www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5455687
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - El fin del dinero - ver ahora
Transcripción completa

¡7,50 el kilito de níscalos!

¡Vaya níscalos, oye, oye!

A partir de diez euros, admitimos pagos con tarjeta.

Es muy fácil sacar un plástico y firmar.

Yo vengo aquí a vender, me da igual cómo me paguen.

¿Tú llevas dinero en efectivo? No, para nada.

Desde hace ya tres, cuatro meses, siempre pago con el móvil.

Yo no tengo tarjetas. Ni tiene tarjetas.

Yo ya eso no lo entiendo.

Quiero sacar 300 euros.

¿Es un acontecimiento que venga el banco móvil aquí al pueblo?

Es una buena cosa, los pueblos necesitan dinero.

Claro. Que aquí no vivimos...

Los expertos dicen que va a desaparecer,

¿se imagina usted un mundo sin dinero en efectivo?

Aplique la tarjeta, esto es el futuro.

¿Y a quién se le ha ocurrido esta idea del lampadario digital?

Sonríe, hazte un selfie

y estarías registrada ya para subir al autobús.

Esta pantalla reconoce la cara y el importe del billete,

me llega directamente a mi cuenta bancaria.

Que dicen que se va a acabar el dinero en efectivo.

Yo creo que no, la corrupción nunca se va a acabar.

Esta es la materia prima de la que nosotros partimos,

esto es una aleación que se llama oro nórdico.

¿Cuánta gente paga con tarjeta de crédito?

La gente joven, la gente que viene de Madrid.

¿Te cuesta dinero a ti tener un datáfono?

En lugares como China, los mendigos están empezando a pedir limosna

con el código QR, ¿esto es imparable, Jesús?

Sí. ¿Desparecerá el dinero en efectivo?

No.

Usamos más la tarjeta o el móvil, pero, ¿conocemos los riesgos

del pago digital?

El 80 por ciento del fraude cometido es fraude con medios de pago.

Aunque ya simplemente con la numeración de la tarjeta

pueden hacernos una avería bien grande.

Si pagas con dinero electrónico puedo acabar sabiendo

casi todo de tu vida, porque están nuestros hábitos de consumo,

eso es un negocio.

El fin del dinero en "Comando Actualidad".

Lo veo como el futuro

un poco medio, largo, pero que llegar, llegará.

(Música)

¿Sabían que más de un millón de españoles no tiene bancos

ni cajeros automáticos en los pueblos donde viven?

Esta realidad es especialmente acusada en Castilla y León,

donde más del 15 por ciento de su población,

no tiene acceso al dinero en efectivo,

quien se desplaza hasta aquí dos veces al mes es el banco.

(Música)

Ahora voy yo.

Señores, ¿están aquí cogiendo el turno?

Sí, señora, exactamente, usted es la última,

porque acaba de llegar, ¿no?

¿Y es un acontecimiento que venga el banco móvil aquí al pueblo?

Es una buena cosa, porque muchas personas, como ve,

somos ya mayores y no tenemos coche

y entonces, los pueblos necesitan también dinero.

Claro. Que aquí no vivimos...

¿Cómo hace usted si no viene el autobús?

Yo tengo todavía a mi marido y me transportaría a Villacastín.

¿Villacastín a cuánto está? A ocho kilómetros.

¿Y es el cajero más cercano? Es el cajero más cercano.

¿Qué va a pagar hoy? Pues mire, esto es la visitación

de Segovia, que vamos a las clases de memoria.

¿De los mayores? De los mayores.

¿Hay que pagarlas hoy? Sí.

Le viene fenomenal que venga el autobús.

Estupendo, llevamos sin pagarlo pues casi un mes,

porque no ha venido. ¿Y usted cómo paga?

Yo no tengo tarjeta. ¿Ni tiene tarjeta?

Nada, yo vengo a cobrar todos los meses lo que me parece para mí

lo que gasto y lo demás se acabó,

lo demás está metido en la cartilla.

Y en efectivo, con el dinerito en la mano.

Si en un futuro dejamos de utilizar el dinero en efectivo

y solo se utilizasen las tarjetas. Pues me la tendría que sacar,

yo tengo 83 años, yo ya eso no lo entiendo.

¿Controla usted mejor el dinero en efectivo?

¿Controla más lo que gasta? Sí,

lo controlo más, porque si metes la tarjeta no sabes,

nada más que sacar, qué bonito eso. Claro.

¿Y si se queda sin dinero y tiene que hacer alguna compra?

Pues me apaño como pueda. ¿Le fían los vecinos?

Sí, aquí los vecinos, sí, somos de confianza.

Mira, se ríen por detrás.

¿Has sacado ya o no, mami?

Este es hijo de una de aquí. -¿Quién?

Ah, sí, es el yerno. -Yerno de Luís.

-¿Yerno? -Yerno de Luís, el de la Feliciana.

-Ah, este no lo conozco yo.

Anda, ya.

-Buenas. -Muy buenas.

-¿Qué tal? ¿Cómo estamos? -Estamos bien.

-Quiero sacar 300 euros. -Vale.

¿Se podrían firmar hipotecas en un ofibus?

¿Se podrían hacer grandes operaciones aquí?

Aquí se pueden hacer muchas operaciones,

pero la gente normalmente no lo hace,

aquí lo que se hace principalmente es eso, reintegros, pagos,

pago de impuestos, de recibos.

Decían que valoran mucho la cercanía, el cara a cara,

el verte a ti, ¿lo notas? Sí, sí, sí,

porque el hecho de utilizar una máquina,

el tener que hacerlo, para ellos es más impersonal,

una persona me dijo: "Es que para mí es el quitarme la bata

y quitarme las zapatillas, me visto porque viene el del banco".

Es la excusa. Es la excusa.

El dinero sale de ahí, ¿es una caja fuerte?

Es una caja fuerte que coge dinero y da dinero,

es una caja fuerte con todas las medidas de seguridad

igual que cualquier oficina. ¿Y hay meses de más actividad

que otros? Sí, primeros de mes generalmente,

cuando hay pagos de algún impuesto concreto, de algún recibo concreto.

¿Navidad? Navidad, sí, son fechas

donde más gente hay.

-Hasta otro día. -Vale, hasta luego.

Nos enseñaron a tener que respetar, por eso yo humildemente

les pido a esos profesores una asignatura más,

un respeto a los mayores y un poco más de bondad,

que lo que son, hemos sido

y lo que somos, serán.

(APLAUDEN)

Hace siete años que hicimos las bodas de oro.

-Es una familia muy numerosa.

-Seis nietas y cinco nietos.

¿Y ninguno vive en el pueblo? Nadie, se han ido todos fuera.

¿Tú eres el carnicero del pueblo, Jesús?

Sí. ¿Hoy se nota que es día de cobro?

Sí, tengo ahí el baúl de los recuerdos.

¿A ver? Esta es la caja de las deudas.

Eso es, vas metiendo un poquito los tickets y esas cosas.

Todo esto son gente que no tenía efectivo para pagar.

Eso es, vas dejándolo y luego cuando eso cobran y te lo traen

y te lo pagan y ya está, se termina acabando,

no hay problema. ¿Y tienes datáfono tú?

Sí, me hice con él porque la gente de Madrid, pues bueno.

¿Cuánto os cuesta tener un datáfono?

Esto al mes, si tú te pasas de mil euros, te cobran diez euros

por mes y si no llegas a los mil euros, te cobran quince.

Y luego, por cada transferencia que haces, cada cobro,

se llevan desde un 0,4 hasta un dos por ciento,

según la tarjeta que sea, si es de empresa,

si es Visa, si es nacional, si es internacional.

Te cuesta dinero a ti tener un datáfono.

¿Cuánta gente paga con tarjeta de crédito aquí?

La gente joven, la gente que viene de Madrid.

Los forasteros. Sí, más o menos.

Me pongo nerviosa.

Muchas gracias.

-¿Me has puesto la cuota bien? -Sí, ya te lo he dejado cobrado.

Que vaya bien.

(Música)

Vamos a ver, que ya sale por aquí.

Una firmita en el recuadro.

Ahí lo tiene. Buenos días, caballeros.

Buenos días.

¿Mucho dinerito lleva usted?

Pues esto porque es el cumpleaños e mi mujer

y el mío y tenemos que hacer un pequeño exceso,

ir a comer la familia

y por eso saco hoy más dinero.

¿Cuántas veces viene usted al banco?

Una vez al mes, antes había una oficina aquí,

pero ahora ya no hay, ¿comprende?

Y claro, teníamos que desplazarnos al Espinar, Villacastín.

Esto nos viene muy bien.

¿Cuántos años tiene usted? 89 voy a hacer del día 19.

¿Y paga todo en efectivo? ¿No paga con tarjeta usted?

Yo no. ¿No usa la tarjeta de crédito?

Nada, no la uso, no la uso, no, no me gusta.

Seré antiguo.

¿Y este dinerito le va a durar todo el mes?

Esto sí.

Pues nada, ahí tiene usted la cartilla.

Y ya está todo.

José Gabriel, del 2008 al 2018 se cerraron más

de 19.000 sucursales y más de 10.000 cajeros automáticos,

¿por qué? Eso fue una de las consecuencias

de la crisis financiera, otra de las consecuencias

de la crisis financiera es que a nosotros nos nacionalizaron

y la comisión europea nos obligó, una de las condiciones que puso

para ingresar el dinero fue que cerráramos muchas sucursales.

Hace diez años España era uno de los países más bancarizados,

¿nos vamos a quedar sin dinero en efectivo?

¿Dentro de diez años esto va a ser una realidad del pasado?

Evidentemente, los tiros van por ahí.

Y entiendes que en entornos como este pueblo,

el dinero de plástico sea algo más difícil.

Sí, está mucho más limitado, hay muchos pueblos que no hay

ni tiendas, si no hay ni tiendas, no hay ni un TPV,

entonces, todavía manejan el dinero en efectivo y por eso es importante

que nosotros nos acerquemos para que ellos tengan

la posibilidad de reintegrarlo de sus cuentas.

(Música)

¡Guapa, llevaros el níscalo!

¡7,50 el kilito de níscalos!

-¡Vaya níscalos, oye, oye!

Buenos días. Buenos días.

Aquí en el mercadillo, ¿cómo se paga más,

¿con efectivo o con tarjeta?

Bueno, según, hay señoras que pagan con tarjeta

y señoras que pagan con efectivo.

¿Vosotros admitís los dos pagos? Sí,

a partir de diez euros admitimos pagos con tarjeta.

Esto ya es, pues un adelanto.

¿Piensas que es un adelanto? ¿Sí? ¿Te lo dice la gente?

Sí, hombre y más clientes.

Usted, aquí paga en efectivo

y tiene aquí un colador para coger el dinerito.

Y el ticket. Y el ticket.

¿La gente como prefiere pagar aquí?

En efectivo. ¿Cómo van a pagar ustedes?

En "cash".

¿Y usted? En metálico.

También en metálico y eso, ¿por qué?

Porque yo creo que las señoras ya tenemos la costumbre

de llevar el dinero en el monedero y pagar

aquí en el mercadillo y eso,

en las tiendas ya pagamos con tarjetas.

Ellos sí cogen tarjetas, pero hay algunos puestos que no.

¿Y eso ustedes como lo valoran?

Venir a un puesto y que no se pueda pagar con tarjeta.

Pues una lata, porque hay veces que te quedas sin dinero.

Cuando vienes con algún dinero en efectivo, hasta aquí llegué,

porque esto es la "repera", acabas empezando la tarjeta,

la tarjeta..., yo reconozco que es útil, la verdad,

pero todo, pagar siempre con ella

que llega un momento que hasta para tomar un café,

vas a necesitar la tarjeta, bueno, es cuestión de costumbres,

porque la gente joven están acostumbrados a...

Con el móvil ya todo.

A lo mejor, cuanto más mayores nos hacemos,

más nos cuesta adaptarnos a lo electrónico.

No te creas, llega un momento que ya todos los mayores

estamos adaptadísimos a lo electrónico,

porque hay que evolucionar, hija.

En España hay 3.500 mercadillos y más de 100.000 personas

que vivís de esto, ¿a vosotros os sale a cuenta

que la gente venga y page con tarjeta?

Hay veces que sí y veces que no, nosotros no tenemos un mínimo

de importe, tenemos una tarifa plana que gestionamos cada uno

con nuestro banco y tenemos que hacer muy bien las cuentas

para que nos resulte, lo hacemos por prestar un servicio al público,

no porque con el banco tengamos mejor trato.

Porque al banco le pagáis una comisión.

No le pagamos, nos cobra.

Entonces, por eso sois un poco más reticentes al pago con tarjeta.

Yo vengo aquí a vender, me da igual cómo me paguen

y si hubiera que pagar con bitcoin, yo no tendría ningún problema.

O sea, yo vengo aquí y no veo señoras, veo monederos.

Buenos días, ¿qué habéis comprado? Un bolso.

He visto que lo habéis pagado en efectivo.

Sí, es una manera de saber lo que te vas a gastar.

Porque aquí en un mercadillo uno pierde un poco el control,

compro aquí, compro allá.

¿Y qué presupuesto trae uno al mercadillo?

¿50 euros, 100, un poquito más de 100?

¿Qué presupuesto aproximado?

Por lo menos 100 euros. 100 euros dice usted.

Cuando vas ustedes a un restaurante o a un centro comercial,

¿pagan con tarjeta? Sí.

Es muy fácil sacar un plástico y firmar.

-No te das cuenta de lo que vas gastando.

¿Cuántas tarjetas llevamos ahora de media cada persona?

-Yo llevo dos. -Y llevo la American Express,

la Visa, yo sí suelo llevar dos tarjetas.

-Yo creo que llevo tres.

-¿Tienes tarjeta? -Sí tengo, pero de la sanidad.

-¿Qué más quieres? -Que no tengo más dinero.

-Venga madre, pues 6,60, hija.

Oye, te estamos viendo que le dices al señor que no tienes más dinero,

¿es verdad o no? Es verdad, me lo he gastado todo.

¿En serio?

-No se puede venir sin dinero al mercado

con el género que tengo de bueno.

Pero tendrá tarjeta.

-Yo no trabaja con los bancos, no me llevo bien.

¿Y por qué no trabajas con los bancos?

Encima que hago poco dinero,

tengo que ir intercambiando dinero en el mercado...

Ya, pero perderás a lo mejor compras o ventas.

Alguna se puede perder, pero bueno, ya me conocen de muchos años,

saben que hay que pagar con metálico.

¡Venga niñas, aquí hoy regalamos!

¡Machacamos, fulminamos los precios!

¡Hoy damos duros a peseta aquí!

Esas prendas son reversibles, ¿eh? -Ya lo estoy viendo.

¿Tiene usted aquí el datáfono? Se permite pagar con tarjeta.

¿Usted se imagina que aquí en el mercadillo de Majadahonda

un día, no muy lejano, paguemos como se paga ahora

en muchas ciudades de China, con reconocimiento facial?

Que venga la gente, ponga la cara y ya ha pagado,

¿usted se imagina esto aquí?

Desgraciadamente no quiero imaginármelo,

yo he leído alguna vez la Biblia

y dicen que habrá un número

que serán marcados los que no vayan al cielo,

por eso a mí me costaría mucho trabajo

pagar con el reconocimiento facial.

¿Por qué lo relaciona usted con la Biblia?

Porque lo dice muy claro, dice que en los últimos tiempos

nos marcarán con un número en la frente

y entonces, el que no tenga ese número,

no podrá ni ir al médico, ni tener un trabajo,

ni le podrán ingresar el dinero en el banco

ni sacarlo, eso dice la Biblia.

O sea, que el reconocimiento facial usted lo ve como algo apocalíptico.

Lo veo como el futuro, un poco medio, largo,

pero que llegar, llegará.

¡Vayan pasando, vayan pasando!

¡Y el dinerillo vayan dejando!

(Música)

Si juntáramos todas las tarjetas que llevamos los españoles

sumarían 85 millones, tocamos a casi dos por bolsillo,

es el método más usado después del efectivo.

(Música)

-¿Aeropuerto? -Sí, ¿necesita justificante de pago?

-No.

-Muy bien, aproxímelo aquí si es tan amable.

Gracias.

Mira, tienes que aproximarlo aquí.

Estamos en la línea que comunica Atocha con el aeropuerto,

¿aquí la gente paga mucho con tarjeta?

Pues sí, desde que lo han instaurado

y la gente lo va conociendo, sí, porque es muy práctico.

Que aproveche. Gracias.

Hemos visto que pagas con tarjeta, ¿por qué?

Te hemos pillado en la hora de la comida.

Porque es más cómodo. Lo más cómodo.

Sí, las tarjetas de crédito que llevo son: La de débito

y la de crédito que tiene que estar aquí, estas dos.

¿Y para qué utilizas esos 20 euros que veo ahí?

Pues yo que sé, por un cafetito,

porque siempre, la lotería, alguien te pide algo de dinero suelto,

tienes que tener algo de dinero para un regalo, lo que sea.

Pero tú eres de pagar con tarjeta. Yo sí.

Ustedes también han pagado con tarjeta, ¿no?

Sí. ¿Por qué?

Por comodidad. ¿Cuántas tarjetas llevan ustedes?

¿De pago? Sí.

Dos. ¿Paga con el móvil también?

Todavía no me he adaptado a ese nuevo medio,

pero vamos, en breve.

Ningún establecimiento puede negarse a aceptar transacciones

en metálico, lo dice la ley, mientras tanto distintas empresas

está probando el pago invisible, no hace falta tarjeta,

no hace falta móvil, ni siquiera llevar calderilla en el bolsillo,

basta con que una máquina reconozca nuestra cara.

Habría que darse de alta con un correo,

que sería el que nos identificaría como usuario

y aceptamos los términos de protección de datos

y te dice "sonríe, hazte un selfie"

y estaría registrada ya para subir al autobús.

Enrique, estáis probando el pago facial

en los autobuses municipales de Madrid, ¿por qué?

Bueno, yo creo que es una manera de entrar en el autobús rápida,

no necesitas llevar un móvil ni una tarjeta,

nos quita la problemática de toda la gestión del efectivo,

que es muy complicada en una empresa de transporte.

Se ha probado en el aeropuerto de Madrid, en algún comedor

corporativo, se está probando actualmente en un supermercado,

pero todavía no hay nada definitivo, ¿qué es lo que falta?

Yo creo que hay aspectos operativos y técnicos que resolver,

temas de ley de protección de datos, temas de cultura de la gente

a querer poner su cara en un servicio como este.

Esta pantalla reconoce la cara y el importe del billete

le llega directamente a mi cuenta bancaria.

Enrique, el tema de la privacidad está en entredicho,

la regulación dice que la cara es un dato personal,

que incluso una silueta es un dato personal,

¿qué pasa con los datos, Enrique? Porque claro, esto va a una base

y luego yo ahí he dejado mi cara, mis ojos, mi cuenta bancaria,

¿qué sucede con los datos?

Bueno, lo que nosotros almacenamos no es directamente una cara,

no es algo que se pueda reconstruir y reconocer a la persona,

si no un "has", que es una especie de traducción de tu cara a datos

para que podamos identificar esa cara

que coincide con esos datos, pero no estamos reconociendo

a las personas y en ningún caso se está usando con propósito

de vigilancia o de seguridad, solo para acceder al autobús.

Se utiliza en países de Asia, también en Estados Unidos,

en el aeropuerto y tengo entendido que ha habido algún robo

de cara, esto sería, digamos, que más cómodo,

¿pero es una trampa de la comodidad?

Porque todavía no está muy testado que es lo que puede suceder,

si puede haber una suplantación de identidad.

Por los estudios que estamos haciendo y es uno de los objetivos

de los pilotos que vamos a hacer, es tremendamente complicado

falsificar una cara y con el sistema que estamos probando,

no sería posible en este momento.

¿Para ti sería mejor no tener dinero en la cabina?

Sí. ¿Por qué?

Hombre, porque al final el dinero conlleva muchas cosas.

¿Como por ejemplo?

Por ejemplo, te pueden robar,

tienes que tener muy bien las cuentas para que te cuadren,

que no te falte dinero, hay que entregar lo que te piden.

Es un engorro, la verdad.

Estamos dando vueltas porque tenemos que insistir

en que esto es un proyecto piloto, que no está funcionando.

¿Cuántos años lleva usted trabajando como conductor aquí?

20 años. ¿Y si hace diez años le dicen

que usted iba a conducir y no tener que cobrar dinero en efectivo

y que la gente iba a pagar por la cara?

Pues no me lo hubiera creído.

Pues también lo veo bien, la verdad es que sobre todo

para el propio viajero, porque muchas veces vienen

y se encuentran que no tienen dinero,

actualmente tampoco todavía no se puede pagar con tarjeta,

está implementándose en casi todos los autobuses,

pero queda un poquito de tiempo, o vienen con billetes de 50 euros.

Hay expertos que dicen que también es la trampa de lo cómodo,

que ahí se van a quedar todos nuestros datos,

¿qué pasa luego con nuestros datos?

Bueno, lo de los datos, tantas veces nos metemos nosotros en internet

en páginas que no sabemos, en una oferta que vemos,

que decimos "vaya oferta", voy a meter todos mis datos,

mi edad, mi dirección, mi DNI,

muy bien, pero luego dentro de esa letra pequeña,

pone que todos esos datos se los pueden vender

a 200.000 otras empresas.

Ignacio, tú perteneces a la multinacional que pone en contacto

al usuario y al banco que le va a cobrar

a ese usuario ese importe del billete de autobús.

El pago con efectivo tiene algunas ventajas,

pero tiene muchos inconvenientes,

yo puedo ir con mi cartera, se me pierde con mis cien euros

y automáticamente he perdido mis cien euros,

si tengo un percance con la tarjeta, solo tengo que reportarla

a mi banco y automáticamente deja de ser útil esa tarjeta.

Hace unas semanas conocíamos

que el Instituto Nacional de Estadística iba a comprar

a las compañías móviles los datos de sus usuarios

por medio millón de euros, los datos son dinero ahora mismo.

Lógicamente, nosotros somos una compañía de tecnología

pero vinculada a los pagos, con lo cual todo lo que son

los pagos electrónicos, con tarjeta, de alguna manera,

es a lo que nos dedicamos, pero nosotros no queremos imponer

ningún tipo de pago a los ciudadanos,

el futuro, nosotros lo que vemos es un mundo más allá del efectivo.

(Música)

Nuestros datos son oro para las empresas,

la regulación establece dos requisitos clave,

la letra pequeña ha de pedirnos nuestro consentimiento

y decirnos para qué se van a usar,

pero, ¿qué rastro dejamos y que contamos de nosotros

cada vez que pasamos la tarjeta?

(Música)

Jesús. ¿Cómo estás?

Vosotros sois, Jesús, un instituto de pensamiento y de investigación

sobre los temas que ocurren en la actualidad.

Como decía Ortega, sobre las cuestiones de nuestro tiempo.

Habéis hecho hace poco un estudio sobre el fin del dinero

en efectivo, ¿por qué? Uno de los grandes éxitos de España

es que nosotros crucemos los Pirineos o la raya de Portugal

con la misma moneda en el bolsillo, para la gente de mi edad,

ustedes son más jóvenes, pero la gente de mi edad

eso es muy importante, ya no hay que cambiar monedas,

gracias al euro, un gran éxito, un gran avance social, político

y económico, pero tiene algunas complicaciones,

por eso si usted usa muchos sistemas electrónicos acabaré sabiendo

cosas de su vida que seguramente no le apetecería que yo conociese.

Si me permites que te haga un pequeño esquema,

quizá podamos los dos entenderlo mejor.

Pues vamos. Por favor.

Aquí está el dinero en efectivo.

Cuando tú realizas la transacción, aquí está la tienda,

en esta transacción se mantiene el secreto,

que no es tan secreto, es la discreción de tu información.

El anonimato. Ahora, ¿qué ocurre

cuando empleas medios electrónicos? Todos estos sistemas pasan

por dos puntos: Primero, el gestor,

el PayPal es uno muy generalizado, pero ahora es ya Google

y luego está la entidad financiera y el punto tercero, el comercio.

Estos tres elementos tienen un volumen importante

de tu información, tu nombre para empezar,

tus apellidos, tu DNI,

tu domicilio. La Unión Europea ha puesto una cosa que se llama

el Reglamento General de Protección de Datos.

El problema es cuando estos, casi ninguno es europeo,

en general esos protocolos son muy diferentes,

los estándares se desploman.

¿Y por qué son tan importantes esos datos, esa información?

¿Por qué es tan valiosa?

Porque está toda nuestra vida

y sobre todo, porque están nuestros hábitos de consumo,

eso vale dinero y se convierte en un activo con el que se comercia.

Vamos a ver, Jesús, qué podemos ver con un extracto bancario

de los últimos dos meses de los pagos digitales

de una persona, a ver qué perfil socioeconómico se podría hacer.

Probablemente es una mujer. ¿Por qué sabes que es una mujer?

Porque tiene perfumería, son tipo de productos

que es menos frecuente que lo consuma un hombre.

Es una persona que viaja con alguna frecuencia.

¿Por qué sabes qué viaja? Los pagos de Renfe,

de una forma bastante reiterada. Es una persona preocupada también

por su salud y por su cuidado físico y corporal,

porque tiene los gimnasios consumo de parafarmacias,

que son relevantes.

¿Podrías saber si vive en una gran ciudad o si vive en el centro?

Con toda seguridad, vive en el centro

y vive por el barrio de Lavapiés. ¿No tendría coche esta persona?

No da la impresión, porque no veo consumo de combustibles.

Esta es la pérdida de la libertad de la que habláis vosotros.

Esta es la limitación y son riesgos asociados a un uso indiscriminado

o extensivo de todo ello.

¿A quién le interesa que paguemos con dinero digital?

Eso es un negocio. ¿Quién gana con la venta digita?

Obviamente, las empresas que gestionan estos instrumentos,

cifras de caerse de espaldas. ¿Es necesario? Sí,

es imprescindible, los sistemas electrónicos de pago

son imprescindibles, ¿pero debe de ser solo lo único?

¿Cómo pagas tú, Jesús?

Pues procuro realizarlo, lo poco que hago,

con las dos cosas.

En el mundo, Jesús, hay dos mil millones de personas

sin cuenta bancaria, aproximadamente,

podríamos pensar que no tener acceso a una cuenta bancaria

puede ser una parte de exclusión social,

en lugares como China, los mendigos están empezando a pedir limosna

con un código QR.

¿Esto es imparable, Jesús?

Sí, lo veremos aquí, lo he conocido y lo he vivido,

no solamente en China, también en otros países asiáticos.

Claro que es imprescindible los sistemas de pago electrónicos,

pero a lo mejor hay que establecer alguna protección

hacia el pago en efectivo, que es importante

y alguna regulación adicional a los pagos electrónicos.

¿Desparecerá el dinero en efectivo?

No, mientras la construcción de los estados

liberales democráticos sea la que es, no desaparecerá.

(Música)

Las monedas que todos llevamos en el bolsillo las fabrican

y elaboran 1.300 personas que trabajan

en la Fábrica de Moneda y Timbre, de Madrid y en la sede de Burgos,

si se acabara el efectivo, se acabaría también un oficio

con 26 siglos de historia.

(Música)

Alfonso, buenos días. Hola, buenos días.

Grabador jefe de la Fábrica de Moneda y Timbre,

voy a coger una silla, que llevas 39 años diseñando

las monedas que todos llevamos en el bolsillo.

Sí, en realidad la gente nunca se fija en el contenido

de las monedas, piensa "tengo un euro, dos euros, 50 céntimos",

pero es que además tiene una historia,

diseñar la moneda, componer la moneda,

los grabadores vivimos en tres disciplinas,

una, que es el diseño, otra, que es el modelado

y otra, que es el grabado. Este año, como sabéis,

se conmemora el 200 aniversario del Museo del Prado,

en el cual sacamos a las Meninas.

¿Cuántas monedas se va a acuñar?

La edición de esta pieza son 350.000 unidades,

es una muy buena cantidad para ser una moneda de colección.

El oficio de grabador tiene 26 siglos de historia,

con esta tendencia de que el dinero desaparece paulatinamente,

¿tú crees que el oficio de grabador está en peligro de extinción?

Yo creo que no, la primera moneda fue el león de Liria,

que apareció en la Península de Anatolia,

en lo que es actualmente Turquía y lo que nos está contando

la historia de los grabadores es que hace fotos fijas de las épocas,

sabemos cosas que han pasado solamente porque las monedas

se conservan, porque el papel se destruye,

pero las monedas, aunque se hundan los barcos y tal,

aparecen las monedas y las imágenes que representan eso

pues resulta que nos dan un concepto, una forma de vida.

¿Cuántas personas trabajáis en este departamento?

Pues en este departamento somos diez personas.

Aquí lo que estamos viendo es a Julia,

que es grabadora artística y lo que hacemos con la plastilina

es ir levantando los relieves para tener los volúmenes

exactamente cómo van a salir en la moneda,

trabajamos entre cuatro y seis veces más grande

en proporción, tanto en tamaño como en altura de relieve.

Desde que diseñáis una moneda hasta que la tenemos en el bolsillo,

¿cuánto tiempo pasa?

Desde que aprueban un diseño hasta que sale a la calle,

pueden pasar tres meses.

Julia, ¿cuánto tiempo llevas trabajando tú aquí?

22 años. 22 años,

¿tú eres más de efectivo o más de tarjeta?

Pues de tarjeta.

.¿No me digas? ¿En serio? Y eso, ¿por qué?

Por comodidad.

Esta es una moneda de 20 céntimos, que tengo entendido que es única,

¿por qué? Es la geometría, tiene siete mellas,

ha salido de las últimas 50 pesetas que vivieron en España.

Veas la moneda que veas, del país que sea,

Bélgica, Alemania, Francia, en la moneda de 20 céntimos,

independientemente del contenido que tenga la moneda,

tendrá sus siete muescas.

En Europa se la llama la "spanish flower"

o flor española, como aportación nuestra a la moneda euro.

Celina está grabando con los buriles,

que son las herramientas propias del oficio de grabador

con 26 siglos de antigüedad.

¿Cuánto tiempo llevas tú grabando monedas?

En comparación con mis compañeros muy poquito.

-Lleva cuatro años ya con nosotros. Ah, cuatro años.

Si dicen que se va a acabar el dinero en efectivo.

Yo creo que no, la corrupción nunca se va a acabar.

¿Y crees que la corrupción tiene que ver con el dinero en efectivo?

Por supuesto, se mueve mejor el dinero en efectivo,

no deja rastros.

José María, estas son las monedas ya acuñadas, están calientes.

En función de la demanda cada año hacéis más o hacéis menos.

Eso nos lo indica el Banco de España.

Según la tendencia actual, se supone que cada vez

va a haber menos demanda. Se supone, se supones.

Con lo cual tendríais menos trabajo.

Lo que ocurre también es que en ciertas monedas

como uno y dos céntimos, la falta de monedas

no es solo debida a que bajen los stocks,

si no que la gente tiene tendencia a dejarla en casa.

¿A qué crees que se debe esta tendencia

de que cada vez utilizamos menos dinero?

Hombre, yo creo que son las nuevas generaciones,

que su educación natural

no es lo que aprendimos nosotros,

de la moneda, el billete, si no que ellos manejan

mucho más el dinero en plástico y sobre todo, en móvil.

Esta es la materia prima de la que nosotros partimos

para fabricar las monedas,

a esto le llamamos "postel",

es una aleación que se llama oro nórdico,

es una aleación de cobre, aluminio, zinc y estaño.

No contiene níquel y fue desarrollado por evitar

las alergias al níquel.

¿Con esta aleación de oro nórdico se hacen

todas las monedas en España? No.

Solamente las de 10, 20 y 50.

(Música)

Se habla del fin del dinero y la estadística dice

que en el último año de media ha subido un cinco por ciento

la circulación de billetes en la zona euro,

los que sí están a favor del fin del efectivo, dicen que es caro

fabricarlo, ¿cuánto cuesta imprimir un billete de 20 euros?

Buenos días, Elena Tejero,

directora del departamento de emisiones y de caja

del Banco de España, la persona que más sabe

el dinero en efectivo que se mueve en España.

¿Cuál es el billete que más usamos los españoles?

Los españoles usamos los billetes, fundamentalmente de cajeros,

el de 50, en primer lugar, es el que tiene más demanda,

pero también el de 20.

Elena, estamos viendo la fabricación, en este caso,

de un billete de cien euros, quiénes dicen estar a favor

del fin del efectivo, dicen que fabricar billetes

es muy caro, ¿cuánto cuesta fabricar un billete?

Pues entre seis y diez céntimos un billete,

o sea, que es una cantidad que es, digamos, irrisoria.

Dinamarca ya ha previsto el final del efectivo,

en 2030 ya no van a permitir dinero en efectivo.

Suecia está con el 95 por ciento de transacciones

con dinero de plástico, ¿cuál es el futuro en España?

Nosotros creemos que el efectivo, en principio no es para mañana,

el efectivo es el medio de pago preferido por el 53 por ciento

de los españoles, otros medios como puede ser la tarjeta de débito

o la de crédito, están ganando,

digamos, peso de cuota de mercado,

pero sin embargo, el efectivo hay una característica

que es muy importante, bueno, primero que está respaldado

por el Banco Central, segundo, que da privacidad,

que la estamos perdiendo, ahora vamos con una tarjeta

a comprar algo y ya recibimos un montón de promociones

en función de lo que hayamos comprado, en caso de emergencia

lo fundamental son los billetes, el kit de supervivencia

de emergencia que ha establecido Suecia, ¿no?

¿Ah, sí? ¿Ha establecido un kit de supervivencia?

Sí, le llaman el kit de emergencia y es una recomendación,

en caso de guerra o en caso de crisis,

tenga usted preparado un kit de emergencia

y en ese kit de emergencia disponen que haya billetes,

digamos de poco valor, para poder hacer compras,

digamos, de pequeño valor.

¿Vamos a volver a tener el dinero debajo del colchón?

Bueno, de hecho, los tipos de interés en estos momentos

hacen que algunas personas también decidan no tenerlo

depositado, a ver si me van a cobrar en el banco

por tener depositado el dinero.

Buenos días, Roberto, ¿qué tal?

Oye, ¿me puedes decir o ver qué ha entrado esta mañana de pesetas?

-Hola, buenos días, pues sí mira, te puede enseñar, mira,

estos son los antiguos que tenemos.

Ah, los billetes de 100 pesetas, que todavía se pueden cambiar,

¿hasta cuándo? Hasta el 31 de diciembre

del año que viene, del 2020.

¿Seguís recibiendo muchas pesetas cada día?

Pues en torno a una media diaria de 45.000 euros,

más o menos, en billetes por canjear

quedan todavía 56 millones de pesetas.

¿Estas monedas que hay aquí?

Monedas que también solemos coger a diario.

2.000 pesetas.

De 2.000 pesetas, de 100 pesetas, de 25.

¿Pero no valen todas para cambiar?

No, las más antiguas de Franco, del Rey, de los años 80,

esas no se pueden cambiar, solamente cambiamos las últimas,

la última emisión, solo cambiamos esas.

Oye Roberto, ¿tú eres más de efectivo o de tarjeta?

Pues de efectivo.

¿Dónde tiene la gente guardado este dinero?

Pues los encuentran en distintos sitios, los tienen en casa,

porque han hecho alguna obra

o porque han ordenado armarios,

por cualquier circunstancia se encuentran billetes.

El billete de 10.000 con la cara del Rey Juan Carlos.

Carmen Álamo, responsable de la unidad de análisis

de billetes aquí en el Banco de España,

aquí llegan los billetes deteriorados

y también los billetes presuntamente falsos,

¿aquí hay billetes falsos? Sí, aquí tenemos alguno.

¿Cuáles son los billetes de euro en España más falsificados?

Por regla general el de 50 y el de 20,

simplemente con un sencillo método que es el de tocar, mirar

y girar el billete, cualquier ciudadano

en unos segundos es capaz de detectar cualquiera

de los billetes falsos que hasta el momento han aparecido,

el billete de banco está hecho de fibras de algodón,

con lo cual si agitamos un poco el billete, el sonido

es completamente diferente al de un papel,

que es un papel comercial.

En estas zonas, por ejemplo, de las líneas del lateral,

que tienen relieve, debido a cómo están impresos,

tú puedes sentirlo. Es verdad.

Hay algunos billetes falsos que tratan de imitar

esa característica, si miramos el billete, lo miramos al trasluz,

la marca de agua de un billete legítimo y de un billete falso,

es diferente. La marca de agua estaría aquí.

En esta zona. Al girar el billete, ya vamos al tercer paso,

esta brilla y cambia de color del verde esmeralda al azul oscuro.

¿Qué hago si me doy cuenta que tengo un billete falso en casa?

Pues lo más sencillo es, o bien dirigirse a cualquier fuerza

de seguridad del estado, a cualquier entidad financiera

o a cualquiera de las 15 sucursales que tiene el Banco de España,

lo analizamos y si resulta ser legítimo pues a esa persona

se le abonaría el importe del billete.

¿Y si resulta que no? Pues entonces, lo habría perdido.

¿Qué porcentajes de billetes falsos estarían circulando en España?

Por cada mil habitantes, hay en Europa 1,6 billetes falsos

y en el caso de España, aun esa cifra es más baja, es 1,2.

¿A qué penas se enfrenta un falsificador de billetes hoy?

El código penal dice que son penas de entre ocho y doce años.

Seguimos recibiendo también billetes falsos de pesetas,

mira, incluso aquí tenemos

cómo este falsificador imprimía los billetes,

cuando la Policía desmanteló esta imprenta pues bueno.

Todavía no los había cortado.

Oye Carmen, ¿tú ves un mundo sin dinero en efectivo?

Yo creo que no, pero esto lo tendrá que decir el futuro,

me imagino.

(Música)

Más de 200 Iglesias y Catedrales españolas cuentan ya

con el cepillo digital, en pocos segundos

se realiza un donativo de manera rápida y eficaz

y todo sin usar dinero en efectivo.

Has de marcar el número que quieres, cinco, diez.

Ahora ya lo hemos hecho, mira, se ha encendido ahí.

Tú eres Jaime, el rector de la Basílica de los Desamparados.

Sí, señora. La patrona de Valencia.

Es la primera iglesia donde su puso,

ahora ya en otras iglesias de Valencia ya existe.

Hasta hace relativamente poco, la tarjeta de crédito

solo se aceptaban para cantidades un poco grandes,

pero ahora cada vez más, la tarjeta de crédito sirve

para cantidades muy pequeñas como dos euros.

Ahí ya el "no tengo suelto" no vale.

No vale, además hoy en día hay muchas personas,

esto es internacional, ¿no? esta iglesia recibe

miles de visitantes que entran unos a quedarse para misa,

para confesarse, pero otros entran simplemente

para rezar un Ave María, para un momento.

¿Cuántos puntos de donativos tenéis en la Basílica?

Tres, tenemos también el tradicional de toda la vida.

O sea, que aquí convive el dinero en efectivo con dinero de plástico.

¿Y a quién se le ha ocurrido esta idea del lampadario digital?

Eso se me ocurrió a mí, desde niño me gustan los inventos.

Un visionario. Sí.

Y Jaime, ¿la gente acude más a este lampadario con la tarjeta

que a los otros? No, todavía acuden más a los otros.

¿Se pueden donar aquí miles de euros?

Sí, pero repitiendo, porque hay un límite de 19,

porque si tuviéramos 20 ya haría falta marcar el pin,

pero una persona que quiere dar, yo que sé, cien euros,

pues pone diez veces diez y...

-"¿Spanish?" -No, Italia.

-Italianos.

Tenemos por primera vez

para que las personas puedan poner un donativo

con la tarjeta de crédito.

¿En Italia lo tienen? No.

¿En Italia no existe? No, echas monedas.

El futuro, Jaime.

Toque cinco,

ahora aplique la tarjeta,

esto es el futuro.

La sociedad está preparándose para un mundo sin dinero metálico.

(Música)

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

El Señor esté con vosotros.

Hoy celebramos la fiesta de un Santo valenciano,

San Jacinto Transcañeda.

(Música)

Se nota que hay competencia ahora con el digital,

con el dinero de plástico. No, la gente es más tradicional.

La gente que viene a misa, ¿no? La gente que normalmente viene

a misa es más tradicional, prefiere darlo en mano,

se siente más segura.

¿Tú prefieres el cepillo en efectivo o el cepillo digital?

¿Qué te parece el atril de la tarjeta de crédito?

Yo pienso que el cepillo tradicional es más efectivo,

porque unas monedas encima las lleva cualquiera,

la tarjeta de crédito normalmente la gente de mediana edad

y avanzada, no la suelen llevar encima por miedo.

Nosotros sí que optamos por esto, porque con este modelo

cabe cantidad, igual de moneda que de papel,

y la tapadera lo que permite es que no se vea lo que se recauda

y el orificio es para que la gente no pueda entrar la mano

porque en alguna ocasión sí que nos han robado,

de poner monedas y cogernos un billete, voy a hacer un ejemplo,

mira, ¿ves? Y hacen así, ¿ves el billete? Hacen así,

cogen el billete y... ¿Tú prefieres el efectivo?

Yo para mí, sí, otra cosa es que sea un donativo,

los donativos, depende de la cantidad,

pues lógicamente hay gente que viene con un sobre

y hay gente que prefiere hacerlo por transferencia bancaria

o en este caso, se puede utilizar la tarjeta de crédito.

¿Suele hacer donativos a la Patrona de los valencianos?

Sí, suelo hacerlo cada semana,

sobre dos euros, que son cuatro velas, no lo haría digital.

Le gusta más hacer la donación en efectivo.

¿Y usted en general paga con dinero en efectivo?

No, siempre pago con tarjeta. Pero las donaciones son con "cash".

Jaime, las donaciones digitales, ¿evitan la corrupción?

¿Hacen que las donaciones sean mucho más transparentes?

Pienso que sí, en el sentido de que nosotros

como los comercios, como todos, recibimos dinero en efectivo

y luego lo contabilizamos, somos honrados, creo.

El donativo digital incrementa un 25 por ciento las donaciones,

¿lo habéis notado vosotros? ¿Somos más generosos

a la hora de dar donaciones con tarjeta?

Pienso que sí, porque por tarjeta

ya no son los diez o los veinte céntimos que llevas,

aquí se recoge en los cepillos dólares, libras,

moneda extranjera también, la podemos cambiar.

¿En efectivo? Sí, billetes de dólares o de libras,

a veces, de monedas que no podemos cambiar después,

porque te dejan una moneda de Arabia Saudita

y eso a ver qué haces con ella.

¿Y esta recaudación ahora dónde va?

Las personas encargadas, diariamente o cada dos, tres días,

según se organicen estas personas, lo que hacen es recontarlo

y ya llevarlo al banco.

Es mucho más complejo este proceso que directamente a la hucha digital

que ya va directamente al banco. Correcto.

(Música)

Dos de albóndigas, un pepito, un tabulé.

José, ¿qué estás preparando? Un bocadillo de lomo.

Y este bocadillo de lomo que estás preparando

no se va a pagar con dinero en efectivo.

No, para nada, significa que no aceptamos efectivo,

si no que aceptamos pago electrónico, puedes pagar

a través del teléfono, a través de tu tarjeta.

Solo pago electrónico. Solo pago electrónico.

¿Tú llevas dinero en efectivo? No, para nada, no uso efectivo.

Os tenemos que decir que en esta empresa no trabajamos con efectivo.

Esto de que sois un restaurante que no admite dinero en efectivo,

¿se lo decís a todos los clientes que llegan?

¿Cómo se lo toma la gente? Normalmente no hay problemas,

aunque hay gente que te dice: "Se me ha olvidado la tarjeta",

pero una incidencia de un uno por ciento.

¿Qué os parece esta medida?

¿Cómo os habéis quedado cuando os lo han contado?

A mí me parece fantástico, porque muchas veces vas sin dinero.

Desde hace ya tres o cuatro meses siempre pago con el móvil.

Tienes el móvil aquí, aprovecho para enseñar mi foto

y meto el código aquí directamente,

lo pasas por la máquina y listo.

El fraude es algo realmente complicado al pagar por el móvil,

porque el reconocimiento facial o tu huella, hombre, falsificarla,

es más complicado.

¿Cómo valoráis que estemos controlados ya completamente?

Porque pagando con tarjeta, pagando con el móvil,

las empresas saben dónde comemos, a qué hora comemos, qué compramos,

¿hemos perdido la privacidad con todo esto? ¿la perderemos más?

Quizás un poco, pero esto ya es imparable, o sea, esto ya...

desde hace mucho que Facebook, Instagram,

hay tantísimas cosas en las que estamos todo el día contando

nuestra vida que...

¿Cuántas tarjetas lleváis?

-Yo llevo dos. -Yo, tres.

-Yo, dos. -Yo, cuatro.

¿Habéis visto este sistema de negocio en otros países?

¿En otros establecimientos?

Fuera, en Estados Unidos y el resto de Europa.

Está más implantado. Claro, es lo cómodo,

al final no tienes que preocuparte de mover el dinero.

¿Cómo vais a pagar, con tarjeta o con móvil?

-Yo con tarjeta. -Yo con móvil.

Yo últimamente pago todo con el móvil

y es mucho más cómodo, al final tienes el móvil

todo el rato en la mano y esto es hacer así

y con datáfono y no tienes ni que poner un código,

hoy en día con la huella y eso se paga enseguida y es más cómodo.

Enrique, Juan, vosotros sois los creadores

de este restaurante "cashless",

que no se emplea dinero en efectivo.

¿Cómo se os ha ocurrido poner este restaurante, este negocio?

Pensamos que podría ser un valor en varios sentidos,

por un lado, de una facilidad de pago, de gestión de todo

y poner en valor, nosotros como empresa,

que al no tener efectivo, somos fiscalmente responsables

cien por cien de nuestros impuestos pagados.

Aparte de los impuestos, porque también pagas la Seguridad Social,

garantizas que el empleado cobra todo en A,

o sea, tiene más repercusiones.

Qué pasa si viene un ciudadano y dice: "Quiero pagar en efectivo",

porque los ciudadanos españoles desde que se creó el euro,

tenemos derecho a pagar en "cash",

con todos los medios legales de pago.

La realidad es que aquí cuando entra una persona lo primero que hace

es avisársele que somos "cashless" y solo aceptamos pagos con tarjetas

y cheques, si aun así, alguna vez ha pasado que a algún camarero

se ha olvidado de decirlo y hay un problema la realidad es

se ha invitado o incluso se ha ofrecido a la persona:

"Vuelve cuando puedas, nos lo pagas, facilidades".

No sé si de alguna manera las grandes marcas

del dinero electrónico os dan alguna facilidad, subvención,

algún apoyo por fomentar el pago con Visa y Mastercard.

Pues no lo hemos explorado, hasta ahora lo único

que hemos explorado es con, nosotros trabajamos con La Caixa

y les dijimos que íbamos a hacer esto y lo usamos como un poco

arma de negociar para que nos cobrasen menos comisión

por cada transacción.

Creemos que estamos anticipando una tendencia inevitable,

el sistema está yendo en esta dirección.

(Música)

Los bancos quieren que desaparezca el dinero en efectivo,

porque es más caro, los políticos para luchar contra el fraude,

las empresas de pago digitales, porque les beneficia,

pero en este contexto, la Policía alerta,

el fraude digital no para de subir,

¿estamos protegidos?

(Música)

Hola, muy buenas, ¿qué tal?

¿Llegaron los correos del fraude de las tarjetas prepago

que nos mandó la procesadora? Es que tengo ya la estadística aquí.

¿Está aumentando el fraude?

En relación con el año 2016 se han duplicado ese tipo de fraudes

con medios electrónicos, también es cierto que cada vez

se opera más. El 80 por ciento del fraude cometido electrónico

o con medios tecnológicos de tipo internet,

es fraude con medios de pago.

En el teléfono móvil ahora mismo

todos llevamos aplicaciones para comprar.

Los portales suelen tener medidas de seguridad,

suelen dar un servicio, lo mantienen,

evitan en la medida de lo posible los ataques, si nosotros trabajamos

siempre con portales seguros, reconocidos, de pasarelas de pago

que conozcamos y que sean pues fácilmente creíbles,

no habría problema en aportar estos datos.

Lo que tenemos que evitar sobre todo es facilitar datos personales

o documentación bancaria en algunos medios,

por ejemplo, el correo electrónico o entre particulares

cuando se nos solicita para hacer una transacción,

aunque ya simplemente con la numeración de la tarjeta,

pueden hacernos una avería bien grande en la cuenta bancaria.

-Tenemos aquí una serie de datos que resultan del todo interesantes.

En primer lugar, y esto nos lo aporta Eurostat.

Eurostar, que es la agencia europea de estadística.

Efectivamente, el 86 por ciento de los hogares en 2018 en España

tienen acceso a internet, en contraposición en 2009,

era el 53, estamos casi a la cabeza de internet.

En Europa. En Europa.

Se podría decir que la gran mayoría tiene acceso a internet

y por consiguiente, a los medios de pago electrónicos.

Dentro de los delitos telemáticos, la cibercriminalidad

es prácticamente la mayoría de los delitos

de los que tenemos conocimiento. Todas estas tarjetas,

que hemos intervenido en distintas operaciones, la banda magnética

de estas tarjetas ha habido un momento en el que los defraudadores

han sido capaces de borrar la información que tenía en origen

de introducirle información de la tarjeta a otra persona,

posteriormente han realizado retiradas de dinero

en cajeros automáticos u operaciones en comercios.

Esta es la tarjeta prepago, es muy fácil sacarlas por internet,

la sacas en un minuto. Efectivamente, en un minuto

sacas todo este tipo de tarjetas prepago, aportas los datos

vía internet sin estar presencialmente

y luego hay un paso en el que te obligan a aportar una documentación,

pero no deja de ser una documentación electrónica,

¿qué estamos viendo? Que las bandas o las organizaciones criminales,

o inclusive los estafadores,

aportan documentación de personas usurpadas,

es decir, documentos de identidad que han podido obtener

muchas veces en plataformas de venta,

compraventa de objetos de segunda mano, cuando no hemos tenido

la suficiente diligencia y hemos facilitado una foto,

un documento digital como nuestro DNI, con ese DNI pueden abrir

ese tipo de tarjetas prepago, cuentas bancarias

u otros productos financieros. Si tú te vas a comprar un jersey,

no te tienen porqué pedir una fotocopia del DNI,

porque con esa fotocopia luego se sacan una tarjeta, ¿no?

Efectivamente. Una leyenda urbana, probablemente,

usted me confirmará si es así o no, dice que si tú llevas

tu tarjeta en el bolsillo

y se acerca alguien con un datáfono en el tren, el metro, el autobús,

hace clic y como es "contactless" te quita 20 euros.

No, realmente ese tipo de operación objetivamente y verificada

no es posible a día de la fecha ni la hemos detectado en España,

porque a la hora de comunicarse la tarjeta "contactless",

que es una tecnología que no necesita ser introducida

ni contactar, hay un espacio mínimo de un centímetro

en el que tiene que haber la comunicación,

si una persona lleva guardada su tarjeta en una cartera,

dentro de una mochila, va en un sitio público,

con ropa, es realmente complicado que alguien se acerque

y de alguna manera esa comunicación se produzca limpia,

es decir, operativamente es complejo.

O sea, ahora mismo es una leyenda urbana.

A día de la fecha es una leyenda urbana.

Aquí tengo un ejemplo de hace escasos días de un SMS

malicioso, que le llamamos, que recibió una persona

que trabaja con nosotros y que inmediatamente

lo puso en nuestro conocimiento, te reportan, no te informan

de una supuesta incidencia y a partir de ahí te piden

todos los datos, datos que nunca te pediría el banco

bajo ningún concepto. Si te confías y se lo facilitas,

evidentemente, se los has dado a los estafadores,

que casi en tiempo real habrán accedido a tu banca electrónica

y procederán a vaciarte el saldo que tengas

y a solicitar créditos de concesión inmediata.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El fin del dinero

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - El fin del dinero

28 nov 2019

Comando Actualidad retrata la realidad a la que se enfrentan los vecinos de la mitad de los pueblos de España, más de un millón de personas no tiene banco ni cajero. El dinero en efectivo va a desaparecer, lo dicen los expertos. Los pagos digitales están reemplazando a las transacciones en metálico, pero ¿es posible un mundo sin efectivo? Los bancos quieren deshacerse del metálico porque es más caro, los políticos para luchar contra el fraude, las empresas de pagos digitales porque les beneficia y, en este contexto, la policía alerta: el fraude digital no para de crecer.

ver más sobre "Comando Actualidad - El fin del dinero" ver menos sobre "Comando Actualidad - El fin del dinero"
Programas completos (502)
Clips

Los últimos 2.882 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios