www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5077981
Conversatorios en Casa de América - Bernardo Aja - ver ahora
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal? Dice Bruno Barbey que la fotografía

es el único lenguaje capaz de ser entendido en todo el mundo.

Hoy le sacamos una fotografía al mundo a través de ese arte.

Bienvenidos a los "Conversatorios en Casa de América".

(Música)

Bernardo Aja, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Bienvenido a los "Conversatorios de América".

Oye, ¿qué es la fotografía?

Bueno, para mí es un medio de expresión,

es una manera en la que yo vivo, digamos, es una pasión.

Un medio de expresión como cualquier otro.

Bueno, quizás es un medio de expresión

que va muy de la mano con la sensibilidad de la creatividad.

Detrás de la cámara tienes muchas vidas, varias vidas,

ahora lo repasamos en los próximos minutos, pero tú

¿recuerda cuál fue la primera fotografía que sacaste?

Sí, claro, una de mi madre en bicicleta

cuando yo tenía cuatro años, cinco años,

que posiblemente fue parte de un juego de mi padre

que me puso una cámara en la mano e hice "click" instintivamente,

pero sí, esa fue mi primera foto.

¿Fue en Santander, el lugar donde naciste?

Sí, fue en Santander.

Porque tu eres santanderino, eres español de nacimiento,

pero realmente de adopción, prácticamente americano,

desde pequeño te marchaste a estudiar a EE.UU.

y allí te has quedado en América.

De momento sí, voy y vengo.

Hay temporadas que las paso más en España,

hace unos años estuve viviendo seis años y pico aquí en Madrid

y de vez en cuando me da la ventolera, hago la maleta

y me vuelvo a América.

La primera ventolera fue estudiar Bellas Artes en California.

Así es. ¿Eso cómo sale, cómo surge?

Bueno, yo venía de un colegio en Boston,

y bueno, yo ya quería ser fotógrafo

o vincularme con algún aspecto del arte,

pero sí, la fotografía, llevaba haciendo fotos ya desde chaval,

desde 13, 14 años, yo tenía una cámara por ahí,

retrataba a mis padres, a mis hermanas, mi perro,

en fin, las cosas que tenía como muy a la mano,

sin ton ni son, además, era más que nada

como aprender el ejercicio fotográfico

y luego lo revelaba en un baño de la casa.

Y bueno, pues investigando y tal

vi que había una Universidad que me gustaba en Los Ángeles,

en Santa Mónica,

y me apliqué y me aceptaron y estuve toda la carrera allí.

Ya poco a poco ibas haciendo carrera,

porque coger una máquina y sacar fotos con las famosas Kodak, bueno,

pero ya revelar, yo creo que ya es un paso hacia la profesión.

Sí, era divertido, porque es parte

de la curiosidad de la adolescencia, es un juego,

jugabas con los químicos, jugabas con la luz, con los papeles,

guardo mucho de ese material, lo tengo por ahí en archivos,

en Santander, en un desván.

¿Es la fotografía lo mismo para europeos y americanos?

Yo creo que el arte en general es universal, sí.

Vamos, se puede distinguir en técnicas, en perfectivas,

en formas de ver la vida, por lo tanto la fotografía

o el arte, pero sí, técnicamente es lo mismo.

Si miramos tu currículum, tu primer trabajo como fotógrafo

es fotógrafo personal de Fujimori, siendo el presidente

durante varios años, ¿cómo surge eso?

Bueno, pues este...

Uno que es muy curioso y atrevido

y bueno pues siempre me ha gustado,

que te digo, meter las narices en todos lados,

entonces pues les conocí a la familia Fujimori

y me invitaron a ir a trabajar a Perú, efectivamente,

eso fue en el año 97,

en junio del 97 empiezo a trabajar con ellos en Lima.

O sea, los conoces y de repente te dicen: ¿Te vienes con nosotros?

Bueno, con la hija de Alberto Fujimori, Keiko,

era la íntima amiga de una muy buena amiga mía

con la que yo ya vivía en Nueva York,

ya había terminado la carrera, vivía en Nueva York,

estaba de asistente de fotógrafo,

y esta chica iba a Nueva York a ver a su amiga,

entonces, nos hicimos amigos todos y salíamos por ahí,

y venían sus hermanos, íbamos a Boston a visitarlos,

y efectivamente un día me ofreció

trabajar para su padre

y yo lo acepté inmediatamente.

Estuviste ahí dos años, del 97 al 99.

Tres años en realidad. ¿Qué recuerdas de esa época?

Lo recuerdo con fascinación, fue una experiencia de vida

de la que me voy a acordar siempre.

Yo era muy joven, con 24 años, entonces te metes en este mundo

de la política latinoamericana, de la diplomacia,

venían muchos presidentes de estado a vernos,

he fotografiado a Menem, a Bill Clinton, a Hilary,

al Rey de España, a doña Sofía,

en fin, cuando eres chaval

pues ves estos personajes que son icónicos en la historia,

pues es muy significativo y te marca.

Aprenderías de política y de fotografía, de las dos cosas.

De política, sobre todo del ambiente político,

de estos ambientes políticos palaciegos,

aprendes a cómo funciona,

cómo la información se mueve de un lado para otro.

Y de fotografía, de alguna manera ¿pudiste asimilar otra mirada

del fotógrafo de la del chaval que sacaba fotos

kodak en casa?

Pues sí, claro, te vuelves muy rápido, enseguida aprendes

que es lo que necesitas para la foto oficial,

que es muy marcado,

es una foto que es como muy convencional.

Yo hacía la foto que la secretaría de prensa necesitaba

y luego hacía las mías propias con otra cámara en blanco y negro.

Decía Diane Arbus que la fotografía

es un secreto de un secreto

y que cuánto más te dice, menos sabes.

Bueno, es una bonita manera de describirlo,

estoy totalmente de acuerdo, aparte porque tú ves una fotografía

hoy y la ves dentro de un tiempo, dos años, tres años o cinco meses,

y te puede contar otras cosas.

O hay algo que no viste, que ves en ese momento

y que en relación al resto que está pasando en la fotografía

te mueve otra fibra, otra sensibilidad.

Sí, es definitivamente un arte escondido.

Y eso que los reporteros gráficos lo que intentan, de alguna manera,

es descubrir la realidad a través de ese arte, ¿no?

Tu estuviste trabajando como reportero gráfico

para diferentes agencias de noticias,

Efe, Ape, Reuters, también la Casa Real Española,

¿con qué te quedas de esos momentos de reportero gráfico?

Con un retrato que le hice a Fidel Castro,

bueno, en realidad es Fidel Castro,

José María Aznar, el Rey Juan Carlos,

y un presidente brasileño que se llamaba Cardoso.

Estábamos en la isla Margarita y era el año 99,

o 97, no me acuerdo. Y entonces era la foto oficial,

y este grupo se quedó conversando después de la foto oficial,

yo me quedé con ellos,

y les hice una fotografía que para mí es icónica de la época.

José María Aznar está como mirándome sin mirar,

posiblemente estaba mirando a alguien más,

pero si miras la fotografía parece que te está observando,

y está como señalándome con el dedo.

Son fotografías, son retratos de la historia.

También has dedicado una exposición: "Agnosis",

al trabajo de las mujeres mejicanas autoorganizadas,

para localizar los restos de sus familiares,

¿cómo surgen este tipo de trabajos?

Bueno, eso es algo muy reciente, llevo trabajando

en estas escabrosísimas temáticas

año y medio o dos años, es reciente.

Bueno, y nace

bajo una circunstancia muy sencilla,

yo como artista o persona sensible

viviendo en Méjico no puedes obviar

esta realidad que tiene el país,

de asesinatos, de desapariciones, de corrupción,

de ilegalidades, de tanta acción tan negativa.

Entonces, ahí con una Asociación no gubernamental

tengo una alianza estratégica

y vamos ahondando en temáticas

que a mí me parecen relevantes.

El año pasado estuve trabajando, efectivamente, con madres

que buscan los restos de sus desaparecidos,

en su gran mayoría son sus hijos, en Sinaloa y en Veracruz.

Y este año estoy empezando a fotografiar

un ejemplo de éxito,

en diferentes prisiones del país,

donde a las reclusas se las permite vivir con sus hijos

hasta los cinco o seis años.

Entonces, hay una capacitación de profesionales

que aplican la psicología tanto a ellas como a los niños,

hay unas áreas especiales donde

donde están estas mujeres con sus chavales,

y como te digo es ejemplo de éxito,

porque también hay cosas que se hacen bien

y que son dignas de fotografiar.

Estas son las fotografías y la idea es, de alguna manera,

que todo el público lo pueda ver, es decir,

¿eso cómo? ¿hacéis exposiciones?

¿también aparece en los medios de comunicación?

¿cómo es el proceso ahí?

Bueno pues intento que sea todo lo que acabas de decir,

en redes sociales las pongo yo, porque son mis propias redes,

lo intento rebotar en todos los medios que puedo,

y el año pasado lo expuse en un museo que se llama Franz Mayer

que está en el centro de la ciudad de Méjico,

que es un museo de artes decorativas,

sobre todo se especializa en arte Virreinal.

Entonces, mi temática chirriaba un poco

dentro de estos fantásticos muebles de marquetería poblana,

pero bueno, era también parte del juego

y ellos fueron los que me dieron la sala.

No son temas que están muy bien recibidos,

hay tanto de esto, que todo el mundo está avergonzado,

no lo queremos ya ver, como que, otra fosa común,

otro desaparecido, como que la gente está cansada

de esta vergüenza nacional,

entonces, no es fácil luego que te lo exhiban

y no es facil tampoco sacarla en los medios, por ejemplo,

cuando inauguramos en el Franz Mayer el año pasado me traje

a tres o cuatro madres de Sinaloa y Veracruz a que presentasen

mi exposición, y efectivamente tuvieron una cobertura

de prensa mediática y televisiva,

pero no tanto como uno hubiese imaginado,

a veces, este tipo de temática es ahondada más en el extranjero

que en los propios países donde ocurre,

por lo mismo, ¿no? porque yo creo que hay

un sentimiento de vergüenza.

Heridas abiertas.

Es una realidad terrible.

¿Se puede ser fotógrafo sin tener una mirada crítica?

Yo no, hay muchos que sí,

yo no podría, yo me comprometo.

¿Y puede ese compromiso con la fotografía cambiar el mundo?

El arte cambia el mundo, igual que la educación y la cultura

y hay ejemplos claves de esto,

en barrios marginados pones un centro de cultura,

y cambia por completo, aparte de forma

muy rápida y sistemática,

se utiliza muchísimo en muchísimos países

con grandes bolsas de pobreza como Brasil, en las favelas,

o incluso en Méjico.

Si tú ves por ejemplo el centro cultural de España en Méjico

que está en el centro histórico, que son unas calles

un poco calientes, digamos,

pues el centro cultural que abre las puertas a toda la gente

que vive alrededor, hace que la gente tenga muchísimo respeto

tanto al edificio como a la cultura como a todo lo que ocurre alrededor.

Fotografías oficiales,

como las de Fujimori, fotos de denuncia,

de las que hablamos, fotos más artísticas de las que hablaremos,

¿son diferentes artes o es lo mismo?

Pues soy yo siempre,

pero bueno, quizás en diferentes facetas.

Quizás sí, diferentes facetas.

Sí, yo sé que a veces, me lo dice mucha gente,

cómo un fotógrafo que hace este tipo de retratos

tan preconcebidos, con tanta escenografía luego

puede hacer lo de las madres que buscan a sus desaparecidos, ¿no?

como que pareciese que yo solamente me muevo en un ámbito así

como de una clase social muy cómoda,

pues no, luego me pongo la mochila, me pongo un guardapolvo y me voy

en busca de lo que creo que tengo que retratar y tengo que esclarecer.

Como los literatos que escriben diferentes géneros: teatro, novela.

Creo que no hay que encorsetarse,

hay que dejarse ir y sobre todo ser curioso,

dejarte llevar por lo que te inquieta.

Una manera de crecer.

Y de madurar, ¿no?

Bueno, has expuesto en Portugal, en Méjico,

en las Bienales de Florencia, Lima y La Habana,

aquí en Madrid en el Círculo de Bellas Artes, en el Matadero,

en la Casa de América,

"Entremuros" se llama tu última exposición,

¿qué es "Entremuros"?

"Entremuros" son los últimos veinte años de mi vida

y aparte de que es un proyecto fotográfico que efectivamente lo es,

que lo puedes ver en la Casa de América, 49 piezas,

o sea, sí es un tema fotográfico,

pero es un proyecto de estudio de investigación.

A ver, hay que invertirle mucho tiempo

a llegar, tanto a las casas,

como a las familias que fotografío.

El ejercicio fotográfico es relativamente corto.

Entonces, hago énfasis en que "Entremuros",

efectivamente es un proyecto fotográfico,

pero está muy relacionado con el estudio y la investigación.

Para explicárselo a nuestros espectadores,

tú lo que retratas es la decadencia, de alguna manera.

No, no, yo lo que retrato

son familias antiguas que viven en sus casas antiguas,

que son como el último eslabón de un periodo de España

en expansión, siglos XVI, XVII, XVIII y parte del XIX.

Eso es lo que yo retrato.

Me gusta decir que busco la melancolía y la nostalgia

y el recuerdo, luego las circunstancias,

pues mucha gente describe mis fotografías como tú acabas de decir.

Decadencia estética.

Decadencia estética, ya eso es algo que se desprende de una realidad,

pero a mí me gusta más tratar todo el tema

bajo unos cánones de nostalgia y melancolía.

Familias acaudaladas de Cuba, Méjico,

Perú, Portugal, también Filipinas.

Filipinas es mi último viaje, sí.

Así es, me fui a rescatar fotográficamente

a los que realmente son los últimos de Filipinas,

a los que todavía viven ahí.

Me gusta la expresión de rescatar fotográficamente,

¿cómo surge este proyecto? ¿El de Filipinas?

No, todos. Bueno pues vivía en Lima,

corría el año 99,

y conocí a un personaje,

que a día de hoy es muy carismático de la vida nocturna de Lima,

que se llama Javier Temple, y tiene un show nocturno

en el que se viste de mujer y tal,

entonces, yo sabía que este personaje vivía en una casa

muy peculiar, entonces le fui a visitar,

y bueno, pues en una casa como muy española,

dentro de uno de los balnearios de Lima,

y me llamó mucho la atención cómo vivía con sus retratos,

era como entrar en una de las casas

de esos palacios indianos de Santander que hay tantos,

había muchas similitudes, entonces empecé a investigar

sobre esta gente, que efectivamente son americanos,

o nuevo hispanos, que a muchos les gusta llamarse así,

empecé a investigarles, a escucharles sobre todo,

y empecé a hacerles fotos y retratos, así nace el proyecto.

Entonces te defines cómo un fisgón.

Yo soy un fisgón.

Pero bueno, cuando vemos las fotografías,

digamos que lo que percibimos es que los actores,

que no son actores, son personajes reales,

están muy volcados con el proyecto,

¿tú cómo logras poner en marcha un proyecto

en el que te abren las casas, te abren las puertas de par en par,

y encima ellos activamente,

trabajan en la escenografía?

Bueno, es la característica clave de mi forma de trabajar

y de mi proyecto "Entremuros",

a nadie le pilla por sorpresa,

digamos que es una técnica que me precede,

entonces, sí hay una escenografía, hay una puesta en escena

y se les pone a trabajar porque tiene que ser así,

es como yo trabajo, entonces, digamos que

no tengo una fotografía convencional en ese sentido,

y tampoco es condescendiente,

no me interesa una belleza estética de mi retratado,

es más, me gusta mucho trabajar con ellos en tensión y que me den

sentimientos y expresiones corporales

que usualmente en una fotografía pues no se ven.

Me gusta la incomodidad.

En toda la exposición solo he encontrado una sonrisa.

Sí, fue un error.

Entonces el proceso es: Coges el teléfono y les dices:

"Voy a ir a tu casa y te voy a hacer trabajar".

No les llamas por teléfono, hay una red de contactos

alrededor fuerte, sólida, estructurada,

esto es algo muy serio, las cosas se tienen que hacer bien,

antes de hacer la foto se conoce a los personajes,

conoces la casa, estudias la luz,

en una de mis fotografías hay luz artificial y es luz natural,

entonces, hay que estudiar como la luz viaja por los salones

donde yo hago la fotografía final.

Entonces escojo el momento y estudio a mis personajes,

entonces hablo con uno, tanto como hablo con otro, como con su hermano,

me tomo una copa con su hija o lo que sea, y voy estructurando

este puzle dentro de un imaginario

que luego el resultado final va a ser una de las fotografías

que tú hace un rato has visto en una sala expositiva.

Es un proceso de seducción, de alguna manera.

También, sí.

Para trabajar en equipo,

hemos visto grandes casas de muchos países hispanoamericanos,

hay fotografías de Portugal, de España, de Sevilla, de Santander

y Filipinas, ¿por qué Filipinas?

Bueno, a ver Filipinas,

es clave en España,

o sea, para empezar fue uno de los primeros territorios

en ser descubiertos con Magallanes,

y luego está muy unido a Méjico.

Mi padre siempre, cuando éramos chavales, en casa siempre había

libros de historia, Atlas, mi padre es un viajero empedernido,

y aparte, a todos nos gusta mucho la historia.

Recuerdo que yo ya sabía de Legazpi cuando era pequeño,

conocía el Galeón de Manila, que estuvo 250 años

uniendo tres continentes, salía de Manila,

llegaba a las costas de Acapulco,

toda la mercancía viajaba hasta Veracruz

y de Veracruz llegaban a la Península,

que es el primer ejemplo de globalización económica

de nuestra civilización,

esto hablamos de que fue un viaje de ida y vuelta

de 250 años, entonces, Filipinas que está bajo la administración

del virreinato de Méjico,

hace que se acerquen muchísimo esos países,

o sea, en Méjico hay peleas de gallos,

tú vas a las zonas centrales del archipiélago filipino

y hay vírgenes Candelarias y Covadongas, Covadongas, no perdón,

y Guadalupes por todos lados, realmente son países muy cercanos,

más de lo que se puede imaginar, la forma de vestir, los colores,

las danzas, las festividades, los cantares, entonces,

estando en Méjico, tenía que ir a Filipinas.

Entonces, con contactos y gente de la Embajada

y amigos españoles que viven ahí

pues llegué a estas comunidades de españoles

que viven en Filipinas,

algunos todavía son hacendados y otros lo fueron,

y unos vivieron en unas circunstancias

más espléndidas que otros.

Y bueno, estuve seis semanas trabajando por allí,

haciendo estos retratos de familia.

Ahora estás trabajando en un nuevo proyecto que se llama "Tormenta".

"Tormenta" es lo más íntimo que he hecho nunca.

Son mis sueños, son mis recuerdos,

son mis tormentos,

temas que no están solucionados,

y quizás yo con la fotografía hago una catarsis

e intento solucionarlos.

Sobre todo está relacionado con mi vida sentimental.

Es blanco y negro,

hay mucha piel,

y estoy experimentando con, obviamente, fotografía,

pero con la técnica del collage.

Hago como unas mujeres figurativas muy largas,

primero las desfragmento, luego las uno,

entonces se convierten en figuras muy largas

y están unidas por las curvas de su cuerpo.

Son abstractas por lo general.

¿Sientes que en "Tormenta" te estás sobreexponiendo incluso?

Es una provocación que estoy haciendo para mí mismo, estoy viendo

hasta donde me atrevo a ir.

Decía Richard Avedon, el fotógrafo norteamericano

que "mis retratos son más acerca de mí

que lo que son sobre la gente a la que fotografío".

Sin lugar a dudas, sí claro.

Totalmente de acuerdo,

yo juego muchísimo en mis fotografías

con mis recuerdos,

y fotografías que yo tengo mías y de mi familia.

Muchísimas veces a la hora de componer

la puesta en escena tiene mucho que ver

con fotografías que yo tengo a mi alrededor, en mi cotidianeidad,

con mi padre, con mi madre, con mis hermanas

o con algunos amigos, sí, claro.

Definitivamente, es como una especie de catapulta.

Y la nueva tecnología, el cambio,

porque ha habido un cambio digital en la fotografía claro desde

esos momentos en los que empezamos a sacar fotos, cuando se revelaba

con la habitación a oscuras o esas pequeñas luces rojas,

hasta ahora que es todo digital, que todos tenemos una fotografía,

una máquina fotográfica en el bolsillo,

con el móvil, ¿en qué te ha cambiado?

A mí en nada, yo sigo trabajando

con mis cámaras Hasselblad,

con mis lentes Distagon hechos a mano,

sigo comprando película fotográfica, la revelo yo mismo

en un cuarto oscuro que tengo en mi estudio

y me gusta que sea así.

Hago mis contactos,

los contactos luego vienen conmigo a donde voy

y poco a poco los voy viendo,

no me gusta la inmediatez de la fotografía,

la fotografía digital me parece ácida, caustica,

no me gusta tanto esa inmediatez,

me gusta que las cosas posen de forma muy natural y a un tiempo

muy específico, muy mío, digamos, yo tengo mis tiempos.

¿Lo que haces tú es la norma entre los fotógrafos o es la excepción?

Hay muchísimos fotógrafos

en el arte que trabajamos analógico,

es un oficio, y es un oficio muy bonito además,

entonces, nos gusta, nos gusta revelar,

nos gusta la película, nos gusta como huele,

el cuarto oscuro, el rollo,

cargar con los negativos, llevarles a laboratorio,

marcarlos, no sé, es artesanal, yo creo que le da un valor añadido.

Y rompe la norma también, estamos acostumbrados

desde la mañana a abrir el Instagram y antes de tomarte un café

ya has visto medio centenar de imágenes a toda prisa,

mi fotografía es totalmente diferente, te invita a sentarte

a navegar la foto, la imagen.

Tiene capas, te está contando muchas historias

en una sola imagen,

y eso es así porque detrás hay un proceso que también es así,

no es un proceso rápido.

Hemos agotado el tiempo, sí me gustaría despedirme

con una frase más de otro fotógrafo más relevante, este francés,

Henri Cartier Bresson que decía: "Tus primeras 10.000 fotografías

serán tus peores fotografías". ¿Compartes eso?

Bueno, es un proceso de vida,

y claro, cuanto más mayor te haces y más maduras en tu arte,

pues también afinas la puntería.

Sí, sí estoy de acuerdo.

Bueno, Bernado Aja, fotógrafo, muchas gracias

por estar en los "Conversatorios en Casa de América",

mucha suerte con las exposiciones que tienes por delante.

Gracias.

Y a ustedes les emplazamos la próxima semana aquí.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bernardo Aja

Conversatorios en Casa de América - Bernardo Aja

21 mar 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista al fotógrafo Bernardo Aja.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Bernardo Aja" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Bernardo Aja"
Programas completos (238)

Los últimos 240 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos