Presentado por: Paula Prendes

Una caravana de 8 'Food Trucks' recorrerá este verano nuestra península para mostrar la excelencia y diversidad de nuestra gastronomía, nuestros productos y productores. El programa estará presentado por Paula Prendes y las creaciones de los concursantes serán valoradas por un jurado de excepción, compuesto por los chefs Iñigo Pérez 'Urrechu' y Alejandro Alcántara.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
3265979
Para todos los públicos Cocineros al volante - 01/09/15 - ver ahora reproducir video 01h 47 min
Transcripción completa

Bienvenidos a la mayor aventura culinaria jamás contada.

El primer concurso de cocina sobre ruedas.

3700 kilómetros de ruta.

Recorremos todo el país.

Y empezamos en el norte.

Pero terminamos en el sur, "quillo".

Nueve semanas de competición.

Ocho equipos.

Dos chefs. Y toda la emoción que cabe

en una cocina... ¡De tres metros cuadrados!

Esto es "Cocineros al volante".

(Claxon)

Hace nueve semanas comenzó una aventura gastronómica

inédita en TV.

16 héroes al volante

aceptaron un reto muy complicado:

Llevar la cocina de alta calidad

a tu encuentro: En la playa, en la montaña,

en la plaza de tu pueblo.

Recorrimos España de Norte a Sur.

Comenzamos en la costa cantábrica, atravesamos los Pirineos,

bordeamos el Mediterráneo y, por fin,

estamos en la meta: Chipiona.

Hoy escribimos el final de esta historia.

Estos son nuestros ocho protagonistas:

La Vermuneta,

los Maldonado,

Por el Monte las Sardinas,

La Cayejera,

Brilla Bombilla,

Rolling Caravan, Somewhere Café

y Dalys.

Todos han cumplido su objetivo,

demostrar que son unos espectaculares restaurantes

sobre ruedas.

Chipiona, la tierra de La Más Grande,

donde la gastronomía es colorido y sabor,

acoge el evento foodtruckero

más importante de España:

¡La final de "Cocineros al volante"!

(Aplausos y ovación)

¡Buen trabajo, chicos! ¡Estamos orgullosos de vosotros!

(Aplausos) ¡Sí, señor!

(Ovación)

Hoy por fin sabremos quién se lleva el trofeo

al mejor food truck de España.

Lo conseguirá el equipo que supere las dos pruebas especiales

que os ha preparado el jurado. Es la final,

no os lo vamos a poner nada fácil.

Los ganadores se llevarán 25 000 euros de premio

y el curso de gestión de establecimientos de hostelería

que concede la Escuela de Hostelería Gambrinus.

Estamos en mi tierra, ¡y huele a flamenco

y a tortillita de camarones! ¡Ole!

Como le pasó a Urrechu, me enorgullece

que cocinéis aquí. Lo que vais a preparar

es más gaditano que Camarón de la Isla.

(RÍEN)

Aquí tenemos un choco, conocido en el resto de España

como sepia, pero aquí es choco.

Choco. -El choco.

-Como yo, choquera. -Más choquera que tú no hay.

(RÍEN) -A limpiar chocos.

-Pedazo de choco, choquera. -Soy de Huelva, pues chocos,

para la choquera. -Pedazo de choco. Buenísimo.

-¿El choco? ¿Qué es eso? -Sí, ¿el choco?

¿Qué cojones es eso? Resulta que era una sepia.

Y hoy lo que vais a tener que cocinar son albóndigas

de chocos en salsa con arroz blanco y perejil.

¡Toma ya! -Choco.

(RÍE) Muy bien.

-Albóndigas de choco bien, porque recuerdo que,

cuando hicimos la fideuá, se me dio bien limpiar la sepia,

el choco, y, entonces, ya tengo cogida...

Cómo lo voy a cortar, o sea, yo creo que bien.

-Muy bien. Y este es nuestro toque personal.

(RÍE) ¡Otra vez no! (RÍEN)

-¡No...! -Oh...

-¿Qué?

Hoy toca correr. Y vais a tener que correr todos

a la vez.

Yo creo que hemos llegado al final porque

no sé si voy a poder correr. Salí muy tocado

de la última carrera y me cuesta mucho caminar.

A lo mejor

hacemos una sepia a la plancha.

Este cocinado es eliminatorio, solo cuatro food trucks

pasarán a la última y definitiva prueba

de "Cocineros al volante".

Tenéis que preparar 10 tapas,

una para cada uno de los que estamos aquí.

Hay que conseguir todos los ingredientes

y en solo 20 minutos.

Chicos, es vuestra última carrera.

Toca el sprint final.

El food truck que prepare la mejor tapa,

pasará directamente al Último Cocinado,

pero esta vez para ganar.

Además, su interpretación se podrá degustar en todo el país.

Estará presente en la cadena de cervecerías con más historia

y más establecimientos de España.

Espero que este incentivo os ayude a retener

todos los ingredientes: Choco, por ser la final,

os lo ponemos de regalo.

Cebolla, pan,

perejil, manzanilla de Sanlúcar,

aceite de oliva virgen,

almendra, azafrán,

huevo, sal,

ajo, harina,

arroz blanco y caldo de pescado.

¿Caldo de pescado?

¿Estamos listos? (TODOS) ¡Lo estamos!

Muy bien, pues ¡Cocineros, a la carrera!

(Pitido)

¿Dónde vamos? -Pues no lo sé.

-¿Usted es de por aquí? -¡Esa cayejera!

-A la derecha, a la derecha.

-¡Si está haciendo footing cómo te va a dar arroz!

-Ánimo, ¡los 200 km! (RÍE)

-Señor, ¡pare, pare, pare, pare, pare, pare!

-¡Hola, buenas! -Necesitamos que nos eche una mano.

-¿Nos puede ayudar?

-¿Nos puede echar una mano?

-Vale, venga, venga. -No corras mucho, me da asma.

-Venga. -Xaro, no puedo.

-¿Te ahogas? (TOSE)

-¡Señora! -Aceite tiene seguro

en un restaurante, harina... -Sí.

-Vino manzanilla, almendra. -Unos pimientos verdes.

-Caldo de pescado. -Yo le voy cantando

y usted se va para la cocina. Por favor, señora.

-Me está dando. -Lo más rápido que pueda

tenemos que ganar.

(TOSE)

-La puerta.

Vamos.

-Azafrán

o colorante. -Aquí me echa...

Mire, aquí el aceite si quiere.

-Pan no tengo.

-Muchas gracias, guapa.

-¿Patatas tiene? -Si necesitas más.

-¿Hace falta vinagre, Fofo? -Te piso pero te friego luego.

-Después le fregamos, sí, después se la fregamos.

-Deme usted panecitos, por favor. -Ahí.

-Vale, muchas gracias.

-¡Uh...! -¡Ana!

-He metido el pie ahí dentro. Me he dado un golpe

en la cabeza brutal. -Menos mal que cogí los huevos.

-Menos mal. -¡Almendras,

alguien tiene almendras! -Y unas hebras de azafrán.

-El que ayudó a los "Cocineros al volante".

-Un asalto a la cocina. -Toma, preciosa, los huevos.

-Muchas gracias, un besito. -¿Dónde lo echáis?

-Aquí, muchas gracias. -Muchas gracias.

-Señor, ¿tiene usted almendras?

-Vamos, chef. -Tíremelo usted.

¡Ole!

-¡Gracias, muy amables, gracias!

-Eh, se vuelve por el mismo camino. -No, no, no, será recto para allí.

-Venga. -Trae, trae eso, a ver si lo tiras.

-Que me ahogo, tía. (LLORA)

-Vale, tranquila, tranquila, Cris. Tranquila, no llores.

(RESPIRA CON DIFICULTAD) -¿Estás bien?

-No, me estoy saturando ya.

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

-¿Ya estás bien?

Ya has ventilado. ¡Hala!

-¡Vamos, que llegamos! -¡Ahí!

-Vamos, hasta los mismísimos. -Muy bien.

-Ya estamos aquí.

(TOSE) Agua.

Ha habido un momento ahí de máxima tensión

porque, claro, cuando te pasa eso ya sabes lo que hay.

No llevaba la medicación encima.

Entonces ha sido un momento muy angustioso.

Ah...

Menos mal que están aquí los... El SAMU y me han puesto oxígeno

y me han llevado luego al centro de salud

para que me pusieran la demás medicación.

Ya estoy bien.

Cristina, tú has llegado sofocadísima.

¿Qué ha pasado? ¿Cómo ha ido la carrera?

Se me han cerrado los bronquios. Me he quedado sin respiración

en un momento dado, ya estoy bien.

La carrera de ingredientes es dura y os jugáis

el cocinado y estamos en la final.

Estoy muy triste porque como no estoy al 100%,

no sé si vamos a llegar al cocinado, a llegar a emplatar

y a llegar hasta donde queríamos estar.

Ana, ¿estás bien? Porque has tenido una caída

terrorífica. Ha sido una gran caída.

O sea, me he encontrado con un pequeño socavón,

he metido el pie, he torcido y... Y, bueno, luego ya

lo que sucede.

¡Uh...! -¡Ana!

Pero lo importante es cómo te encuentras.

¿Estás bien? Bien, sin problemas.

Sí, he continuado, me levanté y para adelante.

-Ha sido... -No, no, ha sido...

-¿Estás bien? -Sí, sí, bien estoy.

Claro que sí. -¿Cocinamos?

-Cocinamos, a por todas, además.

Tenéis 60 minutos para preparar 10 tapas de albóndigas de chocos

en salsa y arroz blanco con perejil.

De este plato depende que paséis a la final.

Por favor, ni se os ocurra dejarme en ridículo

delante de mi gente, ¿eh?

(RÍEN) ¿Estamos listos?

(TODOS) ¡Lo estamos! ¡Pues, cocineros,

(Pitido) al volante!

(Vocerío)

La principal dificultad del arroz es conseguir

unas albóndigas con sabor a sepia pero suaves y muy esponjosas.

Limpiar una sepia no es sencillo, para hacerlo bien necesitamos

sacar los interiores evitando romper la bolsa de tinta.

Limpiamos bien la carne antes de cortarla.

Pícame bien eso, chavalote. -Espera, me pongo las gafas.

-¿Te vas a poner las lupas? -Me voy a poner las lupas

que lo mismo me llevo algún dedo por delante.

-Tela, ¿eh? -¡Joder, macho!

Es que impresiona, eso no lo he visto nunca.

Nunca. Ya estoy llorando, hermano.

-¿Ya? -Pues tenemos unos...

-Es un monstruo marino más feo... -Un monstruo gigante

que me voy a dedicar ahora a limpiar y a trocear

para hacer las albóndigas. -No habíamos visto uno tan grande.

Una sepia tan grande. -Madre mía, es un dinosaurio.

No sabía ni que esto existía. Espérate, que hay tres, ¿eh?

-Está Juan, está Pedrito y está Andrés.

-Mira, dale un besito, mira. Mira, mu...

Qué besito te va a dar.

-Lo que es la cara del bicho es muy fea, ¿vale?

Este bicho es como "Depredador", la película esa que yo no las veo,

las películas de miedo no me gustan,

a mí el miedo me lo da la vida, ¿qué necesidad hay

de ver cosas de miedo? De aquí saldrá un caldo de pescado

que te vas a quedar muerta. -Cebolla pelada.

-Quédate quieto ahí. -Te noto callado, chef.

-Estoy concentrado, mucho. -¿Concentrado?

60 minutos son muy pocos minutos.

-Yo imaginaba que algo con chocos íbamos a hacer.

Surgió de hacer unas albóndigas, la mitad cortada a cuchillo

y la mitad procesada, que tenga textura,

mucha cebolla, mucho ajo.

-A ver, lo que voy a hacer es como la otra vez.

La abro por aquí, que no se estropee la tinta,

hay un montón. -Sí, cuidado con la tinta.

Muy bien, cirujana.

¡Muy bien!

Siempre he hecho albóndigas en mi vida, así que, más o menos

sabemos cómo se pueden hacer. Además, una salsa, una salsita

para pones sobre la albóndiga, eso también.

-El arroz también. -Haremos un sofrito así,

muy bien. -Pensamos que será buena receta.

-Buena receta, buena receta. Podemos dar mucho en esto, sí.

-Esto pica, pica, vamos a ver cómo es.

La cebolla muy picadita. -Finísimo, finísimo, finísimo.

-Tienes que echar pronto el arroz que tarda en cocer.

-Tu preocupación es el arroz. -Ese arroz

se tarda mucho en cocer.

-Ya voy, ya, primero limpiar esto bien.

¡La madre que lo parió!

-¿Cómo llevas la sepia, tío? -Aquí me estoy peleando con ella.

-¿Es simpática? -Está buena, está buena.

-¿Has ligado con ella?

-Ahora sí. -Choquito.

-Está bien fresquito por dentro.

Joder. Por una parte, vamos con lo que son

las pieles, aletas y todo eso. Vamos a hacer un caldo,

un caldo de sepia. Con la parte más noble

haremos las albóndigas. ¡Jolines!

Cómo me está costando, ¿eh?

Hoy nos vamos a ensuciar. -Hay que hacer albóndigas

de choco, una salsita y un arroz.

Y la verdad que tenemos muchas cosas para hacerlas bien

y alguna cosa extra que puede darle un toque fantástico.

-Sería un sueño ganar el concurso, totalmente.

Nosotros trabajamos con la caravana, no hay detrás

empresas ni restaurantes. Necesitamos poder llegar

a los sitios y que nos acepten, nos admitan y dejen trabajar.

Y que la gente quiera venir aquí a comer,

es nuestro modo de vida.

-Nosotras nunca hemos conseguido hacer la mejor tapa del día

de cara al jurado, para nosotras siempre ha sido la mejor tapa.

Vamos a intentarlo hoy. El toque de la hierbabuena

que le pone mi madre a mí me fascina, entonces,

esperemos que a ellos también les guste.

Estamos en nuestra tierra, estamos en la final

y la verdad es que tenemos muchas ganas, sobre todo,

de disfrutar porque esto parece el fin de curso.

Mira, Mar... ¡Oh...! -¡Lo vas a flipar!

Venga, hasta luego. -O sea...

Perdona, o sea, es una pasada.

¡Colega! Pues esto para el caldo, toma.

¡Lávalo! (RÍEN)

-Para dentro también.

-Almendra y perejil.

-¿Arroz? -Ya está cocinando.

-Muy bien. -¿La cebolla y ajo las cortas?

-He cortado en cuatro más o menos. -¿Perdón?

-Plac y dentro. -Pero cómo se...

-¿Triturarlo primero? -Todo.

Lo ponemos un poco para salsa. -Ya, ¿pero quieres esto

y luego lo...? -No, en aceite.

-¿En aceite? Ah, o sea...

Pam, pam, pam... -Salteada.

-Y triturarla.

-Una albóndiga de choco yo nunca he hecho, ¿tú?

-Yo, de verdad, no,

que vivo aquí al lado, pero nunca, nunca he hecho

una de choco.

-No tengo pulso para cortar el ajo.

-Nada, tranquila, hazlo a gajos, a trocitos no muy pequeños.

-¿Cuántos quieres? -Tres ajos.

-Vale, ya los tienes. -¿Ya están?

Vale, ahora hazlos a lonchitas, por favor.

Venga.

Vale, ¿y ahora me los puedes cortar un poquito más?

Muy bien, guay, superguay. -Madre mía, cómo estoy, Xaro,

temblando y todo, tía. -Vale, perfecto.

-Estoy fatal. -La medicación que me han dado

no es la que me suele dar mi médico

y me ha dado una subida de adrenalina.

Tengo taquicardias, tengo mucha ansiedad,

estoy temblando. No puedo coger los cuchillos.

Me cuesta incluso cortar un ajo.

-No te ataques, Cristina. -Estoy temblando.

Es de la medicación que me han dado, ¿eh?

Me ha subido mucho, es que voy ciega.

-Joder...

-Tengo tan abierto todo ahora

que... que voy toda aceleradísima.

-Empieza a trocearlo. -Lo corto con las tijeras.

Lo corto así, como lo vamos a triturar.

-Trocitos pequeños. Con un cuchillo, pim, pim, pim.

Hay que cortarlo pequeñito. Lo más pequeño que puedas.

-Estoy tardando media hora. -Lo más pequeño que puedas.

-No puedo hacerlo pequeño. -Tania, pequeñito.

-No, se me da mal el cuchillo. Ya, pero me resbalo, se me da mal.

No puedo hacerlo pequeño.

Lo pasamos por la túrmix, hacemos una pasta,

no puedo hacerlo mejor.

Alli, Oli. Muy buenas.

-Hola, ¿qué tal? ¿Algo para probar?

(AMBOS) Aún no. Oli, veo que estás rayando

el choco para luego marcar con la plancha, entiendo.

Sí. Es un choco muy gordo.

Sí. Vas a darle color por encima,

pero crudo por debajo. Estoy haciendo una prueba.

Lo tengo ya bien marcado aquí y, ahora, si lo hago bien fino,

para que doremos a la plancha y creo que va a hacer una...

¿Cómo se llama? Oli, es la final.

Me has dicho dos cosas

que no me gustan nada:

"Vamos a hacer una prueba"

y estás diciéndome "creo que va a hacer así".

Es la final, es la final. Oído.

Para hacer unas albóndigas de chocos,

una vez limpiada y cortada la sepia, picamos cebolla,

ajo y perejil. Mezclamos pan con leche

y lo dejamos hidratar. En un bol, mezclamos

los ingredientes de las albóndigas con el huevo,

hasta conseguir una masa homogénea con la que haremos las bolas

que pasamos por harina, freímos y reservamos.

Después, freímos el pan y las almendras

y majamos con el azafrán. Ponemos a hervir el fumet

con el majado e introducimos las albóndigas

para terminar la cocción.

Es que no puedo más ya, me duelen los brazos un montón.

Tania, no es corte y confección. ¡Hola!

Porque se me da mejor la tijera que los cuchillos.

¡Mirko, saca bola! Aquí, mira.

¡Con ese brazo corta tú, hombre! Pobrecita.

Yo preparaba la base para venir. -Sí, luego le daré una pasada,

muy poquita con el túrmix. Pero esto...

Sí, está gordo porque lo vamos a pasar.

Pero bastante. Sí, sí.

Para que no se quede pasta. ¿Idea clara?

Tenemos el arroz, que ha quedado superbueno,

con un poco de laurel. Para un arroz con perejil

tiene que haber perdido los almidones.

Sí, porque tenemos que limpiarlo, supongo.

¿No?

Pásalo por agua fría, ¡venga!

Sí, venga. Pásalo por agua fría.

-Tía, no puedo, o sea, es que no puedo.

-Vale, ya lo hago yo. Dame un ajo.

-No, yo hago el ajo, relájate. -¿Lo vas a hacer o no?

-Sí, tranquila. -Me pongo nerviosa.

-No te pongas nerviosa que me pones a mí.

Estoy como para que me pongas nerviosa.

-A ver qué pasa. -No puedo ni pelar un ajo.

-Vale, Cristina, un ajito, cuando puedas, cariño.

-Estoy en ello, Xaro, por favor. ¿Vale?

Estoy en ello. -La picadora, ¿dónde está?

-¿Qué quieres? -¡Picarlo todo otra vez!

-No lo piques... -¡Lo necesito picar!

-¡Va a quedar demasiado asquerosito todo!

-¿Por qué gritas? -Porque gritas tú.

¡No lo voy a picar más! Amor, no lo pico más.

-Lo necesito más. -Me da igual.

-Lo necesito más. -No.

-A ti hay algo que no... Hoy no...

-Xaro, no lo picamos más, amor, si no va a estar todo una pasta

metida ahí dentro, ¿entiendes?

-Vale, marca las huevas, por favor. Dos.

-No quiero marcar las huevas aquí.

-Aquí, en la plancha, Cris. -Quiero poner un cazo encima,

está sucia la plancha. -Límpiala con papel, tres.

(SUSPIRA) La plancha está quemando.

-Estoy haciendo las albóndigas, ¿puedes solucionarlo tú?

En la plancha las podemos... -¡Sí, lo puedo solucionar!

Lo haré como yo quiera, ¿vale? Vale, sígueme un poquito.

¡Está bien ya, hombre!

-¿Por qué no la quieres marcar en la plancha, Cris?

(GRITA) ¡Porque está sucia! -¡No grites!

¡No grites! -¡No me lo preguntes más!

-No, no, no, con poco aceite. -¡Hostia!

-Con poco aceite, Cris.

-Cállate la boca, cállate, que me encuentro muy mal, Xaro,

cállate. -Vale, respira, dime...

-¡Mira tú! -Antes de hacerlo.

Me he dado cuenta que Cristina está meganerviosa,

no es como ella es habitualmente.

Está como un poquito con más taquicardia

y no la veo... Me siento un poco, no sé,

no la veo como habitualmente a mi lado.

-Cómo me estás poniendo, Xaro. -¿Yo?

-¿Estás seguro que el arroz está ya bueno?

-Sí, pruébalo. -¿No echas más arroz?

-Sí, solo que se quema esto.

Un arroz blanco, ahora lo salteamos con el ajito y el perejil.

-Un poquitín entero. Venga, campeón.

-¿Quieres que se derrita en la boca?

-Sigue colando. -Espera, terminamos con este.

-¿Qué haces? -¡Ah! ¿Otra vez?

-No voy a estar encima de ti. -Menos mal que estás aquí.

-Ahora, oye... -Gracias, padre.

-Se le va la olla, venga. -Se me va.

-Ahí eso anda... -Las noches son muy duras.

-Te voy a arrear un leñazo. -No me pegues,

que hay cámaras delante, papá. (RÍEN)

-Vamos, ahora tenemos que apretar.

Este tercio es el mejor. -Sí.

-¿Te has cortado? -Sí.

-Al sanitario. -Al sanitario cagando leches.

Primero la caída y luego esto.

Pedazo de corte.

Así que te vas a tener que poner las pilas

porque yo estoy al 50.

El cocinado va bien, he tenido un pequeñito parón,

me he pegado un buen tajo, lo tengo un poquito..

Está feo, luego lo curaremos bien.

Pero los sanitarios me lo han vendado y todo.

O sea, que nada, ahora bien cerradito,

bien apretado para que no sangre.

Concursantes, teníais una hora de tiempo

y ya habéis agotado la mitad.

¡Oído! (AMBAS) ¡Oído!

-Si llegamos, bien, si no llegamos para casa.

No pasa nada. -Estoy para las albóndigas,

para meterlos en el robot, mezclarlo con un poquito de pan.

-Le estamos dando un toquecito de ralladura de naranja,

es frescura, es sabor, es una pasada.

Luego, la salsita vamos a probar y acabarla con un poco del zumo.

-¿La gamba qué se te ocurre? -Estoy dejando la colita,

por si la freímos con la hueva, para decorar, ¿te parece?

-Sí. -Vale.

Buenas, ¿cómo estamos? ¿Qué pasa?

Cómo huele a manzanilla, ¿no? A vino de mi tierra.

A ver, a ver, a ver... ¿Le habéis metido el pan?

Pan, perejil, una cebollita pochadita,

un ajito pochado...

No le temas mucho más líquido que, al formarlas, se te abren.

Si no se formaran, hay que meterles más sólido,

o un poco más de pan o un poco más de harina.

El choco, al final, es duro y precisa de su tiempo,

así que cuanto más tiempo se guise dentro de la salsa, estará mejor.

-Hoy han salido las cosas tan bien que, además, no se ha estresado,

no ha... No ha habido, digamos, ese...

-A él le gusta "hardcore", le gusta la caña.

-Otros días en los que... Pero, bueno, esto está muy bien,

así salen las cosas bien, uno aprende más cosas.

-Ha sido casi una cocina de verdad. -Lo ha sido.

-Casi como una cocina de verdad.

Hola, ¿qué tal? Hola, chef.

¿Cómo estamos? Muy bien, ¿qué tal? Todo bien.

¿Ya tenéis la masa hecha? La mitad la cortamos fina

a cuchillo y la otra mitad con pochado de cebolla

y la procesamos un poco, para que tenga textura.

Lo procesado ayuda a amalgamar lo que está cortado a cuchillo.

¿Dónde la vais a guisar? Las freiremos y las guisaremos

en un fondo de un sofrito de cebolla, pan frito,

almendras, azafrán y vino. Perfecto. Jonatan, ¿estás a tope?

Estoy a 200 000. ¡Fuerza, que estamos en la final!

(GRITAN)

-Empiezas con el sofritito rico. -Venga, vamos a darle caña a esto.

-Unos chips de ajo para tenerlos hechos.

Lo más complicado es conseguir que el choco quede bien tierno.

-¿Cómo vas? -Esto está de sal perfecto.

Lo que no veo claro es el color verde.

-¡Aúpa, Bricheto! ¡Aúpa, Jonatan, fuerte!

-¡El mejor arroz de vuestra vida! -Escúchame, que mañana

nos vamos para Tarifa, ¿eh? Para Tarifa del tirón.

-Vamos, necesito el sofrito, Jonatan, ¿eh?

-Chef, lo tendrás en cero coma.

Además, irá más rápido porque lo hago en una sartén.

-Muy bien, excelente, vamos.

-Poco, ¿eh? Poco.

-Ah, es que se pica lo de abajo y lo de arriba no.

No sé, ¿cómo lo ves? -Tania, tranquila.

No te preocupes. -Se pica lo de abajo.

-Tranquila. -Se tenía que haber cortado

bien desde el principio. Al final le he dado

poco a poco con el túrmix, que se me da bien.

Y ahí le he dado la textura.

Métela, se queda la sepia dura. Ayúdame.

-No te preocupes. -La sepia se queda dura,

hay que preocuparse. -Venga.

-Que vengas a hacer bolas, Mirko.

-Sigue así, por favor, sigue así. -Se va a quedar dura la sepia

y va a ser incomestible. -Sigue así, la pongo...

-La prioridad... -Me haces perder tiempo,

tengo que hacer otra cosa, ¿cómo te lo explico?

-Apriétalas, se rompen enteras. -Claro, venga.

-Tienen que estar duras. -¿Cuántas son?

-Un montón, claro, es la historia. -Cuidado, ¿cuántas son?

-Por eso...

Toma, que se os cae esto. Gracias.

Me habéis dejado preocupados, ¿cómo vais?

Muy bien. Dejadme probar cosas.

Mira...

Pastoso, ¿eh? ¿Sí?

¿Cómo lo pondrás?

Vamos a cortar un poco este también para que tenga más textura.

Después tendrá trocitos de choco también.

¿Cómo vais a emplatar? Tenemos arroz abajo.

Arroz con almendra, un poco de ajo, perejil,

albóndiga gorda encima, alioli negro de tinta.

Si tengo tiempo, voy a hacer el crujiente de la pata.

Muchos ingredientes, ¿no? También, sí.

-Se nos acaba el tiempo, pero volando.

Y eso es un estrés que te quieres morir.

-Mira, ¿ves? Las hemos fritito

y luego las hemos metido ahí. Eso tápalo, que se haga la sepia,

no abras más esto.

-Mira qué pelotas más guays, ¿eh?

Estaba picada pero superbien, Cristina.

-Superbien, superbien. -Voy a seguir haciendo albóndigas.

-No digas haciéndolas, ya no hace falta hacer.

-¿No? ¿Y entonces? -El salteo será jodido.

-Para que se las coma quien quiera, es una pena.

-Sí, que mucha pena, padre. -Hombre, eso no habría que tirarlo,

luego se hacen, ¿no? -Voy a saltear esto

y voy a cotar un poco de ajete. -¿No hago más albóndigas?

-Perejil... -¿No hago más albóndigas?

-¡Que no hagas más albóndigas!

No, si ya te o dije. -Es una pena.

Que sí, que es una pena. Llora.

Hacemos más cuando acabe esto, pero vamos a sacar esto,

luego hacemos las que quieras.

Teníamos que hacer 10 platos, pero la prioridad era hacer

30 albóndigas, sin duda. -No, vamos a ver.

La prioridad era hacer los 10 platos, como has dicho,

pero yo he pensado que era una pena que se quedasen ahí.

¿Qué has sacado, Fofo? ¿Estáis ya controlando el tema?

Sí, que le he puesto las huevitas que llevaba el choco,

a ver si le damos provecho.

Es un pan frito que le añadiremos y esto es para las albóndigas,

un fumet con pancito, con un poquito de perejil...

Muy bien fumet. Muy buena pinta, ¿eh?

Tenéis el plato claro que son las albóndigas de sepia.

No me hagáis formas raras. No, déjate de rollos

que no nos queremos ir hoy. Vale.

Eso me ha gustado, no hay formas raras.

¡Tenemos albóndiga! Qué bueno, tío.

-Sí. -¿Sabes qué vamos a hacer ahora?

-Decime. -Vamos a hacer una salsa,

una especie de alioli. -Sí.

-Pero con las tripas de la sepia.

-Cuando alguien hace una mayonesa está mirando para ver

si está ligando. Es cierto que cuando la levantas,

lo notas, pero si se corta, hay un punto en que lo veis.

Cuando yo me doy cuenta que se ha cortado, es irrecuperable.

Es muerte súbita. No teníamos más hígados de choco,

ni teníamos más material para volver a hacerla.

Y era en plan "Javi se está suicidando",

está conduciendo contra dirección y conduzco yo.

¿Qué se te va a cortar? ¿Qué se te va a cortar?

¿Qué se te va a cortar? No se corta nada, no se corta.

¿Qué se te va a cortar? Mirá la mayonesa que hiciste.

-Me hizo muchísima ilusión ver que no hay nada imposible.

-Ahí ponemos dos. -No tendremos tiempo

para cocinar totalmente.

-Las estoy pasando por huevo y otra vez por harina, ¿vale?

-Oído. -Van fritas.

¿Cómo están mis chicas de la Rolling? ¿Bien o qué?

Marcando las albóndigas. Las voy a guisar aquí,

para que suelten el sabor. A ver qué te parece, Álex.

Tienen buena pinta. Si dentro del plato me metes

un trocito de huevo de choco, nos va a quedar un platazo,

a ver si de final o no. ¿Hoy ha habido bronca?

Un poquillo, hay muchos nervios. -Muchos nervios.

Chicas, hoy más que nunca tenéis que estar unidas.

Sí, pero como no estoy bien. Daros un abracito que yo lo vea.

Venga, dame un beso, dame un beso. Un be...

¡Un piquito y todo, ay!

Si no llegamos al Último Cocinado estamos supercontentas

de haber participado en este programa.

-Me quedaría superchafada. -¿Chafada?

-Sí, quiero llegar al final.

Hola. ¡Hola, buenas!

¿Qué tal, chicos? ¿Qué tal, chef?

¿Cómo vais? Hemos hecho un fondo de sepia.

Está con la verdurita...

¿Puede saber a verdura cruda?

¿Estaba bien sofrita la verdura? Rehogado.

Me falta aquí vino. Sí, fino, aquí.

Para acabarlo lo que hacemos es... -Tirarle un chorrito en crudo.

Me gusta ir guisando las cosas. Lo hemos guisado con el vino.

-Nos hemos reservado. -Sí.

¿Y esto? Unos tallarines para hacer

una decoración. Tened cuidado con los gruesos.

Sí, sí. ¿Esto va sobre la albóndiga?

Debajo. Bueno, os veo muy atrevidos.

A ver por dónde escapa esto.

El truco es el pedazo de choco que tenéis y la manzanilla.

A partir de ahí no la caguéis, por favor, ¿vale, chicos?

Mucha suerte, agur. Gracias.

¡Concursantes, quedan cinco minutos!

¡Empezad a emplatar o no os dará tiempo!

Nos queda muy poco tiempo, Mar, vamos a freír ya

y metiéndolas del tirón.

-¡Dale, dale, emplata, chaval! -Vamos allá.

Marchando platos. A la orden, chef.

-¿Dónde están los platos? -Aquí tienes un plato.

-A ver, la salsita.

-¿Se quema qué? Algo se está quemando.

-¡Ole! ¡Pedazo de albóndiga, colega!

-A la salsa que van. -A la salsa.

-La historia es, tío, que el ajo tenía que ir picado.

-Me la suda, ya es eso. Habíamos pensado en la presentación

muy, muy fina, hacer una guarnición bonita

con los puerros. -Es un plato muy tradicional.

Hemos querido darle un toque moderno al plato.

-Ve haciéndolo tú, yo hago los tacos, va.

¡Va, Xaro, que ya no hay tiempo!

-Pero tiene que ser más chiquitín. No tanto arroz.

-Vale, no tanto arroz. Por favor, han dicho que ya.

-No quiero tanto arroz, emplatamos a nuestra manera.

-Fofo, ya está, por favor.

-Fofo, que se está quemando. Escúchame, hemos dicho

que vamos a lo que vamos. -Vamos, chef.

¡Cocineros, es la final

y os queda solo un minuto!

¡No te creo, maldita! -No te creo.

-Venga, dale. Fríe lo que tengas, vale.

Si son 10, ponemos una por tapa. -No ensucies el plato

antes de llegar a él. -Se me ha ido la mano.

-Vale, sí. Sí, vale así.

-Este es el momento supercrucial.

-Venga, Tania, es nuestro plato.

La salsa. -No le eches más salsa.

¡No le eches salsa! -No le echo salsa.

-Corre, Cris, corre, Cris. -Voy, voy, voy.

-Corre, que lo logramos. -Al final casi nos matamos

dentro de la caravana. -Bueno, para mí lo más importante

era que, al final, saliera el plato, ¿o no?

-Sí. -¡Vamos, chef, vamos, vamos!

¿Está la mayonesa a mano? -Sí, procésala, está ahí, dale.

-Oh... -Toma, toma, toma.

-Ah, esta.

-Bien de salsa.

-Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho.

Faltan dos, ¿vale? -¿Dónde están los platos?

-Esos dos que tienes ahí. -Déjalo ahí suelto.

-Donde tú quiera. -Vale.

-Cógelas de dos en dos, eso es.

-Voy manchando, me lo tienes que acercar, no da igual.

¡Diez, nueve, ocho...!

Venga. ¡Siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno...! ¡Se acabó!

¡Venga! Feísima.

A tomar por culo.

Ah... -¡Muy bien!

-Ha sido muy bonito el plato.

Ha quedado precioso. -El mejor plato,

nuestro mejor emplatado. -Enhorabuena.

-Lo que hemos hecho en un minuto.

(RÍEN)

-Evidentemente, esa tensión última

nos ha roto a las dos porque... ¿Verdad que...?

Que te quiero mucho.

-Fofo, está de puta madre.

Lo siento, no sabía que era tan fuerte.

Ha empezado que si ajito frito, que si no sé qué por encima...

Y, al final, no hemos llegado. -Lo que nos han pedido lo hicimos.

Nos han quedado las huevas cocidas para aliñarlas,

las elaboraciones hechas pero sin poder montar.

No teníamos emplatado. -Hemos emplatado

en un minuto y medio 10 platos. Somos unos máquinas, ¿eh?

En la revista oficial de "Cocineros al volante"

tienes la recetas foodtruckeras de la gran final

para que las puedas preparar en casa

y llevártelas donde quieras.

más de 40 páginas dedicadas a la caravana más famosa de la TV,

con imágenes inéditas de lo que sucede detrás de las cámaras.

Cada semana en tu kiosco con tu revista

del corazón favorita.

Hola. (AMBAS) ¡Hola!

A ver qué tenemos aquí.

De primeras, Xaro, Cristina,

os quería felicitar porque frente a lo mal

que lo habéis pasado, os habéis quedado

casi sin ese hálito de aire,

yo pensaba que no llegaban ni a emplatar.

Os felicito por haber llegado. Gracias.

-Gracias. Dentro de lo que cabe,

el emplatado no está mal. Han llegado, lo importante.

Al menos habéis emplatado. Gracias.

-Gracias. Estamos muy contentas con el plato.

Creemos que es un plato que debería de pasar a la final

porque partir la albóndiga, darle una profundidad tridimensional

al plato yo creo que, vamos, es que ni nos lo creemos.

Estoy nerviosa, a ver si como y me relajo.

-Me como la gamba. Uhm...

¿Qué tal? Bien, muy bien.

¿Cómo estáis? Contentos.

Emplatado moderno para vosotros. Sí.

¿Controláis los emplatados modernos?

Hombre, somos modernistas. (RÍEN)

Al menos no habéis maltratado el pescado.

No, no, les voy cogiendo cariño y, poco a poco, ya...

Vamos avanzando la relación. Vale.

Gracias, lo agradezco. Ha quedado precioso.

El mejor emplatado que hemos tenido.

-Sí, sí, sí.

La masita por dentro ha quedado blanda.

-Ha quedado perfecto.

Hola. ¿Qué tal, chicos?

¿Cómo vais? ¿Bien?

Os habéis peleado con el choco, ¿no?

Un poquito.

Está durito, ¿no?

Con la trayectoria que lleváis en este programa

podéis acabar manchando toda esa trayectoria

por no saber hacer un arroz blanco.

Porque esto para mí no es un arroz blanco.

¿No, Urretxu?

Aguado.

Suerte, chicos.

(AMBOS) Gracias. Venga, suerte.

Muy buenas, caballeros.

¿Cómo está Tarifa? ¿Bien? A gusto, a gusto.

Como aquí, mira. Con dientecito.

Cuando he estado en el cocinado con vosotros

al principio me habéis hablado de muchas elaboraciones.

Se han quedado sin ponerse.

Nos han faltado detalles.

Pero estamos contentos con lo que hemos hecho.

Lo más importante en la cocina es saber gestionar tu tiempo.

Si no, estás hablando de cosas que no son reales.

Nos ha faltado completarlo.

No hay que vender humo. Venga.

Gracias, chicos. Gracias. A vosotros.

Me ha cogido el toro y no me ha dado tiempo...

¿Te ha cogido? ¿O nos ha cogido?

Nos ha cogido. -Ah, vale.

Porque a lo mejor no estoy yo.

O soy un ente dentro de la Brilla.

(RÍEN)

No me mires así, ¿eh? -¿El qué?

Muy bien. Javier.

Sabéis que venís de hacer la mejor tapa

de "Cocineros al volante", ¿verdad?

Sí, chef. -Sí.

Suerte. Gracias, chef.

Estoy un poco nervioso, y ansioso.

Nos estamos jugando un pase a la final.

Y hemos luchado mucho para llegar a ella.

Hemos trabajado muy duro para esto.

¡Qué incertidumbre! -Es lo que hay.

Hombre, yo te digo una cosa, esta está muy buena.

¿Qué hay, señores? ¿Qué tal?

Aquí andamos. Todo en orden más o menos.

Yo me alegro, ¿eh? Esto está de maravilla.

Podía estar mejor, claro.

A ver al comértela.

A mí me parece también que está muy bien.

¿Sí?

Se nota bastante tu paso por "Masterchef".

El maestro Pepe estaría muy orgulloso de ti.

Sí, hombre. Si te quitas los pendientitos

ya lo bordas. -Lo estaría hasta su padre.

Si se quita los pendientes, de puta madre.

Con los pendientes, hombre. Me vais a meter la presión...

Al final hay que quitarse los pendientes.

Podía estar bastante mejor,

porque la salsa la podíamos haber pasado,

haber emulsionado bien y hubiese estado...

Eso es una chorrada, eso de pasar tanto las salsas.

La salsa está mejor un poquito sólida,

que tenga algún trocito de cebolla, o de...

Hombre, tan pasado, tan pasado.

Pero queda más vistoso y sabe igual.

No, no sabe igual, perdona.

Has dado en el clavo, chef. -Sí.

¿Qué? ¿Cómo andamos?

Pues mira, un poquito magullada por hoy, pero...

Pero bueno, se ha hecho lo mejor que se ha podido.

Sí, ha sido un día peleón.

La mano con el dorado...

Cuidado con la mano, ¿eh? Gracias, chef.

Suerte. Gracias.

El doradito para mí está muy correcto.

Pero también es opinable. Lo que pasa que es cierto

que teníamos varias elaboraciones,

y hubiera sido mejor probarlo todo junto.

Buenas tardes. ¿Qué tal, Cayejeras?

Qué tal. Muy bien.

Hola, ¿cómo estamos? Muy bien.

Toma, campeón.

Me vuelve a faltar ese punto de arte, de Sevilla,

de lo que la tierra representa. Lleva yerbabuena, pero...

Pero le falta un poquito de sal,

un poquito de alma al plato.

¿Dónde ha estado el tarro de la sal? En ellas.

Me lo echo por lo alto todas las mañanas.

¿Sí? Y luego no me queda.

Suerte, chicas. Gracias.

Te quiero. -Y yo a ti, mi vida.

Ella no me lo dice, porque no le gusta decirme

que me quiere, pero yo se lo digo.

Por última vez vais a catar el trabajo de los rivales.

Ya sé que no os sentís cómodos señalando cuál es peor plato.

Cuesta, sois conscientes del enorme esfuerzo

que hay detrás de cada elaboración.

Pero es la final y hay que hacerlo.

Tenéis que votar a ciegas,

pero esta vez... el mejor.

El mejor plato.

¡Bien, bien! -¡Muy bien!

Vosotros elegís el primer foodtruck

que merece pasar a la gran final.

Votad con criterio.

Podéis catar.

(SUSPIRA)

¿Por cuál quieres que empecemos?

¿Por este? -Por este mismo.

Que sepa a gamba.

Puedes probarlo.

Pues me parece que lleva arroz por dentro.

Mira, la textura está muy guay.

Es muy raro. -Muy raro.

Muy dura, ¿no? -Dura, sí, muy dura.

No tiene el sabor, ¿no?

Esto está soso y un poco duro.

Y la presentación. Es muy bonito.

La presentación muy bonita.

Muy bonita. Si estuviese bueno...

La salsa le ha quedado muy buena.

Y sabe a salsa de carne.

¡Hostia, ni la pruebes, tío! ¿Qué es eso?

No vayas a escupir, ¿eh? Que es de mala educación eso.

No vayas a hacer eso, ¿eh?

¡Joder!

Joder...

¿Escuchaste? Toma un papel.

(RÍEN)

Creo que a nuestros vecinos le está pasando lo mismo.

Es que esta no.

Esta tampoco.

Es difícil ver quién es mejor.

Por una vez habría sido más fácil elegir el peor.

A mí me gusta la de los Dali's.

¿Cómo sabes que son los Dali's? -Porque lo sé.

La salsa esta con la tinta negra está bien.

Ese es el mejor para mí.

Aunque le he encontrado un cachito de cáscara de huevo,

nos quedamos con esa.

Lo que queda de la mejor tapa que hemos probado.

El mejor plato para nosotros es este.

Cocineros, ¿os han gustado

los platos de vuestros compañeros?

Estaban buenos.

Se nota que es un día especial.

Estamos en la final.

Quiero empezar con los Maldonado.

Carlos Hijo, por favor, acércate.

¿Sí o qué?

Aquí está.

Dime por qué es el mejor plato para vosotros.

Bueno, pues porque el arroz estaba bueno, con sus gambitas.

Nosotros no hemos puesto ni gambitas, ni cositas.

Hemos ido lo justo justo.

La albondiguilla pues estaba rica también.

Y la salsita también. Yo qué sé, bien.

A mí me ha gustado.

¿Y a quién te gustaría que perteneciera?

Hombre, pues a lo mejor a Al y Ollie por las veces

que le hemos dado caña sin querer.

A Somewhere, ¿no?

Pues te lo voy a resolver ya si te parece.

Pertenece a...

las dos amigas de la Rolling Caravan,

Charo y Cristina.

¡Felicidades!

Charo, acércate, por favor.

Bueno, este plato para nosotras es el mejor,

porque nos recuerda mucho a las albóndigas

de nuestras abuelas valencianas.

Tiene un toque de ajo y perejil dentro.

Y además es que el arroz está perfecto.

Nos ha encantado.

¿A quién te gustaría que perteneciera?

A los Dali's.

Vamos a comprobarlo ya.

¡Mirko, Tania, os pertenece!

¡Bien!

Tania, es tu turno.

¿Por qué os gusta ese plato?

Nos ha gustado porque llevaba diferentes salsas.

La albóndiga también estaba muy buena de sabor.

Y el arroz nos recordaba un poco a un risotto.

¿Pero a quién te gustaría que perteneciera el plato?

Pues a mis amigas las Rolling.

O a Somewhere.

Me gustaría. ¿Qué pasará?

Somewhere Café.

Somewhere, invito a Ollie, que será el que me traiga

esta vez el mejor plato.

La textura de la albóndiga es genial.

Sabor también.

Como un plato en sí,

para nosotros era el mejor plato.

Ollie, ¿a quién te gustaría que perteneciera este plato?

Yo creo que Dali's, porque mirando cómo ha entrado

en la competición, sus platos, su historia...

Esto es una cuestión de amistad, ¿no?

De Empatía. Sí, mola.

De progresión también.

La evolución, ¿no? Eso es.

¡Dali's!

(RÍEN)

Gracias. Muchas gracias. -Gracias.

Sevillanas de la Cayejera. Lucía, por favor.

Hemos empezado un poco nuestra valoración siempre

un poco la estética al principio.

Después esta nos la hemos comido entera.

Entonces yo... No, ya lo veo.

No queda nada en el plato. Nada, nada.

A nosotras nos gustaría que fuera de la Vermuneta.

Yo creo que son muy grandes.

Pues este plato es

de vuestros paisanos, Brilla Bombilla.

¡Bravo! -¡Olé ahí!

Bueno, pues Brilla Bombilla, estáis contentos, ¿eh?

Sí, mucho. Fofo, por favor,

traednos vuestro mejor plato.

¿Por qué habéis elegido ese plato?

El arroz está mejor cocinado que todos los demás.

La albóndiga está terminada y la salsa está terminada.

Los demás no he visto ninguno completo.

Pues el plato que habéis elegido es...

de los Maldonado,

Carlos Padre y Carlos Hijo.

¡Ahí!

Vermuneta. Jonatan, por favor,

acercaos Jazz y tú.

¿Por qué habéis elegido

ese plato como el mejor para vosotros?

Pues nos ha costado mucho porque hemos visto

que es tan difícil votar al bueno como al malo,

porque todos eran francamente muy buenos.

Hemos tenido que hacer recata 2 ó 3 veces

de los 3 ó 4 finalistas que creíamos.

Pero a veces un pequeño matiz hace la diferencia.

Dali's, os quiero decir una cosa.

Hasta ahora 4 de las 5 veces que habéis corrido

ha sido por decisión directa de vuestros compañeros.

¡Hoy sin embargo su decisión os convierte directamente...

en los primeros finalistas de "Cocineros al volante"!

(Aplausos)

¡Gran final, Dali's, enhorabuena!

¡La final, es increíble! -¡Bien, bien, bien!

Increíble, increíble, de verdad.

Aún nos queda el voto de Por el Monte las Sardinas.

Acércate, por favor, con el plato

que habéis decidido que es el mejor para vosotros.

Mira, este plato nos ha gustado más que los otros,

por la textura un poquito de la albóndiga.

Estaba más suave.

Este plato pertenece...

a Dali's.

Para nosotros es un sueño legar donde estamos.

Exacto, es que no lo esperábamos.

Y encima la mayor recompensa de todo esto

es por lo compañeros, que hemos sido tantas veces

votados como el peor plato, y ahora de repente el mejor.

No uno o dos, cuatro personas. -Sí.

Dali's, estáis en la gran final porque os lo habéis currado.

Mirko, tu obsesión con el emplatado

al final ha dado resultado. Menos mal.

Se podía comer con la mano gracias al detalle ese

italiano que has tenido de la hojita de puerro.

Muy foodtruckero y elegante a la vez,

como vosotros sois.

Tania, felicidades. Gracias.

Has aprendido mucho.

De la matanza de Texas del sorropotún

has pasado a ser prácticamente

una cirujana plástica de la sepia.

(RÍEN)

Gran plato, Tania. Gracias.

Enhorabuena. Felicidades, chicos.

Se lo merecen. Yo eso siempre lo he dicho,

esos chavales han luchado más que nadie.

Y si alguien se merece ganar aquí, serían ellos.

Cuatro de vosotros habéis cocinado por última vez.

Y a todos os he visto con la tensión

que os pedíamos desde el principio,

la necesaria en una gran final.

Uf...

Vermuneta, de vuestro plato nos ha encantado la salsa.

Estéticamente no es tan brillante como la tapa

que nos preparasteis en Nerja.

Pero la salsa, la mejor ligada de todas.

Muy sedosa en boca. Las albóndigas estaban jugosas.

Sin embargo el arroz, ligeramente pasadillo.

El guiso que os habéis marcado,

Javier, Jonatan,...

...¡os da el pase a la última prueba!

(Vítores y aplausos)

¡No me lo puedo creer!

Increíble, es una sensación realmente increíble.

Increíble.

Cayejeras, os ha pillado el toro.

Os hubiera gustado hacer otro emplatado

con más albóndigas.

Pero yo creo que es mejor que haya quedado así.

A veces menos es más.

A este plato le falta fuerza, le falta sabor.

¿Y sobre todo sabes lo que le falta?

El salero andaluz, que hoy lo he echado de menos,

que estamos aquí en Chipiona. Un poquito de arte, por favor.

Había muy poco tiempo, y mucha presión.

Mar, Lucía, por todo esto que os acabo de decir

no estáis en la última prueba.

Vale. Lo siento.

Gracias. -Gracias.

(Aplausos)

Eres una campeona. -Y tú.

Estamos muy contentas con el plato que hemos hecho

y con todo el recorrido que hemos tenido, la verdad.

Hoy para mí es un día muy feliz.

Brilla Bombilla, tenéis luces y sombras en este plato.

En conjunto, muy buen plato.

Pero si nos vamos fijando así

por suelto en los detalles, ya cambia la cosa.

Primer error de base.

¿Cómo podéis cocer el choco, luego triturarlo,

y luego montáis la albóndiga y lo freís?

El resultado ha sido pastoso

en unas albóndigas secas y excesivamente compactas.

¿Sabéis lo que parecía? Una croqueta seca.

Marcos, Fofo,...

lo sentimos, no pasáis a la prueba final.

(Aplausos)

Mira que nosotros pensábamos que nuestro plato

era bueno, ¿eh? Pero no.

Por el Monte las Sardinas.

A pesar del enorme esfuerzo que habéis hecho los dos

el resultado no ha sido del todo satisfactorio.

El arroz estaba soso, las albóndigas parecían más

una hamburguesa, demasiado hecha.

Tenía demasiado sabor a naranja y a yerbabuena.

Lo sentimos, chicos, estáis fuera.

Gracias.

Gracias.

Los Maldonado.

Menuda salsita me has hecho, hijo mío.

Estaba buena. Casi te diría que está

como la de mi madre.

La salsa espectacular.

El toque justo de manzanilla, pero sin saber a vino.

La albóndiga redondita, sabrosa, esponjosa.

¿Sabes lo que te digo?

¡Qué pasáis a la última prueba, hombre! ¡Enhorabuena!

(Aplausos)

No estoy nada de nervioso, estoy, de verdad,

divirtiéndome, pasándomelo genial con este señor aquí.

Ay, tía...

Queda una sola plaza.

Dos amigos en juego.

Somewhere Café y Rolling Caravan.

Somewhere Café,

lleváis ya desde el principio con nosotros.

Habéis tenido una trayectoria impecable, que iba subiendo.

Sin embargo ninguno de los dos ha aprendido

de los errores que habéis ido cometiendo.

El arroz en vez de estar suelto, está apelmazado.

Como un arroz caldoso y pasado.

Es una pena que con la buena salsa que teníais

no la hubierais metido dentro, o al menos impregnarla

un poquito de ese sabor, para darle jugosidad y sabor.

Hubierais conseguido

una integración completa del plato.

Hoy podemos hacerlo mejor. -Sí.

Hoy podemos hacer el plato mucho mejor.

Cristina, Charo. Rolling Caravan.

El último programa y estamos como al principio, ¿eh?

A voces, gritando, y trabajando por separado.

Vuestro trabajo está correcto, pero os ha quedado soso.

Os estabais jugando el pase a la última prueba

y otros foodtruck al final os han adelantado.

¿9 semanas con nosotros y de qué ha servido?

Pues al final para algo ha servido.

Sois las únicas que habéis sacado partido

a los huevos de choco, ese producto tan preciado aquí.

Lo habéis integrado en el plato.

Habéis sido las únicas. Qué bien, Charo.

Y el foodtruck que pasa a la prueba final es...

Rolling Caravan.

(Aplausos) ¡Joder!

Grandes. -¿De verdad?

Felicidades.

No, para nada, felicidades.

¡Hey! -¡Oh!

¿Qué tal? ¿Estás bien?

Que me da pena.

¿Te da pena? -Sí, mucho.

Bueno, pues gracias. -Pero tú, tranqui.

No, pero es que me parece injusto que no estéis.

(RÍEN)

Tranqui. Gracias.

Ellos han sido nuestros ganadores

desde el principio. Me da mucha pena.

Me da pena, realmente.

Porque se lo merecen, ¿sabes?

Ya, son muy fuertes. -Son unos cracks cocinando,

como personas, como todo.

Como las otras personas que están en la final.

Pero es que ellos tenían que estar.

Ya no estar, y ganarla. Lo hemos dicho

desde el principio, desde el principio.

Gracias.

Estamos supercontentas, superfelices,

superagradecidas, supertodo.

Sí, pero super super, que no nos lo creemos.

Que todavía no me lo creo.

Tranquila. -Ya, pero como empezamos

juntos, tío, me hacía ilusión.

Y por vosotros, si erais nuestros ganadores, tíos.

(Vítores y aplausos)

(Vítores y aplausos)

¡Bien, bien!

¡Gracias!

Vibra Chipiona con los foodtrucks.

Vibran nuestros concursantes con ellos.

En el ambiente la fuerza de Rocío Jurado,

que vivía a escasos metros de su devota Virgen de Regla,

el escenario de nuestra final.

¡Bienvenidos a la prueba final de "Cocineros al volante"!

¡Bien! ¡Venga!

¡Sí, señor!

¿Qué tal el recibimiento?

Guau, espectacular, ya ves. Han venido todos, ¿eh?

Vuestros compañeros y el pueblo de Chipiona.

Hay gente que lleva haciendo cola aquí

desde muy temprano para ver el espectáculo

foodtruckero que vamos a montar.

Cada verano, junto al Santuario de N“ Sra. de Regla,

se celebra el fin de la temporada veraniega.

Nosotros también ponemos aquí

el punto final a nuestra gran aventuras.

Es la última prueba.

Vosotros decidís qué cocináis para ganar el título

al mejor foodtruck de España.

¿Llegar entre los cuatro mejores?

Guau, nosotros estamos realmente realizados.

Pero bueno, yo quiero ganar.

Yo quiero salir campeón.

Cada equipo ha elegido el menú

con el que piensa ganar la competición.

Solamente con eso ya os la estáis jugando.

Es el momento de mostrar todo lo que habéis aprendido

a lo largo de las 9 semanas de competición,

en la que habéis tenido la suerte de trabajar

con producto 100% local.

Cuánta calidad hay en nuestro país, ¿eh?

Desde el norte, hasta el sur.

Y cada vez hay más foodtrucks en la calle.

Eso nos encanta.

Por cierto, ¿os gusta la nueva incorporación?

Eso es una joya. Es grande, ¿eh?

Sí. -Es gigante.

Pero estaos tranquilos,

porque no viene a por ninguna de vuestras plazas, ¿eh?

Chefs, ¿estáis por aquí?

¡Oh! -¡Oh!

¡Qué bueno!

Pepe, Samantha, Jordi,

bienvenidos a la gran fiesta foodtruckera.

Muchas gracias. -Encantados de estar aquí.

Nos hemos quedado así, temblando, diciendo:

"¡Madre mía, la que nos viene encima!"

Faltaba vuestro foodtruck

para que la caravana estuviera completa, ¿eh?

Mira, ya estamos aquí. -Encantados.

Los Maldonado. Carlos Hijo,

hace muchísimo tiempo que nos os veis, ¿no?

Guau, pero muchísimo, ¿eh?

¡Vamos, Carlos! -¡Aúpa!

Estás guapísimo, Carlos, morenito...

Moreno albañil, blanco por dentro.

-Te sienta muy bien.

Está tonto, está muy sentimental.

¿Le ha subido el éxito?

¡Qué va!

Carlos Padre, bájale los humos al niño.

Se ha emocionado al vernos, es un cariñoso.

Si se le ha puesto hasta la carne de gallina.

Tampoco te vengas arriba.

Me ha impresionado, no es para tanto.

Carlos, que no te vamos a valorar, tranquilo.

O sí, no lo sé. -Sí, valorarnos vosotros.

Yo diría que después de este programa

habría que bajarle los humos de éxito a Carlos Padre, ¿eh?

Porque está teniendo más éxito que el hijo.

Es una gran revelación y un descubrimiento.

Pero no en cocina, no me digas que en cocina.

Fuera de la cocina. -Fuera, vale.

Fuera de la cocina ya ni te cuento.

A mí no me saques de picar cebolla.

¿Qué tal lo manejas? -A más no llego.

No. (RÍEN)

Pepe, Samantha, Jordi, ¿os gustan nuestros foodtrucks?

Preciosos, una maravilla.

Samantha, ¿qué te parecen las chicas

de la Rolling Caravan? Son ideales las dos.

Gracias. -¿Qué tal, Charo, Cristina?

Es he estado viendo, sois lo más.

Todo el día peleándonos,

al borde de un ataque de nervios.

Pero me ha encantado cómo sacáis el trabajo.

Gracias. -Muy bien, enhorabuena.

Jordi, ¿qué te parecen los Dali's?

Lo veo muy bien, muy modernito.

Tania trata el producto de maravilla.

Esa merluza, cómo la mima.

Mirko, cuidado, ¿eh?

Sí, ¿eh? Sólo te digo eso.

Que le tira un poquito los trastos.

Y que a lo mejor el equipo sube más arriba, ¿no?

Bueno, claro, si eso sirve para una valoración positiva...

Pepe, ¿qué te parece el equipo de la Vermuneta?

Qué mala suerte que tengo que hablar con estos dos

teniendo mujeres tan guapas.

Jordi no ha sido capaz de decirles nada.

Sentimos no ser tu tipo.

Jonatan, eres mi ídolo.

¿Cómo ves el programa? -Lo veo muy negro, muy negro.

Pero si sale el sol va a quedar precioso.

Yo no siento ninguna presión porque haya un jurado nuevo.

Cada cliente que se acerca

a un foodtruck es un jurado nuevo.

¿Lo del tamaño de la caravana es por algo o qué?

Hombre, pues para currar, nosotros venimos a trabajar.

Además, venimos a llevarnos el premio.

Nos han dicho que hay pasta y Jordi que es catalán

enseguida se ha apuntado.

Que a mí también me gusta la pasta, ¿eh?

Más que a nadie. -Sí, sí.

Para esta ocasión, Pepe, Samantha y Jordi

se han traído una sorpresa

con mucho sabor para los chipioneros.

El menú foodtruckero que vosotros habéis diseñado

está compuesto por dos tapas saladas y un postre.

Contáis con 90 minutos

y cada uno queremos nuestra propia tapa.

Somos 5 de jurado, pues 5 tapas.

Es vuestro momento. Disfrutadlo y tomadlo

como lo que es, un fiestón foodtruckero.

Sí. -¡Ay, Señor!

¿Concursantes, estamos listos?

(TODOS) ¡Lo estamos!

Muy bien. ¡Pues, cocineros,...

...al volante!

¡Vámonos! -¡Vámonos!

En esta última prueba de "Cocineros al volante"

los 4 foodtrucks finalistas

han seleccionado las recetas que más les gustan.

Todo un menú a su elección compuesto por un primero,

un segundo y un postre.

Empezamos la última prueba.

La última aventura, chef.

Ay, lo primero primerito.

Cristina, toma, la estampita de la Virgen de Regla

que nos mire cocinando.

Creemos que la Virgen de Regla

es muy milagrosa y nos va a ayudar mucho hoy

en el cocinado. -Sí.

Venga, empiezo con las fresas.

Nos hemos querido poner de Al y Ollie

porque para nosotros, lo hemos dicho siempre,

que eran nuestros ganadores.

Nos hemos puesto las chapas en homenaje a ellos.

Sí. -Para que estuviesen

presentes en la final.

Porque la verdad que son unos grandes cocineros.

Y así también para que nos diesen su fuerza,

su energía y su sabiduría culinaria, que es mucha.

Vamos a hacer una pasta gnocchi

con una salsa de tomatitos, almejas y gambas.

Por fin algo italiano. -Menos mal, menos mal.

Después de nueve etapas.

Esta es la pasta hecha a mano aquí encima,

todo con las manos, va a ser genial.

La segunda tapa es un tartar de salmón y aguacate,

que lo vamos a hacer muy bien

porque es un plato que controlo mucho,

porque lo hacemos en casa semanalmente.

Para el postre hago una mus de mascarpone

con fresa arriba y almendras.

Va a ser muy muy delicado e increíble.

Sí que ahora podemos demostrar

nuestras verdaderas armas que los demás no tienen.

Porque no tienen un italiano en la caravana.

Ahí está. -Yo sí.

"Cocineros al volante Italia."

Dali's prepara un menú con elaboraciones

muy sencillas, por eso tienen que resaltarlo,

que sea muy casero, y presentarlo dándole

un atractivo especial.

Sí, tiene que soltar todo el azúcar.

Si no le pones azúcar no se va a crear.

Ya, pero lleva un montón.

Pues de primero vamos a preparar un gazpachito.

Cristina, asómate por aquí, ven.

Primero vamos a hacer un gazpacho

con tomate y fresas para resarcirnos un poco

de los que nos pasó el otro día,

que nos quedamos tan chafadas.

Y luego vamos a hacer unas codornices

con frutos rojos, con salsa de frutos rojos.

Y por último una mus de chocolate blanco.

Hoy los platos los hemos elegido nosotras

y son unas recetas que conocemos.

Tienen todos un mismo hilo conductor...

Que es el color rosa, como nosotras.

Sí, van a tener frutos del bosque

y son rosas como nuestro equipo,

como la caravana.

El equipo rosa. -El equipo rosa.

Todo muy bien hiladito.

No va.

No anda.

La principal dificultad de la receta que ha elegido

Rolling Caravan es equilibrar un menú con mucha fruta

y azúcar para que sea fresco y agradable.

Cocina tradicional española

con un toque vintage, con un toque pinup.

Muy cuqui, como nosotras.

Bueno, el menú de hoy va a ser

un sándwich de tartar marinado en yogurt

con una compota de cebolla roja y una crema con ajo de rúcula.

Luego de segundo tenemos...

¿Qué tenemos de segundo? Espérate...

Ah, unas gambas de Huelva. -A mí no me lo preguntes.

Una buena gambita cocida con cabeza en tempura

con costra de arroz salvaje frito

y tierra de aceite de oliva. -Casi ná.

Y de postre fresas con nata 2.0

Toma ya. -Le vamos a dar la vuelta.

Carlos Maldonado se ha decantado por técnicas

de cocina realmente complicadas de realizar

en los tres metros cuadrados de su foodtruck.

¿Qué estás haciendo?

Marinarlo en yogurt.

Vamos a hacer tres platos, una cocina fusión.

Tapas fusión de foodtruck que puedas comerla con la mano.

Y vamos a hacer una versión de una causa,

que es un plato típico de la cocina de Perú,

pero lo adaptamos al gusto local.

Ese puré de patata que tiene

un poco de lima y sal, va a ir acompañado

de un tartar de atún de almadraba,

para darle un toque muy andaluz.

Hemos elegido platos que la gente pueda sentirse

orgullosa de los productos que tiene en su zona

y que tienen que contárselo al resto del mundo.

Lo más complicado de la receta que ha elegido la Vermuneta

es conseguir fusionar elaboraciones de cocina

internacional con productos locales.

Y por otro lado poder finalizar todas las recetas

en el tiempo disponible: 90 minutos.

Bueno, ¿empezás con el postre entonces?

Empiezo a endulzarle la vida a los jurados.

222 gramos.

(VOZ ELECTRÓNICA) 253 gramos.

Por tres gramos, chef.

Queso añadido, chef.

Sacálo del fuego y mezclálo,

que está muy caliente eso. -Estoy, estoy.

No tenemos ninguna excusa para hacerlo mal.

Estamos en nuestra zona de confort,

así que esto debería salir, te diría, un 9,5.

No hay que quitar la cáscara del pepinillo ni nada.

¿Qué cáscara vas a quitar del pepinillo?

¿Qué cáscara tiene?

Hazlo deprisa, anda, y...

Tranquilidad, hombre. -Sí, 90 minutos, 3 platos.

Pero bueno, ¿qué tranquilidad ves tú ahí?

Que no cunda el pánico, todo ya...

¿Pepinillos cuántos hago?

Otra vez... pero hazlo a mano.

A ver.

¿Vale? -Ah, vale, hecho.

Vale, chaval. -Luego así.

Sí, pero la parte de fuera lo quito.

Esto así, y esto daditos así. ¿Ves esto?

Ah, ¿así de grandes? -Joder, daditos, daditos.

Esto es un dadito. -Vale, vale, chavalote.

Oye, ¿ves como cuando enseñas cosas uno las aprende?

Eso en daditos... -A ver, más chico eso, ¿eh?

¿Más chico todavía? -Sí, como te he dicho yo, tío.

Se te está yendo ya la mano.

Estoy cortando pepinillos y me salen bastante gordos,

entonces los hemos tirado, ya está.

Eh, ¿qué tal vas? -¡Qué pasa, máquina!

¡Muy bien, muy bien! -¡Dale caña ahí!

Vale, ya he puesto la patata.

Ahora me pongo a hacer el sofritito para el gnocchi.

Me enseñó a hacer los gnocchi mi abuela Dina,

que está todavía viva, tiene 93 años.

Y ella todavía está ahí haciendo gnocchi.

Intentaré hacerlo casi como lo puede hacer ella.

Yo no puedo nunca llegar a su nivel, pero...

No, pero lo vas a hacer, porque como lo haces

con tanto cariño te va a salir al nivel de Dina.

Se lo voy a dedicar a ella.

Ahí vamos, Javier.

Ahora estoy preparando el pan, ¿vale?

Oído, chef.

¿Cuántos minutos llevamos, Jonatan?

Quince o un poco más.

Mira, mira qué bien la estoy pochando, Cristina.

Muy bien, muy bien.

Me voy a hacer experta en pochar cebolla.

Ay, nena, ya están aquí. -¿Quién?

Nuestras amigas. -Los toreros muertos.

Las codornices.

¡Qué ascazo! -No se ve la marca.

¿Esto qué es?

Qué ascazo, me da un asquito...

¡Agh, culito!

Más fino. -¿Más fino todavía?

Eso sí que tiene que estar finísimo.

¿Hay que partirlo todo?

Tú parte.

Tranquilo, que te vas a cortar.

Hombre, es que no podemos ir tan lento.

No, esto no vale, padre.

¿No vale? -No, tío.

Dame una batidora. -Cógela. Está aquí, padre.

Ah, con la batidora. -Sí, está ahí.

¡Hazlo, hazlo, padre!

Si no me tienes chisme para triturarlo, chico.

¡Huy, padre, esto es tela! -¿Dónde cojones hay una...?

Que lo tritures en cualquier lado. Ahí mismo, venga.

¡Si eso he dicho, hostia! -¡Pues hazlo!

A mí todo me está sonando a chino, ¿sabes?

Entonces, yo intento ayudar,

pero más bien lo que hago es estorbar.

Porque yo no entiendo nada, estoy en medio.

Y creo que en lugar de ayudarle le estoy estorbando.

¿Cuántos minutos iremos, Jonatan?

15 o quizá 20. Pero no creo que pase de 20.

Paso por detrás. -Muy bien.

Bueno, por delante...

Dejo ahí el picante y todo eso lo dejo ahí, ¿no?

Está bien, no le subas más. -Vale.

Si no a alguno le puede saltar las lágrimas.

Es la vez que Javier más veces

me está haciendo probar los platos.

Hoy cada 2 por 3 o me abre la boca

o me lo mete directamente.

Van a llorar.

Van a llorar.

Yo hoy no probé casi ninguna preparación.

Se las daba a probar a Jonatan.

Ahí, ponemos el huevo.

La harina.

Empezamos a hacer la pasta.

Gracias.

Lo tenemos bastante calculados los tiempos.

Así que yo creo que vamos bien.

No nos agobia hoy demasiado el tiempo.

Venga, va, que vamos de muerte, tío.

Ahí, tostadita, me encanta.

Cristina, ¿estás nerviosa? -No, yo no estoy nervio...

Bueno, estoy un poquito alterada, pero no nerviosa.

¿Por qué estás alterada?

Me acabo de dar cuenta

que se me había olvidado poner el chocolate en mus.

¿Te parece poco? -¿Qué dices?

Yo estoy muy nerviosa. -Yo no estoy nada nerviosa.

Estoy normal. -¿Pero por qué?

Porque es una receta que conocemos, Cristina.

-Ay, pues yo estoy nerviosa igual.

Mira esto qué finura. -¡Olé!

¡Toma ya! -Voy a medir el vino.

El vino.

Y le voy a echar un poquito...

de oporto. -Muy bien.

La salsa está estupendísima

y voy a echar los frutos del bosque.

Muy bien, Charo.

Qué rico.

-Primer pancito hecho. -Oído, chef. A por ellos.

Los platos de Javier Bricheto

se merecen ganar siempre, incluido hoy.

-¿Qué vais a hacer? -Estamos haciendo...

Te cuento los tres platos. El primero, una causa andaluza.

-Anda. -Segundo, un mollete al vapor

con presa ibérica de Los Pedroches.

Y lo último, una tarta de queso payoyo con fresón de Lepe.

Abres la boca, cierras los ojos y sueñas.

Habla un montón. ¿Le va a dar tiempo?

Vamos, Jonatan. Suerte. Venga. Carlos, suerte.

-Quitarle la tripa. -¡Ay!

-Cuidado, cuidado.

-Hola. Estos son de tu zona.

El producto tienes que mimarlo un poco más.

-Exacto. -A alguna merluza le has dado

un varapalo. -No. He tenido muchos homicidios.

Pero, últimamente, los pescados desean que los limpie.

-¿Ah, sí? -Sí, sí, sí.

-Esta mujer es un terremoto y me da a mí

que tú sacas ahí el curro, como hago yo,

y ella está más para lucirse, como hace Pepe.

O sea, que métele caña. Y, Mirko, como buen italiano,

está haciendo unos ñoquis.

¿No hay mucha harina aquí? Para mí.

Le faltaría más patata. Le das una yema de huevo,

una buena patata, parmesano, sal y la harina justa, mejor.

Yo veo más harina de la cuenta, para mi entender.

Un pelín de sal, a lo mejor. Bueno, Mirko. Te dejamos.

Dale caña. Nos vemos. Mucha suerte.

-Voy a poner un poquito de sal.

-Vale. Ahora, coge las gambas y les quitas la cabeza, ¿vale?

La cabeza no la eches ahí porque la vamos a freír.

-¿Así te vale?

-Las cabezas me las dejas aquí, que las voy a freír.

Sácate diez presas y diez palitos.

Las fresas pinchadas en el palo ese.

¿Vale? -Vale, vale.

-El tartar lo pongo en frío. -¿Esto hay que batirlo o algo?

-Padre, padre. Que separes las yemas de las claras.

Quiero las yemas. -Vale.

Se rompen. ¿Si están rotas, no valen?

-Esto no se ha quedado como se tenía que haber quedado.

Si están rotas, no valen. De verdad.

-Vamos. Relájate. -Que sí,

que estoy relajado. -Pues ya está.

-¿Vale? Las gambas. Dámelas, por favor.

Mira, aquí estamos con los Carlos. Jordi.

-Aquí se mastica la tragedia.

-Os digo una cosita. Os he visto discutir

un poquito de más, eh. -No, qué va.

Para nada. Cariñosamente. Me has quitado las tripas.

-Ahora será culpa de tu padre, que le quita las tripitas.

Tú no organizas bien. ¿Lo sacaremos bien o qué?

-Saldrá, saldrá. Va a salir.

¿Hoy quién manda aquí, en este food truck?

Yo. ¡Así me gusta! Siempre

la experiencia es un grado. Suerte, campeones.

Venga. Venga, venga, venga. -Gracias.

-Pues nada, viejo, aquí el libro. ¿Qué te parece?

-Muy bien. Nos ha traído suerte. -Nos ha traído suerte.

-Sí, bueno. Nuestro amuleto. -A por otra final.

-A por otra final. A ver qué pasa.

Y a por otro libro. -En ese, sales tú.

-Vale. Hombre, debería salir, aunque fuese como ayudante.

-La voy a meter aquí. -Toma.

Tranquilamente, bebe.

Como digan está malo hoy... -Está de morirse.

-¿Qué tal, chicas? -Hola. Qué alegría verte.

-Aquí estamos. Contadnos un poco qué habéis hecho.

-He hecho una salsa de frutos del bosque,

con un poco de vino tinto, un poco de Oporto

y un poco de caldo de pollo.

Ah.

Las codornices. ¿Podemos probarlas?

Claro.

-Tenemos también el gazpachito. Está buena, eh.

Mira, el gazpachito. -Qué mono.

Vuestra tranquilidad me da miedo. No.

Oro parece, plátano es.

¡Estamos muy nerviosas!

-Yo no tanto.

-Venga, venga. A por eso. Venga.

-O se ponen menos gambas, o...

¿Cómo es posible que una gamba tan pequeña tenga tanta tripa?

Lo importante es quitarle la tripa a la gamba.

Y tienes que ir con un palillo.

Vamos, es trabajo de cirujano estético.

Por todos lados, mucho.

Sí, pero la forma... -¿No te gusta?

-No. Me gusta más... -Le doy el toque así.

-Yo te digo que me gusta más de la otra manera.

La forma esa de la almohadita queda más chula.

A mí me gusta así, pero, vamos, de calle.

Así y con el punto de almohadita.

-Como sé que le gustan a ella, sé que ella...

Un buen paladar, quiero decir. Le gusta...

La comida le gusta mucho, he decidido de darle

la razón a Tania y hacerlo así.

La sorpresa que tiene el jurado de "MasterChef"

para los chipioneros, es una adaptación de platos

de alta cocina para servir en food trucks.

¡Ay, qué bien! Mi plumita de cerdo ibérico

con cebollita, tomate y cilantro.

-Oye, quita la anguila de aquí, que este es mi sitio.

-Pónmela ahí atrás. Si nos vamos a pelear.

-Oye, ¿y esta pedazo de anguila de dónde es?

-Es del delta del Ebro. -Ha venido justito, Jordi.

-He traído 60. -Has traído 50.

-60. -50. Traes 70, 80, 90.

Vente con alegría. -Oye.

Buenas, jurado de "MasterChef". Hola.

¿Cómo estáis? Aquí, preparando las tapas.

Ya lo tenemos todo casi controlado.

Bueno, sabéis que se acerca el momento estelar del programa.

Es cuando entra el pueblo entero, Chipiona,

y van a comer todo lo que cocináis.

Menudo pueblo. No es un pueblo cualquiera.

No quiero meteros presión, pero hay más gente que nunca.

Igual es por vosotros. Jordi, ¿qué preparas?

Pues mira. Esto es un brioche. Bueno, lo hemos cocinado al vapor.

Y esto es frito. Como un pan chino.

Tengo una anguila hecha a la japonesa.

¿Y tú qué estás cocinando?

Vamos a hacer una tapita. Pluma de cerdo ibérico,

con cebolla, tomate, cilantro,

soja y vinagre. Y esto con una salsa

un poco picante. Con un tenedor, se lo van a comer.

Esto es casi un guiso popular, ¿vale?

Sami, ¿qué nos has preparado?

-Os traigo mi tarta de chocolate crujiente,

que lleva praliné de avellana, un crujiente buenísimo.

Para dar un toque dulce, para acabar

con el toque más dulce esta supercomida que se tomarán

-Cómo sudáis los cocineros, tío. -Los que trabajamos.

-Cómo sudáis los cocineros. De verdad, qué cosa.

-¡Qué calor hace hoy! ¡Qué barbaridad!

-Pues claro que hace calor. Verano.

-¿Ya vale? -Ya vale. Ponlas al fuego.

Y echa dos puñados de azúcar. Ahora, coge esto,

lo pones en un colador y lo trituras.

Le pones algo abajo para que caiga todo el jugo, ¿vale?

Ya está. Ponlo al fuego con azúcar.

A Carlos le traicionan los nervios porque se da cuenta

que necesita más ayuda para elaborar los platos

que ha elegido y hoy a su padre le cuesta seguirle.

No se da cuenta que no tengo ni puñetera idea.

-Sí me doy cuenta. Una cucharada de azúcar.

-Eso es otra forma de hablarme. "Echa una cucharada de azúcar".

¿Te das cuenta esa tensión?

-Aunque este momento es chungo,

pero esto va a salir en condiciones.

Sea como sea. Sale. Sale.

¿Damos paso ya? ¿Estáis preparados?

Cuando queráis. ¿Seguros?

Pueblo de Chipiona, chipioneros,

es hora de catar los platos del jurado de "MasterChef".

¿Qué tal, Chipiona? ¿Cómo estáis?

Hola. ¿Cómo están ustedes?

Me dijeron que había 50, pero yo creo que son 500.

El ciento y la madre.

Hola.

-Lo llevamos muy bien.

-Una salsa de frutos rojos del bosque.

-Hola, pequeña. Te daría la mano, pero estoy un poco pringado.

-Tenemos que ganar. Vayan a ponernos velas

a la Virgen, por favor. La llevamos aquí.

Y también nos está mirando. Nos está mirando

mientras cocinamos. Aquí la tenemos.

-¿Qué es? -Un tartar de salmón y aguacate.

-Sí. Estamos haciendo pasta italiana.

Ñoqui con mascarpone.

Vamos a hacer un menú muy bueno.

-Viva. ¡Viva Chipiona libre, coño!

Ni que fuera gratis, ¿no?

Estos chicos por aquí.

-Antonio.

Antonio, ex concursante de "MasterChef".

¿Qué pasa? Estuviste a puntito.

A puntito. Se come de un bocado, que después critica Jordi.

-Vamos. -Vamos a ver.

Tienes ahora tu oportunidad de vengarte

de aquellas sentencias tan duras, eh. ¿Qué?

Está exquisito, Pepe, hijo.

Sube a la galería. -¡Olé!

¡Una semana más! ¡Una semana más!

-Ahí. Exquisito. Exquisito.

-Vale.

-Esto no lo hagáis en casa. -Gazpachito.

-¡Ay, que te voy a comer!

#¡Toma que toma, toma! ¡Que toma, toma!#

#¡Que toma, toma! ¡Que toma, ta!#

#Yo tengo un novio que me lleva a la bahía,

#que me dice: "Qué calor".#

¡Olé!

¡Venga, todos! ¡Viva el rosa!

-¡Viva el rosa! -¡Olé ahí! ¡Viva el color!

-He trabajado como no he trabajado en mi vida.

Sudando.

-¿Hace fresquito ahí fuera o no?

Pues aquí, no veáis. Tampoco te creas.

Tarta de chocolate. De la buena.

-Lo hemos vendido todo, señores. Lo hemos vendido todo.

Cocineros, empiezan los diez últimos minutos

de la última prueba de "Cocineros al volante".

¡Vamos!

Vale, vale. Vale.

Pues el bizcocho de sifón. -Sí. Está bien.

-Dame. -¿Los coloco aquí encima?

-Sí.

No vale. Mi principal idea era disfrutar.

Disfrutar, disfrutar. Y me he metido en tal embrollo,

¿no?, mental, porque he querido sacarlo, aunque sea...

Le he quitado las cosas a él de en medio.

Lo hago yo. He querido...

He entrado en el juego. He entrado a ir

a por todas Y eso no es.

-¿No has visto la tijerita por ahí? -No. ¿Para qué la quieres?

-Vamos. -Ya.

-Del otro lado. Hay mucho ahí.

-Venga. Allá vamos.

Más cuidado, por favor.

Genial. Espera.

Madre mía, Cristina.

-Yo puedo empezar a emplatar

el mascarpone ya. -Venga, veloz.

El crujiente lo tenemos. Esto lo tenemos.

Últimos cinco minutos. ¡Vamos!

(APLAUDEN)

-Los ñoquis los he hecho muy grandes,

como te gustan a ti. Me sentía un "profesionista"

de verdad. Hoy nos hemos sentido "profesionistas".

-Me ha sentido profesional. Es verdad.

Las tijeras. -Tania, venga.

-¡Joder! -Calma. Tranquila.

-Es que no están las tijeras y no puedo decorar.

Las tijeras. -Tranquila, tranquila.

-Siguiendo con esta tensión, ¿qué le voy a decir?

Que tire para adelante. ¿Preparado otro plato?

-Es que no sale. -Ya lo sé que no sale, joder.

¿Te preparo otro? -No.

Nada. Vamos a hacer solo esa.

-Fíjate cómo está esta sartén de caliente.

-¿Esta? Bastante caliente.

-Es para dorar.

-Dale ahí.

-El crujiente. -¡Qué monas! ¡Tania!

-¡Tania, qué chulo!

(TANIA) Hola, cariño.

Aquí tengo la Virgen de Regla. -¿Tú también?

-Le regalé yo.

-Ah, es verdad.

-Y con esos no, que no tienen gambas.

Son estos de aquí. -Cuchillo. ¿Dónde está?

-Me vas a dar una puñalada. ¡Ay!

-Ya estamos. Tengo que terminar esto.

-Creo que están las seis. Míralo.

-Sí.

Diez, nueve, ocho...

Si le animo, se va a poner peor. Siete, seis...

Cinco, cuatro...

(AMBOS) Tres, dos... Uno...

(APLAUSOS) ¡Se acabó!

Dame besos.

-Muy bien. El emplatado final, espectacular.

Uno de los mejores emplatados de nuestra vida.

(APLAUDEN)

-Esperamos del veredicto del jurado que nos dé

a nosotras la enhorabuena por haber ganado

"Cocineros al volante".

(AMBAS) ¡Pi, pi!

-Tampoco la cosa, coño, está tan mal.

-No está tan mal. -Al final...

Problema: ha faltado tiempo.

-Llegar a la final y terminar los platos. Muy bien.

Superorgulloso. -Probablemente, los tres platos

que hemos hecho hoy son tres obras de arte.

Pueblo de Chipiona, espero que os haya gustado

lo que os ha preparado el jurado de "MasterChef".

Podéis, ahora mismo, desalojar el campamento.

Muchísimas gracias. De corazón. (APLAUDEN)

-Hola. ¿Cómo estamos? ¿Qué tal?

Muy bien.

-¿Qué tenemos por aquí? -Es un tartar de salmón

con aguacate. Lleva mayonesa de wasabi y cebollino.

-Curioso.

¿Sabes lo que me pasa con los platos tan típicos?

Si me pones uno perfecto hecho, que me impresione, lo perdono.

Si haces el que hacen todos, hacedlo perfecto.

Esperaba un poco más en la final.

Siguiente plato. Aquí tenemos ñoquis de patatas,

con salsa de tomatitos, almejas y gambas.

Y arriba, un alga crujiente y perejil crujiente.

-Un homenaje a Andalucía,

en toda regla. -Exacto.

¿Habéis probado los platos? Sí.

Seguro. Sí, sí, sí. Seguro, seguro.

-Quizás el ñoqui es lo que menos he entendido.

O no estoy acostumbrado a tomarlo con tanta dureza.

Para mí, un ñoqui es algo como más suave.

Y este estaba como si le faltase cocción.

O a lo mejor es así y yo peco de no haber estado

tanto en Italia. -Aquí, en España,

gusta la cocción un poco... no tanto al dente.

-Si es al dente, un poco más de salsa, para que acompañe.

Si no, se queda mazacote. -Vale, vale.

-¿Qué tenemos de postre? -El mascarpone con fresas,

ralladura de lima y galleta con almendra.

Mejor con esas cucharas, porque el mascarpone,

la crema puede resbalar y en la madera...

¿Has visto, Jordi, lo que te decía?

Qué bien vende los platos. Sí.

Otra cosa es que esté rico. Pero los vende muy bien.

No se dice: "Me resbala el mascarpone".

-¡Hum! -¡Hum! Está bueno. Está muy rico.

-Está riquísimo. Un postre sencillo pero bien elaborado.

Perfectamente equilibrado, fresco y suave.

La evolución que habéis ido teniendo a lo largo

de los programas, que os ha traído hasta aquí,

hasta la final, se ve en este plato.

Son realmente un equilibrio del menú.

Lo que no sé, si es el más acertado.

Sin embargo, el menú es muy bueno para comer en la calle.

Esto es un plato foodtruckero 100%. El ñoqui también.

No me disgusta que hagan platos

versión italiana. A la gente le gusta.

Lo importante es que esté bien ejecutado.

Si es tradicional y la baza fuerte es ese plato,

más creativo, que es el ñoqui que has hecho,

ese plato tenía defectos. Es el problema.

El postre está rico. El primero es clásico,

pero está rico. Y la pasta era pasta.

-Estamos contentos, porque han dicho algunos fallos,

que era normal. No puede haber platos perfectos.

-Pero la valoración del jurado

fue muy positiva. -Sí, sí.

-Pero, bueno, bueno, bueno. Qué ilusión.

-¿Qué tal, señores? ¿Qué es esto? Cuéntanos.

-Es un tartar con una compota

de cebolla francesa y marinado en yogur.

-¿Y el crujiente? -Es como la pasta de la lasaña.

-La pasta fresca frita. -La pasta fresca frita.

-Falta un poco de aliño. El crujiente, al ser

pasta frita, esconde un poco el sabor.

Es un sabor fuerte el de la fritura y lo esconde.

-Siguiente plato. -Esto es una gamba cocida

con su cabeza crujiente, una crema de aceite

y arroz salvaje frito.

-Tempura un poco. -En tempura.

-Sobraba la cabeza. Al hacerla en tempura,

la cocinas demasiado, no tiene el jugo.

-No estoy de acuerdo contigo. Nunca sobra la cabeza.

-Sabemos que te la comes con fritura, con ladrillo.

-Venga. ¿Qué tenemos de postre? -Fresas con nata.

El bizcocho de fresa. La fresa caramelizada.

Y luego, la nata.

Yo tengo que tiraros un poco de las orejas.

¿Sabéis por qué? Los platos que hemos probado ahora mismo,

yo veo que hay mucha ilusión, muchas ganas,

pero no habéis rematado los platos.

Habéis estado un pelín por debajo de lo que queríais sacarlo.

¿O no es así? Hombre. No tenía que haber salido

así. Tenía que salir mejor. La idea era otra.

Era otra. Os quedasteis a mitad de camino.

Sin duda. -¿Por eso estás enfadado?

-Claro. Estoy un poco enfadado, porque no tenía que salir así.

Tengo una pregunta. Si te hubieras complicado

un pelín menos, ¿igual podrías haber dado más calidad?

Sí. Sin duda. Ha sido el gran error.

He querido... -Abarcar demasiado.

También es un error eso. Hay que plantear cosas

que se puedan hacer. Y más, en un food truck.

Y el conjunto, el equipo, tenéis que reforzaros

el uno al otro. Carlos padre.

-Él necesita otro ayudante. -Tú no eres el ayudante.

Eres el 50% del equipo. Tienes que darlo todo.

En la cocina, paciencia y cariño.

Venga. Y esa autocrítica, le viene

muy bien, porque al final es el mejor.

-Carlitos aprende. Venga. Suerte.

Intento ayudar, en la medida que puedo, pero

a veces puedo resultar un estorbo.

-Buenas. ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Muy bien. Gracias.

-Qué mono. -Es un gazpacho de tomate

con fresas. Hemos puesto un poco

de jamón de pato, mozzarella y la fresa aquí

para que supierais que es de fresa.

-¿Y por qué lo ponéis fuera y no dentro?

-Hay gente que no le gusta metérselo.

No le gustan los tropezones.

-Es mejor meterlo para que quede más mono.

Hay que tener cuidado con el gazpacho de fresa.

La fresa es ácida y lo aliñas con vinagre...

Mucho vinagre. Un pelín... -¿Sí?

-Soy muy vinagrera. -Parece que lo han hecho

dos cocineras con fuerza. -¿Sí?

Venga. Siguiente plato. Pues es una codorniz

con mantequilla y su propio jugo.

Luego, lleva por encima una salsa de frutos del bosque.

-Ahora entiendo el logo tan rosita todo. Claro.

-Sí. -Un poquito nuestro estilo.

-¿Qué pasa con la fresa?

-La fresa está integrada. -Ya. Pero también tenía

el gazpacho fresa y la codorniz...

-Como teníamos esos productos. Cuando vas a una food truck,

aprovechas todo lo que tienes. -Frutos del bosque.

Nos falta uno para bingo. Repetir producto en un menú es...

Eso no lo veo yo muy lógico. -En una food truck

se suele utilizar todo lo que tienes.

-Y si tengo la cerveza en la mano y te pido uno,

¿cómo me lo como esto? ¿Cómo me lo llevo?

No tiene un envase. Para una food truck,

no sé si es lo mejor. -Como era la final

y era un concurso... -Un concurso de food truck.

-Se comen en dos bocados. -Tenemos un puntito

de falta de autocrítica muy bueno. -No, no.

Escúchame. Es lo que pensamos nosotras...

-Ahora la que no escuchas eres tú.

Está pasado de cocción y no es de un bocado.

Es difícil de comer. "En dos bocados".

Dos bocados con hueso. No escucháis y no aprendéis.

Eso es malo. Hay que tener autocrítica.

-Muy bien. Gracias. Siguiente plato.

Un mousse de chocolate con un poquito de crujiente

de galleta de Oreo en la base y un poco de menta

para darle más frescura. -¿Es una mousse?

-No ha llegado... -Más como una gelatina, ¿no?

-Ha quedado un poco más así. -El sabor es muy clásico.

Pero esto es de food truck y está rico.

Es el mejor postre que hemos probado, por ahora.

Gracias. -Gracias. Chao.

Lo que nos dice el jurado, bien, nos parece bien.

Pero eso de que no sabemos aceptar críticas,

yo las críticas las he aceptado siempre perfectamente.

Bueno. Jonatan, Javier, ¿cómo estamos?

Cuéntales el plato. Te toca contarlo a ti.

-Hemos decidido hacer una causa.

Pero en vez de hacer una causa limeña, que es un plato fantástico,

hemos hecho una causa andaluza.

Nos hemos ido a papa de aquí. Hemos cogido un atún de almadraba.

No la veréis tan latina, porque es una interpretación

de esta tierra, pero espero

que la disfrutéis. Me lo comí entero.

-Yo también. -Pues esta será la causa

de que coja peso.

-Muchas gracias. -Este es un mollete.

Un mollete al vapor relleno de presa ibérica,

pimentón, tiene un polvo de tomate

y una mayonesa de un sofrito con un poco de quiche.

-¡Oh! -Es muy buen plato.

No se puede aguantar lo bueno que está.

Está increíble. Increíble.

Cuéntanos. Les cuento. Primero hicimos

una infusión de fresa. Luego, pusimos vinagre de Jerez.

Pusimos las fresas naturales y una crema de queso payoyo.

Tataki frito para darle un poco de crujiente.

Y unos hilos filizados de frambuesa y de fresa.

-Me sobra un poco el momento oveja con la fresa.

Me parece demasiado fuerte. Me encantan las tartas de queso

y me parece que tiene el matiz de oveja demasiado potente.

-Yo os digo una cosa. No es un postre

para señoritas, ya lo veis.

No le cambiéis la receta. -La única crítica es

que en un food truck se cocina para la gente.

Hay que tener un perfil más amplio de cosas

que puedan llegar a la gente. Esto es singular.

Mucha suerte. Nos vemos. Gracias por estar aquí.

-Enhorabuena. -Gracias por la crítica.

-Para mí, la valoración de Álex y Urrechu siempre fue

muy importante. Pero en el día de hoy,

recibir a tres cocineros de la talla...

pedazo de cocineros, realmente, a mí me dio

una emoción muy grande. Que lo valoraran de esa manera,

me voy muy contento, realmente.

Concursantes, hemos asistido

a la última cata de este programa.

Con un jurado muy selecto, que ahora le toca deliberar.

Suerte a todos.

Se nota que es la final, porque lo que habéis preparado,

marca un antes y un después en vuestro recorrido foodtruckero.

Rolling Caravan, Cristina y Xaro,

el gazpacho, buen intento de resarciros

del patinazo de Nerja.

Mejor que el anterior, pero, aun así, tenéis que mejorarlo mucho.

Respecto a las codornices en salsa de frutos del bosque,

la salsa estaba rica. Las codornices, un poco secas.

Y lo más importante, ¿cómo me como yo eso?

No se puede cortar. Tampoco coger con la mano,

porque te pones perdido. En definitiva,

eso no es una tapa foodtruckera.

El postre, eso sí, un acierto.

El único diferente. Habéis sido los únicos

que no habéis utilizado las fresas en el postre.

Muy rico. El mejor de todos.

Gracias. -¡Bravo!

-Creemos que deberíamos ganar nosotras,

porque nuestra evolución ha ido in crescendo

y porque el carácter y personalidad que tiene la caravana

es íntegramente nuestro y no tiene nada que ver

con ninguna otra caravana.

Refleja nuestra personalidad, como el menú de hoy.

Vermuneta. ¿Por dónde empezamos la crítica, Jonatan?

¿Por lo bueno o por lo malo? Por lo malo.

Muy bien. El postre. Tarta de queso payoyo.

Hacer un postre de final con ese queso,

es bastante arriesgado. No le gusta a todo el mundo.

Además, es muy complicado destacar cuando tres

de las cuatro food trucks habéis utilizado

fresas en el postre.

Está bien, pero no es de los mejores.

Por otro lado, tanto el mollete de chicharrón

como la causa de atún,

ha sido un auténtico acierto.

Gracias. De nuevo, el ejemplo

de dos tapas foodtruckeras, diseñadas para comer

con la mano y la sofisticación necesaria en una final.

Nos vemos satisfechos con el trabajo que hemos hecho.

Nos vemos felices. Nos sentimos realizados.

Si, además, ganamos, será increíble.

Dalys.

Sin ninguna duda, sois el equipo que más ha evolucionado.

Gracias. Habéis aprendido mucho

en nuestro viaje y le habéis perdido el miedo al pescado.

Incluso, os atrevéis a cocinar tapas distintas.

Mirko, llevas nueve etapas pidiendo a gritos una tapa italiana.

Y por fin la haces en la final. Los ñoquis de tu abuela.

Pues sí. Una maravilla.

Pero esos trozos son demasiado grandes

para cualquiera, Mirko. Por eso no se han cocido bien.

Es una pena que, después de avisarte,

no nos hayas hecho caso. Sin embargo, la salsa estaba rica.

El tartar de salmón estaba rico, pero se os ha oxidado, chicos.

Hay que tener muchísimo cuidado con el aguacate.

El aspecto, al final, desmereció el trabajo que tenía detrás.

El mascarpone con fresa y menta, muy rico.

Pero, al haber otros dos postres con la misma fruta,

no ha destacado sobre los demás.

Nos dedicamos a esto. El food truck es nuestro.

Entonces, nos lo merecemos por eso.

Somos el alma foodtuckera del programa.

-Pues sí. -De la final.

Los Maldonado. Carlos hijo.

A Christian Escribá seguro que le habría encantado

el homenaje que le has hecho con las fresas.

Casi homenaje. El menú que habíais propuesto,

era demasiado ambicioso y creo que os ha pillado el toro.

Está bien pensado, pero no has tenido

la ayuda necesaria a la hora de ejecutarlo.

Hoy, Carlos padre, al ser

unas tapas más sofisticadas, estaba perdido.

Carlos hijo, ya en "MasterChef" sabíamos que eras constante

y persistente. No has parado con el bizcocho

hasta que no lo has sacado bien.

La perseverancia es una virtud

muy buena en la cocina, querido amigo.

Habéis llegado. Vuestro trabajo está a un grandísimo nivel

y debéis sentiros satisfechos.

Bien, chaval. -Al menos.

Lo que dice el jurado, va a misa. Eso está claro.

Y es verdad, lo han dicho clarísimo,

que el menú, se me ha ido la olla pensando

que estaba en "MasterChef", que me he inventado ahí

toda las paranoias, que tenía que haber sido más simple

y más cierto, más puntual. No más puntero. ¡Pam! Ya está.

Estamos buscando al mejor food truck de España.

Y hay dos equipos que están, claramente, por encima del resto.

Y son...

Los Maldonado y La Vermuneta.

(APLAUDEN)

Uno de los dos estáis a punto de llevaros

los 25 000 euros de premio, el Curso de Gestión

de Establecimientos de Hostelería

de la Escuela de Hostelería Gambrinus

y el gran trofeo de "Cocineros al volante".

Y el food truck ganador

de "Cocineros al volante" es...

¡La Vermuneta!

(JAVIER) Esta victoria se la dedico a mi familia, sin duda.

Son mi sostén, los que me motivan día a día. Va para ellos.

¡Enhorabuena!

(JONATAN) Dedico la victoria a mucha gente.

A mi hija Marina, que es la mejor razón

que tengo para vivir. A mi pareja, Andrea,

que le preguntan qué hace saliendo

con un ciego y por qué no eligió una pareja mejor.

Y espero que ahora tenga más razones para contestarles,

aunque nunca se quedó callada.

Y se la dedico a todos aquellos que ya se han dado cuenta,

que tener una discapacidad, no es un hecho

que pueda reducir las posibilidades de llegar adonde uno quiere.

Jonatan, Javier, a continuación, Pepe, Samantha y Jordi

os van a hacer entrega de todo lo que habéis ganado,

que es muchísimo. Enhorabuena.

En primer lugar, el cheque de los 25 000 euros

del premio del programa.

(APLAUDEN) Enhorabuena, chicos.

Felicidades. -Muchas gracias.

-Muchas gracias. -Ahí está.

Y en segundo lugar, un trofeo muy especial

que os va a acompañar allá donde vayáis

de ruta por toda España. Sois el primer food truck

(Aplausos) ganador de "Cocineros al volante".

Disfrutadlo.

Disfrutadlo.

Jordi, a ti lo que te queda ya, es regarles

con el champán de la victoria.

Oye, lo voy a hacer de mala gana, eh.

-Con ilusión y con pasión, se puede conseguir

todo lo que uno se propone. Y nosotros somos la mejor prueba.

Nuestro viaje por España termina aquí.

Y nos vamos con los deberes hechos.

Meteros el gusanillo de nuestras cocinetas.

A las tapas, pintxos y raciones,

se une una nueva tendencia: la tapa foodtruckera.

Gracias por haber viajado durante nueve etapas con nosotros.

¡Nos vemos en la carretera!

(APLAUDEN)

¡Oh!

Happy, tíos. Happy.

-Ya está.

Cocineros al volante - 01/09/15

01 sep 2015

Los últimos 98 programas de Cocineros al volante

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios