Mercedes por su parte, sigue ocupada con la Universidad y la complicidad que tiene con Arturo, su compañero homosexual de clase, es cada vez mayor.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 175 " ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T10 - Capítulo 175 "

Los últimos 1.657 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Estamos en Facebook ...
Recomendaciones de usuarios