www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5252104
Para todos los públicos Crónicas - Infancias quebradas - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

“Hay categoría de decisiones.

Realmente la decisión de enviar un niño a otro país

es un intento de supervivencia y no un viaje.

Cuando la gente decide hacer ese tipo de maniobras

que son muy desesperadas

creo que habría q entender

que no son decisiones

como las que tomamos de

dónde voy a ir de vacaciones

o qué es lo que voy a hacer con mi día,

es otro mundo.

Yo ahora estoy viendo niños en la calle

que son más o menos de la edad

que tuve yo al llegar a España y no lo entiendo,

o sea

no entiendo como un niño

puede atravesar ese camino sin sus padres.

“Siendo ahora mayor

me pregunto cómo han sido capaces mis padres de enviarme

sin morir de miedo

pero es que coges ese contexto y son decisiones muy difíciles

y si lo han hecho

es que lo han hecho realmente porque me quieren mucho

yquerían algo mejor para mi”

Nadie está a salvo cuando estalla una guerra

pero la infancia

es el segmento más vulnerable de la población.

La única forma de alejarla del conflicto

es enviarla lo más lejos posible.

En España se organizó,

a medida que arreciaban los bombardeos

sobre las grandes ciudades,

el mayor éxodo de niños

registrado en la primera mitad del siglo XX.

Fueron evacuados más de 30 mil menores.

"El caso de la infancia evacuada en la guerra civil

es un caso muy excepcional

ni siquiera en la II G Mundial

nos vamos a encontrar con cifras similares.

De hecho

hay historiadores que señalan

alrededor de un tercio de la población infantil

de la España de aquel entonces

va a desaparecer

bien x la alta mortalidad infantil

en tiempos de guerra,

por estas evacuaciones masivas al extranjero.

La problemática esencial

y lo que diferencia estas evacuaciones de otras

de otros países en otros conflictos bélicos

es que los niños en su mayoría

fueron en régimen colectivo y no en adopción familiar"

"las escuelas nacionales cuando la guerra las cerraron,

entonces teníamos una maestra rojilla bastante

y no tenía trabajo

y todos los rapaciños del barrio íbamos donde Nieves

y un día me dijo ella

“Emilia tú tienes q ir a Rusia"

Uy, donde es eso?

Ella había estado en el 34 en Rusia

"a ti como te gusta bailar, cantar,

allí vas a hacer de todo"

con esa música llegue a casa

"mama yo quiero ir "

"Que no" "Que sí"

Tanto, tanto le calenté a mi madre ...

dijo ella:

“pues con una condición, que lleves tus hermanos contigo"

"ah, sí, sí, muy bien"

Pues todos los hermanos marchamos ...

y después a última hora se apuntó la mayor

tenía 18 años

de auxiliar,

entonces ya éramos 5 y mi madre quedó aquí con 3"

La Unión Soviética se convirtió en un destino crucial,

el lugar donde los niños pasarían más años,

allí alcanzaron la edad adulta.

Otros sitios fueron

Bélgica,

Reino Unido, México, Suiza, Dinamarca y Francia.

"Teníamos todos unos cartoncitos de distintos colores

para distinguir quién iba a dónde,

yo lo sabía,

el cartoncito me acuerdo el color era el mío,

luego me enteré

en Francia se lo cambiaban

les gustaba más el rojo q el azul

y resultó que uno que tenía que ir a Rusia se quedó en Francia....

pero en fin...

“Era pequeña. Tenía 6 añitos,

me cogía de mi hermana, tenía 8.

Me cogía del vestido de ella y no me separaba.

De mi padre

lo último q me acuerdo cómo nos llevó al Musel

y yo lloraba

terrible

y él decía "no cariño, no llores allí vais a estar mejor,

allí no hay guerra"

“Íbamos en un barco francés, terrible,

vomitando todo el tiempo

y luego en el mar del Norte pasamos a un barco ruso

y era como un sanatorio.

Muy bien

nos tenían en ese barco ruso”

Cuatro expediciones de niños partieron hacia la Unión Soviética.

Se embarcaron en los puertos de Valencia, Santurce,

Barcelona y Gijón.

En total dos mil ochocientos noventa y cinco menores

de los cuales más de un millar eran asturianos.

Tatiana Velázquez Stavinova es la mujer de Orlando Velázquez

uno de aquellos niños que salieron del puerto del Musel

en Gijón.

Desde hace dos años

Tatiana indaga exhaustivamente

en los resquicios de la memoria

de cada uno de los menores asturianos.

"A mí siempre me faltaba después de ver la cara de un niño,

su nombre y apellido

no se puede dejar a este o esta niña sin identificar

y alguien tenía que hacer este trabajo"

"Vamos casa por casa, tratando de hablar con la gente”

"Hay que tener mucha paciencia y mucho respeto

a todo lo que nos cuentan, si nos dicen

"no apuntes esto"

entonces yo cierro la libreta

y no hago ninguna referencia de lo que me hablan ellos

y poco a poco ganamos esta confianza q necesitamos

para que nos cuenten estas pequeñas cosas,

estas pequeñas memorias que dan mucho sentimiento ...

"Yo estaba con 2 hermanas, una mayor, 2 años más que yo

y otra más pequeña,

ellas lloraban a lagrima viva

"mamá que no viene, vendrá?

A los demás niños venían a despedirles los familiares

eran casi todos de Gijón, mi madre no venía, no vino,

pero yo las tranquilizaba,

“vendrá, vendrá.

Yo ese día me convertí en un hombre

y no me acuerdo haber llorado nuca más en la vida"

“Bombardeaban, era de noche, hacía un frío espantoso,

al lado del mar, lloviznaba, como casi siempre en Asturias

y al subir al barco en la pasarela

Había un hombre muy alto

preguntaba los nombre y los años"

"la pequeña le pareció que era muy pequeña,

que no podía viajar

y entonces me sentaron en un coche con ella a esperar

y a la mayor la subieron al barco"

"Después vino ese hombre,

me arrebató a mi hermana pequeña que no quería separarse de mí,

yo tampoco la soltaba pero me cogió

y me subió al barco"

“A la otra la encontré en la bodega del barco

llorando también,

todos lloraban,

estaban todos amontonados, uno encima de otro"

"A la pequeña no la hemos visto más,

no se lo que fue de ella”

"El 23 de sep del 37, yo creo que eran las 12,

o la 1 de la noche, viajamos "

"A mediodía llegamos a uno de los puertos de Francia

están esperando un barco soviético,

nos cambiaron, las condiciones eran ya lujo

nos estaban esperando,

y ya nos organizaron, nos bañaron,

nos hicieron todo lo posible

unas condiciones muy malas,

nos cortaron el pelo al rape

cuando llegamos al estrecho de la Mancha

allí nos encontramos con otro barco soviético

y en plena mar, eso te queda grabado,

los marineros nos cambiaban de un barco por otro,

te daba un miedo ver todo aquello

y luego ya hasta que llegamos a Leningrado"

"Nuestras vidas se rompen

en el momento que estalla una guerra,

en el momento que se nos persigue

por nuestra identidad, por nuestro género,

por nuestras ideas

y las personas refugiadas se encuentran todos los días huyendo

por una cuestión

aquí lo tenemos garantizado

y debemos luchar para que ellos también lo tengan "

también tengo que luchar que esto no le ocurra a nadie más

si en algún momento se encuentra en esa circunstancia

saber que tendrán apoyo, que van a poder salir adelante"

"Yo soy de Somalia y ahí estalló una guerra civil

tuvo lugar hace unos 28 años afectó a todo el país,

devastó todo el país

y lo sumergió en la persecución

por algo tan básico como es el vivir"

"Yo recuerdos tengo pocos

vivíamos en un pueblo muy pequeño,

yo solo recuerdo estar con mis amigas, jugar con ellas,

de la política internacional

lo que estaba ocurriendo en el país no me acuerdo mucho

pero sí sé

que mi madre siempre lo hemos comentado en casa,

como empezó la guerra,

cómo lo vivieron,

cómo vio mi madre

que de un día a otro

era todo depender de la radio que teníamos en casa

saber hasta qué punto habían llegado a la guerra,

si nos llegaba o no,

si podíamos o no salir de la casa,

eso es algo que siempre ha estado presente en mi casa,

eso lo recuerdo"

Del poblado donde vivían no queda nada,

fue totalmente arrasado, como muchos otros.

En la actualidad

el país está prácticamente desintegrado.

Amal tiene 22 años.

Quiere dedicarse a la cooperación internacional.

Estudia Políticas

y colabora con la Comisión Española de Ayuda al Refugiado,

la organización que les ayudo cuando llegaron a España.

En su memoria ha quedado grabada

la noche en la que huyeron de Somalia,

su madre y sus seis hermanos.

Llegaron a Kenia

pero allí estuvieron juntos poco tiempo.

Los cuatro mayores se vinieron a España

donde al principio vivieron grandes apuros.

Meses después vendría el resto de la familia.

"Yo mi vida la estoy viendo todo el rato

cuando veo los medios de comunicación

cómo reflejan las llegadas de las personas

y pienso que

yo tuve la suerte

de no tener que hacer todo ese trayecto,

cada vez que pienso

si yo tuviera que hacer ese trayecto

con alguno de mis hermanos y algo les pasara ...

se me rompe el corazón,

entonces me ha marcado

para ver tenemos que cambiar las cosas,

si hemos llegado al nivel que estamos de sociedad

cada uno hemos aportado algo

“y es hora de intentar aportar camíbar las cosas

no se den estas circunstancias, nadie tenga que huir de sus casas,

ningún niño tenga que abandonar su infancia"

"Llegamos a Leningrado,

el recibimiento fue mejor imposible,

los muchachitos, los pioneritos con sus pañoletas,

sus gorritas y tal, aquello fue muy bonito.

Después nos llevaron a ducharnos y luego nos pusieron,

unos pantaloncitos pegados,

como unas medias pero que picaban,

me los quité y los tire, vinieron y me dijeron

aquí hace mucho frío,

que problema acostumbrarme yo a ese pantaloncito"

"Al salir del barco, todos lloraban allí en el puerto,

las mujeres nos abrazaban, nos regalaban flores, bombones,

nos querían llevar consigo. Nos regalaban globos, muñecos,

de todo.

Ahí descubrí lo que es el amor de verdad

hasta ese momento no sabía lo que era el amor.

mi madre yo o me entere, me pegaba por cualquier cosa

y en el colegio donde íbamos también nos pegaban, nos castigaban,

me escapé al monte, con el pastor

y estaba allí feliz en la montaña con las ovejas,

allí ya era feliz"

Los niños fueron repartidos en catorce centros,

a los que llamaban casas,

distribuidos por varias ciudades de Rusia y Ucrania.

"La acababan de construir. Era una casa muy grande.

Era de 2 plantas, medio km de larga, en el centro

eran 5 plantas, allí estaban los comedores,

las salas de cine, conciertos.

La planta baja era el colegio".

“La planta alta eran los dormitorios”

“Lo demás era un bosque tremendo de encinas...

"Fuimos los 1s pobladores

allí no había nadie, era un bosque precioso...

“Llorábamos muchísimo,

la comida no nos gustaba,

era una comida bastante diferente a la nuestra, a la de España.

El principio fue muy difícil, luego ya sabes,

los niños se acostumbran pronto y ya el ritmo organizado,

bastante curioso todo.

"Procuraban unir a los hermanos,

estuve 1 año en Puskin

y el día menos pensado me cogieron y me llevaron a Leningrado

a estar con mis hermanos

y yo aparecí en la misma clase que mi hermana"

"Editaron todos los libros en español,

libros escolares, matemáticas, lengua española,

hicieron unos libros muy curiosos

se portaron muy bien,

lo recalcas en la memoria

te das cuenta la atención que prestaron” ,

lo atentos que fueron,

la gente que nos educaba, había muchos españoles,

sobre todo las clases, era en español todo"

"Si pensamos como el P Comunista de la URSS y el PCE

como concibió a estos menores

podemos entender los privilegios que rodearon su día a día,

su vida cotidiana en la URSS.

Muchos disfrutaron de beneficios

ni la mayor parte de la población infantil soviética

pudo soñar,

estaban considerados como

futuros protagonistas de la historia de España,

estaban llamados a cumplir una misión

regresar, poder construir la victoria republicana

un nuevo país a imagen y semejanza de la URSS”

“Las oportunidades que disfrutaron en la URSS

no las hubieran tenido aquí,

procedían de familias muy humildes,

de ciudades y pueblos muy deprimidos

en la España de aquel momento”

“Sin embargo

los estudios sicológicos, siquiátricos que se han hecho ...

señalan que uno de los traumas incurables fue

el de la separación familiar.

Supuso una madurez precoz

y unas secuelas mucho más fuertes que el impacto de los bombardeos

y de las muertes que pudieron los niños presenciar"

El desapego familiar lo incrementó aún más la falta de correspondencia.

A pesar de que tanto los padres como los hijos

se escribieron cartas

lo cierto es que muy pocas llegaron a su destino.

La censura se encargó de ello.

"Nunca hemos recibido carta de nuestros familiares, nunca,

añorábamos mucho a la familia y como éramos unos críos

que todos hablaban de lo suyo,

teníamos una fantasía tremenda, eso nos ayudaba,

luego salíamos del edificio y mirábamos el cielo

"mi mama estará mirando aquella estrella que estoy mirando"

esa cosa de niños si lo teníamos mucho"

El sosiego en la nueva vida de los niños sólo duró cuatro años.

En 1941 Hitler invadía la Unión soviética

y la mayoría de las casas de los niños

se encontraba en el eje de incursión del ejército alemán.

“Eran noches blancas, el cielo transparente, azul,

como por el día pero estaba negro de aviones.

Miles y miles de aviones.

Empezaron a racionar el pan, 200 gramos, después 125.

Hambre, bombas.

Las muchachas de 9, 10, 11, 12 a los hospitales

a llevar las camillas con los heridos,

a cuidar de ellos

y nosotros con fortificaciones en los tejados"

La evacuación de los niños resulta mucho más complicada

que la realizada durante la guerra española,

especialmente difícil fue sacar a los niños de Leningrado,

una ciudad que estuvo cercada durante novecientos días.

“Nosotros salimos en marzo

y entre el hielo se iba derritiendo un poco

y todos los bombardeos que nos hacían los alemanes,

y hubo muchos muertos también

los camiones que tiraban ellos las bombas”

"Llegamos al Cáucaso en mayo

los principales trenes los tenían que dejar

que iban con el Ejército,

algunas veces estábamos días y días parados en una estación esperando"

Algunos de los mayores se marcharon voluntarios al frente.

Los más pequeños fueron dispersados por Mongolia, Siberia, Georgia,

los montes Urales

y la república de los alemanes del Volga.

“En Saratov llegamos a una zona donde vivían alemanes

cuando Caterina II invitó a alemanes a vivir allí

y vinieron muchos alemanes,

una comunidad de alemanes muy grande,

unos pueblos de alemanes,

¿qué pasó?

como era la guerra de Alemania contra Rusia

a todos esos alemanes

por si acaso cuando llegasen los otros se unían

y colaboraban

los deportaron a otras zonas lejanas"

“Nosotros llegamos justo en esas 48 horas

que les dieron para salir

y vimos como salían todos con lo que podían,

quedaron las casas con los muebles y con todo, como estaban,

pero todas abiertas, ni cerraban las casas”

"Esos años de guerra del 41 al 45

fueron los peores años de frio,

llegaron a 45 grados bajo cero pero es que no bajaban de 30"

"no había luz eléctrica,

pero nos estudiábamos todos los días, y hacíamos la tarea

nos ponían era un platito con petróleo

y una cosita que le prendían,

al día siguiente todo negro del humo

pero no dejamos ni un solo día de estudiar

eso estaba por encima de cualquier cosa,

tenía que ser

que estuviera uno enfermo

y así durante toda la guerra

y no se perdió ni un solo año escolar,

aparte de trabajar"

Soy yugoslava por nacimiento, luego por nacionalidad soy bosnia”

"vengo de un país que ya prácticamente no existe...”

La guerra de Bosnia

fue una de las más cruentas de finales del siglo XX.

En tres años murió un poco más del seis por ciento de la población,

doscientas cincuenta mil personas de cuatro millones de habitantes.

"Salimos desde mi ciudad natal, Tuzla,

una ciudad pequeña industrial al norte de Bosnia.

Salimos en autobús

atravesar toda Bosnia, sin luces encendidas en el autobús

era un peligro bastante importante y llegamos a Mostar

al sur del país donde

nos acogieron los militares españoles

y nos ubicaron varios días,

de ahí salimos a Splitz, cogimos un barco,

gracias a la invitación del gobierno italiano

fuimos a Florencia

Y en algún momento la cooperación catalana

que ofreció familias

para los niños del grupo"

"Yo acabé en una familia con una niña la llamo mi hermana pequeña, Marta,

con 2 personas estupendas sus padres

empecé una vida más normal, integrándome en la sociedad,

aprendiendo español, catalán, viendo a mis amigos,

teniendo agua corriente, pequeños lujos

ha sido una ventana abierta una vida mejor.

el momento de aterrizar en España

me di cuenta que existe otra cosa"

Uno de cada dos bosnios se vio obligado a desplazarse

durante la guerra.

Jelena pudo llegar a España

gracias a la ayuda de una militar eslovena llamada Olga

que ayudó a centenares de niños a salir del país.

”Conocía las rutas y conociendo los puntos militares,

ese tipo de negociación que necesitas

en esa época Bosnia estaba muy partida

sin embargo ella lo hacía

como la cosa más normal del mundo

y gracias a su conocimiento y la confianza que irradiaba

muchos se decidieron a dejar llevar sus hijos fuera de Bosnia"

"Tuve mucha suerte, aprendí muchas cosas

no son las cosas que un niño debería de aprender

pero sin embargo

logré llevar esa experiencia a algo que me motivó,

para buscar cosas mejores y poder estudiar relaciones internacionales.

Porque la cuestión de tener una casa, un hogar,

no es cuestión de tener paredes,

es cuestión de tener ese ámbito que te sientes seguro,

que te sientes con suficiente cariño, con suficiente apoyo

y creo que eso es lo que veíamos,

ir construyendo antes que nada.

“Añorábamos España día y noche,

cuando terminó la II G Mundial

de Alemania traían muchas películas extranjeras,

sobre todo norteamericanas

y entre ellas estaba la actriz Imperio Argentina

estuvo unos años en Alemania haciendo películas

y esas películas llegaron a la URSS

y nos fuimos a verlas,

ya estaban traducidas

pero las canciones no

y al oír cantar a Imperio yo lloraba, yo y todas”

"Cuando ya estábamos en la universidad

nos llamaron una vez de una radio transmitía a España

y la gente no lo sabía,

era secreto

pero los españoles por lo que yo veo lo escuchaban”

“Aquí estamos preparándonos

con los medios que nos proporciona este magnífico país

y la ayuda de algunos camaradas españoles”

“Y nos dijeron

“queremos transmitir para España.

Canción española

para que sepan vuestras madres y vuestros padres

que no os habéis olvidado el español.

Cada una leía un pedacito de algo

Querida mamá,

y después todas empezamos a cantar

Asturias patria querida...”

“Aquello fue muy emocionante”

La mayoría estudió carreras universitarias

y se integró en el régimen de vida soviético.

Algunos formaron parejas entre si y otros se casaron con nativos,

sin embargo la nostalgia por la tierra

seguía creciendo en ellos.

"Nuestra ilusión fue siempre volver

cuando marchamos nos dijeron

nos dijeron que era para tres meses.

“Eso se alargó.

Los de aquí no nos dejaban entrar y los de allí no nos dejaban salir

y así estuvimos 20 años tira y afloja

y pasó cuando murió Stalin,

fue cuando la gente se empezó a mover y la Cruz roja y tal

y en seguida se hizo, del 53 al 56, 3 años,

enseguida salimos de allí"

El sucesor de Stalin, Nikita Kruschev y Franco

alcanzaron un acuerdo.

Pudieron retornar dos mil personas,

casi la mitad de los que se fueron.

La mayoría de aquellos menores, ya convertidos en veinteañeros,

regresaban con sus familias.

Los primeros llegaron en el Crimea en un carguero soviético.

Posteriormente llegarían cinco expediciones más.

La adaptación al sistema de vida español no fue fácil.

“Nosotros salimos de Odessa

y llegamos en la sexta expedición a Castellón de la Plana

el 31 de mayo del 57,

llegamos a Asturias, claro,

la realidad que vivimos aquí fue totalmente distinta.

Era una casa en la cual no había baño,

de dos habitaciones,

era una corrala casi en El Entrego, donde vivimos...

A mi padre no se le reconoció la carrera hasta...

ya había acabado yo casi la universidad,

con lo cual tuvo que trabajar muchísimo

para poder sacar a la familia adelante,

en unas condiciones pésimas”

Yo nací con mi segundo hermano en Moscú y vine a España con 8 años.

Hablaba perfectamente y lógicamente escribía y leía en ruso

y la vergüenza que me da es que no recuerdo absolutamente nada.

O sea, el cambio con 8 años,

el tránsito de Rusia a España,

con lo que ello representaba de cambio político,

de transición personal y familiar

tan tremenda,

porque hay que situarse en el año 57

donde no se podía hablar absolutamente nada de Rusia,

todo estaba mal visto

y entonces radicalmente

hubo que olvidarse de todo vestigio de Rusia

y de la Unión Soviética

e imbuirse de lo que era la cultura española,

el idioma español, la docencia española, etcétera,

Y ahí empezó el tránsito de nuestras vidas en España.

“Mi padre trabajaba en una fábrica que hacía motores para aviación,

para Mig, que por cierto,

cuando vinimos a España

le aconsejaron que dijera que hacía cazos y sartenes

para no meterse en follones,

porque mi padre fue de los que

se fueron llevados

a la Dirección General de la Policía en Madrid

para hacer testimonio de todo lo que hacían allí.

Tenían que dibujar, hacer los planos de las empresas

y luego toda esa documentación

se llevaba a la Embajada de los Estados Unidos”.

"Vives con la nostalgia de España, de ver a tu madre, de ver eso,

después llegas y te da esa cosita,

esa penita cuando la ves desmayada, gritando

"pasa un tiempo y dices tú

se pierde mucho, porque la unión hace el cariño

y nosotros sufríamos mucho por ella

nos creíamos que ...

pero la gente se acostumbra a todo"

"Estaba más atrasada España.

aquí todavía había cocinas de carbón,

conocíamos el carbón

yo nunca lo había visto y me llamó la atención”

Al cabo de los años

María y Pilar se han reencontrado en Gijón.

Pilar Giménez llegó

en una de las primeras expediciones pero regresó a la Unión Soviética,

de allí se fue a Cuba a trabajar de interprete

durante cuarenta años.

María fue maestra en Moscú

y retornó cuando se jubiló.

Sus hijos nacieron en Rusia y sus nietos en España.

Teníamos una que se llamaba América,

estudiaba conmigo

y cuando íbamos en el metro nos decía

"no llamarme por mi nombre"

América no sonaba bien ...

Los supervivientes que quedan sobrepasan los ochenta y cinco años.

Cada vez es más difícil verles juntos, apenas salen de casa.

Hoy es un día especial

porque Tatiana les va a mostrar nuevos documentos

relacionados con sus vidas.

“Vine especial porque quiero ver esas fotografías

que mandaron las monjas...

“es que mi hermano cuando empezó la guerra

y asediaron Leningrado,

mi hermano no les dieron tiempo a evacuar

y mi hermano se fue voluntario al frente...

tenía 15 años

y lo mataron en Karelia...

“Después de la guerra civil que habían venido a Rusia...

dieron todo lo que ellos podían dar en favor de Rusia”

“Y de repente recibimos una carta en septiembre

comunicándonos que mi hermano le habían matado”.

Lloré ese día, madre mía,

es lo único que supe

y luego ya nunca nos notificaron nada”

Setenta años después hay novedades.

Un grupo de monjas ortodoxas

se ha propuesto identificar

a cada uno de los soldados caídos en Carelia,

entre los cuales está Joaquín Cuesta

y sesenta y tres españoles más.

Buscan los restos en las fosas comunes.

Olvido Fanjul también

fue una de las víctimas de la segunda guerra mundial.

Formaba parte del centenar de maestros españoles

que acompañó a los niños durante los primeros años.

Gracias a ellos

los pequeños nunca se olvidaron de cuáles eran sus raíces.

“cuando llegan los alemanes en febrero de 1942, la capturan.

Ella se había casado con un militar ruso”

“Entonces la llevan a la prisión de Estonia en Tallín.

Llega embarazada, nace el niño en la prisión,

se lo quitan

y le dicen

“para el servicio del Tercer Reich”.

Nunca más supo de él tampoco ni de su marido”

Desde allí la envían al campo mujeres de Ravensbrück

que está al norte de Berlín en Alemania”

era tan terrorífico como los demás”

Murieron más de 70 mil mujeres.

En abril de 1945

las tropas soviéticas

liberaron a las tres mil quinientas supervivientes que quedaban,

entre ellas Olvido.

“Cuando mamá se ponía a contar algo yo huía,

porque yo pensaba que estaba completamente trastornada.

Es lógico, su vida no fue fácil, al contrario,

pero yo no quería, no, la ignoraba por completo,

y ahora me siento culpable porque...

porque hay muchas cosas que me faltan”

Otra página negra en la historia de los niños

es la reclusión en los gulag.

Ciento noventa y dos españoles

fueron enviados a campos de concentración soviéticos.

Algunos no salieron de allí.

Fue el caso de Nicolás D. Valbuena, un maestro de León.

“En las Asturias de principios del siglo XX

los maestros de León eran los que traían el castellano,

venían a enseñar el castellano aquí

porque aquí no se manejaba

el castellano para promoción social, los estudios,

era uno de tantos maestros de León casados con asturianas,

cenetistas, era de la CNT.

Cundo estalló la guerra civil

Nicolás decidió acompañar a la expedición

que partió hacia la Unión Soviética.

Le acompañaron su mujer y su hija.

Allí vivieron en una de las casas de los niños

donde él era uno de los profesores.

“Durante las épocas duras del estalinismo

le acusan de hablar demasiado de España,

España era un país fascista

no se podía hablar a los niños de un país fascista

o a lo mejor

en los términos que hablaba mi abuelo.

Sufre un expediente, una denuncia y un destierro del que no regresa

una neumonía en uno de los traslados

acaba con su vida”.

“Luego pude enterarme los cargos de hablar de España

y hablar bien de España eran determinadas frases como

"aquí ya no queda ni x tiza, ya no quedan trapos, esto que es"

Esos eran los cargos de anticomunismo o anti patriotismo

que pensaron en su destierro”

Fue precisamente el episodio de los españoles en el gulag

lo que llevó a Tatiana a profundizar en la historia de los niños.

Vi las vías paralelas que unían a estos niños,

el destino de estos niños y destino de mi madre ...

“Y muchos de ellos pasaron por esta zona de Rusia

donde nací yo,

yo nací en un campo de gulag

mi madre cuando la condenaron estaba embarazada

y la destinaron a trabajos forzados

y los niños que nacieron allí al cumplir 1 año y medio

fueron sacados de estos campos

y mandados a casas de niños de presos políticos”

Trato de conocer a través de memorias de otra gente

yo no pregunté a mi madre, pocas cosas que ella me ha contado"

En los archivos de Tatiana y Luis Fernández

ya están registrados los nombres y los apellidos

de quinientos niños, casi la mitad de los que salieron del Musel.

La guerra les arrastró a vivencias nefastas

casi imposibles de superar.

Algunos han podido sofocar los traumas

a base de luchar contra otro tipo de violencias.

"La mutilación genital femenina

es una de las violencias que aún en el XXI perduran

aún sobre el cuerpo de la mujer

es tan importante que hayáis venido

y os animo a q os acerquéis a nuestra ONG

para informaros sobre qué es...

y como apoyar a todas ellas”

“Con el apoyo y la ayuda de toda la ciudadanía

se puede cambiar...

Los grandes momentos de paz

no se han logrado por una hoja,

se ha logrado

por la capacidad de las personas de actuar, de cooperar “

“El tema de lo que es una niñez en guerra

es algo que debería tratarse mucho más serio,

las comunidades, la comunidad internacional incluida

y nos queda un largo camino

para llegar a donde deberíamos estar"

“A pesar de todas esas vidas llenas de sufrimiento, de dolor,

de experiencias durísimas

son personas que han sabido construir desde el perdón,

y que siempre han mantenido una unión importantísima a entre ellos”

“La historia tiene que aprender

a las generaciones presentes y futuras

hay que servirles la paz como obligación”

“A los niños hay que protegerlos de las guerras,

a los seres humanos en general,

pero en este tiempo falso de patriotas

esa patria verdadera que es la Infancia hay que proteger"

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Infancias quebradas

Crónicas - Infancias quebradas

30 may 2019

¿Cómo cambia la vida de los niños durante una guerra, sobre todo la de aquellos que tienen que dejar su país? Crónicas ofrece la respuesta a través de adultos que fueron evacuados siendo menores en varios conflictos bélicos

ver más sobre "Crónicas - Infancias quebradas " ver menos sobre "Crónicas - Infancias quebradas "
Programas completos (223)
Clips

Los últimos 893 programas de Crónicas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos