www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5399974
No recomendado para menores de 7 años Cómo nos reímos - El genio de Eugenio - ver ahora
Transcripción completa

(SONIDO DE DESPERTADOR)

Yo soy quien va a estar con ustedes durante los próximos minutos

para contarles unos cuantos chistes.

Me parece que pone "El genio de Eugenio".

(Música)

¿Y tú de qué te ríes?

-Yo me río de Janeiro.

(RISAS)

Tienes más, no, tengo menos.

Y ahora, con la alegría que me caracteriza.

Les voy a pedir alegría.

Más alegría de la que tengo.

Con la alegría que me caracteriza.

Señoras, señores, de nuevo con ustedes.

A un genio de Eugenio.

-Un chiste, solo uno. -Sí, yo puedo contar un chiste.

No me puedo negar.

No os alarméis que no pasa nada.

Entonces, ¿qué coño hace usted aquí?

Humor con Eugenio.

Voy a dar comienzo.

Espero que les guste.

(IMITA SONIDO DE TAMBORES)

Y ahora, con el permiso de todos ustedes,

vamos a guardar 15 segundos de silencio

porque se me ha ido el santo al cielo

y no me acuerdo del primer chiste que les tengo que contar.

Plaqueta.

-Cuéntame el chiste más corto.

-El jefe es guapo, ¿eh? Digo "sí",

Y viste bien, digo: "Sí y deprisa".

Un hombre me está siguiendo, digo: "No me extraña, morenazo".

Digo: "Oye, la música de este pianista es muy pegajosa, ¿eh?"

Digo: "Sí, es que está tocando con un piano de cola, tú".

Muy amables, ¿eh?

Dice que es un tío que entra en una farmacia y dice:

"Oiga, ¿me da 5.000 preservativos?"

Y dice: "Oiga, ¿por qué no se la plastifica, coño?"

"Usted perdone, pero me debe tres meses de alquiler".

Digo: "Vale, está usted perdonado".

Puedes empezar de nuevo.

"Usted perdone, pero me debe tres meses de alquiler".

Digo: "Vale, está usted perdonado".

Caramba don Ramón, ¿qué es de su vida?

Dice: "Mire, lo mismo que de bajada".

Oiga, ¿me da un carrete de máquina para hacer foto?

Dice el dependiente: "Seis por nueve" y digo: "54".

El avión Madrid-Nueva York, ¿cuánto tarda?

Dice: "Un momento" y digo: "Gracias".

¿Cómo se llama usted? Dice: "Pedro".

Digo: "¿Cómo? y dice: "Pedo". Y digo: "Nombe popio, ¿eh?"

Le dice ella a él:

"Cariño, dime algo que no me haya dicho ningún otro hombre".

Y le dice él: "Locomotora".

(Música)

Saben aquel que dice que era un exlegionario, hacía 20 años

que llevaba un tatuaje aquí en el pecho,

aquí en el pecho.

Y le dice un amigo: "Oye, ¿esto con el agua no se borra?

Y dice: "No lo sé".

¿Ustedes saben aquel que sale tan serio, que lleva una copa

en la mano o un cigarrillo más que otra cosa y lleva barba

y dice que se llama Eugenio?

Con todos ustedes, Eugenio.

¡Eugenio!

Eugenio a secas.

Eugenio.

-Él es un genio. -Es un genio.

¡Eugenio!

Eugenio.

Dice que es un tío que va a confesarse

y dice: "Padre, yo me confieso

de haberme acostado con una muda".

Y le dice: "Esto no es pecado, hijo, hay quien se acuesta en pelotas".

Una nena de 18 años que va a confesarse

y dice: "Padre, me confieso de haberme enamorado".

Dice: "Esto no es pecado, tita".

Dice: "Pero es que me he enamorado de usted, padre".

Dice: "¡Ah! Esto cambia"

Dice: "¿Usted cree que me salvaré?"

Dice: "Hoy sí, porque tengo unos funerales,

mañana no te salva ni tu padre, reina".

Saben aquel que dice que es un tío que va a confesarse,

llevaba una navaja en el cinto

y le dice el cura: "Hijo, ¿por qué llevas esta navaja?"

Dice: "Al primero que me contradiga, lo rajo".

Dice: "Vale, vale".

Dice: "Vamos a ver, ¿crees en Dios?"

Dice: "No, ¿y usted?" Dice: "No, ni te lo aconsejo, hijo".

Mire señor cura, yo venía porque el domingo

queríamos bautizar al niño que hemos tenido,

bueno, que ha tenido mi esposa.

Dice: "Muy bien, ¿qué nombre le vais a poner?"

Dice: "Ahora no me acuerdo,

me lo ha dicho mi mujer y ahora no me acuerdo,

sé que lo ha sacado de una oración".

Dice: "¿De cuál?"

Dice: "Es que no me acuerdo".

Dice: "¿No será el Padrenuestro?"

Dice: "¿Cómo va esto del Padrenuestro?"

Dice: "Padrenuestro que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre,

vénganos en tú reino, hágase tu voluntad".

Dice: "Este no, Padre, no me suena".

Dice: "¿Quizás la Salve?"

Dice: "¿Cómo va la Salve?"

Dice: "Dios te salve reina y madre de misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve, a ti clamamos los desterrados hijos..."

Dice: "No, esta tampoco, Padre".

Dice: "¿Cómo no sea el Credo?"

Dice: "¿Cómo funciona el Credo?"

Dice: "Creo en Dios Padre todopoderoso,

creador del cielo y de la tierra." Dice: "¿A ver? Continúe".

"En Jesucristo, su único hijo, nuestro señor

que fue concebido por obra y gracia del espíritu santo

y nació". Dice: "¡Este, Ignacio!"

(RISAS)

(Música)

Dice que es un tío que entra en un bar, hoy va de bares,

como pueden ver. Y dice: "Oiga, camarero,

este champán no vale nada".

Dice: "¿Que no vale nada? Verás cuando le pase la factura".

Dice: "Vaya trompa que llevo yo, vaya trompa.

¿Se me nota mucho que estoy borracho?"

Dice: "No, tranquilo, solo cuando vomitas".

Sabes aquel que dice que eran dos borrachos que iban

por la molina en pleno invierno

y en un momento dado les cae una bola de nieve encima,

empiezan a escarbar para subir a la superficie,

uno de ellos saca la cabeza y ve a lo lejos un San Bernardo

con un barrilito de coñac colgado al cuello

y le dice al amigo: "Mira, tito, por allí viene

el mejor amigo del hombre y viene con un perro, tú".

Saben aquel que dice que son dos borrachos que pasan por un cortijo

y en eso que sale un perro ladrando

y uno de los borrachos dice: "Tito, vámonos de aquí

que este perro nos va a morder". Dice: "¿Cómo nos va a morder?

¿No conoces aquel refrán que dice: 'Perro que ladra no muerde'?"

Dice: "Yo sí que lo sé, ¿pero el perro lo sabe también?"

Saben aquel que dice que es un tío que estaba en un bar

y le dice al camarero: "Camarero, cóbreme".

Dice: "¿Qué tenía?" Dice: "Un bocadillo".

Dice: "¿De qué era, de jamón o de queso?"

Dice: "No lo sé, sabía a goma".

Dice: "Entonces era de jamón, los de queso saben a madera".

Saben aquel que dice que era un borracho que dice:

"Mira, a pesar de haberme tomado 24 whiskys,

como si nada".

Dice: "Vale, pero díselo a otro, porque yo soy una farola, tú".

(Música)

-Oye, ¿qué estás comiendo?

-Sopa, ¿es que no lo oyes?

Dice: "Oiga, camarero, ¿este paté de oca que me ha servido,

no hay ni un gramo de oca".

Dice: "¿El señor ha tomado pan de payés?"

Dice: "Sí". Y dice: "¿Y ha encontrado algún payés dentro?"

(RISAS)

-De segundo, ¿qué tomará?

-¿Tienen ancas de rana?

-Pues de un brinco y tráigame un café con leche, "sisplau".

Dice que va un tío a un restaurante a comer y a la hora de los postres,

llama al camarero y dice: "Oiga camarero,

este plátano está blando". Y dice: "Pues dígale que se calle".

Camarero, ¿me pondrá un café? -¿Solo?

-Bueno, póngame dos.

Saben aquel que dice que es un tío que estaba en un restaurante

y le dice uno al camarero:

"¿Me puede pasar un poco más el pollo?

Es que está crudo". Dice: "¿Crudo?

Pero si se ha comido las patatas, coño".

Saben aquel que dice que es una señora viuda

que va a un restaurante a comer y en un momento dado

llamó al camarero y le dijo al camarero:

"Estos espárragos están duros,

no hay quien se los coma".

Dice: "Señora, levántese el velo, por favor".

(RISAS)

Saben aquel que dice que es un tío que entra a un restaurante

y lee en la carta: Verduras a elegir.

Le dice al camarero: "Oiga, ¿qué verduras ofrecen?"

Dice: "Espárragos".

Dice: "¿Y qué más?" Dice: "Nada más".

Dice: "Entonces, ¿qué puedo elegir?"

Dice: "Entre si los quiere o no los quiere".

(Aplausos)

Vamos a ponerle música al humor de Eugenio.

(Música)

Saben aquel que le dice un marido a su mujer:

"Nena, si me pegara un tiro en la cabeza, ¿tú lo sentirías?"

Dice: "Coño, ¿qué te crees que soy sorda o qué?"

Saben aquel que dice que eran dos muertos que iban de excursión

en una piragua y uno le dice al otro:

"¿No me has traído los 'mórtires'?"

Dice: "¿El qué?" "Los 'mórtires'".

Dice: "¿Y esto qué es?"

Dice: "Coño, ¿qué llevan los vivos, los víveres?"

Saben aquel que dice que es un tío que se quería suicidar

y estaba colgado de los pies,

le encuentra uno y le dice: "¿Te quieres suicidar

y te cuelgas de los pies? Cuélgate del cuello".

Dice: "Hombre, ya lo he probado, pero me ahogaba".

Saben aquel que dice que es un tío que se le muere un amigo,

va a darle el pésame a la viuda, el tío entra y le dice:

"Lo siento". Dice: "No, déjalo tendido, tal como está".

Saben aquel que dice que se encuentran dos amigos y uno le dice

al otro: "Oye, ¿cómo sigue tu tío Evaristo?"

Dice: "Me imagino que muy desmejorado,

no he vuelto a verle desde que murió hace seis meses."

No sé si saben aquel que dice...

Saben aquel que dice que era un loco.

Se encuentra dos locos, dos locos, tres locos.

Saben aquel que dice que era un tío que estaba loco de remate

y ¡gol!

Saben aquel que dice que era un loco que estaba durmiendo

y a media noche se cae de la cama, se despierta

y dice: "Menos mal que me he despertado,

si no mañana me levanto y me piso".

Entran dos locos y uno le dice al otro:

"Yo soy el rey porque me lo ha dicho Dios".

Dice el otro: "Yo no te he dicho nada".

Saben aquel que le dice un loco a su madre:

"Mamá, hoy no volveré a casa".

Dice: "¿Por qué, hijo mío? Dice: "Porque no voy a salir".

En un manicomio, un día el director

llama a tres locos para ver si les puede dar de alta.

"Venid acá", se acercan los tres

y dice el director primero: "A ver, tú, seis por seis".

Dice: "Febrero".

Dice: "Vale, nene, de puta madre".

Le dice al segundo: "A ver tú, seis por seis". Dice: "Mil".

Le dice al tercero: "Tú, seis por seis".

Dice: "36". Dice: "Caray,

¿ y cómo has llegado a esta conclusión?"

Dice: "Fácil, he dividido febrero por mil".

(RISAS)

Bueno, me estoy riendo todavía de Eugenio,

porque Eugenio, con esa seriedad cuando cuenta esos chistes

que a mí me hacen tanta gracia,

de verdad, lo veo tan serio que no me lo puedo creer.

Buenas noches, señoras y señores, niños todos,

de nuevo con ustedes para contarles unos cuantos chistes.

(Música)

Dice un padre: "Hijo mío, arranca el tractor".

Dice: "¿Dónde lo has plantado, padre?"

Saben aquel que le dice un padre a su hijo:

"Hijo mío, di una mentira" Y el nene dice: "Papá".

Le dice un padre a su hija: "¿Por qué lloras, hija mía?"

Dice: "Es que Juan no quiere casarse conmigo".

Dice: "¿Y por eso lloras? Tíos que no quieran casarse contigo

los encontrarás a patadas, mujer".

Esto es una madre que le dijo a su hijo:

"Mira nene, hoy vienen invitados,

compórtate, no hagas como la otra vez,

si tienes que ir al lavabo, dices:

'Mamá, voy a telefonear'".

A esto que llegan los invitados y están a la hora de los postres

y el nene dice: "Mamá, voy a telefonear,

que hace rato que me estoy telefoneando, ¿sabes?"

Saben aquel que dice que es un padre que iba con su hijo por la calle

tranquilamente, en eso que pasa una mujer que estaba de muerte,

el padre, un viejo verde, se la queda mirando y dice:

"Nena, vaya culo".

Y el niño todo asustado dice: "Papá, ¿pero qué has dicho?"

Y el padre todo cortado, dice:

"Búho hijo, dije búho".

Continúan caminando y al rato: "Papá".

Dice: "¿Qué, hijo mío?" Dice: "¿Qué es un búho?"

Dice: "Mira hijo, un búho es un ave de rapiña

de este tamaño aproximadamente, cabeza redonda,

ojos redondos, las orejas de punta

y el pico curvado."

Al rato: "Papá". "¿Qué, hijo mío?"

Dice: "¿Los búhos tienen 'búhas'?"

"Sí hijo, los búhos tienen 'búhas'".

"¿Y cómos son las 'búhas', papá?"

Dice: "Mira hijo, del mismo tamaño que los búhos,

cabeza redonda, ojos redondos

las orejas de punta y el pico curvado".

Al rato: "Papá". Dice: "¿Qué, hijo mío?"

Dice: "¿Y tiene buhitos?"

Dice: "Sí, hijo, tienen buhitos también".

Dice: ¿Y cómo son los buhitos, papá?"

Dice: "Mira hijo, más pequeños que los búhos

cabeza redondo, ojos redondos

las orejas de punta y el pico curvado".

Al rato, "papá".

Dice: "¿Qué, hijo mío?"

Dice: "¿Y tienen buhitas?"

Dice: "Sí hijo, tienen buhitas también".

"¿Y cómo son las buhitas, papá?"

Dice: "Mira hijo, del mismo tamaño que los buhitos,

cabeza redonda, ojos redondos,

las orejas de punta y el pico curvado.

Al rato, "papá".

Dice: "¡Culo hijo, dije culo! ¿Vale?"

(RISAS)

¿Se ríen de mí, no?

(RISAS)

No hay para tanto, tampoco.

(Música)

Saben aquel que dice que se encuentran dos amigos

y uno le dice al otro: "El otro día leí en el periódico

un anuncio que decía:

'Señora enseña el búlgaro',

fui y era un idioma, tú".

Este sí lo tendré que repetir otra vez me parece, ¿no?

"El otro día leí en el periódico

'señora enseña el búlgaro',

fui y era un idioma, tú".

(RISAS)

El siguiente.

"No lo entiendo, dices estar enamorada de tu marido

y en cambio, le eres infiel."

Dice: "Precisamente le soy infiel porque le amo.

Te lo voy a explicar,

tú me conoces, Matilde, sabes que soy muy marchosa,

con el temperamento que tengo si solo lo hiciera con él

me iba a durar 15 días".

O sea, no me ha sorprendido.

Dice que es un tío que trabajaba en una empresa,

un día se dirige al jefe y le dice:

"Oiga, ¿me permite que me ausente durante dos horas?"

Dice el jefe: "¿Para qué?" Dice: "Es que voy a ser padre".

"Hombre, esto es distinto, márchese, márchese tranquilo".

El tío se va y al cabo de dos horas vuelve

y le dice el jefe: "¿Cómo ha ido, ha sido niño o niña?"

"¿Qué ha sido, niño o niña?"

Dice: "No, ahora es cuestión de esperar nueve meses".

(Música)

Saben aquel que dice que es un tío que es atropellado en plena Gran Vía

y el tío que está solo, le dice al conductor: "¿Es que no ve o qué?"

Dice: "¿Cómo que no veo? Si le ha dado de lleno, coño".

Voy a repetir.

Dice: "¿Cómo que no veo? Si le he dado de lleno, coño".

"Si le he dado de lleno, coño".

Saben aquel que dice que es un tío

que va en un coche que se pasa un semáforo en rojo,

lo para un guardia urbano y le dice: "Oiga, usted que se ha pasado

el semáforo en rojo". Dice: "Verá usted, señor agente,

es que yo soy daltónico, ¿sabe?"

Dice: "Usted será lo que quiera, reclame a su embajada,

pero yo le tengo que multar, oiga".

Saben aquel que dice que es un tío que iba en teleférico

e iba haciendo fotografías y para captar mejor el paisaje

el tío se asoma al exterior y tanto se asoma que cae al vacío

y al espachurrarse contra el suelo el tío queda completamente calvo.

Al cabo de una hora empiezan a caer lentamente sus cabellos

y es que el tío se había puesto una loción

que retardaba la caída del pelo, ¿saben?

Saben aquel que es una señorita que intentaba subir al autobús,

pero su falda estrecha se lo impedía,

en eso que se la sube hasta los muslos,

dejando al aire el liguero

y un matrimonio que estaba en la parada,

le dice la mujer al marido: "Paco, no te parece indecente

lascivia obscena,

la forma que tienen de mirar los hombres a esta chica

que sube al autobús".

Y dice el tío con los ojos desorbitados: "¿Qué autobús?"

(RISAS)

Saben aquel que dice que es un tío que va a examinarse

para hacer de guardagujas en un paso a nivel,

le dice el profesor: "Vamos a ver,

usted se entera que dos trenes salen por la misma vía

y tiene que evitar el choque, ¿cómo lo haría?"

Dice: "Llamaría inmediatamente por teléfono a ambas estaciones".

Dice: "No hay teléfono".

Dice: "Saldría con un trapo rojo, haría señales".

Dice: "No hay trapo rojo".

Dice: "Haría una hoguera en medio de la vía".

Dice: "Llovió, está todo mojado".

Dice: "Pues avisaría a Catalina, ¿sabe?"

Dice: "¿Y quién es Catalina?" Dice: "Mi mujer, mi mujer".

"¿Y qué sacaría con esto?"

Dice: "Hombre, al menos que vea el choque, ¿no?"

Eugenio no nos ha sorprendido en nada.

(TARAREA UNA MELODÍA)

Tiempo para el humor y un humor que podríamos catalogar como serio.

Siempre muy serio.

Muy serio, muy serio, nos ha hecho reír

muchísimas veces con sus chistes.

Chistes. Chistes. Chistes.

Chistes. Chistes.

Lo que les voy a contar a continuación

no es ningún chiste,

tampoco les puede asegurar que sea cierto.

Ustedes saben que todos los años en España

lamentablemente se producen incendios forestales

muy graves y hace unos ochos años aproximadamente,

fue precisamente mi tierra, Cataluña,

una de las zonas más afectadas.

Pues bien, en uno de estos incendios

los bomberos entre las ramas encontraron a un submarinista

con los pies de pato,

con las gafas,

con fusil submarino y le dice el bombero:

"Oiga, ¿pero usted qué hace aquí?"

Dice: "Yo qué sé lo que hago aquí.

Mire, señor bombero,

yo estaba en la Costa Brava haciendo submarinismo,

si encuentro al tío del hidroavión, se enterará, ¿vale?"

Saben aquel que dice que es un tío que iba por el desierto

con los pies de pato,

las botellas de oxígeno, unas gafas,

un fusil submarino,

en eso que en un momemto dado pasa un saharaui con un camello y dice:

"Oiga, ¿me falta mucho para el mar?"

Dice: "Nada, unos 2.500 kilómetros".

Dice: "Ostras, vaya 'playón', tito".

Saben aquel que dice que es un tío que iba por el desierto

con una cabina telefónica al hombro

y otro que venía en dirección contraria con un yunque en brazos,

en eso que en un punto determinado se encuentran

y le dice: "¿Usted por qué lleva esta cabina telefónica?"

Dice: "Es para protegerme de los leones, ¿sabe?

En cuanto veo a un león, me meto dentro y así no me atacan.

¿Y usted el yunque? ¿También es para los leones?"

Dice: "En cuanto veo a un león, suelto el yunque

y así puedo correr más aprisa".

(Música)

¿Saben aquel de un hombre alto, serio, enjuto,

con un pitillo en una mano y un vaso de whisky en la otra?

Claro que lo saben.

(Música)

Esto que son dos amigos que iban por la calle de noche

y uno le dice al otro: "Mira que luna llena".

Dice: "¿De qué?"

Saben aquel que dice que se encuentran dos amigos

y uno le dice al otro: "Hago los 100 metros lisos

en ocho segundos". "¿Qué dices, en ocho segundos?

Si el récord mundial está en 9,9".

Dice: "Es que he encontrado un atajo".

Saben aquel que dice que se encuentran dos amigos

y uno le dice al otro: "El otro día por una palabra

no me hice millonario".

Dice: "¿Fuiste a un concurso?"

Dice: "No, no, fui al banco.

Fui al banco y le digo al cajero: 'Dame 50 millones de pesetas'

y me dijo que no, si me llega a decir que sí,

me hago millonario".

Saben aquel que dice que se encuentran dos amigos

y uno le dice al otro: "Según las estadísticas,

en Londres un hombre es atropellado cada cuarto de hora".

Dice: "Ostras, cómo estará el tío".

Se encuentran dos amigos y uno le dice al otro:

"Hola, ¿cómo estás?" Dice: "Bien, muy bien".

Dice: "¿Y los niños?" Y dice: "Muy majos también".

Dice: "¿Y qué es de Pilar?"

Dice: "Arrancarse los pelos uno a uno, tú".

Saben aquel que se encontraban dos amigos y uno le dice al otro:

"Me he comprado un abrigo que me sirve para invierno y para verano".

Dice: "¿Te servirá para invierno?" Dice: "No, en invierno y en verano,

en invierno me lo pongo y no tengo frío,

llega el verano, me lo quito y estoy de fresco, tú".

Entran dos amigos y uno le dice al otro: "Hola, ¿cómo estás?"

Dice: "Mira, yo bien, mi mujer, regular".

Dice: "Caray, ¿está enferma?" Dice: "No, pero las hay mejores".

Saben aquel que dice que se encuentran dos tíos

y uno le dice al otro: "Mi mujer se ha ido con mi mejor amigo".

Dice: "¿Cuál de ellos?"

Dice: "No lo sé, pero a partir de ahora es mi mejor amigo, tú".

Hay que ver la gracia que tiene Eugenio, ya me gustaría

que esa gracia fuese mía.

La verdad es que no hay nada mejor que deje un buen sabor de boca

que una estupenda sonrisa en los labios.

¡Eugenio!

Le dice una mujer al marido: "Manolo, despierta".

Dice: "No puedo" Dice: "¿Por qué?"

Dice: "Porque no estoy dormido".

Y dice que es una mujer que le dice a su marido:

"Oye, tendrías que tomar ejemplo de nuestro vecino,

cada día cuando llega a casa, abraza a su mujer

y le da un beso con ternura. ¿Por qué no haces tú lo mismo?"

Dice: "Hombre, yo no sé cómo le va a sentar a ella, nena".

Y dice el tío: "No sabía que todos tus familiares eran acróbatas".

Dice: "Dale la vuelta al álbum, gilipollas".

Dice: "Cariño, ¿esta noche vamos a bailar

o nos acostamos?"

Dice: "Mira, vamos a bailar, estoy muy cansado para acostarnos".

Era un matrimonio a la hora del desayuno

y ella le dice a él: "Mira, Pepe, estoy dispuesta

a aguantar tus ronquidos,

lo que no soporto es que me des codazos para que te escuche".

Le dice una mujer a su marido: "Esta noche mientras dormías,

me estabas insultando". "¿Y quién te ha dicho que dormía?"

Era bueno, ¿eh?

Déjenlo, no lo toquen, hombre,

déjenlo reírse.

Ríete chaval, hombre,

que esto queda dentro y hace daño.

Déjenla reír.

No la toquen.

Dicen que era un tío tan inútil,

que se ahogó en le río Paraná.

"Yo venía a inscribirme en el récord Guinness".

Dicen: "¿Y qué ha hecho usted?"

Dice: "Mire, yo he hecho este puzle en un año".

"¿Y dónde está la dificultad?"

"En la caja ponía de cuatro a cinco años".

En el cupón prociegos celebrado en el día de hoy,

ha salido premiado el número 957.

Te repetimos: 2, 4, 1.

"Alo, alo". Digo: "Alí, alí".

Dice: "Oiga, que le hablo en serio". Dice: "Coño, en sirio".

Espero que hasta ahora se hayan divertido,

de lo contrario, lo tienen claro.

(Música)

Saben aquel que dice que era un ruso y un andaluz

que estaban haciendo un viaje transiberiano, siete días en tren,

llevaban dos días de viaje, no se habían dirigido la palabra

mutuamente, en eso que rompe el hielo el ruso y dirigiéndose

al andaluz, le dice: "Excuse me, you speak english?"

Dice: "No, 'speak english', no".

Dice: "No, 'speak english', no".

"Vous parlez francais, monsier?" "No, francés, no".

"¿Parla italiano?" Dice: "Yo soy español".

"Ah, español, interesante,

yo conozco un poco el carácter de españoles,

vascos, gente brava,

gallegos, trabajadores,

gallegos trabajadores, catalanes, ahorrativos.

Castellanos, valencianos, andaluces.

Grandes pintores en España reconocidos mundialmente.

Dalí, Miró, Tapias,

interesante obra de gran arquitecto catalán, Gaudí,

impresionante templo, la Sagrada Familia,

por favor señor, ¿de qué parte de España es usted?

¿De qué parte de España es usted?"

Dice: "Yo soy de Jerez de la Frontera".

Dice: "Bella ciudad Jerez de la Frontera,

importante por sus productos vinícolas,

por su ganadería caballar,

hacer grandes cosas con caballos árabes, conseguir gran raza.

Jerez de la Frontera, con un censo de 400.000 habitantes,

cerca de Cádiz, tacita de plata".

Dice: "¿Y usted de dónde es?"

Dice: "Yo soy ruso, señor".

Dice: "Ruso, tela marinera, cosa extraña, Rusia,

cosa curiosa, Rusia,

mucho ruso en Rusia,

mucho ruso en Rusia,

muy buena la ensaladilla rusa.

Emocionante la montaña rusa,

muy bueno Demis Roussos,

¿de qué parte de Rusia es usted?" Dice: "Yo soy de la Estepa".

Dice: "Muy buenos, los polvorones, muy buenos".

(RISAS)

Ya está.

Saben aquel que dice que era un payés que andaba por la carretera

de Gerona, dirección a Gerona,

el payés iba montado en su carro, a su lado su hijo,

en eso que en un momento dado para un Ford Mustang

al lado del carro, baja la ventanilla,

el conductor saca la cabeza por la ventanilla y le dice:

"Excuse me, road Gerona?"

Dice: "No, yo no..."

Entonces el conductor le pregunta en francés.

Y dice: "No, yo no..."

En eso que el coche se va y le dice el hijo al padre:

"Padre, qué bonito tiene que ser saber idiomas".

Dice: "¿Bonito? ¿De qué les ha servido a estos?"

Falta intérprete.

Se presenta un tío y se va para el director y dice:

"Yo venía por el anuncio del intérprete".

Dice: "Vamos a haber, ¿usted habla alemán?"

Dice: "No, pero tengo un hermano que está trabajando en Alemania

y me ha dicho que cuando vuelva me lo enseñará".

Dice: "¿Y francés? ¿Habla francés?"

Dice: "Tampoco, pero este año pienso ir a Francia a la vendimia

y espero aprenderlo".

Dice: ¿Y de inglés? ¿Cómo está de inglés?"

Dice: "No tengo ni idea".

Dice: "Entonces, ¿qué coño hace usted aquí?"

Dice: "No, yo venía a decirles que de momento no cuenten conmigo".

-¿Tú entiendes el catalán?

-Lo entiendo porque me recuerda un poco al gallego,

pero realmente no me resulta difícil entenderlo.

-No, yo solo lo hablo, no lo entiendo.

Entonces, mira, yo te cuento el chiste

y cuando tú veas al James Bond se lo cuentas,

no te importa, ¿verdad? -¿Se lo cuento en catalán?

-No, como tú quieras, en castellano, inglés, payés.

-Perfecto.

-Dice que estaban rodando una película norteamericana

aquí en España y cogen extras españoles

y uno de los extras le dice a uno de los actores americanos:

"Perdone, yo a usted le conozco, ¿cómo se llama?"

Dice: "Bond, James Bond".

Dice: "¿Y usted". Dice: "Yo Brosio, Ambrosio".

(RISAS)

Dice que era un catalán que para ahorrarse las corbatas

se ponía triste para que se le hiciera un nudo en la garganta.

(RISAS)

Saben aquel que dice que era un catalán que entra en un bar,

pide un whisky, se lo sirven y el catalán ve que dentro del vaso

hay un mosquito, lo coge por un ala, lo levanta y le dice:

"Vomita lo que te has bebido, vomita lo que te has bebido".

Se encuentran un catalán y un madrileño

y el catalán le dice al madrileño:

"¿Nosotros somos tacaños, nosotros somos tacaños?

Una mierda para mí".

Saben aquel que dice que eran dos andaluces que iban por la selva

y uno le dice al otro: "Pepe, Pepe, mira, una boa".

Y dice: "Vivan los novios".

Saben aquel que dice que se encuentran dos gallegos

y uno le dice al otro: "Hola Alvariño, vas al 'ribeiro'?

Alvariño, que me he enterado que te has comprado una 'barquiña'".

Dice: "Cierto, me he comprado una 'barquiña' y bien bonita es".

Dice: "Alvariño ¿y qué nombre le has puesto?

¿Con qué nombre la has bautizado?" "Pues le he puesto que reme Cristo".

Dice: "Tú estás loco". Dice: "¿Por qué?"

Dice: "No es nombre, ¿no era una 'barquiña'?

No es nombre, es irreverente.

Vas a tener problemas con él, claro Alvariño

y si esto trasciende y llega al Vaticano,

lo de Monseñor Lefebvre, al lado de lo tuyo serán una tontería".

Dice: "¿Y qué nombre le tenía que haber puesto?"

Dice: "Pues mira que hay nombres bien bonitos en el santoral:

Por ejemplo, tienes Palmira, Priscila,

Bernardina, y si me apuras mucho el nombre de tu mujer,

que es bien bonito, Remedios".

Dice: "¿Y qué más da que reme Dios o que reme Cristo?"

Saben aquel que dice que era un gallego

y dice: "¿Es la central de Pontevedra?"

Dice: "¿Qué número desea?" Dice: "¿Qué números tiene?"

Se encuentra dos mejicanos y uno le dice: "Hola, 'mano'".

Y dice el otro: "Hola, dedo".

(RISAS)

-Ana, ya ves que aquí se te trata bien, ¿eh?

-Me encanta.

-Es que te queremos un montón, así que ven más a menudo.

-Voy a venir.

(Música)

Saben aquel que dice que es una señora que va al médico

con su hijito porque lo tenía malito

y le dice el médico: "Oiga, señora,

¿ha pasado la escarlatina?"

Dice: "Mire, mientras estaba en la sala de espera no ha pasado nadie".

Le dice: "Usted tiene que tomar muchas espinacas,

muchas lentejas,

carnes blancas,

pechugas de pollo."

Dice: "Está bien, doctor, pero, ¿antes o después de las comidas?"

Yo fui al médico para que me quitara las ganas de comer

y la verdad es que lo ha conseguido,

ahora fumo sin ganas.

Saben aquel que dice que es un médico

que estaba visitando a un enfermo

y dice el médico: "Este enfermo no me gusta nada".

Dice: "Pues es el único que tenemos, oiga".

Saben aquel que dice que es un tío que va al médico y le dice:

"Doctor, ¿es verdad que las mujeres viven más que los hombres?"

Dice: "Sí y sobre todo, las viudas".

"No ha querido usted anestesia para amputarle la pierna

y ahora no para de chillar porque le duele".

Dice: "No, doctor, es el ruidito de la sierra, que me da dentera".

Saben aquel que dice que es un tío que va al médico:

"Doctor, vengo porque hace una temporada que me duele esta pierna".

Dice: "Esto es cuestión de la edad".

Dice: "Coño, esta tiene la misma y no me duele, oiga".

Saben aquel que dice que es un tío que va al médico y le dice:

"Doctor, vengo porque hace una temporada que tengo

unos ardores muy fuertes aquí en el estómago".

Dice: "A ver, lo pasaré por la pantalla".

Lo pasan por la pantalla y le dice: "Oiga, usted tiene una úlcera".

Dice: "¿Qué me dice?"

Dice: "Y hay que operar".

Dice: "Oiga, doctor, ¿después de la operación

podré tocar bien la guitarra?"

Dice: "Por supuesto, sin lugar a dudas".

Dice: "Qué bien, es la ilusión de toda mi vida y no tengo ni idea".

Y ya está.

Puede repetir.

Y ya está.

(Música)

Dice que son dos tíos y uno le dice al otro:

"Oiga, no coma tantas nueces, que le harán daño".

Dice: "Pues mire, mi abuelo murió a los cien años".

"¿Y comía muchas?

"No, él no se metía en la vida de los demás".

Saben aquel que dice que eran dos tíos que iban por la calle

y uno le dice al otro: "Mira la mujer el bigote que lleva".

Dice: "Oye, que es mi madre". Dice: "Oye, pues le queda bien, tú".

Saben aquel que dice que se encuentran dos amigas

y una le dice a la otra: "Hola, ¿cómo han ido las vacaciones?"

Dice: "Muy bien". Dice: "¿Dónde has ido?"

Dice: "He estado en Andalucía". Dice: "¿Y qué tal?"

Dice: "De coña tú, muy bonita,

sobre todo, Córdoba, estuve en Córdoba

en una feria del ganado

y mira, había un ciego que decía que con el tacto adivinaba

el color de los caballos.

Mira, le pusieron un caballo delante,

el tío le pasa la mano por el lomo y dice:

"Negro zaino". Dice: "Caray".

"Le pasan a otro, mano por el lomo, blanco".

Dice: "Caray". Dice: "No, espera, espera.

Le pasan otro, mano por el lomo,

castaño. Dice: "¿Y los adivinaba?"

Dice: "Ni uno, tío, ni uno".

Saben aquel que dice que eran tres amigos, estaban elogiando

las virtudes de sus respectivos perros,

dice uno: "Yo tengo un perro de altura

que me cuida el rebaño, me lo encierra por las noches

y me esquila las ovejas una vez al año".

Dice el segundo: "¿Perro? Perro el mío.

Yo tengo un pastor alemán

que mira si es inteligente que solo le falta ladrar".

Y dice el tercero con lágrimas en los ojos:

"¿Perro?

Perro el que yo tenía. Dicen: "¿Murió?"

Dice: "Sí, electrocutado".

Dicen: "¿Por un rayo?" Dice: "No, arreglándome la tele".

(Música)

Dice: "Mira, un pájaro muerto". Dice: "¿Dónde?"

Saben aquel que dice que es un tío

que entra en una tienda de animales y dice:

"Oiga, querría un perro". Dice el dependiente: "¿Pekinés?"

Dice: "Para mi madre que le gustan mucho los perros".

¿Tú sabes cómo se diferencia un gato y una gata?

Mira, es muy sencillo,

solamente tienes que poner una vocecita y decir: "Minino".

Si él viene, es gato

y si viene ella es una gata.

¿Lo has cogido?

Dice: "Oiga señor, ¿cómo es que esta vaca no tiene cuernos?"

Dice: "Mire señor, hay varias razones por las cuales

las vacas no tienen cuernos,

en primer lugar, porque sean jóvenes,

en segundo lugar, porque tengan un defecto,

en tercer lugar, porque las vacas no acostumbran a tener cuernos.

En este caso, esta no tiene porque es un caballo, ¿sabe?"

Saben aque que dice que es un tío que iba paseando por la campiña

y en un momento dado aparece ante sus ojos un rebaño de ovejas,

las acompañaba el correspondiente pastor,

el tío se acerca y dice: "Caramba, qué ovejas.

¿Comen mucha hierba estas ovejas?"

Dice el pastor: "¿Cuáles? ¿Las blancas o las negras?"

"Las blancas".

Dice: "Dos kilos de hierba cada día".

Dice: "¿Y las negras?" Dice: "También dos kilos de hierba".

Dice: "¿Y caminan mucho a lo largo del día?"

"¿Cuáles? ¿Las blancas o las negras?"

Dice: "Las blancas".

Dice: "Sí, unos cinco kilómetros cada día".

Dice: "¿Y las negras?" Dice: "También, cinco kilómetros".

Dice: "¿Y dan mucha lana?" Dice: "¿Las blancas o las negras?"

Dice: "Las blancas".

Dice: "Sí, dan tres kilos la temporada".

Dice: "¿Y las negras?" Dice: "También, tres kilos".

Dice: "¿Por qué cuando le pregunto me dice si blancas o negras?"

Dice: "Es que las blancas son mías". Dice: "¿Y las negras?"

Dice: "También".

Eugenio cada vez tiene más gracia.

Saben aquel que dice que era un pescador que todos los domingos

iba a San Carlos de la Rápita, provincia de Tarragona,

para pescar, prepara los aparejos,

tira el anzuelo al agua y a los cinco minutos

de haber tirado el anzuelo, se le presenta un tío

a la izquierda de pie.

(RISAS)

Nueve de la mañana, el tío con la caña.

el tío al lado.

Una del mediodía, el tío con la caña.

El menda al lado.

Ocho de la tarde, el tío con la caña.

El baranda de pie.

Lunes, diez de la mañana,

el tío con la caña, el nota sin moverse.

Y a la una del mediodía le dice el pescado al tío:

"¿Qué? ¿A usted también le gusta la pesca?"

Dice: "Que va, yo no tendría paciencia, oiga".

Mira, a mí me gustan los chistes que sean muy sencillos.

Saben aquel que dice que era una princesa que todos los días

salía de palacio para ir a coger florecitas por el bosque

y corría de aquí a allá,

de allá a aquí.

Y cierto día, la princesa llegó a una charca

de agua cristalina y transparente

y oyó un sapito que estaba cantando la conocida canción

de: # Sapo de la noche,

# sapo cancionero,

# que vive soñando. # Bueno, a lo que íbamos,

a lo que íbamos,

entonces, la princesa se acercó, cogió el sapo,

lo elevó a nivel de ojos y le dijo:

"Sapito, ¿cómo es que tú cantas?

¿Cómo te lo montas?" Dice: "Oh, bella princesa,

tiempo ha, yo era un príncipe

y una bruja mala me hechizó y me convirtió en sapo

y para que este hechizo se rompa, una princesa, bella como tú,

me llevará a Palacio y por la noche cuando se acueste

me meterá debajo de la almohada

y el hechizo se romperá".

Por la noche cuando se acostó

introdujo el sapo debajo de la almohada

y al día siguiente, efectivamente,

el sapo se había convertido en un príncipe.

Y este es el cuento.

Y este es el cuento.

Este es el cuento que le contó la princesa a su padre

cuando la encontró con un tío en la cama, ¿saben?

Y ya está.

Lo mejor, no repetir muchas veces.

Y ya está.

Saben aquel que dice que es un tío

que lo llevan a la comisaría a las cinco de la mañana,

le dice el comisario: "¿Usted por qué mató a este hombre?"

Dice: "Porque era judío".

"¿Y por el solo hecho de ser judío lo mata usted?"

Dice: "Es que los judíos mataron a Jesucristo".

Dice: "¡Toma! Pero esto hace más de dos mil años".

Dice: "Es que yo me enteré ayer, ¿sabe?"

Saben aquel que dice que era el Señor que estaba

con los apóstoles y un día les dice:

"Hoy me veis, mañana no me veréis,

pero me volveréis a ver".

Y sale Pedro y le dice: "Maestro, yo cada día te quiero más

por lo bien que te explicas, coño".

Le dice un amigo a otro: "Estoy leyendo un libro

de Shakespeare, Shakespeare".

Dice: "¿De quién?" Dice: "De Shakespeare".

Dice: "Mira que eres burro". Dice: "¿Por qué?"

Dice: "Porque se escribe Shakespeare,

pero se pronuncia 'Chespir'".

Dice: "¿Y eso por qué?

Dice: "Coño, porque es un verbo irregular".

Dice que es un tío que va a examinarse de literatura,

le dice el catedrático: "Por favor, dígame una de las obras

que inmortalizó Dante".

Dice: "¿Cómo?"

Dice: "Una de las obras que inmortalizó Dante.

Le voy a dar una pequeña ayudita". Dice: "Vale, vale".

Dice el catedrático: "La,

"La Di..."

"La Di..."

"La Divi..."

"La Divi..."

"La Divina...".

Dice: "No la adivino, oiga, no la adivino".

El chiste que les voy a contar a continuación

transcurre en un cuartel.

Dicen que en un cuartel, un día el coronel le dice al comandante:

"Mañana a las nueve y media habrá un eclipse de sol,

hecho que no ocurre todos los días.

Que formen los soldados en el patio en traje de campaña

para presenciar el fenómeno,

yo les daré las explicaciones necesarias,

en caso de que llueva que formen en el gimnasio".

Dice: "A sus órdenes, mi coronel". El comandante da la orden al capitán

y dice: "Por orden del señor coronel,

mañana a las nueve y media habrá un eclipse de sol,

según el señor coronel, si llueve no se verá nada al aire libre."

Dice: "A sus órdenes, mi coronel".

El comandante da la orden al capitán y le dice:

"Por orden del señor coronel, mañana a las nueve y media

en traje de campaña, inauguración del eclipse de sol en el gimnasio".

"Por orden de señor coronel, mañana a las nueve y media

habrá un eclipse de sol, según el señor coronel,

si llueve no se verá nada al aire libre,

entonces, en traje de campaña

el eclipse tendrá lugar en el gimnasio,

hecho que no ocurre todos los días.

Si hace buen tiempo y no llueve, el eclipse tendrá lugar en el patio"

Dice: "A sus órdenes, mi capitán".

El teniente da la orden al sargento y le dice:

"Mañana a las nueve y media, por orden del señor coronel,

lloverá en el patio del cuartel,

el señor coronel en traje de campaña,

dará las órdenes en el gimnasio para que el eclipse se celebre

en el patio". "Lo que ordene, mi teniente".

El sargento da la orden al cabo y le dice:

"Mañana a las nueve y media tendrá lugar el eclipse del señor coronel

en traje de campaña por efecto del sol.

Si llueve en el gimnasio, hecho que no ocurre todos los días,

se saldrá al patio". Dice: "Vale, tito".

Y el cabo les dice a los soldados:

"Mañana a eso de las nueve y media, parece ser que el sol

en traje de campaña, eclipsará al señor coronel

en el gimnasio, lástima que esto no ocurra todos los días".

Y ya está.

(Música)

Dicen que los Estados Unidos cortan las importaciones

de productos europeos y tal medida afecta,

entre otros países,

a los productos del Principado de Andorra.

Y al ministro de defensa de Andorra la Vella

no se le ocurre otra cosa que declarar la guerra a los EE.UU.

En eso que el Ronald Reagan recibe el parte de guerra,

llama al secretario de defensa y le dice:

"Mira, nos han declarado la guerra". Dice: "¿Quién, Oriente Medio?"

Dice: "No, Andorra la Vella,

digo, voy a hablar con el ministro a ver si puede evitar la contienda".

El secretario de defensa llega a Andorra la Vella,

pregunta por el ministerio de defensa y le dice:

"Pero, ¿cómo se le ocurre declarar la guerra a los Estados Unidos?

¿Usted no sabe que nosotros, los americanos,

tenemos nueve flotas repartidas por todo el mundo?"

Dice: "¿Y qué?

Hasta que lleguen a Andorra La Vella...".

Dice: "¿Usted no sabe que en cinco minutos podemos mandar

una escuadrilla de aviones y bombardear?"

Dice: "Mire, nosotros tenemos un hidroavión de Icona y nos sobra".

(RISAS)

Dice: "Le hago saber que los americanos tenemos

cinco millones de hombres preparados para luchar".

Dice: "¿Cuántos?" Dice: "Cinco millones".

Dice: "Pues no hay guerra, pues no hay guerra".

Dice: "Por qué?"

Dice: "Es que Andorra La Vella es muy pequeña

y no nos cabrían los prisioneros".

(Aplausos)

Eugenio, se te acusa de contar solo chistes,

dicen que un chiste lo cuenta cualquiera,

¿tú crees que un chiste lo cuenta cualquiera?

-La guitarra también la toca cualquiera.

Saben aquel que dice que era un grupo de niños

que estaban jugando al fútbol en medio de la calle,

en eso que en un momento dado, uno de ellos pega un chute fuerte

y cuelga la pelota en un balcón.

Entre todos eligen al que mejor hable para ir a pedir la pelota

y le toca el turno a Pedrín,

apodado el piquito de oro,

por lo bien que largaba.

En eso que el niño llama a la puerta, sale una señora,

"buenas tardes, señora, dispense que la moleste,

estando mis compañeros y un servidor de usted

jugando un partido de fútbol de gran rivalidad,

en un momento de máxima exaltación deportiva,

el esférico describe una extraña parábola en el aire

encaramándose en su balcón y en consecuencia

penetrando en su morada.

En nombre de mis compañeros y en el mío propio,

venía a pedirle por favor

si fuera tan amable de devolvernos el esférico".

Dice la señora, llamando al marido: "Rosendo, ven,

mira qué niño tan educado.

Niño, repítele a mi marido lo que me acabas de decir".

(RISAS)

Le decía a su señora esposa,

que estando mis compañeros y un servidor de ustedes

jugando un partido de fútbol de gran rivalidad,

en un momento de máxima exaltación deportiva...

Por favor, ¿fueran tan amables de devolvernos el esférico?

Dice el padre: "Los niños tienen que oír esto,

¡niños, venid aquí! A ver si tomáis ejemplo,

va niño, repite".

Les decía a sus señores padres,

que estaban mis compañeros...

venía a pedirles por favor si fueran tan amables

de devolvernos el esférico.

Y dicen los niños: "¡Abuelo, abuelo!

no te lo pierdas, ven, que oirás al concursante de 'Hablando claro'.

Va, repite".

"En un momento de máxima exaltación deportiva,

el esférico describe una extraña parábola en el aire

encaramándose en su balcón

y en consecuencia, penetrando en su morada.

En nombre de mis compañeros y en el mío propio,

venía a decirles que se metan la pelota en el culo,

porque ya no la quiero, ¿vale?"

Y ya está.

(Música)

Saben aquel que dice un niño:

"Oiga señora, ¿cómo es que este niño está siempre tan triste?"

Dice: "Y mira que le pegamos para que se ría, ¿eh?"

Bueno, ahora me gustaría contar un chiste para todos los niños.

Saben aquel que dice: "Niño, ¿por qué le dices tonta a la tía?

Di que lo sientes mucho".

Dice: "Tía, siento mucho que seas tonta".

(SONIDO ININTELIGIBLE)

Y dice el dependiente: "¿Una peseta de qué?"

Son tan majos los niños.

Dice que cuando son pequeños te los comerías

y cuando son mayores, te sabe mal no habértelos comido.

Ahora toca esta cámara, ¿no?

Y me gustaría, los chistes que voy a contar hoy,

dedicarlos a los niños y niñas de toda España.

Saben aquel que le dice una mujer a su marido:

"Mariano, llama al niño para dentro".

Y hace el tío:

(LLAMA AL NIÑO MIENTRAS TOMA AIRE HACIA DENTRO)

Saben aquel que dice que es un niño que llama por teléfono:

"¿Son las Escuelas Pías de Sarriá?" Dicen: "Sí".

"Llamo, porque mi hijo no irá al colegio hoy porque está enfermo".

Dice: "Muy bien, ¿con quién estoy hablando?"

Dice: "Con mi padre".

"Oiga señora, dígale a su hijo que deje de imitarme".

Dice: "Niño, deja de hacer el idiota".

Primero, uno más, el último.

-¿El último?

Le dice un maestro a un niño:

"A ver, niño, ¿quién hizo el mundo?"

Dice: "Mi padre, pero yo le ayudé mucho,

porque puse las bisagras y lo forré por dentro".

Después del humor serio de Eugenio, ya estamos llegando casi al final.

Me voy a despedir de todos ustedes.

Esperaba que todos dijeran: "¡No!"

No, pero como veo que no han insistido, me voy.

Bueno y ahora para finalizar.

Para finalizar.

El último chiste del Eugenio.

Dice: "¿Cuánto son dos y dos?" Dice: "Si no me da más datos".

Y ya está. Y ya está. Y ya está.

Y ya está. Y ya está.

(Música)

¡Mamá, creo que me he comido un altavoz!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El genio de Eugenio

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cómo nos reímos - El genio de Eugenio

01 oct 2019

En este capítulo recorremos la carrera de Eugenio desde el programa que le descubrió y con el que alcanzó la gran fama, "Cosas" presentado por Mónica Randall hasta el programa "La Palmera" presentado por Jordi González.

ver más sobre "Cómo nos reímos - El genio de Eugenio" ver menos sobre "Cómo nos reímos - El genio de Eugenio"
Clips

Los últimos 143 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios