www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4834790
Para todos los públicos Clásicos y reverentes - T2 - Programa 6 - ver ahora
Transcripción completa

En la clase con Salvador he estado muy a gusto.

-Me ha gustado mucho la clase con Yulia.

-Mario me ha ayudado bastante

a lo que es mejorar la musicalidad de la obra.

-He tocado más tranquila de lo que pensaba que estaría.

-Yulia es muy amable, me ha enseñado mucho

y es graciosa.

-Y sí, me siento algo más seguro.

Nuestros participantes de hoy: Paula, Elena y Guillermo.

Han estado preparando las clases en la academia, dándolo todo.

Todos los músicos tenemos nuestros maestros,

con los que establecemos una relación de padres a hijos.

Y hoy vamos a hacer un pequeño homenaje

a uno de los más grandes.

¡Con ustedes, el maestro Enrique García Asensio!

(Aplausos)

¿Qué tal, cómo estás? Muy bien.

Muchas gracias.

Qué bien acompañado me siento.

Supongo que con todos estos focos se sentirá como 40 años más joven.

Aproximadamente, sí.

Una de nuestras participantes, Paula, tiene solo 13 años

y casualmente su madre está aquí con nosotros en la grada,

recordando unos momentos muy bonitos que vivió

en un programa que usted presentó.

¿Cómo se llamaba? "El mundo de la música".

Entonces ya somos viejos amigos;

nos conocimos hace más de 40 años, o 40, o 38 por ahí...

Qué bonito, qué maravilla.

Hoy vamos a revivir aquellos momentos

en los que el maestro García Asensio

se convirtió en el profesor de todos los españoles.

Sí, y además hice que este instrumento,

que se llama la batuta,

fuera el juguete más codiciado de los niños españoles.

Todos los niños lo querían, hasta yo.

¿Quién quiere que le haga otra pregunta?

¿Quién quiere que le haga una pregunta? Va a ser muy fácil.

Aquella jovencita de gafas, esta de marrón,

es la primera que ha levantado la mano.

Te voy a hacer una pregunta muy fácil;

¿tú te acordarías de decirme, yo he dicho aquí,

cuántas sinfonías ha escrito Shostakóvich?

-Quince. -¡Muy bien, quince! Toma la batuta.

De hecho, yo tengo la batuta;

pero aquí, en este programa,

quien realmente la lleva y quien parte el bacalao

son Albert, Judith, Ana y Max;

el jurado.

(Aplausos)

Y con este espíritu arrancamos "Clásicos y reverentes".

Hace una semana tres jóvenes talentos

lo dieron todo para pasar a las semifinales.

Queridos, me llaman el Juanes de "Clásicos y reverentes",

solo que no tengo la camisa, sino la libreta negra.

¿Sabéis por qué es negra? Porque solo puede quedar uno.

Creo que a partir de ahora te deberías de llamar el Torito.

Teresa, a mí me ha gustado un montón.

¿Lo qué, qué dice usted?

No conseguía oírte

y eso me ha frustrado durante tu interpretación.

Y el semifinalista del programa de hoy es...

¡Teresa!

(Aplausos)

(CANTA EN INGLÉS)

De mi paso por el programa espero...

-Espero conocer gente.

-Espero sobre todo coger experiencia para futuras pruebas.

-Sobre todo vivir una experiencia increíble,

que pocas veces se vive esto.

-Aprender de los profesores.

-Y no solo en el tema musical, sino en todo el tema televisivo,

que también es un mundo

y la verdad es que a mí me está encantando.

Elena ha elegido la sonata de Poulenc;

una obra preciosa y evocadora.

El público imaginará que está entre hadas.

Otra lección que ha aprendido es la puntualidad,

importante en la música y en la vida.

Os voy a presentar a mi familia, a mi gente

y voy a demostrar que Andalucía

es la tierra más maravillosa para hacer música.

Yo me siento muy andaluza

porque para mí Andalucía es arte.

Él es Alfonso, es mi hermano y, como veis, toca la guitarra.

-A mí me dicen que soy una mini-Elena.

-Os presento a mi abuela Ana. -Todo lo que puedo decir es bueno.

-Soy Elena Barrios, toca la flauta travesera

y soy de Sevilla. Bueno, de Cádiz. Bueno, y de Sevilla.

-Siempre hemos intentado desarrollar el gusto por la música.

-Mi padre también empezó tocando el piano

y mi hermano toca la guitarra.

-Tocamos en Navidades y en los cumpleaños.

-Mi hermana toca la flauta.

-Elena siempre me ha ayudado en todo lo que he necesitado.

-Es que no me suena.

-Que lo llevamos todos en la familia.

Lo de llegar tarde en mi familia es muy típico.

-5 o 10 minutos.

-Y el día que tuve que eligir instrumento...

-Al llegar tarde, eligió la flauta, que en principio era lo que había.

¿Tú quieres aprender a tocar un instrumento?

-La flauta travesera.

-Fue el destino. -Le gustó desde el inicio.

-Con ella todo es muy fácil.

-Era muy inquieta, trabajadora, cariñosísima.

-Divertida y siempre animada.

(TARAREAN)

-Superloca. -Perfeccionista.

-Todo le sale bien. -Le da tiempo a todo.

-A mí me maravilla.

-Este es nuestro conservatorio,

donde he pasado muchos buenos momentos

y he conocido a personas fantásticas,

como a Irene, que es una gran fagotista,

y mi amigo Fran, que es oboe número 1 de Andalucía.

Tenemos un quinteto, el quinteto Fifth Sound.

-Hemos sido muy comprometidos a la hora de trabajar

y también tenemos una página de Facebook, Fifth Sound,

por si queréis contratarnos, ya sabéis.

-Ay, de verdad.

-Que se haya dedicado a esto me enamora.

-Llevo muchos años haciendo natación sincronizada.

Me encanta, es mi deporte.

Una de las cosas que más me gusta hacer es viajar.

Me encanta conocer nuevas culturas, probar nuevas comidas, sobre todo.

Yo nací en Cádiz y he vivido en Sevilla toda mi vida,

ahora estoy estudiando en Málaga;

así que Andalucía para mí es mi vida.

Me encanta la música flamenca.

Me encanta cómo la flauta se integra en este estilo.

Me emociona mucho la vida y la música.

Cuando toco la flauta, encuentro emociones

que no puedo encontrar de ninguna otra forma.

Para mí la música es viajar hacia dentro.

(Aplausos)

Muy bien. Gracias, Elena.

Creo que con los aplausos se ha demostrado

tu buena interpretación de esta obra.

Primero, has tocado sin partitura, que es importante;

tu carácter, se te veía muy segura; la musicalidad...

Todo para mí ha estado muy correcto;

o sea, enhorabuena. Muchas gracias.

Pues a mí me ha encantado que parecía el canto de una sirena

y, mira qué bien, viniendo de la natación, ¿no?

Es que... quedaba muy bonito.

Creo que tienes muy bien comprendido a Poulenc

y te recomiendo que escuches, si no lo has visto,

un vídeo que hay de Poulenc

y su amigo para el que compuso este concierto, Rampal,

esta sonata,

que además tuvieron a Rubinstein como primer escuchante;

fue el primero que escuchó la obra.

Muy bien. Muchas gracias.

-Ole qué arte, niña. -Muchas gracias.

-Ha estado genial, tienes mucha técnica.

Fíjate, lo único que te podría reprochar,

no es exactamente un reproche, pero me ha llamado la atención.

Está puesto "allegro malinconico"

y la melancolía, a la velocidad a la que la tocas,

que está muy bien como pieza de exhibición,

se pierde un poco a esa mecha.

Yo la parte primera la tocaría un poco más lenta.

(ASIENTE) -Vale.

Pues muchas gracias por vuestros comentarios.

Bueno, Judith...

Lo siento. No pasa nada.

Elena, como tú bien dices,

la música la llevas dentro, pero sabes expresarla muy bien.

A mí me ha gustado muchísimo tu actuación

y se nota que eres un músico desde los pies a la cabeza.

Muchas gracias.

Pues nada, después de estos magníficos comentarios

de mis compañeros de jurado,

espero que no nos defraudes en la obra obligatoria,

que es el concierto en sol mayor de Mozart.

Espero no defraudaros.

Paula, se te ve feliz con la música. Qué sonrisa.

Has elegido "Siciliana", de María Teresa von Paradis.

Es calmada, pero difícil porque repite la melodía varias veces

y eso tienes que marcarlo.

¿Estás preparada? Sí.

Esa es la actitud.

Tu familia tiene tres generaciones de mujeres en la música.

Vamos a verlo.

En mi casa la música es cosa de chicas.

Soy Paula, tengo 13 años, toco el chelo,

mi pueblo es Casla, en Segovia.

-Mira, aquí la verdad

es que la música se ha vivido desde siempre.

-Mi nieta es maravillosa.

-Todo sale de mi madre.

-Mi abuela es muy especial para mí; gracias a ella empezó mi madre.

-Yo a mi hija la apoyé en esto de la música

y luego mi hija, pues claro, ha apoyado a sus hijas.

-Mi madre me ha ayudado desde siempre.

-Lo de ser tres mujeres en casa músicos

me hace aprender mucho.

-Con mi hermana suelo tener las típicas peleas.

-Pero cuando estamos tocando... -Nos llevamos mejor.

-La música nos ha unido.

-Cuando vi que mis hijas tenían talento...

-El hecho de que mi madre sea músico a veces me estresa.

-No puedo permitir que se desperdicie.

-Siempre me está diciendo qué tengo que hacer.

-El talento hay que desarrollarlo y trabajarlo.

-Me gusta mucho el concierto en do de Haydn.

Cuando toco el concierto de Haydn,

me siento en un sitio con mucha felicidad.

Además del chelo, antes hacía gimnasia rítmica

y también voy a una escuela de dibujo.

De pequeña mi madre hizo una especie de concurso,

donde hacían música clásica

y tú tenías que pintar lo que te inspiraba la música.

El chelo me ha servido para vencer la timidez

porque con el chelo me expreso mejor.

-Antes de acabar el Superior,

yo me presenté a un concurso de TVE, "El mundo de la música",

y quién me iba a decir entonces que una de mis hijas

iba a salir seleccionada en otro programa de TVE.

-Bueno, Paula, a partir de hoy la plaza del Ayuntamiento de Casla

va a ser también tu plaza, la plaza de Paula Merino.

-Cuando mi nieta toca para mí es una satisfacción muy grande.

-Me gusta mucho tocar para ella.

-A mí me emociona todo, todo lo que la oigo tocar.

Estoy muy orgullosa de tener dos generaciones de músicas

en la familia.

(Aplausos)

-Paula, lo que te tengo que decir no es muy agradable,

pero ten en cuenta que todas las cosas malas que tienes ahora,

que ahora te las diré,

se disiparán con la edad; tienes solo 13 años.

Está plasta la "Siciliana"; una cosa es que sea pastoril

y otra cosa es que lo toques plasta.

Es una actuación poco profesional

en el sentido de que todavía se te nota muy verde.

Está muy bien para una reunión familiar;

seguramente te aplaudirían todos tus familiares;

pero para una orquesta de primera clase como la RTVE

todavía te falta un hervor.

Yo creo que pronto vas a tener ese hervor.

Son los años, como dice Max,

los años se van cumpliendo

y ese aprendizaje se va a ir notando en ti.

Además, el s. XXI es el siglo de la mujer

y tú lo estás demostrando, como en tu casa,

con tres chicas que sois tocando un instrumento,

y además con la compositora que has elegido,

que también es una mujer;

así que este siglo va a ser nuestro.

Estoy de acuerdo; has elegido a otra mujer,

difícil además... que sobresaliera en el s. XVIII,

porque normalmente salían con otro nombre

o bajo el nombre de sus maridos,

porque no estaba bien visto.

Yo también creo que el futuro lo tienes en tus manos.

Le faltaba la danza; no era algo romántico.

Le faltaba la danza; es del s. XVIII.

Pienso como Max.

Paula, te faltan años. Tienes las cualidades.

Tienes solo 13 años

y se te ven las intenciones de buena musicalidad;

has afinado muy bien; el vibrato...

Pero te falta experiencia y estudiar y estudiar;

ya sabes que el mundo de la música clásica

son horas y horas de estudio.

Y nada, te animo a que en la segunda ronda

nos interpretes este concierto en si bemol mayor de Boccherini

como obra obligada.

Muchas gracias. Gracias.

Paula, te queremos.

Eres nuestra princesita y tienes toda la vida por delante.

Seguro que si haces caso al jurado,

la próxima actuación te va a salir de maravilla.

Lo sabes, ¿no? Sí.

¿Le damos algún consejo?

Que lo hagas de maravilla y créetelo.

-Muchas gracias.

Con buena actitud, positiva, sonreíd, comeos al jurado, ¡hombre!

Guillermo ha elegido "Meditación" de Hidas.

Es una obra difícil porque cambia varias veces de tempo

e incluso hace varios saltos entre notas,

y eso en el trombón es muy, muy complicado.

¿A que sí? Sí.

Que el público lo sepa.

Antes vamos a demostrar cuánto se toma en serio la música

nuestro participante.

Mi nombre es Guillermo López, toco el trombón

y soy de Aguilar de la Frontera,

uno de los pueblos más bonitos de España.

La música es un juego muy serio.

Estamos en el Auditorio de los Desamparados,

en la sala donde ensayo con mi banda.

-Empecé con Guillermo hace unos cinco años

en la banda de Sebastián Valero.

Como compañero y amigo es de lo mejor

y tocar toca excelente.

-Cuando iba a elegir instrumento estaba muy indeciso,

pero finalmente me acabé decantando por el trombón.

-Soy Antonio, padre de Guillermo. Guillermo es un chaval muy bueno.

-Muy calladito, siempre con sus estudios,

siempre con sus libros.

-Es un chico muy constante, muy trabajador.

-Soy el primer músico de la familia.

-Con sus pitos; suelta uno, coge otro.

-Cuando era más pequeño

y estaba con el instrumento empezando...

-Él empezó con la música...

-Empezó con 12 años. -11 años o por ahí.

-Una profesora le propuso tocar música

porque veía que se le daba bien.

Él se apuntó y...

-Me solía encerrar en mi cuarto y me ponía a estudiar

porque en ese momento mi familia no me entendía bien.

-Y hasta ahora.

-Es el mejor del mundo entero; un chico que estudia mucho,

lo lleva todo muy bien y estoy muy orgulloso de él.

-Este es uno de mis lugares preferidos para estudiar:

el complejo de la laguna de Zóñar.

-Suerte; te quiere tu abuela.

(AMBOS) Guillermo, estamos contigo, mucha suerte.

(Aplausos)

-Él está ahí solo ante el peligro.

Guillermo, se te ve que eres

un tío con mucha determinación y con mucha seriedad,

pero yo creo que no nos has trasladado

la meditación de esta obra.

Ha habido... Más que momentos de errores de afinación

o de alguna nota que te has comido en el descenso de semicorcheas,

creo que no has entrado en el arte de la escucha.

¿Estabas nervioso? Bastante.

Y estabas sufriendo. Mucho.

Es que has transmitido más tu sufrimiento y tus nervios

que la musicalidad que seguro que tienes,

en tu casa, en tu entorno,

cuando haces tus conciertos y todo eso.

Tienes que controlar esos nervios y controlarlos mucho.

Sí, la verdad es que sí.

-Tienes unos graves muy bonitos.

Pero creo que tienes el concepto de interpretación equivocado

y que si lo cambias te empezará a ir mejor.

Nunca tienes que tocar dando la impresión

de que te estás examinando.

Tú eres el puto amo cuando tienes el trombón en la mano;

eres nuestro guía. ¿A través de qué nos guías?

A través de los momentos de tensión y relajación de la música.

Siéntete un guía de museo y triunfarás.

Guillermo, aparte de los problemas que ha habido de afinación,

de algunas notas que no han salido;

he visto tu interpretación plana, aburrida;

o sea, te faltaban más horas de estudio, entender mejor la obra

y quitarte los nervios de encima, como decía Judith.

Te deseo todo lo mejor para la interpretación

en la obra obligada,

el "Concierto en un movimiento" de Lébédev.

Gracias.

-¡Eh!

¿Qué tal, sigues nervioso? -Sigo, sigo.

-Mira que ibas tranquilo al principio.

-Sí, sí.

-Te queda ahora lucirte en la obra obligatoria,

que vas a darlo todo. -A ver si es verdad.

-Abrazo colectivo.

Terminada la primera fase, queda la parte más difícil:

la prueba obligatoria.

Es muy bonito ver cómo conviven en la academia

y hacen de maestros los unos con los otros.

Lo vemos.

Los compañeros que he conocido aquí me han caído todos genial.

-A mis compañeros, lo poco que llevo conociéndolos,

la verdad es que los veo muy buenas personas.

-Tengo que admitir que son grandes rivales.

-Y grandes músicos.

-Sinceramente también me da un poquillo de miedo

tener que competir contra ellos.

-Se llegarán a convertir en grandes músicos.

-Me gustaría tocar con la Orquesta.

-Yo sé que todos vamos a dar el máximo de nosotros mismos.

-Pero con el nivel que hay y siendo de las más pequeñas,

pues no sé...

-Yo me llevo la experiencia

y el haberlos conocido, que ha sido genial también.

En la clase con Salvador he estado muy a gusto.

He tocado más tranquila de lo que pensaba que estaría

y la verdad es que siento

que hemos aprovechado muy bien la clase gracias a eso.

Al principio de la clase... -¿Podemos empezar otra vez?

-Hemos acordado un tempo que al final no era el correcto.

-A ver la velocidad.

-Íbamos algo lentos y no llegaba al final.

-El problema es que si es tan lento

no llegas. -La respiración.

-Eso es.

-En esta pieza uno de los elementos más importantes

es tener clara la articulación.

-Es muy importante el espacio entre una nota y otra

para que adquiera el carácter.

-Sí. -Más espacio.

-A eso se refería con que tiene que haber

una distancia entre cada nota.

-Eso es.

¡Corto ahora!

Algo muy importante: la importancia del fraseo.

La importancia del fraseo,

pero dentro de un fraseo contenido.

-Al hacer el fraseo es muy importante tener en cuenta

el punto culminante.

(SALVADOR TARAREA)

-Para poder transmitir bien el mensaje quieres.

Sinceramente no creo que hubiera escogido esta pieza

porque es muy complicada, realmente complicada;

además, es muy conocida entre los flautistas

y como que cada cosa que no esté perfecta

te molesta al oído porque la conoces.

-Eso...

Ahora.

(Aplausos)

Elena, a mí me has encantado

y yo creo que es imprescindible empaparse

de otros estilos musicales como tú bien haces,

que dices que escuchas rock,

que escuchas todos o muchísimos estilos, ¿no?

Aparte de la música clásica.

Y es imprescindible para saber dónde estás y qué estás tocando.

A mí, tía, hoy me tienes enamorada.

Muchas gracias.

-Muy bien; das una sensación de comodidad en el escenario

que para el espectador es fundamental;

no das la impresión de estar examinándote de nada

y eso que la prueba esta es muy dura.

Creo que te ha faltado un poco de carácter mozartiano.

Es decir, lo has interpretado

más como un ejercicio, como una prueba,

y te ha faltado algo de carácter;

pero ya se lo irás dando. Enhorabuena.

Muy bien, se te ve muy segura en el escenario.

Sí que para mí te ha faltado un poco más de contraste dinámico;

pero la clase con Salvador ha sido provechosa

por lo que hemos podido comprobar;

así que tienes un futuro musical muy bueno.

Gracias.

Elena, estoy totalmente de acuerdo con ellos.

Da gusto verte tocar. Por ponerle un pero,

le faltaba un poco la jovialidad de Mozart;

un poco... Hacerlo un poco más brillante.

Se te ha visto más nerviosa que en la primera obra,

pero aun así te felicito; me ha gustado mucho.

Y ahora te invito al alegato.

Vale. Pues en cuanto el carácter,

sí que tengo que trabajar un poco más,

porque como habéis visto,

he dado millones de clases sobre esta obra,

y en cada clase se aprende algo nuevo.

En cuanto a los contrastes, también forma parte del carácter,

que sea ese contraste sutil, pero que realmente se note

y se vea bien la dirección de la frase y el fraseo.

Y por todo lo demás,

muchas gracias por vuestros comentarios.

Y nada, seguiré trabajando y dando mil clases si hace falta.

Ay, pues ya está. -¿Qué tal?

-Pues nada, no sé. -¿Estás bien ya?

-Bien, yo ya estoy tranquila. -Bien.

-Ay...

Te toca tranquilizarte a ti, ¿no? -Sí.

-Me ha gustado mucho la clase con Yulia.

-La partitura tiene una ligadura,

pero musicalmente no está tan ligados;

empieza otro tema. -Me he sentido cómoda.

-Tienes tiempo para ti, para la música.

-Yulia es muy amable, me ha enseñado mucho

y es graciosa.

(TARAREA LA MELODÍA)

No te concentres tanto en tocarlo perfecto;

piensa que para el compositor podría ser simplemente... (TARAREA)

Pero como era virtuoso y no le costaba nada,

pues dice: "Voy a poner ahí fusa".

(TARAREA LA MELODÍA)

-Me han servido mucho las indicaciones que me ha dicho.

-No es necesario que mires; es mejor sentir.

Te veo un poco cohibida, pero no solo en tus ideas musicales

sino hasta en tus movimientos corporales.

-Al principio de la clase

Yulia me ha dicho que estaba cohibida.

-Suena un poco seco.

-Y era verdad, estaba nerviosa;

luego, cuando ha seguido la clase, me he empezado a encontrar mejor.

-Dicen por ahí que te gusta tocar descalza. ¿Por qué?

-Me siento más a gusto con el chelo.

-¡Más arco!

-Cuando Yulia me ha dicho que usase más el arco,

era para que me sintiese más libre.

-Más arco, más aire, más cantabile.

-Me gusta Boccherini porque es muy alegre.

-Claramente como si fuera ópera.

-Muy... solemne.

-Entonces aquí, ¿qué podría ser? Suspira... (TARAREA)

-Sí que me veo capaz de transmitir esa música.

(TARAREA) Crescendo.

Y esto es lo más cantabile... (TARAREA)

(Aplausos)

Paula, te he visto mucho más segura que en la primera actuación,

con mucho más carácter.

Lo que te decía Yulia, de pasar más arco;

pues es como desmelénate más, disfruta más de la obra.

Solo puedo decirte que con 13 años te quedan muchos años por delante

para seguir estudiando y estudiando;

pero tienes la afinación, tienes la técnica y la actitud

para poder llegar a ser una buena músico.

Muchas gracias.

Yo creo que hay determinadas cosas

que es muy difícil tocar cuando todavía no se han vivido

y yo creo que aquí estamos hablando de una obra

en la que hay que ponerse en el cuadro

de pavos y pavas reales ligando y haciéndose el ligoteo en palacio.

Entonces... todo aprenderás, ya te llegará.

Estoy de acuerdo con mis compis; te queda largo recorrido.

La base la tienes muy bien, estás muy bien puesta,

entiendes bien la música,

tienes delicadeza al tocar, se te nota, ¿no?

Y vas a ser una grande. Gracias.

-No sé si sabes, igual sí, que el violonchelo en el s. XVIII,

el siglo de cuya música has tocado, estaba mal visto

por la postura de las chicas, espatarradas.

Se tocaba en plan vespa.

Totalmente cierto; hasta entrado el s. XIX

no se consintió tolerable la postura que se adopta ahora.

Entonces, entroncando con lo que dice Yulia,

suéltate el pelo; yo incluso me desharía el moño;

si te gusta tocar descalza, toca descalza;

porque lo que te falta es libertad, es decir, libertad como intérprete.

Pero tienes mucha sensibilidad

y, además, ahora tienes la oportunidad de vengarte

de este jurado y de pronunciar tu alegato.

-Pues muchas gracias por todo,

que tenéis mucha razón, que tengo que mejorar,

y que me queda mucho futuro por delante,

y que espero seguir mejorando y que muchas gracias por todo.

-Mario me ha dicho que estaba muy frío,

porque al principio estaba más nervioso.

-Estás frío, venga.

-Cuando ha avanzado la clase, me he ido tranquilizando.

-Necesito activarte, activarte.

-Creo que me ha propuesto moverme por el espacio

para que así pueda expresar más con mi cuerpo

y pierda un poco la vergüenza.

-¿Puedes hacerlo andando?

(GUILLERMO TARAREA)

Me ha hecho cantar por lo mismo que me ha hecho moverme y demás.

-¿Puedes cantar una vez? A ver qué voz tienes.

(GUILLERMO TARAREA)

-No lo quiero así,

quiero que esté más definido el sonido.

(MARIO CANTA LAS NOTAS)

-Puede ser que mi problema en escena sea la timidez.

-Quiero oírte, ¿tú sabes gritar? ¡Ah!

-¡Ah! -¡Ah!

-¡Ah! -Eso es.

Quiero que eso vaya hacia afuera.

¡Sigue, sigue, sigue, sigue!

¡Sigue, estamos en mi!

¡Sigue, sigue!

¡No ha terminado!

Sigue. Ahora ya no.

Buscamos otra vez crescendo...

(MARIO TARAREA)

-El problema que ha habido con el crescendo

es que creo que me faltaba algo más de aire

para poder llegar bien a él.

(HACE UNA PEDORRETA) Todo el tiempo.

-Mario me ha ayudado bastante

a lo que es mejorar la musicalidad de la obra,

aclarar algunos pasajes.

(MARIO TARAREA)

-Y sí, me siento algo más seguro.

-Presencia y mucha seguridad.

(Aplausos)

-¡Vamos, Guille, uh, uh!

-A ver, Guillermo,

está muy bien lo de la concentración,

los ojos cerrados y tú metido en la música;

pero esto es una actuación en directo,

debes establecer contacto visual con el público,

sabes si sigue o lo has perdido. Te daré un truco que yo uso mucho

cuando canto en el Metropolitan de Nueva York,

que es dedicarle la obra a una persona en concreto

Es decir, busca a una persona que te guste del público

y de vez en cuando le diriges una mirada

como diciendo: "Esta música es para ti".

Puede ser un chico, una chica o un extraterrestre;

pero búscate un objetivo.

-Vale.

Yo creo que hasta que tú no te lo pases bien,

no vas a hacérselo pasar bien al público;

así que cambia el chip. Vale.

Mira, en la primera parte has entrado...

De verdad, es que te bloqueas tú solo.

Te bloqueas tú solo y así no vamos a ningún lado.

Se te ve que eres un tío valiente, porque se te intuye

como un empecinamiento porque te gusta la música;

pero tienes ahí un problema con quitarte ese bloqueo.

El andante cantabile mucho más bonito;

cuando ha empezado la segunda parte, quiero decir.

Guillermo, ha faltado Mario, tu profesor dándote ánimos

y esos golpes que te ha dado, durante tu actuación.

Tienes que creértelo y liberarte para tocar y disfrutar más.

Y nada, es tu momento para el alegato.

Puedes decirnos lo que quieras.

Pues en la obra semiobligatoria,

la verdad es que no hay excusa ninguna.

Y la verdad es que poco más;

sí es verdad, tengo un problema que tengo que solucionarlo,

que son los nervios; tengo que aprender a controlarlos.

Pero bueno, para eso están,

para mí al menos, este tipo de cosas;

para ir andando e ir controlando los nervios poco a poco.

Espero que algún día se solucione y demás.

Seguro que sí. Muchas gracias.

Seguro que sí.

El jurado ha tomado buena nota

de la interpretación de nuestros aspirantes,

teniendo en cuenta la ilusión y el esfuerzo,

y de eso sabe muchísimo

el gran divulgador de la música clásica en España:

Enrique García Asensio.

Maestro, le cedo el honor de que llame a nuestros aspirantes.

Pues vamos a hacer un recuerdo del programa que yo hacía

con los aspirantes. ¿Les llamamos?

Llamamos a Paula, Elena y Guillermo.

(Aplausos)

Vamos a ver, Paula,

¿sabrías decirme en qué ciudad nació Mozart?

-En Salzburgo. -¡Muy bien, un aplauso para ella!

(Aplausos)

¿En qué ciudad nació Beethoven?

-En Bonn. -¿A qué país pertenece Bonn?

-Alemania. -Muy bien, ¡la batuta!

(Aplausos)

Guillermo, como estamos en España,

¿dónde nació nuestro más grande compositor, don Manuel de Falla?

-En Cádiz. -En Cádiz, pues toma.

(Aplausos)

-Muchas gracias.

Max, cuando quieras.

Músicos, tengo vuestras evaluaciones en esta libreta negra.

(RÍE MALÉVOLAMENTE) La libreta de "Clásicos y reverentes".

Vamos a ver, Elena, eres un animal de escenario,

no hay quien lo pueda negar;

pero hay algo que puede menguar, mermar, menoscabar,

tus posibilidades de pase a semifinales,

que es que en el Mozart, una obra de repertorio estándar,

te ha faltado carácter.

Ana decía: "Le ha faltado jovialidad",

y yo añadiría que te ha faltado incluso pomposidad;

no hemos visto miriñaques, no hemos visto pelucas,

no hemos visto el s. XVIII.

Podrías no pasar... o sí, ya veremos.

Paula, eres una violonchelista de una sensibilidad exquisita,

vas a ser una gran intérprete;

pero hay algo que podría lastrar también tu pase a la final,

que es lo que te apuntaba Yulia, que no te sueltas el pelo;

tienes que liberarte del academicismo

y convertirte en una intérprete.

Guillermo, has demostrado una gran valentía, hermano,

porque te has presentado en la obra de tu elección a pelo;

es decir, con la obra "Meditación",

que no tenías siquiera el piano del maestro Frías

que arropa mucho.

Eso pesa bastante a la hora de considerar si pasas o no.

Pero te atenazan los nervios

y eso podría lastrar tus posibilidades de clasificarte.

¿Quién pasará?

Albert.

Pues pasa a la semifinal...

¡Elena!

(Aplausos y vítores)

Nosotros nos vemos la semana que viene

en "Clásicos y reverentes".

Con lo que más he flipado de mi paso por el programa...

-He aprendido muchísimo en las clases.

-Ponerme en situación delante de un jurado.

-Como funciona el mundo de la televisión.

-Intentar, en cierto modo, perder la timidez.

-Todo el mundo está coordinado.

-Aunque no he demostrado que la estoy perdiendo.

-Te cuidan un montón.

-La gente majísima y nos cuidan genial.

-Estoy totalmente de acuerdo con la decisión del jurado,

pero no estoy de acuerdo conmigo mismo.

-He estado muy a gusto

con todas las personas que han estado a mi alrededor.

-He trabajado bastante en estas dos obras

y no se ha visto reflejado lo suficiente.

-Se me han ido los nervios

y al final esto es cuestión de haber tenido un buen día o no.

-Que te digan que no te da más ganas de seguir adelante.

-Estoy contenta de haber podido

reflejar todo el trabajo que hay detrás.

-Hay que seguir y ya se hará mucho mejor

cuando sea.

-Con eso es con lo que me quedo.

-Si no es mañana, será pasado y, si no, cuando tenga que ser.

-Y todo ha sido genial.

-Muchas gracias.

Felicidades.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Programa 6

Clásicos y reverentes - T2 - Programa 6

11 nov 2018

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Los elegidos formarán parte, como artistas invitados, de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española en un concierto especial que será la Gala Final del programa.

ver más sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 6" ver menos sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 6"
Programas completos (27)

Los últimos 27 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios