Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5395871
Conversatorios en Casa de América - Juan José Campanella - ver ahora
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal? Es argentino y es español,

hace una década recogió un Óscar,

como mejor premio a lengua no inglesa por su película

"El secreto de sus ojos".

Diez años después, Juan José Campanella ha vuelto,

hoy lo tenemos aquí,

bienvenidos a los "Conversatorios en Casa de América".

(Música)

Juan José Campanella, ¿qué tal, cómo estás?

Muy bien, muchas gracias.

Un placer tenerte en esta Casa de América.

Hermoso lugar. Fantástico, para una entrevista así

es fantástico. Bueno, ¿por dónde empezamos?

Empezamos por el final, ¿te parece? Vale.

Por ejemplo, "El cuento de las comadrejas",

que se ha estrenado este verano. Exactamente.

¿Cómo es la historia de esta película?

Bueno, es una gran diva del cine,

un poco ya olvidada por sus fans,

que vive en una casa alejada de la ciudad,

en una casona con su marido, que es un actor de segunda

que siempre vivió bajo su sombra,

con el que fue guionista de sus películas

y con el que fue director de sus películas.

Los cuatro conviven ahí lejos del mundo,

en un mundo de ironías, sarcasmos,

en una especie de tensión bastante ingeniosa,

pero bueno, pero esa es su vida

y un día aparecen dos jóvenes,

una pareja de jóvenes emprendedores, como se dice ahora,

se quedaron sin señal en el celular, piden si por favor pueden usar

el teléfono, la reconocen a ella

y bueno, le proponen cómo no vuelve al estrellato,

a la fama, a la gloria y bueno, en realidad tienen otros planes,

quedarse con todo ese terreno,

esa casa y mandarlos a todos a un geriátrico.

Esto lo saben muy pocos, no hice un spoiler muy grande.

En el primer cuarto de hora ya te das cuenta, ¿no?

Sí, sí y entonces bueno, de ahí

empieza un juego de gato y ratón

entre estos dos bandos,

que es lo que genera toda la película.

Cuando ves la película, lo primero que te llama la atención

son los diálogos brillantes. Qué bueno.

Cada palabra de verdad tiene su contenido,

¿los has escrito tú los diálogos? Sí, sí, sí,

junto con el guionista, Darren Kloomok,

pero sí, sí son nuestros.

Los diálogos, vamos, llaman la atención.

Sí, esto es una cosa que se ha dejado de lado un poco,

la escritura de diálogos así, de la comedia de diálogos,

porque no sé, se piensa que por ahí no viaja bien,

que no se traduce bien a otros idiomas,

ese es un prejuicio que existe con la comedia,

yo no estoy de acuerdo, no ocurre así,

yo he mostrado la película a rusos

y se ríen exactamente en los mismos lugares,

así que no es así,

pero es una cosa que no se ve frecuentemente, es verdad.

Y luego lo que vemos es actorazos, porque al final hay seis papeles

en la película y son seis buenos papeles.

Exactamente, bueno, los cuatro mayores

son cuatro glorias de la Argentina,

como si acá se hiciera un elenco con Fernando Fernán Gómez,

Landa y López Vázquez,

Graciela Borges es también nuestra leyenda viviente

del cine argentino, lo mismo que Brandoni, Óscar Martínez

y Marcos Mundstock, que es la voz, el cerebro y el alma

de Les Luthiers, así que son cuatro grandes,

pero después están en los jóvenes está Clara Lagos, que es una genia

absoluta, mi nueva actriz favorita. Española.

Española, por supuesto,

y Nicolás Francella que también es un actor muy, muy bueno.

Y hay que presentarles lucha a estos cuatro monstruos,

tanto como actor como, como personaje,

así que están muy bien.

Son actores de verdad, se nota que tienen vidas

de carne y hueso, ¿no? Exactamente.

Y luego, los temas en la literatura, los temas en el cine

son universales, son el amor, la vida, la muerte,

en este caso, ¿cuál dirías que es el asunto principal de la película?

Hay muchas cosas que se tratan en la película,

pero yo diría que el dilema principal

es el pragmatismo versus el romanticismo,

o digamos, gente que es capaz de todo

para ganar, versus gente que es capaz de todo

para pasarla bien, así que eso es lo principal,

pero después hay temas del amor a lo largo del tiempo,

hay una historia de amor que a mí me gusta muchísimo,

una de las cosas que más me tentaba de hacer la película

era este matrimonio de 50 años

que algún día dejó la pasión en un cajón

y cómo se vuelve a recuperar eso,

o si se vuelve a recuperar, claro.

Y bueno, toda esta amistad

que vuelven a encontrar esta gente y este aplauso olvidado

que también lo vuelven a encontrar. Y el engaño.

El engaño es el arma, son engaños constantes,

unos a otros se están engañando,

yo creo que recién, en los últimos dos minutos nos damos cuenta

de todo, pero hay algunas cosas

que nos queda todavía la duda de qué pasó.

Y el vacío cuando el éxito se va.

Esa es otra de las cosas que sufre principalmente

la protagonista, esta gran actriz,

porque sabes que el nivel de adulación y de aplausos

que reciben los actores, quizás algún jugador de fútbol

pueda recibir la misma adoración,

es una cosa muy exagerada

y es droga para muchos

y se siente ese vacío, se siente ese olvido.

Muchas veces, el actor, quizás porque su trabajo consiste

en hacer de otro y lo hace tan bien, cuanto mejor es,

si no tiene ese reconocimiento constantemente empieza a olvidarse

un poquito de quién es él y por eso surgen estas cosas,

bueno, aquí vuelve a acordarse de quién es ella.

Pero es importante, Juan José, porque tú, hasta ahora

estamos hablando de los protagonistas de la película,

que son actores, pero tú trabajas con actores constantemente.

Sí, por supuesto.

¿Cómo se lidia con actores estrellas?

Muy bien, no, no, no, muy bien,

yo siempre, cuanto un actor más estrella es,

más conocido es, más películas hizo,

más experiencia tiene, más fácil es de trabajar,

porque sabe exactamente qué es lo que hace cada uno

de los que está en la filmación,

sabe que si no se le da tiempo al sonidista no se le va a escuchar,

sabe que si no se le da tiempo al director de fotografía,

no se le va a ver bien, cosa que le preocupa mucho,

entonces, los actores profesionales y de mucha experiencia

son fáciles de trabajar,

las pocas veces que me encontré con algún problema

de índole de personalidad o algo así fue con novatos.

Dices que la película es un poco de cómo ves la vida, ¿no?

Bueno, hay mucho de ese sentido del humor

tratar de ver los temas, quizás más truculentos

o más dramáticos o que más nos cuestionan

como la muerte, por ejemplo, como la vejez,

como la soledad, con humor,

con mucho humor, cuanto más humor, mejor,

cuánto más nos reímos de esos temas grandes,

más abajo los traemos, más los traemos a nuestro nivel

y nos es más fácil pegarle un par de sopapos

para que nos dejen de molestar.

Si tomamos estos temas, como la muerte,

con mucha solemnidad, puede llegar a ser una cosa muy angustiante.

Yo te preguntaría a ti como director,

pero como persona, ¿Juan José Campanella cómo ve la vida?

Mira, yo la verdad que director es mi trabajo,

yo tengo una vida muy común,

los directores no somos muy conocidos,

no nos molestan tanto,

es verdad que hay una dicotomía

que cuando uno está en una situación, en una discusión,

en una pelea, en una charla, lo que sea, en este mismo momento

hay una parte de mí que está ahí fuera viendo

cómo me verán las cámaras, cómo será la situación,

viendo los gestos que pone uno, especialmente en situaciones de vida

porque todo va a la caja de herramientas

para ser reproducido después en alguna película,

pero sacando esa especie de esquizofrenia que tiene uno,

que es a la vez protagonista y espectador de su propia vida,

el resto es normal.

Eso es lo que te iba a preguntar, porque tú vuelves a los cines

o tus películas vuelven a la gran pantalla

después de diez años.

Sí, hice una película de dibujos animados,

antiguos dibujos animados, animación, digamos,

en el medio que demoró cuatro años en hacerse,

así que estuve bastante ocupado.

Pero esta película, me decías antes

que llevas trabajando 22 años en ella.

22 años, sí señor. ¿Cómo es eso?

Bueno...

El primer boceto de este guion lo escribí hace 22 años, así es,

se estaba terminando, editando mi segunda película,

estaba en Estados Unidos y tenía muchas ganas

de hacer una película que no fuera tanto un reflejo

de la sociedad, a mí me gusta mucho las películas que hablan

de la vida común y del hombre común,

en realidad, todas mis películas anteriores

hablan de eso, pero tenía ganas de hacer una película

como las de antes, esas películas que son guiones

que están como bordados, con ese diálogo que vos decís

con sorpresa, películas que son más grandes de la vida,

que van a pasar cosas que no nos pasan en la vida,

que nos gustaría que pasen,

creo que por eso hay un aplauso y una satisfacción

tan grande al final de la película,

porque, obviamente que pasan cosas que no vamos a desvelar,

porque hay mucho spoiler,

pero si nos pasara a nosotros qué lindo sería ser así.

Bueno, algunas sí.

Entonces, hay como una gran satisfacción al final,

mucha incorrección política,

pero sí, vos sabes que estaba en Los Ángeles montando

e iba mucho a un cine que dan copias maravillosas

de cine clásico y bueno, lo empecé a ver

y me encanta Lubitsth, Ernst Lubitsch es un director

de comedias que a mí más me gusta y bueno, tenía ganas de hacer

un homenaje a eso, un homenaje a esas películas

y a la gente de cine.

A Billy Wilder también, ¿no? de alguna manera.

A Billy Wilder hay alguna cosa también, porque Billy Wilder

fue guionista también de Lubitsh,

así que me gustaban mucho también esas películas de humor negro

inglesas, viste "El quinteto de la muerte" y eso,

así que también tiene mucho de ese tono

y así salió, hace 22 años se hizo el primer boceto y fuimos cambiando,

cambiando, yo después lo tomé yo solo,

lo convertí en obra de teatro, volvió a ser cine,

volvió a ser obra de teatro, volvió a ser cine finalmente,

en el "intering" pasó algo muy bueno

que es que los personajes principales, estas viejas glorias,

cambiaron de generación,

pasaron de ser de gente de los años 50

que jugaban a la petanca, como dicen acá,

a gente de los años 60 y 70 con mucho sexo, droga y rock and roll

en su vida, que escuchan otro tipo de música, que juegan al pool,

que son gente de la noche, que toman, que disfrutan bastante

de la vida y cambió totalmente el aire de la película

y eso es gran parte de lo que funciona para mí en la peli.

Sí bueno, jugando al billar son especialistas, ¿no?

Sí, sí, sí.

Y si llega a ver Campanella hace 22 años esta película,

¿qué habría dicho?

Mira, espero que le haya gustado,

porque fuera la que intentó hacer,

así que creo que le hubiera gustado.

Yo la disfruto mucho, ahora que ha pasado un poco de distancia,

cuando uno está trabajando en algo te estás fijando en los problemas,

en el día a día, en cómo solucionar y uno empieza a tomar distancia

después de algunos meses cuando la ve con público,

es muy importante cuando la ve con ojos nuevos,

es como si la vieras por primera vez,

así que la estoy disfrutando muchísimo.

Bueno, diez años en hacer una película

al margen de las animaciones, ¿no? Exactamente.

¿Qué ha pasado en esos diez años? ¿Dónde te has metido, Campanella?

Bueno, hice mucha televisión,

como te dije, cuatro de esos diez años fueron la película de animación

y generó eso un estudio de animación que tuvimos que poner en pie

y generar otros proyectos, hice teatro,

descubrí como director el teatro, yo había escrito teatro

cuando tenía venitipico de años, pero ahora lo descubrí como director

y de hecho, dos obras voy a hacer aquí, en España,

una está en cartel en el Teatro Fígaro,

en Parque Lezama la pueden ver,

la otra está en gira por España, que hacemos con Walter

y me enamoré del teatro,

justamente por eso que decimos, por los diálogos,

porque es un lugar donde todavía uno va a ver grandes actores

y grandes diálogos, tanto es así que estoy construyendo

un teatro grande en pleno centro de Buenos Aires,

un teatro de 700 localidades,

así que bueno, eso también me ocupa bastante.

Buenos diálogos en las películas, te enamoras del teatro,

sabes que tu camino no es el camino más transitado en estos momentos.

No, es verdad, es verdad,

lo que pasa es que los hacemos cine, los que nos gusta hacer cine

que no sea de acción y que nos gusta ver esas películas

en las pantallas grandes, lo estamos teniendo un poco complicado

últimamente, así que por eso hay que empezar a diversificarse

o empezar a cobrar las fichas también, eso no hay porque negarlo.

Tú te has diversificado bastante, porque has hecho 15 series

de televisión más o menos, ¿se está llevando la televisión

el presupuesto y el talento del cine?

¿O la televisión no deja de ser otra manera de cine?

No, no es otra manera,

cuando me refiero a cine sí en cuanto a las herramientas

y a la narrativa, es similar la televisión,

cada vez es más similar, aunque se filma distinto que el cine

pero es muy distinto filmar para una pantalla grande

que te domina a vos, que para una pantalla más chica

a la que vos dominas, se filman distintos tamaños de planos,

distinta duración, etc, etc,

pero creo que la televisión está pasando por un buen momento

o ha pasado por un buen momento y ahora, quizás se está haciendo

demasiado, lo que ocurre siempre, cuando algo tiene éxito

se empieza a repetir, a repetir, a hacer demasiado,

empieza a bajar la calidad, empieza a perder éxito,

entonces, es siempre un ciclo

y lamentablemente, el cine que a mí me gusta,

el cine de gente, el cine de comedia,

el cine de drama, no el cine de acción,

muchos espectadores piensan

que está bueno esperarlo hasta que esté en pantalla de su tele

y no lo van a ver al cine

y eso es problemático,

Desde el punto de vista económico.

Desde el punto de vista económico ni hablar, de hecho, se hacen

muchas menos películas, pero disfrutas menos la película,

porque uno se ríe a carcajadas cuando está con mucha gente

en el cine y en la casa es raro,

uno llora de emoción cuando está en el cine

y en la casa es imposible,

así que el cine no es solo para la gran acción

y para el gran espectáculo, si no también para grandes las emociones.

Grandes emociones fueron las que sentimos

con "El secreto de sus ojos", que pudimos ver hace diez años,

nada menos que Premio Óscar

a mejor película de lengua no inglesa,

cuéntame la historia de esa película.

¿Cómo empiezas a trabajar con esa película?

Yo soy fanático, era fanático, sigo siéndolo de Eduardo Sacheri,

que es el autor de la novela, de sus cuentos, él era un cuentista,

cuando publica su primera novela yo no lo conocía personalmente,

apenas la veo en la librería, la compro, me la devoro

en dos días prácticamente,

pero no la veía como una película todavía,

durante un año me quedó una imagen

que era la de este hombre solo, jubilado, en un bar,

empezando a escribir sus memorias, pero solo.

me volvía esa imagen y me volvía esa imagen,

y me vino una idea,

era un policial en donde lo que se trataba de descubrir,

en donde la figura del detective, digamos, que es la de Expósito,

lo que trataba de descubrir era el origen de su soledad,

no un botín o el halcón maltés

o ni siquiera un asesino, porque ya lo conocía,

entonces, encontré ese ángulo en la novela,

volví a leerla con el tema de la pasión

y ahí le propuse, lo llamé a Eduardo Sacheri

y le propuse hacer la novela,

fuimos a almorzar, le dije los cambios que quería hacer,

le propuse escribirla conmigo y así fue.

Así fue, empezamos, no fue tan difícil,

fue mucho más corto el proceso, fueron dos años el guion

porque hay varios cambios con respecto a la novela,

está la historia de amor, por ejemplo, que es muy importante

en la película, en el pasado

el personaje de ella no existe en la novela,

existe como un personaje distante que él siempre mira,

una especie de Dulcinea, que es una imagen de él,

pero no interacciona con ellos en el pasado, sí en el presente,

así que bueno, imagínate, con ese cambio ya...

El cambio del temo al te amo, ¿no?

Eso es en la película, sí, sí.

Y tres palabras que no se han borrado de la memoria

de ninguno de los que hemos visto esa película hace diez años:

"Usted dijo perpetua" con la imagen.

Yo no quiero decir nada, porque eso es un spoiler,

que el público se renueva y hay gente que no la vio.

Sí, esa es otra diferencia con la novela,

digamos que lo que ocurre, en definitiva, es lo mismo,

pero de una manera muy distinta,

entonces, esa frase también es de la película, no es de la novela.

Sucede algo en tus películas que uno sale de la sala

y empieza a pensar y a pensar y le dedica más tiempo

a las reflexiones que ha tenido después de verlas,

que a lo que dura la película en sí.

Eso sería lo ideal, ¿no?

A mí me gusta siempre el cine, no el cine que me hace pensar

qué me quiso decir el director, qué quiso decir con tantos símbolos,

si no que decirlo claramente y que salga la gente

pensando en su propia vida, no tanto en la película.

Eso me gusta mucho, sí, la verdad es que me gusta mucho

y trato de hacer cosas porque me gusta mucho cuando lo veo

en otra película, a mí como espectador me gusta que me lo hagan,

trato de poner cosas en la película que cuando uno la ve por segunda vez

dice: "¡Ah! Esto no me había dado cuenta, acá está esto, claro",

me gusta sembrar la película de esas cosas,

eso está en "El secreto", está en "El cuento de las comadrejas",

cuando se ve por segunda vez casi que se disfruta más.

En el proceso de "El cuento de las comadrejas"

le dice uno de los actores veteranos al otro:

"Los tragos amargos son tu especialidad",

¿son también la tuya?

No, no, espero que no,

espero que nadie me lo diga,

no, trato de que no, no,

la verdad es que tengo una vida muy sencilla,

no es de tragos amargos, e tenido mucha suerte en la vida.

Y luego, los laurales con el Óscar de hace diez años,

¿tú te esperabas el resultado de esa película?

No, la verdad que no, para nada con esa película,

ni siquiera esperábamos tener éxito con esa película, que sea exitosa,

no, eso no lo espera uno nunca,

pero yo pensaba que en mis películas anteriores, "El hijo de la novia",

"Luna de Avellaneda" eran películas que eran de alguna manera,

terminaban bien, eran más emocionantes

y había dos cosas de "El secreto de sus ojos"

que yo pensaba que conspiraban contra el éxito masivo,

que era, uno, que es una película dura

y la otra que es una vuelta de tuerca final,

que una vez que se supiera, ¿quién la iba a ver de nuevo?

Y hay gente que la ha visto cinco o seis veces la película.

Yo mismo.

Y yo pensaba que si ya se sabe es una película para verla una vez,

así que esperábamos que ande bien, que sea interesante,

a mí me gustaba mucho la película,

pero la verdad que jamás imaginábamos lo que pasó.

Que ande bien, supongo que será lo que piensas

con esta última película, con "El cuento de las comadrejas",

dice uno de los jóvenes de la película:

"El pasado es un preludio del futuro", que le corrige,

le dice: "No, es un prólogo", ¿tú compartes esta reflexión?

Que el pasado es un prólogo del futuro.

Uno permanentemente está armando su vida,

pensando que lo que hace termina hoy

y las decisiones más chiquitas que tomas hoy,

aunque no tengan nada que ver o que parezcan intranscendentes,

tienen un impacto dominó

que te puede llegar a afectar y cambiar la vida,

algo de eso pasa en la película, una pequeña decisión de casting

de una película que tomaron los protagonistas hace 40 años

les cambia la vida a todos.

Sí, sí, sí. Me gusta mucho eso,

porque todo lo que uno hace permanentemente

tiene o un premio o un castigo,

es raro que cualquier cosa que hagamos sea intrascendente,

así que sí, sí creo que todo lo que hacemos

es un prólogo del futuro, aunque no lo vivamos así.

Juan José, yo creo que la mayoría de los telespectadores no lo saben,

tú eres argentino, pero también eres español,

la nacionalidad te la concedieron junto a Darín, ¿no?

Exactamente, y a Jorge Estrada Mora, que fue el productor de la película.

En 2006 por vuestros méritos, ¿cuál es tu relación con España?

Bueno, con España, o sea, yo no tendría carrera,

todas mis películas fueron hechas con España, terminadas aquí,

conozco muchos artistas de aquí, actores de aquí,

vengo ahora a hacer mi nueva actividad que es teatro,

aquí mis abuelos, a lo que conocí

que prácticamente me criaron era un asturiano y una gallega,

así que tengo mucha influencia

y culturalmente, bueno, ni hablar.

Era lo que te iba a decir, ¿cuál es la situación del cine español hoy?

Mira, el cine que no es de Hollywood,

digamos el cine que es de superhéroes o de animación

está pasando un momento, como te digo, bastante duro

con audiencias que van menguando,

un poco lo mismo que le pasa a la televisión de aire,

lo que era un buen "rating" hace cinco años,

lo que era un mal "rating" hace cinco años,

hoy se descorcha champán,

supongo que acá en España es exactamente igual.

Somos conscientes. Exactamente, claro.

Yo me acuerdo en el 2011

que junto con Francelli hicimos un programa de televisión

en Argentina, que tenía 28 puntos de "rating", el día que tenía 21

nos deprimíamos todos, ningún programa llega a más de 16 puntos,

lo mismo está ocurriendo con ese cine que está

fuera del superhéroe

o de la animación, del cine para chicos,

así que se sigue haciendo, hay un público,

pero yo, siendo optimista,

espero que el ciclo ese que te decía vuelva a subir,

que haya algunas películas y que la gente se dé cuenta

que para reírse más y para emocionarse más

tienes que ir al cine y si no, irá quedando

para menos público, no será tan masivo como era antes,

pero lo seguiremos haciendo.

Y lo seguiremos consumiendo en diferentes dispositivos, ¿no?

Claro, claro.

El caso de "Roma" hace unos meses,

una película concebida para el cine pero estrenada en televisión.

Claro, bueno, yo creo que "Roma",

que es una obra que vos la ves en cine y es una obra maestra

y está filmada, como decís vos, está concebida para el cine

por uno de los mejores directores de cine de la actualidad,

un talento enorme y que la filmó para la pantalla grande,

hay planos secuencia de gran duración

en donde los personajes están a cierta distancia

y verlo en televisión, a menos que uno tenga un proyector

o un televisor de esos "grosos", se sufre bastante.

Se sufre, sí. Hay gente que mira cine en Iphone,

yo es algo que te juro que...

Me da mucha pena si viera a alguien

viendo una película mía en un teléfono.

Juan José Campanella, muchísimas gracias por estar

en los "Conversatorios en Casa de América".

Tenemos por delante, entonces, proyectos de teatro.

Sí, teatro, porque el teatro no ha cambiado nunca,

el teatro, tienen que ir al teatro a verlo y lo ven en el escenario

igual que con los griegos.

Teatro. Y televisión, lo hacemos todo.

Y "El cuento de las comadrejas".

Ya hablaremos luego de más cosas, será por proyectos.

Muchas gracias por estar

en los "Conversatorios en Casa de América".

Muchas gracias a vos.

Y a ustedes les emplazamos la próxima semana aquí

en el mismo lugar y a la misma hora seguiremos conversando.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Juan José Campanella

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Conversatorios en Casa de América - Juan José Campanella

26 sep 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista al director de cine Juan José Campanella.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Juan José Campanella" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Juan José Campanella"
Programas completos (260)

Los últimos 262 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos