www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4500121
No recomendado para menores de 7 años Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 335: 'La familia y otras calamidades' - ver ahora
Transcripción completa

# Cuéntame

# cómo te ha ido

# en tu viajar

# por ese mundo de amor.

# Háblame de lo que has encontrado

# en tu largo caminar.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad.

# Cuéntame cómo te ha ido,

# si has conocido la felicidad. #

"Paquita, se nos ha complicado la cosa

y no vamos a poder ir a la comunión.

Lo siento en el alma.

Con la ilusión que nos hacía a todos.

Lo tenía todo preparado.

Menuda faena, pero es que no he podido avisarte antes.

Los chicos tampoco pueden ir.

Ayer tuvimos un día de locos y...

Es una pena, ¿verdad?

Espero que lo entiendas, pero es un motivo de fuerza mayor.

Te enviaré el regalo de las niñas".

Se acabó.

Yo no puedo más.

Yo lo he intentado, ¿eh?

Dios sabe que yo lo he intentado.

Pero no voy a consentir que se me trate así

ni una sola vez más en mi vida.

Hijas mías, ¿sabéis qué?

A partir de hoy no tenemos familia, ¿qué os parece?

¿Lo habéis entendido?

Muy bien. Ni falta que nos hace.

Estamos solas.

Parece que eso es lo que han estado buscando mis tíos y mis primos.

Pues muy bien, porque ya lo han conseguido.

Si vuestro padre supiera que nos están humillando de esta manera,

no se lo podría perdonar.

¿Sabéis lo que os digo?

Que yo no me achanto. Yo no me voy a achantar.

Conmigo no van a poder.

Y con vosotras tampoco, ¿a que no?

Claro que no.

Porque yo, si quiero ser buena, soy muy buena.

Pero si quiero ser mala,

yo puedo ser la peor.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Para explicar lo que llevó a mi tía

a iniciar una guerra sin cuartel contra la familia Alcántara,

debo empezar por contar lo que sucedió con cada uno de nosotros

en aquel final de invierno y principio de primavera de 1987".

Buenos días, vecinos.

"A primeros de febrero, mi padre ayudaba a levantar

el negocio a su amigo Santos.

Así llegó a San Genaro un nuevo concepto

que iba a convertir la Tercera Edad en una Edad de Oro.

Ese concepto era el Imserso".

¿Pensábamos que cuando nos íbamos a jubilar se acababa todo? No.

Empiezan los mejores días.

¿Dónde queréis ir que no hayáis estado nunca?

A Mallorca. A Mallorca. Perfecto.

Los mejores hoteles,

buffet libre, bailes,

y todo con el Imserso.

¿Y qué es eso del Imserso?

El Imserso es el precio a todos los años de sacrificio.

Los mejores años de vuestra vida a un precio

que no os lo podéis ni creer.

Se te da bien esto de convencer a la gente.

Debe de estar en los genes porque lo que es a mí...

Tú eres un poquito estreñido. Pues la verdad es que sí.

¡Merche!

¿Qué?

¿Has visto?

Milano, próxima apertura.

¿Qué pasa, que sigue enfadada? Enfadada no, está eléctrica, Cuco.

No la puedes ni tocar porque te suelta calambre.

Me cago en la cuna que me arrulló,

no le ha gustado que me asocie contigo.

Y eso que no sabe que le he dejado la cuenta corriente temblando.

(LLORA)

Tienes que hacerlo tú solita.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "El no parar de mi padre

tenía ya agotada a mi madre, cuya prioridad seguía siendo la familia.

Una familia que ahora tenía un miembro más: Olivia".

Muy bien, muy bien.

Así, poco a poco.

"Buenas noches. La huelga de médicos y personal sanitario

ha paralizado de nuevo hospitales y ambulatorios de todo el país".

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Toni seguía siendo el rostro

del telediario de las 9 de la noche,

y no faltaron conflictos de los que informar

en aquel conflictivo 1987".

¡Qué guapísimo está!

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Aunque su pasión periodística

estaba en otro sitio".

Este capítulo lo llamaremos Pizza connection.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "En descubrir las conexiones

de algunos empresarios españoles con el mafioso Mazzolini,

un tipo que dirigía un gran negocio de narcotráfico

desde su refugio oculto en un apartamento de Madrid".

¿A esta distancia puedes conseguir buenas fotos?

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Al equipo que formaba con Samuel,

se unió un tercer elemento".

Con el zoom. Necesito saber sus movimientos.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Mientras, Inés seguía

con su buena racha profesional.

El 16 de marzo participaba

en la criticadísima primera gala de los Premios Goya".

Buenas noches.

Creo que ya sé de qué les vamos a hablar:

de los productores.

-Las auténticas víctimas de la fiesta.

-Sí, unos señores a los que todo el mundo pone verde.

Se les acusa de que nunca sufren úlcera de estómago

porque se la provocan a todo el equipo.

Sin embargo, sin un productor, no sería posible hacer una película.

Así que, el Goya a la mejor película,

es para...

"El Viaje a ninguna parte", de Fernando Fernán Gómez.

(Aplausos)

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Marcos vivía su particular viaje

a ninguna parte en la clínica donde seguía internado,

con episodios de recuperación y recaída continuos.

Y así llegamos a finales de marzo.

Y Karina y yo también parecía que íbamos a ninguna parte,

obligados a vivir en San Genaro,

a un descansillo de distancia de la casa de mis padres".

"Welcome to de neighbour".

Esa no la tienes, ¿eh? Bienvenido al barrio.

Parece que no ha pasado el tiempo.

El problema es que sí ha pasado y aquí seguimos.

Cariño, tengo media hora y me tengo que ir.

Por cierto, están tu madre y tu abuela arreglando la casa.

Se lo dije a Yolanda, pero como no me hace ni caso...

Cuando yo te dije que yo me ocupaba, tampoco me escuchaste.

No seas marmión y déjate ayudar. No seas pesado, hijo, por Dios.

No seas pesado.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Tenía que buscar la manera

de hacer dinero. De la escritura no iba a vivir.

De todos modos, no podía dejar de escribir.

Así que trabajaba media jornada de mensajero

y media jornada en mi nuevo proyecto:

una novela sobre la Guerra Civil".

¡Hola! Chist. Hablad bajito.

Olivia está dormida.

Madre mía, nunca había visto esta casa tan limpia.

Hijo, por Dios. Hola, mamá, hola, abuela.

Hola, cariño. ¿Y tu padre?

Está abajo, vigilando el coche. ¿Más cosas todavía?

Solo queda un viaje.

-Estamos muy contentos de que os vengáis otra vez al barrio.

Nosotros también, abuela.

Me tengo que volver corriendo al trabajo.

¿Tienes que volver? Sí.

¿Te hago un bocadillo? No hace falta.

Os he dejado cosas de comer en la nevera.

Sí, en los muebles de la cocina tienes de todo:

aceite, sal, vinagre, harina...

Os hemos dejado patatas guisadas con alcachofas,

lentejas, que os gustan mucho, atún con tomate, café...

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Por mucho que yo

hubiera intentado distanciarme de mis padres,

un fatídico efecto boomerang

me llevaba de nuevo al punto de partida".

"¿Qué hacer, señor?

Descorrió el cerrojo y entreabrió la puerta.

Tranquilizado por el silencio que reinaba en la casa

e imposibilitado de reflexionar en aquel momento,

salió, cerró la puerta detrás de sí lo mejor que pudo..."

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Karina seguía dando clases

en la cárcel, totalmente ajena al inesperado cambio

que iba a dar su vida".

"¿Dónde esconderse?

No había medio de esconderse en parte alguna.

Diose prisa en retroceder y subir al piso.

¡Eh, Diablo, espera!".

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "La vida de María

también estaba cambiando a toda velocidad.

Cuenta la leyenda que a partir del 6 de abril de 1987

la televisión matinal mejoró la salud de los españoles,

especialmente de las mujeres:

la asistencia a los ambulatorios descendió notablemente".

"Voy a comenzar por un capítulo debido, necesario, justo...".

(Teléfono)

"...correspondiente de elogios".

(Teléfono)

"El 6 de abril, Jesús Hermida debutó

en las mañanas de Televisión Española

y enamoró a miles de espectadoras.

Entre ellas, a mi abuela Herminia".

(CONTESTADOR) "Hola, soy Paquita.

Ya veo que no estáis".

Llamaba para recordaros que el 16 de mayo

estáis todos invitados a la comunión de las niñas.

Y que como tengo que ir pensando en el menú

pues quería saber si Deborah

toma algo especial por eso suyo,

eso de ser judía.

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Paquita, aislada de la familia

en su feudo de Benidorm, se sentía terriblemente sola".

Que me llamáis vosotros y me lo decís.

Voy a colgar ya porque no me gusta hablar con las máquinas. Adiós.

Ah, que soy Paquita, que no sé si lo había dicho.

-Hola, Paquita.

-¿Tú qué haces en Benidorm? -Este es tu restaurante, ¿no?

-No contestas mi pregunta, ¿qué haces aquí?

-He venido a pedirte trabajo.

-¿Y te vienes hasta aquí para eso?

-En Sagrillas no pinto nada.

Desde que cerró el hotel no tengo nada que hacer.

-Mala suerte.

-He venido a que me pruebes.

-Pues has desperdiciado el viaje.

-Me he gastado todos mis ahorros en los billetes.

-Pues qué poquitos ahorros tenías, ¿no?

Porque esto que estás haciendo se llama chantaje.

-Tengo experiencia en hostelería,

en Suiza trabajé en un restaurante chino.

-Yo no hago comida china.

-Ya, pero los chinos son los que más saben de arroz del mundo.

-Eso no te lo puedo negar.

-Venga, Paquita, por los viejos tiempos.

Es que si tú me hablas de los viejos tiempos,

yo te tengo que echar a patadas.

-Paquita, por favor...

No tengo dónde caerme muerto.

-(SUSPIRA)

Si funcionas, funcionas.

Y si no funcionas, te vuelves al pueblo.

¿Queda claro? -Clarísimo.

-¿Tienes dónde quedarte?

-No.

-Pues hay en el pueblo un mirador

y al lado un sitio que se llama Casa Juani.

Vas y les dices que vas de mi parte.

-Paquita, gracias. -¡Chist!

-Pero si solo iba a darte las gracias.

-No quiero ni una sola miradita más de cordero degollado.

-Ni una mirada.

-Pues hasta luego.

-Hasta luego.

(Timbre)

Vengo a por la niña. La estaba bañando.

De paso te has bañado tú. Cómo estás.

(Llanto)

Voy, Olivia, ya voy.

¿De verdad que no te importa? No. Sácala, voy a darle un paseo.

(Llanto)

¡Voy!

Entonces, ¿no me acompañas?

Ah. Tengo que ocuparme de Olivia.

¿Y su madre? Está en el dentista.

¿Y este? Tiene turno de mañana.

Ah.

Te lo digo porque en el Bistrot estaremos como en familia

en esta reunión informativa, puedes traer la niña.

No, que estaréis todos fumando.

Fumando todos en todas partes.

Pero si no quieres que fumemos, no se fuma y ya está.

¿Cómo se te ocurre apagar la...?

Ya está, ya he dejado de fumar.

Lo de la agencia ya sabes que no, francamente no.

¿No quieres apoyarme?

Antonio, es que tú no paras, de verdad.

Estoy muy ilusionado.

Si es que lo tuyo no es normal.

Los chicos me necesitan.

Yo también te necesito. No, no, tú no necesitas a nadie.

Tú te bastas y te sobras tú solo.

Piénsalo bien, que me parece que no lo has pensado.

Esto del Imserso es un negocio cojonudo.

¿Pero no tienes suficiente con la bodega?

Necesito volar, Merche.

Y yo necesito tocar tierra firme.

Desde luego...

Bueno, pues nada, allá tú.

Ay...

Dios mío.

Ay, inspirar, espirar...

Se ha cagado.

¿El qué?

Se ha cagado la niña. Me tengo que ir, no tengo tiempo.

Vete, me ocupo yo. ¿Por qué no venís a cenar?

Voy a hacer pisto.

Y luego ponen “Mash”, la podemos ver juntos.

(Portazo)

Es Mercedes, tú la conoces. Está preocupada con su nieta.

No es su nieta, pero como si lo fuera.

-Ya, ¿y qué le pasa a la niña? No lo sé.

Pero le he dicho que como eres el mejor pediatra de Madrid,

venga con la niña y la ves. -Mamá, no digas eso.

-Eres mi orgullo; yo a todo el mundo le digo, a todo el mundo.

Angie, me tienes que dar el carné de identidad

para hacer las fotocopias, que ayer no me lo diste.

-A saber dónde lo tengo, Nieves.

Buenas. -Ay, hola, pasa.

Hola, Horacio. -Hola.

A ver qué le pasa a esta princesita.

¿Cómo se llama? Olivia.

Hola, Olivia. ¿Qué tiempo tiene?

16 meses y medio.

A esta edad debería andar, ¿verdad?

-¿Le has dicho a Karina que ibas a traer a la niña?

No le he dicho nada.

Cada vez que hablo del tema, se pone a la defensiva.

-Bueno. El cuello está un poquito blando.

¿Y eso qué significa?

Vamos a ver las piernecitas. A ver.

Ojalá sean manías mías.

-Has hecho muy bien. No tengas cargo de conciencia.

Que diga la madre lo que quiera.

-Bueno... ¿Qué?

Yo aquí y ahora no puedo darte un diagnóstico,

pero por lo que me has contado y lo que estoy viendo,

parece que tiene síntomas de hipotonía.

¿Hipotonía? -¿Y eso qué es?

-Debilidad muscular. Lo padecen muchos niños,

es una causa muy común en el retraso a la hora de caminar.

¿Pero es grave? No.

Se cura con ejercicios, no es grave si lo cogemos a tiempo.

-¿Ves cómo has hecho muy bien en venir?

-De todas formas, deberías traérmela al hospital

para hacerle pruebas y descartar otras causas.

Claro. ¿Pero qué otras causas? Algún daño neurológico.

Pero, tranquila, no es probable.

Dile a sus padres que hablen conmigo y ya está.

Yo tengo guardia mañana, estaré en el hospital todo el día.

Ah, mira, mejor, toma, mi tarjeta.

Que llamen a la consulta de mi parte y que les den hora.

Sus padres están muy ocupados.

A lo mejor me puedo acercar yo con ella.

Yo no puedo hacerle pruebas sin el consentimiento de sus padres.

Claro. Claro.

Pero... ¿seguro que no es grave?

Seguro, lo importante es que cojamos el problema cuanto antes.

Cualquier cosa me llamáis. Muchas gracias.

Mamá, dame un beso. -Adiós.

Gracias, ¿eh? -Venga, hasta luego.

Yo también salgo.

¿Estás bien? Sí, estoy bien.

¿Seguro? Sí.

Adiós.

No está bien.

Bueno, me voy a acercar al banco y después a la librería

para hacerte una fotocopia del carné de identidad.

Venga, dámelo.

-Es que no lo he traído...

-Si viene una inspección y yo no te he dado de alta,

me cae un puro que ni te cuento. ¡Dámelo de una vez, hombre!

Anda, trae.

Uy, pero este carné no es tuyo.

-Sí, sí lo es.

-Pero si esto es un hombre.

Mira la foto. -Ya, ya la veo.

Ángel Lozano Carrasco.

-¿Y quién es Ángel Lozano Carrasco, tu gemelo?

-Soy yo.

-¿Cómo que eres tú?

¿Ha habido un error?

-Sí, lo hubo.

Nací hombre, pero ahora soy una mujer.

-¿Eh?

Entonces el viaje consta de 15 días con hotel, pensión completa,

autocar más barco.

Hay que tomar el barco porque todavía no han hecho el puente ese

que decían Los 3 Sudamericanos para ir a Mallorca.

Hay que ir en barco.

Esto está subvencionado por el Imserso,

por eso es tan barato, como os decía antes.

Y para este tour inaugural de Viajes Milano

tenemos una guía turística de excepción:

Casandra.

-Gracias, Santos. Lo vamos a pasar genial.

Durante el día turismo y por la noche...

bailoteo para el que quiera.

-Si tienen alguna pregunta...

-Mi mujer no ha cumplido todavía 65 años,

me la puedo llevar, ¿no?

-Sí claro, por supuesto, los cónyuges también pueden.

No has entendido, Santos. Lo que quiere es fardar

porque aquí el señor tiene una mujer más joven que él.

Ah, amigo.

-Cuando nos casamos, no pudimos tener luna de miel.

Quieres tenerla ahora.

La quiero tener ahora porque se lo merece.

-Claro que sí. Pues que se lleve a su mujer.

Ya sabía yo que tenía que...

(Risas)

-Josefina, anima a tu marido a que venga, ¿no?

-Imposible. Es que mi marido se marea en barco, ¿sabe?

-Para eso hay unas pastillas estupendas.

-Es verdad, tiene usted razón, es cierto, sí,

pero es que tiene úlcera de estómago y no puede tomarlas.

-Bueno, ya veremos cómo lo arreglamos.

¿Y tienen alguna preguntita más?

Si tenéis alguna duda aquí estamos nosotros para resolverla.

¿Qué? Mercedes no entra.

Cago en la leche, no, no.

Las mujeres son más rencorosas que nosotros.

Tienen más memoria emocional.

-Preguntaba si las fechas tienen que ser esas

o se pueden cambiar...

-Las fechas, como han visto ustedes en el folleto,

tenemos cinco fechas.

¿Qué hay, Padre?

-...hasta el 27 de marzo.

Ahí eligen ustedes lo que les venga mejor.

Padre, que salimos el día 19, ¿se anima usted o no se anima?

-No, gracias, en Lourdes ya he estado.

No vamos a Lourdes, Froilán, vamos a Mallorca.

-(TARTAMUDEANDO) Olga, ¿me podrías hacer un montadito?

Angie me acaba de confesar que es un hombre.

-¿Cómo un hombre?

¿Un hombre hombre?

-Está ahorrando para operarse.

O sea, quieres decir que es un travesti.

-No, un transexual.

Un travesti se viste de mujer, pero sigue siendo hombre,

un transexual no, por lo visto.

-¿Y Abraham lo sabe? Porque yo los he visto besarse.

-No lo sé, pero cuando Olga se entere...

no me lo quiero ni imaginar.

-¿Qué es lo que no te quieres ni imaginar?

-Los precios de esos viajes del Imserso.

Porque somos muy jóvenes, que si no...

Padre, ¿no se anima hombre?

Yo ya viajo mucho cada día con el pensamiento.

Aunque a veces no sé si estoy en un sueño...

o en la realidad.

Eso nos pasa a todos, Froilán.

Algún día tendremos un sueño tan bonito

que no querremos despertar.

Sí, señor, muy bien.

Merche... Antonio...

La niña, ¿no? Si es que lo sabía.

¿Y dónde está?

Está con Clara. La he dejado porque no quiero que me vea llorar.

¿Qué tiene, Merche?

Dice que tiene una cosa que se llama hipo... hipo algo.

Pero vamos, eso no está claro. Lo que sí que tiene algo seguro.

¿Tendrá arreglo? No lo sé.

Con lo mal que les va a los chicos ahora, encima de esto. Además...

No te preocupes, de eso se encarga la Seguridad Social.

Esto no es América. Esto son muchos gastos.

Les vamos a tener que ayudar. Sí, ya veremos.

No te preocupes. Ya.

El dinero de la cartilla es sagrado.

Ni tocarlo, ¿me has oído?

El dinero del banco es sagrado, como una hostia.

Vamos, eso no se toca.

Ya.

No sé cómo decírselo a Karina. No sé cómo se lo va a tomar.

Pues se lo tomará mal, pero no por ti, por la niña.

Quiero que estés cuando se lo diga.

Claro. Como siempre, a tu lado, como si fuera un pañuelo.

Las mujeres cuando ponéis el pañuelo en el bolsillo de los hombres,

¿para qué lo hacéis? Para que estemos siempre.

Pues ¿cómo no voy a estar yo, cómo no voy a estar yo?

Voy a por el carrito, así me doy una vuelta.

Bueno.

Nos dan una planta y tenemos que cuidarla.

Se supone que es terapéutico porque no saca de nosotros mismos

y nos ayuda a comprometernos con algo concreto.

Pero yo creo que es una chorrada.

-No sé, si le sirve a Felipe González...

¿No?

-¿Sabes que le he puesto nombre? -¿Ah, sí?

-Sí, se llama Noam, por Noam Chomsky.

Vaya, nombre y apellido le has puesto.

-Quiero volver a casa.

-Y yo quiero que vuelvas,

pero eso lo tienen que decidir los médicos.

-No pueden obligarme a estar aquí. -Claro que no.

Ingresaste porque tú quisiste.

No puedo más aquí dentro, Inés.

Me siento como una planta de estas.

-Yo no puedo decirte lo que tienes que hacer.

Inés, estoy bien.

De verdad.

Cariño, confía en mí. Estoy bien.

Confío en ti.

Confío en ti.

Pero bueno, ahora en casa las cosas...

-¿Te da miedo que Oriol viva conmigo?

-No, pero tenemos a Juana y a Santi viviendo provisionalmente,

te lo conté, ¿te acuerdas?

-Bueno, me parece genial.

Juana me cae muy bien y con Santi puedo hablar inglés.

Formaríamos un grupo cojonudo, imagínate,

dos mujeres, dos niños, Noam Chomsky y yo.

Yo nunca le haría daño a Oriol, ni a Santi, ni a ti.

Yo solo me hago daño a mí mismo de vez en cuando.

Sácame de aquí.

Estos somos Santi y yo. Y estos sois Deborah y tú.

Así nos ve. Yo en el aire y tú cerrado a cal y canto.

Es solo un dibujo. Es un estado de ánimo.

Yo le veo feliz. Han sido muchos cambios, los está asumiendo bien.

Es un niño fuerte, tiene personalidad.

Ha vivido en dos países, habla dos idiomas...

No está viviendo una vida normal de niño.

¿Tú eres una madre normal? Yo tampoco soy un padre normal.

¿Quieres que tenga una vida normal?

Tienes razón, somos dos anormales.

Bueno, ¿nos vamos o qué?

Inés está esperando un guion de la próxima película

y me ha pedido por favor que me quede aquí hasta que llegue.

Si queremos sacar esas fotos, tenemos que ir ya.

Es lo menos que puedo hacer por ella, nos tiene aquí sin cobrar

y además está intentando buscarme trabajo de foto fija en la película.

Va a ser mejor que espere abajo en el bar.

Estás enfadado. No, eres tú la que estás enfadada.

No te gusta que te hable de Santi ni que te cuente mis problemas.

Lo que no te gusta es que estemos aquí.

Yo no he dicho eso.

Soy lo que siempre he odiado, la típica ex coñazo.

No te entiendo, ¿qué quieres?

Te estoy metiendo en el tema del libro,

me paso el día preguntando qué quieres,

a ver si hay algo para ti.

Ya lo sé, la culpa es mía. Lo hago todo mal.

Yo no he dicho eso. No hace falta que digas nada.

Veo lo que pasa por tu cabeza.

No tienes ni puta idea de lo que se me pasa por la cabeza.

Te conozco, Toni.

Me voy al bar.

Si pudieras borrarme, lo harías.

Es horrible sentir lo mucho... Cállate, cállate.

...lo mucho que te fastidio. Sí, me fastidias, me alteras.

¿Por qué has tenido que venir? ¿Por qué?

Lo siento, lo siento.

Yo también lo siento.

Esto no tenía que pasar. No ha pasado, ya está.

¡Joder, Juana! La culpa es mía.

La culpa es de los dos.

Me siento tan sola.

Es como vivir congelada en medio de la gente y no poder.

Esto es una locura.

(RADIO) "Ayer corrió el rumor de que Oscar Alzaga,

presidente del Partido Demócrata Popular

iba a presentar su dimisión ante el Consejo de Dirección,

un portavoz oficial del presidente ha desmentido la información..."

-No me lo puedo creer. -¿Qué pasa?

Oscar Alzaga parece que va a dimitir, vamos, dimite seguro.

A mí no me llama nadie y soy la candidata por su partido en Benidorm.

Las elecciones están a la vuelta de la esquina.

(RESOPLA)

Antes era todo Paquita por aquí, Paquita por allá,

y ahora... ahora parece que no pinto nada.

-Que te hagan presidenta a ti. -¡Claro!

¿Tú sabes la cantidad de dinero que les he dado para la campaña?

Y después de eso...

Es lo de siempre,

Paquita que trabaje como una burra,

y que apoquine eso sí.

Y luego ya que se quede sola, no le importa a nadie.

-¿Hablas de Oscar Alzaga o de tu familia?

-Hablo de que nadie se preocupa por mí.

-Yo sí me preocupo por ti.

-Tú estás igual de solo que yo. -Pues eso.

Que a lo mejor este es el camino, hacernos compañía.

-Quita de ahí, que te veo venir, Venancio.

¿Sabes que yo me presenté una vez a un concurso de belleza en Albacete?

-Pues tenía 15 años. No se lo dije a nadie. Y casi gané.

Ganó la hija del gobernador civil porque era un tongo.

Sí, tú te ríes, pero era horrible.

Lo decía todo el mundo.

Si yo hubiera ganado ese concurso, mi vida habría sido muy diferente.

Lo mejor hubiera sido modelo o actriz como mi prima.

-Tú eres mucho más guapa.

Tu prima está muy flaca.

-Me dieron un premio de consolación.

¿Sabes lo que hice?

Lo tiré a la basura como todos los restos de comida.

Los premios de consolación no me gustan.

-Ya, ¿pero sabes qué pasa Paquita? -¿Qué?

-Que yo no soy un premio de consolación.

Soy el Gordo de Navidad.

-¡Ay, quita!

¡Que no me mires! -¿Qué?

-¡Que me das miedo!

-Tú sí que me das miedo, que eres la jefa.

-Precisamente, yo soy la jefa, no te confundas.

Y como jefa te voy a decir una cosa.

Me ha gustado mucho cómo has trabajado en estos días.

Tu mes de prueba lo has superado.

Así que te puedes quedar. Me gusta cómo trabajas.

-Gracias, de verdad.

Por cierto...

feliz cumpleaños.

-¡Te has acordado!

-Claro que me he acordado.

-Pues mi familia no se ha acordado.

-Toma.

-¡José Luis Rodríguez, el Puma! ¡Me encanta!

"La noche se puso íntima como una pequeña plaza.

Guardias civiles borrachos en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde.

Verde viento, verdes ramas.

El barco sobre la mar. Y el caballo en la montaña".

De esto, me tenéis que hacer un comentario de texto.

-¿Y qué es un comentario de texto? -Ya os lo he expliqué.

Tenéis que contestar a las preguntas del cuestionario.

-Yo de ese poema no entiendo ni un carajo.

-Es que no hay que entenderlo, hay que leerlo y sentirlo.

Los poemas son como la música.

Algo que te toca, que te toca en alguna parte.

Es de García Lorca, seguro que lo habréis oído cantar.

-Yo solo he entendido la parte de los picoletos.

-Bueno, tú léelo con calma y ya verás.

-Una preguntita. -Dime.

-¿Está usted casada? -¿Otra vez?

Que no te lo digo hombre. ¡Venga, a trabajar!

Señorita, aquí tiene los libros que me pidió.

-Gracias.

¡Un momento!

¿Qué es esto? ¿Por qué tienes esta foto?

-No te voy a pedir nada, no quiero nada.

Llevo mucho tiempo dándole vueltas a esto...

y no sabía si tenía que decírtelo o no.

Pero...

-¿Por qué estoy yo contigo en esta foto?

-Soy papá.

-La última vez que te vi tenía 5 años.

-Lo sé.

-¿Y qué haces aquí?

-Estoy pagando mis deudas, hija.

-No puedo hablar contigo. Aquí no.

¿Les pongo vinagre en la ensalada a los niños?

-No, llévales las vinagreras y si les apetece que se pongan ellos.

-¿Así está bien?

-Está perfecto, amor.

-¿Va a quedarse?

-Es su casa, Juana.

-Ya, pero no estaba previsto que saliera aún.

-Bueno, él quiere salir y tiene el derecho,

y mi obligación es apoyarle.

-¿Y los médicos qué dicen?

-Que si se siente con fuerzas, que lo intente,

y si no puede volver.

-¿Y tú estás tranquila con él y con los niños?

-Yo sí, ¿y tú?

-Yo solo digo que, con dos niños aquí,

pues es arriesgado hacer experimentos.

Marcos no sería capaz de hacerles daño.

¿Crees que es Jack Nicholson en "El Resplandor"?

-¿Qué pasa con Jack Nicholson?

Yo asocio a Jack Nicholson a las mesas de cocina.

"El cartero siempre llama dos veces". ¿La habéis visto?

Menudo polvo que echan él y Jessica Lange.

Eso es lo que echamos en falta nosotros, ¿no?

El sexo.

Que estamos un poquito de Ramadán.

Pero bueno, tiempo al tiempo.

Paciencia.

-Me he acostado con tu hermano.

-¿Qué?

-Aquí, esta mañana, a lo loco.

-¿Con Toni? -Sí.

-¿Aquí? -Sí.

-¿Pero con Toni? -Sí, con Toni.

-No me lo creo.

-Pues créetelo. -¡Pues qué barbaridad!

-Estoy superada por todas partes.

¿Esto de vivir ha sido siempre así o son los 80?

"Es el momento, luego el trabajo se hace más llevadero.

Estos peces están curiosos. Empecemos.

-Bueno, pienso que el pescado más popular...

en Canarias es la Vieja.

(Timbre)

Ahí está. Apaga la televisión.

Va a empezar "Mash".

Antonio... Sí, perdona.

Hola, cariño. Siento llegar tan tarde.

El coche no arrancaba.

No pasa nada, la niña ha cenado muy bien y está dormida. Pasa.

Si no te importa dame a la niña y mejor me voy a casa.

Merche ha hecho pisto.

No, de verdad, me quiero quitar los zapatos que estoy muerta.

Tenemos que hablar.

¿Pasa algo?

Pues sí, sí pasa.

Ponte cómoda si quieres. Quítate los zapatos.

¿Te preparo algo, Karina? No quiero nada.

¿Una cervecita? Me estáis poniendo muy nerviosa.

No te pongas nerviosa, mujer.

Yo sé que no te gusta hablar de esto,

pero yo estoy muy preocupada por Olivia y esta mañana...

De verdad, hoy no, hoy no, por favor.

Ella sabe que tiene que consultarte a ti primero.

Hablamos mañana. Pero ahora no, por favor.

¿Dónde está Olivia?

Ha venido al barrio el hijo de Nieves

y le he llevado a la niña para que la viera.

¿Al hijo de Nieves?

Sí. Te dije que era un pediatra muy reconocido.

¿Y le has llevado a la niña?

Mercedes, perdóname, pero...

Él tiene una consulta muy importante en el Hospital del Niño Jesús.

Puede que Olivia tenga un problema.

No es grave, se cura con ejercicios, pero hay que hacerle más pruebas.

¿Dónde está Olivia? Karina...

Quiero llevarme a Olivia. No te pongas así.

¡Olivia!

¡Olivia!

¿Qué le pasa? No lo sé.

Pues no insistas, Merche, no insistas.

Lo primero es la niña, Antonio. Ya mujer, ya, ya.

Pero esto no vendrá de un solo día, digo yo.

Eso, tú ponte a ver "Mash".

No me pongo a ver "Mash" si no quieres.

¿Por qué insistes? ¿No te ha dicho que hoy no?

Si te dice que hoy no, pues hoy no, mañana, pasado, el otro.

¡Dejarme tranquila, por favor!

Pero no te vayas así, Karina.

(Portazo)

Bueno, ya está. Lo volvemos a intentar mañana.

He criado a cuatro hijos y a dos nietos, me tendría que hacer caso.

Pues habla con Carlos.

Ella tiene que dar su consentimiento.

Carlos no pinta nada. ¿Carlos no pinta nada?

No, no es el padre.

Ey...

¿Karina?

¡Karina!

Amor...

Que se acaba de dormir, Carlos.

Eh, cariño ¿qué tal?

Tus padres van a pensar que estoy loca

y que soy una desagradecida.

Tu madre, que está pendiente de la niña, y voy yo y...

No he podido más, de verdad, Carlos, no he podido.

Esto va a pasar, es pasajero.

Ya te dije que no iba a ser fácil volver al barrio

y vivir enfrente de mis padres,

que lo quieren controlar todo.

Pero es pasajero, ¿me oyes?

Carlos...

Tranquila. Hoy me ha pasado algo que no sé...

¿Qué? ...no sé cómo...

¿Cómo qué? Cómo asumirlo.

¿Qué ha pasado?

He visto a mi padre.

¿A tu padre?

¿No se había ido de casa cuando tenías...?

Cinco años. Y nunca más.

Hasta hoy.

Bueno, ¿dónde lo has visto?

En la cárcel.

¿Trabaja allí? Está preso, Carlos.

¡No me jodas!

Lo peor de todo es que lo tenía delante durante meses

y ni siquiera me he dado cuenta. Bueno, bueno, tranquila.

¿Te ha dicho por qué está allí?

No, no lo sé, no lo sé.

¿No le has preguntado? No he sido capaz de hablar con él.

No he podido. Karina...

Que no puedo volver allí. Que no puedo.

Hola, cariño. Hola.

Te ha llamado Juana.

Tres veces.

Juana ¿y qué quería? No lo sé, Toni.

No la he acabado de entender.

Algo de Santi, de tu hermana, de Marcos...

Estaba muy rara. Llámala.

Sí, hombre, problemas de familia a las 11 de la noche, ni hablar.

Reclama tu ayuda, ya lo sabes.

Hasta que no le encuentre un trabajo,

todo van a ser problemas con ella.

Problemas y Juana son dos palabras que suelen venir unidas.

Y encima le tengo que buscar un sitio donde vivir.

Y pagárselo, claro. Eso es lo de menos.

¿No es un poco mayor para que le estés solucionando la vida?

A ver, está pasando una mala racha.

A ella le va mal, a mí me va bien. Hace que me sienta culpable.

Esa chica está enamorada de ti. ¿Qué dice? ¡No!

Esa chica tiene un enganche contigo.

Yo me doy cuenta de cómo te mira.

Deborah, yo te quiero.

Eso ya lo sé. No hablo de ti, hablo de ella.

Tú has deshecho los lazos que te unía a Juana, ella no.

Lo intentó con ese inglés, pero no pudo.

Entiendo que estés cansada de esta situación,

pero tengo que hacer algo.

Y yo quiero que lo hagas,

pero no le abras un sitio en tu vida, Toni.

No estoy abriendo nada.

La estás incorporando en tu trabajo con Samuel.

Para que se sienta útil, al menos. Es que...

Si le abres un sitio, se va a instalar.

Y no va a parar hasta que... ¿Hasta qué?

¿Has cenado?

Un bocata ahí en la tele.

¿Quieres un postre especial? ¿Especial?

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "El Día de San Isidro

cayó en viernes ese año 87.

El Ayuntamiento seguía en manos del PSOE,

con Juan Barranco al frente.

En las Ventas, Joselito sufrió una grave cornada en el cuello.

En el Vicente Calderón actuó el grupo Génesis,

con Phil Collins.

En el auditorio de la Casa de Campo, entre otros, la gran Tina Turner.

Y en San Genaro...

Pero estamos adelantando acontecimientos...

Aquella mañana todos nos disponíamos a vivir la fiesta en familia,

con un montón de secretos y mentiras por compartir.

Claro, que no éramos los únicos".

Dos de calamares y uno de jamón serrano.

Los de tortilla con pimientos vienen ahora.

-Vale.

-¿Y por qué no quieres venir a la verbena?

-Las fiestas populares me echan "pa'trás".

-Si esta es divertida. Además, han puesto una gran noria.

-Hoy es un día de hacer caja, Ramón. -Ay, que no todo en la vida

es hacer caja, Olga.

-Pues hoy actúa la Tina Turner en la Casa de Campo.

A eso sí vendrás, ¿no?

-Sí, la Tina Turner me gusta, sí.

¿Ves? -¡Nivel, Maribel!

Anda vente, mujer.

-Os lo digo luego, cuando lo consulte con los pies.

Abraham, sobre todo llévate la gorra.

-La gorra, sí, sí, la gorra.

-Le quiero a las doce en casa.

Que no pruebe el alcohol.

Con el sol le duele la cabeza, que no se quite la gorra.

-¡Ay, por Dios! ¡De verdad, no te preocupes!

Si vamos cuatro con él.

-Que no se suba a la noria, que se pone nervioso.

-¿Y a los coches de choque? -Sí,

pero que no conduzca. Y que no tome ni una gota de alcohol.

-Sí, que no seas pesada.

Oye, chaval, ¿y a ti qué tal se te da el tiro?

-A mí el tiro muy bien.

Le voy a regalar a Angie un muñeco así de grande.

-Angie, aprovecharás hoy para hablar con el muchacho, ¿no?

-Bueno, eso es cosa mía.

-A ver, habíamos quedado... -Ya, ya, no me atosigues.

-No te atosigo.

Pero o se lo dices tú o se lo digo yo.

-O yo.

-Tienes que ser sincera. El muchacho se lo merece, ¿o no?

-Muy bien, pues ahora mismo. -Vale.

-¡Abraham!

-Nuestro primer San Isidro juntos, cari... cariño.

San Isidro, patrón de los campesinos.

Era un hombre piadoso, piadoso.

Tenía que soportar las burlas de sus vecinos

porque iba a la iglesia antes de ir al campo...

-Lo de soportar burlas sé lo que es.

-Sí, yo también.

-Abraham, tienes un mechón raro en el pelo.

¿Me dejas que te lo arregle? -¿Un mechón raro? ¿Por qué?

Vamos a la peluquería y te lo corto.

-Vale, pero déjame moderno. Moderno, como tú.

-¡Barquillos! ¡Barquillos!

¡Barquillos!

Abraham, lo del pelo era una excusa.

-¿Por qué?

-Porque tengo que contarte algo.

-¿Algo de qué?

-De nosotros.

Bueno, en realidad, de mí.

-Angie, yo voy en serio, si quieres, podemos casarnos.

El año que viene a lo mejor.

-Abraham... -Oye, si es malo,

no quiero que me lo cuentes ahora, porque hoy es fiesta.

-No, no es malo... ni bueno, es distinto.

-Distinto, como yo.

-Y como yo.

Soy... casi una mujer.

Me falta el "casi".

-Te falta el "casi".

-Estoy ahorrando para operarme.

-¿De qué?

-Nací hombre.

-Como yo.

-Sí.

-Y luego te hiciste una mujer.

-En realidad, siempre me he sentido una mujer, pero...

-Pero...

Pero te falta el "casi".

-A veces la naturaleza se equivoca...

y venimos al mundo en un cuerpo que no nos corresponde.

-Es mentira.

-No.

-Es una broma.

-No.

-¡Yo no...! ¡Yo no soy...! ¡Yo no soy... maricón!

-¡Ni yo tampoco!

-(GRITA)

-¿Qué pasa?

Que se lo ha tomado fatal, ¿no?

Tú no te preocupes.

(Claxon)

Tú no te preocupes.

Venga, anda, arréglate un poquillo, que nos vamos.

Ya verás cómo se arregla todo, mujer. No te preocupes.

(Claxon)

Ya vamos, Ramón.

Espera, Merche, déjame a mí.

No te hagas daño otra vez en la espalda.

Gracias.

¿Al final cuántos vamos a ser? Pues 10, si viene Karina.

Pero ¿Karina va a venir a comer? Hombre, pues supongo.

Hija, después del rebote de ayer...

Bueno, lo que le ocurriera ayer, ya se le ha pasado.

Se llevó a la niña como si hubiera un incendio.

No dijo ni buenas noches.

Merche, tengamos la comida en paz.

Eso, Mercedes, delante de toda la familia,

no vayas a sacar el tema de la niña.

Pues lo tengo aquí. Pues déjalo en barbecho.

Vamos, si fuese mi nieta de verdad, la llevaba sin consultar.

Perdona, Merche. ¡Antonio!

¡Joder! Que se me ha escapado, Merche.

No sé lo que pasa, pero Karina siempre está a la defensiva conmigo.

No sé, no se fía.

Eres su suegra. ¿Te acuerdas de lo que pasaba con mi madre?

Pero no compares, Antonio, por Dios.

Tu madre, ¡menuda era tu madre, que en paz descanse!

Que tampoco era para tanto, Herminia, por Dios.

Vamos a ver...

Merche, Karina te tiene que estar muy agradecida,

le estamos criando a la niña.

Y eso al fin y al cabo... Ya.

La tenemos que tratar como si fuese nuestra nieta.

Pues que nos dé tiempo, Merche.

Hace falta tiempo, porque el roce hace mucho.

Sí, el roce hace mucho.

Y la niña es tan rica... Pues eso.

Ella no tiene la culpa.

La verdad, qué exagerada es.

Nueve y diez.

Merche, tranquila.

(SUSPIRA)

Amor...

Marcos, cariño, de verdad que lo siento.

-No pasa nada, lo entiendo.

-Es que aparecer contigo sin haberles dicho nada...

Ellos piensan que estás en México. -Ya lo he entendido, id tranquilos.

-Podemos decirles que ha vuelto por sorpresa.

-Ya, pero...

-Pero quieres decirles la verdad.

-No lo sé.

-Pues piénsalo rápido porque tengo muchas ganas de verles.

-No me hagas sentir culpable.

-Que no, que os vayáis tranquilos.

Yo me quedo aquí con Noam Chomsky.

Hablaremos de filosofía.

-Ese Noam Chomsky... -(ASIENTE)

-Si me prestas un libro suyo, ¿lo entenderé?

-Tú sí.

-Entonces lo intento.

-Merece la pena.

-Bueno, hala...

Te quiero.

-Ya lo sé.

Y Juana también me quiere, y Santi, pero me tienen miedo.

El único que no me tiene miedo es Oriol.

¿Eh?

Porque es un campeón, porque es generoso

y porque tiene tanta luz

que la oscuridad no le asusta.

¿A que no?

-Va, Oriol, vamos.

Venga.

No entiendo por qué hay que ir a comer a casa de tus padres

todos los festivos. Todos no.

Casi todos.

Es tradición, mi madre hace paella. Es San Isidro.

Tu madre siempre hace paella. ¿Qué pasa? ¿No te gusta o qué?

¡Me encanta la paella de tu madre!

Pero estar alrededor de una paella todos los festivos

no es el gran plan de mi vida.

Lo siento, la paella de mi madre es sagrada.

Tu madre es sagrada, toda ella, desde la cabeza a los pies.

¿Qué pasa, estás celosa de mi madre o qué?

No, si después de comer me llevas al cine a ver a Kevin Costner.

¡Anda! Es que tengo que ayudar a Juana con la mudanza.

¿Mudanza?

Sí, al apartotel, te lo he dicho antes.

No me has dicho nada. Sí, no me habrás oído.

O lo habrás dicho bajito...

Qué rápido todo, ¿no? De ayer a hoy.

Pues es que por lo visto estaba muy incómoda.

Ha discutido con Inés.

Por eso estuvo llamando tantas veces anoche.

Tu hermana siempre termina discutiendo con tus parejas.

Qué casualidad, ¿no?

No seas mala, ¿eh?

(SUSPIRA)

¿Qué vas a hacer?

Solo tengo ganas de llorar, Carlos.

Bueno, ¿qué te parece si lloramos juntos?

A lo mejor...

Ve tú.

Diles que yo estoy... mal.

Karina, van a venir mis hermanos.

Si no vienes, va a ser muy raro.

Pues diles que la niña está...

No, no, no, de la niña no digo nada.

Si no, no nos sacamos de aquí a mi madre y a mi abuela

hasta que cumplamos 75 años.

Pues invéntate cualquier cosa, por favor.

¿Qué te pasa con el cinturón? ¿Qué pasa? Mira lo que me pasa.

Me pasa que, como pierda un agujero más,

voy a tener que ir al zapatero a que me haga uno nuevo.

Esto es un desastre.

(SUSPIRA) Menuda mierda.

Ey...

Tú tampoco estás engordando, precisamente.

Igual estamos desapareciendo.

Bueno, no suena tan mal.

Imagínate desaparecer... y aparecer en una isla desierta

con 100 botellas de ron.

Y nadar y beber, y follar todo el rato...

Que hace tiempo que no...

Mira, Carlos, mejor me voy a pasar al café con Olivia.

Ya... ¿La niña toma café?

¡Qué idiota eres!

Acuérdate de que mañana nos vamos a Benidorm.

Tenemos la comunión de las niñas de Paquita.

Y no me pongas esa cara.

No se me ocurre un plan mejor que ir a Benidorm,

a la comunión de dos niñas insoportables.

(SUSPIRA)

Y esta es la hermana de mi madre, mi tía Consuelo.

A la paella le quedan 10 minutos.

-¡Paella, qué ilusión!

-¿Y Karina no viene?

Vendrá a tomar café con la niña.

¿Y eso por qué, se han enfadado? No, no, porque está muy cansada.

-Muy cansada y muy rara.

Bueno, luego te cuento mejor.

-Tú...

¿Qué pasa?

Eso quiero saber yo, ¿qué narices pasa?

Pero ¿de qué?

¡Anda, ven!

¿Qué haces tú fumando? ¿Tú fumas?

Es lo único que me calma. Anda, dame un pitillo.

Bueno, pues toma.

Dame fuego, que no me gusta nada que fumes. Trae.

Todo tuyo, venga.

-No se oye más que decir que es muy malo el tabaco,

y vosotros dale que te dale...

A ver, ¿qué pasa?

Vamos a ver, ¿tú eres tonto o qué te pasa?

Sí, no me mires así. Juana y tú, ¿qué?

¡Baja un poquito la voz! ¿Te lo ha dicho ella?

Es que flipo.

No flipes tanto, ha sido una tontería.

No tiene ninguna importancia.

Debes cortar ese rollo. Está más que cortado.

Juana no está bien, Toni, y te estás aprovechando...

¿Quién? ¿Yo? Sí, tú.

Tienes trabajo, una tía espectacular, todo te va bien.

Deberías haber dicho tú que no. Ya está bien.

¿Me vas a moralizar tú? Que no es moralizar.

Te podías preocupar por lo que tienes en casa.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Qué tengo en casa?

Un tío que no está bien de la cabeza, eso tienes.

Vete a la mierda.

No sé por qué pensáis que es peligroso.

Solo necesita apoyo.

Pues apóyale, y no te preocupes tanto por lo que yo hago.

De verdad, ha sido una tontería pasajera.

Lo tuyo me parece más preocupante. Piénsalo.

No te lo digo para joderte. Me preocupas mucho.

Piénsalo.

(Puerta)

Un momento.

Carlos, tienes que hablar con tu madre.

Está muy preocupada

con la niña. Claro.

Tienes cara de "cansao", hijo.

¿Qué tal el nuevo trabajo?

Bien, conociendo Madrid.

No, realmente es media jornada y me deja escribir. Está bien.

¿Y por qué os hacen trabajar en festivo?

Es festivo en Madrid capital, la empresa está en Pozuelo.

Ah, es verdad.

¿Te pagan bien?

Sí. Bueno...

Oye, que mañana fleto el primer autobús a Valencia.

De ahí, a Mallorca.

Esto del Imserso da mucho dinero.

Qué bien. ¿Sabes que dentro de unos años

la población mayor de 60 años va a ser un tercio del país?

Es un país de viejos.

Ya ves.

Escúchame una cosa, hijo.

Aparte de que esto de la agencia dé mucho dinero,

yo en estas cosas no me meto solo por mí,

también lo hago por ti.

Ya lo sé.

Bueno.

Ven aquí.

(COMPUNGIDO) ¿Sabes una cosa?

Ahora que me toca ser tú hace 39 años,

comprendo lo complicado que es eso de tirar para adelante.

(RÍE)

Ahora todo es jauja, hijo.

Vivisteis la posguerra, os merecéis un monumento.

Otro, como el Valle de los Caídos...

No, no digo a los caídos, digo a los que aguantasteis de pie.

Anda, habla con tu madre, que está muy preocupada.

Claro.

¡Ya está la paella lista!

¿Te ayudo?

Pues sí, hijo, lleva a los niños a la mesa, anda.

¿Están con María? No.

María se ha ido a comer con Gala y sus padres.

Oye, me ha dicho papá que sigues preocupada por Olivia.

¿Qué pasa?

Bueno, intenté ayer hablar con Karina,

pero nada, no quiere saber nada.

Me tienes que ayudar con ella. ¿Cómo que ayudar?

Olivia puede que tenga una enfermedad muscular.

¡Hala! ¿No exageras un poco? No, no exagero.

Ayer la vio el hijo de Nieves.

Sabes que es un pediatra muy bueno. ¿Cómo que la ha visto? ¿Cuándo?

Ayer.

¿Que ha visto a la niña sin el permiso de Karina?

Aproveché que iba a la peluquería. ¡Mamá!

Tienes que parar, tienes que parar.

Te agradecemos muchísimo que te preocupes por Olivia,

pero debes parar, nos vas a cabrear de verdad.

¿Cómo se te ocurre llevar a la niña a un médico

sin el permiso de su madre?

Hijo, Karina no es fácil. Es su hija.

Pues no lo está haciendo bien, perdona que te lo diga.

¡No, hace lo que puede, mamá!

Pues que se deje ayudar.

Habla con ella, por favor.

Anda, vamos a la mesa.

(RESOPLA)

¡Niños, a comer!

¡Joder, qué buena pinta tiene eso! Que quemo.

-Sí, tiene muy buena pinta. Gracias.

¿Eso es nuevo, qué es? Conejo.

¿Conejo? Conejo y judías.

¿"Rabbit"?

Sí.

-¿Otra vez paella? -Siempre paella.

Paella no, hijos. "La paella".

A la abuela le sale muy rica.

Es paella valenciana, que os gusta mucho.

Que es de pollo y conejo, que no es como la del colegio.

-¿Puedo quedarme con Oriol mientras hacéis la mudanza?

¡Anda! ¿Qué mudanza?

La de Juana, papá.

Ha encontrado un apartamento y voy a ayudarla esta tarde.

-¿Hoy? Sí, hoy, sí.

Anda, mira, qué prisas, ¿no?

¿Y no puede esperar a mañana?

No, no puede esperar.

-Es que ha venido Marcos.

¿Qué?

Que ha venido Marcos. -Y a mi madre le da miedo.

¿Ha venido Kubala?

Sí, llegó anoche. Pero ¿por qué no ha venido a comer?

¿Y cómo no me dices nada?

Pues porque tiene "jet lag" y no ha podido venir.

"Jet lag". ¿Eso qué es?

-Es por el cambio de horario, cuesta adaptarse.

Ah, "jet lag". "Jet Lag".

-Mercedes, sirve el arroz, hija, que se va a pasar.

Ya. Pues de verdad que es una pena,

con lo que le gusta a él la paella valenciana.

-Yo, por favor, conejo no, solo arroz.

Gracias.

-Ha estado ingresado en un psiquiátrico

porque le dio un brote psicótico.

Pero, vamos, que ya está mucho mejor,

está tomando medicación y se está recuperando.

(Teléfono)

Hostia...

(Teléfono)

-(CONTESTADOR) "Tía, soy Paquita.

Siendo el día que es, les hacía a todos en casa.

Bueno, ya estoy acostumbrada a hablar con el contestador.

Quería saber a qué hora tienen previsto llegar mañana,

porque, bueno, la verdad es que hubiera sido mejor

que hubieran venido hoy y hubieran dormido en casa.

Para los primos y sus parejas he reservado habitaciones en un hotel

la noche de mañana. Así pasan el domingo en Benidorm.

El hotel es precioso, con vistas al mar.

¡Ah! Y mañana no abro el restaurante, para que comamos todos juntos,

nosotros, en familia.

Que me hace mucha ilusión que nos juntemos

después de tanto tiempo. Bueno, pues...

recuerdos al tío, y a la abuela y a María. Un beso. Adiós".

-A esa comunión tenemos que ir, ¿eh?

No valen excusas de última hora.

Ella está muy ilusionada.

Y no le podemos fallar.

La de veces que ha llamado la pobre por teléfono.

Ya, Miguel no está, pero están su mujer y sus hijas.

Yo comprendo, Antonio, que te cuesta un gran esfuerzo.

Y que, cuando las ves, se te vienen a la memoria recuerdos

que te hacen poner muy triste,

pero ellas no tienen la culpa.

Ellas son gloria bendita.

Mercedes, el arroz te ha salido salado, hija.

¡Qué le vamos a hacer!

Vaya por Dios.

(Música)

(TOSE)

¡Joder! ¡Qué susto me has dado, coño!

Toni, ¿qué haces aquí? ¿Y así?

¿No estabas en el cine? Voy ahora, a la sesión de las 19:00,

después de ducharme. ¿No tenías una mudanza?

-Vamos a darnos prisa con la mudanza que si no... ¡Hala!

-No entiendo nada. Se supone que el loco soy yo.

-Pues ya ves, somos nosotros.

-¿Qué pasa? ¿No estás bien con Deborah?

Sí, estoy muy bien con Deborah.

¿Y le haces esto?

No tiene por qué enterarse, ¿no? Da igual, pero se lo haces.

Debo tener el gen infiel de los Alcántara,

¿qué quieres que te diga?

Espero que ese gen solo afecte a los hombres.

Tranquilo, que solo nos afecta a nosotros.

Yo que te tenía en un pedestal, macho.

Voy a la ducha.

Todos cometemos errores.

Todos, tarde o temprano,

acabamos haciendo daño a la gente que queremos.

Yo intento no hacerle daño a nadie. Ah, ¿no?

A mi hermana la has tenido jodida bastantes semanas.

Porque estaba mal.

Sí, y se lo ocultaste.

Nunca le contaste tu problema, la engañaste.

Tenía miedo... Sí, de que no te aceptara.

Pero la engañaste.

Sí. Y no me lo ha echado en cara. No, claro.

Y ahora apareces, sin el alta,

y ella se debe adaptar a ti, a tu ritmo.

¿Eso te ha dicho? No.

Te lo digo yo.

-Lo estoy oyendo, y no me lo puedo creer.

¡Juana, de verdad, déjame en paz!

No es justo que descargues tus culpas en él.

Alguien tenía que decírselo, ¿o no? Pero no así.

¿Quieres seguir con la mudanza o no?

Quiero seguir con la mudanza.

Vamos, Olivia.

Demuéstrale al mundo que tú eres una campeona.

Venga. ¿No?

Bueno, pues no pasa nada.

¡Vamos a ver! ¡Ay, madre mía!

(Pedos)

¡Uy, pero bueno! ¿Te has hecho caca?

¿Eh? Qué guarrona es esta niña.

A ver, no te muevas, ¿eh?, voy a por un pañal.

Venga.

(Golpe)

¡Olivia!

¡Olivia!

"Muy buenas noches, señoras y señores,

bienvenidos al estudio A4, de Torrespaña,

desde donde emitimos en directo.

Quisiéramos proponerles hoy

un programa estimulante, positivo y optimista".

-Antes, por estas fechas, Mercedes, ¿te acuerdas?,

ponían la película esa de San Isidro Labrador,

con aquel actor tan guapo...

Javier Escrivá. Javier Escrivá.

Ahora, desde que están los socialistas,

ya no ponen películas de santos.

Aunque digo yo que San Isidro, que era labrador,

sería más socialista que otra cosa, ¿no?

(RÍE)

(Llaman insistentemente)

¿Qué pasa?

Voy.

¡Karina! ¡Se ha caído! ¡La niña se ha caído!

Y lo peor de todo es que no reaccionaba.

Ha perdido el conocimiento unos segundos.

¡Antonio! Me he ido a coger un pañal

y cuando me he dado cuenta, estaba en el suelo.

¡Antonio! ¿Qué pasa?

¡La niña ha perdido el conocimiento!

¿El conocimiento? ¡Sí!

¡Sí, unos segundos!

Que ni reaccionaba ni nada. ¡Vámonos al hospital!

Al hospital, sí, al hospital. ¡Madre, nos vamos al hospital!

¡Sí, hija, sí! Ay, por Dios.

¡Cógeme el abrigo! Sí.

¡Karina! Vamos al hospital.

¡Vamos!

Hola, buenas noches. No, de buenas noches nada.

Se nos ha caído la niña.

Se ha golpeado la cabeza. Perdió el conocimiento.

¿Puede avisar al doctor Cantero? Aquí tiene su tarjeta.

Sí, sí. Sabe que venimos.

Pero les va a tocar esperar, estamos en huelga.

Joder, llevan desde primeros de año. Y lo que te rondaré, morena.

Juegan con la salud de la gente.

Trabajamos sin medios, señor, no nos pagan una mierda.

Ya, pero es que esa mierda la pagamos todos.

Luchamos por una Sanidad para todos.

¡Venga, no me joda! ¡No me joda!

¿Sabes lo que hay que hacer?

Sacarse un seguro privado de esos, solo para nosotros,

¡y a tomar por culo con esta gente! ¡Chis!

Coja este número y esperen en la sala.

Les llamarán por el número.

¡El 38! Y me rellena este formulario

y me lo traen.

¿Seguro?

Joder, encima tienen esto que parece un campo de concentración.

Mira qué mierda. Cuidado, hija, no pises una mierda.

(Suena "La bamba")

# (TODOS) Bamba, bamba.

# Bamba...

# Para bailar la bamba...

# Para bailar la bamba se necesita una poca de gracia.

# Una poco de gracia y otra cosita... -¡Arriba! ¡Arriba! #

-¡Ven, ven!

# ¡Arriba! ¡Arriba! Por ti seré, por ti seré,

# por ti seré.

# ¡Bamba, bamba! ¡Bamba, bamba!

# ¡Bamba, bamba!

# ¡Bamba!

# (TODOS) Para bailar la bamba...

# Para bailar la bamba se necesita una poca de gracia.

# Una poca de gracia y otra cosita. ¡Arriba! ¡Arriba!

# ¡Arriba! ¡Arriba! Por ti seré, por ti seré,

# por ti seré.

# ¡Bamba! ¡Bamba! # -¡Vámonos todos!

# ¡Bamba! ¡Bamba!

# ¡Bamba! ¡Bamba!

# ¡Bamba! ¡Bamba! #

-¡Eh! -¡Bien!

¡Bravo! ¡Qué alegría verte!

-¡Madre mía!

-¿Has visto, Carlos? Que ya le tenemos aquí.

Ay, qué alegría, por favor.

-Ha sido muy "heavy", macho.

-Sí, pero ya está.

Ya has tenido tu guerra, se acabó. Ni una más, cariño.

Por favor, Carlos, díselo tú.

Ni una más. Estás hecho una mierda.

¡Anda que tú! ¡Vengo de trabajar!

-¿Qué te vas a tomar? Un cubalibre de ron.

¡Marchando! ¡Invita la casa!

-¡Otro para mí, mamá!

¿Qué pasa, que ahora fumas?

¿Y qué? ¿Ha merecido la pena o no?

¡Joder, ya te digo que ha merecido la pena, macho!

Aunque solo sea por los niños; esos niños con esas miradas...

Mira...

Sin casa, sin comida,

sin nada. Y te venían con su pelota de fútbol para jugar.

Tú con tus botas y tus calcetines,

y ellos descalzos, y te pegaban una zurra...

Que te ganaban, ¿eh?

Tú nunca has sido muy bueno. Eso es verdad.

Toma, anda.

No sé, macho, no sé cuándo, pero voy a volver.

¿Y tú qué?

Pues yo aquí. Bueno, aquí no, allí.

En el primero izquierda del portal de siempre,

del barrio de siempre, todo igual.

O sea, que has vuelto al barrio. Sí.

Esa pequeña porción del mundo

de la que no consigo escapar ni aunque quiera.

Bueno, San Genaro no está mal.

Comparado con aquello, esto es Disneylandia.

Claro, pero es que allí están en guerra.

(RESOPLA) No lo sé, Josete, estoy un poco raro.

Me siento como una de esas cobayas

que meten en una especie de laberinto,

que están todo el rato buscando la salida.

¿Sabes de lo que hablo? Sí.

Pues así, buscando la salida.

¿Y qué pasa cuando encuentras la salida?

Generalmente, suele haber una hoja de lechuga al final.

Sí, estoy buscando mi hoja de lechuga.

Mi hoja de lechuga verde, como los billetes de mil.

Eso es.

-Toma.

Bueno, me alegro mucho de que la niña esté bien.

¿La niña?

Claro, si estás aquí, es porque no era grave.

Acabo de llegar de trabajar. ¿Qué ha pasado con la niña?

¿No has subido a casa?

¡No me jodas, Clara!

¡No me jodas, hombre!

¡Abraham!

¿Has bebido?

-Mucho, mucho... -No puedes beber.

-Sí que puedo, que soy mayor de edad.

-Pero no te sienta bien. -Sí que me sienta bien.

Porque canto y bailo, y, si se ríen, les saco la lengua.

-¿Qué te ha pasado con Angie?

-Que hemos roto.

Roto. Lo mejor de mi vida, ¡zas!, roto en un minuto.

-Sabía que te haría sufrir.

-Estarás contenta, mamá.

-No, no estoy contenta.

-Pues yo tampoco.

No sé, es todo muy raro.

-¿Quieres que hable con ella?

¿Quieres contarme qué os ha pasado?

-Está aquí.

-Ay, Dios.

-Quiero cantar.

-Lo siento.

Ya lo sé, cariño. Llego muy tarde, lo siento.

Después de la mudanza he tenido que recoger a Santi...

¿Qué hacen aquí estas maletas?

Te están esperando.

¿A mí?

Sí.

Quiero que te vayas de casa ahora mismo.

¿Por qué?

Lo llevas escrito en la cara, Toni.

Has hablado con Marcos, ¿verdad?

No sé lo que te habrá dicho, pero... No ha hecho falta hablar con Marcos.

Mientes fatal, Toni.

No te he mentido.

Estás en primero de hijo de puta.

Si quieres engañarme, tienes que esforzarte más,

tienes que graduarte.

Deborah, te juro que ha sido... ¡No!

No me cuentes lo que ha sido, no quiero tener pesadillas.

No tiene ninguna importancia.

"Game over", Toni.

"Game over".

¡Deborah!

# Ojalá que te vaya bonito.

# Ojalá que se acaben tus penas.

# Que te digan que yo ya no existo.

# Que conozcas personas más buenas.

# Que te den lo que no pude darte

# aunque yo te haya dado de todo.

# Nunca más volveré a molestarte.

# Te adoré, te perdí, ya ni modo.

# Cuántas cosas quedaron prendidas

# hasta dentro del fondo de mi alma. #

-¡El 14!

# Cuántas luces dejaste encendidas. #

-Venga, a lavarte las manos.

# No sé cómo voy a apagarlas. # -¡Marcos!

¡Ya estamos aquí!

-(LEE) "Cuidados que requiere Noam Chomsky".

# Ojalá que mi amor no te duela

# y te olvides de mí para siempre.

# Que se llenen de sangre tus venas

# y que la vida te vista de suerte.

# Ojalá que te vaya bonito.

# Ojalá que se acaben tus penas.

# Que te digan que yo ya no existo.

# Que conozcas personas más buenas. #

(Llanto de Abraham)

(Abraham continúa llorando)

¿Qué ha pasado? Pues llevamos esperando...

¿Qué hace aquí la niña? Si es que todavía no...

# Yo no sé si tu ausencia me mate,

# aunque ya tengo mi pecho de acero. #

¡Es mi hija, señora!

# ¡Pero nadie me llame cobarde

sin saber hasta dónde te quiero. #

-¿Qué le has hecho a mi hijo? ¡Zorra!

-¡Eh, eh! ¡Olga! ¡Olga! -¡Mala persona!

# Cuántas cosas quedaron prendidas

# hasta dentro del fondo de mi alma.

# Cuántas luces dejaste encendidas,

# yo no sé cómo voy a apagarlas.

# Ojalá que te vaya muy bonito. #

(Llanto de Abraham)

Mira, ahí está.

¿Cómo está? Está bien, tranquilas.

Se va a quedar aquí un par de días, en observación.

El diagnóstico de hipotonía se confirma.

Díselo a ella, que es su madre.

Perdonad.

A ver, tu hija lo que tiene es debilidad muscular.

Pero tranquilos, ¿de acuerdo? Tiene cura.

Hace falta paciencia, eso sí, pero no es un tema grave.

Si no es grave, ¿por qué se queda aquí?

Queremos descartar un problema neurológico.

Claro que sí, es mejor, hijo. Así la miran de arriba a abajo, ¿no?

-¿Podemos verla? -Sí, claro. Seguidme.

Perdone, doctor.

Sí. Lo del problema neurológico...

Sí. ¿Qué posibilidades hay de...?

¿Y la niña? La niña está bien.

Se va a quedar en observación.

Anda, vámonos.

Si está bien, ¿por qué se queda? Por precaución.

Te has quedado dormido.

No, me he quedado traspuesto, os estaba oyendo.

Lo que pasa es que he cerrado los ojos.

Anda, vámonos, que te caes de sueño.

¿Ellos se quedan? Claro, ¿cómo no se van a quedar?

(VOZ EN OFF CARLOS ADULTO) "Aquella noche,

mis padres la pasaron en vela.

Y se olvidaron de que esa misma mañana

era la comunión de las hijas de Paquita.

Lo mismo les sucedió a mis hermanos que también habían tenido lo suyo".

¡Ay, ay, Paquita! ¡Ah!

Joder, ¿qué pasa? ¡Ay, madre mía!

¡Que son las 12:15, que no llegamos!

¿Adónde? ¡Ay, Paquita, por Dios!

¡Qué disgusto, madre mía!

Ah... (CALMADO) Ah... Ay.

Antonio... Calla, por Dios.

"Un descuido que nos iba a llevar directamente a la guerra".

Que yo no me voy a achantar. No, no van a poder conmigo.

Y con vosotras tampoco. ¿A que no?

No.

Porque yo, si quiero ser buena, soy muy buena.

Pero si yo quiero ser mala, yo puedo ser la peor.

¿Qué pasa, qué hacéis?

¡Que estamos de fiesta! ¡Que tenemos que brindar!

¡Venga, a brindar todo el mundo!

¡Que hoy es un día muy especial!

"Ese día empezó una guerra.

No hubo muertos ni heridos,

pero sí cicatrices que se quedan con uno para siempre.

Y las consecuencias

serían mucho más graves de lo que nunca imaginamos.

Yo la llamo la guerra de egos de la familia Alcántara".

¡Quítate de aquí!

¿Qué te crees que haces? ¿Eh?

¿Y dónde está mi copa?

¡Que yo también quiero brindar!

Que hoy es la comunión de mis hijas y tengo derecho a brindar.

¡Salud!

(Suena Tragic Comedy, "Inmaculate fools")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T 19 - Capítulo 335: 'La familia y otras calamidades'

Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 335: 'La familia y otras calamidades'

01 mar 2018

Mayo de 1987. Antonio da un paso más en su trayectoria empresarial, con la inauguración de la agencia de viajes Milano, presentando la oferta de viajes del INSERSO a sus vecinos, acompañado de su amigo Santos. Mercedes está muy preocupada por Olivia, ya que tiene un retraso al andar. Decide hablar con el hijo de Nieves, que es pediatra, para que valore la situación. Pero ni a Carlos ni a Karina les parece bien que Mercedes se involucre tanto. Inés sigue muy de cerca la recuperación de Marcos en el hospital. Verle ingresado le parte el alma, y más aún cuando le pide desesperadamente volver a casa. Juana ha empezado a colaborar con Samuel y con Toni en la investigación periodística sobre la mafia. Deborah cree que Toni se vuelca demasiado en los problemas de su ex y que no sabe pasar página. Por su parte, Paquita siente que sus tíos y sus primos, desde la muerte de Miguel, no han estado tan pendientes de ella como le gustaría. La comunión de sus dos hijas pequeñas es la oportunidad para reunirse, de nuevo, toda la familia.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 335: 'La familia y otras calamidades'" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T 19 - Capítulo 335: 'La familia y otras calamidades'"
Programas completos (348)
Clips

Los últimos 2.505 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos