www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3649459
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 29/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Carmen padece dolor al orinar, malestar general, fiebre y tos.

Ha venido al hospital acompañada por su madrastra, Raquel.

Gracias por acompañarme. -Pero ¿cómo no te iba a acompañar?

Además esto, es cosa de chicas. Ni que yo fuera una mala madrastra.

-¿Cómo estás? Esté fatal. Tengo fiebre,

tengo mareos que me dan náuseas, como ganas de vomitar,

y bueno, lo peor es que tengo como...

ahí abajo... tengo unas heridas muy feas.

Carmen, Raquel. Pasad. ¿Qué tal estáis? Sentaos.

Bueno, si estamos aquí, algo nos pasa ¿Cómo está, doctor?

¿Qué tal Gonzalo? ¿Qué tal la carrera de Medicina?

Muy bien, muy bien. Ha aprobado todo. -La verdad es que...

Es un hacha, estoy muy orgullosa de él.

Bueno, contadme. ¿Qué ocurre?

No sé, nada; que... que me...

que me duele al orinar. Que tengo como...

Que me escuece. -Lo que nos da a veces a las mujeres.

Una infección urinaria, pero a mí, lo que me preocupa es que esta mañana

ya tenía 38,5 de fiebre. La cistitis es infección urinaria

bastante habitual y está producida por una bacteria.

Una buena forma de prevenirla sería tomar al menos 1,5 l de agua al día,

y tratar de orinar cada dos o tres horas, ya que las bacterias

proliferan en la orina cuando pasan demasiado tiempo en la vejiga.

Que sí, que sí, hermana. Ya sé que es el sábado. ¿Cómo no voy a saberlo?

Pues claro que sé que faltan tres días.

Que sí, que me hace ilusión, Zaida, Claro que sí, lo que pasa es

que estoy trabajando, entiéndelo. Vale, espera.

Que quiere hablar contigo. -No, da igual.

Que ahora no puede. Vale, Zaida.

Que quiere hablar contigo sí o sí. -Hola, Zaida, cariño. ¿Qué tal?

Sí, sí, como me dijiste. Vale.

Vale, venga. Te lo paso. Un beso, chao.

-Dime. Vale, sí cuenta con ello. Sí, sin problema.

¿Te apetece hacer el discurso oficial de la boda?

Me lo acaba de proponer. -¡Anda!

Mira.

Que no te hace mucha ilusión. -No, no, lo que pasa es que a veces,

cuando leo en público me da un poco de... Me pongo nerviosa y todo.

-Bueno, tú tranquila. Que además nos lo vamos a pasar supervén, ya verás.

Venga, hasta luego.

Julián ha acudido al hospital porque de un tiempo a esta parte

no se encuentra bien.

Móvil

Miguel.

¡Miguel, que no oigo bien! No, no se me han pegado las sábanas, perdona.

Disculpa que no haya ido a la oficina, pero es que esta mañana

me encontraba muy mal y he venido a urgencias.

Pues que no oigo bien. No sé, no sé lo que puede estar pasando.

-Por favor. Miguel, perdona que no puedo hablar.

En cuanto acabe de aquí voy para allí Sí, ya sé que hay mucho curro, tío.Venga, nos vemosdespués. ¿Qué? Vale,

Vale, nos vemos después. Vale, vale. Hasta luego.

Bueno, en principio sí que podría ser una infección.

¿Qué otros síntomas tienes?

Bueno, no sé. Me han... me han salido como...

como unas heriditas ahí abajo.

-Sí, unas pupitas ahí abajo.

Vale. ¿Y mantienes algún tipo de relación sexual?

¡Eh? No, qué va, nunca, no,

no; además, que yo y mi novio nunca hemos hecho nada.

-Carmen está con Gonzalo.

Están juntos ahora, sí. Gonzalo.

Sí, con mi hijo, sí. Ya sabía que estaban muy unidos

porque Clara ya me dijo algo; y Raquel me ha confirmado

que son pareja. Pues sí, somos novios hermanastros.

No estamos haciendo nada tan malo. Decidimos apostar por nuestro amor

y se lo contamos a nuestros padres y pues mira, a ver si lo aceptaban.

No entiendo, no es nada tan malo, no vamos contra natura ni nada de eso

Todo el mundo igual. -Cuando Carmen nos dijo

a su padre y a mí que ella y Gonzalo estaban juntos pues...

como se puede imaginar,... no nos sentó nada bien.

Pero bueno, yo con el tiempo como que lo estoy empezando a aceptar

Al fin y al cabo son hermanastros, no tienen lazos de sangre.

Pero su padre no piensa lo mismo y...

y se lo ha tomado francamente mal.

Y eso está, pues...

originando graves problemas entre nosotros.

En principio las úlceras no coinciden con una cistitis,

así que te voy a derivar a un ginecólogo y que haga un examen

Pero no va a ser nada importante ¿no doctor?

Bueno, vamos poco a poco.

Yo creo que Carmen niega que ha tenido relaciones con mi hijo,

con Gonzalo,

porque sabe que como se entere su padre es que le da un ataque.

Y además de oír peor últimamente ¿te has notado algún otro síntoma?

-No, lo único que me siento muy cansado, esa es la verdad.

Me duele mucho la cabeza, tengo el estómago revuelto

y voy un poco estreñido. ¿Has tenido algún cambio de vida?

-No, lo único que ahora con mi mujer salimos a correr y la tengo enfadada

porque dice que pierdo kilos yo más rápidamente que ella.

-Pero no, aparte de eso nada más. Pues mira, vamos a ir a camilla,

que quiero ver el oído. -De todas formas doctora,

si va a buscar tapones ya le digo yo que no les va a encontrar,

porque me limpio con los bastoncillos ¿Ah, sí?

¿Pues sabes que te puedes crear lesiones con los bastoncillos?

-Pues no lo sabía.

Bueno, pues efectivamente. No tienes tapones.

Voy a hacerte una analítica de sangre,

de orina y una audiometría -Vale, de acuerdo.

La mayoría de tapones de cera pueden tratarse en casa

pero hay que saber cómo hacerlo. Normalmente, basta con utilizar

un aceite para bebés o unas gotas que podemos comprar en la farmacia

para ablandar el tapón. Después, utilizaremos una jeringa

con agua templada que dirigiremos contra la pared el oído

que se encuentra más cercana del tapón.

Carmen, si quieres que confíe en ti tienes que contarme la verdad.

-¿Qué verdad?

-Sé perfectamente que me estás ocultando algo.

-Que no te estoy ocultando nada. Ya.

¿Tú sabes la de discusiones que estoy teniendo con tu padre

por vuestra chiquillada? -¿Qué? ¿Por nuestra chiquillada?

-Para que te he dicho que vinieras, de verdad. Si lo sé... no te lo digo

y vengo sola. Yo que creía que confiábamos la una en la otra.

-Ya.

El doctor Landó ha terminado de realizarle a Carmen

una exploración ginecológica. Ha sido derivada al ginecólogo

por unas úlceras en sus genitales. Las úlceras que presenta Carmen

están bastante desarrolladas, y probablemente irán empeorando

a lo largo de los días.

-¿Eso puede ser porque...

Carmen ha tenido relaciones sexuales?

-No ha sido por eso. Ya te he dicho.. ¡Pues ya me dirás porqué!

-No ha sido por eso. Bueno... bien. Vamos a calmarnos.

Les propongo. Vamos a hacer unos análisis,

análisis de orina, bioquímica, pruebas serológicas,

unas muestras de sudado para cultivo, y seguramente,

eso nos aclarará las dudas.

Mientras tanto, te voy a recetar analgésicos y antipiréticos

para la fiebre y el malestar general ¿de acuerdo?

uno de los mecanismos de barrera para evitar el contagio

de las enfermedades de trasmisión sexual es el uso del preservativo.

También es aconsejable no compartir toallas o ropa interior,

y mantener siempre una higiene genital antes y después

de las relaciones sexuales.

La doctora Rey acude al laboratorio para recoger los resultados

de los análisis de Julián. Comprueba que Julián padece anemia,

lo que podría justificar su cansancio.

¿Qué hay, Julián? -Miguel ¿qué haces aquí?

¿Ya te han dicho qué te pasa? -No. Me han hecho unas pruebas

y todavía no tenemos los resultados. -Ya sabes cómo son los matasanos.

Si te buscan algo que no encuentran se lo inventan.

-Llevo aquí toda la mañana. -Y nosotros con una reunión.

Entonces, yo creo que deberías marcharte, hacerlo

y luego mañana si quieres, vuelves. -Hola.

-Doctora. Nos tenemos que ir. Tenemos mucho trabajo en la oficina

y no me puedo quedar. -Acabo de recoger los resultados.

-Pero ¿te han hecho hasta análisis? -Sí, tienes anemia.

-Claro, eso explica el cansancio,

lo que no explica es el resto de síntomas. Valorando todo,

me gustaría hacerte un TC craneal para descartar que puedas tener

alguna lesión en el oído o en el cerebro,

y una colonoscopia también. -Ya... Pero me puedo ir.

-Sí, te puedes marchar. Te explico las instrucciones

para la colonoscopia y ya está. -Vale, vale. De acuerdo.

-Para una colonoscopia el intestino tiene que estar completamente limpio.

Además de las pastillas y los sobres que le prescriba el médico,

el paciente debe permanecer ocho horas en ayunas

y ni siquiera puede beber agua.

Bueno, ya llevas tres, ¿eh? O a alguien le gusta mucho el café

o no ha pegado ojo en toda la noche. Pues mira, las dos cosas.

Me gusta mucho el café y no he dormido nada.

No me acostumbro a estar solo. Oye, y ¿por qué no haces una cosa?

¿Por qué no te pones estos vídeos de Internet relajantes

con agua y tal? Yo se lo hago a mis pacientes y se quedan sopa.

Si quieres te paso unos enlaces. Duran tres horas. Pero bueno, que...

que muy mal se tiene que dar para que en tres horas con cascadas

y flautas indígenas no te duermas. El otro día vi un indígena...

Marta, a ver... Si...

si no es eso. ¿Sabes lo que pasa? Que noto la casa muy en silencio.

Echo de menos a mi hijo mayor, que me pide agua...

¿Sabes lo que te quiero decir? Al pequeño que llora...

Me noto, pues eso, en silencio. Ya bueno, hasta que te acostumbres.

Carmen regresa al día siguiente acompañada por Gonzalo,

su novio y hermanastro, para recibir los resultados de los análisis

que le hicieron debido a unas úlceras vaginales que le salieron.

Bueno, ¿me vas a decir qué te pasa o qué?

-Nada.

Carmen...

-¿Qué? Que no me pasa nada. No me pasa nada, ya está.

Estoy nerviosa por los análisis. Punto.

Y me gustaría mear como las personas normales, sin dolor, también.

-Pues Carmen está muy rara. Ella dice que es porque no se encuentra bien,

pero... no. Yo no me lo creo.

Me da que algo pasa que no me quiere contar.

No sé si a vosotros os habrá dicho algo... o qué,

pero desde luego a mí lleva días sin decirme nada,

y además en casa la situación está tensa porque su padre me mira

como si me quisiera estrangular o yo qué sé. No sé.

Desde luego no fue buena idea contarle lo nuestro.

Aquí tienes el café. -¡Oh!, gracias, Miguel.

¡Qué dolor de cabeza! No sabes las horas que llevo aquí en ayunas.

¡Qué ganas de tomarse un café uno! -Déjate de café

y fírmame los documentos para que pueda adelantar algo

de la reunión con los coreanos. -Vale. ¿Lo has revidado todo?

Está todo correcto. -¿Seguro?

-Acuérdate de que este fin de semana tenemos una cita para ir a pescar

al sitio nuevo. -No el fin de semana; hay mucha gente

vayamos el viernes mejor. Cuando prefieras.

-De acuerdo. Venga, mejórate.

-Pescar es una de mis pasiones. A Miguel no le interesa mucho,

pero de un tiempo a esta parte viene y parece que le ha cogido el gustillo

Doctora, ¿qué tal ha ido? -Eh...

Bueno, a ver. Lo cierto es que no he visto nada

ni en las imágenes ni tampoco en la colonoscopia,

ni tampoco en el análisis de sangre ni heces.

No te vayas a creer; uno llega al hospital porque se encuentra mal,

y le empiezan que si un TAC, que si una colonoscopia...

Al final mi socio tiene razón. Parece que de tanto buscar

algo te van a encontrar. ¿Y respecto a la pérdida de audición?

-De momento no te puedo decir nada. Esperaremos a ver cómo evolucionas.

Mira, lo que sí podemos hacer es tratar el estreñimiento que tienes.

-Entonces te voy a poner una dieta rica en fibra,

y tienes que beber mucho líquido. -Dieta rica en fibra y beber líquido.

De acuerdo, muchas gracias. -De nada.

¡Hola! ¡Hombre, Gonzalo! ¿Qué tal, doctor?

¿Qué tal, doctor? Bien.

Bueno, a ver, tengo los análisis, ¿vale?

Tienes una leucocitosis. Significa que tienes una infección,

y es lo que está provocando los síntomas, como la fiebre.

Estamos esperando los cultivos y la serología,

y con eso sabremos cuál es el origen de las úlceras.

¿Cómo que una úlcera? Eso es serio.

¡Y no me habías dicho nada! -¿Puedes dejarle hablar, por favor?

A ver, Carmen, últimamente saltas por todo, ¿vale?, y yo entiendo

que no es una situación agradable, pero estoy tratando de ayudar.

Vale, muy bien. ¿Me puede ayudar él? Bueno, vamos a hacer una cosa,

De omento te vamos a dar antibióticos de amplio espectro,

por lo menos hasta saber los resultados,

y luego ya, pues iremos avanzando. Unas úlceras de este tipo

en una persona tan joven, pues inevitablemente me hacen pensar

en una enfermedad de transmisión sexual; como un chancro blando,

un linfogranuloma venéreo, o incluso un VIH.

De todas formas, antes de presentar estas opciones,

lo que voy a hacer va a ser esperar al resultado de los cultivos,

y así les dejo un poco de tiempo, porque tengo la impresión

de que Gonzalo y Carmen deben hablar Diego,

justo quería hablar contigo. He pensado en lo de tus problemas...

para dormir y tal, y creo que tengo la solución.

Ah. Esto.

Bueno, vale. A ver, el problema es para dormir,

yo levantarme me levanto. No, no, no, a ver, te explico.

Es que hace un tiempo tuve un cachorro y, bueno,

estaba toda la noche llorando, y la veterinaria me dijo que...

le pusiera un reloj antiguo para que el tic-tic le recordara

al corazón de su madre. Y funcionó. Así que... pues...

espero que te funcione. Vale. Gracias.

Nada.

Julián, si ves que te encuentras mal, cualquier anomalía, lo que sea,

regresa al hospital. ¿De acuerdo? -De acuerdo, muy bien.

-Muchas gracias por todo. De nada. Adiós.

¡Julián, espera un segundo! Un momento, perdona.

¿Te importaría darte la vuelta y venir para acá?

-Sí.

No caminas bien. ¿Te has dado cuenta? -No.

Deben de ser las plantillas, son nuevas y aún no me he adaptado.

Ya. ¿Te importaría acompañarme a la consulta?

-Sí, sí, sí, claro. Es un momento.

Se ha extendido la moda de plantillas para correr, para trabajar,

plantillas para absolutamente todo; sin embargo, su uso

sin la supervisión de un profesional adecuado, nos puede acarrear lesiones

Quiero que intentes caminar recto. ¿De acuerdo?

-Sí. -Vale. Baja los brazos. Ahora.

¿Tú te has notado problemas para mantener el equilibrio?

-¿Cómo? Que si te has notado problemas

para mantener el equilibrio. -No. Ya le he dicho antes que pensaba

que era por las plantillas, pero ya veo que no.

Pues me temo que tengo que pedir cita con el neurólogo.

-¿Va a tardar? Me quería acostar pronto, mañana quería ir a pescar.

Pues no te lo puedo decir, Julián. Voy a programarla.

Horas más tarde, Carmen espera acompañada por Raquel y Gonzalo

para recibir los resultados de los cultivos

que ayudarán a determinar la causa por la que está sufriendo

úlceras genitales. Por favor...

Doctor Herranz ¿le importaría que le acompañara, por favor?

Yo, si a ella no le importa, prefiero que pase sola.

Ya, ¿eh? -Está claro, ¿no?

¿Qué? -Pues que los síntomas de Carmen

son de una enfermedad de transmisión sexual, mamá, y yo estoy sano.

-No sé...

no sé, a lo mejor... Carmen me ha dicho que no ha hecho nada.

A lo mejor no es tan grave como parece..

No sé, yo... no sé.

Eso es lo que te puedo decir.

Bueno, los resultados no dejan lugar a dudas. Tienes sífilis.

La sífilis es una enfermedad infecciosa producida

por una bacteria que se contagia a través de relaciones sexuales.

Produce síntomas como puedan ser lesiones ulcerosas cutáneas.

Sí, me he acostado con otro chico. Gracias por hacerme entrar sola,

de verdad. Muchas gracias.

A ver. Yo no soy nadie para meterme en asuntos que no son míos, pero...

igual deberías ser sincera con Gonzalo.

Pues el otro día escuché a mi padre y a su madre hablar, discutiendo,

diciendo que se iban a separar por nuestra culpa.

Es que no entiendo porqué mi padre no entiende lo nuestro, en serio.

Y soy imbécil. Soy imbécil porque pensé que...

que si me liaba con otro chico iba a olvidar a Gonzalo.

Pero no, porque a Gonzalo le quiero.

Hola. ¿Me pones un café para llevar, por favor?

¿Qué tal? -¡Pfff!

Pues ni bien ni mal. -Ya. Pues te animaría,

pero como en público no puedo, porque hemos quedado así, lo dejo para casa.

Tienes que ayudarme a escribir el discurso oficial de la boda,

que mi hermana no para de llamarme una y otra vez; está insoportable.

-Pues mira, justo quería hablar yo de eso, de de la boda.

A ver, no, no quiero que te enfades, estoy pensando que no voy a ir.

-A ver, que yo lo entienda. Cuando no estábamos juntos querías ir,

y ahora que estamos juntos no quieres. No lo entiendo.

Pues es que me estoy agobiando. Pensando en estar con toda la familia

y... dejar de pasar de ser, no sé...

Nuestra relación íntima a de repente, pues estar con tu madre

y con todo el mundo y...

Estoy agobiada, estoy agobiada, y ya está.

-A ver, Rey, ¿tú eres feliz? -Claro.

-Porque yo lo soy mucho; no entiendo porqué le estás dando tantas vueltas.

Pues porque estoy segura de que tu tía Carmen todavía me odia

por haberte dejado la primera vez. Por eso.

-Gracias.

Bueno, mira, vamos a hacer una cosa. Yo me voy a tomar unos días,

voy a pensar, voy a intentar relajarme un poco y...

y si no lo veo claro pues no sé, podemos decir que me he puesto mala.

-Pues tómate tus días de reflexión y cuando sepas algo me lo dices.

-¿Vale? Hasta luego.

Te voy a decir lo que vamos a hacer; darte inyecciones de penicilina

durante un mes. Esperemos que con eso

se vayan reduciendo las úlceras. Lo que sí es importante es

que durante este mes no mantengas relaciones sexuales con Gonzalo.

No creo que tenga relación de ningún tipo con Gonzalo ya.

Bueno, tranquila ¿vale?

Carmen, es importante que me digas

si has tenido relaciones sexuales con Gonzalo últimamente,

porque si las has tenido es conveniente que se haga la prueba.

Sí.

Si Carmen se ha contagiado es porque el chaval con el que tuvo

las relaciones sexuales estaba infectado. Por eso insisto:

es muy importante utilizar el preservativo cuando se tenga

una relación esporádica.

¿Y tu madre? -Se ha ido a dar un paseo.

Gonzalo, tengo sífilis.

Me he acostado con otro chico.

Tienes que ir a hacerte las pruebas para que te digan

si te lo he contagiado.

Gonzalo...

-Pues estoy que no sé cómo estoy.

No lo sé. Desde los nueve años yo habría dado lo que fuera por ella,

lo que fuera, ¿Y se acuesta con el primero que pasa?

¡Eh, eh, ¿a dónde vas? -Me voy a casa.

¿Qué ha pasado? ¿Y Gonzalo?

-Haciéndose unos análisis. ¿Cómo?

-Tengo sífilis, y a lo mejor se lo he pegado.

-¿Qué? Pero ¿qué...?

¡Ahora mismo me vas a contar! ¡Pero qué vergüenza! ¿Cómo?

¿Cómo te has contagiado algo tan espantoso?

-Pues mira, me fui a una discoteca y me lié con un tío.

Ya podéis estar felices tú y mi padre Ya Gonzalo no quiere saber nada de mí

-Ahora la culpa es nuestra. ¿Qué tenemos que ver tu padre y yo?

-Que ¿qué tenéis que ver? El otro día os escuché a mi padre y a ti hablar,

que os ibais a separar por mi culpa, y yo a Gonzalo le quiero,

pero no puedo soportar que mi padre no sea feliz.

¡Sed muy felices, que yo me voy ya!

-Carmen...

Julián y Miguel han tenido que interrumpir la jornada de pesca

debido a que el primero ha empeorado mucho.

Está mareado y tiene vómitos. Necesita atención de urgencia.

Julián ha sufrido un fallo multiorgánico,

pero tranquilo porque hemos conseguido estabilizarle.

Cualquier información que me puedas dar, desde lo que habéis hecho,

qué habéis comido..., no sé, cualquier cosa me puede ayudar.

-Doctora, pues la verdad es que no sé si le voy a poder ser de mucha ayuda.

Hemos estado pescando en un lago y no hemos tomado nada,

nada más que un par de cafés, el mío con mucho azúcar,

y el suyo sin nada porque se está cuidando mucho, por el peso y aquello

Y después no hemos tomado nada porque hasta el almuerzo

él no quiere comer, para no coger peso, y ya sabe,

está con que si sale a correr, blanqueamientos dentales...

-A ver, espera un momento. ¿Puedes abrir la boca?

El ribete gingival de Burton es una coloración negra y grisácea

que se encuentra en la unión del diente con la encía

y que está provocada por la putrefacción de alimentos

junto con el sulfuro de plomo. -Pero la verdad es que no...

no lo había notado. ¿De qué puede ser?

Pues a ver, lo cierto es que Julián y tú yo creo que podéis tener los dos

saturnismo. Se llama saturnismo al conjunto de síntomas derivados

del envenenamiento por plomo. -¿Yo también estoy infectado?

Bueno, a ver, todavía no lo sé. El ribete es uno de los signos,

así que os voy a hacer un análisis de metales pesados a los dos

y así salimos de dudas.

Gonzalo sale de hacerse unos análisis ante la posibilidad

de que Carmen le haya contagiado la sífilis tras haberle sido infiel

con otro chico. ¡Gonzalo, espera, ¿a dónde vas?!

-A casa. Me voy a casa. ¿Cómo que a casa? No puedes ir a casa

Escúchame. Hijo, he hablado con Carmen,

y me lo ha contado todo.

-A ver, mamá, yo no puedo hacer como si nada.

Yo la quiero de verdad. -Escúchame. Debes hablar con ella

e intentar solucionarlo, por favor. Me voy a casa.

-¡Que te he dicho que no! ¡Se ha ido del hospital!

-¡Que no se ha ido del hospital! Estoy segura... Sé que anda por aquí.

A ver... Por favor, hablar entre vosotros.

Me parece que nosotros, tu padre y yo nos hemos equivocado muchísimo.

Yo me voy a casa y ahí os espero, y luego los cuatro...

tenemos que tener una conversación muy seria. ¿Eh?

Escúchala, por favor.

-Gonzalo, perdóname, perdóname, de verdad,

que... que no sé, que me enrollé con ese chico

para ver si... si no sé, si podría olvidar lo nuestro o...

Ya sabes cómo estoy con lo de nuestros padres, no sé.

-¿Quién era el chico? -Nadie. No sé, no sé.

No sé quién era. Nadie. Yo te quiero de verdad,

y lo tengo más claro que nunca;

así que, si me perdonas...

Ya tengo los resultados de los análisis de metales pesados

y finalmente, el único que has dado positivo has sido tú, Julián.

¿Vale? Estás intoxicado por plomo. Con lo cual,...

el tratamiento que te vamos a poner es a base de quelantes;

lo importante es que debemos encontrar la fuente de intoxicación.

¿De acuerdo? Yo no sé si a lo mejor en vuestro trabajo estáis en contacto

con polvo de plomo o... -Polvo de plomo no;

nosotros no trabajamos en una fábrica ni nada así.

-No, eso, lo que dice él es que tocamos fruta.

El único material sólido de plomo que puedo haber tocado

es el que utilizo para pescar. -Bueno, pues hasta que no tenga clara

la fuente de intoxicación no quiero que comas ni que bebas nada.

-Nada. Vale, de acuerdo.

Zaida, un día tan importante para ti es también muy importante...

para nosotros.

¡Qué típico todo! A ver...

-Hola. Hola ¿qué tal?

-¿Qué haces? Nada.

-¿Nada? ¿Estás escribiendo?

Pues sí, pero no quiero hacer campaña...

en tu jornada de reflexión. No...

Gracias.

Hola. -Hola. ¡Qué a tiempo!

-La invito a un café, doctora. Venga.Yo soy más de infusiones.

-Pues una infusión para la doctora. Gracias.

-Cóbrate cuando puedas. -Hasta luego.

Miguel ha dejado bien claro que él no ha tenido ningún tipo de contacto

con el plomo en polvo, pero esa sombra que acabo de ver en sus dedos

podría indicar todo lo contrario. -Julián. ¿Tú recuerdas haber visto

una sombra grisácea que tiene Miguel en los dedos?

-Pues ahora mismo... Sí, supongo que sí, pero no recuerdo cuándo.

¿No recuerdas la primera vez así que lo viste?

-No, pero seguramente fue algún día, fuimos a pescar al lago.

-Vamos muchas veces. Vale.

Espera un momento, espera un momento. ¿Qué haces bebiendo?

-Perdón. Soy un viciado al café y el café...

Te dije que no podías comer ni beber -Ya lo sé, doctora,

pero es que llevo muchas horas aquí y me lo ha traído Miguel y...

¿Y te lo ha traído Miguel? -Sí.

¿Me lo dejas? -Sí, sí.

Si no te importa, me lo voy a llevar a analizar.

-Vale, vale, de acuerdo. Hasta ahora.

Venga, un beso, diego. Chao.

Te quiero.

¿Qué tal con el despertador? ¿Cómo te ha ido?

¡Ay, pues no he pegado ojo!

A ver, se me ha ocurrido otra cosa, no sé si te puede ayudar.

Quizás puedes encender la televisión por la noche para dormir;

hay ruido y tal... Marta... si no es solo el ruido,

es que me siento... solo.

Echo de menos a mis hijos, el poder ir a darles un beso por la noche,

el levantarme y hacer el desayuno... Sí, lo normal en una separación;

pero vamos, lo vas a superar. Gracias.

Vale. Ahora me has dicho las cosas que echas de menos, ¿no?

Sí. Vale. Pues vamos a hacer una cosa.

Concéntrate, cierra los ojos, ahí;

Piensa en algo que no has podido hacer hasta ahora

y que te gustaría hacer ahora mismo. Mmm...

Cantar. ¿Cantar, tú?

¿Cantar? Sí, yo cantaba de niño. ¡Qué guay, me encanta!

Es muy bonita afición. Sí. Pues yo tengo una amiga que...,

que íbamos juntas a la universidad y que da clases de canto.

Así que si quieres la digo algo y quedáis, y por lo menos te aireas,

te... Sales un poquito. ¿Es guapa?

Tiene su punto. Dile que sí.

Y ahora, ahora... te tengo que pedir que me cantes.

¡Ay, qué graciosa! No, no, es verdad.

No. ¡Que sí! Un poquito, una estrofa,

que no te estoy pidiendo una canción entera. ¡Una estrofa!

Marta, que no, no te voy cantar. Un poquito. ¡Que cante, que cante!

¡Tío! A ver qué cuento te inventas ahora para faltar al curro.

Catorce horas te quiero allí. -Tú siempre con tu guasa, ¿no?

¿Quién de los dos es Miguel Cruz? -Es que no me lo puedo creer.

O sea, Miguel me estaba envenenando. Quería quedarse con la empresa.

Por eso me hacía firmar tantos papeles,

para cedérsela a él en caso de defunción.

Parece que limaba el plomo que utilizamos para pescar

y me lo añadía al café. Creía que era mi amigo,

y ha resultado ser mi asesino.

¡Ey! ¿Te ibas?

-No, lo que pasa que tengo un dolor de cabeza porque estoy pensando

en el discurso de la boda y es que no hay manera, no hay manera

Yo creo que al final copio una canción de Melendi...

-Lo acabo de escribir. Es un borrador, pero bueno.

Quiero que lo leas en nombre de los dos.

¿Vale? -Eh ¿que vienes conmigo a la boda?

Sí, con una condición: lo lees tú solo, ¿vale?

en nombre de los dos, y ya está. -Vale.

¿Contento? -Sí.

Lo siento, es que tienes que entender que para mí pues...

el volver a entrar con tu familia, estar... con ellos otra vez...

Que es un paso ¿vale?, y quería estar segura.

-Ya, pero no sé, siempre, siempre pasa esto, o sea,

nunca se está seguro de todo, ¿no? -Ya, he llegado a esa conclusión.

-Bueno. ¿Puedo? -Vale. Pero un... poquito.

-Vale, la primera frase. A ver.

"Hermanita, Marina y yo sabemos lo que es querer compartirlo todo

con el otro. Espero que cada día... -Ya.

-¿Ya está? Que me da mucha vergüenza.

-Me gusta el inicio. Lo de Marina y yo.

Bueno, ¿nos vamos? -Vale.

No me has dicho nada del vestido. -¿Qué te voy a decir si ya lo sabes?

Guapísima. -¿Qué le pasa?

Me duele mucho el pecho, -Ha llamado mi madre; está afectada.

¿Pero por qué? Porque el otro día en la boda

había tanta gente con la fiesta... y un collar que tenía, se lo han robado

¿Por qué no podía respirar, doctora? -Te ha dado un ataque de ansiedad.

Lo que te he visto en la exploración física es el hígado algo inflamado.

-Si el problema es que tiene mucho valor sentimental.

-¿Cómo de valor sentimental?

Que lo cogí yo. -¿Cómo?

Perdona ¿has visto a Romero? No, no le he visto.

Estaba podando y me caí de la escalera.

Y es que tengo mucho trabajo en la finca de doña Carmen.

Por favor, ahora no puede pensar en esas cosas.

Lo más importante es que está en buenas manos.

Porque doctor, las suyas son preciosas.

-Que estoy sometido a acoso y derribo por parte de la marquesa.

Arriba abajo, las manos bonitas. Por cierto, hoy Romero

tampoco ha venido a trabajar¿ no? No lo sé, no lo sé.

Pero está recuperado ya. ¿Recuperado de qué?

Me tengo que ir.

  • Centro médico - 29/06/16 (2)

Centro médico - 29/06/16 (2)

29 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 29/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 29/06/16 (2)"
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios