www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4824402
Para todos los públicos Clásicos y reverentes - T2 - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos y musicales días.

¡Hoy tenemos a The Sir Aligator Company!

(Aplausos)

Y los protagonistas de esta semana, los aspirantes:

¡Elías, José María y Teresa!

(Aplausos)

Hay alguien que me suena, de aquí.

¡El maestro Mario Torrijo!

(Aplausos)

¿Sabéis por qué llevo este silbato?

Lo podréis ver dentro de muy poquito.

Esto es "Clásicos y reverentes".

(TOCA EL SILBATO)

En la música como en el deporte hay que saber perder y ganar.

Es el ejemplo que nos han dado los aspirantes programa a programa.

Recordamos qué pasó en el partidazo de la semana pasada.

Tienes un sonido exquisito.

Era un Boccherini insoportable.

Tienes mucha musicalidad,

pero estás muy seria, tía, superseria.

Ríete un poco, hombre.

Y el semifinalista del programa de hoy es...

¡Gabriel!

(Aplausos)

El futuro de los aspirantes depende de los ojeadores

de la excelencia que son el jurado: ¡Máximo Pradera!

(Aplausos)

¡Ana Curra!

(Aplausos)

Judith Mateo.

(Aplausos)

¡Y Albert Batalla!

(Aplausos)

Señores del jurado, la carrera de la música es muy dura.

¿No os da cargo de consciencia elegir solo a un aspirante?

La verdad es que Max y Albert no duermen por la noche,

lo pasan bastante mal;

pero Judith y yo... ¿Nos has visto bien?

O sea, yo voy con el látigo total, ella con las pistolas,

y nos gusta hacer sufrir.

Vamos, que no os importa hacer sufrir a nadie.

Aquí el que más sufre creo que es el maestro Frías,

¿cómo se siente?

Aquí sufre todo el mundo, pero en la academia,

además de sufrir, aprenden con deportividad.

Subid, tocad, relajaos... Es muy fácil decirlo.

-Imagínate, cuando salgas a tocar,

que tienes un nudo, el corazón aquí pulsando,

que Máximo Pradera es tu hermano.

Estás en casa, entre amigos.

-Qué desgracia tenerlo de hermano. (TODOS RÍEN)

-No sé si lo intentaría.

-Sobre todo, antes de empezar,

intentad no estar con gente.

Es decir, pensad, estad relajados,

bebed mucha agua, no demasiada, pero bebed.

-Estad solos. -Y no os dejéis influenciar...

No, no, cada uno en su mundo.

-Hay muchas cosas: "Oye, Ramón, bájame la luz",

"Manolo, aquí pasa algo";

vosotros a lo vuestro

y no dejéis de estar en contacto con el instrumento.

Si tengo que tocar un ratito...

Mientras estéis allí, tocad.

Que alguien os dice: "Para un momento", os calláis;

pero mientras id tocando, tened el instrumento siempre...

-Aprovechad cualquier momento.

-Que no digan: "Acción", vas a tocar y dices: "Eh, ¿ahora?".

-En plató vais a estar como muy solos,

porque está ahí el piano en el centro, el jurado,

las cámaras...

Y todo puede generar un poco de inquietud y ansiedad;

pero tenéis al lado a un gran pianista, Eduardo,

que siempre va a estar ahí arropándoos

y en cualquier momento: "Dame un la",

"Vamos a afinar esta nota",

si tenéis que bajar un poco porque se os haya subido...

Él va a estar cuidando de vosotros.

No os acompaña, os hace compañía.

-Lo importante es compartir, hacer llegar tus ideas al público,

conmovernos.

-Crear ese "feedback", que se llama ahora.

-Bueno, ahora ya no me los distraigáis;

se quedan tranquilitos, van a comer...

Ya no más información, ahora comidita y descanso.

Hoy hablamos de deporte y música.

Y tú tuviste que elegir entre uno de los dos.

Desgraciadamente.

Desgraciadamente no,

porque gracias a eso aquí te tenemos, tocando la viola;

ese incomprendido. Se hacen bromas sobre los violas

y yo quiero hacer un alegato a favor de las violas;

un instrumento importantísimo en la orquesta.

Sois los que unís todo.

Hacen bromas sobre vosotros,

¿podemos contar algún chiste o te da corte?

Mejor reírnos de nosotros mismos. Hay que reírse de uno mismo.

Elías, ¿qué vas a tocar?

Sonata número 2 de Brahms para clarinete o viola.

Esto es Tres Cantos, el paisaje que me vio crecer.

Hoy vais a conocer la receta de nuestra unión familiar.

¿Quién soy? -Venga, ganso.

-Esta es María Jesús, mi madre.

-Cuando supimos que tenía déficit de atención,

la música le sirvió para tranquilizarse.

-Le gusta mucho la música.

-Cuando mi hijo toca... -Lo hace con sentimiento.

-Es una sensación de felicidad.

Realmente somos felices.

-Yo no me callo la boca y mi viola tampoco.

-Tenemos todos un carácter muy fuerte.

-No al clasismo.

He nacido en dos culturas diferentes.

-La música no entiende de idiomas, de colores ni de razas.

-La solución es la integración.

Este es Hassan, mi padre.

-En mi casa hay diferentes culturas y es muy divertido.

-Siento admiración por la orquesta de Daniel Barenboim.

Intenta unir mediante la música dos países en un grave conflicto.

No a la arrogancia.

Digo no a la arrogancia.

He vivido en mis propias carnes

problemas con profesores y compañeros.

La música es una competición,

pero no podemos estar por encima de nadie;

todos somos iguales.

Os presento a mi hermano, un poco pesado, la verdad.

No acepta ninguna crítica. -¿Yo?

-"No puedes hacer esto"... -¿Qué?

-Voy a preparar el cuscús.

Echamos el cuscús como base, después echamos la verdura

y arriba del todo ponemos el cordero,

que es Elías, porque está siempre balando

y quiere llevar siempre la razón.

-Yo creo que para estos platos, se necesita algo más oriental.

-Espera un momento.

Os invitamos cuando queráis. -Sentaos, os invitamos a comer.

(Aplausos)

Hola, Elías, ¿qué tal?

Me ha gustado tu mano izquierda

y no me ha gustado tanto tu mano derecha.

Voy a desarrollarlo.

Me ha gustado tu musicalidad, tu vibrato, tu afinación,

tu manera de frasear;

pero he visto que el arco no lo pasabas, yo creo,

con la suficiente fuerza o contacto por las cuerdas.

Los pianos estaban muy pianitos.

En las dinámicas fuertes sí subías de sonido,

pero te falta más proyección.

Eso sí, la mano izquierda me ha gustado muchísimo.

A mí me has parecido muy fino.

Me ha parecido que has llevado muy bien a Brahms,

has comprendido muy bien la obra.

Has hilado cada respiración, cada semifrase, en una idea única,

en una proyección continua.

Ese "sotto voce" ha sido delicadísimo.

Ha habido muchísima conjunción con Eduardo al piano.

Te veo con muchísimo concepto musical y con mucha sensibilidad.

¿Qué tal, Elías?

A mí me ha dado la impresión distinta a mis compañeros.

A pesar de que es la obra de libre elección,

te notaba como si no te gustara Bramhs o esta sonata en concreto.

Y a pesar de que está marcado "piano" al principio,

está bien, lo has empezado muy delicadamente;

hay momentos en que hace falta más contraste dinámico en esta obra

y había momentos en que yo decía, como cuando no entiendes

a alguien por la calle: "¿Qué dice usted?".

No conseguía oírte,

y eso me ha frustrado durante tu interpretación.

Hola, Elías, tengo que comentarte

que tanto Albert como yo somos violinistas,

por eso Albert se ha metido por la técnica.

Lo estábamos comentando mientras te veíamos.

Mi pregunta es: ¿por cuántos profesores has pasado?

¿Por muchos? Sí.

Me he sentido identificada al verte el arco,

esos cambios de profesores que no te da tiempo

a que te den una técnica determinada para el arco,

y sufría por ti porque te veía los dedos así estirados

cuando el arco debe estar así, bien cogido

y muy relajado para poder tener ese movimiento de muñeca.

Esto es tecnicismo y ponerte más con el arco, como comentaba Albert.

De sonido, un sonido muy bonito; pero me ha pasado como a Max,

que no te oía.

Era como: "Ostras, ostras"; te tapa el piano.

Elías, como sabes, tienes otra oportunidad

para demostrarnos tu musicalidad en la obra obligada,

que en tu caso sería la "Romanza para viola" de Bruch.

Muchas gracias.

Bueno, ha habido ciertos comentarios que posteriormente

intentaré reafirmar tocando y luego debatiendo con ellos.

José María, te dedicaba al fútbol sala,

un deporte técnico, como la música. Sí, sí.

¿Todavía la mantienes, esa agilidad?

Bueno, no tanto, pero se intenta.

Tienes la agilidad en los dedos. Sí.

Vas a demostrarlo en un ratito ante el jurado.

¿Qué vas a interpretar?

El concierto en re mayor de Teleman,

un concierto barroco.

Eso es muy importante. Es un concierto barroco

por la armonía y limpieza de notas, ausencia de tensión...

A mí me da una calma escucharlo.

De hecho sirve para ponértelo de música de fondo

cuando está estudiando la gente.

Sí, es una música que no crea tensión real,

que digas tú: "Uh, me estoy empezando a poner nervioso";

sino que intenta relajar los oídos.

Olvidamos los nervios. Eso se intenta.

Y en muy poquito te vemos aquí tocando,

pero antes vamos a ver

cosas sobre tu vida. A ver.

Soy Chema y me llaman el Toro.

Soy José María Muñoz, soy trompetista y soy de Málaga,

capital de la Costa del Sol.

Con la música empecé con seis años, que entré en la banda de música,

en la que ya estaba mi hermano.

-Coincidir con mi hermano tocando es algo muy grande

y en mi casa ni os imagináis.

-Fue el primero que empezó con la música en la familia,

el que me ha inculcado realmente lo que es el mundo de la música.

Con siete años me presenté al conservatorio

y desde ahí hasta hoy la música ha sido mi vida.

-Es un niño que disfruta y muestra muchísima pasión

cuando toca; lo vive de verdad.

-Siempre ha querido la música

como un vínculo con el cual es pasión lo que tiene.

-Se quiere dedicar exclusivamente a la música.

-Lo tuve claro desde el primer momento,

que la música sería lo fundamental en mi vida y mi trabajo.

-Es un orgullo como padre que se dediquen

a lo que siempre ha sido mi pasión.

-En la vida todo se consigue con mucho trabajo y esfuerzo.

-Uno de mis fetiches, por así decirlo,

es la afición al mundo de Harry Potter,

y estando tocando en Semana Santa,

me escribe mi tatuadora y me dice: "Oye, tienes cita mañana".

"Ay, ¿y ahora qué me tatúo?".

Y dije: "Esta es la oportunidad de tatuarme algo de Harry Potter".

Cogí los tobillos y aquí lo llevo: nueve tres cuartos y la reliquia,

que conmigo se quedan para toda la vida.

Esta es mi charanga.

(TODOS GRITAN)

-Alguno se ha aprovechado, eh.

(TODOS) ¡Vamos, Chema!

-Yo estoy convencido de que lo va a hacer genial

y va a dar el callo.

-Porque él vale mucho, aunque no se lo crea.

-Campeón, que tú puedes. A por todas.

-Si quiere, lo puede.

(TODOS) ¡Vamos!

-A mí me llaman el Toro porque soy muy bruto tocando.

(Aplausos)

Muy bonito. Un sonido muy bonito y delicado.

José María, búscate otro apodo porque no has tocado como un toro;

has tocado muy delicadamente.

Me hubiera gustado... Ha estado muy bonita la interpretación.

Esta trompeta "piccolo", ¿no?

-Sí, sí. -Una trompeta barroca.

Me hubiera gustado que el arranque lo hubieras hecho más

con un regulador, como si la primera nota, ese mi,

lo trajera el viento,

y lástima el adorno final, que te has hecho la picha un lío...

-Sí, sí.

-Pero un sonido muy delicado y desde luego no eres

el bruto que presumes de ser.

-Gracias.

José María, estoy con Max; no eres el Toro, como dices,

al menos tocando la "piccolo".

Me ha gustado mucho tu fraseo, cómo cuidas el sonido;

alguna nota falsa que ha habido, que has tirado para adelante.

Sí. Esto está muy bien,

que no te has seguido equivocando a raíz de eso.

Y nada, me ha gustado tu interpretación;

era un Teleman bien interpretado.

Muchas gracias.

Sí, yo creo que te deberías llamar el Torito.

Mi madre me lo dice.

El Torito, ¿no? El Torito.

A mí también me ha gustado mucho el sonido que tienes,

es como muy delicado.

A mí la verdad, José María, es que me ha encantado

cómo has comprendido a este compositor autodidacta,

porque también hay compositores autodidactas

y músicos autodidactas.

Y has tocado un re mayor, que es la tonalidad de la gloria;

lo has tocado que sonaba a gloria bendita.

Y el color era el dorado,

que es como entendían los hombres del barroco;

el re mayor.

Muchas gracias.

José María, sabes que en unos minutos,

tienes que interpretar la obra obligada,

que en tu caso es el concierto para trompeta de Haydn.

Perfecto.

¿Un consejo a tu compañera? Que no es rival, es compañera.

Es compañera, hombre; yo nunca considero rivales

a mis compañeros.

El consejo es: bebe agua, que no veas cómo se seca la boca.

Bebe agua, sí, tenéis que beber agua.

Sí, y si le echas un chorreíto de limón, mejor.

Es un buen consejo; de limón, solo de limón.

¡De limón, nada de alcohol! Vale.

Yo soy Teresa, tengo 23 años, soy de Madrid, toco el saxofón

y mi lema es: "Hakuna matata".

-Hakuna... -Matata.

-Estas son las culpables de que mi hija sea músico.

Cuando tenía cuatro años,

iba a comprar, la llevaba de la mano,

y se quedó clavada delante de una escuela de baile.

Yo pensaba que miraba el baile,

pero estaba escuchando las castañuelas.

Mueve las manos que es una pasada.

-Ahora os presento al otro 50% de mis raíces.

-La vocación musical la lleva en la sangre.

-Mi padre es del Congo.

-Fundador del primer grupo africano aquí en España,

África Lisanga.

-Tengo un poco de cariño por esa tierra.

-Incluso con seis años, era una muñequita.

-Fuimos a un mercadillo medieval y vio a una chica tocando la gaita:

"Yo quiero aprender a tocar eso", "Lo que nos faltaba".

-Primero quería tocar las "castañas"

y mira dónde estamos ahora, que toca el saxo.

-Y baila muy bien. -Se te daba fenomenal el baile.

-Lo que quiero hacer es tocar sea como sea

y no digo que no a ningún proyecto.

-De música clásica entiendo menos.

-Estoy muy orgullosa de ella.

-Pero si toca un pasodoble, lo entiendo y me emociono.

Mi nieta Teresa tiene muchas, muchas virtudes, es maravillosa.

-Mi familia tiene muchísima confianza en mí.

-Ella me ha transmitido que hay que ser valiente.

-Pero la que más se ha ganado

a pulso el papel de gran pilar es mi madre.

-Mucho esfuerzo y sacrificio.

-Porque desde el principio ha apostado por mí.

-Pero merece la pena.

-Si no fuera por ella, no habría aguantado hasta hoy.

-Estar siempre ahí, eso es muy importante.

-Creo que todos los artistas

tenemos algún momento de crisis existencial.

-Y a pesar de que ella ha tenido momentos de bajón muy fuertes,

las dos hemos dicho: "Venga, adelante".

-Mi novia ha sido un gran apoyo en todo esto

y eso me ha hecho quererla más,

porque ha demostrado estar en las buenas y las malas.

-Siempre ha conseguido salir adelante

y sacar fuerzas de donde no tenía.

-Y va, va a por ello y lo conseguirá; estoy segura.

-Que tenga mucha suerte porque se la merece.

-En este parque me enamoré por primera vez de la música,

al escuchar una gaita.

-La leona de Usera.

-Estas son mis dos mejores amigas, Arianna e Irene.

-A mí me encanta que forma parte como de todas las minorías,

pero siempre lo da más y demuestra a todo el mundo

que puede dar el callo igual o mejor.

-Nunca se ha rendido.

-Me parece única, es así, indefinible.

-Bueno, "hakuna matata" podría considerarse el lema de mi vida.

Significa que debes olvidar tus problemas y seguir adelante.

-¿Por qué no tocáis "Felices los cuatro"?

(Aplausos)

Teresa, a mí me ha gustado un montón cómo lo has hecho,

esta danza de la suite de esta mujer francesa,

que además has escogido a una mujer,

y esto en el mundo de la música es bastante inédito,

es peculiar, y es un detalle por tu parte

que te agradecemos las mujeres también, como Judith y yo.

Y me ha parecido que has hecho esa danza de las niñas

que nos cuenta ella, esta imagen,

en la Provenza, en el Mediterráneo, bailando,

y yo lo he visto claramente y me ha gustado mucho

cómo lo has hecho; un sonido muy bonito.

Gracias, muchas gracias.

Sí, yo también he alucinado mucho

Te he visto tan fundida con tu instrumento

que veía que era una única... cosa ahí en el escenario.

Te he llamado cosa,

pero con el sentido de menospreciarte;

pero me ha gustado esa...

Me voy a repetir. Prolongación.

Eso, prolongación con el instrumento, exacto.

Y me hubiese gustado verte sin partitura,

porque creo que sin partitura debes de ser... la leche.

Teresa, nos lo vais a poner difícil hoy,

difícil, difícil,

porque los tres tenéis un buen nivel.

Me ha gustado mucho tu interpretación.

Has jugado mucho con la obra; una obra para jugar con ella.

Sí que en los pianos había algún matiz,

alguna nota que se solapaba con la otra;

pero en general has hecho muy buena música con esta obra.

Brava, Teresa.

Yo creo que ha estado todo bien, desde la selección de la obra,

que nos has descubierto a todos,

porque nadie tenía ni puñetera idea de esta obra.

Nos has trasladado el espíritu de esta danza,

que viene a ser una tarantela provenzal,

una especie de tarantela francesa.

Sabes que la tarantela imita los movimientos que se supone

que hace uno al que le ha picado una tarántula;

de ahí el nombre, tarántula, tarantela.

Y aquí era también: "Quítamelo, quítamelo",

daba la impresión de que estabas... exorcizándonos.

Bueno, y después de estos elogios, llega el momento de...

De que en unos minutos vuelvas a interpretar,

a tocar para nosotros y todo el público,

tu obra obligada, que en este caso sería el concierto para saxofón

de Glazunov.

Muchas gracias.

Para mí ha sido... muchos nervios, la verdad;

pero creo que el resultado ha sido bueno

porque el jurado estaba muy contento.

Supongo que es una de estas veces

que tu sensación no es muy buena, pero el resultado real sí lo es.

Como entrenador que soy, vamos a calentar

para la segunda parte.

Habéis hecho la primera y os queda la segunda,

que es la prueba definitiva.

¿Qué os ha sentado peor del jurado?

Pues a mí realmente nada; han sido muy afables conmigo.

¿Tú?

A mí el que no haya arriesgado tanto con el piano,

pero les voy a meter en la segunda parte.

Claro que sí.

A mí me ha molestado es justo lo contrario,

que se han cabreado o mosqueado por arriesgar.

Vamos a intentar metérsela en la escuadra.

-De mi paso por el programa...

-Espero tener la experiencia

de poder afrontar a un tribunal, a unos jueces...

-Primero, la experiencia;

segundo, el disfrute, tanto de mi persona con el público...

-Salir de la zona de confort de estar estudiando en tu casa

y pasar por lo que es un concurso,

con sus nervios, sus alegrías, sus tensiones...

-Esto genera en ti una inquietud de seguir mejorando constantemente.

-Dar lo mejor de mí para probarme a mí

y poder demostrar todo lo que soy capaz de hacer.

-Pasar de fase ya es cosa de otro, así que eso yo no lo valoro.

Eso que lo valore otro.

-Disfrutar de la experiencia a tope.

(TODOS) ¡Bien, sí!

-Antes de empezar...

Estás a punto de empezar, menos de un segundo

y todavía no estás vibrando.

-Antes de empezar Yulia me ha dicho que necesitaba vibrar.

-Elías, bien; pero vibrato

no es que quiero que estés media hora antes así.

-Anticipar la musicalidad, cada gesto, cada movimiento.

-Sentirlo; y no es tanto vibrar,

como el presentimiento del sonido que quieres que salga.

-Para intentar trasmitir muchísimo mejor y con más cantidad

al público.

-Yo creo que esta digitación es mejor.

-Cuando un profesor te aconseja una digitación

es porque realmente o no funciona o se puede mejorar.

-¡Vibrato!

¿Te es cómodo vibrar

con cuarto dedo? -No.

El cuarto dedo es el dedo más débil.

-Ah...

-Siempre se nos queda un poco... atrás.

Cuando Yulia me ha dicho que levante el codo me lo ha dicho...

-Se colapsa el codo.

-Básicamente para buscar un buen peso en la mano derecha.

-Para empezar te ayudará.

-Que el gesto sea más natural.

-Así...

¡Otro carácter!

-La música es constantemente contraste,

por lo que muchas veces el cambiar el carácter

es algo complicado porque son cosas que son adversas.

-Cambia un poco, fantasea.

-Es realmente difícil conseguir ese carácter diferente.

-¿Qué atmósfera quieres crear?

-Quiero crear un momento muy íntimo.

-¡Amplio! -Con presencia.

Y que cautive al espectador; quiero crear esa atmósfera.

-Sigue, sigue, sigue.

(Aplausos)

-Lo ha hecho bien, pero yo creo que...

-Yo creo que ahora le pueden repartir.

-Sí, le pueden meter caña. -Sí.

Elías, hola de nuevo.

Me gusta la sensibilidad musical que tienes.

Yo creo que has entendido bien la obra, igual que antes;

pero hay algunos aspectos técnicos que no me terminan de gustar

y que hay que perfilar un poco mejor.

Por ejemplo, algunos glissandos que suenan en cambios de posición,

tienen que ser limpios,

tienes que buscar esa nota limpiamente.

Las dinámicas; tiene que haber más contraste.

Es verdad que estamos en un plató,

no en un auditorio o en una sala de cámara.

Algún aspecto de afinación;

no en las dobles cuerdas, que estaban muy bien afinaditas,

y no son fáciles; estaban muy bien.

Y después tienes una manera de tocar un poco vertical,

en vez de horizontal y frasear más,

sino que a veces suena un poco vertical, por compases.

Elías, a mí me ha gustado menos la romanza,

porque no he visto...

la profundidad, la oscuridad, de la viola,

ese tono sedoso, ese tono almizclado y profundo;

lo he visto un poco impostado todo,

y me ha gustado menos.

Elías, coincido con Albert en que hay un problema en tu arco

y que repercute en la dinámica.

Esto no lo puedes tocar como una pequeña pieza de salón;

es decir, empiezas en piano, pero luego debe haber

momentos de crescendo muy románticos.

Estamos en pleno Romanticismo. Entonces me ha sabido a poco.

Pues, Elías, yo ya no voy a entrar en la técnica del arco,

que ya te lo comenté antes y lo han comentado mis compis.

Sí comentarte que el sonido lo tienes muy bonito;

las dobles cuerdas, lo he comentado con Albert:

"Las ha clavado todas", con lo complicado que es

hacer las dobles cuerdas y clavarlas, ¿no?

Me ha gustado, me ha gustado bastante.

Y es tu momento de contarnos que opinas tú.

Bueno, en primer lugar, en cuestión de sonora,

del Brahms,

es música de cámara;

es por lo que he tocado con partitura,

porque sería una pequeña falta de respeto hacia él.

Nunca se ha visto en un cuarteto

que el primer violinista tocara sin partitura

y los demás integrantes de la agrupación lo hicieran.

Es por lo que he decidido tocar con partitura.

La obra me la sé de memoria,

pero es un poco por empatía hacia el pianista.

Respecto a las dinámicas que me habéis comentado,

en primer lugar, estas dos obras es un repertorio violístico

muy literario, muy lírico;

pero no es expresivo a lo magnífico,

a lo Chaikovski, a buscar el sonido;

sino es algo muy personal,

y he intentado buscar eso en Brahms.

También es cierto que hay ciertas cuestiones técnicas,

de arco, es una nueva técnica, es una técnica belga,

donde se busca más liberar la tensión,

y estoy en proceso, para eso estoy estudiando.

Y respecto a la transcendencia que ha tenido el Bruch,

es una obra para tocar con orquesta,

no puedes buscar el mínimo detalle porque si no la orquesta te tapa,

es orquesta sinfónica, necesitas proyectar.

A lo mejor me falta un poco, pero también es cierto

que estoy con una nueva viola, estoy con un arco que no es mío

y me estoy adaptando a ello.

Entonces es un proceso que irá mejorando.

Gracias. Gracias.

La clase ha sido bastante productiva

porque es diferente ver la opinión

de una persona que no toca tu mismo instrumento.

-Chema, ¿qué tal? -Bien, bien.

-Estás tranquilo aparentemente, pero cuando empieza Javi...

Es como: "Ay".

-Intento no ponerme nervioso porque es contraproducente.

-"Que viene, que viene"; no, que venga, porque quiero.

-Yo soy de disfrutar la música y me he encontrado

con cámaras por todos lados...

Esto es diferente a todo lo que he hecho antes.

-Menos palabras y más tocar, vámonos.

Para mí esto que has tocado está un poco alto.

-Los instrumentos de viento metal solemos golpear mucho.

-Te aconsejaría que toques fuerte, con un poco más de volumen,

hacia el final.

(TARAREA) En la última.

-Y realmente tenemos que darle una continuidad a la música

para que no digan: "Ya está aquí el borrico del viento metal".

-Voy a cantar un momento. Un...

(TARAREA)

Mantenemos hasta el final.

-Realmente nunca tenemos claro el tipo de articulación;

cada uno hace lo que quiere y lo que le da la gana.

-Vale.

(TARAREA)

¿Por qué haces eso? ¡No!

-Pero siempre hay que buscar el aspecto histórico.

-Articulación, afinación.

Continuidad.

-Para mí ha sido una experiencia muy buena

y creo que la puedo aprovechar.

-Hay que tocar muy recogido, afinadito y bonito, y hacer así:

"Voy a la final, toma".

(Aplausos)

José María,

te ha crecido la trompeta.

-Sí, a la otra es que la lavadora le sentó mal.

-Has estado regando.

Bueno, el sonido muy bonito, como antes.

Creo que sigues teniendo algunas dificultades

en los mordentes y en algunos adornos,

que no me suenan del todo limpios.

Hubiera cogido quizá un tempo más allegro todavía.

Pero en general ha estado muy bonita la interpretación.

-Gracias.

José María, me has gustado más en el Teleman.

Sí es verdad que estabas más fino y un poco más sensible de sonido;

lo has cuidado bastante más.

Estaba bien interpretado, tienes un sonido bonito.

Ha habido algunas entradas en las que te ha fallado el sonido;

eso en una orquesta no puede pasar.

Si entra el solista, entra;

o el segundo o el tercero, no puede pasar.

Y luego algunos acentos en algunas notas

que has hecho que no tenían que ser, ¿no?

Había un pasaje de cuatro blancas, que has acentuado todas,

y al final era una frase de las cuatro juntitas

que tenían que ser más en horizontal, no tan vertical.

Yo estoy de acuerdo con Albert, me ha gustado mucho más

la primera obra, cuando tocabas la "piccolo",

y creo que con la "piccolo" eres el Torito

y con la trompeta eres el Toro,

porque no has hecho ni un piano, tío.

Todo ha sonado superbrillante, superpotente,

muy bonito el sonido;

pero... ¿dónde están los pianos? Me faltaban.

José María, yo pienso que este concierto de Haydn

es maravilloso para la trompeta,

porque le da las dos funciones

a lo largo de las frases,

en la exposición de las frases principales;

esa primera, a modo de fanfarria;

y luego aparece toda la manifestación lírica,

expresiva y melódica de la trompeta

y esa ha faltado, desde mi punto de vista.

Gracias.

Con respecto al tema de los ataques lleva razón Albert.

El problema es que yo vengo del cambio de la trompeta,

cambio de boquilla, es un poco el cambio de sistema;

es un cambio de juego que puede pasarte malas jugadas

como me ha podido pasar a mí ahora.

El tema de los pianos lleva razón, no quería arriesgar demasiado,

he querido ir asegurando,

y la verdad es que me he sentido cómodo;

aunque siempre se puede esperar más de uno mismo.

Estoy de acuerdo con lo que habéis dicho,

con vuestra parte y un poco con la mía también.

-La clase con Salvador ha sido...

(TARAREA)

-Yo creo que bastante productiva.

(TARAREA)

-Nos hemos fijado mucho en la respiración.

-¿Podrías explicar qué es la respiración circular?

-Es... soplar a la vez que cojo el aire,

para que en ningún momento se corte el sonido

-La utilizaría como algo muy, muy puntual.

Entonces yo respiraría ahí.

(TARAREA)

Y después retomamos el tempo.

Ten en cuenta que las obras hay que trabajarlas muchas veces.

-Como me ha explicado, es una obra que hay que ir cogiendo

y vamos a tocarla muchas veces.

-Las obras de repertorio no tienen que salir en el día.

-Y cada vez que la tocas descubres algo nuevo y mejoras.

-Son obras que hasta que nos vayamos...

¡Eso es, si cantas mucho más!

Claro, es como Mozart tiene el oboe,

la flauta en Mozart, como el clarinete en Mozart...

Como cualquier obra de primer nivel.

-No es lo mismo estar sola, que puedes repetir,

estás tranquila, sin miedo a fallar...

-Otra vez.

-Cuando estás delante del profesor, te un poco más de vergüenza...

-Coge el metrónomo y baja unos grados.

-Tocarlo delante suya

es una primera toma de contacto de lo que será la gala.

-Proyecta.

-Voy a estar delante de un jurado.

-Proyecta mucho, tienes muy buenas herramientas

para poder sacar todo lo que tengas.

Un, dos, tres... ¡Un!

-Y que tengo que salir de mi zona de confort

y mantener la calma.

-Vale.

(Aplausos)

Teresa, eres una músico con... un par.

Me parece que puedes incluso echarle más y creértelo más

porque lo tienes;

tienes poderío y tienes mucha expresividad.

Y tienes madera, desde mi punto de vista.

Para estar sola, sin acompañamiento,

has cogido el toro por los cuernos

y has hecho un gran Glazunov, con una idea continuada

y con una comprensión del Romanticismo de esta obra,

pero con esas armonías también jazzísticas...

Y yo te doy la enhorabuena.

Gracias.

Yo estoy con Ana; estoy con Ana totalmente.

La sonoridad, el fraseo, la musicalidad,

la dinámica que tienes, es alucinante;

créetelo porque seguro que vas a doblar esto y más.

Mi enhorabuena también.

Gracias, gracias.

No voy a cambiar de línea; enhorabuena.

Me ha gustado mucho tu manera de entender esta obra,

la manera en que la has interpretado;

la técnica que tienes es muy buena;

el fraseo que haces está muy bien entendido...

Eres una musicazo, enhorabuena por todo

lo que has hecho hasta ahora y sigue con esta línea.

Gracias.

-Teresa, me gustan muchas cosas de ti,

empezando por lo tecnologizada que estás;

has pasado la página con un pedal. -Sí.

-Es que eres una máquina, enhorabuena.

-Pues muchas gracias; me han gustado vuestros comentarios

porque han sido muy positivos

y las pequeñas cosas que me habéis dicho estoy muy de acuerdo...

También esto para mí es un honor, el estar aquí,

el escenario siempre impone mucho,

y me alegro de haber podido dar todo lo que ha sabido daros

y que lo hayáis apreciado.

La verdad es que no tengo nada negativo tampoco que deciros

porque estoy muy de acuerdo con lo que habéis dicho.

-¿Te gustan mis calcetines? -También.

Creo que es esencial, cuando uno va muy serio,

por dentro tiene que llevar colores,

si no, la vida no tiene gracia.

Yo creo que puedes dar más todavía. Muchas gracias. Gracias.

El jurado está deliberando.

Es uno de los momentos más tensos del programa

porque solo uno va a pasar a la semifinal.

Yo antes de vivir ese momento tenso quiero relajarme, pasármelo bien,

con The Sir Aligator Company. ¡Un aplauso para ellos!

(Aplausos)

Mario es uno de los maestros de la academia;

además, tuba de la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE.

Sí, yo soy tuba de la Orquesta

y Stephan es trombón bajo de la Orquesta.

Y esto es lo que hacemos;

de día somos clásicos y por la noche, irreverentes.

Es un buen ejemplo. Venga.

¡Sir Aligator!

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

Qué maravilla. Gracias.

Bueno, ahora llega el momento.

Tú como maestro de la academia estarás nervioso.

Sí, lo pasamos mal también, a ver quién sale para adelante.

Bueno, ¿anunciamos el veredicto?

Venga. Venga.

El veredicto.

¡Adelante Elías, José María y Teresa!

Bueno, llega el momento.

El veredicto.

Queridos, me llaman el Juanes de "Clásicos y reverentes",

solo que no tengo la camisa, sino la libreta negra.

¿Sabéis por qué es negra? Porque solo puede quedar uno.

Vamos con las evaluaciones.

Elías, tienes un sonido muy delicado,

muy cuidado;

pero hemos encontrado que es un sonido muy pequeñito;

eso podría lastrar

tus posibilidades de pase a la semifinal.

José María, has ido un poco... de más a menos.

Es decir, has deslumbrado con tu Teleman, con la "piccolo",

y luego, en el Haydn, nos has dejado un poco...

No voy a decir que el acíbar en los labios,

pero, en fin... queríamos más.

Y como te ha dicho Albert, tus posibilidades

de pasar a la semifinal podrían quedar lastradas

por esos fallos de embocadura, algunos fallos en los adornos...

Ya veremos a ver.

Teresa, bueno, eres deslumbrante en el escenario,

tanto como presencia física como instrumentista,

y hay algo que podría lastrar su pase a semifinal, ¿no?

Sí, totalmente, porque hay un mensaje encriptado

en su tatuaje que no nos lo ha dicho.

Y el semifinalista del programa de hoy es...

¡Teresa!

(Aplausos)

Felicidades a vosotros también porque estar aquí es un éxito.

Felicidades, Teresa.

Nos vemos la semana que viene en "Clásicos y reverentes",

¡final del partido!

Mi paso por el programa ha significado experiencia.

-Ponerme a prueba a mí misma.

-No pasar, para mí, no es una frontera,

sino una motivación extra para seguir adelante,

seguir peleando.

-Llevar la música al público es algo muy importante.

-Saber dónde están mis límites, mis virtudes, mis desventajas.

-Lo que me llevo bonito es...

-Una experiencia que me va a hacer avanzar hacia adelante y mejorar.

-La fraternidad en la academia.

-Mucho ánimo; me alegro mucho de que haya pasado ella.

-Lo hemos pasado muy bien.

-Una gran experiencia.

-Y a por todas, que nos tienes que representar fuerte,

¡vamos, Teresa!

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Programa 5

Clásicos y reverentes - T2 - Programa 5

04 nov 2018

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Los elegidos formarán parte, como artistas invitados, de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española en un concierto especial que será la Gala Final del programa.

ver más sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 5" ver menos sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 5"
Programas completos (27)

Los últimos 27 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios