www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3373052
Para todos los públicos Cocina con Sergio - Gazpacho de fresón con atún - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Marchando, para hoy, un gazpacho con fresón

que lo acompañaré con atún y salsa de soja.

Pepa, ¿qué me dices de este plato sencillo, económico y rápido?

Me parece muy original. El colorido me sorprende.

Ese color rosado, que te gusta, lo conseguimos gracias a que llevará

fresón. Siento decir, a los que os guste el tomate,

que hoy no le vamos a poner, aunque parezca que si no...

Tres horas buscando el delantal... Lo sé.

Para ponerme a tono y no lleva tomate.

Tenía dos tipos de delantales: con tomates cherry

y con tomate pera y ha dicho: me pongo el tomate pera.

Le pega más al gazpacho. Lo siento, pero no. La vida es así.

Tú eres gazpachófilo, ¿verdad? Me gusta mucho.

O sea que has investigado. Un poquito.

¿A qué asociarías el gazpacho, a qué temperatura?

Al calorcito, aunque en invierno también lo tomo. Está muy rico.

Donde más se hace es en Extremadura, en Andalucía,

en Castilla-La Mancha porque ahí marcan los máximos de temperatura.

Los tengo registrados. Los máximos que tengo son de julio.

A ver. El 23 de julio del año 95

se marcaron en Córdoba y Sevilla 46.6 C a la sombra.

En julio del 39, en Jaén, también 46 C.

Pero el máximo, máximo no lo he encontrado en España.

Valle de la Muerte, California. Con ese nombre...

Julio de 1913: 56.7 C. Ahí un gazpacho

igual había salvado la vida a alguien.

Creo que mi termómetro no tiene números para marcar eso. ¡Tela!

Si hacemos historia, tenemos que pensar en hace 2000 años;

a lo mejor cuando se empezó a consumir el gazpacho.

Cuando España era Hispania y era el gran granero de Roma.

Se cultivaba muchísimo, la gente se pasaba el día en el campo

y había que hidratarles.

Una cosa con la que les hidrataban era con una especie de gazpacho.

Se parecía. Algunos alimentos no habían llegado.

El tomate y el pimiento no estaban, por eso los gazpachos de entonces

llevaban pan, especias, agua, aceite pero no tenían esa tonalidad.

En cuanto a aroma y sabor, un aire se daba; pero el color

no tenía nada que ver. Ni tomate ni pimiento,

que no habían llegado de América. ¿Qué literato pudo reflejar

las maravillas del gazpacho? El Quijote habla mucho de alimentos.

A Cervantes y a los personajes de El Quijote, que son zampabollos.

Mira qué decía D. Miguel padre de El Quijote:

"Más quiero hartarme de gazpacho que estar sujeto a la miseria

de un médico impertinente que me mata de hambre".

Cuidado con hartarse a gazpacho. Más de uno está de acuerdo con él.

También conquistó al Dr. Marañón,

médico y profesor de médicos. Mira qué decía:

"Si se le pudiera añadir un buen trozo de carne,

sería el gazpacho el alimento más próximo a la perfección".

¿Cuándo se empezó a cultivar tomate en España?

Imagino que ciento y pico años después de descubrir América

porque al principio... no se fiaban. Sí. O así lo tenemos documentado.

Primer documento que habla del cultivo de tomate en España

data de 1608 y lo sitúa en Sevilla, en el Hospital de la Sangre.

Era una de las ensaladas que se servía.

¿A quién más convenció el gazpacho? Tiene connotaciones literarias,

lo hemos visto, pero más adelante conquistó a Juan Valera,

el padre de "Pepita Jiménez". Escribió: "Es saludable

en tiempos de calor, tras las faenas de la siega,

y hay en él algo de clásico y de poético".

La poesía del gazpacho. Claro que sí. Decía hidratar...

Fijaos la cantidad de productos que nos podemos tomar en un vaso:

tomate, pepino, pimiento. Por tanto es fuente de salud,

calma la sed y si le ponemos ingredientes refrescantes,

como la hierbabuena, más rico. ¿Te apetece que le pongamos un poco?

Claro. Como va a ser un gazpacho distinto, estoy abierta a todo.

Cogemos un poco de hierbabuena. Le pondremos poquito

pero nos lo hará más refrescante. Nos dices los ingredientes

y empezamos a cocinar. Venid que los vemos en primer plano

y os voy diciendo la lista. Hoy, para el gazpacho, necesitamos...

Cada uno de los ingredientes aportará sabor a las elaboraciones.

Por un lado, el gazpacho muy sabroso con una gran combinación.

Por otro lado, ese toque de atún. Gazpacho y atún. Decía el doctor,

cuando lo leías, que si el gazpacho se acompañase de carne

sería la combinación perfecta.

Si esa carne es de un pescado tan sano como el atún, de lujo.

Vamos a tener un plato... muy saludable, casi perfecto.

Si lo acompañamos de un postre también refrescante

y que lleva gran cantidad de alimentos saludables,

hoy el menú lo bordamos. ¿No hay chocolate?

No. Vamos a tocar distintas frutas. Nos ha puesto a régimen el cocinero.

Una compota a la canela con un toque de lima. Lo dejaremos enfriar

y "voilà". Igual está bueno.

¿Cómo? Nos tienes mal acostumbrados:

los bollos, el chocolate, las nubes y ahora nos viene con frutita.

Ojo, que los postres a base de fruta están muy ricos.

Una compota fresquita con canela, con lima... Luego aprenderemos.

Lo probamos. Vamos a dar un margen de confianza.

No has cogido ni una cuchara o un tenedor para probarlo.

Esta es la del chocolate, la nata y la de los dulces.

Vamos, familia, con el paso uno. Es muy sencillito.

¿Te robo uno para que te sientas bien?

No, déjalas. De hecho, faltan tres o cuatro.

Vamos con el paso uno, muy sencillo. Elaboraremos este gazpacho.

Decía que no lleva nada de tomate por una sencilla razón.

La acidez que aporta el tomate neutraliza el sabor de las fresas.

Si yo quiero que resalte el sabor del fresón y meto mucho tomate,

me robará todo el sabor, no hacemos nada. Algo quedará de sabor

pero mi consejo es cuando queráis hacer un gazpacho de frambuesa,

de fresón o de cerezas, como van a aportar bastante sabor

no es preciso que pongáis tomate. A mí me gusta cuando hago de esos.

Por ejemplo, en el caso del gazpacho de sandía

esta aporta bastante sabor pero tiene tal cantidad de agua

que ahí sí le meto un poco de tomate para que dé más cuerpo.

Vais a ver cómo cada fruta va a pedir una cosa u otra.

Respecto al pimiento, muchos ponéis el verde. Está muy rico y va bien.

Es más fuerte, ¿no? Es más fuerte y, al ser verde,

te roba intensidad de color. A mí me gusta más el rojo

porque es más suave, más dulzón y nos deja un color entre rojizo

y naranjita, mucho más agradable. Me gusta más.

Si quieres hacer un gazpacho verde: el pimiento verde, lógicamente,

con el pepino. Le podemos poner un poco de cilantro, si queremos.

Es otra opción. Ahí sí le pondríamos el verde. A mí, aquí me gusta

este rojo. ¿Qué más ponemos? Vamos a coger un poco de papel.

¿Más cosas que vamos a añadir? El fresón. Ya lo he lavado,

lo tengo aquí, ha escurrido y vamos a añadir estos fresones.

La cantidad: aproximadamente medio kilo.

Bastante fresón para que nos deje el sabor. Si no, no hacemos nada.

Fresón que Pepa está deseando coger. Me voy a reprimir.

No hace falta que te reprimas. Me acercas, por favor,

vinagre, que tenemos en un vaso cuadrado. Tenemos aceite,

cominos, hierbabuena, sal y el pan. El pan como espesante

para este gazpacho diferente. Recordad cuando elaboréis gazpacho,

ajo blanco, salmorejo... Aunque os quede flojo de sabor

o la intensidad del ajo no sea suficiente, tened cuidado.

Cuando esto repose, va a macerar, va a aportar mucho más sabor.

Más de una vez, seguro que hemos dejado en la nevera un gazpacho

que estaba flojo de sabor y, cuando lo hemos sacado,

el vinagre se había potenciado, el ajo... Por ese motivo, cuidado.

Esta, no es que me dé pereza echarla. La dejo para luego decorar.

La dejo por ahí guardada. ¿Qué más cosas vamos poniendo?

Hierbabuena: dos o tres hojas. Suficiente para que, al triturar,

nos dé un sabor muy, muy agradable. Vamos a incorporar sal,

vinagre, cominos pero pocos porque corremos el riesgo

de que el comino robe el protagonismo del fresón.

Tenemos que tener cuidado. Si ponemos una fruta,

no poner ingredientes que nos roben su protagonismo.

Añadimos un chorrito de vinagre. Generoso.

Vamos a ser generosos... El aceite de oliva lo pondremos al final,

según lo trituremos. Los cominos los añadimos así. Suficiente.

Un poquito de pan. En este caso he cogido pan de molde.

Si os ha sobrado pan de ayer, perfecto también.

El caso es que el pan va a ser el espesante. Pondremos un poco

pero tampoco demasiado. Si ponemos mucho, corremos el riesgo

de que nos espese mucho y se quede como cortado.

A veces parece que queda el pan como cortado.

Bueno... Un poquito de agua. Ahí está.

Prepárate, Pepa. Te va a tocar triturar todos estos productos.

Mi consejo: una vez que tengáis todos los ingredientes mezclados,

si lo dejáis reposar un poco, van a macerar también.

No pasa nada si lo dejamos un poquito reposar.

Te voy a poner en aquel lado la batidora

porque yo aquí, mientras, trabajaré con el atún.

Vamos a hacer una cosa. Me traigo aquí el atún, el sésamo

y la soja, que será el acompañamiento. Tú te quedas

triturando este gazpacho de fresón con todo el sabor.

La pizarra la pongo allí y... a triturar.

En principio hunde el brazo de la batidora

y, a golpecitos, lo vas triturando. En casa trituradlo bien,

que luego hay que colarlo. Mirad qué color tan bonito va saliendo.

Espectacular. ¡Y cómo huele! Ahí lo tenemos. Muy sencillo.

Vamos con el paso dos. ¿En qué consiste?

Mirad, tengo atún. Lo cortaremos y lo pasaremos por el teppanyaki.

¿Qué tal vas, Pepa? Bien. El aceite, ¿cuándo va?

Importante. Antes de liarnos con el atún, un consejo.

Cuando tenemos el gazpacho pasado... Tritura un poco.

Le vamos a poner el aceite al final para que medio emulsione un poco

y no nos robe demasiado colorido. Solo falta pasarlo por un colador

y fijaos qué color tan bonito. El aroma, qué pena que en casa

no lo podáis oler porque el fresón ha liberado todo el aroma.

Ahí, triturando. En el teppanyaki pondré un pelín del mismo aceite.

Mirad qué voy a hacer con el atún. Cortaré a la mitad y cada porción

la voy a pasar en una brocheta y los voy a ir marcando

muy poquito porque solo los quiero sellar ligerísimamente por fuera.

En cuanto estén marcados por fuera, los dejaré macerando unos minutos

en la salsa de soja. Simplemente marcamos, sellamos,

dejamos en la salsa de soja para que coja un sabor agradable,

muy apetecible y, cuando haya pasado por la salsa de soja,

lo impregnaré con el sésamo y ni más ni menos.

Estos trocitos de atún ensartados vamos a irlos colocando

en el teppanyaki. Vuelta y vuelta. Si te parece, me quedo marcando

el atún; empezaré a colar el gazpacho

y sé que tienes muchos datos sobre el gazpacho

y todo lo que le rodea.

Os tenéis que volver conmigo al bodegón

de este gazpacho moderno que tenemos aquí preparado.

El gazpacho se ha convertido, casi, en un símbolo de España.

Se popularizó fuera gracias a una reina de origen español,

Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III.

Le gustaba tanto que se lo llevó a las mesas de la corte de Francia

y, de ahí, al resto de Europa. A finales del s. XIX entró

en las casas de los restaurantes con más prestigio,

al servicio de los burgueses. Era un producto gourmet.

En 1983 nace el primer gazpacho industrial

envasado en tetrabrik. Lo tenemos conocido pero entonces sorprendió.

Si nos vamos a la Expo del 92, la Expo de Sevilla con ese Curro;

ahí fue el triunfo definitivo porque todo el mundo, con ese calor,

imaginaos qué consumía. Además, un buen gazpacho

se convierte en un plato de lujo. Decías el primer gazpacho envasado.

Hay empresas que hacen un gazpacho de muy buena calidad

y resuelven la vida a muchos que trabajáis, que no tenéis tiempo

para hacer ese proceso de triturar. Es otra opción muy saludable.

En cualquier caso, ya sea gazpacho, un salmorejo o un ajo blanco,

aprovechad en época de calor, con todos estos ingredientes,

a elaborar las maravillosas sopas frías de las que disponemos.

La idea de meter fruta en el gazpacho, me gusta.

Es otra opción. Podemos hacer gazpacho de fresón, frambuesa,

con nísperos queda muy rico, con mango. Miles de alternativas,

o el gazpacho tradicional, que está riquísimo.

Vamos con el paso tres, que vamos a retirar

estos rectángulos que hemos hecho de atún.

Muy poco hechos porque el atún, si no, nos queda muy seco.

En el interior le falta, pero adrede lo he dejado así.

Por un lado, lo tenemos marcado. ¿Apago la plancha?

Sí, puedes apagar. Sobre este atún voy a poner un poquito de soja

para que macere. Cuanto más tiempo pongáis la soja por encima, mejor;

va a coger mucho más sabor. Le vais dando, así, una vuelta

y que se vaya impregnando con la soja.

Si lo tenéis más tiempo, más rico. Así, simplemente,

la salsa de soja ya aporta sabor, aunque podríamos reforzar

con una pizca de sal. Voy a reforzar pero con poca cantidad.

No quiero que nos pasemos. Que se vaya impregnando.

Buena pinta, ¿verdad?

Esto en caliente con la salsa de soja fría está muy rico

pero nosotros dejamos que se enfríe. Le vais dando vueltas

hasta que por todo los lados esté. Mientras termina de coger sabor...

Por otro lado, fijaos qué pinta. El gazpacho lo tenemos pasado.

La densidad que ha quedado, ideal. Ni muy denso ni muy espeso.

Recordad lo que os decía: a más cantidad de pan

y a más cantidad de aceite triturando emulsión,

conseguimos un gazpacho muy espeso. A mí, cuando son muy espesos

tampoco me gustan. Que tenga densidad pero no quede superespeso.

El gazpacho lo tenemos triturado y pasado. Lo dejo por aquí.

Ahora hacemos lo siguiente. Mirad. Vamos a pasar por el sésamo...

Ahora escurrimos, pasamos otra vez y le damos por todos los lados

y pasamos este atún por el sésamo. Mirad qué bonita

la capa que nos queda. Pepa, repite esta operación.

Vale. ¿Dónde los voy poniendo? Sobre la tabla. Está ya limpia.

Un bocado exquisito. Por los laterales, también.

Así de sencillo... Poco hecho. Ahí está la gracia, poco hecho,

porque sería una pena que este atún nos quedase seco.

Vamos a pasar todos en el paso tres y, en el cuatro,

voy a por el plato de presentación porque no nos queda ni más ni menos

que combinar ambos ingredientes. Lo estoy dejando un poco alpiste.

Tampoco te líes a echar... Parece que ha venido un canario.

Mira, el comedero lleno de alpiste. Muy bien. Ese sésamo, perfecto.

Mirad, para la presentación he elegido este plato que tiene

como dos ondulaciones. El plato hondo, para poner el gazpacho

y aquí, un huequito, donde aprovecharé y pondré

salsa de soja. Aquí voy a poner salsa de soja,

desde donde saldrá nuestro toque de atún.

Por el otro lado, pondremos el gazpacho. Bien, ¿no? Fácil.

Muy fácil. Muy facilito.

Si lo queréis poner templado o frío, me da igual.

Recordad lo que os acabo de decir: cuanto más tiempo repose

en la salsa de soja, más rico nos va a quedar.

Pero máximo, ¿cuánto tiempo? Por lo menos, media hora.

Hemos adelantado el paso para que lo veáis.

Mirad qué densidad. Muy bien pasado, homogéneo,

con un sabor superagradable. Está de escándalo.

Con mucho cuidado, pongo un plato debajo para no manchar los bordes.

Añadimos nuestro gazpacho, ese gazpacho con las fresas.

Fijaos qué maravilla. Ahí está. Ahora, uno de los trocitos

por ejemplo este, que es bastante rectangular,

lo bajamos un poquitín y lo colocamos, simplemente,

a ver... creo que lo vamos a poner ahí, que no llegue a tocar del todo

el gazpacho, que acompañe. Le pondremos un toque de menta,

que nos va a decorar bastante; una fresa, que tengo por aquí.

Mirad, esta fresa que la tengo cortada, la vamos a dejar así

en un lado del plato. Ahí está, esa fresa ahí la tenemos.

Un toquecito de hierbabuena.

Decíamos que le pusimos ese toque refrescante.

Por supuesto que vamos a reforzar con ese toque refrescante. Ahí.

Unas gotitas, poquitas, de aceite

cruzando ese gazpacho de fresón y creo que nos lo podemos llevar

directamente a la mesa. Tiene un pintón.

Así de sencillo, con ingredientes de la huerta,

esa salsa de soja, ese toquecito de atún, listo para ser degustado.

Una bebida, un poquito de pan y lo tenemos. Mi consejo:

una vez que lo tenéis hecho, tapad con papel de film.

Podéis guardarlo en la nevera. Lleva conservantes: aceite, vinagre,

sal y lo podéis tener cuatro o cinco días sin problema.

Muy importante: tapado con papel de film. ¿Por qué?

Porque como tiene tanto sabor y aroma

puede impregnar el sabor y aroma a otros ingredientes.

Cuando lo vayáis a utilizar, si han pasado tres o cuatro días,

dadle una pasada con la batidora porque se ha podido decantar

y no quede tan homogéneo como este que tengo aquí.

¿Lo llevamos a la mesa? Perfecto.

Marchando a la mesa con este plato tan sencillo. Cuidado, que voy.

Tan sencillo de elaborar y refrescante: gazpacho de fresón

con su toque de hierbabuena, atún y salsa de soja.

Lo que el ojo no ve nos muestra un gazpacho con color rosado

atractivo, gracias a los fresones como parte de los ingredientes.

Lo acompañaremos con el atún, marcado ligeramente

y rebozado con sésamo, para terminar con un toquecito de salsa de soja.

(Música suave)

A partir de este momento resolvemos vuestras dudas, vemos las fotos,

escuchamos las sugerencias... Programa de servicio público,

canal internacional, en todos los rincones del mundo

se puede disfrutar de este tipo de cocina.

La que parte realmente el bacalao en la cocina, no soy yo.

(RÍE) Es la directora general, Pepa. Vamos con el correo.

(RÍE) Las fotos he ordenado que se pongan al final

y abrimos con las dudas. A tus pies.

Vamos con el correo.

Cuando se hace una salsa de tomate casera, sin prisa,

bien trabajada, a fuego medio, constante, no tiene nada que ver.

Mi consejo para que esa salsa tenga sabor, esté rica y tenga aroma:

primero, aceite de oliva. Sofreímos dos o tres dientes de ajo,

muy picaditos, en compañía de una hoja de laurel pequeña

y una rama pequeña de tomillo, para que den aroma.

En cuanto ese sofrito empiece... ese ajo empiece a coger color,

añadiremos una cebolla cortada en dados muy pequeños

y seguimos con el pochado. Cuanto más tiempo poche, mejor.

Queremos una salsa con color y suave. Por eso tengo zanahorias.

Pelaremos dos zanahorias, las cortaremos en dados pequeños

y, junto con la cebolla, lo añadiremos al sofrito.

Ahí no tengáis prisa. Dejadlo a fuego medio, que vaya poco a poco

pochando y, una vez pochado, una pizca de pimentón dulce,

una pizca, si queréis, de harina, mínima cantidad de harina

porque la salsa de tomate tiene que reducir por cocción.

Al final, tomates. Para esa cantidad, dos kilos de tomates

escaldados, pelados, muy bien picados los añadimos.

Toque de sal, toque de azúcar y dejamos cocer, por lo menos,

de un cuarto de hora a 20 minutos. Vais a ver que el color va cambiando

de un color rojo intenso a un color naranja, casi como tu blusa.

Trituramos, colamos y listo. Ni da acidez ni repite y está buena.

Muy bien. Pasamos al siguiente. Cada uno, donde llega.

El correo de una de las mías, de Natalia, que nos ha escrito

desde San Lorenzo del Escorial, Madrid.

(IRÓNICO) La Pepa, la vida que me da; pero Directora General.

Vamos con lenguas de gato,

una receta muy sencilla que nos va a quedar riquísima.

Vemos las de chocolate y la pasta para hacer las lenguas de gato,

aunque a las dos se denomina por el mismo nombre.

Vamos con la pasta. Mezclamos 100 g de mantequilla en pomada

con 100 g de azúcar glas, molida. Añadiremos dos huevos

y trabajaremos bien la mezcla. Una pizca de sal,

recuerda que a algunos postres poníamos ese toque de sal.

Una pizca de sal, una pizca de vainilla en polvo

pero poca cantidad, que no se haga protagonista,

y 130-140 g de harina de trigo.

Añadimos poco a poco, trabajamos bien. Nos queda una mezcla

homogénea, con cierta densidad. Preparamos bandeja de horno,

extendemos papel de horno engrasado con la mínima mantequilla,

manga pastelera, boquilla rizada, formamos esas lenguas de gato;

el horno a 180 C y, en unos 8 minutos,

las tienes listas para disfrutar. Pero creo que una vez hicimos.

En la web, me suena que está la receta.

Si tenéis cualquier duda de cocina, tenéis dos opciones.

O nos escribís a www.rtve.es/cocinaconsergio

o rebuscáis, porque tenemos una nueva sección que se llama

"¡No me sale! Sergio de ayuda", donde están las más habituales.

Hemos resuelto un montón.

Por ejemplo la cebolla caramelizada, los trucos del arroz con leche,

creps, hacer creps tiene su técnica, el salmorejo...

Está llena de esos trucos que nos pedís en vuestros correos.

Dedicad un ratito a nuestra web. Está llena de recetas

y de otros muchos consejos de cocina y nos contáis qué os ha parecido.

Disfrutad de ella. Ahora nos vamos a otro rincón donde disfrutáis.

Nos vamos a la "Escuela de Pastelería".

(Música suave)

Los ingredientes para esta compota, donde combinamos distintas frutas,

son los siguientes.

Las frutas están peladas y troceadas en gajos del mismo tamaño.

Para dar más sabor y más aroma...

Como veis, ingredientes de andar por casa.

Cuando lo hayamos servido y haya reposado, está muy rico.

Ponemos una sartén al fuego, o un cazo.

Yo he puesto una sartén para que lo veáis más claro.

Añadimos ese litro de agua y haremos como una versión de un almíbar

muy flojo, porque la gracia de este toque de azúcar

después la fruta lo va a coger y va a estar muy rico.

Vamos a dar aroma. Ponemos la ramita de canela, piel de la lima,

un poco del zumo de la lima y otro poco de la otra mitad de la lima.

Añadiremos azúcar y removemos. Ponemos el azúcar

y se va removiendo, poco a poco. En cuanto rompa a hervir, mi consejo

es dejar cinco o seis minutos que todo esto vaya cociendo

porque se va a aromatizar. La lima va a dar su sabor, la canela también

y la combinación de agua y azúcar nos va a dar un almíbar muy ligero.

Cuando haya cocido esos 5 minutos, si lo dejáis 10 es mejor,

vamos añadiendo todas las frutas. Las vamos incorporando

y solo damos un hervor de 2-3 minutos a fuego medio.

Dejamos reposar, que se enfríe... Yo, por aquí, tengo unas cuantas

que han cocido pero si las vemos presentadas...

Las he dejado reposar y nos las llevamos a un bol o un plato hondo.

¿Ese es el almíbar que ha quedado? El almíbar con sabor de las frutas,

la ramita de canela, piel de lima, mango, manzana y pera.

¿Nos haces el resumen y ahora lo probamos?

A ver si está tan bueno como prometes.

Ya lo verás. Resumimos el plato de hoy.

Estos son los ingredientes para el gazpacho de fresón con atún

y esta, la receta paso a paso. Paso 1: trocea el pepino,

la cebolleta, el pimiento, el pan y las fresas

y mezcla con hojas de hierbabuena, vinagre, sal, cominos y aceite.

Tritura y, cuando emulsione, cuela. Paso 2: trocea el atún en tacos,

ensártalos en una brocheta y marca en la plancha por todos los lados.

Paso 3: impregna las brochetas en salsa de soja,

déjalas macerar unos minutos y reboza con sésamo.

Paso 4: sírvelo y acompáñalo con las brochetas de atún.

Decora con unas hojitas de menta y una fresa.

Te voy a pedir, y a vosotros también, que miréis a la pantalla.

(TARAREA) A ver si sabes qué es eso. Vamos para Zaragoza, ¿no?

No. Calatayud. He quedado cerca.

Quiero que veáis una foto que nos envía Raquel Martín.

"Los pasteles de esta mañana. De hojaldre, con crema pastelera

y frutas. Las fresas son del huerto de mi padre. Están buenísimos.

Si los prueba Pepa, repite. Besos a todos de vuestra seguidora".

Seguro que repite y acaba con los cinco.

Por eso manda la foto. Os esperamos en "Cocina con Sergio"

los fines de semana para disfrutar de platos, trucos, postres

y de vuestras dudas. Y para pasar un buen rato, ¿no?

Hombre, solo faltaba. Os esperamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Gazpacho de fresón con atún

Cocina con Sergio - Gazpacho de fresón con atún

21 nov 2015

En el programa de hoy el plato principal que se cocina es gazpacho de fresón con atún.

INGREDIENTES:
1 pimiento rojo
1 pepino
1 cebolleta
500 g fresón
1 diente ajo
500 g atún fresco
Sésamo, salsa soja
Cominos, vinagre, aceite
Sal, pan
Hierbabuena

PASO 1. Trocea el pepino, la cebolleta, el pimiento, el pan y las fresas y mezcla en un bol con unas hojitas de hierbabuena, vinagre, sal, cominos y aceite. Tritura y cuando emulsione, cuela.
PASO 2. Trocea el atún en tacos regulares, ensártalos en una brocheta y marca en la plancha por todos los lados.
PASO 3. Impregna las brochetas en salsa de soja, dejalas macerar unos minutos y reboza con sésamo.
PASO 4. Sirve el gazpacho en un plato y acompáñalo con las brochetas de atún. Decora con unas hojitas de menta y una fresa.

También se prepara una compota de frutas a la canela.

INGREDIENTES:
1 pera conferencia
1 manzana
1 mango
150 g azúcar
1 lima
1 rama canela

ver más sobre "Cocina con Sergio - Gazpacho de fresón con atún" ver menos sobre "Cocina con Sergio - Gazpacho de fresón con atún"
Programas completos (265)
Clips

Los últimos 358 programas de Cocina con Sergio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios