www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3649439
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 29/06/16 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Conchi Linares ha venido al hospital

por una inflamación en su pierna que le impide caminar.

-La primera a la derecha.

-De acuerdo. -¿Vale?

-Gracias.

(Llaman a la puerta)

¿Doctor Blanco? -Sí. Soy yo.

-Ahora va a entrar Conchi Linares,

que viene directamente derivada por su médico de cabecera.

Espero máxima discreción por su parte.

Perdón, ¿quién ha dicho? -Conchi Linares, la coplera.

Ya. Me suena pero...

Bueno, que sepa que yo siempre trabajo con la máxima discreción.

Sea quien sea el paciente.

-Bien. Voy a buscarla.

Al parecer este doctor debe vivir en otro planeta.

Conchi Linares ha sido,

es una de las copleras más luminosas de este país.

Pero de eso ya parece que nadie se acuerda.

La gente ha sido muy injusta con ella, hay que decirlo.

-Gracias.

Muy buenas, doctor. Doctor Blanco, ¿verdad?

Sí. Es un auténtico placer. -Igualmente. Encantada.

Muy bien. Siéntense, por favor. -Ah, gracias.

Bueno... ¿A qué debemos su visita?

-Bueno, pues le cuento, doctor.

Resulta que hace unas dos o tres semanas

tengo una hinchazón enorme en el muslo izquierdo.

Bueno, y un dolor horroroso, vamos, que casi no puedo caminar del dolor.

Ya. ¿Le han dicho que soy oncólogo? -Sí, claro, perfectamente.

Mi médico me ha derivado directamente a usted.

Ya. No es lo habitual. -ya.

-pero bueno, si le han dado cita, no tengo nada que decir.

-Bueno, bueno... Es que... Yo tengo algunos contactos,

Ajá. Muy bien.

Bueno, ¿se ha dado algún golpe? No, no. Que yo recuerde no.

No se ha golpeado, muy bien.

¿Está tomando algún tipo de medicación?

-Sí, para la diabetes. Lo normal.

Supongo que estará controlando su dieta.

¡Hombre, por supuestísimo!

Fijarse en la composición de los alimentos

es fundamental para un diabético

y para quien quiera llevar una dieta saludable.

Por eso es importante saber leer las etiquetas

de los productos alimenticios.

También es importante saber

que es preferible tomar alimentos con abundante fibra vegetal

y evitar en lo posible las grasas saturadas

y especialmente las hidrógenas.

-¿Qué haces?

-Me estoy documentando

para presentarme al concurso de proyectos de investigación.

El que se lleva el gato al agua va a ganar muchos puntos.

-Ya. -¿Y tú? ¿Tienes tema ya?

-No. No me voy a presentar.

-¿No? ¿Y eso por qué?

¿No quieres ser mejor médico?

-Yo soy mejor médico cada día, pero con los pacientes.

Ya no soy un ratón de biblioteca.

-Mira: en esta vida hay tres tipos de personas, ¿vale?

Las que cogen el tren cuando pasa,

las que se quedan en el andén

y las que quieren conducir la locomotora.

Hasta luego, Silvita.

-¡Que no me llames Silvita!

Roberto Capellán llega al hospital

después de sufrir un percance en una competición deportiva

en la que participaba.

-Hola, buenas.

-Hola. ¿Qué le ha pasado? -Hola.

-Pues nada, que me han dado un mordisco en la oreja

y a ver si se puede hacer algo.

-Enseguida le atienden.

Angelines, por favor. Acompáñales a Triaje.

-Gracias. -¿Me acompañan?

-Sí.

Estaba en medio de un combate y me ha pasado esto.

-Pero ¿qué te has hecho? ¡Si te falta un trozo de oreja!

¿Te ha mordido un perro?

-No, no, no. ha sido combatiendo.

He traído esto.

No sé si lo podrán coser otra vez.

Soy luchador profesional de Vale Todo.

Estaba en medio de un combate

y al otro se le ha ido la olla y mira,

pues se me ha llevado un cacho de oreja.

Soy de Valladolid y estoy aquí en la ciudad

para competir en el World Tour Fighting.

-Ya, bueno, no sé.

Tiene que ser una salvajada de deporte.

Porque, vaya heridas.

-No, no, no.

Es un tipo de lucha

en la que puedes utilizar cualquier tipo de arte marcial.

Pero no se puede morder.

-No, ya.

Es que esto te ha tenido que doler.

-No. No, no. Estoy entrenando fuerte.

Estoy como un toro.

Al otro, al que me ha mordido, a ese le han descalificado.

Eso sí que tiene que doler.

-Bueno, pues voy a hablar con la cirujana a ver,

a ver qué podemos hacer. ¿Vale?

Quédate aquí.

-Venga. Hasta luego.

Cuando se produce la amputación de una parte del cuerpo,

tenemos que conservarla en una bolsa de plástico.

A su vez, esta bolsa hay que introducirla en otra bolsa

con hielo y agua.

Porque si el hielo entra en contacto directamente con los tejidos,

los quemaría y los dejaría inutilizables.

-¡Uf!

¡Duele! ¡Uuuuf!

Bueno, pues noto un bulto en la cara interna del muslo.

Bueno, y ¿qué cree usted que puede ser esto?

Bueno, ahora tenemos que investigarlo.

-Disculpe. Tengo que llamar.

-¡Ay! Yo lo único que pido

es que esto no interfiera en la grabación de mi nuevo disco.

Mi público lo está esperando y no me perdonarían no tenerlo ya.

Se va a llamar "Vuelta la Linares".

Es Linares.

Por cierto, una bonita ciudad de Jaén.

-Preciosa.

-Sí. -Muy bonita.

Pero no me refiero a esa.

Mire usted, yo soy ¡Conchi Lunares! "La Linares".

¿Qué le parece a usted ese juego de palabras?

Yo es que los temas artísticos como que no...

No es lo mío.

Ya sabéis que llevo mucho tiempo sin trabajos discográficos nuevos.

Pero lo que estoy preparando es muy especial

y sé que os va a gustar muchísimo a todos.

Vamos, una simple hinchazón no va a parar mi carrera.

Porque La Linares vuelve.

Y vuelve con mucha fuerza.

Por la puerta grande.

El bulto que le he detectado es doloroso y está tenso.

Esto podría indicar que podría ser un ganglio inflamado

por una infección.

Pero también estaba muy adherido a los tejidos de alrededor y eso...

es un indicativo de que podríamos estar ante un cáncer.

Incorpórese. -Sí.

Ay, gracias.

Yo creo que lo primero va a ser hacer una resonancia magnética

para analizar bien el bulto.

Pues nada.

Se hará lo que usted diga que hay que hacer.

Yo sé de lo mío, y usted sabe de lo suyo.

Después de someterse a una operación

para reimplantar el pedazo de oreja que le había sido cercenada,

la doctora Marco va a ver cómo evoluciona Roberto.

Pues has tenido mucha suerte,

porque la cirugía ha ido muy bien

y cuando se te cure la herida te va a quedar la oreja como si nada.

-Me alegro.

Tengo muchas ganas de volver al ring.

-Ya. Bueno, ahora estás convaleciente,

tienes que hacer reposo.

-Ya pero..., estoy en el mejor momento de mi vida.

Tengo que tratar de aprovechar la oportunidad.

Roberto, lo entiendo.

Pero te acabamos de operar.

-Nadie tiene fe en mí.

Ni mi novia. Bueno, mi ex.

Me dejó hace dos semanas.

Luchar es mi vida.

Pero Eva no lo comprendía.

Me dejó hace dos semanas.

Era ella o el Vale Todo.

Y la entiendo, ¿eh?

Ella quería que no sufriese.

Pero tenía miedo; yo no sufro, yo lo disfruto.

-Bueno. A ver, tienes que hacer todo el tratamiento con los antibióticos,

¿Vale?

Cumplirlo todos los días que te lo voy a poner.

-Y aparte de eso,

tienes que cambiarte la venda cada 24 horas y hacerte las curas.

También tienes que venir a revisiones

para comprobar que no tienes ninguna infección

y los puntos te los quitaremos en 20 días, aproximadamente.

Pero ahora nada de pelear.

¿Qué te pasa?

-Nada, nada.

Solo que..., no estoy acostumbrado

a que me atienda una doctora tan bonita.

-Oye, ¿y esto?

-Me lo hice hace dos semanas con la bicicleta.

Pero no es nada. Estoy acostumbrado.

En el Vale Todo estamos todo el rato con golpes.

-Ya.

Bueno, en unas horas te vamos a dar el alta.

Pero me tienes que prometer que te vas a cuidar.

¿Me lo prometes?

-Vale.

-Venga, te veo en un rato.

-Este torneo es mi oportunidad.

Si me protejo bien el lado izquierdo, no creo que tenga problema.

Lo siento, pero aquí no puede llevar nada metálico.

-¿Nada? No.

Bueno.

Yo se la guardo y se la doy al salir.

¿Está bien?

Un poquito tensa, un poquito nerviosa.

Túmbese. Yo estoy dentro.

El doctor Blanco le realiza una resonancia a Conchi

para observar en detalle

el bulto que tiene en el muslo izquierdo.

La resonancia nos ha mostrado un tumor que afecta a varios músculos,

incluyendo el glúteo.

Y la verdad, la primero sospecha no es alentadora.

Podríamos estar hablando de un histiocitoma fibroso maligno.

Un cáncer de partes blandas

que suele presentarse con mayor frecuencia en las piernas.

Pero todavía debemos hacer más pruebas para asegurarnos.

Si sale todo bien,

le prometo que le voy a dedicar una de las canciones

de mi nuevo disco.

A ver, por favor. ¡Por favor!

¡Aquí no se pueden hacer fotos! Por favor, hagan el favor.

¡¡Salga de aquí!! ¡A ver, Seguridad!

-¡Ay, no se preocupe, doctor!

Si yo estoy acostumbrada.

Esto es el precio de la fama.

Pues nadie debería pagar un precio así tan alto.

-Bueno, bueno...

Lo siento, de verdad. -Tampoco es para tanto.

Lo siento.

-Bueno, el doctor Blanco es que es un cacho de pan, la verdad.

El pobrecito mío no se entera de qué va esto.

No se da cuenta que, cuando una es una estrella,

pues no tiene más remedio que sacrificar cosas como esta,

como la intimidad.

-¿Qué tal?

Bueno, tranquilo, ¿eh? que ni que ahí pusiera quién mató a Kennedy.

-No.

Pero son las notas de mi trabajo

y no me gusta que nadie lo lea hasta que esté terminado.

-¿Qué pasa? ¿Que estás inseguro?

-Todo lo contrario.

-¡Ah, bueno!

Entonces ¿ya has encontrado la inspiración que buscabas?

-Eso quien lo tiene que valorar es el doctor Landó.

Y ahora te dejo con tus cosas, Silvita.

Que estoy seguro de que la medicina necesita soldados como tú

en el campo de batalla.

-¡Silvita...!

La resonancia no es concluyente.

Me gustaría seguir haciéndole pruebas.

-Lo que tengo es grave y usted no me lo quiere decir.

-Perdón. Ya estoy aquí. -Lo que tengo ¿es un tumor?

-¿Tumor?

Sí.

Pero eso simplemente quiere decir bulto, nada más.

-Un tumor...

-No, no te preocupes y escucha lo que dice el doctor, ¿eh?

-Perdón, perdón. Me he dejado llevar.

No se preocupe.

-Que esa palabra tiene muy mal "bajío".

Ya está. Eso da muy mal fario.

Yo reconozco que soy muy visceral y que no me gusta.

Pero no hay que preocuparse, ¿eh?

Que yo he pasado por mucho y esto ya,

Conchi Linares no se derrumba tan fácilmente.

Ahora la siguiente prueba,

me gustaría hacerle una gammagrafía ósea para seguir investigando.

-Vale.

-¿De acuerdo?

Evidentemente no voy a preocuparla más hasta no estar seguro.

Pero la gammagrafía me puede servir

para descartar que haya metástasis en los huesos

ante la posibilidad de que estemos frente a un tumor maligno.

-¿Estás bien? -Sí. Divinamente.

Tú ya sabes lo que tienes que hacer, ¿no?

-Por supuesto. -Pues venga. Que ya estás tardando.

-¡Hola! -Hola.

-¿Qué tal, qué te pasa?

Nada. Bueno, que he tenido un pequeño incidente con un paparachi.

-¡¿Estás llevando tú a la Conchi Linares?!

Sí.

-Bueno, yo soy ¡superfan! Es que me encanta la copla.

Además bueno, es que La Linares ha sido la más grande.

Y ¿por qué dices "ha sido"? -Ah, ¿tú no lo sabes?

Pues porque defraudó a Hacienda y acabó...

La metieron en la cárcel y desde entonces

no ha vuelto a levantar cabeza.

Pues me había hecho otra idea, por cómo habla de sí misma.

Pero me sorprende que estés tan al día con estas noticias

-Es que yo soy muy de noticia del corazón.

Pues no te pega nada, ¿eh?

Soy una caja de sorpresas.

Voy a ver si la veo.

Roberto regresa al hospital para ver a la doctora Marco.

Su oreja progresa adecuadamente.

Pero ahora quiere consultarle por una molestia en un pie.

-¿Te has dado un golpe? -Sí.

He vuelto a pelear.

Pero la oreja está perfectamente, ¿eh? No he dejado que me tocasen.

-Ya.

Intenta mover el pie.

Casi no puedes.

-Ya. Es como si no tuviese fuerza.

Como si me fallase.

-A ver, Roberto, te dije que descansaras.

-Y lo he hecho.

Pero... Ya te lo dije.

Es mi oportunidad, no puedo dejarla pasar.

-A ver, me parece muy bonito cómo persigues tus sueños,

pero si tu salud está en juego, tendrás que ponerte unos límites.

¿No te parece?

-La vida es difícil.

Y hay que luchar para ser el mejor. -Ya.

A los médicos también se nos suele llamar facultativos,

porque nuestras recomendaciones pueden hacerse o dejar de hacerse.

Por mucho que nosotros insistamos,

es el paciente quien tiene la última palabra.

Como en el caso de Roberto.

Que contra nuestro criterio ha decidido volver a pelear.

¿Te duele cuando lo muevo yo? -No.

Tú no me puedes hacer daño.

-Pues es raro porque creo que tienes un hueso roto.

Voy a hacerte unas radiografías y quiero que lo vea el traumatólogo.

Lo siento.

-¿Un hueso roto?

Tras realizarle una gammagrafía a Conchi,

Blanco podrá comprobar si hay metástasis óseas.

¿Sí?

Sí, soy el doctor Blanco. El oncólogo, sí.

¿Con quién hablo?

Mire, no sé quién es usted,

pero yo no puedo dar información de un paciente.

Vamos a ver: perdón, perdón.

No he querido decir que sea mi paciente.

Es un paciente del hos... ¿Oiga? ¡Oiga!

Raquel, no me pases llamadas ahora. -De acuerdo, doctor.

José, acompáñame.

¿Está bien?

Lo siento. -Sí, sí...

Pues vamos.

-A ver: tienes una fisura en el calcáneo.

-Y ¿eso qué quiere decir?

-Bueno, pues que tienes que haber hecho algo muy bestia

porque es un hueso muy difícil de romper.

-Roberto, eso significa que no vas a poder pelear por un tiempo.

Una fractura en el hueso calcáneo puede requerir cirugía.

Pero en el caso de Roberto no va a ser necesaria.

Con reposo y movilización y manteniendo la extremidad elevada

será suficiente.

-No, pero me queda la final.

-Yo, si fuera tú, ¿eh?

Es un consejo que te doy, me dedicaría a reposo y a descansar.

-No, no. Ya. Me queda la final.

Y luego ya, pues hago lo que vosotros queráis.

Bueno, vale. Lo entiendo.

Entiendo lo que quieres decir.

Yo lo máximo que puedo hacer es ponerte una férula, ¿vale?

Pero ya te digo que no estarás al 100% para pelear.

De todas formas lo que más me preocupa

son esas fisuras que tienes en la tibia y en los huesos del pie.

-No recuerdo haberme roto nada últimamente.

-Bueno, igualmente me preocupa esa facilidad que tienes

para roturas.

Me gustaría hacerte unas pruebas, una gammagrafía,

una densitometría ósea, una analítica...

Todo ello para ver si tienes algún problema

con la dureza y la densidad de los huesos.

Yo no creo que tenga ningún problema en los huesos.

Siempre he sido un tío duro.

-Cuando uno tiene muchas fracturas seguidas,

es el momento de acudir al médico.

Porque además de mala suerte,

puede ser que tenga un problema en los huesos

que los esté haciendo más delicados.

Como por ejemplo la osteoporosis, la osteopetrosis

o algún tipo de infección.

-Después de realizarse las diferentes pruebas,

el doctor Ferrer, traumatólogo del hospital,

va a comunicarle a Roberto los resultados.

-¿Cómo han ido las pruebas?

-Bueno, pues la verdad es que han salido todas bastante bien.

Ya lo suponía.

Entonces puedo seguir compitiendo, ¿no?

-Mira, no te lo aconsejo.

De hecho espero que, cuando estés fuera del hospital,

no fuerces la pierna.

Intenta no apoyarla, ¿eh?

-Vale.

Lamento mucho lo de la puerta. -Bueno, no se preocupe.

Yo ya estoy acostumbrada. Ese es el precio de la fama.

Bueno, ¿sabe ya usted qué es lo que tengo?

-Perdón. Tengo una llamada.

-Vale. Venga, ¡no me tenga usted en vilo!

Que estoy en un sin-vivir.

Sí, pero no.

¿Cómo que sí pero no?

A ver, con la gammagrafía ósea

hemos descartado que hubiese metástasis en los huesos.

Con las imágenes y el estudio en profundidad

que hemos hecho del bulto,

pues hemos descartado que fuese un cáncer de partes blandas,

que era una de las opciones que más me preocupaban.

¿Ve usted como me está engañando?

¡Está usted descartando un cáncer y no me ha dicho nada!

No. Estoy descartando posibilidades.

El cáncer es una más.

-¡Ay!

A ver, la siguiente prueba va a ser una biopsia.

Le pido, por favor, que no saque conclusiones precipitadas.

Sé que esta palabra provoca nerviosismo.

En efecto,

el cáncer de partes blandas que hemos descartado

era una de las opciones que más me preocupaba,

pero no la única.

También sospecho de algunos tipos de inflamaciones musculares crónicos

o de un linfoma muscular primario, que es un tipo de cáncer raro,

y que no tiene buen pronóstico.

-¿Qué estás, buscando destino para las vacaciones?

¡Ay, no, claro, que ya las has agotado!

Pues bueno, para el verano siguiente.

-Voy a presentarle un proyecto a Landó.

-¿Ah, sí?

Así que, mi charla motivacional ha surtido efecto.

-Pues no.

En realidad ha sido el espíritu luchador de otra persona

lo que me ha hecho cambiar de idea.

-Vaya. ¿Te has echado novio o qué?

-No todo gira en torno a eso, Álvaro.

-Mira, Silvita, que si tienes tema y no lo tienes muy claro

y quieres que te ayude, pues...

¡Ah, o mejor aún!

Te puedes unir a mi equipo de investigación.

-No hace falta.

Seguro que se me ocurre algo muchísimo mejor

que lo que tú vayas a presentar.

Roberto, el paciente luchador de Vale Todo

que se fracturó un hueso del pie,

vuelve de nuevo con síntomas preocupantes.

-Hoy me he levantado con fiebre, escalofríos...

Estoy un poco regulero.

Falta poco para el combate y cada vez estoy peor.

-Ya.

Pues en la oreja no había nada.

No había ningún signo de infección, eso está bien.

-Sí. Muy bien.

-¿Podrías quitarte la chaqueta para que te explore?

-¡Ay...!

-¡Uy! Esta herida está mucho más roja y más hinchada que la última vez,

-Sí. Tiene algo más de calor local.

-Sí es verdad.

-¿Puede ser por esto por lo que estoy tan mal?

-Es una posibilidad, pero habría que comprobarlo.

Voy a realizarle a Roberto un cultivo de la herida en el brazo.

Por sus síntomas y su historia clínica,

que hasta ahora nos ha llevado por el camino equivocado,

pienso que igual lo que hay detrás de su debilidad de huesos

es una osteomielitis.

-Una osteomielitis es una infección del hueso causada por bacterias.

Seguramente que cuando te hiciste la herida yendo en bicicleta,

se te infectó.

Y es ahora cuando estás desarrollando los síntomas.

-Tienesu lógica.

Pero para estar seguros

tendríamos que hacerte un cultivo de la herida.

Y tenerte ingresado para controlarlo.

-Sí. Yo creo que, si te parece conveniente,

sería ideal ponerle ya los antibióticos

por si acaso estuviésemos en lo cierto.

-Exacto.

-Vamos, a la mierda el campeonato, a la mierda el Vale Todo,

¡a la mierda todo!

-No sé, Roberto.

A lo mejor te vendría bien hablar con alguien para..., no sé,

buscar apoyos.

Quería pedirle otro favor.

Verá, el montón de paparachis que hay en la puerta,

pues están perturbando el funcionamiento normal

del hospital.

Yo no sé qué decirles; igual a usted se le ocurre algo

para encontrar la manera de que se marchen.

-No se preocupe.

Si eso basta con darles un poco de lo que ellos quieren.

No se preocupe que ya lo hago yo, ¿eh? Sin problema.

No quiero que se sienta obligada. -No, no, no.

En absoluto.

Ahora, eso sí.

Le voy a pedir que venga usted conmigo.

-¿Yo?

-Hombre, para darle carácter más oficial a la cosa.

¿Eh? ¿Le parece? Pues vamos para allá.

-Conchi, ahora hay que contarles algo, ¿eh?

-No se preocupe. No te preocupes.

-¡Ay! -Vamos.

-Dña. Conchi, ¿Cómo se encuentra? -¿Cómo se encuentra, Conchi?

-muy buenas, muy buenas. Bueno, escuchadme.

En primer lugar quiero daros las gracias por vuestra preocupación,

deciros que noto vuestro apoyo, vuestro cariño, vuestro ánimo,

de verdad, muchas gracias.

-¿Tiene fuerzas para seguir cantando?

-Sí. Por favor, déjeme terminar con lo que quiero decir.

En segundo lugar deciros

que aún no sabemos qué es lo que tengo,

aún no se sabe, ¿verdad, doctor?

Pero que, en cuanto lo sepamos,

ustedes van a ser los primeros en saberlo.

Y por último, deciros que, pase lo que pase,

Conchi Linares va a volver a los escenarios a triunfar

como siempre lo hizo.

Voy a meterme a grabar mi próximo disco

y voy a seguir como una guerrera que soy

hasta el final de mis días.

Y ahora, os dejo.

Me tienen que hacer una biopsia. Gracias.

-¿Tendrá que posponer...?

-¿Cómo la han tratado, cómo la han tratado?

-Conchi... Para el concierto que tiene previsto...

-¡Ya no puede contaros más!

Bueno, no les ha dicho que se marchen.

-¡Ay, no se preocupe!

Yo ya les he dado lo que ellos querían.

Algunas prensas del corazón no están muy bien vistas.

Lo que pasa que yo sé lo duro que es

y los trato siempre con mucho cariño.

Aunque algunas veces ellos no me han tratado bien.

Pero bueno, intento ayudarles.

La doctora Marco ya tiene los resultados del cultivo

que le realizó a Roberto, el luchador de Vale Todo.

-Bueno, ya tengo los resultados del cultivo

y efectivamente tienes una osteomielitis.

Con el tratamiento vas a mejorar en unos días

pero tienes que tomártelo en serio.

Si sigues nuestras recomendaciones, la enfermedad tiene buen pronóstico,

pero... Roberto, si no se puede complicar y puede requerir cirugía.

Incluso puede requerir la amputación del miembro.

-¿Te has hecho daño? -No.

-¿Seguro? -Sí. No, no me duele.

-Pero ¿qué sientes exactamente? -Nada.

-Desde que llegó al hospital Roberto no ha mostrado ningún signo de dolor.

Ni cuando vino por la herida en la oreja,

ni cuando sufrió la fractura del hueso del pie, ni siquiera ahora,

que casi destroza la cama de una patada.

Yo creo que estamos enfocando mal este caso.

Roberto, creo que tu problema no está en tus huesos,

sino en tu tolerancia al dolor.

-Eso es por entrenamiento. Me ha hecho de hierro.

-No. Eso no es por el entrenamiento. Voy a pedirte más pruebas.

La tolerancia al dolor es diferente en cada persona.

Existen métodos para tratar de medirla.

Es lo que llamamos una prueba de escala de dolor.

Eso sí, si una persona parece inmune al dolor,

tiene que acudir al especialista

porque puede ser que esté sufriendo un problema neurológico.

Como el caso de Roberto,

que yo creo que su problema no reside en sus huesos,

sino en su sistema nervioso.

-La verdad es que hay una persona que podría estar muriéndose

y esos ahí.

No entiendo cómo te puede gustar este tipo de... de actualidad,

por llamarlo de alguna manera.

-Pues sí. Me gusta, pero dentro de unos límites.

Vamos, que lo que le gusta a la gente es ver un poquito de glamour, y,

yo qué sé, ver los modelitos de la gente...

Es como una especie de culebrón, pero en vivo.

Y también ver que a la gente famosa, pues no le va todo tan bien

y que no están todo el día de fiesta en fiesta.

Eso es.

-Ya, si lo mismo tienes razón.

Pero vamos, yo prefiero vivir mi vida y no la de los demás.

-Pero es que es muy divertido el mundo del corazón.

Bueno, te dejo.

Me han llegado unos resultados que estaba esperando.

-Vale. Venga, suerte.

-Hay otra revista ofreciéndonos casi el doble por la exclusiva,

Que no, que no...

Conchi tiene algo gordo.

-Pero es que, por esa cifra no te lo va a contar.

Bueno, pues piénsatelo y me llamas,

-¿Alguna novedad?

No me puedo creer que esté haciendo negocio con esto.

-No sabe lo que está diciendo.

Es posible.

Pero hay una persona que lo está pasando mal

y usted solo piensa en dinero.

-No hay nada que yo haga

sin el consentimiento de Conchi Linares.

¿Por qué me mira así? ¿Qué quieres?

Desde el escándalo de la cárcel

Conchi ha pasado prácticamente al anonimato.

¡Ni usted se acordaba de ella!

Esta es la oportunidad para que pueda volver de nuevo al candelero.

Lo que tiene podría ser grave.

-La admiro precisamente

porque es capaz de sacar un beneficio en la desgracia

en lugar de estar llorando en los rincones.

Pero dejémonos de moralidades.

¿Tiene los resultados de la biopsia? Sí.

Es otra posibilidad, sí. Pero se escapa de mi especialidad.

-Ya.

-Bueno, y ¿qué haces con tantos libros?

-Pues es que el caso de Roberto me ha dado una idea

para presentar un proyecto a Landó.

-¿Ah, sí? ¿Cuál? -A ver qué te parece.

-Dime.

-Es que creo que sería genial que tuviéramos una Unidad del Dolor

en el hospital.

-¡Ey, muy buena idea! -¿Verdad?

Es que además de interesante,

me parece que le daría mucho prestigio al hospital, y bueno,

eso al jefe le va a encantar.

-Sí, señora, sí, señora. Felicidades.

-Gracias.

Bueno, me voy a marchar que quiero buscar más información

y voy a aprovechar ahora que...,

que le están haciendo todas las pruebas a Roberto.

-Yo también me marcho. ¿Te ayudo con algo?

-Muchas gracias, pero no hace falta, de verdad.

-Lo que quieras. -Gracias.

Tengo buenas noticias.

Según la biopsia tiene un infarto muscular.

Es una rara complicación de su diabetes.

¿Seguro que ha llevado una dieta adecuada

y ha sido puntual con la medicación?

-Segurísimo.

Lo que pasa que es que allí en la cárcel se come muy malamente.

-Para la gente que sufre diabetes

es básico mantener una dieta equilibrada y completa.

Incrementando las necesidades calóricas durante el embarazo

y la lactancia.

También es importante recordar que de todas estas calorías,

las proteínas deben suponer entre el 10 y el 20%

-Bueno, de cualquier forma, es un infarto.

Por muy muscular que sea, no suena muy bien.

-Pues el tratamiento es tan simple como un poco de reposo y analgésicos.

-¿Reposo y analgésicos?

¿Le parece poco?

-Esa es una gran noticia.

-¿Le va usted a decir la verdad a la prensa?

Tengo el deber de guardar el secreto profesional.

-Ya.

Y ¿si le ofrecen dinero tampoco lo diría?

No todo el mundo tiene un precio.

-Toni, sácame de aquí.

La doctora Marco le realiza a Roberto pruebas neurológicas

para determinar si existe algún problema

que esté haciendo que no perciba el dolor como sería de esperar.

-Tienes una insensibilidad congénita al dolor.

Es una enfermedad en la que los estímulos dolorosos

funcionan de manera anormal.

-Pero eso no puede ser.

Yo he tenido dolor..., pocas veces, pero he tenido.

-Ya. Pero es que existe la posibilidad

de que la enfermedad se desarrolle a partir de los 20 años de edad.

O sea que sí que puedes haber tenido dolor previamente.

Vas a tener que dejar el Vale Todo.

Lo siento pero es que ahora mismo te supone más riesgos que beneficios.

A ver, Roberto, entiéndelo.

Puede ser que tengas un derrame interno o una infección

y no te des cuenta.

Es que no tienes alternativas.

Lo siento, de verdad.

Conchi Linares, la famosa coplera, sale del hospital

tras ser diagnosticada de un infarto muscular.

Una afección que requiere simplemente analgésicos y reposo.

-Volver a daros las gracias por vuestra presencia aquí,

por vuestro apoyo, por vuestro cariño.

Gracias de verdad.

No sabéis lo importante que es para mí.

Deciros que sí, que ya por fin sabemos lo que tengo.

Ya el doctor sabe lo que tengo,

pero que de momento prefiero guardar silencio.

De todas las formas, de cualquier forma,

Conchi Linares saldrá victoriosa de ese trance

porque soy una luchadora,

y dentro de poco haré una aparición en exclusiva en televisión

donde explicaré todo lo que he pasado,

todo este trance.

Muchas gracias, de verdad. -¿Cuánto tiempo va a estar de baja?

Mírala.

Con unos ibuprofenos se va a poner bien

y está ahí como si se fuera a morir.

-Te la han pegado, ¿eh, Blanco?

Te la han pegado bien pegada. Sí.

-Hombre, yo no creo que todo el mundo del corazón sea así.

Pero ella está claro que estaba deseando salir.

Y yo deseando comprar la prensa mañana

a ver qué es lo que casca por esa boca.

Ya.

A mí lo único que me interesa de esta señora

es lo que pase de puertas para dentro, nada más.

-¿Te vienes a tomar un café, que te veo un poco cabizbajo?

-Por favor...

-Se le ha ocurrido instalar una Unidad del Dolor

y es una idea ganadora.

A Landó le va a encantar.

-Eh, espera, espera.

¿Que Mendieta le ha propuesto a Landó hacer una Unidad del Dolor

para el hospital?

-Sí. -Pero...

Silvia, Silvia. Tranquila, puede ser un error.

Habla con Mendieta antes, ¿vale? -¡Álvaro!

-¿sí?

-¡Dime que no es verdad!

-Perdona, pero no sé de qué estás hablando.

-Que el proyecto de la Unidad del Dolor era mío.

-Mira, el dolor es algo relacionado directamente con mi especialidad

porque soy neurólogo.

Y además...

-Pero a ver, ¿qué dices?

Pero si tu proyecto era del síndrome de la mano ajena.

¡Es de lo que iba

todo el material que estabas consultando!

-¿Así que me estabas espiando?

-A ver,

¿no te parece mucha casualidad

que se nos haya ocurrido lo mismo a los dos?

Bueno, ya sabes eso de que las mentes brillantes piensan igual.

Hasta luego..., Silvita.

-¿Qué te ha dicho?

¿Reconoce que es idea tuya o no?

  • Centro médico - 29/06/16 (1)

Centro médico - 29/06/16 (1)

29 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 29/06/16 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 29/06/16 (1)"
Programas completos (719)

Los últimos 732 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios