www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3804620
No recomendado para menores de 7 años Cómo nos reímos - Splunge - ver ahora
Transcripción completa

¿Reconoce a alguno de estos tipos

como la persona que le robó el bolso?

Es que había muy poca luz.

Bueno, usted tranquila, no hay prisa; trate de recordar.

Es que me parecen todos son iguales...

Tómese su tiempo, solo hay un sospechoso.

Además, para nosotros es de vital importancia

que usted lo reconozco. El de la izquierda.

No, no, no, no; el de la derecha.

¿Seguro?

No, el de la izquierda. ¿Seguro?

Sí, fue él, nunca olvidaré esa extraña forma de mirar.

Así también un cierto yo, no te jode.

Esto es "Splunge".

(Música cabecera)

(Música)

Disculpe, Madmoiselle, ¿baila?

Por supuesto, claro que sí, encantada.

Tira, tira, que yo estaba cansado ya,

estaba derrengado.

(Risas)

¿Qué?

¿A qué ve mejor de lejos ahora? A ver.

Oye, ¿tienes algo para la cabeza? Sí, claro.

(Risas)

¿Quién soy? (GRITA)

El pescadero.

Perdone, por favor, ¿para ir a la Embajada de Italia voy bien?

Hombre, yo me hubiera puesto traje y corbata,

pero no va mal.

(Música)

(RÍE)

Es broma.

Tenemos body jazz, body sculping, streching, step;

también hay gim jazz, cardio boxing, body combat,

body balance.

Yo, streching, pero me cambia la patata asada por la patata frita.

Yo, con ensalada de col y extra de queso.

Y nos pone dos cañitas.

Es que hemos venido de la parada del autobús.

¡Qué calor!

Hola, buenas. -Hola, qué tal.

-Quería unos hureques para jambas.

-¿Los va a montar en serie o en trenza?

-En trenza, pero dámelo sin gurruño americano.

-¿Le sirve? -Sí, sí, sí.

Me vas a dar también unos perigonzos de barullo,

pero sin chingar. -No me queda.

Le puedo ofrecer cóncavos,

que ya viene con doble pivote de seguridad y con patucos.

-Ah, ¿con patucos? Mucho mejor, me lo llevo.

¿Cuánto es? -Son 8,50; ya en caja le cobran.

-Vale, gracias. -De nada.

Hola, ¿tiene alcayatas? ¿De trenza o de palomilla?

Para un cuadro, para colgarlo.

De palomilla, ¿con rosca fleje o punta veleta?

De las de toda la vida, que son así, que le das con un martillo

y cuelgas cosas, de esas quería, una alcayata, vamos.

Aquí tiene, ¿tiene triscador para chutarlas?

¿Si tengo qué? Triscador.

¿Eso qué es?

Es el utensilio viene preparado con varillaje céntrico.

Ah, guay, guay, ¿cuánto es entonces?

Es un euro las alcayatas y 14,50 el triscador.

¿Eh? Esto es un robo, lo puedo hacer yo sin triscador.

Sí, bueno, ¿tiene usted llave Robson? No.

Ah, ya le estoy pillando, ¿qué es una llave Robson? ¿Para qué sirve?

La llave Robson es como el triscador,

pero sin... y ya viene con un diferencial

para la rosca.

Dame la llave Robson, toma el triscador.

Que ya sé por dónde vas, me lo llevo.

Muy bien, ¿tiene usted base americana o sería trifásica?

No lo sé, no se si tengo o americano o qué, no lo sé,

no le entiendo lo que me está diciendo usted.

Si usted no me dice lo que quiere, no puedo ayudarle.

Yo quiero unas alcayatas, no quiero nada más,

unas alcayatas, toma la llave Robson.

Alcayatas, esto y vale. ¿Y con qué va a colgarlas, entonces?

Con el cenicero como toda la vida.

¿Sabe lo que puede hacer? Un montón de cosas.

La llave Robson es muy útil. Me estoy poniendo...

¿Lo ve? Es muy útil; me ha roto los helicoidales de vidrio.

Si es que es útil la llave Robson, mucho.

(Música)

Es una FL 30 con bombín de inercia retráctil.

Ya no se hacen cerraduras así.

(Música)

El F88.

No se dejen engañar por su pequeño tamaño.

El F88 lleva incorporado un procesador clase 3000

y una memoria RAM de 10.

Si alguno de ustedes tiene alguna pregunta que hacer al respecto.

Sí, señor; soy Nicolás Berger, de Info Review.

¿No teme Industrias Mix que su competencia

pueda sacar un producto similar a mejor precio?

Industrias Mix no teme a la competencia, siguiente.

Adam Samuelson, de Corporate News.

Vamos a ver, para aquellos que no estén familiarizados

con el lenguaje técnico, ¿para qué sirve exactamente el F88?

No lo sabemos.

Ahora, se está vendiendo mucho mejor que el F70.

Consumir preferentemente antes de ver tapa.

Ah, ya la he visto.

Qué buena suerte.

Qué buena suerte. -Esto es genial.

Ya la he vuelto a ver.

Hacer una fiesta.

Qué asco y encima lo he visto.

José, hazme un favor; ábreme esto.

Gracias, pero si no está abierto.

Que era broma. Ahora no te lo puedes comer.

Resolución de 3800 x 5500.

Conectores USB.

Tarjeta de sonido y de memoria. Magnum SX 2500 Plus.

Cables, enchufes y electrógenos Winkel.

¿Y de memoria? De memoria dice.

Qué va, hombre, pero si lo estoy leyendo ahí.

Yo no...

Informática.

Oye, que ya he cerrado todas las ventanas,

pero esto sigue colgado.

(Música)

Cariño, ¿qué me dijo el médico que era yo? ¿Amnésico o pirómano?

Amnésico, ¿por?

Acabo de prender fuego al sofá del salón.

No me acuerdo si tenemos extintor.

(Música)

¿Tú no venías a perder? Ya estás, perdida.

¡Camarero! ¡Camarero! Sí.

¿Podría bajar un poco el aire, por favor?

Sí, es que nos está dado todo el chorro de lleno.

(Música)

Mejor quedamos otro día. Sí, te llamo.

Hola, lorito.

¿Qué? ¿Ha dicho algo nuevo?

No, sigue diciendo lo mismo de siempre.

Hasta luego. Hola, lorito.

Lorito, lorito, hola, lorito.

(Música)

Cariño, que me dijo el médico que era yo, ¿amnésico o ludópata?

Amnésico, ¿por?

No me acuerdo en qué casino me he jugado tu coche.

Venga, un poquito más, que ya está casi.

Vamos, cariño, vamos.

Que ya está, que ya está aquí, empuja, empuja un poquito más,

ya está, ya está.

Qué bien, ¿has visto? Si es que era... No pasa nada.

María, ya tenemos el desayuno.

¿Cómo se llama? Basilia.

Señor Colin, no sabe cuánto admiro su obra.

Sus poesías llenan de gozo mis tardes.

Sus añoranzas son las mías.

No sabe lo que sus versos hacen en mi alma.

Muchas gracias.

Para Basilia, ¿con afecto? ¿Eso es todo lo que se le ocurre?

Perdone usted, pero yo...

Pero bueno, señor Colin, por favor, que usted ha escrito poemas

para la muerte de mi amada, la sinrazón de este amor

y lágrimas y versos.

¿Cómo me pone esta bobada de dedicatoria?

Para Basilia, con afecto.

Pero bueno, pero vaya mierda de dedicatoria que me ha puesto.

Yo realmente, señor Colin, no sé si es usted

el que escribe los versos o no.

Discúlpeme, señora, pero yo siempre dedico mis libros así.

¿Ah sí? Pues aquí tiene, su libro y su dedicatoria.

Vaya un poeta de tres al cuarto.

¿Sabe lo que le digo, Basilia?

Que no necesito que usted lea mis libros, ¿entiende?

Usted es una parodia absurda de persona,

la prueba andante y palpable

de que la bajeza y la propiedad

más irremisiblemente mezquina y obsoleta

puede tomar forma humana y vivir en este mundo

despidiendo ese aroma a alimaña en celo,

a miseria sentimental, a una rabia contenida

en un cuerpo y mente deformados por la soledad, odio,

complejos y resquemor.

Así, así es el Augusto Colín que yo conozco.

Este es mi poeta favorito.

Deje que bese sus manos, por favor, por favor,

le quiero, le quiero, gracias por sus palabras,

le quiero.

Adiós, concubina de la ignorancia,

y esa cosa que tiene de no sé qué y no sé cuánto,

y además no sé qué y el resquemor

y una mente deformados por la soledad, odio,

complejos y resquemor.

¿Qué tal?

Qué hay, bunas tardes.

¿Sabe que viene circulando a 230 kilómetros hora

en un tramo en el que solo y exclusivamente

se puede circular a 80? Sí, señor agente, lo sé.

Bueno, pues solo era eso.

Buena tarde y perdone.

(Risas)

¿Han visto a alguien con un aspecto sospechoso por aquí?

Pues no.

Haz el favor de abrir el maletero.

(Música)

Qué hay, buenos días.

¿Sabe que llevar ahí al individuo no está homologado?

La mordaza que lleva no es reflectante.

¿Lleva triángulo de avería?

Es que yo no sé, el coche es de este señor.

¿Lleva usted triángulos de señalización de avería?

No creo que...

Que si lleva usted triángulos de señalización de avería.

No creo que colabore, nos ha costado un huevo meterlo ahí.

Pues voy a tener que poner una multa.

¿A mí? No, no, no, a él, a él.

¿Qué hace? ¿Qué hace?

No me estará multado, si solo cinco minutos aquí el coche.

Buenos días, acaba usted de aparcar en un vado y los vados son sagrados.

Vamos a ver, si vengo de ese bar, que he ido a utilizar el servicio

y ni siquiera he podido.

Mire, eso me da igual.

O quita el coche de aquí o le caerá otra multa.

¿Otra multa? Pues, mire, justo lo que necesito.

¿Otra multa? Muy bien.

Por reincidente, aquí tiene usted otra multita.

Muchas gracias.

Qué le iba a decir, ¿no me puede hacer una copia para mi mujer?

Es que le hace ilusión. Sí, claro, será por copias.

Mire, le voy a poner otra multa,

ahora por menosprecio a la autoridad.

A ver que le parece. Un detalle.

Oye, ¿menosprecio a la autoridad es lo mismo

que obstrucción a la justicia?

No, no es lo mismo.

Póngame la obstrucción a la justicia, que me hace ilusión.

Aquí tiene.

Me pone otra por desacato, que no sé lo que es, pero me gusta.

Muy bien, y esta por el doble de cargo.

Pero rapidito.

Muy bien, pues aquí tiene. Gracias.

Se habrá quedado a gusto, ¿no? No, todavía no.

Voy a quedarme en un momento.

¿Sabe qué pasa? En el servicio no había papel.

Me ha solucionado el apretón, majo.

Buenos días. Buenos días.

¿Sabe usted que viene circulando a 220 kilómetros por hora,

ha efectuado tres adelantamientos indebidos,

dos de ellos en cambio de rasante? Sí.

Era una broma. Ah, que era broma.

Siempre hago estas cosas para echar unas risas y eso.

Ah, ¿entonces no era en serio?

No, hombre, no, ¿cómo voy a hacer esas cosas en serio?

Me ha engañado.

Cariño, ¿qué me dijo el doctor que era yo? ¿Amnésico o cleptómano?

Pesado, te dijo que eres un pesado.

(Música)

Un momento.

No le importa soplar.

No, si no hace falta, he bebido.

Ah, que ha bebido. Sí, pero de broma.

(Risas)

Cariño, ¿qué me dijo el médico que era yo?

¿Amnésico o disléxico?

Amnésico, ¿por? No, por nada, por curiosidad.

Perdone, le voy a decir una cosa,

que me voy a saltar un stop que hay ahí delante, ¿lo ve?

Pero de broma, ¿eh? Ya verá.

No se preocupe, yo si eso me escondo aquí,

para no chafarle a usted la broma, si luego no me ven.

¡Señora! ¿Qué quieres?

Que ya le funciona el telefonillo.

Cuando no quieren colaborar, no quieren colaborar.

¿Qué es lo que no entiende?

No entiendo nada, esto es una chapuza.

Vamos a ver, se lo voy a explicar otra vez, que es muy sencillo.

Usted le da al interruptor de la lámpara,

lámpara no se enciende, pero se ha encendido la televisión.

Entonces, se acerca usted hasta el interruptor general.

Cada vez que ustedes le dé, baja o sube de canal.

Cariño. Imbécil, que eres muy imbécil.

Cuando llegue al canal del vídeo, llega hasta aquí

y coge el mando del aparato de música.

Con el aparato de música ya encendido,

ya puede de coger el teléfono y apuntando hacia el aparato,

entonces ya funcionará el aire acondicionado,

que le acabamos de poner.

Vamos a ver, ¿dónde está esa chapuza?

Nombre. -Juan.

-Apellidos. -Sánchez Arguindey.

-¿Me puede deletrear lo último? -Sí.

L-o espacio-u-l-t-i-m-o.

Con acento en la u.

-Oiga, perdone, ¿tiene usted fuego? -Sí.

-¿Qué? A que jode, ¿eh?

-A lo mejor no me he explicado bien.

Lo que quiero que me deletree es su segundo apellido.

-Ah, no había entendido bien.

S-u- espacio s-e-g-u-n-d...

-El resultado de...

Galindo, ¿será posible?

¿Cuántas veces te he dicho que en clase no se come?

-Vamos a ver, ¿cómo se llama su madre?

-Rosario. R-o-s...

-¿Y de apellido? -Arguindey, A-r-g-u-i-n-d-e-y.

-Vuelve a repetir eso. -Eso.

-No, lo anterior. -Lo anterior.

-El apellido. -El apellido.

-Basta, largo, fuera de aquí.

-¿Una foto? ¿Una foto?

Sí, es del fotomatón, pero estoy mona.

Gimnasio Llum, ¿dígame?

Hola, mire, ¿me podrían mandar una carta

con información sobre las actividades que realizan?

Sí, claro, como no. Dígame su nombre y apellidos.

Ángel Rodríguez Gómez. Rodríguez Gómez.

Dígame la dirección, por favor.

Calle Shakespeare,

Sevilla, Huelva, Alicante, Kenia, Edimburgo,

Sevilla, Palencia, Edimburgo, Alicante, Roma, Edimburgo.

Muy bien, pues cuando sepa en qué ciudad vive,

me vuelve a llamar, hasta luego.

Ahí tienes, nada, hasta luego.

¿Una foto? -No, gracias.

¿Una foto? Sí, cómo no.

No, no, no.

Cariño.

(Risas)

Sí.

Juan, perdona que te llame a estas horas,

pero llevo todo el día dando vueltas a lo que me has dicho.

¿De verdad crees que estoy muy enganchada al móvil?

Mujer, si eso son cosas...

¿Juan? Te pierdo, Juan, creo que este perdiendo cobertura.

¿Qué dices? ¿Juan? ¿Juan?

Juan, no te oigo, Juan.

(GRITA) Que no.

Vale, pues ya me quedo más tranquila.

Oye, ponme algo fresquito.

Ponme una caña.

Antonio, ponme una banderilla.

(Música toros)

(Música)

"Mar adentro".

(Música)

(TOCA CLAXON)

Venga, hombre, písale un poco, que vas pisando huevos.

Que no tengo todo el día, dale un poquito,

que vas a provocar un accidente.

¿Qué me miras?

¿Que quieres que haga, tío bobo, si no avanzan el de delante?

¿Qué quieres que haga?

El de delante es un imbécil. Díselo.

Imbécil. Ya te digo, menudo inútil.

Venga, pringado, tira. Es para hoy.

(Claxon)

Hola, buenos días. Hola, buenos días.

Estaba preguntando por el afilador.

No, no, yo no soy el afilador.

Yo soy el tombolero, oiga, el tombolero,

la tómbola loca, la que siempre toca.

El rey de copas o el rey de espadas tiene premio seguro.

Lo estamos dando, lo estamos regalando, oiga.

Hola, buenos días, ¿es usted el afilador?

-Yo soy el tapicero, señora.

Ha llegado a su barrio el tapicero,

sillones, tresillos, merecedoras, descalzadora,

en su propio domicilio. El tapicero.

Perdone, usted, pero me he equivocado.

Pensaba que era el afilador,

que lo estamos dando, lo estamos regalando.

Es lo que tienen los vestidos, que no nos hablamos.

Se tapizan en piel, polipiel,

el tapicero, pregunte enfrente, sillas, sillones, tresillos

en su propio domicilio.

-Aquí, en esta puerta, con 80 kilos de peso,

soltero y sin hijos, Ricardo Cortina,

el speaker de boxeo.

Y en aquella puerta, casado, con dos hijos,

85 kilos de peso, Juan José, el afilador de Ourense.

Al final lo va a encontrar, caballero,

qué alegría, qué alboroto, otro perrito piloto.

Me gusta la solsona, qué bonita la solsona.

¿Qué quería? ¿Es usted el afilador?

¿Qué quería?

Dígame sí o no, porque no voy a estar aquí toda la mañana

escuchando gente que está gritando todo el tiempo.

Sí, que soy ¡el afilador! ¿Usted quién es?

Soy el pregonero,

y se hace saber que a partir de mañana

queda terminantemente prohibido o hablar con soniquete.

Lo siento.

Qué suerte, caballero, gracias.

Señora, siéntese aquí, hombre.

Muy amable, hijo, se lo agradezco. Faltaría más.

Gracias.

Uy, señora, siéntese aquí, por favor.

(Música)

Siéntese. Pues me hace usted un favor.

Llevo un día...

(Música)

No tanto, no tanto.

A la derecha, atrás, atrás un poquito, tienes hueco,

a la izquierda, izquierda, un poquito más, más,

hacia delante, hacia delante.

Ahí vale, ahí vale.

Pues su currículum es una auténtica mierda.

La verdad es que no sé cómo tiene usted narices

de presentarse para un puesto de trabajo.

Hace falta tener un morro descomunal

y muy poquita vergüenza.

Es usted un sinvergüenza y un golfo.

Claro, que no me extraña con esa cara de imbécil

que tiene usted.

Y un cretino y un gilipollas integral.

Vamos, si quiere, hablamos de su madre.

¿Me vas a llorar ahora, nenaza? ¿Me vas a llorar ahora?

Sinvergüenza, desgraciado.

Muy bien, muy bien, lo ha hecho usted muy bien.

Perfecto. Gracias.

Entonces, ¿quiere decir que...?

Por supuesto, usted a partir de hoy es árbitro de fútbol.

Este fin de semana tienes tu primer derbi.

Muchísimas gracias. Un placer.

Vamos, valiente. Adiós, cucaracho.

Para que se vaya acostumbrando a la jerga.

A la izquierda, a la izquierda.

Más, más, va, para ahí.

Hala, patata.

-¿Dónde está el balón? -No sé.

-¿Dónde está el balón? ¿Ya te lo has vuelto a comer?

-Tocar y mover, vámonos.

Venga, venga, venga.

Tocamos y movemos, tocamos y movemos, vamos, vamos.

Pim, pam, pum, vámonos. Venga, pim, pam, pum.

Quiero que la toquemos pim, pam, pum.

¿Pero qué te he dicho en los entrenamientos?

¿Qué te he dicho en los entrenamientos?

Vete allá y a ver si se te nota.

Manolín, suelta el balón y ven aquí.

Vamos, vamos.

¿Qué pasa? ¿Qué te he dicho en los entrenamientos?

¿Qué te he dicho? Si lleva usted un mes sin venir.

(Música)

Diga A. ¡E!

Efectivamente, me lo temía.

Disléxico.

De aquí hay que sacar unos gramillos también.

Y luego estos pezones subirlos un poco,

los tiene usted ahí junto al ombligo.

(Teléfono)

Perdone, perdone un momentito.

Sí, sí, oye, que te llamo luego,

que tengo un paciente.

Venga, hasta luego.

Bueno, ¿por dónde íbamos?

Por el cohete este.

(Risas)

Se siente muy relajado.

Los músculos se empiezan a soltar.

Siente un gran paz interior.

¿Qué? ¿Se va durmiendo?

Hombre, me está costando.

Mire hacia la derecha, por favor. ¿Ve algo?

No, nada. Ahora mire a la izquierda.

¿Ve algo por este ojo? Sigo sin ver nada.

Doctora, ¿qué es? Nada, la linterna, que te deslumbra.

Y a mí y a ese.

Te sientes muy relajado.

Tus músculos empiezan a soltar.

Sientes una gran paz interior.

Se va a tomar esto cada ocho horas.

Ya verá como enseguida nota mejoría.

¿Esto a partir de cuando? Ya.

La verdad es que es un medicamento que tampoco afecta mucho.

Bueno, pues usted dirá.

No sé, doctor. Últimamente no hablo con nadie.

Mi mujer me dice que estoy ¿cómo se dice apático o antipático?

Apático.

¡Ya está el gilipollas que todo sabe abriendo la boca!

(Risas)

Causa aparente de la muerte gripe.

Bueno, me voy.

Perdone, doctor, ¿y esa herida que tiene ahí?

Ahí va, es verdad, cómo viene la gripe este año.

Ataca cada vez más. Voy a desayunar, hasta luego.

Me han llegado muchas referencias de usted

que dicen que es demasiado egocéntrico.

-¿Quién? ¿Yo? ¿Egocéntrico yo?

¿Quién se lo ha dicho? Yo no se lo he dicho.

Lo que le faltaba por oír a Juan Ruiz.

Egocéntrico, yo; yo, egocéntrico.

Vamos, por favor, yo egocéntrico.

¿A mí? Egocéntrico yo.

¿Yo? O sea, yo, egocéntrico.

Bueno, voy a cantar "Y pega la vuelta" de Camela.

-"Y pega la vuelta" no es de Camela, es de Pimpinela.

Y aquí está el gilipollas que todo lo sabe

abriendo la boca.

Tenía que darle el tato ya.

Listo, que eres un listo, y que no te enteras.

¿Se puede saber de dónde vienes?

¿De trabajar?

¿De trabajar? ¡Mentiroso!

Tú vienes del karaoke.

Respire hondo, respire hondo.

Gracias, doctor, hasta la próxima.

(Música)

¿Cómo que ya sabe? Cerdo, asqueroso, malnacido, te odio.

Respire, expira, respire, expire.

Ya estoy aquí, soy el padre. Hola, soy el taxista.

Ya le dejo.

Muchísimas gracias, ha sido usted muy amable.

Seguimos.

Perdone, ¿cuánto tardaría en llevarme al hospital más cercano?

Cinco minutos.

Es tan gilipollas que todo sabe abriendo la boca.

Hola. -Hola, buenas tardes.

¿Dónde vamos?

-Al hospital Ramón y Cajal, por favor.

-Muy bien, pues venga. ¿Por dónde quiere que vayamos?

-Por donde vea usted que es más rápido.

-Bajamos toda la avenida hasta la calle Tilo,

luego torcemos por la derecha por los bulevares

y ahí callejeamos. ¿Qué le parece?

-Muy bien, pero rapidito, rapidito.

-Una cosa le voy a decir. ¿Le da igual lo que le cueste?

-Mire, se está usted jugando la vida.

¿No sabe que una mujer embarazada es un arma de destrucción masiva?

-Estoy yo pensando una cosa.

-Hay dos carriles en obra.

Yo miraba el carril izquierdo.

Tres hospitales, no, cuatro hospitales,

sin contar las privadas, que eso habría que mirarlo.

Joder, macho, la gente no tiene paciencia ni nada.

(TOSE)

Tome, es de menta.

(Música)

(CANTAN) Que es lo que se lleva ahora.

Tengo un tractor amarillo.

Ya no puedo más.

(CANTAN) Hay que comprar un tractor,

ya lo decía mi madre.

Cariño. -Sí, amor.

-Cuando me dijiste que comiéramos con tus padres,

no pensé que te referías a esto.

(Risas)

Este sábado vamos a ir todos juntos a Guadalajara.

Bueno, y nos han dicho que nos quedemos a dormir.

Y así podemos volver el domingo sin prisas.

Ay, Jeremías.

Los niños preguntan por ti todo el rato.

¿Por qué, Jeremías, por qué?

¿Que por qué nací? ¿Tú sabes el lío que tengo aquí?

Mira cómo está esto.

12 hemos enterrado esta mañana y esta tarde vienen otros cinco.

Para barbacoas estoy yo.

(Risas)

Sara. Sí, mi amor.

Quiero decirte algo.

Lo he estado pensando y creo que tienes razón.

He sido muy egoísta contigo.

Me creo el centro del mundo y solo pienso en mí,

pero quiero que sepas que a partir de ahora todo esto va a cambiar.

Quiero compartir todo contigo,

quiero que seas la mujer más feliz del mundo.

Por eso, quiero que aceptes esto, es para ti,

espero que te guste.

Oh, Carlos, es...

Es una caja vacía.

¿Qué significa esto, Carlos?

A que mola, ¿eh?

Me la han dado con el regalo este que me he comprado.

Es un Rolex, mira.

Pues mete cosas dentro. ¿Nos vamos o qué?

Feliz cumpleaños, cariño. Oh, muchas gracias.

Qué grande, ¿qué será?

Un jarrón de cristal de bohemia.

-Cariño, verás, llevamos mucho tiempo juntos y...

He sido muy feliz y lo quiero seguir siendo toda la vida.

Así que...

Quiero que aceptes esto.

Pero si es un anillo de compromiso.

Uy, qué alegría. Pónmelo, pónmelo, por favor.

¿Quieres que te lo ponga ya? Sí.

(Música)

No, es mío, mi tesoro.

Ya no saben qué hacer para no comprometerse.

(Risas)

Toma.

Qué ilusión, por favor, ¿qué es?

Nada, un regalo que te he hecho.

Hombre, mi trabajo me ha costado.

¡Qué bonito! Cómo te lo has currado.

¿Te gusta? Sí, muchísimo; espera.

(Música)

Oh, espera, qué bien envuelto venía.

Cariño, tenemos que hablar.

Llevamos meses así y yo ya no puedo más.

Yo intento entenderte, pero te juro por mi madre

que hago todos los esfuerzos del mundo

y no puedo entenderte. ¿Por qué?

¿Cómo que por qué?

Sabes perfectamente que has cambiado, Jorge.

Antes hablábamos, había una comunicación entre nosotros.

Pero te juro por mi madre que yo no te entiendo.

No he cambiado.

Puede que esté un poco más zanahoria ahora,

pero yo te sigo barnizando como el primer día, cariño.

No lo entiendes, ¿verdad?

¿No puedes ponerte por un momento en mi situación

y tratar de comprenderme?

Igual no estamos pasando por nuestra mejor barandilla,

no lo niego, pero, vamos, esto es una cosa

que le pasa a las cigüeñas alguna vez en la vida.

¿Quieres "furgonetas"? Coge.

¿Por qué no lo intentas, Jorge? Haz un esfuerzo, por Dios,

haz un esfuerzo y trata de comprenderme.

Por favor, no te entiendo.

Es que ya estás otra vez con tus alfombrillas.

Se supone que la culpa es mía, ¿no?

Siempre que surge una berenjena, la culpa es mía.

Ya estoy harto, ya estoy harto.

No te entiendo, Jorge. ¿Quién ha hablado de berenjenas?

Si lo sabes muy bien, no te hagas la botella conmigo.

Siempre que tienes una berenjena, para ti es mucho más fácil

hacerte la lijadora conmigo, pues me voy.

¿Vino? Por favor.

(Música)

Camarero.

Ay.

¿Qué me has dicho que eras? Cirujano.

Voy al baño un momento.

(Risas)

Bueno, me voy a dormir.

¿Cómo que te vas a dormir? No. Hoy es sábado y los sábados toca.

Ya, pero es que estoy agotado, mañana por la mañana.

No, no, no.

Dijimos que los sábados eran sagrados.

Venga, por favor.

Esta noche vas a dormir más tranquilito, relajado.

De verdad que no puedo, no puedo.

Hazlo por mí, que me gusta, que me gusta, que me gusta.

Vale.

Me voy a duchar, pero no me lo pidas otra vez.

Hasta el sábado que viene no me vuelvo a duchar.

Tres melones, dos euros; siete melones, cuatro euros.

Disculpe.

Tres melones, cuatro euros; siete melones, ocho euros.

Dígame, señora.

¿Cómo coño se jugará a esto?

(Risas)

13 melones, un euro. 13 melones, un euro, ¡qué oferta!

Lo estamos dando, lo estamos regalando.

Vamos, que yo no sé dónde me voy a ir a comer hoy.

13 melones, un euro. Este melón.

Este meloncito rico, rico, que se ha llevado la señora

por 13 euros.

Lo puedo decir más alto, pero no más claro.

13 euros, un melón; un meloncito, 13 euros.

Aquí tiene el cambio, siete, ahí está.

Se lleva un melón rico, rico, con mucho azúcar.

13 euros el melón. Ahí tiene, señora.

Un melón, 13 euros, gracias. Un melón, 13 euros.

Venga, volando.

Un melón, 13 euros.

Tres melones, un euro.

(Risas)

(CANTA)

Aquí las flores y las plantas crecen...

Hola.

Soy el traductor.

Puedes seguir trabajando y yo traduzco.

Qué buena suerte.

-Qué buena suerte.

-Qué buena suerte. -Esto es genial.

-Esto es genial. -Marcha, marcha.

-Marcha.

-Vamos a hacer una fiesta.

(Música de misterio)

Vale ya de seguirme, ¿no? Vale ya.

Hola. Hola.

Perdone por el... Nada.

¿Qué le pasa?

Estoy intentando, pero se ve que...

No, nada. Voy a probar, no vaya a ser que...

Voy a ver.

Nada, nada.

¿Ha mirado en el...? Sí, pero yo no...

Voy a mirar yo, no vaya a ser que...

Vamos a ver, vamos a ver.

Bueno.

Pues esto va a ser el... No me diga, ¿y eso es muy...?

No es que sea muy..., es que yo no tengo para...

Vaya.

Voy a llamar, no vaya a ser que... Claro.

Paco, ¿no tendrás ahí, eso? Sí, pues tráemelo para acá.

La carretera de..., kilómetro eso, hasta luego.

¿Qué dice? ¿Qué sí? Que sí, que viene para acá.

Yo me voy, porque ya aquí... ¿Y su compañero va a saber?

Uy, sí, sí, seguro que sabe...

Muchísimas...

Nada, nada, no te preocupes, encantado.

¿Tienes la...? Sí, un segundo, que estoy con la...

No se preocupe, que yo...

¿Quiere que le invite a...? No, que luego tengo que...

Bueno, le ha dicho su compañero que es de la...

Que mala pata, justo el día que tenía yo que...

¿Sabe si va a tardar mucho en?

Bueno, ¿ya sabe lo que...?

La batería. ¿El qué? Yo de coches no...

La...

Bueno, me voy a coger unas pinzas. ¿Cómo?

Que voy a coger unas... Ah.

Usted se sienta ahí e intenta...

A ver sí...

Por fin, por fin un mecánico que...

(Música)

Quieto, no pase por aquí.

¿No ve que estoy fregando el suelo? Pase por ahí, que está seco ya.

(Música)

Oiga, me puede poner a mí un poco de...

-Un segundo, que estoy con la...

-Ya, pero tengo un poco de...

-Ya, pero está este señor antes que quiere la...

No se preocupe, que yo tengo la...

Y me va a pagar con... Sí, pero cuando me traiga la...

Un segundo, que estoy con la...

No se preocupe que yo no... Sí me la pones...

Pero, hombre, ¿qué hace por aquí?

Si quiere escalar, escale por ahí, que está seco ya.

Oiga, ¿podéis bajar un poquito el...?

Me está dando el chorro y me estoy quedando...

Ya, y de paso nos traes dos...

Dos más de... Cómo se nota que no tienen que...

No me pise por aquí, hombre.

Si quiere pisar, pisé por allí, que está seco ya.

¿A usted no le importa que baje un poquito...?

La chica se está quedando...

Ningún problema, si yo...

Un momento, es que no sé, entre esto

y luego lo que...

A mí se me está juntando el trabajo y a mí no me llega mi...

Cuando puedas, me preparas a mí...

Pero después de mi... Yo también quiero mis...

(HABLAN A LA VEZ)

¡Bueno, a ver!

Lo que sí les pido es un poco de...

¿No es así? (TODOS) ¡Sí, sí, sí!

-¿Ven cómo hablando se entiende la...?

¡Ahí está! ¡Vámonos!

¡Olé!

¡Vámonos!

¡No me juegue la pelota por aquí? ¿No ve que acabo de pasar el suelo?

¡Juegue por allí, que está seco ya!

Este es un pequeño paso para el hombre

pero un gran paso para la humanidad.

¡No dé grandes pasos por aquí, que acabo de pasar la Luna!

¡Delos por ahí, que está seco ya!

James, este pueblo es demasiado pequeño para los dos.

Puedes irte cuando quieras, Oliver.

Es más, vete antes de que acabe contigo.

Eso lo veremos. Tengo la mano más rápida del Oeste.

Tendrás que demostrarlo, y este es el momento.

¡No me hagan duelos por aquí, que acabo de pasar el pueblo!

¡Si quieren hacerlo, al pueblo de al lado,

que está seco ya!

Jimmy...,

este pueblo es demasiado pequeño para los dos.

Ya sabes lo que tienes que hacer Sullivan. Vete.

Es más, vete antes de que te agujeree el culo.

A ver si nos miramos el guion, Jimmy.

Jimmy, este es el pueblo...

Jimmy...

Esto es Sacedón. Sí.

Hache... Hache...

¡Cinco!

(Explosión)

(Música)

¿No quedamos en que uno hacía de poli bueno

y el otro de poli malo? Ya, pero te has pedido ser

poli bueno con todo el morro y a mí me sale mejor.

¡Cuchi cuchi! ¡Cosa bonita!

¡Mi precioso! ¡Oye, mira, que yo confieso!

¡Confieso ya, confieso ya! No. No confieses, tío.

¡Un, dos, tres, cuatro!

¡Izquierda, derecha! ¡Un, dos! ¡Izquierda, derecha! ¡Un, dos!

¡Izquier...!

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

No hay dolor. Solo existe mi voz.

Inspirar...

Ex...

(Móvil)

Dime.

No me llames al trabajo, mujer.

Bueno.

Oye, cuelga.

No, tú. Cuelga tú.

Bueno, a la de tres.

Una, dos... y tres.

¿Por dónde íbamos?

Ah, sí. Expirar.

Lentamente.

Y ahora estiramos los "turni".

Y nos "goznamos" hasta que nuestros "foltes" toquen el "grun".

¿Estáis sintiendo el "grun"?

Correcto.

Vamos a continuar con el quinto "chikri".

Comenzamos.

Abriendo las "chucas"

con cuidado de que las "jarbas" estén bien estiradas.

Con mucho cuidado de que no se doblen las "tencas".

Ahora terminamos este "chikri"

con un ejercicio para "lonchar" los "jurlis".

Cuidado con los "tengues", que estén bien separados

para que los "jurlis" se dilaten correctamente.

¿Qué pasa? Me duele mucho.

Creo que me he roto el "jurli".

Efectivamente, parece un esguince de "jurli".

Rápido, César, trae una "tronza".

Si hay dos. ¡Si hay dos!

Vamos, se le está estrangulando la "loncha".

¡Tráelo, tráelo!

(TARTAMUDEA) ¿Dónde están las...?

En aquella "jirla", encima de los "bonchos". Rápido.

¿Pero qué "bonchos" ni "jirla" ni nada?

¿Pero qué os pasa? ¡Estáis locos!

¿Pero qué idioma estáis hablando aquí?

Por favor, pero si esto es una muslera,

¡una simple muslera!

¿Sabes, César?

En "chikri", las cosas, los objetos,

incluso las sensaciones, se conocen por su nombre sagrado.

Así es el "chikri". Pues muy bien, ¿sabe qué le digo?

Que paso de "chikri", paso de "jurlas",

paso de "lonchas" y de todo.

¡Yo me voy ahora a hacer aeróbic, o a judo mejor!

Será lo mejor, sí. ¿Sabes, César?

Tu "charma" no está preparado para el "chikri".

Ni falta que hace.

¿Cómo se dice "culo" en vuestro idioma?

"Grindel". ¡Pues a tomar por "grindel"!

Me voy de aquí.

¿Sabes, César? Creo que tu...

(BALBUCEA) ¡Telefunken!

Oye, lorito, prevenido, que ya empezamos.

Sé profesional, coño, que no es la primera vez que lo haces.

(Música, disparos)

(Música)

(RÍEN)

Estamos en acción y estás ahí tú con lo de profesional.

Es que no he oído "acción".

O sea, lo he oído yo que estoy ahí encaramado,

y no has oído tú...

Estaba metida en el loro, te lo prometo.

Pero metida. Psicoanálisis absoluto.

Antonio, ¿cuántos veces te he dicho que no traigas el trabajo a casa?

La última vez, te lo juro. Palabrita del niño Jesús.

Acabo y ya.

Marta, vas a ser Carlos, y Carlos va a ser Marta,

¿de acuerdo? Ah, nosotros.

Lo digo para que tú, Carlos, vamos a empezar contigo,

expreses lo que siente Marta debido a tu adicción al trabajo.

O sea, cómo se expresaría Marta

cuando se siente agobiada por tu trabajo.

Cuando quieras, Carlos.

(CARRASPEA)

¡Estoy todo el día en casa con los niños haciendo mil cosas

y tú solo piensas en el trabajo! ¡Trabajo pendiente,

trabajo para mañana, llamadas a la oficina!

¡Estoy harta! ¡Si al menos los fines de semana

hiciéramos algo distinto! ¡Pero solo piensas en el trabajo!

¡Los fines de semana los pasas preparando el trabajo de lunes!

¡Estoy harta de ti y de tu trabajo! Ya.

"Solo piensa en el trabajo". Marta, cuando usted quiera.

Vale.

(CARRASPEA)

¿Sabes qué pasa, Marta? ¡Que no tienes ni idea

de lo que tengo que pasar en mi trabajo!

¡La empresa va de mal en peor y el jefe se me echa encima!

¡Mañana debo presentar un informe financiero a primera hora!

¿Y aún me vienes con que solo pienso en el trabajo?

Me cago en la leche, el informe. Lo tengo que presentar mañana

y yo aquí haciendo el tonto. ¡Hala, venga, me...!

¿Por aquí es?

Niños, dada la coyuntura televisiva actual,

y viendo la infrahumana programación a la que tangencialmente

estamos sometidos... Vamos a ver, tranquilito,

que así no te entiendo ni yo, que tengo estudios superiores.

Déjame y aprende, porque hay que adaptar un poquito.

¡Hola! ¡Ay! ¡Ay!

Hola.

Hola.

¿Qué tal?

Bien.

¿De viaje de negocios? ¿De placer quizás?

Negocios.

¿Y dónde va? Déjeme adivinarlo.

A París, ¿verdad?

No.

Voy a Estocolmo.

Me encantan las mujeres con sentido del humor.

No, en serio, este avión va a Estocolmo.

La madre que me parió.

¡Por Dios, ese hombre lleva una bomba en el cuerpo!

¡Cójanlo, cójanlo!

(RÍE) Es broma, que es mi primo.

Que no es una bomba, es que está así de gordo.

Qué risa cuando lo contemos en el pueblo.

Cómo lo estamos pasando.

(BALBUCEA)

(Golpes)

Sí, dígame. Que le diga qué.

Ah, no, perdón. Creí que me había llamado.

No. Perdón.

(Golpes)

Perdón, ¿me ha llamado? Que yo recuerde, no.

Disculpe.

(Golpes)

(Viento)

Perdón, ¿Enrique Zamora? ¡Sí, yo!

Su cuatro quesos masa clásica.

A ver si volvemos a dar comida en los aviones,

que estos servicios no están pagados.

¿Quién es el caballero? Cuatro quesos, sí.

¿Queso? Cuatro quesos.

Bueno...

Ahora vuelvo.

¡Una botella, una botella! ¡Una botella!

¡Y una tarjeta! ¡Lleva una tarjeta!

Léela, léela. Leo.

Los náufragos han sido aventureros capaces de adaptarse

a las más adversas circunstancias.

¿Sigo?

Sí, sí. Venga, va. Sigue, sigue.

Como adversa es la circunstancia de perder este coche.

Perdone. ¿Al ayuntamiento cómo se llega?

Si quiere, voy para allá.

Ya, pero es que tengo prisa, y hasta que llegue usted...

¡Hola, niño! Muchas gracias por ver "Splunge".

¿Cómo sé que no me engañas?

¿Cómo sé que la niña es mía y no de otra persona?

Hola. ¿Me puedes hacer una fotocopia? Sí, claro.

Muchas gracias.

(HACE SONIDOS INFANTILES)

Niños, no cambiéis de canal.

-Niños, el discurrir de la vida es intenso,

pero más intenso aún es... ¡Ay!

Pon sketches.

¿Preparados?

¿Listos?

¡Ya!

(Pitidos)

Carta.

Carta.

¡Burro! ¡Burro!

(RÍE) Ha perdido usted otra vez.

Oye, ¿qué dijeron en el curso que era fundamental para ser buen pescador?

-Paciencia.

-¡Ya está el gilipollas abriendo la boca!

¡Tenía que dar el dato, el datito! ¿No tengo yo paciencia, eh?

Casual, casual, casual.

Eso es. Casual, pero... Tampoco. Venga, casual.

Gústate, gústate, gústate.

Gustándote. Eso es, eso es. Así.

Venga, va, va, va. Pechito, pechito, pechito.

Venga, un poco así. Eso es.

Va.

Bueno, pues muy buen trabajo, ¿eh? Muchas gracias por todo.

Pus, pus.

¡Jo! Hay que ver lo mal que salgo siempre

en las fotos de fotomatón.

Muy bien, mi vida, dame una mirada de las que me derriten.

Ahí, ahí, ahí. Muy bien, muy bien.

Ponte de perfil. Gírate. Enséñame un poco el hombro.

Es que no tengo absolutamente ninguna duda.

Vamos, lo reconocería entre un millón.

Muy bien. Martínez, proceda.

Esto ya es manía persecutoria.

Muy bien. Seduce a la cámara.

Cómetela, cómetela. Cómetela. Ahí, ahí, ahí.

¡Oh! Esta foto ha sido perfecta.

Perdone, con de frente y de perfil era suficiente, ¿no?

Es que ahora parece que necesitáis más fotos.

Calla, tonto, que estás arrebatador.

Ahora, amenazante. Como una fiera. Así.

¿Quién le robó el bolso?

Ay, qué nervios.

Ay, qué nervios. Yo creo...

El de en medio.

¿Está usted segura?

¿Seguro que le robó el bolso el de en medio?

Es el de en medio, seguro que el de en medio.

De acuerdo, que dé un paso adelante el de en medio.

¡Un equipo de música!

¡Ay, cuánto lo sentimos!

Su bolso estaba en el número dos. Por favor. Ahí está.

Lo sentimos mucho. Muchas gracias.

Ha sido un placer. Muchas gracias, Margarita.

Un beso a todos. Muchísimas gracias.

Claro que sí.

Esta vez, doña Margarita, no ha podido ser,

pero la próxima vez puede ser usted. Le esperamos en "El comisariazo".

(Música créditos)

"Ha elegido usted gasolina súper".

¡Ya está la gilipollas que todo lo sabe abriendo la boca!

¡Tenía que dar el dato! ¡O sea, el datito!

"Gracias, buen viaje". Encima educadita.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Splunge

Cómo nos reímos - Splunge

16 nov 2016

Capítulo monográfico dedicado a ‘Splunge’, el programa de comedia que emitió La 1 con Florentino Fernández ‘Flo’, Eva Hache, Patricia Conde, Quequé y Agustín Jiménez, protagonistas de sketches escritos por guionistas reconocidos, como Borja Cobeaga.

ver más sobre "Cómo nos reímos - Splunge" ver menos sobre "Cómo nos reímos - Splunge"
Clips

Los últimos 115 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios