www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4555638
Para todos los públicos Cine de barrio - El último cuplé - ver ahora
Transcripción completa

A mí que me lo den en vida, muerta no quiero ni una flor.

Toda una vida

me estaría contigo.

No me importa en qué forma, ni dónde ni cómo,

pero junto a ti.

Toda una vida

te estaría mimando,

te estaría cuidando, como cuido mi vida,

que la vivo por ti.

Hola, buenas tardes, amigos de "Cine de barrio".

Bienvenidos.

Con esas imágenes que acabamos de ver,

comenzábamos hace cinco años el programa

con el que despedimos a Sara Montiel.

La gran actriz y cantante que había fallecido el día 8 de abril.

Aunque Sara decía que ella prefería que le hicieran

los homenajes en vida,

hoy, víspera del quinto aniversario de su muerte,

queremos seguir homenajeándola e recordándola.

En aquella ocasión emitimos su película "Carmen, la de Ronda",

pero hoy hemos elegido el título que en 1957 cambió su vida

y la convirtió en un mito cinematográfico.

"El último cuplé".

No hay quien pueda con nosotros ni en Italia ni en París.

María, María Luján. -Será reina del teatro.

Ven y ven y ven,

chiquillo, vente conmigo.

Muy bien, ahora está mucho mejor. -Qué requetebién lo has hecho.

(CANTA EN FRANCÉS)

Si tú me quieres, serrano del alma, yo te quiero más a ti.

Y todos los clavelitos bonitos, todos serán para ti.

-Tengo que ser torero. -Estás loco, puedes morir.

(Gritos)

Pudo amarme un hombre sin miedo a la muerte.

"El último cuplé", como casi todas las películas

que hizo posteriormente Sara Montiel,

son más largas de lo habitual.

Así que, en los pocos minutos de que disponemos,

además de hablar de ese mítico título,

queremos recordar parte de la trayectoria

de la gran Sara Montiel.

Como casi todo el mundo sabe, María Antonia Abad Fernández,

Sara Montiel, nació en Campo de Criptana, Ciudad Real.

Vivió parte de su adolescencia en Orihuela, Alicante

y a los 15 años, llega a Madrid para convertirse en artista.

Pero no adelantemos tanto.

Su primer papel en el cine,

con el nombre artístico de María Alejandra,

fue el de una colegiala en la película "Te quiero para mí",

dirigida por Ladislao Vajda.

Fue el polifacético Enrique Herreros,

humorista, cineasta, representante,

quien le cambió el nombre artístico por el de Sara Montiel.

Le consiguió su primer papel protagonista

en "Empezó en boda", a la que seguirían 14 películas más.

Hasta finales de los años 40,

vamos a recordar alguna de esas películas.

¿Cómo se atreve usted a hacer eso? ¡Suelte ahora mismo ese hombre!

-Usted se calla, señorita. -El que se va a callar ahora mismo

es usted. -Cuando tengo razón no puedo hacerlo.

-Con razón o sin ella se va usted a callar y se va arrepentir.

¡Insolente!

Me excita, me palpita y me deja sin respiración.

Se acelera, se me altera, con el tipitipi, tipitón.

Tipitón, tipitón, tipitón, tipitón...

¿Qué es lo que vuestra merced desea? ¿Qué misericordias son estas?

-Las misericordias son las que ha usado Dios conmigo.

Yo tengo juicio ya libre y claro.

Conozco los disparates de los libros de caballerías.

-Bendito sea el señor.

¿Tiene usted una carta para mí? -Sí, señorita, aquí está.

Me llamo Fernando Salas. -Mucho gusto. Siéntese, por Dios.

Pero ¿cómo? ¿Estaba usted en el tercero de cazadores?

-Sí, hasta hace unos días. -Espere entonces.

-Me odias porque el rey me quiere, pero yo te odio mucho más,

porque crees en Jesús y yo en el profeta,

porque eres hija de Isabel y yo del rey Zagal.

Yo sí que te aborrezco.

¿Por qué te da miedo quererme?

¿Es acaso una cobra capaz de fascinarte?

Tú ya no eres cristiano, ni tienes nada que ver.

Si noche está solo, peor para él. Vete y que te mire si quiere.

También tú tienes fuerza en los ojos. A mí me adormeciste.

Es usted muy gentil, caballero. -¡Monique!

-Llega con tres meses de retraso, pero te lo agradezco.

Me quedé esperando uno igual en París, ¿lo recuerdas?

¿O necesito refrescarte la memoria?

Es muy simpático su primo de usted. -Claro, así querrían las mujeres

que fuesen todos los hombres. ¡Traidor! ¡Cumplimentero!

Corra usted, señorita, y dígale que me mande unas gafas ahumadas.

-¿Para qué? -Para que nadie lea en mis ojos

las atrocidades que pienso. (RÍE)

-¿De qué se ríe? ¿Tengo alguna danza de moros en la cara?

-No, hombre, me río de lo feo que estará usted

con los anteojos ahumados. -Mejor que mejor.

"Capitán Veneno", fue la quinta película

en la que coincidió con Fernando Fernán Gómez

y la última que rodó en España antes de marcharse a México,

cansada de hacer papeles secundarios.

En 1954,

gracias a una foto suya en la portada de una revista,

fue seleccionada para el reparto de "Veracruz",

una superproducción protagonizada por Gary Cooper y Burt Lancaster,

cuyos exteriores se rodaron en México

y que fue el comienzo de su etapa en "Jollibud",

como decía Sara, donde rodó otras dos películas más.

"Dos pasiones y un amor", la dirigió Anthony Mann.

Unos meses después, se convirtió en su primer marido

y poco antes del rodaje de "Yuma", su tercera película en Hollywood,

Sara vuelve a España para interpretar "El último cuplé".

Cogí a mi madre y nos vinimos a España porque hacía ya cinco años

que no veíamos a nuestra familia y cuando llegué a Madrid,

Juan de Orduña me ofreció a hacer "El último cuplé".

No quería hacerla nadie, "El último cuplé".

Juan de Orduña la llevó a varios productores

y distribuidores inclusive, y nadie creía en "El último cuplé",

pero él se empeñó en hacerla. El guion era de Antonio Mas Guindal.

Me gustó muchísimo y entonces dije:

"Bueno, voy a cantar", empezamos con "Nena".

"Nena",

me decías loco de pasión.

Claro, "Nena" estaba con cuatro tonos más alto

que mi tono era y entonces,

salgo de ahí, de la cabinita y le digo al maestro,

que era Juan Solano y le digo:

"Maestro, por favor, ¿usted no me podría bajar un tono?".

"¿Un tono?". Digo: "Sí, un tono, por favor".

Entonces, me bajó un tono,

entro otra vez a la caseta, empezamos a grabar

y nada, imposible.

Salgo otra vez y digo: "¿Usted me podría bajar un tono más?".

Dice: "Si usted quiere nos podemos bajar debajo del piano

y cantamos debajo del piano". Era muy gracioso.

Y se estrenó el 6 de mayo del 57. En el cine Rialto.

Iba la película para una semana nada más.

Para cubrir el expediente que se estrenasen

las películas americanas.

Me llamaron diciendo

que era un éxito el estreno.

Que había impactado el estreno

a la gente que fue a ver la película.

Estaban, las tardes y las noches, agotadas las entradas.

Por mucho tiempo de anticipación.

Tremendo, salía la gente de una función por la tarde

y se ponían en la cola en la taquilla para coger entradas para otro día.

Pues sí, ahí estaba yo con mi madre.

Yo salía de ver la película

y me ponía en la cola para ver la otra función.

Un éxito enorme.

Cantaré cuplés. Seré la Bella María. -No, no.

Eso de Bella pertenece a una época que hay que superar.

Serás... María Luján.

Cómo una producción con escasos medios pudo convertirse

en un suceso internacional,

no es fácil de explicar.

Seguramente contribuyó a ello

el melodramático guion de Antonio Mas Guindal,

con situaciones que estaban en los límites de lo permitido

por la censura de entonces.

También la nostalgia y las canciones de otra época

y sobre todo, la sensualidad y la forma de interpretarlas

por parte de Sara Montiel.

Algunas de las canciones que lleva la película,

pasaron a formar parte de su repertorio

y Sara las siguió cantando hasta el final de su carrera.

Ven, y ven y ven.

Chiquillo, vente conmigo.

No quiero para pegarte mi vida,

ya sabes pa' lo que digo.

"Nena",

me decías loco de pasión.

Nena, que mi vida llenas de ilusión.

Deja que ponga con embeleso

junto a tus labios

la llama divina

de un beso.

Fumando espero al hombre quien yo quiero,

tras los cristales de alegres ventanales

y mientras fumo, mi vida no consumo,

porque flotando el humo, me suele adormecer...

Pisa morena, pisa con garbo,

que un relicario, que un relicario me voy a hacer

con el trocito de mi capote

que haya pisado, que haya pisado tan lindo pie.

Soy fan de Sara.

Yo también me ponía la raya en medio

y me pintaba el piquito que ella llevaba pintado.

Las vivencias del personaje protagonista

de "El último cuplé", María Luján,

la humilde chica que llega a triunfar como cupletista,

discurren en ambientes y lugares muy diversos,

lo que hace que en la historia aparezcan muchos personajes

interpretados por un gran reparto.

Hablemos primero de los cuatro galanes.

Armando Calvo, que interpreta a Juan Contreras.

El empresariado que descubre a María Luján.

Alfredo Mayo, que hace del gran duque Vladimir de Rusia.

José Moreno, que interpreta a Cándido,

el relojero, su primer novio.

Y Enrique Vera, un torero actor que interpreta

a Pepe, el torero.

También hay que recordar a otros intérpretes

como Julia Martínez, la novia despechada del torero.

Matilde Muñoz Sampedro,

que interpreta a la tía de María Luján.

José María Caffarel, como un empresario francés

o Carmen Flores, que aparece cantando

"La cruz de mayo".

Cruz de mayo, sevillana.

Cruz de Mayo que en mi patio levanté.

No hay tiempo para más,

así que vamos a ver ya "El último cuplé",

mítico título del cine español

con el que hemos querido homenajear y recordar

a la gran Sara Montiel

en vísperas del quinto aniversario de su fallecimiento.

Que disfruten, como siempre de esta maravillosa película

y ya saben que si les hemos gustado,

que yo estoy segura hoy que sí que sí,

pues les espero aquí, en "Cine de barrio",

el próximo sábado. Un beso para todos.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El último cuplé

Cine de barrio - El último cuplé

07 abr 2018

Un día antes de cumplirse cinco años de su fallecimiento, Cine de Barrio recuerda a Sara Montiel; y emite la película que la convirtió en un mito de nuestro cine "El Último cuplé".

ver más sobre "Cine de barrio - El último cuplé" ver menos sobre "Cine de barrio - El último cuplé"
Programas completos (362)

Los últimos 372 programas de Cine de barrio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios