www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4335840
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 30/11/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Diana no me ha escrito ni un solo mensaje.

-Bueno, si se ha ido a desconectar,

lo normal es que no esté pendiente del móvil.

-Ya. Pero sí que está conectada y a ti sí que te ha escrito.

-Por motivos de trabajo, Ainhoa.

-Y ¿no te parece raro

que después de besarla haya desaparecido así, sin más?

-Pues no lo sé.

Pero la vida de Ortega no gira en torno a ti.

Tiene trabajo, tiene obligaciones familiares, un padre...

¡Yo qué sé! Deja de comerte la cabeza, hombre.

(Música)

Teresa Huertas ha acudido al hospital

debido a unas erupciones cutáneas que le aparecen y desaparecen

durante los últimos días.

-Tiene erupciones similares en el tórax.

-Me salieron nada más volver de Cuba.

Y luego desaparecieron.

Pero ahora han vuelto a aparecer y me pica todavía más.

-¿Ha estado en Cuba de vacaciones?

-No, qué va.

Voy mucho por trabajo.

Soy bióloga y trabajo en un equipo de investigación en la Habana.

Por eso llevo muchos meses que no paro de ir y volver de Cuba.

También doy muchas conferencias allí.

La verdad que cada vez estoy más a gusto en ese país.

-Bueno, suena interesante.

-Yo estoy encantada, la verdad.

El que no lo lleva tan bien es David, mi pareja.

Pero bueno, es lo que le digo yo, ¿no?

El trabajo es el trabajo.

-Claro.

¿Y ha tenido fiebre?

-No, no. Nada de fiebre.

Es solo el picor.

-Vale.

Pues en principio no hay síntomas que indiquen una infección tropical.

Así que lo vamos a descartar; hay una urticaria aguda,

vamos a poner un tratamiento

de antihistamínicos y corticoides intravenosos,

le dejaremos en observación para ver cómo evoluciona.

-Perfecto.

-La urticaria es muy común y suele desaparecer por sí sola.

Pero sí, como en el caso de nuestra paciente

persiste y los síntomas aumentan, es necesario acudir al médico.

(Música)

Verónica Acevedo, una runner que acudió al hospital

con una luxación de hombro tras una caída,

ha vuelto a una sesión de rehabilitación

con la fisioterapeuta Marta Palacio.

-¿Bien?

-Duele un poco.

-¿Te duele? -Con el movimiento.

Sí. Pero vamos, estoy notando mejoría, ¿eh?

-Vale.

La mayoría de los ejercicios para la articulación del hombro

sirven para fortalecer y estirar los músculos y tendones de esta zona.

En cada sesión con Verónica

repetiremos una serie de ejercicios con este objetivo.

Vamos con la banda...

Te acuerdas de cómo es, ¿no?

-El ejercicio... Que era por atrás, sí.

-Por detrás así...

-Vale. -Ahí.

Vale. Al final, ¿qué? ¿Te despediste del doctor Dacaret?

-Sí. -¿Sí?

-De hecho nos tomamos unos vinos en el bar donde estaba.

La verdad que fue todo un detalle

que se ocupara de mí tan bien el día del accidente.

Tenéis buen ambiente aquí, ¿no, ¿entre los trabajadores?

-Sí. La verdad que, afortunadamente sí.

A veces hay roces, pero bueno.

-Bueno, es que eso es inevitable.

Trabajando tantas horas y además con tanta presión...

-De ahí la importancia de los vinos.

-Eso es.

-Vale. Vamos con otro ejercicio ahora...

Que es el de...

Este; te acuerdas, ¿no? -Sí.

-Vale. Abre las piernas, las separas un poquito, flexiones...

Ahí, recta y...

para arriba.

Ahí, muy bien. Muy bien.

¿Y te gusta?

-¿Quién, Dacaret?

Sí. Me parece atractivo y es muy majo.

-Majo..., ¿cómo majo?

¿En qué sentido?

-Majo en plan bien. Que es simpático, interesante.

-Vale. Pero la pregunta es: ¿te gustaría volver a verle?

-No lo descarto.

Aunque tampoco voy a ir a buscarlo, ni mucho menos.

-Eres dura tú, ¿eh? -No, qué va. No es eso.

Pero es que ahora mismo no tengo la cabeza para meterme en nada serio.

-Vale. ¿Vas bien? -Sí.

-No te molesta ni nada, ¿no? -No.

-Vale. Siguiente ejercicio.

(Música)

Tras pasar unas horas en observación con tratamiento,

Teresa ha mejorado de sus síntomas de urticaria.

-Muy buenas, Teresa. ¿Cómo se encuentra?

-Mejor. Bastante mejor.

Ya no me pica prácticamente nada. Estoy bastante aliviada.

-Me alegro.

Eso es que el tratamiento está haciendo efecto

y en principio podemos darle el alta.

-Genial. Estaba empezando a preocuparme.

-Bueno. Si en casa continúan los picores,

tome más antihistamínico le he preparado una receta.

Y si tiene algún otro síntoma más preocupante,

como dolor de garganta o dificultad para respirar, regrese.

-Vale.

Lo bueno es que hasta dentro de mes y medio no tengo que volver a Cuba;

así que puedo vigilarlo desde aquí.

-Pues enseguida traerán los papeles para el alta.

-Genial. Muchas gracias.

-Adiós.

(Suspiro)

(Sirena)

(Música)

Julio llega al hospital en ambulancia

después de que varios transeúntes le hayan auxiliado

cuando casi pierde el conocimiento mientras practicaba deporte.

-¿Julio? -¡Hombre, Vero!

¡Pero bueno! -¿Qué haces aquí?

-¿Os conocéis? -Sí, claro.

¿Estás bien?

-Sí. Nada, que estaba corriendo, me ha dado un vahído que...

se me ha ido, casi me caigo y todo.

-¿En serio? -Raquel, ¿hay algún Triaje libre?

-Sí, sí. El tres está libre.

-¿Te has hecho daño? -No, no, no. Estoy bien.

-Vale. ¿Os acompaño a Triaje? -Sí, sí. Vale.

-Pues conocí a Julio en el parque, entrenando.

Y nos caímos bien,

así que de vez en cuando quedamos para salir a correr juntos.

Y luego casi siempre, pues nos vamos a tomar algo.

Lo bueno es que compartimos afición.

-Pues nada: estaba corriendo en el parque,

y de repente me he mareado.

Pero vamos: que me he mareado que casi pierdo el conocimiento.

Por suerte todavía queda buena gente

y no han dudado en ayudarme y llamar a una ambulancia.

-Madre mía, tienes que haber pasado un rato terrible.

-Bueno, tampoco tanto.

No lo parezco, pero estoy hecho un toro.

¿Te había pasado antes algo así?

-Pues... sí.

-Bueno, de hecho, cuando conocí a Julio estaba mareado.

Es que yo creo que entrenas por encima de tus posibilidades.

Acudir a un profesional médico antes de empezar a hacer deporte

es una forma de garantizar

que vamos a tener una buena respuesta

por parte de nuestro cuerpo

ante el estrés que le vamos a someter.

No todos los deportes son adecuados para todas las personas.

Si bien, el ejercicio físico es una parte básica de una vida saludable

-Quizá sea la presión de la situación que estoy viviendo

pero la verdad es que mi rendimiento ha bajado muchísimo.

Vamos, que no consigo llegar a las marcas que me propongo ni por asomo.

Y además es que estoy cansadísimo todo el día.

¿Cómo reacciona tu cuerpo cuando llevas un rato entrenando?

-Bueno, normal. -Julio...

Normal no.

-Bueno, a ver: la verdad es que rompo a sudar con muchísima facilidad;

pero además de una manera exagerada.

O sea, la camiseta interior siempre empapada.

Y me paso el día con la boca seca y orinando.

Puede que tu sistema nervioso esté sobreestimulado

y la descarga de adrenalina te provoque estas sensaciones.

He notado que estás como muy obsesionado con las marcas.

¿Tomas algo para mejorar tu rendimiento deportivo?

-No, no, no. Yo nunca tomaría nada ilegal.

¿Seguro? -Sí, sí. Seguro, seguro.

O sea, lo que tomo después de algunos ejercicios

es un suplemento de proteína.

Pero vamos, es para aumentar un poco la masa muscular.

Con mucho control porque se que para un maratón

se aconseja no tener una gran musculatura.

No conviene.

Bueno, quizá estás sobrecargando con tanto entrenamiento.

Vamos a hacer un estudio completo

para ver si eres apto para hacer deporte.

-¿Eh? Pero ¿qué me dice?

O sea: es como pasar una ITV, ¿no?

Sí. Más o menos sí.

Dados los síntomas que presenta Julio cuando entrena,

empezaremos la ITV con una analítica de sangre

y un estudio cardiovascular y respiratorio

para asegurarnos de que no existe ninguna cardiopatía

que ponga en peligro su vida

mientras practica un deporte tan intenso.

(Sirena)

(Música)

-¡Soto!

-Dime.

-La paciente viene con un cuadro de fiebre alta,

dolores articulares y vómitos con estrías de sangre.

-Vale, de acuerdo. -Lleva así desde ayer.

Empezó con diarrea y..., y se ha quedado así, está igual.

-Muy bien. Bueno, vamos a Reanimación.

Puede pasar a la sala de espera.

-Venga.

(Tos persistente)

-Vale. Hay sangre.

Bueno...

(Pitidos)

(Suspiros)

Vale. Sigue con fiebre.

-Me encuentro fatal.

Me duele todo.

¿Esto tendrá que ver algo con la urticaria?

-Bueno, lo vamos a ver.

Te voy a explorar el abdomen.

-¡Au!

-A ver: vamos a hacer una analítica, una endoscopia de urgencia

y paracetamol para el dolor intravenoso.

-Muy bien. -¡Uf, ah, ah!

-Te vamos a poner ahora algo para el dolor, ¿de acuerdo?

Respira...

Vamos a hacerle a Teresa una endoscopia de urgencia

para asegurarnos de que no hay sangrado interno.

Esos vómitos con sangre no me han gustado nada.

(Música)

-Anda, Julio, ven. Ven, para.

Ya, tranquilo, ¿vale?

¿Te apetece que me quede por aquí y te espero hasta que termines?

-Bueno, si no tienes nada mejor que hacer...

-No, claro. Tengo la mañana libre.

O sea, que por mí fenomenal.

-Pues te lo agradecería

porque la verdad que me sentiría mucho más arropado

sabiendo que hay alguien esperando.

-Claro. -No sé.

Pero estoy un poquito asustado

pensando que puedan encontrar algo que no vaya bien.

-¡Ey, que no! Si no va a ser nada. Ya verás.

Tú tranquilo, ¿vale?

Cualquier cosa me avisas.

Y te espero ahí, en la puerta del hospital.

-Muchas gracias. -Nada.

-Muchas gracias por todo lo que estás haciendo, Vero.

-De nada.

Bueno, ¿preparado para las pruebas y los análisis?

-Mm.

-Vale. Bueno, yo te espero fuera, ¿vale?

-Vale. -Chao.

Acompáñame, Julio.

(Música)

La doctora Soto ya tiene los resultados de la endoscopia

y de los análisis que le hizo a Teresa,

la paciente con un posible sangrado intestinal.

-Muy buenas, Teresa. ¿Se encuentra mejor?

-Sí, sí. Bastante mejor. Menos mal que hemos venido.

-Sí. Nos asustamos mucho con el vómito y la sangre.

-Bueno, pues en la endoscopia

sí hemos detectado esofagitis y gastritis ligera.

Pero no hay sangrado activo ni estigmas recientes.

-Entonces, ¿por qué había sangre en el vómito?

-Pues probablemente por el esfuerzo de vomitar.

Que esto ocurre a veces. ¿De acuerdo?

Y por otra parte, en la analítica hemos detectado eosinofilia.

Que es un aumento de los eosinófilos en sangre.

Lo eosinófilos son un tipo de glóbulo blanco

que ayudan a combatir las infecciones.

Normalmente en sangre no suele haber mucha cantidad de ellos.

Así que, cuando el organismo produce más,

significa que hay un trastorno de tipo alérgico

o condiciones de la piel o enfermedades autoinmunes

o infecciones por parásitos.

-¿Y eso es grave?

-En principio no.

Pero, teniendo en cuenta los síntomas que tenía la primera vez que vino

y sus viajes a Cuba, esto me hace sospechar

que todo tiene relación con parásitos

-¿Viniste y no me dijiste nada?

-Bueno, es que eran unas erupciones muy pequeñitas

y no te quería preocupar.

-Ya. Pero se supone que...

-Bueno, sí. Si necesitan hablar de algo en privado yo...

-No, no, no. Quédese. -No, no.

Pero se supone que volvemos a confiar el uno en el otro, ¿no?

-David, no me...,

no me parece ni el momento ni el lugar de hablar de todo esto. Perdón.

-No. Pero se supone que nos lo contamos todo.

-David, por favor. -Vale.

Bueno, perdón, doctora.

Y ¿Por qué cree, por qué cree que tiene que ver con el viaje a Cuba?

¿Qué tipo de parásitos se pueden coger yendo a la universidad

y a dar conferencias solo? Porque no parece...

-¿Por qué no le dejas hablar a la doctora?

-Sí. La dejo hablar. -Por favor.

Pero parece que es algo que se coge yendo de fiesta a la playa.

-¿Se encuentra bien?

A ver, recuéstese, por favor.

-Cariño...

-Salga. Espere fuera, por favor. -¡Me duele al respirar!

-Intenta respirar por la nariz.

¡Oxígeno, por favor!

Intenta respirar por la nariz...

Tranquila, tranquila.

Tranquila. Tranquila.

Tranquila. Sí, respire ahí, mejor...

-OK. Por la tarde.

No. Te llamo yo cuando me organice y te digo, ¿vale?

OK. Beso, chao.

-Hola. -Hola.

-Es que te he visto y quería preguntarte cómo estaba tu amigo.

-Ah...

-Bueno, o lo que sea.

-Pues está un poco preocupado, la verdad.

Le van a hacer un estudio

para ver si puede seguir haciendo el entrenamiento.

Pero que solo somos amigos, ¿eh?

Ya te he dicho antes que no quería nada serio.

Tengo la cabeza en otro sitio.

-Vale, perdona. Es que pensaba que había algo más.

-No, qué va, qué va.

Además, con Julio lo dejamos todo bastante claro desde el principio.

-Ya, bueno.

Pero hay veces que los sentimientos no se pueden controlar.

-Ya. Sí, supongo que no. Pero Julio..., ¿tú crees?

No sé.

Igual debería asegurarme. Aunque no creo que sea el caso.

Pero bueno: muchas gracias por los consejos y por la complicidad

No se te escapa una, ¿eh?

Nunca había tenido una fisioterapeuta tan maja.

-¿Maja?

-Bueno, no en ese sentido. Quiero decir...

En fin: voy a entrar a ver si puedo hablar con Julio.

La verdad es que no me gustaría que se sintiese mal.

Después de lo que le ha pasado...

-Vale. Si quieres te acompaño.

-Ah, bueno. Vale.

Julio está pasando una época bastante mala, la verdad.

A su padre le diagnosticaron un cáncer bastante complicado,

y bueno, fue entonces cuando Julio hizo esta promesa,

como él dice, al universo.

Que correría una maratón si su padre mejoraba.

Y su padre, la verdad es que está evolucionando bastante mejor

de lo que los médicos esperaban.

Así que, aunque le digan que no puede correr,

con lo tozudo que es Julio, yo creo que no va a tirar la toalla.

-Hola.

-Hola, ¿cómo está Teresa, doctora?

-Pues ha tenido una crisis respiratoria,

pero ya está respirando más tranquila.

Entonces, vamos a hacer una radiografía de tórax,

una biopsia de las lesiones cutáneas,

y cultivos de orina y de parásitos en heces

para dar con el origen de la crisis.

-¡Menudo susto!

-Este tipo de crisis, si se cogen a tiempo,

no tienen por qué suponer un problema.

-Pero es que además, estaba nerviosa, ¿no?

Estaba muy nerviosa cuando ha salido el tema de la infección en Cuba.

¿No cree usted?

-No sabría decirle.

-Sí, sí. Está muy nerviosa.

Cuando ella vino sola, cuando vino sin mí...

¿le dijo algo, algo que hiciera allí?

-A ver: mi trabajo es atender a los pacientes.

A eso me limito; en el plano personal no entro.

-Ya, doctora. Pero...

Vale. Perdón; le estoy poniendo en una situación superincómoda.

Perdón, estoy sacando las cosas de quicio, doctora.

-Ya, bueno.

Cuando tengamos los resultados de las pruebas, le avisarán.

-Vale, gracias.

No sé por qué me he puesto así de desconfiado. No sé.

Además soy el menos indicado para serlo.

Teresa me está dando una segunda oportunidad.

Hace unos meses tuvimos una crisis

y le fui infiel.

-Bueno, pues nada, luego me lo cuentas.

Venga. Hasta ahora.

Ainhoa, hola. -Hola. Dime.

-Oye: ¿Tú..., tú sabes algo de Diana?

Que hace días que no la veo por aquí.

-No. No, no. -¿No?

-No. ¿Por qué iba a saber yo algo? No.

-Hombre, porque no sé, vais todo el día juntas.

Sois como muy amigas, ¿no?

-NO. No. No sé nada.

-¿Seguro?

-¡Que no! No sé nada. Que si me entero de algo, te digo.

-Vale. Me sorprende pero vale. -Vale.

-Bueno, te dejo con lo tuyo. -Chao.

-Hasta ahora.

(Música)

Después de realizarle el análisis de sangre,

Julio se somete a un estudio electrocardiográfico

y de la tensión arterial.

Para comprobar cómo se adapta el corazón de Julio al ejercicio,

y para descartar una reacción hipertensiva tras el esfuerzo

hemos sometido a Julio a un estudio completo en reposo,

durante el esfuerzo y tras el esfuerzo.

(Música)

-¿Y esto para qué sirve, doctor?

Pues para determinar el estado general del entrenamiento, y bueno.

Para determinar otros parámetros interesantes. ¿M?

Como umbrales aeróbico y anaeróbico,

consumo máximo de oxígeno,

y la dinámica de recuperación tras el esfuerzo. ¿M?

Luego, con esta información

lo que hacemos es dar una buena prescripción del entrenamiento.

Ya te queda poco, ¿eh?

Existen señales que nos pueden indicar

si hay un riesgo elevado de sufrir problemas cardiacos.

Tales como desmayo durante la práctica deportiva,

sensación de mareo, palpitaciones,

y antecedentes familiares de muerte súbita a edades tempranas.

Lo mejor para prevenir es hacerse chequeos periódicamente.

(Música)

La doctora Soto

estudia la radiografía de tórax de Teresa Huertas:

la paciente con una posible infección bacteriana.

-Claro, y... Bueno, pues muchas gracias, Eva.

En la radiografía hemos encontrado el origen de la crisis respiratoria

que ha sufrido Teresa. Una neumonitis.

La neumonitis es una inflamación de los pulmones,

que puede ser debida a distintas causas.

Como inhalación de químicos o algún tipo de hongo.

Todavía estoy pendiente de las biopsias cutáneas y de los cultivos.

Pero todo apunta a confirmar la sospecha

de que se trata de una infección bacteriana.

-Soto. -¿Qué pasa?

-Oye, ¿tú le has contado algo a Dacaret?

-¿De qué? -De... De lo de... Diana.

-No. ¿Por qué?

-Porque me acaba de preguntar, y es..., es sospechoso

que me pregunte por ella directamente a mí.

-Pero ¿por qué va a ser sospechoso? Eres su compañera.

Es completamente normal que te pregunte por ella.

De verdad, qué día llevo de inseguridades y de neuras románticas.

¿Qué pasa? ¿Que no te ha escrito? -No, y ya hace varios días.

-Bueno, no pasa nada, ya te escribirá.

Estará poniendo en orden su cabeza, yo qué sé.

No te preocupes tanto. No le des tantas vueltas. De verdad.

Te vas a volver loca.

(Música)

Julio, acompañado de Verónica,

espera los resultados del estudio que le ha realizado el doctor Blanco,

para saber si es apto o no para el ejercicio.

-Cuéntame. ¿Qué...? ¿Qué has hecho en las pruebas?

¿Cómo han ido?

-Muy bien. Vamos, he corrido sin ninguna dificultad.

Eso sí. Sudando muchísimo.

Y que bueno, que aún sigo con la boca seca.

-¿Quieres un poco de agua? Tengo aquí.

-Vale.

Oye, muchísimas gracias por quedarte...

-De nada. -Esperarme.

-Claro.

-Ha sido un detalle muy bonito por tu parte.

-Pero no te acostumbres, ¿eh?

Oye, Julio.

Perdonad. Ya tengo los resultados.

-¿Qué...? ¿Qué tal, doctor? ¿Cómo está mi corazón?

A ver. El electro, la ecocardio y la prueba de esfuerzo

no han mostrado ninguna alteración.

-¡Uh! ¡Menos mal!

Pero, entonces, ¿por qué tengo yo esos mareos?

A ver.

Según los análisis, tienes los niveles de glucemia altísimos.

Eso quiere decir que tienes diabetes mellitus de tipo 1.

-¿Qué? ¿Cómo? ¿Que..., que yo soy diabético?

¡Ostras!

Pero ¿diabético de esos que se tienen que inyectar insulina cada día?

Sí. -Oh, madre mía.

Pero esto significa, entonces, que yo no voy a poder entrenar ya.

No, no, no, no. Vamos a ver.

Podrás hacer deporte con moderación.

Llevando un estricto control de la glucosa.

-Ah. Vale.

Julio:

¿Sabes qué tienen en común algunos deportistas de élite,

como Nacho, el defensa del Real Madrid,

o gente del tenis o de baloncesto?

-Pues no sé. Que...

¿Que ganan muchísimo dinero?

Bueno, aparte de eso.

-Pues no, no, ni idea.

Que también son diabéticos.

-Ah, ¿sí?

Ah, pues no me... No me lo podía imaginar.

Para tener un buen control de la diabetes,

hay que prestar mucha atención a la alimentación

y a la administración de insulina.

Pero el ejercicio también es un gran mecanismo.

Julio solo tendrá que aprender a interpretar las señales

que le envíe su organismo.

Es cierto que, hasta que no controles tus niveles de glucosa,

tendrás que tomarte la glucemia antes y después del ejercicio.

-Antes y después. Vale.

Pues te quedarás en observación hasta que te estabilicemos,

y, después de haber descansado,

podrás volver a entrenar en unos días.

-Ah, bueno. Pues... Bueno, bien entonces, ¿no?

-¡Claro que sí, superbién, son muy buenas noticias!

Además, seguro que unos días de descanso obligatorio

te vienen muy bien.

Porque estabas llevando un poco al límite el entrenamiento.

-Sí. Sí, es verdad, lo reconozco.

Eso es cierto.

Tan importante en el entrenamiento es el descanso como el ejercicio.

-¿Ves?

-Mm... Ya.

(Música)

Tras sufrir una crisis respiratoria provocada por una neumonitis,

Teresa ya se encuentra mejor gracias a un tratamiento de corticoides.

-¿Sabes qué?

Cuando salga del hospital, quiero que hagamos muchas cosas juntos.

Que vayamos a ver una de esas pelis chorras que nos gustan tanto.

Hace... Hace mucho que..., que no vamos ni al cine.

-Ya, ya, sí.

Oye, el...

En la última conferencia que hiciste antes de volver a España...

-Mm.

-Fue el sábado, ¿no?

-Sí. El sábado,

y me vine el domingo.

(Música)

-Vale. -¿Por qué?

-Pues porque acabo de hablar con Manu, tu compañero de trabajo.

Y él me ha dicho que ellos sí que se fueron el sábado.

Pero que tú te quedaste el domingo sola.

¿Me estás ocultando algo?

-No entiendo por qué has hablado con Manu.

No sé por qué has hecho eso.

-¿Por qué me mentiste? ¿Por qué te quedaste un día más?

-Porque no me puedo quitar de la cabeza

lo que hiciste, David. No me lo puedo quitar.

Conocí a alguien, y me quedé.

-¿Cómo que conociste a alguien?

O sea, ¿cómo que conociste a alguien? ¿Estamos juntos, o no?

-Sí.

-Entonces ¿qué significa que conocí a alguien?

-No sabes lo que me arrepiento. No sabes lo que me arrepiento.

Yo quiero estar contigo. Quiero estar contigo.

-Pero después...

O sea, después de lo que hemos sufrido por lo que hice yo,

¿y has hecho lo mismo?

-David, yo en su día... te perdoné.

Ahora te pido por favor que me entiendas.

Y que me perdones, por favor. ¡Por favor, David!

(Música)

Julio permanece en observación

mientras se estabilizan sus niveles de glucosa,

y el doctor Blanco le da información

sobre su enfermedad y la práctica de ejercicio.

A ver, te cuento: Durante el ejercicio,

los músculos necesitan más energía.

Por lo que el cuerpo libera más azúcar

o glucosa que estando en reposo.

Pero, en las personas diabéticas, hay unos efectos colaterales.

Por ejemplo: si el cuerpo no produce suficiente insulina

para utilizar la glucosa que ha liberado tras el ejercicio,

esta se queda en la sangre.

Provocando una acumulación excesiva de azúcar en sangre,

lo que sería una hiperglucemia. ¿M?

-Digamos que, cuando el cuerpo empieza a quemar grasas

para convertirlas en combustible,

el cuerpo libera unas sustancias que se llaman cuerpos cetónicos.

¿Vale?

Entonces las personas diabéticas no deberíais hacer mucho ejercicio

si tenéis los niveles altos de cuerpos cetónicos en sangre.

Porque podría ser peligroso

y podríais entrar en un estado conocido como cetosis.

-Pero ¿cómo puedo saber yo...? O sea:

¿Cómo puedo enterarme si tengo cetosis?

Bueno, digamos que hay unos síntomas,

como el aliento con olor a manzana,

tendrías muchísima sed, muchas ganas de miccionar,

dolor de cabeza...

La mejor manera de prevenir la cetosis

es saber identificar los síntomas.

Hay que comprobar que la insulina está en perfecto estado.

Y también es importante evitar el consumo de tóxicos como el alcohol,

o hacer locuras con la comida.

Si esto llegara a ocurrir,

lo recomendable es acudir al hospital

para recibir sueros e insulina, y por supuesto,

para tratar y solucionar la causa de la crisis.

-Pero ¿y puedo hacer algo?

O sea, ¿qué puedo hacer yo para prevenirlo?

Pues, para empezar,

deberás comprobar la concentración de azúcar en sangre.

Y si vas a hacer ejercicio, nunca en ayunas...

-Vale, en ayunas...

-Y si vas a empezar con ejercicio riguroso,

pues tendrá que controlarte un médico la...,

la insulina.

-Perdón.

Es que pensaba que estaba Julio solo.

Pero vuelvo luego.

-Hola, no, no te preocupes. Que ya hemos terminado.

Sí. Pero te quiero dejar esto, aquí tienes toda la información,

cualquier duda que tengas, ya sabes dónde estamos. ¿De acuerdo?

-Vale. De acuerdo, muchas gracias, ¿eh?

Hasta ahora. -Gracias.

-Gracias. -Chao.

-¿Qué? ¿Cómo estás?

-Pues ahora que te tengo delante, mucho mejor.

¿Sabes? He estado pensando algo durante el tiempo que he estado aquí.

-¿Que necesitabas descansar más de lo que pensabas?

-Pues no.

Que me he dado cuenta que te he echado muchísimo de menos.

Más de lo que imaginaba.

-Bueno, no pasa nada porque pronto vamos a estar en forma,

vamos a volver a entrenar y tú vas a cumplir tu promesa.

Vas a correr esa maratón, y tu padre se va a recuperar.

-Ojalá. Eso es lo más importante.

-Mm.

-También, me gustaría mucho pasar más tiempo contigo.

-Julio, yo creo que tenemos que hablar un poco de esto.

-Sí, yo también lo creo, Vero.

Sí, me gustaría hablar del tema.

O sea... Es que creo que...

Creo que hemos llegado al momento en el que hay que dar un paso más.

¿No?

-Ya, pero es que yo creo que estamos bien como estamos.

-¿Cómo estamos? -Pues así.

-Pero... -Vero. Vero.

Tú también te has tenido que dar cuenta

de la buena pareja que hacemos.

Yo creo que hay que lanzarse ya, no..., no hay que pensar tanto, ¿no?

¿Qué problema hay?

-No hay ninguno. Pero es que no vamos a tener más de lo que tenemos.

-Pero Vero... ¿Por qué?

-Porque yo ya te lo dije al principio:

que no quería nada en serio.

Y no he cambiado de opinión.

-Ey, ey.

Bueno. Mira, podemos seguir como estamos hasta ahora, y ya está.

¿Vale? Olvida lo que te he dicho.

-Ya, lo que pasa que eso sería un poco raro ahora.

-¿Por qué?

-Pues porque antes estaba todo bien.

Pero después de esta conversación sería difícil.

-Pero difícil...

-Pues porque yo ya sé lo que sientes por mí.

Y no sería justo para ti porque yo no lo siento.

Y no lo voy a sentir.

-Así que creo que es mejor que lo dejemos aquí.

Me voy.

Descansa.

La doctora Soto ya tiene los resultados de todas las pruebas

que le realizó a Teresa.

-Hola, Teresa. -Hola.

-¿No está David? -No. Ha tenido que salir.

-Muy bien. Bueno.

Tenemos los resultados.

Entonces: Los análisis de orina han salido normales,

pero en los de heces sí que hemos encontrado larvas de un parásito

que es el que está provocando la infección.

-¿Entonces se confirma?

-Sí. Porque, en la biopsia de piel,

hemos observado focos de hemorragia dérmica.

Y estos son muy comunes

en las infecciones por Strongyloides stercolaris.

-¿Qué es eso? ¿Es grave?

-Es un parásito que está provocando la infección que tiene,

que se llama estrongiloidosis crónica.

El Strongiloides stercolaris es un parásito muy común

en zonas cálidas y húmedas.

Cualquiera es susceptible de ser infectado por este parásito

si su piel entra en contacto con un suelo contaminado.

Son prácticamente invisibles, y se pueden desplazar a través de la piel

hacia el torrente sanguíneo,

y de ahí pasar a los pulmones y vías respiratorias.

Entonces: Probablemente,

se habrá infectado caminando por la playa descalza,

o por un suelo húmedo en la Habana.

-Sí. Di algún paseo en la Habana con un amigo.

Pero ¿tiene cura? Porque has dicho que es crónico, ¿no?

-Se llama crónico porque puede quedarse crónico en el cuerpo

si no se trata, con el tiempo.

Pero lo hemos pillado a tiempo,

así que pondremos un tratamiento antiparásito,

y en unos días le daremos el alta, sin problema.

Eso sí: No vuelva a caminar por esas zonas descalza.

-No, no, no. Ni sola ni acompañada.

No me podía quitar de la cabeza la infidelidad de David.

Entonces, estando en Cuba, pues... surgió.

Ahora solo espero que... él me perdone, como...,

como yo le perdoné.

-Bueno.

Pues, en fin.

(Llaman a la puerta)

Sí, adelante.

Yo... Yo ya he terminado, así que les...,

les dejo solos. -Gracias.

(Música)

-¿Cómo estás?

-Mejor.

Dicen que, con tratamiento, me pondré bien del todo.

-Menos mal. -Sí.

Pensé que no ibas a venir.

-Ya, yo también lo creía.

He estado pensando.

Me has hecho mucho daño.

Pero, cuando yo hice lo mismo, tú me diste otra oportunidad.

Y yo quiero hacer lo mismo.

-¿En serio? -Sí.

Mira. Si algo he aprendido de ser infiel es que...

Que te quiero. Y que no te quería perder.

Y es lo mismo que he pensado ahora: que te quiero y no te quiero perder.

-Yo también. No te quiero perder, David.

-Hay que luchar por lo que queremos, ¿no?

-Sí. -Pues yo te quiero a ti.

-Voy a pedir terminar la investigación aquí en España.

¿Vale? -Bueno.

(Música)

-¿Y qué tal Julio?

Pues mira, bien.

Le acabo de dar el alta.

La verdad que ha sido un paciente muy, muy aplicado.

Hemos ajustado sus niveles de glucemia,

ha tomado nota de todos los consejos que le hemos dado

para hacer deporte y...

Yo creo que, descansando y entrenando durante unos días,

podrá correr la maratón sin problema.

-Qué bien, me alegro muchísimo.

Sí. A la que no he visto ha sido a Verónica, tu paciente,

que siempre estaba con él.

-Es que Julio y ella eran novios.

Y bueno.

Pues, por lo que hablé con Verónica, pues...

decidieron no seguir hacia delante y... Y lo dejaron.

Vaya.

-Mm. Para algunas personas el amor... es difícil.

De algo hay que sufrir.

Pero el amor siempre compensa.

¿Y tú qué tal con Curro?

-Bien. Mm.

Bueno, pues... Brindemos por las parejas asentadas.

-¿Y esa cara de felicidad?

-Que me ha escrito Diana.

-Ah, ¿sí? ¿Y qué?

-Pues nada, todo bien.

Me ha preguntado que qué tal esta semana de trabajo,

que ella ha descansado mucho y que tiene ganas de volver.

-Bueno, entonces no hay mal rollo.

-No. Todo normal.

Así que no sé.

Supongo que es como si no hubiera pasado nada,

y esta normalidad es algo bueno.

-Sí, claro que sí.

Pues ya puedes respirar tranquila. Y yo también.

Porque vas a dejar de darme la tabarra con tus neuras.

Voy a pedir algo.

(Música)

-Porque hueles así como a pescado... muerto, o podrido...

-El olor, creo que es mi culpa.

Pues lo tengo desde hace poco. Antes no lo tenía.

Y lo peor es que me ducho cada vez más.

Hasta cuatro veces al día.

-Si no te importa,

me gustaría hacerte una analítica de orina y de sangre.

-¿Esto se puede curar?

-Existe un extraño desorden genético

por el cual el organismo es incapaz de metabolizar la trimetilamina.

Esta es una sustancia que se encuentra en muchos alimentos

y que provoca olor como de pescado.

-Llevamos varias sesiones, y...

Y nunca hemos hablado de tu hermana.

-¿Y qué quieres que te diga de una persona que tiene esa actitud...?

Cuando mi situación económica empeoró, pues Dña. Perfecta

empezó a tratarme como a alguien inferior.

-Que yo pensé que..., que esto sería normal,

pero es que cada día me duele más. Es que no puedo aguantar el dolor.

¿Te tomaste lo que te di?

-Sí. Pero los antiinflamatorios esos me cierran el estómago.

Sí, es una masa dura y lisa.

-¿Un tumor? ¿Cáncer?

A ver, podría ser un tumor,

pero las dos palabras no son sinónimas. ¿M?

-¿Cómo estás?

-Yo bien, ¿y tú? ¿Qué tal estás? ¿Necesitas algo?

-Vengo a preguntarte si estás bien, y tú sabes solo devolverme la pregunta.

-Bueno, te he preguntado cómo estás.

-¿Qué pasa? ¿Que tienes miedo a bajarte del pedestal, y hablar de ti?

(Música)

Subtitulado realizado por: Mari Carmen Casado Rubio

  • Centro médico - 30/11/17 (2)

Centro médico - 30/11/17 (2)

30 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 30/11/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 30/11/17 (2) "
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios