www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5390200
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Acoso escolar - ver ahora
Transcripción completa

Nunca me decían nada bonito, solo marginada, guarra,

falsa, caes fatal a toda la clase.

Mi hija llegó a tener hasta amenazas de muerte.

¿Quién me dice qué es acoso escolar?

-Es cuando una persona se mete con otra continuamente.

En todas las clases hay uno, dos, tres casos.

No es un comienzo de curso cualquiera,

se estima que uno de cada cinco escolares

puede sufrir acoso en nuestro país.

¿El acoso qué le hace a un niño?

A nivel psicológico, a nivel físico, lo rompe, lo destroza.

Los propios niños se pueden autolesionar

y es una manera de pedir ayuda, esta lesión que parece una quemadura

con esos bordes netos, no hay ninguna enfermedad de la piel,

que se parezca a esto.

Sienten miedo, sienten rabia, sienten impotencia,

sienten profundo dolor y, a veces, culpa y vergüenza.

Me costaba mucho decírselo a mi familia.

Acudías a los profesores y decían: "Son cosas de niños".

Hay un interés en los colegios en que no se sepa

que hay casos de acoso escolar por una hipotética pérdida

de la imagen o del prestigio.

Desde que un padre deja a su hijo en el colegio,

el colegio es el responsable de lo que sufra y de lo que haga.

Los profesores no estamos formados en temas de acoso escolar.

Los casos crecen y las redes sociales los multiplican,

un problema que nos afecta a todos.

El teléfono permite que el acoso sea 24 horas,

ya no te libras yéndote del colegio, si no que en tu propia casa

va a seguir el machaque continuo.

Yo me he quedado callado en casos de bullying.

En los años que yo llevo dando charlas, nadie ha levantado la mano

y ha dicho: "¿Qué hago si mi hijo es autor de acoso escolar?"

Acoso escolar en "Comando Actualidad".

Ya la gente va tomando conciencia de que esto no es una cosa de niños,

de que esto es un problema, esto es la lacra del siglo XXI.

(Música)

Se estima que alrededor de dos millones de menores

sufren acoso en nuestro país,

un drama para decenas de familias que se sienten desprotegidas

y que supera ya las fronteras de las aulas.

Hay profesores que denuncian no estar preparados,

abogados, médicos y psicólogos reciben cada vez más casos.

(Música)

Fermín, se estima que dos millones de niños en España

sufren acoso escolar,

¿cuánto tiempo llevas trabajando en casos de bullying?

Se empezó con el plan director allá por el 2007.

¿Notan que cada año hay más casos?

Sí conocemos más casos,

ya la gente va tomando conciencia de que esto no es una cosa de niños,

de que esto es un problema, esto es la lacra del siglo XXI.

Antes cuando pasaba a un chaval, lo acosaban en clase,

se acababa la clase, llegaba el viernes

y él era libre hasta el lunes, llegaban las vacaciones

y era libre cuando se iba a su pueblo con sus padres,

ahora un niño que sufre ciberacoso,

lo están machacando durante 24 horas siete días a la semana.

En un Instituo ha habido dos suicidios de dos alumnos.

Desgraciadamente, sí, por eso es un tema que nos preocupa tanto

a la Policía Nacional, es cierto que no hay clase

en ningún colegio de ninguna ciudad de España

donde no haya habido un inicio de acoso escolar,

en todas las clases hay uno, dos, tres casos.

Buenos días, tenemos una denuncia de un caso de acoso de ayer, ¿no?

-Sí, empieza por redes sociales, pero luego empieza ya a insultar

y a humillar dentro del colegio cuando se juntan allí.

-Los compañeros de judicial y la fiscalía de menores,

se hará cargo de este tema, nosotros, como siempre,

tenemos que hacer un seguimiento en el colegio, entrevistarnos

con orientador, con el director y saber cómo sigue el tema.

¿Y qué le dicen? Amenazas supergraves.

¿Cómo por ejemplo? Te voy a rajar de arriba a abajo.

Y el 34 por ciento de los casos de bullying, de acoso,

se dan en niños de diez años o menos.

¿Ha bajado la edad?

Sí, yo creo que todos los problemas en los menores van bajando la edad.

¿Cuál es el perfil de acosador y cuál es el perfil de víctima?

-No hay. -Yo creo que no hay,

normalmente la víctima es alguien que para ellos es diferente,

puede ser el más listo, el más tonto, el más alto,

el más bajo, no hay ningún...

Yo llevé un caso donde la acosadora era

la segunda que sacaba mejores notas

y la acosada era la que sacaba mejores notas.

Antes era muy importante para nosotros enseñarles a los padres

qué es el acoso escolar, ahora llevamos un tiempo

que hacemos mucho hincapié en explicarles

qué no es acoso escolar, porque muchas veces,

a mí me ha llegado aquí al despacho una madre a decirme

que quería denunciar que su hijo sufría acoso,

porque no lo habían invitado a un cumpleaños.

¿Qué es el acoso? Es humillar, vejar,

agredir uno o más compañeros

a otro compañero, siempre en el entorno escolar

y por un tiempo prolongado.

Formáis a profesores, a padres, a alumnos, pero, ¿sois padres?

-Sí.

¿Los tres? Sí.

Eso a ellos, porque la mía ya es muy grande

y los problemas míos ya son muy grandes.

Pinta fea la cosa, porque tengo dos hijos que son muy traviesos,

incluso a veces, cuando los voy a recoger,

la profesora: "Es que hoy el niño..."

"Pues mire, que yo me dedico a esto y que no soy capaz de enderezarlo"

y es mucha educación, hablar con ellos,

"hijo, eso son faltas de respeto, hay que respetar a os compañeros",

una broma se puede convertir en algo malo para el otro compañero.

(LLAMA AL TIMBRE)

-¿Sí? -Soy Fermín,

de Participación Ciudadano, ¿me puede usted abrir?

-¿Cómo estás? -Bien.

Bueno, ¿cómo está tu hija?

¿Cómo está tu hermana? -Bueno, pues bastante mejor ya.

-Ella sigue yendo al psicólogo, todos seguimos yendo.

¿Cuántas hijas tienes? Dos.

Ella, ¿qué cuántos años tiene? 19.

19, mayor de edad, no ha sufrido acoso.

Y una pequeña, ¿de cuántos años? De 14 años.

¿Cómo lo empezasteis a notar?

Pues lo empezamos a notar porque estaba un poco rara en casa.

No nos decía por qué, siempre era no me apetece hablar,

pero lloraba todo el tiempo.

¿Tu hija es una persona muy tímida, reservada?

¿Con baja autoestima? No, nunca.

Siempre una niña que se ha relacionado estupendamente

con sus amigos y con cualquier persona.

Llegó un punto en que ya no podía seguir comiéndoselo todo ella,

entonces, ella empezó a contárnoslo,

pero muy poquito, de todo lo que estaba viviendo,

o sea, ella hoy en día tampoco nos ha contado toda la historia.

Lo más duro que ha vivido tu hermana.

Pues que la tiren por las escaleras.

Que le intentaban quitar el bañador.

-Sí, tenemos clase de piscina y le intentaban quitar el bañador.

¿Cuántos la acosaban? Era un grupo,

lo que pasa es que pienso que había un niño que llevaba la voz cantante.

Lo primero, sobre todo, eran siempre insultos,

pero luego llegó un momento en el que empezaban a decirle:

"Sabemos dónde vives, vamos a ir a tu casa a pegarte"

y ahí fue ya cuando llamamos a la Policía.

Normalmente, cuando nosotros llegamos a un colegio

nos suelen dar todas las facilidades del mundo,

pero el problema persistía

y nosotros lo que hicimos fue estar muy pendiente

de que la cosa no fuera a más.

¿Cuánto tiempo estuvo sufriendo acoso tu hija?

Dos cursos. Dos años.

Tenemos que tener en cuenta que el acosador es un niño,

¿vosotros habláis con el acosador, con los padres del acosador

o con todas las partes? Hablamos con todas las partes,

en muchas ocasiones el acosador es un niño

que cuando se pone en presencia nuestra delante de sus padres

y le explicamos el alcance de lo que está haciendo,

él mismo se derrumba, se nos ha dado ese caso,

o sea, tenemos que tener en cuenta que son menores.

Una víctima necesita nuestra ayuda

y el autor necesita también que lo ayudemos

para que no siga por ese camino. ¿Y en el nuevo colegio bien?

Sí, en el nuevo colegio, bien, sí,

lo único pues que le ha costado también mucho entrar,

porque es una edad ya que los grupos en estas edades

están un poco formados, entonces, le ha costado un poquito entrar,

pero vamos, ahí no ha tenido problema de ningún tipo

en cuanto ni a insultos ni a nada.

Lo que tenemos que hacer ahora es seguir atentos,

seguir observando, hablando con orientadores del colegio

al que va, dándole mucho ánimo

y sabéis que me tenéis entregado, así que cualquier cosita,

no tienes nada más que llamarme.

-Sí, como siempre.

(Música)

Fermín, dais charlas a colegios públicos,

privados, concertados. Hoy tenemos charlas con profesores,

charlas con menores y tenemos charlas a los padres,

que son a los que les pasamos lista y suelen faltar mucho.

¿Ah, sí? ¿Son los que menos acuden?

Sí, es la pata coja del taburete.

¡Buenas!

(Aplausos)

-Buenas tardes. -¡Buenas tardes!

-¿Sabéis quiénes somos? -¡Sí!

-¿Quién me dice qué es acoso escolar?

-Es cuando una persona se mete con otra continuamente.

-Y lo más importante es que la víctima

se tiene que sentir ofendida,

porque si a mí me dicen tonto y no me molesta,

porque ignoro a esa persona, no estaría sufriendo acoso escolar.

-Yo le digo calvo. -Y a mí no me molesta,

porque ya lo tengo asumido y porque soy muy atractivo.

(RISAS)

¿Cuántos años tenéis? ¡Doce!

¿Cuántos de vosotros tenéis móviles?

La ventaja es que aquí tienen muy claro

que tienen que hacer si son conocedores de que en su clase

está ocurriendo algo que no es normal.

Una vez identificado el problema, ¿qué pueden hacer como niños?

La parte principal entre los tres actores implicados en el acoso

son los testigos y entre todos se unen a la víctima

para decirle al acosador que eso no se puede hacer.

¿Que eso nos pesa? Bueno, pues tenemos la figura del tutor,

al que hay que denunciarlo, el tutor se pone en contacto con nosotros

o directamente, si ellos no se atreven a contárselo

al tutor, nos tienen siempre a su disposición 24 horas

para ayudarles en lo que sea.

Hay muchos colegios donde tienen un buzón

en cada clase donde uno de manera anónima

puede comunicarle al profesor que no se ha dado cuenta,

porque está superoculto que "fulanito" lo está pasando mal.

Estas charlas de prevención que hacéis, de concienciación

y de formación son fundamentales, porque si no se visibiliza

el problema y se le pone nombre, ¿qué pasa?

Que la víctima va cayendo en un agujero,

va perdiendo la autoestima, va faltando a clase,

va suspendiendo y el problema se va acrecentando

y esa víctima repite y al año que viene puede ser

que vuelva a ser acosado o la manera de defenderse

sea siendo él un acosador,

o sea, lo que tenemos que tener muy claro,

yo creo que estos niños y niñas de sexto lo tienen clarísimo,

es que cuando hay algo que es delictivo,

tenemos que denunciarlo, ¿sí o no?

¿Alguna vez te ha pasado de llegar a los padres del acosador

y que digan: "No me lo puedo creer",

que estén incrédulos?

Muchísimas, bastantes más veces que que lo acepten,

siempre su hijo no es el que tiene la culpa

y si algo malo ya demostramos que lo ha hecho,

no es por culpa de él, es por culpa de los amigos.

La pregunta estrella en todas las charlas de acoso escolar

es: "¿Qué hago si mi hijo es víctima de acoso escolar?"

Todavía, en los años que yo llevo dando charlas,

nadie ha levantado la mano y me ha dicho:

"¿Qué hago si mi hijo es autor de acoso escolar?"

Estas charlas educativas se enmarcan en el Plan Director

del Ministerio del Interior, son completamente gratuitas

y las pueden solicitar todos los colegios de España.

En las grandes ciudades las imparten la Policía Nacional

y en los pequeños municipios, como este, la Guardia Civil.

Luís, eres el director del Colegio Público de San Agustín de Guadalix,

el Infanta Leonor. Correcto.

Y vienes a dar una charla preventiva sobre acoso escolar.

Efectivamente, Teresa.

¿Tú dirías que el acoso escolar en los pueblos

es más complicado que en las ciudades?

Es más complicado de trabajar por el sentido del conocimiento

y que las personas se conocen mucho, es un acoso escolar más constante,

al verse todos los días, ese acoso se puede trasladar

del centro docente a la calle

y los propios problemas de los padres entre ellos,

se suelen trasladar al centro docente.

Buenos días, ¿se puede? ¿qué tal, chicos, chicas?

Soy el guardia civil Héctor, pertenezco a un equipo de formación

que se llama Plan Director.

Como son menores de edad normalmente los acosadores,

a quién se sanciona es a los padres.

Sí, va fundamentalmente dirigido a los padres.

Hace no sé si dos o tres años, un menor de edad

le dijo a través de wasap, le escribió un mensaje,

en este caso era ciberacoso

y creo recordar que el texto concreto era:

"Prepárate, que cuando salgas del colegio te voy a pegar".

Al padre le condenaron a pagar, no recuerdo exactamente la cantidad,

pero era entre 12 o 15.000 euros de multa.

¿Y se hizo efectivo? Sí.

En el momento que hay una sentencia judicial, sí.

¿Qué pasa cuando se demuestra que hay un caso real de acoso?

¿Puede haber sanciones al menor?

Efectivamente, nuestros alumnos conocen que tenemos un reglamento

de normas básicas de convivencia que tienen que respetar.

Una falta grave sería, en este caso, pues un empujón a posta,

una agresión física.

¿Y qué sanción tiene?

Una falta grave puede desencadenar, en este caso, en una sanción

que pueda llevar a cabo que tenga que el alumno

fuera del horario escolar, tenga que realizar una actividad

en beneficio del colegio por la tarde.

También la expulsión se baraja, ¿o no?

La expulsión del centro sería en las faltas muy graves.

Una falta muy grave sería también el acoso físico o el acoso moral.

Esto contrasta con la realidad que nos encontramos,

que muchas veces son las víctimas las que se van del centro.

El acosador, raramente se ve obligado a irse.

¿Qué está pasando?

¿Por qué las víctimas se ven obligadas a irse a otro centro?

Es por lo que tenemos que luchar,

es decir, la víctima tiene todo el derecho a estar en su centro,

a recibir ese apoyo tanto del profesorado como de las familias

y hacer una labor reeducativa en esa alumna agresora

o alumno agresor que ha cometido la falta grave.

Entre todos podemos evitarlo.

Solo que hay una característica concreta,

simplemente hay que comunicarlo, hay que decirlo,

hay que hablarlo, ya sea con los padres, con los profesores,

con amigos, siempre hay alguien a quien podemos acudir.

(Música)

María, eres pediatra en la unidad de adolescencia

del Hospital de la Paz. Sí.

Vosotros, ¿cuántos casos detectáis de bullying así anualmente?

20, 25.

¿Qué sintomatología presentan estos niños?

Dolor de cabeza, dolor de barriga, problemas para dormir,

al final, todo aquello que es patología psicosomática.

Se manifiesta cuando uno está sufriendo,

al final el cuerpo habla.

¿El acoso qué le hace a un niño? Lo rompe, lo rompe.

A nivel psicológico, a nivel físico, lo rompe, lo destroza.

Yo siempre digo que el principal motivo de consulta

por el que se sienta un adolescente en nuestra silla es:

"A mí no me pasa nada" y cuando salen después de la hora,

le pasa de todo.

Daniel, buenos días.

Daniel, ¿qué tal? -Bien, todo bien.

Perdonad que os interrumpa, Daniel, ¿eres de aquí, de Madrid

o de un pueblo? No, yo vengo desde Palencia.

¿A ti que te empezó a pasar en el colegio?

Empezó el profesor a meterse conmigo,

empezó a hacerme bromas. Pero, ¿relacionadas con qué?

Pues con que siempre llevaba galletas para almorzar

y me empezó a llamar "monstruo de las galletas".

Y eso lo utilizaban otros compañeros para meterse contigo.

Sí.

Y empezó con ocho o nueve años, que es prontísimo, y fue a más.

Sí. ¿Y cuánto duró?

Pues quinto y sexto de primaria y los cuatro cursos de la ESO.

No salía de casa apenas.

Estabas completamente aislado. Sí.

¿Qué temías? ¿Si salías de casa, qué pasaba?

Pues a que me pudieran pegar los compañeros de clase.

¿Cuántos acosadores había en tu caso?

Pues si había 20 en clase, había 17.

Él ya tiene 18 años. Tu estás estudiando un módulo,

¿de qué? ¿qué estudias? Auxiliar de enfermería.

María, además de hablar, es importantísimo en cada consulta,

pesarles, medirles, tomarles la tensión,

¿en casos de acoso más severo puede afectar a su desarrollo,

a su crecimiento? Sí, como cualquier tipo de maltrato,

cualquier situación de ansiedad mantenida en el tiempo,

en el niño afecta al crecimiento.

Hemos tenido niños en silla de ruedas,

que lo que le pasaba era que tenía una situación de acoso escolar.

¿Me dices que no podían andar?

-Hola chicos. -Buenas.

-Vamos a hablar de los signos del acoso en un momentito.

He traído una presentación, la titulamos:

"Los rastros del acoso en la piel".

Raúl, ¿la piel habla?

En los casos de maltrato y de acoso escolar,

¿hay muchos niños que en su piel aparecen signos de maltrato?

Pues mira, no solo habla, si no que nosotros debemos saber leerla.

Los propios niños se pueden autolesionar,

es lo que llamamos dermatitis facticia o artefacta

y es una manera de pedir ayuda.

Esta niña viene a urgencias, después de un año

que habíamos perdido de vista, la veíamos por otra enfermedad

de la piel, esta lesión que parece una quemadura,

con esos bordes netos, no es ninguna enfermedad de la piel

que se parezca a esto.

Cuando ellos o cualquiera de nosotros en una consulta

en la calle, veas algo que no te cuadra,

pues en este caso son lesiones que no están producidas

por una enfermedad de la piel,

seas capaz de sospechar, de alguna manera,

que hay un menor en un riesgo pues de maltrato

o de abuso o de lo que sea.

Te voy a enseñar un caso de una chica de 13 o 14 años,

que sufría bullying en el cole.

Esta niña nos está queriendo decir algo,

decir, "oye, tengo una ansiedad, tengo un agobio,

tengo una situación emocional,

que me hace pedir ayuda de alguna manera.

¿Y eso con qué se lo hacía? ¿Rascándose o qué?

Pues rascándose con el boli, esta de aquí, ¿no ves?

Esta otra aquí,

o fijaros en esta zona también.

Un chaval de 13 años lo que quiere, como es normal,

es pertenecer a un grupo y no se les pasa por la cabeza

salirse del grupo, entonces ellos son capaces

de aguantar bullying, de aguantar acoso,

solo para no ser excluidos de su propio grupo.

No te puedes quedar en la patología,

tienes que ser capaz de ir un poquito más allá

y detectar que estos pacientes tienen un problema social,

un problema psicológico o están sufriendo por otra cosa

y yo creo que es nuestra obligación llegar hasta el final.

(Música)

María José, ¿a qué te dedicas?

Bueno, yo soy ama de casa, lo principal,

a lo que más me dedico es a tareas de limpieza.

Y eres una madre, que además hace aproximadamente

unos cinco años, viviste en tus propias carnes

un proceso muy doloroso, que es el acoso escolar

que sufrió tu hijo, ¿qué edad tenía tu hijo

cuando comienza a sufrir acoso por parte de otros alumnos?

Mi hijo tenía 14 años, en tercero de la ESO.

¿Qué es el acoso escolar?

¿Por qué siempre se dice que los niños en los colegios

siempre han discutido, siempre se han peleado?

Sí, para que haya acoso de verdad tiene que ser algo muy continuado

y mi hijo era lo que recibía,

continuos insultos verbales,

exclusión, que si eres un friqui, que si eres un rarito,

que si no vas de botellón, o sea, cosas así.

¿Por qué tu hijo al principio

no te contó que en el colegio le pasaba algo?

Primero porque podría ser que tuviese miedo,

sobre todo tenía miedo a este chico porque sabía que era conflictivo

y ya se había pegado con algunos por el barrio

y entonces, también tenía miedo por eso.

¿Cuándo explota todo? Explota todo en el mes de abril,

tiene un ataque de ansiedad,

le tuvimos que llevar al hospital. ¿En el colegio?

Sí, bueno, de hecho, tuvo una ingesta de pastillas,

él tomaba pastillas de la alergia

y como sabía que cuando las tomaba se quedaba muy tranquilo,

pues dijo: "Me tomo unas cuantas más a ver si aguanto el horario de hoy".

¿Quería estar sedado? Digamos.

Después de ese ataque de ansiedad que tiene Víctor

y donde se destapa todo, la situación que vivía,

¿qué ocurre?

Bueno, nosotros fuimos a hablar con la profesora,

con la directora,

bueno, poco menos nos dijo

que bueno, que se tiene que aprender a defender,

bueno, muchas cosas, que digo: "¿Defender de qué?"

Pero al ver en mayo que no habían hecho nada

y que mi hijo llegó esa noche a ese punto

de "no quiero volver a entrar ahí",

que tuvimos que llamar a una ambulancia por la noche,

porque era una ansiedad y una cosa y se puso muy irritable.

La psiquiatra de él le vio ese mismo día,

o sea, por la mañana y dijo:

"Este niño no vuelve a ese Instituto",

porque es que ve ese sitio como si fuera un auténtico infierno.

¿Cómo se siente una madre en ese momento?

Pues primero mal, porque, ¿cómo yo no me doy cuenta?

¿Cómo él no me lo cuenta?

Y acabas cambiando a tu hijo de colegio.

De colegio. Esa fue la solución que viste.

Incluso le saqué del distrito.

Prácticamente un año, intuyes que duró la situación

de acoso de tu hijo, supongo que no había

demasiado indicio, ¿no? en casa de que algo pasaba, ¿o sí?

Víctor llegaba muchas veces del Instituto y era comer

y luego se tiraba en el sofá toda la tarde acurrucado

y yo, muchas veces le decía: "Víctor, ¿qué te pasa?"

"Estoy cansado", la respuesta era "estoy cansado".

Y de ahí no lo sacabas.

Víctor al final llevaba muchos indicadores,

tenía pesadillas, no dormía,

comía a todas horas

y adelgazaba, porque perdió siete kilos.

¿Hay algún motivo para el acoso?

Tú que ya conoces tantos casos.

No, simplemente, yo creo que la que le toca, le toca.

¿Qué ocurre hoy que antes no ocurría

con los niños en los colegios?

Yo, que le di muchas charlas a padres

en colegios, les digo: "Vamos a ver,

la educación de cada niño, empieza en la casa de cada niño".

Sobreprotección, el no poner límites,

el consentirles todo,

lleva a que algunos niños, porque yo siempre he dicho,

ningún niño nace siendo malo,

o sea, a un niño le consientes hoy esto y mañana esto,

hay niños con ocho años que parece que mandan más que los padres.

Víctor, mira, esta es Julia.

Hola Víctor, ¿podemos pasar?

¿Te interrumpimos? Que estás estudiando creo, ¿no?

Ahora tienes 21 años y a los 14 sí que viviste un problema

en el colegio que era el acoso, el acoso escolar,

por parte de compañeros, ¿cómo era el perfil,

sobre todo, del principal acosador, era mayor que tú?

Solo le conocí ese año, porque era un repetidor

y era muy, muy agresivo.

¿Te daba miedo encontrártelo en un pasillo del colegio?

Sí. Recuerdas esa sensación, ¿no?

¿O en el baño? Sí.

¿Y por qué no les dices nada a tus padres?

Sentía como que yo era el problema, cuando en realidad,

luego ya me di cuenta que no tenía ningún problema.

¿Cuántas denuncias interpusisteis contra este chico?

Que era menor de edad también.

Contra este chico hay un total de cinco denuncias.

La tercera denuncia es del 19 de septiembre del año pasado,

2018. ¿Por qué?

Porque el chico este

me lo encontré en la calle y me amenazó.

¿Al cabo de tanto tiempo? Al cabo de siete años.

Pero, ¿te lo encontraste y siguió con las amenazas?

¿A día de hoy sigues teniendo miedo de esta persona?

Sí, porque pusimos la denuncia para pedir una orden de alejamiento

cautelar, la cual nos fue denegada.

María José, la historia que ha vivido tu hijo,

como la que viven muchos niños de acoso en la escuela,

¿qué ha supuesto para ti? Porque tú a día de hoy

eres la Presidenta de la Asociación Madrileña contra el acoso escolar.

Sí, año y medio después de que a él le pasó todo eso,

teníamos una vecina aquí enfrente,

y que a su hija le estaba pasando lo mismo,

¿Y cómo sabíais que le estaba pasando lo mismo?

Porque Víctor ha estado en el Instituto y vio

en alguna ocasión o presenció que la insultaban

y entonces ella sí que me apoyó para que hiciéramos la Asociación

más otra madre que había estado conmigo en el APA y las tres

hicimos la Asociación, pero la idea partió de Víctor.

¿Qué significó para ti el cambio de colegio?

Hombre, fue empezar una nueva vida.

Y aquí está vuestra Asociación,

La Asociación madrileña contra el acoso.

Sí, de hecho, hoy vamos a reunirnos con unos padres

que su hija ha sido víctima de acoso durante mucho tiempo.

-Buenas tardes. -Hola.

Raquel y Luís, vosotros tenéis una hija, ¿de cuántos años?

17 recién cumplidos.

¿Cuándo empezó el acoso escolar?

Empieza muy jovencita,

en primaria.

¿Qué indicios a los diez años te da un hijo, una hija,

en vuestro caso, de que puede estar ocurriendo eso?

Ese acoso en la escuela.

Uy, se nota muchísimo,

desde que no acude ningún niño al cumpleaños,

desde que hay aislamiento en el patio,

desde que nadie quiere ponerse en una excursión con tu hija,

o sea, son cosas ya muy evidentes. -En la misma fila que hacen

al entrar, pues ya ves que la empiezan a dejar sola.

¿Qué ocurrió después? ¿Cambio de centro?

Cambio de centro y desde el primer momento

pues un grupo de tres o cuatro niñas empezaron a tomarla con ella.

Llega al nuevo centro y lo que empieza a contar

es que ya les llega información de compañeros antiguos al nuevo,

"¿conocéis a esta niña?" "Decirla tal, hacerla tal".

Y se va contaminando, se va contaminando.

Aquí están las denuncias, los protocolos que hemos abierto

en el Instituto, las contestaciones de ellos.

Pruebas de wasap que hemos tenido, hemos recopilado.

¿De qué nivel estamos hablando? ¿De qué conversaciones?

Mi hija ha llegado a tener hasta amenazas de muerte,

o sea, amenazas de muerte, "vamos a ir a por ti",

"sé dónde vives", o sea, todo eso se ha recibido por wasap.

-La intentaron tirar por las escaleras,

empujones. -Encerrarla en un baño,

ponerle..., insultarle en su mesa,

miles de cosas, miles de cosas.

-Hemos pedido dos órdenes de alejamiento,

nos las han denegado y en el mes de octubre,

cuando mi hija ya estaba en otro Instituto, estaba superintegrada,

estaba feliz de la vida, se presentaron en la puerta de casa

esta niña y otra y le pegaron y lo grabaron.

Eso sí que tenemos una sentencia, no porque se celebrara el juicio,

si no porque antes de entrar a sala,

ellas reconocieron los hechos,

o sea, que le habían pegado y que la habían grabado.

¿Y cuál es la sentencia para ellas?

Pues fueron 60 horas de trabajo social para una

y 70 para la otra. Ya no está yendo al Instituto

vuestra hija, ¿desde cuándo?

Desde el cinco de febrero. Desde febrero de este año 2019,

está de baja. ¿Cómo está ella psicológicamente?

Está en terapia, bueno, ya lleva en terapia bastante tiempo.

Tiene diagnosticado también estrés postraumático.

¿Cómo les cambia a los padres la historia de acoso

de su hijo o su hija? Te quita horas de sueño,

no sabes cómo solucionarlo, llamas a todas las puertas,

te las cierra, todo son buenas palabras de que lo van a solucionar

y ves que no, que el problema sigue y se agranda,

te desbordas, te desbordas, porque realmente,

¿cuál es la vía tuya? La justicia,

la empleas, tal y todo se va cayendo,

nadie te va haciendo caso. -No entiendo el corporativismo

que tienen algunos profesores, o sea, no lo entiendo.

Mar, tú eres la vicepresidenta de la Asociación y también

tienes una hija, ¿de cuántos años? 16.

Que también pasó por esto, ¿no? Sí.

Aquí tienes una carta que ella escribe a posteriori

relatando algunas de estas situaciones de acoso que vivió.

Sí. "Una vez me escondieron los zapatos en el vestuario

y subí descalza hasta que alguien me dijo dónde estaban.

Nunca me decían nada bonito,

solo 'marginada, guarra, falsa, acoplada'.

'Huele a mierda cuando tú llegas',

'Todo el mundo está deseando perderte de vista'.

'Caes fatal a toda la clase'.

'No me gusta tu diadema, ni tu mochila, ni tus leotardos'.

'A ver si te doy una hostia y se lo vas contando a tu mamaíta'.

Siempre estaba golpeada, cuando no eran balonazos en la cabeza,

era un muletazo en un ojo y si no, un chichón en la frente.

Pero me decía que era cosas que pasan, accidentes del cole."

Es un machaque intenso

hacia la persona, es como matarla en vida,

es una cosa...

Pedro Manuel González, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

Julia, de "Comando Actualidad", podemos pasar, ¿no?

Pedro, tú eres un abogado especializado

ya en casos de acoso escolar, conseguiste en el 2011, además,

que un colegio indemnizase a un menor,

víctima de acoso escolar, que fue una de las indemnizaciones

más altas de la historia.

Que yo conozca, la más alta a día de hoy.

Desde tu experiencia como abogado de familia

y de víctimas de bullying, ¿no? de acoso escolar,

¿cómo actúa un colegio, una dirección, unos profesores,

cuando hay una denuncia de acoso escolar?

Hay una primera actitud de negación,

negación del hecho.

¿Tú no te has encontrado nunca con un colegio que reconozca

abiertamente que eso ha sucedido? Así es, efectivamente.

¿Con ninguno? Con ninguno.

Colegios públicos y privados. Da igual, esto es algo constante.

Malentienden, a mi modo de ver, que reconocer una situación de acoso

es que ha fallado un proyecto educativo de raíz.

Las comunidades, los gobiernos autonómicos tienen en los colegios

unos protocolos que se activan,

aquí ocurre, en la Comunidad de Madrid,

cuando alguien realiza una denuncia por acoso.

¿Qué te parecen esos protocolos?

No existen las garantías, entiendo yo,

de que lleguen a ningún lado, ni a detectar la situación,

ni a dar una respuesta a la situación de acoso.

Esos protocolos son investigaciones internas

que realizan los propios profesores, eso son, ¿no?

Sí, lo saben los propios centros y en teoría se supone

que la inspección también debe visarlos,

pero no funciona así en la práctica.

¿Qué recursos legales tienen unos padres que detectan

que su hijo está sufriendo acoso escolar?

Porque hablamos de menores, tanto la víctima como el acosador.

Exacto, pues si el menor tiene menos de 14 años,

no es responsable penalmente,

si no que en los casos de acoso escolar,

como se produce en el centro, los responsables son los titulares

del centro escolar. ¿Y qué se puede conseguir?

Pues una indemnización.

Los padres, francamente te digo,

no me he encontrado ninguno todavía que venga buscando una indemnización

porque estas cosas, además, no se pagan con dinero,

lo que buscan es un reconocimiento de que tenían razón.

¿Y si, en este caso, el acosador tiene entre 14 y 18 años?

Pues acudir a charlas sobre este tema,

acudir a limpiar pintadas,

toda esta serie de cosas y sobre todo, ya digo,

todo destinado a la reeducación, actividades de orden social.

¿Cuál es la sanción máxima

que has visto que se le ha impuesto a un acosador?

Pues el cambio de centro escolar, eso es lo máximo que ha ocurrido.

También, ojo, porque el menor acosador, yo entiendo

que es víctima también de la situación de acoso escolar,

la responsabilidad es de quienes tienen el deber

de cuidado de los menores cuando los tienen consigo.

Desde que un padre deja a su hijo en el colegio,

el colegio es el responsable de lo que sufra y de lo que haga.

¿Qué crees que tiene que cambiar

para que se reduzca el número de casos?

En primer lugar, yo creo que es la legislación,

la legislación que introduzca la obligación de tener,

no ya protocolos, si no realmente auditorías,

podíamos llamarlo así, que objetivamente,

vengan a establecer unos controles, incluso externos al propio centro,

aunque sea la administración pública.

Una consultoría y en caso de acoso funcionan de asesores.

(Música)

Carmen, muy buenas, Julia, de "Comando Actualidad".

Carmen, tú eres secretaria de la Asociación No al acoso.

Los datos más oficiales del Ministerio de Educación

dicen que en el año 2017 se superaron los mil casos

en España de acoso escolar. ¿Qué os parece esta cifra?

Ridícula, porque son muchísimos miles de casos más.

La proporción es uno de cada cuatro o uno de cada cinco, dependiendo.

Uno de cada cinco niños escolarizados,

¿puede ser víctima de acoso? Exactamente.

Entonces, tengamos en cuenta que la población escolar

son ocho millones, es una simple regla de tres,

de los que pueden estar sufriendo acoso escolar,

o sea, nada de mil casos, ojalá fueran mil casos,

estamos hablando de muchos, muchos más.

Tú eres profesora. Yo soy profesora.

Algo de lo que se quejan muchas familias, muchos padres

y madres de niño con problemas de acoso en el colegio,

es que los profesores, parece que tienen miedo

de admitir que hay un caso de acoso en su aula,

¿tienen miedo o no lo ven? ¿Cuál es el problema?

Los profesores no estamos formados en temas de acoso escolar,

porque en Magisterio no hay nada y ni en Pedagogía, ni en Psicología.

Entonces, claro, si tú no estás entrenada,

si no tienes la mirada entrenada,

si no te han enseñado lo que es el acoso,

es muy difícil, porque esto sucede lógicamente en la clandestinidad,

bajo la ley del silencio.

Y luego hay un problema de conciencia,

hay quién lo ve y no actúa. ¿Por qué? Muy sencillo,

hay un interés en los colegios en que no se sepa que hay

casos de acoso escolar por una hipotética pérdida

de la imagen o del prestigio.

Vosotros, vuestra asociación, este mes de mayo

fuisteis al Congreso de los Diputados

y fuisteis para proponer, ¿qué?

Fuimos para proponer el decálogo contra el acoso escolar,

son diez medidas. ¿Es esto que tienes aquí?

Es esto que tenemos aquí. La primera es visibilizarlo,

es decir, reconocer que existe, porque si no, no lo solucionamos.

Que se conciencie y se forme al profesorado,

no solamente una formación teórica, es que hay que concienciar

del grave problema que esto supone,

de las consecuencias tan terribles que supone para los niños,

no sabemos lo que está pasando en el interior de esa criatura

y llevan bombas de relojería auténticas,

porque sienten miedo, sienten rabia, sienten impotencia,

sienten profundo dolor y a veces culpa y vergüenza.

¿Cómo lidia un niño con todo esto? Sin un adulto no podría.

Lo más difícil es dar el primer paso y contarlo,

vamos a escuchar como varios jóvenes denuncian su experiencia

ante nuestras cámaras, son los protagonistas

de una película para combatir el acoso escolar,

un acoso que muchos de ellos lo han vivido

y lo han sufrido en su vida real.

(Música)

Víctor, ¿cómo surge la idea de juntar a estos jóvenes?

Yo dirijo la Escuela de Teatro de Castellón

y en las clases donde yo doy clases es donde ellos realmente cuentan

a través de la improvisación, cosas que ellos están sufriendo

en su día a día, pero como si fueran supernormales.

Ellos me decían cosas como:

"No me atrevo a salir a la calle".

"Aquí en clase de teatro puedo ser quién soy,

porque me atrevo, pero fuera en el colegio

o en el Instituto, no".

"Me levanto con miedo para ir al Instituto".

Entonces, dije: "¿Esto cómo puede ser?"

"¿Quién soy? Tengo una boca gigante."

Aquí cada uno habéis tenido un papel, ¿no?

Un papel y algunos un papelón.

A algunos les ha tocado ser los malos de la película, ¿no?

Lamentablemente.

He pensado luego quedar con tu novia y darle unas clases de baloncesto.

Sería el momento en el que le doy a Christian, a Raúl en este caso,

que es un momento en el que se ve claro como lo que le tiene

realmente es envidia.

-Es como las ardillas con las bellotas, pero en puta foca.

Es el claro ejemplo del líder que se hace líder,

pero realmente es la persona más débil.

Te ha tocado interpretar el papel de acosador,

imagino que cuesta, ¿no?

Sí, cuesta,

es más, la escena que hago con mi compañera Laura,

Noelia en la serie, me costó mucho y pedí perdón bastantes veces.

-Mira, te lo voy a repetir, porque parece que no has entendido.

Es que claro, es mi compañera, es mi amiga y no quiero hacerle

sentir mal ni mucho menos. Tú eres el estereotipo

del friqui, ¿no? Así es como te denominan.

Él sabe que en el fondo, las personas que se meten con él

no están bien consigo mismas, porque si tú estás bien contigo,

no tienes por qué hacer daño a los demás.

Y luego también conoce a Rocío, que es una chica que entra nueva

en el Instituto, se enamora de ella. Eres acosada y acosadora,

¿cómo puede ser eso?

Bueno, pues realmente es porque a lo largo de la película

vemos cómo se le está obligando a ejercer un doble papel a Sandra,

está siendo extorsionada por una información que tienen de ella,

en este caso, Sandra está enamorada de una mujer

y ese es el papel que no se sabe de Sandra, pero el que aprovechan

para hacerle sentir mal, el miedo al que dirán

si se enteran de que me gusta una mujer siendo una mujer,

tratando el tema de la homofobia. Y no estás nombrando esto,

que se ha metido en vuestras vidas para lo bueno y para lo malo, malo.

El teléfono permite que el acoso sea 24 horas,

ya no te libras yéndote del colegio, si no que en tu propia casa

va a seguir el machaque continuo.

Hemos subido y esto lo ha conseguido Víctor,

llevarlo a una escena, pero todo parte de una situación como esta,

habéis sufrido acoso escolar, ¿a qué edad?

Yo en mi caso, entro nueva en primero de la ESO al Instituto,

soy la compañera nueva, yo era una persona supertímida,

ahora soy muy diferente, pero yo era una chica muy tímida,

tenía mucho miedo, tenía muchos problemas

para sociabilizar con la gente y hay una chica en concreto

que era, digamos la líder de toda la clase,

pues que estuve yo en su punto de mira,

fui el blanco de todas sus frustraciones,

a lo mejor y llegué a sentirme muy sola,

llegaba a pensar, incluso, yo en el patio, ¿qué hago?

Me daba miedo cruzar para entrar al Instituto,

me daba miedo cruzar la acera. El acoso que me tocó a mí

fue sobre todo la exclusión social

el aislamiento.

Rechazo. Exacto.

En mi caso, me costaba mucho decírselo a mi familia,

yo en ningún momento llegué a decirlo.

Animo, evidentemente, a que se cuente,

porque creo que es la solución, contarlo, buscar ayuda.

Impera la ley del silencio, eso sí. Hay que callarse.

Estela, ¿a qué edad has sufrido tú acoso escolar?

Bueno, pues yo empecé desde muy pequeña,

si no recuerdo mal fue a finales de segundo de primaria,

desde que empecé a sufrir acoso.

Yo lo pasaba mal, pero decía: "Bueno, son mis amigas, es broma".

¿sabes? Lo típico, o "son cosas de niñas",

acudías a los profesores y decían: "No, son cosas de niños".

Y bueno, lo pasé muy mal.

Volvía a casa llorando

y claro, mi madre y mi padre se preocupan mucho

y hasta finales de sexto de primaria no se lo conté a ellos.

Hablamos de insultos, hablamos de agresiones.

Patatas por el pelo.

Empujones, que te tiren del pelo.

Yo que sé, que te persigan por el pasillo.

O ya no simplemente agresiones físicas, si no inventarse cosas

sobre ti para hacerte daño,

me acuerdo yo, como siempre he tenido el pelo muy largo,

un día decidieron inventarse que tenía piojos.

Creo que lo peor es estar en tu casa

y no parar de darle vueltas todo el rato a la situación,

pensar el por qué me están haciendo eso a mí

y claro, el pensar que lo están contando a los demás

y que puede llegar a más gente y que más gente se pueda reír de ti

y sufrirlo más, pues es algo que no se acaba nunca.

Cuando te ves en esa situación, a mí lo que me pasaba

es que no sabes la razón por la que hay personas

que quieren hundirte, porque tú no has hecho nada,

tú consideras que no has hecho nada malo para que te critiquen,

te maltraten, te empujen, te insulten y te sientes muy mal,

porque dices: "Tío, es que no entiendo

por qué me está pasando esto a mí, todos actúan de esa forma

por algún motivo, por sentirse mejor ellos mismos,

por en casa tener unas influencias, por X razones

que es importante que lo veas y que a lo mejor tú necesitas ayuda

en ese momento porque lo estás pasando mal,

pero esa persona que te hace daño, también lo pasa mal de otro modo

y a lo mejor lo paga contigo y hay que frenarlo

por todas las partes, porque si no frenamos

el conflicto que tiene el acosador, la víctima no va a dejar de sufrir.

¿Hay algo que os ha quedado de marca mental, psicológica?

¿Necesitáis apoyos?

Es una herida que se cicatriza y la marca siempre se va a quedar,

pero que hay saber vivir con eso, yo creo. Es importante.

Muchas personas que han sufrido bullying, luego se aíslan

ellos solos por el hecho de tener miedo a que les vuelva a pasar,

porque a mí, de hecho, me pasó, o sea, tienes ese miedo dentro

de "uy, a ver si no voy a caer bien o a ver si me lo vuelven a hacer"

y eso siempre está ahí.

Y más en esta ciudad, ha habido cinco casos de suicidio,

jóvenes de vuestra edad, ¿qué estamos haciendo mal, chicos?

Pues estamos haciendo mal muchas cosas,

los cánones de belleza, que tienes que ser

de una forma determinada, de una manera determinada

y si no entras en estas normas no escritas,

eres un motivo de burla.

¿Querer quitarse la vida cuando tienes toda la vida por delante?

Creo que ese es el problema, pensar que tienes toda la vida

y que la vida se ciñe meramente a lo que estás viviendo,

que es sufrir, ¿a quién le apetece sufrir más?

Años y años y años la misma tortura por ser como eres.

-Llegar a pensar que hay personas que, si ven la salida en esto,

en tirarse por una ventana, saltar por un precipicio,

en hacer cualquier cosa que les arrebate la vida

y con ella el sufrimiento, pone los vellos de punta y es duro.

-Yo me he quedado callado en casos de bullying

que he visto, en el compañero que tenía sentado al lado

y me he quedado callado. ¿Por qué no quieres posicionarte?

Porque, lo que ha dicho mi compañera,

la ley del más fuerte, que sobreviva el más fuerte.

No podemos erradicar algo que no vemos.

Tenemos que verlo y tenemos que mostrarlo y tenemos que contarlo

y aunque los testimonios de mis compañeras son duros,

hay que da más eco, más voz a todos estos testimonios.

(Música)

¿Es importante contar con un apoyo de expertos y de profesionales?

Yo he tenido que asesorarme, porque yo soy un profesor de teatro,

pero yo no soy experto en acoso escolar.

La Policía también vino a un coloquio como refuerzo

para explicarles lo que tú hablabas antes de lo importante que es

que sepan los delitos que tienen,

porque ellos creen que como son menores no tienen nada.

Vosotros en esta peli, aparte de reflejar una realidad social

demasiado problemática,

también queréis dar una solución.

Las realidades sociales malas también pueden ser muy buenas

y gracias a un simple punto ortográfico,

haces que una persona se entere de que no está sola,

que está apoyada.

Esto es la solución que planteáis.

En este caso, si tú sufrieras acoso estarías recibiendo esto.

Exacto.

¿Si os hubiese llegado todo ese grupo de amigos conjuntos?

-Hombre...

-Nada hubiera sido igual.

Un poco de atención, voy a presentar a Andrea,

que Andrea es la chica que os formó, ¿os acordáis?

Once jóvenes, un Instituto y son los perfectos para definir

qué es bullying.

-Miedo. -Dolor.

-Injusticia.

-Inseguridad. -Cobardía.

-Pánico. -Lacra.

-Sufrimiento. -Tristeza.

-Problemas. -Impotencia.

Es muy difícil que se enteren los padres, según habéis contado,

pero, ¿es difícil que el que esté en ese lado de la tarima,

un profesor, no se dé cuenta?

El profesor o el tutor, en este caso, es consciente

de lo que pasa en el aula, tú cuando estás en un aula

con un profesor, estás viendo en todo momento lo que sucede

y las interacciones que tiene cada alumno con otro alumno.

Por lo tanto, si tú ves que uno de los alumnos

no interacciona con el resto, tu ves que ahí está pasando algo.

Hay de todo tipo de profesores, está claro, yo he vivido profesores

que han ayudado en todo momento a sus alumnos y han intentado ayudar

al alumnado y otros momentos en los que hay profesores

que no han tenido ningún tipo de interés por sus alumnos

y si está pasando algo y hay alguien

que está siendo infravalorado, han incluso apoyado

en algún momento al que está siendo más fuerte.

¿Es importante que haya una formación hacia el profesor,

profesional para atender estas situaciones,

para que esté en alerta de lo que ocurra?

Tan importante como que ellos también denuncien, ¿no?

Exactamente, porque dentro de una clase hay mucha diversidad

y atender a la diversidad, a veces, es complicado porque estás poniendo

el foco de atención en muchas cosas, pero esto es tan importante

como que es verdad que hay que detectarlo muy pronto,

la detección temprana es la mejor forma y el profesor debe formarse.

Prevención, educación, detección,

¿castigos? Los castigos son consecuencias

negativas de algo que no está bien hecho.

Yo creo que eso tiene que estar dentro de las normas de convivencia

y todos tenemos que tener normas de convivencia.

Nos enseñan matemáticas, geografía,

historia, pero nadie nos enseña cómo gestionar nuestras emociones,

entonces, ¿cómo vamos a pedirle a un alumno, a un niño,

a un joven que está sufriendo que nos cuente,

su nadie le está enseñando a hacerlo?

Creo que es muy importante y yo también le pido al sistema educativo

que añada la asignatura de inteligencia emocional,

porque me parece muy importante aprender a gestionar

nuestras emociones y las del resto.

Con el inicio del curso,

el teléfono del Ministerio de Educación

para denunciar el acoso vuelve a sonar,

recibe una media de 1.200 llamadas al día,

hay muy pocas que acaban en una inspección educativa.

(Música)

Diana Díaz, encantada. Igualmente, gracias.

Directora del teléfono 24 horas, ¿cuál es ese número de teléfono

donde puede llamar un joven para contar su problemática?

Bueno, pues muy importante que todos los niños,

los adolescentes que tengan un problema, una dificultad,

cualquiera que sea, algo que les preocupe,

nos puedan llamar al teléfono 900 20 20 10,

que está atendido por psicólogos especializados en temas de infancia,

que estamos apoyados por abogados, trabajadores sociales,

de manera anónima y confidencial,

totalmente gratuito, para cualquier problema.

Y además tenemos otro servicio, que es

el 900 018 018,

que es específico para situaciones de acoso escolar.

Gratuito, anónimo y puede llamar cualquier persona.

24 horas y de cualquier parte de España.

Sobre todo es anónimo y confidencial,

por eso la gente también se atreve a llamar.

36.500 llamadas el año pasado,

estamos hablando de un 350 por ciento más cada año.

Las tecnologías, además, están incrementando el fenómeno,

uno de cada cuatro de los casos que atendemos,

es a través de las tecnologías y además, presencialmente.

Por tanto, el efecto y las consecuencias

son mucho mayores.

Estamos hablando de que el 90 por ciento de los casos

que hemos atendido, tiene consecuencias psicológicas

muy graves, el ocho por ciento han pensado

en suicidarse incluso como manera de resolver

esta situación de acoso escolar, incluso piensan

en las fugas, en la ideación de fugas también.

El escapar. Para escapar de situaciones

en su día a día, por eso es tan importante tener un equipo

tan profesionalizado, tan formado, tan preparado.

¿Son todos psicólogos? Todos psicólogos.

El profesional está especializado en hacer una valoración

de urgencia, de gravedad, de riesgo, de recursos personales,

que ya tiene el propio chico o chica para hacer frente a la situación

y los recursos de su entorno, la familia para nosotros

es el primer recurso, siempre que se pueda contar

y luego, la derivación a profesionales externos

que también se va a tener que hacer en una situación de gravedad.

¿La Policía está con vosotros? Bueno, tenemos un convenio

de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de seguridad

para todas nuestras líneas de ayuda,

es decir, nosotros llevamos 25 años el teléfono ANAR

atendiendo situaciones de todo tipo.

Todas las personas que están implicadas, por ejemplo,

en la escena de la violencia escolar, necesitan recibir

una ayuda, porque el acosador o el agresor

tiene actitudes violentas y por algo es,

siempre hay un por qué, pero hablamos con menores de edad

siempre de medidas reeducativas, se tiene que apostar,

porque se puede cambiar cuando uno es menor de edad,

hay que hacer un trabajo a nivel psicológico muy importante,

pero a todos los niveles.

Teléfono ANAR, buenos días.

Estás hablando con un teléfono de ayuda para niños y adolescentes.

¿Cómo podemos ayudarte?

Queremos que sepas que nadie tiene derecho a tratarte así

y que has hecho lo correcto al llamarnos.

Estamos aquí para ayudarte

y queremos transmitirte que no estás solo.

¿Y os llaman, os sueltan...?

Sí, nosotros no visualizamos el teléfono de la persona que llama.

Ah, no podéis devolverla. No, en realidad no sabemos

quién es esa persona, con nuestras habilidades

o con toda la formación que recibimos a nivel jurídico,

social, la formación que tenemos a nivel psicológico

y que además desde aquí, desde ANAR se refuerza a través del equipo

de formación, lo que tenemos es que llegar a ese niño,

a esa niña, a ese adolescente para que voluntariamente

se vincule con nosotros, entienda la necesidad de pedir ayuda

y entienda la gravedad de la situación en la que está

y poco a poco vayamos consiguiendo que nos de sus datos,

llegar realmente a esa persona física con nombre y apellidos

con la que estamos hablando.

¿Hay una franja de edad donde sea más constante el acoso escolar?

Cuando es a nivel presencial exclusivamente,

son niños más pequeños, edades más tempranas.

A partir de los diez años, incluso antes.

¿Dices que la media es de los diez?

Los diez, diez años y medio.

Cuando hablamos del componente ciberbullying, ya están implicadas

las tecnologías, hablamos de un perfil más alto de chico

o chica que lo sufre, en torno a los 13, 13 años y medio.

Claro, son las tecnologías, entonces ya es más sofisticado.

Nos estamos encontrando otras formas de violencia,

por ejemplo, tema de las manadas,

que nos está preocupando especialmente,

porque desde la línea se detectan nuevas tendencias,

también en el acoso escolar. Nuevas tendencias te refieres

a que atacan en grupo. Sí, atacan en grupo

y atacan de muchas maneras.

Pero hablamos de menores de edad. Menores de edad, sí.

Mira, él es el director de Programas.

Hola, ¿qué tal? Encantada

Le quería preguntar: ¿Cuánta gente trabaja en toda la Fundación?

En la Fundación, primero tenemos un volumen muy grande

de personas voluntarias, lo sabéis, ¿no?

Que estamos en torno a 150 psicólogos voluntarios

y hay abogados, trabajadores sociales que nos ayudan a dar

salida a la inmensa, enorme cantidad, que ya habéis visto

las llamadas que tenemos al día, una media de 1.200 llamadas diarias.

¿Quién está detrás también? ¿Quién os apoya en todo esto?

Bueno, nosotros tenemos apoyo de instituciones,

por ejemplo, una alianza que tenemos con la Mutua Madrileña,

pero también tenemos luego alianzas

con los propios Ministerios,

de hecho, hay un total de cinco Ministerios

con los que tenemos colaboración.

Por ejemplo, para las intervenciones

con Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, es el trabajo diario

nuestro, estamos en una media de tres intervenciones muy graves

al día, que eso es un niño fugado o un intento de suicidio,

una situación de abuso sexual, situaciones muy graves

que se producen en el día a día. Y luego el Ministerio de Educación

para el acoso escolar es un aliado natural nuestro.

Por ejemplo, también con Fiscalía de menores,

con quien tenemos colaboración, con el Defensor del pueblo,

con la sección que hay del defensor del menor.

Dentro de todos los programas que tenéis para ayuda del niño

y del adolescente en riesgo, el acoso escolar,

¿en qué posición está ahora mismo en vuestra escala?

El acoso escolar es uno de los principales motivos de llamadas,

pero también, desgraciadamente, tenemos casos muy graves

de situaciones de malos tratos, de violencia,

que nadie habla de ellos y que cada año se siguen incrementando.

Ves claramente como hay una enorme cantidad de famosos,

de personas de lo más variado que están colaborando

y apoyando a la Fundación ANAR, tenemos colaboradores

desde hace más de 20 años, como por ejemplo Tony Aguilar.

Por ejemplo, mira, aquí está Nasri, que es nuestra colaboradora,

-Benjamín, ¿cómo estás? -Muy bien.

Mi caso es que yo de pequeña sí sufrí el acoso escolar.

Como extranjera, cada vez que iba a un colegio nuevo,

me encontraba con esos brotes de popularidad y poder

que me miraban e iban a por mí,

porque yo era tímida, no hablaba bien el español,

se reían de mi acento,

yo quería sacar buenas notas,

no les gustaba esto.

Pues gracias a ANAR, gracias al teléfono ANAR,

pues pude superar mis problemas.

¿Tu nacionalidad es? Persa, soy persa.

Ahora española, pero cuando llegué era persa.

El bullying tiene que parar,

porque creen que es algo normal y siguen haciéndolo en su casa,

en su lugar de trabajo, con sus hijos,

con su mujer.

En un momento dado, hay que dar voz y ayuda

a los niños que lo sufren.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Acoso escolar

Comando Actualidad - Acoso escolar

18 sep 2019

Se estima que uno de cada cinco escolares puede sufrir acoso en España. Los casos crecen y las redes sociales los multiplican. El programa recoge testimonios en primera persona de jóvenes que sufren acoso y se sienten desprotegidos, o de profesores que reconocen no estar preparados para abordar un problema que supera la frontera de las aulas. Abogados, médicos y psicólogos reciben cada vez más casos.

ver más sobre "Comando Actualidad - Acoso escolar" ver menos sobre "Comando Actualidad - Acoso escolar"
Programas completos (494)
Clips

Los últimos 2.861 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios