www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4446298
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 30/01/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Bueno, pues continuamos la semana que viene.

Y Berta, bienvenida de nuevo.

-Muchas gracias. -De nada.

Ahora, si os apetece, podéis quedaros aquí a tomar algo.

-Ay. -Huy... Perdona.

Gracias.

Nada. Oye, que bienvenida al grupo, ¿eh?

Muchas gracias.

Si un día, yo qué sé.

Necesitas hablar, o desahogarte, o contar un chiste,

cuenta con nosotros.

Ay, gracias.

Oye, me ha gustado mucho la reunión.

Estaba ahí, que no sabía si..., si venir o no,

pero mira: Al final, he hecho bien.

Sí, sí.

La verdad es que, al principio, eso nos cuesta a todos.

Ya.

Claro.

Dar el primer paso es reconocer que tienes un problema.

Y eso siempre cuesta.

Bueno. Gracias.

¡Ah! Eh... ¿Te duele la pierna?

Pues mira, sí.

Pero es que va y viene. No sé. Como las olas.

¿Y desde cuándo te pasa?

Pues la verdad es que no me acuerdo.

No sé si... Una semana, o dos...

Ya. Pues tienes suerte.

Porque yo soy médico, esto es un hospital,

y creo que hoy mismo deberían echarte un vistazo.

No. ¿Pero ahora? Qué va, qué va, no puedo. Qué va.

Si es que... Tengo un lío de abogados,

tengo... Qué va.

Muchísimas cosas que hacer.

No puedo.

Muchísimas gracias, de verdad.

Nada. ¡Ah!

Bueno. Entre esas cosas, ir al médico. ¿De acuerdo?

Pues sí. Escúchame. Yo hoy tengo mucho lío.

Pero, si quieres,

hablo con un compañero para que te atienda.

Pues la verdad es que me siento muy satisfecha

de los ponentes que he conseguido reunir.

Muchísimas gracias, Adela.

Hombre, para mí es un orgullo.

Porque siempre he ido al congreso de medicina interna

como oyente.

Y este año, pues ir de ponente,

y sobre todo hablando de inmunología, pues me llena de..., de orgullo.

-Qué bien. -Así que gracias.

Pues siento haberte avisado tan tarde.

Espero que no sea un problema para preparar la ponencia.

No, no, no, para nada. Para nada.

Estupendo. Ay, perdona.

-Sí. -Discúlpame.

¡Dime!

¿Cómo?

¡No me lo puedo creer!

¿Pero cómo...?

Pero...

¿Y cómo hago yo ahora?

Pero si es que era...

¡Era la ponencia más importante del congreso!

¿Y con tan poco tiempo, cómo encuentro a alguien...?

Pero, con tan poco tiempo,

¿cómo encuentro a alguien de la categoría de Berman?

Bueno, te dejo. Tengo que colgar.

-¿Todo bien? -No.

Resulta que el doctor Berman,

para quien tenía reservada la primera jornada del congreso,

falleció anoche.

Vaya, pues lo siento.

-Me pregunto de dónde..., de dónde... -Escúchame, Adela. Tienes una semana.

Una semana para encontrar a alguien.

¿Pero dónde encuentro yo a alguien de la categoría de Berman

para hablar de las enfermedades infecciosas?

¡Es imposible encontrar a alguien de su nivel!

Vale. Vale, vale, apóyate. Apóyate.

La doctora Romero

ha acompañado a Adela Román al hospital,

tras empezar a tener cierta dificultad para respirar.

-Gracias por tu ayuda, Natalia. -De nada, Adela.

Hola, Raquel: ¿Quién está hoy de guardia?

Pues espera que lo miro.

Gracias.

Despacio...

-El doctor Molina. -Vale.

Venga. Hasta luego, gracias.

Hasta luego.

Venga. Despacito.

Desde que empecé a organizar el congreso,

noto que me canso más de lo habitual.

Y tampoco es que esté como una rosa, la verdad.

Tengo hipertensión, colesterol alto,

y estoy en tratamiento por una insuficiencia cardiaca.

Pero desde que empecé el tratamiento no me había vuelto a faltar el aire.

Berta acude a Urgencias,

aquejada de un intenso dolor lumbar

que se extiende hasta la pierna derecha.

Dime si te duele, ¿m?

No, bien. Bien.

Vamos con la otra.

Lo siento.

¡Uf! Ahí.

¿Cómo has podido aguantar tanto tiempo con ese dolor

sin ir al médico?

No sé, porque a veces se va, la verdad.

Y bueno, cuando tengo tiempo hago algo de ejercicio y...

Se me pasa. Pero... Luego regresa.

Yo qué sé, y porque...

Es que tengo muchas cosas encima.

Muchas cosas que resolver.

Y la verdad es que este problema, pues... es el menos importante.

Bueno, hace unos meses me quedé en paro, y...

bueno, he tenido que actualizar el currículum.

Visitar portales de búsqueda de empleo.

Hacer entrevistas. Bueno.

Y todo eso, a nada de divorciarme, ¿sabes?

O sea estoy yo como para pensar en médicos.

Ponte de pie.

Vamos a ver la zona lumbar.

Con cuidado.

Igual, ¿eh? Dime si te duele. Vale.

Ah...

Berta presenta dolor a la palpación en la zona sacra y cadera.

Además,

tiene limitación de movimientos del tronco.

Podría ser una lumbociatalgia, una ciática o una hernia discal.

¿Pero una hernia discal, con lo joven que soy?

Vaya, para una hernia, ¿verdad? Que...

Ya, ya, ya.

Bueno, también son muy comunes entre los 30 y los 50 años.

Haremos una radiografía lumbar.

Pero vengo otro día a hacérmela, ¿no? O...

Bueno, dado el grado de dolorç que presentas,

la haremos hoy mismo. ¿M?

Pues hoy ya me parte el día, la verdad.

Ay, perdón.

No, contesta.

Voy a Rayos a preparar la prueba.

Ahora vengo a por ti. Vale. Gracias.

¿Qué?

Ya.

No, no puedo ir.

Porque me ha surgido algo urgente.

Que no, que no es una excusa, ti...

Bueno, pues coges,

le dices al abogado que lo cambie de fecha y punto.

No, no, no puedo hablar, ahora.

Sí.

Ay, adiós. Ah...

Pues, aparte de la dificultad respiratoria,

parece que tiene un estado general bueno.

Túmbese, por favor.

Tiene unos mínimos edemas,

por la insuficiencia cardiaca que tiene diagnosticada.

¿Y estas varices? ¿Las tiene hace mucho tiempo?

Pues no sabría decirle.

Yo creo que desde hace años. ¿Eso es un problema?

-No, no, no tiene por qué.

¿Pasa mucho tiempo de pie?

Pues sí.

Soy visitadora médica,

y tengo que estar todo el día de aquí para allá.

Y si a eso le sumas la organización de un congreso de medicina interna,

pues apaga y vámonos.

¿El congreso de Valladolid lo organiza usted?

-Sí. -Ah, qué interesante.

-Sí. Pero agotador. -Ya me imagino.

Las varices se producen

cuando la sangre no retorna toda al corazón.

Se queda acumulada en las venas, se dilatan y se vuelven tortuosas.

No es algo grave,

pero es recomendable que nuestro doctor lo sepa

para evitar futuras complicaciones.

En el caso de Adela,

no parece que tenga relación con los síntomas.

Para buscar el origen del dolor,

el doctor Blanco ha solicitado una radiografía a Berta,

la paciente con molestias lumbares.

En la radiografía

se aprecian leves signos de esclerosis sacra.

Es un endurecimiento de los tejidos que hay bajo la piel de esa zona.

Parece que se trata de una hernia discal.

Vaya.

Hola. ¿Se puede o molesto? No, hombre, no digas tonterías.

Pasa.

Bueno, pasa si..., si no le importa al doctor, claro.

No, no, no.

Oye, te queda muy bien la bata de médico, ¿no?

Sí, bueno, es muy habitual.

Bueno, ¿cómo estás?

Pues hecha un ocho.

Vamos, ya no sé ni cómo ponerme.

Porque me duele todo menos el flequillo.

Bueno, le...

Le estaba contando que...

podría ser una hernia discal.

Así que lo conveniente es que te quedaras ingresada,

con medicación intravenosa para el dolor,

y en función de la mejora o no,

pues ampliaríamos el estudio con una resonancia magnética.

¿Ingresarme? Bueno.

Bueno, pues ¿sabe qué, doctor?

Que no hay mal que por bien no venga. ¿Sabe?

Que... así me olvido de...

mi marido,

de... abogados

y... Y de divorcio.

Ah, no sabía. Lo siento.

No, nada, si...

Todavía no es seguro que nos vayamos a divorciar, vamos.

De momento, estamos separados. Pero...

Pero bueno.

Que no quiero pensar en eso ahora.

Que...

me vais a curar, y ya está.

Si necesitas que llame a alguien o avisemos, no sé.

O sea, dímelo y yo me ocupo. ¿Eh?

Ay, gracias.

Bueno, si llego a saber que la gente del grupo es tan atenta,

vengo antes, vamos.

Al estar diagnosticada de insuficiencia cardiaca,

le hemos hecho

aparte de un electrocardiograma y una analítica completa,

una radiografía de tórax.

Sin embargo, los datos son curiosos,

porque no indica que haya líquido en los pulmones

ni congestión cardiopulmonar.

Y esto es común en la insuficiencia cardiaca.

En cualquier caso, de manera preventiva,

la vamos a dejar en Boxes

y vamos a esperar a que lleguen los análisis.

¿Y qué quieres que le haga si se ha muerto el pobre hombre?

Ya.

Pues creo que voy a tener que cancelar la primera mañana

del congreso.

El problema es que mucha gente iba a venir

precisamente por la presencia de Berman.

Te dejo. Que tengo que colgar.

Guardar reposo incluye no atender el teléfono.

Disculpe, doctor, pero es que...

Hoy precisamente no es mi día.

Ya.

¿Tiene ya los resultados?

Sí, los tengo.

Verá.

Aunque no presentaba dolor torácico,

decidí hacer un análisis de enzimas cardiacas,

para descartar que fuera infarto.

Y bueno, como esperaba, los resultados son normales.

Lo que sí aparece elevado

es un indicador que mide el grado de insuficiencia cardiaca.

Teniendo en cuenta su edad y los antecedentes,

es un dato sin importancia;

está dentro de lo normal.

Lo que sí la voy a dejar es en observación,

con diuréticos intravenosos.

Ay, es que tengo un lío en el trabajo tremendo, de verdad.

Pero lo primero es lo primero.

Un corazón con insuficiencia cardiaca

no bombea de manera efectiva al 100%.

Esto hace que quede acumulado líquido en los pulmones,

y/o en miembros inferiores.

De ahí el tratamiento diurético.

Para poder eliminar ese exceso de líquido

a través de la orina.

¡Ay! ¡Cuidado! ¡Javier!

¡Ramón! Buenos días.

¿Vas al hospital?

Sí, sí.

Voy antes porque tengo trabajo pendiente.

Y además me gustaría pasarme a ver a Berta. ¿Cómo va?

La estamos medicando para ver si se le pasa el dolor.

Oye, una cosita:

¿Seguro que solo la conoces de un día?

Bueno. Más que de un día, de unas cuantas horas.

Cualquiera lo diría. ¿Por?

Eh... Verás.

Yo tengo como una especie de sensor.

Y cuando veo que dos personas se hacen tilín

y salta alguna chispita,

pues... se me enciende un radar.

Y no fallo mucho, ¿eh?

Ya.

Pues a ver si llevas el radar al taller

porque, por mí, que te falta una pieza.

Oye, escúchame una cosa:

Cojo un café.

Espérame y vamos juntos.

No, no, no, no, no. Yo te invito.

Te veo muy alegre y esto hay que celebrarlo.

Venga.

¡Molina! ¿Qué pasa contigo?

Normalmente me dicen eso

después de pasar la noche conmigo y no llamar al día siguiente.

Pero, que yo recuerde, tú y yo no...

No, no.

Ja-ja.

Vale. ¿Qué quieres, hermana Soto?

Tenemos que quedar para trabajar en el proyecto.

¿O esperas que lo haga yo todo?

Ajá, no.

Con las guardias y la subdirección me he liado.

Y no he podido llamarte. Perdona.

Lo dejamos para mañana. Por la tarde. ¿Te viene bien?

Vale. Mañana por la tarde me viene bien.

Pero tenemos que quedar todos los días, aunque sea poco rato.

¿Todos los días?

-Ah, ¿te parece mucho? -No. Me parece perfecto. Ya está.

Vale.

Quien tuvo uniforme retuvo maneras. ¿No?

Yo trabajo así, así que vete acostumbrándote.

Vale, señor, sí, señor.

Berta, la paciente con posible hernia discal,

continúa con medicación para el dolor.

Pero aparecen nuevos síntomas.

Hola, Berta. Hola.

¿Cómo has pasado la noche?

Pues más o menos bien.

Pero ahora es que...

me duele mucho por detrás del ojo.

A ver. Discúlpame un momento...

Lo tiene muy rojo y lacrimoso.

¿Podéis apagar la luz? Es que me molesta muchísimo.

Procura no mirar hacia arriba.

Tápate el ojo izquierdo.

¿Cuántos dedos ves?

Tres. Pero muy borroso.

¿Y cómo ves con el otro ojo?

No, con este bien.

Es el derecho.

Marcos, el marido de Adela,

llega al hospital preocupado por su estado.

-¿Qué tal estás? -Ay...

-Estoy bien. -¿Sí?

Estoy bien, sí.

Parece que la insuficiencia cardiaca ha vuelto a hacer de las suyas.

Ya, si es que no me haces caso.

¡Es que no puedes llevar este ritmo!

Si no me haces caso como marido, hazme caso como médico.

En qué mala hora me casé yo con un médico.

En qué mala hora me casé yo con una terca.

-Tengo que contestar. -Mm.

Perdona un momento.

No, no, no, no, no, pero que no cojas el teléfono ahora.

Se me ha caído una de las conferencias

a última hora.

Bueno, una de las conferencias, no: la” conferencia.

La que iba a dar el doctor Berman sobre enfermedades infecciosas.

Y no tengo cómo suplirla. ¡Tengo que contestar!

Espera.

Si te vale,

mi doctorado es en enfermedades infecciosas.

Soy médico de familia,

pero hace unos años,

empecé a hacer un doctorado en enfermedades infecciosas.

No por nada.

Porque me interesaba el tema y porque tenía tiempo para hacerlo.

Aún no lo he terminado, pero bueno, entiendo bastante del asunto.

¿Eso es un ofrecimiento?

¿De verdad quieres dar la charla tú?

Supongo que se trata de una broma.

Mira. Discúlpame,

pero tengo que devolver la llamada, ¿eh?

-Bueno. Haz lo que quieras. -Espera un momento.

Espera un momento,

que creo que el diurético está empezando a hacer efecto.

Tengo que ir al baño.

Tendrás que hacerlo en la cuña, ¿no?

Para que el doctor sepa cuánta orina has hecho.

Ah, no, no, no.

Perdona, pero yo en la cuña no lo hago como una vieja.

Lo haré ahí, pero en el baño.

Acompáñame, por favor.

Nada, tranquila, tranquila. Venga. Vamos.

¿Qué te pasa?

-El pecho me duele mucho. -Túmbate. Túmbate.

¡Enfermera, por favor!

Tranquila, tranquila. Respira tranquila.

Tras la aparición de dolor,

rojez y pérdida de visión en el ojo derecho,

la oftalmóloga realiza una prueba de fondo de ojo a Berta.

La especialista ha encontrado una uveítis anterior:

una inflamación de la zona

comprendida entre el iris y la córnea.

La uveítis suele aparecer de forma súbita.

Y si no se trata a tiempo

con dilatadores pupilares y corticoides,

pueden llegar a provocar la ceguera.

Por eso es importante que,

ante la rojez en un ojo, la visión borrosa y el dolor,

acudamos rápidamente al médico.

El doctor Molina ha decidido ingresar a Adela,

a pesar de que el nuevo electrocardiograma

que le acaba de realizar haya salido normal.

Bueno, en el electro que acabamos de hacer no...,

no hay nada raro. Está todo normal.

No hay angina de pecho.

Que es lo primero que pensé cuando apareció el dolor torácico.

Bueno, y entonces, ¿qué..., a qué podría deberse?

Pues aún no lo sé.

Por eso me gustaría dejar ingresada a Adela.

Quiero ver la evolución y me gustaría repetir las analíticas.

Luego os veo.

Gracias.

Adela tendrá que permanecer en cama y con oxígeno,

al menos hasta que ceda parcialmente la dificultad respiratoria.

Es extraño porque,

ni la radiografía muestra indicios de insuficiencia cardiaca,

ni el electro,

que haya un infarto o una angina de pecho.

En cualquier caso,

habrá que esperar a los resultados de la nueva analítica.

Madre mía.

Con todo el tiempo que estoy perdiendo aquí,

voy a terminar arruinando el congreso.

Yo ya te había dado una solución.

Mira, Marcos de verdad.

Déjate de bromitas, que no está el horno para bollos.

Bueno.

Lo dejamos, que tienes que descansar.

¿Natalia? ¿Qué haces aquí? Es tarde.

¿Qué pasa? ¿No te quieres ir a casa?

Oye, va todo bien con Javier, ¿no?

Te estaba buscando, Molina.

Pues enhorabuena. Ya me has encontrado.

Espero que sea para echarme la bronca.

Ya sabes lo que me gusta.

Bueno, lo primero, ¿cómo..., cómo está la paciente, Adela?

La que atendiste en Urgencias.

-Bien. ¿La conoces? -Sí.

La he dejado ingresada porque ha aparecido un dolor torácico

y quiero ver cómo evoluciona.

¿Te puedo ayudar en algo más?

Bueno, me han dicho

que hiciste un artículo bastante interesante

sobre inmunología neurológica.

Sí. ¿Y qué quieres? ¿Un autógrafo?

Pues no.

Quiero saber si puedo hablar de ello, pues en mi ponencia en el congreso.

Ya, ¿pero tu charla no es de inmunología?

Pues sí,

pero quiero hacer un apartado de inmunología neurológica.

Ajá, mm...

Bueno, ¿qué? ¿Puedo o no?

Pues no sé, Natalia,

dame un tiempo para que lo digiera.

Esto es... Me ha cogido así...

Aunque lo justo sería favor por favor. ¿No?

Ya se me ocurrirá algo.

Que pases buena noche.

Tras detectarle una uveítis anterior, Berta es tratada con urgencia.

Hola. ¿Cómo estás?

Pues el ojo, mejor.

Pero ahora, la espalda, pfff.

Berta, tú no solo estás así por el dolor. ¿Verdad?

No.

¿Te sientas... un poco?

Sí, claro.

No sé, que...

Estoy agobiada con los abogados y...

Y con mi marido,

que no me están dejando respirar.

Mi marido insiste en que firme los papeles, pero...

No sé, es que yo...

Yo creo que todavía tenemos cosas que hablar.

De verdad, es que todo esto me suena tanto...

Verás, no hace mucho tiempo, yo estaba en una situación similar.

¡Anda!

¿Y cómo estás?

Bien. Bien, ahora bien. Ahora bien.

Pero ha sido duro.

Sobre todo, por mis hijos.

¿Tienes hijos?

Sí, sí, tengo dos.

Dos críos enormes ya, que cada día me hacen más viejo.

Yo es que soy educadora infantil.

Lo mío con los niños es... pasión.

¿Y tú tienes hijos? No.

Bueno, después de mucho tiempo intentando quedarme embarazada,

mi marido y yo no...,

nos enteramos de que...,

bueno, de que soy infértil.

Fue un palo gordo, ¿eh?

Pero bueno.

Yo qué sé.

Saqué fuerzas de donde pude,

para seguir pa'lante...

Incluso le propuse adoptar.

Pero él me dijo que no.

Y como no quería estar con alguien que no pudiera tener hijos, pues...

Me pidió el divorcio.

¿Y por eso empezaste a beber? Sí.

Es que a partir de ahí, ya,

fue todo mal, ¿no?

Mal con..., con mi familia, mal en el trabajo... Mal.

No sé, a lo mejor el grupo me ayuda, no solo con el alcohol, ¿no?

Sí, claro que sí. Claro que sí.

Desde luego,

piensa que no vas a estar sola en todo esto.

Pues así es cómo me siento, siempre ...

supersola.

Y muy incomprendida.

Me hago una idea.

Gracias.

Hola. Hola.

A ver, he hablado con la doctora Sánchez Lafuente,

y creen que la uveítis se debe a una enfermedad infecciosa.

Entonces, no crees que los dolores se deban a la hernia discal.

No. Quiero hacer una exploración más a fondo,

para ver el grado de flexibilidad y motilidad de la columna.

Permíteme, Berta.

A ver la pierna...

A ver. Ahí...

Dime si duele, ¿eh?

Berta ha dado positivo en varias pruebas de movilidad.

He pedido una serología y una analítica

para descartar que sea un proceso infeccioso,

o alguna enfermedad de transmisión sexual.

Adela se recupera del nuevo episodio de disnea que ha sufrido.

Esta vez, acompañado de dolor torácico.

¿Y a ti qué te pasa? ¿Se puede saber?

Nada.

Venga, suéltalo de una vez.

Te lo voy a soltar.

¿De verdad que no eres capaz de tomarme en serio

cuando te digo que yo puedo dar esa charla

sobre enfermedades infecciosas?

Ya sabía yo por dónde iban los tiros.

Mira, Marcos, no te ofendas.

Pero es que ni siquiera te has terminado el doctorado.

Y ojo, que no te estoy juzgando, ¿eh?

Que tú estás muy centrado

en pasar consulta en tu centro de salud de ocho a tres.

Mira, Adela.

La tesis ya la tengo terminada.

Pero, como tú nunca te has interesado,

es normal que no lo sepas.

Solo me queda defenderla delante del Tribunal.

Vale. Vale.

Supongamos que tienes el doctorado en enfermedades infecciosas.

Aun así,

¿Tú crees que puedo sustituir

una conferencia del doctor Berman por una tuya?

¿Es tan difícil de entender?

¿Qué pasa?

¿Qué pasa ahora?

¡Ay, de verdad, Marcos!

Si les parece puedo volver en otro momento.

No, no, no, no, no se preocupe, doctor.

-¿Tiene ya los nuevos resultados? -Sí.

De nuevo, las enzimas cardiacas han resultado normales.

El infarto y la angina de pecho han sido completamente descartados.

Así que otra vez nos lleva a la insuficiencia cardiaca.

Pero...

hay algo que no me cuadra.

Entonces, ¿me puedo ir ya a casa?

Verá, todos los síntomas nos llevan a una insuficiencia cardiaca.

Lo extraño es que la radiografía no ha mostrado nada que lo confirme.

Me gustaría dejarla ingresada más tiempo.

Vamos a corregir

la medicación que traía para la insuficiencia cardiaca,

y me gustaría hacerle más pruebas.

Pues yo lo siento,

pero es que tengo muchísimo trabajo que hacer.

Así que, si me corrige el tratamiento,

voy a pedir el alta voluntaria.

Adela, no es lo más conveniente.

Pero, desde luego, no puedo obligarla a que se quede.

No. No puede.

Así que, si me lo permite, me gustaría cambiarme.

Adela ¿está bien?

Adela, Adela, Adela. Tranquila. Tranquila.

Apoye la cabeza... Respire. Respire. Avise a la enfermera.

Respire despacio. Despacio...

Así, muy bien. Tranquila.

Pero bueno, ¿qué más te da?

O sea, me pides el divorcio,

pero ahora te preocupas de dónde estoy, ¿no?

Yo es que, de verdad, no te entiendo, vamos.

No, no me saques ese tema.

Porque, si me despidieron, fue por tu culpa.

No... Mira, que no, que no voy a ir. Ni hoy, ni a lo mejor mañana.

No..., que... te tengo que dejar. Adiós.

¿Va todo bien?

Sí.

A ver...

El ojo ya no está rojo.

No, la verdad es que ya no me duele.

Pero la pierna y la espalda me están matando.

Yo no sé lo que me estáis poniendo, pero... no me está haciendo nada.

Bueno. Voy a pedir una resonancia magnética. ¿M? Y te cuento.

Aunque en los resultados de la analítica y la serología

no parece que haya infección,

sí indican un proceso inflamatorio

y signos de una posible enfermedad autoinmune.

Adela se recupera

después de sufrir un desvanecimiento.

El doctor Molina ha aprovechado para hacer nuevas pruebas.

Buenas.

Tengo los resultados del nuevo electro que le hemos hecho.

Bueno,

muestra una taquicardia sinusal

en torno a 110 latidos por minuto.

Esto, unido a la dificultad respiratoria,

el resto de síntomas y el dolor torácico,

me lleva a pensar

que el origen de los síntomas

no esté exclusivamente en la insuficiencia cardiaca.

La disnea, o dificultad respiratoria, es un motivo de consulta frecuente.

Pero no siempre es fácil identificar su origen.

Tras ampliar un nuevo estudio analítico,

los datos han mostrado indicios

que podrían corresponderse con la presencia de un trombo.

Tras someter a la paciente

a una angiografía de arterias pulmonares,

hemos podido comprobar que, efectivamente,

ambos pulmones están afectados con diversos trombos

de distinta consideración.

El más grande se encuentra en la arteria principal

que irriga el pulmón izquierdo.

Ante los nuevos hallazgos,

el doctor Blanco continúa el estudio de Berta

con una resonancia magnética lumbar.

Ya hemos terminado.

Cuidado. A ver.

Gracias, Anuc.

Gracias.

A ver, el dolor se debe

a una inflamación de la articulación que une el sacro con la cadera.

Además, esa inflamación ha hecho que los tejidos de la zona

estén engrosados.

De mayor tamaño de lo habitual.

Y puede deberse a varias causas,

así que haremos una gammagrafía ósea para salir de dudas.

¿Pero es grave, o...?

Aún no lo sé.

De ahí la dificultad respiratoria.

Definitivamente, no era por la insuficiencia cardiaca.

Y la ecodoppler ha revelado indicios

de haber padecido una trombosis venosa profunda

en la pierna izquierda.

Es muy posible que estos trombos

se hayan desplazado a las arterias pulmonares,

provocando la insuficiencia respiratoria.

O sea, que al final es todo un tromboembolismo pulmonar.

Sí, así es.

Vamos a empezar con el tratamiento, con anticoagulantes,

para eliminar los trombos.

Y eso sí,

tendrá que permanecer en el hospital, al menos una semana.

Y espero que en esto no haya conflictos.

Bueno.

Por lo menos podré estar presente en el congreso.

Ya he asumido que la primera mañana, en la que iba a participar Berman,

va a tener que ser cancelada.

¿Qué le vamos a hacer?

Si me disculpan, tengo un asunto que atender,

pero para cualquier cosa estaré por aquí, ¿m?

Nos vemos.

-Muchas gracias. -No hay de qué.

-Adela, ¿tú me admiras?

¿A qué viene esa pregunta?

Bueno, estás dispuesta a cancelar la media jornada de un congreso,

antes que dejarme a mí dar la conferencia.

¿De verdad me valoras tan poco?

-Ay, Marcos, no digas tonterías.

A ver.

Profesionalmente o personalmente, de alguna manera:

¿Me admiras, o no?

Pero bueno,

es que no sé qué perra te ha entrado ahora con eso.

A ver.

Yo es que no puedo,

soy incapaz de concebir una relación con una persona a la que,

de alguna manera, no admire.

Ay, de verdad. De verdad, Marcos,

te pones de un profundo a veces...

¿Acaso tú me admiras a mí?

Pues si quieres que te sea sincero, siempre te he admirado.

Pero... me has decepcionado.

Y ahora, pues a lo mejor, a partir de ahora,

lo que tengo que hacer es no admirarte.

¿Eso qué quiere decir?

Pues... saca tus propias conclusiones.

Berta, la paciente con inflamación del sacro,

espera los resultados de la gammagrafía de pelvis.

Ya pensaba que no venías a verme hoy, ¿eh?

Sí, sí, sí, claro que sí. Es que... estoy hasta arriba de pacientes.

No, pero que estaba de broma, hombre.

Bueno. ¿Cómo lo llevas?

¡Bien! Mira, de cintura para abajo, me duele todo.

Y de cintura para arriba, también.

Ya veo que el sentido del humor no lo has perdido.

Lo cual es buena señal.

Bueno, es que tampoco me queda otra, porque vaya racha de mala suerte.

Al final va a ser verdad eso de que las desgracias nunca vienen solas.

Bueno. Lo demás no lo sé.

Pero el tema del dolor lo vamos a solucionar, ¿eh?

Aquí cuando se nos mete algo en la cabeza,

no paramos hasta conseguirlo.

Bueno, mira.

Al final he conseguido olvidarme de...,

del paro,

de mi marido...

Hasta del divorcio, fíjate.

Oye, Si pregunto demasiado, tú me paras. ¿Vale?

Vale.

¿Tú por qué estás en el paro?

Pues por culpa de mi marido.

Cuando se marchó de casa, yo...

Yo lo pasé fatal.

Me sentí muy sola, y...

Y me refugié en el alcohol.

Fui una inconsciente en realidad, porque...

Es que todavía yo no sé cómo fui capaz de...,

de ir al colegio en ese estado.

Oye, oye. Escúchame.

De estas situaciones se sale.

Con mucho esfuerzo, y con apoyo.

Ya, pero es que yo no sé si lo estamos haciendo bien.

No sé.

Él me insiste en que firme, pero...

Yo no... No me decido.

¿Quieres saber lo que yo opino?

Sí, claro.

Creo que... Bueno.

Yo no conozco a tu marido.

Ni soy quién para juzgarle.

Pero no creo que merezca la pena luchar por alguien que,

en lugar de buscar soluciones,

te deja porque no puedes tener hijos.

Hola. Hola.

Hola.

A ver.

Los resultados de la gammagrafía ósea

confirman espondilitis anquilosante.

¿Eso qué es?

La espondilitis anquilosante

es una enfermedad autoinmune reumática crónica.

Que produce dolor y endurecimiento paulatino

de las articulaciones.

Sobre todo, en la zona de la columna.

También puede afectar a los ojos y a otros órganos.

En general,

el pronóstico es bastante bueno si se diagnostica a tiempo.

Empezaremos ya mismo con el tratamiento farmacológico. ¿M?

Berta, tendrás que medicarte de por vida.

También es aconsejable que hagas ejercicio

para fortalecer la zona lumbar.

Y también recomendamos las sesiones de fisioterapia.

¿Pero podré llevar una vida normal, o...?

Bueno. Te daré un listado de recomendaciones

para que te afecte lo menos posible. ¿De acuerdo?

Voy a pedir el tratamiento. Sí, gracias.

No me lo puedo creer.

Molina, ¿dónde te has metido?

Llevo más de una hora esperándote.

Espero que estés solucionando un caso de vida o muerte.

Porque, si no, no tienes excusa.

Llámame en cuanto oigas el mensaje, por favor.

Cógelo, cógelo, tranquilo.

No, no.

Nada es más importante que lo que quiero decirte.

Así que quieres citar mi artículo en la conferencia.

Pues me parece perfecto.

Con una condición.

Que después de citarlo me des la palabra.

-Molina, la conferencia la doy yo. -Sí. Y el artículo es mío.

No sé, después de que lo cites,

me gustaría ser yo

el que exponga las conclusiones generales de mi estudio.

Me parece lo lógico:

Tú te encargas de la parte de inmunología,

y yo, de la parte de neuroinmunología.

Eso sí, tendría que aparecer çcomo coautor de la conferencia.

-No me parece buena idea. -¿Por qué? Es muy buena idea.

A no ser que te quieras llevar tú sola todo el mérito, Natalia.

Oye, que si es eso lo entiendo, ¿eh? Nos olvidamos y ya está.

Lo que pasa,

que yo creo que te va a quedar un poco coja la conferencia.

No sé.

¿Qué me dices?

De acuerdo.

Bien. Pues nada, a Valladolid, allá vamos.

En esta época del año debe de estar... preciosa.

Bueno. Me están esperando. Hasta luego.

Chao.

No te preocupes.

Se puede hacer una vida completamente normal

con una espondilitis. ¿De acuerdo?

Y además, si necesitas desahogarte,

pues siempre puedes recurrir al grupo.

Bueno, o llamarme a mí, ¿eh?

Que para eso estamos.

Oye, muchísimas gracias por todo, ¿eh?

Bueno, verás.

Pero tengo que marcharme ya. ¿De acuerdo?

Que tengo muchos pacientes.

Luego vendré a despedirme.

Pero no te despidas porque nos vamos a ver en el grupo.

Sí, claro que sí.

Bueno. Gracias.

Adiós. Adiós.

Gas lacrimógeno.

Pero ¿qué ha sido? ¿En una manifestación?

Ojalá. Ojalá hubiese sido en una manifestación.

Nada. Que no sabe qué hacer ya, y ha decidido matarme, ahora.

Es que esos gases son muy peligrosos.

Pueden causar importantes síntomas en el sistema respiratorio.

Está tu hijo fuera. ¿Le digo que pase?

Le dices que se vaya directamente a comisaría,

y que si no quiere ir,

que haga lo que le dé la gana con su vida.

Qué sonriente te veo.

Esas dudas que tenías... ¿se han disipado?

Esta vez...

me he dejado llevar.

Pues me parece muy bien.

¿Qué ha pasado?

Paciente de 50 años.

Con insuficiencia respiratoria y taquicardia leve.

Es Marian.

A Reanimación, por favor.

Estaba retransmitiendo el partido y...

Y noté unos sudores fríos y unas palpitaciones.

Para ver bien el ritmo cardiaco,

voy a hacerte un electrocardiograma.

Hemos visto que tienes una fibrilación auricular

a 150 latidos por minuto.

Y también hay signos de hipertrofia en el ventrículo izquierdo.

Marta. Marta.

¿Qué haces aquí?

Se supone que tienes una orden de alejamiento.

Se trata de mi tío Anselmo.

Que está muy malo, y...

Su tío está enfermo y...

Y lo estás volviendo a hacer.

Le estás justificando.

A ese tío le han puesto una orden de alejamiento por algo.

Y eso lo tiene que respetar él, y lo tienes que respetar tú.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 30/01/18 (2)

Centro médico - 30/01/18 (2)

30 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 30/01/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 30/01/18 (2)"
Programas completos (1096)

Los últimos 1.109 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos