Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5234159
Conversatorios en Casa de América - 22/05/19 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, qué tal.

Nuestro invitado de hoy tiñó el mundo

con acordes de un nuevo color: el color esperanza.

Hoy está aquí Diego Torres.

Bienvenidos a "Los conversatorios en Casa de América".

# Esa mujer me mata.

# Cuando se apodera de mí,

# ella me maltrata.

# Esa mujer tiene algo # que a mí me mata.

# Cuando ella está cerca de mí,

# cuando se me escapa.

# Me vuelvo loco yo.

# Esta mujer tiene algo # que a mí me mata.

# Cuando se apodera de mí,

# ella me maltrata.

# Esa mujer, esa mujer, # me mata.

# Cuando ella está cerca de mí, # cuando se me escapa.

# Siento que muero. #

Diego Torres, qué tal, ¿cómo estás? Muy bien, un placer estar acá.

Yo tengo aquí: cantautor argentino.

Porque cantas, compones, también eres actor,

¿tú cómo te definirías?

Jugador de fútbol también. ¿De fútbol?

Amateur, ¿no? Que hace lo que puede.

¿Delantero de meter goles o defensa de aguantar?

Mitad y mitad.

Me gusta trabajar en el medio de la cancha, lo de ocho de cinco.

Ahí, corriendo, dejándolo todo.

Pero sí, un poco es eso.

Todas las facetas que uno tiene dentro de lo artístico, de cantar,

de escribir, componer,

de trabajar también el oficio de actor,

que me encanta y disfruto mucho.

Luego hablamos de ese oficio de actor,

que aquí en España es más desconocido.

¿Algo que te guste especialmente?

¿Algo que te llene especialmente? ¿Algo más que lo otro?

En realidad me llenan ambas cosas, me hacen sentir que puedo

desempeñarme en ambas áreas artísticamente, profesionalmente.

Y también me hace bien, si lo puedo decir, operativamente.

Porque cuando uno, en el caso de la música,

yo soy como un poco el líder de mi equipo,

el que marca a ver por dónde vamos a ir.

Pero cuando trabajas como actor,

te bajas de eso y pasas a ser un empleado más

en una productora, de una película, en un engranaje o una serie,

lo que estés haciendo.

Y funcionar como empleado también es otra experiencia

y es interesante para ver cómo uno funciona

en dos sistemas de trabajo diferentes

y que te hace apreciar uno del otro,

o qué puedes mejorar en uno o en otro.

Ser un líder de un equipo musical, en este caso,

también compositor, ¿es difícil? Me contaban que antes,

los músicos hacían un poco

como los pájaros cuando cambian en la estación,

cuando vuelan hacia otro lugar, siguen todos al líder.

Y ahora es un poco como peces,

los bancos de peces, que cada 20 segundos,

van cambiando de dirección y todo el mundo sigue al líder.

Cada uno tiene, maneja como quiere o como desea.

Creo que es muy importante saber que en esta profesión,

no solamente, si te quieres dedicar a la música, el talento,

formarse, capacitarse,

sino también saber de qué parte de ese trabajo, de ese camino,

va a ser tomar decisiones.

Y cosas que vas a tener que afrontar,

vas a tener momentos buenos, momentos malos.

Después, la dinámica, cada uno la lleva.

Pero exige un trabajo mucho más presente el del cantante,

el del músico.

A lo mejor, el actor recibe el guion, le dicen el personaje,

lo va trabajando,

son dos sistemas de trabajo diferentes.

Pero hay veces que hay cambios de rumbo,

hay veces que hay cambios de dirección.

Y eso es normal en el equipo. Por eso hay un equipo.

Y también uno se apoya en el equipo,

por eso tienes un equipo que te ayuda, te propone ideas.

Las orejas no están de adorno, son para escuchar.

Y lo mismo que te pasa haciendo un disco,

para eso uno trabaja con un productor, con un socio,

porque necesitas que alguien de afuera te dé una mirada,

una opinión.

Cosas que, de repente, uno, estando tan adentro,

tan involucrado, ya no ves.

Hablas de tomar decisiones.

Muchas veces, vemos a los cantantes,

a los grandes ídolos de la sociedad sobre el escenario,

en los conciertos. Y en lo que menos pensamos

es en su capacidad de tomar decisiones.

¿Cuál es la decisión más importante que has tenido que tomar tú?

Bueno, decisiones, todo el tiempo tienes que tomar.

En cada proceso, qué es lo que estás haciendo,

qué canciones de las canciones que tienes,

cuáles dejar, cuáles no, por qué.

Cuando tienes que elegir una canción como primer lanzamiento

para que suene en la radio.

Son decisiones que todo el tiempo te tienes que enfrentar con eso.

Y tienes que dar su opinión,

tienes que escuchar lo que alguien te dice,

tratar de llegar al mejor resultado.

La discográfica supongo que también tomará parte.

Sí, tu equipo de managers, la discográfica...

Pero hay mucha libertad.

Acá no hay una cosa de ir a poner por presión algo.

Sino que las mesas de trabajo

que funcionan para mí son las que nos escuchamos

y que, entre todos, armamos un buen equipo.

Pero para eso, hay que despojarse del ego y del "yoísmo",

de que todo pase por mí y todo... No.

Está bueno trabajar en equipo.

¿Es difícil despojarse del "yoísmo"

cuando uno es una estrella?

No sé, a cada uno le resultará como resulte. En mi caso,

yo tuve la suerte de nacer en una familia de artistas

y tener el ejemplo con mi madre, que era artista

y muy querida y popular.

Entonces, convivir con todo este mundo desde chiquito,

te hace asimilarlo de una manera mucho más natural también.

Después, cada uno hace la experiencia que tenga que hacer.

Yo siempre me he encargado de la normalidad,

de ser una persona normal, no perder mis vínculos, mis amigos,

mi gente, mis costumbres, mi vida cotidiana

por tener un trabajo que, a veces,

te da una connotación pública o fama

o te pone en un lugar muy expuesto.

Hablabas de tu familia.

Eres el menor de los cinco hijos de una actriz, cantante legendaria,

Lolita Torres. ¿Eso marca ya para empezar?

¿De inicio?

Sí, en realidad, marca para bien.

La suerte de haber tenido una linda familia,

una linda madre que me enseñó el camino artístico

de la mano del camino humano.

Era mi madre la misma que cantaba en el escenario,

la misma que estaba pendiente de nuestras cosas

como madre de sus hijos.

Lo que sí te marca, yo creo que más allá del mundo artístico,

y te pasará lo mismo, cómo tu educación,

tus experiencias de vida en tu niñez,

todo eso sí te va marcando como persona.

Te das cuenta cuando sos padre,

cómo influís en los hijos

que están abiertos y se van marcando.

Lo que decís tiene que coincidir con lo que hacés, ¿no?

Ser coherente con eso. O sea,

hay muchas cosas que empiezan a jugar nuevamente

cuando uno es chico y nuevamente cuando te encontrás con los hijos,

que te vuelven a encontrar con ese vínculo.

Bueno, estás aquí en España para promocionar una canción

que se llama "Esa mujer".

Es una canción dedicada a las mujeres.

Sí, "Esa mujer" es una canción que tiene que ver

con esa mujer que uno se enamora, se encandila a primera vista.

Yo creo en el amor a primera vista, después, pasará lo que pasa.

Pero esa atracción y esa gente con la cual conectás y decís:

"Yo, con esta mujer, me podría ir a cualquier lado.

Podría pasar unas vacaciones, no tendría ningún problema.".

Y de eso, de ese enamoramiento, de mostrarse tal cual uno es,

con lo bueno, con lo malo. Por eso, la canción empieza:

"Ya sé que tengo cosas malas,

pero no hay nadie que te entienda como yo".

Asumirse, no aparentar lo que uno no es.

Todas esas cosas tienen que ver con esta canción

que empieza con un bandoneón, un instrumento típico del tango,

de una de nuestras músicas en Argentina;

pero con una acentuación de reggae,

con una especie de ritmo de cumbia, con una base electrónica.

A mí me gusta siempre fusionar y trabajar en el estudio

y condimentar como si fuera una cocina,

una receta nueva dentro de lo que pasa musicalmente.

Me gusta reinventarme,

me gusta siempre ser inquieto en ese sentido.

Siempre me ha pasado lo mismo,

desde los primeros discos hasta hoy,

que me han permitido a mí,

en el camino de la música, juntarme con gitanos,

en el flamenco, como los Ketama,

con Juan Luis Guerra, con Rubén Blades,

con Carlos Vives, con Carlos Santana,

con diferentes artistas;

con el Sindicato Argentino del Hip Hop,

chicos que hacían hip hop

y una vez me llamaron para participar en una canción.

Y está bueno que eso suceda, tener un horizonte amplio.

Como también me enseñó mi madre, en la música,

donde ella también se ha juntado con artistas muy diversos:

Charly García, Jaime Torres, Mercedes Sosa...

Y así fui criado, ¿no?

Con Carlos Vives, has grabado el primer single, "Un poquito".

¿Cómo es trabajar con Carlos?

Con Carlos, nos tenemos mucho cariño, nos llevamos muy bien.

Hace mucho tiempo, estaba pendiente hacer algo juntos.

Y cuando estaba en el estudio trabajando en "Un poquito",

me pareció que era la canción ideal.

Se la mandé, a él le encantó

y nos estábamos hablando por teléfono:

"Me encanta la canción,

¿qué te parece si le ponemos esto en el final?".

Ahí es donde uno se abre y, como te decía antes,

trabajar abierto.

Y ahí fue que construimos toda la parte final de la canción.

Y realmente, muy lindo tenerlo a Carlos por su energía.

Tenemos muchas cosas en común, el amor por nuestras familias,

el respeto por la gente que nos escucha,

el profesionalismo y el sentido del humor,

que hizo que hagamos un vídeo donde nos divertimos muchísimo,

con el director, que era español, Rubén Martín.

Un gran director, una gran persona.

Que en un momento, dijo: "Yo filmo, hagan lo ustedes quieran,

diviértanse, que la están pasando muy bien".

Veo que te diviertes en el vídeo de "Esa mujer",

que está grabado en Buenos Aires, con dos protagonistas, tú mismo,

que te vemos con esmoquin blanco; y la actriz peruana Stephanie Cayo.

Sí, también volví a trabajar con Rubén Martín en la dirección.

Y tenía muchas ideas y él me ayudó a construirlas.

Es un cuento que tiene que ver

con un lenguaje un poco más cinematográfico,

"Esa mujer".

Donde nos encontramos en una partida de póquer,

me encuentro con la protagonista femenina,

con la cual, tuvimos un cuento.

Y ella viene con otro hombre,

entonces, se genera todo como una energía rara y particular

donde él descubre todo ese juego

y él me manda con dos seguridad enormes.

Ahí, invité a dos amigos que son jugadores de rugby profesional,

de la selección argentina de rugby.

Y me llevan y me meten en un auto.

Imagínate lo que era la cámara, con estos dos animales,

que tienen unos cuellos así y unas brazos así y yo,

ahí en medio cantando la canción,

portándome bien porque no me quedaba otra opción.

Así que fue un lindo trabajo hacer este vídeo,

tener a Stephanie Cayo, una actriz hermosa, peruana,

que trabaja en una serie que se llama "Club de cuervos".

Muy buena.

Y además, linda persona, simple, hermosa, nos iluminó el vídeo.

Fue muy lindo tenerla y trabajar con ella.

Y la historia del vídeoclip la creas tú.

Y a Stephanie Cayo, la eliges tú.

Da la sensación de que controlas el producto

desde el primer verso que se escribe

hasta prácticamente la campaña comercial, ¿no?

Sí, me gusta estar presente en todas las áreas.

Y también saber delegar.

También soy de esas personas de: "¿Vos, qué pensás de esto?

¿Cómo lo ves?".

Me parece que encontrar ese balance

es donde te hace transitar por un lugar bueno, creo yo.

El primer vídeo, "Un poquito",

como te contaba antes, con Carlos Vives,

fue una idea de mi manager.

Dijo: "¿Por qué ustedes dos no están interactuando?

¿Por qué no van a hacer un casting?

Entonces, quieren enamorar a la directora del casting".

Él tiró el disparador, cosa que me pareció buenísima.

A veces, necesitas un disparador, algo que sea la idea.

Y detrás de esa idea, fuimos.

Entonces, también es parte de estar atento a decir:

"Me gusta esa idea,

qué bueno, vamos por ahí".

Y eso es trabajar en equipo. Escuchar.

Y aprender.

Y en "Esa mujer", que no deja de ser un homenaje a las mujeres,

¿qué has querido destacar de ellas? Sí.

Mi vida está rodeada de mujeres, gracias a Dios.

Desde mi madre, como te contaba,

que fue una mujer muy especial en mi vida por muchos motivos,

por mi madre, por todo lo que me enseñó;

mis hermanas, mi mujer, mi hija,

mis amigas, porque soy un hombre

que cree en la amistad entre el hombre y la mujer,

tengo grandes amigas de toda la vida.

Muchas mujeres que escuchan mis canciones;

les he escrito muchas canciones a las mujeres

en diferentes estados.

A mi madre, cuando la perdí.

Y ahora, con "Esa mujer",

nuevamente me vuelvo a encontrar con ese deseo,

con esas ganas de escribirle a la mujer,

a esa mujer que, como te decía, nos conmueve, que nos marca,

que es esencial en nuestras vidas.

Y que nosotros intentamos ser esenciales para ellas.

Creo que es un momento de la mujer muy especial,

donde está buscando sus derechos,

su igualdad en Latinoamérica y creo que también acá, en España,

sufrimos mucha violencia de género, es muy grave.

Yo trabajo colaborando con diferentes entidades

en Latinoamérica a través de eso.

He estado en Colombia,

encontrándome con casos de mujeres que viven cosas terribles.

Tenemos que estar, como hombres, muy atentos a cuidar a las mujeres

y a que puedan vivir más tranquilas,

sin este tipo de hechos.

¿Cómo contribuyes a ese espíritu de igualdad

desde casa como Diego padre, con tu hija Nina, de seis años?

Lo que pasa es que yo fui criado con mi madre desde la igualdad.

Mi madre era artista, trabajaba desde muy jovencita,

en los tiempos de mi madre,

donde la mujer no tenía el espacio que tiene ahora.

Ella se lo ganó por una vocación y con una entereza.

Entonces, vengo de ese vientre.

Después, he tenido mujeres a lo largo de mi vida,

grandes mujeres con las cuales he tenido

la suerte de compartir la vida que trabajaron y que trabajan.

Mi mujer de hoy trabaja y va para adelante.

A mí, me gusta la mujer que se realiza.

Y me gusta el hombre que cocina,

que trabaja y que también puede llevar a los hijos al colegio,

que acompaña en otros aspectos también de la vida cotidiana.

Las cosas son iguales.

Entonces, para mí, es algo muy normal.

Entonces, me siento muy cercano a eso y, por eso, apoyo esta causa;

y por eso defiendo y, como hombre, me parece importante decir: "¡Eh!

Yo estoy de acuerdo con esto". Me encanta trabajar con mujeres.

En mi equipo, tengo mujeres porque son muy dedicadas,

muy trabajadoras, ven cosas que a nosotros se nos pasan a veces.

Así que, por eso, me gusta acompañar todo este proceso.

Bueno, si buscas "Diego Torres" en Internet,

creo que la palabra que más se asocia a tu nombre

es "seductor".

Que si tus vídeos seducen, que si tus canciones seducen,

que si tú seduces.

¿Tú te consideras un seductor?

No sé si el leitmotiv o la primera palabra...

Sí, yo creo que uno seduce, pero no sé...

Yo, porque, a lo mejor, digo: "El seductor nato,

uno lo tiene estereotipado en otro tipo de persona".

Yo creo que sí uno seduce. Hay maneras y maneras de seducir.

Pero no soy una persona que está todo el tiempo seduciendo

si a eso se refiere, con esa finalidad.

Pero sí, lógicamente,

que tiene que haber una dosis de seducción en esta profesión.

Bueno, esa es una de las palabras con las que se te define.

Llevas en el negocio 30 años.

30 años, si te restas los que tienes,

¿tú recuerdas tu primera actuación?

Sí, yo recuerdo mis primeros pasos cantando,

haciendo música con amigos,

esas bandas de garaje como las llamamos,

donde nos juntábamos a hacer música.

Empecé como cantante en una banda que se llamaba La Marca,

donde empecé como a escribir un poquito más seriamente

mis primeras canciones.

Y me acuerdo de los primeros pasos cantando con esa banda,

que me dio las primeras experiencias en el escenario.

Y así fui haciendo mi camino.

Soy un artista que disfruta mucho el escenario.

El escenario, para mí, es una prolongación de mi casa.

Me gusta mucho interactuar con la gente, no solamente cantar,

sino también interactuar, contar historias, alguna anécdota,

algún chiste, hablar con referencia a alguna canción que voy a cantar,

que voy a presentar.

Tener invitados...

Hay mucha complicidad para mí con la gente,

es de donde me siento a gusto y cómodo, con el público.

Tal vez sea 2001 un año clave,

porque publicas "Un mundo diferente",

que es un canto al optimismo

desde esa Argentina azotada por el corralito.

¿Cómo surge la idea?

En realidad, "Un mundo diferente",

nace por la necesidad de ver un mundo diferente.

De un montón de cosas con las cuales uno se encuentra

y quisiera cambiarlas.

O intentar hacer algo porque se modifiquen.

En ese momento complicado de Argentina, haciendo canciones,

primero sonó "Sueños",

que fue una canción que en realidad me la piden para una película.

Entonces empezó a sonar la canción, el vídeo,

que tenía imágenes que hacían referencia también a esa película.

Después empezó, como segundo corte,

"Color Esperanza", que nunca pensamos que iba a provocar

todo lo que provocó en ese momento,

cuando estábamos trabajando en la canción.

Justo en el momento de quiebre político en Argentina.

La gente se aferró a la canción como una bandera,

como una necesidad de una esperanza perdida,

porque parecía que se había cerrado todo en Argentina

y ya no quedaba nada.

Un himno.

La gente la convirtió en una especie de himno,

pero porque la gente estábamos muy mal,

fue muy duro lo de Argentina del 2001.

Que los bancos se queden con tu dinero,

que el presidente se vaya en helicóptero,

que haya manifestaciones en la calle, que todo sea un caos.

Así fue que la canción fue metiéndose

en el corazón de mucha gente,

y así se fue trasladando a otros países, como Colombia,

México, Chile y tantos lugares,

Puerto Rico, España, Israel...

Así que es muy especial.

Que no tiene nada que ver con la política,

es una canción que habla de la vida,

de los seres humanos,

no desde un lugar, no tiene ninguna bandera política,

por eso, siempre, la traté

y la tratamos de proteger políticamente.

Creo que la canción se hizo tan grande

por los pueblos y por la gente,

que no hay ninguna cuestión política que pueda contaminar

o manchar eso.

Todos los que necesitan soñar, se ven reflejados en la canción,

todos en algún momento.

¿Qué sientes cuando la escuchas por primera vez,

cuando empiezas a componer los versos?

Supongo que lo haríais entre varias personas esta vez.

Sí, lógicamente, la canción,

cuando la gente pasaba por el estudio, decíamos:

"Tiene una energía especial",

pero nunca imaginas que la canción va a provocar eso.

Ni Coti, ni Cachorro López, ni yo, en ese momento,

imaginamos que una canción podía provocar

cosas tan lindas y tan buenas.

Cuando sucede eso, hay que celebrarlo.

Hace ya 18 años de esa canción, ese himno para mucha gente,

¿es necesario hoy en Argentina?

Yo creo que la canción va a quedar siempre ahí, pendiente.

A ver, si hablamos específicamente hoy...

De la situación de 2019 en Argentina.

De la situación de hoy de Argentina. Eso es.

Hoy, Argentina, una vez más,

se encuentra en una situación complicada.

Como un embudo del cual no podemos salir.

No podemos escapar a la inflación,

a la subida del dólar, a los tarifazos, a los impuestos,

todo eso afecta al sueldo de la gente.

La gente está apretada.

Y venimos en democracia,

pero ninguno le termina de encontrar bien

la vuelta a estas cosas de base,

que hacen que un sistema mejore en un país.

Pero hay una necesidad de nosotros como pueblo

de cambiar ciertas cosas, de erradicar tanta corrupción,

de la cual venimos sufriendo en tantos y en diversos gobiernos.

En una justicia que pueda funcionar realmente.

Donde nos den un ejemplos de que,

si andar derecho y caminar bien y ser honesto valga la pena.

Si no, le estamos dando muy mal ejemplo a nuestra juventud,

a una juventud que viene con muchas ganas,

con muchos ideales.

Tengo sobrinos jóvenes con los cuales hablo mucho

del tema político y social de mi país.

Con muchas ganas y una necesidad de cambio. Entonces,

tenemos que ir trabajando

para que esa juventud pueda tener esos cambios,

y enderezar el país hacia un camino un poquito mejor,

que la política, realmente, sea

un sistema para gobernar para los demás.

No para el bolsillo de quienes ocupan cargos políticos,

que eso es lo que da la sensación.

No solamente en mi país, también en la región.

Sentiste la emoción de las miles de personas

que fueron al Venezuela Aid Live, ese concierto multitudinario,

que fuisteis muchísimos artistas, y tú, les tocaste "Color Esperanza".

Tal vez, para Venezuela, fue una ocasión especial.

Sí, fue un concierto muy especial, donde, más allá de todo,

queríamos dejarlo fuera de la política.

Estábamos hablando de música, estábamos hablando de canciones,

de un pueblo que necesita ayuda

y que se manifiesta, y de que esa ayuda pueda llegar.

Todos tenemos un conocido o amigos venezolanos,

con historias complicadas.

Era, de alguna manera, estar ahí cerca,

sin ninguna bandera política,

porque uno respeta la vida política de Venezuela.

Ojalá que el pueblo venezolano la pueda resolver en paz,

en calma y en tranquilidad, y democráticamente,

sin ninguna intervención militar de nadie.

Después hay factores de la geopolítica

que uno no puede manejar, los intereses de Estados Unidos,

Rusia, China, sobre Venezuela,

son cosas que uno no puede manejar.

Pero sí uno puede estar cerca con su música,

desde un lugar humano, sin ninguna bandera política.

Eso fue lo que fuimos a hacer un montón de colegas y yo.

Sentí ganas de ir, porque cuando amigos cercanos,

gente conocida a la cual quiero, aprecio y respeto,

como Juan Luis Guerra, como Alejandro Sanz,

como Carlos Vives, como Juanes,

íbamos, dije: "Bueno, vamos.

Sabiendo que nos estamos exponiendo,

pero vale la pena estar ahí

y poder ayudar a gente que lo necesita".

Otra ocasión, creo que fue en el año 2003, aquí, en Madrid,

ante miles de personas, que se la cantaste a Juan Pablo II.

No hay muchas personas

que le canten canciones a los papas.

¿Qué recuerdas de ese día? Fue especial.

Yo creo que la canción tomó tanta dimensión que, a raíz de eso,

me convocaron para cantar en un Encuentro por la Paz, acá,

ante Juan Pablo II, y realmente fue algo muy especial, inolvidable.

Estábamos con la Niña Pastori también, que ella cantó.

Fue un día muy especial.

Hay una faceta que se conoce menos en España, más en América,

de Diego Torres, que es la del actor.

¿Qué fue antes, el actor o el cantante?

Al mismo tiempo.

Como te decía, yo de niño actuaba y cantaba al mismo tiempo.

Fui criado entre giras, entre teatros,

mi madre también hacía obras de teatro, entonces,

nací con ambas profesiones al mismo tiempo.

Por eso, me gusta, y me encargo de desempeñarme en ambos lados.

Así que, bueno.

En el teatro debutaste con Ricardo Darín de director,

en los años 90, "Pájaros in the night".

A partir de ahí, has trabajado en series adolescentes,

tiras diarias, y ya en películas referentes,

por ejemplo "La furia", que tú eras protagonista, en el año 97,

fue la película más vista en Argentina.

Sí, yo empecé en la televisión, que me dio mucha popularidad,

y seguí con la música al mismo tiempo.

Así hice toda mi experiencia, como bien decís, hice televisión,

teatro, como te decía, Ricardo Darín es un gran amigo,

con el cual nos hemos criado y acompañados juntos en la vida,

me ha dirigido en teatro.

Así he compartido, con Leo Sbaraglia, también,

que es un gran actor y he trabajado mucho acá en España.

Así he hecho mi camino y así lo sigo haciendo,

trabajando en cine, trabajando en películas y en series.

Todo eso para mí es muy grato,

poder desempeñarme en los dos oficios.

Trabajas en cine, en películas, en series;

en música, tienes éxito de público,

más de 20 millones de discos vendidos,

de crítica, tres Grammy Latinos entre otros muchos premios.

Todo esto, ¿te mete presión para los siguientes trabajos

o te reafirma en que las decisiones que vas tomando,

como decíamos al principio, son las correctas?

Sinceramente, no pienso mucho en eso, pienso, realmente,

en el trabajo, en el día a día.

Creo que uno tiene que estar ocupado en lo que está haciendo,

y echarle ganas y ponerle dedicación a eso.

Esta profesión necesita mucho de nuestra energía,

de nuestras ganas, de viajar, de estar, de venir a un país a otro,

y estar todo el tiempo en contacto.

Así que no hay que perder mucho tiempo ni mirando para atrás,

ni preocupado en qué va a venir,

sino instalado a ver qué es lo que tengo que hacer hoy.

Que estamos a mitad de año, ¿miras ya lo que vas a hacer en 2020,

o en la segunda mitad del año, o te centras en el día a día?

Tengo proyectos, cosas que digo: "Me gustaría hacer esto,

a ver cómo lo puedo acomodar. Disco, ¿no?

Disco, música, y mis trabajos como actor,

los voy combinando en base al calendario de la música.

Digo: "A ver cuándo puedo filmar esto,

a ver cuándo puedo participar en esta película o en esta serie".

Y así uno se va armando el calendario de trabajo.

Y para compatibilizarlo con la familia,

con tu mujer, con Nina, ¿cómo lo haces?

Cada día estás en un país, prácticamente.

Trato de viajar no muchos días, de ir y volver.

Necesito pasar mis días en mi casa también,

y estar en contacto con mi familia, llevar a mi hija al colegio,

y estar presente en cosas que yo sé

que para ella son muy importantes y que para mí también lo son.

Diego, se nos ha pasado esta media hora volando,

conversando aquí.

Me gustaría que nos despidiésemos con los versos más tuyos,

aquellos versos con los que te gustaría

que se quedase ligado a tu memoria,

posiblemente los hayas compuesto tú.

Tantas canciones que uno ha hecho.

¿Cuáles te reflejan mejor, cuáles te definen mejor?

Hay una canción que me gusta mucho, que es "Andando",

es una canción que escribí sentado en un café,

mirando a la gente pasar,

y me gusta observar más que ser observado, también.

Me gusta escaparme a esos reductos y observar, ver,

como dice la canción: "Andando, voy por la vida mirando

la gente que se pierde de tanto buscar y andar".

Y me pregunto también a dónde irán, tanta gente,

tantas vidas que uno ve por ahí, y andando, voy por la vida mirando,

también de muchas cosas que dicen, no es lo mismo que lo que hacen.

Es una canción que va describiendo todas las cosas

que uno puede observar, estando ahí,

atento a lo que pasa a tu alrededor.

Andando hemos llegado al final de este programa,

Diego Torres, gracias por estar

en los "Conversatorios de la Casa de América".

Y a ustedes les esperamos la próxima semana, misma hora,

mismo lugar, aquí seguiremos conversando.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Diego Torres

Conversatorios en Casa de América - Diego Torres

23 may 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista al cantautor Diego Torres.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Diego Torres" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Diego Torres"
Programas completos (256)

Los últimos 258 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos