www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4335760
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 30/11/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Quería agradecerte la ayuda que me has brindado con Manu,

es la primera vez que me he visto un poco superada.

Que no, hombre, que no. Que no estabas superada.

Igual estabas un poco más apagada.

-Es que lo de Mendieta me ha afectado mucho.

Ya. A mí también me ha afectado muchísimo.

me puse a llamar por teléfono a todos mis hermanos,

con los que me llevo a patadas...

Menos mal que solo me cogió el teléfono mi hermana.

Bueno, en todas las casas se cuecen habas, ¿no?

Ya. Sí, supongo que sí.

Oye, dime una cosa:

¿Tú no tenías una hermana?

La que conoce el paciente.

Oye, que gracias por acompañarme este ratito,

pero tengo un poquito de prisa, ¿sabes?

Mañana nos vemos. ¡Hasta mañana!

¿has averiguado algo más sobre Teresa y su hijo?

-Hombre, he estado tanteando al chaval y ....

sí parece que hay algo raro ahí, sí.

-Sí, yo también he estado hablando con ella,

me ha estado contando sus planes, pero la he notado muy tensa.

Aunque intentaba disimularlo.

¿Sabes? Parece que Teresa no deja salir al niño de casa.

Es como si le estuviera escondiendo de alguien o de algo.

Por lo visto, siguen viviendo en casa de la amiga.

-Oye, ¿tú no crees que igual...?

¿Teresa ha podido sufrir malos tratos,

o que haya hecho algo ilegal...?

Podría ser, pero...

no tenemos pruebas.

Evoluciona favorablemente, así que pronto le doy el alta.

Me alegro por ella.

Menos mal que confesó lo del maltrato.

Porque el marido ya la había denunciado por secuestro.

Yo creo que ha debido de pasarlo fatal.

Porque huir de esa manera sin pensar en las consecuencias...

A veces la desesperación o la cobardía

llevan a las personas a hacer cosas...

que ni te imaginas.

Lara, última ganadora de un reality musical,

viene hoy a Urgencias acompañada de sus padres,

porque se ha quedado afónica mientras grababa su primer disco.

No sé, a lo mejor teníamos que haber esperado...

un par de semanas, desde que ha ganado el concurso.

Que necesita descansar, Mauro.

¿Descansar?

Pero tú no entiendes nada, ¿eh?

En la posición en la que está Lara,

tiene que grabar un disco perfecto.

Hoy en día, tal como está el mercado, ¿eh?,

para llegar arriba del todo tienes que ser la mejor.

-Pero que no rinde, Mauro. Que no rinde.

Y mucho más, si tú le haces que repita la canción,

una y otra vez. ¡Una y otra vez!

que me hiciera repetir la canción una y otra vez,

lo grabé tan deprisa que mira ahora, adónde he llegado.

¿podéis dejar de hablar de mí como si yo no estuviese aquí?

-Claro que sí, cariño.

¿Es que no vas a dejar el tema de la peluquería?

¿Todo el tiempo el tema de la peluquería?

¡Que no es tu tema, Mauro! ¡Que está agotada! ¡Agotada!

¡Es que no estás entendiendo nada!

O sea, esto, pues requiere sacrificio. ¿Vale?

Cuando estás en la posición en la que está Lara,

tienes que..., que ponerlo todo en el asador.

O lo haces o no lo haces.

Y ahora ella es joven y lo puede hacer.

Ya nos lo agradecerá cuando llene de fans los conciertos.

Lara. Lara, ¿qué te pasa? -Lara, mi amor.

-Paula, voy avisar a alguien. -Lara, ¿qué pasa?

Lara, mírame. Lara, Lara...

¡Por favor, que venga alguien!

Lara, Lara. Tranquila. Tranquila.

Es la mezcla de los nervios y la ilusión,

de sacar su primer tema al mercado.

Conozco la sensación. Yo lo viví hace 25 años.

Lo hacemos por su bien. Ya me lo agradecerá.

Fidel Corpas ha acudido al hospital por malestar general.

Una fuerte cefalea repentina, y parestesia en el brazo izquierdo.

¡Eh! ¿Qué pasa? ¿Y esa cara? ¿Has visto un fantasma, o qué?

¿Ese de ahí no es Fidel Corpas?

¿Quién? ¿Un famoso, o algo?

¿Tú no sabes quién es? ¡El escritor!

¿No has leído “Retratos de un cínico”?

-Pues no, hija mía, no lo he leído.

-Hoy, pues no sabes lo que te pierdes. ¡Es una pasada!

Tiene, a ver... Humor negro,

es inteligente, profundo...

-Bueno, si tú lo dices...

¡Anda! ¡Mira! ¡Te toca atenderle ahora!

-¡Ay, no me lo puedo creer! ¡Sí!

¡Ay, si lo sé me traigo el libro para que me lo firme!

-Anda, anda. Entra y tranquilízate,

a ver si por tener a ese escritor enfrente

te vas a poner nerviosa y vas a meter la pata.

-¡No me digas eso, que tengo que estar a la altura!

-¡Pues venga! -Ay...

-Vale, pues... el dolor empezó aquí. Pero justamente aquí.

Pero ya se ha ido extendiendo por todo esto,

y se ha hecho insoportable, insoportable.

No puedo ni pensar. -A ver...

Muy bien.

¿Me dejas las manos?

Aprieta... Vale.

¿Tienes algún otro síntoma?

-Sí. Este brazo me...

No es que me duela. Me... Está dormido.

Y me sube un cosquilleo hasta los dedos.

Y la luz. La luz me molesta sobremanera,

y los ruidos.

Vamos a mirar un momentito los ojos...

A ver...

Bueno. Muy bien.

Eh... Tómale las constantes, Clara,

tiene fuerza y tono muscular conservados.

-Reflejos presentes,

es una pequeña asimetría en las pupilas.

¿Has consumido algún tóxico?

-¿Me estás diciendo que si estoy colocado?

¿Que si he tomado droga de verdad?

Qué más quisiera yo.

Me tengo que conformar con mi litio.

Y lo tengo diagnosticado por mi psiquiatra, ¿eh?

Tengo bipolaridad.

yo diría que padece migrañas,

a lo mejor una intoxicación por litio, o un ictus.

y para mitigar el dolor de cabeza

vamos a ponerle una vía con antiinflamatorios

y unas gafas de oxígeno.

y que en pocas horas pueda ser dado de alta.

-Un poquito más despacio...

Venga. Eso es.

¿Intentamos quitar la bolsa?

¿Despacito?

-Mejor.

Ahora que no tengo todo este ruido aquí a mi alrededor, mejor.

-Me alegro.

Yo la verdad es que no sé mucho de programas musicales y eso, pero...

Que me han dicho las enfermeras que has ganado un concurso,

¿de canciones? -Sí.

-¿Y? Que debe ser muy divertido, ¿no? -Sí, bueno.

-A la par que agotador, también, por otro lado.

Con lo del ruido no me refiero a...,

ni al concurso, ni al disco, ni...

Me refiero a mis padres.

Están siempre hablando.

Y gracias por no dejarles entrar, por cierto.

así que tomas tus propias decisiones, ¿no?

-No, en realidad no lo tengo tan claro.

En casa ahora hay mucha tensión,

expectación con la primera canción, con el primer disco y...

Y bueno, me imagino que me está pasando factura

y me estoy quedando sin voz, ¿no?

Bueno, pues entonces lo que vamos a hacer es relajarnos,

hablar más bajito o no hablar, y yo te ausculto.

A ver.

es importante el descanso vocal, para que las cuerdas se recuperen.

Pero también es muy importante estar bien hidratado,

evitar el aire acondicionado y las calefacciones,

y las sustancias irritantes, como, por ejemplo, el tabaco o el alcohol.

Bueno, pues de momento todo es normal. ¿M?

A ver.

¿Esa caída del párpado derecho normalmente la tienes,

-No, no, nunca.

-Vale.

A ver...

¿Y te cuesta tragar? -Sí, claro.

¿Por qué?

Por los síntomas que presentas, el cansancio, te cuesta tragar,

y también la caída del párpado,

pues podría tratarse de una miastenia gravis.

-A ver, es una de las posibilidades. ¿De acuerdo?

-Pero bueno, ¿qué es eso?

Pues puede afectar a las cuerdas vocales. ¿Vale?

no lo sabemos, hay que hacer pruebas, no quiero que te agobies.

¿De acuerdo?

Venga.

Abre la boca...

Venga. Muy bien...

Eso es.

procura estar tranquilito, ¿vale?, y relajado.

aquí tienes un timbre, nos llamas. ¿Vale?

-OK. -Muy bien.

Perdona. ¿Tú eres Marina Yebra? -Sí.

-¡No me lo puedo creer!

¡Pero si me encantan tus novelas, si me las he leído todas!

-Además soy muy fan de tu saga: la de “El juego de la verdad”.

-Me encanta cómo escribes. Madre mía,

con esa historia imposible entre Amanda y Tomás.

Mira: ¡La carne de gallina! ¡Hoy...!

-Oye. Perdona.

Venía a ver a Fidel Corpas.

-Ah, muy bien. ¿Eres familiar?

-Bueno, no exactamente. Pero tenemos un pasado en común.

-¿Sí? -Sí, eso sí.

-Eh... Vale. Adelante.

-Gracias, guapa. -¡De nada!

-Perdona.

Oye, ¿te importaría luego firmarme un ejemplar

que tengo en la taquilla de tu última novela?

-¡Pues muy bien, muchas gracias! -¡Gracias a ti, que me lees!

-Gracias a gente como tú, que compra libros.

-Venga, gracias, hasta luego.

-Bueno, bueno, Fidel.

¿Qué haces aquí?

Esto tiene que ser un mal sueño, por favor.

He venido a traerte un regalito.

tenemos una relación... complicada.

Parece que nos odiamos, pero...

En el fondo, nos necesitamos. Yo...

Es de toda la vida.

Desde que nos juntamos, desde... Desde jóvenes, que vivimos juntos.

Pero bueno, eso de amor, para el público.

¡Eso vende libros! Que es de lo que se trata.

Mira.

La adaptación de “El juego de la verdad”

mi primera novela.

Oye, es una primicia, ¿eh? Además, está dedicada.

Para Fidel,

el ser más inseguro y más terco que he conocido nunca,

Marina...

¿Tú estás viendo a dónde hemos llegado, Mauro?

Ni siquiera podemos entrar con nuestra hija a la consulta.

¿Estás diciendo que yo tengo la culpa?

No te he dicho eso, Mauro, no te he dicho eso.

Es que parece que, tal y como dices las cosas...

Que te lo refieres todo, hijo.

Mira. Yo es que no sé qué te pasa.

¿Los padres de Lara Rufián?

-Sí, sí. -Sí, nosotros.

-Bueno. Yo soy la doctora Natalia Romero...

Estoy llevando el caso de su hija, y...

¿Está bien?

-A ver. Lo primero:

Hemos hecho varias pruebas. ¿De acuerdo?

Un test de estimulación, un TAC, un electromiograma,

y en principio todo es normal. -Ah.

Bien es cierto que los síntomas que tiene,

pues podrían corresponderse con una miastenia gravis. ¿Vale?

Pero, de todas formas, no lo tenemos claro.

Pero al margen de todo,

me he dado cuenta de que... No sé.

Está un poco... Un poco alicaída.

-Sí, yo también la he notado últimamente muy irritable

y un poco baja, de ánimo. -No.

Vamos, a mí me parece que está perfectamente normal.

Pero vamos, que tú eres la doctora. Y que...

Que lo que queremos es que se ponga nuestra hija bien cuanto antes.

De todas formas le vamos a hacer una analítica más completa,

además, para ver si podemos ampliar el diagnóstico.

-Sí, sí. Venga, hasta luego. -Muchas gracias.

Gracias.

Pero es que Fidel tiene una forma de escribir...

A ver cómo te lo explico.

Que es como muy complejo,

pero a la vez muy sencillo de leer,

A mí me vuelve loca el humor negro. Pero él es que tiene un don.

Mira. Yo no sé el don que tendrá ese Fidel,

pero yo te digo que esta novela, en concreto, ¿eh?,

Mírala. Aquí está. Marina Yebra.

¿Y sabes qué? Es simpatiquísima. ¡Que me lo va a firmar!

¡Sí! Voy a bajar enseguida.

Y enseguida, “bueno, lo que necesites”.

-¿Marina Yebra está en boxes con Fidel?

-Claro, mujer, ¡si son colegas!

Y por lo que se ve, amigos también, ¿eh?

-Más que amigos, yo diría que son rivales.

Tienen una guerra...

¿Tú no has visto las pullas que se mandan

cada vez que uno publica un libro?

Ah, ¿sí?

No sé.

-Qué raro.

¿Y por qué habrá venido a verle?

Mujer, a lo mejor han hecho las paces.

-No creo.

A ver si la presencia de ella va a alterar a mi paciente...

Sí, claro.

Vamos, Marina Yebra.

Fidel.

-¡Ay, qué malo, de verdad! -Malísimo.

-Pues que me acaba de contar un chiste malísimo, Juanjo.

Que hemos quedado. ¿Te acuerdas, o no?

-Em... Bueno. -Hala, seguid sonriendo. Venga.

-¡Venga! -Hasta luego.

-¿Qué te pasa?

-Nada, te lo voy a contar.

Que..., que bueno, cuando me separé de Evelin,

Blanco pensó que me sentía muy solo y... sintió pena,

y se lo dijo a Romero, y...

Y me invitan cada semana a cenar.

Y claro.

Una vez está bien, de vez en cuando,

pues acabo agobiándome y...

Y no puedo ni ver el fútbol.

¿Y por qué no se lo dices?

Pues porque me da vergüenza. Me da corte.

Si me da vergüenza hasta decírtelo a ti.

¿Te cuento un chiste para que dejes esa cara?

-¿De qué? ¿De asturianos? -¡Sí!

-He consultado con mi supervisor,

y los niveles de litio están dentro de lo normal.

Pero nos ha llamado mucho la atención una importante leucocitosis,

que, sumada al dolor y a los vómitos,

nos hacen pensar, no solo en algo isquémico,

sino también en algo infeccioso.

Así que, en prevención,

a una habitación con paso restringido.

¿Marina Yebra? -Sí. Sí, soy yo.

¿Es usted la..., la doctora de Fidel Corpas?

Me ha dicho la enfermera que quería verme...

porque quería saber cómo está.

-¿Se sabe algo de las pruebas, o...?

-Es que esa información no se la puedo dar.

-Ya. Bueno. Vamos a ver.

Aunque parezca que públicamente nos odiamos,

en el fondo tenemos un...,

un pasado bastante íntimo.

-Ya, pero es que no... No puedo decirle, de verdad.

-Ya. Pero...

es que yo le conozco mucho, ¿no?

Y le he visto muchas veces fuera de sí,

pero..., pero...

nunca le he visto tan débil.

A ver.

No puedo decirle mucho más,

pero lo que sí le puedo decir es que vamos a hacerle más pruebas,

tiene que estar en aislamiento,

y lo que sí

es que vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano

para dar con el diagnóstico.

Si hay alguna novedad, yo se la hago saber.

-Se lo pido por favor, ¿eh?

Y siento entrometerme así, de esa manera, en su trabajo.

-No, no pasa nada. Entiendo.

-Muchísimas gracias. -Hasta ahora.

-Yo no sé, no sé, no...

No siento que esa canción es tan buena como tú piensas, ¿sabes?

-Que... -Buenos días.

-Tienes muchas expectativas en esa canción, el ritmo,

el ritmo que tiene...

-¿Qué? -Más de lo mismo.

Claro, es por eso. Porque es 100% comercial.

Yo creo que deberíamos hacer algo más novedoso.

Más... Más experimental.

-¡Perdón, perdón, perdón, la niña está mal!

Voy a avisar a un médico. Voy a avisar a un médico.

-Túmbate. Túmbate. -Lara.

A ver, Lara. Lara. Mírame, mírame, mírame. Tranquila.

-¿Tú crees que Juanjo ha dejado de ver el fútbol?

-Pues no tengo ni idea. ¿Por?

-Porque esta noche hay un partido muy importante.

-Lucía, ¿qué me quieres decir? A ver.

¿Que Juanjo prefiere ver el fútbol a...,

a venirse a casa con nosotros a cenar, o qué?

Pero pregúntaselo a él, que viene por ahí.

Es Lara, que tiene un ataque de ansiedad.

-Vale. Vamos para allá. -Venga. Luego nos vemos.

¿me puedes dar los resultados, por favor?

Venga. -Respira conmigo, Lara.

Respira conmigo. Lento. -Vamos, tranquila...

-Por favor, un segundo, por favor... -Se está ahogando.

-A ver, no hay cianosis, ¿eh? -¿Cianosis?

¿Qué significa cianosis?

-¡Es normal que pregunte! ¿No?

Quiero saber qué es cianosis porque...

-Callen, callen. Este no es momento de discutir.

-Por favor, llévatelos. -Que ya se encarga ella.

-Vamos. ¡Lara!

¿Pero me puede explicar alguien lo que es...?

Hemos tenido que llevar a Lara a la Unidad de Cuidados Intensivos

para ponerle ventilación mecánica.

Tenemos que dar cuanto antes con lo que le ocurre.

Antes de hacerle una punción lumbar a Fidel,

la doctora Jiménez le realiza un TAC craneal

para descartar una patología cerebral.

¿Qué tal los resultados?

Pues, como el TAC no mostró alteraciones,

le hemos hecho una punción lumbar...

-Y el líquido muestra una alteración en el sistema nervioso central.

-Sí. Mira, se ha detectado pleocitosis,

con células en el líquido cefalorraquídeo,

y además tiene las proteínas muy altas, sí.

-Eso puede ser signo de un tumor, sangrado, inflamación de un nervio,

o lesión...

¿Ha tenido rigidez de nuca o fiebre en las últimas horas?

Incluso estas molestias que tenía de sensibilidad,

de las que se quejaba, también le han desaparecido.

Pues eso será por el anti..., el antibiótico.

Pero... no hay que cantar victoria, aún.

El cultivo del ECR... ha dado negativo.

Así que podemos descartar la meningitis,

y lo sacamos de aislamiento.

-Ah, pues mira, eso es una buena noticia.

Pues voy a avisar a Marina de que ya puede pasar a visitarle.

-Pero ¿Marina Yebra sigue aquí?

¡Pero si se ha pasado aquí toda la noche en el hospital!

¡Si estos, al final, se van a llevar mucho mejor de lo que tú pensabas!

Bueno, pero sabes que, como no es familiar,

el que tiene que dar permiso es Fidel.

No te preocupes, que ahora mismo voy a hablar con él, ¿vale?

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

Lara fue intubada y trasladada a la UCI.

Pero poco tiempo después, mejoró.

Mauro, ¿es posible que hablemos fuera un segundito?

-Sí, claro. -Venga.

-Hasta ahora, amor.

Aunque los resultados de los anticuerpos

han sido negativos,

no podemos descartar la miastenia. ¿Vale?

-Y a ver, y ¿cuándo lo vamos a saber?

Porque tenemos que irnos. Tenemos que...

Bueno, estamos haciendo todo lo posible ¿eh?

Pero... no sé.

que la estáis presionando mucho.

Mira, doctora.

O sea, lo que estamos haciendo lo estamos haciendo por su bien,

y lo estamos haciendo su madre y yo.

Esto es muy importante para ella. Está persiguiendo su sueño.

Ah, pues igual hay que perseguir un poquito más la salud, ¿no?,

si me lo permites. Mauro.

-Ella no está bien. -Doctora, por favor.

-Lara. Lara.

¿Qué ha pasado?

Nada, que estábamos hablando aquí, de..., del disco y...,

de repente ha empezado a ahogarse, y...

-Vale. Por favor, ¿los puedes sacar fuera?

Vale. Tranquila, ¿eh?

-Por favor, salid fuera.

-Respira despacio.

Respira tranquila.

Ya, ya, ya, ya, ya, ya.

Eso es. Despacito.

Eso es. Eso es, eso es, eso es.

Venga.

Aunque los resultados de los anticuerpos han sido negativos,

en cuanto consigamos estabilizarla,

voy a ampliar el estudio haciendo más pruebas.

sigo pensando que podría ser miastenia.

el ser más inseguro y más terco que he conocido nunca. Marina.

Pero bueno. ¿Qué haces aquí?

producto de los fármacos que me han dado.

No, eres una pesadilla.

de liquidarme a Tomás,

y he pensado que esto me va a inspirar.

-Sí, ¿eh?

Estaría bien que me muriese. ¿Verdad que sí, Marina?

Sí. Estaría muy bien.

Así te quedarías sin ideas ya.

Sabes muy bien, Marina, que no eres nadie sin mí.

-Como Salieri sin Mozart, por ejemplo.

¿Me pones a ese nivel? Estoy francamente halagada.

Oye, ¿qué hace esto aquí?

Estoy deseando que veas esta película

y la pongas a parir en tu revista de intelectualoides

y de artistas fracasados.

¿Fracasado?

Tengo que bajar... Ten...

-Fidel. Fidel, ¿estás bien?

-Fidel. -¿Estás bien?

-Tengo... Estoy bien.

Hay que bajarlo... -Fidel.

Fidel está..., está diciendo incongruencias, ¿eh?

Usted tiene que abandonar la habitación.

Porque además no es familiar.

-Bajar. -Fidel. Fidel. Mírame. Mírame.

A ver. Fidel.

-Sí. -¿Me oyes?

-Fidel. -Fidel.

con trastornos del lenguaje y la desorientación espaciotemporal

que ha sufrido Fidel,

hemos decidido hacerle un nuevo TAC y una punción lumbar.

Porque en principio habíamos descartado algo isquémico

o algo infeccioso,

pero sigue habiendo algo en el sistema nervioso central

que se nos escapa.

Una vez estabilizada tras una nueva crisis,

Lara fue sometida a un electromiograma,

estudios de estimulación repetitiva

y una resonancia magnética de cerebro

y del líquido cefalorraquídeo.

Bueno, pues tengo los resultados de todas las pruebas

y podemos descartar que se trate de miastenia.

-Gracias a Dios. -¿Has visto?

Está bien todo, cariño.

Mauro.

Tiene que cambiar esto, ¿eh?

Sí, sí. Lo he estado hablando con Lara antes y...

Nos vamos a ir unos días fuera de Madrid.

A una casa rural, ¿eh?

Para que puedas descansar, ¿eh, mi vida?,

Pero en vez de a una casa rural nos vamos a ir a la playita.

-A ver.

Yo, si me perdonáis, si me perdonáis,

yo creo que debemos dar con lo que tiene.

Así que deberíamos hacer más pruebas.

yo no me quiero ir de aquí hasta que no sepan lo que tengo, ¿eh?

Hacemos todas las pruebas y nos vamos de aquí cuando ...

vas a poder volver a grabar tu tema, ¿eh?

-Vamos, vamos, vamos, Paula.

Estamos en la puerta, ¿vale, cariño?

Tranquila.

-Respira tranquila.

Eso está mucho mejor.

-Doctora, ¿qué me ocurre?

-Pues que el párpado ya está bien. ¿M?

Así que... creo que se de qué se trata.

-Sí, pero con ayuda de otro profesional. ¿M?

Tiene solución. ¿Vale, Lara? Tranquila.

Venga. Cálmate...

Tras obtener los resultados del análisis del líquido cefalorraquídeo,

la doctora Jiménez le ha realizado a su paciente

una resonancia magnética y un electroencefalograma.

-¿Quieres un té? -Vale.

Estoy más perdida...

Es que las pruebas no orientan a un diagnóstico claro.

-Pero ¿cuál ha sido el resultado del electroencefalograma? A ver.

-Pues...

ha registrado una actividad fundamentalmente enlentecida,

compatible con una leve afectación cerebral difusa.

La afectación cerebral difusa es algo inespecífico,

que suele darse en personas mayores.

en pacientes con tratamientos largos psiquiátricos,

ya que pueden enlentecer sus funciones cerebrales.

dudo que la genialidad de Fidel se vea afectada.

O al menos, eso quiero creer.

El examen clínico neurológico de Lara es un poco inestable y...,

y también poco consistente, ¿vale?

Pero los episodios justamente aparecen cuando los padres discuten.

Están presentes y discuten. Ella se pone...

No sé, me gustaría que la evaluases.

Bueno, se supone que ellos están ayudándola,

se creen que la están ayudando porque están decidiendo por ella.

Pero, realmente, todo lo contrario, ¿no?

Bueno, eso nos pasa a todos, ¿no?

Que a veces tenemos miedo a decepcionar,

y a lo mejor no nos atrevemos a decir

que nos apetecería ver el fútbol en vez de ir a una cena...

Yo creo que no es lo mismo, ¿no?

Bueno. Igual no es exactamente lo mismo.

Bueno. Voy a evaluarla. ¿Vale?

Yo la evalúo.

Después de consultar con Neurología,

la doctora Jiménez ha llegado al diagnóstico definitivo

de Fidel Corpas.

-¿Qué tal?

Fidel. Ya tengo el diagnóstico.

Previa exclusión de ciertas dolencias más frecuentes,

hemos llegado a la conclusión

que lo que tienes es pleocitosis de predominio linfocitario.

-¿Que en cristiano significa?

Este síndrome es una enfermedad inflamatoria

del sistema nervioso central.

Se caracteriza por ataques repetidos de déficit neurológicos,

seguidos o acompañados de cefalea.

Con pruebas de imagen normales

y presencia de linfocitosis en el líquido cefalorraquídeo,

Esto que tengo

-No, es una enfermedad monofásica,

que solo se presenta una vez en la vida,

aunque puede haber recurrencias.

No existe tratamiento para prevenir o acortar los ataques.

Pero sí para la sintomatología.

Así que vamos a administrarle a Fidel antiinflamatorios.

-Y ¿cuánto tiempo tengo que estar aquí?

Pues normalmente los pacientes con pseudomigrañas

suelen recuperarse en una media de 10 a 14 días.

Tiempo suficiente para acabar mi próximo libro.

Y ¿ya tiene título?

Sí. Se va a llamar “Retrato de una farsante”.

¿Te haces una idea de en quién está basado?

-Bueno, pues si...

es de quien yo pienso, Marina Yebra,

ha vuelto al hospital.

Y parece muy, muy preocupada por tu estado de salud.

Vaya.

Al percatarse de que los problemas de Lara

podrían tener un origen psicológico,

la doctora Romero pidió a Lucía que evaluase a Lara.

-¿Cómo estás, cielo?

-Mejor.

es que yo no quiero a mis padres.

O que ellos no me quieren a mí. Porque...

realmente ellos están haciendo todo para que triunfe.

-Tranquila, no pensamos eso.

Pero esos son los deseos de tus padres.

¿Cuáles son los tuyos?

-Sí.

Es que hace mucho tiempo que nadie me lo pregunta.

para que los verbalices.

A mí siempre me ha gustado cantar. Eso es así.

Desde pequeña, siempre he cantado con mi padre,

empecé a ir a clases de canto, y todo iba genial,

hasta que me presenté al reality,

y nunca pensé que me cogerían,

pero me cogieron.

Y después, de la noche a la mañana,

Porque...

todo el mundo me empezó a decir qué debía hacer,

con quién debía juntarme,

qué ropa debía vestir...

-¿Te importa que me siente? -No, claro.

-Lara ¿te das cuenta que estás hablando en pasado?

¿Por qué?

-Pues no sé.

Mira. Desde un tiempo a esta parte, yo no tengo tan claro que...

que quiera dedicarme a esto tan en serio.

¿Y qué te gustaría ser?

-Bueno, en realidad mi sueño...

siempre ha sido ser peluquera.

Seguir ...

seguir los pasos de mi padre en la peluquería y...

Pero él nunca lo aceptaría.

Todo apunta a lo que conocemos como un trastorno somatomorfo conversivo.

La doctora Romero tenía razón, tiene un origen psicológico,

y lo que ocurre es que el cuerpo de Lara

está reaccionando de una manera inconsciente

ante una situación de estrés.

Esto simplemente ha sido una etapa de estrés, y...

vamos a seguir bien, voy a grabar ese disco...

Es la pescadilla que se muerde la cola.

Si tú sigues intentando tirar para delante, y no dices nada,

cada vez te vas a estresar más y te vas a sentir peor, cielo.

Eres mayor de edad,

tienes que seguir tu vida,

y tienes que hablar con tus padres.

Pero es que están tan contentos...

No. Yo no voy a poder.

-Yo te ayudo. ¿Vale? -Venga.

-Clara. -¿Qué tal, Marina?

-¿Se sabe algo de las pruebas? Es que estoy supernerviosa.

-Ya, bueno. Siéntate.

Marina, lo siento muchísimo,

pero ya sabes que solo podemos informar de esto a los familiares.

-No sé si sabes que...,

que Fidel y yo estuvimos casados cuando éramos jóvenes.

-Ah, ¿sí?

Vivíamos en un piso muy pequeño. Demasiado pequeño para dos egos.

Y mi éxito comercial, pues...

lo mandó todo al garete.

Mira. Yo no te puedo contar nada médico.

Pero sí te puedo decir que está muchísimo mejor.

Y además me ha dicho que puedes subir a verle

cuando quieras.

-Pues no sé si debo, la verdad.

Porque cada vez que subo se pone peor.

Bueno, la doctora Jiménez ya ha dado con el diagnóstico de lo que tiene,

y el tratamiento le está funcionando de maravilla.

Así que no sé.

A lo mejor es el momento de pensarse en firmar la paz, ¿no?

-No sé.

-Pero ¿cómo que mi hija quiere ser peluquera?

Lara quiere ser artista. ¿Eh?

Lo que quiere mi hija es cantar.

No. Ese es tu deseo, pero no el de ella.

De hecho le está provocando muchísimo estrés,

y se le está manifestando físicamente.

Un momento, un momento. ¿Qué está diciendo?

¿Que tenemos nosotros la culpa de que Lara esté así?

-No, pero... -Mauro, por favor, di algo.

¿De verdad ha dicho que quería ser peluquera?

Sí.

Bueno, pero se lo deberíais preguntar a ella.

-¿Mauro?

A ver, Paula.

Tiene razón.

Yo tengo una espinita clavada

porque he vivido algo muy parecido a lo que está viviendo ella.

Y tú piensas que, si Lara fuera artista,

Pero... ¡Pero si es su sueño!

¡Mauro: Es su sueño!

¡Hemos luchado mucho los tres para...!

¡Piensa un poquito!

¿No nos ves?

Estamos discutiendo todo el tiempo.

Hace muy poquito,

éramos una familia normal.

como..., como todos.

Y todo esto nos ha cegado.

Sobre todo a mí.

¿Sabe qué?

Ni siquiera le he preguntado a Lara qué opina de todo esto.

Lo he dado todo por supuesto.

Tienes razón.

¿Qué podemos hacer?

Yo creo que os vendría muy bien hacer terapia,

y así podríais ayudar también mejor a Lara.

Pero lo primero que podéis hacer es hablar con ella, tranquilamente.

De acuerdo.

Vamos a hacer eso.

Marina.

Fidel.

¿Qué? ¿Dándole a la novela?

Es admirable tu dedicación.

Para que luego te lean cuatro.

-Sí, pero ¿sabes?

Se va a titular

“Diario de una farsante”.

Me encanta seguir siendo tu musa.

Oye y ¿tu último libro, qué?

¿Ya has encontrado el final macabro para Tomás?

-He encontrado un nuevo hilo ....

y la saga continúa.

-Claro.

Fidel. ¿Te acuerdas alguna vez de..., de los buenos momentos?

¿Buenos momentos?

-No, nunca. -¿Nunca?

Oye.

Tendríamos que tomar un par de cafés un día de estos, ¿no? ¿O qué?

Pero si a ti no te gusta el café, ni a mí tampoco.

Ya. Por eso lo digo.

No concibo estar a gusto en el mismo sitio que tú.

Ni yo tampoco.

Hola, amor.

¿Cómo estás, cariño?

Lo siento, pero... no puedo.

No voy a seguir con esto.

No puedo seguir grabando y...

Tranquila.

¿Vale? Lara.

Siento haberos decepcionado.

Lara, no pasa nada.

Todo está bien.

¿De acuerdo?

somos nosotros los que tenemos que pedirte disculpas.

Todo está bien.

¿De verdad ...

quieres ser peluquera como yo?

Sí.

Yo pensaba que...

que creías que era ...

un perdedor.

De verdad, qué mujer, Marina Yebra. ¡Uuuh!

¡Qué estilazo, qué arte tiene,

y encima cómo escribe! Mm..., madre mía.

y a mí me ha parecido encantador, vamos.

Yo lo veo hasta atractivo.

-Bueno, pues no te digo nada, pero hoy es tu día de suerte.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-¿Y eso? -¿Y eso?

¡Tachánnnn!

-¿Ay? ¿Pero y qué es?

¿Esto? Un ejemplar de Marina Yebra. “El juego de la verdad”.

-¡Muchas gracias!

esto es de lo mejorcito que has leído en tu vida.

Para que lo sepas.

-¿Pues te digo yo otra cosa? -¿Qué?

-Que yo creo que pensamos igual. Porque...

¡Tacháaaan!

-¡Huy! ¡No me lo puedo creer, qué coincidencia!

-“Diario de un cínico”, de Fidel Corpas.

y luego me dices qué es lo mejorcito.

No, si te lo voy a decir, ¿qué te crees?

Esto es una maravilla.

¿Qué tal, Juanjo? ¿Cómo estás?

-Hola, Natalia. Muy bien. -Oye, ¿viste el partido?

-Ah... No, no lo vi. Estoy leyendo la crónica.

Ah. ¿Que ya no te gusta el fútbol?

Sí, me gusta mucho.

que es que el otro día estuve pensando y...

Habíamos quedado para la semana que viene, ¿verdad?

Ya, tenía un compromiso.

Entonces, ¿te importa...?

No, no, no, no te preocupes.

Quedamos para otro día. No pasa nada. Sí, sí.

Mejor un momento que nos venga bien a los dos, ¿no?

-Claro. -Vale.

-No te preocupes. -Venga. Hasta luego.

-Que pases un buen día. -Hasta luego.

  • Centro médico - 30/11/17 (1)

Centro médico - 30/11/17 (1)

30 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 30/11/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 30/11/17 (1)"
Programas completos (742)

Los últimos 755 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios