www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4449079
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 31/01/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

La doctora Ainhoa Cortel asiste en la ambulancia a Gloria,

que sufrió un episodio de ahogo en plena calle.

Tranquila. Estamos en la ambulancia, vamos de camino al hospital.

-Bueno, al menos me he deshecho de Oriol.

-¿El chico que venía contigo?

-Está ahí con nosotros. Viene al hospital. Tranquila.

-Mira, ¿tú me puedes hacer un favor? -Sí, dime.

-Eres médico, ¿no? -Sí.

-Eres superguapa. Y estoy segura de que eres superdivertida también.

Mira, ¿por qué no le enamoras, eh?

Así, a ver si me deja tranquila de una vez.

-Bueno, vamos a tener un pequeño problema con eso.

-¿Por qué?

-Pues porque no me gustan los chicos.

-Vaya mala suerte. Para Oriol, digo.

-Toma. Ponte esto, anda. Y ahora, mejor que no hables.

-Hola. ¿Qué ha pasado?

-Mujer, 25 años, ha sufrido una disnea y viene taquicárdica.

-Vale. Vamos a Reanimación, por favor...

-Puedes esperar en la sala. Te iremos informando. ¿Vale?

-Menudo susto me ha dado Gloria.

La verdad es que solo llevamos dos meses saliendo, pero...

Pero yo creo que me gusta de verdad.

Bueno, y la prueba es esta. Me he puesto de los nervios al verla así.

Y espero que no sea nada porque...

Estoy organizando una escapadita romántica en una casa rural y...

Y tengo muchas ganas de ir.

-¿Alguna vez te habías sentido así, antes, Gloria?

-Pues no, pero bueno. La verdad es que llevo semanas sintiéndome débil.

Es que estoy pasando por una época con bastante estrés, por...

Bueno, por varias cosas.

-Vale. Voy a auscultarte.

Respira tranquila, todo lo tranquila que puedas...

Latido de punta desplazado, y soplo continuo.

Intensidad, cuatro de seis.

Gloria, ¿alguna vez has tenido una insuficiencia cardiaca,

o te han hecho pruebas de corazón?

-Eh... No. ¿Por?

-Pues porque, por los síntomas que tienes,

me hacen pensar que tienes algún problema en el corazón.

-Pero... ¿Pero eso es muy grave?

O sea, que soy muy joven, ¿no?, como para tener el corazón mal.

Si hasta mi abuela lo tiene perfecto.

-No quiero que te preocupes de momento. ¿Vale?

Te voy a hacer algunas pruebas. Déjame el estadillo, por favor, Mar.

-Necesito analítica, electrocardiograma

y radiografía de tórax.

-Muy bien.

-Te voy a dejar en Boxes mientras tanto,

con un tratamiento para que te encuentres mejor.

Tranquila. Enseguida vuelvo. ¿Vale? -Vale.

La doctora Soto recibe en su consulta a Francisco Bermejo,

que lleva varios días con dolores cervicales.

-¡Ah, ah! -Ahí le duele.

-Sí. Mucho. -Vale.

¿Y nota hormigueo o la zona adormecida?

-No. Eso, no. Lo que noto es que tengo un dolor muy fuerte...

No sé si es por la contractura, o a lo mejor, digo yo,

si podría ser por las tiroides.

Porque, de hecho, el dolor me nace aquí,

a la mitad del cuello hacia la izquierda.

-Bueno, no, no creo. Los síntomas no cuadran.

En todo caso, la medicación para el hipotiroidismo se la está tomando.

-Sí, sí.

-Yo más bien me inclino a pensar que es una cervicalgia, por la artrosis.

La artrosis es una enfermedad que se presenta

en pacientes de edad avanzada.

Aunque también hay casos prematuros.

En España afecta a un 10% de la población en general,

y supone casi 1/4 parte de los casos atendidos en Reumatología.

La artrosis es bastante frecuente a cierta edad.

Entonces, es molesto convivir con ella,

pero sí que se pueden tener ciertos hábitos para disminuir los dolores.

Por ejemplo, no tener sobrepeso, dormir en una cama plana,

si tiene las articulaciones doloridas se puede aplicar calor,

a no ser que estén inflamadas,

y entonces es mejor aplicar frío, ¿de acuerdo?,

y realizar un ejercicio suave, pero de manera habitual.

Como caminar, montar en bicicleta o natación. ¿De acuerdo?

Y por otro lado, aunque no parezca importante, sí lo es,

es mantener una actitud positiva.

-Como para tener una actitud positiva estoy yo.

Mi hijo y mi nuera fallecieron hace 20 años en un accidente de coche.

Por suerte yo me había quedado cuidando de mi nieta.

Que se ha criado conmigo.

Y si no lo tenía lo suficientemente complicado,

caí en una estafa de compra de sellos hace años,

que se llevó por delante todos mis ahorros.

Y en eso estamos ahora, esperando el juicio, pero bueno...

No la quiero aburrir con mis problemas.

Bastante debe tener usted con los suyos.

-No, no se preocupe. La verdad es que es una situación complicada.

Pero bueno, lo único que puedo hacer es intentar que le bajen los dolores.

Así que, por ahora, vamos a pedir una radiografía. ¿De acuerdo?

-De acuerdo.

-Efectivamente en la radiografía

hemos observado signos incipientes de artrosis cervical.

Hemos administrado antiinflamatorios y relajantes musculares.

Pero Paco debería acudir a sesiones de fisioterapia

para mejorar las molestias.

-¿Cómo está Gloria?

-Parece que tiene un problema en el corazón.

Tengo que hacerle algunas pruebas.

-Bueno, espero que no sea nada, que es muy simpática, además.

Y debe de tener un lío con su novio...

Oye, por cierto, ¿te acuerdas del plan del sábado?

-No. ¿Qué plan?

-El cumpleaños de mi amigo Fran.

Que les he hablado muchísimo de ti

y tienen todos muchas ganas de conocerte.

-Ah, sí, el del sábado. Es que ese día no puedo.

Tengo una cena con los de la universidad.

Lo siento. Es que llevan un montón de tiempo preparándolo y eso,

así es que no voy a poder ir.

Lo siento. Perdona, tengo que seguir haciendo pruebas. ¿Vale?

-Vale. -Venga. Chao.

-Bueno. Y recuerde hacerme caso en los consejos que le he dado

para aliviar los dolores.

-Haré todo lo que usted me ha dicho.

-Lo va a notar.

-¡Abuelo!

-Mire, doctora. Este es el mayor tesoro que tengo, mi nieta.

Que no es poco. La doctora Soto...

-Encantada, doctora. -Y mi nieta Blanca.

-Encantada. -¿Qué te han dicho?

-Que estoy muy viejo.

-Hombre, no. Yo no le encuentro viejo.

Aparte de lo del cuello, está usted muy bien.

Además, seguro que va a mejorar en unos días.

-Mi abuelo no lo ha tenido nada fácil en la vida.

Y la verdad es que yo tampoco.

Pero siempre he tenido ese algo

que me ha hecho verlo todo con más alegría.

Y eso es él. Y la verdad es que,

desde que le estafaron con lo de los sellos, no levanta cabeza.

Pero bueno. Yo siempre le digo que,

a ver si ahora que se va a celebrar el juicio, se hace justicia.

Porque se lo merece.

Y mientras, pues aquí estoy yo para animarle.

¡Si estás como una rosa! ¿Qué te duele? ¿El cuello?

Pues eso es de pensar tanto en los problemas,

en lugar de disfrutar de la vida.

Viendo obras y diciendo a los albañiles cómo hacer su trabajo.

-Venga vámonos, que la doctora tiene más pacientes.

-Gracias, doctora.

-Nada. Cuídese.

-Gracias.

-¿Estás mejor? -Ya te he dicho que sí.

-¿Necesitas algo? -No. De hecho, te puedes ir a casa.

-Pero ¿qué dices? ¿Dónde voy a estar mejor que aquí?

Por cierto, antes, cuando te ha dado el ataque, me estabas contando algo,

y me ha dejado ahí, un poco...

-A ver. Es que... no sé si al final voy a poder ir a la casa rural.

-Sabía que era eso.

Pero... Pero... Pero si es genial. Mira, tú imagínatelo por un momento.

Tú y yo, aislados, ahí, con el crepitar de la chimenea,

bajo una mantita, dos copitas de champán...

-¿Eso qué es? -Las burbujitas...

-Oriol, no sé si voy a poder ir, porque tengo cosas que hacer,

y es que ahora mismo no me apetece hablar de eso.

-Vale, yo solo lo digo, pues porque había una oferta superbuena.

-Ya, pero es que... No es el momento.

-Vale.

-Hola. -Hola.

-Hola. Eres... -El novio.

-Vale. Es que no deberías estar aquí. Pero bueno, te puedes quedar 10 min.

¿Cómo te encuentras, Gloria? -Bien.

-Vale. Tengo los resultados.

A ver. En la analítica he visto una ligera anemia.

Pero no es lo que más me preocupa.

Me preocupa más lo que he visto en la radiografía de tórax y en el electro.

¿Vale? He visto un bloqueo auriculoventricular,

una cardiomegalia y una congestión pulmonar importante.

-Pero ¿eso qué quiere decir?

-Básicamente, que tiene el corazón agrandado,

y signos de hipertensión pulmonar.

Con estos datos, la disnea y las palpitaciones de Gloria

seguramente se deban a una insuficiencia cardiaca leve,

y a alguna anomalía cardiaca a nivel estructural.

En eso es en lo que nos tenemos que centrar ahora.

Aunque es joven, puede tratarse de algo congénito.

Pero no podemos descartar otras lesiones.

-Pero... es que nadie de mi familia ha tenido nunca problemas de corazón.

-Pues ahora mismo, parece que tú sí. ¿Vale?

Te voy a hacer un ecocardiograma para tener más detalles.

Pero lo siento, te tienes que quedar ingresada.

Porque te voy a poner un tratamiento para evitar nuevos episodios.

-No pensé que fuera tan grave.

-Tranquila, cariño. Mira, tú ahora lo importante es que te recuperes.

Y además, ¿quién va a estar aquí a tu lado, eh? Yo.

-Se trata de José Antonio Aguirre,

el supuesto responsable de la estafa de los sellos

que dejó sin ahorros a más de 10000 pequeños ahorradores.

Ahora mismo, la situación ha dado un giro inesperado,

que puede poner en riesgo las reclamaciones...

de todos los afectados que llevan años esperando el juicio.

-¡No puede ser! ¡No! ¡¡No!!

¡Por favor! ¡Una ambulancia! ¡Por favor!

-Hola, soy la doctora Soto. ¿Cómo se llama?

Después de sufrir una caída en plena calle,

una ambulancia trae a Francisco a Centro Médico.

La médico de guardia, la doctora Soto, se hace cargo de la urgencia.

Gloria Suárez, la paciente con una posible insuficiencia cardiaca,

ha pasado la noche en el hospital.

-¡No puedo respirar! ¡Me ahogo! -¿Qué te pasa?

-¡Que no puedo respirar! -Vale. Vale, vale, vale.

Tranquila. Respira todo lo tranquila que puedas...

Gloria ha sufrido una crisis de disnea paroxística nocturna.

Lo que quiere decir que su insuficiencia ha empeorado.

Voy a aumentar el tratamiento con un fármaco inotrópico,

para facilitar el bombeo efectivo del corazón.

Y también voy a adelantar el ecocardiograma que tenía programado.

Porque hay que averiguar qué le pasa cuanto antes.

La doctora Ortega continúa el estudio de Gloria

con un ecocardiograma transtorácico Doppler.

Creo que lo tenemos.

-¿Qué..., qué tenemos?

-Pues hay un aneurisma en el seno de Valsalva.

Si te has puesto así es porque se ha roto.

Toma. Límpiate.

Se conoce como senos de Valsalva

a las dilataciones que se producen en la raíz de la arteria aorta,

Y Gloria ha sufrido la ruptura de un aneurisma en esa zona.

Lo que ha provocado un cortocircuito en el ventrículo derecho,

e hipertensión pulmonar moderada.

-Pero ¿cómo que un cortocircuito? ¿Me va a explotar el corazón, o qué?

-No, tranquila. No, no te va a explotar el corazón.

¿Vale? No te preocupes.

Te explico lo que ha pasado.

La ruptura del aneurisma ha provocado un retorno de sangre

por donde no corresponde.

¿Eso qué ha producido?

Una sobrecarga al corazón,

y un déficit de salida de sangre por la aorta, la arteria aorta,

y al resto del cuerpo.

Y eso ha producido la insuficiencia cardiaca que tienes.

-Vale. Y... ¿qué es lo que hay que hacer para no tener eso que ha dicho?

¿Operarme?

-Eso todavía no lo sé.

Tenemos que hacerte primero un ecocardiograma transesofágico

para tener todavía más detalles, ¿de acuerdo?

Y una vez tengamos los resultados,

tú y yo tranquilas, tomamos una decisión.

-Vale.

-De momento no te preocupes.

-Bueno. Pues esto está muy bien suturado.

Cuénteme, Paco, ¿qué pasó?

¿Se sentía con pocas fuerzas,

o se fue a levantar y sintió debilidad y se cayó...?

¿Qué ha pasado?

-Ya todo da igual.

-No, Paco, no da igual. ¿Cómo va a dar igual?

Si no, no se lo preguntaría.

-Lo he perdido todo, doctora.

No se puede hacer nada. -Pero ¿por qué dice eso?

Tiene fiebre.

A ver, le duele aquí, me ha dicho, ¿no?

Intente abrir la boca. -No puedo.

-No puede y le duele por aquí... -Sí.

-¿La cabeza también? -También. Los dos lados.

-¿A los lados?

¿Qué le pasa?

-Empiezo a verlo borroso.

-¿Ve borroso?

La cefalea y la visión borrosa de Paco,

no parece que esté relacionada con la artrosis cervical.

Además, presenta trismus.

Que es una dificultad para abrir la boca,

por una contracción de la musculatura masticatoria

o problemas en la articulación mandibular.

No tengo claro si ha sido una caída por debilidad por la fiebre,

y la cefalea es por el golpe, o no sé.

O ha sido un simple traspiés.

Pero el dolor mandibular y el trismus no me cuadra.

Puede que tenga bruxismo. Porque está pasando una mala racha.

Paco, vamos a ingresarlo. ¿De acuerdo?

¿Quiere que avise a su nieta?

¿Qué pasa, Paco?

Paco, tranquilo.

Tranquilo, Paco.

El bruxismo es el hábito involuntario de rechinar o apretar los dientes.

Bien durante el día o durante la noche. Por estrés.

Esto puede afectar, no solo a los dientes

y a las articulaciones maxilares, sino también,

puede provocar tensión en el cuello y en la cabeza.

-Hola, Ainhoa, te estaba buscando. -Hola.

-¿Qué tal? Llevas todo el día como enfadada conmigo.

¿Qué te pasa? -Nada.

-¿Nada?

Va, Ainhoa, por favor, que te conozco.

Ainhoa, sé sincera conmigo, por favor.

-Creo que no eres la más oportuna para hablar de sinceridad, ¿no?

-¿Por?

-Pues porque, si no te apetece conocer a mis amigos, me lo dices.

Pero no me pongas excusas.

Creo que realmente no te importo tanto.

-Ainhoa, eso que acabas de decir no es verdad. Claro que me importas.

Y no es una excusa, tengo una cena con los de la universidad.

Pero, si para ti es importante que yo te acompañe, ¡dímelo y te acompaño!

-¿De verdad? -¡Claro!

Si algo es importante para ti, es importante para mí.

Y además, que tampoco me apetece tanto ir a esa cena.

En realidad siempre es deprimente.

-Siento haberme puesto así.

Y te debo un beso.

-Vale.

Pero luego me lo das. ¿Vale? -Vale.

Chao. -Chao.

-Abuelo, deja ya de preocuparte.

Aún hay que esperar a que salga el juicio, ¿no?

-No lo has entendido.

Ese malnacido de Aguirre era el único encausado en la estafa.

Y se ha muerto.

Ya nunca podremos recuperar el dinero.

-Bueno, pues te lo tendrán que devolver sus herederos.

O te lo pagarán con sus bienes.

-Esa rata tenía todo muy bien atado.

No tenía nada a su nombre.

Y los herederos... renunciarán a la herencia, que es cero.

Y lo más injusto de todo...

es que no podré dejarte una herencia decente.

-Vamos, abuelo. A mí eso me da igual. Además no me va a hacer falta.

Este año termino la carrera.

Y tengo mi trabajito, con el que me pago el piso compartido.

Y si me tengo que remangar más, tampoco se me van a caer los anillos.

Eso me lo has enseñado tú.

Y saldremos adelante. Como siempre.

-Por eso no tienes que preocuparte.

-Yo lo que no soporto es verte así.

-No, no me hagas caso, son cosas de viejo.

-Ven aquí.

-¡Buenos días! -¡Hola!

-¿Cómo estás hoy, cariño?

-Bien. -¿Sí? ¿Bien?

-Bueno, esperando resultados. -Bueno. Seguro que está todo genial.

-Pues... no sé yo.

Porque lo que ha dicho la cardióloga no sonaba muy bien, que digamos.

-Bueno. Aun así seguro que está genial, ya verás.

-Ya, pero es que... pueden quedar secuelas.

Y yo, Oriol, entendería perfectamente

que quisieras salir por esa puerta ahora mismo, me dejaras,

y buscaras a una chica con el corazón sano, no como yo.

-Mira, no digas tonterías.

Yo te voy a querer, tengas el corazón como lo tengas. Es que me da igual.

-¿Y si me meten en quirófano, y no va bien, y pasa lo peor?

Yo, Oriol, lo digo por ti.

No quiero que seas una especie de viudo tan joven.

-Mira, nadie se va a quedar viudo.

Tú ahora lo único que tienes que hacer es preocuparte por dos cosas.

La primera es ponerte bien pronto,

y la segunda es salir de aquí juntitos.

La actitud de Gloria me está empezando a inquietar.

A ver, entiendo que esté preocupada.

Porque tener problemas de corazón siempre..., siempre agobia.

Pero de ahí a ser tan pesimista... Pero bueno.

Yo mantendré la moral alta por los dos.

-Hola, Juan: ¿Tienes lo mío? -Hola. Sí.

-Vale. Gracias.

¡Natalia! ¡Por fin! ¿Estás muy ocupada?

¡Ah! ¡Tienes una ponencia en un congreso! Pues vaya rollo, ¿no?

No, no. Yo... odio los congresos. Hombre.

Conferencia tras conferencia, unas mejores que otras, cena,

con todos los colegas pavoneándose,

por no hablar de los buitres de última hora,

que a lo único que van es a ligar.

Vale, vale. Pues nada: céntrate. Hablamos más tarde.

Vale. Gracias.

-Que sepas que mis tres últimas ex son de congresos de química clínica.

-Pues no me extraña.

-Hasta luego.

-A pesar de que el bruxismo

podía explicar la cefalea y el dolor mandibular,

no ocurre lo mismo con la fiebre.

Y la analítica ha sido reveladora.

Ahora las sospechas se dirigen a algo más serio.

Por eso he ordenado una ecografía de las arterias temporales,

que se encuentran cerca de los pabellones auditivos y la mandíbula.

Y como me temía,

en la imagen se ve que algo no va bien en la arteria temporal izda.

Por ahora, prefiero esperar al resultado de la biopsia,

y la verdad: espero que... mis sospechas estén equivocadas.

-Hola. -Hola.

-Perdón. ¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras, Gloria?

-Bien. Bueno. Más o menos. -Te cuento.

Tengo los resultados del ecocardiograma transesofágico,

que te hemos hecho para ver con más detalle el aneurisma.

Y se confirma lo que nos temíamos.

Está roto, con un cortocircuito en el ventrículo derecho.

-Tranquila, cariño, ¿eh? No pasa nada.

-¿Y..., y esto por qué me ha pasado? ¿Es algo congénito, o...?

-No, no, no. El aneurisma y su posterior ruptura

es consecuencia de lo sobrecargado que está tu corazón.

Es como un músculo, ¿vale? Que si lo fuerzas demasiado,

haciendo mucha fuerza de contracción, pues al final se agranda.

Es probable que la insuficiencia

y el aneurisma de Gloria llevasen tiempo presentes.

Incluso la ruptura.

Pero no ha habido consecuencias hasta ahora

porque las deficiencias se han ido compensando.

Hasta que el organismo no ha podido más,

y ha descompensado la función cardiaca.

Ahora ya es momento de tomar una decisión.

Y en este caso, ahora mismo, lo mejor es pasar por quirófano.

-¿Me vais a tener que abrir?

-Podríamos evitar esa posibilidad. ¿Vale?

La técnica más habitual, para solucionar tu problema,

es una técnica de la exposición dual.

Sí habría que abrir con esta técnica.

Pero hay otra, que es más reciente y más moderna, mediante un cateterismo,

con un dispositivo oclusor, y no habría que abrir.

Esa técnica es menos invasiva para ti.

-Vale. ¿Y cuál prefieres tú?

-Yo prefiero la que es menos invasiva para ti.

-Es la que me sonaba mejor.

-Perfecto. Pues... voy a prepararlo todo, porque te operaremos hoy mismo.

¿Vale? -Vale.

-Venga. Hasta ahora.

-¡Abuelo! Hoy te traigo muy buenas noticias. ¿A que no sabes qué es?

Que me vuelvo a vivir contigo. -Ni hablar.

-Hoy... ¿Cómo que ni hablar? ¡Si a mí no me supone ningún problema!

Es más, empiezo a estar un poco harta del desorden de mis compañeros.

Además, ¿dónde está el problema? ¿Por qué no?

-Porque yo no quiero. Tú lo que tienes que hacer es vivir tu vida.

Labrarte un porvenir. Acabar tu carrera, echarte un novio,

o una novia, o lo que hagáis los jóvenes ahora.

Lo que no quiero es que arrastres los problemas y deudas

de un viejo como yo.

-Bueno, pero abuelo. -¡Pero nada!

-Hola. -Muy buenas. ¿Cómo está, Paco?

Bueno. Tengo los resultados de todas las pruebas.

Con toda la información, podemos llegar a un diagnóstico sin duda.

Se trata de una arteritis de la arteria temporal.

-¿Eso qué es?

-Una arteritis de la arteria temporal supone una inflamación y daño

de los vasos sanguíneos que irrigan la cabeza, el cuello

y la parte superior del cuerpo.

Los síntomas que viene sufriendo Paco están provocados por esta enfermedad,

de la que se desconoce la causa.

-¿Es grave?

-Al poder iniciar el tratamiento

al poco de haber empezado a desarrollarse los síntomas,

vamos a poder evitar problemas más graves.

Como la ceguera o un accidente cerebrovascular.

Pero sí que el tratamiento es un poco latoso porque dura uno o dos años,

y además puede volver a aparecer.

Pero bueno, haremos controles periódicos y estaremos atentos.

En principio, si todo va bien, puede hacer vida normal.

-¿Has oído, abuelo? -Sí. He oído.

-Pues comenzaremos el tratamiento farmacológico cuanto antes,

y va a notar mejoría en unos pocos días.

Y así le podremos dar el alta. ¿Vale? Mucho ánimo, Paco.

-Gracias, doctora. -Gracias.

-Yo voy a ir tirando para casa a coger mis cosas

y llevarlas a la tuya, bueno, la nuestra.

-¿Tú me has oído lo que te he dicho antes?

-Pues no, no te he oído.

Y el que me vas a oír vas a ser tú como no dejes de ser tan cabezón.

Yo me vuelvo a casa. Y tú te vas a dejar querer y cuidar,

como hice yo cuando era pequeña. ¿Entendido?

-Vale.

-Te veo luego.

-Hola. -Hola.

Me he enterado que te van a operar y venía a desearte suerte.

-Gracias. La verdad es que no pensé que lo de mi corazón fuera tan grave.

Pero... estoy mucho mejor que cuando me recogiste en la ambulancia.

-Me alegro.

-La cardióloga me ha relajado bastante.

-Bueno. Diana es la mejor. ¿Qué te voy a decir yo?

-Os lleváis bien, ¿no? Se nota.

-Sí. Muy bien. -Se nota.

-Oye, eh... ¿Pudiste hablar con...?

-¿Con mi chico? Bueno. Lo intenté. Un poquito. A mi manera.

-Si me dejas que te dé un consejo, lo mejor es que seas sincera.

No sé, que... Él está muy entregado y está muy preocupado por ti.

Lo normal es que... Pues que le trates, por lo menos,

como a ti te gustaría que te tratasen.

Por experiencia, te lo digo.

-¿Qué pasa? ¿Que las cosas no van bien con la cardióloga?

Vamos, que está clarísimo que es tu novia.

Si es que... te tienes que ver los ojos cuando hablas de ella.

Perdón. No me quería meter donde no me llaman.

Pero... que sepas que me has dado una idea.

-Tranquila. Que va a ir todo muy bien. Estás en muy buenas manos.

-Oye. Que gracias. -Nada.

Blanca viene para recoger a su abuelo Francisco,

que hoy va a recibir el alta después de la mejoría

de la inflamación de la arteria temporal.

Perdone, ¿sabe dónde está mi abuelo?

-Pues le han dado el alta. Pero se ha marchado ya hace un rato.

¿Ocurre algo?

-Que se ha ido. -Sí.

-Gracias. -De nada. Hasta luego.

-Si mi abuelo se cree que me voy a quedar tan pancha, lo lleva claro.

Que él será muy testarudo. Pero yo también, que he salido a él.

Y no pienso parar hasta encontrarle.

Perdonad, pero tengo que ir a ver dónde se ha metido.

Gloria ya ha sido operada tras la rotura de un aneurisma

en el seno de Valsalva.

Y se recupera en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital.

¿Qué tal, Gloria? ¿Cómo te encuentras?

-Pues un poco atontada, pero mejor.

-Tranquila. Es normal que estés atontada.

Pero la evolución posoperatoria es muy buena,

y en una semana, más o menos, te podrás ir a casa.

Te voy a dejar en la UCI hasta que tu función cardiaca se estabilice.

-Vale. -Te dejo descansar. Luego me paso.

-Gracias.

-Tras una operación como la de Gloria,

siempre hay que seguir unos controles estrictos,

para ir vigilando la presión arterial.

Además, una vez se retoma la vida normal,

hay que evitar hacer esfuerzos bruscos o demasiado intensos.

-Hola. ¿Cómo estás? ¿Qué te ha dicho la doctora?

-Pues... que dentro de una semana ya puedo volver a casa.

-¿Sí? Pues hoy mismo cojo lo de la casa rural.

-Oriol, no... No reserves nada.

A ver. Eh...

Primero de todo, agradecerte por todo lo que has hecho por mí, porque...

Has sido muy atento y... Vamos, que... Que se ha notado.

Y es que te tengo que decir una cosa.

Es que tú y yo no podemos seguir juntos porque... soy lesbiana.

-¿Cómo?

-Pues que me gustan las tías.

Entiendo perfectamente que tú no me quieras volver a ver en la vida,

que te vayas, que..., que te busques a otra y que... te enfades conmigo.

Es que no sé, me lo merezco.

Y además, la homosexualidad me ha elegido a mí.

Yo no he elegido la homosexualidad.

-Ahora entiendo por qué estabas tan rara conmigo estos últimos días.

Yo creí que me querías dejar. Que lo hubiera entendido, perfectamente.

Pero bueno, ahora me cuadra todo.

Pero ¿sabes qué te digo? Que me da igual. Que aquí voy a estar yo.

Como amigo. Me da igual.

Además, ahora seguro que...,

que necesitas a alguien en quien apoyarte, para salir del armario.

Así que aquí voy a estar.

Anda, tonta. Dame un abrazo.

-Abuelo: ¿Dónde crees que vas? -¿Cómo sabías dónde encontrarme?

-El portero, abuelo. Que te ha visto salir hace poco.

Contéstame. ¿Adónde crees que vas? -A otra ciudad. Lejos de aquí.

Donde no sea un estorbo para ti.

Yo solo quiero que tengas una vida plena y feliz.

Que tengas lo que te mereces.

-Si quieres verme feliz, coge ahora mismo tus cosas y vámonos para casa.

Si me quieres de verdad, déjate de tonterías.

-¡Espera, cabezota!

Está bien. Te vienes conmigo, pero una temporada.

-Que sí. -No quiero ser una carga para ti.

¿De acuerdo? No quiero que hipoteques tu vida por mí.

-Lo vamos viendo, abuelo. -Venga.

-¿Será posible? -Bueno...

-Natalia, oye, quería hablar contigo.

No te habrán molestado mis comentarios sobre las conferencias...

Vale, vale. Porque a ver. Es una generaliz...

Claro. Es una generalización. No todo el mundo va en plan buitre a ligar.

Eso te lo puedes esperar de algunos, tipo Molina, por ejemplo, pero...

Ah, ¿sí? ¿Molina es ponente, también?

¿El martes? Estuvísteis hablando de ello.

¿A qué hora?

Ya. Ya, no, no.

Te lo pregunto por otra cosa. No te preocupes.

Bueno. Me alegro mucho de haber aclarado eso contigo, ¿eh?

Y tranquila, que te va a salir todo fenomenal.

Vale, hasta luego.

Este me va a oír.

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -Bien.

Menos mal que no hay amigos aquí, ¿no?

-No... No, no hay nadie.

¿Por qué? ¿Qué pasa?

-Pues porque el otro día, en el cumpleaños,

cualquiera diría que eres mi novia.

Vamos. Ni como una amiga, más bien como una desconocida, ¿no?

-No sé. Solo intentaba caer bien a tus amigos.

-Ya. Pues conmigo estuviste muy distante.

Empiezo a pensar que no soy nada especial para ti.

Y menos, en esos momentos.

-Ainhoa, a mí ya me empieza a cansar que me digas todo el rato esto.

Pues claro que eres alguien especial.

Pero es que yo necesito... encajar muchas cosas.

Para mí, todo esto es nuevo. Necesito ir... a otro ritmo.

Ainhoa, yo necesito ir despacio.

Si tú no puedes ir al mismo ritmo que yo, dímelo.

Porque lo entendería.

-Vale. Pues... gracias por ser tan sincera.

Es lo que..., es lo que necesitaba.

-¿Pero me entiendes?

-Claro.

-Gracias.

-Que he ido a la farmacia a pedir un medicamento,

no me lo han querido dar, y aquí parece que tampoco quieren ayudarme.

-La píldora del día después no es un anticonceptivo. Lo sabes, esto...

-Sí, no, sí, sí, sí, si lo sé, lo entiendo, pero es que la necesito.

-¿Has tenido algún embarazo no deseado?

Tienes algunas áreas sangrantes.

¿Hace cuánto que no te haces una revisión?

Y a mí me parecería interesante

que hablases con la psicóloga del hospital.

No utilizas protección.

Entonces, pienso que puedes tener un problema con el sexo.

-Ya es oficial: soy adicta al sexo.

Ya el hecho de reconocer que uno tiene un problema...

es el primer paso para solucionarlo.

Le daban pinchazos.

Tenía como escalofríos, mala cara, y por eso he decidido parar, ya está.

-Mire, doctor, este chaval no pilla mi rollo, y además, y además,

va siempre con la sonrisita esa,

que parece que es que no ha roto un plato en su vida.

La creatinina está elevada.

Eso significa que los riñones están afectados.

¿Quiere decir que puedo tener una de esas enfermedades acabadas en itis?

Puede ser una posible pielonefritis.

Hemos invertido un montón de pasta en darte una oportunidad.

Yo me estoy dejando la vida.

Y sobre todo... Disculpad, tengo un...

-Con Álex estoy muy bien, con el trabajo, pues también,

pero... tengo un vacío enorme.

Percibo cierta nostalgia.

  • Centro médico - 31/01/18 (2)

Centro médico - 31/01/18 (2)

31 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 31/01/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 31/01/18 (2) "
Programas completos (1014)

Los últimos 1.027 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos