www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5060098
Conversatorios en Casa de América - Jennifer Islas, Daniel Ivoskus y Antonio Solá - ver ahora
Transcripción completa

Hola, qué tal.

Decía el histórico gobernador neoyorkino, Cuomo,

que las campañas electorales se escribían en verso

y luego ya se gobernaba en prosa.

De los versos,

de la poesía electoral se encargan nuestros siguientes invitados.

Bienvenidos a los Conversatorios en Casa de América.

(Música)

Hoy está completa la sala Cervantes de la Casa de América.

Tenemos a Antonio Solá, español, afincado en Ecuador,

que ha participado en más de 450 campañas electorales

en 25 países. Ya me dirás cómo se hace eso.

Viajando mucho. Entre ellas,

las de los presidentes Juan Manuel Santos en Colombia;

Mariano Rajoy y José María Aznar en España,

Felipe Calderón y Vicente Fox en México.

Jennifer Islas, mexicana,

estratega en comunicación política y digital,

especialista, sobre todo, en redes sociales.

Y Daniel Ivoskus, que es argentino

y presidente de la Cumbre Mundial de Comunicación Política

que se ha celebrado hace unos días en Madrid.

Gracias a los tres por estar aquí. Muchas gracias, un placer.

Os voy a hacer una pregunta, es sencilla.

La pregunta, la respuesta seguramente es más complicada.

¿Cómo se ganan hoy unas elecciones?

Yo creo, para empezar, que no hay una receta.

Si hubiera una receta, no estaríamos aquí nosotros.

No tendría sentido nuestro trabajo.

Pero yo creo que sí hay varios factores.

Número uno, el candidato.

El candidato arrastra, te lo digo por lo que pasó en mi país.

En mi país, Andrés Manuel es un fenómeno para estudiar,

porque es estuvo en todos los partidos políticos

menos en los de derecha.

Pero que, además, al no estar contento,

fundó su propio partido.

Andrés Manuel López Obrador. Sí.

Actual presidente de México.

Entonces yo creo que el candidato, por supuesto que es factor,

pero ya no es clave.

Porque él arrastró muchísimo.

Ahora tenemos a muchos representantes

tanto en la Cámara como en las alcaldías

que no fueron buenos candidatos,

que ni siquiera hicieron campaña, pero hubo un arrastre.

Para mí el factor clave son las causas.

Si tú como candidato, si tú como partido,

te sumas a las causas de las personas,

eso te va a ayudar muchísimo.

Pero una receta como tal, yo no lo veo.

Todas las elecciones y todas las campañas

van a tener su propia particularidad.

Jennifer, has dicho una receta, las causas.

Agarrarse a una bandera, ¿no?

Yo creo que hay dos factores claves que son contexto y coyuntura.

Cómo se desarrolla una elección antes de definir hacia dónde va,

+cuál es la ruta estratégica, saber dónde uno se encuentra,

cuál es el contexto,

pero, sobre todo, pensar no hacia dentro de los partidos,

sino hacia dentro de los candidatos, sino hacia la sociedad.

¿Qué le está pasando, cuáles son sus sueños,

sus percepciones, lo que le da bronca, la ira?

El que sepa interpretar todo eso,

construyendo una propuesta tentativa para ese electorado,

habrá dado un paso muy importante hacia delante.

Creo que esta lógica de los candidatos superhéroes

que vienen a resolver todo, que están por sobre la realidad,

ha cambiado mucho en comunicación política.

Ha cambiado el paradigma de la comunicación política.

Hoy los protagonistas son los ciudadanos.

Al final es complementario lo que decís.

Se trata de conocer la situación de la sociedad,

buscar una causa. Quiero añadir un punto a esto.

Porque creo que definitivamente el mundo está cambiando,

la tecnología, Internet,

que revolucionó la política y la política no pudo revolucionar

el mundo de la red definitivamente.

En esta entrada que estamos teniendo

en lo que yo he llamado la democracia digital directa,

creo que estamos asistiendo a la muerte de las ideologías.

Lo estamos viviendo en Venezuela, lo estamos viviendo en Ecuador,

lo estamos viviendo en Bolivia, lo estamos viviendo en Nicaragua,

en Honduras, países que,

más allá de las ideologías de izquierda y derecha,

están siendo acabados

y en donde está tomando más predominio el liderazgo.

Creo que es importante, más allá de lo que dicen Jenni y Daniel,

entender que hoy los ciudadanos que son realmente importantes,

que son los importantes en un proceso electoral,

están demandando personas que asuman el liderazgo

y concediéndole a esos líderes

una oportunidad de tratar de trabajar

para construir un mundo mejor, de cambiarles lo que es su vida.

Yo le estoy concediendo importancia

en este momento de mi vida profesional

este espacio que se está abriendo para este tipo de personas.

Creo que se está horizontalizando la política.

Está definitivamente incorporando a la ciudadanía por la tecnología.

Y ya nada va a volver a ser igual.

Nos va a pasar en España,

está pasando en países de América Latina,

está pasando en países como Mauritania,

una república berebere islámica

que tiene 60% de esclavitud simulada.

Hoy, en estos días y años,

en este mundo en el que vivimos con esclavitud,

o en Sudáfrica o Liberia, o Francia, de donde acabo de venir,

con los chalecos amarillos.

Creo que está cambiando de manera muy rápida

lo que está pasando a los ciudadanos y a los líderes.

¿Estamos pasando de una democracia representativa,

en la que decidimos a nuestros delegados, diputados

y ellos toman decisiones, a una democracia directa

en la que los líderes toman decisiones

influidos directamente por nosotros a través de las redes sociales?

Yo creo que no hay duda, los partidos políticos,

a lo largo de los años,

van perdiendo cada vez más peso específico.

Países donde hablaban del bipartidismo,

de partidos fuertes, de estar atados a las ideologías,

se empiezan a dar cuenta de que no es tan así.

Los líderes son más importantes que los partidos, nos guste o no.

No es una cuestión de qué sería lo ideal.

Los partidos políticos se van convirtiendo exclusivamente

en instrumentos jurídicos para llegar a ocupar un cargo.

El caso, decía Jennifer,

de Andrés Manuel López Obrador en México, es muy claro,

ha pasado en distintas elecciones por distintos partidos,

ha perdido dos elecciones, hasta entender esta nueva dinámica,

y ser un personaje que terminó haciendo senadores,

diputados, gobernadores y alcaldes, solamente por estar con él.

Tal vez no eran los más aptos ni los mejores candidatos,

y no tenía ninguna condición, pero el liderazgo que inspiró era:

"Con tal de apoyar y que llegue Andrés Manuel

que vayan todos los de él".

-Si me permites, Julio,

iría más lejos de lo que dice Daniel,

que comparto plenamente el argumento.

Creo que la intermediación política se va a acabar.

Se acaban los partidos políticos como hoy los estamos concibiendo

y están trabajando en nuestros países.

Si la intermediación política se acaba,

se van a acabar los legislativos, no el ejecutivo ni el judicial,

pero va a haber una de conformación de la política

como hoy la entendemos.

Esa intermediación se acaba porque la democracia

esta que yo llamo digital,

que va a permitir la incorporación de la ciudadanía,

no va a necesitar a un diputado que le vote sí o no

a unos presupuestos

como le acaba de pasar al presidente Sánchez,

que ha tenido que convocar porque los diputados

no han tenido la mayoría para sacar el presupuesto.

¿Qué va a pasar cuando los ciudadanos,

en un día como hoy, podamos votar en una app que ya existe

para decidir un presupuesto general del Estado,

¿Para qué no vamos a hacer eso?

¿Se puede o no? -Totalmente.

Yo coincido plenamente en lo que dice Antonio.

Por ejemplo,

hemos estado viendo el caso de México

en las elecciones recientes del 2018.

Una mujer, la única candidata a la presidencia de la República,

Margarita Zavala,

militó toda su vida en un partido político,

fue la esposa del Presidente de la República,

lo que conocemos como figura de primera dama,

y ella se hizo independiente para ser candidata.

Ahora quiere hacer su propio partido,

pero en su momento dijo que iba a ser independiente.

Vamos allá de los partidos y las ideologías.

Creo que el liderazgo sí se está imponiendo.

Decía el otro día en la cumbre mundial,

Marcelo López, el semiólogo chileno,

que se buscan símbolos.

Líderes.

Y aparte, identidades.

¿Qué busca en definitiva un ciudadano

cuando elige votar entre uno u otro más allá de las ideologías?

Verse reflejado,

lo más parecido frente al espejo con un candidato

en lo que le puede inspirar, hacia dónde lo puede llevar,

cómo le puedo resolver el primer metro cuadrado,

este término de nuestro amigo Pablo Knopoff,

resolver tus problemas, cuando vos salís de tu casa,

qué te pasa en ese primer metro cuadrado.

Es muy distinto de todos nosotros.

Si alguien tuvo un problema de salud,

tal vez la salud sea su principal, y si perdiste el empleo,

será el trabajo.

Si tienes problemas económicos o un hecho de inseguridad,

y cómo se van a resolver esos problemas

en tanto y cuanto los partidos políticos sigan hablando solamente

de los temas que le interesan a los políticos

y no del primer metro cuadrado de la gente,

van a tener problemas.

Me gusta la metáfora del primer metro cuadrado.

Pero hablas que las ideologías cada vez van a pesar menos.

Ahora mismo, en Iberoamérica,

la situación que tenemos es dos líderes emergentes,

Andrés Manuel López Obrador,

que es un candidato claramente de izquierdas,

y Bolsonaro, en Brasil,

que es un candidato claramente de derechas.

Es decir, el eje, el candidato ya no busca el centro,

busca los extremos, cuál es vuestra valoración.

Quisiera matizar el punto, Julio.

Conozco muy bien a López Obrador, competí contra él en 2006.

Ahora en 2018 estuve en la mesa de la izquierda

a través del partido del trabajo, la coalición "Hagamos historia",

que llevó a López Obrador a la presidencia de la República.

Te pasaste a López Obrador.

Como profesional,

estuvimos trabajando en una situación y luego en otra.

Algo totalmente legítimo.

Esto no es ideológico, esto es técnico,

más allá de lo que yo pueda pensar, evidentemente,

con mis principios que pueda tener como persona

y como gente involucrada en un mundo como es hoy.

Sois profesionales. Evidentemente.

López Obrador, y citabas también a Bolsonaro.

Yo creo que son dos personajes, eminentemente prácticos.

Y que las ideologías, que aparentemente se les aplican,

para ellos no son trascendentales.

López Obrador es presidente porque logró capitalizar

la ira de los mexicanos,

y Bolsonaro porque hace 13 años o 14 años,

empezó defender a aquellas madres

cuyos hijos eran asesinados en las favelas.

Capitalizar la ira no es un término ideológico.

Defender a las madres cuyos hijos matan en las favelas

tampoco es ideológico.

Que el tipo diga que el ejército lo vaya a sacar a la calle,

que voy a ver cómo administró la economía, la gente puede pensar,

los que estamos aquí, los técnicos y profesionales,

en términos ideológicos.

Las personas no piensan en términos ideológicos.

Si yo hoy te preguntara el ejercicio

que hace unos días hice en la cumbre, cuando hablé,

por qué no pensamos dentro de 20 años cómo los que nos están viendo

o nosotros mismos, nos vemos,

ninguno de nosotros vamos a pensar en los políticos.

Y eso es lo que pasa en el metro cuadrado que señala Pablo.

No existe la ideología desde mi punto de vista.

Cada día en vías de extinción.

Yo estoy bastante radical en este tema.

¿Sumáis a Bolsonaro y López Obrador, y por ejemplo,

el perfil de Trump?

Yo creo que nacen de temas

muy bien estudiados de la sociedad

y de lo que la sociedad no quiere o rechaza.

Trump claramente la antipolítica.

En su campaña atacó a su propio partido, el republicano.

Empezamos a ver grietas en la sociedad.

Muchas veces, los anti, anti determinados movimientos,

o personas o líderes, pesan mucho más que una ideología.

La ideología pasa a ser líquida, se va acomodando.

Se ve cada vez más fuerte la confrontación, la grieta,

las divisiones, el voto anti.

Me parece que eso empieza a configurar

un comportamiento de la sociedad.

Creo que en la mayoría de los casos que estamos hablando,

Estados Unidos, México, y Brasil,

fue mucho más el voto a favor de Trump,

Bolsonaro y López Obrador para que no ganaran los otros,

que por amor a ellos.

En Estados Unidos,

Hillary no, basta de la política, basta de Hillary.

Basta de la corrupción en Brasil, basta de Dilma...

Basta.

Y claramente, si nos vamos a México,

es basta de los partidos políticos.

El lema, el cliché que había creado

un gran consultor político sobre López Obrador,

que era un peligro para México, no quiero decir quién fue,

pero lo tengo aquí cerca. -Aquí presente.

-Un peligro para México.

¿Por qué no tuvo efecto 12 años después?

Porque el peligro para México eran los partidos políticos,

el PRI y el PAN.

La gente dijo...

El peligro de López Obrador es menor.

-Así es, fíjate qué punto tan importante este.

Lo estamos viendo en España.

¿Qué está pasando hoy con voto de muchas personas que estuvieron,

en teoría, militando en la izquierda española,

en el socialismo español, que hoy están votando Vox,

que se supone que es la extrema derecha.

Creo que los partidos políticos y los líderes de España

no están entendiendo absolutamente nada

de lo que está pasando con esta corriente subterránea

que señalabas de Marcelo López,

esta corriente, esta energía subyacente

que es la que está aflorando para estos cataclismos

que están sucediendo en la política.

En esta situación,

¿cuánto influyen las redes sociales?

Totalmente.

Para mí, todavía hay una gran brecha,

no todo el mundo está en las redes sociales.

Vivimos en un mundo tan ligero, fluido y móvil,

que te permite estar conectado

y donde las personas ya no se conforman nada más.

Porque tenemos una necesidad de estar informados, comunicados,

pero son ellos los que están generando contenido permanente.

De ahí viene un gran problema,

las "fake news", que en muchos partidos han sabido capitalizar.

Ahí quería yo llegar.

A las "fake news". ¿Qué hacemos con ellas?

No hay una educación digital.

También las plataformas de redes sociales, todavía están,

tienen un pie aquí, sobre todo los gobiernos,

lo vimos en Estados Unidos en noviembre.

Facebook y Twitter,

tuvieron que bajar muchísimos contenidos y cuentas,

porque Estados Unidos les decían: "Oye, tienes que ver aquí".

Todavía no tienen una herramienta que les permita.

Además, la crisis de credibilidad

que estamos viviendo en toda la política,

en cada rincón del mundo, lo podría decir,

nada más es de algunos países,

es lo que ha llevado a que las redes sociales y las "fake news"...

El tema de redes sociales es algo relativamente nuevo,

que los millennials sí hemos entendido,

y más o menos vamos viendo

qué es un "fake news", qué es real, qué no.

Pero las personas mayores, los papás, los tíos,

ellos todavía no lo entienden.

¿Y qué hacen?

Por miedo se creen lo primero que tienen,

y lo empiezan a viralizar.

Eso es lo peor, ayudan a que se viralice.

Hay un tema que quiero cargar al ciudadano,

la responsabilidad que tenemos todos como ciudadanos

en este mundo tan globalizado.

Definitivamente, uno cree lo que quiere creer.

Uno sigue al líder, no por el líder en sí mismo,

uno sigue al líder porque cree que representa

lo que al principio señalaba Daniel, lo que uno cree.

Lo seguimos por nosotros mismos.

Uno no vota a tal o cual persona, se vota a sí mismo.

Uno cree las "fake news" porque las quiere creer.

Si hoy en El País, en El Mundo, en el ABC, en la Razón,

cualquiera de los periódicos sacan determinado tipo de noticias.

Me gusta leerlos, y definitivamente me lo voy a creer.

Eso es lo que pasa con los medios de comunicación,

que se ha trasladado desde el mundo de la vida real,

lo que estamos haciendo aquí en un plató de televisión,

con los medios digitales.

Creo que los ciudadanos debemos evolucionar para entender

qué es lo que nos está pasando

y tener una capacidad de educarnos más digitalmente,

para saber discernir bien por dónde quiero ir o por dónde no.

Hay que cargarle la mano a todos nosotros

para que no solo digamos que son los políticos

los que hacen "fake news".

Todos somos responsables.

Creo que la tecnología no cambió solamente las formas,

cambió la sociedad.

Hoy nos informamos, consumimos

y hacemos acciones a partir de la tecnología,

y esto ha cambiado radicalmente y no va a volver para atrás.

Puedo contar una experiencia personal.

Me sonreía cuando hablábamos de esto.

En un auditorio yo he tenido problemas.

Recuerdo el año 2007, uno de mis primeros libros,

se llamaba "Vivir conectados.

Sociedad, comunicación y política en la era digital".

Y termina ese libro hablando que no podemos hablar

de inclusión social sin inclusión digital.

Año 2007.

-12 años.

-12 años atrás.

-Me querían linchar.

"Pero cómo dice eso, para poca gente,

eso es para los que tienen dinero...".

No, hacia ahí vamos.

Tan testarudo como soy,

al año y medio se llamaba obsesión digital.

El primer libro,

lo primero que tenía era un glosario con las palabras básicas,

con las cosas ciudadanas.

¿Por qué las redes sociales solo pueden ser Facebook,

Twitter, Instagram...? Mañana serán otras.

Hay tecnología que por qué va a seguir creciendo

y a ir en aumento, porque lo consume la gente,

porque te soluciona tus problemas cotidianos,

porque el teléfono ya no es para hablar por teléfono.

Es para organizar tu agenda, conectarte, para redes sociales,

para trabajar, para llevártelo encima,

para prender una linterna cuando se te corta la luz,

para votar, para llamar un taxi, para lo que tú quieras.

-Claro.

-Al solucionar tus problemas cotidianos,

pasa a ser una herramienta fundamental de conectividad.

Esto no es una cuestión de moda.

Moda puede ser una red social,

moda puede ser un movimiento de un determinado momento,

pero la tecnología es mucho más profundo

lo que viene a revolucionar.

Que la sociedad.

Estamos haciendo un conversatorio muy interesante.

Normalmente los especialistas en comunicación política,

los expertos electorales,

al final se les acusa de mirar solo al minuto siguiente,

o por lo menos a los 15 días que dura la campaña.

Ahora estamos intentando ver

a 20 años qué es lo que va a suceder.

Decía Antonio que a lo mejor desaparece el legislativo,

por esa democracia directa digital, la llamas tú.

¿Y los medios de comunicación?

Con las redes sociales,

hasta qué punto vamos a seguir siendo ese cuarto poder,

esos mediadores entre la clase política

y los ciudadanos o las redes sociales

van a quitar buena parte del espacio.

La intermediación del periodismo,

entendido hoy como periodismo tradicional,

se va a acabar también, Julio.

Por eso te preguntaba. Absolutamente.

No solo se acaba el legislativo.

Yo soy periodista de profesión aunque nunca practiqué,

me fue muy mal cuando lo hice, estoy en consultoría política.

Creo que la intermediación del periodismo

así entendido se ha acabado.

Definitivamente los ciudadanos hoy abrevan información,

buscan comunicación en las plataformas,

totalmente integradas.

Radio, televisión, prensa escrita,

con lo que se genera de conversación en el mundo digital.

Eso también ha cambiado.

Donald Trump.

-Creo que es complementario.

Las redes sociales no vienen a cambiar los medios de comunicación,

sino que nutren, son transversales, es complementario.

Tal vez el periodismo como hoy lo conocemos,

o el sistema de comunicación, sí va a cambiar.

Habrá periodistas que tengan credibilidad,

que lideren determinados aspectos,

serán referentes y comunicarán de distinta forma.

Pero sí hay una reconfiguración del sistema cada vez mayor.

Los puntos son, buena conectividad, credibilidad y tener una identidad.

A partir de eso...

-Hay un tema que yo ya estoy empezando a distinguir

desde hace un tiempo,

la imagen de la identidad es una gran diferencia, pero,

pienso que los ciudadanos hoy ya no buscan información,

que es lo que generaba o genera conocimiento.

Están buscando comunicación.

Es decir, aquello que genera sentimientos.

La comunicación es aquello que genera experiencias.

Ahí es donde entra mucho

la dinámica de las campañas electorales.

Los ciudadanos quieren que les cuenten historias,

que les permitan desde el punto de vista emocional,

tomar una decisión de voto.

Eso también está siendo cada vez más importante.

Estamos en una coyuntura permanente,

en un cambio permanente.

Escribió hace dos décadas el profesor Gómez Antón un libro

que se titulaba algo así

como "cómo reconocer si es una democracia lo que tenemos delante".

¿Cómo reconocer a día de hoy,

y miramos a países como Venezuela u otros que me podéis decir,

si es una democracia lo que se tiene delante?

Trajiste un tema clave, Venezuela. -Sin duda.

Venezuela es diferente a todo el resto de Iberoamérica

y de lo que estamos acostumbrados.

Hoy Venezuela tiene una dictadura,

que no llama elecciones, que mete a los opositores presos,

que toma decisiones en contra de la gente.

Pero, sobre todo,

¿cuál es el problema que hoy tiene Venezuela?

Que la gente está mal, que la gente no tiene medicina,

que la gente no come, que la gente se va de su país en masa,

no dejan entrar ayuda humanitaria.

Es una dictadura

que la está sufriendo el pueblo y que esto no resiste más.

Es una cuestión de tiempo.

Es una cuestión de tiempo.

Pero así no pueden seguir.

Desde el punto de vista formal, desde el régimen,

se nos vende que estamos en una democracia.

Pero es que más allá,

todos estamos hablando y partimos de algo muy importante.

La realidad es cómo está la gente.

Más allá de lo que quiere Estados Unidos

porque tenemos que ser claros y no podemos perder de vista

que hay algo también oscuro que Estados Unidos está buscando.

Pero lo importante es la gente.

No podemos quedarnos de brazos cruzados y a mí, como mexicana,

me da muchísima vergüenza y muchísima indignación

que el presidente, que el gobierno de México,

sea de los pocos que haya dicho: "Bueno, nosotros respetamos".

Entonces, arroparlo de alguna manera es realmente vergonzoso

y bien decían y escuchaba hace unos días

a unos amigos venezolanos,

o sea, que haya elecciones no es sinónimo de democracia.

No, por eso os preguntaba.

¿Dónde está?

Yo creo que están pasando dos cosas.

Una, que los ciudadanos, en algunos de nuestros países,

están pidiendo más autocracia.

Entendida la autocracia como ese tipo de líderes

que a veces se exceden en la toma de decisiones

y eso creo que es importante.

Número uno, están pidiendo, las encuestas ya vienen por ahí.

Hay que tener cuidado con el tema de la autocracia

porque te puede derivar en un Hugo Chávez, en un Maduro,

que estamos hablando de Venezuela,

y que se termina convirtiendo en perseguidos políticos,

en asesinatos y en una dictadura como la de Maduro.

Autocracia en el sentido de tomar más poder

por parte de los liderazgos.

De ese tipo de líderes.

Para evitar esto, porque yo, en mi caso,

detesto evidentemente la autocracia o la dictadura,

para evitar esto necesitamos incorporar a los ciudadanos.

Para que verdaderamente haya democracia.

¿Cómo podemos hacerlo?

Con esta revolución digital que yo estoy señalando.

Cuando nosotros en las próximas dos décadas veamos esto,

se va a acabar la manera

en la que muchos gobernantes hoy nos tienen en países

que definitivamente no se pueden llamar democracias.

Yo, Julio, creo que antes hablábamos

de lo que está pasando en Mauritania.

Nadie dice nada de Mauritania.

Los franceses, desde luego, no dicen nada de Mauritania.

Macron y las petroleras francesas no dicen nada de Mauritania.

Desde luego, la ONU no está diciendo nada de Mauritania.

La Unión Europea no está diciendo nada de Mauritania.

Y en Mauritania hay régimen con un 60% de esclavos

sometidos todavía en el día de hoy.

El candidato Biram, el candidato opositor,

lo que le han llamado el Mandela del siglo XXI,

un tipo que le acaban de dejar salir de la cárcel

porque lo tenían en la cárcel.

¿Por qué? Pues porque lo tenían allí.

Por negro y por esclavo.

Digamos que tenemos que empezar a abrir los ojos.

Este programa se ve en tantos países de América,

podemos empezar a comprender

que la responsabilidad no es solo de los políticos

sino que es también de los ciudadanos,

de los técnicos que trabajamos con los políticos

y que podemos cambiar eso.

Bueno, lleváis unos días en España con motivo

de la Cumbre Mundial de la Comunicación Política

que tú presides, Daniel.

Aquí hay convocadas

unas elecciones generales para el 28 de abril.

¿Cuál es vuestro pronóstico según lo que estáis palpando,

lo que estoy sintiendo, lo que estáis hablando...?

Que nos sentimos como en casa, estamos en Latinoamérica.

(RÍEN)

Estamos en Latinoamérica.

Sí, esa es una buena definición, explícala.

-Que aparte, llegó tarde.

Este sistema destructivo de los partidos,

lo que venimos hablando

de que la gente va a buscar liderazgos

y que van surgiendo partidos coyunturales.

Pareciera que vienen a salvar, cometen dos o tres errores

que golpean en su base de sustentación y caen rápidamente.

Esta ramificación de partidos y crecimiento va a haber

en tanto y en cuanto los líderes vayan creciendo,

las elecciones van a ser mucho más dinámicas

y lo que sí va a ser muy complicado en el sistema actual

es que al no haber un partido que te permita construir mayorías,

tal vez termine siendo presidente alguien que en la elección

sacó el 20% de los votos.

¿Con qué legitimidad toma después decisiones más allá

de los grupos parlamentarios?

Olvidémonos de toda la estructura institucional y política.

Hablemos de la gente.

Es un presidente que el 80% de los españoles no lo votó.

Pero eso supongo que es en el sistema electoral.

Cuanto más abierto está,

cuanto más partidos están representados en la Cámara...

Pero antes, en su día,

cuando con un bipartidismo, estaban 40, 45...

-Hablamos de un González que tuvo mayoría absoluta,

un Aznar que tuvo mayoría absoluta

o un Rajoy también con mayoría absoluta.

No sé si vosotros en Ecuador, en México o en Argentina

veis la serie de "Borgen"

que aquí en su día tuvo bastante predicamento,

estos pactos entre unos y otros para llegar a una mayoría

parlamentaria entre partidos que no siempre lo comparten todo.

Por eso son partidos diferentes

pero que están de acuerdo en políticas principales.

Te voy a hacer mi radiografía.

Yo pienso que Sánchez sale de la Moncloa.

Que Rivera con Ciudadanos se va a devaluar,

que Casado no le va a dar el oxígeno,

que VOX va a crecer por el momento puntual

que está señalando Daniel,

que a esos tres les va a dar el pellejo suficiente para gobernar

con una mayoría exigua y que la izquierda,

en términos ideológicos, ahora sí, está izquierda española,

este medio recalcitrante desde mi punto de vista,

el PSOE y el conjunto de Podemos, va a terminar,

desde mi punto de vista, recomponiéndose para lo que viene.

Y que dentro de dos años vamos a volver

a tener elecciones generales.

Así lo veo.

-Lo que dice Antonio me parece super interesante.

La quiniela. Ante un escenario complejo.

Un escenario muy complejo.

Y una desintegración y baja del voto duro de los partidos.

Claramente, y complejidad.

El próximo gobierno en una fragmentación como tal,

la va a tener complicada.

Daniel, Jennifer, Antonio.

Ha pasado esta media hora volando.

Muchas gracias por estar aquí,

en vuestra casa, en la Casa de América.

Hasta una próxima ocasión. Regresamos cuando digas.

Yo vuelo de México... -Volvemos.

-Muchas gracias.

Ese es el espíritu. Gracias a vosotros.

Y a ustedes les esperamos aquí la semana que viene.

Seguiremos conversando.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Jennifer Islas, Daniel Ivoskus y Antonio Solá

Conversatorios en Casa de América - Jennifer Islas, Daniel Ivoskus y Antonio Solá

14 mar 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a Jennifer Islas (experta en comunicación política digital), Daniel Ivoskus (presidente de la Cumbre Mundial de Comunicación Política) y Antonio Solá (estratega electoral).

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Jennifer Islas, Daniel Ivoskus y Antonio Solá" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Jennifer Islas, Daniel Ivoskus y Antonio Solá"
Programas completos (237)

Los últimos 239 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos