Dirigido por: Juan Manuel Blázquez

Esta serie es un diario de recuerdos que aporta una mirada diferente sobre comarcas, pueblos y lugares poco conocidos de nuestro país.

3631191 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
Cuadernos de paso - Cuaderno de El Soplao - ver ahora reproducir video 55.30 min
Transcripción completa

Al principio todo era oscuridad.

Durante siglos la piel de la cueva...

...se resquebrajaba de forma imperceptible,...

...dejando paso al agua y al carbonato cálcico...

...por pequeñas fisuras abiertas en sus paredes,...

...creando un extraño ecosistema dominado por aquella especie...

...de gusanos blancos que se multiplicaban por todas partes.

A un ritmo tan inconcebiblemente lento que a mis ojos...

...era como si se tratase de un cuerpo que evolucionase...

Viento. ...en eterna hibernación.

Y pasaron miles de años hasta que de repente...

...la paz de aquellos seres misteriosos se vio turbada...

...por un caos de sonidos, de chasquidos y golpes metálicos,...

...del arrastre de máquinas sobre raíles remolcadas pesadamente...

...por unos animales, cuyos mugidos se mezclaban con las voces...

...de otros seres de la raza de los hombres.

Los mineros cántabros inundando el interior de la cueva...

...con bocanadas de aire y de vida.

Música tradicional.

Quién sabe si fue entonces...

...cuando aquellos seres blancos casi eternos despertaron...

...para tomar conciencia de su propia existencia.

Así fue el laberinto...

...de pensamientos y de sensaciones en el que se perdió mi mente...

...cuando entré por primera vez en la cueva de El Soplao.

Gotas de agua y viento.

En el recuerdo la imagen de Peñasagra,...

...la de los Picos de Europa, la del valle del río Nansa,...

...la del verde de los prados de la alta montaña cántabra,...

...me llevan hasta las ruinas de La Florida...

...en la Sierra de Arnero, en donde empezó todo.

Porque fue en La Florida donde se iniciaron en el s. XIX...

...las explotaciones mineras para la extracción...

...de blenda y galena que precedieron...

...al descubrimiento de la cueva de El Soplao.

Está escrito que en 1855 se funda...

...la Compañía de Minas y Fundiciones de Santander,...

...absorbida 30 años después,...

...por la Real Compañía Asturiana de Minas.

Para ella trabajaron los mineros cántabros que conocí...

...y muchos de sus padres; en pozos como el Cereceo,...

...la Plaza del Monte, La Isidra y Lacuerre,...

...hasta el cierre de las minas de La Florida en 1979.

Atraído por la historia...

...de estos mineros inicié un recorrido...

...por el triángulo formado por los municipios...

...de Valdáliga, Herrerías y Rionansa que rodean la cueva.

Aplausos.

Pronto había de descubrir la certeza de la afirmación...

...de que los mineros no sienten ningún afecto por la mina.

Eran gentes que después de tantos años se percataban,...

...algo desconcertados, de que el trabajo en la mina...

...en la que dejaron su vida había pasado desapercibido,...

...de no ser por el interés que despertaban las paredes...

...de unas galerías a las que nunca prestaron demasiada atención.

Cantos de pájaros.

Y ahora, hasta famosos...

...trovadores de la tierra como Fernando Zaballa,...

...cantaba las excelencias de la cueva de El Soplao.

-Entre Herrerías y Roiz Rionansa y Bustriguado,...

...en la mina La Florida está la cueva El Soplado.

Yo no puedo describir por qué soy un trovador,...

...lo que la espeleología nunca tal cosa encontró.

Es la Capilla Sixtina,...

...obra de aquel Miguel Ángel, en donde los Papas rezan...

...la mejor decoración que en este mundo se hiciera.

Así, así es la cueva El Soplao,...

...que la entraña de esta tierra quiso Dios que construyera...

...la Sixtina más profunda, la madre naturaleza.

Aunque fue abierta al público en el año 2005,...

...la primera incursión de espeleólogos fue realizada...

...por el Espeleoclub cántabro treinta años antes.

Ya entonces quedaron fascinados ante la visión del gran número...

...y calidad de las formaciones excéntricas o helectitas,...

...verdadero tesoro de la cueva, a la que denominaron El Soplao...

...por ser la forma en la que los mineros definían al soplo...

...de aire que se produce cuando abriendo sus túneles...

...se encuentran con cavidades naturales como esta.

-Muchos años los mineros en estas cuevas entraron...

...y aprovechando sus grutas el mineral arrancaron.

Y no podían creer, que tal riqueza dejaron...

...al respetar el entorno que hoy tanto valor le damos,...

...que la mina La Florida los mineros nos dejaron...

...el tesoro más fantástico que en el mundo haya encerrado.

Así, así se puede entender la grandeza de esta tierra.

Si en lo más alto está el cielo y en lo profundo el infierno,...

...Cantabria tiene en su entraña lo mejor del mundo entero.

Los mineros,... pero ¿dónde estaban esos mineros?

Porque después de pasados más de 20 años desde el cierre...

...definitivo de La Florida, parecía como que aquella...

...sociedad de agricultores y ganaderos que me rodeaba...

...les hubiera absorbido hasta hacerles desaparecer.

Buscando información, mis huesos fueron a caer en Rábago,...

...una pequeña población perteneciente a Herrerías...

...situada en la base de la montaña de la cueva de El Soplao.

En Rábago conocí a Manuel de Cos Borbolla,...

...quien a pesar de insistir en que no era fotógrafo,...

...llevaba más de 60 años haciendo fotos a los cantabros...

...y por supuesto a los mineros.

Hombres de Herrerías, de Valdáliga, de Rionansa, de Cabezón de la Sal.

Viendo sus rostros pensé en que todos vieron El Soplao...

...antes que nosotros, los de la cultura de la vagancia...

...y el turismo que decía Manuel de Cos,...

...en cuyo discurso en seguida encontré un elogio...

...de la simplicidad que me sedujo hasta el extremo.

-El testimonio más fiel que existe es la foto.

Yo no soy fotógrafo, repito, pero constantemente aquí,...

...en Madrid, en el campo de concentración en Tenerife,...

...en el batallón, tuve siempre... no sé cómo explicarlo...

Que había que hacer una foto,...

...que había que reflejar eso de alguna forma, ¿no?

Manuel de Cos siempre confió en la verdad de la foto.

La foto como punto cero...

...de las coordenadas de un espacio y un tiempo concretos.

A partir de ellas, cabían mil explicaciones, pero la foto...

...era única, real, concreta, íntegra en su desnudez.

Manuel de Cos tenía predilección por las fotos de las mujeres...

...que tanto trabajaron,...

...y tanto sufrieron, en los penosos años de posguerra.

Y, entre todas ellas, la de la tía Milagros.

-Esta mujer perdió aquí, en el pueblo, dos hijos:

Antonio y Severino. En la guerra.

Nunca se supo dónde habían perecido,...

...en los frentes de Burgos.

La tía Milagros.

También para mí tiene un recuerdo muy afectuoso, porque la conocí...

...y supe los sufrimientos que tuvo por la pérdida de sus hijos.

La tía Milagros. ¿Cuántas mujeres como ella...

...conocimos en los pueblos? Seguro que compartían...

...historias semejantes.

En cuanto a Manuel de Cos, no había lugar que escapase...

...a su inquieta mirada.

En el año 68, intenta entrar con su cámara de fotos...

...en El Soplao, basándose en unas palabras de su padre,...

...minero de La Florida, que le habló de sus estalactitas.

Pero la estibación estaba podrida y no pudo pasar.

Y en 1972, en Riclones,...

...en una cueva tras la vegetación, cerca del embalse de Palombera,...

...del río Nansa, Manuel descubre unas pinturas y grabados rupestres.

-Soy oriundo de la comarca, descubro una cueva prehistórica...

...aquí en Chufín.

Eso motivó... Vino Martín Almagro, de Madrid,...

...hicieron estudios de la cueva...

Y también creí necesario reflejar eso en fotos.

Martín Almagro Basch, por entonces director...

...del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, realiza...

...un primer estudio de las cuevas de Chufín que es publicado en 1973.

El descubrimiento se revela como una de las muestras...

...de arte rupestre más antiguas de Cantabria.

Con una edad estimada de entre 15 000 y 20 000 años,...

...y perteneciente auna época que la ciencia arqueológica...

...conocía como Gravetiense.

Recuerdo que, lleno de barro tras arrastrarme al interior...

...de la cueva, mi mirada se clavó en las figuras de ciervos,...

...de caballos, de formas inclasificables hechas...

...con líneas de puntos,...

...o grabadas en las paredes, que devoraban las mentes...

...de los antropólogos.

Mientras, mi cerebro se esforzaba por comprender, sin éxito,...

...el significado del concepto miles de años de antigüedad.

-Tengo 86 años. Sigo preocupado con que hay...

...que continuar.

Han descuajaringado el planeta Tierra, y hay muchas fotos aquí...

...que son una verdadera historia de la región esta.

Pocas veces encontré personas tan conscientes de la vida...

...como Manuel de Cos.

Un hombre vivo hasta el límite de su mirada y su corazón,...

...al que recordaré rodeado de sus fotos...

...y mazorcas de maíz.

-Cantabria se alimentó con borona, con maíz.

El cereal de los cántabros era el maíz.

La torta, la borona, las pudientas, los hormigos...

En Madrid eran las gachas, ¿no? Pero aquí era otra cosa.

El maíz. El alimento principal aquí fue la leche...

...de las tudancas y el maíz.

Tras hablar con Manuel de Cos, me acerqué hasta la vega, en Roiz.

No vi tudancas pero sí la ocasión de localizar a algún minero...

...de La Florida.

Porque ese día se celebraba la fiesta del Carmen.

Cuentan que antiguamente subían de rodillas a la iglesia,...

...por una promesa por un encargo difícil a la Virgen.

Quería hablar con gente que había trabajado en la mina...

...y no me pareció tan complicado.

Así que subí andando.

En el interior del pórtico, Carmina y Luisa,...

...entre velas y escapularios, me pusieron al día...

...de las costumbres.

Como la tradicional rifa del rosco, donado ese día por una familia.

O la actuación de los picayos del Carmen de Roiz,...

...que bajaban desde la iglesia acompañando a la Virgen.

Campanas.

Por lo que sabía, los picayos eran una institución en Cantabria,...

...con más de 500 años de antigüedad.

Y no había municipio que no se preciase de tener...

...su propio grupo.

Como los famosos picayos de Cartes, los de Comillas,...

...los de Novales, o estos de Roiz.

-Andrea, date la vuelta.

Y lo más importante, ni Carmina ni Luisa recordaban...

...que ningún año hubiese llovido en la fiesta del Carmen.

Para empezar a cantar,...

...venia pedimos primero...

...a nuestra Virgen del Carmen...

...que haga justicia en el pueblo.

Tras pedir permiso a la Virgen y siguiendo la tradición...

...de los picayos,...

...sólo los hombres podían danzar mientras que las mujeres...

...cantaban haciendo sonar sus panderetas.

La vara de la justicia...

...la lleva quien la merece.

La lleva el señor alcalde...

...y en sus manos resplandece.

Después de los picayos, venían los reencuentros...

...con los viejos amigos.

El colesterol, los vinitos, los botellines...

Y allí estaba Francisco Díaz.

Tenía 75 años, lo que le convertía en uno de los jubilados...

...de La Florida más jóvenes que podía encontrar.

Quedé con él en su casa, en el barrio de la Cocina,...

...también en Roiz.

Seguro que sus recuerdos no tenían desperdicio.

Lo primero que aprendí es que la cuenca minera cántabra...

...no era como otras.

Ya que, en realidad, los mineros eran ganaderos.

Trabajaban en la mina pero, antes de acostarse,...

...se ocupaban de las huertas, de las vacas,...

...de segar el verde con el dalle...

A las mujeres, como contaba Conchita, la esposa de Paco,...

...les tocaba la casa, los abuelos y las niñas,...

...limpiar la cuadra, ordeñar las vacas...

...y vender la leche.

Sacar adelante a la familia en los años 40 y 50 era muy duro.

Y, aunque era obvio, les pregunté de qué vivían.

Quería oírselo decir a ellos.

-De la mina, de lo que... -Bueno, de la mina y...

Y luego después...

Y luego después bajamos de la mina y teníamos las vacas,...

...sembrábamos las huertas...

Maíz, patatas,...

...alubias y...

Y claro, era una ayuda para la mina,...

...porque entonces se ganaba muy poco.

Me enseñaron una foto de su boda.

Parecían la pareja del momento, como se decía en las viejas...

...revistas rosas.

Me contaron que, en aquellos duros años,...

...el que trabajaba en la mina tenía una ventaja,...

...el economato.

Porque en el economato se podían conseguir productos que,...

...fuera, ni se veían.

-No se lo daban al que no trabajaba allí.

-El que trabajaba en la mina vivía mejor que el del campo.

Aunque cobrara una miseria porque cobraba una miseria.

Después de pagar el economato, que se pagaba al mes.

En las tiendas de por aquí tampoco podían dar fiado...

...porque no había forma de cobrar si nos daban fiado.

Pero allí sí lo cobraban, como lo tenían en la mano...

Allí te lo cobraban.

No había escapatoria. No había decir: "Este mes no pago".

Allí llegaba el mes y: "¿Cuánto tienes ganado, cinco?

Te vamos a quitar tres que tienes de gasto".

Te quedas con dos y con eso tenías que arreglarte.

-Hacer los pagos y arreglarnos. Y vendíamos también algo de leche.

Teníamos unas vacas.

Él no estaba pero yo lo llevaba adelante también.

Yo las atendía, atendía a las hijas, atendía todo.

Así que por eso yo estaba así entonces.

No estaba como estoy hoy.

Hoy gracias a Dios puedo decir que estoy señora.

Para según entonces, eh...

Pasé momentos que eran...

Hambre no pasamos, desde luego que no,...

...porque...

Pero me tocó trabajar mucho.

El verde, cuántas veces lo traje yo a cuestas.

Aunque Paco estuvo trabajando en el economato de la mina...

...durante cinco años...

...su verdadero oficio era albañil,...

...haciendo bóvedas y anillados de hormigón en las galerías.

Pero antes, había que llegar hasta la mina...

...y al principio se subía a pie.

Muchos mineros me contaron que se hacían 18 y 19 km...

...andando desde casa.

Y además tenían que llevar siempre una luz de carburo encendida...

...por los guardias.

Mugidos.

-Salíamos de aquí cuatro o cinco y subíamos por ahí andando.

Y entonces era una época, que era cuando andaban...

...Juanín y Bedoya por ahí.

Y estaba esto plagado de guardias.

Entonces subías andando por ahí arriba...

...y un día subía yo andando y otro.

Y al otro le gustaba jurar mucho, juraba mucho.

Y subíamos hablando de no sé qué y esto y lo otro...

...y al otro día me dice un guardia,...

...dice: "Oye, cuando subáis a la mina...

...a ver si amarráis la lengua".

"¿Por qué?".

Dice: "¿Qué conversación llevabais ayer?".

"Pues no sé de qué sería, íbamos hablando de algo".

Dice: "Es que vaya boca que tiene tu compañero".

Estaban escondidos detrás de un mato, mirando a ver lo que...

Y tenías que ir, te obligaban a subir con una luz...

...porque si ibas a oscuras te multaban y te calentaban...

...si ibas a oscuras.

Mugido.

Cuentan que la captura de los maquis,...

...Juan Fernández Ayala y Francisco Bedoya Gutiérrez,...

...Juanín y Bedoya,...

...se convirtió en una verdadera caza del hombre...

...que concluiría con su muerte en 1957.

Pero esa es otra historia.

Junto a Lacuerre tuve mi primer encuentro con tudancas.

La imagen de aquellas vacas junto a la boca de la mina...

...tenía mucho sentido en la historia que buscaba...

...porque en la mina antes de llegar las máquinas de gasoil,...

...se utilizaron bueyes para arrastrar los vagones.

Y lo que es el instinto.

Me contaba Patrocinio,...

...un minero de Bielva que fue boyero,...

...que había mansos que una vez conocían la mina,...

...no había forma de que entrasen otra vez.

-Se enganchaba el buey, se le ponía una yugueta en los cuernos,...

...como si fuera medio yugo.

Y entonces ya después se enganchaba con unos tirantes...

...al primer vagón.

Se tiraban para adentro.

Después adentro se cambiaban,...

...se cargaban los vagones, se cambiaban...

...y para afuera.

Y era lo peor para afuera, porque como era para abajo...

...a lo mejor se escapaba la palanca...

...y ahí iba el vagón, el buey contra los...

Contra los hastiales de la cuneta.

No veas eso era un crimen para ellos.

No me era muy difícil comprender a las pobres tudancas.

Y menos tras conversar en Cabezón de la Sal...

...con Ramón Reigadas,...

...vigilante de la mina por entonces.

Mugido.

-Donde Lacuerre, íbamos con dirección a Rábago...

...y eso se hundió 200 metros de hondura,...

...desde abajo hasta arriba,...

...y hubo que parar un prado más allá de Lacuerre...

...un prado que se hundió allí...

...un diámetro de 60 metros y 6 o 7 metros de hondura,...

...que eso se plegó como si fueran las hojas de un libro.

Si nos coge allí, pues no te digo. Todavía estamos allí.

Y eso digo que va para atrás.

Y otra vez, por la plaza del Monte,...

...unas grandes bolsas de barro...

...esa rompió.

A medida que vas quitando de columnas, tabiques...

Rompió y allí tuvimos que dejar motores, martillos...

Eso lo tapó entero.

Y claro, ante esas cosas a veces te entra temor.

En el lado opuesto de Lacuerre se encontraban las minas...

...del Cereceo y la plaza del Monte.

En sus accesos ahora tapiados por seguridad...

...podía sentir el aire frío pero limpio que salía del interior.

Mas no siempre fue así.

Aún recuerdo las palabras de Antonio, otro minero de Bielva,...

...que memoraba los tiempos en que había que lidiar...

...con los tufos de dinamita.

-Los tufos de dinamita son malos.

Había veces que salías al principio y decías:

"¿Dónde está fulano?" y dice:

"Pues se nos ha atufado. Al médico, llevarle al médico".

Eso se daba muchas veces, muchos casos, eh.

Muchos casos, muchos casos.

Sí, estar paleando a lo mejor y caerte desmayado.

Del tufo de la dinamita.

Y todo eso después, como cambiaron los relevos de esa forma, se quitó.

Y luego vino el agua, los mantillos de agua,...

...que, amigo, eso era coser y cantar.

Total que en los últimos años, decía Antonio,...

...ir a la mina era como ir a la playa de San Vicente...

...porque estaba todo mecanizado.

Pero antes, según me contaba Víctor Migoya,...

...un maquinista,...

...sufrieron los humos de unas máquinas de gasoil alemanas...

...que no tenían nada que envidiar a los tufos de dinamita.

(RÍE) -Unas maquinucas que echaban más humo...

...que la madre que las parió también.

Qué humaredas... Y allí encerrados dentro...

Hasta que no se caló la mina,...

...hasta que no se caló la mina general que se hizo,...

...pues no había corriente.

Entonces ya...

Ahí de humo, bueno, tragábamos ahí más humo.

Salías de allá con la cara negra de la humareda de las máquinas.

Ahora que lo pienso y por increíble que parezca,...

...aparte del economato,...

...no recuerdo oír a los mineros...

...una palabra gratificante de la mina.

Y aún no lo habían dicho todo.

Faltaba el tema de los accidentes.

-Era uno que trabajaba dentro, el que corría con la dinamita.

Entonces era dinamita, no como después que era eléctrico.

Eran unas mechas...

...que iban metidas en el cartucho de la dinamita...

...y tenían que ponerles...

Llevaban unas grapas, tenían que grapar el cable,...

...eso, al cartucho.

Le apretaban y...

Tenían un chisme para apretarle,...

...y en vez de apretarle con eso, le mordió...

...y le apretó con los dientes.

Tenía mucha costumbre de eso.

Apretó con los dientes, explotó y le dejó ciego.

Y así murió, ciego.

Aún recuerdo cuando en el interior de la mina,...

...junto a un vagón caído al fondo de un túnel,...

...lleno de aprensión pensé en el caso de aquel minero...

...que encontró la muerte...

...arrollado por uno de estos vagones.

Imaginaba el estruendo tras descarrilarse...

...y bajar dando tumbos en los hastiales...

...hasta chocar contra el fondo.

El vigilante, Ramón Reigadas, me decía que muchas veces...

...los accidentes se producían por descuido.

Pero ya era duro el hecho de trabajar en un oficio...

...en el que un descuido te podía costar la vida.

-En la mina murieron tres por lo menos.

Uno que subía a una vagoneta del plano...

Subía en una vagoneta montado, pero en vez de montarse atrás,...

...porque en las vagonetas solíamos montarnos atrás...

...así si empinaba el vagón no pasaba nada,...

...pero ese fue y se montó delante donde iba el cable,...

...que iba enganchado al vagón.

-Y no se fió del puente y le pegó en...

Y le tiró para atrás y...

Le rompió la médula.

Y él me decía...

A mí no me llamaban Patrocinio, me llamaban Cuqui.

Dice: "Cuqui, del cuello para abajo no siento nada, nada".

Son cosas que pasan o no pasan,...

...pero cuando pasan, se te quedan grabadas...

...para toda la vida.

Como la historia de aquella niña en la plaza del Monte,...

...la hija de un vigilante; Isabel se llamaba,...

...que se subió en una maquinuca jugando, y salió ardiendo...

...a causa del carburo.

Me contaba Víctor Migoya que trató de salvarla...

...cubriéndola con ropa, pero no pudo hacer nada...

...y murió abrasada.

Son vivencias demasiado tristes para ser recordadas aquí.

Historias de antaño que me contaban los mineros y que, poco a poco,...

...fui anotando en mi cuaderno de paso.

Recuerdos a los que ellos llegaban después de ir levantando,...

...una a una, a las capas con las que el tiempo...

...trata de ocultar el pasado,...

...dejarlo atrás,...

...olvidarlo en lo más profundo del desván de la memoria.

Así que, momentos buenos,...

...cuando se jubilaron.

Sí...

Rabel.

Dentro del complejo de la cueva de El Soplao, está en proyecto...

...la construcción de un museo de la mina.

En Cades visité una ferrería del siglo XVIII,...

...ahora restaurada.

Su interés se centra en dos salas que contienen un mazo,...

...como el que ya había visto en la comarca de los Oscos,...

...en Asturias, y unos grandes fuelles, movidos por las aguas...

...del río Nansa.

Rabel.

Allí conocí a Pablo Gómez, un hombre muy interesado...

...por las viejas costumbres de su tierra y por el rabel.

La ferrería fue abierta al público en el año 2000...

...y Pablo era uno de los encargados de enseñarla.

-El motivo de que estuviese aquí la ferrería se debe...

...a que aquí teníamos la energía hidráulica de las aguas...

...del río Nansa y la energía calorífica de los bosques...

...que circundan la ferrería.

El mineral venía de lo que hoy es...

...Parque de la Naturaleza de Cabárceno, al lado de Santander.

Y venía del límite con Vizcaya, Muskiz y por ahí,...

...donde había unos yacimientos con un mineral de hierro...

...de una calidad muy buena.

La salida de los lingotes de hierro que aquí se elaboraban...

...iban por ese puerto de Piedrasluengas hacia Palencia...

...y de ahí, al interior de Castilla.

Golpes.

Cuando Pablo libera el agua, se abre la caja de los truenos,...

...produciéndose un ruido ensordecedor.

En un ciclo, que como aquellas antiguas retahílas...

...de las abuelas, comienza y acaba con el agua,...

...que agita los fuelles, que avivan el fuego,...

...que calienta el hierro, que golpea el mazo,...

...que estremece el agua.

Golpes rítmicos.

-Cada vez que me pongo a forjar un trozo de hierro...

...en el martillo, cuando voy a casa,...

...noto el oído dolorido.

Aquella gente que trabajó ahí, seguramente...

...con pocas protecciones,...

...necesitaba resistir ahí para sacar adelante...

...a su familia y, quien sabe si alguno...

...no acortaría en exceso su vida por eso,...

...para sacar adelante a la familia...

...y trabajar en las condiciones en que se trabajaba.

Golpes rítmicos.

Agua.

Cuando me alejé de la ferrería, pensé en que algún día,...

...todas las historias de los mineros...

...también podrían conocerse con esa distancia...

...con la que la mirada recorre los objetos y las pinturas...

...de los museos.

Trinos.

En Cantabria, al igual que ocurre en otros lugares,...

...cada vez existe más interés por rescatar la cultura...

...del viejo mundo que, lentamente, sin darnos cuenta,...

...se nos escapa como el agua, entre los dedos.

Trinos.

En Puentenansa conocí a Pedro Pablo Cosío,...

...un hombre al que desde los doce o trece años...

...le dio por hacer albarcas, que es como llaman los cántabros...

...al calzado de madera utilizado tradicionalmente en el norte...

...para protegerse de la humedad.

Me dijo que todavía se usaban, aunque ya no como antes,...

...por necesidad.

Pedro Pablo, además, formaba parte del grupo...

...de canción montañesa Tanea, muy apreciado en fiestas,...

...como aquella de la Virgen del Carmen de Roiz,...

...donde tuve mi primer encuentro con los mineros.

No hablamos mucho mientras trabajaba,...

...los filos de la azuela y la navaja...

...no estaban para bromas.

Lija.

-La madera más frecuente y mejor es el abedul,...

...aunque se usen otras maderas como el nogal, el Acer,...

...o puede ser el aliso.

Siempre, normalmente, lo mejor es el abedul.

El nogal, por ejemplo, es una madera más bonita...

...que buena, por decirlo así.

Comparando a las albarcas con las madreñas asturianas,...

...me dijo que había varias diferencias,...

...como el pico, que en la albarca levanta un poco más,...

...y sobre todo, en que esta última duraba más tiempo...

...gracias a los tarugos de madera.

-Artesanos sí que quedan, que trabajan la madera,...

...trabajan escudos, trabajan piedra, trabajan cuero;...

...de esos sí que quedan artesanos.

Los que quedan muy pocos son albarqueros.

Albarqueros ya, pues, se cuentan con los dedos de la mano.

Antes de marchar, Pedro Pablo me invitó...

...a conocer al grupo Tanea.

Acepté encantado, pues convine en que si era tan buen artesano...

...con la voz como con la madera, sin duda merecería la pena.

Cencerros.

Siguiendo mi recorrido por las tierras que rodeaban...

...a la cueva de El Soplao, no pude resistirme a conocer...

...a la dueña de las tudancas que vi junto a la mina Lacuerre.

Se llamaba Josefa Gil y, a pesar de los años,...

...se movía con una soltura que ya querríamos muchos.

Yo la seguía detrás, con mi cuaderno de paso,...

...y ella a veces se volvía y me gritaba:

"Cuánto tardas en aparejar".

Como buena montañesa, conocía a cada una de sus tudancas,...

...y hablaba con ellas o conmigo, indistintamente.

Y recuerdo que decía:

"Los animales son como las personas.

Todos muy parecidos pero igual, no hay ninguno."

Y llamaba a cada una de las vacas por sus nombres:

Mozuca, Xaca, Leona, Canela, Tudanca,...

...Perla, Soberbia, Presumía...

Cencerros.

Josefa tenía su casa en Celis.

Mientras me la enseñaba, me dijo que había sido testigo...

...del saqueo de estalactitas excéntricas que sufrió...

...durante años El Soplao.

Contaba que unos individuos entraban por Alacuorre...

...y allí cargaban una furgoneta que les esperaba fuera.

El tema de la mina, por tanto, no le era ajeno.

Pero no por este motivo, como yo pensaba,...

...sino porque su marido, Esteban, también minero, murió a causa...

...de una enfermedad pulmonar.

Y mientras Josefa me relataba lo de las excéntricas,...

...me vinieron al recuerdo las mujeres de las fotos...

...de Manuel de Cos.

-Son gente que viene allá a sacar piedras ahí,...

...para coleccionar piedras. Digo, lo que hacen es...

...traficar piedras, dije yo.

Porque ya, una vez o dos. Pero es que un día con otro,...

...estaban la mar de eso.

Y esos, como te digo, se quedaban allí abajo...

...y en el transformador tenían las cosas de la comida.

Ahora, alguno los conducía allí.

Mugidos.

Pero más que las piedras, lo que le preocupaba a Josefa...

...eran las barreras instaladas en la carretera de subida...

...a la cueva de El Soplao.

Ponían nerviosas a las tudancas, a los conductores...

...y a Tono, sobrino de Josefa, que andaba allí segando...

...con el dalle.

-Pa los que tienen vacas, la carretera es un perjuicio.

Yo vi una etapa del Tour de Francia y vi puertos y no vi...

...ni una valla ni un estacao.

Y hay puertos más grandes que estos y aquí mira qué vallas han puesto.

Dicen que lo van a cerrar también. No lo sé.

Así que yo creo que...

Que también puedan convivir las vacas y los coches, digo yo.

A lo mejor es que no pueden convivir.

Me contaba Josefa, que Tono le recordaba mucho a su marido...

...que tenía el mismo carácter.

Tono seguía segando los prados a dalle, pero más...

...por mantenerlos, que no por necesidad.

Además, era consciente de pertenecer a una generación...

...de montañeses cuya cultura estaba desapareciendo.

-Me gustaba demasiao esto y lo he seguío haciendo.

Pero vamos ya es porque lo viví de chico y...

Y lo sigo haciendo. Hasta que ya no pueda...

Y se quedará para los de El Soplao se quedará.

Qué sé yo.

Tras hablar con Josefa y con Tono tomé una imagen de ambos.

Había muchas cosas que les unían.

Las generaciones pasan.

Se van unos y vienen otros. Pero antes se iban unos,...

...venían otros y hacían lo mismo, se ocupaban del ganado,...

...de la tierra; ahora no.

Vienen tiempos en lo que todo lo que hacían los mayores...

...quedó atrás y se hacen cosas nuevas.

Cacareo.

Son los tiempos del cambio.

En Cades, en casa del artesano Isidoro Sánchez,...

...viendo sus pequeñas tallas de madera, ese cambio...

...se me mostraba con toda su crudeza.

Durante años, sentado en la puerta, en compañía...

...de su perro Bustamante, con una infinita paciencia,...

...Isidoro había reproducido una a una todas las escenas...

...de ese mundo que vivió de pequeño.

Cacareo.

-Ahí dentro hay pues todos los instrumentos,...

...aparatos de labranza de todo lo que se usaba...

...antiguamente en el pueblo este.

Aquellas pequeñas figuras tenían algo evocador...

...que llevaba a la melancolía.

Me parecían como personajes sacados de un antiguo libreto,...

...esperando entre candilejas la salida a escena a interpretar...

...su papel en una obra que nunca volvería a representarse.

-En casa, la única que protesta es la mujer cuando...

...le digo que me tiene que limpiar algo.

Lo demás si no, nada. Qué me va a decir.

Hay algunas veces algunas cosas porque siempre se tropieza...

...se rompe, me rompe alguna cosa y eso, alguna discusión, ¿sabes?

Pero por lo demás nada.

También parecían figuras de cera o uno de los muñecos para niños...

...que en vez de ser piratas o astronautas o pistoleros,...

...representaban a los ganaderos cántabros en diversas...

...situaciones que aún podían reconocerse por los pueblos.

No ocurría lo mismo con algunos instrumentos de trabajo...

...ya en desuso como el braván.

-Esto aquí le llamamos el braván. Este era el que araba la tierra...

...y era el que volteaba la tierra, el que, vamos, prácticamente,...

...araba la tierra.

Aquí le llamamos el braván.

La pareja, el yugo, la cabezonera, la cadena.

Esto es lo que iba después e iba detrás del braván,...

...lo que ahora mismo en el tractor le llaman rotabasto.

Esto aquí se llamaba un rastro.

Se compone de un rodillo con unos ganchos...

...y va enmedulando la tierra, la va dejando fina.

La última sorpresa la recibí al despedirnos, cuando Isidoro...

...me confesó que no vendía sus figuras.

Simplemente las hacía para él y para todos aquellos...

...que quisieran acercarse a su casa a verlas.

A él le gustaba así.

-Hay gente que igual viene por ahí viene todos los años a verlo.

Hay gente que ha venido de Alicante, de Asturias,...

...Bilbao, Navarra. Otros años vienen aquí...

...de vacaciones y los años que vienen dan una vuelta a mirarlo.

La gente del pueblo pues lo mismo, están encantaos.

Y me pregunté: ¿Qué sería en el futuro...

...de los personajes reales que las figuras representaban?

Para ser buen montañés.

Hay que nacer en el valle.

Hay que saber ordeñar.

Hay que saber ordeñar.

Y picar muy bien el dalle.

Me decían algunos mineros que uno de los efectos...

...que la apertura de El Soplao había producido...

...era que había dado vida a la zona.

Con el trasiego de visitantes por los pueblos y, sobre todo,...

...con el interés despertado en el mundo de la espeleología.

Gente que quedaban enganchadas, literalmente, a una cueva...

...de la que aún quedaban galerías por descubrir...

...como ocurría con los geólogos Francisco Fernández...

...y María del Carmen Vals.

-En Cantabria tenemos unas cuevas extraordinarias...

...con unas columnas y coladas espectaculares.

Con unas travesías enormes. De hecho, es un lugar...

...que vienen a explorar muchos de grupos de España y de fuera...

Franceses, ingleses, de todas partes.

Y es un territorio muy basto en este sentido.

Lo que ocurre es que El Soplao... -Es especial.

-Tiene algo especial. Que te hace volver, siempre.

-Te hace volver.

Es una sensación, que no sé describirla.

-Es como volver a casa.

-Pero te emociona.

-La primera vez que entré en El Soplao, cuya entrada...

...no tiene nada que ver con la actual,...

Pues me quedé, verdaderamente, sorprendido.

Era un mundo de cristal el que empezamos a descubrir,...

...increíble, vamos.

Desde entonces, pues hemos estado reiteradamente entrando...

...una y otra vez descubriendo nuevos rincones.

Junto a Paco y Mamen...

...realicé la visita más profunda de la cueva de El Soplao.

Una especie de viaje iniciático en el que la primera...

...e inevitable parada había de ser...

...el denominado Falso Suelo,...

...la joya más preciada de aquel laberinto subterráneo.

-Es un techo en el que tienes que mirar para arriba...

...para apreciar esas filigranas que hace el aragonito.

-Se le han dado en llamar la Capilla Sixtina...

...del mundo subterráneo por la extraordinaria...

...proliferación de concreciones excéntricas...

...que la hace única en el mundo entero.

-Se sitúan todas en un techo equivalente a la Capilla Sixtina.

Por eso el símil que se hace.

No existe una teoría definitiva que explique...

...cómo se llegan a producir formaciones de tal belleza.

Se habla de corrientes de aire, de evaporación del agua...

Las excéntricas de aragonito además son muy difíciles...

...de encontrar en las cuevas debido...

...a las especiales condiciones ambientales en donde crecen,...

...a su sensibilidad a los cambios de temperatura...

...y a su extrema fragilidad.

Todo ello hacía del Falso Suelo un espacio único...

...que despertaba la admiración de los geólogos,...

...para quienes su riqueza y proporciones...

...seguían siendo un misterio.

Caminando por el vientre de la Tierra,...

...pensé que para ella no seríamos...

...más que una insignificante larva recorriendo sus entrañas.

Sin embargo, a pesar de nuestra pequeñez,...

...me preguntaba también que ocurriría...

...con aquel delicado ecosistema...

...tras la entrada regular de visitantes.

-El Soplao es un sistema bastante complejo...

...al que puedes entrar por una cima, El Tejo,...

...y hacer una travesía muy bonita y salir por El Soplao.

Y claro, todo eso es muy laberíntico, muy problemático.

Luego, además se une el problema de la mina.

Que no es un problema, sino que es un aliciente.

Porque a veces avanzas por galerías de mina...

...y todo eso hace que sea muy complejo...

...y puedas encontrar un lugar nuevo, un sitio nuevo.

-Una escalada nueva a realizar, un sifón a vencer,...

...un paso estrecho a desobstruir,...

...unos bloques entre los cuales se puede abrir una galería nueva.

En fin, El Soplao está conocido desde luego que ni mucho menos...

...en el 100%. Eso desde luego.

No me pareció extraño en un espacio...

...de unos 3,5 km, en línea recta,...

...se retorcían en aquel hormiguero...

...de 13 km de túneles y galerías que ascendían...

...hasta los 17 km si se sumaban los túneles de las minas.

-Un pequeño paso en la galería nos da paso a otra sala...

...verdaderamente maravillosa, la sala de El Bosque,...

...en la que la característica más sobresaliente es...

...la proliferación increíble de formaciones gravitacionales.

Es decir, que caen del techo o salen del suelo,...

...dando lugar a una especie de laberinto blanco único...

-Parece un bosque realmente.

Y la llaman así porque fue un andaluz el que entró...

...en primer lugar y se quedó extasiado y dijo:

"Esto es un bosque".

-Últimamente se la quiere llamar la sala de El Bosque.

No sé cuánto tiempo duró aquel viaje.

Lo que sí sé es que aquel laberinto fantástico no era menor...

...que el que bullía en mi cabeza perdida...

...en una matemática descabellada.

Pues pensé que si para reproducir el desarrollo de una flor...

...había que hacer un fotograma cada minuto,...

...para ver el crecimiento de aquellas estalactitas,...

...habría que filmar un fotograma cada 5 ó 10 años.

Un cometido que requeriría el trabajo...

...de varias generaciones, pues muchas desaparecerían...

...viendo apenas unos centímetros de estalactitas.

Era una epopeya digna de figurar...

...entre las historias fantásticas de Jorge Luis Borges.

Y recuerdo que por primera vez,...

...en aquella enorme galería llamada del Órgano,...

...tuve la sensación de estar ocupando un espacio sagrado.

Panderos.

Antes de marchar, lo último que hice fue acercarme...

...al barrio de las Cuevas, en Roiz,...

...donde comenzaron mis andanzas por estas tierras.

Me acerqué al bar Fito, un lugar frecuentado por mineros,...

...a despedirme.

El bar estaba tranquilo. No había ningún minero.

Pero allí seguían los 62 rabos de zorro...

...expuestos en las paredes...

...que llamaron mi atención cuando llegué.

Y por una extraña asociación de ideas,...

...pensé en aquellos otros zorros, los que robaban estalactitas...

...denunciados por Josefa, que afortunadamente ahora...

...con la apertura de la cueva estarían ya controlados.

Me fijé en Anastasia, a los que todos llamaban Luci, según me dijo.

Y reparé por primera vez en esa particularidad...

...de los bares de montaña en los que podías comprar...

...desde productos de alimentación o limpieza o tomar unos vinos,...

...a jugar a la lotería si venía al caso.

Todo eso era parte del mundo que rodeaba a la cueva del Soplao.

Y me pregunté si la apertura influiría...

...en alguna forma en sus vidas y en su futuro.

Pero aún era pronto. Había que dejar pasar el tiempo.

Algún día, pero no ahora, se sabría.

Como cantaba el Grupo Tanía, el de Pedro Pablo,...

...el alberquero de Puentenansa.

Hasta luego. -Hasta luego.

Así que cerré mi cuaderno de paso y me prometí...

...que algún día tendría que volver a aquellos pueblos...

...de Valdáliga, Herrerías y Rionansa y comparar.

(TOCAN LOS PANDEROS)

Algún día, algún día, pero no ahora,...

...ya no tiene remedio, corazón, llora...

...que está en el alba.

Dime por quién suspiras, bien de mi vida.

Suspiro por amores que yo tenía,...

...morena mía.

El día que tú te cases,...

...Dios quiera que no aparezca...

Dios quiera que no aparezca...

...ni el cura ni el sacristán ni la llave de la iglesia.

Ni el cura ni el sacristán ni la llave de la iglesia.

Bajo tu balcón te canté,...

...cerraste la puerta sin poderte ver.

Sin poderte ver, mi bien,...

Cuadernos de paso - Cuaderno de El Soplao

55:30 10 jun 2016

En este capítulo se hace un recorrido por la historia y costumbres de las localidades más cercanas a la cueva cántabra de 'El Soplao', como la Florida (termino municipal de Valdaliga), Celis (término municipal de Ríonansa) y Rábago (termino de Herrerias). Nos acercamos a la vida de quienes trabajaron en la mina de la florida, verdaderos descubridores de la Cueva de El Soplao, considerada uno de los grandes tesoros geológicos del mundo.

Histórico de emisiones:
10/06/2008
05/09/2014

En este capítulo se hace un recorrido por la historia y costumbres de las localidades más cercanas a la cueva cántabra de 'El Soplao', como la Florida (termino municipal de Valdaliga), Celis (término municipal de Ríonansa) y Rábago (termino de Herrerias). Nos acercamos a la vida de quienes trabajaron en la mina de la florida, verdaderos descubridores de la Cueva de El Soplao, considerada uno de los grandes tesoros geológicos del mundo.

Histórico de emisiones:
10/06/2008
05/09/2014

ver más sobre "Cuadernos de paso - Cuaderno de El Soplao" ver menos sobre "Cuadernos de paso - Cuaderno de El Soplao"

Los últimos 17 documentales de Cuadernos de paso

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 53:33 01 jul 2016 En este programa descubriremos la Serranía de Cuenca, donde existen pequeños pueblos que sobreviven a la extinción gracias al paisaje excepcional del entorno y al empeño de sus habitantes. Son lugares que conoceremos de la mano de Juan Manuel Blázquez y el testimonio de sus habitantes, como los ganaderos y esquiladores de carrascosa de la sierra, pescadores de cangrejos en el tobar, una antigua molinera de cueva del hierro o un viejo cronista de Masegosa. La soledad, el viento y el agua son los verdaderos protagonistas de una naturaleza que esconde un verdadero tesoro de cañadas, barrancos y grutas, reservadas en exclusiva para jinetes y caminantes. Histórico de emisiones: 27/12/2012

  • Cuaderno de Cervantes

    Cuaderno de Cervantes

    57:43 25 jun 2016

    57:43 25 jun 2016 En este capítulo se nos descubre la ruta del Quijote diferente a la de Castilla la Mancha. Su mentor es Leandro Rodriguez que lleva más de cuarenta años dedicados al estudio de la obra de Miguel de Cervantes. Histórico de emisiones: 11/03/2009

  • Cuaderno de los majoreros

    Cuaderno de los majoreros

    52:18 17 jun 2016

    52:18 17 jun 2016 Fuerteventura es considerada la isla más antigua de Canarias y, es también la más próxima al continente africano. Además, es la que más recuerda al desierto del Sáhara, con el parque natural de las dunas de Corralejo, al norte de la isla. En este programa conoceremos la historia de los habitantes originarios de Fuerteventura, los majoreros, que afirman con humor que se encuentran 'en peligro de extinción', dado el marcado descenso de la población frente al crecimiento de pobladores llegados de fuera de la isla. Veremos como sus tradiciones se resisten a desaparecer, acuciadas por el progreso y la uniformidad marcada desde los grandes complejos turísticos de la costa. Histórico de emisiones: 10/03/2009

  • Cuaderno de El Soplao

    Cuaderno de El Soplao

    55:30 10 jun 2016

    55:30 10 jun 2016 En este capítulo se hace un recorrido por la historia y costumbres de las localidades más cercanas a la cueva cántabra de 'El Soplao', como la Florida (termino municipal de Valdaliga), Celis (término municipal de Ríonansa) y Rábago (termino de Herrerias). Nos acercamos a la vida de quienes trabajaron en la mina de la florida, verdaderos descubridores de la Cueva de El Soplao, considerada uno de los grandes tesoros geológicos del mundo. Histórico de emisiones: 10/06/2008 05/09/2014

  • 57:58 03 jun 2016 Un recorrido por las orillas del río Sil, a su paso por Orense y Lugo, visitando sus monasterios y conociendo los oficios artesanos que dieron fama a esta zona. Histórico de emisiones: 03/03/2009 01/09/2014

  • Cuaderno de Anguiano

    Cuaderno de Anguiano

    56:43 27 may 2016

    56:43 27 may 2016 El documental hace un seguimiento de los preparativos y desarrollo de las fiestas en honor a Santa María Magdalena, ahondando en la historia de "la danza de los zancos" que se celebran en esa localidad riojana. Histórico de emisiones: 05/03/2009 03/09/2014

  • 55:49 20 may 2016 Este capítulo de cuadernos de paso mostrará al telespectador cómo es la vida de las gentes que habitan en el apartado y bello tramo del norte de Burgos atravesado por los ríos Ebro y Rudrón, en un viaje por una sucesión de pueblecitos como el propio Orbaneja del Castillo; o Covanera, en donde se encuentra el mágico pozo azul, un nacedero en forma de pozo; o las iglesias románicas del valle de Sedano, para terminar finalmente en Valdelateja, situado en un paraje de sobrecogedora belleza. Histórico de emisiones: 26/12/2012

  • Cuaderno de Cantavieja

    Cuaderno de Cantavieja

    56:14 14 may 2016

    56:14 14 may 2016 Hacia el este de Teruel se levantan tierras que en tiempos estuvieron dominadas por los templarios. Cantavieja es una sorprendente población rodeada de barrancos que nos servirá de punto de partida para realizar un viaje por los pueblos medievales del maestrazgo. Histórico de emisiones: 11/06/2006 11/06/2006

  • Cuaderno de La Mancha

    Cuaderno de La Mancha

    55:15 06 may 2016

    55:15 06 may 2016 Programa dedicado a La Mancha (Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Toledo), la tierra que inspiró a Miguel de Cervantes a escribir "El Quijote". Entre otros, se visitan algunos de los lugares más representativos nombrados en el libro, se da a conocer el trabajo de sus artesanos y algunos productos típicos, como el queso y el vino. Histórico de emisiones: 02/05/2004 03/01/2013

  • Cuaderno del Jerte

    Cuaderno del Jerte

    54:37 29 abr 2016

    54:37 29 abr 2016 El programa se dedica al valle del Jerte (Cáceres) con el río Jerte como hilo conductor. El recorrido está teñido por el color de los cerezos, base fundamental de la economía de la mancomunidad del valle del Serte, compuesta por once pueblos. Histórico de emisiones: 13/06/2004 29/08/2014

  • Cuadernos del fuego

    Cuadernos del fuego

    53:48 16 abr 2016

    53:48 16 abr 2016 El Archipiélago Chinijo es un grupo de pequeños islotes de las Islas Canarias aún poco conocido, compuesto los La Graciosa, Alegranza y Montaña Clara, y los Roques del Este y del Oeste. Histórico de emisiones: 31/12/2012

  • Cuaderno de Cenicientos

    Cuaderno de Cenicientos

    55:56 08 abr 2016

    55:56 08 abr 2016 El programa se dedica a cuatro pueblos de la cuenca del río Alberche, al sudoeste de Madrid, donde se encuentran las claves de las tradiciones más extendidas de España, como son la devoción a cientos de vírgenes repartidas por cientos de pueblos, la cultura del vino y la fiesta de los toros. El recorrido se inicia en villa del prado, hace tiempo conocido como 'la huerta de Madrid', que desde el siglo XIV tiene como patrona a la Virgen de la Poveda, se muestra la relación de los hortelanos con la ermita de la Poveda, costumbres, historia y fiestas dedicadas a la patrona. Sigue por San Martin de Valdeiglesias en donde, además de su Virgen de la Nueva, se reflexiona sobre la tradición del vino de Madrid, hablando con los cooperativistas de la bodega del pueblo 'Don Álvaro de Luna'. Después cadalso de los vidrios, en donde la plantación de viñas ha ido cediendo ante el crecimiento de la industria de la cantería, también tradicional. Por último, cenicientos, fronterizo con Ávila y Toledo, en el que además de ver el desarrollo de nuevas fórmulas para levantar la industria del vino, como el vino ecológico 'corucho', llevado por una humilde familia, se estudia la tradición de los toros, más allá de la corrida tradicional y desde la perspectiva de la cultura más popular de los tentaderos, como es la celebración de 'despedidas de solteros' o las corridas informales de las peñas en las fiestas del pueblo. Histórico de emisiones: 28/12/2012

  • 53:38 01 abr 2016 El programa da a conocer cómo es la vida en los pueblos blancos de la Serranía de Ronda (Málaga), muy desconocidos a pesar de estar tan cercanos a Ronda. La artesanía , las tradiciones y los escenarios naturales de la Serranía forman parte de este programa.  Histórico de emisiones: 22/08/2014

  • Cuaderno de los Oscos

    Cuaderno de los Oscos

    54:05 25 mar 2016

    54:05 25 mar 2016 Programa dedicado a la comarca de los Oscos (Asturias). Para acceder a esta comarca hay que partir de Vegadeo, población situada en la confluencia del río Eo con la ría de Ribadeo. Gracias al aislamiento de esta comarca, conserva prácticamente intacta la arquitectura montañesa asturiana. A lo largo del documental se recoge la forma de vida de los habitantes de las pequeñas aldeas situadas en los parajes recónditos surcados de arroyos y ríos del concejo de Taramundi o el de Villanueva de Oscos, entre bosques, hórreos, molinos y ferrerías. Se muestra el trabajo de algunos artesanos. Se incluyen imágenes de cine 8mm cedidas por María Teresa Arango. Histórico de emisiones: 19/02/2009 20/08/2014

  • Cuaderno de lsil

    Cuaderno de lsil

    56:29 18 mar 2016

    56:29 18 mar 2016 Casi en la línea fronteriza con Francia, enquistada en los Pirineos de Lérida, siguiendo la ruta que va de Balaguer a Tremp, y de Tremp a Sort, más allá de la última carretera de asfalto que acaba en Esterri d'Aneu. El programa se dedica a Ísil, una aldea a más de dos mil metros de altura en el pirineo de Lérida. Ísil significa 'el lugar del sol'. El fuego utilizado por sus antepasados para comunicarse de un monte a otro, es bajado a hombros hasta Ísil, por medio de grandes troncos en llamas, en la noche de san Juan. Este rito se pierde mas allá del siglo XII en el que fue construida la iglesia de san Juan, a la entrada de Ísil. A través de los habitantes de la comarca de Pallars Sobira, y el fuego como hilo conductor, el documental estudia la relación entre la historia de la zona y este rito único de la cordillera pirenaica de Lérida.  Histórico de emisiones: 25/12/2012

Mostrando 1 de 2 Ver más