1013634
Programas para todos los públicos
cerrar cerrar

Subtítulos de Cuéntame como pasó - T12 - Capítulo 210

Cuéntame... ...cómo te encuentras,... ...cómo eres hoy,... ...si el tiempo no te cambió. Sin querer,... ...ibas creciendo,... ...te fuiste de casa,.. ...y estás de vuelta otra vez. Háblame de cómo te han besado,... ...hoy lo quiero recordar. Cuéntame. "En aquel marzo del 79,... ...los españoles nos disponíamos a pasar de nuevo por las urnas". "Elegíamos a los representantes en el Parlamento". "España iba hacia la democracia". "Y parecía que todos querían estar en forma para no quedarse atrás". "Quizá por eso muchos empezaron a practicar el 'mens sana... ...in corpore sano'". "El país se llenó de personas corriendo sin parar". "Y debido a que morían más españoles en la calle por el esfuerzo,... ...los parques se llenaron de pensionistas jugando a la petanca... ...por prescripción facultativa". Bueno. ¡Bah! Este juego, diga lo que diga el médico, es un pestiño. Y de origen gabacho. Sí, pero le mantiene a uno en forma. Atención, que tiro yo. Vale. "En el centro de tu alma". "En tu sueño vive tu alegría". "En el centro siempre está la esperanza". "En el centro de tu vida..." Me cago en la cuna que los arrulló. Se van a pegar un tortazo en las elecciones. No lo digo yo, lo dicen las encuestas. No me alegro, pero en el fondo se lo merecen. UCD cumple. Sí, años. No se haga mala sangre, no vale la pena. Tire. Ya, ya. Le voy a decir más, creo que es mejor que hayan prescindido de usted. "Los partidos apuraban los días de campaña". "Y mi padre se consumía por dentro". "Se preguntaba cómo la UCD le había dejado de lado,... ...él fue de los primeros en afiliarse al partido". "Había caído en desgracia". "Y su estrella política se extinguía definitivamente". ¿Tampoco ha ido a dormir? "No, mamá". ¿Dónde se mete tu hermana? Yo qué sé, estará actuando. Actuando. Tony, hijo. ¿No crees que tu hermana tiene algún problema? "A lo mejor está bebiendo". No, no está bebiendo. No te preocupes, yo hablo con ella. Bueno, pues nada. Os esperamos a comer el domingo, la abuela ya está nerviosa. Dile que traiga a su amigo. Se lo diré. "Adiós, cariño". Si aparece. ¿Sabes lo que te digo, Pepe? Que no voy a votar. Yo tampoco, don Antonio, faltaría más. En todo caso, en blanco, eso sí duele. -Hombre. Alcántara, ¿qué tal, cómo te va? Mejor que nunca. No te veo por la sede. Últimamente no voy. No figuras en las legislativas, en las municipales estás, ¿no? No, tampoco. Te dejo, tengo mucho que hacer. Adiós. Hasta luego. -Hola, buenas tardes. Pedimos su voto para UCD. Anda, mira, para UCD. -Pues sí. Gracias, no la quiero, en casa vamos a votar en blanco. -Ahí le duele, don Antonio. -¿Te ha dicho que va a votar en blanco? -Sí. -¿Sabes quién es? Antonio Alcántara. El director general de Agricultura. Me parece muy romántico. Fíjate qué trabajo, hacer feliz a la gente. -Eso sí. -¿Te gusta? -Me encanta. -Y tiene unos capicúas que te mueres de gusto. -Me lo imagino. -No es como los demás, es muy educado. No va a lo que van todos. Este habla de números, de su vida, de su madre. Qué guapa. -Gracias. ¿Cuánto es? Para ti 90 pesetas. -Aquí tienes. ¿Adónde vas? -He quedado con un productor de cine. Me lleva a cenar y de copas. Ya está ahí. -¿Te vas a ir a cenar con ese señor? -Sí. ¿No es mayor? Los productores no son mayores ni jóvenes. Son productores. Pues adiós. -Adiós. Pásalo bien. Qué cochazo tiene el productor. Pero podría ser su padre. -Tengo que ir a ver esto, mujer. -Lo va a manchar todo. -Un momento. ¡Uh! ¡Bueno! Vaya beso con lengua que le ha dado. -No, ha sido en la mejilla. -Vamos, ha sido con tornillo. No invente besos. -Qué delicadeza. -Qué educado. -Le dio un cachete. -¿Qué te dije? -Vamos. Olé, olé, olé. Menudo magreo le está dando. Este se va a poner las botas. -Eres tonto. -Le tocó el culo, la besó en la boca. -¡Tocar...! Y no fue en la boca. -En los morros. -Bueno, ¿y qué? La gente del cine se besa y no siente nada. Se besan como tú te rascas. -¿Quién es ese? -Un productor de cine importante, Víctor Pozo. Teléfono -Para mí que se ponen las botas. -Vas a cobrar. -Bistró París-Nalón. Dígame. Sí está, un momento, por favor. Miguel, para ti, del Partido Comunista. Sí, dígame. -Compañero, el secretario quiere que vengas ya. -¿Y qué quiere? -"Para algo de las municipales". -Las municipales. -¿Puedes venir ahora? -Lo que tarde en llegar desde el bar. Gracias. Adiós. Paco, encárgate de todo. Me llaman de la dirección del partido. Las municipales. Por fin se reconoce mi labor. Llaman Tienes visita. -Pásasela a Sonia. -Es tu cuñado. -Bueno, cuñado, ex cuñado. Lo que sea. -Eugenio. -Dame un abrazo. -¿Qué haces aquí? ¿Qué tal? -Bien. Muy bien. -¿Has traído a Oriol? -No, se ha quedado en Cuenca con Carola. -Muy bien. ¿Cuándo has llegado? -Vengo a verte y me voy. -¿Por qué, ha pasado algo? Encima llevarte al nido de rojos. -No protestes. El futuro llama mi puerta. -¿Sí? -Eres un vago. -¿Adónde vas? -A la sede del PC. -¿Por qué? -Porque quieren hablar conmigo. -Dejas solo el bistró. -No, Paquita. Está Paco, y Carlos. Y yo voy y vengo. -Miguelón, ¿a qué tanta prisa? -Porque el secretario quiere hablar conmigo. No puedo contar más. Está bien, pero confidencial, no se lo cuentes a nadie. Hay posibilidades de que me metan en las listas electorales... ...de las elecciones municipales. -¿Cómo? -Lo que oyes. -No, no. Eso ni se te ocurra. Que ni se te ocurra. Di que no puedes. No sé qué es, pero sé que algo le pasa. Me dejó en Cuenca a Oriol y no dio señales de vida durante tres días. Hablo con ella. De repente, está bien y de repente, está agresiva. Hablé con ella hace un mes, me dijo que iba a por Oriol. Pues hasta hoy. -¿Hablaste con ella? -Sí, hablé con ella. Me dice que está bien, mejor que nunca. Pero eso no es verdad. Joder, Tony, ¿qué pasa? -Está metida en drogas. -¡Joder! (RADIO) "El coche bomba..." Hola, Sebas. -Buenas tardes, don Antonio. En San Sebastián ha estallado un coche bomba. Vaya. ¿Hubo muertos? No lo ha dicho. Esto no lo arreglan con elecciones. Solo lo remedia la mano dura. Hola, Merche. ¿Ya estás aquí? Qué pronto. Sí. Buenas tardes. Hola. ¿Cómo ha ido? Mal. Le decía que el terrorismo solo lo arregla alguien que ponga orden. ¿Ha pasado algo? Sí. En San Sebastián, otro coche bomba. ¡Por Dios, de verdad! Ya está bien, pobre gente. Sí. No se caiga. Gracias. Adiós. -¿Qué tal, Alcántara? Muy buenas. Muy buenas. Buenas tardes, señora. He visto la lista electoral de la UCD. Y no he visto su nombre. No no me presento a estas elecciones. Hay que dejar sitio a la savia nueva. ¿Savia nueva? Escuche. Leopoldo Calvo Sotelo. Miguel Herrero de Miñón. Luis Apostúa. Vaya savia nueva. Es mejor que no se presente. La UCD se va a estrellar, seguro. Lo malo es que ganen esos del PSOE. En ese caso, salimos de Málaga y nos metemos en Malagón. Adiós. Pero ¿se presentará a las municipales? No. Tampoco me presento, general. ¿Sabe lo que le digo? Con tantas elecciones van a acabar aburriendo a las ovejas. Hace poco, un referéndum. Pasado mañana, las legislativas. Y dentro de poco, las municipales. Eso compensa los 40 años que no nos dejaron votar. Abre la puerta, anda. Sí. A ver cuántos diputados sacan los suyos, general. Yo no soy de ningún partido. Los militares somos apolíticos. A-políticos. Ríe Buena suerte, Alcántara. A sus pies, señora. ¿Le has oído? Dice apolíticos que parece que dice a por los políticos. Era un golpista y está en la calle. No le hagas ni caso. Luego dicen que los chorizos salen de la cárcel. No tarda en llegar. ¿Te pido un café? -No, muchas gracias, compañera. Oye. -¿Sí? -¿No sabrás para qué me llama? -No, supongo que para las municipales. Están discutiendo las listas. -Sí. Mira esto y esto, ¿vale? -Perfecto. -¿Te das cuenta? No digo que fuera un error pactar con el diablo para que nos legalizaran. Pero veo esa bandera y me da un no sé qué. Pasé 38 años en el exilio. Soñando en volver con la de la República. Y mira. -Hay momentos en los que toca hacer borrón y cuenta nueva. -Ya lo sé, pero duele. Tanto dolor para llegar a eso. Heroína. Pero ¿eso no es carísimo? ¿De dónde saca el dinero? -Pues supongo que del bar, de las actuaciones. Principalmente, de un dinero que nos dio mi padre. Se lo dio a María,... ...se lo dio a Carlos, a mí, a Inés, a todos. -¿Tus padres saben algo? -No, qué van a saber. A mi madre no se lo puedo decir. Mi padre enfermo del corazón, no se puede. -Heroína. ¿Y de dónde la saca? ¡Olé! -¡Dale! -¡Olé! -¡Olé! ¿Cuánto has sacado? -Ya está, tranquila, vámonos. -¿Qué? ¿Adónde vamos? -Al chalé de mis padres. -¿No habrá nadie? -No. Lo siento, compañero. No he podido venir antes. -No te preocupes, no tiene importancia. ¿Cómo estás? -Bien, bien. Las expectativas de voto son buenas. -Qué alegría. -En las legislativas podemos sacar de 20 a 30 escaños. Las municipales pueden ir mejor. -Estupendo. -Por eso te llamo. -Estoy a plena disposición del partido... ...para todo lo que necesite de mí. -Hemos hablado mucho de ti en la dirección. Mira, Miguel. No es nada personal. Pero esto no favorece. Todos saben que es tu hija. La hija de un comunista no puede ir por ahí enseñando el parrús. Es la cosa de la moral proletaria. -¡La leche que os han dado! Escondéis la bandera republicana y os parece bien. Os bajás los pantalones delante de todo dios y os parece cojonudo. Mi hija es una artista como la copa de un pino. Es mayor de edad y muy decente. Sale desnuda porque lo exige el guión. ¿Y me sales con lo de la moral proletaria? -Baja el tono. -Bajo el tono cuando me da la gana. Sale desnuda en una revista, ¿y qué? Como otras artistas. ¿Te recuerdo que Marisol también salió desnuda en "Interviú"? Y no dijisteis ni mu. -Cálmate. -No me da la gana. Mira, date la vuelta. Mira esta bandera. -¿A qué viene eso? -¿A qué? Esta bandera la defendían los franquistas. La nuestra era otra. La nuestra era roja, amarilla y morada. ¿Dónde está? -No mezcles las cosas. -¿Dónde? No la veo por ningún lado. ¿Me dices que mi hija daña la imagen del partido? -Digo que te tranquilices. -¡No me sale de los huevos! Entérate de una vez. No sé dónde estabais en el franquismo. Sé dónde estaba yo. Me tuve que ir de España para poder comer. Y nos costó Dios y ayuda levantar una célula del PC... ...en la Renault. Cuando volví, quería comerme el mundo. Cuando la dirección empezó a decir que sí a todo,... ...por contentar a los militares, yo me la tragué. Y lo hice por militancia, compañero. Y porque tengo conciencia de clase. Y porque... ¡Vete a la mierda, coño! -Espera. -¡Que te den por el culo! Proletariamente hablando. Portazo "Hay que atacar al capitalismo". "Hace falta unidad de la clase obrera". -¡Anda, ya, hombre! -¿Por qué lo quitas? -Porque me da la gana. -Habla uno de los tuyos. -Que me olvides. Tío, me voy. Venga. Adiós, señores. -Adiós, zascandil. -¿Has vendido alguna vez el gordo? -Sí, en la otra administración. Repartí 50 millones. -¡50 millones de pesetas! Y lo dices así. ¿Y has tenido alguna corazonada? -Hoy, el primer premio va a acabar en la niña bonita. -En la niña bonita, ¿eh? -Te lo traigo. -¿Esto es para mí? -Claro. -Gracias. -Cierra los ojos y piensa en qué te gastarías el dinero si te toca... ...la niña bonita. "Queremos un gobierno de unidad obrera,... ...de alianza obrera". "Imponer este gobierno sería una conquista de las masas trabajadoras". "Y un acicate para movilizarnos". ¿Este señor de la Liga Comunista Revolucionaria quiere la revolución? Como ganen, nos quitan hasta el televisor. El televisor te van a quitar. ¿Le sirvo un poco más? No. Señora. No quiero, gracias. Yo sí, Rufi. Perdone, doña Herminia. ¿Qué te pasa? ¿Qué piensas? No, nada. Esta tarde, cuando jugaba a la petanca,... ...unos de UCD repartían octavillas. Uno que me conocía me dice: "Qué de tiempo sin verte por la sede". Que les alimente. Mejor para ti. Tendrás tiempo para tus cosas. Eso digo yo. Pero esto no se queda así. Esto no se queda así. Miedo me das. "...y de tu alegría". "En el centro siempre está la esperanza". "En el centro de tu vida... ...en el centro de tu alma..." Carlos. Josete. ¿Qué haces aquí, macho? Esperar el autobús. ¿Vas a votar pasado mañana? Claro, ¿tú no? Sí, claro. No sé si votar al PC o al PSOE. Al PC, yo al PC. ¿Recuerdas cuando leímos "El libro rojo de Mao" en el instituto? -Hasta luego. -Hasta luego. Adiós. -¿Sabes qué vi en una librería de la Gran Vía? La obra completa de Mao por 50 pelas, cinco tomos. Qué baratas. Yo tuve que ir a Fuente Taja. Y me lo tuvieron que vender por debajo del mostrador. Ahí va ese. Qué rabia me da. Olvídala, macho. Ojalá te mates con esa mierda de coche. "Que se estampase con el coche". "O que le cayera una teja en la cabeza, me daba igual". "Todo servía para que ese idiota desapareciese de la vida de Karina". "Y de la mía. Los celos son malos consejeros". "Uno piensa barbaridades de las que luego se avergüenza". ¿Qué haces aquí? Acabo de llegar y no tengo sueño. A mí me pasa lo mismo, hijo. Pero a mí me pasa todas las noches. Mira, me voy a tomar yo también un poco de leche. ¿Y a ti qué te pasa? Nada. Sí, algo te ocurre. Es por Karina, ¿verdad? Ya se te pasará. Mira. Cuando yo tenía tu edad, me enamoré de un chico... Fue el primero que me besó. En la boca. ¿Qué te piensas? ¿Que vosotros habéis inventado los besos con lengua? ¿Me hablas de le época de la República? Qué República ni qué ocho cuartos. Yo tendría dieciséis años. Pues sería en 1917. ¿1917 y os dabais besos con lengua? Hombre. ¿Te crees que éramos tontos? Claro. El chico se llamaba Fermín. Y el apodo de su familia era el Chirla. ¿Y qué pasó? Pues que me dejó por otra. Yo sufrí. ¡Huy! Me pasaba como a ti, no podía dormir. Pero luego me pretendió el abuelo. Y nos casamos. Y bien felices que fuimos. ¿Y del Chirla este qué fue? Pues se hizo fascista. Y al pobre le mataron en esa carnicería que fue la guerra. ¡Ay! Bueno. Me voy a la cama. Voy a ver si echo un sueñecito. Y ánimo. Con Karina no se acaba el mundo. Fíjate tu hermana y Eugenio, ¿eh? Sufrieron hasta casarse. Y luego cada uno por su lado. Buenas noches. Buenas noches. Hasta mañana. Miguelón, deja de dar vueltas que son las dos y media de la mañana. -¿Cómo no voy a dar vueltas? ¿Sabes qué me ha dicho ese desgraciado? -Sí, me lo has contado veinte veces. A dormir. -No cuentan conmigo ni para las municipales ni para nada. -Y dale. -Y dice que el desnudo de Fraçoise emborrona la imagen del partido. ¡Será gilipollas! -Ya está bien, Miguelón, a dormir. -Está bien, está bien. Sí que está bien. Esto se acabó. -¿Qué haces? ¿Rompes el carné del Atleti? -¿Del Atleti? Estás loca, eso es sagrado. Estoy rompiendo el carné del PC. No apoyaré a un partido que tira a la basura el ideario republicano. -¿Ya no eres comunista? -No sé lo que soy, Paquita. Pero tengo claro que esta vez no les pienso votar. (RECUERDA)(ERNESTO) "El partido no te ve". "No eres elegible, así de claro". "Hay compromisos ineludibles, entiéndelo". Antonio. ¿Qué haces aquí? Dándole vueltas a las cosas, Merche. ¿A qué cosas? A todo lo que hemos hecho hasta ahora. No puedes seguir pensando en lo mismo. Ya lo sé. Tienes razón. El domingo vienen a comer Tony e Inés. Estoy muy preocupada por la niña. No sé lo que le pasa, pero le pasa algo. Yo creo que está bebiendo. ¿Tú qué crees? Pues que no. ¿Cómo va a beber? Pues no sé. Pero trabajar en garitos de noche no es bueno. Y deja a su hijo con Eugenio. Es que yo... No lo entiendo, de verdad. Yo tampoco lo entiendo... ...lo mal que se portan estos conmigo. Vámonos a la cama, anda. ¿Qué he hecho mal? Pero lo de mi pobre hermano es peor. Toda la vida defendiendo al PC y le pegan una patada. La política es así, parece mentira que no te des cuenta. Mira ahora los de UCD, quieren echar hasta a Suárez. Y los del PC, a Carrillo. Y si ganasen los del PSOE, harían lo mismo, a degüello entre ellos. Es así. Es que ni siquiera me llaman. Me tienen aquí solo y ni me llaman. Encañonado por los cañones de Navarone, pero no me llaman. Aquí no llama nadie. Aquí no llama nadie. Déjalo ya. ¿Eh? "A menos de 24 horas del gran día,... ...partidos y electores en la jornada de reflexión meditan su decisión,... ...conscientes de que España se juega mucho con su participación". "Dar un paso más en la consolidación..." -Buenos días. -Buenos días. Hay café en la cocina. -¿Sí?, qué bien. Voy al despacho. -¿Trabajáis los sábados? -No. Pero tengo que adelantar trabajo. Eugenio. Si hablas con Inés, llámame con lo que sea. -Sí. Si no viene, iré al centro a comprar unas cosas. -Que no te vea mi madre. Ni mi padre ni nadie. -Como quieras, pero ocultándolo no la ayudas. -Dame tiempo, ¿eh? Que no te vea nadie. Es distinto a los demás, Clara. Este ni lo intenta. -¿No intenta el qué? -Meterme mano. Ayer estuvimos en el coche dos horas habla que te habla. Pero de lo otro nada. Señora. Se le ha caído esto. -Gracias. -Todo un caballero. Con decirte que ni me tocó un hombro, ni un muslo, ni la cintura. Ni me rozó el cierre del sujetador, como hacen todos. -¿Qué tal? -Hombre, don Luis. -A ver si le pasa algo. -No. -Que es un caballero y ya está. Eres mayor, haz lo que quieras. Tonteas con un señor mayor. -No tonteo. Bueno. Lo reconozco, es un poco mayor. -Te saca 30 años. -¿Y mi padre cuántos te saca a ti? Tiene mundología y dinero. Estoy harta de salir con chicos a los que les pago todo. Este por lo menos me lleva en palmitas. -¿No habréis hecho nada? -Todavía no. Pero estoy al caer. -¿Qué quieres decir con eso? -Pues que cualquier día de estos caigo. A lo mejor... -Hablas como una francesa. -Soy francesa. -¿Vienen esas croquetas? -Sí, están al caer. Hola. -Hola, Karina. -¿Nos vamos? -Sí. Bernardo, espérame fuera, ¿vale? -Vale. -Ahora voy. -Karina, ¿qué tal? -Bien. -Me alegro. -Quería hablar con Carlos. -Sí, claro. Frota, lo quiero como un espejo. -Carlos, esto no puede seguir así. ¿El qué? No te hagas el tonto. Es que me estás huyendo. Parece que te doy asco. ¿Pasa algo? Te hablo. Que soy yo, Karina. Sé muy bien quién eres. ¿No podemos ser amigos? Eso pregúntatelo a ti. No te estás portando bien conmigo. Bueno, porque me voy de viaje,... ...pero tenemos que hablar. ¿Te vas de fin de semana? ¿Y la votación? ¿Otra vez empiezas? Bueno, me voy. Hasta luego. -Adiós. "No podía remediarlo. Me pasaba los días deseando verla". "Y cuando la tenía delante me ponía a discutir". "Aquellos meses fueron un suplicio". "Yo cada día más enamorado de Karina". "Y ella pasándoselo en grande con ese cretino". Estréllate, malnacido. Buen tiro. Bueno, no tan bueno. A ver si lo mejora, don Antonio, le toca. Don Antonio, le toca. ¿Cuánto queda para las municipales? No sé. ¿Cómo que no? Bueno, unas cuatro semanas. ¿Por qué me lo pregunta? Cuatro semanas. Nos vamos, Pepe. Si acabamos de llegar. Es sábado, mi día libre, tenemos todo el tiempo del mundo. Ya lo sé, Pepe. Pero yo tengo otras cosas en la cabeza. Bueno. Si tiene otras cosas... Me quedaría contigo aquí toda la vida. Para siempre. -No podemos, Inés. -¿Por qué? -Vienen mis padres mañana a primera hora. ¡Oh! Todavía faltan un montón de horas. Yo no sé por qué dicen que es mala. Se ve que no tienen ni idea. Porque cuando la tomo soy la mujer más feliz del mundo. ¿Sabes una cosa? -¿Que estás loca por mí? -Sí. Estoy loca. Estoy loca por ti. Sí. Qué plataformas tiene el productor. -Y además lleva alzas, te lo digo yo. -¿Y eso qué es? Una plantilla en el zapato para parecer más alto. Salí con un chico que las llevaba. Cuando se descalzó se quedó en nada. -¿Por qué se descalzó? -Clara. -¡Ah! Ya, ya, ya. -En todo lo demás iba sobrado. Es lo bueno de los bajitos, van sobrados. Y si son zurdos, más. Hola. Françoise. Tía. ¿Qué? Hola. Te presento a Víctor Pozo, el famoso productor. Mi tía Mercedes. -Mucho gusto. Encantada. Tienes una tía "very beautiful". Muy muy "cool". ¿Qué, os vais a dar un paseo? No, vamos al cine. -Y a cenar a las afueras. "Asfixion" en Madrid. "Come on, baby", vamos. ¿Qué ha dicho? -No sé. Suelta frases en inglés. ¿Es inglés? De Béjar, pero fue una semana a Londres, se le ha pegado. Bueno, tía. Pasadlo bien. Adiós. Adiós. ¿A ti qué te pasa? A ver. -¿Qué te ha dicho? Que soy muy muy "cool". Aquí tienen sus vinos. Gracias. Cuente conmigo. Vamos a ver. Yo quiero que seas mi hombre de confianza, mi mano derecha. Y su mano izquierda y su brazo, si es preciso. Lo que me pida. Ojo, no quiero que dejes el ministerio. No me importa. ¿Cómo vas a dejarlo? Tienes muchos trienios. Pide un mes sin sueldo. Si la cosa va bien, pides la excedencia. Quiero mandarlos a paseo. Son una tropa, no se salva ni uno. Ya lo sé. Pero no te puedo pagar más. Yo esto no lo hago por dinero, lo hago por amistad. Tienes una querida joven, eso será carísimo. Un poco sí. Pero qué se le va a hacer. Cuando una persona de mi edad se enamora, ya sabe lo que pasa. No, yo no sé nada. Es que tiene unas piernecitas y unos pechitos... Ya lo has contado. ¿Le enseño una foto? Ya la he visto. Esta es nueva, del sábado, mire. No me diga que para ser fotomatón no sale bien. Pues muy bien, Pepe. Mira. Te voy a pagar lo del ministerio. Y mil duros para tus gastos. Conmigo tendrás más gastos. Lo que quiera. Es usted... ...como mi padre. Pepe. Pepe. ¿A ti qué mosca te ha picado? -No me ha picado ninguna mosca. -Quitas la bandera del PC y pones la del Atleti. -Pues sí señor. El Atleti nunca me ha defraudado. Estos colores los llevo en el corazón. No lo entiendes, eres un fascista. Teléfono Y del Madrid. -Del Real Madrid. A mucha honra. Aúpa Atleti. Bistró París-Nalón, dígame. Hola, papá. Sí, un beso. Tío. ¿Qué? Papá. Quita esto de mi vista. Dime, Antonio. ¿Eso que me contabas anoche es en serio? "¿El qué?". Que ya estabas harto de los del otro lado del muro. ¿Era en serio? Totalmente. ¿Por qué? Por nada, no te preocupes. Quiero hablar contigo. ¿De algo bueno o de algo malo? "Ya hablaremos luego". Venga, adiós. ¿Y tú de qué te ríes? -De nada. -No comas croquetas. Son de ración. Los productores decís a las chicas que serán protagonistas. Después, ya no os acordáis. -Hay al menos diez estrellas que son lo que son gracias a mí. ¿Qué sería de Marujita si no me hubiera conocido? O de la misma Conchita. ¿Y qué me dices...? ¿Qué me dices de Sara? -¿También lanzaste a Sara? -Claro. Sara no era nada. Cuando hagas mi película, no habrá quien te pare. Bueno, ¿qué? ¿Vamos a mi apartamento? Está a pie de playa. -¿Ahora? ¿No dices que está en Valencia? -Llegamos en un pispás, corazón. Y nos vamos a zampar una caldereta de langosta. -Pero es un poco tarde, ¿no? Y no tengo ropa. -Qué más da, mañana te compras lo que quieras. Pero ¿tú no me habías dicho que eras medio francesa? Pues no lo entiendo. -Es la fama que tenemos, pero las españolas son las que cardan la lana. Bueno, vamos a la playa. Para que luego no digas. Pepe. Dame eso. ¿Estáis bien? ¿Qué? -Tu padre ha entrado al bar. -¿No te habrá visto? -No, tranquilo. -¿Sabes algo de Inés? -Ni llamó ni vino. -En el café teatro no saben nada. Hoy vendrá a dormir. No está más de dos o tres días fuera de casa. -Me gustaría darles un abrazo a tus padres. -Cuando se arreglen las cosas, pero ahora no, que no te vea nadie. -Tendrán que saberlo. Teléfono Dígame. Hola, Carola. ¿Qué tal? Bien, bien. A ver si la próxima vez venís los dos. Sí, te le paso. Adiós, un beso. -Hola, cariño. ¿Qué tal? Sí, sí... ¿Oriol está bien? No, todavía no la he visto. Ya lo sé, mañana tengo que estar ahí. Sí. Sí, sí, que se ponga. Solo quiero que me eches una mano. No te pido tanto. No puede ser, por favor. No cuentes conmigo, lo que me faltaba. ¿No dices que no tienes nada ver con Carrillo ni con el partido? Una cosa es que me enfade con el PCE,... ...y otra que trabaje en un partido de carcas. Carcas no. Pues una panda de derechistas. -Nuestro partido no es de derechas. -Antonio, ¿qué pinta este aquí? Mi asistente. Vamos a ver, Miguel, que no me escuchas. Te propongo un partido de centro izquierda,... ...que es lo que tú aportas. ¿Tengo que repetírtelo mil veces? -Yo lo entendí a la primera. Me ha convencido. -¿Te quieres callar? Parece mentira que intentes convencer a un comunista. Me sale la conciencia de clase por los poros. ¡Que trabaje en un partido reaccionario! Estás conmigo o no. No, ya estoy fuera de circulación, "kaputt". Qué va, siempre quejándote. Tengo muchas obligaciones, la casa, el bar. -Este bar se lleva solo. -Calla. No te va a llevar mucho tiempo lo nuestro. ¿Lo nuestro? Querrás decir lo tuyo. No me escuchas, Miguel. Quieres ganar las elecciones de Sagrillas. Porque quieres ser el alcalde de Sagrillas, ¿o no? Pues claro. ¿Qué tiene de malo? -Y de Almuz. -Pepe, cállate. Por favor. -Voy un momento al baño. -Bueno. Hasta pasado mañana, Mercedes. Hasta el lunes. ¿Qué vas a hacer mañana? No hay nadie que me quiera, nada. Me voy a quedar para vestir santos. Claxon No digas tonterías. ¿Y ese? ¿No es el lotero que viene a por ti? Sí. ¿Estoy guapa? Guapísima. A ver si hago algo. Adiós. -¿Qué tal, guapa? -Bien. Teléfono ¡Por Dios! No me van a dejar ni terminar el rosario. ¡Jesús! ¿Quién es? Me voy a retrasar. Tengo papeleo. Luego voy a llevarle la ropa limpia a Tony. Díselo a Antonio. Si tardo, vais cenando. Pero si Antonio no está aquí. Ha llamado diciendo que vendrá tarde. ¿Y dónde ha ido? "No sé, con Pepe, no sé adónde". Qué raro. "Oye, Mercedes". ¿Inés va a venir mañana a comer? "¿Inés?". No me llama ni aparece. Quiero saber de Oriol. No sé, está actuando por ahí. Bueno. Adiós, hija, adiós. "Bueno, que te extraño". ¿Voy luego a tu casa? -"Me encantaría". Pero no es buen momento, Cecilia. -Como el dulce de leche. -No puedo. -Tú me llamas, chao. -Adiós. -Mira, Tony. Si hoy no viene, mañana hablo con tu madre. Entiendo que no quieras que tu padre lo sepa. Pero Inés es la madre de mi hijo. -Ya lo sé. Vamos a hacer una cosa, si ni aparece hoy,... ...hablo mañana con mi madre y que sea lo que Dios quiera. Te voy a contratar. ¿Tú me vas a contratar a mí? Sí. De asesor personal, de segundo de a bordo. Además,... ...te pagaré cien mil pesetas. Cuando ganemos las elecciones,... ...ya hablaremos tú y yo, ¿me entiendes? ¿A ti qué te pasa, Antonio? ¿Solo sabes arreglar las cosas con dinero? Necesito que me ayudes, ¿no lo entiendes? Para eso ya tienes a Pepe. Es un asistente. No es de Sagrillas. No conoce a los comunistas. Ya. Si vamos juntos, hacemos una unidad con ellos. ¿Has perdido la memoria? Nos ocuparon las tierras. Casi me abren la cabeza. Es otro momento, estarán desencantados de Carrillo. Si te ven conmigo, nos votarán. Y ganamos, Miguel. Si nos votan mucho, ganamos. Lo sé. ¿Veinte mil duros, dices? Veinte mil duros pongo, pajarito. Como parece que te sobra el dinero,... ...despilfarra, Antonio Alcántara. Rellena todos los cheques, me da lo mismo ocho que ochenta. Verás la cara de alegría de la Loba cuando vea este cheque. ¿Hecho? Hecho. Hecho. A mí me encanta Brigitte Bardot. Es divina, ¿verdad? Y de las americanas,... ...Jane Fonda. De las españolas... No sé... Conchita Velasco. Gracita Morales. La vi en una obra de teatro y me encantó, es muy simpática. ¿Dónde están los cigarrillos? ¡Tengo unas ganas de empezar a rodar! Estoy pensando que podría preparármelo para ser mejor. Hacer un curso de interpretación o no sé. ¿Sabías que mi perfil derecho es mejor que el izquierdo? Víctor. Derecho, izquierdo. Derecho, izquierdo. Mira mi perfil, Víctor. Víctor. Todos los hombres sois iguales. Víctor, no te hagas el muerto. ¡Víctor! ¿Qué te pasa, Víctor? "Il est mort". ¿Qué he hecho? Víctor. ¿Y la película que vamos a hacer? Unión Revolucionaria Manchega. Si no mete la palabra revolucionario, explota. Vamos a ver. ¿Dónde vamos con el revolucionario a ese pueblo? Se espanta la gente. No nos vota nadie. -Unión Democrática Manchega me gusta. Suena muy democrático. Allí no hay ni ambulatorio, ni colegio. Haremos un centro para ancianos con tele... ...para que vean a tu Atleti. -Bueno, para ti la perra gorda. -Pienso como Ud., si se me permite decirlo. Nos tenemos que hacer con el pueblo de Uds. Después, con Tobarra. Después, con Albacete. Y después... -¿Qué, Pepe? -La Moncloa. -¡Coño, Pepe, qué buena idea has tenido! ¿Qué pinta en esto este tarado? Era mi chófer. Ya lo sé. Pero está enfermo de la cabeza. ¿Qué quieres? Tío, me voy. Vale, ya es muy tarde. Mañana no vengo. Abrid a las 9, que vienen las porras. Mañana es domingo. A las 8.30 entonces. Adiós, papá. Adiós, heredero. Aprietas. La mili un paraíso. Muy bien. ¿Por dónde íbamos? ¿Todavía seguías trabajando? Tu tío te explota. Nada, ya me voy. Te llevo a casa. He terminado. No. He quedado con Josete. Cojo un taxi. Bueno. Haz lo que quieras. Ese es el coche de tu padre. ¿Está con tu tío? Sí, hacen los estatutos. ¿Los estatutos? ¿Qué? Pregúntale a él. No tardes, ¿eh? ¿Por qué has tardado tanto, macho? He salido cuando he podido. Yo trabajo. Bueno, tranquilo. Estás siempre malhumorado. ¿Qué hacemos? Pues... A ver si ligas y te olvidas de Karina. Deja ese tema. Te lo digo en serio, hay muchos peces en el mar. Me jode que se vaya con ese. Y dale. Estás obsesionado, macho. Estoy como quiero. Piensa en otra cosa. No quiero. -¡Joder! ¿Esa no es la madre de Karina? Vamos. Yolanda. ¿Te pasa algo? Karina ha tenido un accidente de coche en Valencia. ¿Cómo? Llamaron del hospital. Voy para allá. ¿Está bien ella? No lo sé. Voy contigo. -Yo también. Y reformista. Hay millones de partidos así. Ahí va. Pasa. ¿Qué más da? Como nosotros ninguno. Hay muchos partidos reformistas. No me da la gana quitarlo. Buenas. Buenas. ¿Qué hacéis? -Escribir los estatutos. ¿De qué? De la Unión Democrática Manchega. Me presento a las elecciones municipales. -Por Sagrillas. Por mi Sagrillas. Es una locura, pero se le mete una cosa en la cabeza y no se la sacas. ¿Otra vez con la política? Lo llevo en la sangre. No empecemos. No empecemos otra vez. Un minuto de receso, enseguida vuelvo. Vale. Te advierto una cosa. Si empiezas con la política, te olvidas de mí. ¿Me has oído? Bueno. Pues eso. Acaba con eso. Sí. Podemos continuar, no hay problema. Eres tonto, vamos. Y tú muy guapa. Antonio. Hemos variado un poco y he quitado lo de reformista. -Bueno. -¿Yo? No tengo nada que ver. Ahora me va a caer a mí. ¡Merche! ¡Merche! No sé si mi hermano vale para esto. ¿Vuelvo a poner reformista? Ponlo. Creo que mi hermano no vale para esto. ¿Y cómo es el chico con el que sale? -Un cabrón de buena familia que toca la guitarra, eso es. -¿Y cómo se ha metido en esto, qué le ha pasado? -Yo qué sé. Ya me gustaría saberlo. -Fíjate qué horas. Ya no va a venir. -Llega más tarde incluso. Timbre ¿Será ella? Hijo, perdona, es muy tarde. Pero he visto luz. Eugenio. Anda, Eugenio. ¿Cuándo has llegado? No me dices que está Eugenio aquí. No, es que vine ayer. ¿Ayer? Y no me dices nada, es para matarte. Toma, ropa limpia, planchada. -Gracias. Qué alegría más grande verte. Estás como siempre. Te echamos mucho de menos. -Yo también. ¿Oriol está dormido? Se ha quedado en Cuenca. ¿Se ha quedado en Cuenca? Está con Carola. Está bien. Ya. ¿Y tu hermana no ha llegado todavía? -No. No, la estábamos esperando, no ha llegado. ¿Hay algo que me queráis contar? -Por eso he venido a Madrid. De eso quería hablarte, Mercedes. ¿Qué quieres decir? He venido por Inés. ¿Le pasa algo? -¿Por qué no te sientas? Tenemos que hablar. ¿De qué? -De Inés. De Inés. Siéntate, Mercedes. Siéntate. No me quiero sentar. ¿Me vais a decir lo que pasa o no? -Inés... ¿Qué? -Inés tiene un problema. ¿Qué clase de problema? Tiene un problema grave. Y va a necesitar toda nuestra ayuda. -Se droga. Pero ¿qué quieres decir, que fuma? No, mamá no fuma, se droga... Tú lo sabías, ¿verdad? ¿A qué esperabas para contármelo? ¿No me lo pensabas contar? -He hecho todo lo que he podido. ¿Qué droga? -Heroína. ¿Heroína? Pero heroína... ...es la droga más fuerte de todas. -No se sabe mucho sobre la heroína. Lo vi... ...en aquella película de Frank Sinatra. Engancha. Mi hija. -No sé mucho, solo lo que leo en los periódicos. Ni el médico que vino sabía. ¿Cómo que vino el médico? Vino porque estuvo mala. ¿Qué tenía? -Se llama síndrome de abstinencia. ¿De qué? Es lo que tienen los drogadictos cuando no consiguen la droga. Hace unas semanas detuvieron a los que se la vendían. Y no había manera de encontrarla en Madrid. Esto se veía venir. La culpa la tenemos nosotros. La tengo yo. ¿Y por qué no me has dicho nada, Eugenio? Tenéis un hijo en común. Me enteré ayer. ¿Qué querías que te contara? ¿Dónde está tu hermana? -No lo sabemos. Deja de beber ya. ¿Y si se muere? Si se muere... Esto no te lo perdono, Tony. Y a ti tampoco. ¿Dónde se consigue esa droga? ¿Qué haces? Quítate el abrigo. Déjame. No conseguimos nada, déjalo. ¿Qué haces, adónde vas? No quiero que vengas conmigo, déjame sola, por favor. ¡Te lo dije, Eugenio! No le teníamos que decir nada. -Tranquilo, Tony, tranquilo. Tranquilo. Lo siento, Tony. Si quieres, me quedo unos días contigo. -Mamá, ¿estás bien? ¡Mamá! ¿Estás bien? ¿Estás bien? -Hola. ¿Qué tal, mamá? ¿Qué haces aquí? Hombre. No me lo puedo creer. ¿Cómo estás? Eugenio, cuánto tiempo sin verte. -Yo estoy bien. ¿Y tú cómo estás? -Bien. ¿El niño bien? -Bien, está muy bien. Qué raros estáis, ¿no? ¿Qué os pasa? Quieres matar a tu padre, ¿verdad? Pero ¿qué dices? Tienes un hijo. -¿Y tú qué les has dicho? -Que estás colgada de la droga. -¿Eso les has dicho? -Sí. -Yo no estoy colgada de nada, mamá. Ya está bien, Inés. No, de nada. Una vez me fumé un porro, me sentó mal, tuve que llamar al médico. Teniendo a Oriol,... ...¿cómo me voy a meter en una cosa así? Tony, eres un poco cabrón y un poco mentiroso, ¿no? ¿Y esto qué es? Nada, nada Nada. Suéltame. Suéltame. Mamá, me quiero ir. Me voy. Me voy. -Inés, Inés, párate. -No me toques. -¿Adónde vas? -No me toques. -Mamá, dame las llaves. Dame las llaves. Dame las llaves. Siéntate. Mamá. Siéntate. Por favor. ¡Me cago en la puta! -¡Joder! Lo siento. Es papá. A tu padre no. ¿Me has oído? ¡Me cago en la madre con las dos cerraduras! Antonio. Hombre. Está aquí Eugenio. ¿Cómo estás, Eugenio? Qué alegría verte. Lo mismo digo. ¡Me cago en la mar! Mira, si parece un hombre y todo. ¿Qué hacéis aquí? ¿Y tú qué haces aquí? Necesitaba la máquina de escribir. ¿Me la dejas? Sí, ahora te la traigo. ¡Qué majo estás! ¿Cómo va todo? Bien, vine a resolver unos asuntos. Hola, hija. -Hola. Te la traigo. Sí. ¿Qué hacéis en el hall? Me encontré a Eugenio. Y hablando... -Aquí, charlando. Bernardo nunca corre. Se nos echó el coche encima. -Ha sido un milagro que no te haya pasado nada más. ¿Seguro que estás bien? -Sí, mamá. -Te lo tengo dicho, no te subas con nadie en el coche. -¿Querías que viniésemos en tranvía? -No me hables así, cómo eres. -Perdone. ¿Se sabe algo de Bernardo Sánchez? -No, ya les avisarán. -¡Dios mío, que no le pase nada! Qué poca traza te ha quedado de cura, Eugenio, hijo, de verdad. Siempre has tenido pinta de curilla, hasta cuando no lo eras. En la boda parecía que él hacía la ceremonia. Y ahora vive con una chica sin casarse. ¿Te piensas casar o no? Sí, claro, seguramente. Más adelante. Ya veremos. Más adelante. ¿Has visto? Cómo han cambiado las cosas desde que murió Franco, Dios Santo. Y qué deprisa. Ahora las mujeres quieren tener hijos sin casarse. Las parejas quieren arrejuntarse. Cuando se divorcian, como suecos. Como suecos. ¿No te espera Miguel abajo? Ya voy. ¿No te vas a casa? Enseguida. Estoy aquí a gusto. Me gusta que, aunque no estéis juntos, os llevéis bien. El páter y tú. Bueno. Pues nada. Voy a tener que irme. Merche, no me esperes, tengo mucho lío. Intento montar un partido antes de las municipales. A ver si me sale. ¿Cómo se llamará? Unión de Centro Manchego, es de centro, pero manchego. Triunfáis seguro. Ha sido un gusto verte, hijo. Lo mismo digo. Adiós. Adiós, Tony. -Adiós. Adiós, cariño. -Adiós. Por cierto... ¿Hasta cuándo te quedas? Mañana. Me voy temprano. Temprano. Bueno. Cuando vengas a Madrid,... ...avísanos. -Sí. Hasta luego, Antonio. Pero avísanos, que sabes que te queremos mucho, coño. Hasta luego. Hasta luego. Me gusta esa pinta que no es de cura. -Adiós. Adiós. Carlos. De verdad, gracias por haber venido. Cómo no iba a venir. Ayer quería que os la dierais con el coche. Perdóname. Soy muy bruto. Pero ya he cambiado. Qué bobo eres. Ya he asumido lo de que estéis juntos. Ninguna pareja dura. Mejor que lo dejes con él y no conmigo. -Familiares de Bernardo Sánchez. -Sí. -Soy su mujer. -Ha sido ingresado en la UVI. Pero la operación ha salido bien y se encuentra estable. -Vale. ¿Cuándo podré verle? -Si no hay complicaciones,... ...en 48 horas lo subiremos a planta. La tendremos al corriente, señora -Vámonos, cariño. Vámonos. -Ibas con él en el coche. -Sí. ¿Es su mujer? -Cariño. Aquí ya no hacemos nada. -Espera. Yo no sabía que estaba casado. -No te preocupes. Ya estoy acostumbrada. Eres una alumna, ¿no? -Anda, hija, vamos. -¿Quieres que le diga algo? -No. -Vamos. Vamos. -Bueno, sí. Sí. Le dices de mi parte que se vaya a la mierda. -Venga, cariño. -Carlos. ¡Carlos! ¿Qué haces aquí? Se ha muerto. ¿Quién? Va y se muere de repente. -¿De quién hablas? -Mi productor. Pensaba que estaba dormido, pero estaba muerto, muertísimo. No vuelvo a salir con un carcamal. Se mueren y te sientes fatal. Prima, nos vamos a Madrid. ¿Te vienes? Sí, por favor. Nunca más. Si se quieren morir, que se mueran Pero solos. Yolanda, es mi prima, que si la acercamos. -Sí, que se venga con nosotros. ¿Cómo te has metido en esto, hija? ¿Cómo? No estoy relacionada con las drogas. Hija. No. Solo de noche, alguna vez. Con la música, toman cosas. Si no lo reconoces, no te podemos ayudar. ¿No lo entiendes? Lo que dice este es mentira. Hacéis un castillo de un grano de arena. Escúchame, Inés. Vente conmigo una temporada. Si sales de este ambiente, es más fácil dejarlo. -Déjame en paz. -Inés. -¿Qué? -Intentamos ayudarte. -No me podéis ayudar, ¿vale? ¿Por qué no lo reconoces? ¡Hija, por Dios! Tienes que reconocerlo. ¿Qué es esto? ¿Qué es esto? No lo sé, no es mío. Esto ha ido demasiado lejos. Es que es inútil. Me voy a casa. Y vamos a hacer lo que yo diga. Te quedarás aquí sin salir a la calle... ...hasta que yo sepa cómo se cura esto. Estás loca. Cállate. Hijo. Digo que no puede pisar la calle. -Mamá. Tu padre no puede saberlo, porque se muere. Hijo. Hijo. Me voy a casa. Si necesitas algo, lo que sea, me llamas. Qué mal día para encontrarnos. -Mercedes. Eugenio. Dale muchos besos a Oriol... ...de nuestra parte. Lo haré, lo haré. Hijo. -Sí, mamá, no te preocupes. Si necesitas algo, me llamas. "El país se prepara para vivir la gran fiesta de la democracia". "La democracia en España maduraba a golpe de elecciones". "Nosotros lo hacíamos gracias a los golpes que nos daba la vida". "Karina acababa de sufrir un gran revés". "Pero se mostraba entera, lo mismo que mi prima Françoise". "El tiempo pasaba para todos". "Para bien o para mal, los españoles aprendíamos a dirigir el presente... ...y a labrar nuestro propio futuro". Me quedo contigo. Me das a elegir. ¿Te acuerdas cuando vinimos aquí... ...y les dijimos a mis padres que estábamos enamorados? -Me acuerdo. También me acuerdo que tu padre intentó romperme la cara. ¡Jolines, casi lo consigue! -Yo te he querido mucho. Muchísimo. -Yo a ti también, Inés. ¿Recuerdas el beso en la sacristía? Si cierro los ojos, aún lo puedo ver. Bueno. Pensé que íbamos a estar toda la vida juntos. ¡Ay, amor! Me quedo contigo. Si me das a elegir... ¿Y cómo está Carola? -Bien, está bien. ¿Y Oriol? ¿Cómo está? -Está precioso. Precioso. Pregunta a todas horas por ti. Tienes que salir de esta mierda. Me tienes que prometer una cosa. -¿El qué? -Que te vas a poner en tratamiento. No sé dónde, pero tiene que haber un sitio donde te saquen de esto. Tiene que haber un psicólogo, alguien que te ayude. -No lo sé, no lo sé. -Deja que te ayudemos, cariño. Me he enamorado. Te quiero y te quiero. Y solo deseo... -Lo voy a hacer. Lo voy a hacer. Te lo prometo. Lo voy a dejar. -Bien. -Bien. (TV) "A las 9 se abrirán los colegios a casi 27 millones de españoles... ...con derecho a voto". "Desde primeras horas, había ambiente electoral". ¿Por qué pones la mesa aquí? Estamos solas. Porque es domingo. Bueno, comemos en la cocina, perdón, en el office. ¿Antonio no puede dejar la política para después de comer? No tiene tiempo. ¡Dios mío! Por si faltara algo, se inventa un partido político. Timbre Le he dicho a Carlos que el teléfono ahí raya el mueble. Pero nada. Dígame. "Mamá, ven inmediatamente". ¿Qué pasa, hijo? "Inés está mal. Llamo al médico y nadie lo coge". ¿Y Eugenio? Se ha ido. No puedo calmarla. Mamá, ven ya, por favor. -¿Adónde vas, qué haces? ¿Qué haces? -¡Me tengo que ir! -¡Inés! -¡Déjame! -Mamá va a venir ahora. Ya, ya, ya. -¡Me tengo que ir! -Va a venir mamá ahora. ¡Déjame! -Venga, tranquila, tranquila. "¡Inés!". -"¡Déjame!". -"¡Ya, ya!". Tenéis que comer las dos, me tengo que ir. ¿Adónde? Una amiga tiene un problema. ¿Un problema? Mira, haced lo que queráis. ¡Jesús, qué familia! ¡Quieta! Ya está bien, Inés. Hija. "Como mi hermana, muchos se lanzaron en brazos de la heroína... ...sin saber muy bien lo que hacían". "Por diversión o por olvidar sus problemas,... ...se engancharon a la droga sin sospechar lo que ahora sabemos,... ...que la heroína les destruye y se lleva por delante a sus familias".

Cuéntame como pasó - T12 - Capítulo 210

10 feb 2011

 Sin el trabajo en el Ministerio y sin las obligaciones del partido, Antonio no sabe como ocupar tanto tiempo libre. Intenta quitarse las elecciones de la cabeza pero la propaganda está por todas partes.

ver más sobre "Cuéntame como pasó - T12 - Capítulo 210" ver menos sobre "Cuéntame como pasó - T12 - Capítulo 210"

Los últimos 1.657 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos