Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4971939
Conversatorios en Casa de América - Héctor Alterio y Ernesto Alteiro - ver ahora
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal? Hoy van escuchar, de ellos mismos,

la historia de los Alterios,

padre e hijo, Héctor y Ernesto,

argentinos y españoles.

Bienvenidos a los "Conversatorios en Casa de América".

(Música)

(Música)

-Ernesto, esto es jazz, ¿no?

-Es jazz, sí. -¿Lo compones tú, lo tocas tú?

-Uy, esto ya no es mío.

Es de Óscar Peterson.

-Me gusta, suena muy bien. ¿Te gusta la música?

-Sí, me gusta la música y me gusta el teatro.

-¿Vas a ser actor como tu padre? -Me gustaría.

-¿O estás estudiando otra cosa?

Estudio historia, pero mi vocación es ser actor.

Bueno, pues vamos a charlar con tu padre,

enhorabuena por lo del piano y gracias.

-Héctor, que orgulloso se tiene que sentir un padre

cuando escucha decir a su hijo eso de que espera ser actor,

aunque sabe que no tan bueno como su padre, ¿no?

-Sí, bueno, está dentro de una expresión que deseo,

pero yo espero que sea a la inversa.

(Música)

Héctor, Ernesto, ¿qué tal? gracias por estar aquí,

en los "Conversatorios en Casa de América".

Gracias, muy amable.

Bueno, esta película se podría llamar "La saga de los Alterio".

por ejemplo.

No, no, faltan más caras.

Falta Malena, ¿no? Malena, mi mujer,

y algún otro que anda por ahí.

Pues venís representando a la familia, hay que quedar bien.

La primera pregunta para empezar la película:

¿Cómo comienza la relación de los Alterios con la interpretación?

Pero vamos a ver, dices los Alterio,

perdón, ¿nos vamos a tutear o...?

Como usted quiera. Yo te tuteo.

Nos tuteamos, venga.

Los Alterios,

pero me resulta muy difícil saber, yo puedo hablar por mí,

Claro, tú eres el patriarca,

la primera relación con el teatro es tuya.

-Pero, ¿no había otro Alterio antes que tú?

-Sí, había un tío mío,

que era futbolista,

en Argentina, ¿eh?

y fue muy famoso, "Pibona" le decían como seudónimo.

Y fue muy famoso.

-Pero con él no empieza la relación de los Alterio con la actuación,

que es lo que está hablando.

-Le podrías hablar de la Sirenita de Charita, ¿no?

-También la Sirena de Chacarita, pero no era Alterio.

-¿Ah no? -No, no.

¿Y contigo cómo empieza esto?

Jugando, imitando.

Yo tengo una imagen casi fotográfica

en la cabeza de caras de niños

de siete u ocho años, mirándome,

yo, digamos, que la cámara está en mi cara,

y la imagen es que yo estoy muy satisfecho

de la cara de alegría

y de placer que tenían esos niños que me estaban mirando a mí.

Entonces, aparte de eso, me sentía protagonista,

y a partir de eso,

el hecho de entretener a la gente,

fue mi derrotero, fue mi obsesión,

fue mi entretenimiento diario.

Llegué a hacer todo tipo de cosas

para agradar a esa gente.

Y a partir de ahí no tuve otra elección

que protagonizar,

que entretener,

y eso yo lo tomo como base de mi vocación.

Y hasta aquí has llegado, has triunfado ya en Argentina,

en teatro, en cine, en el año 74 vienes a España,

y te quedas ya aquí.

Me quedo aquí, sí. Ernesto tenía cuatro años,

mi hija tenía nueve meses,

y así empezamos una nueva vida.

¿Por qué decidiste quedarte en España?

Bueno, se produjo una situación que me obligó,

no es que yo elegí, es que no tenía otra alternativa.

Había un grupo,

que obligaba a la gente a que pensara como ellos querían,

y me eligieron a mí y a otros cuatro compañeros,

que estaban allá, yo decidí quedarme,

mis cuatro compañeros se fueron por Latinoamérica,

y luego volvieron, y así comenzó un éxodo

obligado por una situación política en el país,

que hizo que me ausente de él

mucho tiempo, 15, 20 años.

Entonces, os asentáis a vivir aquí, tú tenías cuatro años,

¿recuerdas algo de esa primera vida?

-¿De los cuatro años? Pues cosas...

no sé, sueltas,

me acuerdo de una farmacia que había frente a mi casa,

algunos juguetes que me gustaban,

me acuerdo de cosas en la guardería,

el jardín de infancia que le dicen allí.

Y también me acuerdo de venir aquí,

yo me preocupaba y les preguntaba a mis padres:

"Pero, ¿aquí en qué idioma hablan? ¿en qué idioma van a hablar?

Entonces, era un momento para mi,

con cuatro años no entendía bien lo que estaba pasando,

pero bueno, de aquella parte en Argentina cosas muy sueltas,

y los recuerdos, no sé hasta que punto son cosas que me han contado

o cosas que realmente he vivido,

o producto de ver fotos, no lo sé.

Ernesto Federico Alterio, esto tiene que marcar, ya de inicio.

Bueno, no lo sé, nunca lo he sentido así como una marca,

luego te das cuenta de que son cosas que, de alguna manera, imprimen,

a lo mejor, en tu personalidad sin darte cuenta, no lo sé,

pero, yo recuerdo también

que si me pusieron Ernesto, y corríjame si me equivoco,

por Ernesto Che Guevara. -Sí.

-Y Federico, por García Lorca. -Sí, exacto.

-¿Es así? -Sí, es así.

Son los homenajes que uno se hace, porque ellos que culpa tienen

de recibir un nombre, no tenía otra alternativa que aceptarlo.

-Pues sí.

También imprime carácter el hecho de que tu padre es actor,

es decir, tú eres actor ahora mismo,

¿un poco por tu padre, o un poco a pesar de tu padre?

Yo supongo que si mi padre se hubiera dedicado

a la fontanería o a cualquier otra cosa,

a lo mejor no me hubiera dado por eso,

yo creo que he señalado que hay una relación directa,

yo he crecido metido en teatros,

yendo a ver a mi padre a rodajes,

en un mundo que no me era ajeno totalmente,

y también por otro lado, fue un deseo que me costó mucho asumir,

tenía esa cosa, siempre me preguntaban de pequeño

si iba a ser actor como mi padre, y no quería saber nada,

me daba entre vergüenza, y no sé,

para mí, mi padre era mi padre y ya está.

Es curioso, ahora me está pasando al revés con mi hija,

pero bueno, el caso es que en ese momento fue un deseo

que fue tomando forma poco a poco hasta que llegó un momento donde...

También me pasó algo parecido en el colegio,

había un matón en la clase, uno que me martirizaba mucho,

y me toca salir a la pizarra a leer,

a mí me aterraba eso y justo me toca este que me machacaba en frente,

entonces, yo empecé a interpretar eso que me tocaba leer,

no sé porque, y la clase se empezó a descojonar,

a reír, para los que están por allá,

y sobre todo, el que me martirizaba, decía: "Qué gracioso es este tío".

Y desde ese momento nunca más se metió conmigo.

Entonces, yo creo que también eso ahí jugó algo dentro de mí,

que me decidiera a asumir ese deseo que estaba latente,

pero no terminaba de...

Héctor, tú tienes dos hijos, Ernesto y Malena,

y los dos salen actores, actrices, algo habrás hecho, ¿no?

-Algo, algo, ¿tú crees? -No sé, digo yo.

No creas que me gustaba mucho,

que hicieran esta profesión,

que siempre tiene un poco de inestabilidad,

y un poco de bajones terribles.

Compensa cuando algo sale bien,

y se olvida todo.

Realmente, no quería que fueran,

quería que tuvieran una carrera como base,

para poder después, que ellos siguieran su vocación,

de participar en el teatro o donde quisieran representar.

Y de pronto, bueno,

cuando me acompañaban a un rodaje,

y veía que se entretenían mucho,

iban al vestuario donde estábamos, se vestían,

se divertían, y me di cuenta que eso

había cogido una necesidad

de imitarme o de hacer lo que yo estaba haciendo.

Y a partir de ahí, ya no tuve otra alternativa

que aceptar el deseo de ellos.

Afortunadamente, acepté,

estoy muy orgulloso de lo que hacen,

y no solo eso, si no que además, me dan satisfacciones,

y me siento realmente bien.

En esta profesión, ¿qué es lo más importante que les has enseñado?

A ser honestos con ellos mismos, fundamentalmente,

y con eso me bastaba.

Y que no pierdan el sentido del humor,

y el respeto por los demás,

Ernesto, ¿qué es lo más importante que has aprendido de tu padre,

en el mundo de la actuación?

Yo creo, sobre todo, un compromiso con lo que uno hace,

y que no hay otra que estudiar mucho,

e implicarte a tope en lo que estás haciendo,

que es una responsabilidad muy fuerte

que uno adquiere con la gente que va a ir a ver,

sobre todo el respeto por el espectador.

Y luego, cosas puntuales,

a mí sí me has dicho que cuando vaya a un rodaje,

que me vaya con la letra sabida y que me consiga una silla.

-Fundamental.

-Y en teatro que hable alto. -Sí, que se te escuche.

-Son trucos y consejos muy buenos.

Bueno, lo de que hables alto en teatro y te sepas el guion,

pero lo de la silla sí que hay que tener experiencia.

La silla es fundamental en un rodaje, porque te pasas horas

hasta que te toca actuar.

Y en eso, la silla es lo mejor,

¿Y si te la llevas de casa?

Si las llevas de casa mucho mejor, estás seguro de que la tienes,

porque, a veces, la buscas en un rodaje y no la encuentras.

Oye, y una familia así,

la cena de Nochebuena, una comida familiar,

¿habla de teatro básicamente, o habla de todo menos de teatro?

No, no creo que la obsesión sea tan grande,

creo que normal.

-Lo normal, sí.

Hace tiempo yo decía que no hablábamos de otras cosas,

pero últimamente yo tengo que decir que estamos un poco patio,

¿sabes? que hablamos de todo, del teatro y de todo,

y de la gente, los compañeros, y todo.

Habéis llegado a trabajar juntos,

¿Héctor es diferente como padre que como compañero?

Como te diría, no, en realidad no.

A mí lo que me pasó cuando trabajamos juntos

es que, yo era, de alguna manera, algo como que fantaseaba siempre,

algún día trabajaré con mi padre,

y cuando se produjo fue la cosa más normal del mundo,

era como que estábamos en el salón de casa,

y ya está, no había misterio ni paso nada,

simplemente, era como que estábamos ahí en el salón de casa hablando.

-Así es, así es.

Hay una serie sobre el exilio español a Argentina,

que se llama "Vientos de Agua",

en la que no habéis coincidido,

pero habéis hecho el mismo personaje,

uno de joven y otro de más mayor, habéis encarnado el mismo personaje

-Sí, eso sucedió, en "Vientos de Agua",

la serie de Campanella,

hacíamos el mismo personaje. -¡Ah! el mismo personaje, sí,

yo con la edad que tengo,

y yo mismo, él cuando no tenía esta edad, que tenía la edad de él.

El mismo personaje lo hacíamos los dos.

¿Qué tal os visteis siendo la misma persona?

Había como parecido, había ahí continuidad,

yo creo que el casting estaba bien.

-Lo que pasa es que no nos enfrentábamos nunca, físicamente,

pero fue muy entretenido.

Además fue muy bien el rodaje.

-Es una serie que yo le tengo mucho cariño

porque ha llegado, yo creo, de manera muy especial

a la gente que la ha seguido.

Y habla de la inmigración,

algo que tenía que ver con nuestra propia historia,

y la de tantos españoles, italianos,

que emigraron a Argentina, y argentinos que han venido aquí,

o sea, que tocaba un tema que tenía que ver con nuestra historia,

y yo le tengo mucho cariño a esa serie.

Si seguimos con esta película de la saga de los Alterio,

hay una imagen o hay una escena,

que debe ser una de las escenas cumbres,

que es en 2004,

el momento en el que le dan el Goya de honor a Héctor,

el momento en el que te lo dan a ti y se lo entregáis

tú, Ernesto y tu hermana,

¿qué recuerdas de ese momento? ¿cómo lo viviste?

Yo no sabía nada, a mí me tomó totalmente de sorpresa,

fue una satisfacción realmente conmovedora,

y yo lo pasé muy bien después.

-También muchísima emoción,

son varios días, eso, vas a cenas de nominados,

y son como un par de semanas donde estás ahí,

y sobre todo, me emocionaba mucho sentir el cariño

de los compañeros y de la gente por mi padre,

fue algo muy bonito.

Normalmente, cuando alguien recibe un Goya de honor,

parece que ya está retirado, ya se ha cerrado su carrera,

pero es que han pasado 15 años. -¿De eso ya?

Claro, fue en el 2004, estamos en el 2019,

tienes a groso modo, 89 años, más o menos.

No, más menos que más.

Servicio de documentación, 70 años sobre los escenarios,

más de un centenar de películas y de series,

¿cuál recuerdas con más cariño?

¿qué película, qué serie, qué momento?

Yo creo que no sé,

hay una película que hice que la dirigió

Sergio Renán, que se llamaba "La Tregua",

una película que hice con Ana María Piccio,

una actriz argentina,

que me posibilitó, creo que era mi primer protagonista en cine.

te estoy hablando en Buenos Aires en los años 72, 73

y con esa película,

vine invitado al Festival de San Sebastián

del año 74.

Y es ahí cuando me quedo, me quedo yo, la película,

menos el resto de los compañeros,

yo lo único que hice es desearle suerte en el viaje,

porque yo ya me quedaba aquí.

Me quedaba aquí, por aquí cerca, no recuerdo bien

donde estaba parando, en que hotel.

Yo creo que esa es una película que me marcó,

así que a tu pregunta

me refiero como título a "La Tregua".

Le baja de la catarsis, profesional y personal, las dos.

Y Ernesto tú, ya llevas más de 30 películas,

casi una decena de series de televisión,

¿con qué te quedas?

¿Elegir una?

Elegir una que, de alguna manera...

Pues a ver, me es muy difícil,

también de alguna manera, yo siento que cada trabajo me ha posibilitado

dar el siguiente paso y hacer el trabajo siguiente,

entonces, lo veo todo como un camino, ¿no?

pero si tuviera que elegir una, ahora se me viene "Días de fútbol",

que, no sé si sería el primero,

pero fue como una película que tuvo mucha aceptación,

y fue un suceso en ese momento,

y fue un personaje diferente a lo que venía haciendo,

y que conectó mucho con la gente,

entonces, pude sentir el poder que puede tener una película

de llegar al corazón de la gente.

Entonces, quizá eso.

Bueno y ahora, tú sigues adelante, sigues con una gira,

con un recital de poesía de León Felipe, con guitarra,

como hace 3.000 años,

que además, esta semana estás en Valladolid,

pero vas a ir a Las Islas Baleares, a Mallorca,

a varios sitios de la Comunidad Valenciana,

aquí en Madrid, a Alcalá de Henares,

en el País Vasco has estado. No te jubilas.

Hacemos en el mes cuatro o cinco representaciones,

pero tocando distintos puntos,

y me siento muy satisfecho, porque a mí me gustaba mucho,

yo lo conocí a León Felipe cuando tenía 15 años,

porque él estaba ya radicado en Méjico

e iba con frecuencia a Buenos Aires.

Y es ahí cuando tomo contacto con él,

después lo pierdo de vista,

yo ya me volqué en el teatro,

y cuando lo retomo otra vez,

fue para mí como una recuperación de algo,

que me pertenecía y me ha gustado muchísimo.

Cuando existió la posibilidad

de que esos poemas

que yo me los leía a mí mismo,

tuvieran espectadores,

o gente que se interesara en lo que estaba haciendo,

ya eso tomó otro cuerpo,

y realmente, hoy es el momento en que estoy volcado a eso,

porque, además, es cómodo, tengo un compañero guitarrista

que musicaliza la representación,

y el resultado es realmente satisfactorio.

Tenemos todo eso que tú dices, y todo lo que resta del año.

Sí, sí, es una gira larga.

Y tú Ernesto, el año pasado participaste en dos de las series

más vistas, las dos bien diferentes, "Las chicas del cable",

que ahí eras jefe de telefonía,

y "Narcos Méjico", que eras director de la DFS,

que es la CIA mejicana,

pero esto todo combinado con proyectos de cine,

¿cómo es tu agenda?

Bueno, ahora mismo estoy rodando una película que se llama

"Ventajas de viajar en tren", dirigida por Aritz Moreno,

estamos rodando en Donosti,

una película que es una comedia muy particular,

ellos cuidan muchísimo la estética y en cuanto a la narrativa,

también tiene puntos muy originales, en cuanto a su estructura y tal.

Y el reparto me encanta, está Luís Tosar, Pilar Castro,

Quim Gutiérrez, Belén Cuesta,

bueno, compañeros muy maravillosos,

y ahora estoy con esta película,

y después termino una película que hacía con Achero Mañas,

que rodamos una parte en julio, que se llama "Un mundo normal",

y eso lo termino ahora,

y luego tengo un proyecto de teatro para hacer "Shock",

con Andrés Lima, es una dramaturgia de ellos,

que gira en torno a la operación Cóndor justamente,

y se va a estrenar en el Valle Inclán.

En estas cosas estoy ahí metido.

Teatro, cine, series para televisión.

-Circo no, todavía. Circo, todavía, todavía.

Pero sí que es verdad que lo que se ve,

corregidme vosotros que sois los profesionales,

es que una buena parte del talento y de los medios,

del dinero que antes estaba en el teatro y se desplazó al cine,

ahora se está desplazando a las series de televisión,

¿cómo lo vivís vosotros esto? ¿o realmente, no es así?

No, bueno. Se está compatibilizando.

Yo creo que sí que hay un resurgir de las series,

y con todas las nuevas plataformas y todo esto,

pero no sé si eso se lleva parte del presupuesto

que antes estaba en el cine. -Pues no lo sé.

No conozco el mundo de las series,

porque yo, por una razón o por otra,

hace ya rato que no..., ni me acuerdo de haber hecho series.

-¿Como que no, hombre?

Ahora tú en los registros en los que estás,

bueno registro de persona con cierto peligro profesional,

cierto carácter,

eso por no entrar ya en la personalidad

y en el trasfondo ético de los personajes,

pero hace unos años no, hace unos años, en "Días de fútbol"

o "Al otro lado de la cama", era otro tipo de perfecto,

¿tú notas que ha ido evolucionando eso?

Sí, yo noto que he podido tener oportunidades

de diversificarme bastante y de tener variedad

en cuanto a los personajes que me ha tocado interpretar,

y sí es cierto que algo se ha movido,

supongo que también el cambio de edad y tal,

o casualidad, que últimamente me toca hacer personajes,

hay un personaje que hago que es horrible, es tremendo,

los americanos le llamaban "A villain to a villain",

o sea, es como un malo para el malo,

y en "Las chicas del cable" también un personaje...,

incluso en "La sombra de la ley", que se acaba de estrenar hace poco,

hago también un policía corrupto, horrible también, asesino,

cosa que me divierte muchísimo.

¿Dónde te sientes más cómodo?

A mí estos personajes me encantan,

son muy divertidos, también es un poco alejado a uno,

y hacen cosas que uno nunca haría,

entonces, poder entrar en esas cabezas y poder entender,

y hacer atractivo un personaje que, en principio,

puede parecer horrible.

¿Tú sentiste también la evolución de los personajes?

desde que empezaste de joven, poco a poco,

ese camino, ¿no?

Sí, no difiere mucho de lo que cuenta Ernesto,

uno está expuesto

a trabajar en lo que le ofrecen,

y uno se divierte más o se divierte menos,

lo importante es entretenerse,

en el trabajo, y creo que con eso,

con eso tenemos mayores satisfacciones.

Muchas veces decimos de un actor que no es que interprete bien,

es que está haciendo su propio personaje, él es así, ¿no?

A vosotros, cuando os ponen delante la posibilidad

de representar algo tan diferente a lo que sois,

¿cómo se trabajo eso? ¿cómo uno se mete en la mente

del personaje?

Es muy difícil teorizar sobre eso,

porque cada uno lo hace como lo siente,

como lo ha vivido y su experiencia,

a veces, acierta y otras veces no.

Pero, a medida que pasan los años uno va afinando,

entonces, se entretiene de otra manera.

Pues aquí termina la película de la saga de los Alterio,

es un final abierto, porque seguís trabajando,

en poesía, en teatro, cine, series,

así que os vuelvo a dar las gracias por estar aquí.

-No, las gracias te las damos nosotros,

por el entorno donde hemos hecho esto,

que hacía tantos años que no venía por aquí,

y realmente, es impactante este lugar.

Pues gracias, y a ustedes les espero la semana que viene

aquí, en su casa, en la Casa de América.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Héctor Alterio y Ernesto Alteiro

Conversatorios en Casa de América - Héctor Alterio y Ernesto Alteiro

07 feb 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a los actores Héctor Alterio y Ernesto Alteiro.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Héctor Alterio y Ernesto Alteiro" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Héctor Alterio y Ernesto Alteiro"
Programas completos (256)

Los últimos 258 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos