www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4780398
Para todos los públicos Clásicos y reverentes - T2 - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos y vítores)

Uf...

Creí que llegaba tarde

a la segunda temporada de "Clásicos y reverentes".

Este programa hace milagros.

¿Por qué?

Seis chicos el año pasado consiguieron pasar pruebas y fases

para conseguir un sueño:

llegar a tocar con la Orquesta Sinfónica de RTVE.

Atentos, porque puede que este año pase lo mismo.

Verán que esta temporada hemos hecho algunos cambios,

pero hay algo que no puede faltar: el jurado.

¡Albert!

(Aplausos)

Judith.

(Aplausos)

Max.

(Aplausos)

Y nuestra queridísima Ana Curra.

(Aplausos)

Talento, excelencia, alma, eso tiene en cuenta el jurado;

pero para que los participantes hagan una maravillosa actuación

contamos con una parte fundamental.

Es la academia;

allí van a vivir momentos

intensos, emotivos, dramáticos, divertidos...

Y también van a sufrir unas intensas clases

con cuatro excelentes maestros.

Pues sí, tenemos academia; aquí no nos privamos de nada.

También tenemos pianista, un clásico;

ha tocado en las mejores salas del mundo:

el maestro Eduardo Frías.

Y por último, otra novedad: yo mismo.

Bienvenidos a la segunda temporada de "Clásicos y reverentes".

(Aplausos)

Esta temporada nueva tenemos a 27 jóvenes talentos;

27 almas llenas de ilusión y alegría;

27 musicazos que hacen que la música

nos ponga los pelos de punta;

27 jóvenes que tocan con el corazón.

La música requiere mucho esfuerzo, pero compensa.

-Quiero que todo el mundo disfrute de la música.

-La música es un juego muy serio.

-La música es la vida.

-La vida es maravillosa.

-Como dirían los Monty Python, "busca el lado bueno de la vida".

-Mi lema es: "Hakuna matata".

Significa que debes dejar atrás tus problemas

y seguir hacia adelante.

-Me emociona mucho la vida y la música.

-La música no debe tener fronteras.

Y aquí están los primeros participantes

de "Clásicos y reverentes":

Iratxe,

Alberto

y Anabel.

¿Estás tranquilo? Estoy tranquilo.

Bueno, lo tuyo es una vida de golpe a golpe.

Sí, la verdad es que llevo toda la vida entre golpes.

Dando duro con las baquetas; cómo molan. Estas son blandas

porque son para un instrumento que vais a ver ahora.

Cuéntanos qué vas a interpretar.

Pues voy a interpretar una pieza para timbales

que se llama "La marcha", de Elliott Carter.

Vale, vamos a contarles una cosa. Albert, cuéntanos.

Se llama "La marcha"; ¿por qué? Porque es un tempo de marcha.

¿Tipo "La guerra de las galaxias"? Del mismo estilo.

A la gente le gusta "La guerra de las galaxias"

porque es un tempo de marcha, cañero.

Exactamente. Esto es igual.

Vamos a ver también

qué caña repartes en tu día a día, en tu vida, ¿lo vemos?

Vamos a verlo. Venga.

Hoy es un momento especial. Me vais a acompañar

en un entrenamiento de un deporte que a mí me gusta mucho.

He llamado a mi madre para que esté presente.

¿Qué tal?

¿Estás preparada? Vamos. (ELLA RÍE NERVIOSA)

-Como si fueran notas de música. Cada golpe es como un puzle.

-Yo le digo a Alberto que tiene que intentar ser él.

-Uno de mis lemas de vida,

"Sé tú mismo, los demás puestos están ocupados".

-Que también viva.

-Yo también estoy siendo yo mismo

y he retomado algo que tenía ganas de retomar.

-¿Un poquito de...?

-Vamos al lío. -Venga.

-Una cosa muy importante en mi vida es la faceta deportiva.

Empecé con la natación, tenis...

Y hay uno especial con el que tengo una cuenta pendiente.

Al final es como tocar los tambores, ¿no?

Todos los golpes a tempo.

Para mí la música y el boxeo son la misma cosa.

Esto no es música clásica, pero lo siento como tal.

¿Cómo te sientes de córner hoy?

Mi madre, respecto a la música, me ha ayudado mucho.

-Sé perseverante, venga.

Es muy perseverante, cuando quiere algo...

-Va a ser lo que quiera. -Lo que me proponga.

-Que no le tensen, que disfrute.

¡Disfrútalo, hijo!

El pronto que tiene.

¡Uf, cuidado con los prontos, canaliza!

Si no respira y cuenta hasta diez...

-Fin del primer asalto.

-Empezó en esto porque tuvo un profesor de música

que nos dijo que el niño tenía oído.

-Llevo el ritmo en la sangre. -Y yo dije: "La caja".

-Mi madre me ha dicho siempre que valgo para esto.

-Vale mucho, no es porque sea mi hijo.

-Me voy a ensayar.

El conservatorio de Móstoles,

donde he pasado la mayor parte de mi vida.

Mis manos son mi instrumento de trabajo,

al ser percusionista.

Tuve que elegir si seguir con el boxeo o con la música.

-Iba encaminado al boxeo. -Me decidí por la música.

-Es una pena que se lo "haya llevado" la música.

-Espero no arrepentirme de ello. -La fuerza se la ha dado su abuelo.

-Su sueño era poder verme tocar en algún concierto.

Nunca pudo hacerse realidad, mis ánimos bajaron bastante

y estuve a punto de dejar la percusión.

El nombre de mi abuelo.

No me arrepentiré de habérmelo tatuado.

La música es mi vida.

Siempre la música estará más presente que nada.

Abuelo, el próximo combate va por ti.

(Aplausos)

Quiero decirte que me ha encantado tu actitud en el vídeo,

todo lo que has dicho.

Me encanta el lema que llevas tatuado.

Vamos, es que te lo robo ya. Muchas gracias.

Y también ese símil que haces entre el pugilismo y la música.

Yo creo que tienen ambas cosas la misma determinación

si quieres llegar a algún sitio;

la misma necesidad de desearlo, querer y estar ahí.

Con respecto a la obra, es que me parece a mí

un acto de malabarismo todo lo que has hecho.

Todo el cambio de cabeza, base,

mazo, timbales, glissandos, redobles...

Me parece como tipo... una locura.

Yo lo flipo.

Enhorabuena. Gracias.

Alberto, ¿qué tal? Hola, buenas.

El boxeo qué es, porque te gusta luchar,

como con los timbales, contra una orquesta, ¿no?

Si el timbalero cambia el tempo, puede contra toda la orquesta,

aunque el director esté marcando otro tempo.

Me ha faltado un poco más de dinámicas,

que estén más marcadas las que vienen en la partitura,

y algo más de limpieza en algún pasaje

a la hora de interpretar;

pero has hecho una buena interpretación.

Muchas gracias.

Yo creo, Alberto, que después de boxear,

esto te debe parecer fácil, ¿no? No.

Porque tienes que dar los golpes más flojos, digo.

Ah... A la hora de contenerte.

O a lo mejor más difícil, me estoy dando cuenta;

a la hora de contenerte y retenerte,

porque un fuerte aquí no es como un golpe de boxeo.

Es un lujo ver todo lo que hacéis y a mí me ha gustado.

Muchísimas gracias.

-Alberto, ¿qué tal? -Buenas.

-Para mí es muy difícil enjuiciar

una obra que no entiendo conceptualmente.

No entiendo por qué es una marcha porque es un ritmo...

Muy difuso.

No conseguía...

Es que es una modulación métrica todo el rato, ¿no?

Es una locura métrica...

Al final me he sentido un poco watusi,

Coge un poco de ritmo, pero...

Por eso me es muy difícil enjuiciar tu interpretación

sobre una obra que reconozco que no entiendo.

Y cualquiera te dice nada con tus conocimientos de boxeo.

No quiero que me esperes a la salida.

Te daré una buena valoración

si me explicas la diferencia entre tocar un timbal

con la cabeza de la maza o con el extremo.

Háznoslo escuchar.

-La diferencia... Si quieres te lo muestro.

Con lo que es la bellota, la cabeza de la baqueta,

suena más blando el sonido.

Si yo golpeo con la madera, la parte trasera, suena más duro.

-Estabas todo el rato cambiando. -Sí, tiene varios cambios.

Sabes que ahora te queda otro asalto,

después de pasar por la "master class",

con este cuarto movimiento,

de las "Cinco piezas breves" de Delécluse.

Así que nada, después te oímos. Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Ha sido un asalto divertido, la verdad es que ha estado bien.

He podido interpretar

los diferentes sonidos y texturas de la obra

y yo creo que ha sido una obra interpretada con fuerza y carácter,

que es lo que se merece "La marcha" de Carter.

Iratxe es un ejemplo de carácter vasco

y hoy vas a demostrar la ternura con el chelo, ¿no?

Sí, voy a demostrar que aparte de carácter

también tengo dulzura. Claro.

Es maravillosa, ya veréis.

¿Qué obra vas a interpretar?

"El cisne", de "El carnaval de los animales" de Sans-Saëns.

Esa obra es una obra cumbre para el violonchelo.

Yo tocaba el violonchelo; ahora me suena a gato en celo,

porque es que la gente no sabe lo difícil que es

afinar aquí, sin trastes, sin nada,

y el control que necesitas para manejar bien el arco.

Sí, se necesita control en las dos manos.

A los que nos escuchen, ahora dentro de poco,

que se fijen en cómo manejas el arco, tu afinación, el fraseo...

Que se fijen en todo. Esta obra es preciosa.

Vamos a intentar sacarles las lágrimas, ¿vale?

Ahora sonreímos, que se lo pasen bien;

pero si les sacamos una lagrimita

con "El carnaval de los animales"...

Mejor que mejor. Al público y al jurado.

Al jurado también, sí, sobre todo.

Antes yo quiero ver más cosas sobre tu vida.

¿Lo vemos? Lo vemos.

Soy Iratxe, toco el chelo, soy de Irún

y mi música es el paisaje.

Yo me siento muy vasca, pero muy de Irún.

-Iratxe es bastante vasca, pero como todos los de la familia.

-He estado dos años viviendo fuera y necesitaba volver a Irún,

estar con mi gente, con mis paisajes...

-Falta Iratxe y es como si faltaran 50 de casa.

Es ruidosa, pesada...

-Bueno, mi carácter es...

-Tiene un carácter fuerte. -Vasco.

-No le puedes hacer... -Discuto bastante.

-Cambiar de opinión. -Pero tengo mi corazoncito.

De Galicia me traje un buenísimo recuerdo.

-Entenderse un gallego y una vasca es algo complicado.

-Mi novio, que se ha venido a vivir a Irún.

-Una con temperamento y otro muy callado.

Cuando mejor la entiendo es cuando toca.

Lo que más me llamó la atención de ella al conocerla

fue lo bonito de verla con el chelo.

Una unión mágica.

-Empecé a tocar el chelo porque en casa teníamos la película

de "Los tres cerditos" y uno de ellos toca el violín.

"Nire ama, nire anaia", 'mi madre y mi hermano'.

Aquí, mi prima, y el mar.

Fui yo la que les inculqué la idea de estudiar música.

-Fui a apuntarme a violín

y todos los niños se apuntan a violín.

Mi madre me dijo que el chelo

y fui a la primera clase y dije: "Chelo".

-Quiere vivir de la música.

-Ella para adelante, luchando como una campeona...

-Me parece fabuloso. -A ver dónde llega.

-Pero no sé si acabará en el metro o dónde, ¿no?

-Yo me he criado aquí, en este frontón,

con mis primos y mi hermano. Mi madre decía:

"Hasta que no cierre el frontón, no subís a casa".

Esta canción se llama "Ikusi mendizaleak",

significa 'ver a los que suben al monte'

y se canta desde pequeño, que te la enseñan en el cole,

siempre está en la vida de un vasco.

Tengo doble nacionalidad,

española y francesa por parte de mi padre.

El hecho de vivir justo en la frontera con Francia...

Eso es Francia.

Siempre me ha hecho querer buscarme la vida en Irún,

en España, en Francia y donde me salga.

Esto, Euskadi.

(Aplausos)

Iratxe, yo creo que ser fan de Berri Txarrak

y tocar Sans-Saëns lo dice todo de ti, ¿no?

O sea, eres una tía de mente abierta,

que escucha otros estilos musicales;

cosa que no pasa dentro del clásico,

porque la mayoría de gente del clásico,

y yo vengo del clásico, solo escuchan clásico todo el día,

y a mí me alegra saber que gente joven como tú

esté escuchando otros estilos musicales y los disfrute.

Eso es muy importante.

A mí me has gustado mucho tocando el chelo

y me has transportado a imaginarme el cisne, el lago

y todo. Me has encantado.

Iratxe, esta es una obra metafórica.

Sans-Saëns está describiendo un cisne en los dos planos.

El maestro Frías estaba haciendo el pedaleo de las patas...

-Sí. -Y tú estás haciendo

lo que ve el humano por encima de la superficie del agua.

Y eso requiere que tengas más majestuosidad en la melodía.

Te ha faltado majestuosidad, aunque el sonido estaba bien.

-Vale. Yo te iba a preguntar...

Porque con "El cisne" ocurre que como es una obra

que nos la ha traído a todo el inconsciente colectivo

la Pávlova, cuando bailó la muerte del cisne,

con esta obra,

tú estabas interpretando al cisne en su hábitat, ¿no?

¿O me equivoco? Contéstame.

¿Tú qué imagen tienes en la cabeza, la muerte del cisne o...?

No, tengo al cisne vivo.

Al cisne tranquilo, sereno... Sí.

Es el que me ha llegado.

Iratxe, estaba bien tocado, bien interpretado.

¿Estabas nerviosa?

Un poquito. No se te notaba.

Sí es verdad que cuando el cisne ha avanzado ya unos metros,

cuando la obra ya llevaba un rato sonando,

has ido entrando en la obra.

Te he visto mucho mejor al final de la obra que al principio.

Los nervios seguramente te han jugado

un poco una mala pasada.

Y se te notaba esta inseguridad, y también el fraseo.

O sea, me ha faltado más cante,

mostrar más este cisne, lo que te decía Max o Ana,

y me ha faltado un poquito esto.

Estaba bien interpretado,

había algún fallito técnico, pero pequeñito.

Pero bueno, estaba correcto.

Como bien sabes, tienes ahora, en unos minutos,

que interpretar la obra obligada para chelo,

que en este caso es el "Concierto en si bemol mayor"

de Boccherini, primer movimiento. Vale, gracias.

(Aplausos)

Felicidades, Iratxe. Gracias.

Por aquí.

Has hecho una de las partes más difíciles, empezar;

te queda la obligada que la veremos dentro de poco.

¿Le damos un consejo a tu compañera

y que la gente sepa lo difícil que es todo esto?

Mi consejo es que te olvides de la gente y que disfrutes.

-Vale. Eso es fácil decirlo, ¿no?

Hay que decirlo con ganas, ¡dilo con ganas!

Que te olvides de todo el mundo y disfrutes de la música.

Y ahora tú también hazlo con ganas. Eso, a disfrutar.

Vas a interpretar una obra de un ruso,

interpretada por una cubana, en España.

La música une. Pues sí.

¿Qué obra es?

Bueno, pienso interpretar la sonata de Prokofiev,

Opus 94, para flauta y piano,

el segundo movimiento, que es el scherzo...

Que es la parte divertida. Sí...

Los compositores dicen que es el momento de hacer la broma.

Sí, broma mejor, sí. ¿Sí?

La Habana, Chicago, Miami, Madrid.

La vida me ha empujado como un remolino.

Hoy quiero volver a Cuba

a darle un abrazo grande musical a mi mamá

y ya veréis cómo.

-Reencontrarme con mi hija después de tanto tiempo

es empezar desde cero en todos los sentidos.

-Para mí fue un rato muy duro la partida de mi padre de Cuba

cuando tenía yo seis o siete años.

-Sigue siendo la niña de siempre.

-Cuando salí de Cuba, dejé allí muchas cosas importantes,

como parte de mi familia, mi mamá...

Hola, mamá.

En Cuba mi mamá era pianista

y decidió incorporarme a ese mundo de la música, ¿no?

Fui a visitar a unos parientes que tenía en Chicago.

Chicago me aprobó a mí como profesional.

Me avisaron de una universidad de Miami.

Entonces cuando salí de EE. UU. recalé en España

para encontrar mi visado de estudiante,

para volver a EE. UU.,

me vi imposibilitada del visado...

¿Y responsable quién va a ser? Pues Trump.

En ese sentido, pienso que me han puesto una barrera,

como músico.

Lo bueno que tiene todo este remolino

ha sido el hecho de poder estar junto a mi familia,

esa parte que me faltaba, mi papá.

Quería decirte que estoy en un momento superimportante.

Aunque no lo creas, estamos entrando en Cuba.

De La Habana a Chicago y de Chicago a Madrid.

Este es Tony, uno de mis mejores amigos aquí.

Rompiendo moldes con la música.

Yo quisiera con mi música tratar de salir de esos esquemas

de la música clásica solamente o de la música jazz solamente.

Sino que sea un proyecto como aunador.

Nada, esta llamada es más bien para agradecerte por todo.

Quería darte un abrazo musical

y quería enseñártelo de esta manera. Escucha.

Lo que más echo de menos de mi mamá son esos momentos

en los que después de tanto estrés y tantas cosas

de la vida personal de uno, de las dos,

donde encontramos cualquier bobería para reírnos mucho

y de todo lo que nos pasaba

siempre encontrábamos como una cosa divertida.

Por un mundo sin fronteras.

(Aplausos)

Anabel, pues a mí me ha gustado mucho.

Lo has hecho muy... divertido. Lo has jugado.

Realmente has hecho un scherzo.

Yo quería decirte que los remolinos de la vida

y el ser una trotamundos al final es un aprendizaje también

a la hora de tocar

y todo lo tienes que vivir en positivo.

Mi enhorabuena. Gracias.

-¿Qué tal? Te he visto cómoda en esta obra,

complicada para el oyente,

porque tiene a veces pasajes casi percutivos de la flauta...

Y bueno, todavía no me he hecho una opinión completa de ti,

me espero al Mozart para saber de qué pasta estás hecha.

-Gracias.

Me ha gustado la sonoridad, la afinación, el fraseo...

Cómo has tocado, tía.

O sea, es que me dais una envidia todos los cubanos.

La musicalidad que lleváis dentro

y cómo tocáis todos los instrumentos.

Todavía no he encontrado a un cubano que toque mal.

Me has encantado. Gracias.

Anabel, lo mismo, me ha gustado mucho

cómo has interpretado esta obra, difícil...

Tienes un buen sonido, buena articulación, buen fraseo...

Seguro que puedes perfilar algunos detalles,

pero has hecho una muy buena interpretación.

Y quería destacar también el trabajo del pianista

que ha tenido lo suyo. ¡Bravo ahí!

(Aplausos)

Nada, como bien sabes, y también estoy con Max,

te quiero escuchar en la obra obligada.

En unos minutos te vamos a volver a escuchar

con este "Concierto en sol mayor" de Mozart.

Vale, muchas gracias.

Estoy superemocionada.

Ojalá mi mamá hubiera estado aquí, mis padres,

porque creo que les hubiera gustado mucho.

Los chicos han estado en la academia con los profesores;

un lugar de alegrías, emociones, convivencias

y sobre todo de esfuerzo.

Es una suerte el poder compartir escena con ellas.

Creo que son dos grandes músicos

y estoy seguro de que lo van a hacer genial.

-Mi actuación en plató se la dedico a mi familia.

-A veces uno no lo entiende,

pero creo que el destino te pone en tu camino.

-Mi clase con Raúl ha ido bastante bien.

-Tu mano hace stacatto, tu pie hace stacatto.

-Hemos trabajado varios aspectos importantes de la obra.

Uno de ellos era el tempo.

-Algo que debes cambiar es el tempo

porque está muy, muy, muy lento.

-Lo que me ha propuesto Raúl para trabajar el tempo

ha sido un ejercicio de independencia

un poco más variado.

-Para que cojas el "feeling" de lo que tiene que ser esto.

-Consistía en utilizar el pie con el bombo

y las palmas en las partes débiles del compás

para que pareciese más movida la pieza, más bailable.

-¡Eh!

-Me ha pulido bastantes cositas.

-¿Qué cenaste anoche?

(TITUBEA) Lasaña... -Sí, ¿y qué?

-Y pescado.

-¿Qué hiciste anoche? -Estuve cenando, cené lasaña

y luego estuve charlando con los compañeros.

-Oh, qué fluidez, qué entonación.

Esto tiene que tener un "feeling"

de poder hacer varias cosas a la vez.

Y hablando tranquilamente.

¡Puedes hablar más fuerte! Puedes hablar más piano.

(ENTRECORTADO) Y que no hables en el tempo.

Así, tú solo en tu casa, que te oiga tu madre o tu compañero

y diga: "Alberto se ha vuelto loco".

-Es muy importante siempre diferenciar cuando tocamos solos

a cuando tocamos acompañados de un pianista o una orquesta.

Si no, serían dos cosas totalmente diferentes;

por un lado el pianista, por otro yo,

y debemos intentar sonar lo más compacto posible.

-Que suene igual. (TARAREA LA MELODÍA)

-Estoy preparado para ir al plató, para hacer disfrutar al público

y demostrarme a mí mismo que puedo seguir adelante.

(Campanilla)

(Aplausos)

Bueno, Alberto...

Alberto, una putada.

Una putada para nosotros, porque has tocado muy bien.

Solo puede quedar uno.

(TODOS RÍEN)

Nunca te lo perdonaré.

Me da la impresión, Alberto,

cuando te hemos visto antes manejar los timbales,

es como si fueras un elefante

y hubieras usado la trompa antes para derribar un árbol

y ahora para coger una delicada flor,

y las dos cosas las has hecho bien.

-Gracias.

La verdad es que sí, Alberto.

Has tenido mucho rollo en esta pieza

y ha sido emocionante.

Ha sido un puntazo.

Y además yo al escuchar esta pieza te valoro mucho más

porque es que la otra realmente me parecía muy técnica,

como un estudio;

pero ahora te he visto toda la gama y tu capacidad interpretativa.

Enhorabuena. Gracias.

Voy a seguir con los mismos comentarios

que han hecho de momento Max y Ana.

Muy bien, muy bien interpretada.

La clase con Raúl seguro que te ha ayudado

para mejorar a cómo la llevabas preparada.

Es una obra difícil, técnica, con muchos instrumentos distintos,

y has hecho música.

La gente dirá: "Le ha dado a cuatro hierros

y ha hecho música", pues sí.

Muy buena música, muy buena interpretación,

buena sintonía con Eduardo, que es una obra muy camerística.

Os habéis entendido a la perfección.

Así que enhorabuena. Gracias.

Y eso que dicen que los bateristas no son músicos.

Sí, sí lo son.

Ese es el chiste que siempre hay en todas las bandas de rock o pop.

A mí me has encantado,

porque lo complicado que es hacer música,

me refiero a todo el "swing" que ha comentado Ana,

sobre todo transmitirnos todo lo que llevas

con una simple batería

creo que es mucho más complicado que con un instrumento

al que le puedes sacar muchísimas más notas.

Entonces me has encantado.

Y dinos, Alberto,

qué opinas de todo lo que te hemos dicho.

Creo que estoy bastante de acuerdo con todo lo que habéis dicho.

Es muy difícil hacer música con tres cencerros;

cualquiera podría decir: "Estás en el campo";

con tres tom-toms, un plato, un bombo de batería...

Y creo que he conseguido poder hacer música,

como vosotros decís, que es complicado,

y estoy muy a gusto, muy agradecido de lo que me habéis dicho.

Creo que tengo que aprender de cada cosa que me habéis dicho;

así que muchísimas gracias. Gracias a ti.

Mi clase con Yulia ha ido... bien.

Siempre hay cosas que corregir

y en lo que me ha dicho pues tiene toda la razón.

-Estilo galante.

¿Qué evoca en ti? -Sí, más grandeza...

Elegante, grande.

-A mí no me lo parece. A mí me parece más algo refinado.

-Bueno, yo he dicho "grande" y Yulia me ha dicho "bailarín";

pero yo quería decir eso más o menos.

-Lazos de seda, volantes blancos... -Sí.

-Todo de puntillas, refinado;

pero no me refiero que levantes los pies.

-Yulia me ha contado un chiste sobre encontrar las notas.

-Está un chelista calentando antes de un ensayo

y solo tocaba una nota.

Y le dicen: "¿Por qué solo toca una nota?".

"Sus compañeros de trabajo están haciendo escalas...".

"Es que ellos están buscando la nota, yo la he encontrado".

Así que tú coge este si bemol. -Se tiene que notar.

-Si bemol.

-Si bemol.

-Me ha pedido que en los pianos proyecte más.

-No puedes tocar tan piano. Esto no proyecta.

-Porque me quedo muy pequeñita y un sonido que no llega

al público ni al jurado.

-¿Tú sabes que a Boccherini lo que más importaba era

que su música llegara a los corazones del público?

-Que yo me meto mucho en el chelo y me olvido de otras cosas.

-No estés demasiado metida en el diapasón, ábrete.

Disfruta y haznos disfrutar.

-Así que nada, espero hacerle caso, conseguirlo

y hacerlo muy bien en plató.

-Hasta aquí, gracias.

(Aplausos)

Iratxe.

¿Has disfrutado? Sí, mucho más que antes.

Una cosita que no entiendo es por qué estás mirando

todo el rato el diapasón.

Si tienes la partitura miras la partitura,

ahora te lo sabes de memoria y miras el diapasón.

Yo soy violinista y no miro el diapasón todo el rato.

Pues por dos cosas. Una, porque se me baja el chelo..

Ay. Y estaba incómoda.

Y otra porque como antes he querido mirar al público

y no me ha salido muy allá, he dicho: "Me meto en la música

y que por eso no me digan nada".

Bueno, yo te recomendaría que te habitúes a mirar

y así la gente se lo toma más como que estás mostrando tu música

y llegarás muchísimo más a la gente

que estando encerrada como te decían también en clase.

Pero bueno, que la música es un constante aprendizaje.

Iratxe, me ha gustado tu progresión desde la primera interpretación.

Yulia en la "master class" te hablaba de la proyección,

sobre todo insistía mucho en los pianos,

que no fuesen tan pianos.

Y lo has demostrado, lo has aprendido

y has proyectado mucho mejor que en la obra de libre elección,

en la primera ronda. Sí.

Pero esto de decir: "Ay, que viene ese pasaje,

que subo...", tira, tira para adelante

y si te equivocas, da igual, la siguiente vez lo harás mejor.

Iratxe, te lo tienes que creer. Es que no...

Yo tengo que decir que no me parece que sea un mirar por mirar,

cuando uno proyecta la música.

Una mirada como antes, perdida, o ahora en vacío,

realmente no es la cuestión.

Es proyectar lo que estás haciendo. ¿Sabes? Sentirlo y proyectarlo.

Y yo ahí creo que te falta un trecho.

Y luego tampoco has estado afinada

y le falta mucha fluidez, limpieza y precisión para mi gusto.

Vale.

-Iratxe, creo que sí se ha notado el toque Yulia Iglinova,

pero igual que antes te dije que le faltaba majestuosidad,

ahora te digo que...

Boccherini, aparte de un gran compositor,

era un gran virtuoso del chelo; esta es una pieza de lucimiento.

Y se te notaba con falta de técnica en los pasajes rápidos,

Ana Curra te ha señalado la afinación...

Te faltaba chisporroteo.

Esta obra es un despliegue de fuegos artificiales, ¿no?

O sea, que puedo destacar la progresión

respecto a la obra de la que venimos;

pero todavía me falta que esto sea

una pieza de concierto y no un ejercicio.

Y ahora te invito a que pronuncies tu alegato.

-Vale.

Bueno, para mí no es un ejercicio; era una obra, yo la he disfrutado

y lo siento mucho si eso no ha llegado del todo al público.

Odio poner excusas,

pero ya habéis visto cómo se me baja el chelo

y he tocado bastante incómoda en ese aspecto

porque me daba miedo moverme, soltarme y que se me fuera,

porque tampoco voy a parar.

Y bueno, igualmente gracias por las críticas

y yo voy a seguir con mi camino.

Claro que sí. Claro que sí.

Gracias.

-La clase con Mario ha estado estupenda.

e ha dado todo lo que me hacía falta en cuanto a interpretación.

-Más elegante.

-Ha sido también divertida porque él es muy divertido.

(MARIO TARAREA)

Mozart es muy juguetón, ¿vale?

Siempre es como humor, juego, picardía...

Pero vamos a intentar que esa picardía tenga una ligazón.

-Me corrigió todo lo que yo tenía de cortes de frases.

-Taca, taca... No es una máquina de escribir.

(MARIO TARAREA)

Que tenga mucha conexión.

-También muy importante, que me impresionó mucho,

me habló de la historia de la pieza.

-Este concierto era original para oboe, no para flauta.

Mozart hizo una readaptación;

con lo que el señor del encargo al final no le pagó nada a Mozart

porque como lo había readaptado,

le dijo: "¿Qué has hecho, una copia?".

-Y eso te ayuda mucho en la interpretación

y para meterte dentro del personaje.

-Te voy a contar algo.

Mantenemos toda esa intriga, ¿vale? Pero con muchísima claridad.

Imagínate que alguien te susurra... (BALBUCEA)

¿Qué, perdona? ¿Has bebido demasiado?

Muy elegante, eso es.

-El consejo más importante para mí es el último que me dijo.

-Te deseo lo mejor, Anabel,

y que disfrutes y hagas disfrutar a la gente, ¿vale?

-Para mí, sea clásico, sea popular, lo que sea,

lo más importante es eso,

hacer disfrutar y disfrutar una también.

-Muy bien.

(Aplausos)

Me ha sabido mal tocar la campana

porque estaba disfrutando con tu interpretación, la verdad,

igual que hemos disfrutado en la primera interpretación.

Me gusta tu actitud, tu carácter.

Has cambiado hoy de compositor y de estilo.

También la articulación es muy limpia.

El fraseo es bueno...

Puedes perfilar, mejorar pequeños aspectos;

pero en general muy bien, enhorabuena.

Gracias.

Anabel, a mí también me encantas,

te lo he dicho al principio y te lo vuelvo a decir.

Eres una tía muy elegante tocando.

O sea, da mucho gusto verte porque la postura es... elegante.

No puedo decir perfecta porque yo soy violinista,

pero muy elegante.

Y eso da mucho gusto, ver a un músico así.

Gracias.

-Anabel, enhorabuena,

semicorcheas, del verbo "semicorchear", muy bien

y le has dado a la música

el aire pomposo que necesita a veces Mozart.

Hay algo que me ha gustado mucho y que no tienen todos los músicos,

que es que cuando no tienes que tocar,

la música se nota que sigue por dentro de ti.

No como esos músicos que dicen:

"Te paso la pelota, ahora descanso yo".

Has estado activa incluso cuando no tocabas.

Me ha encantado tu actitud. -Muchas gracias.

¿Sabías que este concierto

fue un encargo que le hicieron a Mozart?

Le encargaron tres conciertos para la flauta

y al final solamente hizo uno.

Y escribió a su padre en una carta, por lo visto,

que no soportaba el instrumento;

pero al que no soportaba realmente era al que se lo había encargado,

que era un amateur absolutamente en la flauta,

adinerado,

y entonces quería que le hiciera un concierto a su medida,

fácil y corto.

Y entonces se lo pasó por el forro Mozart

y le dio este concierto

que está escrito con muchísimo amor al instrumento.

Yo creo que tienes muy bonito

y estoy de acuerdo con Judith, eres muy elegante tocando.

Eres muy fina. Muchas gracias.

Te invito ahora a que... Pero no nos vas a poder insultar

porque solo te hemos dicho cosas buenas...

(TODOS RÍEN)

Te iba a invitar al alegato, pero no sé qué vas a decir.

A ver, opina.

En este tipo de situaciones,

yo me siento como que estoy brindando de mí,

de lo que yo tengo dentro, al público,

y no lo veo como una competencia, como que estoy riñendo o algo así,

porque entonces la música deja de serlo

y me desconcentro.

Entonces me quiero concentrar más en hacer lo mejor posible

y, bueno, siempre se puede mejorar mucho.

Y nada, ojalá siga siendo mejor y me ayudan mucho sus consejos.

También vine para esto,

para oír la opinión de profesionales como ustedes

y ver si vale la pena seguir en este camino.

Vale. Claro que vale la pena.

Este camino es el más bonito que hay.

Los tres aspirantes se han dejado la piel en el escenario,

los tres saben lo duro que es todo esto.

El jurado está deliberando

y dentro de muy poquito vamos a saber su veredicto

y a quién le podrá cambiar la vida.

Adelante, Alberto, Iratxe y Anabel.

(Aplausos)

Queridos míos,

ojalá pudiéramos hacer como en Eurovisión en los 60,

cuando participó Salomé,

que el jurado estaba tan despistado sobre a quién darle el premio

que se repartió entre cuatro.

Se lo llevó Salomé, una francesa, una inglesa y una holandesa.

Aquí solo puede quedar uno, lo siento.

Voy a decir nuestras reflexiones.

Alberto, eres sensacional,

eres un músico muy hecho ya, muy completo.

Pero fíjate, la has cagado en una cosa;

no nos has enseñado el tatuaje que nos ha encantado el lema

porque el tatuaje que llevas dice:

"Sé tú mismo porque los demás sitios están ocupados".

Las cosas del jurado, ¡un aplauso, hombre!

Iratxe, nos ha encantado que seas una persona receptiva,

capaz de progresar en una sola clase.

Has tenido un salto muy notable desde el cisne al Boccherini;

pero en las dos obras hemos notado falta de seguridad,

falta de comprensión de la obra,

y eso podría ser un lastre a la hora de clasificarte.

Anabel, eres una maravillosa flautista,

eres una virtuosa del instrumento,

te sobra comprensión de la obra; pero fíjate,

parecía que estabas sola en el escenario,

qué pocas miradas a tu acompañante, y eso no nos ha gustado.

Estabas haciendo en el fondo música de cámara

y te ha faltado conexión con el pianista

y eso podría ser un obstáculo para que te clasificaras.

Y ahora... Albert.

Y el semifinalista del programa de hoy es...

¡Alberto!

(Aplausos y vítores)

Felicidades a vosotras dos porque estar aquí ya es un éxito.

¡El semifinalista de esta semana!

Nos vemos la semana que viene en "Clásicos y reverentes".

(Aplausos y vítores)

Llegar a la semifinal ha sido una gran recompensa

a todo mi esfuerzo

y todas las horas de dedicación al estudio.

-Para mí el programa espero que sea un antes y un después

con lo que me ha dicho el jurado.

-He disfrutado mucho con los compañeros,

haberlos conocido... Una gran experiencia.

-Poder cambiar lo que me han dicho de que no me lo creo.

-Muy buenos momentos, muy buenas memorias.

-Uno de los recuerdos que me llevo es el beso de Ana Curra.

-Más que rivales en el programa han sido amigos que tengo ahora.

-La verdad es que me siento muy contento

y es un gran empujón para continuar adelante.

(Aplausos y vítores)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Programa 1

Clásicos y reverentes - T2 - Programa 1

07 oct 2018

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Los elegidos formarán parte, como artistas invitados, de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española en un concierto especial que será la Gala Final del programa.

ver más sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 1" ver menos sobre "Clásicos y reverentes - T2 - Programa 1"
Programas completos (27)

Los últimos 27 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Anabel

    Gracias Maria nuevamente!!! Eres un angel!!!¿

    07 oct 2018
  2. María Jesus

    Enhorabuena Anabel Gil, Maravilloso reportaje y magnífica actuación. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ Bravo ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

    07 oct 2018