www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4395446
Para todos los públicos Cine en TVE - Incidencias - ver ahora
Transcripción completa

Tren con destino Madrid, Puerta de Atocha,

se encuentra estacionado en vía 11.

Vía 11.

La verdad es que no sé qué ha podido ocurrir.

Estaba ahí en el urinario, he llamado al perro y no ha acudido.

No se preocupe, que ahora vienen unos compañeros míos

con el coche patrulla y le acompañamos a casa, ¿vale?

Muy bien, mi cuñado también es policía.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-Salúdele de mi parte. -Claro, ¿cómo se llama usted?

¿Oiga?

¿Oiga?

¡Oiga!

Pasajeros para Madrid, colóquense todos en línea recta,

por favor, y con los billetes en mano.

Gracias.

A la orden de ya pueden ir pasando.

¡Ya!

Buenas tardes, señorita.

Hala, ya está, ¿eh?

-Muy buen viaje. -Muchas gracias.

Mira lo que dice aquí, chuchi.

Las mujeres embarazadas provocan mucho más placer

a sus parejas debido a las diferentes dimensiones

de la cavidad uterina.

Va a ser que sí, porque anoche...

Muy buen viaje.

Gracias.

Buenas tardes.

Muy buenas. Los billetes, por favor.

Los billetes, José María.

Ah.

Los billetes, por favor.

Ay, cómo está la juventud, madre mía.

Aquí tenéis, buen viaje.

Aquí os dejo con esta señorita.

(HABLA EN CATALÁN)

Pues va a ser que no porque no subo al tren.

Su billete, por favor.

Cuánta gente sola en el mundo, ¿verdad?

Ya somos 7 000 000 000 000 de habitantes en el planeta.

Qué barbaridad. Y estamos más conectados que nunca.

Yo desde que mi marido se fue de casa, no me conecto con nadie

y estoy tan ricamente. Mira.

Ay, perdone, con el vaso no puede usted entrar.

Hala, se acabó.

Que paséis todos un fin de año de mierda.

¡Caballero! ¡Caballero!

¡Caballero!

Bueno.

Vamos a por el último del año, ¿eh, cariño?

(MEGAFONÍA) Bienvenidos a este tren con destino Madrid, Puerta de Atocha.

Este tren no efectuará paradas en su recorrido.

¿Vamos en hora?

Con diez de retraso.

Pero al final llegamos, tú tranquila.

Perfecto.

¿Todo bien?

Sí, perfecto, perfecto.

Hola.

¿Está abierta la cafetería?

Sí, buenos días.

¿Qué desea?

Buen viaje.

Un güisqui.

Doble.

(MEGAFONÍA) En la programación de hoy les ofreceremos

la película "Sin wifi no hay paraíso".

Les desea un viaje con final feliz.

(SE ACLARA LA VOZ)

31 de diciembre.

Servicio 896.

Hora de inicio del servicio: 16:25.

La unidad cierra la 114006.

Prueba de freno: OK,

astra digital IRTMS en servicio,

coche cuatro sin servicio por avería en la calefacción.

Claro que recuerdo ese viaje.

No siempre se te muere un pasajero a bordo.

Bueno, sí, luego está lo del muerto.

Tu mujer te va a montar un pollo por llegar tarde, José María.

¿Estás seguro de que quieres pasar por la sede

antes de ir a casa? Seguro, Nuria. Ya te lo he dicho.

Mira que puedo acercarme yo y dejar lo que sea.

Le dije a Campos que me pasaría yo personalmente.

Mi mujer tendrá que asumir

que el tren puede llegar diez minutos tarde.

Tanta puntualidad no puede ser buena.

No, yo mañana, que al final, vaya...

¿Que no qué?

¿Qué pasa? Luego lo hablamos.

Bueno, ponme una botellita de agua por lo menos.

Entonces, llegamos a cenar. Esto hay que celebrarlo.

¿Me pones otra, cariño?

En realidad, ese es el cuarto.

Los dos primeros me los tomé en la estación.

Y no tiene de qué preocuparse, Laura.

Yo solo bebo mientras me sienta bien.

En cuanto empieza a sentarme mal, paro.

Y va a parar, ¿no?

Naturalmente.

En cuanto empiece a sentarme mal.

Pero tranquilos, que yo le he prometido a mi madre,

la viuda del insigne Solana padre, llegar a su gala de Nochevieja

aunque sea borracha y una promesa de una madre

siempre hay que cumplirla.

Ah, no, yo no fumo.

Manolo, como no empiece la película, voy a la cafetería

a tomarme un café con leche que me apetece.

¿Tú quieres algo? ¿No?

Pues ahora vuelvo.

Me han dicho que mi útero tiene el tamaño de una gestación

de diez semanas, pero según mis cálculos,

solo hace ocho semanas que estoy embarazada.

¿Tengo el útero demasiado grande?

(Pitidos)

Lo que nos faltaba.

(Pitidos)

Nos estamos parando, ¿no?

Pues sí, sí, señora. Pues vaya.

Ponme un descafeinado de máquina con leche calentita y sacarina.

Ya lo siento, señora, pero nos hemos quedado sin tensión

y la máquina no funciona.

Pues ponme un anís.

Ramiro.

¡Ramiro!

¿Qué? ¿Qué pasa?

Que estamos parados.

¿Ya hemos llegado?

Joder, esto de la alta velocidad es la hostia, ¿eh?

Estamos parados en mitad del camino.

Ah, pues vaya.

Ve a ver qué pasa.

Sí, sí, claro, chuchi.

Venga.

¡Ramiro! Por allí.

Uy, casi.

Voy por la pantalla 218 del "Fight and Kill Fruit Candy Saga".

Puede parecer fácil, pero no lo es.

Fácil es "Angry Birds", "Subay Surf", "Plantas contra zombis",

"Tetris". -Ya, ya, ya.

¿Te echo una mano a corregir exámenes?

(SUSURRA) Miyaki, por favor.

Ho, ho, ho.

Imposible enviar tuit.

(HABLA EN CATALÁN)

No hay tensión en toda la línea

y no te lo vas a creer, pero tampoco hay en tierra.

No me jodas, ¿seguro? Porque tampoco hay cobertura móvil.

¿En ningún móvil? No, en el mío no.

¿En serio no hay cobertura de tren tierra?

En el mío tampoco. Guillermo, lo he comprobado. No hay.

Bueno, ya, pero dime dónde estamos porque necesito decírselo

a los pasajeros. En el 210 aproximadamente.

Paco, ¿cerca de dónde? ¿Nada?

Qué bien me ha sentado el café con leche.

Tenía frío y me ha entrado el calor en el cuerpo.

¿Tú no tienes frío, Manolo?

Manolo.

Manolo...

Hostias, perdone.

Perdonado, ¿buscaba algo? Sí, a usted.

Mire, nada, quería saber qué pasa con el tren.

Como nos hemos quedado parados. Por supuesto que sí, se lo explico.

A ver, acomódese. A ver, ¿me escuchan todos, por favor?

Sí. Sí.

Muy bien. El problema que hubo es que nos quedamos sin tensión

en la línea y por eso, nos quedamos parados.

¿Y cuánto tiempo estaremos aquí parados?

Todavía no lo sabemos, estamos recabando información

y cuando sepamos todo, se lo decimos.

También tuvimos algunas incidencias con las comunicaciones,

pero nada importante. No tardará mucho en arreglarse.

Generalmente es cuestión de minutos, no mucho más allá.

Perdone. Sí, señora, dígame.

Tengo la impresión de que hace un rato

que mi marido respira muy poco.

¿Pero cuánto es muy poco, señora?

Yo diría que nada, la verdad.

Bueno, a ver, tranquila.

Permítame un segundito. Déjeme ahí. Póngase en el asiento.

Vamos a ver.

¿Cómo se llama? Teresa.

No, no, el señor.

Ah, Manolo. Ah, muy bien.

Manolo.

Manolo, que ya llegamos, venga.

Hay que comerse las uvas esta noche.

Manolo.

¿Está enfermo? No, no.

¿No bebe nada? No, no, no.

No ha bebido nada.

Bueno, pues no pasa nada. Eso es una subida de tensión,

cualquier cosa, tiene una edad avanzada

y no pasa nada, tranquila.

Manolo.

Vamos a por el pulsito.

Vamos, Manolo.

Señora, yo creo que lamentablemente, su marido ha fallecido.

Creo.

Lo siento de veras.

Dice que ha muerto.

¿Ha muerto o no?

Lo siento, señora.

Sí que me ha dado mucha pena, de verdad,

no haberme dado cuenta de que se moría,

pero si no hablaba, caramba, ¿qué voy a hacer yo?

Estas situaciones son incómodas para todo el mundo,

así que hay que asumirlas con naturalidad y paciencia.

Debe de haber fallecido nada más salir.

Ya me está oliendo a agrio.

Nuria, por favor.

Se pueden percibir los primeros efectos

de la descomposición, el inicio de la necrosis.

Basta. Basta, Nuria.

Necrosis avanzando.

Mira, yo le cojo de los brazos y tú le coges de los pies.

No, no lo cogeré de ningún lado porque no le tocaré.

Tienes que tocarlo. Lleva zapatos.

Mira, lo dice el reglamento muy claramente.

En caso de fallecimiento, no se puede tocar el cadáver

hasta llegar a la estación

y que el juez autorice el levantamiento.

¿Qué estación, ni que juez, ni qué nada?

Estamos en mitad de la nada.

¿Sabes cuánto tiempo estaremos aquí parados?

Eso es irrelevante.

Oye, Paco, ¿cómo vas a dejar un muerto como si fuera una estatua

en medio de los pasajeros? Podría ser tu padre.

Bien.

En ningún sitio dice que un pasajero no se pueda cambiar de asiento

o coche, de acuerdo, pero conmigo no cuentes,

al pasaje le dejas fuera de esto

y lo de mi padre es un golpe muy bajo.

Tú sabes que mi padre te quería mucho.

Vamos, que lo llevo yo solo.

¿Me escucha todo el mundo?

Bien, queríamos pedirles disculpas en nombre de la compañía

por todas las incidencias que estamos teniendo

e informarles a aquellos que no lo sepan

que, lamentablemente, ha fallecido un pasajero.

Yo lo he visto. Estaba así.

Antes, contra el asiendo de delante.

-¿Pero cuándo lo has visto? -Allí.

Manolo. ¿Qué?

Que se llama Manolo.

Manolo.

El difunto se llama Manolo.

Sí, es verdad. A veces, cuando me pongo nervioso,

me da la risa, ¿algún problema?

En la situación en la que estamos, hemos decidido que lo más razonable

es conducir el cadáver hasta el cuarto vagón,

que está vacío.

Siendo conscientes de que estamos haciendo

una excepción al reglamento dadas las circunstancias.

Dicho esto, ustedes pueden sentarse tranquilamente

y yo mismo me ocuparé del traslado. ¿Pero es ese señor?

-Sí. -¿Es el calvito ese de la izquierda?

¿Y de qué ha muerto?

Parece ser un ataque cardiaco, ¿no? No sabemos.

Él cuando subió aquí, estaba vivo.

Subió vivo y luego...

A ver, por poner un poco de sentido común,

¿no sería más lógico esperar a llegar a una estación

y hacer allí lo que proceda hacer?

Sería más lógico, lo que pasa es que no sabemos

cuánto tiempo estaremos aquí estacionados.

¿Perdón?

Que no sabemos cuánto tiempo estaremos aquí estacionados.

(HABLA EN INGLÉS)

Ay, la madre que me parió. ¿Tú sabes inglés?

¿No estuviste en Norteamérica tú?

Sí, pero no tiene nada que ver el acento.

Es prácticamente un idioma diferente el americano del inglés.

Nada que ver.

¿Alguien sabe inglés? ¿Nadie?

(HABLAN EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Oh, "mon dieu".

Es lo que estaba diciendo.

(HABLAN EN FRANCÉS)

Insistimos, perdonen las molestias y nada, acomódense en los asientos.

No, esto es un dislate y ustedes tres son una vergüenza.

Uy, que se ha reído, chuchi.

Dislate ha dicho, ¿no? Sí.

Yo tengo una pregunta, ¿nos van a pagar?

Claro, a mí lo que me preocupaba de entrada

era si nos iban a reembolsar el dinero del billete

porque el retraso empezaba a ser considerable.

La falta de seriedad era pasmosa.

Hubo que traducir, lo tuvimos que hacer nosotros,

los pasajeros, concretamente yo.

No me dan miedo los muertos. No, es más bien asco.

Como repelús.

Aunque una vez rescaté el cadáver de un hámster

que se había quedado atrapado en un calefactor.

Era una hembra, se llamaba Scarlet Johámster.

Le puse yo el nombre.

¿Verdad, cari?

Fue un accidente.

Ay, Manolo.

Qué inoportuna ha sido toda tu vida.

Huele como a caca.

Todo ha salido.

¡Ahí va!

Perdone, señor, perdone.

Perdonen.

Qué manera de acabar el año.

No, hombre, no.

Lo siento.

Efectivamente se procedió al traslado del fallecido

al coche número cuatro.

No me jodas, Guillermo, no me jodas. No, no me jodas no.

Le dije a la mujer que podía venir a velar a su marido.

Coño, que lo vele, no tengo problema con eso.

¿Cómo lo velará así si parece un tirachinas?

Tendré que enderezarlo.

Estás hablando de él como si fuera una cosa

y podría ser mi padre, Guillermo. Paco, te lo pido por favor.

Lo único que te digo es que vigiles.

Esa es tu misión, vigila, y si viene alguien, avisas.

Pero... No, vigila, por favor, te lo pido.

Y eso fue todo lo que pasó.

Venga, vamos.

Ay.

(Huesos rompiéndose)

Guillermo, déjalo ya como esté.

Espérate, que se me ha quedado la pierna parapetada. Espera.

(Huesos rompiéndose)

Ya está.

A ver si con un poquito de suerte, entra algo de aire del coche tres

o la mujer se le va a quedar congelada.

Solo faltaría ahora que se nos jamara al muerto.

Ánimo, Paco. Vamos allá.

Vamos, vamos.

Es mejor que te hayas muerto tú.

Los viudos dan mucha pena.

Las mujeres nos arreglamos mejor.

Tú no sabías dónde estaba nada

ni los platos, ni los vasos.

Nada de nada.

Últimamente te defendías bien en el súper.

Quiero decir, que te acordabas de todo.

Otra cosa es que compraras barato.

Disculpe.

Entiendo que el asunto del señor fallecido

ha redefinido las prioridades,

pero, por favor, ¿podrían darnos algún tipo de información

sobre cuánto tiempo vamos a permanecer aquí?

No.

¿Cómo?

No, no tenemos ninguna información porque no hay novedad.

Deme entonces una hoja de reclamaciones.

Nuria, no es el momento ahora.

No, José María, eres demasiado bueno.

Llevamos una eternidad aquí parados y nadie hace nada.

Tranquila.

Tomen asiento, por favor.

¡Quiero mi hoja de reclamaciones! Nuria...

¡Ya está bien, hombre, por favor!

Nunca pedí una hoja de reclamaciones.

Además, es un documento oficial, ¿no?

Debería estar registrado en algún lado, digo yo.

A mí no me molesta que los trenes se paren

y que alguien decida morirse en un vagón, pobrecito.

A mí lo que de verdad me molesta es la gente que grita

y monta pollos.

¡Le estoy diciendo que me dé mi hoja de reclamaciones!

¡Y no se lo voy a volver a repetir! Y el garrafón,

y las copas en vasos de plástico.

y las rubias de mechas.

Las rubias teñidas, eres morena, cariño,

¿qué hay de malo? Acéptalo.

Es agua, ¿eh?

Nuria, Nuria.

Disculpe, disculpe, mire.

Impoluta.

Muy bien. Mejor así, ¿verdad?

Le pido mil disculpas.

Comprenda que la situación es bastante crispante.

Nos ponemos nerviosos.

No pasa nada, todos somos humanos, no pasa nada.

Encuentre soluciones cuanto antes. Por supuesto que sí.

Si me dejan, por favor. Claro.

Venga, muchas gracias. Gracias, muchas gracias.

Muchísimas gracias.

Mire usted, un gestor público tiene un deber de ejemplaridad

en estos casos.

Este tipo es un inoperante total.

¿Qué pasa?

¿Dónde vas?

Mantener la calma y el saber estar es una parte esencial de su cometido.

¿Dónde vas? Voy al asiento, voy al asiento.

He sido buena, ¿eh? Has sido buena.

Si sabes que me gusta mantener un perfil bajo en estos casos.

Y tú sabes lo que me pone a mí tu perfil bajo, ¿a que sí?

Aquí no, Nuria.

Aquí no, aquí no.

¿Qué quieres?

¿Qué quieres? ¿Qué quieres?

(GIME)

¿Estás bien?

(GIME)

¡Hostias!

No podía contártelo.

De hecho, lo mejor es que no sepas nada.

¿Que no sepa nada? ¿En serio?

¿Cuánta pasta hay ahí, José María?

Ignóralo, de verdad.

Este dinero no existe.

Y soy un eslabón aquí nada más. ¿En qué cojones estabas pensando,

José María? Por favor, baja la voz.

Eres un irresponsable, coño.

¿Tú sabes el daño que te estás haciendo

al llevar ese dinero ahí sin decirme nada?

En un puto maletín, además, José María.

No, cariño, no se hace así.

¿Cuántas veces tengo que repetírtelo?

¿Que ciertas cosas tienes que dejarlas

a los profesionales?

Esto va al doble fondo de mi bolso y no quiero volver a ver tu maletín,

¿está claro? Y nada de fajos, hostia.

¿Dónde está mi bolso? Coño, ¿y mi bolso?

Como tú hablabas tan poco, no me dijiste cómo querías tu final.

No sé si querías que te enterráramos o te incineráramos.

No sé, yo he pensado en donar tu cuerpo a la ciencia

porque tú eras muy de leer "Muy interesante".

Lo otro son más gastos.

Paco, sabes que no podíamos dejar ahí a un muerto

como si no pasara nada. Sí, que podría ser mi padre.

Ya me lo dijiste antes, pero mira, Guillermo,

si estás más adelantado que la defensa contraria,

es fuera de juego, si soplas y das más de 0,5, coche inmovilizado

y si caes en una casilla donde hay una ficha de otro color,

te la comes y cuentas 20.

Son reglas, Guillermo, reglas y no las escribo yo,

pero hay que cumplirlas. Coño.

El reglamento FIFA,

El código de circulación, la Academia de la Lengua,

la receta de las migas a la riojana, la Constitución.

Yo no sé otros, pero yo las cumplo.

Así que te han cambiado el turno sin avisar, es eso.

No, no es eso, Guillermo.

Vaya mierda.

Vaya mierda.

En mi casa se cena a las 20:30 en punto

y si no estás, ceno yo solo.

Quiero decir que, aunque no viviera solo,

si yo te invito, o tienes que venir a cenar,

o viviera con otra persona, si a las 20:30 no estás,

voy a cenar yo solo.

El plato te lo voy a poner,

pero el plato cuando vengas

si no son las 20:30, te lo vas a comer frío.

Normas.

¿Esto es todo lo que piensan hacer?

Es que no hay mucho más que podamos hacer, señora.

-¿De cuánto está? -De 32 semanas.

¿Y el muerto va a estar ahí todo el rato?

Hasta que paremos en la siguiente estación.

Pero no se preocupe.

¿Es niño o niña?

No queremos saber el sexo hasta que nazca.

Pero yo sé que va a ser un niño.

¿Bocadillos?

¿Algo de beber?

(LADRA)

(MAÚLLA)

¿Bocadillos?

(HABLA EN FRANCÉS)

¿De beber?

¿De beber, señor?

(HABLA EN FRANCÉS)

A ver si adivino...

¿Sin cerdo?

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

-Dice que no puede comer bocadillo.

Supongo que lleva cerdo.

Los musulmanes no comen cerdo, señorita, esto deberían saberlo.

Cerdo.

(HABLA EN FRANCÉS)

No puede comer cerdo.

Ya, pero no me quedan de tortilla.

(HABLA EN FRANCÉS)

"Excuse me", un momento.

(HABLA EN FRANCÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

Vamos a ver.

Si estamos dispuestos a aceptar

que vivimos en una sociedad multicultural

y asumimos compartir los servicios básicos

y que los hospitales y los colegios se colapsen porque somos más,

entonces, los trenes deberían llevar más bocadillos sin cerdo

para la gente que no consume este producto.

O no.

Ay, no se inquiete, querida.

Yo lo voy abonando en caja.

Lo dejo aquí y luego hacemos cuentas.

Mire, haga que este tren funcione y queda usted invitada a todo.

Es la primera vez que me arrepiento de no ser Dios.

¿Dios? Mire, no me hable, que tengo un musulmán a bordo

y solo me quedan bocadillos de jamón.

"Voila".

Marchando uno de tortilla. ¿Y esto?

El mío, no lo he tocado. A mí la comida me baja el alcohol.

Esto es intolerable, hombre.

Buenas tardes, ¿qué desea?

Una tila.

Disculpe, señorita, pero la máquina no funciona.

Pues chocolate.

¿O es que también se te ha estropeado?

¿Bombones?

Bombones.

¿Bombones?

(Ruidos)

Un momento, ¿eso qué es?

¡Qué fuerte!

Nunca había visto uno igual. Cuánto tiempo llevará ahí.

¿Qué es?

¿Es que no lo ven o qué?

Sí, la Guardia Civil.

La benemérita.

Nuestra agrupación tiene encomendado efectivamente

entre sus múltiples cometidos

la protección de algunos tramos de alta velocidad

siempre bajo las órdenes del Ministerio del Interior,

de ADIF y de las operadoras que lo demanden.

No sé si me explico.

Sí, sí, la Guardia Civil.

Parecía que había gente que no había visto la Guardia Civil

en su vida.

Que no me miren como si estuviese loca,

que hay un coche de la Guardia Civil ahí fuera.

¿Y? ¿Cómo que "y"?

Que hay un muerto en el tren, se lo recuerdo.

¿No es motivo suficiente para ir a buscarlos?

Ay, la virgen. Espérate, espérate, que voy a hablar con ellos.

Pero la Guardia Civil no puede levantar un cadáver

así como así, no puede. Ah, ¿no?

Tú sí puedes arrastrarle por todo el tren.

Oye, por favor. Bueno, bueno.

Vamos a ver.

¿Por qué no respiramos hondo y nos calmamos un poco?

-Señora, ¿cómo se llama usted? -Sara.

Sara, muy bonito nombre. No me lo diga.

Pone ahí Guillermo. Paco, ¿verdad?

Paco, Guillermo y Sara,

creo que estamos todos muy nerviosos y es normal, es normal,

es Nochevieja

y la muerte de ese pasajero, claro, nos ha puesto nerviosos,

pero creo que si mantenemos la calma y las formas,

la situación no tiene por qué ponerse desagradable.

Vamos a ver, hay un todoterreno ahí fuera,

¿verdad? Pero madre mía, ¿qué habrá ahí, dos kilómetros?

Por lo menos. Por lo menos.

No es muy razonable pedirle a nadie que salga ahí fuera,

salte, se vaya y que recorra 200 o lo que sea

de kilómetros a la intemperie con un destino incierto

y, además, ¿para qué?

¿Puede acaso la Guardia Civil levantar un cadáver

sin la autoridad judicial presente?

No puede. No puede.

No puede.

Y usted debería pensar que es normal que estemos nerviosos.

Vamos a ver, más allá de la Guardia Civil,

habría que empezar a pensar en salir de aquí

porque empieza a hacer bastante frío

y la situación no tiene ningún viso de solucionarse.

¿Sabemos algo?

¿Hay alguna forma de saber algo? ¿Hay teléfonos en la vía?

¿Alguna manera de comunicarse? No.

Estamos completamente incomunicados

como, por otra parte, ocurre en muchos pueblos

de este país en estas fechas y tampoco es una cosa muy grave.

Así que, por favor, no nos pongamos dramáticos.

¿De acuerdo?

¿Y el tren no puede avanzar nada por inercia dejándolo caer?

Exactamente. Esto no es un coche.

Señores, sin comunicaciones, no podemos hacer una maniobra así.

Podríamos tener otro tren delante.

¿Que podríamos tener otro tren delante?

O sea, que estamos en peligro.

Hay gente que todo es énfasis al hablar.

Todo.

Yo no he dicho eso.

No pongas palabras en mi boca que no han salido de ella.

Manolo, antes no me tomé el café con leche.

Bebo un poquito.

No es por infelicidad,

es que me gusta el pimplé, me gusta.

Me da alegría.

Oh, mierda.

Perdone, rápido, un enchufe. Es una urgencia.

Ahí.

¿Me sirve una bolsa de patatas? Pero gratis.

Tienen que darlo gratis.

(HABLA EN FRANCÉS)

Me ha tocado.

Me está hablando raro.

Calma. Me está hablando raro.

Es francés.

Me está insultando.

(CON ACENTO FRANCÉS) No, "tranquilité".

Es francés.

He avisado, que tengo un pronto.

Ramiro solo tocó la mochila para apartarla.

-¿Verdad que sí, cariño? -Sí, sí, sí, claro.

Lo que pasa es que a veces el cerebro de un hombre hace clic.

Cierras el puño, lo lanzas sin saber muy bien por qué.

Yo una vez he leído sobre esto.

"El manual del guerrero de la luz".

Menos guerrero de la luz y menos "caballeros del zodiaco"

y más tomarte una pastilla cada ocho horas

porque eso sí que te va a ayudar, eso sí está demostrado.

Cuando he tenido problemas y no me avergüenza reconocer

que los he tenido.

(CANTA EN ITALIANO)

Menos autoayuda y más "Trankimazin".

Los guerreros de la luz muestran su brillo en los ojos.

No siempre son valientes ni actúan correctamente.

Por eso, son guerreros de la luz.

(Llanto de bebé)

Voy, voy, voy.

Que eso sí que ha acabado con mi ansiedad.

Lo sigo tomando de manera regular.

(Bocina)

Papa, papa.

Probé con acupuntura también.

No.

Al final lo que funciona y lo que te va a ayudar en la vida

es la química.

No entiendo francés. ¿Qué ha pasado, por favor?

Solo aparté su mochila para enchufar el móvil

y me dio un empujón. Laura, ¿ha visto algo?

No vi nada. ¿Y usted, señor?

No, estaba pidiendo unas patatas.

Mi marido la única cosa que hizo es defenderse.

Al parecer su marido ha agredido a una pasajera.

Una pasajera que alguna cosa habrá hecho

¿porque no ve usted cómo va? Borracha, señora, voy borracha.

Aunque visto lo visto, no lo suficiente.

Borracha o no borracha es una pasajera.

Gracias. Por favor, Guillermo.

¿Por qué no en lugar de gastar energía

discutiendo una tontería nos focalizamos

en encontrar una solución a nuestra situación?

A mí la reacción me pareció un tanto excesiva.

Si quieren, les doy mi opinión.

Esa pareja no debería tener hijos.

(ALTAVOZ) ¿Quién? No, tú no.

Adivina quién viene con papi.

¿Quién es el favorito de papi?

Ven aquí.

(Golpe)

(Llanto de bebé)

No, no, no, llorar no.

No, no, no, no lloras.

Criaturitas.

(HABLA EN FRANCÉS)

Sí, usted tranquilícese también.

Dice que está muy tranquilo.

Lléveselo, lléveselo.

Sígame. No mires.

Paco, hazte cargo.

Sí, sí.

Eh, señora, se van sus amigos.

(SUSURRA) Pídele perdón.

-No. -Pídele perdón.

Yo solo quería pedirle perdón por lo de antes.

No se preocupe, soy abogada. Siempre termino cobrando.

A mí también me duele la mano.

Ya. Bueno, venga, dile lo otro.

También quería decirles que antes cuando cogí la mochila

vi unos cables. -Flojito.

Unos cables eléctricos.

De esos de electrónica así finitos.

-¿Unos cables de electrónica? -Sí.

Asomando de la mochila.

Al principio no le di importancia, pero se lo he dicho a chuchi,

a Sara y me ha dicho que no sé, es un moro.

Hombre, por favor.

Bueno, un árabe y esto es un tren.

-Pasajeros. -Hombre.

Fin de año.

¡Bum!

Tampoco podíamos negar que esa amenaza era una realidad.

Todos hemos visto películas como "Daño colateral",

"En tierra hostil", "La noche más larga".

A ver, comprendo, me parece razonable

que la opinión pública asocie el concepto árabe

con terrorista.

"Rambo", no la uno, ¿eh?

La que pasaba en Irak.

Peliculón.

Los medios de comunicación nos meten esta información a diario

una y otra vez.

Árabe, terrorista.

E incluso "Zoam".

"Licencia para peinar".

Árabe, terrorista.

(Música de juego de bebé)

"Comando".

Claro, esa es la explicación. Tenemos una bomba a bordo

con terrorista suicida y todo.

Gracias, por favor, señora, hay bromas y bromas.

No, esto no es una broma. Esto es lógica, pura lógica.

Por eso, nos han parado aquí en medio de la nada

y nos han dejado sin cobertura de móviles,

sin tensión eléctrica, sin nada.

Mire, señora. Señorita, si no le importa.

Lo que sea, no tiene ni puta idea de lo que está hablando.

Si hubiese una amenaza de bomba sobre este tren,

lo último que haría sería dejarnos en medio de la nada

a ver si explota. Exactamente.

Piensen, las bombas funcionan con teléfonos móviles.

Con el tren parado, los daños son menores.

Ahora todo cobra sentido.

¿Sabe lo que es un inhibidor de frecuencia?

Por supuesto que lo sabía.

Estoy entrenada para detectar indicios

de actividad terrorista.

Y algunos había.

(RONCA)

El poder del lenguaje es sorprendente.

Tú dices "arroz bomba" y no pasa nada,

pero dices "árabe con bomba" y todo cambia.

Perdón.

Oiga.

¿Usted está seguro?

Estoy segurísimo, eran unos cables rojos

que salían del bolsillo pequeño de la mochila.

Por favor, ¿por qué no nos tranquilizamos

un poquito? Aquí no hay ninguna bomba.

Nada para explotar, ¿de acuerdo?

Lo único que sucede, Nuria, este caballero creía haber visto

unos cables de electrónica.

-Oiga, que he visto los cables. -Podría ser lo que sea.

Puede ser como una cremallera, cualquier cosa.

(RONCA)

Perdone, pero sé perfectamente cuál es la diferencia

entre un cable y una cremallera. -Le felicito.

No entiendo por qué te enfadas. No molesto.

Quiero hablar con estos señores.

Disculpen que interrumpa la reunión que tienen aquí organizada,

pero esto ya pasa de castaño oscuro.

Vale que estemos perdidos en este lugar inhóspito,

que se muera un señor ya mayor

y ustedes lo arrastren por todo el tren

como si fuese un saco de rábanos, que vayamos a morir por congelación,

pero hay cosas que creo

que en el primer mundo no tengo por qué soportar.

¿Pero qué es lo que sucede?

El árabe, que está ahí rezando.

Que aquello parece la mezquita de Marrakech

y que yo sepa, esto todavía es Europa

por más que algunos pretenden que no.

Sigue tu intuición, morena. Te llevará muy lejos.

Si nos empeñamos en ver iguales cosas que no lo son.

Los hombres y las mujeres, por ejemplo, somos distintos.

Esto es así, bueno, con Oriente y Occidente

sucede exactamente lo mismo.

El asunto es que preferimos mirar hacia otro lado

para no constatar un hecho que puede ser incómodo,

que puesto en voz alta suena políticamente incorrecto,

pero nosotros somos una cosa

y ellos...

A mí no me molestaba que el señor pasajero...

Me molestaban muchas más cosas del tren, pero...

Pero claro, a Carlos sí le molestó.

Están a medio civilizar.

Es que Carlos no está bien.

(Móvil)

(GRITA) ¡Socorro, por favor!

(Música de bebé estropeada)

No está bien.

El móvil. Podemos seguir.

(MURMULLAN)

Que yo sepa no hay ningún problema y no está prohibido

que el hecho de que un hombre se ponga a rezar en un tren, señora.

En principio usted no sabe si está rezando

o se está quemando a lo bonzo porque usted está aquí

y el pasajero está allí.

Y si no va usted a averiguarlo, iré yo, ¿prefiere que vaya yo?

No, vamos a ver, Paco.

¿Hay algún problema

en que este señor se cambie de asiento?

Esto queda a tu criterio.

Aquí alguien no tiene claro

en qué consiste la oración musulmana.

Señora, señora.

Esta mujer nos va a dar un disgusto.

Soy profesor de estética.

Si quiere, le justifico a nivel teórico

por qué hablan a grito pelado por el móvil,

escuchar reguetón sin auriculares o para el caso,

rezar un raja en un vagón de tren

constituye en auténticas aberraciones sociales.

Estaba utilizando un tasbih, una masbaha.

Él podía estar rezando o haciendo cálculo mental.

Deducir que estaba rezando es el equivalente lógico

a pensar que todo el que usa auriculares

está escuchando a Marilyn Manson.

Hombre, el respeto a los demás es una línea muy delgada,

muy fina, y es una línea que hay que aprender a no cruzar.

Dígale que no puede hacer eso.

¿Cuál es su problema?

El problema es que esto que hace en este país molesta.

A mí no me molesta.

En todo caso los que están molestando son ustedes, sobre todo, él.

Perdón, sobre todo, usted.

-¿Qué dice? -Que pita el teléfono.

¿Por qué no nos dejan en paz de una vez?

Lo que sucede es que este vagón es un lugar público

y la oración es una práctica privada. No está prohibido.

A mi madre le encantará saber que ya no puede santiguarse

en un tren. ¿Cómo va a ser lo mismo?

(HABLA EN FRANCÉS)

-Que conste, que a mí no me molesta. -Ni a mí.

No, bueno, un momento, no.

Por ahí no, ojo, ojo, tranquilo.

(HABLA EN FRANCÉS)

En español, por favor.

Nos lo dices en español.

(HABLA EN FRANCÉS)

¿Qué dice?

Dice que es una completa ignorante. Esto es el colmo.

Espera. Caballero, caballero.

Caballero.

Cuidado, cuidado.

Empieza a estar agresivo. ¿Se lo he dicho antes o no?

Por favor, un segundo de silencio, por favor.

Lo vimos perfectamente.

Eran unos cables...

Eran cables de cinco milímetros de sección.

Ese tipo de cables se usan mucho para detonar explosivo plástico

porque ofrecen muy poca resistencia eléctrica,

pero son fiables.

Y además, envueltos en el material adecuado

pasan por un detector de metales sin ningún problema.

Sin ningún problema. Sin ningún problema.

¡Un momento, hombre!

Vamos a ver, ya me estoy yo... A ver.

Por favor, vayan a sus asientos tranquilos

porque no ha pasado absolutamente nada

y este hombre si quiere rezar, puede rezar lo que quiera.

No está prohibido.

Colgaré esto en internet para que lo sepa todo el mundo.

Eso está prohibido, guarde. A mí no me cuelgas en Twitter.

No me cuelgas en Twitter, que te hundo.

No sabes quién soy yo, te busco.

No se te ocurra colgarme en Twitter.

¿Qué es esta tontería de que no se pueden hacer fotos

y vídeos en un tren?

¿Qué dices?

¿Qué dices? Estamos en pleno siglo XXI.

Es que...

Es que la gente es tonta, es corta.

(HABLA EN CATALÁN)

Has visto el cable, ¿verdad?

Señora, ¿qué cable, por favor? ¿Qué cable?

El cable de la mochila.

Tiene una bomba en la mochila.

Sí, sí, sí, sí.

Una mochila, un cable, un tren y un musulmán.

No, no, un musulmán no, un árabe.

Dos más dos.

Es que no es lo mismo.

No todos los musulmanes son árabes del mismo modo

que no todos los árabes son musulmanes.

Y digo yo que algún árabe vegetariano habrá.

Mire, tengo una amplia formación en seguridad

y por amplia, quiero decir que estoy titulada

por la ISA israelí en protección VIP contra terrorismo

y protección de alto riesgo.

Creo que en aquella cafetería se bebía mucho.

También hice dos seminarios en Panamá

sobre guerrillas, islamismo y combate,

los nuevos kamikazes en Abu Ghraib.

Y yo hice un curso de socorrismo en la piscina de mi urbanización

y no lo voy contando a todo el mundo.

(SUSURRA) Demasiado.

Y ahora me ha dado por robar.

Cosas pequeñas.

Unos pendientes,

un bote de colonia,

pilas en el chino.

Ya se me pasará.

Esto es un disparate, pero un disparate de los buenos.

Hazme un favor, abre el botiquín y saca el "Diazepam",

que parece que empieza a hacer falta.

Yo quiero uno. ¿Una bomba? ¿En serio?

Lo sabía, sabía que tenía razón.

El instinto del guerrero de la luz nunca se equivoca.

Lo que tenemos que hacer es no estar aquí.

Por favor. Tenemos que ir al coche uno.

Lo más lejos posible... No diga esa palabra.

Puta palabra.

Esté un poco a la altura de su cargo.

Me estoy sulfurando un poquito.

Mire usted, si no quiere oírlo, me parece muy bien,

pero deberíamos trazar un plan de acción

y no tenemos ni que hablar muy alto ni dar muestras de alarma,

así que nada de refugiarse en el coche uno, José María.

Esto es una locura, ¿por qué creen que tiene una bomba ese hombre?

Porque lleva una mochila repleta de cables

de la que no se separa.

Ustedes tienen que volver a sus asientos ahora mismo.

Si no, va a sospechar.

-No, no. -No, no.

Creo que a mí se me va a notar.

Me quedo aquí mejor si no le importa.

No tenga miedo.

No corre ningún peligro.

En una mochila no cabe tanto explosivo plástico.

(SE ACLARA LA VOZ) Sí.

Señora, a usted le habrán dado muchos cursos de seguridad

y mucho niño muerto, pero no tiene ni idea.

Perdóneme, no tiene ni idea, vamos a ver.

En caso de indicio de un atentado,

la Guardia Civil jamás nos dejaría en mitad de la nada solos.

No estamos solos.

La Guardia Civil ha vuelto y tiene que ser por algo.

¿Lo ve?

¿Tiene una linterna a bordo?

¿Qué va a hacer con la linterna, deslumbrarle?

Aquella carcajada.

Aún la escucho por las noches y me despierto con pesadillas.

¿Verdad, chuchi?

Como experta en seguridad también he hecho cursillos de interpretación

y creación de personajes en situaciones extremas

se llamaba el curso en la escuela de Coraza,

el método Stanislavski,

que para eso los rusos son los mejores

y la carcajada, sí, solo pretendía crear

un poco de distensión en el ambiente.

(RÍE A CARCAJADAS)

No se preocupe, no voy a enfrentarme al terrorista.

Lo primero que hay que hacer

es que esos guardias civiles sepan qué pasa aquí.

Morse, ¿entendido?

Pero solo morse, ¿verdad, señora?

Sí, cuidado, no se haga daño.

Es una linterna, por el amor de Dios, Guillermo.

Mientras aquella señora estuviera entretenida

con la linterna y con el morse no andaba diciendo tonterías

sobre terroristas.

Alguien tiene que hacer algo. Es cuestión de vida o muerte.

Mucho cuidado, por favor. Abra la puerta.

Guillermo, sabes perfectamente que esta puerta no debería abrirse.

La señora es muy profesional y no cometerá ninguna imprudencia.

¿Correcto? Correcto.

Y, además, supongo que por la otra vía

tampoco pasará ningún tren.

Supone mal porque por la otra vía puede haber tensión o no haberla

y además, ni siquiera hace falta que se asome,

basta con que pase algo muy rápido y chof.

Chof, así es.

Porque si dices estela turbulenta

la gente se piensa que estás hablando

de la galaxia de Andrómeda

o del último álbum de Barbara Streisand,

o sea, tiene un nombre demasiado rimbombante,

no avisa del peligro que corres si asomas la cabeza.

Y chof es mucho más contundente.

Bueno, perdone la vehemencia de mi compañero.

No, que no se entiende.

Paco, cállate, por favor.

Vamos a ver, si viene un tren, señora,

se tira al suelo y se agarra a lo que pueda

y usted y yo quietecitos aquí sin movernos.

No se preocupe, Guillermo. Cuidado.

Cuidado.

Venga.

¿De verdad cree que la Guardia Civil de este pueblo sabrá morse?

Mire, si un agente en servicio ve las señales luminosas

correspondiente a S.O.S. actúa inmediatamente.

¿Y bien?

¿Quién se ríe ahora de la Guardia Civil?

Que se van.

Si no las ve, no, naturalmente.

Y ya le digo yo que las condiciones meteorológicas

ese día no eran las más adecuadas para ver nada.

(GRITA)

Cuidado, venga.

Adentro, adentro.

Sin empujar.

Para dentro.

He dicho que no se asomen.

Bueno, lo que faltaba.

¿Qué es eso?

Les voy a decir una cosa:

o buscamos ayuda, o nos enfrentamos al terrorista.

¿Pero qué terrorista?

Es un pasajero que lleva una mochila y que habla en árabe.

Un pasajero árabe con mucha pinta de árabe

con una mochila de la que asoman unos cables

y que reza. Dicen que asoman unos cables

y un pasajero que dicen que reza.

Y una mochila de la que no se separa nunca.

Coño, como usted con su bolso. ¿Lleva una bomba dentro?

Las luces de emergencia.

Esto no es buena señal.

Es que de verdad.

¿Funcionó el morse? ¿Respondió la Guardia Civil?

-No. -¿Por qué no?

No lo sé, mala visibilidad.

¿Y por SMS, Twitter? ¿Y la china?

No es china, es nipona y se ha vuelto a su asiento.

¿Seguro que lo hicieron bien?

Porque miren que el morse es muy tramposo.

Seguro.

Ni lo han visto.

La cuestión clave ahora mismo no es esa.

¿Buscamos ayuda o vamos a por ellos? ¿Ellos?

Ellos, el catalán puede estar implicado.

¿Pero cómo no se me había ocurrido esa idea a mí?

Pero sí, son cómplices.

Han hablado mucho tiempo en idiomas extranjeros

y está obsesionado con sus dispositivos móviles.

Catalanes y árabes conchabados para reventar un tren medio vacío.

Si está claro, pues no.

Laura, por favor, sí me tomaré el "Diazepam".

A ver, no tengo nada en contra de los catalanes,

pero a veces...

Una vez estuvimos en Barcelona, entramos en una tienda y nos dicen:

"Bon dia".

¿Perdona?

Que yo no digo que la gente de Madrid sea más ignorante,

pero son más ignorantes.

Ja, ja, ja.

Su ironía es solo la última excusa de su pasividad.

Haré que no escuché eso.

¿No lo escuchó? Se lo repito.

Su ironía es la última excusa de su pasividad.

Ya está, no quiero discutir con usted

ni con nadie.

Imaginemos que este señor es un terrorista,

que el otro es su escudero y tienen una bomba en una mochila.

¿Qué quieren hacer? Le decimos: "Señor, tiene la bomba,

pero no la explote todavía". Por favor.

Dale, Nuria.

Nuria Torreblanca, escolta privada.

A partir de este momento este tren queda bajo mi jurisdicción.

¿Pero qué me está contando, señora?

Ay, ay.

Señora, esto ya pasa de castaño oscuro.

Eso es ilegal llevarlo en un tren. Abra el bolsito despacito

y lo mete dentro del equipaje, no pasa nada.

Tengo autorización para llevar armas.

Este señor está amenazado.

A efectos prácticos, soy una agente de seguridad privada

a cargo de la seguridad de este caballero.

No me consta que este señor esté amenazado

ni que tenga que llevar seguridad privada

y a efectos prácticos, para mí es una loca con pistola.

Esto no es una pistola.

Esto es una P88.

Es el Roll Royce de las pistolas.

Señorita, señorita.

José María Gutiérrez, director general del consorcio

para la ejecución de mejoras medioambientales

del gobierno regional.

No quisimos decirle nada por un tema de practicidad.

Las circunstancias nos han obligado a esto.

Usted me está diciendo, señor,

que un grupo árabe terrorista se ha conchabado con unos catalanes

para matar a un director de consorcio regional

y que, por eso, va acompañado de una mujer con pistola.

(GRITA) Que no es una pistola. Se lo acabo de decir.

Se le parece mucho desde luego.

Por favor.

Cualquiera puede llevar pistola,

pero llevar una P88, estamos hablando de otra cosa.

Estamos hablando de la mejor arma corta del mundo.

Dispersión mínima: 50 metros.

Mi ratio está en 800 sobre diez en órganos vitales.

(TOSE)

Parece que le hablas a la pared.

Mira.

El coche de la Guardia Civil.

Ha parado ahí. Efectivamente están ahí.

Es ahora o nunca.

O salimos a buscar ayuda, o nos enfrentamos a los terroristas.

Ha llegado el momento de defenderse.

Llegados a aquel punto, pensé:

"Bajaré a buscar a la Guardia Civil".

(SILBA)

(Mosca)

Que no, Guillermo. Paco.

Paco.

Guillermo, no. No lo veo nada claro, Guillermo.

Por favor, vamos a ser razonables.

Te quedas en cabina y no sales pase lo que pase.

Guillermo, el reglamento, el reglamento me para.

¿Qué coño dice el reglamento de una loca con pistola?

Venga, qué fácil es callar a un ignorante, por Dios. Escúchame.

Iré hasta el coche de la Guardia Civil

y les contaré todo lo que está pasando aquí.

Si vuelve la tensión, tocas dos veces y me recoges.

¿Y si no te veo? Tocas hasta que me veas, coño.

Si alguien pedirá ayuda, mi marido va con él.

No, ¿cómo?

No voy suficientemente abrigado. Llevo mocasines. Que vaya él.

Ramiro, agáchate.

Quiero que le digas a esos guardias que hay una mujer embarazada

a bordo del tren.

Necesitamos un helicóptero medicalizado ya.

Mi obligación era defender a mi hijo.

Todavía no había nacido,

pero tenía una obligación para con él.

(Llanto de bebé)

¿Han oído?

Estamos conectados.

Con esto deberías poder cortar la valla.

Muy bien. Mire esto, señor.

¿Usted es consciente de lo que vamos a hacer?

No.

La madre que me parió, ahí fuera hace mucho frío

y está nevando y no se ve nada.

Por favor, pase lo que pase, no salga de la vía

en la que estamos parados. Vale.

Cruce a la otra vía solo cuando vea que estoy allí

y le aviso, ¿de acuerdo?

¿De acuerdo? Sí.

Venga, déjale la chaqueta, Paco. Es muy útil, es reflectante.

Ayuda a encontrar el cadáver antes.

Es una posibilidad que hay que tener en cuenta.

Que no.

En caso de que haya un cadáver.

Chuchi, es solo nieve.

Ha dicho muerte.

Tampoco te tiene que pasar nada. Paco, cállate.

Y que, además, creo que ayuda a no relajarse.

Por eso, lo comenté.

¡Vaya!

Dios, lo que entra.

A ver, déjame.

Joder, qué frío.

Qué invierno más raro.

No se dé demasiada prisa.

Evite que el interventor regrese al tren antes de 15 minutos.

¿Cómo? ¿Pero qué hago?

Lo que sea necesario.

15 minutos es todo lo que necesitamos.

No sé.

Escuche, cuenta con todo nuestro apoyo.

¿Baja o no baja?

Sí, sí, que ya voy.

¡Chuchi!

Espere, espere.

Joder, aquí hay mucho hielo.

Ahora, ahora.

Con cuidado, hombre, con cuidado. ¡No me toque!

No, que ya voy.

Dios, me está dando en la cara.

¡Mierda de nieve, joder!

¡Mierda, mierda! ¡Mierda de Nochevieja!

Pisa por donde yo piso. Sí.

(GRITA)

Lo vamos a hacer les parezca bien o no.

¿Y no pueden esperar?

Guillermo no va a tardar mucho.

La Guardia Civil sabe perfectamente lo que está pasando aquí

y tiene órdenes de no intervenir, si no, esto no hay quien lo entienda.

Yo estoy borracha, pero ella está loca.

Tenemos el compromiso, la obligación de defender la civilización

con todas las herramientas a nuestro alcance.

A veces desde las mismas alcantarillas

si es preciso.

(GIME)

¡Ahora!

¿Qué hace este tío?

¡Cruza ya, hombre!

¡Cruce!

¿Y si pasa un tren?

¿Qué tren, coño? Que no pasa ningún tren.

¡Cruce!

Usted lo que quiere es poner en riesgo mi vida.

Pero bueno, vamos a ver,

¿si yo cruzo hasta allí, viene conmigo?

Joder, pues quédese ahí y no se mueva.

¿Me oye? Que he dicho que no voy a cruzar.

Este tío es gilipollas.

La madre que me parió.

¿Adónde van ahora?

Como ya le he dicho anteriormente,

ese día la visibilidad era nula y al anochecer, ni le cuento.

Además, y para que le quede claro,

no podemos dar más información de las misiones de nuestros GRS

ni el día de autos ni con carácter general.

Inteligencia militar.

Paco.

Paco, necesito que avises a Guillermo.

Hay ahí dos locos que quieren detener al terrorista.

¿Puedes hacer señas?

¡Algo está pasando!

Están haciendo señales.

Quieto ahí, no se mueva. Tengo una piedra.

¿Pero qué hace? Hago lo que tenga que hacer.

¿Pero usted es gilipollas?

Tire esa piedra y déjeme pasar.

Lo que tenga que ser, será.

¡Gilipollas!

¡Quieto ahí, que no quiero hacerle daño!

No puedo, me cago en todo lo que se menea.

Que estoy muy loco y aquí hay muchas piedras, joder.

Tonto lava.

Hostia, pero fuera hace un frío que te cagas, ¿no?

Sí, es la única solución que se nos ha ocurrido.

Así que, si me acompañan, vamos a ir organizando los grupos

para abandonar el tren.

Vale, ¿y está muy lejos la autovía?

No, no, a un kilómetro o dos.

(HABLA EN FRANCÉS)

Laura, abra la puerta, por favor.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Corre, en el coche tres.

Oye, un momento.

Dime qué te pasa, por favor. No puedo más.

Dime qué te pasa.

¿Por qué llevas toda la tarde sin hablarme?

No me pasa nada, Guillermo. Hay otro hombre, ¿verdad? Es eso.

Lo sé, hay otro hombre. Que no, que no es eso, joder.

Mira, no eres tú, me lo he pasado muy bien

estos meses yendo de ciudad en ciudad,

de hotel en hotel, pero es que estoy harta.

¿De mí? No, de ti no.

De todo, de ti sí también, de todo, de servir bocadillos,

donuts, cafés con leche con una sonrisa

aunque me haya venido la regla o haya tenido una noche de mierda.

Y aparte, me llevas 20 años.

Bueno, eso es muy subjetivo, quiero decir que son 18, no son 20.

No es lo mismo.

¿Sabes quién es Pablo Alborán?

Pablo Alborán, sabe más el diablo por viejo que por diablo.

Si sabía que había otro hombre.

Que no, Guillermo, que no, no.

Lo que te estoy intentando decir es que la edad sí que importa.

Pero me estoy volviendo ya loco con la edad

y con todo eso, vamos a ver, solo quiero saber

si vienes a cenar conmigo esta noche.

No.

Me voy mañana lejos.

¿Qué pasa? Cierre, cierre.

¿Qué ha pasado? Pero si tiene la cabeza abierta.

Me duele, chuchi. Quite.

Hola, ¿qué tal? ¿Todo bien por aquí?

-Sí, sí. -Bien, bien.

Un poco de frío, pero dice el señor que vamos a salir

a buscar una carretera con cobertura.

¿Una carretera con este tiempo? Sí.

No, no, no creo.

Este José María qué bromitas es.

José María no estaba pensando en salir a buscar una carretera,

¿a que no?

Seguro que entre todos podemos averiguar de qué se trata.

¿Qué podría ser?

¿Una fiesta de pijamas?

¿Un picnic en la nieve?

¿Una operación antiterrorista?

(GRITA)

Ay, ay, ay.

(HABLA EN INGLÉS)

¡Hostia!

(HABLA EN FRANCÉS)

Que tire la bolsa.

(GRITAN)

Tírala, tírala.

Mi amor, no la cojas que es una trampa.

(GRITAN)

Ven aquí, ven aquí.

(HABLA EN INGLÉS)

Que me estoy mareando, me estoy mareando.

(HABLA EN FRANCÉS)

Sácame de esto, Nuria.

Sácame de esto.

Este tío es un terrorista, es un puto terrorista.

Tenían razón.

¡Que tires la mochila lejos de tren y que se baje del tren!

Fueron momentos de mucha tensión.

Que te bajes del tren.

¡Que te bajes del tren!

También tengo que decirle que la tranquilidad, sobre todo,

la tranquilidad, la calma.

(HABLA EN INGLÉS) (GRITA)

Y la profesionalidad con la que actuó Nuria

salvaron muchas vidas.

José María, abre la puerta.

¡Tíralo! ¡Tíralo! ¿Quién ha abierto esta puerta?

¡Quieto! ¡Salga de mi línea de tiro! ¿Otra vez usted, joder?

Tranquila, baje esa arma. Ante todo, autocontrol.

Ante todo.

¡Se lo repito!

¡Salga de mi línea de tiro

antes de que haga estallar la mochila!

¡No me da la gana! ¡Soy Guillermo...!

(Disparo)

No.

Nadie disparó el arma, nadie.

Esa señora disparó.

Nadie.

Hombre, por favor, esas cosas dejan un rastro.

¡Bájate del tren!

(HABLA EN FRANCÉS)

¡Tíralo de una puta vez! ¡Tíralo del tren!

(GRITAN)

Hostia.

Hubo un momento en el que ese pasajero decidió

que se bajaba del tren.

Yo estaba en otro lado, solo le vi huir por la ventanilla.

Mucha presión yo creo, los comentarios, las miradas.

Yo también me habría bajado.

Comentarios racistas directamente.

Eso yo 100% puedo garantizar que no fue así.

Ay, chuchi.

Ay, que tienes sangre, Ramiro, que estás sangrando,

¿qué te ha pasado? -Me ha pegado.

-¿Quién, el calvo o el gordo? -El calvo.

Ay, mi amor.

-Ay, que me mareo. -¡Ramiro!

-¡Ramiro! -Me mareo, me mareo.

No saques las cosas de quicio.

¡Bájate del tren!

(HABLA EN INGLÉS)

¡Que bajes del tren!

(GRITAN)

Estaban apuntando a un compañero con una pistola,

no había más opción, así que quité el freno

contradiciendo a las normas y a mí mismo.

La gente está muy mal.

Muy loca.

Chuchi, dime que te estás meando.

Es pipí, ¿eh?

No.

Desequilibrada.

¿Billetes de 500?

¿Nosotros? No, no.

Eso no fue así para nada.

¿Existen? No los he visto nunca.

¿De qué color son?

Qué va.

Nada, nada.

Si es cierto que voló dinero,

por una vez cayó en las manos adecuadas.

De ninguna manera, eso es incierto, eso es mentira.

Billetes de 500 volando.

Fatal.

(GRITA)

¡Ramiro! Ahora sí sé un guerrero de la luz.

Vale.

De la olla.

Y entramos en un terreno donde la gente tiene mucha inventiva.

¡Ahora, ahora!

¡Hostia!

Abra esa puerta ahora mismo.

Tú, catalán, quietecito.

(GRITA) ¡Ramiro!

Ya, ya, ya.

Ponga en marcha este tren inmediatamente.

Guillermo, hay tensión en toda la línea

y tengo orden de avanzar hasta Zaragoza.

Además, la embarazada se ha puesto a parir

y lo está dejando todo hecho un asco.

Diles que vamos para allá.

Pero avísales de que tengan mucho cuidado

porque hay un pasajero en plena línea.

Sí, sí.

Y, además, llevamos un muerto a bordo.

Ya se lo dicho y que podría ser mi padre también.

Oye, Paco, tu padre está vivo. Ya lo sé, Guillermo.

Pero me has dicho que podría ser mi padre

y desde entonces, solo le veo seco como una mojama

porque soy muy aprehensivo. Vale ya.

Bueno, no me chilles.

No me chilles, no me chilles.

Gordo.

Las mantas.

Ay, muchas gracias.

¿Han cortado bien el cordón umbilical?

Si quiere, yo...

No, no, un hospital.

Enseguida estaremos en marcha, señora.

Es igualito a usted.

Sí, ¿verdad?

Eres un delincuente.

Esto es un desastre.

A ver, cálmate, José María.

No hay ningún apunte contable en ningún sitio.

¿Qué puede pasar, cariño? Nada.

Es más, no va a pasar nada, ¿me entiendes?

Nada. ¿Qué pasa?

Es precioso, señora. ¿Está bien?

Tranquila que ya estamos en casa en un ratito,

que ya ha llegado la alta tensión a la línea.

En un ratito.

Vámonos antes de que ocurran más cosas.

¿Qué pasa, chuchi?

-Ramiro. -¿Qué, cariño?

Otro.

¿Cómo otro? ¿Otro qué?

Otro niño. ¿Pero cuántos caben ahí dentro?

Señora, aguánteme este.

(GRITA)

Venga, mi vida, vamos.

Vamos, mi vida, va.

(GRITA)

(SISEA)

Mi vida, el avión.

(Llanto de bebé)

Bueno, en el fondo, todos venimos de África.

Eso es así.

(Llanto de bebé)

Si tú quieres te preparo...

Esto es para ti.

Cositas que hacemos la gente mayor a veces.

Unos pendientes.

Qué bonitos.

Me los pondré en Bangkok.

Ojalá te traten muy bien los chinos.

Son tailandeses, Guillermo.

Lo siento.

Me he bajado el último disco de Pablo Alborán.

¿En serio?

Está bien.

Ya casi son las 00:00.

(Timbre de teléfono)

Es usted una sentimental.

Yo lo que tengo es muy mala leche.

Tres, dos, uno...

Acción.

Hija de puta.

Esa grabación no tiene ninguna validez legal.

Ya, pero podría convertirse en el vídeo del año en YouTube.

Billetes por el aire, usted pistola en ristre.

Coge la tarjeta.

Traga, cariño.

¿Sabe qué es lo peor?

Que era un farol.

Solo quería que durmieran mal un par de noches.

Es una pena. No.

Pensaba cambiarlo en breve.

No, si no lo digo por el teléfono,

lo digo porque hubiera sido una maravilla

grabar toda esta locura.

(MEGAFONÍA) Tren con destino Madrid, Puerta de Atocha.

Mil les desea un viaje con final feliz.

(Teléfono)

Si me disculpan.

Para mí la conclusión está clara.

Golpea primero y golpea más fuerte. Ay, por favor, anda ya.

Una Nochevieja espantosa. No la vamos a olvidar jamás.

¿Han estado alguna vez en urgencias la noche de fin de año?

No se lo recomiendo a nadie.

El hielo flota, la mierda no siempre.

En Corea tienen 6G.

6G.

Los médicos.

La ausencia de las Fuerzas de Seguridad

puede desembocar en situaciones así.

Y aquí estamos todo el día con el tres,

algún cuatro hay por ahí.

Es un país extraño.

No hablan idiomas, comen piernas de cerdo enteras.

¡Cabo!

¿Puedes cortar? Esto no me está viniendo bien.

Tengo que ir al lavabo.

El mundo se hunde,

la gente por no respetar no respeta ni los trenes.

Si quieres, te puedo echar un cable.

¿Quieres?

Sí, claro. Dame tu teléfono. Dame tu teléfono y te echo un cable.

Hay que joderse.

La vida de los gestores públicos es muy dura.

Y bueno, aunque ahora esté aquí en la empresa privada,

tengo que decirle que el interés por el bien común

es algo que queda.

Que el interés por los demás es algo que perdura.

Permanece.

El interés por los demás.

Los demás primero.

Cine en TVE - Incidencias

30 dic 2017

El 31 de diciembre, un tren que va de Barcelona a Madrid se detiene sin causa aparente en mitad de un solitario paraje. Incomunicados y bajo un temporal de viento y nieve, la inquietud y la desconfianza calarán entre los pasajeros, que acaban sacando a relucir lo peor de sí mismos.

Contenido disponible hasta el 31 de julio de 2028.

ver más sobre "Cine en TVE - Incidencias" ver menos sobre "Cine en TVE - Incidencias"
Programas completos (144)

Los últimos 176 programas de Cine en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios