Clásicos y Reverentes La 2

Clásicos y Reverentes

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4396400
Para todos los públicos Clásicos y Reverentes - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Que te ha picado la tarántula: "Quítamela, quítamela".

(TARAREA LA MELODÍA)

Nos lo estáis poniendo hoy muy difícil los tres finalistas.

Lo habéis puesto difícil en la primera ronda

y ahora lo mismo.

Ese momento de tensión antes de acercar los labios

es más importante que el beso en sí.

¡Yo creo que el beso es más importante!

¡Jaime con su clarinete!

(Aplausos y vítores)

Se me ocurre una manera fantástica de desearos a todos un feliz 2018.

Adelante, chicos.

Nuestros participantes de hoy, acompañados por Eduardo Frías,

el mejor pianista del mundo.

Aquí están: Luis Miguel con su clarinete.

Pues para mí la música es vida.

Sara con el violín.

Hay momentos muy duros en la vida de un músico.

Al arpa tenemos a Jimena.

Soy un poquito ambiciosa con lo de mi carrera.

Inma con su oboe.

Un sueño hecho realidad.

Y con su flauta travesera, Alba.

Y a por todas.

Comenzamos "Clásicos y reverentes".

(Aplausos)

Alba, Inma, Sara, Luis Miguel y Jimena.

Creo que este 31 de diciembre va a ser un día muy especial

para todos ellos.

¿Qué diríais para demostrar que sois vosotros quienes

debéis pasar a la gran final? Alba.

Pues voy a dar lo mejor de mí y sobre todo hacer

que el público disfrute y yo disfrutar en el escenario.

¿Inma? Pues la verdad,

más que decirlo con palabras,

me gustaría que escucharan la música

y convencerles así, más que hablando.

Mejor tocando. Bueno...

Sara.

Pues igual que han dicho ellas. Igual que tus compis. ¿Luis Miguel?

Pues contagiarles de mi entusiasmo

y demostrar todo lo que me he preparado.

Bien. Jimena.

Pasar a la final creo que es lo de menos,

lo importante es que ya estoy aquí, que os habéis fijado en mí,

y eso ya me hace muy feliz. Bueno, muy bien.

Felices es como queremos ver a nuestros participantes.

Felices también tienen que estar los que van a estar votando,

nuestro jurado:

¡Judith Mateo!

¡Albert Batalla!

¡El maestro Ramón Torrelledó!

¡Y Máximo Pradera!

Hoy comenzamos con Inma y su oboe.

(Aplausos)

Me llamo Inma y vengo de Valencia, de un pueblo que se llama Lliria.

De pequeña me gustaba mucho ver los dibujos y tal;

veía a estas personas que encantan las serpientes

y decía: "¿Qué será ese instrumento?".

Y el que más se parecía era el oboe.

Mi hermano empezó un año antes con el fagot, yo le veía

y era como: "Por favor, yo también quiero".

No sé qué más decir.

Estudio en Madrid,

en la escuela de música Reina Sofía.

Cómo te tratan, toda la gente que conoces;

vamos, es la música en estado puro para mí esa escuela.

Es increíble, la verdad.

En cuanto a mis compositores favoritos,

creo que me quedaría con Shostakóvich.

Es un poco: "¿Por qué Shostakóvich?".

Una sinfonía suya, la de "Leningrado".

Puede transmitir lo que se sentía en ese momento en esa guerra...

Es que alucino, de verdad. Me encanta.

La verdad es que siempre veía "reallity shows" en la tele

y preguntaba: "¿Y por qué no hay programas de música clásica

donde podamos ir?".

Ahora ver que estoy en uno de ellos es como un sueño hecho realidad.

¡Ole!

(Aplausos y vítores)

Gracias.

Muy bien, bravísima.

¿Qué tal? Muy bien.

Nervios, ¿no?

Te veo con los sudores. Un poco, sí.

¿Qué tal este público?

Pues madre mía, en la vida he tenido un público así.

Da gusto. Da gusto.

Vamos a ver si también te da gusto

saber las luces que se han encendido.

Ay, qué nervios, por favor.

¡Cinco luces! Cinco luces para Inma.

Gracias.

Cinco luces que pueden subir.

Las impresiones de nuestro jurado. Albert Batalla.

Inma, me ha gustado mucho tu afinación,

pero me ha faltado expresividad a la hora de interpretar.

Muchos reguladores que no hacías o no hacías demasiado exagerados

o demasiado cambiantes... Sí, sí.

Eso me ha faltado, expresividad,

que tocaras igual un poco más relajada.

Sí, los nervios. Los nervios influyen,

pero en un músico influyen a lo largo de toda su vida.

Totalmente. O sea, que hay que controlarlos.

Maestro.

Yo creo que te ha dificultado bastante la cuestión del fiato,

de la respiración.

Hay notas que son básicas.

¿Cómo puedes llegar a una blanca, respirar y hacer una corchea?

Es imposible hacer eso en las síncopas acentuadas.

Y después, en el segundo tema, es otra cosa.

El primero es acentuado, pero luego ábrete;

es otra dinámica, es piano, es otro mundo el que subyace.

Etcétera, etcétera.

Max.

Retomando lo que dice Ramón,

creo que has cogido el primer tema

demasiado allegro; pone "allegro non tanto",

como para que tires de las riendas.

A la velocidad a la que lo has tocado

no da tiempo a que asome la poca o mucha melancolía

que hay en esa primera melodía.

Y cuando llegas al segundo,

que es "ya me olvido de que me ha dejado mi novio

y salgo a dar un paseo por el campo",

no contrasta lo suficiente

precisamente porque los has tomado los dos al mismo tempo.

Judith.

Inma, yo creo que estabas superhistérica, ¿verdad?

Te han comido los nervios con todo

y estabas pensando más en dar las notas

que en estar relajada.

Y esto se consigue con los años, dando conciertos

y haciendo cada vez más actuaciones,

y llegará un momento en que tengas nervios,

pero no a la hora de tocar,

sino más nervios de responsabilidad que de dar las notas.

Poco a poco lo irás consiguiendo

y yo te he dado dos luces porque me ha encantado verte.

Gracias. Muchas gracias.

¿Qué te parece si subimos unas luces?

No estaría mal. No estaría mal, ¿no?

¿Te atreves? Tú eres una atrevida.

Lo intento. Inténtalo.

La verdad es que estoy de acuerdo con todo lo que habéis dicho.

Puede que estuviera un poco en tensión;

pero mi manera de entender la obra es un poco melancólica, sí,

pero yo quería contrastar en un mismo tempo

las dos caras de lo que puede ser la tristeza

y de lo que pueden ser después las burlas de esas tristezas,

esas penas o esas cosas que le pueden pasar a otra gente.

No sé... No sé qué más decir.

Yo te voy a echar una mano

porque el novio no te ha dejado a ti; tú has dejado al novio.

Correcto. Ahí estamos, ¡seis luces!

Me llamo Sara Valencia, tengo 17 años y soy de Madrid.

Toco el violín desde los cuatro años.

Actualmente estudio

en la Escuela Superior de Música Reina Sofía

y estoy encantada de tener la oportunidad de estudiar

en un sitio como ese.

Empecé a tocar el violín porque vi una película,

"Música para el corazón",

de Meryl Streep.

La vi con tres años y me quedé impactada,

que quería tocar el violín.

Y ahí sigo todavía.

El violín es un instrumento de alta precisión

y necesitas muchas horas para ir consiguiendo

cada vez mejor afinación

e ir puliendo.

Estudio mínimo cinco horas al día.

Hay momentos muy duros en la vida de un músico,

mucho sacrificio.

Aparte de la música, me gusta hacer atletismo.

También me gusta bailar. Antes jugaba al baloncesto,

pero lo dejé por el violín, por si me lesionaba los dedos.

Del repertorio violinístico

el concierto que más me gusta es el de Brahms,

que me gustaría tocarlo algún día.

Hombre, por querer, me gustaría ser una gran solista;

pero eso no lo voy a conseguir porque es superdifícil;

pero ese es el sueño.

¿Puedo volver a empezar?

Es que me he liado un poco.

(Aplausos y vítores)

No te cortes, saluda a tu público.

Muy bien, Sara, muy bien.

Me encanta el violín. Me flipa cómo lo has tocado.

Te has sentido muy bien, ¿no? Bueno...

¿Cómo que no? Si te he visto en tu salsa,

disfrutando. Bueno, pero en el interior...

Tenías ahí los nervios, ¿no? Sí.

A lo mejor te pone un poco nerviosa lo que te voy adecir ahora,

porque tienes... ¡ocho luces! ¡Ocho luces para Sara!

¿Nerviosa o ya no? Sí.

¿Nerviosilla? Bueno...

Contenta. Sí.

Vamos a ver qué te dice nuestro jurado.

Max.

Vas a ser como esas gimnastas rumanas que todo el jurado dice:

"Diez", "Diez", "Diez"...

Te queda un año o dos para eso.

Me ha gustado todo, querida Sara;

desde el carácter que le imprimes a la música

a cómo meneas la cola de caballo,

el pie ese que pones en punta que me parece superinspirador;

todo.

Eres una artista casi completa. -Gracias.

Maestro Torrelledó. Gran talento. Gran talento.

¿Me permites solo unas pequeñas observaciones?

Diferencia las notas que son "staccatissimo"

de las "non legato".

(TARAREA LA MELODÍA)

Entonces no le des más valor...

(TARAREA LA MELODÍA)

Porque parece que has finalizado la frase.

"Staccatissimo" es "staccatissimo" y "non legato" es "non legato".

Etcétera, etcétera.

Dicho eso, bravo. Gracias.

"Staccatissimo" es "staccatissimo"; me encanta. Albert.

Sara, queda poco por decir.

Tienes la obra muy, muy bien estudiada,

muy bien entendida de carácter;

con algún matiz, como te ha dicho Ramón,

o yo por decirte alguna cosa,

cuando subes a la cuarta cuerda, la, sol, has desafinado un pelín;

pero por decirte algo, porque estaba todo casi perfecto.

Así que bravo, tienes la vida arreglada.

Bueno, no sé, muchas gracias por lo que me habéis dicho.

Y esto de acuerdo con lo que me has dicho

del "staccato".

Pero no sé, si no han querido votar más, pues también está bien.

Yo te voy a dar otra, ¿vale? Muchas gracias.

Que sé el esfuerzo, la dedicación, todas las horas que le metes,

y porque me encanta tu forma de tocar y tu actitud,

y decir: "Oye, si no me dan más, es porque no me dan".

Es humilde. Claro.

Que eso también dice mucho de ti.

Gracias. Nueve, nueve luces. ¡Y diez!

El maestro también.

¡Diez luces!

Sara se queda con un total de diez luces.

Me llamo Alba Escobar, toco la flauta travesera

y todo esto de la música empezó cuando tenía tres años,

que me compraron mis padres un piano de la Barbie.

Para mí las notas no existían; mis padres me ponían números.

Luego mi hermana comenzó los estudios de viola

y yo iba a los conciertos

y en la orquesta siempre veía que la flauta destacaba.

Yo decía: "Quiero ser como ella, quiero destacar, tocar los solos".

Y el sonido me parece muy dulce y va con mi personalidad.

Y a por todas.

Soy de Sevilla; me encanta porque es una ciudad preciosa

Y me gusta mucho pasear.

No me gusta mucho el flamenco sevillano,

pero disfruto viéndolo.

Pues creo que con este programa puedo abrirme puertas.

Sé que no es fácil, hay mucha competencia,

mis compañeros tienen un nivelazo;

pero yo voy a por todas, yo sé cómo toco,

cuántas horas le he echado...

Y a disfrutar sobre todo.

(Aplausos y vítores)

Ay, que terminaste más prontito, ¿no?

Sí. Digo: "No ha sonado...

la campanilla de Albert".

¿Cuántas luces tendrás, Alba?

¿Mínimo una por cada persona? Ah...

Oye, eres adivina, ¡cuatro luces! Cuatro.

Una tiene más nervios

cuando está delante del público, del jurado...

¿Y encima con los papás o...?

Al contrario, mis padres me relajan.

Te relajan, qué bien.

Vamos a ver si esto te relaja.

Nuestro jurado. Max.

A ver, Alba, yo creo que tienes una mala relación con el texto.

Puedes salir a tocar con partitura, pero tenerla como un apoyo.

Si las estás siguiendo continuamente,

lo que se llama "comer papel", que te estabas comiendo las hojas,

da la impresión de te estás examinando,

no de que estás interpretando.

Te he dado una luz porque cualquier persona

capaz de tocar esas ristras de tresillos

merece ya un luz para empezar;

pero es una versión demasiado de conservatorio.

Yo quería algo más interpretado.

Judith.

Estás todavía estudiando y se nota;

díselo a Max: "Es que estoy estudiando".

Y en la música nunca se termina de estudiar y de avanzar,

y de ir pasito a pasito;

pero sí se te ve muy preocupada por dar todas las notas.

Entonces sí que estoy con Max en que te deberías de haber vuelto

un poco más loca e interpretar más la música;

pero poco a poco lo vas a conseguir,

así que con esa sonrisa.

Muy bien. Maestro, que le veo pensativo.

Sí. Menos notas y más música. Cantar, cantar, cantar, cantar.

Tú estás ahí para contar cosas,

como un escritor escribe y cuenta cosas.

Cuéntanos algo.

¿No te pone al principio "con amabilidad"?

Aunque solo sea como guion.

¿Qué es para ti la amabilidad?

(TARAREA LA MELODÍA)

Y lo otro, el arabesco, ese es para resolver.

(TARAREA LA MELODÍA)

Y ahora empieza otra cosa.

(TARAREA LA MELODÍA)

Etcétera, etcétera, etcétera. Entra en la música.

Tenéis razón en todo lo que habéis dicho.

También los nervios me han traicionado.

He estado muy metida en el papel para intentar esconderme un poco.

Pero creo que tengo mucho que demostrar

y que puedo tener una oportunidad aquí.

Así parece que se queda todo.

Nos quedamos, Alba, con cuatro luces.

Me llamo Luis Miguel Aguilar, vengo de Sevilla.

A veces los sevillanos somos muy pesados,

pero nos gusta mucho la ciudad.

Toco el clarinete desde que tenía ocho años.

Antes había empezado con algunos instrumentos,

el típico piano pequeño de Casio.

Mis padres me preguntaron si quería estudiar música

y yo sin pensármelo dije que sí.

Elegí el clarinete porque es un instrumento

con el que me sentía muy identificado,

con la forma de tocarlo, en distintos géneros,

no solo el clásico; en el jazz, en la música judía...

Me llamaba mucho la atención.

Otra de mis aficiones han sido el deporte,

como el tenis y el baloncesto.

Yo desde pequeño cuando me levantaba temprano

los fines de semana

y veía la tele, a veces ponía dibujitos

y un día descubrí que en La 2

salía gente tocando instrumentos, una orquesta muy grande...

Y estar aquí es una oportunidad que significaría cumplir

un gran sueño,

que sería poder tocar en la orquesta de RTVE.

(Aplausos y vítores)

Gracias.

¡Artista!

Ay... ¿Cuántas luces habrá conseguido Luis Miguel?

Ni idea. Venga, que eres un atrevido.

Di algún número. No sé.

No sé, no sé.

¡Siete luces! ¡Siete!

Así, de primeras.

Gracias.

Vamos a ver esas opiniones de nuestro superjurado.

Ramón.

Tu concepción me ha encantado.

Podía haber sido...

(TARAREA LA MELODÍA)

Y no, volátil, como una cometa. (TARAREA LA MELODÍA)

Maravilloso. Muy bonito.

Y después como has distinguido el final de una frase

con el comienzo de la otra.

O sea, la has entendido muy bien la obra

y enhorabuena.

Solo al final cuando están todas las virtuosidades por ahí,

un poquito más limpio

para que siga volando esa cometa lejísimo.

Gracias. Muchas gracias.

Muchas gracias. Albert.

Lo mismo, Luis Miguel.

Bravo, tienes muy bien entendido el concierto.

Has tocado muy bien, has diferenciado las partes,

no se te ha ido el sonido en ningún momento...

En los pasajes rápidos, lo que decía Ramón,

igual alguna nota pisaba a la otra; dilas con más calma.

Pero enhorabuena. Muchas gracias.

Don Max.

Me gustas hasta en los silencios.

Me ha gustado hasta cómo has esperado al pianista,

con qué aire de concentración;

o sea, la música no la estabas tocando,

pero la procesión iba por dentro. Enhorabuena.

-Muchas gracias.

-¿Tienes un grillo en el bolsillo? -Sí, pero lo saco

cuando no me aplauden.

-Sácalo un poco, por favor. Va a sacar un grillo. Escuchad.

(IMITA EL CANTO DE UN GRILLO)

Eh, estamos ahora mismo en el campo.

(Aplausos y vítores)

Este chico sabe hacer de todo. ¡Cómo lo sabías, Max!

He de decir que a Max le encantan los animales;

por lo menos en este programa siempre los va sacando.

Luis Miguel, saca además de ese grillo,

tu alegato.

¿Qué quieres decir?

Pues agradezco mucho todo lo que me han dicho.

Y yo me atrevo con todo.

¿Qué preferís, jazz al piano o toco sin boquilla?

Toca jazz. Venga, jazz al piano.

Jazz al piano, unos segunditos.

Eduardo, gracias. ¡Guau!

Jazz al piano.

¡Guau!

Un artista de los pies a la cabeza.

Incluido el grillo.

Es muy valiente, muy valiente.

Ay, Judith.

Judith a la de una, Judith a la de dos...

Venga, Judith. Va.

Ocho, otra luz que baja, ocho. ¡Nueve!

¡Nueve luces! También Max. Con el piano...

Luis Miguel se queda con un total de... ¡nueve luces!

Mi nombre es Jimena Eisele,

estudio en Madrid, mi instrumento es el arpa

y nací en Zaragoza en 2004.

Yo nací siempre rodeada de música. Mis padres son músicos;

mi madre cantante, mi padre pianista.

Mi hermano nació después; no lo incluyo.

A los cinco años escuché un cuento musical

protagonizado por instrumentos.

El instrumento más anciano en esa historia

me llamó la atención: el arpa.

Yo le decía a mi madre: "Mamá, quiero tocar el arpa,

porque suena como perlas de cristal en el agua".

Es muy metafórico, pero es lo que dije.

Pues vale.

Soy un poquito ambiciosa con lo de mi carrera

porque querría llegar a estudiar en la Juilliard School

y eso es subirse bastante.

Mi deporte favorito es el patinaje sobre hielo.

Espero que mi paso por este programa sea recordado.

Porque me hizo mucha ilusión cuando vi el anuncio

y más cuando supe que estaba seleccionada.

Espero que se acuerden de mí. Estoy ansiosa por empezar.

(Aplausos y vítores)

Ay, saludando a todo el mundo.

Mi maestra siempre dice que debo hacerlo.

Muy bien que haces.

Oye, te han aplaudido, está muy bien saludar.

Además, están aquí también... ¿Tu papi y tu abuela?

Sí. Qué bien.

¿Te sientes mejor si están ellos?

A mí... (RÍE)

Iba a decir que me es indiferente,

pero no sé si se lo van a tomar a mal.

No, aquí nadie se lo tiene que tomar a mal.

Bueno, estarás deseando saber esa puntuación.

¿Por qué no? Por qué no. Venga, te lo digo.

¡Cuatro puntos! ¡Cuatro luces!

No, no, no está mal, no está mal.

A ver por qué te ha dado esas cuatro luces

nuestro jurado. Eh... Vale.

¿Vale?

Max.

Enhorabuena;

tienes más música dentro que nosotros cuatro juntos.

Es una emoción, como ver a David contra Goliat;

o sea, enfrentarte a ese instrumento.

Si no te he dado más luces es porque me he acordado

de lo que le pasó a Mozart con tu edad, con 13 años,

cuando dirigía "La finta semplice".

No toleraban que Mozart, tan pequeño,

hubiera compuesto una ópera, y lo putearon.

Y fracasó.

Entonces vamos a esperar unos añitos a que crezcas un poco,

no muchos, a lo mejor uno o dos,

y entonces te daremos el empujón a la orquesta.

-Espera, ¿me estás dando una luz simplemente porque soy pequeña?

(TODOS RÍEN) -No, es al revés.

No te doy más para que no te pase lo de Mozart,

y te he dado una luz porque tocas de putísima madre.

Ole. Esas palabras, Max. Esas palabras.

Tú tranqui, que ahora vas a tener un ratito para darle caña.

Albert. Tienes un futuro maravilloso

por delante, como arpista.

Vas a tocar en la sala de conciertos

y en la orquesta que quieras.

Maestro Torrelledó.

España tiene que estar contenta porque nunca en la historia

ha habido tanto talento;

nunca en la historia.

Enhorabuena, tú eres uno de ellos.

Además, de manera sobresaliente, Jimena.

Toma. Pues Jimena...

(Aplausos y vítores)

¿Te apetece decirles algo?

¿Quieres defender un poquito esta actuación?

Sí, a ver, la verdad es que yo, más que venir a por la orquesta,

yo lo que venía era para vivir esta experiencia,

ver cómo era hacer un concurso así, por la televisión;

era una cosa que siempre había soñado

y, ganara o no, lo que quería era ver cómo era, la verdad.

A mí me gusta la orquesta, pero me gusta más tocar sola.

(RÍE)

Un punto más. ¡Cinco puntos!

Cinco luces que se encienden.

Muchas gracias, Jimena. De nada.

Cómo demuestras el carácter que tienes,

que hay que tener mucho carácter

para estar aquí con el arpa y esas 47 cuerdas.

Pues nos quedamos con un total para Jimena de cinco luces.

Y voy a llamar al resto de los participantes,

por favor, que bajen aquí

y nos acompañen en este escenario, junto a Jimena.

Porque ahora llega el momento del desenlace final.

Vamos a saber qué tres participantes

pasan a la segunda fase de "Clásicos y reverentes".

Los tres participantes que pasan a la siguiente fase

son...

¡Sara!

¡Luis Miguel!

¡E Inma!

Mi experiencia con Mario ha sido bastante tranquilizadora.

-Por ese acento, ¿de dónde eres?

-Iba un poco...

A ver si no me sale, a ver; pero...

De Valencia, concretamente de Lliria.

Todo fluía y había bastante "feeling".

-¡Eres del mismo pueblo que yo y no nos conocíamos!

-Entonces... bien.

También recuerdo que me ha dicho

algo acerca de que he llegado justa a una frase.

-Cuando haces el crescendo,

creo que llegas muy justa para terminar la frase.

-Se puede entender de diferentes formas:

llegas justa de respiración, haciendo el crescendo...

-Espera un poco más a hacer el crescendo

para acabar la frase con mucha más... tranquilidad.

-Es decir, ir paso a paso.

(TARAREA LA MELODÍA)

-En un momento dado también he tenido problemas

con algunas de las corcheas.

-Intentamos igualar las semicorcheas.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Sonaban un poco secas y no tenían dirección musical;

como si habláramos como robots.

-Con mucha más dirección.

-"Yo me lla-mo In-ma". Entonces pedía como dirección.

-Eso es. Vamos.

-"Yo me llamo Inma".

-Veo que te sobran aptitudes, facultades...

Sí, tienes mucha energía.

-Vamos.

-Dalo todo, que sé que lo das todo.

Dalo todo -Más aún.

(TARAREA LA MELODÍA)

Las "master class" siempre molan, pero más si el participante

tiene una conexión especial contigo, como le ha pasado a Mario.

Pues sí, mira, hoy hay una conexión muy especial

porque Inma y yo somos del mismo pueblo, de Lliria;

aunque eso no ha quitado que la clase ha transcurrido

como con los otros alumnos.

Ah, no ha habido favoritismos. No, no.

Además, yo tampoco puedo ayudar; hay un jurado que va a decidir.

Pero bueno, está muy bien estar con alguien de tu pueblo

y ver que nuestro pueblo y Valencia

es una fuente inagotable de buenos músicos.

Mucha suerte. -Gracias.

Mucha suerte. Tus compis también te quieren decir algo.

Muchísima suerte. -A por todas, te los vas a comer.

-Qué monos.

(Aplausos y vítores)

Gracias.

Gracias.

¿Te ha dado la risa o vas a llorar? No lo diferencio bien.

¿Qué tal? Me lo he pasado muy bien.

Te ha faltado bailar.

Has bailado un poco, ¿no? Sí, sí.

Decían tus compis: "Jo, toca de miedo, cómo toca".

Bueno... Bueno, muy bien.

No sé, yo... Decir algo... No sé.

Sea lo que sea y a pesar de los errores,

yo me lo he pasado muy bien tocando.

Se te ha notado. No me he notado muy nerviosa.

Y más después con la cara, con la sonrisa.

Maestro Torrelledó.

¿Es la versión que querías hacer?

No sé si es la correcta, pero sí.

No, si no correctas no existen; ya sabes, no existe la verdad.

Siempre se puede mejorar, pero sí. Pero... Vale.

Pues has estado muy solvente, muy solvente, en esta obra.

Gracias. ¿Vale?

Max.

Pues me pones en un membrete, querida Inma,

pues el nivel de los participantes de después es alto...

Y vamos a tener... Hoy va a haber tomate.

Has tocado demasiado bien. Enhorabuena.

No te lo esperabas. No me lo esperaba, no.

Judith.

Además, se te notaba muy tranquila; lo has disfrutado,

que es importante,

que te quedes a gusto contigo misma a la hora de tocar,

porque eso también se trasmite.

Me llevo todo esto y vuestras palabras.

Muchas gracias, de verdad, por esta oportunidad.

Gracias a ti. Ahora nos queda esperar, ¿vale?

Vale.

Pero con tu sonrisa.

Mi experiencia con Raúl ha sido muy interesante.

-Tranquilo, te veo un poco acelerado.

-La verdad es que me ha parecido una clase que trataba

muchos aspectos que no se suelen tratar.

-Toda esa ansiedad y un poco de inseguridad,

con control, todo se maneja mejor.

-Al principio me ha hablado de un do sostenido...

-Ese do sostenido está demasiado débil.

-En el afán de querer ir mirando las cosas al detalle

estaba descuidando el final de frase.

-Sé que está ligado y es final de frase,

pero está un poco débil.

-Nunca hay que dejar de cantar.

(TARAREA LA MELODÍA)

Te voy a enseñar esta partitura y en cinco segundos

quiero que me digas cinco cosas veas.

-El ejercicio de agilidad mental ha sido una experiencia nueva.

-Ya.

Uno. -La mano izquierda del piano.

-Dos. -El poco a poco.

-¿Hay algún fortísimo, algún acento...?

-No sabría decir. -En esta situación quería ponerte.

-Nunca me había parado a pensar

que eso está ahí y tiene su importancia.

-Toda la musicalidad será mejor y la tendrás en tu cabeza.

-Y ha sido una experiencia distinta.

Los clarinetes y Raúl,

que te gustan a ti estas "master class".

Pues sí, mira, hemos hecho un trabajo muy interesante

acerca de un aspecto muy importante para los músicos

como es la ejercitación mental.

Y hemos empatizado muy bien.

Yo por lo menos lo he disfrutado; espero que él también

y que le sirva para la actuación que tiene ahora,

con este reto que es el concierto de Weber;

así que nada, mucha suerte y que te vaya muy bien.

Mírale sonriente.

Claro, normal, tiene aquí a su "family";

los papás y el hermano. ¿Tú tocas algún instrumento?

No. ¿Y eso?

Porque prefiero escuchar al artistazo de la casa.

Pues nada, vamos a mandarle muchos ánimos

y vosotros que sois la "family", decidle lo que queráis. La mamá.

Ánimo y adelante, a disfrutarlo.

A por ello.

(Aplausos y vítores)

Luismi, ¿qué tal? Muy bien.

No te quería cortar tu saludo al público.

Gracias.

Muchas gracias, Eduardo.

Bueno, ¿cómo te ha salido? Bien...

¿Sí? Sí, me lo he pasado bien,

pero como diría el gran Paquito de Rivera,

este instrumento nunca se sabe lo que te depara.

Pero bueno, bien.

Has tenido hasta tiempo de parar y sonreír.

Vamos a ver nuestro jurado

si opina lo mismo. Ramón, por favor, maestro.

Si cuando has tocado la primera obra,

habías aportado esa parte etérea tan maravillosa,

y aquí también la tiene;

pero te has comido todos los acentos.

Yo te invito a que vuelvas a la partitura

porque esto es una mezcla de dolor, pero latente y patente.

Te vas de dentro y te vas afuera.

Etcétera, etcétera. Vuelve a la partitura;

pero el sonido es maravilloso.

Muchas gracias.

Albert.

Nos lo ponéis difícil hoy.

El instrumento, como has dicho, te ha hecho alguna mala jugada;

algún pito en las notas agudas...

Creo que tienes muy bien entendido el concierto,

que la clase con Raúl te ha servido mucho también

y que eres un buen músico.

Lo has demostrado en la primera ronda

y ahora has seguido demostrándolo.

Así que enhorabuena. Siguiendo con lo que dice Ramón,

un poco con esta idea;

pero enhorabuena. Muchas gracias.

Judith.

Lo me más me gusta de ti es que te encuentras a gusto.

Eres un músico que lo disfruta

y un músico que va a vivir de la música,

y eso es muy importante,

poder disfrutar al máximo de tu trabajo

y poder verte tan relajado encima del escenario.

Eso es un placer para el público

y ahora que me toca estar de público, lo disfruto mucho.

Muchas gracias.

Luismi, tenemos que esperar, ¿te parece?

Claro. ¿Sí?

Pues esperamos. Un aplauso para él, para su música y su talento.

Mi experiencia con Yulia ha sido muy enriquecedora.

Es muy interesante que te den otros puntos de vista.

-Partes el arco.

Y es cómo suena.

-Y se me ha hecho un poco corta, pero bien.

-Re tiene que ser más que la.

-En el principio Yulia me ha estado cambiando los arcos.

-Si vas a hacer arco abajo, ¿por qué estás aquí?

-Para que no se cortase la línea.

-¿No quieres probar a empezar arriba

y aguantar todo con las cuatro notas?

-La idea era que hiciera un crescendo,

pero yo lo cortaba y volvía a crecer.

Y no quedaba muy bien.

-Bonito.

-Hinchar la nota es...

-Esta nota no la hinche. -Literalmente hincharla.

-Más sencillo.

-Tocando con Yulia me he sentido muy bien.

-Espera.

-En la clase ha sido muy agradable.

Otros profesores empiezan a machacarte; pero no.

-Así...

Demasiado serio, ¿no?

Tienes dos minutos.

Tócalo...

-Creo que las dos nos sentíamos muy bien.

-Lo más bonito que puede hacer, sencillo, "dolce".

Ahora nos toca el turno de saber cómo ha visto Yulia a Sara,

nuestra participante, en las "master class".

Pues muy bien.

Sara es muy buena violinista y muy buena música.

Vamos, estoy segura de que con su música

llegará a los corazones nuestros y nos hará disfrutar mucho.

Suerte, Sara, lo haces muy bien.

Qué bonito. Estoy con José Luis, con su papi...

Oh, lo que le acaban de decir. Sí, sí.

Bueno, eso me dirás que tú ya lo sabías.

No, no, bueno...

Toca bastante,

le dedica muchísimo trabajo, mucho tiempo.

Hablaban del talento,

pero para el talento tienes que tener mucho trabajo.

El talento se consigue con el trabajo.

Qué bonito.

Mándale, ya después de esto, unos ánimos.

Nada, la garra que tú le sabes echar a las cosas,

échasela. Échasela, Sara, a por ello.

(Aplausos y vítores)

¡Bravo! Sara, ¿qué tal?

Bien. Con tu pie de nuevo así subido,

como una bailarina,

demostrando tu talento, con el violín y sin él.

¿Qué tal esta vez, cómo se has sentido con esta pieza?

Lo que pasa que es muy poco tiempo para...

Poquito, ¿no? Sí, pero bueno...

Vamos a ver a nuestro jurado.

Empezamos con una violinista como tú: Judith.

Has estado espectacular.

El sonido... Esta obra que va tan lentita,

que es tan problemática, de afinación, del arco,

que todo suene bien,

que todo esté particularmente en el sitio adecuado.

La gente no se hace idea

de lo complicado que es tocar un violín;

siempre lo digo, la técnica del arco,

la técnica de la mano izquierda, la digitación, la afinación; todo.

Y escuchar este tema tan tranquilo y tan bien tocado,

y con ese sonido que tienes, para mí es espectacular.

O sea, soy fan tuya.

Gracias.

Don Max.

Brava, Sara. Me has recordado a esa escena de "Amadeus",

cuando Salieri coge las partituras de Mozart

y le parecen tan sublimes que se le caen al suelo

y dice: "Aquello no lo había compuesto un mono de feria".

"Era una música henchida de anhelo".

Me has recordado esa escena; enhorabuena.

-Gracias.

Maestro Torrelledó, por favor.

Eres fantástica. Eres fantástica. Gracias.

Albert Batalla. Te voy a felicitar lo primero

porque has escogido el segundo movimiento,

que no suele ser así, y menos en unas pruebas.

Enhorabuena por escoger el segundo y enhorabuena por tocarlo tan bien.

Es muy difícil tocar un ritmo lento,

cantarlo todo, decirlo todo;

así que enhorabuena, lo tienes todo.

Gracias. Lo tienes todo, Sara. Un aplauso.

Un aplauso para esta artista.

Y voy a pedir que suban mis otros participantes

porque ahora, ya sí que sí, hemos llegado al final,

y, además, el último programa del año.

Aquí tengo a mis participantes.

¿Cómo estáis?

Votaciones, por favor, y luces, que se ilumine este plató...

para Inma.

Luces... Nuestro jurado está muy contento.

Muy bien. Muchas gracias, Inma.

Por favor, jurado,

luces... para Luis Miguel.

Contigo también parece que bajan.

A lo mejor el grillo ahora te daría suerte.

(IMITA EL CANTO DE UN GRILLO)

-Es mortal.

Muy bien, Luis Miguel, gracias.

Luces... para Sara.

Muy bien, Sara.

El participante que pasa a la gran final

de "Clásicos y reverentes", con doce luces,

con pleno,

es...

¡Sara y su violín! Enhorabuena.

(Aplausos y vítores)

Hemos empezado con música, vamos a acabar con música.

Y además, no os podéis perder mañana el tradicional concierto

de Año Nuevo, aquí, en Televisión Española.

¡Feliz 2018!

  • Programa 4

Clásicos y Reverentes - Programa 4

31 dic 2017

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española.

Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2067.

ver más sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 4" ver menos sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 4"
Programas completos (11)

Los últimos 11 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Programa 11 Completo 53:36 31% pasado domingo
    Programa 11 pasado domingo En la primera semifinal de este domingo participarán 7 jóvenes: Jesús Reillo (percusión) David Cano (percusión); Juan Camilo Tronchez (trombón), Jorge Giménez (vio...
  • Programa 10 Completo 58:35 31% 11 feb 2018
    Programa 10 11 feb 2018 Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de...
  • Programa 9 Completo 59:25 31% 04 feb 2018
    Programa 9 04 feb 2018 Cinco aspirantes concursan con una pieza de libre elección para formar parte de la OSYCRTVE. Cuatro jueces elegirán a tres finalistas que preparan su pieza obligatoria ayudados por profesores de la ...
  • Programa 8 Completo 54:26 29% 28 ene 2018
    Programa 8 28 ene 2018 Cinco aspirantes concursan con una pieza de libre elección para formar parte de la OSYCRTVE. Cuatro jueces elegirán a tres finalistas que preparan su pieza obligatoria ayudados por profesores de la ...
  • Programa 7 Completo 57:54 33% 21 ene 2018
    Programa 7 21 ene 2018 Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Los elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores d...
  • Programa 6 Completo 55:32 30% 14 ene 2018
    Programa 6 14 ene 2018 Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2067.
  • Programa 5 Completo 1:03:43 27% 07 ene 2018
    Programa 5 07 ene 2018 Programa concurso que trata de encontar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de ...
  • Programa 4 Completo 58:33 24% 31 dic 2017
    Programa 4 31 dic 2017 Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de...
  • Programa 3 Completo 1:04:24 26% 24 dic 2017
    Programa 3 24 dic 2017 Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte de una Orquesta Sinfónica. Los elegidos interpretarán un concierto junto a los profesore...
  • Programa 2 Completo 57:04 35% 17 dic 2017
    Programa 2 17 dic 2017 Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de...
  • Programa 1 Completo 1:03:09 54% 10 dic 2017
    Programa 1 10 dic 2017 Concurso de talentos en el que participan jóvenes capaces de actuar con la Orquesta Sinfónica RTVE, en un gran concierto en el que se abordará un amplio y variado repertorio, con algunas de l...