Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5001762
Conversatorios en Casa de América - Sol Escobar, Lisandro Aristimuño y Marem Ladson - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué es para vosotros la música, Lisandro?

Es una respuesta muy amplia, en realidad es muchas cosas,

pero básicamente creo que es mi vida.

Me ha ayudado mucho a vivir mejor.

Sol.

Para mí, la música es muchas cosas también.

Es una razón para levantarme todos los días.

Es pintura auditiva,

es poesía, es aprendizaje eterno.

Es emoción.

-Yo diría que la música, quizás, es mi forma de expresarme

y desde que he descubierto a través de la escritura,

la composición de canciones,

pues creo que he sabido canalizar mis sentimientos

de una forma más creativa.

Música, sentimiento, vida, de todo esto vamos a conversar hoy,

bienvenidos a su casa, a la Casa de América.

(Música)

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

Hoy tenemos con nosotros a tres cantautores de referencia,

a Lisandro Aristimuño, que es bien conocido en Argentina,

tiene ya nueve discos. ¿Qué tal estás?

Muy bien, muchas gracias.

A Marem Ladson, medio española medio americana.

Acabas de publicar tu primer disco. Sí.

Y a Sol Escobar, la antigua Anasol,

hay quien todavía la recuerda como Anasol.

Colombiana que acaba de volver al mercado después de 13 años.

Cuando os preguntaba por la música,

todos lo relacionabais con vuestra vida,

¿cuál es el primer recuerdo que tenéis, en qué momento decidís:

"Yo me tengo que dedicar a esto seguro"?

Sol.

Es complicado porque he tenido muchos momentos en la vida

en que lo pensé.

Pero recuerdo que de niña, solía decir que quería ser

cantante, actriz y bailarina.

Pero era muy niña.

Y ya yo creo que me fui dando cuenta

de que la música era lo que más me retaba a todo nivel.

Y me gusta mucho superarme y evolucionar

y encontré que la música, además, era muy independiente.

Entonces, podía crear mi propio mundo

y creo que eso ha sido desde muy niña.

Claro, ahora que hablamos con tres estrellas, bueno,

algunas que están comenzando,

pero que ya tienen unas críticas espectaculares;

otras, como Lisandro, más consagrados,

pero dedicarse a la música es un riesgo y es un sacrificio.

Es una inversión de tu vida.

Vosotros estáis aquí,

pero hay otras 300.000 personas que se han quedado por el camino.

Es decir, es una apuesta arriesgada, Lisandro.

La verdad es que sí.

La elección de ser músico, en mi caso, por ejemplo,

yo soy un independiente también de autogestión.

Tengo mi propio sello donde saco mis discos, bueno,

los discos que todavía sigue la vía un poco de los discos,

ya medio que se está muriendo, pero...

Aparte, produzco mis conciertos con un grupo de gente, de amigos,

o sea que tampoco estoy en ninguna multinacional.

Y eso también hace que realmente te levantes día a día

y no solo sea para grabar la guitarra o cantar,

sino también para estar en el ordenador

o ver el afiche o ver la octava que vas a poner.

Entonces esto... como ser el obrero de tu propio edificio.

Tú ya le estás dedicando todo el tiempo del mundo la música,

pero, en este primer disco tienes canciones de cuando tenía 13 años.

Con 13 años te pusiste a escribir.

Que ya es algo que tienes muy claro desde pequeña.

Bueno, en realidad yo creo que no fue una decisión premeditada,

sino que empecé a escribir canciones con un poco el objetivo

de satisfacer a mí misma

mis propias necesidades de expresarme.

Y, al ver que tanto mi familia, mis amigos, decían:

"Jolín, te tienes que dedicar a esto",

Fue cuando yo me fui dando cuenta de que podía realmente

profesionalizar

esa parte de mí que me gustaba tanto y que me sigue encantando.

Y, a raíz de eso,

he tenido la oportunidad de poder trabajar en esto,

sacar mi primer disco.

Y es que hace menos de un año que lo he sacado

y estoy muy contenta con cómo ha ido todo.

Decís que la música es sentimiento, que es vida,

para vosotros,

pero tal vez los escritores y digan lo mismo de la escritura;

los pintores, lo mismo de la pintura.

¿En qué se diferencia la música

del resto de las disciplinas artísticas?

Uy, no sé, yo, la verdad,

que intento nutrirme de muchas variantes de la arte.

No solo la música,

sino que me interesan muchas otras cosas para...

bueno, canalizarlas y poder hacer la canción.

Desde el cine, la pintura, la lectura también.

Yo creo que son herramientas que yo, a veces,

veo música en muchas cosas que no son música.

Uno las ve como música, al tener ese filtro quizás...

de mi ser, digamos, de ser músico;

casi siempre veo todo musicalmente.

Te estás leyendo un libro

y compones la banda sonora. Un poco, sí, como que siempre hay...

O el silencio también es música, digamos,

y aprendo también de ese silencio.

Quizá, el escritor que hace una pausa y esa pausa

también puede ser una pausa musical también.

Marem.

Yo creo que, como compositora,

me sucede un poco lo mismo que a ti porque, como que a lo mejor,

al leer un libro o ver una película,

hay frases que ya automáticamente te inspiran para escribir o,

incluso, no sé... A mí no me sucede tanto con la pintura,

pero sí que con frases que, a lo mejor,

las descontextualizo un poco y me inspiran para hacer canciones.

-Yendo por la misma línea de mis colegas,

creo que me pasa igual.

Me gusta sacar de contexto

algo que dispare en mí una razón para crear.

Y muchas veces, no lo pienso mucho,

sino que es algo muy emotivo, muy del alma.

O puede ser una escena de una película de David Lynch

o puede ser un libro de Amélie Nothomb

o puede ser sencillamente ir a caminar por el parque...

Entonces, ahí, en esos lugares,

te encuentras entre disciplinas y me doy cuenta

de que la música es muy poderosa.

Que puede unir todas las artes.

De hecho, el cine no sería lo que es sin la música

y que la literatura tiene música en sí misma.

Entonces, es afortunadamente un lugar donde se puede encontrar

mucha inspiración.

Decía Platón hace unos siglos que la música es para el alma

lo que la gimnasia para el cuerpo, ¿no?

Lo que sí hemos visto en vuestra obra,

en vuestras canciones,

es que los tres, cantautores de una u otra manera,

os caracterizáis también por vuestro afán de explorar.

Tú, Lisandro, tú fusionas sonidos electrónicos,

instrumentos acústicos, programaciones,

arreglos de cuerdas.

Sol, mezcla el folklore latino como la ranchera, el tango,

el bolero, también con el estilo estadounidense.

Y Marem está influida por el hip hop,

pero también por el rhythm and blues.

Es decir, ¿de alguna manera, sentís la necesidad de explorar?

Sí.

¿Evolucionáis en función de las modas,

en función de lo que vosotros queréis contar?

Mira, eso, el hecho de hacer canciones, hacer historias,

de contar historias, de contar canciones, yo nunca...

Digamos, siempre tienes distintos vestuarios

y vestidos o formas de mostrarse.

Y, en ese sentido, el estilo, el estilo musical, para mí,

depende de la canción. Como que la canción me lo pide.

Si la canción tiene un texto

o una letra bastante, no sé, triste,

no creo que sea algo para bailar el estilo,

sino que siempre vas haciendo esa escenografía de esa canción.

Y lo que hace el estilo de música es también acompañar,

poder acompañar a ese proceso de la letra,

hasta el sentimiento o el ambiente que le quieras dar a esa canción.

Hay muchos estilos y en eso, soy muy libre, me gusta tomar,

me gusta mucho la música en general y no tengo un estilo marcado.

Entonces por eso es que, como vos bien decías,

uso electrónica, uso cuerdas, bueno,

me gusta que sea variada la paleta de colores musical.

Por lo que dices tú, primero escribes la letra

y luego compones la música... Sí.

Cada autor tiene... Cada maestrillo tiene su librillo,

cada maestrillo musical, ¿no?

Sí, a veces, la mayoría es así,

que escribo la canción primero y luego la adorno con todo.

Pero, bueno,

ha sucedido también que salió un ambiente y yo empecé a escribir.

Un ambiente musical, sonoro, y yo empecé a escribir sobre eso.

No es tampoco muy...

No es una regla. Claro, exacto.

Sol, tú has evolucionado mucho en estos 13 años.

Has pasado de ser una artista de pop, ¿no?

A esto, que es mucho más maduro y tal vez mucho más rico,

desde el punto de vista musical.

Bueno, ahora estoy en una etapa bastante,

yo creo que como de misión.

Porque, bueno,

antes estaba en un momento muy lúdico

y jugando un poco a descubrir cosas en la música.

Pero, hoy en día, creo que tengo el objetivo de investigar,

investigar sobre música latinoamericana,

de qué manera hay puentes con la música americana.

Y así yo siga escuchando otro tipo de música.

Si yo oigo a Substrato o a Little Dragons

u oiga Radiohead

u otras músicas que me encantan también

y me eriza la piel,

que son muy disímiles a lo que yo estoy investigando.

Pero si yo voy a ir a José Alfredo Jiménez

o voy a ir a un estilo musical

que puede ir incluso hasta el blues con B.B. King,

pues me interesa hacer

una exploración un poco más intelectual.

Y luego mezclarla con lo emocional.

Puede que mañana vuelva al pop, no sé, en realidad...

En realidad no quiero como tener un inri:

"La cantante pop o la cantante...".

No tienes una hoja de ruta, empiezas a componer y...

Sí, lo que quiero decir es que este disco es así,

pero que tengo muchas caras

y que no tengo prejuicios en realidad

y que me parece que toda la música es bellísima

y que es una cuestión de ser honesto.

Y si estoy en ese momento en mi misión de vida, lo hago.

Y ahora mismo ha sido ese,

esa mezcla de estas culturas del blues y la cultura mexicana.

Pero quizá me vaya al tango, de pronto me voy a tu país.

Tú, Marem.

En mi caso, como comentabas antes, escucho música muy variada,

pero la verdad es que mi música

está claramente influida por el folk americano,

por el rock americano.

Y, en ese sentido,

yo diría que mis referentes principalmente

serían artistas de folk contemporáneo,

como pueden ser Kevin Morby, Angel Olsen, Sharon Van Etten.

Sobre todo, música americana contemporánea.

Hablabais de las influencias de unos y otros,

de los estilos de música, también de los países en Iberoamérica,

¿hasta qué punto los compositores de un país están influidos por otro

o están más influidos incluso por la música norteamericana,

lógicamente,

que llega con más facilidad a todas las radios,

a todos los televisores o Spotify incluso?

Es decir,

¿hasta qué punto los países iberoamericanos

están influidos entre ellos,

España o los artistas españoles les influyen,

les influye más Estados Unidos?

Yo, en mi caso, creo que, bueno,

parte de mi familia es norteamericana,

yo también estuve viviendo una época de mi vida en EE.UU;

y yo considero que esa influencia me viene un poco de ahí.

Además de que, bueno, yo nací en Galicia,

pasé, como decía antes,

una parte de mi vida en Houston, también en Nueva York,

cuando era pequeña viajaba bastante con mi familia.

Y yo creo que desde pequeña mamé mucha música norteamericana

de todos los géneros.

Y luego ya, durante mi adolescencia,

que yo es que nací con Internet,

fui como descubriendo un montón de cosas

a través de Internet de artistas que son mis referentes principales.

Entonces, yo creo que, en ese sentido,

esa es la forma en que me influye la música norteamericana a mí.

Creo, Lisandro, lo de que nació con Internet va por nosotros.

Sí.

Yo soy de la época del cassette.

De rebobinarlo con el bolígrafo. Claro, por supuesto.

Bueno, yo nací en la Patagonia argentina,

soy de Río Negro, al sur, digamos.

Y la verdad es que mucha influencia americana no tengo,

en ese sentido.

Sí escuchas la radio y todo eso... El otro extremo del continente.

Sí. Igual llega. América es bastante grande

y vacía en algún punto.

Y, bueno, llegar las radios y todo, existe Bon Jovi, no sé, es así.

Pero en mi discoteca no había mucha música americana,

sí mucho folklore.

Cuando era más chico,

había folklore, mucho rock argentino.

Que escuché muchísimo, Spinetta,

Charly García, Fito Páez, Calamaro, todo eso era muy potente.

Después también toda la trova cubana,

Silvio Rodríguez, Pablo Milanés.

Todo eso también me gustaba mucho.

Eso hizo que después, gracias a eso, este...

Nada, después entró como la electrónica

y quizás esta parte de lo urbano.

Yo me fui a vivir a Buenos Aires,

ahí entró todo el sonido urbano de la modernidad,

de los ruidos y de la calle.

Y ahí se mezcló y ahí pasó un poco con mi música.

La influencia, creo que la primera fue más el folklore.

Por lo que estás contando, es una cuestión geográfica,

pero también es una cuestión generacional.

Sol, ¿tú cómo lo ves? ¿En Colombia,

tenías mucha influencia de la música americana

o más del folklore más cercano

o de países de alrededor?

Bueno, en realidad, yo he explorado también música argentina,

me encanta la música argentina.

Y me he ido incluso hasta la vida de Ada Falcón,

que es una cantante de tango que tuvo una vida junto a Canaro,

que era un compositor argentino de tango.

Que a mí me pareció muy apasionante a nivel vital.

Vitalmente.

Porque era una mujer muy trágica

y, pues contando un poco cómo mi disco, de qué se trata,

es un disco que tiene un nombre propio,

que se llama "La dama oscura".

Y es un disco que es un poco como de relatos de ficción,

como si fuera casi una película y yo me he creado un personaje

que se inspira, obviamente, en personajes de la vida real.

Y entre esos personajes de la vida real, que son músicas,

está Ada Falcón.

Y me fijé en su vida a raíz de conocer

cómo pasó por su carrera muy efímeramente, muy pasionalmente,

y cómo tuvo, digamos,

esa valentía de seguir luchando y, al mismo tiempo, de retirarse.

Porque se retiró relativamente joven

y se fue a vivir a un convento.

Entonces, fue amante de su compositor.

El compositor estaba casado con una francesa, un novelón.

Una historia compleja,

pero que al final va a los sentimientos más puros.

Porque cuando escribís las letras, supongo,

Sol, Marem, Lisandro,

habláis del amor, de la vida y de la muerte.

Son los asuntos universales. (TODOS) Sí.

Totalmente.

Yo creo que es una cuestión, como decías antes, de honestidad.

Y de expresar lo que uno siente en cada momento

y, sobre todo, ser auténtico.

Yo creo que la gente lo que quiere es autenticidad

y no que le estés contando una historia que no sientes.

Y por eso, yo creo que tampoco podría fingirlo

porque los compositores, cuando escribimos las canciones,

nos estamos como desnudando, por decirlo de alguna forma,

estamos como dejando por escrito

lo que sentimos aunque luego, pasado el tiempo,

al volver atrás, los recordamos de otra forma.

Pero yo creo que es como una forma muy bonita

de ser uno mismo.

Os sucede esto de: "Tengo un disco, tiene 14 canciones, llevo 8.

Son ocho baladas de amor o desamor desconsolado.

Oye, tengo que hacer otra cosa porque si no esto...

En fin, tiene poca variedad".

¿Os sucede o no?

¿U os dejáis llevar

y si las 14 canciones son así, son así?

No, en ese sentido, bueno, como te contaba,

el hecho de ser independiente y llevar mi propia, digamos,

música con libertad...

Si un disco sale triste y no se puede bailar, saldrá así.

Y la verdad es que, bueno, como ella decía,

el hecho de ser auténtico.

La gente, cuando realmente sale un disco así,

y ve que es eso lo que vos querés mostrar, quizá la tristeza,

la melancolía, la añoranza.

Y no hay ningún tema rápido ahí entremedio puesto por el hecho

de que quizá sea más comercial, que el disco sea...

No me pasó, por suerte,

hago lo que me gusta y la gente lo recibe también muy bien.

Las claves del éxito,

diríais que son la autenticidad y el trabajo.

Es verdad que la gente os ve en las promociones,

os ve en los conciertos;

lo que no ve son la cantidad de horas

que los pasáis solos en vuestros local de ensayos

o en vuestro cuarto componiendo, ¿no?

Al final, es un trabajo que tiene que ser metódico.

Supongo que será duro y, en ocasiones, incluso tedioso.

No sé cómo lo vivís vosotros, Sol.

Yo creo que el arte en la vida actual

sigue siendo muy sacrificado.

Es decir, el ser músico, por ejemplo, en España,

no tienen ningún tipo de protección social.

Es casi que ser prostituta, lo mismo.

Entonces, en realidad,

estamos en una sociedad que no ampara a los músicos.

Y en Latinoamérica, menos.

Entonces es una aventura.

El que decide ser músico ya de por sí,

tiene una medalla en el pecho.

Entonces yo creo que es algo

que todo el mundo debería tener en su cabeza porque, bueno,

algunos tenemos la suerte de salir en un programa de televisión

o de viajar o de tener conciertos,

pero el día a día con tus colegas y tus amigos que son músicos

y que tocan en bares, que tienen mucha calle

y que son talentosísimos es casi vivir por la pasión

y por muy poco dinero.

Entonces yo diría que todavía es un mundo de poetas

y de locos y de personas muy luchadoras.

Supongo que hay una parte que es la parte más entretenida,

la de los conciertos, de los ensayos con la banda,

pero hay otra parte de estar encerrado,

devanándote los sesos para hacer la mejor canción.

¿Ahí tenéis al método?

¿O sale la canción y la apuntáis en una servilleta?

¿O a las 9:00 de la mañana os ponéis ante de la mesa,

ante el teclado y ante la guitarra y decís:

"Yo voy a estar aquí cinco horas"?

Eso es muy relativo porque, a veces,

la canción llega y llega con la letra y con todo.

De repente me ha pasado de haber estado una hora

y ya sale la canción.

Y a veces estoy semanas intentando

buscarle la letra a esa melodía que, a veces,

son melodías como en un idioma raro que las empiezo a hacer

como una especie de usar la voz como instrumento y no como texto.

Sino que empiezo a hacer como un sonido,

la melodía y luego veo la fónica en eso intento hacer

como un rompecabezas.

Obviamente, que tengo una lógica, porque si no, sería un desastre.

Pero sí, también tengo un diccionario de sinónimos.

Me gusta como leer

un diccionario y busco palabras que me gusten, cómo suenan.

Cada palabra tiene su musicalidad, así que,

en ese sentido, ayuda mucho a terminar esa canción, ¿no?

Y tú, Marem, ¿cómo trabajas?

Pues yo, normalmente,

creo que hacer canciones lleva trabajo,

muchas veces hay que forzarse a sentarse

y escribir todos los días un rato aunque no sea, no estés inspirado.

Porque muchas veces la inspiración llega cuando uno está trabajando.

Pero siempre es muy importante dejarse llevar.

Además, es algo como muy curioso,

que no sé si a vosotros os pasará también, como que las canciones,

descubro cosas de mí misma a través de mis canciones.

Como que de repente, cosas de mi subconsciente,

que no era consciente de que estaba pensando o sintiendo,

¡escribo una canción y, a lo mejor,

pasa un año

y descubro algo sobre mí misma en esa canción.

Se convierte en un espejo, en un proceso de introspección.

Como que tú te imaginabas que saldría otra vez esa persona.

-Sí, claro.

Totalmente. Un sentimiento o cierta forma de pensar.

O sea, las canciones, al fin y al cabo, la música,

lo que decía al principio, es algo personal

y algo que tiene que tener un fin para uno mismo.

Porque si uno hace música para los demás,

yo creo que no va a ninguna parte.

Lo que decía antes...

Sí, el hecho también, en mi caso, yo,

quizá mi parte más sensible,

mi parte más introspectiva como ella decía,

que uno se desnuda también ahí y muestra una parte de uno que,

por ahí, en su vida cotidiana, no lo es.

O le da más vergüenza o es más retraído.

Y las canciones te ayudan un poco también a desenvolver ese lugar,

y que por ahí la gente pueda conocer también tu otra parte, tu otro lado.

Así que, bueno, en eso también la música es sagrada.

Yo os querría preguntar, ya que hablabais de las desnudez,

si tuvieseis que resumir

vuestra carrera musical,

alguna más consolidada, otra más en ciernes,

con un verso,

con un verso de una letra, ¿cuál sería?

Yo pondría "sur" porque, bueno,

mi Patagonia querida me ha dado muchas letras

y mucha inspiración, mucha inspiración en mí.

Y haber nacido en el sur, en la Patagonia,

me hace sentir así, muy orgulloso también.

Marem, ¿tú?

Yo quizá utilizaría un verso de una canción mía

que habla precisamente sobre eso,

de una canción que se llama "Woods" que dice:

"Take me somewhere i can grow",

que la música me lleve a un sitio en el que yo creo que puedo crecer.

Sol.

Yo diría que es futuro, aprendizaje,

túnel, hojas, viento,

una capa violeta, un castillo,

una calle y un camino solo.

Bueno, has hecho poesía aquí sin haberlo pensado.

Desde el punto de vista semántico y fonético como decía Lisandro.

Decía Borges, tu compatriota,

"Gracias por la música, misteriosa forma del tiempo".

Yo quiero daros las gracias a vosotros tres por estar aquí,

por haber tenido este diálogo hoy con todos los telespectadores.

Os deseo mucha suerte en vuestras carreras profesionales

y hasta una próxima ocasión. (TODOS) Muchas gracias.

Y a ustedes, les emplazo a otro programa más

de "Compensatorios en Casa de América",

ya saben que esta es su casa.

Hasta la próxima ocasión.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sol Escobar, Lisandro Aristimuño y Marem Ladson

Conversatorios en Casa de América - Sol Escobar, Lisandro Aristimuño y Marem Ladson

21 feb 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a los cantautores Sol Escobar, Lisandro Aristimuño y Marem Ladson.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Sol Escobar, Lisandro Aristimuño y Marem Ladson" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Sol Escobar, Lisandro Aristimuño y Marem Ladson"
Programas completos (255)

Los últimos 257 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos