El buen cine, siempre protagonista en TVE.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4118219
Para todos los públicos Cine en TVE - A puerta fría - ver ahora
Transcripción completa

Hombre, Salva... (RÍEN)

Ay, el día que tú te jubiles, esta feria se va al carajo.

Antes te jubilarás tú.

Que te he perdido la pista. Aquí sigo. Y tú, ¿qué tal?

Bah, como siempre.

El cabrón del Toni, que no para de joderme...

Ni un puto duro en el banco, y el estómago...

Hecho una mierda.

A ver, Salva, ¿qué has desayunado esta mañana?

(RÍE)

Un whisky doble. (RÍE)

Antes de un día de feria,

Pilar me prepara un plato de arroz con leche con su canelita y todo.

¿A ti Maite no te cuida?

(SUSPIRA)

A mí Mite me ha echado de casa.

No lo sabía...

¿Con qué marca estás trabajando ahora?

Me he establecido por mi cuenta.

¿Estás de autónomo?

¿Por qué tengo que dar mi lista de contactos?

¿Qué empresa me va a dar lo que vale?

No te habrás ido a la competencia, ¿verdad?

Eso nunca. A ver...

¿Qué chollo es, que yo no me he enterado?

Bueno, es una empresa pequeñita...

Pero con muchas posibilidades.

¿Gama alta?

Cables.

Euroconectores, USB, RCA, ya sabes.

¿Llevas complementos?

Alemanes.

De primera calidad.

A por ellos, tigre. A por ellos.

(Puerta)

(Murmullo)

¿Qué escusa tienes hoy? Toni, no me des el coñazo,

llevo toda la noche al pie del cañón.

No es razón para llegar tarde. He vendido 200 televisores.

¿Cuánto me va a costar ese contrato? No lo sé, pero cumplo los objetivos.

La factura.

Si hablo contigo no estoy vendiendo. Que me des la factura.

Gastos de representación.

¿No te das cuenta que no puedo entregar estas facturas arriba?

¿Y quién te vende más que yo?

Vendías...

En los últimos siete meses, tú sabrás lo que te pasa.

Ya me lo dirás cuando acabe la feria.

Salvador...

Te está esperando Ridruejo, para hablarte dentro.

¿Qué?

¿Cómo acabaste con la morenita?

Cómo acabó ella conmigo, querrás decir...

Al final te lo montaste con las dos, ¿no?

¿Quieres otro? No, mejor ponme un café.

¿Café?

Café, lo que se dice café, me parece que no hay.

Oye, ¿tú has visto la suite de los de Sonimatic?

¿Y qué se me ha perdido a mí en la suite de Sonimatic?

Hay unas niñas... Oye, pero preciosas.

Mira que eres... Y un cava fresquito.

Mira que eres golfo, Ridruejo,

si hace falta las secuestro, pero no te mueves.

Pon 30.

¿Cómo que 30? Si ayer me dijiste 200.

Me acaba de llamar el jefe, que está muy nervioso con lo de Golden...

Pero ¿qué dices? Cada vez que un monstruo de esos

se instala en la ciudad, arrasa con el comercio local.

No me jodas, cómprale menos a los de al lado.

Salva... Me han cerrado el grifo.

Pues ayer lo tenías bien abierto.

40 como mucho.

100 y te mantengo el descuento.

Salva...

¡Salva!

Que me metes en un lío.

En un lío en el que nos metimos anoche, ¿no?

50 y ni una más.

Mira, vamos a hacer una cosa, te voy a poner 50 ahora, ¿eh?

Y al final de la feria, si te queda presupuesto,

otras 50. Y sin compromiso, ¿de acuerdo?

Y te voy a poner 10 camaritas. ¡No!

¿De que vas? ¿Te estás quedando conmigo o qué?

(RÍE) Pero si vuestras cámaras son una puta mierda...

(RESOPLA)

Voy a la planta de abajo, a ver si pruebo ese cava.

Pero ¿no querías café? Sí...

Ya no es hora de tomar café...

Es el mejor cliente que tenemos en la zona de Levante.

Toni, ¿dónde están nuestras azafatas?

Te presento a Álex.

Salvador es el vendedor más antiguo de la casa.

Ya, ya... Encantado.

Viene a trabajar con nosotros. ¿Refuerzo para la feria?

No, va a quedarse. Ah...

¿Y qué zona vas a llevar?

Había pensado que te echase una mano.

No, la mía no. La mía está bien cubierta.

Bueno, cuando abra Golden Lights,

habrá hueco al menos para dos vendedores.

Golden Lights es mi cliente.

Tenemos dos días de feria por delante y hay que conseguirlos.

Me da igual quién lo haga. Me he permitido mirar tus cifras.

He observado que solo vendes televisores.

Si no espabilamos, acabarán comprando las cámaras a la competencia.

Mira, Álex, ¿tú qué te crees?

¿Que vas a llegar allí y por tu cara vas a vender 200 unidades?

No, chaval, las cosas no funcionan así.

Nuestras cámaras... Las cámaras son una puta mierda.

Si el cliente compra, es porque te acuerdas de su boda,

del cumpleaños de los niños,

el cliente compra porque llevas... Salvador.

Álex tiene razón.

Tenemos un montón de cámaras en stock.

Hay que quitárselas de encima. Que hubieran estado listos arriba.

¿Cuántas cámaras vendiste el último año?

¿Y tú?

¿Cuántas vendías tú cuando hacías la calle?

Álex...

¿Por qué no vas a atender a los clientes antes de que esto se llene?

Encantado.

Me estáis preparando la jubilación.

Enséñame lo de Ridruejo. No pienso compartir mi zona con él.

Quieras o no, aquí las decisiones las toman los de arriba.

Toni...

Golden es mi cliente.

No me lo puedes quitar. No te quito nada.

Gánatelo.

Hotel Sevilla Center, buenos días.

Bongiorno, señora.

(HABLA EN ITALIANO)

Perdone, ¿me puede dar...? No se puede fumar en todo elhotel.

Ah.

Perdone, ¿me puede dar el número del jefe de compras de Golden Lights?

Lo siento, ha dejado dicho que no se le moleste.

Lo sé, no se preocupe, soy amigo suyo, Salvador Lozano.

Con el debido respeto, señor,

también eran amigos los 19 vendedores que preguntaron esta mañana.

No obstante...

Si espera su visita, seguramente tendrá su móvil encendido.

Si me disculpa...

Buenos días. -Buenos días, trabajo para Nikon.

¿Me puede dar el número del director comercial?

-Por supuesto...

-La 512, señorita. -Muchas gracias.

-De nada.

Mira... Fuentes.

Yo voy a conseguir hablar con él sí o sí.

Es una lástima que por tu exceso de celo,

no te ganes una propinita, ¿eh?

¿Desea que haga alguna otra cosa por usted, señor?

No, muchas gracias.

Aquí tiene.

Hola, buenos días.

¿Desea probar el cava?

Pues sí...

¿Te gustaría ganarte un dinerito extra?

El cava es gratis, cortesía de Sonimatic.

Solo tienes que bajar a recepción y pedir un número de habitación.

Y cuando tenga el número, ¿qué? Me lo das...

Y yo te doy 30 euros, ¿eh?

Hola, buenas.

(Murmullo)

¿Qué? ¿Te interesa o no te interesa?

En mi contrato tengo una cláusula de exclusividad.

Solo son cinco minutos, mujer.

Ya... Pero por esos cinco minutos me juego mi puesto de trabajo.

40 euros.

Hola, buenas.

¿Y quién se queda sirviendo el cava?

50, y me quedo yo.

La mitad por adelantado.

(RÍE)

Tienes que decir que trabajas para Golden Lights,

y que quieres el número del jefe de compras.

Golden Lights...

Si se acaba la botella, hay más en la nevera.

(HABLAN EN INGLÉS)

Habitación 912, Clive Battleworth.

¿Battleworth?

Battleworth, Clive.

(Murmullo)

(Teléfono)

Hoteles Center, ¿dígame?

Un momento, por favor.

Lo siento, pero esta habitación no permite que le pasen llamadas.

Soy el socio de Clive.

Me importa un carajo lo que haya dicho, ponme con él inmediatamente.

¿No querrás jodernos un negocio de 3 millones de euros a mi socio y a mí?

(TARAREA)

Buenos días, Mr. Battleworth, soy Salvador Lozano, no nos conocemos,

pero seguro que nuestros productos los conoce, su calidad nos precede.

(HABLA EN INGLÉS)

Si se pasa por nuestra suite, la 1401,

tendré el placer de mostrarle las últimas novedades

en blu-ray, DVD, televisores y cámaras.

Pregunte por Salvador Lozano,

y si no conoce esta ciudad, nadie mejor para enseñársela.

(HABLA EN INGLÉS)

MR. Battleworth, eh...

(HABLA EN INGLÉS)

¿Algún problema, Mr. Lozano?

Ah...

Caballero... ¿Me pone otro?

Aquí no se puede fumar.

¿Y quién está fumando?

¿Qué? ¿Un respiro?

La comida, una ginebra con hielo.

La próxima corre de mi cuenta.

Tranquilo, jefe, que queda mucha feria.

¿Cómo va la venta? ¡Uf!

Qué te voy a contar...

(RÍE)

Antes venías a la feria y te encontrabas con los amigos, ahora...

No conoces ni al que tienes al lado.

No hay zona grande...

Sino vendedor pequeño.

No hay producto caro... Sino vendedor barato.

(RÍE)

Oye, Salva... (CARRASPEA)

He estado pensando que...

Como ahora llevo otra línea de productos, y...

Veo a muchos clientes, ¿no?

Se me ha ocurrido la idea que tal vez, a la empresa,

igual también me... Jefe...

¿Después de lo que te hicieron?

Si no te merecen, hombre.

(HABLAN EN INGLÉS)

Buenos días...

Está bueno, ¿eh?

(HABLAN EN INGLÉS)

Smith, encantado, ¿eh?

Eh, perdona.

¿La chica que estaba aquí? ¿Inés? En su turno para comer.

¿En el restaurante? No, en la salida de emergencia.

(Puerta)

Hola... Hola.

Que aproveche, ¿eh?

(RESOPLA)

Oye, ¿tú hablas inglés?

(Ducha)

(TOSE)

Ah...

Ah...

¡Oh!

¿Va a venir?

Esta tarde.

Bien...

¿Y cómo piensas entenderte con él?

Eh...

Si quieres puedo hacerte de traductora.

100 la hora.

Criatura, ¿tú sabes con quién estás hablando? ¿Eh?

Vale...

Oye, espera.

Espera un momento, vamos a hablar, ¿no?

Oye, eh.

De acuerdo.

80.

90, y ni un céntimo más.

95 y te doy exclusividad total.

(Murmullo)

¿Dónde te metes? Mira cómo está esto.

Toni, no me agobies que yo también estoy trabajando.

Viene conmigo. ¿Viene contigo?

Este cargo corre de mi cuenta.

Ya, ¿el contrato y la Seguridad Social también de tu cuenta?

¿Qué dice del contrato? Cállate y espérame ahí dentro.

Si te metes en un lío, luego no me vengas para que...

(RÍEN)

Y eso, eso en la época de mi abuelo, ¿eh?

O sea que, eso eran leyendas de vendedores...

Belén se llama tu mujer, ¿no?

Pues Belén no tiene ni idea de manejar esto, ¿a que no?

Igual que mi mujer, pues esta cámara se la he regalado a mi mujer,

y mi mujer, cuando ve el resultado de cómo está grabado...

Alucina, porque según ella, parece de Spielberg.

¿Y eso por qué? Por el estabilizador.

Con lo cual... Si ya sé que la cámara es buena,

el problema tú lo sabes,

el problema es el problema, que soy muy caras.

Muy caras. Yo tengo un hijo que es un penco.

A ver, no estudia, no hace nada, y se ha metido a estudiar audiovisual,

y los profesores, cuando han visto que tiene acceso a esta cámara...

El niño está detrás de la madre para quitársela, ¿por qué?

Por los 6 150 000 píxeles efectivos.

O sea, que tienes cubiertos a los no profesionales,

y a los profesionales. No es el problema, y lo sabes.

Es que me las como. Has venido a comprar.

Me las como en la tienda. Que no.

Son muy caras. Perdona, tienes grandes vendedores.

Este producto hay que saber venderlo y si no, hago yo una demostración

de cómo se vende esto, te lo digo en serio.

El problema, vamos a hablar de él. No vengo con esta idea, lo sabes.

Vamos a hablar del problema.

Si ese es el problema, te voy a decir una cosa.

Yo, personalmente...

Te voy a dar...

De mi comisión...

Un 10 % más.

Un 10 % más si me compras 200 unidades.

200 son muchas cámaras, 200 son muchas cámaras, ¿eh?

Vamos a ver...

El 10 % de 200 es mucho dinero, ¿no?

Para ti, ¿eh? Es un trato personal.

¿Cobro a 120 días? (RÍE)

Vamos a ver... Me estás apretando, ¿no?

Ay, ay... Venga, de acuerdo.

Genial...

Nos vemos mañana.

¿Cómo que nos vemos mañana? Vengo con mi socio y ya cerramos.

El que cierra es mi socio. ¿Tu socio o tu jefe?

Me has dicho que eres el dueño. Vas a estar mañana, ¿no?

Claro, por supuesto. Pues mañana cerramos.

Ponme en la tarjetita: "20 %, 10 %", ¿vale?

No, el 10 % no te lo puedo poner. ¿Por qué no?

El 10 es una cosa nuestra...

Te voy a poner el 20...

Te voy a dar otra limpia para tu socio...

A mí me puedes firmar ahora la... Te busco mañana...

Las tienes empaquetadas. Mañana vengo y te busco.

Que sí. ¿Vale?

De acuerdo. Venga, hasta luego.

Adiós, buenas tardes. Adiós, buenas tardes.

No habrá tenido tiempo.

Me dijo que vendría.

Pues más vale que venga.

Porque si no viene mañana, tú no cobras.

Ese no era el trato. Este ha sido siempre el trato.

O yo cierro Golden Lights, o tú no cobras.

No tienes palabra.

Oye, mañana te quiero aquí a las 9:30, ¿eh?

A las 9:30 en punto.

No tienes palabra, no tienes palabra...

Oye, ¿Martín sigue trabajando la zona de Cataluña?

No es que la siga trabajando, es que la lleva él.

Sigue con hace 10 años, los mismos trajes de cuadritos,

los mismos pantalones de campana, y todo dos tallas menor que la suya.

Marcando tendencia en la moda. Sí, pero vende.

Claro que vende, es muy bueno. Mira quién ha venido a visitarnos.

Sí, ya lo he visto.

Está hecho todo un empresario. ¿Qué hay, jefe?

¿Qué tal, Salva?

Dice que representa a una firma alemana de primera fila.

Sí, ya lo sé. Y nosotros aquí...

Haciendo exactamente lo mismo de siempre.

Hoy he visto a Olivares.

Vaya figura...

Por aquí no ha pasado.

Ha venido a despedirse.

Lo jubilan. Pero ¿cuántos tiene?

Ah, los necesarios.

Ay... No va quedando ninguno ya.

¿Ese no es al que Monteagudo le colocó un pedido

de 2000 unidades con un 10 % de sobreprecio?

(RÍEN)

Menudo pájaro, Monteagudo.

Pero vosotros no sabéis lo mejor. ¿Qué es lo mejor?

¿Os acordáis que Olivares era el jefe de compas de El Corte Inglés?

Bueno, pues tenía a Monteagudo... Atravesado.

Nunca le cogía el teléfono.

Y Monteagudo siempre terminaba hablando con la secretaria.

Estuvo llamándole seis veces por día durante más de seis meses,

y acababa hablando siempre con la secretaria.

Y un día se presentó allí.

En las oficinas de Preciados.

Con un ramo de dos docenas de rosas.

Eso, eso es un crack. (RÍEN)

La secretaria era una solterona, cinco años mayor que él.

Así que él, con su planta, pinta y labia,

no le fue difícil camelársela.

No me jodas que se la tiró para llevarse el pedido.

Déjame que te lo cuente, la secretaria era cuñada...

Cuñada de Olivares, que la había metido allí por enchufe.

Y entre la mujer y la hermana le pusieron la cabeza como un bombo

para que firmara el mayor pedido en la historia de la gama marrón.

¡Bien por Monteagudo! (RÍEN)

Cuando el pedido ya estaba firmado,

y Monteagudo preparaba la retirada triunfal,

ocurrió que la había dejado embarazada.

Venga, no me jodas. Entonces fueron Olivares y su mujer,

los que le pusieron la cabeza como un bombo y que se casara con ella.

Oye, pero si yo conozco a la mujer. Conchi.

Conchi. La conoces.

(RÍEN)

27 años casados. 3 hijos.

Madre mía...

Hasta ayer.

Se lo encontró la mujer de la limpieza

en una habitación de un hotel de Vigo...

Estaba vestido, calzado, hasta se había echado colonia.

¿Qué le pasó?

Hacía semanas que se quejaba de un dolor en el pecho y el brazo.

Llevaba...

Dos años en paro.

Acabó vendiendo cafeteras a puerta fría.

El entierro es mañana a las 10.

Me lo ha dicho Olivares.

Mañana no podré ir, es el último día de esto.

Bueno... Yo me marcho.

Hasta mañana, delincuentes. Hasta mañana, Carmelo.

Adiós, jefe.

Ay...

¿A donde van los vendedores?

Pues al cielo seguro que no.

Te voy a enseñar una cosa.

¿Un cable USB?

Esa es la tecnología alemana que vende Carmelo.

¿Y cómo ha caído tan bajo?

¿No te acuerdas?

Salva, yo hice todo lo que pude.

Ocupar su puesto. ¿Qué querías que hiciera?

¿Que rechazara mi ascenso porque lo acababan de echar?

O sea, que tú tienes la conciencia muy tranquila...

Sí, tengo la conciencia muy tranquila.

Si pudiera hacer alguna cosa por Carmelo, la haría.

¿Sí? Pues mira, ahora que es autónomo,

le podías hacer un contrato de representación a comisión.

Ah... ¿Tú en qué mundo vives?

Digo que el horno no está para bollos y pides que haga un contrato.

Si no arriesgas nada, es solo a comisión.

Mira...

Salvador...

Si Carmelo trae un cliente con un contrato firmado,

firmado, no con la promesa, no, firmado...

Le pago la comisión.

¿Y le haces un contrato de comisionista?

Si es de más de 100 unidades, sí.

De 100 unidades, ¿por qué no de 1000?

No puedo hablar... Le digo que vaya a tu casa,

lave tu coche, lleve los niños...

Mira...

Yo tengo una familia.

Y me está esperando.

¿Qué tal con Maite?

Hasta mañana, Salvador.

Ah...

Este es el contestador de Maite García...

(Teléfono)

Recepción, ¿dígame?

¿Sí?

Dígame.

Habitación 1219...

El aire acondicionado, muy bien.

Enseguida le mandamos a un técnico de mantenimiento.

Buenas noches...

Señor Lozano.

Fuentes, chato, pareces parte del mobiliario.

Al mobiliario no le pagan las horas extras tan bien como a mí.

Estoy tan contento con el servicio del hotel, que he decidido quedarme.

Hay una feria en la ciudad, no sé si se ha dado cuenta.

Siempre tan profesional...

Gracias.

¿Mantenimiento?

(Música suave)

Ah...

(SUSPIRA)

Ah...

Ah...

¿Qué haces aquí?

¿No piensas dejarme ni un minuto sola?

¿Eh? Pero...

¿Qué pasa?

¿Eh? ¿Qué te pasa? Nada.

A ver, dime, ¿qué te pasa?

Quiero que me dejen en paz, ¿vale?

Vale...

¿Sabes una cosa?

Cuando tú no estás...

No hago más que meter la pata.

Toma, anda, bebe.

¿Qué pasa?

Anda, mujer, cuéntamelo.

No pienso volver a mi casa.

Yo tengo una hija, ¿sabes?

Tiene 16 años...

Y no hay quien la dome.

A alguien se parecerá.

Eso dice su madre...

Que todo lo malo lo ha sacado de mí.

La primera vez que se escapó...

Tenía 14 años.

Quería irse a una fiesta de esas que duran todo el fin de semana.

¿Una rave?

Por supuesto, le dijimos que no.

Cuando llegamos el viernes por la noche, la niña no estaba.

La niña volvió el lunes por la mañana, hasta arriba de todo...

Y diciendo que se quería ir a la India, y se quería hacer budista...

¿Cómo se llama?

Irene.

Irenita.

La segunda vez, nos llamaron de comisaría.

La habían detenido en una redada.

(RESOPLA) Y la última vez...

La última vez...

(SUSPIRA)

(Música suave)

(Puerta)

(Ruido)

(Ruido)

(Ruido)

Buenos días. ¿Eh? Buenos días.

Ay, me he quedado dormida.

Muchas gracias. De nada...

¿Y eso?

Eso es un detalle que te he comprado en la boutique del hotel.

Ay, mucha gracias...

Anda, venga. Me encanta.

A desayunar, que dentro de poco eso se va a poner a reventar.

Mi padre tiene un socio, el tío Lázaro.

Me acuerdo de él desde siempre.

(RÍE)

Flipábamos juntos.

Hasta mi padre se enteró y me mandó a estudiar a Inglaterra.

Tuvieron que elegir entre el negocio o su hija.

La verdad que mucho no estudié, al mes estaba tiesa.

Así que me enrollé con el profe de fonética y me fui a vivir con él.

Me di cuenta que se bajaba guarradas de Internet

y me dio tan mal rollo que me marché.

Como no quería pedir dinero a mi padre,

pues me puse a trabajar de camarera.

Y me enrollé con el dueño del pub.

Estuvimos juntos tres meses.

El muy cerdo me pedía que me pusiera la falda cada vez más corta.

Hasta que un día me dijo que no me pusiera bragas.

Hasta que una amiga, que era azafata,

me recomendó en su agencia,

fui, les gusté y me contrataron.

Primero vino el turismo, luego los barcos...

Las piscinas...

Y aquí estoy.

Ahora me dedico a la venta, tengo un buen jefe y un futuro por delante.

Hoy no se nos va a escapar.

Más nos vale.

En cuanto entre por esa puerta, Battleworth es hombre muerto.

(Murmullo)

Pues mis días como humo se disipan,

mis huesos arden como fuego.

Agostado con ello,

mi corazón se seca, y no me acuerdo de comer ni pan.

Por la violencia de mi gemido y mi piel,

a mis huesos se ha pegado.

Me parezco al pelícano del desierto.

Insomne estoy.

Gimo cual solitario pájaro en tejado.

Mis días son como la sombra que declina.

Y yo me seco como él.

(Música triste)

(Murmullo)

Hasta luego...

Que venía a mirar... -Sí, ya ,eso dicen todas.

-Con el tic que tenía, lo fiché del tirón, sí, sí.

-Yo pensaba que era gay, que me giñaba el ojo.

(RÍEN)

-¿Y tú? Cuéntame, ¿qué tal te ha ido?

-Genial, mejor que nunca. -¿Sí?

-12 ventas... -¿12?

Sí y casi 500 000, más o menos. -Qué bien, ¿no?

-¿Y tú qué tal? -Bueno, toma, échale un vistazo.

-36...

57...

28...

Bueno... -Sí, y uno de 310 que no está ahí.

-Hijo de puta...

-¿Qué? ¿Dónde te vas de vacaciones este año?

-No sé, ¿a Camboya? -Qué malo es ser un vendedor.

(Puerta)

(Murmullo)

¿Qué hacías con Ridruejo? Nada, se interesaba por nosotros.

Enséñame ese pedido.

Ridruejo es mi cliente, lleva conmigo 15 años.

En este tiempo no le has vendido ni una cámara, ¿no?

En cambio, le acabo de convencer para que se lleve 20.

Dame ese puto bloc...

Trae el bloc, te he dicho, el bloc...

¿Te quieres calmar?

Este hijo de puta me ha robado el pedido de Ridruejo.

Antonio... Yo solo he hecho lo que tú me has dicho.

Vete para dentro, Álex, por favor.

Sí, he sido yo el que pidió que atendiese a Ridruejo.

Pues coge el puto pedido, borra ese nombre y pon el mío.

Lo he advertido mil veces, se te acabó el tiempo.

La feria todavía no ha terminado. ¿Vas a vender 200 en 3 horas?

Claro que no, tenía los 50 de Ridruejo y me las has quitado.

Álex merece una oportunidad. ¿Quién lo dice?

Los de arriba. Si les pides permiso a los de arriba

para follarte a tu mujer.

Eso es lo que tú te crees.

Si no te han despedido ya es porque yo he peleado por ti.

¿Sabes quién lleva dos meses pagando tus facturas con sus comisiones?

¿Quieres saberlo?

Eso no es verdad. No puedo hacer nada más por ti ya.

Hoy es tu último día en la empresa.

(Risas)

(Murmullo)

Yo lo que empiezo, lo acabo.

No insistas, guapa, ¿no ves que no quiere?

(RÍEN)

Al final de día querrás pagarme el doble.

Oye, niña, ¿por un par de horitas conmigo cuánto me cobrarías?

-Y conmigo, y conmigo... (RÍEN)

Si tratas así a los novios de Irene, no me extraña que se vaya de casa.

Está ahí fuera.

Te dije que vendría.

He intentado atenderle yo, pero solo quiere hablar contigo.

(HABLAN EN INGLÉS)

Veo que ha leído nuestros catálogos.

(HABLAN EN INGLÉS)

Dice que tiene claro lo que su empresa necesita.

Muy bien, si me disculpan un momento...

Sí...

Diles a los de arriba que este bloc se me va a quedar corto.

Acuérdate de las cámaras.

Bueno, pues...

Cuando usted quiera, podemos empezar, Mr. Battleworth.

Empezar, ah...

(HABLA EN INGLÉS)

Ah, televisores Vision Art, 300 unidades.

Y si compra 500, ¿cuál sería el descuento?

Eh, bueno, si son solo 500, le puedo hacer el 10 %.

No, que 15 no. ¿Y si compra 600?

Si compra 600, tendría que consultarlo, pero...

Pero en su caso, creo que sí.

Vamos a empezar con un modelo primero, a ver qué tal funciona.

Me parece muy razonable,

no queremos que se acumulen nuestros productos en sus almacenes,

sino que vayan a los hogares para que los disfruten los usuarios.

Del modelo 680, 200 unidades.

El 450 es el más básico. Yes, yes...

El mismo descuento que los televisores, otras 500.

Dile que sí.

Y es todo, por el momento.

Eh... ¿Y las cámaras digitales?

Que son muy caras, que...

Vamos a ver, dile que eso no es cierto.

Las cámaras tienen el doble de prestaciones que la Sonimatic.

Vendemos calidad, no precio, díselo.

Dile que le doy el 30 %.

El 30. Si me compra 100 cámaras.

Dile que... Si no hay cámaras...

No hay pedido.

Le voy a vender 100 cámaras.

Tradúceselo.

Debes estar bromeando, Lozano.

No.

(SUSPIRA)

OK.

Que si firma ahí, ¿qué es lo que hay para él?

Ah, por supuesto, para el señor Battleworth

le damos nuestra mejor cámara, para su uso privado.

Que estaba...

Que estaba pensando en algo distinto.

Ah.

Claro, dile que para nuestros mejores clientes,

fletamos un crucero por el Mediterráneo.

Uno con esposas... Y otro sin esposas.

Me quiere a mí.

Dile que, si es eso...

Que esta noche le llevo a los mejores sitios de la ciudad.

No sé si se refiere a eso.

Tú tradúceselo.

Dice que sería muy aburrido porque no hablas inglés.

Dile que tú eres la traductora, que ha sido un malentendido.

Sí...

Que es como si no quisieras cerrar el trato ahora mismo.

Dile que yo cubro el 3 % de la venta.

Que le doy la mitad.

Dice que... Dile que le doy toda mi comisión.

Pero ¿tú le has traducido lo último?

Dice que estará aquí hasta mañana.

(RESOPLA)

¿Cómo ha ido?

¿Esto es el pedido?

¿Este es el pedido, Salvador?

Este pedido va a ser más famoso que el de Monteagudo.

Y 100 cámaras...

100 cámaras, Salvador.

No sabes el peso que me quitas,

viene en el mejor momento, vamos a dar una patada a los de arriba.

Vas a pasar del despido a ser el mejor vendedor de la historia.

Todavía no ha firmado.

¿Qué falta para que firme?

Solo falta un detalle.

¿Qué haces? ¿Por qué no vas a por él?

No te preocupes, tengo el número de su habitación.

¿Que tienes el número de su habitación?

Tiene el número de su habitación...

Enhorabuena, Salvador.

Le estás dando la mano al mejor vendedor de este sector.

Todavía no ha firmado. Qué mas da, tienes su habitación.

Si hace falta, montamos guardia hasta que firme.

¿El señor Battleworth lo que quiere es un poco de juerga?

¿Quién es el maestro de la juerga? ¿Eh, Salvador, quién es?

¿Qué te pasa, Salva?

(Música suave)

(SUSPIRA)

Disculpe...

Aquí no se puede fumar.

Pues llama a la Policía.

En la agencia me dijeron que algo así podía pasar.

Pero...

(Murmullo)

(Puerta)

Eres el mejor jefe que he tenido.

(Puerta)

(Música suave)

No fue nadie del sector.

¿Qué coño ha cambiado, Carmelo?

Que yo no me he enterado...

Más de 30 años vendiendo y no ha ido nadie del sector.

1 600 000 kilómetros, 42 años en la carretera...

Clientes que ya no conozco y dos hijos...

Que no he visto crecer.

Cine en TVE - A puerta fría

16 jul 2017

Los últimos 158 programas de Cine en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios