www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4330461
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/11/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Se sabe ya algo? -Todavía no se sabe nada.

-¿Nada?

-Te dejo esto aquí para que se lo des, ¿vale?

-De acuerdo.

Muy bien, yo se lo doy.

-Marta, ¿dónde está Silvia?

-¿Con quién se ha quedado Aníbal?

-Aníbal está con Chema, lo he dejado con él.

Pero ¿dónde está mi hija?

-Bueno, pues creo que tenía turno de urgencia.

Pero ¿ha pasado algo? -Vamos a ver.

Pasa que esta mañana la he visto irse temprano.

Pasa que a mí no me ha dicho que seguía trabajando.

Y seguramente por no tener que oírme.

-Bueno, pues eso es una decisión que tiene que tomar ella.

-No, perdona.

La tiene que tomar ella o su jefa.

¿Dónde está Natalia?

Quiero hablar con ella.

-A ver, Amelia, tranquilízate.

-Pero vamos a ver. ¿Cómo me voy a tranquilizar?

Han identificado los cuerpos que estaban junto a la avioneta.

Ninguno era el de Álvaro.

Álvaro está desaparecido.

Y probablemente lleve días en el mar.

-Bueno, las labores de búsqueda todavía no han terminado.

-Pero ¿qué posibilidades hay de que lo encuentren con vida, Marta?

Mira, aquí...

Aquí lo más probable es que mi hija se haya quedado viuda,

y aquí la única persona

que es consciente de lo que eso supone soy yo.

¡Así que, por favor, no me digas que me tranquilice!

¡Porque las cosas no están como para...!

-Amelia, tranquila.

A ver. ¿Dónde te duele? Tranquila. Tranquila.

-El pecho.

-Por favor: Llama a la doctora Marco. -De acuerdo.

-No, no, no, a Natalia, por favor. Avisar a Natalia.

-Muy bien. Aviso a Natalia. -Respira. Respira.

-Por suerte, Amelia estaba en el hospital.

Podría tratarse de un infarto.

Quiero aprovechar en estos momentos para recordar que es muy importante,

ante una situación así,

llamar al Servicio de Emergencias inmediatamente.

Porque, cuanto antes llegue el paciente al hospital,

mayores serán las probabilidades de sobrevivir.

Bueno, tranquila, Amelia.

A ver. Hay que hacerte pruebas,

pero es posible que se trate de una crisis de ansiedad.

Sobre todo, teniendo, bueno, la situación que tienes ahora mismo.

-A ver, Natalia, si...

Si yo no estoy preocupada por mí.

Si a mí quien me preocupa es Silvia.

Con todo lo que tiene encima, y ahora le voy a dar este susto...

-Bueno.

-Mira, preferiría que no se enterase, de verdad.

-Vale. -Pero claro, eso es imposible.

Porque tú le has dado permiso para que se incorpore al trabajo.

¡Vale, venga! Muy bien. ¡Hasta luego!

¿Buenas noticias?

¿Qué? El teléfono.

Pues mira. No sabría qué decirte, la verdad.

Es Isaías, el novio de Elsa.

Está en Londres a punto de coger un avión

para venir a darle una sorpresa. ¿Qué te parece?

Es que últimamente está siempre aquí.

Ya. ¿Y hay planes de futuro?

Pues mira. Si los hay, yo espero que sean aquí en España, ¿eh?

No me gustaría que Elsa se volviese a ir al extranjero, la verdad.

Además, fíjate: Ahora tiene trabajo.

Está supercontenta. Bien adaptada.

Así que... espero que la sorpresa sea para decirle que...,

que viene él a vivir aquí, y no al revés.

Mira, la verdad es que las relaciones a distancia

son muy complicadas, ¿eh?

Bueno, Clara. Te veo luego. -Hasta luego.

(Música)

-¡Pero bueno! ¿Qué tal tía? ¿Qué haces?

¡Desaparecida!

¿Dónde te metes, tía?

-Pues estudiando, tía.

Que me metí en ingeniería,

y eso, no tengo tiempo más que de estudiar.

-Tía, pues eso no puede ser.

Te tienes que... Yo qué sé.

Distraer, hacer cosillas.

-Sí, debería.

-Oye, tía: La semana que viene.

Hay un concierto de un grupo de Londres, bua.

Para flipar, vente conmigo.

-¿Sí? Me encantaría, pero es que no tengo tiempo.

-Ay, venga. -Me intento organizar, ¿vale?

-Claro que sí, tía, vente conmigo. -Vale. Te aviso.

Oye, y ahora sí que me voy a ir,

porque tía: Tengo cita en el ginecólogo, y llego supertarde.

-Ah, pues voy contigo. Yo...

¿No te acuerdas que te dije que estaba currando ahí, de auxiliar?

-¡Ah, bueno, es verdad! -Sí.

-Vale, perfecto. -Y ¿con qué doctor tienes?

-Pues se llama Ramón Landó.

-No estarás embarazada, ¿no?

-Lo que me faltaba, vamos. Suficiente tengo con la carrera.

-Y ¿entonces? ¿Qué? ¿A qué vas?

-A que me haga una receta para la píldora.

-Mamá, ¿estás bien?

-Nada. Nada, que ya sabes que tu madre es una histérica.

Natalia ha dicho que esto es una crisis de ansiedad y ya está.

-Bueno, yo no he confirmado nada.

He dicho que hay que hacer unas pruebas,

Amelia. ¿Eh?

-Pero ¿le has hecho un electro?

-De momento no, acabamos de llegar.

Lo que sí hemos hecho es una analítica. ¿M?

-A ver, que no es nada, que ya está.

-Bueno, mamá: Tenemos que asegurarnos.

-Ay, Dios.

-El electro es normal.

Hemos dado a Amelia un ansiolítico

por si se tratara de una crisis de ansiedad.

Bien es cierto que los síntomas de un infarto

y de una crisis de ansiedad son parecidos,

y a veces nos cuesta identificarlos.

Por eso vamos a esperar los resultados de los análisis,

para ver cómo están las enzimas cardiacas.

-¿Ves, hija? Si esto solo ha sido un susto.

Además ahora me encuentro muchísimo mejor.

-Me parece muy bien, mamá.

Pero te vas a quedar en observación,

porque voy a hacerte más pruebas.

-Vale, pues entonces deberías irte a casa.

Porque Chema es un sol y se queda con Aníbal.

Pero igual tú, no sé.

-Mamá, no.

Y mientras estés aquí te agradecería que dejaras el temita.

-Bueno, si quieres me encargo yo de ella.

-No, Natalia, no te preocupes. Prefiero hacerlo yo.

Ahora en un rato me la llevaré para hacerle una ecocardio.

-Vale. Pues como quieras. Hasta luego.

-Chao.

(Música)

Nieves acude a la consulta del doctor Landó

porque, después de estar dos meses sin el periodo,

ahora ha sufrido un sangrado muy abundante.

-Es raro porque...

O sea, mis ciclos menstruales, normalmente, son muy regulares.

Ya. Oye: ¿Estás manteniendo relaciones sexuales?

Es decir: ¿Tomas algún tipo de anticonceptivo, usas preservativo?

-Sí, me... Me tomo la píldora desde hace varios años,

pero sí que es verdad que hay veces que...

Pues que se me olvida.

Ya.

- Y bueno, también...

Hace poco que..., que lo dejé con mi novio y...,

y me acosté con otro chico.

Ya. ¿Y hay algo más de este asunto que quieras contarme?

-No, bueno, a mí lo que me preocupa es que...

no me baje la regla desde hace tanto tiempo.

Pero bueno, me hice la prueba de embarazo y me dio negativo.

O sea que no...

Ya. Bueno. Vamos poco a poco, mira:

Pasa a la camilla, que te voy a hacer una exploración.

A veces el test de la gonadotropina coriónica en orina, es decir,

la hormona que se estudia para el diagnóstico del embarazo,

puede dar falsos negativos en las primeras semanas.

Por eso se recomienda repetirlo a las dos semanas,

o hacer unos análisis de sangre, que es más fiable.

Ya puedes incorporarte.

Verás: En la exploración he visto

que tienes unas lesiones en la zona genital. ¿Eh?

Concretamente en la piel del periné y por encima del clítoris.

¿No habías notado nada?

-Eh... Sí que, desde hace un par de semanas,

noto alguna cosa como abultada, y rasposa,

pero, como ni me dolía ni me molestaba ni me picaba,

pues no le di importancia. ¿Es grave?

El condiloma acuminado es una enfermedad de la piel

ocasionada por el virus del papiloma humano.

Se caracteriza por la aparición de una verruga blanda

en la zona genital o en la región anal.

Verás: Este tipo de lesiones,

lo que sí tenemos es que extirparlas.

Ya sea de manera tópica o de manera quirúrgica.

Y algo muy importante.

Deberías de hablar con la persona o las personas

con las que has mantenido relaciones sexuales

porque deberían ser examinadas por un médico.

-No, sí, sí, claro, yo... Yo voy a avisar a este chico.

Pero una cosa.

¿Él puede contagiar a otras personas, o no?

Sí. Ese es el problema.

Verás. Como el motivo de la consulta es la metrorragia,

pues vamos a seguir con la exploración. ¿De acuerdo?

-Vale.

En la exploración vaginal he encontrado más lesiones verrucosas

y sangrado moderado en el cuello uterino.

Para saber si estas lesiones

se han extendido hacia el cérvix y el útero,

además de definir el porqué del sangrado,

voy a realizarle a Nieves una ecografía transvaginal.

(Música)

Amelia, la madre de la doctora Marco

espera a que esta pueda realizarle una ecocardiografía.

La doctora teme que haya podido sufrir un infarto.

-¿Cómo estás?

-Físicamente, muy bien.

¿Y a ti qué te ronda por la cabeza?

¿Qué te pasa?

-Nada, es que quería hablar contigo.

Creo que eres la persona

que mejor me puede decir lo que tengo que hacer en este momento.

-¿Es algo de novios?

-No, no, no, no, no.

Bueno, la cosa no estaba muy bien, pero no, no, no, no es eso.

Es que... Bueno, no sé cómo decírtelo.

-¡Venga, hombre!

-A ver, es que...

Álvaro,

antes de marcharse,

me dejó un vídeo.

-Pero... Pero ¿cómo que un vídeo?

Pero ¿qué clase de vídeo?

-Era un vídeo despidiéndose de...,

de Silvia,

por si le pasaba algo.

-Pero... Pero ¿cómo? Pero... ¿por qué?

-No sé, es que me lo dejó a mí porque, con todo lo del viaje,

pues... no pudo llevarlo a un abogado

para que se lo custodiase y...

Y ahora, con lo que ha pasado, pues... no sé.

Está desaparecido, y no sé qué hacer.

No sé si dárselo, o no dárselo, o...

-Pero una cosa. Pero ¿tú has visto ese vídeo?

-No, no, no, claro que no. Ese vídeo no es para mí.

-¿Qué vídeo?

-Marta, que...

Que por lo visto se ha enganchado a uno de esos youtubers.

A ver, Marta, hija, de verdad.

Más libros y menos youtubers. ¿Eh?

-Sí. Sí, sí, sí, tienes razón, sí.

-¡Hombre, claro!

-Eh..., bueno, yo me voy. ¿Vale?

-Mamá: Te voy a auscultar, y luego vamos a hacerte la ecocardio.

-Bueno, Marta. Luego pásate, pásate un rato.

-Mamá, por favor, ahora no hables.

-Luego me paso. Hasta luego.

(Música)

Tras la ecografía transvaginal,

el doctor Landó le comunica a Nieves, la amiga de Elsa,

lo que ha descubierto.

Muy bien. Hemos terminado.

Paula, por favor. Puedes incorporarte.

-¿Qué tal la ecografía?

Verás, Nieves:

En la ecografía se aprecia la presencia de un embrión en el útero.

Por el tamaño que tiene,

yo calculo que se trata de un embarazo de unas seis semanas.

Hay una cosa más.

El embrión no tiene latido.

Por lo que supongo que el sangrado que has tenido en estos días

se debe a un aborto.

El embrión, al no tener latido, es inviable. ¿Eh?

El problema ahora mismo es que no se ha desprendido.

-¿Y ahora, qué se hace?

Pues te tienes que quedar ingresada.

Voy a solicitar que le realicen a Nieves unos análisis de sangre

con serologías para descartar otras enfermedades de transmisión sexual.

Después tendremos que realizarle un legrado uterino

para eliminar los restos del embrión.

(Música)

La doctora Marco acompaña a su madre

mientras le realizan una ecocardiografía,

tras haber sufrido síntomas similares a los de un infarto.

-Las enzimas cardiacas que estábamos esperando han salido bien,

y en la ecocardio tampoco hemos visto ninguna alteración.

Pero, para comprobar el verdadero estado

de las arterias del corazón de mi madre,

vamos a hacerle un cateterismo cardiaco.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Bien.

-Qué envidia. Madre mía, a mí se me ha olvidado el almuerzo.

Así que, si te sobra algo...

Bueno, es broma.

¿Qué tal tu madre?

-Bien, la he dejado ingresada.

-Ah, ¿viste algo en el ecocardiograma?

-No. Pero prefiero tenerla controlada en el hospital

y seguir haciéndole pruebas.

-Bueno, a lo mejor con un poco de suerte

solamente se trata de una crisis de ansiedad, ¿no?

Que por otro lado, es lógico en el caso de tu madre.

Ya, qué pasa que crees que no es lógico que yo no esté con ansiedad?

-¡No! No, no. Además me alegro muchísimo.

Pero...

Pero no sé. Creo que..., que a tu madre,

pues sería normal que le pasara esto, ¿no?

Oye, las enzimas cardiacas y el electro normales, ¿no?

(Música)

-Sí, pero prefiero asegurarme.

-En estos casos, es mejor ser precavidos.

-Mm.

(Música)

¡Ay, Isaías! ¿Qué tal? ¡Qué alegría!

-Hola.

¡Ay! ¡Qué guapo! -Gracias.

¿Qué tal el viaje? -Muy bien.

A ver, se me ha hecho un poco largo esperando ver a Elsa, pero bien.

Bueno, pero no pasa nada, hombre. Ya estás aquí.

Oye. ¿Cuándo tienes el billete de vuelta? No me has dicho nada.

-Eh..., todavía no.

Estoy esperando a hablarlo con Elsa, y ya veremos.

Bueno, pues ya te digo yo, entonces,

que te vas a tirar en España una larga temporada.

Mira, que está aquí en una habitación con una amiga.¿Eh?

¡Madre mía, el sorpresón que se va a llevar!

-Oye, Clara, que gracias por guardarme el secreto, ¿eh?

Nada, hombre. ¡Yo encantada!

-Tía, me sabe fatal verte así, no sé.

-No pasa nada.

-¿No quieres llamar a tu novio, seguro, para que venga?

-No.

-Tía, pues me quedo yo esta noche.

-No, tía, que no hace falta, si estoy bien.

-Que sí, que sí hace falta.

-Que estoy bien, Elsa, te lo juro.

Prefiero estar tranquila aquí sola.

-Que no, tía, para eso estamos las amigas.

Yo me quedo... Me quedo ahí.

-Que no hace falta, te lo juro.

-¿Y no quieres llamar a tus padres?

-No. Prefiero que no, de verdad,

si es que le he dado un montón de disgustos ya.

Prefiero quedarme aquí sola.

-A ver, eso tampoco, porque no te puedes sentir culpable.

O sea, son cosas que pasan, tía.

-Ya.

(Llaman a la puerta)

Elsa: Que tienes visita, hija.

-¡Sorpresa! -¡Pero mi vida!

Pero... ¡Mi amor! ¿Qué haces aquí?

¡Ay! No, no os he... ¿Os conocéis? No, ¿no?

-No.

-Bueno, ella es Nieves, una amiga de la infancia, y bueno.

Isaías, mi novio. Ya, ya le conoces.

Te he hablado de él.

Vaya sorpresa, ¿eh?

-¡Ay, mi amor!

Bueno, parejita.

¿Os apetece cenar esta noche en casa?

Bueno. Déjalo. Mejor solos, ¿verdad?

-Pues justo había quedado con Nieves para..., para quedarme con ella.

-Sí, no, pero no hace falta, ¿eh? De verdad.

Es que yo estoy bien.

-Que no, que...

-Que me apetece estar sola. ¿Vale?

-Bueno. Luego lo hablamos. ¿Vale?

(Música)

-Creo que se lo voy a dar.

-¿Seguro?

-Sí, creo que sí.

-Marta, yo no sé. Yo no...

No tengo muchas esperanzas de que encuentren a Álvaro con vida.

Pero no sé, al fin y al cabo siguen buscándolo.

Y no sé.

Darle ese vídeo es como... dar por hecho que...

-¿Entonces qué hago? ¿No se lo doy?

-Es que no sé, es que no sé qué es lo mejor.

No sé. Si supiéramos lo que dice en ese vídeo,

a lo mejor sabríamos mejor qué hacer.

-No, pero no, no, no, no.

Eso sería como traicionar a Álvaro y traicionar a Silvia.

La única que lo puede ver es Silvia.

-Pues mira, Marta: Decidas lo que decidas,

a mí me va a parecer bien.

-Yo lo que espero es que llamen diciendo que han encontrado a Álvaro.

-Dejo aquí la maletita mientras acabo de trabajar.

No sé, puedes irte al bar o algo. Hacer tiempo mientras acabo.

-Voy a aprovechar para trabajar un poco también con el portátil.

-Sí, no creo que tarde.

Una cosa: ¿Tú y Nieves os conocíais de algo?

¿No os habíais visto nunca?

-No. Lo que pasa que sí que es verdad que me suena de...,

¿de haberla visto en fotos contigo, puede ser?

-Sí. Sí, puede ser.

Tenemos bastantes fotos juntas.

Sí. Sí, es verdad.

-Oye, ¿y qué es lo que le pasa?

-Bueno, si quieres te lo cuento, pero...

Pero no sé.

Es algo un poco íntimo. A mí no me gustaría que...

Yo qué sé. Que lo fueran contando por ahí.

-Lo entiendo.

Por cierto: ¿Tú sabes lo que yo te he echado de menos?

-Y yo, mi amor.

¿Hasta cuándo te quedas?

-Hasta cuando tú quieras.

-¿Qué?

¡Mi vida, te amo!

(Teléfono)

¿Quién es?

-Es Nic.

Que quiere saber si he llegado ya a España.

Entonces le voy a contestar.

-Vale. Bueno, te llamo luego.

-Vale. -Adiós.

-¿Por qué me llamas?

-Vale. No quiero pedirte absolutamente nada.

Que fuiste tú el que me llamaste.

Pero lo que me pasa es que me siento fatal. ¿Vale?

Me siento muy mal, por Elsa.

-A ver. Yo quiero a Elsa.

-No. No, por favor,

no me montes una escena, ¿eh?, de novio arrepentido.

Que te he llamado... porque me has contagiado.

Hola. ¡Hola! ¿Qué tal, Isaías? -Muy bien.

Eh..., no, que estaba de...

Visita, sorpresa, por Elsa...

Sí, sí. Me lo ha dicho Clara.

-Sí. Eh... Me voy.

Nieves, ¿estás bien? -Sí.

¿Sí? ¿Seguro? -Sí, me encuentro bien.

De acuerdo.

Bueno. Te cuento. Verás.

(Música)

Amelia aguarda a ser llevada a quirófano

para someterse a un cateterismo cardiaco.

-Chema, de verdad. Mil gracias por quedarte con él, ¿eh?

De verdad. Te has apañado bien con los biberones, ¿no?

Mi niño.

No, no, no, no te preocupes. Yo estoy bien.

Sí, que ya conoces a Silvia.

Que me quiere hacer un montón de pruebas para quedarse tranquila.

Pero nada más.

No, no, no. No, no, no, no te preocupes.

Es un cateterismo. Es una... Es una intervención sin importancia.

Es para..., pues para ver el corazón, y ya está.

Que no te preocupes.

Sí, mira. Mira, hacemos una cosa:

Yo te llamo cuando termine la prueba, ¿vale?

Venga, un beso, cielo. Adiós.

(Música)

-Estas son las últimas imágenes de la zona del accidente aéreo

que ha costado la vida de, al menos, cinco cooperantes españoles.

La lejanía del lugar hace pensar a los equipos de búsqueda

que es muy difícil encontrar con vida a los otros tres pasajeros,

que siguen desaparecidos.

(Música)

(Llaman a la puerta)

-Mami: Vamos a hacer el cateterismo.

¿M? ¿El móvil me lo quedo yo?

-Sí, guárdamelo.

-Vale.

El cateterismo cardiaco

nos va a servir para valorar el estado de las arterias coronarias.

Que son las arterias que nutren el corazón.

Y vamos a utilizar anestesia local

en la zona de introducción del catéter

para evitar posibles molestias.

Es una intervención delicada, y conlleva ciertos riesgos.

Por eso debe hacerlo un equipo médico con experiencia.

En ese sentido no puedo estar más tranquila.

Pero espero que esta prueba, por fin, pueda darnos una explicación

a los síntomas que padece mi madre.

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

Sí, sí. Pasa. Pasa.

-Gracias.

Siéntate.

¿En qué puedo ayudarte?

-Eh..., creo que tengo una ETS.

Ya. ¿Y eso lo crees o lo sabes?

-A ver, no tengo ningún síntoma. Pero...

Entonces, deberías hacerte unos análisis.

-No le diga nada a Elsa, por favor.

¿Nieves? -Sí.

Eh... Es que me ha mandado un mensaje

y me dice que tiene el virus del papiloma humano.

Sí.

-A ver. Ha sido solo una vez.

Además, supongo que estas cosas también tienen un...

Aver, escúchame, escúchame, Isaías. Escúchame.

Osea: Yo no voy a decir nada por el secreto profesional.

Pero: No debes mantener relaciones sexuales con nadie

hasta que no te hagas esos análisis.

-Vale.

¿Está claro? -Sí. Eh...

Pues... gracias.

¿Ya está?

-Tía, es que me sabe fatal dejarte aquí sola.

-De verdad. Que no te preocupes, que estoy bien.

-Bueno. Me voy con Isaías.

Pero, si en cualquier momento me necesitas, me llamas.

Me dejo el móvil con el volumen puesto, me llamas.

-Vale. Muchas gracias, pero... me he pedido un calmante.

O sea que voy a dormir súper a gusto.

-Bueno, cielo, me voy con él, ¿vale?

-Oye, que ¿qué tal estás con él?

Que, como hace un montón que no hablamos, no...

-Pues tía, superbién.

O sea enamorada, bua, como nunca. In love.

Sí, tía, estoy muy pillada.

Es... Tía, no sé, es un amor.

Bueno, tú y él no os conocéis, ¿no?

¿No os conocíais de nada?

-No.

-¿No? ¿No..., no habéis coincidido nunca?

-No, no. No, que...

No, no, que yo recuerde.

-Ah... ¿Cómo que crees que no?

Te acordarías, ¿no?

-Sí, supongo..., supongo que sí, que me acordaría.

Pero ¿por qué me preguntas esto ahora?

-Bueno, pues no sé, tía.

Pues... vi que os mirabais así un poco raro y...

Yo qué sé, se lo he preguntado a él y me ha dicho que no.

Pero bueno, ya está.

Que si me dices que no...

-Bueno, pues no, no, no nos conocemos.

-No, si me dices que no, ya está.

Bueno, te veo luego. Descansa.

(Música)

Amelia está descansando

tras el cateterismo cardiaco que se le ha realizado.

-¿Qué tal, mamá? -Bien.

-Mami, tengo muy buenas noticias.

La prueba ha ido muy bien

y no han visto ninguna alteración en las arterias del corazón.

Parece ser que todo era por un cuadro de ansiedad.

-¿Ves?

-Ya puedes irte a casa con Aníbal,

pero, por favor, intenta estar un poco más tranquila.

(Carraspeo)

-Mamá, ¿te pasa algo?

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal, Amelia, cómo estás?

-Bien. -Muy bien. Está genial.

-Me alegro. Me alegro.

Silvia, ¿tienes..., tienes un momentito?

-Sí, claro.

Hasta ahora.

-Bueno, menos mal que al final todo ha salido bien.

-Sí.

-Gracias por tu ayuda, ¿eh? -De nada.

Silvia, em...,

he escuchado una última hora sobre el accidente de...,

de Álvaro, y...

Y han suspendido las labores de rescate.

Sí...

(Vómito)

-¿Mamá? -¡Amelia!

-Mamá, ¿qué te pasa? -Tranquila. Tranquila.

-¿Cómo que dan suspendido la..., la búsqueda?

-¡Mamá, tranquila!

No te preocupes. -Voy avisando.

-De acuerdo.

La voy a poner en posición lateral de seguridad.

-Vale.

(Música)

El doctor Landó le comunica a Nieves los resultados de las serologías

antes de que entre a quirófano.

Verás: Tengo los resultados de los análisis de las serologías

que te hemos hecho, tanto de VIH

como de hepatitis B y C y sífilis.

Y han dado negativas.

-¡Ay, qué bien!

Bueno, ¿estás preparada para la intervención?

-Pues sí. Supongo que sí.

Una cosa: ¿Me..., me van a extirpar también los condilomas?

Sí, sí.

Los vamos a extirpar,

y luego enviaremos las muestras a Anatomía Patológica,

para que analicen qué tipo de lesiones son.

Luego vengo a verte. Venga.

Landó, perdona. Oye, ¿has visto a Elsa?

Que le estoy llamando y no me coge el teléfono,

y no ha acudido a trabajar tampoco.

No, pero viene por ahí. -Ah, mira.

Elsa: Sabes que llegas tarde, ¿no?

¿Se puede saber por qué no me coges el teléfono, que lo tienes apagado?

-Jo, mamá, ya lo sé, me he quedado sin batería.

Yo qué sé. Me he dormido.

¿Te has dormido? Pues te digo una cosa, Elsa.

Aquí no puedes abandonar tus obligaciones, ¿eh?

Tú sabes que a mí me gusta que disfrutes todo lo que puedas.

Pero no puedes hacer esto en el trabajo,

porque a ver si ahora que tienes a tu novio en casa

vas a llegar tarde todos los días.

-Qué pesada, ¿eh? ¿Pesada? Mira.

Tú sigue así, que, como te echen, a ver cómo pagas el alquiler.

-Bueno, ha pasado una vez. Ya está. ¡No volverá a pasar! ¡Pesadilla!

Que a mí me da que estos dos no han pegado ojo en toda la noche.

A ver, que lo entiendo.

Después de tanto tiempo sin verse, pues es lo que tiene, ¿no?

Ay...

Después de realizar a Nieves un legrado uterino

para eliminar los restos del embrión,

se ha procedido a resecar las lesiones condilomatosas perineales.

Ambos procedimientos han transcurrido sin complicaciones,

y ahora se han llevado las muestras de las lesiones

a Anatomía Patológica para su estudio.

La madre de la doctora Marco ha vuelto a sufrir una crisis.

Afortunadamente ha podido ser estabilizada,

gracias a la rápida actuación de las doctoras.

-Todo es normal, ¿eh?

-Vale.

-La verdad es que nos hemos llevado un buen susto.

Pero que Amelia haya tenido justamente las crisis

después de una situación de estrés,

pues ha sido un dato muy revelador.

-Pero ¿cómo es posible que se hayan rendido?

¡Es que tienen que seguir buscándolo, hombre!

-Mamá, por favor, no pienses en eso ahora.

-Pero ¿cómo no voy a pensar?

-Mamá, te estoy pidiendo que no te alteres más, por favor.

¡Es importante!

-Amelia.

¡Eh! ¡Amelia!

Escúchame. Escúchame.

Vamos a ver.

Las crisis que has tenido,

casualmente,

han ocurrido después de una situación estresante. ¿Vale?

Pues justamente es eso lo que tienes que hacer:

no estresarte. Calmarte.

-Pero ¿cómo me voy a calmar, Natalia?

-Mamá.

Natalia y yo creemos que ya sabemos qué es lo que te pasa.

Pero para confirmarlo tenemos que hacerte otra prueba más:

una angiografía.

Y para eso primero tienes que estabilizarte.

¿Lo entiendes?

-Sí. Sí. Sí, tienes razón.

(Música)

-No quiero hablar contigo.

-¿Cómo estás? -¿Tú qué crees?

-Oye, ¿has pensado por casualidad si has estado con otros chicos,

o te lo puede haber contagiado tu novio?

-No. Porque mi novio no se acostaba con otras chicas

cuando estaba conmigo.

Además, que, cuando tú y yo nos vimos, él y yo lo dejamos.

Hazte las pruebas ya.

Por favor, porque es que vas a contagiar a Elsa.

-Tranquila, que me las voy a hacer.

-Hola. ¡Hola!

¿Has venido a hacerte unos análisis?

-Eh..., no.

Prefiero hacérmelos en otro hospital.

No quiero preocupar a Elsa.

Que te mejores. Gracias.

-¿Qué tal?

Bueno. Verás: Tengo los resultados de los análisis.

Y nos confirman que tienes un carcinoma.

-¿Eso es cáncer?

Sí. Lo siento.

(Música)

El estudio de anatomía patológica

confirma que se trata de un carcinoma.

La mala noticia es que los márgenes quirúrgicos

contienen células neoplásicas, es decir, cancerígenas.

Lo que nos obliga a ampliar el estudio de extensión

y volver a repetir la cirugía para la extirpación de las lesiones.

(Música)

-¿Tengo que volver a operarme, o...?

Sí. Vamos a volver a intervenirte,

porque tenemos que extirpar más zona de piel

y de los tejidos afectados.

¿De acuerdo?

(Música)

A Amelia le están realizando una angiografía.

Una prueba que consiste en utilizar un material de contraste

que se inyecta por vía arterial, y rayos X

para observar la forma en que fluye la sangre.

-Después de tantas pruebas y análisis,

con la angiografía por fin hemos conseguido descubrir

qué es lo que le pasa a mi madre.

-Pero ¿por qué has cambiado de opinión de repente?

-Pero ¿no te has enterado? -¿De qué?

-¡Han dejado de buscarlo!

-No tenía ni idea.

-A ver, Marta. Por eso...

Por eso tienes que darle el vídeo.

Necesito que mi hija lo vea. ¡Necesito que pase página!

(Llaman a la puerta)

-¿Qué te pasa, Marta?

-Me acabo de enterar que han dejado de buscar a Álvaro.

-Mamá, por favor, deja de pensar en eso.

Al menos hasta que empecemos con la medicación.

-Silvia, ¿te parece que pase esta tarde por tu casa?

-Sí, claro.

-Vale. Bueno. Luego nos vemos.

-Hasta luego. -Hasta luego. Chao.

-Bueno, Amelia. ya sabemos lo que tienes.

Es una miocardiopatía de Takotsubo.

-A ver, ¿y eso qué es?

-A ver, no es un infarto, pero los síntomas son iguales. ¿M?

Lo que ocurre es que, al parecer,

cuando hay una importante liberación de adrenalina,

el corazón, pues deja de contraerse.

-M. Por eso las crisis siempre vienen precedidas de momentos de estrés:

por la adrenalina.

La suerte es que, a diferencia del infarto,

ese trastorno suele solucionarse sin dejar secuelas

en el músculo cardiaco.

Por lo que tiene buen pronóstico.

Y el tratamiento es el habitual en los síndromes coronarios agudos.

-Entonces esto ¿me puede volver a pasar, o no?

-Con el tratamiento se supone que no.

-Pues mira, empezar a darme el tratamiento ya.

Silvia, yo tengo que hablar contigo. ¡Te pongas como te pongas!

-Mamá: Tú de momento te vas a quedar aquí ingresada

porque tienen que cuidar de ti. ¿Me oyes?

-Qué barbaridad.

-Y yo me voy a ir a casa con Aníbal. Como tú quieres.

Venga, mami, pórtate bien, por favor.

Te quiero. -Y yo a ti.

Silvia.

Llámame después de que Marta vaya a verte, ¿eh?

-Vale. -Hasta luego.

-Hasta luego.

(Música)

Después de la segunda resección, Landó informa a Nieves

de que se ha logrado extirpar toda la zona afectada por el cáncer,

y que el tejido que ha quedado alrededor está libre de enfermedad.

Bueno. Ya tengo los resultados, y tengo buenas noticias.

-¿Sí?

Sí. Todo ha ido muy bien,

se ha extirpado todo el tejido cancerígeno

y, en principio, el pronóstico es muy bueno.

-¡Ay, qué bien!

Sí, sí.

Ha ido todo muy bien, así que espero,

si vas evolucionando como..., como estás haciéndolo,

pues en un par de días te mandaré a casa.

-Ay, tengo unas ganas de irme a mi casa...

¿Sí? -Muchas gracias.

(Llaman a la puerta)

No te preocupes.

-¿Puedo pasar? Pasa, pasa. Sí. Pasa.

Os dejo solas. ¿M?

-Hola.

-Tía, me alegro de que todo haya salido bien.

-Y yo, tía. Menos mal.

Menos mal.

-Tía, lo sabía.

Jolín, qué guay.

Qué bien. Y que bueno.

Esto es una tontería, pero que...

Que perdóname por haberme rayado un poco por lo de Isaías.

Que ya me ha dicho que te escribió para...,

para darme una sorpresa, para que le ayudaras.

¡Mira, me encanta, tía! ¡Es superbonito!

-Qué bien.

-Y yo qué sé.

Ahora que estás buena, pues podemos irnos los cuatro

por ahí, en plan parejitas a tomar algo.

-Vale. -¿Sí?

-Sí, genial. -Y no sé, nos llamamos más.

-Vale. -¿Sí?

-Vale.

-Bueno, nada, que me voy. Que he quedado con Isaías.

-Vale.

-Pero vamos hablando.

-Adiós, guapi. -Gracias.

-Te quiero. -Y yo a ti.

(Música)

-Pensé que ibas a venir más tarde.

-Al final he salido antes. -Venga, siéntate.

Estoy recogiendo unos calcetines.

-¿Cómo estás? -Bien.

-Esos calcetines ¿son...? Bueno.

-Sí, son de Álvaro. Pero hay que recogerlos, ¿no?

Venga, cuéntame qué te pasaba antes en la habitación de mi madre, anda.

-Eh, bueno, Silvia, ¿te parece poco que le hayan dejado de buscar?

-No, Marta, no me parece poco.

-En realidad, venía a decirte una cosa.

-Si es para decirme que me coja unos días

te lo puedes ahorrar porque lo voy a hacer.

-Ah, ¿sí?

-Sí. Según está mi madre, prefiero que esté lo más tranquila posible.

Lo que no sé es cómo voy a aguantar

aquí todo el día metida con mi madre y con el niño, pero bueno.

Ya me las apañaré.

(Música)

Pues... la verdad es que ahora mismo me pillas bastante liada.

Si no te importa volver en otro momento...

Marta, que te puedes marchar. ¿Vale?

Gracias por venir.

-Vale. Eh... Vale. Bueno.

Luego hablamos. ¿Eh? -Vale. Venga.

Vale. -Hasta luego.

(Música)

-Amelia, soy Marta. Acabo de salir de casa de Silvia.

No he podido hacerlo, no... No le he podido dar el pen.

Ya, ya, ya lo sé, ya lo sé. Pero es que...

No sé, yo también conozco a Silvia

y... creo que no es el mejor momento.

Vale, lo siento.

-¿Qué te apetece hacer?

-Pues estar contigo ya es suficiente.

Por cierto: ¿Te he dicho que la decisión de venirme a España

ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida?

-¿Por qué eres tan adorable?

-Porque... te quiero tanto. ¿Te lo había dicho?

-Mil veces desde que has llegado.

¿Por qué no vamos a casa?

Y como ayer discutimos, pues así hoy celebramos que te quedas.

-Sube. ¡Sube! -¡Aaaah!

(Música)

-Que yo no te comprendo.

O sea, tantos años de sacrificio para sacar nuestra empresa adelante,

y ahora comportándote de esta manera.

-Ismael parece orientado en espacio y tiempo,

pero le cuesta recordar su edad.

Y confunde a la chica que le acompaña con su pareja.

-¿Dónde está Nuria? -Tranquilo, escucha, tranquilo.

¡Tranquilo! ¡Eh! ¡Ismael! -¡Nuria!

-¡Pepa, ven! -¡Nuria!

-Tenemos que empezar a contemplar

que pueda tratarse de una neoplasia primaria.

-¿Eso significa cáncer?

-¿Qué pasa?

-Nada, que es que se me cae la casa encima.

No paro de pensar en lo que le ha pasado a Álvaro.

-Ya. -Desde que leí el guion, pues...

Estoy viviendo en la calle, entre vagabundos.

(Vómito)

¿Qué pasa, doctor?

Esto es lo que pasa.

Después de este hallazgo,

sospecho que se trata de un caso de parasitosis por Ascaris.

Es un parásito digestivo muy habitual.

-En cierta forma, pues es bastante normal, ¿eh?

Cuando una persona, pues muere así de repente,

y encima, si no hemos encontrado el cuerpo...

Ya.

Yo creo que está todo demasiado reciente como para hablar así.

-Mira, yo creo que deberíamos hacer una ceremonia. Algo tipo...

No sé, una despedida.

Yo no pienso despedir a nadie

que no sé con seguridad que esté muerto.

(Música)

Subtitulado por: Mari Carmen Casado Rubio

  • Centro médico - 28/11/17 (2)

Centro médico - 28/11/17 (2)

28 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 28/11/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 28/11/17 (2)"
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios