Clásicos y Reverentes La 2

Clásicos y Reverentes

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4376498
Para todos los públicos Clásicos y Reverentes - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Esto es "Clásicos y reverentes".

(Aplausos)

Esto es "Clásicos y reverentes".

Me ha parecido que estabas muy metida en la partitura.

En España asociamos la trompeta con la cabra.

Muy plano.

El carácter y la mala leche que se te ve dentro.

Los chicos y las chicas... (RÍE) La sombra.

¡Carlos Tavira, con once luces!

Pasa también a la gran final... ¡Paula Sastre!

(Aplausos y vítores)

Ya hemos conocido a nuestros protagonistas de hoy:

Onofre, Javier, Daniel, Ainara y Daniel.

Y ahora son ellos los que tienen que conocer al superjurado

que tenemos hoy aquí,

que además de ellos depende hoy vuestro futuro.

Con todos nosotros, el maestro Torrelledó.

Albert Batalla.

Judith Mateo; mira qué guapa.

Y Máximo Pradera.

Aquí comienza la primera fase de hoy de "Clásicos y reverentes".

Soy Daniel López.

Vengo de un pueblo de la provincia de Valladolid que se llama Simancas

y empecé a tocar el fagot a los ocho años de edad

por influencia de mi madre, que es profesora de piano.

Ella intentó enseñarme el piano a los cinco o seis años,

pero no tuvo éxito.

Elegí el fagot, lo probé

y me encantó cómo es el instrumento,

y a los pocos meses ya vi que estábamos hechos

el uno para el otro, como quien dice.

Yo ahora, si me quitas mi fagot, no sabría qué hacer.

Probablemente buscar otro.

A quien hay que bajarle el brillo es a él.

-Sí, ¿no?

-Un día en mi vida suelo empezar a tocar a las ocho de la mañana.

En las horas de estudio hago descansos,

porque llega un momento en el que el cerebro se satura

y no da para más.

Me gusta escuchar el programa de Radio Clásica

de Martín Llade, "Sinfonía de la mañana".

También soy aficionado a las series,

me gusta ver películas los fines de semana...

Me gustan las series de anime japonés.

Me encantaría poder llegar a la final

y tocar con la orquesta de RTVE,

porque es una de las grandes orquestas sinfónicas profesionales

de España

y sería un gran paso en mi carrera.

(Aplausos y vítores)

Muy bien, Daniel. ¿Qué tal?

Bien, bien. ¿Sí?

Vamos a ver la puntuación;

las luces que se han bajado con Daniel.

Han sido... ¡seis luces!

(Aplausos y vítores)

Seis luces. Las impresiones de nuestro jurado.

Empezamos con el maestro Torrelledó.

Sí, facultades tienes.

Se nota que es una obra que has tocado muchas veces

y eso tiene muchas bondades, pero también muchos problemas

y es que hay cosas por las que ya pasas...

de una forma un tanto chapucera.

Y lo sabes perfectamente. Sí.

Tienes que volver a la partitura y esto es importante.

Y después, yo seguiría insistiendo en la planificación dinámica,

desde dos pes hasta dos efes; encima dos efes con acento.

Albert.

Me ha gustado mucho tu actitud en el escenario.

Gracias. Has empezado el misterioso

mirando de reojo.

Eso ya quiere decir que va a ser misterioso.

La técnica es buena.

Sí es verdad lo que dice Ramón, hay que repasar algunos pasajes;

pero eres un musicazo; tienes mucha técnica

y me ha gustado muchísimo tu actuación.

Max.

Señor López, es usted un pedazo de intérprete.

Creo que la actitud la tienes, como ha dicho Albert,

y yo te he dado dos luces y quizá te dé una tercera

porque me ha gustado; he notado que hay una historia.

-Sí. -La obra se llama "El borracho".

-Sí. -No sé qué peripecias le has hecho

hacer al borracho, pero yo las he visto.

Muy bien. Beber no ha bebido, eh. No.

Lo veo aquí... muy sobrio.

Es lo difícil, hacer esta obra sin beber.

Es difícil, ¿no? Sí.

Pues esta obra la estudié y la trabajé

porque mi maestro de fagot, Juan Sapiña,

coincidió que el compositor, Vincenzo Menghini,

había sido su maestro.

Y está jubilado y vive en Gijón;

entonces me pillaba bastante a mano.

Entonces decidí trabajar la obra con mi profesor

y en verano me fui a Gijón a dar clases con el compositor,

que me explicó los adentros de la obra,

y porque me sentía bastante cómodo con esta obra, con ese movimiento,

y porque creo que puede demostrar

todo lo que soy capaz de hacer en el escenario.

-Pues mira, hablas muy bien, ha habido un esfuerzo

de documentación y profundización en la obra

al entrevistarte con Menghini,

y para compensar la racanería de Ramón, que no suelta una luz...

(RÍE) Ni aunque le torturen.

La va a soltar Max. Muy bien, ¡siete luces!

¡Ocho! Ocho.

Ocho, Ramón, nada de rácano. Nada de rácano, ha habido ahí...

Has logrado un pique entre nuestro jurado, eh,

con tu maestría.

¡Daniel se queda con ocho luces! Muchas gracias.

-Me llamo Ainara Martín, tengo 19 años

y soy de un pueblo de Cádiz: el Puerto de Santa María.

Este pueblo tiene muy buen clima;

se vive muy bien, la playa también está muy bien,

está al sur de España.

Y la particularidad de mi pueblo es el vino Osborne.

Llevo tocando la flauta desde los ocho años.

Mi madre también toca la flauta travesera

y mi hermano, que tiene un año menos que yo,

toca la viola. Está conmigo en el conservatorio.

Mis amigos también son todos músicos;

por eso no tengo ningún problema.

Aparte de la música, me gusta mucho ver series,

películas, leer libros y jugar a videojuegos.

No sé qué más.

Por el paso de este programa,

espero tocar con la orquesta de RTVE;

aunque sé que es difícil, pero habrá que intentarlo.

(Aplausos y vítores)

Muy bien, Ainara. ¿Cómo te has sentido?

Cómoda, pero algo nerviosa.

Nerviosilla, ¿no? Sí.

Bueno, es imposible no estar nerviosa

en un escenario así con nuestro público y el jurado.

Deseando saber las luces que tienes ahí detrás encendidas,

¿no? Sí.

¿Crees que son muchas? No lo sé.

¡Cinco luces! Cinco luces para Ainara por ahora.

Cinco luces por ahora.

Veamos las impresiones que ha tenido nuestro jurado,

que es el que decide.

Albert Batalla, por favor.

Ainara, mira, me ha faltado en esta obra el expresivo,

que tienes al inicio,

porque es una obra perfecta y muy expresiva para jugar con ella

y no he visto ningún cambio de dinámica;

ningún crescendo ni diminuendo... Y es lo único que me ha faltado.

Tienes un sonido bonito, pero estaba todo muy plano,

muy aburrido, sin jugar con la obra.

Vale. ¿Maestro Torrelledó?

Ainara, una cosa es el volumen y otra cosa es la intensidad.

Y tú ves un pe al principio, un piano al principio,

y ya te pones ahí esa venda y lanzas toda la frase.

Cada nota... es un mundo.

Max. Ainara, el sonido bonito,

estás en principio bien plantada en el escenario;

quizá demasiado rígida.

Yo he visto que los "coachs" de nuestro programa

a veces aconsejan

a los instrumentistas que están un poco rígidos

tocar la melodía paseando; yo te lo recomendaría.

Y luego, le falta magia. Es un nocturno,

estás paseando por el bosque, eres una ninfa...

Y tienes que introducir un poco de magia en la melodía.

Desde el principio, desde el piano que comentaba Ramón.

Empiezas en piano como si la nota,

como si el sonido lo trajera el viento...

No estás en el bosque.

Métete en el bosque y guíanos por el bosque.

¿Qué te parece? Eh, bueno...

Te apetece decirles algo, ¿no? Bueno, vale.

No te quedes con las ganas.

Vamos a por más luces; las luces del bosque.

Bueno, sé que he estado nerviosa y por eso tal vez no he expresado

todo lo que quería expresar en realidad.

Lo de moverse o no,

creo que no tiene nada que ver con querer expresar algo.

O sea, sí ayuda a que expreses algo,

pero no es todo lo que importa.

-Un autor decía que todo músico,

aunque cantara como el peor cantante que te puedas imaginar,

tenía que ser capaz de cantar la melodía.

Estoy dispuesto a darte una luz más

si nos cantas la melodía, sin flauta.

-Bueno, puedo intentarlo. ¿Pero sin piano o con piano?

Es una atrevida. Como quieras.

-¿Con piano? -Libertad absoluta.

Yo solo digo que se atreve; eso ya es merecedor...

Lo voy a intentar.

Con piano, sí, mejor; para afinar también.

(TARAREA LA MELODÍA)

¡Una luz que baja más!

(Aplausos y vítores)

¡Seis luces!

Muchas gracias.

Yo soy Javier Navas. Volvemos a empezar. Empiezo, ¿vale?

¿Y luego qué digo?

Mi nombre es Javi Navas. Mi nombre es Javi Navas

y vengo de un pequeño pueblo llamado Onil,

en Alicante, y soy violinista, como podéis ver.

A mi abuelo le gustaba mucho la zarzuela

y le gustaba mucho lo que es el teatro...

Y mi prima Mari toca la guitarra.

Una de mis aficiones es la naturaleza

y me encanta pasear por el campo y respirar.

El violín me transmite también eso.

Mi compositor preferido es Beethoven, todas las sinfonías.

He tenido la suerte de tocar la segunda, la tercera,

la cuarta, la quinta, la sexta, la séptima dos veces, la octava...

Y lo tiene todo Beethoven.

Tiene el origen clásico, el paso al romanticismo,

es revolucionario...

¡Lo tiene todo Beethoven!

(Aplausos y vítores)

Hola. Qué concentración tenías, Javier.

¿Te has sentido bien? Bueno...

Bueno, está ahí... No te me vayas ahí.

¿Luces que han iluminado el plató con Javier?

Ya lo mira él... Cuatro luces.

(Aplausos y vítores)

Cuatro por ahora, eh. ¿Vale?

Vamos a ver las impresiones de nuestro jurado

y vamos a empezar por ese guía turístico del que hablabas antes...

Max.

Te he dado una luz porque has tocado sin partitura,

lo que me parece espléndido en la obra de libre elección;

pero no te doy más,

ni creo que me convenzas en tu alegato final,

porque creo que no sabes

dónde están los puntos de tensión y de relajación en la obra.

Cuando llegas al punto... En toda obra, sea cual sea,

hay un punto donde la tensión ya se hace insoportable,

y nos debes hacer sufrir y marcarnos que ese es el punto

donde la tensión va a explotar, y liberarnos.

Daba la impresión de que no sabías

dónde estaban esos puntos de tensión.

Judith.

Yo creo que está tan nervioso que se le han olvidado

todos esos puntos. O sea, yo notaba sufrimiento...

Me estaba poniendo en ti

y diciendo: "Es que no está disfrutando la obra".

No he disfrutado por una razón muy obvia

y tú que eres violinista lo sabes.

Hace media hora he puesto una cuerda nueva.

Oh, vale. O sea, que estabas ahí...

Y se está estirando... Te voy a cortar, perdona,

porque luego esto te puede servir para conseguir algunas luces más.

Vamos a escuchar todas las impresiones.

Albert.

También soy violinista y no te he podido dar ni una luz.

Ahora que sé lo de la cuerda, que luego nos contarás...

Pero aparte de que no había tensión ni fraseo en esta obra,

la afinación ha sido casi en cada nota...

Es que estaba... Ya.

Y por eso no he podido darte ninguna luz.

Imagino que los nervios han ayudado,

pero la vida del músico es esta, subir a un escenario y jugársela,

y darlo todo. Se la ha jugado.

Torrelledó.

Qué desencuentro tienes entre el músico que llevas dentro

y lo que has hecho.

Qué desencuentro, tío. Ya lo creo.

A partir de ahí, podemos hablar de música

y de todo lo que queramos hablar.

Me encantaría volverte a dar otra oportunidad y que tocases,

sin excusas;

pero ya no hay otra oportunidad. Esto es lo que tiene la música,

vive en el tiempo.

Vamos a ver si logra convenceros

y camelar un poquito para algunas luces más.

Javier, es tu turno.

Maestro, sé que no hay segundas oportunidades,

pero yo creo que en parte puede ser Paganini que ha venido

y ya conocemos la anécdota

de cuando se le partieron las cuerdas en el escenario.

Tocaba con una. Sí.

Y a mí es justo lo que me ha pasado hoy.

Pero tenías cuatro; tenías tres más.

Sí. Paganini tenía una.

Ya, pero yo no soy Paganini, maestro.

No veo movimiento, nos quedamos así...

¡Cinco luces! Muchas gracias, Judith.

Ella es violinista

y sabe lo duro que es estar aquí, y con una cuerda recién puesta.

Javier se queda con cinco luces.

Me llamo Daniel Rodríguez,

vengo de Quart de Poblet, un pueblo de Valencia.

Toco el trombón desde los cinco o seis años

porque en mi pueblo es una tradición muy importante

apuntarse a la banda de música desde pequeño.

Mi grupo de amigos somos un grupo que tocamos por la calle,

amenizando a la gente.

Espero llegar lejos y poder ser un profesional;

llegar a solista de alguna orquesta importante

y tener un nombre reconocido en la música.

Aparte de la música, me gusta mucho practicar deporte.

Voy al gimnasio todos los días,

me gusta mucho el fútbol, el baloncesto; cualquier deporte.

La barba surgió porque hice una apuesta

de dejarme barba. Y hace tres años que la llevo.

No tiene nada que ver con los hipster.

Creo que me da personalidad y carácter.

De mi paso por este programa

espero llegar a lo más alto posible.

Sé que es muy complicado, pero lo vamos a intentar.

¿Ya?

(Aplausos y vítores)

Muy bien. Muy bien, Daniel, con esa pieza de libre elección.

¿Cómo te has sentido? Bien, estaba muy cómodo

y muy a gusto. Qué bien.

Un poco nervioso, pero... Un poquito, pero es normal.

¿Quieres saber las luces que se han encendido a tu paso?

Sí. ¿Crees que son muchas?

Bueno, no sé...

No lo quiero saber.

Yo te lo voy a decir. ¡Cinco luces para Daniel!

(Aplausos y vítores)

Está bien, ¿no? Está bien, está bien.

Vamos a ver las impresiones que ha tenido nuestro jurado.

Vamos a empezar por nuestra chica, nuestra violinista, Judith.

¿Estabas muy nervioso?

Un poco bastante nervioso. Tenía un poco la boca seca...

Porque se te ha notado muchísimo al principio

y era como: "Dios, Dios".

Con lo triste que era el tema, y lo íntimo y personal,

yo me quedaba como:

"¿Sacarás lo que llevas dentro, te dará tiempo?".

Y ha llegado el trocito del piano

y a mí me ha pillado como "sí, pero no".

¿Sabes lo que quiero decir?

Pensando que estabas más nervioso de lo que querías transmitir.

Sí, estaba bastante nervioso.

Máximo.

A ver, Daniel, ¿tú qué pensarías de un guía turístico

que, con el grupo formado ya, fuera diciendo:

"La catedral de Burgos es un templo catedralicio

de origen católico, situado en...",

y que fuera leyendo todo lo que le está contando

a la gente a la que está guiando?

Una obra de música es lo mismo.

Tú eres nuestro guía;

no puedes tener un papelajo para guiarnos a través de la obra.

Te la sabes de abajo a arriba, eso para empezar;

fuera la partitura.

La segunda cosa; pone... "expresivo y vibrato".

Yo no he escuchado ni lo expresivo ni el vibrato

porque estabas cagado.

-Ya.

Albert Batalla, por favor.

Estoy con Max, que en la primera obra

que escogéis vosotros mismos, debéis ir sin partitura,

para demostrarlo todo y salir del papel.

Pero sí que se te notaba esta expresividad que tenías dentro

y por eso te he dado dos luces. Gracias.

Cinco luces, Daniel, que podemos subir...

unas cuantas más; cuantas más mejor.

Te los dejo para ti solito. Diles lo que quieras.

Los nervios me han pasado factura,

pero creo que si pasara a la siguiente fase,

lo podría hacer mucho mejor; estaría más relajado.

Tendría que haber hecho más cosas y todo eso, pero bueno...

Así parece que se queda todo.

Pues nos vamos a quedar con estas luces.

Daniel se queda con cinco luces.

(Aplausos y vítores)

Me llamo Onofre Casades, tengo 24 años

y soy de Quart de Poblet,

un pueblo que está a lado de Valencia capital;

tierra de las fallas y la paella.

Yo no quería hacer música de pequeño;

en mi casa mis padres me obligaron.

Empecé con el arpa a los ocho años. Empecé con el violín a los seis,

pero sonaba a gato, al menos para mí,

y tenía que estudiar de pie y entonces no me convencía.

Mi hermana tocaba el arpa, no sonaba mal y dije:

"Pues el arpa".

Un día normal en mi vida... "Normal" suena un poco...

Puede incluir fácilmente entre tres y cinco horas de arpa.

Hay días que simplemente no te apetece estudiar.

Me pongo a tocar jazz o investigo algo de música antigua.

Me apunté al programa porque yo me apunto a un bombardeo.

Vi el cartel y dije: "Pues voy".

¿Qué espero? Pues ver cómo se hace un concurso de la tele

y luego, si consigo llegar a la final

y pasar y tocar con la orquesta de RTVE,

pues sería genial; sería una experiencia increíble.

(Aplausos y vítores)

Saluda, saluda.

Onofre, muy bien.

Puntuación.

¿Cuántas luces, crees que se han podido encender?

Ni idea. Ni idea...

¡Seis luces para Onofre!

(Aplausos y vítores)

Está bien, ¿no?

Vamos a ver las impresiones.

Judith.

Me pareces un tío superinteresante, que además tocas jazz con el arpa.

Me encantaría escuchar jazz con el arpa.

Y ver un instrumento tan delicado y tan bonito,

y ver a un chico tocando un instrumento

que siempre parece que es más de chicas,

y que pasaste por el violín hasta que te decidiste por el arpa;

me parece encantador y maravilloso verte con tal instrumento.

Gracias. Max.

A ver, yo creo que está cajita de música

y esto no es una cajita de música.

Onofre, es un concierto grave.

Es como esas imitaciones que hacía Bach

de los conciertos barrocos,

que la izquierda era un poco el pizzicato

y la mano derecha era el violín;

te falta majestuosidad, te falta empaque...

Lo has reducido todo a...

No voy a decir una broma, pero a algo muy pequeño,

y Scarlatti no se merecía algo tan pequeño.

Maestro Torrelledó.

Sí, esa mano izquierda, esa mano izquierda.

Esto es mucho más solemne.

(TARAREA LA MELODÍA)

Y dabas la impresión de que no te lo creías

y querías pasar rápidamente por ello

para llegar al allegro, y ahí querías demostrar...

(TARAREA LA MELODÍA)

No, era mucho más interesante lo anterior.

Esos bajos tienen que ser realmente consistentes.

Es toda la armadura de toda la armonía

y es el que hace discurrir la música.

Regodéate.

Has corrido, no te lo has creído.

Onofre, una sonrisa en la cara

y gánate al jurado. Vamos a por unas luces.

Bueno, con respecto a lo de la mano izquierda

y el carácter más solemne, estoy completamente de acuerdo;

yo mismo lo he notado.

También es verdad

que ese es el problema que tenemos los arpistas

y es que generalmente no podemos probar el instrumento.

Quiero decir, es una cosa

que tenemos los arpistas por desgracia...

Y bueno, estoy de acuerdo con eso;

pero claro, son cosas con las que me tengo que ver.

¿Puedo preguntar?

¿Nunca te puedes llevar el instrumento tuyo?

No, generalmente no.

Pues yo te voy a dar otra. ¡Pues siete luces para Onofre!

Claro, es que llevar un arpa no es como una flauta...

Esto en un bolsillo seguro que no cabe.

Estoy esperando a que los chinos las hagan portátiles.

Los chinos, ¿no? (RÍE) Algún día.

Algún día; estaremos ahí para verlo.

Onofre, ¡siete luces!

(Aplausos y vítores)

Hemos llegado ya al final de esta primera fase.

Voy a llamar a los participantes.

Por favor, que vengan los protagonistas de hoy

para saber qué tres de ellos pasan.

(Aplausos y vítores)

Aquí estamos todos ya.

Con una sonrisa os quiero ver.

Y los tres participantes

que pasan a la segunda fase de "Clásicos y reverentes"

son...

¡Ainara!

(Aplausos y vítores)

¡Daniel López!

(Aplausos y vítores)

¡Y Onofre!

(Aplausos y vítores)

Bueno, chicos, algunos, ya sabéis, que tienen que pasar...

La experiencia con Yulia ha sido bastante interesante.

-Dale sentido. Dale más sentido a estas notitas pequeñas.

-Es una persona muy agradable y cercana.

-¿Qué te parecen estos primeros cuatro compases?

-Al principio me estaba explicando que tenía que ser fortísimo.

-Es como presentación de la obra, de ti mismo:

"Aquí estoy yo".

-Es más que nada porque es la introducción.

-Entonces tócala como una introducción.

Fortísimo, majestuoso...

Todo más grande.

(TARAREA LA MELODÍA) ¿Vale?

Se pierde la melodía. Se pierde la melodía.

-Me pasa a veces.

-Se pierde la melodía.

-Es un problema de articulación

y no estar tan pendiente de mantener el bajo,

sino del equilibrio correcto de todas las voces.

-No oigo primer re.

No, más... Tiene que sonar más re.

-El re, el re.

-El re se pierde. Se pierde re.

-Cuando llegaba arriba, no se oía bastante.

-Esto suena como si no te importara nada.

Más sentido en cada nota.

(TARAREA LA MELODÍA)

Intenta, por favor, hacer lo que te digo.

-Estoy contento de la experiencia.

-Ahora.

-Y yo creo que me va a servir para la siguiente fase.

Yulia, ¿qué tal han ido esas clases con Onofre?

Pues creo que muy bien. Le vi con ganas de aprender,

con ganas de mejorar; hemos trabajado varios aspectos,

como el fraseo y la expresividad;

la expresividad no solo musical, sino corporal,

que es donde creo que tiene un camino por hacer Onofre

y, cuando consiga cambios en este campo, tocará mucho mejor.

Te deseo una buena actuación.

Mucha suerte.

Muy bien. ¿Sus compis quieren desearle suerte también?

Sí, mucho ánimo. -Mucha suerte.

A por ello.

(Aplausos y vítores)

¿Qué tal?

¿Has logrado expresarte como tú querías?

No mucho. ¿No mucho?

¿Te has quedado cortado aún? Ay, es que es muy tímido.

Por favor, vamos a ver qué opina nuestro jurado.

Albert.

Onofre, tengo que decirte que has hecho un poco más de música,

de expresividad, que en la primera fase;

pero aún te falta. Como decía Yulia, es un aspecto

que tienes que trabajar; pero se ve que lo intentas.

Técnicamente tocas el instrumento, no tienes errores;

así que te animo a seguir trabajando este campo

de la expresividad interna que tú puedas sacar.

Gracias.

Maestro Torrelledó.

Es que ese instrumento es muy complicado. ¿A que sí?

Muy complicado.

Mi enhorabuena por haberte dedicado a ello.

Y muchas más cosas.

Pero tú no puedes afrontar el Zortzico como lo has hecho.

Tiene que saber distinguir... El Zortzico es tan rítmico;

pero es encima fortísimo.

Tienes que distinguir toda esta introducción con...

(TARAREA LA MELODÍA)

Ahí te puedes poner ya un poco más lírico;

pero al principio tienes que arrancar,

y ahí te descubre toda la cuestión técnica;

todas las carencias técnicas.

Es muy complicado.

Max.

Ha estado muy bonito, Onofre,

pero estoy con Ramón en que tienes que distinguir más

la parte del Zortzico inicial,

en compás... de amalgama, que dicen, ¿no?

Un compás rítmico y raro en la música.

Ahí estás en el País Vasco;

luego cruzas la frontera y te vas a Francia.

Los arpegios estos es ya el mundo francés, ¿sabes?

Los compositores españoles y los franceses

estaban continuamente influyendo.

A Francia le interesaba España y a España la música francesa.

Pues si no marcas el rítmico que te dice Ramón,

luego la parte que sigue no resulta tan contrastante.

Yo la marcaría más.

Judith. ¡Pues a mí se me ha hecho corto!

Me ha encantado; lo he disfrutado

desde el principio hasta donde te han dejado tocar.

Yo quería más, quería descubrir más cómo es el arpa

y para mí tocas como una maravilla.

Vamos, que yo me iba a tu casa a vivir contigo.

Qué bien, Judith, muchas gracias.

Nos queda esperar un ratillo, ¿te parece?

Sí. ¿Sí? Pues esperamos.

(Aplausos y vítores)

La clase con Raúl ha sido bastante interesante

porque, aparte de todo el tema musical,

también me ha intentado enseñar la puesta en escena.

-Piano.

Te he visto en la primera prueba

y me ha faltado de ti un poco más

esa grandiosidad que debe tener un músico en el escenario.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Perdón.

-A veces mirabas aquí, a veces mirabas aquí...

Y eso, en el significado musical,

yo no sabía muy bien qué querías decirme.

Está bien que utilices la mirada y puedes jugar con eso,

pero siempre que esa mirada vaya unida a un significado musical.

¿Tú quieres mirar aquí por algo? ¿O aquí por algo?

El sonido tiene que verse identificado con tu mirada.

-Lo que ha dicho Raúl de ejercitación mental...

-No se trata de hacer las cosas bien ahora,

sino siempre trabajar con técnica y ejercitación mental

de cara a un futuro.

-Es porque sin el instrumento tenemos que estudiar el terreno,

prepararnos para actuar, intentar no ponernos nerviosos...

-Necesito que todavía te relajes un poco más.

Cálmate. Escucha bien el piano y relájate.

-Para que no me ponga nerviosa y comunique más.

-Calma. Calma. Calma.

Y, y, y...

Necesito que en el principio te sientas más poderosa.

-Cuando me ha dicho que sea más poderosa,

me he sentido... más poderosa.

(TARAREA LA MELODÍA)

¿Cómo han ido las clases, Raúl, con Ainara?

Muy bien, creo que es una chica todavía muy joven,

y se va a enfrentar a un "miura",

dentro de lo que son los conciertos para flauta;

así que es muy valiente por afrontar el reto,

por estar en este programa

y por tener la pasión que tiene para la música.

Le deseo todo lo mejor

y estoy seguro de que lo va a hacer muy bien.

Qué bonito, de tu profe.

Onofre, ¿algún consejo, ya que tú has sido el primero?

Que respire y que sonría.

-Pero no mientras toda la flauta. No, mientras toca no.

Dale, Ainara.

(Aplausos y vítores)

Saluda, saluda.

Qué bien, qué gritos de ánimo. Al público le has conquistado.

Vamos a ver si has conquistado también al jurado.

Max.

Ainara, me ha gustado,

pero ten en cuenta que este concierto...

es de un segunda fila.

Tiene muy poquita música dentro, es pura pirotecnia flautística.

Y tienes que buscar, cavar más hondo.

Cuanto menos música y más pirotecnia tiene un concierto

más hondo debes cavar para encontrar momentos de emoción.

No me parece que lo hayas hecho;

creo que te has limitado a ejecutarlo

y no te has devanado los sesos

para encontrar momentos emocionantes,

en una escritura que es eso, puro virtuosismo y pirotecnia.

Judith.

Pues yo me lo he pasado muy bien.

Me ha encantado el sonido que le sacas a la flauta;

esas escalas para arriba y para abajo, con la pirotecnia.

Yo he visto los fuegos artificiales y todo. He dicho: "¡Fiesta!".

Me ha gustado mucho. Gracias.

Maestro.

De verdad, tocar en la orquesta de RTVE es muy complicado.

Estamos hablando de una orquesta profesional de primer orden

y te deseo que sigas trabajando.

Gracias. Gracias.

Es complicado, pero aquí estás para intentarlo.

Una valiente como tus compañeros.

Ainara, vamos a esperar a ver qué pasa, ¿vale?

Vale. Un aplauso.

Pues mi clase con Mario ha sido muy agradable

porque es una persona muy simpática y cercana.

Y luego, aparte, el concierto de Mozart de fagot,

el primer movimiento...

-Lo compuso con 18 años.

-Me ha sorprendido es saber que en un principio Mozart

compuso tres conciertos para fagot, pero...

-Creo que se quemaron los otros dos.

¡Eso está bien!

-Cuando Mario me ha dicho de igualar las dos primeras notas...

-A veces la primera es larga y a veces es corta.

Deben ser las dos iguales.

-A veces lo hacía de una manera, otras veces de otra...

(TARAREA LA MELODÍA)

-Con la articulación y la duración de las notas...

-No confundamos la articulación con la duración de las notas.

-A veces me pasa; supongo que no seré el único.

-La articulación puede ser un poco más corta y más clara,

pero la duración se nos va un poco, es demasiado...

-Como si nos comiéramos una parte de esa nota.

-No la hagas tan corta, no recortes tanto.

Seguimos.

Tienes una gran técnica, el fagot suena muy bien;

sangre fría y a hacerlo como lo haces.

Mario, el profe de nuestro participante Daniel

en las "master class". ¿Cómo le has visto?

Pues muy bien.

Daniel es uno de esos casos que te hace la vida muy fácil.

Lo tiene todo muy claro, tiene gran madurez...

Y vais a verlo.

Va a tocar un concierto con muchas notas, muy complicado,

y lo va a resolver fantásticamente. Ahora lo veréis.

Ahora veremos.

Sus compis me han dicho que insistían en el mismo consejo.

(AMBOS) Que siga respirando.

A respirar, Dani.

(Aplausos y vítores)

Muy bien, qué sonido más espectacular.

A ver qué opina... ¿Te has sentido cómodo?

Sí. Vale, un sí contundente.

A ver si es igual de contundente, para bien, nuestro jurado.

Empezamos con Ramón Torrelledó.

Enhorabuena; has tenido la parte más complicada

y cómo la has solucionado, eh.

Estás contento, ¿eh? Se te ve.

Enhorabuena, de verdad. Gracias.

Gracias. Gracias. Albert.

Lo mismo, enhorabuena. Eres un musicazo,

había muchas notas que tocar, las has dicho todas;

alguna vez sí que te precipitabas un poquito, como te decía Mario;

pero tienes un futuro prometedor. Muchas gracias.

Judith. Yo también estoy encantada contigo;

me veía recogiendo florecillas por el campo, de flor en flor;

así que me has encantado.

Muchas gracias.

Max. Daniel, enhorabuena.

Daniel el Travieso te vamos a poner,

porque siempre hay una cara de coña subyacente

en todas tus interpretaciones, que me encanta.

Yo creo que lo tienes.

Una cosa; la nota esa supergrave;

creo que es un do. -Un do, sí.

-Eso no lo puedes tocar de cualquier manera,

debe sonar como el pedo de un hipopótamo.

(GRAVE) Do. ¿Sabes?

Porque para eso lo ha puesto ahí Mozart.

No te importe que suene cómico.

Pero está muy bien.

Muchas gracias, jurado.

Y ahora te va a tocar esperar, pero muy poquito,

porque vamos a llamar a los otros participantes.

Por favor, que vengan aquí,

porque hemos llegado al final del programa.

Pasad por aquí, por favor.

Mirad qué sonrientes vienen.

Votaciones y luces para Onofre y su arpa.

Un pasito; ahí, que te vean.

A ver que mire yo...

Muy bien, muchas gracias, Onofre.

Ahí lo dejamos.

Luces, por favor, para Ainara.

Yo veo una por ahí...

Muy bien, muchas gracias, Ainara. Recupera puesto.

Luces, por favor, para Daniel.

¡Por Dios!

(Aplausos y vítores)

Por favor, público.

Y el participante que pasa, con doce luces;

doce luces, chicos, es pleno,

es... ¡Daniel López!

(Aplausos y vítores)

Increíble, doce luces. ¡Guau!

Muchas gracias.

Muchas gracias.

Muchas gracias a todos.

Un día más hemos hecho pleno en "Clásicos y reverentes",

que es muy difícil; hay que tener un nivelazo

para hacer que nuestro jurado encienda las doce luces de ahí.

Pero se ha logrado,

aquí, en el programa "Clásicos y reverentes";

el programa que todo el mundo debería ver.

Yo estoy contento de la experiencia.

-Nunca había experimentado esta sensación

de estar con público y a la vez con cámaras, en plató.

-O sea, yo tocaba y valoraban solamente lo que tocaba,

como una prueba de orquesta profesional.

-He visto cómo se hace un programa.

-Detrás de las cámaras básicamente.

-Intentar no ponerme nerviosa. -Arropándonos a los concursantes.

-Lo que no se ve cuando estás sentado en el sofá de casa.

-En un plató, delante de las cámaras...

es otra cosa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

Clásicos y Reverentes - Programa 2

17 dic 2017

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española.

Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2067.

ver más sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 2" ver menos sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 2"
Programas completos (17)

Los últimos 17 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. ALFONSO LOPEZ CASTE

    Me encarta el programa, entre otras cosas, porque es el único concurso de música clásica en la actualidad. Es una pena que no se emita en una franja horaria de mayor audiencia, incluso estaría mejor dar el salto a la 1ª Cadena, por qué no? Si tuviera además el formato de OT, en este caso se podría llamar "academia orquestal" según el modelo aleman, estaríamos creando una cantera para la propia Orquesta y Coro de RTVE, y aficionar a los tele-espectadores de todas las edades, especialmente a los jóvenes, a la gran música, y mostrar que esto puede ser una profesión. En Alemania lleva funcionando más de 100 años y es el pais europeo con mayor número de orquestas de primer nivel, entre las que se encuentran en sus filas un número importante de jóvenes músicos españoles.

    09 feb 2018