www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3834858
No recomendado para menores de 7 años Cómo nos reímos - Dúos cómicos - ver ahora
Transcripción completa

-Hola, amigos. -Amigos, hola.

Estamos a "pi" de anunciarles una buena nueva.

-Una abuela nueva. -Una enagua buena.

-Una nueva muela. -Una buena nena.

-Una mena abuela. -Ha nacido un programa.

(Música épica)

(Móvil)

(Música cabecera)

Nosotros somos dos.

Sigamos con el dos.

(CANTAN) "Dos gardenias para dos, con ellas quiero decir 'te quiero'".

¿Usted dice "te quiero" o "te adoro", Honorato?

Donde se pone una buena corrida, que se quite el fútbol.

Y los toros.

¿Podrías repetir?

Donde se pone una buena corrida, que se quite el fútbol.

Y los toros.

Buenas noches, buenas noches, buenas noches.

Dos no discuten si uno no quiere.

No es por no ir.

Ahora, le voy a decir una cosa, ir "pa na" es tontería.

Nosotros estamos aquí para presentar.

Y digo yo, ¿será un programa niño o niña?

Ya lo sé, lo tengo muy claro, va a ser un programa niño.

-¿Por qué? -Porque va a traer cola.

-Tenemos que hablar de muchas cosas. -No, de muchas no.

Porque de algunas cosas no se puede hablar.

(Música)

Este número que ven ustedes en las pantallas...

Es la audiencia.

Es decir, el número de espectadores que nos ven en cada "momeneto".

Y su ustedes quieren aparecer en ello, oye...

no dejen de "sintocinarnos", sabemos que nos están viendo.

Porque vamos a ir directamente, señoras y señores,

a dar por inaugurado este programa.

-¡Fíjate! -¿Cómo? ¿De qué manera?

Pues de una forma tradicional: con la rotura de la típica botella

Damos fin a nuestras emisiones que se reanudarán mañana a las 8:00.

11:00 en las islas Canarias. Buenas noches.

Buenas noches.

Buenas noches.

(IMITA PITIDO)

(Música)

(Moneda)

"Gracias por habernos escogido, ¿desea tomar algo?".

Sí.

"¿Café, té, poleo, chocolate o cappuccino?".

Café.

"¿Normal o descafeinado?".

-¿Cómo? -"¿Normal o descafeinado?".

Normal, normal.

-"¿Solo, con leche o cortado?". -Cortado.

Él se llama Bartolo.

cumple condena por violar camioneros en la M30.

(Risas)

Buenas noches, Bartolo.

Buenas noches, don loco de la colilla.

Rodeado de esta lúgubre celda...

el tedio debe ser insoportable, ¿no?

Si yo me lo paso de puta madre.

(RÍE)

(Risas)

(Risas)

Bartolo, Bartolo.

Bartolo, Bartolo.

Tú tocas la flauta solo.

(Risas)

(RÍE)

Bartolo tiene una flauta con un agujero solo.

Ya empiezan estos.

Bienvenidos al programa número dos.

Es un número entrañable y querido por nosotros

porque "dosotros" somos dos.

Como dos eran también los tres mosqueteros,

los Cinco Latinos, los 101 dálmatas.

O como "dos" tres cerditos, que también eran dos.

Y porque cuando uno tose hace... (TOSE)

Y tiene "dos".

Y porque dos no discuten si uno no quiere.

(Música)

Hoy tenemos con nosotros, una noche más, a Blasa.

(Aplausos)

Buenas noches, Blasa. ¿Cómo estamos?

-"¿Con azúcar o con sacarina?". -Con azúcar.

"¿Dulce, poco dulce o muy dulce?".

Ni "pa ti" ni "pa mí".

Sabemos que Blasa conoció a los Beatles.

¿Cómo fue esto? Cuéntenos.

Yo conocí a los Beatles, y los Beatles me conocieron a mí

por la relación centrípeta.

(Risas)

Sí.

O sea, las gallinas que entran por las que salen.

Lo que yo te doy era un "test con té".

Un "test con té".

-Un "té con té". -¿Un test?

Bueno, era...

Tiene entonces un mal recuerdo.

Hay gente que dice: "¿A qué va esa mujer a la tele?

¡Que parece que va "na" más que a enredar!".

-¿Cuál es mi cámara. -Cualquiera, tiene usted ahí...

¿Que parece que voy a enredar? ¡Sí, voy a enredar! ¡Sí! ¿Y qué?

¡Envidia!

(Viento)

-¿Conoció usted a los Beatles? -¡Que sí! ¡Que sí!

¡Ya te lo he dicho antes! ¿O es que antes sí y ahora no?

Sí, hay otra cosa, el juicio que tuvo usted con Yoko Ono

porque decía que Yoko Ono no era japonesa, ¿no?

¿Yoko Ono? ¡Qué va a ser japonesa!

Era de Albacete "operá".

-Vayamos... -Sé dónde vives.

Sé dónde vives.

Y un día de estos me presento en tu casa...

¡y te avío!

(Risas)

¿Tiene usted un vídeo que demuestre esto?

Sí, sí, sí.

¿Tiene usted un vídeo que demuestra esto?

¿Y dónde está ese vídeo?

Ese vídeo está en control, que lo he entregado yo.

-¿Lo ha entregado? -Sí.

Entonces vamos a verlo.

Dentro vídeo, hermoso.

(Música)

"¿Va a pagar en metálico o con tarjeta?".

¡En metálico!

"¿Con monedas o con billetes?".

¿Cómo?

-"Que si con monedas o con billetes". -Con monedas.

"¿Monedas de un euro, dos euros o de fracción de euro?".

De fracción.

"¿De uno, dos, cinco, diez, 20 o 50 céntimos?".

De 20.

"¿Desea un comprobante al término de la compra?".

Sí, comprobante sí, que luego me dan una paliza.

"¿Impreso o por pantalla?".

Sí, sí, sí. Comprobante.

-"¿Impreso o por pantalla?". -¿Cómo?

-"¿Impreso o por pantalla?". -Impreso, impreso.

"Lo siento, se nos ha acabado el café".

Viajamos ahora a la ciudad de Lodz, en Polonia,

porque allí se celebra desde el domingo

el campeonato mundial de "desculturismo".

El "desculturismo", una disciplina deportiva

desconocida hasta ahora en nuestro país,

nació precisamente en esa ciudad polaca

durante la fiesta de la cerveza.

Esta modalidad cuenta ya con miles de "desculturistas" en España

pasará a ser olímpica en Atenas 2004.

Aunque los dirigentes del deporte mundial

no están seguros del tipo de controles antidoping

que habrá que establecer.

Descubra usted quién es el personaje tras esta foto. Ahí está.

¿Quién está detrás de esta imagen distorsionada?

-Bueno, distorsionada, no mucho. -¿Quién es? Llamen ahora.

Al equipo de retoque fotográfico hay que decirle:

"Retocadlo un poquito más a ver si podéis...".

-Mucho mejor. -¿Es que no está retocada?

-Ahora ya la han retocado. -¿Ahora sí está retocada?

Ahora sí, ya está retocada. Llamad, hay 500 euros.

No, 1000 euros, porque está muy difícil.

Queremos decirle a toda la gente que nos acompaña

que Fernando tiene muchísima prisa, no le vamos a entretener,

porque tiene que acudir ya a la parrilla de salida.

-Y atención, un momento, Fernando. -¿Qué?

Me acaban de comunicar por audífono

que acaba de dar comienzo la salida.

Un momento, me dice que el coche de Fernando Alonso no ha salido.

Fernando, ¿cómo es posible esto teniendo en cuenta

que Fernando Alonso es un hombre responsable?

¿Piensas que es decisión de la escudería en última instancia?

¿O hay otro tipo de decisiones que han hecho que Fernando Alonso,

en un día tan señalado,

Fernando Alonso no pueda estar en la parrilla de salida.

(Música)

Buenas noches, queridos amigos.

Bienvenidos a "Cuarto...".

"Cuarto, Cuarto, Cuarto, Cuarto milenio".

Hoy contamos con la presencia en nuestro plató de un fantasma.

¿Existen los fantasmas?

Para sacarnos de dudas,

esta noche aquí en directo, en nuestro plató,

tenemos a uno de ellos.

Es la primera vez que, en una televisión...

se entrevista a un fantasma.

Buenas noches.

Buenas noches, Íker.

Imagino que te sientes raro junto a una simple persona como yo.

La verdad es que llegar a este programa me apetecía mucho

porque yo que soy hombre de mundo, que he vivido tres guerras,

hombre que ha estado... -¿Tres guerras?

Ya empezamos con la primera fantasmada.

Observen, tres guerras.

Por favor, ¿me dejas hablar o no tienes educación?

-He dado cuatro vueltas al mundo... -¿Y cuatro vueltas al mundo?

Quiero que lo vean, es una fantasmada más.

Es el auténtico fantasma aquí, en "Cuarto milenio",

en la Nave del Misterio.

Es más, por decirte algo,

te puedo decir que tengo cuatro o cinco...

Me parece que ahora estamos en 4 o 5000 millones de euros

en la cuenta, en la cuenta de papá.

Ahí estoy, soy una persona que venir aquí es darte categoría a esto.

(Móvil)

Perdón, no sabía que tenía el teléfono.

-Fíjense la fantasmada que estaba contando.

-¿Sí? ¿Este fin de semana?

Salí de Sotogrande y fui a hacer "footing",

me fui corriendo a Madrid.

Fíjense la fantasmada que está contando.

-De Sotogrande a Madrid. -En cinco minutos llegué. ¡Ni el AVE!

En cinco minutos, sería un auténtico fantasma.

-Luego te explico, Alvarete. -Es un auténtico fantasma.

Espectacular, estoy disfrutando, en "Cuarto milenio".

Vale, pues...

¿Quieres que te compre el programa?

¿Quién ha dicho que los fantasmas no existen?

Lo han podido ver aquí, en "Cuarto milenio".

Hasta la próxima semana.

(Música)

(Música)

(CANTURREA)

-¡Blas, Blas, Blas! -Hola, Epi.

Hola, Blas.

-Hola, Blas. -Hola, Epi.

-Hola... Blas. -Hola... Epi.

¿Qué haces con esa cucharilla, Blas?

Oh, Epi, estaba intentando disolver el cacao con la leche.

Oh, para tomármelo después, oh.

Este juego se llama "¿qué pasa después?".

-Yo sí lo sé, Blas. -Oh.

Lo que no entiendo es la palabra "después".

Oh, Epi.

Yo te voy a explicar lo que es la palabra "después".

¿Me lo puedes explicar con galletas?

Oh, con galletas, Epi. Hum, oh, bueno.

Mejor me lo explicas tú, Epi, así lo aprendes mejor.

-A ver, Epi. -¿Que lo explique yo, Blas?

Sí, Epi, oh.

(RÍE) Te lo explicaré yo. Vamos a ver, Blas...

-Si yo ahora te doy una galleta... -Oh.

Después tú me la devolverás, ¿no?

-Efectivamente, Epi. -¡Espera, Blas!

Oh.

Has dicho que me la ibas a devolver después.

-No ahora. -Oh.

Ahora soy yo el que te doy la galleta.

¡Oh!

(RÍE)

Pero si tú me la dista antes, ahora te la doy yo.

No, Blas. Yo nunca te he dado una galleta antes.

Siempre te las doy ahora.

¡Oh!

-Oh, oh. -¡Blas!

¿Me lo puedes repetir otra vez, Epi?

A mí me gustaría volver a explicártelo,

pero ¿por qué no te lo explica Triki?

Porque yo tengo la mano dormida de darte hostias.

¡Papá! ¡Te has quedado pillado! ¿O no viene lo que viene?

Ahora viene, sí.

Hay que ir al cine, señoras y señores.

¡Hay que ir al cine!

(CANTAN) "Cine, cine, cine, cine".

(Música)

Me cago en...

(RÍE)

"Splendid morning in the beach today, Bond".

"Splendid morning" es "espléndida mañana",

no "bonita noche".

Ponen becarios que no tiene ni idea.

¿Hablas castellano?

¿Cómo no voy a hablarlo? Si soy de Talavera de la Reina.

Pues oye, mandamos a tomar por saco a estos de Hollywood.

-Claro. -A nuestro aire.

-Venga. -Empezamos de nuevo.

Vale.

Hasta ahí no, ¿eh? Es que da una pereza.

-Sí. -Pierde ritmo, desde aquí.

Me voy a coger la silla,

todo el día de pie en la guarida del malo y estoy cansado.

-Tranquilito. -Empezamos de nuevo.

-¿Cómo te llamas, bribón? -Ya te lo he dicho antes.

Bond, James Bond.

Pues te voy a llamar "Bombón", pirata.

Cosita guapa.

¿Te gustan las películas de gladiadores?

-Quieto ese dedo, que va al pan. -No seas tonto, hombre.

Si te voy a borrar un cerito, te vas a quedar en "07" solo.

No pasa nada, es el servicio secreto, no se entera nadie.

Venga, tira.

¡Ay! Esta es una pelambrera

y no lo que me han puesto en la cabeza.

-Los domingos me hago trenzas. -¿No me digas?

(RÍEN)

-¿Nos hacemos unas...? -¡Corten!

(Música)

Padre, yo quería preguntarle una cosa.

Es que me quiero hacer un "piercing".

En el ombligo.

(Risas)

¡Padre! ¡Por Dios!

¡Padre, padre!

¡Padre! ¡Ay, padre! ¡Padre, por Dios!

(Música)

(Teléfono)

McClane.

-"Vaya, McClane...

Cinco minutos tarde y la bomba del maletín

habría explotado. (RÍE)

En la fuente tenéis dos cubos.

Uno de cinco litros de agua y otros de tres.

Consigue ocho litros de agua y ponlos sobre la báscula.

Solo entonces la cuenta atrás se parará, McClane.

Una gota más de agua o de menos, y la bomba detonará.

Mucha suerte, McClane". (RÍE)

Piensa, McClane, piensa. Hay que conseguir ocho litros.

Tenemos un cubo de cinco litros y otro de tres.

Piensa, McClane, piensa.

Uno de cinco, otro de tres. Conseguir ocho. Cinco y tres...

Conseguir ocho. Piensa, McClane, piensa.

¡Piensa, McClane! ¡Piensa!

-Joder, vamos a ver... -Piensa, piensa...

Probemos restando.

Si a cinco le quitas tres, ¿qué te queda?

¿Ya empezamos con las preguntas difíciles, Zeus?

Piensa, McClane, piensa. Cinco menos tres...

-Piensa, McClane. -¡Joder, piensa, McClane!

-Piensa, McClane... -Pero ¿cuántas son tres y cinco?

Tres y cinco son 35, maldita sea. Piensa, McClane, piensa.

Piensa, más tres, menos cinco más tres...

¡Basta!

McClane, cinco más tres.

-Cinco más tres. -Cinco más tres...

¡Ocho!

(Música)

Sabuesos, podéis entrar.

¿Qué te parece, Mills?

El mundo está loco.

Ansia.

Le ha podido el ansia.

Sí, el ansia y la avaricia no son buenas compañeras.

El ansia, le ha podido el ansia. Fíjate.

Ay, fíjate la barbilla que tiene de ansioso.

Ahí, como para meterse todo el bocata.

¡"Pa mí to"! ¡"Pa mí to"!

¡Ansioso! ¡"Avariento"!

¡Cómo habrá puesto al otro para encenderlo!

¡Cómo lo habrá puesto, "avariento"!

¡Ay, "to pa mí"! ¡A ver, "pa qué" tanto!

¡Uy! ¡Ansia!

-¡Ansia! -¡Ansia viva!

-¡Ansia viva! -¡Ansia rota!

(Música)

Hoy en nuestro programa inauguramos una nueva sección

de duetos insólitos.

Y en la séptima planta, oportunidades.

(Música)

¡Lloverá y ya no seré tuya!

Serás del Betis o del Osasuna.

Ya está, no lo aguanto. Perdonadme.

Ay, ¿qué pasó?

Que como yo ningún amor

se entregará.

¿Mande?

(HABLAN A LA VEZ)

Una de las dos está de miedo.

Es que una se parece mucho más a la otra.

¿Dónde vas con vestido chiné?

A lucirme y a ver la verbena.

Y a meterme en la cama después.

¡Ah!

-No puede ser. -Puede ser.

(Música)

-Tengo un chiste... -No.

-Sí, es muy bonito. -¿Bueno?

-Pues como todos los que cuento. -No me extraña.

No te extraña, no.

Pues como diría un mexicano, vamos con ello.

Pues con un mexicano es. Llamó un mexicano a la puerta de otro

y dice: "¿Dónde está el patrón?".

"Pues nomás el patrón está cómo de entierro".

"¿Tardará mucho en venir?". "No sé, iba dentro de la caja".

(RÍE)

¿Te ha gustado o no?

Con este chiste sí que no hay problema.

Esto es un señor en su casa viendo la televisión en el sillón...

No, oiga. No, espere, no desconecte.

¡Eh, oiga, oiga, oiga!

"Um, ah, ah, um, ah, ah".

¡Diles como estaba la plaza!

¿A mí me vas a decir tú cómo estaba la plaza?

¿A mí me lo vas a decir?

La plaza estaba... ¡"abarrotá"!

-¡"Ja, ja, ja"! -"Pi".

"Ñia, pi".

¡Anda ya!

"Ja, ja, ja".

¡Olé! ¡Olé!

Como no había... (ININTELIGIBLE)

Al apretar mucho el bocadillo se sale la morcilla de Burgos.

Cae para la parte de abajo, como luego se le aplica el rebote,

si la gallina va de fiesta...

se tiene que peinar con raya en medio.

¡Ah, ah, ah!

¡Veintidós, veintidós, veintidós, veintidós, veintidós!

(Aplausos)

"Um, ah, ah, um, eh, eh".

¡Libre!

Que les tengo que dar a mis cuatro hijos

de comer.

Y sobre todo al Ramón, que se lo come todo.

Se come los Bollycaos con salchichón.

¿Adónde?

(IMITAN SIRENA)

¡"Encanna"!

¡"Encanna"!

-Buenos días. -Buenos días, hermana.

Alabado sea, alabado... ¿Ha lavado ya el taxi?

Sí, lo meto en el túnel de lavado.

(RÍE) Discúlpeme, hermano taxista. Es que yo soy la hermana Alegría.

-¿Está libre? -Sí, pase.

¡Hermanas, está libre! Venga, corriendo, al unísono todas.

Oiga, hermana, el taxi lleva baca.

¡"Encanna"! ¡"Encanna"!

(RADIO) "Un taxi para la calle Espronceda 66".

(Ruido radio)

"El más cercano para la calle Alonso Vega 34".

(Ruido radio)

"29 a las 76".

(Ruido radio)

"Por favor, taxi para la calle Hermosura 22".

(Ruido radio)

Oiga, por favor, ¿sería tan amable de bajar el sonido de la cotorra?

-¿De quién? -De la emisora.

Yo llevo todo el día en el taxi y no me molesta.

A usted no le molesta, pero yo voy incómodo.

Pues tenga, acomódese.

39 a la 42. (ESTORNUDA)

Un taxi para la calle Hermosilla 122.

(ESTORNUDA)

"39 a la 42". (ESTORNUDA)

-Buenas. -Buenos días, señora. ¿Dónde vamos?

¿Dónde quiere usted llevarme?

Pues no sé, ¿dónde quiere usted que yo la lleve?

Pero ¿quién lleva a quién? ¿Usted me lleva a mí?

¿O yo no le llevo?

Yo la llevo a usted y punto.

¿Usted me quiere llevar a mí? ¿Adónde, a ver?

-¿Adónde? -Cuidado, yo no llevo a nadie.

Cuidado, un respeto.

Yo la llevo porque me dice que la lleve, si no de qué.

Pero ¿yo le he dicho que me lleve a alguna parte

que yo ya no haya pensado decírselo? -¿Y por qué ha cogido usted el taxi?

Porque estaba vacío.

-Pero bueno... -Hágame el favor de llevarme.

¿Adónde quiere que yo vaya?

-Vaya yo ya ni de un... -Me está volviendo un poquito loco.

O baja usted del taxi, a ver qué vamos a hacer.

Usted me va a llevar ahora mismo a la comisaría de Policía.

¿Por qué allí?

Porque allí sé que hay otra parada de taxis

y voy a coger un taxi donde me convenga a mí.

-Hombre, por Dios. -Las narices.

Usted no me va a insultar porque soy una señora casada

y estoy buscando novio. -Yo soy un taxista soltero

y no me como una rosca, ¿y qué?

Pues entonces vamos a un sitio donde podamos hacer algo,

que es lo que estoy diciendo. -No sea malpensada.

Yo soy un... uno solamente.

Uno solamente, ¿y usted cree que me voy de seis en seis?

-A ver qué va a ser esto. -Es un taxi.

¡Taxi!

¿Usted no es taxista?

¿Pero tú no eres el de Martes y 13, chorbo?

Pues por eso, joder, estamos haciendo un "sketch".

Yo decía: "Esta cara me suena".

-Claro, claro. -De este "gelepollas".

Un taxi, por favor. (ESTORNUDA)

Ay, por Dios. Tener que trabajar con este catarro.

(Música)

-Primero... -Venga, sí.

-Tengo el cartón de la leche. -Cartón de la leche.

Es cartón, tú lo has dicho, al azul.

-¿Al azul? -Sí, claro. El cartón al azul.

Pues al azul.

(Sirena)

"Error, le quedan dos intentos".

¡Ay, dos intentos!

-Ay, qué nerviosa. -Tranquilízate, por favor.

-Estoy ahora mismo nerviosísima. -Tranquilízate, pensemos las cosas.

¡Joshua!

Ahora viene el tarro de mermelada.

Uy, el tarro de mermelada. ¡Qué difícil!

Vamos a plantarnos.

-¡Vamos a plantarnos! -Pero a ver, Rocío...

Plantémonos, por favor.

-Aquí hemos venido a reciclar. -Ay, qué nervios.

Y ya está, no tenemos nada que perder, Rocío.

¿Adónde va esto?

Como es un envase, lo tiramos al amarillo, ¿no?

Pero es cristal, y el cristal va a al verde.

-Bueno, al verde o al azul. -No, al azul el cartón.

-Al verde el cristal... -¿Y la tapadera?

No es de cristal, ¿qué hacemos? ¡Es una trampa!

Tú echas ese al verde y yo este al amarillo.

Venga, rápido. No tenemos tiempo.

A ver, a ver...

(Sirena)

"Error".

¡Ay, lo sabía! ¡Lo sabía!

¡Ay, qué horror!

¡Joshua!

-¿Qué es esto? -El corchopán.

¡Ay, el corchopán! ¡El corchopán! ¡El corchopán!

Qué horror, el corchopán.

-Porque el corchopán es corchopán. -Ya, pero...

Y claro, el corchopán lleva corcho y pan.

Es biónico.

-Pero esto es cartón también, Rocío. -El cartón al azul.

-¿Al azul seguro? -Carlos...

-Que nos lo jugamos todo, Rocío. -Carlos, hazme caso.

-Si lo hacemos mal... -¿Quién manda en casa?

-Tú, pero... -Pues el corchopán al azul.

-Bueno, pues al azul. -Venga, venga.

-¡Ay! -¿Qué haces?

Una corazonada.

-¡Ha sido una corazonada! -Nos lo jugamos todo, Rocío.

"Su reciclaje ha sido...

satisfactorio".

(CANTAN DE ALEGRÍA)

-Mami. -No sale.

-Mami. -¡Ah!

-¿Romper uña? -Dedo partido.

¡Hala va!

¡Oh!

¿Y ahora qué hacemos?

¡Fuego!

Tócamela, Sam.

(Música)

(Bragueta abriéndose)

-Hemos terminado. -Don Manuel, qué bien me toca usted.

Ya está, ya está.

-Ay, don Manuel. -Siéntese, si es tan amable.

Después lo echo de menos todo el tiempo.

(RÍE)

-Vale, pues nada... -¿Qué?

-Nada de fumar. -¿Cómo, fumar no?

-Nada. -¿Qué he hecho yo para no fumar?

-Nada de beber. -¿Nada de beber?

No se le vaya a ocurrir.

Y, por supuesto, nada de ir con mujeres.

No, eso ya lo puede usted asegurar.

Nada de nada, ¿eh?

-Nada. -"Triqui triqui" nada.

No, "triqui triqui" algo, ¿si no de qué voy a vivir?

Le he dicho que no. Y marisco ni se le vaya a ocurrir.

Ay, ¿y esto hasta cuándo? ¿Hasta que me recupere de...?

No, no.

Hasta que me pagues, jeta. Que eres un jeta del carajo.

-¿Eh, yo? -¡Sí, tú!

Pero bueno, la última vez que vine, ¿qué me dijo usted?

-Que tenías seis meses de vida. -Claro.

Pero joder, como no me podías pagar, te di seis meses más.

Ay.

Pase quien sea menester.

-Buenos días, doctor. -Buenos días, usted dirá.

Pues nada, que me he muerto.

(Risas)

¿Ha sido interno, le ha dado a usted un vahído?

¿O externo, que le ha caído un piano de cola?

-Muerte natural, apunte ahí. -"Muerte natural".

-Bueno, pues... -Vamos, digo yo que es natural.

Puesto que se ha muerto usted,

lo que vamos a hacer ahora, como forense que me toca a mí...

-¿Usted es forense? -Sí, señor.

-Le voy a abrir en canal. -Bien.

-Le voy a sacar todas las asaduras. -Fenomenal, bien.

Pondrán ustedes anestesia, digo yo.

No, ¿para qué? Si está usted muerto.

Es perder dinero.

¡Doctor! Un momento, hombre. ¿No me va a poner anestesia?

¡Hombre!

Si no es por no ponerla, que si hay que ponerla se pone.

Que no es cuestión de eso.

Será por anestesia, si me han traído 45 litros en una garrafa.

No es por eso.

Es que te va a doler lo mismo el agujazo que la extracción.

Oiga, un momento. ¿Cómo extracción?

Si vengo a hacerme una limpieza de boca

que voy a la boda de mi sobrina y tengo sarro.

Lo sabemos.

Si es normal que te hagas una limpieza de boca

si no tienes molas podridas.

Si es normal.

Pero que yo tengo que justificar al mes un mínimo de extracciones.

Que yo tengo que justificar en Hacienda.

(Risas)

(GRITA)

¡Ay, qué dolor!

Normal que le duela, si no le he puesto anestesia.

¡Normal!

¡Eh!

Ahora vas y lo cascas.

-¿Qué tal va eso, Jacinto? -Bien vamos tirando.

Me alegro mucho.

-Buenas noches, cariño. -Buenas noches.

¡Ay, doctor!

¡Ay, joder!

¡Ay, que me he partido la pierna!

Me la he partido.

Estaba subido al andamio,

y me he torcido la tibia y el peroné y me he partido la pierna, doctor.

¡Ay!

¡Joder, ayúdeme! ¡Me escuece!

Ya, pero ¿a mí qué me cuentas, chaval?

Si yo soy el pintor.

Válgame, señor. Buenas tardes.

Olé, qué bien tenemos puesta aquí la consulta.

-Míralo, "to" puesto bueno. -Siéntese.

Pues cuénteme.

Nada, que me he tomado los supositorios.

Ya me los he tomado.

-Y dígame... -¡Pero me saben amargos!

Ay, que me tengo que comer luego cuatro o cinco naranjas, válgame.

-Lo de los supositorios... -¿Sí?

Se ha equivocado de sitio.

Ya decía yo.

Digo, estas cosas rojas por ahí no va a ser.

Entonces, ¿las pastillas eran por el otro lado?

Ay, calla. Válgame, señor.

-¿Y el guion dónde está? -¿Cómo? ¿No lo has memorizado o qué?

No, dame mi guion, haz el favor.

Tú tenías tu guion y yo tenía el mío, yo he memorizado el mío.

-¿Le importa esperar fuera? -¿Esperarme fuera?

En la sala, hay gente que tiene que entrar.

¿Te hace señales Teresa?

Me hace las señales Teresa porque no cortas el "sketch".

Es que sigues, sigues, como la gente se ríe.

Y tú sigues, sigues, y aquí no se corta.

-Claro, esto ha cortado ya. -Espera un momentito, marqués.

Espérate un momentito, siéntate.

-¿Cuándo terminamos el "sketch"? -Marqués, siéntate.

-Es que no tiene límite. -Siéntate y te pacificas.

-Siéntate. -Vamos a ver, un momento.

Teresa, el guion está por ahí.

-Dame el guion. -Yo lo tengo memorizado.

Ya has visto, lo tengo memorizado. Si tú no, es tu problema.

Sabes que no memorizo nada, devuélvemelo.

¿Para qué le dan los papeles a usted?

Para venderlos.

(Risas)

No tengo el guion, me lo tienes que dar.

-¿Dónde lo tienes? -Nos lo dieron ya.

-Está memorizado, ¿lo has memorizado? -Dame el guion, ¿qué más te da?

Aquí se viene con los guiones aprendidos.

Pero no porque usted se lo aprenda o no...

Pero ¿tienen más gracia ustedes que yo?

-Perdóneme usted. -Si no es eso.

¿A quién se le ha ocurrido lo de los supositorios amargos? A mí.

Venga, devuélvemelo.

Si no lo tengo, además. Yo tengo el mío, el tuyo no.

Yo le voy a preguntar a usted otra cosa.

¿Cuándo coño se ha visto un gitano en el psicólogo?

(Risas)

Nunca, es una locura.

(Música)

-¿Qué? ¿Qué pasa? -¿Tú qué?

-Dos no discuten si uno no quiere. -Siempre estamos igual. ¡Basta ya!

-¡Hombre! -Dos no discuten si uno no quiere.

Ese es mi lema, Josema.

Y el mío, "jodío".

Buenas tardes a todos.

Luego ya sabes que hemos verdaderamente empezado.

-Yo creo saber... -Buenas tardes, no me he dado cuenta.

Nunca es tarde si las buenas tardes...

¿Y lo hacemos así sin ensayar?

-Por supuesto, sin ensayar. -Bueno, bueno.

¿Tú tienes que ensayarte a ti misma?

-No. -Pues entonces.

A mí misma no,

pero cuando hago al público a veces ensayo.

Pero aquí no tienes que ensayar porque eres tú misma.

Yo sí que tengo que ensayar, pero lo hago por las mañanas.

-Sí.

Televisión.

Me da la oportunidad de conocer a mi hermana gemela.

Presentamos a Gloria Fuertes.

un fuerte aplauso para ella.

(Aplausos)

-Somos las dos rollizas. -Somos gorditas,

pero nuestro atractivo reside en nuestra inteligencia.

-Por eso quería decirte... -Es mi hermana.

Sí, soy tu hermana con los cojones.

(Risas)

Te puedes sentar, si cabes.

Aquí, a mi vera. Bien.

Antes de nada, Gloria, me gustaría sacar la mano de la silla.

Me has aprisionado.

-Oye, no me estarás vacilando, ¿no? -No.

Porque yo me lío a guantazos y te pongo firme.

La verdad es que no sé cómo no he caído antes.

Lo que yo no entiendo es cómo no te has caído ya.

El tío "jodío", con tanto movimiento.

-Gloria, Gloria...

(RÍE)

¡Me está volviendo loca el tío puñetero!

(RÍE)

Oye, ¿no te puedes estar un poquito quieto?

Es que me estás volviendo loca con la leche del movimiento.

Lo intentaré.

Yo a ti te pregunto...

¿Por qué? ¿Por qué?

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Y por qué?

(Risas)

Gloria, cambiando el prisma, el punto de vista de la pregunta.

Gloria, ¿qué por, qué por, qué por?

Bueno...

Esta es otra pregunta que me hacen también muy a menudo.

Y ya como tercera pregunta, y por favor, sé más breve.

-Pero si... -No tenemos demasiado tiempo, Gloria.

Te iba a preguntar que a qué te dedicas.

Ay, ya lo sabes, ¿no?

¿Y yo qué coño voy a saber? No sé nada.

Escribo libros. De poesía.

-¿De poesía? -Que es más difícil todavía.

Yo soy cómica y te imito a ti de vez en cuando.

Yo lo he titulado: "En USA no se usa la ensaladilla rusa".

Bien.

-Dice que dice: -A ver...

Y dice:

Otra vez con la patita, ¡qué tío más raro!

"El pájaro pica,

el gato maúlla,

la araña se escurre

por ser tan capulla".

Y esto es todo lo que he escrito sobre el tema. ¡Ay, con la pata!

Ay, cómo me copias.

Permíteme, Gloria, permíteme un inciso.

Gloria, ¿qué es un niño?

¿Que qué es un niño?

Pues... ¿y la pregunta del tío este?

¿Qué es un niño?

Un niño es una máquina de coser, ¿no te jode?

Pues un niño es una persona un poco más baja que Torrebruno.

Dice:

"El gallo Quirico en pepitoria está rico,

y cacarea la gallina que es filipina.

Ay, que me lo han 'matao'. Ay, que me lo han 'matao'.

Leche con Cola-Cao".

Gloria, ¿por qué no has ganado el premio Planeta?

¿Por qué, por qué?

¿El premio Planeta por qué no lo he ganado?

Pues no sé, a lo mejor ha sido porque...

Porque como no me he presentado, pues a lo mejor ha sido por eso.

(RÍE)

Tú empezaste a vivir de veras, según me dicen,

cuando encontraste el amor, lo encontraste relativamente pronto.

Al final decidió que yo no le gustaba.

-¿Por qué? -Porque roncaba por las noches

y me tiraba peditos.

-¿Tú o él? -Los dos.

Nos poníamos de cañonazos que parecía una guerra.

Y al final nos acostábamos cada uno en una cama,

y claro, era como un abordaje.

-¡Gracias! -Un aplauso para ella.

¡Gracias!

(Aplausos)

Confirmamos, porque la vida sigue, no nos engañemos.

(Música)

Bueno, pues aquí estamos otra vez.

-¡Oh! -¿Qué?

-¿Qué sucede? -No hay nadie viéndonos.

Tranquilo, no pasa nada.

No sé, será "bobentáneo".

Está al cero completamente.

¿Qué podemos hacer?

-¡Qué podemos hacer! -Primero, "relajoide".

"Relajoide" y "tranquilizoide", ya veremos qué hacemos.

Vamos a ver dónde está el público, si están en otras cadenas.

Mira a ver.

(Música)

Buenas noches, Cigala.

¿Por qué la gente...

es así, Cigala?

Si una persona es ansiosa, es ansiosa.

(INDISTINGUIBLE)

Eso depende de persona a persona.

¿Cómo se llega...

al cante?

Por la autovía de Valencia, y llegando a Albacete te desvías.

Sigues todo recto la ruta, y llegas a Alicante.

¿Has estado en Japón?

Estuve con Bebo.

¿Qué Bebo?

¿Que qué bebo? ¡Un whisky, por favor!

-Bueno, ¿qué pasa aquí? -Hay que hacer algo.

¿La audiencia?

Uy, yo no sé, pero por lo que me han dicho,

si no eres muy importante, el Papa no te recibe.

No, hija, se refieren a la audiencia de la tele.

(RÍE) ¡No me digas! Ay, por dios, qué fallo más tonto.

Seguro que esto es para una cámara "indiscriminada".

Ay, ay, ay.

¡Hay que hacer algo que nos haga subir la esta!

-Pero ¿el qué, qué, qué? -¡Eh!

¡Ah, ya lo tengo!

Me haces tanto bien.

Me haces tanto bien.

Me haces tanto bien.

Oh, me haces tanto bien.

(GIME)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

Tengo una muñeca vestida de azul

con su camisita y su canesú.

La acuesto en mi cama y es mi gran amor.

No llora, no habla y no siente dolor.

Vamos de viaje y no pago un chelín.

La llevo metida en mi maletín.

Si alguien quiere una que haga como yo.

En Francia las venden en un "sexy shop".

Mi flauta tiene una pierna con un agujero solo.

Tiene una pierna mi flauta que es la flauta de Bartolo.

¿Cómo?

Bartolo tiene una pierna, cuatro brazos y tres codos.

Barolo tiene una flauta con un agujero solo.

Sí.

Redondo el agujero, qué mala suerte, Barolo.

Si hubiera sido cuadrado, no hubiera sido redondo.

¿Cómo?

Bartolo tiene una flauta que es para volverse loco.

Pero ¿quién toca una flauta con un agujero solo?

Sí.

Bartolo vendió su flauta para no volverse loco.

Y compró una flauta nueva con un agujero solo.

-¿Cómo te llamas, macho? -Bartolo.

(Risas)

Don Preso, me llamo Bartolo.

¿A ti por qué te han metido en el trullo, tío?

Por violar camioneros en la M30.

(Risas)

-¿Te arrepientes, tío? -Sí.

-¿Pides perdón? -Sí.

-¿Volverías a hacerlo? -Sí.

¿Volverías a violar camioneros en la M30?

-No, eso ya no. -Ah.

No, en la M40, que me pilla al lado de casa.

(Música)

¡Un solo espectador!

Vea cómo reacciona la audiencia televisiva

ante un momento como este.

(Disparos)

Sí, tú. Mercedes, ven. Lo dejo todo.

Sí, tú. Mercedes, ven. Será todo para ti.

Mis momentos y mis bultos también te los daré.

Tus secretos que son tuyos, serán tuyos también.

Nos ha jodido mayo, ¿y de quién van a ser?

Como tú has dicho "tuyos", míos no pueden ser.

Entonces, no son míos.

Ni tuyos son también.

¡No! Detengas el "momeneto"

por las "indesindioses".

Para un día asma con asma...

(TOSE)

Corazón con corazón...

de melón, de melón, de melón, melón, melón.

...contigo ante cualquier dolor.

Contigo... contigo será mi "traslación".

(Disparos)

Pero si tú me dices ven lo dejo todo.

Que no "te se" haga tarde, ni te encuentres en la ¡calle!

Perdida, sin Rambo.

(Disparos)

Toma primera.

"Rambo", con Pepe Isbert y el señor Fary.

(Sirenas y disparos)

¡Rambo, Rambo!

¿Dónde estás, Rambo?

-¡Coronel Truman! -Rambo, hijo.

Si yo lo único que quiero es lo que quieren todos,

que mi país me quiera como yo le quiero a él, nada más.

Hoy estamos con un hombre que lleva 15 años en guerra.

Por favor, oiga, venga para acá.

¡Oiga, oiga!

¿Nos podría explicar por qué continúa la guerra?

(HACE RUIDOS)

Hola, soy "Rombo", Sylvester "Estalón".

¡"Estalón" sin fondos!

-¡Maldita sea! -Jefe...

(Disparos)

Teléfono. ¿Sí, dígame?

Sí, no puede ahora, está reunido.

Sí, sí.

Es su señora, que si se puede poner.

-¿Quién? -Su señora.

¿Cómo me llama mi señora?

¡Julia! Pero ¿cómo me llamas al trabajo?

¿No te digo que estoy trabajando, que no llames nunca, que no te oigo?

(Disparos)

Espérate un momento, voy a matar un apache.

¡Toma! ¡Que te he visto! ¡Jódete!

Viviré día a día.

(Música heroica)

(IMITA ALEMÁN)

"Fusilen, preparaten".

Apunten.

¡Fuego!

¡Apunten! ¡Fuego!

Si es que tonterías a mí...

Tonterías a mí las justas. ¡Claro!

¡Está subiendo!

Claro, es un éxito, señoras y señores.

Claro, es que hay que poner carnaza.

-¿Enseñar carne? -Enseñar carne.

-¡Enseñar carne! -Sí, amigo.

(PIENSA) "Vaya tetazas.

Yo creo que una 120 de sujetador me cabe ya.

Y lo que no es de este mundo son estas lorzacas.

Parezco un marrano a punto para la matanza.

De aquí sacarían para dar de comer al tercer mundo.

¿Qué digo al tercero? Al cuarto, al quinto, al G20.

Y esto no es una barriga, no.

Esto es una sandía criada en Chernóbil.

Miro para abajo y no me veo ni las uñas de los pies.

Y el pito ya ni te digo.

Hace años que solo me lo veo en fotografía.

Menudo gilipollas estás hecho.

Vamos, que lo llevo escrito en el careto, macho.

'Gordinflón', 'ceporraco', 'tocinaco', 'repolludo',

y demás 'pichacorta', eso sí que me jode".

Hombre, ya está bien.

Es que todas las mañanas igual, es que no estamos.

Es que estás metiéndome caña, y venga y "pim pam",

y un día ya esto cansa. (TOSE)

Sí, tose, no pasa nada. Si te vas a morir un día.

A ver si espabilamos y damos un poquito de alegría a la vida,

que la vida es para reírse.

Queremos dar las gracias a ustedes

por haberse ido sumando poco a poco, "lentamenete", al programa.

Y para que vean ustedes lo importante que es la audiencia,

vamos a ver un ejemplo práctico.

Dentro vídeo.

No, no, bonita. Dentro vídeo, las imágenes.

Os lo tomáis todo al pie de la "létere".

No me importa la riqueza, te lo digo con franqueza,

del suelo a la cabeza, que un marido necesito.

¡Canastos!

(IMITA RUIDO COCHE)

-¡Adiós! -¡Adiós!

Laralala, laralá.

Dice: "Gambita, gambita, ¿dónde están tus padres?".

Dice: "En un cóctel, macho".

¡No vayas, gilipollas, que te van a comer!

-Tú no digas nada. -No, yo no digo nada.

-Hala, a hablar. -No digas nada.

Yo sé lo que les tendríamos que aplicar.

¿El sistema de tortura número 69 te parece bien?

-¡Sí! -El 69 no, porque me da un asco.

-¡Yo soy Carlos! -Eres Carlos, el de los...

-¿Largos? -¡Eso!

(RÍEN)

Tempo.

Vente a bailar al Camerún.

Camerún, con ese ritmo que lleva meneo, meneo, eo.

Con nosotras, Gomaespuma.

¿Tú no tienes anécdotas de pequeño? ¿Eras rico o algo?

Yo es que tengo anécdotas muy entretenidas, como por ejemplo...

-Esta es muy divertida. -El día que mataste aquel tío.

Yo tengo anécdotas muy divertidas,

como una vez que tenía un perro y me regalaron un gato

pero ya no era lo mismo.

-Espera. -Uno, dos...

-¿Y tú qué con el tres? -Dos.

Éramos 60 hermanos y vivíamos en una lata de tomate.

Pero se lo cuentas a la juventud y no se lo cree.

-Qué pobres. -Pero espérate.

Una, dos y tres. Una, dos y tres.

Aquí está don Juan Tenorio en busca de doña Inés.

Quiero hablar con el padre de doña Inés.

Con él habláis, decid.

-¿Sois vos? -Sí.

Pues a sus pies, soy el padre de Juan.

Estamos preocupados y queríamos hablar con ustedes

a ver qué hacemos con los chicos ya por fin.

Yo tenía ganas de hablar con usted,

yo estoy encantado con la relación que tienen.

Ahora, algunas preocupaciones tenemos, ¿sabe usted?

Por ejemplo, cosas que le dice su Juan a mi Inés.

¿Qué le dice? Dígame, estamos interesados.

Nos viene que dice que va a estudiar y viene con la guitarra cansado.

Es que viene todas las noches a cantar en la celosía.

-Mi mujer sufre de insomnio. -Vaya.

Es amor y por ellos lo que sea, pero canta tan mal su Juan.

Ya le he dicho yo que a ver si enviando unos discos.

Pero por lo visto va en serio.

Si puede, tenemos radiocasete, mande unas cintas.

Unas cintas le mando, ya le he dicho, le voy a regañar.

A sus 49 años, salir por las noches todos los días...

-¿49 tiene ya? -49 tiene ya.

-Está hecho un hombre. -Acaba de terminar los estudios,

a ver si le colocamos. -Ya.

Me ha dicho que la Inés está muy emocionada, ¿no?

Que ya le ha dicho: "Me habéis dado a beber un filtro infernal

que a rendiros os ayuda la virtud".

-Sí, pero mi Inés no bebe. -¿Nada?

-Vino en las comidas. -Nos falta una botella de Rioja

y como lo del "filtro infernal", que yo no tengo estudios,

pero a lo mejor la tienen ustedes en casa.

No, mi Inés es muy formal.

Dirá que no os incita.

Arde mi alma, palpita.

Estoy un poco preocupado por otra cosa.

-A ver. -Su Juan no deja de decir a mi Inés

que su amor no es esa chispa fugaz que cualquier ráfaga apaga,

que es incendio que se traga cualquier cosa, inmenso y voraz,

y claro, uno se preocupa. -Claro, claro.

Teníamos un primo en Melilla que jugando con cerillitas,

como la juventud tiene gustos raros, nos quemó todo.

-Qué barbaridad. -No vea qué disgusto.

Luego lo vendimos como pincho moruno.

Estamos preocupados porque su Inés dice que el aliento le envenena,

que las palabras le alucinan y su rostro le fascina,

y está el chico con el cepillo de dientes dándose.

Mi Inés de halitosis no, es muy limpia.

Después de cada comida, se pega unos refregones...

De verdad, Paloma mía,

que no nos lo impide nada.

Y si no quedáis preñada, volveremos otro día.

Para acabar, nos preocupan cosas que le dice su Juan.

-Le ha dicho lo de "paloma mía", ¿no? -Lo de paloma pase, pero lo de gacela

que aquí en la familia, de eso no somos ninguno.

Pues ya le regañamos sin merienda, no se preocupe.

Por favor, recuerdos a su Juan.

-Nada, le da usted un saludo a Inés. -A ver si nos conocemos un día.

Vale, a ver si nos vemos.

-Muchas gracias. -Encantado, adiós.

(Música)

Al Uruguay, guay, yo no voy, voy.

Porque temo naufragar.

Al Uruguay, guay, yo no voy, voy.

Porque temo naufragar.

Nosotras somos modernas hagamos lo que hagamos.

Si bebemos en bota, incluso podemos tatuarnos un nombre extranjero

alrededor del mismísimo ombligo, y seguimos siendo modernas.

Lo llevamos indeleble aun besando.

O sea que, por ejemplo, tú tienes una opinión un día,

y al día siguiente la contraria.

Pues no te importe, tú cambias con los tiempos.

Y si no cambia él, se ha anquilosado.

Al Uruguay, guay, yo no voy, voy.

Porque tengo temo naufragar.

Ahora. ¡Olé!

Las Veneno.

¿En qué consisten esos diálogos consigo misma?

Pues mire usted, por ejemplo, que yo me decía:

"Hija, Asun, no te comas ese bollo que verás cómo te vas a poner".

Y yo misma me respondía:

"¿Y a ti qué más te da cómo te pongas?".

Yo misma me respondía y me decía:

"Es que no voy a gustar a mi marido".

-Anda, que para el caso que te hace. -Y yo misma me decía:

"Pero a lo mejor no le gusto porque no hago nada para ganármelo".

-¿No será ese problema de tu marido? -Pues a lo mejor sí, o a lo mejor no.

¿Lo ves, tonta? No lo pienses más y cómete ese bollo de una vez.

Y así a lo tonto, terminaba comiéndome el bollo.

Por favor, casi me vuelvo loca.

No me extraña, hija. Yo sin ir más lejos cuando...

Un momento. Asun, ¿cómo consiguió solucionar su problema?

Pues fui a ver a un parapsicólogo, tocólogo, vidente, futurólogo,

y me dijo que tenía que respirar,

que eso ya lo hacía yo, mayormente para no morirme.

¿Y dice usted que le fue bien, Asun?

Hombre, ya no he vuelto a hablar más conmigo misma.

¡Ay, qué alegría, Asun! Cuéntanos.

-Ahora hablo con una señora.

(IMITA TECLAS TELÉFONO)

Agencia Nosotros lo buscamos, ¿dígame?

¿Agencia? Sí... Mire, quería uno...

-No sé. -¿Lo quiere usted grande?

Bueno, ¿cómo le diría yo...? (RÍE)

Con que sea cumplidito... me vale.

¿Accesible?

Sí, claro, para eso llamo. ¡Olé!

Bien, me imagino que lo querrá muy alto.

No necesariamente, porque yo soy bajita, ¿sabe?

Vamos a parecer el Dúo Sacapuntas. (RÍE)

-Muy bien, entonces muy bajo. -Venga.

-¿Cuánto quiere pagar al mes? -Pues... ¿qué?

Que cuánto quiere usted gastarse al mes.

-¿Ah, pero lo tengo que pagar yo? -¿A quién está llamando?

-A una agencia matrimonial. -No, perdone.

Esto es una agencia, pero inmobiliaria.

¿Qué?

Por lo que veo, todavía no hemos conseguido llegar

a los 10 millones de espectadores. -Faltan 500 000.

-¡Haz algo! -¿Qué quieres que haga?

No sé...

-Bájate los pantalones. -¿Qué?

-Cuenta lo tuyo con Sarah Ferguson. -¡No, por "dos"!

(Música)

Nos cogemos de la mano, cerramos los ojos...

-¿Sí? -Y decimos: "Vámonos a televisión".

Vamos.

(Risas)

¡Ahí va! ¡Pero si estamos en la televisión!

Yo es que veo muy poco la televisión, solo cuando la tengo encendida.

Como yo preparo la paella, no hay quien la prepare en España.

¡Anda!

-Yo a la paella le pongo arroz. -¡Jo, macho! ¡Qué invento!

Si les hablamos sobre la televisión, vean lo que ocurre.

-Esto es lo que puede ocurrir. -Claro.

Por eso, niños queridos,

nunca en la vida os subáis encima de un televisor.

Como se enteren en Valencia de esto.

-Ya sé que me han copiado. -¿Ah, sí?

Pero yo le pongo luego lentejas, y luego le pongo dos melones,

y encima de los melones le pongo un besugo.

-¿El besugo para qué? -Para que vigile los melones.

Ah.

Ay, qué pena más rara llevo, madre.

La tengo 15 o 16 horas en el horno,

la saco del horno y le pongo nata, anchoas,

y una capa leve... ¿Comprendes? -Sí.

-De queso rallado. -Sí.

Y queda una porquería de paella.

¡Ay, madre!

¿Para qué habré nacido guapa yo, madre?

¿Se va usted a afeitar todo el cuerpo?

-No, solo la cara. -¿No le afeito las muelas?

No, las muelas las tengo recién afeitadas.

Son las muelas maternas entonces. (RÍE)

¿Sabe a quién he afeitado mucho? Venía todos los días a afeitarse.

-No. -A don Ramón del Valle Inclán.

-Tenía la barba que tenía. -Claro.

Yo antes me afeitaba mucho, cada cinco minutos.

Qué barbaridad, ¿le crecía mucho la barba?

No, que no tenía nada que hacer.

(GRITA)

Ay, mi "yorona". ¡Con "elle"!

En mí tu amor...

-¿Se afeitaba cada dos por tres? -Sí.

Pues cambia pronto de ropa, llorón,

o pillas un resfriado.

Tiene usted una barba bastante...

-Yo quisiera que, una vez enjabonado, -¿Sí?

me afeitara, pero no todos los pelos de golpe,

sino uno sí y otro no.

-Uno sí, otro no. -Uno sí, otro no.

¡Vale, eso está hecho!

Ay, ay, ay, ay.

(Música)

Así me gusta, ha subido la audiencia.

-Es cierto. -¡Fíjate!

Seguro que mi portera no conecta con la Primera cadena.

-Falta uno, ¿qué hacemos? -Llamarla, claro.

Llámala, llámala.

¿Sí, dígame?

(IMITA A HERMIDA) Lucrecia, señorita, ponga usted la Primera cadena.

Un segundo.

-¡Ea! -¡Ea!

-Ya. -Mira, está subiendo.

-¡Sí! -¡Ha tragado!

Ya, por fin, 10 millones.

¿Y quién me ha llamado?

-¿"Encanna"? -¡Ah!

(Música)

Cómo nos reímos - Dúos cómicos

18 dic 2016

¡Cómo nos reímos! se fija en los dúos cómicos. Nos acordamos de Tip y Coll, Martes y Trece, Morancos, Cruz y raya, Faemino y cansado. Pero lo cierto es que hay un montón de dúos en el humor que hay que reivindicar como Las Veneno, Las Virtudes, Franz Johann y Gustavo Re.

ver más sobre "Cómo nos reímos - Dúos cómicos " ver menos sobre "Cómo nos reímos - Dúos cómicos "
Clips

Los últimos 115 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios