www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4869042
Para todos los públicos Clásicos y reverentes - T2 - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

Para mí pasar por el programa es algo muy enriquecedor.

-Una motivación bastante importante.

-Espero que me enriquezca como músico.

-Voy a conocer a muchísima gente, estoy aprendiendo música,

tanto de los maestros como de mis compañeros...

-Mi intención es disfrutar, conocer gente,

conocer a otros músicos, otras visiones de la música...

-Aprender de ellos y pasármelo bien.

-Es algo que hay que aprovechar.

Bienvenidos a "Clásicos y reverentes".

Vamos a hacer... (UNA MUJER CANTA SOPRANO)

Yo no sé si oigo voces; oigo voces o no sé qué me pasa.

Se me va mucho la pinza, no sé si está en mi cabeza.

Sigo por donde íbamos.

En "Clásicos y reverentes"

ya hemos conocido a los aspirantes de hoy.

Están preparándose... (UNA MUJER CANTA SOPRANO)

¿Hay una diva en la sala por aquí?

¿Hay una diva en la sala? Por favor, que conteste.

¿No la hay? Bueno, yo sigo.

Hemos conocido a los aspirantes

y ahora vamos a saludar a los miembros del jurado.

¡Albert!

¡Judith!

¡Ana!

¡Y Max!

El jurado hoy tendrá que estar muy fino

para ver cómo han actuado nuestros aspirantes...

(UNA MUJER CANTA SOPRANO) Ya sé, ya sé.

No es que esté loco, que lo estoy; en este caso es porque me acabo

de dar cuenta de que está aquí la gran Pilar Jurado.

(Aplausos)

Ya decía yo. O me estaba volviendo loco

o es que tu voz nos vuelve locos a todos.

¡Anda ya! "Anda ya, zalamero", ¿no?

(RÍE) Zalamero...

Bueno, Pilar, estás aquí para presentarnos algo muy bonito,

como todo lo que haces.

Bueno, estoy aquí para contaros unas cuantas cosas.

Que tengo un disco nuevo, "Unicornios azules",

en el que he hecho una mezcla entre el mundo clásico,

el jazz latino, música latinoamericana...

He mezclado a los grandes del clásico

y a los que son populares ya muy clásicos,

como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés...

Bueno, y también a contaros

que tengo un festival, el MadWomenFest,

en el que espero que tú también estés y tú también...

Yo quiero verlo. Y que está en estos días

llenando Madrid, Málaga y Zaragoza;

así que espero que todos seáis "madwomen" maravillosas

y estemos juntos intentando cambiar el mundo a través del arte,

que creo que nos lo merecemos. Y esto merece un aplauso, ¿no?

(Aplausos)

Pilar, eres capaz de hacer eso, lo que quieres;

unir música clásica con música del s. XXI.

Me pregunto el maestro Frías cómo se tomará esto,

porque es un clásico purista... A ver, maestro Frías.

Pues bien. Se lo toma bien.

Conmigo no te lo tomas igual, a mí no me dejas hacer esas cosas.

Bueno, a lo que íbamos. Muchas gracias por venir aquí.

Te vamos a escuchar dentro de muy poquito.

Lo que vamos a hacer antes de escuchar tu actuación

es ver qué ha pasado la semana pasada.

¿Sabes lo que te puede lastrar? Tu cobardía.

Tienes que cuidarte las manos

porque eres una músico de los pies a la cabeza.

El siguiente batería que se nos caiga,

te vamos a llamar ya.

Y el semifinalista del programa de hoy es...

¡Ana!

(Aplausos y vítores)

Felicidades, Ana.

¿Nervioso? Un poco.

Pues yo no quiero meterte presión,

porque el que gane va a pasar a la semifinal

y después a las finales,

tocando con la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE.

Y además hay un premio de 5000 euros para el mejor.

Antes de verle actuar, vamos a ver un vídeo,

así entendemos su alma;

pero también nos va a contar qué obra va a interpretar.

Voy a interpretar una obra que se titula "Balada"

de Henri Tomasi.

Esta obra es muy bonita.

Trata de un payaso que está muy triste

y quiere hacer feliz a la gente. Vamos a ver si tú lo consigues.

Eso espero. Tú tranquilo,

que tengo entendido que está tu novia en la grada.

Sí, sí.

Y también están Ainhoa e Inés en la sala caliente viéndote.

Te los vas a llevar de calle. Entendemos por qué.

Hola, mi nombre es Enrique Zambrano

y toco el saxofón. Y soy de Granada.

Nos encontramos en uno de los sitios más emblemáticos

de esta bonita ciudad, patrimonio de la humanidad.

Un músico solo entiende a otro músico.

Yo comencé a tocar el saxofón con ocho años.

-Desde pequeña siempre recuerdo a mi hermano

tocando el saxo en casa, practicando una y otra vez.

-Tenía el niño siete años y ya empezó a dar solfeo.

-Enrique es un alumno ejemplar, muy trabajador, muy estudioso.

-Si lo hubierais visto con su saxofón...

Lo más grande de ver.

Aquel mojoncillo tocando como una persona mayor.

-Tiene un gran espíritu de sacrificio.

-Empecé en la música como un hobby, algo que me gustaba mucho,

y al final he acabado siendo un profesional de la música.

-Tiene pasión por la música y por su saxo.

-Con lo cual llevo más de la mitad de mi vida con mi saxo.

Es un instrumento muy versátil.

-La música es su pasión.

-Puede tocar música clásica,

música barroca, aunque algunos crean que no,

y también, cómo no, pues es el rey del jazz.

-Yo le pido al Señor y a la virgen que ya tenga su trabajo fijo.

-Me siento muy orgullosa;

ha sido siempre un niño muy responsable.

-Es una bella persona y lo queremos mucho.

-Tener un hermano mayor así me ha hecho querer ser mejor,

querer ser como él

y conseguir todas las cualidades que él tiene.

-Como os decía antes,

un músico solo entiende a otro músico.

Yo os quiero presentar a Sara, es mi novia.

-Hola, soy Sara y toco el clarinete.

Aunque ya no me dedico profesionalmente a la música,

sé lo que es tener ensayos, conciertos en días festivos

y todas esas cosas.

-Pertenezco a un grupo de música funky callejera,

que se llama Befunkbop. Surgió en 2012.

Y con este grupo debutamos en las calles de Granada

porque lo que queremos es llevar la música a las calles.

(Aplausos)

-Yo la sensación que he tenido es que las notas

se han quedado en la partitura y no han pasado al saxo;

no has dado la impresión de lo que es una buena interpretación,

que es que parece que el músico se lo estuviera inventando

en ese momento.

Continuamente dabas la impresión de que estabas leyendo.

Enrique, tienes un sonido muy bonito;

lo que yo he percibido desde aquí es que los pianos

no los haces pianos;

estás todo el rato tocando muy, muy, muy fuerte.

A lo mejor lo confundes a la hora de tocar

con Befunkbop, con tu banda,

que supongo que estáis dando caña todo el rato,

y ahora que te toca tocar temas más clásicos,

donde la dinámica tiene que ser mucho más abismal

que no con la banda que te lo pasas también, ¿no?

Pero me ha gustado mucho. Muchas gracias.

Enrique, a mí no me has conquistado con tu interpretación.

Estaba correcta, afinada, pero muy académica.

O sea, no me ha terminado de convencer.

Yo lo que he visto es que la dicotomía emocional

que tiene esta balada no la has sacado,

e insisto en lo que te ha dicho Judith,

porque aparte de las dinámicas, es que el juego es otro.

Es el payado triste, el payaso alegre.

Entonces te faltaba sacar el alegre en el segundo tema.

Nada, ahora tienes una segunda oportunidad para convencernos

con el "Concierto para saxofón" de Glazunov.

El jurado me ha dicho valoraciones positivas y negativas;

con algunas estoy de acuerdo y con otras no; pero bueno,

eso es lo que tiene la música,

que cada uno la ve y la siente de una manera diferente.

Tenemos aquí a Inés, que está un poco nerviosa.

Relájate. Vale.

Vamos a contarle al público qué vas a interpretar.

Voy a tocar el "Concierto para fagot y orquesta en fa mayor"

de Weber. Tiene dificultad, cuéntalo.

A ver, el concierto tiene bastantes dificultades técnicas,

pero aun así yo creo que lo más importante

es mantener siempre un carácter fuerte.

Fuerte, alegre... Sí.

¿Sacamos una sonrisa? A ver. Ahí, ¿así?

Venga, vale.

Yo quiero saber qué opinaron tus padres, sobre todo tu madre,

cuando empezaste con un instrumento tan pequeño como el fagot.

¿Lo vemos?

Benidorm. 70 000 habitantes,

más de 16 millones de turistas al año;

la ciudad con más rascacielos por habitante del mundo,

y un lugar en el que, aunque no lo parezca,

también hay un sitio importante para la música.

Soy Inés Martínez, toco el fagot desde los siete años

y Benidorm es mi ciudad.

Hombre, Patrick, ¿cómo estás?

Maestro, ¿cómo estamos?

Estoy en el conservatorio grabando lo de "Clásicos",

¿quieres venirte?

Ha sido fácil convencerle.

(RÍE)

-Ahora viene lo más complicado: llamar a mi madre.

A ver si consigo que venga. ¿Cómo que no?

-¿Qué tal? -Un gran maestro una gran persona.

-Siendo su padre clarinetista,

siendo su madre profesora de piano y flautista,

ella decidió tocar el fagot.

-Esta es la farmacia donde trabaja mi padre.

Hola, ¿qué tal? -¿Qué pasa?

-Nada, aquí de excursión.

¡Ostra, mamá! -Ha aparecido la mama.

-Pues ya estamos aquí toda la familia reunida.

-Iba a ser veterinaria.

-Y un día dijo que quería estudiar música.

-"Quiero tocar el fagot".

-En casa hay piano, flauta, clarinete, guitarra, violín;

¿y tiene que ser el fagot?

-Y nos quedamos: "¿Qué?".

-Por lo visto la habíamos llevado a un concierto

donde tocaba el que fue luego su maestro...

-Gran fagotista.

Y yo lo vi ahí, delante de toda la banda,

con aquel palo, y me pareció increíble.

-Y ahí empezó. -Quería tocar eso.

-La cogió el maestro Rafa.

-Mis principios fueron bastante divertidos.

-La primera vez que vio el fagot, era más grande que ella.

-Le colgaron el fagot... -Y se asustó.

-Y se fue de cabeza. -No había manera, me caía.

Bueno, pues estos son mis amigos: Alberto y Sara.

Me han apoyado siempre.

-Apoyarla en lo que haga falta.

-Se quejaban de que estoy encerrada en casa estudiando.

-Estudiar música la gente piensa que es algo divertido...

-Nos gustaría verla más. -Y es muy duro.

-Es muy dedicada a la música. -Pero muy duro.

-Es lo que toca.

-Ha habido buenos momentos, alguno malo.

-Creo que lo puede hacer muy bien

y por supuesto de la familia tiene todo el apoyo y más.

-Tengo un lema, como dirían los Monty Python:

"Busca el lado bueno de la vida"; pero de pequeña mi maestro

me decía: "Si no estudias, te cambio por una lavadora".

(RÍE)

(Aplausos)

Este concierto de von Weber es muy bonito;

en general, toda su música.

¿Sabías que era un perseguidor de lo bello y lo sublime?

Yo diría que te falta todavía mucho sacarle;

todo ese contenido.

Ha habido cosas muy bonitas que has hecho.

En general, te falta todavía. Vale.

Un poco en la línea de mi compañera Ana, lo mismo;

creo que te falta entender más este concierto.

Está correcto, afinado, la intención se ve perfectamente,

que quieres demostrarlo;

pero me ha parecido que está un poco pesado,

que le falta frescura.

Cuidado con los pasajes rápidos, que te quedas atrás.

Y nada, a seguir trabajándolo

porque creo que lo vas a tocar con el tiempo bastante mejor.

¿Qué tal, Inés? En línea con lo que dice Albert,

yo creo que, por ejemplo, el arranque,

a pesar de que va haciendo un ostinato Eduardo,

pero era demasiado marcha militar; tiene que sonar más a concierto.

Y es verdad que en los pasajes rápidos

el fagot te suena poco chisporroteante;

tiene que ser casi como una traca valenciana.

Pa-pa-pa-pa.

Y te ha salido un poco pesado. Pero está muy bonito;

en general me ha gustado tu interpretación.

Estoy de acuerdo con mis compis.

El sonido que tienes me ha gustado,

el fraseo que tienes también me ha gustado.

Y también quiero hacer hincapié en lo que tú dices,

la dificultad que tenemos los músicos

a la hora de estudiar la carrera musical

y luego de estudiar los estudios generales, ¿no?

Tenemos que estar dividiéndonos, nos hemos dividido nosotros antes,

estar mil horas de estudio, casi no tienes tiempo,

en tu caso que vives en Benidorm,

para ir a la playa y pasártelo a tope...

A ver si se estabilizan esos estudios en España

y se empieza a considerar que la carrera de música

es tan importante como cualquier otra.

Inés, espero que hayas aprovechado la "master class"

para demostrarnos ahora en la obra obligada

con este "Concierto en si bemol mayor" de Mozart

que realmente nos puedes conquistar.

Vale.

Muchas gracias.

Felicidades, Inés. Muchas gracias.

¿Ya estás relajada? Sí, ya está.

Ahora toca otra parte difícil, la obra obligatoria.

Pues sí. Yo no me lo pierdo.

¿Te cambiará tu profe por una lavadora?

Espero que no. Ah, y yo.

Lo has hecho muy bien. Gracias.

¿Le damos algún consejo a tu compañera?

No te pongas nerviosa, que no es para tanto.

Lo vas a disfrutar.

-Me llaman la Tortuga Ninja.

Soy Ainhoa y toco el chelo desde los seis años.

Aunque nací en Granada, me siento de Agost,

pues toda mi familia nació aquí.

Aquí está el valle del Vinalopó,

donde están las mejores uvas del mundo.

Esta es Mari Carmen, mi madre.

-Siempre decíamos: "Ainhoa, ¿tú qué vas a tocar?".

"El violonchelo".

-Luis, mi padre.

-Os contaré la historia de cómo Ainhoa viajó a China

con una orquesta.

-Mari Carmen y Pepe, mis abuelos.

-Soy andaluza, pero no canto sevillanas.

-Mi tía, Clara.

-Os voy a contar un poco cómo la música une a la familia.

Cuando llega la hora de tocar, de reírnos,

de compartir música; eso creo que es lo más importante.

Aparte de amigos, familia;

lo principal para nosotros creo que es la música.

-Empecé a tocar el chelo gracias a mis dos primos.

-Le compré un violín porque no había chelos.

-Con dos días de vida ya oyó a su padre tocar...

-Y a ella le encantaba. -Y solita giró la cara.

-Mi padre me ayudó mucho al empezar ya que es músico;

me daba clases... -Es muy estudiosa.

-Me ayudaba en los problemas que tenía.

Nos encontramos en la ermita de San Pedro,

que está edificada encima de un castillo árabe.

Yo vengo aquí después de estudiar para relajarme, desconectar...

Y no sé, paso aquí bastante tiempo pensando en mis cosas.

Perdón, jo.

-Ainhoa viajó a China en la Navidad de 2015.

-El viaje fue muy emocionante, pues es una cultura muy diferente.

-En China realizamos una gira de 14 conciertos.

-Mi hermana, Carmen.

-Yo soy Carmen, la hermana de Ainhoa,

y a mí Ainhoa me da igual.

El año que viene yo me voy a presentar al programa,

pero este año hay que darle ánimos.

(TODOS) ¡Suerte, Ainhoa!

(TODOS) ¡Suerte, Ainhoa!

-Y me llaman Tortuga Ninja

porque cuando llevo el chelo en la espalda,

solo se me ven las piernas, como a las tortugas ninjas.

(Aplausos)

-Ainhoa, bien, me gusta cómo estás plantada

en el escenario, transmites serenidad.

La pieza creo que está lo suficientemente sombría,

pero creo que te faltan todavía contrastes dinámicos.

Por ejemplo, en el crescendo, donde está toda la tensión...

(TARAREA LA MELODÍA)

Son tres veces el mismo motivo

y me ha sonado que las tres veces lo hacías igual.

Eso no puede ser en ningún tipo de música;

tienes que introducir algún tipo de contraste dinámico.

Pero en general me ha gustado.

Pues a mí me ha gustado muchísimo, pero muchísimo, muchísimo, Ainhoa.

Tienes una digitación muy limpia, la afinación...

O sea, con lo difícil que es

tocar un instrumento de cuerda frotada, ¿no?

Todo.

A lo mejor un poquito más de sentimiento,

pero por la edad que tienes tampoco podría decir nada más,

porque yo creo que seguirás creciendo,

y además tienes el mejor expediente académico de toda Andalucía.

Te tengo que dar mi enhorabuena por eso.

¡Un aplauso para ella, un aplauso para Ainhoa!

(Aplausos)

Bien, bien, muy bien interpretado.

Se te nota que buscas esta expresividad.

Me ha faltado un poco de sonido en general

y que lo lloraras más, sobre todo el inicio.

Aparte de que es un forte, buscar un poco más de intensidad.

Pero está muy correcto, enhorabuena.

Gracias.

Ainhoa, a mí me parece que efectivamente has sido correcta,

pero me parece que una elegía es un llanto;

es un llanto a la ausencia de un amigo.

Y me ha faltado más tristeza y más desolación.

Y ahora tienes una segunda oportunidad

con la obra obligada

"Concierto en si bemol mayor" de Boccherini.

Me gusta llegar con muchísimo tiempo

y hasta que no pruebo la sala, aunque sea tocar una nota,

no me quedo tranquilo.

-Creo que lo voy a tener bastante complicado

porque me han tocado unos compañeros

que son muy buenos músicos y, jolín, lo hacen muy bien.

-Inés, vas a gastar el fagot de tanto limpiarlo, chiquilla.

-El trapito este siempre va conmigo, a todas partes.

-La clase con Mario ha sido estupenda; me ha encantado

porque me ha dicho muchísimas cosas.

-Como dicen ahora, que el crescendo sea orgánico.

-Que me van a ayudar a la interpretación.

(TARAREA LA MELODÍA) ¡No!

(TARAREA LA MELODÍA)

-Por mí, de diez.

-Vamos a tratar que sea lo más romántico posible.

-El Romanticismo en el cual está compuesta la obra

al público le puede llegar.

-¿Tú eres romántico? -Creo que sí.

-Eso está bien, hay que ser romántico.

-Le ha dado más importancia a la frase en conjunto...

-Debe estar todo más unido.

-Porque mi idea era quizá un poco más separada.

-Esos dos minutos tienes que estar "clac".

-En ese momento que él me ha parado...

-Lo siento, no puedo dejar pasarlo.

-Quizá estaba yo más pendiente de la partitura

que de lo que tenía que expresar.

-No, en la música no hay lugar para eso.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Y gracias a lo que me ha dicho

he conseguido evadirme de la partitura y mostrar...

-Hay que sentirlo.

-Todo ese sentimiento, lo que él quería que yo mostrara.

-No me relajo. (TARAREA LA MELODÍA)

Me miro las uñas, los zapatos... ¡No!

Eso es, muy bonito.

-El concierto de Glazunov para mí es una obra referente

dentro de la literatura de saxofón.

(TARAREA LA MELODÍA)

Quiero que los dejes boquiabiertos.

-Voy a darlo todo, a hacerlo lo mejor posible

y con todo lo que me ha dicho Mario

espero hacerlo muy bien y que a la gente le llegue.

-Te deseo lo mejor.

-Muchas gracias. -A ti.

(Aplausos)

Enrique, se te ve mucho más cómodo en esta obra que en la primera.

¿Es verdad o no? Porque lo transmites mogollón.

Has dado un cambio de la obra que tú has elegido

a la obligada que es alucinante.

Creo que me he adecuado a tocar y antes no estaba adecuado.

Me lo he pasado muy bien, me he divertido muchísimo contigo,

que lo sepas. Gracias.

Estoy con Judith en que se te veía más cómodo.

Igual ya conocías la obra, es de repertorio de saxofón;

la clase con Mario seguro que también te ha ayudado

porque es un gran profesor...

Me ha gustado tu expresividad; pero estaba poco transparente.

Tienes un sonido a veces poco brillante

y con este instrumento tienes que demostrar

y hacer caer los focos de este plató.

Es difícil tocar en un plató,

no es como en un auditorio o una sala de cámara;

pero has hecho un paso hacia adelante en tu interpretación.

Muchas gracias.

-Enrique, siendo verdad lo que dicen mis compañeros,

yo sigo notando... Por ejemplo, en esta obra,

no sé si es culpa de Glazunov o culpa tuya,

pero me parecía música circular, en vez de música que va creciendo.

Me parecía como el estanque de El Retiro,

como si estuviera en una motora y estuviera dando vueltas.

Se me ha hecho un poco monótono; lo siento.

Enrique, yo también te he visto aquí bastante más cómodo

que en la anterior obra

y, además, juega también a tu favor que te guste Glazunov,

que comprendas la obra

y que le des la importancia que tiene,

que fue la última obra que compuso, la única para saxofón y orquesta,

esto es muy importante.

Y bueno, yo creo que te falta bastante.

Comparando mi anterior interpretación con esta,

ahora me encontraba más cómodo;

creo que ya me he integrado en el sitio

y antes creo que estaba más pendiente de otras cuestiones

que de las cuestiones musicales.

El comentario que me hizo Judith la primera vez me ha ayudado mucho

con respecto a los matices,

porque no es que por tocar en Befunkbop toque fuerte,

sino que me preocupaba que no se me escuchase.

Entonces quizá por eso el sonido era un poco mayor.

Y nada, un placer, muchas gracias.

-La clase con Salvador ha sido muy interesante

porque me ha hecho ver algunos aspectos

que normalmente no se trabajan, como la actitud hacia el público.

-Un poco más erguida. ¡Un poquito más erguida! Ahí, ahí.

Me gusta mucho esa actitud que tienes de tocar sin papel.

-Los músicos solemos escondernos detrás de la partitura en el atril,

así que está bien darnos a conocer.

-Lo que deberías hacer es intentar sacar un poco más el sonido.

-Yo estoy habituada a tocar en grupos de cámara más pequeños

o en orquestas, donde el papel del fagot no siempre es relevante

y estoy habituada a tener un sonido más recogido

que el que se necesita para ser solista.

Me ha gustado trabajar eso.

-¡Muy bien! ¡El do ese, venga!

-En algunos momentos de la clase... -Toca un poquito más erguida.

-Me ha pedido que estuviera más erguida.

-Un poquito más erguida, ¡un poco más!

-Yo normalmente a tocar así, como hacia mí, y eso no transmite.

-Taca, taca, taca...

-Cuando hemos trabajado el diálogo con el pianista...

-¡Piano! (TARAREA LA MELODÍA)

¡Fuerte!

¡Fuerte!

-Ha sido interesante porque luego

a la hora de la verdad en una orquesta,

vas a tener que hacer ese mismo trabajo

de pregunta-respuesta con el resto de tus compañeros.

-Un poquito más erguida.

¡Eso es! Estira, estira...

(TARAREA LA MELODÍA)

(Aplausos)

Inés, he visto un cambio en ti también

en comparación con la primera obra; estás mucho mejor.

Pero te veo un pelín sufriendo, ¿estás sufriendo un poco?

Sí, estoy muy nerviosa.

Es que se te llega a notar y cuando eso lo transmites

al final estamos sufriendo todos viéndote, porque dices:

"¿Por qué está sufriendo?", y te quedas ahí con la duda.

Pero muchísimo mejor que antes como te decía

y hazle caso a tu profe, que la postura

al tocar un instrumento es superimportante

y al final acabamos todos con chepa y con hernias.

Así que ponte bien recta, pon bien la postura perfecta,

apóyate bien en los dos pies,

que te espera un futuro superchulo para disfrutar con la música.

Muchas gracias.

Estoy Judith; has pegado un cambio de la primera ronda a la segunda.

La clase con Salvador ha funcionado muy bien;

pero como tú decías, que me he apuntando,

tocas hacia ti.

¿Por qué? Ponte recta, toca, quítate la partitura,

porque la has mirado solo dos veces, solo por seguridad,

imagino que de los nervios que tienes ahora mismo.

Quita la partitura, ponte recta, toca y seguro que lo harás mejor.

Pero enhorabuena por el cambio. Gracias.

-Inés, efectivamente los nervios se te han notado

porque no sonreías... No se puede sonreír mucho con un fagot;

pero no sonreías con el cuerpo, digamos; no se te veía cómoda.

Sin embargo, yo creo que la clase ha servido

porque lo que te dije del concierto de Weber,

que no sonaban chisporroteantes las semicorcheas,

ahora te han sonado más sueltas en Mozart

y creo que en líneas generales has pegado un subidón,

enhorabuena. -Gracias.

Inés, ya te lo han dicho mis compañeros;

te faltaba un poquito de fluidez, de vitalidad,

porque es que hemos empezado ya con el divino Mozart;

apareció Mozart el divino,

y claro, es que tocar como que no tiene importancia

esa música tan sublime, porque Mozart es sublime,

pues no es fácil. No es fácil. Lo has hecho bastante bien.

Entonces yo te animo a que sigas por ahí.

Ahora te voy a pedir que nos contestes,

que hagas tu alegato,

que digas lo que te dé la gana, que nos insultes; lo que quieras.

Es tu momento.

En cuanto a la postura, yo sí creo que he mejorado mucho,

a lo largo de este programa,

porque yo antes siempre tocaba rollo bicho bola,

y ahora tengo la impresión de haber estado tocando

mirando al horizonte.

Sonreír con un fagot, como ha dicho,

no es lo más fácil del mundo;

no es fácil tocar aquí ante tanta gente por primera vez.

Sobre todo delante de cuatro inquisidores como nosotros.

No estoy de acuerdo, habéis sido muy buenos.

Pero yo estoy bastante contenta con lo que he hecho,

aunque sé que podría hacerlo mejor, sin duda alguna,

porque no ha sido espectacular. Claro que sí.

Bueno, ya está.

Muy bien.

Acabo de terminar mi clase con Yulia

y me ha parecido una persona fantástica.

Ha sabido decirme cosas de la obra de las que no me había dado cuenta.

-Técnicamente te sale, pero no musicalmente.

Porque estás muy ahí.

-Muy cariñosa al hablarte.

-¿Te lo sabes de memoria? -Sí.

-¿Para qué necesitas la partitura? -Por seguridad.

-Te aseguro que vas a tocar mejor sin partitura.

Confía.

A ver, ¿esto podemos cantarlo más? (TARAREA LA MELODÍA)

-Cuando me pedió que tocase más cantabile...

(TARAREA LA MELODÍA)

-Yo siempre he tocado muy estática.

-Sé que está en ti, me gusta cómo tocas.

Es muy importante

porque esto te lleva a un tute de orquesta.

-Cuando me ha dicho que le conteste a la orquesta

es porque he empezado muy pequeña, porque estaba nerviosa.

-Llegas así: "Ay, perdón".

No, es igual que al principio.

¡Esta soy yo!

Es tu presentación;

no tendrás otra oportunidad de dejar una buena impresión.

¡Acompáñate con el cuerpo!

Además, te he visto vibrar con pulgar.

Eso no lo hacen muchos.

Muy bien, así que vibrando toda la nota.

-Llevo preparando esta obra bastante tiempo

y tenía una concepción de la obra diferente a la que me ha dicho,

y yo creo que va a cambiar el día del plató.

-Sin cesura, larga...

¡Cuerpo!

Muy bien, Ainhoa.

(Aplausos)

Ainhoa, no te voy a engañar;

no debo hacerlo.

No ha sido un buen momento.

Has empezado además muy nerviosa;

tenías que enfrentarlo de otra manera;

esto es una pieza de Boccherini que tiene otro ánimo

y es que estás absolutamente asustada.

Pero de momentos está lleno el mundo.

Te ha faltado entrar en el estilo.

Creo que el concierto está tocado, pero no interpretado.

Era imposible saber qué significaba cada frase respecto a la anterior.

Hay un continuo diálogo de melodías,

como una pregunta, una respuesta,

y no era posible adivinar qué nos estabas contando.

Eras como una guía enseñando algo que no conocía.

Lo siento.

¿Tú te quieres dedicar a la música cien por cien?

Yo sí.

Pues yo desde aquí te recomendaría que hagas conciertos, tía;

pequeñitos conciertos, pero empieza ya,

porque los nervios se quitan dando conciertos;

así es como vamos creciendo como músicos.

Así que ponte las pilas y empieza ya a organizarte,

y aunque sean conciertos de barrio, casas culturales; cosas pequeñas,

para quitarte eso que te hace frenarte como músico.

Vale.

Ainhoa, los nervios te han jugado una mala pasada.

No entraré en las desafinaciones que has tenido

cuando subías a las notas agudas...

Pero yo creo que tienes que creértelo,

porque tocas encerrada en ti misma.

Créetelo: "Aquí estoy yo, y si la cago la cago,

tiro para adelante".

Nada, es un consejo que creo que tienes que aprovechar

y ahora es tu momento para el alegato.

Bueno, estoy totalmente de acuerdo con lo que me habéis dicho.

Creo que los nervios me han jugado una mala pasada,

pero bueno, a ver, yo creo que...

Lo he hecho lo mejor que he podido. Claro.

Y no sé, yo me he sentido a gusto,

aparte de todo lo que ha pasado...

Y que te queda mucho, una larga carrera;

todos aprendemos poco a poco, así que sonrisa,

y vete contenta y feliz, que has llegado hasta aquí.

Y sabes que lo puedes hacer, seguro.

Los aspirantes han dado todo con la voz de sus instrumentos;

el jurado ahora mismo está deliberando,

y para relajar tensiones,

vamos a escuchar una fantástica actuación

de la diva de los escenarios;

un ejemplo de voz, capaz de tocar en un teatro real,

dirigir, cantar,

y luego te hace una versión

de clásico actualizado en estilo jazz:

¡la gran Pilar Jurado!

(Aplausos)

Pilar, tienes un disco ya en la calle, bien fresquito.

Sí, de estos días justo.

Venga, yo me voy y te dejo, que es tu momento.

Pues... ¡Pilar Jurado!

(CANTA) La rosa se iba abriendo

abrazada al sauce.

El árbol apasionado,

apasionado,

la amaba tanto.

Pero una niña, una niña coqueta...

Pero una niña, una niña coqueta,

se la ha robado.

Y el sauce desconsolado

la está llorando,

la está llorando.

(CANTA) La rosa se iba abriendo

abrazada al sauce.

El árbol apasionado,

apasionado,

la amaba tanto.

Pero una niña, una niña coqueta...

Pero una niña, una niña coqueta,

se la ha robado.

Y el sauce apasionado,

la está llorando,

la está llorando.

(CANTA SOPRANO) Ah...

(CANTA SOPRANO) Oh...

(CANTA SOPRANO)

(CANTA SOPRANO) Oh...

(Aplausos)

¡Adelante, Ainhoa, Inés y Enrique!

(Aplausos)

¿Contentos? Pues ahora firmes, que toca el veredicto del jurado.

¿Sabéis por qué es negra la libreta del programa?

(RÍE MALÉVOLO) Porque solo puede quedar uno.

Bien, vamos con Enrique.

Impresionante el salto de Henri Tomasi,

como dicen los franceses, al Glazunov;

hemos notado una notable mejoría.

Pero nos parece,

y esto podría ser un lastre para tu pase a la semifinal,

que tu sonido no acaba de ser todo lo refinado que requiere

una agrupación tan distinguida como es una orquesta sinfónica,

y más dirigida por el maestro Miguel Ángel Gómez Martínez.

Inés, fagot.

Nos ha parecido que también

ha habido un salto cualitativo muy notable;

de ensuciar las semicorcheas en el Weber

a que te sonaran como palomitas de maíz, que es como deben sonar.

Taca, taca, taca... Como te ha dicho tu "coach".

Ainhoa, la "Elegía",

a pesar de que mis compañeros ha dicho,

y no les faltaba razón,

que estaba poco triste, poco desgarradora;

te ha salido bastante correctamente.

Has pinchado luego en el Boccherini,

pero fíjate, has demostrado algo,

y eso podría salvarte en tu pase a la semifinal,

algo que es imprescindible para un músico de orquesta;

has recibido las instrucciones de Yulia,

por ejemplo: "Toca sin partitura", te has quitado la partitura,

te has liberado, de una obra para otra,

y eso podría salvarte.

Y el semifinalista del programa de hoy es...

¡Inés!

(Aplausos)

La semana que viene, ¡más y mejor!

Mi paso por esta edición del programa

"Clásicos y reverentes" ha sido muy fructífera.

Creo que lo he sabido aprovechar muy bien

y me llevo muy buenos recuerdos

de mis dos compañeras en la academia.

-Para mí ha sido muy gratificante porque he conocido a mucha gente.

-Ha sido amistad, ha sido aprender cosas nuevas...

-Ay, voy a llorar otra vez.

-Vivir nuevas experiencias.

-Me llevo muchísimas ideas musicales.

-Han sido noches en vela por los nervios...

-Una nueva experiencia

para cuando sea más mayor poder contarla.

-Ha sido algo increíble.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Programa 9

Clásicos y reverentes - T2 - Programa 9

02 dic 2018

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Los elegidos formarán parte, como artistas invitados, de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española en un concierto especial que será la Gala Final del programa.

ver más sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 9" ver menos sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 9"
Programas completos (27)

Los últimos 27 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios