www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3212018
Para todos los públicos Cocineros al volante - 14/07/15 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Bienvenidos a la mayor aventura culinaria jamás contada.

El primer concurso de cocina sobre ruedas.

3700 kilómetros de ruta. Recorremos todo el país.

Y empezamos en el norte. Pero acabamos en el sur, "quillo".

Y toda la emoción que cabe en una cocina...

De tres metros cuadrados.

Esto es "Cocineros al volante".

(Claxon)

Los cocineros al volante

siguen en ruta.

Por delante nos esperan

3000 kilómetros de carretera y ocho etapas.

Vamos a disfrutar de la experiencia. -Lo vamos a pasar tela.

-Pues sí. -Tela.

¡Somos todo color!

Esto va a estallar. Va a ser un antes y un después.

¿Qué esperamos de esto? -Ganar, funcionar, pasarlo bien.

-Ir a por todas. -A por todas.

Nuestro punto fuerte, o al menos mi opinión,

es la competitividad.

Le ponemos mucha pasión a lo que hacemos,

y esa es la clave del éxito cuando uno se pone una meta.

Esperamos poner un toque diferente

a los platos que tenemos que cocinar, porque somos de fuera.

Comillas es nuestro siguiente destino.

Esta villa cántabra parece sacada de un cuento. Castillos medievales,

edificios barrocos y el impresionante Capricho de Gaudí.

Sin embargo, su punto fuerte no se ve, se huele.

Estamos en temporada de bonito,

y las calles huelen a guisos marineros.

Cocineros al volante,

bienvenidos a Comillas.

Estáis aquí para ser los mejores, y solo lo logrará

el equipo que sea capaz de combinar

una cocina de alta calidad con la modernidad de una "food truck".

Los ganadores se llevarán 25 000 euros de premio

y el curso de Gestión de establecimientos

de hostelería que concede la Escuela de Hostelería Gambrinus.

Comenzamos la segunda etapa

preparando un gran festín a los vecinos de Comillas.

Querréis saber qué cocinaréis. (TODOS) Sí.

Qué elegante es el Cantábrico. Sí.

Olas, frío...

Es temporada de bonito. Es verdad.

Hacen una cazuela aquí que te quita el sentido.

¿A quién tenemos aquí? Eli. Hombre.

¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Muchos besos, pero ya veo a qué hora venís.

¿Con qué nos ponemos? Con la cebolla.

Que vienen los marineros. Yo la pelo y Urrechu la corta.

Aquí. Venga, mecachis en la mar salada.

A medias.

¿A medias? Todos tendrán relación con la mar.

Pues sí. Yo soy marinera de tierra.

Armadores de barco de pesca.

Hay que especificar. Claro.

Que la gente aprenda también.

¿Vamos con el sofrito? Con permiso. Venga, a darle ahí.

Alegría. Alegría y aceite.

Cómo echas aceite. Se nota que hay dinero en Comillas.

Las comidas, con gracia. Sí, sí.

Aparte, para estos platos, a mí me gustan las cosas cortadas

a grosso modo. Sí. A lo burro.

Hay que cortar las cosas a lo burro,

para las comidas tradicionales. Para un plato de cuchara...

Hasta que no esté transparente no echamos la patata.

Y ahora nos enseñas a limpiar un bonito.

Se empieza por la cabeza. ¿Qué parte del bonito te gusta más?

La ventresca. Sabía que dirías esa.

Este bonito, que es del Cantábrico,

es blanco. ¿Veis qué blanco es? El atún

es rojo. Y lo echaremos al guiso ahora.

Hacemos taquines.

Perfecto. Y cuando esté el guiso de patata,

se echa eso. Cuando esté en reposo.

Efectivamente. Para que no se pase de cocción.

Mucha gente no sabe, porque no se lo explican,

que tiene el pescado media hora. Eso no.

Echamos las patatitas. Traedlas.

Hay que echarlas. ¿Cuánto necesitará de cocción

desde que hierve? Cuando empieza, 20 minutos.

Perfecto. Pues nos quedamos ahí con el chu-chu.

¡Venga, marmita! Aquí está la marmita.

Aúpa, al ataque. Buen color

tiene, ¿eh? Yo voy a probar primero el bonito.

Está bueno esto. Está para ponerle un piso en Tokio.

¿Sabes qué te digo?

Que esto va al campamento. Pues venga.

Y a esta también. Pues para allá vamos.

A ver qué le enseña a los chavales. Qué rico está esto.

¿Cómo estamos?

¿Tenéis buen giro de muñeca?

Pues id calentando, que lo vais a necesitar.

Cómo se lo pasan. Dadle, dadle.

La receta de hoy requiere mucho tacto

y mucha sensibilidad.

Vais a elaborar

el orgullo de la región: el sorropotún.

¡Bien!

¿Qué es un sorropotún? -¿Qué es? Explicad, por favor.

Sorropotún -De toda la vida.

Un sorropotún de toda la vida. -¿Sorropotún?

Oliver, Ale.

No sabéis lo que es, ¿no? Nada.

-"Sorpetón". Algo rico, seguro.

-Es que no sabe hacer la "R". -No me sale.

No me sale. -Otra vez.

Sorropotún.

Sorropotún. ¡Muy bien!

El sorropotún se prepara con la estrella de la temporada:

el bonito.

¡Hala!

Pedazos de bonitos. Vámonos.

Menuda... escabechina. Esto será un episodio de "Dexter".

¿Cómo son de grandes?

(SILBA)

Ese pescado no cabe en el huevino siquiera.

Élida, tú que eres una experta, ¿algún consejo para ellos?

No puede tener espinas. Nada más.

Cuatro bonitos y siete equipos.

Debéis compartirlo, como queráis.

Pero entre dos equipos.

Como sois siete, uno puede usar la pieza entera.

Vermuneta, Jonatan, Javier,

vosotros tuvisteis la mejor tapa

en Ribadesella, así que ahora decidís

quién se queda la pieza entera

y me decís por qué.

Se la vamos a dar, con todo placer, a las Rolling Caravan.

-Gracias. -Gracias.

El bonito entero. -No me lo creo.

Se lo merecían ellos, ¿eh?

Muchas gracias. -(JONATAN) ¿Les gustó

o se cagaron en tu puta madre?

-Para mí, regalo envenenado. -Tienes razón.

(MAGDA) Vaya, cómo van a poner

la caravana las chicas con lo cuqui que la tienen.

Con tanta sangre. -Oh.

-Solo pienso en eso.

Mejor compartirla, porque nos la pelan y nos la cortan.

Javier, ¿Por qué esta decisión? -Porque

escuchamos que les gustó la receta.

-Así nos invitan a un plato luego. -Así será.

-Seguramente disfrutarán limpiando ese precioso atún.

-Eso sí.

-Claro. Es que es peor entero. Chicas, os hace ilusión.

Sí, claro. Lo veis una ventaja.

Ni ventaja ni inconveniente. Es perfecto.

El resto debéis organizaros. Os dejo para que deliberéis.

Vale.

Lo cortamos por la mitad. -Si me lo dais

limpio y cortadito. -No, no.

De dos en dos. Toma.

Cada lomo para un lado, y apañado.

(JONATAN) ¡Ahí está, dale duro! Concursantes,

tenéis 90 minutos para hacer

un espectacular sorropotún o marmita de bonito.

Vuestro reto, el preparar

un plato tradicional, pero reinterpretado, con vuestro toque.

Vale. Tenéis los mismos ingredientes.

El principal y alguno más

para incentivar vuestra creatividad, si es que la hay.

La hay, la hay.

Cada cocineta deberá hacer 20 tapas.

¿Oído? Oído.

Combinar, pensar, y sobre todo respetar los tiempos.

Al pueblo de Comillas no se le hace esperar.

Vamos a hacer hoy un sorropotún. (AMBOS) sorropotún, sorropotún.

Sorropotún. -Aquí memo... de atún.

Concursantes, ¿listos?

-¡Sí! -¡Estamos!

¡Sí! Pues cocineros,

¡al volante!

(VOZ EN OFF) La dificultad de este cocinado

radica en la limpieza del bonito,

porque la piel es muy dura pero la carne es muy delicada.

Y si se aplasta, enseguida se deshace.

Cuando lo he tenido delante he visto lo difícil que era

abrirlo, y yo sola, con las tijeras. Porque está dura

la espina. La carne suave, pero la espina dura.

(CRISTINA) Ya está, Charo.

Coge lo que necesites, Charo. No hace falta que quites la cabeza.

Como hacerle la circuncisión a alguien.

Ahí está.

Aleluya.

Lo tengo, Cris. -No tires nada.

Déjalo en las bandejas.

-Silencio. Necesito silencio.

Mi compañera, para ser la primera vez

que tiene que despiezar un bonito,

que no debe ser nada fácil, no sé si ha sido una ventaja

o un inconveniente. Pero bueno,

de todo se sale.

Dale tú, porque...

Por favor, pon las ñoras a hidratar. -Ya están.

-Pon el cazo sobre la plancha. Que caliente para el agua.

-Ya está hecho todo. Tranquila.

-Vamos. Negociemos. -A ver.

¿Estas dos y estas dos?

-Tengo el bonito. -Nos espera.

-Aconsejad. -Los mejores fogones.

-Nos quedamos lo mejor. -¿Quién cortó?

-Que no lo vi. No podía mirar. -Corté yo.

Entonces ya salieron ganando.

Me cuesta mucho.

-Las niñas espero que hayan podido aprovechar el regalo.

La Vermuneta nos ha dado un regalo envenenado.

(CRISTINA) Es más, lo han reconocido. A mí me lo ha dicho.

Que era un regalo envenenado.

-¿Te lo ha dicho? -Claro.

-Guau.

Aunque desde el otro punto de vista, igual habrían agradecido

tener algún cocinero.

No lo sé. Ya se verá el resultado.

Rollo de papel. -¿Cómo vas, Ale, tío?

Bien. Ya estoy.

-Sí. -Venga.

Bien. Bien.

Uy. Mira, tenemos dos visitantes por aquí.

Cuando tengas las espinas me las das, que así lo meto en el caldo.

Hoy nos sentimos muy felices,

porque cada vez en la cocina, que no éramos tan equipo,

lo estamos siendo.

Esto para el caldo y ya está.

Hay que seguir la línea. Con esto no podemos perder...

La tranquilidad es importante.

Chaval, echa esto a los caldos.

-¿Adónde? -Sí. Echa ya aceite...

No, a los caldos. -Ah, a los caldos.

-Ve... que se vaya haciendo. -Echando aceite y que se haga.

¿Has dicho aceite? -Sí, un buen chorro.

-¿En la grande?

-Eh... sí, claro. En la olla. -En la olla.

¿Media botella de aceite? -¡No jodas, chacho!

Para sofreír, no para freír.

¡Venga, eso justo! -He hecho un picadillo

de cebolla que... -Había piedras de cebolla así.

He tenido que repasar. -Bueno.

-Bueno. Claro que no estaba. No estaba mal, ¿sabes?

(CARLOS HIJO) Algo más fino.

Con más delicadeza, si puede ser. -Soy un poco maleta para esto.

Estamos haciendo un caldo de pescado, un sofrito de cebolla, pimiento,

pimiento rojo y ajo.

Después unificaremos todo esto,

y ahí tiene que quedar el plato terminado.

-(TANIA) Vamos a hacer un marmitako espectacular.

Es lo que cuenta. -Clásico sobre todo.

No vamos a tocar ningún ingrediente diferente. Nada diferente.

(VOZ EN OFF) El sorropotún requiere primero de un buen fumet de bonito.

Después se hace el sofrito. Además, rehogamos tomate,

cayena y laurel. Finalmente

cascamos la patata pelada en cubos,

la juntamos con el sofrito y echamos el fumet.

Cuando falten 5 minutos para acabar la cocción, corregimos de sal

y añadimos el bonito cortado en cuadrados.

¿Vas bien, Oli? -Sí. Dame un abrazo.

¡Eh!

Le voy a poner más aceite. -¿Lo echo yo?

¿De este o del otro?

-No, pero ese para dar el toque final.

Está bien. -Porque se va todo

a un lado, chef. Cocinar en un "food truck" es lo que tiene.

-Venga. -Oído, oído.

Ganó en aroma. En cuanto entraron los ajos esto empezó a parecer

otro plato ganador. -Eso esperemos.

Menudo aliado me he buscado hoy. -Va, chicos.

Acabaron todos con el pescado.

Sé que es difícil, pero... -Hay que tener

tanto respeto por este producto que las prisas no pueden ser.

Hasta Charo ha acabado.

(CANTAN)#Porque yo tengo una banda de "rock and roll".

#¡Oh! -Venga, va, hierve.

-#Porque yo tengo una banda de "rock and roll".

#Porque tú tienes una banda

#de "rock and roll". ¡Oh!#

Y que vivan los Rolling Stones. -Viva Loquillo.

Viva Alaska. -Pero somos las Rolling.

-Sí, claro.

¡Va, chicos!

Michel siempre achucha, pero es

su forma de ser. Él canaliza el estrés

de otra forma. Pero ni caso.

Ya se le pasará.

-Esto no es bonito, esto es precioso.

Ahí está. Echamos un poquito.

Esto va a estar espectacular.

Nos vamos a marcar una vacilada hoy... de todas, todas.

Me gusta. Me gusta.

Vamos con las chicas. Hola.

-Donde mis compañeras.

Sufridoras, ¿qué?

Raciones pequeñas, ¿no? -Sí.

Muy bien. -¿Qué le parece si le añadimos color

con el pimiento choricero? -Bien.

-Como no tenemos pan para coronarlo,

hemos pensado en darle un toque de color con el jamón.

-No sé qué sabor le dará. Pero debéis darle un toque personal.

¿Eh? -Vale. Arriesgaremos.

Esto no sé si hay bastante.

No sé si llegará para 20 tapas.

Concursantes, habéis agotado la mitad del tiempo.

¡Quedan solo 45 minutos!

El chef es un experto en pelar patatas.

Allí me enganchará tu madre y no me dejará

que me mueva de la cocina.

-Patatas... ¡no bailes, copón! -Dime, ¿qué hago?

Las patatas no se cuecen. -45 minutos.

-No se cuecen. Ya te lo digo yo.

-Vamos a hervirla un poco antes.

Tienes que marcarla, freírla, y luego ya, marcándola,

la reblandeces. -En la plancha no podemos.

-No, con todo el sofrito. -¡Ah!

-Ya le das una ayuda. -Ah, vale.

-Luego va todo ahí.

-No entendí nada de esto. -Claro. Te lo había dicho.

Así la patata se ablanda y ya ganaremos tiempo.

Siempre me pongo nerviosa,

me entran dudas, y él me tranquiliza: "Que no, que está quedando bien".

Y eso se agradece un montón.

Por favor. -Señor fogón, más potencia.

Más potencia. -Más, que está la patata dura.

-Energía espiritual al fogón. -Debimos hacer...

Me dan ganas de...

¿Quieres hacer el sorropotún como nuestros concursantes?

En la revista oficial de "Cocineros al volante"

te decimos cómo, la tienes cada semana en tu kiosco

con tu revista del corazón favorita.

Te contamos, paso a paso, las recetas y los momentos más divertidos

de nuestro viaje. Este número, además, cuenta con una entrevista

en profundidad a Álex Alcántara, nuestro jurado.

Escúchame. Ahora el secreto es que no se nos vaya la patata.

El punto de la patata tiene que estar... perfecto.

Te lo digo por si me olvido. -Oído. ¿Cuánto tiempo?

-10 minutos máximo. -Oído.

-¿Dónde...? -Cuidado, la cabeza.

Para lo que me sirve. -Te vas a quedar sin cabeza.

Nerviosos creo que no. -No. No.

Teníamos la tensión normal

de lo que es llegar a sacar 20 tapas en el tiempo indicado.

Muy delicada la piel del bonito. Lo que haré

será hervirlas en agua y freírlas.

Crujiente con sabor a atún.

Deberíamos ponerles caldito.

Pueden criticarnos de que esté seco, y esto es un plato de cuchara.

-No es tan mojado como... -Como el marmitako.

Coge el bonito y ve haciendo daditos

de un tamaño considerable que tú te comerías.

Pero no enormes ni pequeños.

-¿Puedo coger cualquiera? -Sí.

Lo embelleces. Lo rojo no lo eches, que es sangre.

Ya manda un poquito más, pero...

-Pero a mí, si tienes cojones. -No, te lo digo a ti.

Pero... digamos que anda un poquito lento.

Tiene que... .que se le oiga bien.

Decir: "Esto, lo otro". -Es que eres muy patán.

Ahí. Esto rojo, fuera. ¿Vale?

Luego lo cortas así y luego ya... -Taquitos.

-Taquitos, pero sin desguazarlo.

Los trozos de bonito...

-A ver qué dices. -Podían estar mejor.

-Hombre, nos ha jodido. -Vamos a ver.

Estaban bien. -Y yo podría estar

en el Caribe de vacaciones. -Ha sido casi fino.

No fino, lógicamente.

No, esto es muy gordo. Mira.

¿Vale? Esto a la mitad.

¿Qué hacéis por aquí? -Hola, buenas.

-Estamos aquí, que solo verlo

se puede comer hasta crudo. -Muy bien está eso.

Y cociendo ahí un poco. A ver, trae.

A ver cómo huele. ¿Qué tal?

Huele bien, ¿eh? Huele... bien.

El bonito no le cuezas mucho. -(CARLOS) A última hora lo meto,

cierro... -Efectivamente.

-Y con el calorcito... -Con el calorcito

de la marmita, ¿vale?

-Vale. Venga.

A darle fuerte. Suerte.

-Gracias.

Recuerda la receta, cómo...

-Yéndome a correr. -No.

Más que nada por respetar lo tradicional.

-Ah, sí. -No nos pasemos de modernos.

-Hay que poner el caldo. La cebolla ya está.

El caldo, claro...

A la plancha solo el atún. -Sí, pero muy poco hecho.

Fuera. -Pero hay que ponerle caldo luego.

-Si lo quieres hacer minimalista...

No somos de este rollo, no somos tan finos. Somos vascos.

Pero estamos para demostrar... -Basto lo serás tú.

-Vale. No, es verdad.

Yo soy basto, y ella detrás de mí: "Michel, eso no, tal".

(MAGDA) Coge el cucharón.

No seas basto.

-¡Somos bastos!

¿Qué pasa aquí? ¿Cómo estamos?

Mirad a quién os traigo. "Hello".

Contadnos qué hacéis.

Tenemos una salsita con jamón, cebolla pochada, pimiento verde,

agua de las algas, ajos, jugo de tomate...

Élida, estás alucinado, ¿no? -En colores.

¿Jamón y marmita pega?

El alga sí refuerza el bonito... Pero el bonito ya es fuerte.

Éli, la experta, no lo tiene claro.

Nos gusta... hacer cosas diferentes.

-Utilizando los ingredientes del... ¿cómo se llama el plato?

Dale, dale. (TARAREA)

-Tiene una "R". -¿Cómo se llamaba?

"Churumbao". Atún.

¿Cómo vas, chaval? -¿Eh?

A lo mío, tía. -¡Papuchi!

-Papuchi, dice. -¡Hola, guapa!

-¡Cómo trabajas! -¡Cosa bonita!

-¡Papuchi, te veo cansado!

-No estoy cansado. Esto va bueno.

Mira, ven aquí.

-Qué salvaje eres.

Qué salvaje. -Es la buena base

de la cocina. Cocinar sin prisa.

-Pero con mucho amor. -Eso es.

(TARAREA)

Hoy tenemos todo el tiempo del mundo. Al producto

no hay que meterle prisa. Se trata con cariño y dedicación.

Y es lo que hay. -Es lo que hay.

Bonito que vuela... -¡A la cazuela!

(CANTAN)#Y es que yo amo la vida y amo el amor.#

(VOZ EN OFF) Feeling Food

pierde tiempo cantando y jugando hasta que le pilla el toro.

Muy buenas. -Hola.

-Muy buenas. -A ver, ¿qué hacéis aquí?

Estamos haciendo una base de cebollita,

unos ajitos machacados

para darle el puntito bueno.

-Bien. -Metimos pimientos verdes, laurel,

y le hemos puesto ñora

para darle sabor. -Pues muy bien está.

-Le invito a que lo huela.

Esto ya tiene unos aromas... de toda la vida. Ahora,

la base queremos...

-De toda la vida, ya veremos. -Venga.

-Un poco más hacía falta de olor.

¿Y ahora por qué estáis parados? ¿Le dais caña a la patata?

Debía estar cocida ya.

Os veo tranquilos.

Daos caña, tío. -¡Corre!

¡Vamos, vamos! ¡Vamos!

¿Qué tenéis pensado hacer?

¿Está la idea bien clara? Les cuento.

Tenemos la base del marmitako, el sofrito,

con el tomate, con un buen caldo de alga combo

y las patatas y pondremos... Pero trae para oler, Javier.

Por favor, y huele.

La idea es poner esto como base.

Viste algo que no te gustó.

Te voy conociendo. -El olor a algas, yo creo.

No tiene mala pinta, pero le veo eso.

El olor a algas. Pero es el toque que le dan ellos.

¿Y la patata?

Muy pequeña. -Cuando estás en la calle,

no puedes ponerla muy grande,

porque tienes una sola mano. Cuando preparo un plato, pienso

en alguien como yo, que come con una mano.

Debes cambiar el chip a "food truck". No es un restaurante.

Espero que mañana no haya que correr. -Y si hay que correr, se corre.

Cuando corres, cocinas. -Sí. Venimos a cocinar, ¿no?

A ver tu ritmo.

Vete fuera a meter sal al plato de Somewhere.

En un platito. Que no te vean.

Por delante. ¡Eh!

¡Vete de aquí! -Que quería echaros

un poco para hacerlo salado. -¡Sabotaje de cocina!

(Alboroto)

-¡Os tiene que quedar salado!

-¿Quién me tocaba el culo?

(TANIA) Cógeles el atún, que lo tienen

muy bien cortadito. -¡Se quema todo!

¡Tania, corre!

(ALFREDO) Estoy viendo la olla, y es no empieza a hervir.

Entonces bueno, me desespero, porque he estado

esperando, pero un poco más y espero una eternidad.

Va a empezar. Vamos. Está a punto de hervir.

¡Concursantes, quedan 30 minutos! Id apurando,

que el pueblo va a entrar aquí en breve.

Esta ya está. -Vale.

Cambia de olla, porque con la grande

no tenía potencia, y la patata no se va a hacer.

El film lo ponemos porque la tapa es más grande

y para que cueza antes... -¿Para que selle?

Como un sello. -Ah, vale.

Venga, ahora. Ya.

No, no. -Vale, pero no te repitas, tía.

-Eres tú. -No. Yo ya no puedo más.

-¡Pío! -Te das cuenta, pues guay.

Yo soy una persona muy nerviosa de por sí.

Entonces a mí todo me supera muchas veces.

Venga, ¿qué hago, lo meto? -Échale.

-Vale. Espera, voy a recoger todo bien.

-Hay que triturarlo.

Está crudo. -Ya, Michel.

El pescado debe hacerse muy poquito. -¿El boniato?

O boniato... -O sea, no están hechos, dices.

-Están crudos. Puedo ir refrescando.

Lo pongo en agua y... -Yo digo los cubos de pescado.

Tú me hablas de los cubos de dentro.

A ver si nos aclaramos.

A ver si se nos acaba de cocer eso

y emplatamos echando leches. ¿Las algas?

-Están mojadas. -Hidratadas.

-Hidratadas. ¡Comillas!

¿Oléis a marmita? Esto

ya hace chup-chup, huele que alimenta.

¡Entrad, es vuestro turno!

Ya vienen, ya vienen.

Están entrando.

(VOZ EN OFF) Los vecinos de Comillas van a curiosear y a decidir

cuál les gusta más.

Los comillanos solo pueden elegir un "food truck"

y una tapa.

Hola. -Hola.

Cuánta chica guapa. -Qué bien huele.

Está... no, no.

Está dura aún, porque todavía... -Soy cocinera.

-Sí, señora. Buen ojo tienes. -Buen ojo.

Tengo que pasarlo más. Hay más caldo. -Buenísimo. Qué color.

-Pero falta sal. ¡Ay, está rota!

-No. Que no está rota. Se ha salido y punto.

-Qué susto. -Histérico.

Hola, buenas.

Una marmita, ¿no?

¿Has visto? ¡Aquí estoy!

¡Dame dos besos! ¡Dos besazos!

¿Aquí dentro, confitado?

-Sí, sí.

¿Tienes... papel? -Voy.

Jonatan, de ese lado vas a procesarme la espuma.

-Oído. -Rápido, vamos.

-Aceite. -Tiene, tiene. Vos dale.

Dame, que le echo sal.

-Oído.

-Listo, listo.

Eso es el corazón. Está bueno, ¿eh?

¡Oh! Joder.

-Hola, ¿qué tal?

-Muy buenas. -Qué bien huele.

¡Oh!

Hola. ¿Qué tal?

¡Cocineros!

¡Empezad a emplatar ya! ¡Los jueces ya están aquí!

¡A ver quién lo vende todo!

¡Oído!

Se ensucia. -Luego lo limpiamos.

-Que se cae.

¿Cómo vas, Javier? -Último plato.

-¡Muy bien!

A emplatar, va. -Venga.

Sí. Vamos a hacer la marmita.

A ver.

No sé. -En un ladito, por favor.

Te lo he dicho dos veces. -Que queda un minuto.

-Da igual. Puedes ponerlo a un lado. -Vale.

Ya verán ahora qué bueno está. Lo hicimos

con mucho cariño para el pueblo de Comillas.

Por eso, por eso.

Tú ve echando los chips. -Pero te pongo los platos.

No, yo los pongo. Pon los chips.

El momento del emplatado, más que tensión se mascaba la tragedia.

Charlie, ¿cómo va eso, así?

-Así, venga. Sí, pero hoy.

¡Concursantes, último minuto!

No da tiempo a emplatarlo entonces.

Bueno, pero vamos sacando, emplatando.

Dame plato. Dame plato.

Por favor. -Charo, toma.

Lo hemos hecho con un amor.

Íbamos bien, y mira.

Qué mono eres.

Vamos a darle cañita.

¿Cuántos llevamos? -Cuatro, cinco.

-Más.

¿Así, tanto? -Sí.

Superbueno, superfresco.

10, 9,

8, ¡Vamos, vamos!

7, 6,

5, 4,

3, 2,

1...

¡Vamos ahí!

¡Madre mía!

¡A comer, a comer!

Ponte a este lado. -Vamos, gente.

Te han faltado por poner. -No me dio tiempo.

Si me dejas emplatar... -¿Qué hacías?

Esperaba a que me dijeras que echara el chip.

-Es que hay 20 platos y tengo que decirle: "Echa el chip".

-No, perdona. -Así 20 veces.

-Bueno, vamos a llevarnos bien.

Eh... vamos a llevarnos bien.

¡Es la hora de comer!

(VOZ EN OFF) Los vecinos de Comillas solo pueden elegir un "food truck".

Y los concursantes deben esmerarse en una buena venta.

¡Por aquí! ¡No tienen que esperar! ¡Tenemos más por aquí!

¡Pónganse a la cola! ¡Gracias! ¡Bienvenidos a La Vermuneta!

Yo siempre digo la verdad.

Ellos son muy buenos y nuestro plato, el mejor.

Debo creerlo para venderlo.

¡Platos listos en La Vermuneta, calentitos y ricos!

Nos estás haciendo competencia. -¡Joni!

Señores, ¿han elegido sitio?

En La Vermuneta nos lo quitan.

-(MAGDA) ¡Es como un predicador!

-He salido a buscar comensales como sea. Mañana, un "full monty".

Eso en la calle no suele pasar. Los "food trucks"

nos respetamos el terreno. No venimos

a quitar clientela ajena.

Este es que no juega muy limpio.

¡En La Vermuneta queda el más rico de todos!

En las ferias es importante la posición,

y tenemos una gran desventaja:

estamos al final, y a la gente el último puesto le parece el peor.

Ellos nos sabotean. ¡Es mi enemigo!

-¿Qué? -¡No le escuchéis!

¡Quitando gente!

¡Venga, chicos! -¡Viva la comida!

-Mi niño, ven aquí. -¡Aquí!

¿Por qué elegiste los Maldonado? Por el olor me pareció el más rico.

Un poco de caña. Un fallo.

¿Ni un fallo? Es...

Porque el sabor que tenía...

Patricia, has elegido el Café Racer.

El mejor. ¿El mejor?

Sí. ¿Qué dices?

Como cántabra que soy, quise probar un plato distinto

para ver si era capaz de recordarme a la marmita pero con otros

ingredientes. Y totalmente.

¿Por qué elegimos los Dali's?

Pasé y fue lo que mejor... ¿Sí?

Casero, ¿eh? ¿Casero?

¿El olor acompaña al sabor? Uy.

Está un poco seco.

Sabe poco. Lo siento mucho. No, no.

Las mujeres al poder.

Chicas, la opinión de Élida. Lo siento.

La patata se tragó el caldo, Charo.

¡"Rock and roll"!

(VOZ EN OFF) La alegría de los concursantes por la cata

les dura poco. Para su permanencia solo vale la opinión del jurado.

Siempre con el público. Arrasando.

Lo vendéis muy bien. ¿Y cocináis igual?

Se intenta. -Lo intentamos.

¿Seguro? Sí.

Muchas gracias. Venga. Hasta ahora.

Hombre. -Está bien.

Carlos.

¿Qué pasa, chef? ¿Cómo estamos?

Aquí andamos.

¿Estáis satisfechos? Ha salido todo bien.

Creemos que está bien.

Llegamos ya con las cucharas listas.

Estáis cariacontecidos.

No teníamos noción del tiempo, y debió cocer más la patata.

Pues a levantar esas caras y a sonreír.

Vamos.

Vermuneta, ¿qué tal?

¿Cómo estamos? Bienvenidos.

Buenas. Estáis en vuestra casa.

¿Estáis contentos?

Muy satisfechos. Me alegro.

Suerte pues. Dadle fuerte. Seguimos nuestra ruta.

Ya es mala suerte que para una patata que estaba más justa...

Es culpa mía, que no las corté cómo debía.

-No, bueno.

Vamos con los Txapela Man.

¿Y la salsa? ¿Hay más? Sí, señor.

Pues échame más. Espera un momento. Venga.

No hay salsa. Lo mejor

son las salsas. Es lo mejor de los platos.

Por eso he dejado el biberón ahí.

Más rica la salsa que el plato. Está buena.

Bueno, ¿qué pasa aquí?

Nosotros fuimos más radicales quizá.

A la gente no le molaba tanto

la textura del atún.

Seguro que si vais a un restaurante os gustaría comer un plato mejorado.

¿Qué queríais del jamón?

Queríamos que se quedara un poco crujiente.

-Y que la gente escogiera. Si querían comérselo,

bien, y si no, no.

Gracias. A ustedes, chao.

A ver qué deliberan.

Cocineros, es vuestro turno de cata.

Vosotros decidís qué primera "food truck" pasa la eliminatoria.

El plato que tenga más votos llevará a su equipo al último cocinado.

Empieza la cata. ¡Todos a la vez, ahora!

Vamos a los Dali's. Visualmente

nos han vendido todo pero por los ojos de Tania.

-Hombre. Eso no lo dudes.

¿Dónde está el atún?

La patata, un poco cruda.

No hay caldo. No hay nada. -Seco.

¿Quieres agua? -Sí.

Está grasoso. Parece de todo menos lo que es.

Vamos a coger caldo de aquí, que sobra.

-Me gusta. -Muy bueno.

Buenos sabores.

Somewhere espectacular, como siempre. -Se sale. Visualmente, de 10.

-Eso es un carpaccio. -Mira cómo lo han envuelto.

¿Has visto?

Está muy bueno. Está impresionante.

-Buenísimo.

Mira qué capa de grasa.

Mira, es aceite puro. No, es que es horrible.

La patata se me clava en los dientes.

-¿Muy dura? -Pruébala. Échale huevos.

Ay, Cris, está crudo.

Sabe raro. No estoy acostumbrado yo.

Y luego... está muy seco.

¿A qué sabe? -Qué asco.

Soy muy maniático, y si noto

un sabor raro... quiero saber qué como.

-Fíjate. Ahora vas a tener paladar. -Estate quieto, que te voy a dar.

Concursantes, ya habéis catado todos.

Primero le pediré

a Oli, de la "food truck" Somewhere que se acerque

y que ejerza su votación, por favor.

¿Qué plato os ha gustado menos? El verde.

La patata estaba cruda. A todo le faltaba cocción

menos al atún. Estaba seco.

Es el turno de Feeling Food.

Somewhere. Guerra.

No. Pedíais un "zurrucuputu"... ¿Un qué?

Perdón. Perdón, Comillas.

Pedíais un punto de originalidad,

pero no que fuera todo original y no hubiera nada tradicional.

Por eso hemos valorado.

-Eso es normal.

Eliminas a gente que tú crees

que te causarán problemas para seguir.

Así que... buena táctica.

Café Racer.

El caldito de Feeling Food no...

No es viable. Yo creo que le falta mucha reducción

al plato.

Feeling Food ya se posiciona con dos distintivos negativos.

Vamos con los Maldonado.

Hemos tenido alguna pequeña

diferencia. Ah, ¿sí?

A mí me gustaba menos uno, y a él otro. Yo al final

elegiré el que menos me gustó a mí.

Más que nada porque tiene un sabor extraño.

No tiene ni idea de cómo se hace

un marmitako.

Hombre. Y te has basado en el sabor.

-Lo más importante, para mí, es el paladar.

La Vermuneta. Sí.

Es que es una cosa rara.

Hemos decidido darle el voto a Café Racer.

Extrañamos el sofrito,

el caldo. Lo que debe tener un guiso marinero.

Vamos con las chicas de las Rolling Caravan.

Para nosotras, la pareja que debe ir al último cocinado

es... Feeling Food.

Tres distintivos negativos tiene la pareja Feeling Food.

Vamos a terminar la votación de hoy con los compañeros de Dali's.

Hola. Hola.

Se lo ponemos a Feeling Food. Pero

porque no tengo otro. Se lo pondría

al equipo naranja también.

Tiene como un sabor que no sé de qué es.

Así que no me ha gustado.

Cuatro Feeling Food. Pasáis directamente

a la prueba del último cocinado. Lo entiendo, lo acepto

y a pelear, que al siguiente vamos a arrasar.

Claro. A ver, no queda otra.

Luchadores hasta la muerte. Hasta la muerte.

¿Eh?

Ahora es el turno del jurado.

Menos samba y más trabajar, más cocinar.

Habéis empezado muy animaditos. Vemos

que está todo y habéis celebrado antes de tiempo.

¿Sabéis cuándo se vende la carne del oso? Cuando se caza. No es normal

lo que habéis hecho, y se ha visto reflejado

en el plato.

Patata cruda, caldo elaborado, el bonito jugoso,

porque le faltaba cocción, evidentemente.

Os pido que la próxima fiesta aquí

sea cuando tengáis el trabajo hecho,

no antes. Urrechu tiene toda la razón.

Nosotros enseguida nos venimos arriba.

El fuego no ha sido lo que hubiéramos esperado,

y Urrechu ha dicho lo que debía decir. Tiene toda la razón.

-El plato ha salido así. -Pues ya está.

Pues a vosotros os acompañarán algunos equipos más.

Ninguno lo habéis vendido todo pese a hacer

publicidad.

Solo hay dos equipos que no han maltratado el bonito.

Alfredo de Feeling Food, y Al y Oli

de Somewhere Café. Enhorabuena.

Gracias. Los demás

le habéis dado una caña que no merecía.

Suspenso general a la hora de limpiar el bonito para la mayoría.

Vamos con los platos. Somewhere,

un guiso marinero no puede tener tanta grasa.

Pero esto no es solo por ellos, sino que es por todos, ¿vale?

Sin embargo, he de decir que el bonito sí estaba jugoso.

Se notaba la reducción del caldo, estaba sabroso

y al final habéis sido los únicos

que habéis mimado el emplatado para que fuera sugerente.

Dali's, Mirko, he sufrido viendo lo que hacías

con el bonito. Te ve un japonés y te hace el harakiri.

Un crimen lo que has hecho.

Pero de sabor estaba rico. Muchas gracias.

El caldo estaba conseguido, estaba bien ligadito.

Gracias. -Gracias.

Café Racer, mención honorífica al peor emplatado.

En un ladito. Te lo he dicho. -Pero queda un minuto.

-Pero me da igual. Te da igual ponerlo en un ladito.

Parecía que lanzamos los ingredientes al plato,

sin ningún orden. Y lo más sabroso

lo dejáis en el biberón y no en el plato.

Me quedé con ganas de Salsa. Rolling Caravan.

Hay que arriesgarse, chicas.

Me habéis dado dos opciones: una con jamón

y otra sin él. Apostad por una.

La próxima vez, todos los trozos iguales.

Charo, trabajar con una pieza de bonito para mí

suponía un inconveniente. Tú te has enfrentado a él sin ayuda

ni compañero, tú sola.

Sí. Has sido muy valiente.

Gracias.

-(CRISTINA) Antes era un regalo.

-Y ha sido casi como un castigo.

Maldonados. A ver.

Si os pido 20 tapas, las quiero todas.

No da tiempo a emplatarlo.

Solo habéis hecho 12.

No habéis dado de comer por falta de comida.

¿Os parece normal? En un plato

solo se pone lo que es comestible o está perfecto.

Si algo no está bien, le resta.

El boniato, blandengue.

No era crocante.

Habéis querido hacer una salsa sabrosa, y era demasiado sabrosa.

Muy reducida. (CARLOS PADRE) Eso era mentira.

Si eso era... -Era salsa.

Era salsa, pero suave a tope.

Vermuneta, os pedimos que reinterpretéis.

Me vale todo: texturas, salsas.

Pero si me lo como todo junto, debe recordarme a la marmita.

Vuestro plato estaba bien, pero no es lo que pedíamos.

Por aquí.

Lo que más te relaja

es cocinar, y si hay que cocinar doble, se hace.

Así probamos más platos. -Así es.

El primer equipo que pasa

a la fase eliminatoria es...

Café Rachel.

Vais por el buen camino, pero no fue suficiente.

Con estos platos, por eliminación no podíamos estar fuera.

Los demás eran bastos.

Eran... lo que te sirve un comedor de escuela. Lo siento.

El equipo que acompaña a Feeling Food y a Café Racer

al último cocinado es...

¡los Maldonado!

Debemos ir a la prueba, porque han faltado ocho platos,

pero... el marmitako está tremendo, vamos.

Enhorabuena, Rolling Caravan,

Somewhere Café, La Vermuneta, Dali's.

Podéis cerrar vuestras cocinetas, porque os vais a descansar.

Nosotras hubiésemos mandado al segundo cocinado a La Vermuneta.

Nos ha perdido el no haberlo emplatado.

Sí. Maldonados,

Café Racer, Feeling Food,

ya sabéis lo que os toca.

A seguir trabajando si queréis seguir en la caravana.

Y aquí, la permanencia no es cosa de tres.

Es un juego de cuatro.

(VOZ EN OFF) Esta semana, el Kiosko de Ariel y Gonzalo

vienen a quitarle el puesto a otro "food truck".

Ariel, filipino, y Gonzalo, argentino, son amigos.

Llegan de Madrid con su comida internacional.

Mi nombre es Gonzalo Canales, soy argentino

y vengo de Argentina.

Soy irresistible.

¡Venga!

No tengas miedo, habla.

Nuestro "food truck" es El Kiosko, que pertenece a nuestro restaurante.

Cocinamos hamburguesas "gourmet", perritos calientes y tartas.

¿Puedo hablar? ¿Te importa? -Sí.

Para nosotros el "food truck" es especial, porque servimos

buena calidad. -Buena decoración.

-Buena decoración. -Muy "vintage".

-Muy "vintage". -La decoración fue idea mía.

Yo hablo de negocios y vos de mujeres.

-Vale. No. -Sí, dale.

Ari es... no sé, tiene esa labia, ese gusto.

Yo no soy Jackie Chan.

Nos gusta la idea de fomentar el "food truck" en España.

Queremos participar en el concurso por la pasta.

Tiemblen, chicos.

Estamos muy seguros de nosotros.

¡Por eso, che!

¿Qué vais a hacer para quedaros con uno de los puestos?

¿Por qué deben temeros? Porque somos los mejores.

¿Porque sois los mejores? Venga, va.

Así.

Ariel, nos hemos enterado de que tienes fama

de "latin lover". Bueno.

Yo diría más bien "asian lover".

(HABLA EN LENGUA EXTRANJERA)

Cuando era joven,

siempre tuve esa virtud con las mujeres

y conquistarlas con mi labia.

Y... bueno, la he mantenido toda mi vida.

De momento lleváis la equipación provisional.

Sí. Quién sabe si al final

os quedaréis con uno de los colores oficiales.

Este no. Este no. -Me gusta este.

Mañana os la jugáis en el último cocinado.

¿Qué tal las adivinanzas?

Un poquillo regular. (RÍE)

Hola.

Rosa Mari, Roberto, Marcelino, Bea,

bienvenidos y muchísimas gracias por lo que habéis hecho.

Estas personas se han pasado toda la mañana

cocinando para vosotros.

Cada uno ha hecho una tapa de la zona,

le han puesto mucho cariño y, al menos, nueve ingredientes.

Vosotros tenéis que adivinar qué llevan.

Gana el equipo que más acierte.

Solo prueba un miembro del equipo.

Carlos y Carlos, Los Maldonado.

Elige uno. Este mismo.

Has elegido el plato de Roberto.

Tu minuto empieza ya.

Pues tiene pulpo, tiene huevo,

supongo que tiene un poquito de pimentón,

también tiene aceite, tiene...

Laurel, tiene patata.

Prueba, prueba, ¿eh?

Tiene cebolla también.

Bueno, y llevará, supongo que lleva sal también.

Cinco, cuatro... Aceite, aceite.

Tres, dos,

uno, cero. Y un poquito de vinagre.

Vale. Puedes volver con tu hijo

y luego te doy los resultados.

(Aplausos) Feeling Food,

Michele y Alfredo, es vuestro turno.

Hola. -Vamos, compi.

Elige uno. Ese.

¿El de la esquina? Has elegido el plato de Bea.

Tu tiempo empieza ya.

Arroz, chipirón. Sí.

Eh, cebolla, ah... Sal.

Aceite, pimienta, pimiento.

Tiempo.

(Aplausos) Café Racer,

Jean Michel y Magda.

Magda, solo tienes dos platos, elige uno.

¿Este? Perfecto. Venga.

Es el plato de Marcelino. ¡Ya!

Ah... Patata.

Nata.

Cabrales.

Boletus o setas.

Solomillo, sal.

Tiempo, Magda. Muchas gracias.

(Aplausos) Venga, a tu food truck.

Solo falta la pareja de la retaguardia.

(Aplausos) Ariel,

tu plato es el de Rosa Mari. ¡Empieza tu minuto!

Dime, por favor. Pollo,

panceta. Panceta.

Morcilla, judías verdes,

sal, pimienta, aceite.

-Patata.

-Costilla de cerdo.

Ajá.

Laurel, pimentón. Tiempo, Ariel.

Está buenísimo.

(Aplausos) Gracias, vuelve con tu compañero.

¡Ah! Tenemos los resultados.

Café Racer, habéis adivinado cinco ingredientes.

(Aplausos)

Feeling Food, seis.

(Aplausos)

Carlos y Carlos, Los Maldonado.

Cuatro, cinco, ¿no?

Sí... ¡Siete!

¡Hostia, chacho!

(Aplausos) (RÍE) No vas a ser malo del todo.

(RÍEN) -Cabrón.

Y, Gonzalo y Ariel, la nueva pareja de la retaguardia.

¡Nueve ingredientes! ¡Ahí va ahí!

(Aplausos) -¡Sí, señor, sí, señor!

Enhorabuena, chicos.

Ya podéis ir pensando a qué rival le quitáis tiempo para cocinar.

10 minutos a un equipo o cinco a dos.

De acuerdo. Para la prueba que vamos

a tener mañana, estamos muy convencidos

de que nos vamos a quedar,

¿estamos preparados? -Sí.

-Nueve de diez, ¡no sé qué voy a hacer!

Sí, nos vamos a quedar. -Nos vamos a quedar.

Último día en Comillas, cocineros.

Comillas es precioso, ¿no os parece?

Las calles empedradas, los miradores

de las casas solariegas.

Aquí se respira paz y tranquilidad.

Yo creo que hoy es un buen día para disfrutar de los pinchos

que nos ha traído Óscar Calleja.

Óscar Calleja es el directo chef del restaurante Annua,

de San Vicente de la Barquera, que cuenta con

una Estrella Michelín desde 2012. Óscar, muchas gracias por venir.

Gracias a vosotros. Un placer y, bueno,

desearos suerte a los participantes

y bienvenidos a mi tierra.

(TODOS) Gracias. -Muy bien.

Javier y Jonatan, de La Vermuneta;

Ali, Olly, de Somewhere;

Tania y Mirko, Dalí's;

Cristina, Charo,

Rolling Caravan; esta es vuestra recompensa

por el trabajo bien hecho.

(Aplausos) (OVACIONAN)

Y, a los condenados, los Carlos, de Los Maldonado;

Michele, Alfredo, Feeling Food;

Magda, Jean Michel, Café Racer;

y los nuevos, Ariel, Gonzalo, El Kiosco.

Vosotros hoy tenéis que echar el resto

porque, para un equipo,

hoy va a ser el último día en la caravana.

Os deseo mucha suerte, de verdad.

Muchas gracias. -Suerte.

A diferencia de ellos,

a vosotros no os daremos nada preparado,

tendréis que cocinarlo todo.

Lo que hay aquí debajo es un auténtico manjar.

En la antigüedad, se utilizó como cebo vivo

y, hoy en día, tiene un prestigio mundial:

Anchoas en salazón. Qué bueno.

Vais a preparar una milhojas de anchoas con queso pasiego,

mermelada de tomate

y un puré de albahaca.

Oh... Tendréis que cocinarlo todo,

hasta la mermelada.

Complicadillo, ¿no?

La anchoa es lo único que tenéis,

tenéis que conseguir el resto de los ingredientes.

Ya sabéis, tenéis que hacer lo que sea,

donde sea, pero, atención, no podéis ni comprar

ni entrar en ninguna tienda de alimentación, ¿de acuerdo?

No va a haber lista de ingredientes.

Espero que tengáis buena memoria y lo recordéis.

Anchoas en salazón, que ya las tenéis,

sal, aceite de oliva virgen extra,

azúcar, tomate,

albahaca, pasta brie,

queso pasiego, aceituna negra,

orégano y nata.

Tenéis 30 minutos para recoger o recolectar los ingredientes

para elaborar esta receta. Espero que tengáis buena memoria.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Lo estamos!

¡Cocineros, a la carrera!

(Pitido) ¡Vamos!

-¡Tira! -¡Vamos!

-Por aquí.

-Vamos al mercado. -Hay que hacer esto.

-Ahí hay un supermercado o algo de eso.

-¡Eh, chicos! (OVACIONAN Y APLAUDEN)

-Qué bien se lo están pasando ahí los tíos.

-Podíamos ir a que nos den algo. -Nosotros a lo nuestro.

Óscar, muchísimas gracias por este festín

que nos vamos a pegar a tu costa.

Bueno, yo creo que los chicos lo merecen.

Gastronomía de aquí, de Cantabria,

pero hecha con las manos de una Estrella Michelín.

Cuéntanos qué tenemos sobre la mesa.

Son unos falsos macarrón de queso parmesano,

arroz glutinoso vietnamita.

Y el relleno tiene una mousse de anís del mono con el borono

y, después, lleva una crema de manzana.

El siguiente snack que nos hemos traído

lo hemos llamado bocarte sensei. ¿Por qué?

Porque los sabores os recordarán toques muy asiáticos.

Os recomiendo que lo cojáis con la mano,

con cuidado, que es muy frágil, y lo comáis de un bocado.

-Necesito que me ayude. -¡Ya, venga!

¿Nos ayuda?

-Necesitamos sal, azúcar,

tomate. -Tomate, aceite, sal.

-Tenemos que ir a otra tienda, han empezado ellos antes.

-¿Qué falta? -Aceitunas negras no hay.

-¿Ahí? -No, está cerrado.

-No, esto lo pagáis vosotros. -No, no podemos pagarlo.

-Pues luego me lo pagáis. -¡Vámonos, hala!

-Vamos. -Venga.

¡Salud! ¡Bueno, salud!

-Venga. -Va.

-Lo tenéis claro, ¿verdad?

-De momento tres.

-Nos faltan siete.

-¿Nos podría ayudar con un poco de nata líquida?

-No tiene nada. -¿Pimienta molida?

-Si tienes molida, molida. -¡15 minutos!

Ay, me da algo. -Queso pasiego.

-Queso pasiego es fundamental. -Queso pasiego.

-¡Hay tiempo, vamos, vamos! -¿Me pedisteis nata?

-¡Sí, sí, nata, nata, nata!

-13:20. -Quedan 13 minutos.

-¿Usted no tendrá queso pasiego?

-Eh, no. -¿Y albahaca fresca?

-No. -¿Dónde está la albahaca?

¿Dónde la conseguimos?

-Ah, esto no es albahaca, gracias, gracias.

-¿Tenéis vino blanco para dejarnos?

-¡Madre mía, madre mía, qué lujazo de chicas!

-¿Os ayudo? -Sois ángeles.

-¿Albahaca? -No tengo.

-Quedan siete minutos. Me va a dar algo.

(Ovación y aplausos)

-¡Vamos, vamos! -¡Oe...!

Nosotros comiendo ostras y ellos corriendo por el pueblo.

La vida es así. -¡Necesitamos vino blanco

y queso pasiego!

-Bien, bien. -Ya está, lo tenemos todo, vámonos.

-Señora, ¿usted no tendrá albahaca en su casa?

¿Y qué hierbas tiene?

-Albahaca y pimienta verde.

-Deme un poquito de romero. -¿Queréis mucho o poco?

-Un trocito. -Hola. ¿Albahaca?

-¡Vamos, vamos! -Dale, dale, dale.

-No puedo más. Óscar, muchísimas gracias

por habernos traído un trozo de la gastronomía

del restaurante Annua a nuestra mesa. Un placer.

Ha sido todo un placer. Muchas gracias.

¡Aúpa, maestro! (APLAUDEN)

-Mucha suerte, chicos. Gracias, Óscar.

Jonatan, ¿tú qué tal llevas las críticas gastronómicas

siendo tú un crítico gastronómico?

No me afectan porque no soy cocinero, es decir,

creo que estoy intentando dar lo mejor de mí mismo

y, realmente, soy consciente de que no estoy en mi medio

y que luego volveré a mi medio. Yo es que, ayer,

cuando estábamos en el preparado del sorropotún,

me pareció verte que hacías un gesto a Urrechu.

Es que necesitas unas gafas de aumento.

No, es un genio y, además, luego le pregunté

y me dio la explicación y le dije: "Tienes razón".

Pero yo no... Yo creo que la próxima vez

intentaremos hacer una tapa más para que la pruebe con ellos

porque, al final, antes que cocinero, soy crítico.

-Hay que dejar las bolsas. -¡Un minuto!

No llegamos a tiempo. -Aceitunas, queso pasiego.

(Pitido) -¿Tiene albahaca?

¿Buena memoria? Eh, no muy buena, pero ahí está.

-Allí a lo mejor tienen.

Nata... -¡A por ellos, tío!

¿Todavía no han aparecido los de El Kiosko?

¿Un argentino y un filipino dónde llegan en Comillas?

(Ladrido) -Vamos.

La carrera ha sido muy dura y, la verdad, que...

Emocionante.

Tras la carrera, se hace recuento de los ingredientes conseguidos.

Se colocan en la mesa del jurado en unas cajas con su color.

¿Qué? Eso de no hacer deporte, ¿eh?

Menudas carreritas en las cuestas.

Después de esta, vamos, les veo corriendo

la maratón de Nueva York. (RÍEN)

Todos, menos la pareja de la retaguardia,

habéis llegado a tiempo. Gonzalo y Ariel,

del food truck El Kiosco, teníais 30 minutos

pero os habéis pasado cinco, por lo tanto,

esos cinco minutos los restaremos de vuestro tiempo de cocinado.

Vale. Vamos con el recuento

de los ingredientes. Carlos, Maldonados,

¿qué habéis conseguido?

Los 10 ingredientes más el que teníamos aquí, 11.

Claro, eran 11 en total. El queso se te ha olvidado

qué tipo de queso era, pero el tomate te compensa,

tiene una pinta espectacular. ¡Muy bueno, sí, señor!

Food truck de Feeling Food,

Michele, hazme el recuento, por favor.

Aceite de oliva, tomate, queso lebaniego,

aceituna negra, sal,

hemos cogido azúcar,

nata y hemos estado haciendo un esfuerzo

por conseguir albahaca,

pero nos ha sido imposible.

Entonces, he utilizado el recurso del romero fresco

en vez de la albahaca,

que creo que puede armonizar bastante bien.

Lo tendremos todo en cuenta para el veredicto.

Turno para Café Racer.

Magda, adelante, ¿qué ingredientes has traído?

El tema de la masa filo no lo hemos conseguido,

pero hemos optado por la masa de empanadilla,

un extra de vino blanco,

el queso no ha sido el que nos ha comentado el chef.

Bueno, también veo aquí esa pincelada afrancesada.

Estoy viendo un juego de pimientas importante:

Pimienta rosa, pimienta verde, pimienta negra y blanca.

Puede quedar interesante o puede restar.

Cuidado con las pimientas.

Gracias.

Y, por último, los penalizados por llegar tarde.

Al menos dime que lo has conseguido todo, ¿no?

No lo hemos conseguido todo.

Nos faltó la albahaca

y la masa. Y la aceituna negra.

Intentaremos compensarlo. Curiosamente,

vosotros fuisteis los ganadores de la miniprueba

y tenéis la ventaja.

¿A quién le quitáis tiempo en la cocina?

Bueno, pues habíamos decidido

quitar cinco minutos a dos food trucks.

Queríamos elegir cinco minutos a Feeling Food Truck

y cinco minutos a los Carlos.

Por lo tanto, Magda, Jean Michel,

Café Racer, tenéis que empezar a cocinar vosotros primero.

El resto lo vais a hacer cinco minutos después.

Vamos, no os imaginabais vosotros salir con ventaja en una prueba

con las dos eliminatorias que lleváis.

Ya te digo.

Hoy cocinamos todos, me estreno yo.

¡Ole! Para preparar la milhoja

de anchoas en salazón con queso pasiego,

mermelada de tomate y puré de albahaca.

Me encantaría que vuestro trabajo fuera el mejor,

pero me parece que lo tenéis bastante complicado.

¡Cocineros, al volante!

(Murmullo)

(NARRA) "Arrancan a cocinar los Café Racer

porque Feeling Food, Los Maldonado y El Kiosco

han sido penalizados con cinco minutos".

¿Cómo lo vas a hacer, Álex? Primero voy haciendo,

que es lo que más tarda a mi parecer,

la mermelada de tomate, para que se compote bien.

Bien pensado.

Compota, aceite, albahaca. Corto las...

Las aceitunas. -Ajá.

Eso lo puedo hacer yo. -¿Cortar las aceitunas?

Céntrate en los tomates.

Lo que voy a utilizar, simplemente, va a ser la carne,

quitarle las pepitas y el agua. Así la vamos a hacer antes.

Cuanto más agua, más va a tardar.

Qué cagada que no conseguimos la masa, la masa brie,

si sabemos que podemos cambiarla por otra cosa...

-Bueno. -No tenemos albahaca

por culpa de Chucky.

-No tenemos aceitunas. -Por culpa de Chucky.

¿Qué más te olvidaste? Y la masa.

-La masa. -Por culpa de Chucky.

-Hoy nos hemos dividido el trabajo, intentamos ir organizados

para no sembrar el caos. Yo he empezado limpiando

las anchoas, Jean Michel se ha puesto directo

a preparar confitura de tomate. Vale, los tomatitos...

Un poquito de aceite, ¿vale? Temperatura media por lo que veo.

Sí, que vaya sudando.

Vamos a hacer una tapita muy chula,

visual y con las armas que tengamos.

Lo único que tienes que hacer es limpiar bien la anchoa,

que no tenga nada de espinas. -Muy bien. A por ellos.

-Ánimo, eres el mejor.

Tenemos el tomate con el aceite. De esto nos vamos a olvidar.

Es lo que he hecho primero

porque es lo que va a tardar más.

¡Cocineros, han pasado cinco minutos!

¡Es vuestro turno para ir a los food trucks! ¡Venga!

¡A cocinar!

Te pido una mermelada, ¿vale? -Vale.

-No tener todos los ingredientes nos hace pensar que

no vamos a estar a la altura de nuestros megachefs,

que son Alejandro y Urrechu, aúpa.

-Alejandro, "Arechu". -Decilo en filipino": ¡Urrechu!

-¡"Echo"! Alejandro.

(RÍE)

-Ahora me voy yo contigo porque eso hay que hacerlo rápido.

-Ya, pero para quitar las granillas no es nada de fácil, ¿eh?

A estas alturas de la vida, no me esperaba haciendo

estas manualidades con la cocina y eso, ¿sabes?

Esto ha venido un poco rodado pero, vamos, en absoluto.

-Me lío contigo con los tomates. -Vale, vale, vale.

-Estos no tienen muchas pipos, es más carne que pipos.

Eh, ¡no, no, no! Le estás quitando mucho...

-A ver. -Mira, si no tiene pipo.

-Yo en la vida he hecho... Freír un huevo y mal frito

o hacer una tortilla francesa por ahí, por lo demás...

-Tener que ir a otro lado a comer. -Sí, sí.

O sea, que he sido malo para la cocina, no se me da bien.

-Se quitan los pipos y, si no tienen, se echa, es carne.

-Joder, pero es que pipos tiene.

-39 pirulos y jamás había hecho una mermelada de tomate.

Siempre dije: "¿A qué sabe la mermelada de tomate?

¿Alguien come mermelada de tomate?".

Sí, parece que sí.

Aquí tenemos nuestras anchoitas. Mira, me vas a ayudar a limpiarlas.

Mira, un poquito de agua aquí, las hidratas

y le vas sacando los lomitos.

Vamos a hacer un platazo hoy. Sí, señor.

Como tú por el otro día, no te quito mérito.

Quiero probarlo. Mira qué bueno.

¡Qué rico, macho! Urrechu, las anchoas

las has dejado a medias, quiero los lomos.

¿Que te saque los lomos? Hombre, no, si te parece...

Los tendré que hacer. Después dices que somos flojos.

Esto, madre mía... Qué lujo tener un ayudante

como Urrechu, un tío que lleva toda la vida en la profesión

y aquí pelándome anchoas. Tú aquí a cocinar

y yo el trabajo sucio, ¿eh? Mira lo que te tengo preparado

para que quites espinas. Estoy en todo, ¿eh?

Aquí sobando, sobando las anchoas, sobándolas.

-Estamos con la anchoa presente

y Alfredo, que es un crack, la va a cuidar a tope.

-Son anchoas en salazón, entonces, hay que desalarlas,

mucha más ciencia, con tranquilidad,

para que no quede ninguna espina, la carne se quede tersa, jugosa,

no se rompa y quede el filete lo más entero posible.

-¿Cómo lo llevas? -Bien, nada.

-Qué bien huele.

Esto es más difícil que depilar unas cejas, ¿eh?

Jolín. Uf...

Las espinas. ¡Madre mía!

Yo digo: "Bah, esto se me va a dar bien".

Yo con mi trayectoria laboral paralela a coger una pinza,

pim, pam, lo quito enseguida; pero no.

-¿Cómo va? -Voy, voy, ¿eh?

-¿Sí? Estoy ya preparando tomates para encima de unas milhojas.

Se fríen con aceite, sal y orégano.

-Como no tengo base para hacer el puré,

pues he utilizado romero para potenciar el sabor.

Queremos llegar hasta el final, somos unos putos amos,

somos unos salvajes. -¡Pues ya está!

-Cuando valga, me lo dices. -¿Qué?

-Si hay bastantes aceitunas. -A ver. Perfecto.

Lo tenemos.

Bueno, pues vamos a hacer un milhojas

con una compota de tomate, de tomate riquísimo

con un aceite de albahaca, una crema de queso.

Vamos a poner una tejita

para que dé un poco de altura y quede bonito.

Lo que pasa es que no puedo, digamos,

funcionar con la misma libertad que funciona él.

Yo no tengo ni idea de esto. -Di que eres un artista.

-Yo ayudo en lo que puedo. -Es un artista y ya está.

-Un artista soy, pero no de la cocina.

-¿Cuando acabe el programa te vas a un curso de cocina?

-A lo mejor voy a hacerlo. -No se lo cree nadie.

-Sabes que a mí es por donde me da, si quiero hacerlo, voy

y lo hago.

Ahora aquí vamos a hacer, con el quesito pasiego, una espuma.

Simplemente es el queso,

lo vamos a deshacer con un poquito de nata.

Ponemos la nata a cocer.

Le echamos queso,

que cueza un poquito, túrmix, colador

y, directamente, al sifón, ¿vale?

Muy bien. Facilito.

Le vamos a dar potencia, si tiene que saber a queso,

las cosas deben saber a lo que saben.

-Estoy de acuerdo. -¿Eh?

-Hoy triunfamos, ¿eh?

-Hoy Urrechu nos va a dar la enhorabuena

porque nos hemos puesto serios.

-Eso es.

Se sale por el otro lado. -No pasa nada, tranquilo,

que caiga ahí lo que tenga que caer.

-Ya, ya. Hala, vete con lo tuyo, señor, muchas gracias.

Dale caña ahí.

-¿Te valen así, Charly, como van? -Campeón, vas muy bien.

-El papel brie este con el que tenía que hacer los círculos estos,

eso para mí es una cosa rara, eso no lo he visto en mi vida.

Ahí me las he apañado como he podido,

he puesto el molde y he ido haciendo el redondel.

Eso no lo he visto en mi vida.

Pensaba que cortaba el cacharro este,

que era ponerlo encima, como cuando se hacían rosquillas,

y salía solo.

El siguiente paso, vamos a marcar

las masitas de pasta brie en la sartén.

Sería bueno hacerlo en el horno, pero como no tenemos,

las marcaremos con una sartén flojita.

Eso me gusta, la adaptación al food truck, sí, señor.

¿No hay horno? A la sartén.

Ese afán de buscavidas,

de aventurero de nuestros cocineros.

Mira, le vamos a poner un papel encima, ¿vale?

Le ponemos este pesito para que no se arrugue

y quede una masa perfecta,

lisita.

¡Menudo truco!

El tema de que no tengamos masa es un problema a la hora

de presentar el plato que nos habían pedido.

Si no conseguimos los ingredientes, tendremos que improvisar.

Esto puede explotar, ¿no?

-Debido a que no hemos encontrado la masa filo,

hoy hemos optado por una masa de empanadillas.

-No pasa nada, no pasa nada. -Va a quedar basto, ya está.

-Somos así, es así siempre, no, no somos de...

No somos de este mundo.

-¿Que quieren que sea pija, pija, pija? ¿Que me refine?

Hoy me he hecho hasta la coleta.

-Hemos pasado de la chapela a los pijos.

Pero... -¡Con esencia, rock and roll!

-Eso no cambiará nunca.

-Ojo, no se me escape, esto tiene un peligro.

-Ahora tienes que cortar tiras.

De estas duras, así. Haces así.

Ahí. -Ah, cojonudo.

-¿Vale? Así. La vamos a freír así,

en línea, para...

Para que queden bonitas.

-Un poquito más, que tenga ese punto dulce de la mermelada.

-Sácate el molde más pequeñito. -¿El diminuto?

¿Este? -No, este, para mí.

Mira, coge aceite, albahaca,

lo mezclas,

trituras. -Aceite...

-Cuela y listo.

Anda que no habré hecho yo cosas, macho.

-Bueno, córtate daditos de tomate en crudo.

Vale. -¿Los dados, Charly,

te valen así? -Vale. Sí.

Da igual. Mientras que sean dados. ¿Son dados?

Concursantes, quedan 30 minutos.

No, viejo. No. -¿No son dados eso?

-Esos son piedras. Álex, a ti también

te quedan 30 minutos.

Esa se tiene que tardar menos.

Esas anchoas ya las tendrías que tener listas.

¡Alfredo, vamos! -Tiene salazón.

-Vamos. Ya sé que te quieres lucir, pero lo tienes que hacer

más rápido. Venga. -Es lo que es.

No puedo hacerlo ni más ni menos.

-¡Vamos, Álex! ¡Venga!

Mira lo que vamos a hacer.

Tenemos aquí unas hojitas de albahaca.

La vamos a deshojar. Con esto, haremos un puré.

Albahaca, la escaldamos en agua.

Sacamos agua helada para cortar la cocción.

Ese proceso lo hacemos para que no se oxide la albahaca.

Y después, con las hojas ya escaldadas,

trituramos con un pelín de agua o caldo.

Y vamos a tener un puré de albahaca.

Es un emplatado moderno,

pero basado en tradición. Hombre.

Con un toque actual, un toque food truck espectacular.

Pero, sobre todo, con sabores de siempre.

Un acierto. A ver si encontramos propuestas

tan interesantes como esta entre nuestros aspirantes.

Tengo confianza en Carlos.

Sé que, a la hora de ser fino, el tío es fino.

Igual ayer nos falló un poco con el guisote,

pero cuando se trata de cosas finas

y de darle la vuelta a una cosa... Sí.

Sí, sí, resuelve bien. Tiene buena escuela.

Ha aprendido bien. No sé quién le habrá enseñado.

No hay bastante albahaca. ¿Qué hago?

-Dale al perejil, como hemos hablado.

Atrévete.

-Arielito. -Estoy aquí.

-Como no salvemos el plato, irás a cocinar al barco.

-No pasa nada. Hay muchos barcos.

-Hay muchos, pero no va a ser un crucero.

Nuestra receta de hoy, la verdad es

que nos complica un poco porque no tenemos

todos los ingredientes. Estamos tratando de inventar

qué ingredientes ponemos y en qué forma,

porque como la milhojas no es solamente de masa,

pues podemos hacer una milhojas.

Y lo que estamos intentando es ver si queda o no queda.

Los tomatitos más bonitos que tenemos aquí.

Están pegados. Unos cuantos. Claro.

Los hemos escaldado. Los hemos pelado.

Si te quieres tomar una ensalada en casa un día más especial,

te compras estos tomates cherry de diferente color,

te lo pelas y ya tienes otra cosa.

Es la primera vez que hago yo estas...

Carlos. Los dos. ¿Qué tal vamos? Hola.

-Haremos un milhojas. Dilo tú. A ver si te sale.

-Una milhojas de anchoas con no sé qué más.

Así me gusta. Este plato promete.

Sí, señor.

¿Qué tal vamos con las anchoas? De primera. Vamos, creo.

Es la primera vez que he hecho esto en mi vida.

Si es la primera vez que lo haces, Carlos,

¿te has lanzado a lo loco? me he lanzado a lo loco.

Le he hecho un poco de caso, no del todo.

¿A lo loco? Un poquito, casi.

Mira que nos estamos jugando algo muy gordo.

Me ha dicho que iba bien. Entonces...

¿Sí? ¿Seguro? Sí, sí.

Mira, chef, cómo lo ha sacado.

-Me ha dicho que iba bien. -Las ha sacado muy bien.

¿Sí? Pero mira. Tenemos alguna espinita más.

Han quedado muy bien. Ahora nos dirán:

"Me he encontrado una espina".

¡Ah! No te voy a quitar todas las espinas, tío.

Pero, hombre, alguna quedará. No pasa nada.

Un cachito de pan y pasa igual de bien.

Bueno, Ariel, Gonzalo, ¿cómo estamos?

Aquí estamos. -Estamos muy bien.

Pues vosotros diréis. Pero yo, la verdad, es

que no noto nada de olor delicioso.

Lo que hemos hecho es preparar una tapa.

Preferimos fría. Los platos que hemos hecho han sido cocidos

a la plancha. Y a dejar a temperatura ambiente

para que combine más con la anchoa.

La verdad es que me encanta cómo hablan los argentinos,

porque casi me convence de que no teníais ingredientes.

¿Cómo lo habéis resuelto?

La receta. Si no hay capa de pasta brick,

¿cómo vais a resolver las láminas?

Bueno. -Hacemos una milhojas de tomate

con lo que tenemos, pimiento verde,

pimiento rojo, queso y la anchoa.

Pues tomaré buena nota. Y ya sabéis.

Ariel, Gonzalo, quiero comer bien

y no comeréis un palo. Te prometo.

¿Qué? ¿Habéis aprovechado la ventaja?

Pues yo creo que sí. ¿Qué estáis haciendo?

Dorando la masa.

-Empanadillas. Empanadilla.

Sí. Pero la hemos cortado así para hacerla milhojas.

-Yo te lo explico, cariño, que este es francés.

Como no teníamos masa filo, hemos tenido que tirar

de recursos. Lo único que he encontrado,

las típicas y envasadas masas de empanadilla.

Pensad que la empanadilla se infla y se queda basto.

Y vais arrastrando una herencia de que sois más bastos

que un bocadillo de tornillos. La chapela. Exacto.

Si hay que afinar con un rodillo

o con lo que se encuentre, se afina y se aplasta.

Finura, finura y rico. Venga, probad.

Gracias. -Hala, otra vez. ¿Qué te he dicho?

-En el momento presión de la cocina,

piensas en las cantidades que tienes.

Te ha aconsejado que aplanes la masa de empanadilla

para que quede, para que quede más fino,

pero estamos hablando de que estos chefs

tienen una calidad.

Hoy sí veo una cocina emocional. Gracias.

Y ayer era una cocina de un desastre total.

Estoy concentrado. Te estoy haciendo caso.

Y cuando termine, a tope. A disfrutar.

Pero mientras tanto, a trabajar.

Esto no es una pasta brick. Lo sé.

¿Qué es? Es una masa de pizza.

La ha encontrado y le he dicho

que cogiera esta alternativa.

La masa de pizza, trátala bien.

Sí. Además, la tengo que hacer a la sartén.

Ahora le voy a pasar un poco de aceite

con un pañito para que no se pegue y darle el puntito.

Venga. Gracias, Urrechu.

Ánimo. Gracias.

-La cocina es pasión y tiene que tener

ese punto cachondo y canalla que te diviertas,

porque si no, te aburres. Debe tener ese punto.

Pero hoy, como estamos nominados,

hemos prestado la atención y concentración

para que el plato no saliera bien, sino espectacular.

-Un, dos, tres. -Claro. Seis, pero no son pares.

-Son pares. -Sí, pero que no es

la misma medida.

-Gastaremos uno de estos,

que es más cómodo. Había uno más fino.

-Hala. Tíralo todo.

A ver, a ver. Esto no puede salir así.

Tenemos una chapuza.

Ahora mismo ya no tengo el cerebro para más.

Tanta improvisación me mata.

Bueno, chicos. ¿Cómo vamos? Muy bien.

¿Qué tal? ¿Cómo lo ves? ¿Cómo están los chicos?

Estoy viendo cosas que me sorprenden,

no sé si positiva o negativamente. ¿Sí?

Sí. Te voy a comentar. Por ejemplo,

Feeling Food. Una base de pizza.

Si la saben estirar bien y jugar con ella.

No están estirándola bien y tenía mucha humedad.

¿Qué provocará? Que cuando echen

en la sartén, empezará a soltar la burbuja

y puede llegar a ser basto.

Qué gozada. Increíble. Pues compárame esto

con la masa de pizza. Nada que ver. Otro mundo.

Los Café Racer han empezado con esa ventaja,

pero yo creo que no han sabido utilizarlo

ni rentabilizarla. No lo sé.

¿Y qué pasa con la masa del milhojas?

Como ellos son tan... contundentes. Empanadilla.

¿Empanadilla de Móstoles? Encarna.

Encarna de noche. Vaya. Pizzas y empanadillas.

Bueno, tenemos de todo.

Se hincha igual. Por muy aplanada

que pretenda que sea, se hincha igual.

¡Cocineros! Tan solo os quedan diez minutos.

Apurad.

Me quedan diez minutos. Yo que soy muy precavido,

terminaré mi emplatado para que me quede "mallao"

que se dice. Tengo todo listo.

Mi espuma de queso, la que anteriormente os enseñé.

La he batido y metido en el sifón. Con una carga,

Mirad qué textura me ha quedado.

Un sabor a queso que quita el sentido.

Voy a hacer un intento. Voy a hacer

una prueba de cómo quedaría.

He puesto en la base la pasta brick,

los tomatitos escaldados jugando con los colores.

Ahora vamos a poner un puntito de espuma.

Esto parece un cuadro, Álex.

Espectacular. Qué artista. Qué bonito.

Tapamos. Y ahora, lo que vamos a hacer es poner

nuestra anchoa también encima. ¿Vale?

En el centro, con la parte de atrás

de la cuchara.

Un punto de grande de tomate en el centro. Una milhojita.

Otra milhojita. Estoy alucinada.

Y vamos a terminar con un poco de aceitunas negras.

Qué platazo, compañero. Bueno.

Qué bonito.

Una. Una debajo. -¿Solo una tapa? Ah, vale.

-Ponemos el queso, la mousse encima.

-¿Una tostada?

-No es tostada. -¿Qué tiene de milhojas?

-Cada capa es una hoja. -Ah, vale.

Ya te pillo. Vale, vale.

-Un poquito y ya está.

-¿Te gusta así?

-No quiero que sepa demasiado a tomate. No pongas demasiado.

-Lo que no puede ser es la punta blanca.

-Ya no sé dónde estoy. Siempre a última hora nos mareamos.

-¿Vale? -Vale.

-Este plato lo estoy flipando que lo hemos hecho nosotros.

-Vale.

-¡Bien! ¡Bien! -¡Bien!

-Siempre apurado. -Sí, es verdad.

-Macho.

-Toma. Coge otra. -Venga, coge, coge.

Cógelas tú y vas poniendo tú también.

Ponlas.

-Así, ¿no? -Sí. Vamos.

-Bueno, ¿sacamos esto ya o no? -Sí. Espera.

-Me da miedo. Chasqui.

Un aplauso, por favor. ¡Muy bien!

Sí, señor. Ese es mi muchacho. Gracias.

-¿La pimienta la pongo encima

de la mousse? ¿O alrededor? -Eh...

Apuesta muy arriesgada, eh.

Otro plato. Otro plato.

Yo la pimienta no la pondría.

La vamos a cagar.

-Coge otro plato y ve haciendo

lo que yo estoy haciendo. Sígueme. Ve siguiéndome.

-Las aceitunas aquí.

Cocineros, queda un minuto.

¿Es así? -Sí.

-Ya está. No la pongas, que ya

te ha avisado. Mensaje subliminal.

-Excesivo. -Ya que lo has hecho burro,

que quede burro. Cocineros, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno...

¡Tiempo! -Chaqui.

-El esfuerzo siempre lo ponemos,

pero se nos pincha enseguida el globo.

En otras ocasiones, me he venido arriba,

como dice nuestro amigo Carlos, y no.

Veremos la deliberación de los jueces.

-Hemos dado todo. Está claro. Ya está en mano de los jueces.

Cocineros, ahora le toca el turno a nuestro jurado.

Empieza la cata.

A ver qué tal va la cosa. Venga.

Feeling Food, ¿qué tal? Muy bien.

¿Estáis contentos con lo que habéis hecho?

Sí. Se puede mejorar, pero sí.

Lo que tenéis en la cabeza, lo que habéis reflejado

en el plato, se parece. Sí.

-Lo hemos hecho para coger con la mano.

Cuando hay que poner un plato

con manual de instrucciones, jorobado.

A mí con las manos, según qué cosas

que me puedan manchar, no me gusta.

Un pelín cruda la masa. ¿Estáis contentos?

-Sí. Le he dado el punto de acidez.

La mermelada de tomate le hemos dado un punto de dulzura.

Y la anchoa que Alfredo se la ha trabajado bien.

Lo que queríamos es que todo el protagonismo

lo tuviera la anchoa. Por eso hemos echado pocas.

Pues poquitas cosas y sin integrar.

Lo que no entiendo es por qué la espuma está fuera del plato

y no con el milhojas. Queríamos...

Venga. Suerte. Gracias.

-Gracias. Nosotros cocinamos por pasión,

por emoción. Entonces, esto es un juego

y unos ganan y otros pierden.

Algún día nos puede tocar a nosotros.

Sí que os digo que vamos a pelearlo hasta el final.

Somos un equipo fantástico. ¿Eh? -Cómo lo sabes.

Hola, familia. ¿Qué tal? ¿Cómo andamos?

Bien. Aquí estamos. El milhojas,

una capita de computa con la aceituna

y unos daditos de tomates con aceite de albahaca.

Yo me esperaba encontrar alguna espinilla más.

Es que después de estar aquí...

Cuando lo has probado al principio, tenían espinas.

Pero es porque estábamos quitándolas.

No nos había dado tiempo todavía. Estábamos en ello.

-Se lo ha currado. Nos vemos en un rato.

Venga, suerte. Gracias.

-Gracias. -Hasta luego.

-Bueno, apañados estamos, como tú dices.

-Yo he ganado "MasterChef" y nos van a echar

en el segundo programa. -Oye, tú tranquilo.

-Me traigo mi libro para ver si me da suerte.

-A ver si hay suerte. -Nos da suerte.

-Yo creo que sí. -Puedo invitar

a alguna receta y los sorprendo. -Sí, hombre.

Para adelante siempre. Tú no te has rendido nunca.

-Salimos de esta. Y más, con eso.

-Y más, con eso. Ahí está.

Hola. Hola. ¿Qué tal?

¿Qué pasa aquí? Hemos intentado hacer

el hojaldre con masa de empanadilla.

Nos hemos vuelto locos para intentar limpiar

las anchoas y que no saliera ni una espinita.

Están muy limpitas y muy bien cuadrada.

Me he quedado mirando el plato

antes de probarlo, porque me habéis

sorprendido gratamente. Gracias.

Visualmente, por fin tenemos unos Café Racer finos.

¡Hombre! Ahora veremos si es con sabor o no.

Nos vemos en un instante. Luego nos vemos.

Gracias. Hasta luego, Racer.

Buenas tardes, chicos. Vuestra primera cata.

Hemos hecho la milhojas con los ingredientes.

Capa sobre capa sobre capa.

Y lo que hemos hecho fue una espuma

de pimiento con un toque de ajo y nata.

Yo... por lo que veo aquí,

es una verdura a la plancha con queso.

Nos hubiese gustado sorprenderlos un poco más, pero es lo que había.

Es lo que teníamos. Creo que mal de sabor no estará.

No es la combinación, pero es la interpretación

del plato con los ingredientes que teníamos.

Es verdad que no está mal del todo,

pero a la espuma le falta un poco de alma.

Le falta frío.

Suerte. (AMBOS) Gracias.

-Creemos que con este plato vamos a conseguir entrar

en "Cocineros al volante"

y tenemos muchas ganas. -Muchas ganas, sí.

Ya tenemos veredicto.

Quiero deciros que os he visto a todos

muy bien en las cocinas de vuestro food truck.

Más o menos, cómodos y bien. Llevando el trabajo con alegría.

Algunos habéis conseguido todos los ingredientes.

Otros habéis cocinado con menos tiempo.

Todos habéis estado concentrados en vuestro trabajo.

Os noto la tensión, la presión.

Y eso se nota.

Hoy todo estaba rico. Os hemos dado una combinación

que siempre funciona. Lo teníais fácil.

Café Racer.

No me voy a andar con rodeos. La mejor espuma de todas.

Cuando ha dicho Urrechu "la mejor espuma", claro,

yo he saltado ya de alegría.

Una cosa que hemos sido los mejores...

-Te has venido arriba. -Me he venido arriba.

(APLAUDEN) -Esperad.

Que igual se os pincha el globo. Esperad.

He dicho solo "la mejor espuma".

El plato tenía más ingredientes.

Pero ya me ha frenado. Hay cosas malas después.

-Después se pincha el globo. -A veces la espuma

está muy buena. Pero combinado con otra cosa, la cagas.

Habéis llevado el plato a vuestro terreno.

Una anchoa muy limpia. Y, evidentemente,

la milhojas es vuestra especialidad.

Chapela sobre chapela, ¿verdad?

Vosotros podéis volver con vuestros compañeros.

Estáis salvados. (APLAUDEN)

-¡Bien! -A todo el mundo le viene bien

una palmadita en la espalda. Ya nos hacía falta.

-Claro. Y no estar en la final de la final, ahí,

que te mira Urrechu, ahí, ahí, ahí.

¡Ah! Eso es un trauma.

Maldonados.

La tapa estaba muy rica. La compota estaba estupenda.

Limpitas las anchoas. Pero, Carlos, tío,

te llevo viendo emplatar un tiempo. Sabes emplatar mejor.

Lo que me has puesto arriba es de churrería.

No ha sido tu padre. Has sido tú.

Sabes hacerlo mejor y lo sabes.

Estáis salvados. Uníos al resto

de vuestros compañeros. (APLAUDEN)

-Un lujazo. Es un lujo pasar otra semanita aquí,

a otro programita. Y a ver qué tal sale.

-Claro. -Ya cada vez se porta mucho mejor.

-Hombre, intento hacerlo lo mejor que puedo.

Feeling Food.

Ningún equipo ha tratado a la anchoa como vosotros.

Me hacéis un bocadillo y me lo tapáis

con otra masa cruda por dentro. No lo entiendo.

Una masa de pizza que la traíais ya hecha

y lo habéis dejado crudo. Lo habéis cocinado mal.

Vuestro trabajo, por ahora, es insuficiente

para el nivel que pedimos.

Kiosco.

Si no conseguís pasta brick, hay que salir del paso como sea.

Se coge pan de molde con tomate, con cualquier cosa.

Hay que solucionar las cosas. Lo que sea.

Y como Feeling Food, la anchoa desvanecida.

No tenía ningún tipo de presencia.

Habéis puesto los ingredientes sin ningún tipo de orden.

Sin embargo, la mermelada, posiblemente, de las más ricas.

Kiosco y Feeling Food, os jugáis la plaza

entre vosotros dos.

El que se quede, tiene que acelerar.

No confiarse y sorprendernos para bien en cada prueba.

El food truck que abandona la caravana

de "Cocineros al volante" es...

Feeling Food.

(APLAUDEN)

-No nos lo esperábamos, porque cuando probamos

el plato, a nosotros nos ha gustado, ¿verdad?

-Me ha gustado. -Si el jurado no lo entendió,

habrá que aceptarlo. Es un concurso.

-Ya está. Venga. -Paula, un placer.

(APLAUDEN)

-Gracias.

Jonatan, estás emocionado.

Cuando uno lleva 18 años

juzgando el trabajo de alguien,

creo que puede tener algo de idea.

Y se van dos personas que saben hacer su trabajo

como pocos en este país.

Feeling Food, dos etapas con nosotros

y la caravana tiene que decir adiós a vuestra cocina emocional.

Espero que la gente, cuando os vea,

sepa apreciar esta nueva forma

de cocinar callejera. Claro que sí.

Tenemos un favorito. Pues Jonatan y Javi,

porque son dos excelentes cocineros.

Además, luchadores y grandes personas.

Entonces, pues, bueno, ¿qué voy a decir

de ellos? -Claro que sí.

Enhorabuena, Kiosco. Sois el nuevo equipo verde.

Muchas gracias. (APLAUDEN)

Bienvenidos.

No quiero volver a estar nominado. -Yo también.

-Pues vamos a tener que hacerlo muchísimo mejor.

-Claro. -Y disfrutar más de la cocina

para no tener que pasar malos ratos.

Y nosotros nos ponemos en marcha.

la caravana de "Cocineros al volante" se dirige

a un destino muy especial. ¡Aúpa, Urrechu!

Bueno. ¡Aúpa! (RÍE)

Pintxos, zuritos y nuestras tocinetas.

Un espectáculo que merece la pena ver en primera fila.

Si nos encuentras, únete.

Somos la sensación del verano.

Nos vemos en la carretera.

Hemos llegado a Hondarribia. ¡Bravo!

¡Pero bueno! ¿Cómo os va la vida

de la cocina con los camiones y eso?

Tienes siete estrellas Michelín

y nosotros siete food trucks.

¡Está vivo! -Está difícil el pescado

este, que lo sepas también.

-Campeón.

-El amarillo. El amarillo, los Somewhere.

Podéis entrar. Si nos hacen correr hoy,

pongo a Urrechu a hacer hamburguesas en MacDonald's.

-¡Ah! ¿Esto qué es?

Eso ya lo sé. Ya lo sé. -Está delicioso.

-A mí esto no me gusta mucho. -Está buenísimo.

-No tenemos los mismos gustos.

(RÍE)

(GRITA) ¡Aaaaah!

¡Aúpa, Hondarribia!

-Limpia todo. Me voy.

La nueva food truck Brilla Bombilla.

(TOCA LA BOCINA)

¡Ese maratón de Tarifa! ¡Tú eres nuevo! ¡Tira para atrás!

-No me gustan.

Venga. Por Gorka, por Hondarribia

y por todos nosotros. -Como si fuera supercreativa.

-No, no, no. -Quítala. Poca naranja.

-Eso muy poco, porque en boca

es muy desagradable. -¡Oh!

El equipo que abandona la caravana

de "Cocineros al volante" es...

Lo sé.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cocineros al volante - 14/07/15

Cocineros al volante - 14/07/15

14 jul 2015

Cocineros al volante continúa su ruta por el norte de España y hace parada en Comillas, una villa cántabra que parece sacada de un cuento de hadas. Aprovechando que es época de bonito, las siete parejas de concursantes tendrán que cocinar sorropotún, un tradicional guiso marinero. Además, en la prueba eliminatoria, el programa recibe al chef cántabro Óscar Calleja.

ver más sobre "Cocineros al volante - 14/07/15" ver menos sobre "Cocineros al volante - 14/07/15"
Programas completos (9)
Clips

Los últimos 99 programas de Cocineros al volante

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Good Food

    Seguimos sin chispa ni ritmo. No le cojo el punto al concurso. Si le quitas la paja y las tonterías guionizadas durante y entre los cocinados, el programa duraría 20 minutos. Tampoco entiendo que la parte donde cocinan los peores "cocineros", los condenados (nominados), dure mucho más que la de los mejores (los clasificados). Eso baja el nivel automáticamente a mas de medio programa. Hay uno de los jueces que sólo habla de Japón, de cada 4 palabras, 2 son Japón o japonés. que alguien le diga que el Mundo es inmenso. Los nombres de cada camioneta no enganchan y cuesta asociaelos a los concursantes excepto alguno concreto (Maldonado, un apellido español). En definitiva, hago verdaderos esfuerzos por encontrarle el punto, pero me cuesta mucho. Se ve todo muy sobreactuado y algún concursante, como el chico invidente me parece más falso que un euro de madera. En cualquier momento comenzará de repente a ver mejor que yo, no me extrañaría en absoluto. No sé si le daré otra oportunidad al concurso. En general es lento y aburrido.

    15 jul 2015